Announcing: BahaiPrayers.net


More Books by Shoghi Effendi

Administración Bahá'í
Advenimiento de la Justicia Divina
Dios Pasa
El Advenimiento de la Justicia Divina
El Desenvolvimiento de la Civilización Mundial
El Dia Prometido Ha Llegado
El Orden Mundial de Bahá'u'lláh
La Dispensación de Bahá'u'lláh
La Edad Dorada de la Causa de Bahá'u'lláh
La Meta de Un Nuevo Orden Mundial
Llamado a las Naciones
Los Rompedores del Alba - Narración de Nabíl
NORTEAMÉRICA Y LA MÁS GRANDE PAZ
Pasajes inmortales
Free Interfaith Software

Web - Windows - iPhone








Shoghi Effendi : Los Rompedores del Alba - Narración de Nabíl
ROMPEDORES DEL ALBA
Colección: Ciclo Prometido
LOS ROMPEDORES DEL ALBA
Narración de Nabíl

Editado en inglés por Bahá’í Publishing Trust (Wilmette, Illinois), bajo el título de The Dawn-Breakers

Traducido del original persa al inglés por SHOGHI EFFENDI

Traducción al español: Miguel Gil Santesteban
Cubierta: Eva Celdrán
Corrección: Anna Ubach
© De la presente edición:
EDITORIAL BAHÁ’ÍDE ESPAÑA, 2007
Marconi, 250
08224 Terrassa, Barcelona
Primera edición en español: 2007
ISBN: 978-84-95652-22-5 Depósito legal:
Impresión:
Encuadernación:
Impreso en España – Printed in Spain

Reservados todos los derechos. Este libro no podrá ser reproducido ni total ni parcialmente por medio alguno, sin la previa autorización del editor.

Parte del interior del Santuario del Báb.
LOS
ROMPEDORES
DEL
ALBA
Narración de Nabíl sobre los albores
de la revelación bahá’í

Henos aquí dispuestos a entregar Nuestra vida, resignados enteramente a Su voluntad, fuera que, por ventura, mediante la cariñosa bondad y gracia de Dios, esta Letra revelada y manifiesta pudiese entregar Su vida como sacrificio en el sendero del Punto Primordial, la exaltadísima Palabra.

BAHÁ’U’LLÁH
A la hoja Más Sagrada,

última superviviente de una Edad gloriosa y heroica.

A ella le dedico esta obra
en prenda de
mi gran deuda de gratitud y amor.
Agradecimientos

Quiero agradecer a Lady Blomfield sus valiosas sugerencias; a un corresponsal inglés, su ayuda en la redacción de la Introducción; a la Sra. E. Hoagg el mecanografiado del manuscrito; a la Srta. Effie Baker, las fotografías empleadas para la ilustración de la obra*.

* En la traducción inglesa por Shoghi Effendi, Bahá’í Publishing Commitee, Nueva York, 1932.

Sumario

FACSÍMILDELAS TABLASDEL BÁB. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 41

INTRODUCCIÓN. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 83

PREFACIO . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 129

PRIMERA PARTE
VÍSPERAS DE LA REVELACIÓN

CAPÍTULO1. LA MISIÓN DE SHAYKH AH.MAD-I-AH.SÁ’Í. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 135 Marcha desde Bah.rayn a Iráq. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 135 Visita a Najaf y Karbilá . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 137 Viaje a Shiraz. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 139 Estancia en Yazd. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 140 a) Correspondencia con Fath.-i-‘Alí Sháh . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .141 b) Relaciones con H.ájí ‘Abdu’l-Vahháb . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .143 c) Anécdota referida por Mírzá Mah.múd-i-Qams.arí . . . . . . . . . . . . . .143 d) Llegada de Siyyid Káz.im-i-Rashtí . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .146 Peregrinación a Mashhad . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 147 Entrada triunfal en Teherán . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 149 Partida hacia Kirmánsháh. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 150 Regreso a Karbilá . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 153 Viaje a La Meca y Medina, y muerte . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 156

CAPÍTULO2. LAMISIÓNDE SIYYIDKÁZ.IM-I-RASHTÍ . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 157

Relaciones con H. ájí Siyyid Muh. ammad-Báqir-i-Rashtí . . . . . . . . . . . . . . . . . 157 Alusiones al Prometido . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 163 Anécdota referida por Shaykh H.asan-i-Zunúzí. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 165 a) Visita de Siyyid Káz.im al Báb . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .165 b) Presencia del Báb en las clases de Siyyid Káz.im . . . . . . . . . . . . . . .167

LOS ROMPEDORES DEL ALBA

c) Visita del Báb al santuario del Imám H.usayn . . . . . . . . . . . . . . . . . .169 d) Visita de ShaykhH.asan a Shíráz y Máh-kú . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .170 e) Encuentro con Bahá’u’lláh en Karbilá . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .172 Referencias contenidas en los escritos de Siyyid Káz.im . . . . . . . . . . . . . . . . . 173 El asedio de Karbilá . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 175 Alusiones de Siyyid Káz.ím a sus discípulos infieles. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 176 Relato referido por ShaykhAbú-Turáb . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 180 Exhorataciones de Siyyid Kaz.ím dirigidas a sus discípulos . . . . . . . . . . . . . . 182 Encuentro de Siyyid Káz.ím con el pastor árabe. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 185 Muerte de Siyyid Káz.im. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 187

SEGUNDA PARTE
LA REVELACIÓN DEL BÁB

CAPÍTULO3. LA DECLARACIÓN DE LA MISIÓN DEL BÁB. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 193

Llegada de Mullá H.usayn a Karbilá. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 193

Significado del año 60 . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 196

Partida de Mullá H.usayn con destino a Búshihr . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 197

Entrevista de Mullá H.usayn con el Báb en Shíráz . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 199

Llegada a Shíráz de Mullá ‘Alíy-i-Bast.ámí y sus compañeros. . . . . . . . . . . . . 214

Llegada de Quddús a Shíráz . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 220

Los primeros días del Báb. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 221 a) Nacimiento . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .221 b) Etapa escolar . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .223 c) Matrimonio . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .225 d) Estancia en Búshihr . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .226

Las Letras del Viviente . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 230

Referencia a T.áhirih. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 231

Explicación del término Bálá-Sarí . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 236

Despedida de Mullá H.usayn . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 238

Partida de Mullá ‘Alíy-i-Bast.ámí desde Shíráz . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 240

Historia de ‘Abdu’l-Vahháb . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 241

Sufrimientos de Mullá ‘Alíy-i-Bast.ámí. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 243

Despedida del Báb dirigida a las Letras del Viviente . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 246

Palabras de despedida del Báb dirigidas a Mullá H.usayn. . . . . . . . . . . . . . . . 250

CAPÍTULO4. ELVIAJEDE MULLÁH.USAYNA TEHERÁN . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 253

Visita de Mullá H.usayn a Is.fáhán . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 253 a) Relación con los discípulos de H.ájí Siyyid Muh.ammad-Báqir . . . .253 b) Historia del cribador de trigo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .255 c) Conversión de Mullá S.ádiq-i-Khurásání . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .256 Estancia en Káshán y Qum. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 258 Experiencia en Teherán . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 259 a) Relación con H. ájí Mírzá Muh. ammad-i-Khurásání . . . . . . . . . . . . . 259 b) Reunión con Mullá Muh. ammad-i-Núrí y mensaje de éste dirigido a Bahá’u’lláh . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .262

CAPÍTULO5. VIAJEDE BAHÁ’U’LLÁHA MÁZINDARÁN . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 267

Referencias a Mírzá Buzurg . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 267 Visita a Núr, previa a la llegada de Mullá H.usayn a Teherán. . . . . . . . . . . . . . 269 a) Encuentro con Mírzá Muh.ammad-Taqíy-i-Núrí . . . . . . . . . . . . . . . . 269 b) Los dos sueños de Mírzá Muh. ammad-Taqíy-i-Núrí . . . . . . . . . . . . . 270 Visita a Núr después de la llegada de Mullá H. usayn a Teherán . . . . . . . . . . . 270 a) Relaciones con Su tío ‘Azíz . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .272 b) Encuentro con Mullá Muh.ammad . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .273 c) Conversación con un derviche . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .276 d) Efectos de la visita de Bahá’u’lláh a Núr . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .277 Sueño del Vazír referido a Bahá’u’lláh. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 278 Relaciones de Bahá’u’lláh con H.ájí Mírzá Áqásí. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 279

CAPÍTULO6. EL VIAJE DE MULLÁ H.USAYN A KHURÁSÁN. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 283

Instrucciones del Báb dirigidas a todas las Letras del Viviente. . . . . . . . . . . . 283 Los primeros creyentes de Khurásán. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 285 Carta de Mullá H.usayn dirigida al Báb . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 287

CAPÍTULO7. LA PEREGRINACIÓN DEL BÁB A LA MECA Y MEDINA . . . . . . . . . . . . . . 291

Incidente relacionado con H. ájí Abu’l-H. asan-i-Shírází . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 292 Referencia al viaje contenida en el Bayán persa. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 293 Llegada a Jaddih, e incidente ocurrido en la ruta hacia La Meca . . . . . . . . . 295 Vuelta en torno a la Ka‘bih . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 296 Declaración del Báb ante Mírzá Muh.ít.-i-Kirmání . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 296

LOS ROMPEDORES DEL ALBA
Mensaje dirigido al Sherif de La Meca, y relato

de H.ájí Níyáz-i-Baghdádí. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 302 Visita a Medina . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 304

CAPÍTULO 8. ESTANCIA DEL BÁB EN SHÍRÁZ TRAS SU PEREGRINACIÓN -I . . . . . . . . . 307

Regreso del Báb a Búshihr y despedida de Quddús. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 307 Visita de Quddús al tío materno del Báb, en Shíráz. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 308 Encuentro de Quddús con Mullá S.ádiq-i-Khurásání. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 309 Aflicciones acaecidas a Quddús y Mullá S.ádiq. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 311 a) Interrogatorio de Mullá S. ádiq a cargo de H. usayn Khán . . . . . . . . .311

b) Relato de un testigo presencial relativo a la persecución . . . . . . . . .313 Regreso del Báb a Shíráz. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 316

a) Incidente relatado por el cabecilla de la escolta . . . . . . . . . . . . . . . . .316

b) Encuentro del Báb con H.usayn Khán . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .317

c) Declaración del Báb en la Masjid-i-Vakíl . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .320 Referencia a los creyentes que abrazaron la Fe en Shíráz. . . . . . . . . . . . . . . . 322 Comunicación del Báb dirigida a los creyentes de Karbilá . . . . . . . . . . . . . . . 325 Llegada de los creyentes a Kangávar, y encuentro de éstos

con Mullá H.usayn . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 326 Su partida con Mullá H.usayn hacia Is.fáhán. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 328 Partida de Mullá H.usayn a Shíráz . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 329 Llegada de seis creyentes a Shíráz . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 330 Relato de Mullá ‘Abdu’l-Karím-i-Qazvíní. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 331 Encuentro de Nabíl con Mullá ‘Abdu’l-Karím-i-Qazvíní . . . . . . . . . . . . . . . . . 337

CAPÍTULO 9. ESTANCIA DEL BÁB EN SHÍRÁZ TRAS SU PEREGRINACIÓN -II . . . . . . . . 339

Partida de Mullá H.usayn hacia Khurásán . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 339 Entrevistas sostenidas entre Siyyid Yah.yá y el Báb . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 341 Conversión de Mullá Muh.ammad-‘Alíy-i-Zanjání . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 348 Visita de Quddús a Kirmán, Teherán y Mázindarán . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 351 a) Relación con H.ájí Siyyid Javád-i-Kirmání . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .351 b) Visita a Teherán . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .354

c) Estancia en Bárfurúsh . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .354 Visita de Mullá S.ádiq a Yazd. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 355

a) Relación con Mírzá Ah.mad-i-Azghandí . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .355

b) Experiencia en la Masjid de Yazd . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .357 Sufrimientos de Mullá Yusúf-i-Ardibílí y demás. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 358

Referencias a H.ájí Siyyid Javád-i-Karbilá’í . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 360 Relato referido por ShaykhSult.án-i-Karbilá’í . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 362 Llegada del segundo Naw-Rúz . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 363 Referencias a la madre y a la esposa del Báb . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 363 Actividades de H.usayn Khán. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 366 a) Informe del principal emisario de H.usayn Khán . . . . . . . . . . . . . . . .366

b) Directrices de H. usayn Khán a ‘Abdu’l-H. amíd Khán . . . . . . . . . . . . .368 Arresto del Báb y estallido de un brote de la plaga. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 369

a) Huida de H.usayn Khán . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .370

b) Recuperación del hijo de ‘Abdu’l-H.amíd Khán . . . . . . . . . . . . . . . . .370

c) Liberación del Báb . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .371 Despedida del Báb de Sus parientes, y partida desde Shíráz . . . . . . . . . . . . . 372

CAPÍTULO10. ESTANCIA DEL BÁB EN ISFÁHÁN. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 373

.

Carta dirigida a Manúchihr Khán . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 373 Bienvenida extendida por el Imám-Jum’ih . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 374 a) Honores tributados al Báb por la población . . . . . . . . . . . . . . . . . . .374 b) Deferencia mostrada por el Imám-Jum’ih hacia el Báb . . . . . . . . .376 c) Comentario del Báb sobre el Sura del Va’l-‘As.r . . . . . . . . . . . . . . . . .376

d) Entrevista del Báb con Manúchihr Khán . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .378 Temores de H.ájí Mírzá Áqásí. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 379 Visita del Báb a Manúchihr Khán . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 380 Referencia a Mullá Muh.ammad-Taqíy-i-Harátí . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 383 Banquete ofrecido al Báb por Mírzá Ibráhím. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 384 Sentencia de muerte contra el Báb dictada por los ‘ulamás

de Is.fáhán . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 384 Plan de Manúchihr Khán para la partida y regreso del Báb a Is.fáhán . . . . . 385 Encuentro de los creyentes con el Báb . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 388 Predicción del Báb relativa a la muerte cercana de Manúchihr Khán . . . . . 390 Últimos días de Manúchihr Khán . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 391 Despedida de los creyentes . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 391 Mensaje de Gurgín Khán dirigido a Muh.ammad Sháh. . . . . . . . . . . . . . . . . . 391 Partida del Báb a Káshán . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 393

CAPÍTULO11. ESTANCIA DEL BÁB EN KÁSHÁN . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 395

Sueño de H.ájí Mírzá Jání. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 395 Los tres últimos días del Báb en el hogar de H.ájí Mírzá Jání . . . . . . . . . . . . . 396

LOS ROMPEDORES DEL ALBA

a) Referencia a Siyyid ‘Abdu’l-Báqí . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .398 b) Reunión de Mihdí con el Báb . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .400

CAPÍTULO12. VIAJEDEL BÁBDESDE KÁSHÁNA TABRÍZ . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 401

Su marcha a Qum. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 401 Estancia en la aldea de Qumrúd. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 403 Llegada a la fortaleza de Kinár-Gird. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 403 Estancia en la aldea de Kulayn. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 403 a) Llegada de algunos creyentes . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .404 b) Alegría del Báb por el regalo y mensaje de Bahá’u’lláh . . . . . . . . . . .405 c) Incidente ocurrido durante la marcha . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .408 d) Carta de Muh.ammad Sháh dirigida al Báb . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .409 e) Temores, designios y motivos de H. ájí Mírzá Áqásí . . . . . . . . . . . . . .411 Última etapa del viaje del Báb a Tabríz . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 417 a) Llegada de los creyentes a la aldea de Síyáh-Dihán . . . . . . . . . . . . . .417 b) Intervención de H.ujjat-i-Zanjání . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .418 c) Despedida del Báb y de los guardias . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .418 d) Bienvenida ofrecida al Báb por Su joven discípulo . . . . . . . . . . . . . .420 Llegada del Báb a Tabríz . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 421 a) Acogida entusiasta dispensada por el pueblo de Tabríz . . . . . . . . . .421 b) Encuentro del Báb con H. ájí Muh. ammad-Taqíy-i-Milání y H.ájí ‘Alí-‘Askar . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .422 c) Relato referido por H.ájí ‘Alí-‘Askar . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .423

CAPÍTULO 13. ENCARCELAMIENTO DEL BÁB EN EL CASTILLO DE MÁH-KÚ . . . . . . . . 425

Relato referido por Siyyid H.usayn-i-Yazdí . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 425 Situación de Máh-Kú y carácter de su pueblo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 427 Apego de los habitantes de Mák-Kú al Báb. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 428 Llegada de Shaykh H. asan-i-Zunúzí, y mensaje del Báb dirigido a él. . . . . . . 431 Sueño de ‘Alí Khán-i-Máh-Kú’í . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 432 Cambio de actitud de ‘Alí Khán . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 432 Referencia al Bayán persa. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 432 Visita de los discípulos del Báb en Máh-Kú . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 437 Incidentes ocurridos durante la estancia del Báb en Máh-Kú . . . . . . . . . . . . 438 Sueño del Báb anterior a la declaración de Su Misión . . . . . . . . . . . . . . . . . . 439 Desgracias sobrevenidas a Muh. ammad Sháh y su Gobierno . . . . . . . . . . . . . 440 Despedida de Mullá H. usayn desde Mashhad en su peregrinación a Máh-Kú . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 442

a) Motivo de la marcha . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .443 b) Visita a Teherán . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 443 c) Llegada a Máh-Kú y sueño de ‘Alí Khán . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .444 Palabras del Báb a Mullá H.usayn. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 445 Acusación contra ‘Alí Khán, y traslado ulterior del Báb a Chihríq. . . . . . . . . 447 Despedida del Báb y Mullá H.usayn . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 448

CAPÍTULO14. VIAJE DE MULLÁH.USAYN A MÁZINDARÁN. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 449

Marcha de Mullá H.usayn hacia Teherán. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 449 Estancia en el hogar de Quddús en Bárfurúsh . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 449 Observaciones relativas a H. ájí Mírzá Áqásí y Mullá H. usayn . . . . . . . . . . . . . 452 Instrucciones de Quddús dirigidas a Mullá H.usayn. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 454 Entrevista de Mullá H.usayn con el Sa‘idu’l-‘Ulamá’. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 454 Salida de Mullá H.usayn, y llegada a Mashhad . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 456

