Announcing: BahaiPrayers.net


More Books by Oraciones

Agradecimiento
Alabanza
Asamblea Espiritual
Ayuda
Ayuno
Constancia
Cualidades Espirituales
Curación
Desprendimiento
Difuntos
Enseñanza
Familia
Firmeza
Fondos
Humanidad
Iluminación
Jóvenes
Matrimonio
Mañana
Mujeres
Niños
Noche
Oraciones Bahá'ís-Español
Oraciones Especiales
Oraciones Generales
Oraciones Obligatorias
Perdón
Protección
Pruebas y Dificultades
Reuniones
Tablas Especiales
Triunfo de la Causa
Unidad
Free Interfaith Software

Web - Windows - iPhone








Oraciones : Triunfo de la Causa
Triunfo de la Causa (#849)

¡Oh Señor! Haz victoriosos a Tus pacientes siervos y concédeles un merecido triunfo en Tus días, pues ellos han anhelado el martirio en Tu sendero. Exhala sobre ellos aquello que alivie sus mentes, alegre su ser interior, proteja sus corazones y tranquilice sus cuerpos, y permite que sus almas asciendan a la presencia de Dios, el Más Exaltado, y alcancen el Paraíso supremo y esos retiros de gloria que Tú has destinado para los hombres de virtud y verdadero conocimiento. En verdad, Tú conoces todas las cosas, y nosotros sólo somos Tus siervos, Tus esclavos, Tus vasallos y Tus mendigos. No invocamos a otro Señor salvo a Ti, oh Dios nuestro Señor, ni imploramos bendiciones o gracia a nadie excepto a Ti, oh Tú que eres el Dios de misericordia para este mundo y el venidero. Sólo somos encarnaciones de la pobreza, de la nada, de la impotencia y la perdición, mientras que todo Tu Ser evidencia riqueza, independencia, gloria, majestad y gracia ilimitada.

Convierte nuestra recompensa, oh Señor, en aquello que sea digno de Ti, de todo el bien de este mundo y del venidero, y de las múltiples generosidades esparcidas desde lo alto hasta lo profundo de la tierra.

En verdad, Tú eres nuestro Señor y el Señor de todas las cosas. En Tus manos nos encomendamos, anhelando aquello que Te pertenece.

-El Báb
-----------------------
Triunfo de la Causa (#850)

¡Oh Señor! Permite que el Árbol de Tu divina Unidad crezca con rapidez. Riégalo pues, oh Señor, con las fluyentes aguas de Tu favor y ante las revelaciones de Tu seguridad divina haz que dé los frutos que Tú deseas para Tu glorificación y exaltación, Tu alabanza y agradecimiento, que magnifique Tu Nombre, alabe la unicidad de Tu Esencia y Te ofrezca adoración, pues todo esto se encuentra en Tu mano y no en la de ningún otro.

Grande es la bendición de aquellos cuya sangre has escogido para regar con ella el Árbol de Tu afirmación y exaltar así Tu Palabra sagrada e inmutable.

-El Báb
-----------------------
Triunfo de la Causa (#851)

¡Oh Señor! Permite que los pueblos de la tierra sean admitidos en el Paraíso de Tu Fe, para que ningún ser creado se quede fuera de los límites de Tu complacencia.

Desde tiempo inmemorial Tú has sido potente para hacer lo que Te place y trascendente por encima de todo lo que Tú desees.

-El Báb
-----------------------
Triunfo de la Causa (#852)

Gloria sea a Ti, oh Señor, Tú que has dado vida a todas las cosas creadas, mediante el poder de Tu voluntad.

¡Oh Señor! Ayuda a aquellos que han renunciado a todo menos a Ti, y confiéreles una gran victoria. Envíales, oh Señor, al concurso de los ángeles del cielo y de la tierra y de todo lo que existe entre ambos para que asistan a Tus siervos, los socorran y fortalezcan, los capaciten para alcanzar el éxito, los sostengan, los invistan de gloria, les confieran honor y exaltación, los enriquezcan y hagan triunfadores con victorias maravillosas.

Tú eres su Señor, el Señor de los cielos y de la tierra, el Señor de todos los mundos. Fortalece esta Fe, oh Señor, mediante el poder de estos siervos y haz que se destaquen por sobre todos los pueblos del mundo; pues ellos, en verdad, son aquellos siervos Tuyos que se han desprendido de todo excepto de Ti, y Tú, en verdad, eres el Protector de los verdaderos creyentes.

