Announcing: BahaiPrayers.net


More Books by Oraciones

Agradecimiento
Alabanza
Asamblea Espiritual
Ayuda
Ayuno
Constancia
Cualidades Espirituales
Curación
Desprendimiento
Difuntos
Enseñanza
Familia
Firmeza
Fondos
Humanidad
Iluminación
Jóvenes
Matrimonio
Mañana
Mujeres
Niños
Noche
Oraciones Bahá'ís-Español
Oraciones Especiales
Oraciones Generales
Oraciones Obligatorias
Perdón
Protección
Pruebas y Dificultades
Reuniones
Tablas Especiales
Triunfo de la Causa
Unidad
Free Interfaith Software

Web - Windows - iPhone








Oraciones : Desprendimiento
Desprendimiento (#777)

¡Alabado sea Tu Nombre, oh mi Dios! Te imploro por las fragan­cias de la Vestidura de Tu gracia, que por Tu mandato y en conformidad con Tu deseo fueron difundidas por toda la creación, y por el Sol de Tu voluntad, que ha resplandecido mediante la fuerza de Tu poder y soberanía sobre el hori­zonte de Tu misericordia, que borres de mi corazón toda ociosa fantasía y vana imaginación, para que con todo mi afecto me vuelva hacia Ti, oh Tú, Señor de toda la humanidad.

Soy Tu siervo y el hijo de Tu siervo, oh mi Dios. Me he aferrado al asidero de Tu Gracia y me he asido a la cuerda de Tu tierna misericordia. Ordena para mí las cosas buenas que son propias de Ti y aliméntame de la Mesa que Tú enviaste desde las nubes de Tu bondad y desde el cielo de Tu favor.

Tú eres en verdad el Señor de los mun­dos y el Dios de todos los que están en el cielo y de todos los que están en la tierra.

-Bahá'u'lláh
-----------------------
Desprendimiento (#778)

¡Glorificado seas Tú, oh mi Dios! Te doy gracias por haberme hecho conocer a Aquel que es la Aurora de Tu misericordia, el Alba de Tu gracia y el Receptáculo de Tu Causa. Te imploro por Tu Nombre, por el cual los rostros de quienes están cerca de Ti han palidecido y los corazones de aquellos que están consagrados a Ti han emprendido su vuelo hacia Ti, que me permitas asirme a Tu cuerda en todo tiempo y en toda con­dición, estar libre de todo apego a cual­quiera fuera de Ti y pueda mantener mis ojos dirigidos hacia el horizonte de Tu Revelación y cumplir lo que Tú me has prescrito en Tus Tablas.

Atavía, oh mi Señor, mi ser interior y exterior con la vestidura de Tus favores y Tu cariñosa bondad. Protégeme, pues, de todo lo que Te sea detestable y ayú­danos bondadosamente a mí y a mis pa­rientes a obedecerte y a eludir todo lo que pueda hacer surgir en mí un deseo malo y corrupto.

Tú verdaderamente eres el Señor de toda la humanidad y el Poseedor de este mundo y del venidero. No hay Dios sino Tú, el Omnisciente, el Sapientísimo.

-Bahá'u'lláh
-----------------------
Desprendimiento (#779)

No sé, oh mi Dios, qué fuego es el que Tú encendiste en Tu dominio. La tierra no podrá nunca nublar su res­plandor ni el agua apagar su llama. To­dos los pueblos del mundo son impoten­tes para resistir su fuerza. Grande es la bendición de quien se ha acercado a él y ha oído su fragor.

A algunos, oh mi Dios, les permitiste que se aproximaran a él mediante Tu gracia fortalecedora; en tanto que a otros los retuviste en razón de lo que sus ma­nos han hecho en Tus días. Quienquiera que se haya apresurado y llegado a él, ha entregado su vida en Tu sendero en su afán por contemplar Tu belleza y ha as­cendido a Ti enteramente desprendido de todo excepto de Ti.

Te imploro, oh mi Señor, por este Fuego que ruge llameante en el mundo de la creación, que desgarres los velos que me han impedido presentarme ante el trono de Tu Majestad y permanecer a la entrada de Tu puerta. Ordena para mí, oh mi Señor, todo lo bueno que Tú has envia­do en Tu Libro y no me permitas estar le­jos del amparo de Tu Misericordia.