CAPÍTULO 15. VIAJE DE T.ÁHIRIH DESDE KARBILÁ HASTA KHURÁSÁN . . . . . . . . . . . . 457

Alusión a Bahá’u’lláh . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 458 Epístola del Báb dirigida a los creyentes. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 458 Respuesta de T.áhirih al llamamiento del Báb. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 459 a) Actividades en Karbilá . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .460 b) Actividades en Bagdad . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .462 c) Estancia en Kirmánsháh y Hamadán . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .463 d) Su confinamiento en Qazvín . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .464 1) Respuesta a Mullá Muh.ammad. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 464 2) Llegada de Mullá ‘Abdu’lláh, y asesinato de Mullá Taqí . . . . . . . . 467 3) Encarcelamiento de los acusados en Teherán, e intervención y reclusión de Bahá’u’lláh . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 470 4) Llamamiento dirigido a Muh.ammad Sháh. . . . . . . . . . . . . . . . . . 471 5) Primera ejecución de un mártir en suelo persa. . . . . . . . . . . . . . . 471 6) Actitud de H.ájí Mírzá Áqásí e intervención de S.adr-i-Ardibílí. . . 472 7) Matanza de Qazvín . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 472 8) Efectos de la matanza de Teherán. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 474 e) Liberación por Bahá’u’lláh . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .476 1) Traslado a Teherán. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 476 2) Efectos de su partida a Qazvín. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 476 3) Actitud hacia el Báb y Bahá’u’lláh. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 477 f) Partida hacia Khurásán . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .478

LOS ROMPEDORES DEL ALBA

1) Instrucciones impartidas por Bahá’u’lláh a Áqáy-i-Kalím. . . . . . . . . 478 2) Partida de T.áhirih desde Teherán. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 479

CAPÍTULO16. CONFERENCIA DE BADASHT. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 481

Partida de Bahá’u’lláh desde Teherán. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 481 Disturbios de Mashhad . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 482 Partida de Quddús desde Mázindarán. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 485 Encuentro de Bahá’u’lláh con Quddús en Sháh-Rúd. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 486 Llegada a Badasht . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 486 a) Significado de la asamblea de Badasht . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .487 b) Incidente relatado por ShaykhAbú-Turáb . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .487 c) Desaveniencias entre los creyentes . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .491 d) Reconciliación lograda por Bahá’u’lláh . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .491 e) Partida desde Badasht . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .493 Incidente de Níyálá, referido por Bahá’u’lláh . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 494 Resultado del incidente . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 495

CAPÍTULO 17. ENCARCELAMIENTO DEL BÁB EN EL CASTILLO DE CHIHRÍQ . . . . . . . . 497

Actitud del pueblo de Chihríq hacia el Báb. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 498 Instrucciones del Báb dirigidas a un criado . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 499 Aceptación del Mensaje por los ‘ulamás y dignatarios del Gobierno. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 500 a) Mírzá Muh.ammad-‘Alí y su hermano . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .500 b) Mírzá Asadu’lláh . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .500 c) El derviche de la India . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .502 Creyentes despedidos de Chihríq . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 503 Incidente relativo a Mírzá Muh.ammad-‘Alí. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 504

CAPÍTULO18. EL INTERROGATORIO DEL BÁB EN TABRÍZ . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 507

Visita a Urúmíyyih . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 507 Su llegada a Tabríz . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 509 Examen por los ‘ulamás. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 510 Indignidad infligida a Su persona . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 520 Regreso a Chihríq, y epístola enviada por el Báb a H.ájí Mírzá Áqásí . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 523

CAPÍTULO19. LAREVUELTADE MÁZINDARÁN-I . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 525

Partida del Mullá H.usayn desde Mashhad . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 525 Muerte de Muh.ammad Sháh . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 528 Llamamiento del Sa‘ídu’l-‘Ulamá a la población de Bárfurúsh. . . . . . . . . . . . 528 Ataque protagonizado por la población de Bárfurúsh contra Mullá H.usayn y sus compañeros. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 532 Rechazo del ataque por Mullá H.usayn . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 533 Relato referido por Mírzá Muh.ammad-i-Furúghí . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 534 Rendición de la población de Bárfurúsh. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 538 Intentos renovados de los compañeros de Mullá H. usayn por elevar el adhán . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 542 Incursión desde el caravasar del Sabzih-Maydán . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .542 Intercesión de los notables de Bárfurúsh . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .543 Instrucciones impartidas a Khusraw-i-Qádí-Kalá’í . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 544 Incidente ocurrido en los bosques de Mázindarán . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .547 Llegada al santuario de ShaykhT.abarsí . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .548 Sueño del guardián del santuario de ShaykhT.abarsí . . . . . . . . . . . . . . . . . .549 Ataque y rechazo de la caballería de Qádí-Kalá . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .550 Visita de Bahá’u’lláh al fuerte de ShaykhT.abarsí . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .553 Liberación de Quddús . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .555 Referencia a los estandartes negros . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .557 Confinamiento de Quddús en la casa de Mírza Muh. ammad-Taqí . . . . . . . . 557 Llegada de Quddús al fuerte de ShaykhT.abarsí . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .558 Relato transmitido por Mírzá Muh.ammad-Furúghí . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 559 Incidentes ocurridos en el fuerte de Shaykh T.abarsí relacionados con Quddús . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .564 Llamamiento del Sa‘ídu’l-‘Ulamá dirigido a Nás.iri’d-Dín Sháh . . . . . . . . . . 567 Asentamiento del ejército de ‘Abdu’lláh Khán-i-Turkamán en las proximidades del fuerte de ShaykhT.abarsí . . . . . . . . . . . . . . .571 Primeras incursiones desde el fuerte de Shaykh T.abarsí . . . . . . . . . . . . . . . 573 Mensaje del príncipe Mihdí-Qulí Mírzá a Mullá H. usayn . . . . . . . . . . . . . . . 574 Segunda incursión desde el fuerte de Shaykh T.abarsí . . . . . . . . . . . . . . . . . 576 Herida padecida por Quddús . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .579 Intento de Bahá’u’lláh de sumarse a los ocupantes del fuerte de ShaykhT.abarsí . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .580 Referencia a las actividades de Bahá’u’lláh antes de la declaración de Su Misión . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 584

LOS ROMPEDORES DEL ALBA

CAPÍTULO20. LA REVUELTA DE MÁZINDARÁN -II. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 589

Tercera salida, y baja de Mullá H.usayn . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .592 Últimas horas de Mullá H.usayn . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .594 Referencia a su entierro y méritos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .594 Aviso de Quddús a sus compañeros . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .598 Traición de Siyyid H.usayn-i-Mutavallí . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .599 Ataque portagonizado por ‘Abbás-Qulí Khán-i-Láríjání . . . . . . . . . . . . . . . . 602 Cuarta incursión, y derrota completa del enemigo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .603 Despacho de la artillería desde Teherán . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .606 Zozobra de los asediados . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .607 Exhortaciones de Quddús dirigidas a sus compañeros . . . . . . . . . . . . . . . . 609 Quinta incursión y muerte de Ja‘far-Qulí Khán . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .613 Zozobra creciente de los compañeros . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .615 Declaración de Quddús . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .616 Sexta y última incursión . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .616 Deliberaciones del Príncipe con los jefes de su estado mayor . . . . . . . . . . . 617 Incidente relatado por Áqáy-i-Kalím . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .617 Deserción y captura de algunos compañeros . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .619 Juramento pronunciado por el Príncipe en garantía de la seguridad de los asediados . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 620 Evacuación del fuerte . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .621 Captura de algunos compañeros . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .624 Matanza general . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .625 Destino de tres compañeros . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .625 Martirio de Quddús . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .631 Nombres de los mártires . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .640

CAPÍTULO21. LOSSIETEMÁRTIRESDE TEHERÁN . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 653

Efectos del desastre de Mázindarán sobre el Báb . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .653 Despacho de Sayyáh al santuario de T.abarsí . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .655 Visita de Sayyáh a Teherán y encuentro con Bahá’u’lláh . . . . . . . . . . . . . . . 656 Relato sobre los primeros pasos de Nabíl . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 658 Ejecución de los Siete Mártires . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 671 a) H.ájí Mírzá Siyyid ‘Alí . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .672 b) Mírzá Qurbán-‘Alí . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .675 c) H.ájí Mullá Ismá‘íl-i-Qumí . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .680 d) Siyyid H.usayn-i-Turshízí . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .682 e) H.ájí Muh.ammad-Taqíy-i-Kirmání . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .684 f) Siyyid Murtad.á . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .684

g) Muh.ammad-H.usayn-i-Marághi’í . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .685 Incidentes relatados por Bahá’u’lláh . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .687 Entierro de los Siete Mártires . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .691

CAPÍTULO22. LA REVUELTA DE NAYRÍZ . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 693

Viaje de Vah.íd desde Teherán a Yazd . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .693 Celebración de la Fiesta de Naw-Rúz en Yazd . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .694 Actividades de Navváb-i-Rad.aví . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .695 Tumulto y dispersión del enemigo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .698 Declaración de Vah.íd al pueblo de Yazd . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .698 Rechazo de las fuerzas próximas al fuerte de Nárín . . . . . . . . . . . . . . . . . . .699 Proclamación de Vah.íd a los habitantes de Yazd . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .700 Incursión ordenada por Vah.íd . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .701 Salida de la esposa de Vah.íd hacia el hogar paterno . . . . . . . . . . . . . . . . . . .702 Instrucciones impartidas por Vah.íd a su criado H.asan . . . . . . . . . . . . . . . .703 Salida de Vah.íd desde Nayríz . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .704 Llamamiento de Vah.íd al pueblo de Nayríz . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .710 Primera incursión desde el fuerte de Khájih . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .711 Segunda incursión desde el fuerte de Khájih . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .712 Reparto de labores en el fuerte . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .713 Interceptación del mensaje de Zaynu’l-‘Ábidín Khán . . . . . . . . . . . . . . . . . . 714 Nuevo llamamiento dirigido al príncipe Fírúz Mírzá . . . . . . . . . . . . . . . . . . 716 Tercera incursión desde el fuerte de Khájih . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .717 Nombres de los mártires . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .718 Juramento pronunciado por el enemigo para concluir las paces . . . . . . . . 720 Respuesta de Vah.íd a la invitación del enemigo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .721 Mensaje de Vah. íd a sus compañeros, y traición de H.ájí Siyyid ‘Ábid . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 724 Captura de los compañeros. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 727 Martirio de Vah.íd . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 729 Destino de los compañeros de Vah.íd . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 730

CAPÍTULO23. MARTIRIO DEL BÁB . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 733

Motivos del Amír Niz.ám para la ejecución del Báb . . . . . . . . . . . . . . . . . . .733 Orden del Amír Niz.ám dirigida al Navváb H.amzih Mírzá . . . . . . . . . . . . . .738 Disposiciones del Báb en sus documentos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .739 Llegada del Báb a Tabríz . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .741

LOS ROMPEDORES DEL ALBA

Órdenes cursadas por el Amír Niz.ám . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .741 Confinamiento del Báb en los cuarteles . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .741 Incidente relatado por Siyyid H.usayn . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .742 Aviso del Báb al Farrásh-Báshí . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .743 Negativa de Mírzá Muh.ammad-‘Alí a apostatar . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .744 Comunicación de las sentencias de muerte . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .745 Petición de Sám Khán dirigida al Báb . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .746 Desaparición milagrosa del Báb . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .749 Dimisión del Farrásh-Báshí . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .750 Dimisión de Sám Khán . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .750 Último y definitivo intento de jecución del Báb . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .755 Relato referido por por H.ájí ‘Alí-‘Askar . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .757 Traslado de los restos del Báb hasta Teherán . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .757 Referencia a Mírzá Áqá Khán-i-Núrí . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .760 Efectos del martirio del Báb . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .763

CAPÍTULO24. LA REVUELTA DE ZANJÁN. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 767

Referencia a los sufrimientos del Báb . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .767 Actividades de H.ujjat anteriores a su conversión . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .769 Aceptación del Mensaje por parte de H.ujjat . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 773

H.ujjat, acusado y citado a comparecer en Teherán . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .773 Mensaje dirigido por el Báb a H.ujjat . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .775 Quejas reiteradas contra H. ujjat y traslado de éste a Teherán . . . . . . . . . . . . 776 Llegada del Báb a Zanján y marcha a Tabríz . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .776 Encarcelamiento de H.ujjat en Teherán . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 779 Huida de H.ujjat a Zanján . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .780 Ocasión para el ataque contra H.ujjat y sus compañeros . . . . . . . . . . . . . . .782 Preparación del enemigo para un nuevo asalto . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .786 Entrada de H.ujjat al fuerte de ‘Alí-Mardán Khán . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .788 Intento de ataque protagonizado por un siyyid . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .790 Avisos dirigidos por H.ujjat a sus compañeros . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .790

S.adru’d-Dawlih, encargado por el Amír-Niz.ám de sitiar el fuerte . . . . . . . .792 Sufrimientos, penalidades y tentaciones de los asediados . . . . . . . . . . . . . . 792 Heroísmo de Zaynab, doncella de una aldea . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 795 Efectos de las oraciones elevadas en alto por los compañeros . . . . . . . . . . 796 Petición de H.ujjat dirigida a Nás.iri’d-Dín Sháh . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .796 Arresto del portador de la petición y despacho de refuerzos . . . . . . . . . . . . 801 Efecto de la noticia del martirio del Báb en los compañeros . . . . . . . . . . . . 802 Envío del Amír-Túmán con más refuerzos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .802 Encuentro de ‘Azíz Khán-i-Mukrí con H.ujjat . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .802 Asalto al fuerte . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .803 Advertencia del Amír Niz.ám dirigido al Amír-Tumán . . . . . . . . . . . . . . . . . . 804 Rechazo de las fuerzas conjuntas del enemigo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .805 Muerte de Muh.sin . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .807 Celebraciones nupciales en el fuerte . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .808 Muerte de los cinco hijos de Karbilá’í ‘Abdu’l-Báqí . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .808 Heroísmo de Umm-i-Ashraf . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .809 Ayuda prestada por las mujeres . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .809 Intento de engaño del Amír-Túmán . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .811 Recomendaciones de H.ujjat para los compañeros . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .814 Reanudación de la ofensiva enemiga . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .816 Herida sufrida por H.ujjat . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .817 Captura del fuerte y sus efectos en los asediados . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .818 Rechazo de nuevos ataques lanzados contra los compañeros . . . . . . . . . . . 819 Consultas evacuadas entre el Amír-Túmán y sus oficiales . . . . . . . . . . . . . . 820 Construcción de pasadizos subterráneos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .820 Muerte de la esposa e hijo de H.ujjat . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .820 Muerte de H.ujjat e inhumación del cadáver . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .821 Último combate . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .822 Trato dispensado a los supervivientes . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .823 Atropellos cometidos con el cadáver de H. ujjat, suerte de sus parientes . . . . . 827 Número de martirizados . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .830 Fuentes de información . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .830

CAPÍTULO25. VIAJE DE BAHÁ’U’LLÁH A KARBILÁ. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 833

Incidentes referidos por Bahá’u’lláh . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .833 Encuentro de Nabíl con Mírzá Ah.mad y Bahá’u’lláh en Kirmánsháh . . . . . 837 Referencia a Siyyid Bas.ír-i-Hindí . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .840 Razón de la partida de Bahá’u’lláh desde Karbilá . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .843 Partida de Nabíl, en compañía de Mírzá Ah.mad, hacia Teherán . . . . . . . . . 844 Actividades de Bahá’u’lláh en Karbilá . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .845

Capítulo 26. EL ATENTADO CONTRA LA VIDA DEL SHÁH Y SUS CONSECUENCIAS. . . . 849

Muerte del Amír-Niz.ám . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .850 Regreso de Bahá’u’lláh a Teherán . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .853 Encuentro de Bahá’u’lláh con ‘Az.ím . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .854

LOS ROMPEDORES DEL ALBA

Atentado contra el Sháh . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .854 Encarcelamiento de Bahá’u’lláh en el Síyáh-Chál . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .862 Destino de los autores del atentado . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .866 Reinado del terror . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .870 Referencia a H.ájí Sulaymán Khán . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .870 Referencia al arrepentimiento del Amír Niz.ám . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .876 Incidente relatado por la Más Grande Rama . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .877 Martirio de H.ájí Sulayman Khán . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .879 Martirio de T.áhirih . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .890 Martirio de Siyyid H.usayn . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .894 Incidentes ocurridos en el Síyáh-Chál, referidos por Bahá’u’lláh . . . . . . . . 896 Maniobras encaminadas a probar la complicidad de Bahá’u’lláh . . . . . . . . 901 Confesión y muerte de ‘Az.ím . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .902 Saqueo de las posesiones de Bahá’u’lláh en Mázindarán . . . . . . . . . . . . . . . 903 Efectos de disturbios ocurridos en Yazd y Nayríz . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .908 Excarcelación de Bahá’u’lláh y destierro a Bagdad . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .918

EPÍLOGO . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 921 Homenaje de Bahá’u’lláh dirigido al Báb y Sus principales discípulos. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 921

APÉNDICE. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 945 Lista de las obras más conocidas del Báb . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 945 Bibliografía consultada por el traductor . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 946 División administrativa de Persia en el siglo XIX. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 949 Provincias o comarcas de mayor tamaño . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 949 Enviados británicos y rusos ante la corte de Persia . . . . . . . . . . . . . . . . . . 950 Lista de los meses del calendario musulmán . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 951 Guía de la pronunciación de los nombres propios transliterados en la historia. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 952

GLOSARIO . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 953

ÍNDICE . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 959

Ilustraciones

FRONTISPICIO, Parte del interior del Santuario del Báb

FACSÍMIL DE LAS TABLAS DEL BÁB DIRIGIDAS A LAS DIECINUEVE LETRAS DEL VIVIENTE Y A BAHÁ’U’LLÁH Primera Letra del Viviente: Mullá H. usayn-i-Bushrú’í. Segunda Letra del Viviente: Muh.ammad H. asan (Su hermano). Tercera Letra del Viviente: Muh.ammad-Báqir (Su sobrino). Cuarta Letra del Viviente: Mullá ‘Alíy-i-Bastámí. Quinta Letra del Viviente: Mullá Khudá-Bakhsh-i-Qúchání (después conocido como Mullá ‘Alí). Sexta Letra del Viviente: Mullá H. asan-i-Bajistání. Séptima Letra del Viviente: Siyyid H. usayn-i-Yazdí. Octava Letra del Viviente: Mírzá Muh.ammad Rawd.ih-Khán-i-Yazdí. Novena Letra del Viviente: Sa‘Íd-i-Hindí. Décima Letra del Viviente: Mullá Mah.múd-i-Khu’i. Undécima Letra del Viviente: Mullá Jalil-i-Urúmí. Duodécima Letra del Viviente: Mullá Ah.mad-i-Ibdál-i-Marághi’í. Decimotercera Letra del Viviente: Mullá Báqir-i-Tabrizí. Decimocuarta Letra del Viviente: Mullá Yúsif-i-Ardibílí. Decimoquinta Letra del Viviente: Mírzá Hádí (hijo de Mullá ‘Abdu’l-Vahháb-i-Qazvíní). Decimosexta Letra del Viviente: Mírzá Muh.ammad-i-Alíy-i-Qazvíní. Decimoséptima Letra del Viviente: T.áhirih. Decimoctava Letra del Viviente: Quddús. Decimonovena Letra del Viviente: el propio Báb. Vigésima Letra del Viviente: Bahá’u’lláh “Aquel a Quien Dios ha de Manifestar”.