Permite, oh Señor, que sus corazones, mediante su lealtad hacia Tu inviolable Fe, puedan ser más fuertes que todo lo que existe en los cielos y en la tierra y en lo que quiera que exista entre ambos; y fortalece, oh Señor, sus manos con los signos de Tu maravilloso poder para que puedan manifestar Tu potestad ante los ojos de toda la humanidad.

-El Báb
-----------------------
Triunfo de la Causa (#753)
¡Él es Dios!

¡Oh Señor, mi Dios, mi Bienamado! Estos son Tus siervos que han escuchado Tu Voz, han prestado oídos a Tu Palabra y han escuchado Tu Llamada. Han creído en Ti, han presenciado Tus maravillas, han reconocido Tu evidencia y han atestiguado Tus pruebas. Han caminado por Tus senderos, han seguido Tu guía, han descubierto Tus misterios, han comprendido los secretos de Tu Libro, los versículos de Tus Pergaminos y las buenas nuevas de Tus Epístolas y Tablas. Se han aferrado al borde de Tu vestidura y se han asido fuertemente al manto de Tu luz y grandeza. Sus pasos han sido fortalecidos en Tu Alianza y sus corazones están firmes en Tu Testamento. ¡Señor! Enciende en sus corazones la llama de Tu divina atracción y haz que en sus corazones cante el pájaro del amor y la comprensión. Permite que sean signos poderosos, ejemplos resplande-cientes, y perfectos como Tu Palabra. Exalta Tu Causa a través de ellos, despliega Tus estandartes y difunde Tus maravillas por doquier. Mediante ellos, haz triunfante Tu Palabra, y fortalece las espaldas de Tus amados. Suelta su lengua para que alaben Tu Nombre, e inspíralos con Tu sagrada voluntad y complacencia. Ilumina sus rostros en Tu Reino de santidad, y con perfecta alegría ayúdalos a luchar por el triunfo de Tu Causa.

¡Señor! Débiles somos, fortalécenos para difundir las fragancias de Tu Santidad; somos pobres, enriquécenos con los tesoros de Tu Divina Unicidad; estamos desnudos, vístenos con el manto de Tu generosidad; somos pecadores, perdona nuestros pecados por Tu gracia, Tu favor y Tu perdón. Tú eres, en verdad, el Auxiliador, el Socorredor, el Misericordioso, el Potente, el Poderoso.

La gloria de las glorias sea con aque-llos que son fieles y firmes.

-`Abdu'l-Bahá
-----------------------
Triunfo de la Causa (#754)

¡Oh Dios, mi Dios! La alabanza sea para Ti por haber encendido el fuego del amor divino en el Sagrado Árbol que está en la cima del monte más elevado: ese Árbol que “no es del este ni del oeste”, ese fuego que ardió hasta que su llama se remontó hasta el Concurso de lo alto y la luz de guía y exclamaron: “Ver-daderamente hemos percibido un fuego en la ladera del Monte Sinaí”.

¡Oh Dios, mi Dios! Acrecienta este fuego, con cada día que pasa, hasta que su llamarada ponga en movimiento a toda la tierra. ¡Oh Tú, mi Señor! Enciende la luz de Tu amor en todos los corazones, insufla en las almas de los hom-bres el espíritu de Tu conocimiento, alegra sus pechos con los versículos de Tu unicidad. Llama a la vida a aquellos que moran en sus tumbas, amonesta a los or-gullosos, haz que la felicidad abarque al mundo entero, derrama Tus aguas crista-linas y haz circular en la asamblea de los esplendores manifiestos aquella copa que está “templada en la fuente del alcanfor”.

Verdaderamente Tú eres el Donador, el Perdonador, el que Siempre Confiere. Verdaderamente Tú eres el Misericordioso, el Compasivo.

-`Abdu'l-Bahá
-----------------------

Table of Contents: Albanian :Arabic :Belarusian :Bulgarian :Chinese_Simplified :Chinese_Traditional :Danish :Dutch :English :French :German :Hungarian :Íslenska :Italian :Japanese :Korean :Latvian :Norwegian :Persian :Polish :Portuguese :Romanian :Russian :Spanish :Swedish :Turkish :Ukrainian :