Potente eres para hacer lo que Te place. Tú eres verdaderamente el Omni­potente, el Más Generoso.

-Bahá'u'lláh
-----------------------
Desprendimiento (#780)

Yo Te imploro ¡oh mi Señor! por Tu nom­bre, cuyos resplandores han circundado la tierra y los cielos, que me ayudes de modo tal que renuncie a mi voluntad por aquello que Tú has decreta­do en Tus Tablas y deje de hallar dentro de mí cualquier deseo, excepto aquello que Tú deseas, por medio del poder de Tu soberanía, y otra voluntad salvo aquella que Tú has destinado para mí por Tu voluntad.

-Bahá'u'lláh
-----------------------
Desprendimiento (#781)

Permíteme, oh mi Dios, acercarme a Ti y habitar dentro de los recintos de Tu corte, porque el alejamiento de Ti casi me ha consumido. Haz que repose bajo la sombra de las alas de Tu gracia, porque la llama de mi separación de Ti ha fundido mi corazón dentro de mí. Acércame al río que es en verdad la vida, porque mi alma se consume de sed en su incesante búsqueda de Ti. Mis suspiros, oh mi Dios, proclaman la amargura de mi angustia y las lágrimas que derramo atestiguan mi amor a Ti.

Te imploro, por la alabanza con que Te alabas a Ti mismo y la gloria con que glo­rificas Tu propia Esencia, que nos permi­tas ser contados entre aquellos que Te han reconocido y han confesado Tu soberanía en Tus días. Ayúdanos entonces, oh mi Dios, a beber de los dedos de la misericor­dia las aguas vivas de Tu amorosa bondad, para que podamos olvidarnos completa­mente de todo excepto de Ti y estar ocu­pados sólo contigo. Poderoso eres Tú para hacer lo que deseas. No hay Dios sino Tú, el Poderoso, Quien ayuda en el peligro, Quien subsiste por Sí mismo.

¡Glorificado sea Tu Nombre, oh Tú que eres el Rey de todos los Reyes!

-Bahá'u'lláh
-----------------------
Desprendimiento (#782)

Muchos corazones yertos, oh mi Dios, se han encendido con el fuego de Tu Causa y muchos que estaban dormidos han sido despertados por la dul­zura de Tu voz. ¡Cuántos son los extraños que han buscado abrigo a la sombra del árbol de Tu unicidad y cuán numerosos son los sedientos que han anhelado en Tus días la fuente de Tus aguas vivas!

Bendito es aquel que se ha dirigido hacia Ti y se ha apresurado a alcanzar la Aurora de las luces de Tu semblante. Bendito es aquel que con todo su afecto se ha vuelto hacia el Alba de Tu Revela­ción y el Manantial de Tu inspiración. Bendito es aquel que ha gastado en Tu sendero lo que Tú le conferiste por Tu generosidad y favor. Bendito es aquel que en su gran anhelo por Ti ha desecha­do todo menos a Ti. Bendito es aquel que ha gozado de comunión íntima con­tigo y se ha desligado de todo apego a otro que no seas Tú.

Yo Te imploro, oh mi Señor, por Aquel que es Tu Nombre, que se ha elevado so­bre el horizonte de su prisión mediante la fuerza de Tu soberanía y Tu poder, que ordenes para cada cual aquello que es digno de Ti y corresponde a Tu exaltación.

En verdad Tu poder es igual sobre to­das las cosas.

-Bahá'u'lláh
-----------------------
Desprendimiento (#831)

En el Nombre de Tu Señor, el Crea­dor, el Soberano, el Suficiente, el Más Exaltado, Aquel Cuya ayuda todos los hombres imploran.

Di: ¡Oh mi Dios! ¡Oh Tú que eres el Hacedor de los cielos y de la tierra, oh Señor del Reino! Tú bien conoces los se­cretos de mi corazón, mientras que Tu Ser es inescrutable para todos salvo para Ti mismo. Tú ves todo lo que es de mí, mientras nadie más puede hacer esto salvo Tú. Concédeme, mediante Tu gra­cia, aquello que me permita prescindir de todo excepto de Ti y destina para mí aquello que me haga independiente de todos salvo de Ti. Permíteme que pueda cosechar el beneficio de mi vida en este mundo y en el venidero. Abre ante mí las puertas de Tu gracia y confiéreme bon­dadosamente Tu tierna misericordia y Tus dádivas.