Muh.ammad-i-Zarandí, apodado Nabíl-i-A’z.am . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .127 Shaykh Ah.mad-i-Ah.sá’í . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 133 Panorámica de Najaf . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 139

LOS ROMPEDORES DEL ALBA

Fath.-‘Alí Sháh y su prole.. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 142 Retrato de Mírzá Buzurg (padre de Bahá’u’lláh) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 148 Vista de Karbilá. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 165 Entrada al Santuario del Imám H.usayn en Karbilá. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 168 Santuario del Imám H.usayn en Karbilá . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 169 Vista de Káz.imayn . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 185 Vista de la Masjid-i-Baráthá . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 186 Lugar donde reposan los restos de Siyyid Káz.im (la tumba ha sido

desplazada) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 188 Hogar de Mullá H.usayn en Bushrúyih. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 195 Vistas de la Masjid-i-Ílkhání . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 198 Panorámica de Shíráz . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 199 Estancia de la Masjid-i-Ílkhání, Shíráz, en la que tuvo lugar

el primer encuentro entre el Báb y Mullá H.usayn . . . . . . . . . . . . . . . . . 200 Naranjo plantado por el Báb en el patio de Su vivienda de Shíráz . . . . . . . . 201 El brasero y el samovar del Báb . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 202 Habitación en la que nació el Báb.. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 203 Afueras de Shíráz que solía recorrer el Báb . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 203 Vistas de la estancia superior de la Casa del Báb en Shíráz, donde

declaró Su Misión . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 205 Vista de la Casa del Báb en Shíráz: dormitorio, habitación de la madre,

sala de estar. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 208 Vistas de la Casa del Báb en Shíráz en la que declaró Su misión:

pestillo y puerta originales, entrada y peldaños que llevan a la sala

donde tuvo lugar la Declaración. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 211 Vistas del baño público de Shíráz adonde el Báb acudía de niño. . . . . . . . . . 220 Puerta de entrada y ruinas del Qahviyih-Awlíyá, en Shíráz, la escuela

que frecuentaba el Báb. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 222 Tumba de la esposa del Báb en Sháh-Chirágh, Shíráz. . . . . . . . . . . . . . . . . . . 224 Árbol que indica la tumba del hijo del Báb en Bábí-Dukhtarán, Shíráz . . . . 224 Facsímil de la caligrafía de T.áhirih . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 229 Vista del Portal de Kázirán . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 239 La calle del Mercado de Vákíl, Shíráz . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 240 La madrasa de Ním-Ávard, Is.fáhán . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 251 Vistas de Teherán . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 260 Áqáy-i-Kalím, hermano de Bahá’u’lláh . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 261 Vistas de la casa de Bahá’u’lláh en Teherán. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 264 Accesos a las ruinas de la casa primitiva de Bahá’u’lláh en Tákur,

Mázindarán. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 268 Dedicatoria colocada por el Vazír, Mírzá Buzurg, sobre el dintel

de la casa de Tákur. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 271 Vistas de la casa ocupada por Bahá’u’lláh en Tákur, Mázindarán . . . . . . . . . 274 Vistas de la mezquita de Gawhar-Shád en Mashhad, donde se aprecia

el púlpito desde donde predicó Mullá H.usayn . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 284 Vista del “Babíyyih” en Mashhad . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 288 Vista del interior del “Babíyyih” en Mashhad . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 288 Dibujo de La Meca . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 293 Reliquias del Báb, en la que se aprecia el traje que llevaba bajo el jubbih

(abrigo externo). . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 297 Reliquias del Báb, entre las que se aprecia el fez en torno al cual

se enrolla el turbante . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 298 Ropa que llevaba el Báb al rodear la Ka‘bih . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 299 Dibujo de Medina. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 303 Vistas de la Masjid-i-Naw. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 310 Vistas de la Masjid-i-Vakíl, Shíráz, en la que se aprecia la sección del

interior, púlpito desde el cual Se dirigió el Báb a la Congregación,

y puerta de entrada. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 318 Vistas de la casa del padre de Quddús en Bárfurúsh . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 353 Siyyid Javád-i-Karbilá’í . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 361 Interior de la casa de H. ájí Mírzá ‘Alí en Shíráz (tío materno del Báb). . . . . . 365 Casa de Mírzá Siyyid ‘Alí (tío materno del Báb). . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 368 Vista de Is.fáhán. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 374 Vistas de la casa del Imám-Jum‘ih de Is.fáhán, donde se aprecia

la entrada y el patio . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 375 Vistas de la Masjid-i-Jum’ih de Is.fáhán, donde se aprecia el púlpito

desde donde predicaba el Báb. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 378 Vistas de la casa del Mu’tamidu’d-Dawlih de Is.fáhán. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 381 Vista del ‘Imárat-i-Khurshíd de Is.fáhán, donde se aprecian las ruinas

de los aposentos donde Se hospedó el Báb . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 387 Manúchihr Khán, el Mu‘tamidu’d-Dawlih de Is.fáhán . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 389 Vista de Káshán . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 396 Puerta de ‘At.t.ár, Káshán . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 397 Vistas de la casa de H. ájí Mírzá Jání en Káshán, donde se hospedó el Báb . . 399 Vistas del interior de la habitación de la casa de H. ájí Mírzá Jání en

Káshán, donde se alojó el Báb . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 400 Vistas de Qum, en las que se aprecia el H.aram-i-Ma‘s.úmih . . . . . . . . . . . . . . 402 Aldea de Qumrúd . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 404 Ruinas de la fortaleza de Kinár-Gird . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 405 Vistas del pueblo de Kulayn . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 406 Muh.ammad-Sháh . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 408

H.ájí Mírzá Áqásí . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 415 Vista panorámica de Tabríz. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 419

LOS ROMPEDORES DEL ALBA

El Ark (la Ciudadela) de Tabríz en la que estuvo recluido el Báb,

y en la que se aprecia el interior y exterior (marcado con una X)

de la celda que ocupaba. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 422 Castillo de Máhkú. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 426 Vista de Milán, en Ádhirbáyján. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 444 Viviendas en las que residió T.áhirih, en Qazvín . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 465 Biblioteca de la casa del padre de T.áhirih, en Qazvín . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 466 Pueblo de Sháh-Rúd. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 484 Aldea de Badasht . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 486 El howdah persa . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 493 Castillo de Chihríq . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 498 La casa que ocupaba el Báb en Urúmíyyih, la Bálá-Khánih

(marcado con una X) muestra la habitación donde Se alojó. . . . . . . . . 508 Nás.iri’d-Dín Sháh de niño, a su derecha figura Mírzá Abu’l-Qásim, el

Qá’im-Maqám, y H. ají Mírzá Áqásí a su izquierda. Señalado con una

X en un extremo se ve a Manúchihr Khán, el Mu‘tamidu’d-Dawlih . . . 511 Nás.iri’d-Dín Sháh . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 512 Nás.iri’d-Dín Sháh . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 513 Destacados mujtahides persas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 515 La Namáz-Khánih del Shaykhu’l-Islám de Tabríz, donde se aprecia

(marcado con una X) el lugar donde el Báb sufrió el bastinado . . . . . . 520 Pueblo de Níshápúr . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 527 Vistas del pueblo de Míyámay, donde se aprecia el exterior e interior de la

Masjid donde solían predicar Mullá H. usayn y sus compañeros. . . . . . 529 Casa del Sa‘ídu‘l-Ulamá’ en Bárfurúsh en Mázindarán . . . . . . . . . . . . . . . . . . 537 Vistas del caravasar de Sabzih-Maydán en Mázindarán . . . . . . . . . . . . . . . . . 539 El Santuario de Shaykh T.abarsí . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 549 Vistas del emplazamiento del fuerte de T.abarsí, donde se aprecia

la tumba del Shaykh y el solar del fuerte que ceñía el Santuario . . . . . 551 Entrada del Santuario de Shaykh T.abarsí en Mázindarán . . . . . . . . . . . . . . . 552 Planos y bocetos del fuerte de Shaykh T.abarsí . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 554 Casa de Mírzá Muh.ammad-T.aqí, el mujtahid, en Sárí, Mázindarán. . . . . . . 556 Pueblo de Afrá. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 569 Pueblo de Shír-Gáh. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 571 Pueblo de Ríz-Áb . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 576 Pueblo de Fírúz-Kúh . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 576 Pueblo de Vás-Kas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 576 Vista de Ámul . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 580 Mansión del gobernador de Amúl . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 581 Vistas de la Masjid de Ámul (marcado con una X) donde se aprecia

la parte del muro en la que se practicó un boquete . . . . . . . . . . . . . . . . 584 Vistas de la Masjid de Ámul. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 585 Árbol desde el que se disparó a Mullá H.usayn . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 592 Pueblo de Dízvá . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 620 Vistas de la Madrisih de Mírzá Zakí en Bárfurúsh, donde reposan

los restos de Quddús. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 632 Muh.ammad Rid.á (uno de los compañeros de Quddús, que sobrevivió

a la lucha de Shaykh T.abarsí) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 649 Mírzá Abú-T.álib (compañero de Quddús, que sobrevivió a la contienda

de Shaykh T.abarsí). . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 651 Vistas de la Masjid-i-Sháh de Teherán . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 663 La Madrisih de Mírzá Sálih., en Teherán . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 665 La Madrisih-i-S.adr de Teherán, (X) en la que se aprecia la habitación

ocupada por Bahá’u’lláh . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 668 La Madrisih de Dáru’sh-Shafáy-i-Masjid-i-Sháh, en Teherán . . . . . . . . . . . . . 669 La Sabzih-Maydán de Teherán . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 684 La puerta de Naw, en Teherán. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 685 Panorama de Yazd . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 690 Casa de Vah.íd en Yazd . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 695 Vistas del fuerte de Nárín, Yazd . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 699 Vista panorámica de Nayríz . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 709 Casa de Vah.íd en Nayríz . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 710 El fuerte de Khájih . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 711 Habitación de Vah.íd en el fuerte. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 712 La Masjid-i-Jámí‘, en Nayríz . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 723 Lugar donde se produjeron los martirios de Nayríz. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 730 Tumbas de los mártires de Nayríz . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 730 Tumba de Vah.íd en Nayríz . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 731 Mírzá Taqí Khán, el Amír-Níz.ám . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 734 Cuentas del rosario de oración del Báb y anillo con el sello . . . . . . . . . . . . . . 737 Corán del Báb . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 738 Ruinas de la casa de Mullá Muh. ammad-i-Mámáqání, mujtahid

de Tabríz . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 745 La plaza del acuartelamiento de Tabríz, donde sufrió martirio el Báb.

Señalado con (X) puede verse el lugar desde donde pendió

y fue acribillado Su cuerpo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 747 Los fosos que rodean Tabríz, donde fue arrojado el cuerpo del Báb . . . . . . . 756 Vista del Imám-Zádih H. asan de Teherán, en cuyo recinto estuvo

enterrado el cuerpo del Báb . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 761 Vista de Zanján . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 768 Vistas de la Masjid construida para H. ujjat por sus compañeros . . . . . . . . . . 770

LOS ROMPEDORES DEL ALBA

El caravasar de Mírzá Ma‘súm-i-T.abíb de Zanján (marcado con una x),

muestra la habitación donde Se alojó el Báb . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 777 Tumbas de Ashraf (1) y de su madre (2) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 811 Entrada a la casa en ruinas de H.ujjat en Zanján . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 819 Plaza de Zanján en la que quedó expuesto durante tres días

el cadáver de H.ujjat . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 828

H. ájí Imám (marcado con una x), muestra a uno de los supervivientes de la contienda de Zanján . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 829 Pueblo de Afchih cercano a Teherán (a través de los árboles puede distinguirse la casa de Bahá’u’lláh). . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 851 La casa de Bahá’u’lláh en Afchíh, cerca de Teherán. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 851 Murgh-Mah.allih, residencia estival de Bahá’u’lláh en Shímírán . . . . . . . . . . 853 Vista de Níyávarán, cerca de Teherán. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 858 La Embajada rusa, situada en la población de Zarkandih . . . . . . . . . . . . . . . 861 Parte sur de Teherán donde solía colgarse a los criminales y escenario del martirio de muchos bábíes, la (X) indica el Síyáh-Chál . . . . . . . . . . 866 Familia bahá’í martirizada en Persia . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 870 Creyentes reunidos en torno al cadáver de un mártir . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 871 La casa del Kalantar en Teherán, donde estuvo detenida T.áhirih . . . . . . . . . 887 Ropas que lucían las señoras persas a mediados del siglo XIX (ropa casera y ropa de vestir) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 888 El jardín Ílkhání, donde se martirizó a T.áhirih. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 891 Vista general de Tákur en Mázindarán . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 904 Ruinas de la casa de Bahá’u’lláh, de la que fue propietario original el Vazír, Su padre, en Tákur, Mázindarán . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 907 Vista de Ábádih. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 910 El H. adíqatu’r-Rahmán, donde yacen enterrados los cabecillas de los mártires de Nayríz. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 911 Vistas de Bagdad. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 917 Casa de Bahá’u’lláh en Bagdad. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 936 Vista del Santuario iluminado del Báb en el Monte Carmelo . . . . . . . . . . . . . 942 Mapa de Persia . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 957

Facsímil de las Tablas del Báb
dirigidas a las Diecinueve Letras
del Viviente y a Bahá’u’lláh

Primera Letra del Viviente: Mullá H. usayn-i-Bushrú’í.

Segunda Letra del Viviente: Muh.ammad H.asan (Su hermano).

Tercera Letra del Viviente: Muh.ammad-Báqir (Su sobrino).

Cuarta Letra del Viviente: Mullá ‘Alíy-i-Bastámí.

Quinta Letra del Viviente: Mullá Khudá-Bakhsh-i-Qúchání (después conocido como Mullá ‘Alí).

Sexta Letra del Viviente: Mullá H. asan-i-Bajistání.

Séptima Letra del Viviente: Siyyid H. usayn-i-Yazdí.

Octava Letra del Viviente: Mírzá Muhammad Rawdih-Khán-i-Yazdí.

..
Novena Letra del Viviente: Sa ‘Íd-i-Hindí.
Décima Letra del Viviente: Mullá Mahmúd-i-Khu’i.
.
Undécima Letra del Viviente: Mullá Jalil-i-Urúmí.

Duodécima Letra del Viviente: Mullá Ah.mad-i-Ibdál-i-Marághi’í.

Decimotercera Letra del Viviente: Mullá Báqir-i-Tabrizí.

Decimocuarta Letra del Viviente: Mullá Yúsif-i-Ardibílí.

Decimoquinta Letra del Viviente: Mírzá Hádí (hijo de Mullá ‘Abdu’l-Vahháb-i-Qazvíní).

— 71 —

Decimosexta Letra del Viviente: Mírzá Muh. ammad-i Alíy-i-Qazvíní.

Decimoséptima Letra del Viviente: T.áhirih.
Decimoctava Letra del Viviente: Quddús.
Decimonovena Letra del Viviente: el propio Báb.

Vigésima Letra del Viviente: Bahá’u’lláh “Aquel a Quien Dios ha de Manifestar”.

— 81 —
Introduccio´ n
E

l movimiento bahá’í es hoy en día bien conocido en todo el mundo, por lo que ha llegado la hora en que la impar narración que nos dejara Nabíl sobre su nacimiento, allá en la desconocida Persia, habrá de concitar el interés del gran público. Es extraordinaria, en muchos sentidos, la labor que con tan devota solicitud realizó el autor. Contiene pasajes escalofriantes, en tanto que el esplendor del tema central presta a la crónica no sólo un alto valor histórico, sino también una gran fuerza moral. Sus luces son potentes, y su efecto se intensifica al surgir como una eclosión solar en plena noche. La historia aquí referida habla sobre embates y martirios; abundan las escenas punzantes y los incidentes trágicos. La corrupción, el fanatismo y la crueldad se alían contra la causa de la reforma para destruirla. El presente volumen se cierra en la hora en que una marea de odios parece haber consumado sus intenciones hasta llevar al exilio o dar muerte a todo hombre, mujer y niño de Persia que osara mostrar cierta propensión hacia las enseñanzas del Báb.

Nabíl, quien participara personalmente en algunas de las escenas que rememora, utilizó su pluma solitaria para recitar la verdad sobre aquellos hombres y mujeres tan inmisericordemente perseguidos y sobre el movimiento al que tan afrentosamente se vilipendió.

Escribe con soltura y, cuando la emoción le estremece en lo más hondo, el estilo se vuelve vigoroso e incisivo. No presenta de forma sistemática los principios ni las enseñanzas de

LOS ROMPEDORES DEL ALBA

Bahá’u’lláh o de Su Precursor. El propósito que le anima es tan sólo el de rememorar los comienzos de la Revelación bahá’í y conservar el recuerdo de las hazañas de sus primeros defensores. Relata una serie de incidentes, para lo cual cita sus fuentes con detenimiento en cada instancia. En consecuencia, lo que la obra pierda en mérito artístico o filosófico, lo gana en valor como relato fiel que es de lo que supo o llegó a descubrir mediante testigos fiables acerca de la historia temprana de la Causa.

Los elementos principales de la trama (la figura heroica y santa del Báb, adalid tan manso y sereno, y, sin embargo, tan entregado, resuelto e imponente; la devoción de los seguidores al arrostrar la opresión con valor inquebrantable y aun con arrobamiento; la furia de un sacerdocio receloso que inflama en provecho propio las pasiones de un populacho sediento de sangre), hablan con un lenguaje que todos comprenderán. Pero no es fácil seguir los detalles, ni tampoco apreciar cuán impresionante fue la tarea emprendida por Bahá’u’lláh y Su Precursor, sin conocer previamente en alguna medida las condiciones de la Iglesia y Estado persas, así como las costumbres y disposición mental de las gentes y sus amos. Nabíl daba por sobreentendido dicho conocimiento. Él mismo había viajado poco, si es que llegó a hacerlo, más allá de las fronteras de los imperios del Sháh y del Sultán, por lo que no se le ocurrió comparar las civilizaciones extranjeras con la suya propia. No se dirigía a un lector occidental. Pese a ser consciente de que el material recogido poseía una importancia que desbordaba lo nacional e islámico y que se extendía tanto a Occidente como a Oriente hasta abarcar el mundo entero, él fue un oriental que escribía en un idioma oriental para un público que utilizaba ese idioma. La singular tarea que cumplió tan fielmente fue en sí misma una obra magna y laboriosa.

Sin embargo, hay en inglés un conjunto de obras sobre la Persia del siglo XIX que ofrecen al lector occidental amplia información sobre el tema. Partiendo de las obras persas ya traducidas, o de los libros escritos por viajeros europeos como Lord Curzon, Sir J. Malcom y algunos más, se encontrará un cuadro vívido y vitalista, aunque no agradable, de las condiciones hercúleas a las que hubo de enfrentarse el Báb cuando inauguró el Movimiento en pleno siglo XIX.

Todos los observadores concuerdan en presentar a Persia como a una nación débil y atrasada, enfrentada consigo misma debido a prácticas corruptas y a un fanatismo feroz. Abundaban por el país la ineficacia y la desolación, ambas fruto de la decadencia moral. Desde los puestos más encumbrados a los más bajos del escalafón no parecía quedar capacidad alguna para llevar adelante las reformas, ni tampoco la voluntad de implantarlas con rigor. El orgullo nacional predicaba una complacencia grandiosa. Un manto de inmovilidad lo recubría todo, de suerte que la parálisis general de las conciencias imposibilitaba cualquier adelanto.

Para el estudioso de la historia, la decadencia de una nación otrora tan poderosa e ilustre se hace en extremo penosa. ‘Abdu’l-Bahá, Quien a pesar de las crueldades infligidas contra Bahá’u’lláh, el Báb, y contra Él mismo, amaba a Su país, Se refirió a su degradación como a “la tragedia de un pueblo”; y en la obra El Secreto de la civilización divina, en la que procuró conmover los corazones de Sus compatriotas para que emprendiesen reformas radicales, pronunció un doloroso lamento sobre la suerte presente de un pueblo que tiempo atrás había extendido sus conquistas por Oriente y Occidente y había estado a la cabeza de la civilización.

Hallábase Irán en aquellos días en el corazón del mundo; era ella la antorcha brillante que flameaba en el concurso de la humanidad. Su poderío y gloria destellaban como la mañana sobre los horizontes del mundo; y el esplendor de su saber había proyectado sus rayos sobre Oriente y Occidente. La fama del extenso imperio de quienes portaban su corona alcanzó incluso a los moradores del círculo Ártico, y el renombre de la temible presencia del Rey de Reyes había humillado a los gobernantes de Grecia y Roma. Los mayores filósofos del mundo se maravillaron ante la sabiduría de

LOS ROMPEDORES DEL ALBA

sus gobernantes y su sistema político se convirtió en un modelo para todos los reyes de los cuatro continentes entonces conocidos. Se distinguió ella entre todos los pueblos por el alcance de su dominio; de todos fue honrada por su cultura y civilización encomiables. Ocupaba la cúspide del mundo, era la fuente y el centro de las ciencias y artes, el venero de grandes inventos y descubrimientos, la mina rica de las virtudes y perfecciones humanas [...] Hoy, debido a la desidia y a la letargia de su pueblo, a su torpeza, a su modo indisciplinado de vida, su falta de pundonor, su ausencia de ambición, su feliz fortuna se ha visto totalmente eclipsada, su luz ha devenido oscuridad.

Otros escritores han detallado las desgraciadas condiciones a las que alude ‘Abdu’l-Bahá.

Cuando el Báb declaró Su Misión, el Gobierno del país era, según Lord Curzon, una “Iglesia-Estado”. Aunque venal, cruel e inmoral, era formalmente religiosa. La ortodoxia musulmana constituía su base e impregnaba hasta la médula tanto la nación como la vida social de sus gentes. Pero, por otra parte, faltaban las leyes, normas y pautas que habrían de dirigir los asuntos públicos. No había Cámara de los Lores ni Consejo Privado ni Sínodo ni Parlamento. El Sháh era un déspota, y su gobierno arbitrario se hacía sentir recorriendo todo el escalafón oficial, desde los ministros o gobernadores, hasta el más modesto funcionario o el más ignoto alcalde. No había tribunal civil que moderase o alterase el poder del Monarca o la autoridad con la que escogía a los subordinados en quien delegar. Si había alguna ley, tal era su palabra. Podía obrar como le viniera en gana. Cumplíale el nombrar o revocar a todos los ministros, oficiales, funcionarios y jueces. Tenía poder de vida o muerte, sin apelación posible, sobre todos los miembros de su casa y corte, bien civiles o militares. El derecho a cobrarse la vida de los demás tan sólo a él le correspondía; y otro tanto podría decirse de todas las funciones de Gobierno, fuesen legislativas, ejecutivas o judiciales. Su privilegio real no estaba limitado por ninguna clase de salvaguarda escrita.

Los descendientes del Sháh eran dueños de los puestos más lucrativos de todo el país, y conforme las generaciones iban sucediéndose ocupaban innumerables puestos menores, por doquier, hasta que el país quedaba sobrecargado con una raza de zánganos reales que debían su puesto a nada mejor que a su sangre, hecho que da lugar al proverbio persa: “Camellos, moscas y príncipes haylos en todas partes”.

Incluso cuando el Sháh deseaba adoptar una decisión justa y sabia respecto a cualquier caso que se le sometiera a juicio, encontraba difícil emitirlo, ya que no podía confiar en la información que se le brindaba. Se omitían hechos decisivos, o se distorsionaban por influjo de los testigos interesados y la vanalidad de los ministros. El sistema de corrupción estaba tan arraigado en Persia que había dado lugar a una institución reconocida, que Lord Curzon describe como sigue:

Abordo ahora lo que constituye el rasgo cardinal y diferenciador de la administración iraní. El Gobierno, o más aún, la vida misma del país puede afirmarse que consiste en su mayor parte en un intercambio de regalos. Desde un ángulo social, la práctica vendría a ilustrar los sentimientos de generosidad de un pueblo amistoso; pero incluso aquí se da ese lado torvo carente de emoción, como cuando, por ejemplo, al felicitarse a alguien por ser el destinatario de un regalo, se encuentra éste con que no sólo debe aportar una contrapartida equivalente al donante, sino que además debe remunerarle con liberalidad al portador del regalo (para quien dicha propina es con bastante probabilidad su único medio de subsistencia), y en proporción a su valor pecuniario. Desde la perspectiva política, la práctica de los regalos, aunque consagrada en las férreas tradiciones de Oriente, es sinónimo de un sistema que en otras latitudes se describe con nombres menos complacientes. Tal es el procedimiento que ha venido rigiendo el Gobierno de Persia durante siglos, y cuyo mantenimiento constituye una sólida barrera contra toda reforma real. Por debajo del Sháh, apenas hay funcio

LOS ROMPEDORES DEL ALBA

nario que no se muestre receptivo a los regalos; apenas hay puesto que no sea otorgado a cambio de estas prendas, ni ingresos que no sean amasados mediante su acumulación. De la susodicha jerarquía oficial toda persona, sin apenas excepciones, ha comprado su puesto mediante sumas entregadas al Sháh, a algún ministro o al gobernador superior que lo nombrase. Si concurren varios candidatos para un mismo puesto, con toda probabilidad ganará el mejor postor.

[…] el madákhil es una institución nacional profunda-mente arraigada en Persia, cuya exacción, en sus infinitas for-mas y de una originalidad sólo igualada por su variedad, viene a coronar el interés y disfrute de una existencia persa. Esta notable palabra, para la que según Watson no existe en inglés equivalente preciso, admite traducirse por comisión, prebenda, dulzura, consideración requerida, beneficio, todo de acuerdo con el contexto inmediato en el que se emplea. En términos generales, significa ese margen de provecho personal, por lo común expresado en forma de dinero, que puede extraerse de toda transacción. Cualquier negociación en la que ambas partes participen como donante o receptor, superior o subordinado, o incluso como agentes contratantes iguales, no puede tener lugar en Persia sin que la parte a la que cabe representar como autora del favor o servicio no reclame

o reciba una contrapartida concreta en metálico a cambio de lo realizado o aportado. Por supuesto, puede decirse que la naturaleza humana guarda gran semejanza en todo el mundo; que un sistema similar existe bajo diferentes nombres en nuestro propio país tanto como en otros, y que el filósofo crítico verá en el persa a un hombre y a un hermano. Hasta cierto punto eso es verdad. Pero en ningún país del mundo de los que yo haya visto u oído, es este sistema tan diáfano, tan desvergonzado, o tan universal como en Persia. Lejos de estar limitado a la esfera de la economía doméstica o a las transacciones comerciales, impregna todos los estamentos e inspira la mayor parte de los actos cotidianos. Gracias a su actividad, puede decirse que la generosidad o el servicio gratuito han sido borrados de la faz de Persia de entre la categoría de las virtudes sociales, y que la avidez ha sido elevada a principio rector de la conducta humana [...] De este modo se ha instituido una progresión aritmética de saqueo que va desde el soberano al súbdito, en virtud del cual cada tramo de la escala descendente se remunera a partir del tramo de rango inferior, siendo el desventurado paisano la última víctima. No es de sorprender que, en estas circunstancias, dicha función constituya la vía de acceso a las riquezas, y que haya casos frecuentes de personas que, habiendo comenzado de la nada, se encuentren residiendo en mansiones magníficas, rodeadas de multitud de criados, y regalándose una vida principesca. “Procúrate lo que puedas mientras puedas” es la norma a la que se atiene una mayoría de hombres al ingresar en la vida pública. Tampoco el espíritu popular se resiente por ello; la estima en la que se tiene a quienes, habiendo dispuesto de la oportunidad, no han conseguido forrar sus bolsillos, es de signo contrario a la que cabría suponer. Nadie dedica un pensamiento a las víctimas de las que, en última instancia, se deriva la materia prima de los sucesivos madákhil, y del sudor de cuyas fuentes calladas se forja la riqueza que luego se disipa en casas lujosas de campo, curiosidades europeas y enormes séquitos.

La lectura de pasajes como el precedente hace comprensibles algunas dificultades de la misión del Báb; la lectura del siguiente texto permite comprender los peligros que afrontó, y prepararse para el relato de violencia y crueldad odiosa que vie-ne a continuación.

Antes de abandonar el tema de la ley persa y su administración, permítaseme añadir unas breves palabras a propósito de las penas y las cárceles. Nada aturde más al lector europeo, al recorrer las sangrientas páginas de la historia persa de los siglos pasados, y en menor medida del presente, que la constatación de los castigos salvajes y las torturas abominables

LOS ROMPEDORES DEL ALBA

administradas, las cuales dan testimonio de la insensibilidad del bruto y de la creatividad del desalmado. El carácter persa ha sido fértil de ingenio e indiferente al sufrimiento; así que, por lo que respecta a las ejecuciones judiciales, ha encontrado un ancho campo para el ejercicio de ambos méritos. Hasta fechas recientes, dentro de los límites del reinado presente, los criminales condenados solían ser crucificados, disparados por boca de los cañones, enterrados vivos, empalados, herrados como caballos, despedazados al ser amarrados a las copas de dos árboles doblados y luego soltados para recuperar su posición natural, convertidos en antorchas humanas, o desollados vivos.

[...] Bajo el doble sistema de gobierno que acabo de describir, es decir, una administración en la que todo actor es, según se mire, sobornador y sobornado; y con un procedimiento judicial falto de leyes o de tribunales, se comprenderá bien que no exista confianza en el Gobierno, que no haya sentido personal del deber u orgullo de la propia honra, ni confianza mutua o en solidaridad (excepto al servicio de alguna fechoría), ni vergüenza al quedar al descubierto, ni crédito en la virtud, y sobre todo tampoco espíritu nacional ni patriotismo.

Desde el principio, el Báb debe de haber adivinado la acogida que Sus compatriotas iban a dispensarle a Sus enseñanzas, así como el destino que Le aguardaba a Él mismo a manos de los mullás. Pero no por ello consintió que Sus reservas personales afectasen a la proclamación sincera de Sus derechos, ni a la abierta presentación de Su Causa. Las innovaciones que proclamó, si bien puramente religiosas, eran drásticas; el anuncio de Su propia condición fue abrumador y tremendo. Se dio a conocer como el Qá’im, el Gran Profeta o el Mesías durante tanto tiempo prometido, tan ansiosamente esperado por el mundo musulmán. A esto añadiría la declaración de que también era la Puerta (esto es, el Báb) a través de la cual una Manifestación mayor que Él mismo habría de irrumpir en el reino de los hombres.

De este modo, ajustándose a las tradiciones del islam y apareciendo en y como el cumplimiento de la profecía, entró en conflicto con quienes albergaban ideas enquistadas e inextirpables (distintas a las Suyas) en cuanto al significado de las profecías y tradiciones. Las dos grandes sectas persas del islam, constituidas respectivamente por shí‘íes y sunníes, otorgaban una importancia vital al antiguo depósito de su fe; pero discrepaban en cuanto a su contenido o importancia. Los shí‘íes, de cuyas doctrinas surgiría el movimiento bábí, sostenían que, después de la ascensión de Muh.ammad, había venido a sucederle una descendencia de doce imámes. Todos y cada uno de éstos –aseguraban– habían sido dotados por Dios de dones y poderes espirituales, y tenían derecho a la obediencia entregada de los fieles. Cada uno debió su nombramiento no a la elección popular, sino a la designación que hiciera su predecesor en el ministerio. El duodécimo y último de estos guías inspirados fue Muh.ammad, llamado por los shí‘íes Imám-Mihdí, H. ujjatu’lláh (la Prueba de Dios), Bagíyyatu’lláh (el Remanente de Dios), y Qá’im-i-Ál-i-Muh.ammad (Aquel que surgirá de la familia de Muh.ammad). Asumió la función de imám el año 260 de la hégira, pero desapareció enseguida de la vista para comunicarse con sus seguidores sólo a través de cierto intermediario conocido como la Puerta. Hubo una sucesión de cuatro de estas Puertas, cada una designada por su predecesora, con la aprobación del imám. Mas cuando la cuarta, Abu’l-H. asan-‘Alí, fue requerida por los fieles para que antes de morir nombrase sucesor, éste declinó, alegando que Dios tenía otros planes. A su muerte cesó toda comunicación entre el imám y su iglesia. Y aunque, rodeado por una banda de seguidores, todavía vive y aguarda en algún retiro misterioso, no reanudará el trato con su gente hasta que regrese con poder para establecer su milenio en el mundo entero.

Por otra parte, los sunníes adoptan un punto de vista menos exaltado de la función que asumieron los sucesores del Eximio Profeta. Consideran que la vicegerencia no es tanto una cuestión espiritual como práctica. El Khalíf o califa es, a sus ojos, el Defensor de la Fe, cuyo nombramiento débese a la elección y aprobación del pueblo.

LOS ROMPEDORES DEL ALBA

A pesar de ser importantes estas diferencias, ambas sectas concuerdan, sin embargo, en la espera de una Manifestación doble. Los shí’íes aguardan al Qá’im, quien habrá de venir en la plenitud del tiempo, así como el regreso del Imám H. usayn. Los sunníes esperan la aparición del Mihdí, y también “el retorno de Jesucristo”. Cuando, al comienzo de Su misión, el Báb, continuando la tradición de los shí‘íes, proclamó Su función, en primer lugar, con el título doble de Qá’im y, en segundo lugar, con el de Puerta, o Báb, algunos musulmanes interpretaron esta última referencia erróneamente. Imaginaron que significaba que era la Quinta Puerta en la sucesión de Abu’l-H. asan-‘Alí. Sin embargo, su verdadero significado, tal como Él mismo anunció, era muy diferente. Él era el Qá’im; pero el Qá’im, aun siendo un Gran Profeta, guardaba relación respecto a la Manifestación venidera y mayor, similar a la de san Juan el Bautista para con Cristo. Era el Precursor de Alguien todavía más poderoso. En tanto que Él habría de disminuir, aquel Gran Ser habría de engrandecerse. Tal como Juan el Bautista había sido el Heraldo o Puerta de Cristo, así el Báb era el Esperado o Puerta de Bahá’u’lláh.

Existen numerosas tradiciones auténticas que indican que el Qá’im habría de traer con Su aparición nuevas leyes que abrogarían el islam. Pero éste no era el entender de la jerarquía establecida. Ésta aguardaba confiada a que el prometido Adviento, lejos de reemplazar la vieja revelación por otra nueva y más rica, respaldaría y fortalecería el sistema del que ellos eran albaceas. Tal hecho realzaría incalculablemente su prestigio personal, extendería su autoridad a lo largo y ancho de las naciones, y les valdría el homenaje remiso pero servil de la humanidad. Cuando el Báb reveló Su Bayán, y proclamó un nuevo canon religioso, instituyendo por medio de Sus preceptos y del ejemplo una profunda reforma espiritual y moral, los sacerdotes presintieron de inmediato un peligro mortal. Vieron que su monopolio quedaba socavado, sus ambiciones amenazadas, su propia vida y conducta puestas en entredicho. Con mojigata indignación se alzaron contra Él. Declararon ante el Sháh y la población entera que este arribista era un enemigo de saber sazonado, un subvertidor del islam y un traidor a Muh. ammad, amén de un peligro no sólo para la santa Iglesia sino también para el orden social y aun para el propio Estado.

En esencia, la causa del rechazo y persecución del Báb fue la misma que movió al rechazo y persecución de Cristo. Si Jesús en vez de aportar un Nuevo Libro se hubiera limitado a reiterar los principios espirituales inculcados por Moisés, dando continuidad a las normas y disposiciones mosaicas, su función habría sido la de un mero reformador moral y se habría ahorrado la venganza de los escribas y fariseos. Pero proclamar que cualquier parte de la ley, incluyendo las disposiciones materiales relacionadas con el divorcio y la observancia del sábado, podía ser alterada –para colmo por un predicador no ordenado de la aldea de Nazaret–, amenazaba los intereses de los propios escribas y fariseos, y puesto que eran ellos los representantes de Moisés y de Dios, constituía una blasfemia contra el Altísimo. Tan pronto como se conocieron las enseñanzas de Jesús, dio comienzo la persecución. Al negarse a desistir, se Le dio muerte.

Por razones exactamente iguales, el Báb contó desde un principio con la oposición de los intereses creados de la Iglesia dominante, la cual veía en Él a un subvertidor de la Fe. Sin embargo, incluso en un país turbio y fanático como aquél, los mullás (como los escribas de Palestina de dieciocho siglos antes) no consiguieron fraguar un pretexto plausible para aniquilar a quien reputaban como enemigo.

El único testimonio que nos haya dejado del Báb un europeo corresponde al período de Su persecución, época en la que las autoridades persas requirieron los servicios de un doctor inglés residente en Tabríz, el doctor Cormick, quien habría de pronunciarse sobre la salud mental del Báb. La carta del doctor, dirigida a un colega de la Misión Norteamericana establecida en Persia, figura en la relación aportada por el profesor E.G. Browne en Materials for the Study of the Bábí Religion.