¡Oh Tú que eres el Señor de gracia abundante! Deja que Tu ayuda celestial rodee a quienes Te aman y otórganos los dones y mercedes que Tú posees. Sé Tú suficiente para nosotros en todas las co­sas, perdona nuestros pecados y ten pie­dad de nosotros. Tú eres nuestro Señor y el Señor de todas las cosas creadas. A nadie más invocamos salvo a Ti y nada suplicamos salvo Tus favores. Tú eres el Señor de munificencia y gracia, invenci­ble en Tu poder y el más hábil en Tus designios. No hay Dios sino Tú, Quien todo lo posee, el más Exaltado.

Otorga Tus bendiciones, oh mi Señor, a los Mensajeros, los santos y los justos. Tú, en verdad, eres Dios, el Incompara­ble, el Imponente.

-El Báb
-----------------------
Desprendimiento (#832)

¡Oh, Señor! A Ti acudo en busca de ampa­ro, y hacia todos Tus signos vuelvo mi corazón.

¡Oh, Señor! Ya esté de viaje o en mi hogar, en mis ocupaciones o en mi tra­bajo, en Ti deposito toda mi confianza.

Concédeme, pues, Tu ayuda suficiente para hacerme independiente de todas las cosas, ¡oh Tú, a Quien nadie supera en Tu misericordia!

Otórgame mi parte, oh Señor, según Tu voluntad, y haz que me sienta satisfe­cho con lo que quiera que Tú hayas or­denado para mí.

Tuya es la autoridad absoluta para or­denar.
-El Báb
-----------------------
Desprendimiento (#697)

¡Oh Dios, mi Dios! ¡Tú eres mi Espe­ranza y mi Bienamado, mi más elevado Propósito y mi Deseo! Con gran humildad y entera devoción Te suplico que me hagas un minarete de Tu amor en Tu tierra, una lámpara de Tu conocimiento entre Tus criaturas y un estandarte de divi­na generosidad en Tu dominio.

Cuéntame entre aquellos siervos Tu­yos que se han desprendido de todo me­nos de Ti, se han santificado de todas las cosas pasajeras de este mundo y se han librado de las insinuaciones de los pro­pagadores de ociosas fantasías.

Haz que mi corazón se dilate de gozo con el espíritu de confirmación de Tu reino e ilumina mis ojos al contemplar las huestes del auxilio divino descen­diendo una tras otra sobre mí desde el reino de Tu omnipotente gloria.

Tú eres en verdad el Todopoderoso, el Todoglorioso, el Omnipotente.

-`Abdu'l-Bahá
-----------------------
Desprendimiento (#698)

¡Oh Dios, mi Dios! Lléname la copa del desprendimiento de todas las cosas y re­gocíjame con el vino del amor a Ti en la asamblea de Tus esplen­dores y Tus dádivas. Líbrame de los asaltos de la pasión y del deseo, arranca de mí los grillos de este mundo inferior, atráeme con arrobamiento a Tu reino celestial y vivifícame entre Tus siervas con los hálitos de Tu santidad.

¡Oh Señor! Haz brillar mi rostro con las luces de Tus dádivas, ilumina mis ojos con la contemplación de los signos de Tu poder que todo lo subyuga; deleita mi corazón con la gloria de Tu conoci­miento que abarca todas las cosas, alegra mi alma con Tus vivificantes nuevas de gran felicidad, oh Tú, Rey de este mundo y del Reino de lo alto, oh Tú, Señor del dominio y del poder, para que yo pueda difundir Tus signos y señales, proclamar Tu Causa, promover Tus Enseñanzas, servir a Tu Ley y exaltar Tu Palabra.

Verdaderamente Tú eres el Poderoso, el que siempre otorga, el Capaz, el Om­nipotente.

-`Abdu'l-Bahá
-----------------------

Table of Contents: Albanian :Arabic :Belarusian :Bulgarian :Chinese_Simplified :Chinese_Traditional :Danish :Dutch :English :French :German :Hungarian :Íslenska :Italian :Japanese :Korean :Latvian :Norwegian :Persian :Polish :Portuguese :Romanian :Russian :Spanish :Swedish :Turkish :Ukrainian :