LOS ROMPEDORES DEL ALBA

Me habéis preguntado por algunos detalles sobre la entrevista que sostuve con el fundador de la secta conocida como bábíes. Nada importante sucedió en dicho encuentro, pues el Báb era consciente de que yo había sido enviado junto con otros dos doctores persas para comprobar si él estaba cuerdo o enajenado y decidir la cuestión de si debía dársele muerte. Sabedor de esto, se mostraba remiso a responder a ninguna pregunta que se le planteara. A todas las preguntas respondía meramente con una mirada suave, cantando en voz baja y melodiosa lo que supongo eran himnos. Se hallaban presentes otros dos siyyides, íntimos suyos, quienes después serían ejecutados a su lado, y aparte una pareja de funcionarios del Gobierno. Sólo una vez se dignó a corresponderme al decirle que yo no era musulmán y que estaba deseoso por conocer algo sobre su religión, pues quizá me sintiera inclinado a aceptarla. Me miró fijamente al decir esto, y respondió que él no albergaba dudas de que todos los europeos se convertirían a su religión. Nuestro informe al Sháh fue de una naturaleza tal que le salvaba la vida. Algún tiempo después fue ejecutado por orden del Amír-Níz.ám Mírzá Taqí Khán. Sobre la base de nuestro informe, el Báb fue castigado meramente al bastinado, operación en la que un farrásh, con o sin intención, erró en el rostro el golpe que iba dirigido a los pies, golpe que le produjo una gran herida e hinchazón. Al preguntarse si había algún cirujano a mano para tratarle, expresó su deseo de que se mandara por mí, y en consecuencia lo traté durante varios días; pero en las entrevistas que siguieron nunca logró tener una charla confidencial conmigo, puesto que, siendo él prisionero, estaban presentes algunos oficiales. Estaba muy agradecido por mis atenciones. Era un hombre de aspecto suave y delicado, más bien bajo de estatura y muy rubio para ser persa, y estaba dotado de una voz melodiosa que me sorprendió mucho. Puesto que era siyyid, vestía el atuendo de la secta, al igual que sus dos compañeros. En verdad, toda su apariencia y porte me decían mucho a su favor. De su doctrina nada escuché de sus labios, aunque la idea era la de que existía en su religión cierto parecido con el cristianismo. Algunos carpinteros armenios llegaron a verle, enviados para efectuar reparaciones en la prisión, leyendo una Biblia que él no se recató de ocultar, antes bien les habló de ello. Sin duda, el fanatismo musulmán no existe en su religión, por lo que se refiere a los cristianos, ni se dan en ella las restricciones que pesan ahora sobre la mujer.

Tal fue la impresión que causó el Báb en un inglés cultivado. En cuanto al influjo de Su carácter y enseñanzas desde que se expandieran por Occidente, no obra testimonio alguno que refiera que haya sido observado o visto por ojos europeos.

Sus cualidades eran tan raras, debido a su nobleza y belleza, Su personalidad tan cortés y no obstante imponente, y Su encanto natural se combinaba con un tacto y discernimiento tales que, tras Su Declaración, Se convirtió rápidamente en una figura popular en Persia. Atrajo hacia Sí prácticamente a todos los que trabaron conocimiento personal con Él, llegando incluso a convertir a la Fe a Sus propios carceleros, trocando a los malquistos en amigos y admiradores.

Silenciar a un hombre así sin incurrir en cierto grado de inquina pública no era fácil, ni siquiera en la Persia de media-dos del siglo XIX. Pero por lo que concernía a los seguidores del Báb, la cosa cambiaba.

Los mullás no hallaron aquí motivos para entretenerse, ni necesitaron mucho que tramar. El fanatismo de los musulmanes contra el Rey podía provocarse fácilmente contra cualquier movimiento religioso. A los bábíes podía acusárseles de deslealtad hacia el Sháh, y cabía atribuírseles turbios motivos políticos a sus actividades. Además, los seguidores del Báb eran ya numerosos; muchos eran personas bien situadas, algunos incluso dueños de fortuna y posesiones que sus vecinos codiciosos podían sentirse instigados a desear. Apelando a los temores de las autoridades y a las bajas pasiones nacionales del fanatismo y de la avaricia, los mullás acometieron una campaña de ultrajes y expolio

LOS ROMPEDORES DEL ALBA

que mantuvieron con ferocidad implacable, hasta que dieron por rematada la faena.

Muchos incidentes de esta historia desgraciada aparecen reflejados en el relato de Nabíl. De entre éstos destacan los acontecimientos de Mázindarán, Nayríz y Zanján, donde los bábíes se caracterizaron por ofrecer heroica resistencia al ser puestos contra la pared. En las tres ocasiones, cierto número de bábíes, empujados por la desesperación, se retiraron en concierto de sus casas a un lugar retirado y, alzando obras defensivas a su alrededor, desafiaron con las armas cualquier otra embestida. Para el testigo imparcial es evidente que las imputaciones de los mullás sobre supuestos móviles políticos no eran veraces. Los bábíes demostraron siempre estar dispuestos –si se les garantizaba que no volverían a ser perturbados por causa de su credo– a regresar pacíficamente a sus ocupaciones civiles. Nabíl recalca el cuidado que ponían en abstenerse de iniciar las agresiones. Luchaban por sus vidas con destreza y fortaleza decididas; pero no entraban al ataque. Incluso en medio de la refriega no se aprovechaban de la ventaja conseguida ni asestaban golpes innecesarios.

‘Abdu’l-Bahá parece haberse pronunciado sobre el aspecto moral de la actuación de los bábíes con la siguiente afirmación:*

El ministro (Mírzá Taqí Khán), exhibiendo la mayor arbitrariedad, sin recibir instrucción ni requerir permiso alguno, despachó órdenes a todo el mundo de castigar y escarmentar a los bábíes. Los gobernadores y magistrados buscaron un pretexto para hacer fortuna, y los oficiales, el medio de procurarse beneficios; desde la cúspide de sus púlpitos los doctores de renombre incitaban a los hombres a emprender el asalto general; los poderes de la ley religiosa y civil juntaron sus manos en un esfuerzo por erradicar y destruir a esta gente. Pues bien, estos mismos bábíes no poseían los conoci

* Citado en Traveller’s Narrative, pp. 34-35.

mientos requeridos y necesarios sobre los principios y doctrinas ocultas de las enseñanzas del Báb, ni sabían cuáles eran sus obligaciones. Sus nociones e ideas estaban enquilosadas en la antigua usanza, en tanto que su conducta y proceder se correspondían con los usos antiguos. Además, el acceso al Báb les estaba vedado y la llama de la contienda arrasaba visiblemente por doquier. Atendiendo al decreto de los doctores más celebrados, el Gobierno, y a decir verdad, todas las gentes, habían emprendido, desde todos los flancos y con una fuerza irresistible, la rapiña y el saqueo para entregarse al castigo, la tortura, la matanza y el despojo, a fin de sofocar aquel fuego y agostar a aquellas pobres almas. En los pueblos y aldeas, todos fueron maniatados y pasados por la espada, en tanto que en las ciudades, donde eran más numerosos, se alzaron en defensa propia, de acuerdo con sus antiguas creencias, pues les era imposible averiguar cuál era su deber y todas las puertas les estaban cerradas.

Al proclamar años más tarde Su Misión, Bahá’u’lláh no dejó

lugar a dudas en cuanto a la ley de Su Dispensación, en circuns

tancias similares, al afirmar: “Es preferible morir que matar”. Sea cual fuese la resistencia demostrada por los bábíes, aquí

o allá, demostró ser ineficaz. Su inferioridad numérica era abrumadora. El propio Báb fue conducido fuera de su celda y ejecutado. De entre los discípulos principales que proclamaron su fe en Él, ni una sola alma quedó viva excepto Bahá’u’lláh, quien junto con Su familia y algunos seguidores devotos quedaron destituidos para ser llevados al exilio y al encarcelamiento en tierras extrañas.

Pero el fuego, aunque apagado, no quedó extinguido del todo. Ardía en los corazones de los exiliados, quienes lo porta-ban de país en país, a lo largo de su periplo. Incluso en la Persia natal había calado demasiado hondo para extinguirse mediante la simple violencia física, y aún quedaba en el corazón de la población una brasa a la que sólo le bastaba un aliento de espíritu para convertirse en conflagración devoradora.

LOS ROMPEDORES DEL ALBA

La Segunda y Más Grande Manifestación de Dios se proclamó de acuerdo con la profecía del Báb en la fecha que Éste predijo. Nueve años después de inaugurarse la Dispensación bábí –esto es, en 1853– Bahá’u’lláh aludió en ciertas de sus odas a Su identidad y Misión, y diez años más tarde, cuando residía en Bagdad, declaró ser el Prometido ante Sus compañeros.

El Movimiento cuyo camino había allanado el Báb comenzaba ahora a mostrar la plenitud y magnificencia de su potencia. Aunque el propio Bahá’u’lláh vivió y murió en calidad de exiliado y prisionero y fue conocido por pocos europeos, las epístolas con que proclamó el nuevo Advenimiento fueron dirigidas a los grandes gobernantes de ambos hemisferios, desde el Sháh de Persia al Papa o al presidente de los Estados Unidos. A Su muerte, ‘Abdu’l-Bahá, Su hijo, llevó personalmente la buena nueva a Egipto, y más allá del mundo occidental. ‘Abdu’l-Bahá visitó Inglaterra, Francia, Suiza, Alemania y Norteamérica, anunciando por todas partes que una vez más los cielos se habían abierto y que había advenido una nueva Dispensación para bendecir a los hijos de los hombres. Murió en noviembre de 1921; hoy día, el fuego que una vez pareció haberse extinguido para siempre, arde de nuevo en toda Persia, se ha establecido en el continente americano y se ha afincado en todos los países del mundo. Alrededor de los Escritos Sagrados de Bahá’u’lláh y de las exposiciones autorizadas de ‘Abdu’l-Bahá ha crecido un considerable volumen de obras de comentario y testimonio. Los principios humanitarios espirituales enunciados hace decenios en el oscurísimo Oriente por Bahá’u’lláh y moldeados por Él hasta formar un plan coherente empiezan a ser adoptados, uno tras otro, por un mundo inconsciente de su Fuente, como marcas de la civilización progresiva. La sensación de que la humanidad ha roto con el pasado, y que su antiguo rumbo ya no la impulsa a través de las urgencias presentes, colma de incertidumbre y turbación a todas las personas reflexivas, excepto a quienes han aprendido a encontrar en la historia de Bahá’u’lláh el significado de todos los prodigios y portentos de nuestro tiempo.

Casi tres generaciones han transcurrido desde el comienzo del Movimiento. Todos los seguidores que en aquellos inicios escaparon a la espada y al patíbulo han fallecido, como es de ley en la vida. Los canales de información proporcionados por los coetáneos de estos dos grandes adalides y de sus heroicos discípulos han quedado clausurados para siempre. La crónica de Nabíl posee el valor único que le otorga el basarse en una cuidadosa selección de hechos realizada en aras de la verdad y culminada en vida de Bahá’u’lláh. El autor tenía trece años cuando Se declaró el Báb. Había nacido en la aldea de Zarand, en Persia, el decimoctavo día de Safar, 1247 d.h. A lo

.largo de su vida estuvo estrechamente relacionado con las figuras de la Causa. Aunque no era más que un niño entonces, se disponía a marchar a Shaykh T.abarsí y a unirse a las filas de Mullá H. usayn cuando su proyecto quedó frustrado por la traicionera matanza de bábíes. En su relato afirma que en Teherán se encontró con H. ájí Mírzá Siyyid ‘Álí, hermano de la madre del Báb, quien acababa de regresar de la fortaleza de Chihríg, donde había visitado al Báb, y durante varios años fue el compañero más allegado del secretario del Báb, Mírzá Ah.mad. Logró estar en presencia de Bahá’u’lláh en Kirmánsháh y Teherán antes del exilio a Iráq, y más tarde figuró entre Sus criados en Bagdad y Adrianópolis, así como en la ciudad prisión de ‘Akká. En más de una ocasión fue enviado a Persia con la misión de promover la Causa y animar a los creyentes dispersos y perseguidos. Nabíl residía en ‘Akká cuando Bahá’u’lláh falleció en 1892. La muerte de Nabíl fue patética y lamentable. Quedó tan horriblemente trastornado por la muerte del Gran Bienamado que, abrumado por el dolor, se ahogó en el océano y su cuerpo fue hallado en las orillas vecinas de ‘Akká. El trabajo de la narración comenzó en 1888, para lo que contó con la ayuda personal de Mírzá Músá, hermano de Bahá’u’lláh. Concluyó al cabo de año y medio. Algunas partes del manuscrito contaron en ciertos casos con la revisión y aprobación de Bahá’u’lláh, y en otros de ‘Abdu’l-Bahá.

LOS ROMPEDORES DEL ALBA

La obra completa abarca la historia del Movimiento hasta la fecha del fallecimiento de Bahá’u’lláh en 1892.

El presente volumen contiene la primera parte de la crónica, que acaba con la expulsión de Bahá’u’lláh de Persia. Su importancia es evidente. Se leerá no tanto por los escasos pasajes conmovedores que contiene, o incluso por los numerosos cuadros de heroísmo y fe inquebrantable que arroja, sino por el significado permanente de esos eventos de los que tan excepcional testimonio nos proporciona.

Estado de decadencia de Persia a mediados del siglo XIX

A) Los soberanos de la dinastía Qájár

En teoría, el Rey actúa como le place; su palabra es la ley. El dicho según el cual “la ley de los medas y persas no varía” era una mera y antigua perífrasis para referirse al absolutismo del Soberano. Es él quien revoca a todos los ministros, funcionarios, oficiales y jueces. Tiene derecho de vida y muerte sobre su propia familia y casa, y sobre los funcionarios civiles y militares a su cargo posee poder de vida o muerte sin necesidad de remitirse a tribunal alguno. La hacienda de cualquier sujeto que caiga en desgracia o sea ejecutado revierte en él. En todo caso, tan sólo en su persona queda deposita-do el derecho de arrebatar la vida; pero puede delegarse en los gobernadores o diputados. Toda hacienda que no haya sido concedida previamente por la corona o adquirida –toda propiedad, de hecho, en cuyo favor no pueda alegarse ningún título– le pertenece a él, y puede emplearse según su agrado. Todos los derechos y privilegios, tales como la realización de obras públicas, el beneficio de las minas, la institución de los telégrafos, vías, trazado ferroviario, tranvías, etc., y la explotación de todos los recursos del país están investidos en él y deben adquirirse antes de que puedan ser enajenados. En su figura se funden las tres funciones del Gobierno: legislativa, ejecutiva y judicial. No pesa sobre él obligación alguna, exceptuando la observancia externa de las formas de la religión nacional. Él es el eje alrededor del cual gira la maquinaria entera de la vida pública.

Tal es en teoría, y era hasta hace poco en la práctica, el carácter de la monarquía persa. Ni una sola de estas altísimas pretensiones son admitidas abiertamente. El lenguaje con el que el Sháh se dirige a sus súbditos y con el que éstos se dirigen a él, recuerda el tono orgulloso con el que Artajerjes o Darío se comunicaban con sus millones de tributarios, y que todavía puede leerse en los testimonios grabados en rocas y tumbas. Sigue siendo el Sháhinsháh, o Rey de reyes; el Z.illu’lláh, o Sombra de Dios; el Qibliy-i-‘Álam, o Centro del Universo; “Exaltado como el planeta Saturno; Pozo de Ciencia; Sendero del Cielo; Soberano Sublime, cuyo Estandarte es el Sol, cuyo esplendor es el Firmamento; Monarca de numerosos ejércitos, tan numerosos como las estrellas”. El súbdito persa respaldaba el precepto de Sa‘dí, según el cual “el vicio sancionado por el Rey se convierte en virtud; remitirse a lo contrario es bañarse las manos en sangre propia”. El paso del tiempo no le han impuesto un consejo religioso ni secular, ni ‘ulamás ni senado. Las instituciones electivas y representativas no han mostrado sus rasgos irreverentes. No hay cortapisas que limiten la prerrogativa regia.

[...] Tanta es la divinidad que en Persia destila el trono, que no sólo el Sháh nunca acude a cenas de Estado o come con sus súbditos a la mesa, con excepción del único banquete con que agasaja a sus parientes varones en Naw-Rúz, sino que la actitud y el lenguaje empleado ante él, incluso por sus ministros de confianza, son los propios de la obediencia y adulación servil. “Sea yo sacrificado por vos, Asilo del Universo”, marca la pauta común con que los súbditos de más alto rango se le dirigen. En su propio entorno no hay nadie que le diga la verdad o que le facilite consejo desapasionado.

LOS ROMPEDORES DEL ALBA

Probablemente sean los ministros de asuntos exteriores la única fuente de la que llega a conocer los hechos como son, o de donde recibe consejo sin tapujos, aunque sea interesado. A pesar de abrigar las mejores intenciones del mundo para acometer grandes planes que mejoren el país, es poco el control que puede ejercer sobre la ejecución de la empresa una vez que ésta escapa de sus manos para convertirse en el entretenimiento de los funcionarios corruptos y egoístas. La mitad de las sumas dedicadas con su consentimiento nunca llega a su destino, sino que se adhiere a cada uno de los bolsillos intervinientes con que el ingenio profesional acierta a rozarse; la mitad de los planes autorizados por él nunca llega a algo remotamente cercano a su fin, pues el ministro o funcionario responsable confía en que los caprichos olvidadizos del Soberano pasen por alto su abandono del deber.

[…] Sólo hace un siglo que prevalecía el sistema abominable de cegar a los posibles aspirantes al trono, de mutilar salvajemente y emitir condenas de por vida, entregarse a matanzas gratuitas y derramar sangre de forma sistemática. La caída en desgracia podía ser no menos repentina que la promoción, y la muerte era concomitante frecuente de la desgracia.

[…] Fath. -‘Alí Sháh [...] y sus sucesores demostraron ser tan extraordinariamente prolíficos en progenie varonil que la continuidad de la dinastía ha quedado asegurada; y no hay acaso familia reinante en el mundo que en el espacio de cien años haya llegado a abultar tan sobradas dimensiones como la estirpe real de Persia [...] ni por el número de mujeres, ni por la extensión de su progenitor, puede el Sháh, aunque innegablemente hombre de familia, ser comparado con su bisabuelo, Fath. -‘Alí Sháh. Debe atribuirse a la alta opinión en que se tuvieron las capacidades domésticas del Monarca los cálculos divergentes que arrojan las obras sobre Persia en torno al número de sus concubinas e hijos. El coronel Drouville le atribuía, en 1813, 700 mujeres, 64 hijos y 125 hijas. El coronel Stuart, quien se hallaba en Persia el año en que falleció Fath. -‘Alí, habla de 1.000 mujeres y 105 hijos [...] Madame Dieulafoy menciona asimismo cinco mil descendientes, pero los sitúa al cabo de cincuenta años después (lo que tiene mayores visos de probabilidad) [...] El cálculo que figura en el Násikhú’t-Tavárikh –gran obra histórica moderna persa– fija el número de las mujeres de Fath. -‘Alí en más de 1.000, y el de sus descendientes en 260, 110 de los cuales sobrevivieron al padre. De aquí el proverbio familiar persa “camellos, moscas y príncipes haylos por doquier”.

[...] Ninguna familia real ha proporcionado nunca una ilustración tan ejemplar de la afirmación bíblica “En lugar de vuestros padres tendréis hijos, a los que haréis príncipes en todos los países”; pues escasamente hubo puesto de Gobierno

o prebenda en Persia que no quedara ocupado por alguno de los individuos de este enjambre principesco; y hasta la fecha actual la miríada de Sháh-zádihs o vástagos regios, constituye una maldición perfecta para el país, si bien muchos de los descendientes de la realeza menos afortunados, quienes beben gran parte de los ingresos anuales en pensiones y gratificaciones, ocupan puestos muy inferiores, tales como funcionarios de telégrafos, secretarios, etcétera. Fraser establece un cuadro vívido de la miseria que acusaba el país hace cincuenta años (1842) por causa de esta “raza de zánganos reales”, “quienes colmaban los puestos de Gobierno no sólo de toda provincia, sino de todo bulúk o comarca, ciudad y pueblo; cada uno de ellos abastecía a una corte, un harén descomunal, al tiempo que pululaban por el país como un enjambre de langostas [...]” A su paso por Ádhirbáyján en 1834, al observar los calamitosos resultados del sistema mediante el cual Fath. ‘Alí Sháh distribuía su colosal descendencia masculina en cada puesto de Gobierno del reino, Fraser afirmó:

La consecuencia más evidente del estado presente es el desprecio universal y completo en que se tiene a la raza Qájár, un sentimiento que predomina en todo corazón y que es la comidilla de toda boca.

LOS ROMPEDORES DEL ALBA

[...] Así como, en el curso de sus viajes por Europa (de Nás.irí’d-Dín Sháh), recogió gran cantidad de lo que, para una mente oriental constituían maravillosas curiosidades, pero que desde entonces han quedado apiladas en las diversas estancias de palacio, o desechadas y olvidadas; del mismo modo en la esfera más amplia de la política y administración públicas continúa adoptando y alentando algún nuevo plan o invento, el cual, una vez satisfecho el capricho, se desatiende o se consiente que expire. Una semana se trata del gas; la otra del alumbrado eléctrico. Trátase ahora del personal de un colegio, y luego de un hospital militar. Hoy va de uniformes rusos; ayer iba de navíos alemanes para el Golfo Pérsico. Se autoriza este año un nuevo ejército; y ya se promete un nuevo código de leyes para el que viene. Nada resulta de estos arbitrios brillantes, y las lustrosas estancias de palacio rebosan de tanta copia de artilugios y cacharrería descompuesta como los casilleros de las oficinas del Gobierno lo hacen con reformas abortadas y fiascos finiquitados.

[...] En el aposento superior de este mismo pabellón, Mírzá Abu’l-Qásim, el Qá’im-Maqám, Gran Visir, de Muh. ammad Sháh (el padre del actual monarca), fue estrangulado en 1835, por orden de su regio Señor, quien con ello seguía el ejemplo sentado por su predecesor, sentando él a su vez el que habría de imitar cumplidamente su hijo. Debe de resultar extraño encontrar en la historia tres soberanos sucesivos que dieran muerte, tan sólo en razón de sus celos, a tres ministros que o bien les alzaron al trono o se encontraban en el momento de su caída elevados a las máximas funciones del Estado. Tal fue la triple distinción que les cupo a Fath. -‘Alí Sháh, Muh. ammad Sháh y Ná.

siri’d-Dín Sháh.
B) El Gobierno

En un país tan atrasado en progreso constitucional, tan desposeído de formas, estatutos y normas, y tan firmemente moldeado por las tradiciones inmemoriales de Oriente, el elemento personal, como es de esperar, está en ascenso; y el Gobierno de Persia es poco más que el ejercicio arbitrario de la autoridad que despliega una serie de tramos descendentes de la escala que van desde el soberano al jefe de una minúscula población. La única cortapisa que regula los grados inferiores del escalafón oficial es el temor a los superiores, para lo que cabe encontrar medios con que mitigarlo; en los estamentos superiores es el temor hacia el soberano, quien no siempre se cierra a métodos de aplacamiento similar; y en el Soberano mismo es el temor, no de la opinión nativa, sino de la extranjera, representada por la crítica hostil de la prensa europea [...] A decir verdad, quizá pueda considerársele en estos momentos como el mejor especimen existente de déspota moderado, pues dentro de los límites indicados su persona es prácticamente irresponsable y omnipotente. Dispone de poder absoluto sobre la vida y hacienda de cada uno de sus súbditos. Sus hijos carecen de poder independiente, y de un suspiro pueden verse reducidos a la impotencia o a la mendicidad. Los ministros son elevados o degradados según sea el beneplácito real. El soberano es el único poder ejecutivo, y todos los oficiales son sus diputados. No hay tribunales civiles que vigilen o modifiquen esta prerrogativa suya.

[...] Del carácter general y logros de los ministros de la corte persa, Sir J. Malcom escribe en su History cuanto sigue sobre los primeros años del siglo: “Los ministros y principales funcionarios de la corte son casi siempre hombres de modales bruñidos, muy avezados en los negocios de sus respectivos departamentos, agradables en la conversación, de temperamento moderado, y de observación muy sagaz; pero estas agradables y útiles cualidades son, por lo general, todo lo que poseen. No es la virtud o el conocimiento liberal lo que cabe esperar de hombres cuyas vidas se dilapidan en ocuparse de las formas; cuyos medios de subsistencia se derivan de las fuentes más corruptas; cuya ocupación se centra en intri

LOS ROMPEDORES DEL ALBA

gas encaminadas a un solo e idéntico objetivo: conservar su persona y arruinar a los demás; quienes no pueden hablar sino es con peligro otro lenguaje que no sea el de la adulación y el engaño; y quienes, en suma, son condenados por su condición a ser venales, arteros y falsos. Ha habido sin duda muchos ministros de Persia a los que se causaría agravio al clasificarlos bajo esta rúbrica general; pero incluso los más distinguidos por sus virtudes y talentos se han visto forzados en alguna medida a ajustar sus principios a este plano; y, a menos que la confianza del soberano les sobreponga del miedo hacia sus rivales, la necesidad los ha forzado a mostrar subordinación y disimulo, contrariando la verdad e integridad, únicas prendas que admiten demandar el respeto que todos están dispuestos a conceder a los hombres grandes y buenos”. Estas observaciones dan muestra de la sagacidad y justicia características de su distinguido autor, y es de temer que en gran medida sean igual de aplicables a las generaciones presentes como lo fueron a las antiguas.

C) El pueblo

Abordo ahora lo que constituye el rasgo cardinal y diferenciador de la administración iraní. El Gobierno, o más aún, la vida misma del país puede afirmarse que consiste en su mayor parte en un intercambio de regalos. Desde un ángulo social, la práctica vendría a ilustrar los sentimientos de generosidad de un pueblo amistoso; pero incluso aquí se da ese lado torvo carente de emoción, como cuando, por ejemplo, al felicitarse a alguien por ser el destinatario de un regalo, se encuentra éste con que no sólo debe aportar una contrapartida equivalente al donante, sino que además debe remunerarle con liberalidad al portador del regalo (para quien dicha propina es con bastante probabilidad su único medio de subsistencia), y en proporción a su valor pecuniario. Desde la perspectiva política, la práctica de los regalos, aunque consagrada en las férreas tradiciones de Oriente, es sinónimo de un sistema que en otras latitudes se describe con nombres menos complacientes. Tal es el procedimiento que ha venido rigiendo el Gobierno de Persia durante siglos, y cuyo mantenimiento constituye una sólida barrera contra toda reforma real. Por debajo del Sháh, apenas hay funcionario que no se muestre receptivo a los regalos; apenas hay puesto que no sea otorgado a cambio de estas prendas, ni ingresos que no sean amasados mediante su acumulación. De la susodicha jerarquía oficial toda persona, sin apenas excepciones, ha comprado su puesto mediante sumas entregadas al Sháh, a algún ministro o al gobernador superior que lo nombrase. Si concurren varios candidatos para un mismo puesto, con toda probabilidad ganará el mejor postor.

[…] el madákhil es una institución nacional profunda-mente arraigada en Persia, cuya exacción, en sus infinitas for-mas y de una originalidad sólo igualada por su variedad, viene a coronar el interés y disfrute de una existencia persa. Esta notable palabra, para la que según Watson no existe en inglés equivalente preciso, admite traducirse por comisión, prebenda, dulzura, consideración requerida, beneficio, todo de acuerdo con el contexto inmediato en el que se emplea. En términos generales, significa ese margen de provecho personal, por lo común expresado en forma de dinero, que puede extraerse de toda transacción. Cualquier negociación en la que ambas partes participen como donante o receptor, superior o subordinado, o incluso como agentes contratantes iguales, no puede tener lugar en Persia sin que la parte a la que cabe representar como autora del favor o servicio no reclame

o reciba una contrapartida concreta en metálico a cambio de lo realizado o aportado. Por supuesto, puede decirse que la naturaleza humana guarda gran semejanza en todo el mundo; que un sistema similar existe bajo diferentes nombres en nuestro propio país tanto como en otros, y que el filósofo crítico verá en el persa a un hombre y a un hermano. Hasta cierto punto eso es verdad. Pero en ningún país del mundo de los

LOS ROMPEDORES DEL ALBA

que yo haya visto u oído, es este sistema tan diáfano, tan desvergonzado, o tan universal como en Persia. Lejos de estar limitado a la esfera de la economía doméstica o a las transacciones comerciales, impregna todos los estamentos e inspira la mayor parte de los actos cotidianos. Gracias a su actividad, puede decirse que la generosidad o el servicio gratuito han sido borrados de la faz de Persia de entre la categoría de las virtudes sociales, y que la avidez ha sido elevada a principio rector de la conducta humana [...] De este modo se ha instituido una progresión aritmética de saqueo que va desde el soberano al súbdito, en virtud del cual cada tramo de la escala descendente se remunera a partir del tramo de rango inferior, siendo el desventurado paisano la última víctima. No es de sorprender que, en estas circunstancias, dicha función constituya la vía de acceso a las riquezas, y que haya casos frecuentes de personas que, habiendo comenzado de la nada, se encuentren residiendo en mansiones magníficas, rodeadas de multitud de criados, y regalándose una vida principesca. “Procúrate lo que puedas mientras puedas” es la norma a la que se atiene una mayoría de hombres al ingresar en la vida pública. Tampoco el espíritu popular se resiente por ello; la estima en la que se tiene a quienes, habiendo dispuesto de la oportunidad, no han conseguido forrar sus bolsillos, es de signo contrario a la que cabría suponer. Nadie dedica un pensamiento a las víctimas de las que, en última instancia, se deriva la materia prima de los sucesivos madákhil, y del sudor de cuyas fuentes calladas se forja la riqueza que luego se disipa en casas lujosas de campo, curiosidades europeas y enormes séquitos.

[...] entre los rasgos de la vida pública en Persia que más sorprenden al ojo del extranjero, y que surgen indirectamente de las mismas condiciones, destaca el enorme número de criados y lacayos que pululan en torno a un ministro u oficial del género que sea. En el caso de un funcionario de rango y posición, pueden variar desde los cincuenta a los quinientos. Benjamín afirma que el Primer Ministro solía tener en su tiempo unos tres mil. En la actualidad, la teoría de la etiqueta social y ceremonial que rige en Persia y también en todo Oriente es responsable en cierta medida de este fenómeno, dado que la importancia personal se estima en buena parte por el alarde público que pueda desplegarse y por el plantel de criados que, según la ocasión, pueda ostentarse. Pero es la institución del madákhil y de los pequeños hurtos y sisas lo que enraíza el mal. Si el gobernador o ministro estuvieran obligados a pagar salarios al conjunto de esta camarilla servil, sus filas menguarían rápidamente. El grueso no recibe paga y se vincula a su amo por las oportunidades de extorsión que dicho vínculo les ofrece, por lo que engordan y medran a merced del saqueo. Bien puede imaginarse cuán grande es la sangría que este enjambre de sanguijuelas acarrea a los recursos del país. Son el prototipo del trabajador improductivo, que absorbe pero nunca crea riqueza; y su existencia constituye poco menos que una calamidad nacional [...] Es un punto cardinal de la etiqueta persa que al ir de visita debe acudirse con tantos miembros como sea posible del propio establecimiento, sea a caballo o a pie; se acepta que el bulto de la comitiva es reflejo del rango del amo.

D) El estamento eclesiástico

Maravillosamente adaptado por igual al clima, carácter y ocupaciones de aquellos países sobre los que coloca tan adamantino puño, el islam retiene a sus adeptos en un ciclo completo que va de la cuna hasta la sepultura. Para éstos no sólo se trata de religión, sino también de gobierno, filosofía y ciencia. La concepción mahometana no es tanto la propia de un Estado-Iglesia como, válgame la frase, la de una Iglesia-Estado. Los cimientos que sirven de trama y urdimbre a esta sociedad no son de elaboración civil, sino eclesiástica; y, envuelto en este credo soberbio, aunque paralizador, el musulmán vive contento en el sometimiento de su voluntad, juzga que su mayor obligación es la de adorar a Dios y obligar, o de no ser

LOS ROMPEDORES DEL ALBA

posible, despreciar a quienes no Lo adoran en el espíritu, y así muere seguro y cierto en la esperanza del Paraíso.

[…] Los siyyides, o descendientes del Profeta, constituyen un estorbo intolerable para el país, al deducir de su supuesto linaje y de la prerrogativa del turbante verde el derecho a una independencia e insolencia de porte de la que sus compatriotas, no menos que los forasteros, han de sufrir.

[...] En tanto comunidad, los judíos persas están sumidos en una gran pobreza e ignorancia [...] A través de los países musulmanes de Oriente, estas gentes infelices se han vistos sometidas a la persecución a la que la costumbre les ha enseñado, a ellos como al resto del mundo, a tener su suerte por normal. Obligados comúnmente a vivir separados en un gueto, o aislados en algún arrabal de la ciudad, desde tiempo inmemorial han sufrido trabas en cuanto a ocupación, vestido y hábitos, todo lo cual les ha marcado como parias sociales entre sus congéneres. [...] En Is.fáhán, donde se dice que son 3.700, y donde disfrutan de una situación relativamente mejor que en ninguna otra parte de Persia, no se les permite llevar el kuláh o tocado persa, disponer de tiendas en el bazar, construir el muro de su vivienda más alto que el del vecino musulmán, o cabalgar por las calles [...] Sin embargo, tan pronto como se produce algún estallido de fanatismo, en Persia o en cualquier otra parte, los judíos constituyen las primeras víctimas. La mano de todos los hombres se alza entonces contra ellos; y la desgracia se abate sobre el desafortunado primer hebreo que se le cruza por la calle a la chusma persa.

[...] Quizás el rasgo más destacado de la vida en Mashhad, antes de abandonar el tema del santuario y de los peregrinos, sea la provisión que se dispone para el solaz material de este último durante su estancia en la ciudad. En reconocimiento de la larga travesía que se ha realizado, de las penalidades soportadas y de las distancias que los separan de la familia y del hogar, se les permite, durante su estancia en la ciudad y con la connivencia de la ley eclesiástica y de sus administradores, contratar matrimonios temporales. Existe una gran población permanente de mujeres aptas para dicho cometido. Se busca un mullá, bajo cuya sanción se redacta un contrato, que lo firman formalmente ambas partes, págase un canon y la unión queda legalmente establecida. Transcurridos quince días o un mes, o el plazo que se haya estipulado, vence el contrato; el marido temporal regresa a sus lares et penates en una región distante, y la señora, después de un celibato forzoso de catorce días de duración, reanuda su carrera de perseverante matrimonio. En otras palabras, reina en Mashhad un gigantesco sistema de prostitución con sanción de la Iglesia. Quizá no haya ciudad más inmoral en toda Asia; y lamento decir cuántos de los peregrinos silenciosos que atraviesan océanos y países para besar el enrejado de la tumba del imám no se ven animados y consolados al marchar ante la perspectiva de unas vacaciones agradables en lo que cabe describir en español castizo como “una buena juerga”.

Conclusión

Antes de dejar el tema de la ley persa y su administración, permítanseme añadir unas breves palabras sobre las penas y las cárceles. Nada aturde más al lector europeo, al recorrer las sangrientas páginas de la historia persa de los siglos pasados, y en menor medida del presente, que la constatación de los castigos salvajes y las torturas abominables, que dan testimonio de la insensibilidad del bruto y de la creatividad del desalmado. El carácter persa ha sido fértil en ingenio e indiferente al sufrimiento; así que, en lo que respecta a las ejecuciones judiciales, ha encontrado un amplio campo para el ejercicio de ambos méritos. Hasta fechas recientes, dentro de los límites del reinado presente, los criminales condenados solían ser crucificados, disparados por boca de los cañones, enterrados vivos, empalados, herrados como caballos, despedazados al ser amarrados a las copas de dos árboles doblados y luego sol

LOS ROMPEDORES DEL ALBA

tados para recuperar su posición natural, convertidos en antorchas humanas, o desollados vivos.

[…] Bajo el doble sistema de gobierno, como el que acabo de describir, es decir, una administración en la que todo actor es, según se mire, sobornador y sobornado; y con un procedimiento judicial falto de leyes o de tribunales, se comprenderá bien que no exista la confianza en el Gobierno, que no haya sentido personal del deber u orgullo por la propia honra, ni confianza mutua o cooperación (excepto al servicio de alguna fechoría), ni vergüenza al quedar al descubierto, ni crédito en la virtud, y sobre todo tampoco espíritu nacional ni patriotismo. Están en lo cierto los filósofos que razonan que la moral debe preceder a lo material, y lo interno al exterior, en Persia. Es inútil insertar nuevos esquejes en un tallo cuya propia savia está agotada o envenenada. Podemos dar a Persia carreteras y ferrocarriles; podemos trabajar sus minas y explotar sus recursos; podemos entrenar a su ejército y vestir a sus artesanos, pero no la podemos sumar al concurso de las naciones civilizadas si no alcanzamos antes la médula del pueblo, y le imprimimos un giro radical al carácter e instituciones nacionales. He descrito este cuadro de la administración persa, que considero cierto, para que los lectores puedan comprender el sistema con el que los reformadores, sean extranjeros o nativos, habrán de vérselas, y el muro de férrea resistencia, que alzan los instintos más egoístas de la naturaleza humana, frente a las ideas progresivas. El propio Sháh, por más que su deseo de innovación sea auténtico, encabeza hasta cierto punto la nómina de este sistema pernicioso, al comprobar que le debe a éste su fortuna personal; en tanto que quienes lo condenan bien alto en privado no van a la zaga de sus congéneres en doblar su cabeza en el templo de Rimmon. En todos los estamentos por debajo del Soberano, escasea por completo la iniciativa de que alguien abandere la rebelión contra la tiranía de las costumbres atávicas; y si la emprendiera algún hombre fuerte como el actual Rey lo ha intentado, ¿dónde estaría quien predicase la cruzada?*

* Pasajes de Lord Curzon, Persia and the Persian Question.

Homenaje de Bahá’u’lláh al Báb
y a sus principales discípulos
Pasajes extraídos del Kitáb-i-Íqán

Aunque era joven y de tierna edad, y la Causa que revelaba era contraria al deseo de todos los pueblos de la Tierra –de elevados y humildes, ricos y pobres, ensalzados y humillados, reyes y vasallos–, con todo, Se levantó y la proclamó resueltamente. Todos lo saben y lo han escuchado. No temía a nadie; no le intimidaban las consecuencias. ¿Podría manifestarse cosa semejante si no fuera por el poder de una Revelación divina y la potencia de la invencible Voluntad de Dios? ¡Por la rectitud de Dios, si alguien guardara en su corazón Revelación tan grande, el mero pensamiento de tal declaración le confundiría! Si se aunasen en su corazón los corazones de todos los hombres, aun así vacilaría ante tan temible empresa. Podría lograrlo sólo con el permiso de Dios, y sólo si el canal de su corazón estuviese unido a la Fuente de la gracia divina y su alma tuviese asegurado el sustento infalible del Todopoderoso. ¿Y a qué, Nos preguntamos, atribuyen ellos tan gran osadía? ¿Lo acusan de locura, como acusaron a los Profetas de antaño? ¿O sostienen que Su motivo no fue otro que la ambición de mando y el logro de riquezas terrenales?

¡Alabado sea Dios! En Su Libro, que Él ha titulado Qayyúmu’l-Asmá, que es el primero, el más grande y poderoso de todos los libros, profetiza Su propio martirio. Allí se encuentra este pasaje: “¡Oh tú, Remanente de Dios! Me he sacrificado enteramente por Ti, he soportado imprecaciones sólo por amor a Ti, y no he anhelado más que el martirio en el sendero de Tu amor. ¡Dios me es Testigo suficiente, el Exaltado, el Protector, el Anciano de Días!”

[...] ¿Podría afirmarse que el Revelador de tales palabras va por otro camino que no sea el camino de Dios, y anhela otra cosa que no sea Su complacencia? En este versículo se oculta una brisa de desprendimiento que, si soplase plena

LOS ROMPEDORES DEL ALBA

mente sobre el mundo, todos los seres renunciarían a su vida y sacrificarían su alma.

[...] Ahora, considera cómo este Sadrih del Rid.ván de Dios, en la flor de Su juventud, se levantó a proclamar la Causa de Dios. Mira qué constancia ha revelado esa Belleza de Dios. El mundo entero se levantó para oponérsele, pero fracasó miserablemente: cuanto más severa se hacía la persecución que desataban contra ese Sadrih de la Bienaventuranza, más crecía Su fervor y con más brillo ardía la llama de Su amor. Todo esto es evidente y nadie discute tal verdad. Final-mente entregó Su alma y alzó el vuelo hacia los reinos de lo alto.

[…] Apenas se había revelado esa eterna Belleza en Shíráz, en el año sesenta, hendiendo el velo del encubrimiento, cuando se manifestaron en todos los países los signos del ascendente, del poder, de la soberanía y de la fuerza que emanaba de aquella Esencia de las esencias y Océano de los océanos. Tanto es así que en cada ciudad aparecieron los signos, pruebas, señales y testimonios de esa Lumbrera divina. ¡Cuántos son los corazones puros y bondadosos que fielmente han reflejado la luz de ese Sol eterno, y qué numerosos son los efluvios de conocimiento provenientes de ese Océano de sabiduría divina que ha envuelto a todos los seres! En cada ciudad, todos los sacerdotes y dignatarios se levantaron para oponerse a ellos y dominarlos, y se armaron de malevolencia, de envidia y tiranía para destruirlos. ¡Qué grande el número de esas almas santas y esencias de la justicia que fueron asesinadas, acusadas de tiranía! ¡Y cuántas personificaciones de la pureza, que no mostraban más que verdadero conocimiento y obras inmaculadas, sufrieron atroz muerte! A pesar de todo esto, cada uno de estos santos seres, hasta en su último momento, pronunció el Nombre de Dios, remontándose en el reino de la sumisión y resignación. Tal era la potencia e influencia transformadora que ejercía sobre ellos que dejaron de abrigar deseo alguno salvo Su voluntad, unciendo su alma a Su recuerdo.

Reflexionad: ¿quién es en este mundo capaz de manifestar poder tan trascendente, tan vasta influencia? Todos estos inmaculados corazones y almas sacrificadas, con absoluta resignación, han obedecido a la llamada de Su decreto. En lugar de quejarse, dieron gracias a Dios y, en medio de las tinieblas, su aflicción no reveló sino radiante aquiescencia a Su voluntad. Es evidente cuán implacable era el odio y cuán cruel la malevolencia y hostilidad de todos los pueblos de la Tierra para con esos compañeros. La persecución y tormento que infligieron a estos seres santos y espirituales la consideraban un medio de salvación, prosperidad y éxito perdurable. ¿Ha presenciado el mundo, desde los días de Adán, semejante tumulto, tan violenta conmoción? A pesar de todo su tormento y las numerosas aflicciones que soportaron, llegaron a ser objeto del oprobio y la execración de todos. Me parece que la paciencia fue revelada sólo en virtud de su valor, y la fidelidad misma sólo fue engendrada por sus obras.

Pondera en tu corazón estos importantísimos acontecimientos, para que comprendas la grandeza de esta Revelación y percibas su gloria asombrosa.

Rasgos definidoresdel islam shí‘í

El punto cardinal en el que difieren shí‘íes (así como las otras sectas incluidas bajo la rúbrica de imámíes) respecto de los sunníes es la doctrina del imámato. De acuerdo con la creencia de estos últimos, la vicegerencia del Profeta (khiláfat) es una cuestión que se decide por decisión y elección de sus seguidores, de modo que la cabeza visible del mundo musulmán tiene sus calificaciones para la exaltada posición que ocupa no tanto por gracia divina como por una combinación de ortodoxia y capacidad administrativa. Por otra parte, de acuerdo con el punto de vista imámí, la diferencia es una cuestión del todo espiritual; se trata de una función conferida

LOS ROMPEDORES DEL ALBA

sólo por Dios, primero por Su Profeta, y después por quienes le sucedieron, y que nada tiene que ver con la elección o aprobación popular. En pocas palabras, el Khalífih de los sunníes constituye meramente un Defensor visible y externo de la Fe. Por el contrario, el imám de los shí’íes es el sucesor divinamente dispuesto por el Profeta, y es persona dotada de todas las perfecciones y dones espirituales, a quienes los fieles deben obediencia, cuya decisión es absoluta y definitiva, cuya sabiduría es sobrehumana, y cuyas palabras comportan autoridad. El término general imámato se aplica a todos los que concuerdan con esta perspectiva, independientemente de la línea de sucesión que trazan, y, por lo tanto, incluye a sectas diversas; cuáles son los báqiríes e ismá‘ílíes, así como los shí‘íes o “Iglesia de los Doce” (Madhhab-i-Ithná-‘Asharíyyih), tal y como se les denomina de forma más específica, y que son de quienes aquí nos ocupamos. De acuerdo con éstos, doce personajes ejercieron las funciones de Imám. Ésta es la relación:

1.

‘Alí-ibn-i-Abí-T.álib, primo y primer discípulo del Profeta, asesinado en Kúfih por Ibn-i-Muljam, en 40 d.h. (661 d.C.).

2.

H. asan, hijo de ‘Alí y Fátima, nacido el año 2 d.h., envenenado por orden de Mu‘ávíyih en 50 d.h. (670 d.C.).

3.

H. usayn, hijo de ‘Alí y Fátima, nacido el año 4 d.h., asesinado en Karbilá el 10 de Muh. arram, 61 d.h. (10 de octubre de 680 a.c.).

4.

‘Alí, hijo de H. usayn y Shahribánú (hija de Yazdigird, el último rey sasánida), generalmente conocido como Imám Zaynu’l-‘Ábidín, envenenado por Valíd.

5.

Muh. ammad-Báqir, hijo del mencionado Zaynu’l-‘Ábidín y su prima Umm-i-‘Abdu’lláh, hija del Imám H. asan, envenenado por Ibráhím ibn-i-Valíd.

6.

Ja‘far-i-Sádiq, hijo del Imám Muhammad-Báqir, envenena

..
do por orden de Mans.úr, el califa abásida.
7.

Músá-Káz.im, hijo del Imám Ja‘far-i-S. ádiq, nacido el año 129 d.h., envenenado por orden de Hárúnu’r-Rashíd el año 183 d.h.

8.‘Alí-ibn-i-Músá’r-Rid.á, comúnmente llamado Imám Rid.á, nacido el año 153 d.h., envenenado en T.ús, en Khurásán, por orden del califa Ma’mún, el año 203 d.h., y enterrado en Mashhad, cuya santidad y nombre derivan de él.

9.Muhammad-Taqí,. hijo del Imám Rid.á, nacido el año 195 d.h., envenenado por el califa Mu‘ta.sim en Bagdad, el año 220 d.h.

10.‘Alí-Naqí, hijo del Imám Muh. ammad-Taqí, nacido el año 213 d.h., envenenado en Surra-man-Ra’á, el año 254 d.h.

11.H. asan-i-‘Askarí, hijo del Imám ‘Alí-Naqí, nacido el año 232, envenenado el año 260 d.h.

12.Muh. ammad, hijo del Imám H. asan-i-‘Askarí y Nargis-Khátún, conocido entre los shí‘íes como “Imám-Mihdí”, “H. ujjatu’lláh” (la Prueba de Dios), “Baqíyya-tu’lláh” (el vestigio de Dios), el “Qá’im-i-Ál-i-Mu.

hammad” (El que surgirá de la familia de Muh. ammad). No sólo llevaba el mismo nombre sino también el mismo kunyih –Abu’l-Qásim– que el Profeta. De acuerdo con los shí‘íes, no es legítimo que nadie sea llamado por este nombre y kunyih juntos. Nació en Surra-man-Ra’á, el año 255 d.h. y sucedió a su padre en el imámato el año 260 d.h.

Los shí’íes sostienen que no murió, sino que desapareció por un pasadizo subterráneo de Surra-man-Ra’á el año 329 d.h.; afirman que vive todavía, rodeado por una banda escogida de sus seguidores en una de esas misteriosas ciudades, Jábulqá y Jábulsá; y que cuando llegue la plenitud del tiempo, cuando la tierra esté llena de injusticia y los fieles hayan sucumbido a la desesperación, vendrá él, precedido por Jesucristo, para derrocar a los infieles, establecer la paz y la justicia universales e inaugurar un milenio de bendiciones. Durante el período de su imámato, es decir desde el año 260 d.h. hasta la época presente, el Imám Mihdí ha estado invisible e inaccesible al común de los seguidores, y eso es lo que significa el término “Ocultación” (Ghaybat). Tras asumir las funciones de imám y presidir el entierro de su padre y pre

LOS ROMPEDORES DEL ALBA

decesor suyo, el Imám H. asan-i-‘Askarí, desapareció de la vista de todos, salvo de unos pocos, quienes, uno tras otro, continuaron actuando como cauces de comunicación entre él y sus seguidores. Dichas personas se llamaron “Puertas” (Abváb). La primera se llamaba Abú-‘Umar-‘Uthmán ibn-i-Sa‘íd ‘Umarí; la segunda Abú-Ja‘far Muh.ammad-ibn-i-‘Uthmán, hijo del anterior; la tercera H. usayn-ibn-i-Rúh. Naw-bakhtí; la cuarta Abu’l-H.asan ‘Alí-ibn-i-Muh.ammad Símarí. De estas “Puertas” la primera fue nombrada por el Imám H. asan-i-‘Askarí, y las otras por la “Puerta” en funciones, con la sanción y aprobación del Imám Mihdí. Este período, que se extendería durante 69 años, durante el cual el Imám era accesible a través de las “Puertas”, es lo que se conoce como la “Ocultación Menor” (Ghaybat-i-S.ughrá), y a ésta sucedería la “Ocultación Mayor” (Ghaybat-i-Kubrá). Cuando Abu’l-Hasan ‘Alí, la última de las “Puertas”, se aproximaba a su fin, los fieles (quienes contemplaban con desesperación la perspectiva de una separación completa del Imám) le instaron a que nombrara un sucesor. Éste, sin embargo, se negó a hacerlo, diciendo: “Dios tiene otro propósito que cumplir”. Así que a su muerte toda comunicación entre el Imám y su Iglesia dejó de existir y comenzó la “Ocultación Mayor”, que habrá de continuar hasta el retorno del Imám en la plenitud del tiempo*.

* Pasajes de A Traveller’s Narrative, notas, pp. 296-299.

Genealogía del profetaMuh.ammad
Quraysh ‘Abd-i-Manáf
Háshim ‘Abdu’sh-Shams
‘Abdu’l-Mut.t.alib Omeyas
‘Abdu’lláh Abú-Tálib ‘Abbás Califas omeyas
MUH. AMMAD
Califas abásidas
Fátima ‘Alí
H. asan H. usayn

Califas omeyas, 661-749 d.C.

Califas abásidas, 749-1258 d.C.

Califas fatimíes, 1258-1517 d.C.

Califas otomanos, 1517-1519 d.C.

Nacimiento de Muh.ammad, 20 de agosto de 570 d.C.

Declaración de Su Misión, 613-614 d.C.

Huida a Medina, 622 d.C.

Abú-Bakri’s.-S.iddíq-ibn-i-Abí-Quh.áfih, 632-634 d.C.


‘Umar-ibn-i’l-Khat.t.áb, 634-644 d.C.

‘Uthmán-ibn-i-‘Affán, 644-656 d.C.

‘Alí-ibn-i-Abí-T.álib, 656-661 d.C.
LOS ROMPEDORES DEL ALBA

Teoría y administración del derechoen Persia a mediados del siglo XIX

[…] En Persia, y también entre los pueblos musulmanes en general, el derecho consta de dos ramas: el derecho religioso y el derecho común; uno basado en las Escrituras musulmanas, y el otro fundado en el derecho precedente; uno administrado por el estamento eclesiástico, y el otro por los tribunales civiles. En Persia, el primero se conoce por el nombre de Shar‘, y el segundo por la designación de ‘Urf. De las dos ramas surge una jurisprudencia que, aunque en modo alguno científica, es lo razonablemente práctica en cuanto a su aplicación y se ajusta regularmente a las necesidades y circunstancias de sus beneficiarios. En el caso de la Shar‘ o Derecho eclesiástico, la base de la autoridad se fundamenta en las afirmaciones vertidas en el Corán por el Profeta; las opiniones de los Doce Santos Imámes, cuya voz a juicio de los musulmanes shí‘íes apenas ostenta un peso inferior; y en los comentarios de una escuela de juristas eclesiásticos eminentes. Estos últimos han desempeñado cierto papel al incrementar la jurisprudencia nacional, similar al desempeñado por los juris consulti del Derecho Común romano, o los comentaristas talmúdicos dentro del sistema hebreo. Se conforma así un cuerpo legal que ha quedado codificado a grandes rasgos y dividido en cuatro epígrafes, los cuales versan respectivamente sobre las obligaciones y los ritos religiosos, los contratos y las obligaciones, los asuntos personales y las normas suntuarias y procesales. Dicha ley es administrada por un tribunal eclesiástico integrado por mullás, sacerdotes legos y mujtahids, esto es, doctores en la ley, en algunos casos asistidos por cadíes o jueces, bajo la presidencia de un funcionario, conocido como el Shaykhu’l-Islám, uno de los cuales, como norma, suele ser designado para cada gran ciudad por el soberano. Antaño, el jefe de esta jerarquía eclesiástica era el S.adru’s.-S.udúr, o Pontífice Máximo, dignatario escogido por el Rey y situado por encima de todo el sacerdocio y judicatura del reino. Pero dicho cargo fue abolido por Nádir Sháh durante su campaña anticlerical, sin que desde entonces haya sido renovado jamás. En las pequeñas ciudades y pueblos, el lugar de dicho tribunal es asumido por el mullá o mullás locales, quienes siempre tienen preparado un ejemplar del Corán por si la ocasión lo demandara. En el caso de los tribunales superiores, la decisión consta invariablemente por escrito, junto con las citas de las Escrituras, o los comentaristas, que le sirven de fundamento. Los casos de extrema importancia suelen remitirse a los mujtahids eminentes, de los que nunca hay gran número, quienes se ganan el puesto por la eminencia de su saber y capacidades, ratificados por la aprobación popular, y cuyas decisiones rara vez resultan impugnadas [...] En las obras sobre la teoría del derecho persa, suele consignarse que los delitos se deciden en los tribunales eclesiásticos, y los casos civiles en los tribunales seculares. En la práctica, sin embargo, no hay una distinción tan clara; las funciones y prerrogativas de los tribunales coordinados varían según la época, y parecen ser cuestión de accidente o elección más que de necesidad; en la actualidad, si bien los delitos de envergadura pueden ser sometidos al tribunal eclesiástico, suelen guardar relación principal con asuntos civiles. Las cuestiones de herejía o sacrilegio revierten de forma natural en estos mismos tribunales; también entienden de adulterio y divorcio; y la embriaguez, en tanto ofensa no contra el derecho común (ni que decir tiene, si la cuestión se resolviera con precedentes, la ebriedad podría exhibir los máximos títulos en Persia), sino contra el Corán, cae dentro de su esfera de juicio [...].

Dejo de ocuparme de la Shar‘ para decir unas palabras sobre el ‘Urf o Derecho Común. Nominalmente se basa en la tradición oral, el precedente o la costumbre. Como tal, varía según las diferentes regiones del país. Pero al no existir código escrito reconocido, varía todavía más en la práctica, de acuerdo con el carácter o capricho del individuo que la administre [...] Los administradores del ‘‘Urf son magistrados civiles del reino, y no existe tribunal secular o sala de jueces de acuerdo

LOS ROMPEDORES DEL ALBA

con el modelo occidental. En las aldeas, los casos se presentan ante el kad-khudá, o alcalde; en las ciudades ante el dárúghih,

o magistrado policía. Suelen someterse a su juicio las pequeñas ofensas que corresponden a la jefatura de policía o a las magistraturas provinciales en Inglaterra. La pena en el caso de robo, agresión u ofensas similares, consiste, como norma, en la restitución, bien en especie o en dinero; y si la falta de medios lo hace impracticable, el criminal sufrirá una buena tunda. Todos los casos delictivos comunes suelen ser presentados ante el h.akím, o gobernador de la ciudad; los más importantes ante el gobernador provincial o ante el gobernador general. El último tribunal de apelación para cada caso es el rey, de cuya autoridad soberana todas estas instancias subordinadas de jurisdicción no son sino mera delegación, aunque es raro que el apelante, situado a gran distancia de la capital, consiga que su queja sea atendida [...] La justicia, tal como se administra por los funcionarios del gobierno persa, no obedece a ley alguna ni sigue ningún sistema. La publicidad es la única garantía de la equidad; pero hay un gran margen, sobre todo en los grados inferiores, para los píshkash o sobornos. Los dárúghis tienen reputación de ser duros y venales, y los hay que van tan lejos como para afirmar que no hay sentencia de un oficial en Persia, incluso en las más altas esferas, que no pueda revocarse mediante incentivos pecuniarios*.

* Pasajes de Lord Curzon, Persia and the Persian Question, vol. 1, pp. 452-455.

Clave genealógicadel Báb
1.

Descendiente del Imám H. usayn, residente en Shíráz.

2.
Esposa del Báb.
3.
Apodado “Afnán-i-Kabír”.
4.
Esposa de Mírzá Zaynu’l-‘Ábidín.
5.
Conocido por el sobrenombre de “Saqqá-Khání”.
6.

Esposa de H. áj Mírzá Siyyid H. asan, hijo de Mírzá ‘Alí.

7.
Muerto al nacer.
8.

Conocido por el sobrenombre de “Khál-i-As.ghar”, a quien le fuera dirigido el Kitáb-i-Íqán.

9.

Conocido por el sobrenombre de “Khál-i-A‘z.am”, uno de los Siete Mártires de Teherán.

10.

Conocido por el sobrenombre de “Vakílu’d-Dawlih”, principal constructor del Mashriqu’l-Adhkár de ‘Ishqábád.

11.

Conocido por el sobrenombre de “Vazír”, oriundo de Núr, Mázindarán, llamado ‘Abbás.

12.
Llamado ‘Abbás.
13.
Llamado ‘Alí-Muh.ammad.
14.
Llamado H. usayn-‘Alí.
15.

Esposa de Vakílu’d-Dawlih, H. ájí Mírzá Muh. ammad-Taqí.

16.
Hijo único de H. ájí Mírzá Muh.ammad-‘Alí.
17.
Yerno de ‘Abdu’l-Bahá.
18.

Descendientes del Imám H. usayn, comerciante y oriundo de Shíráz.

19.
Yerno de ‘Abdu’l-Bahá.
20.
Hijo único de Mírzá Abu’l-Fath..
LA DINASTÍA QÁJÁR

Fath.-‘Alí Sháh, 1798-1834 d.C. Muh.ammad Sháh, 1835-1848 d.C. Nás.iri’d-Dín Sháh, 1848-1896 d.C. Muz.affari’d-Dín Sháh, 1896-1907 d.C. Muh.ammad-‘Alí Sháh, 1907-1909 d.C. Ahmad Sháh, 1909-1925 d.C.

Mírzá Abu’l-Qásim-i-Qá’im-Maqám.
H. ájí Mírzá Áqásí.
Mírzá Taqí Khán Amír-Niz.ám.
Mírzá Áqá Khán-i-Núrí.
LOS ROMPEDORES
DEL ALBA
Muh.ammad-i-Zarandí, Nabíl-i-A‘z.am.
Prefacio
E

s mi intención, mediante la ayuda y la confirmación de Dios, dedicar las primeras páginas de este relato a plasmar toda la información que he podido recabar referen

te a aquellos dos luminares tan destacados, Shaykh Ah.mad-i-Ah.sá’í y Siyyid Káz.im-i-Rashtí, después de lo cual espero poder relatar, en orden cronológico, los principales acontecimientos que han sucedido desde el año sesenta*, el cual atestiguó la declaración de la Fe por parte del Báb, hasta el presente año 1305 d.h.**

En algunos casos entraré en detalles, en otros me contentaré con un breve resumen de los acontecimientos. Dejaré constancia escrita de los episodios que yo mismo he presenciado, así como también de aquellos que me han sido referidos por personas de reconocida dignidad y confianza, especificando en cada caso sus nombres y posición. Aquellos con quienes tengo contraida una deuda impagable son los siguientes: Mírzá Ah.mad-i-Qazvíní, amanuense del Báb; Siyyid Ismá‘íl-i-Dhabíh.; Shaykh H. asan-i-Zunúzí; Shaykh Abú-Turáb-i-Qazvíní, y en último lugar, pero no por ello menos importante, Mírzá Músá, Áqáy-i-Kalím, hermano de Bahá’u’lláh.

* 1260 d.h. (1844 d.C.). ** 1887-1888 d.C.
LOS ROMPEDORES DEL ALBA

Doy gracias a Dios por haberme ayudado a la hora de escribir estas páginas preliminares y por haberlas bendecido y honrado con la aprobación de Bahá’u’lláh, Quien generosamente Se dignó a considerarlas y Quien dio a entender, por intermedio de Su amanuense, Mírzá Áqá Ján, quien Se las leyó, Su agrado y aceptación. Rezo para que el Todopoderoso me sostenga y guíe, no sea que yerre o vacile en la tarea que me he propuesto realizar.

MUH.AMMAD-I-ZARANDÍ * ‘Akká, Palestina, 1305 d.h.

* El título completo por el que se le conoció era Nabíl-i-A‘zam.

.
Primera Parte
Vi´speras de la revelacio´ n
Shaykh Ah.mad-i-Ah.sá’í.
L
a misio´ n
´´
1 de Shaykh Ah.mad-i-Ah.sa'i
E

n una época en la que la realidad refulgente de la religión de Muh.ammad había quedado oscurecida por la ignorancia, por el fanatismo y por la perversidad de las sectas en

liza en que había degenerado, apareció en el horizonte de Oriente* esa luminosa Estrella de guía divina, Shaykh Ah.mad-i-Ah.sá’í**. Él observó cómo quienes profesaban la fe del islam habían descompuesto su unidad, minado su fuerza, pervertido su fin y degradado su santo nombre. Hallábase su alma llena de angustia ante el espectáculo de corrupción y discordias que

* De acuerdo con su hijo Shaykh ‘Abdu’lláh, la genealogía de Shaykh Ah.mad es la siguiente: “Shaykh Ah.mad-ibn-i-Zaynu’d-Dín-i-ibn-Ibráhím-ibn-i-Sakhr-ibn-i-Ibrahím-ibn-i-Záhir-ibn-i-Ramadán-ibn-i-Rashíd-ibn-i-Dahím

. ..

ibn-i-Shimrúkh-ibn-i-Súlih”. (A.L.M. Nicolas, Essai sur le Shaykhisme, I, p. 1.)

** Nacido en Rajab, 1166 d.h., 24 de abril-24 de mayo de 1753, en el pueblo de Ah.sá, en la comarca de Ah.sá, al noreste de la península Arábiga. (A.L.M. Nicolas, Essai sur le Shaykhisme, I, p. 1.) Aunque shí‘í de nacimiento, sus antepasados habían sido sunníes (ibíd., p. 2). De acuerdo con E.G. Browne (A Traveller’s Narrative, nota E, p. 235), Shaykh Ah.mad nació en 1157 d.h. y murió en 1242.

LOS ROMPEDORES DEL ALBA

caracterizaban a la secta shí‘í del islam. Inspirado por la luz que brillaba en él*, se alzó con visión infalible, con propósito firme y un desprendimiento sublime a fin de clamar su protesta contra la traición de la fe perpetrada por aquel pueblo innoble. Enardecido por el celo y consciente de la sublimidad de su vocación, urgió vehementemente no sólo al islam shí‘í sino también a los seguidores de Muh.ammad de todo Oriente, a que despertaran del sueño de la negligencia y a que preparasen el camino de Aquél que, de manifestarse en la plenitud del tiempo, cuya luz es la única que puede disipar esas brumas del prejuicio y la ignorancia que han envuelto a la fe. Abandonando su hogar y familiares, residentes en una de las islas de Bahrayn, al sur del Golfo Pérsico, se dispuso a descifrar, tal como se lo ordenara la Providencia todopoderosa, los misterios de aquellos versículos de las Escrituras islámicas que predecían el advenimiento de una nueva Manifestación. Era muy consciente de los peligros y amenazas que acechaban en su camino; comprendía plenamente la responsabilidad abrumadora del intento. En su alma bullía la convicción de que no había reforma dentro de la fe del islam, por drástica que fuera, que pudiera lograr la regeneración de aquel pueblo perverso. Sabía, y estaba destinado por la Voluntad de Dios a demostrarlo, que nada que no fuera una Revelación nueva e indepen

* Siyyid Kázim escribe en su libro Dalílu’l-Mutahayyirín: “Una noche nuestro

.. maestro vio en sueños al Imám H. asan, ¡sobre él sea la salvación! Esta Alteza puso su bendita lengua en la boca de éste. De la adorable saliva de su Alteza, extrajo de él las ciencias y el socorro de Dios. Era de gusto almibarado, más dulce que la miel, más perfumada que el almizcle, y aún más cálida. Cuando volvió en sí tras despertar del sueño, se transmutó en lo más íntimo, irradiaba las luces de la contemplación de Dios, rebosaba en un puro desbordar de obras buenas y quedó por entero separado de todo lo que no fuera Dios. Su creencia y confianza en Dios aumentaban al tiempo que lo hacía su resignación a la Voluntad del Altísimo. Por su excesivo amor y por el deseo impetuoso que brotaba de su corazón solía olvidarse de comer y aun vestirse, excepto lo imprescindible para no morir” (A.L.M. Nicolas, Essai sur le Shaykhisme, I, p. 6).

diente, según testimoniaban y predecían las sagradas Escrituras del islam, podría revivir el destino y restaurar la pureza de aquella fe decadente*.

Desprovisto de cualesquiera posesiones terrenales y desprendido de todo excepto de Dios, a la edad de cuarenta años, en los albores del siglo XIII de la hégira, empéñase él en dedicar el resto de sus días a la tarea que dentro de sí se sentía impulsado a realizar. Encaminó sus pasos primero a Najaf y Karbilá**, donde en pocos años se familiarizó con el pensamiento imperante y los criterios al uso entre los doctores del islam. Allí se le reconoció como a uno de los exponentes autorizados de la Santa Escritura islámica, se le nombró mujtahid y pronto cobró ascendiente sobre el resto de los colegas que estaban de visita o bien residían en aquellas ciudades. Éstos veían en él a un iniciado en los misterios de la Revelación divina, con las cualidades necesarias para descifrar las expresiones abstrusas de Muh.ammad y de los imámes de la religión. Conforme crecía su influencia y se propagaba su autoridad, un número cada vez mayor de buscadores devotos le asediaban por todos los flan-cos, solicitando iluminaciones que aclarasen las complejidades de la religión, todo lo cual solía exponer él de forma acabada y competente. Con su saber e intrepidez, sembró el terror en los corazones de los sufíes, neoplatónicos y demás escuelas de pen

* “Él (Shaykh Ah.mad) sabía muy bien que había sido escogido por Dios a fin de preparar los corazones de los hombres para dar acogida a una verdad más completa que pronto sería revelada, y que a través de su persona se reabría el camino hacia el oculto duodécimo Imám Mihdí. Aun así, no indicó todo esto de forma clara e inconfundible, no fuera a suceder que ‘los no regenerados’ lo entregaran y despedazasen” (Dr. T.K. Cheyne, The Reconciliation of Races and Religions, p. 15).

** “Karbilá se halla a 55 millas al suroeste de Bagdad, a orillas del Éufrates […] La tumba de H. usayn, situada en el centro de la ciudad, y la de su her-mano ‘Abbás, en el barrio sureste, constituyen los edificios principales”

(C.R. Markham, A General Sketch of the History of Persia, p. 486). Najaf es reverenciada por los shí‘íes por acoger la tumba del Imám ‘Alí.

LOS ROMPEDORES DEL ALBA

samiento*, las cuales envidiaban su ciencia y temían su implacabilidad. Por ello se labró aún mayor estima a los ojos de aquellos doctos clérigos que tenían a aquellas sectas por focos propagadores de doctrinas turbias y heréticas. Sin embargo, por más que su fama era grande, y por universal que fuera el respeto que se le profesaba, despreció todos los honores que solían prodigarle sus admiradores. Le maravillaba la servil devoción de éstos hacia la dignidad y rango, por lo que rechazó resueltamente plegarse a la meta de sus deseos y afanes.

Tras haber logrado su objetivo en aquellas ciudades, y habiendo inhalado la fragancia que soplaba hacia él desde Persia, sintió en su corazón un anhelo irrefrenable de dirigirse hacia

* Las principales peculiaridades del pensamiento de Shaykh Ah.mad parecen haber sido las siguientes. Declaró que todo el conocimiento y todas las ciencias estaban contenidas en el Corán y que, por tanto, para comprender los significados íntimos de éste en su integridad, era preciso trabar conocimiento de aquéllos. Para desarrollar su doctrina, solía someter el texto sagrado a métodos de interpretación cabalísticos, y él mismo se empeñó en familiarizarse con las diversas ciencias conocidas en el mundo musulmán. Profesaba la más exagerada de las devociones por los imámes, especialmente por el Imám Ja‘far-i-S.ádiq, el sexto en la sucesión, cuyas palabras acostumbraba a citar [...] Sobre la vida futura y la resurrección del cuerpo sostenía puntos de vista considerados generalmente heterodoxos, como ya se ha dicho. Declaró que el cuerpo del hombre estaba compuesto de diferentes partes, cada una derivada de los cuatro elementos y de los nueve cielos, y que el cuerpo con el que la persona resucitaba contenía sólo estos últimos componentes, mientras que los otros regresaban al morir a su fuente original. Este cuerpo sutil, el único que escapaba a la destrucción, era denominado Jism-i-Húriqlíyá, término supuestamente derivado de una palabra griega. Afirmó que éste existía potencialmente en nuestros cuerpos actuales, “como el vidrio en la piedra”. Del mismo modo afirmó que, en el caso del ascenso nocturno del Profeta, era este cuerpo y no el cuerpo material el que realizó la travesía. Debido a estos puntos de vista fue declarado heterodoxo por una mayoría de ‘ulamás y acusado de alimentar las doctrinas de Mullá S. adrá, el mayor filósofo persa de los tiempos modernos” (Journal of the Royal Asiatic Society, 1989, artículo 12, pp. 890-891).

Panorámica de Najaf.

ese país. Sin embargo, ocultó a sus amigos el motivo real que le impulsaba a encaminar sus pasos en dirección a aquella tierra. Siguiendo el camino del Golfo Pérsico, se apresuró hacia la tierra del deseo de su corazón, a todos los efectos con el propósito externo de visitar el santuario del Imám Rid.á en Mashhad*. Estaba ansioso por desahogar su alma, y buscaba afanosamente a las personas a quienes pudiera entregar el secreto de este Mensaje que a nadie podía ser divulgado todavía. Al llegar a Shíráz, la ciudad que atesoraba el oculto Tesoro de Dios, y desde la cual debía proclamarse la voz del Heraldo de una nueva Manifestación, se alojó en la Masjid-i-Jum‘ih, una mezquita que por su estilo y forma guarda enorme semejanza con el santuario sagrado de La Meca. Muchas veces, al observar aquel edificio, solía decir: “En verdad, esta casa de Dios manifiesta la clase de signos que sólo los dotados de comprensión pueden percibir. Diríase

* En el siglo IX los restos del Imám Rid.á, hijo del Imám Músá y octavo de los doce imámes, fueron enterrados en Mashhad.

LOS ROMPEDORES DEL ALBA

que quien la concibió y edificó fue inspirado por Dios”*. ¡Con qué frecuencia y cuán apasionadamente ensalzó esa ciudad! Tales fueron los elogios que le prodigó que los oyentes, quienes de sobra conocían su mediocridad, quedaban aturdidos ante el tono del lenguaje. “No os maravilléis”, dijo a los sorprendidos, “pues en breve el secreto de mis palabras os resultará diáfano. Entre vosotros los habrá que vivirán para contemplar la gloria de un Día que los profetas de antaño han anhelado atestiguar”. Tan grande era su autoridad a los ojos de los ‘ulamás que le veían y conversaban con él, que se reconocían incapaces de comprender el sentido de sus alusiones misteriosas, por lo que atribuían su fracaso a lo deficiente de su propia comprensión.

Tras haber sembrado las semillas del conocimiento divino en los corazones de las personas que encontró receptivas a su llamada, Shaykh Ah.mad emprendió camino hacia Yazd, donde permaneció un tiempo entregado de continuo a la transmisión de las verdades que se sintió urgido a revelar. La mayoría de sus libros y epístolas se escribieron en dicha ciudad**. Tal fue la fama

* “En la tierra de Fá (Fárs) hállase una mezquita, en medio de la cual se encuentra una construcción semejante a la Ka‘bih (Masjid-i-Jum‘ih). No se ha construido sino como signo en esta tierra que muestre la manifestación del orden de Dios en la elevación de la casa en esta tierra. (Alusión a la nueva Meca, esto es, a la casa del Báb en Shíráz). Feliz el que adore a Dios en esta tierra: en verdad, también nosotros hemos dado culto a Dios y aquí hemos rogado por aquél que elevó esta construcción” (Le Bayán Persan, vol. 2, p. 151).

** A.L.M. Nicolas, en el capítulo 5 de su obra Essai sur le Shaykhisme, enumera no menos de noventa y seis volúmenes que representan la producción literaria de tan prolífico autor. Entre ellas, las más importantes son las siguientes:

1.

Comentario sobre el Zíyáratu’l Jámi ‘atu’l-Kabírih de Shaykh Hádí.

2.

Comentario sobre el versículo Qu’l Huválláh-u-Ah.ad.

3.

Risáliy-i-Kháqáníyyih, en respuesta a Fath-‘Alí Sháh a su pregunta sobre

4.
Sobre los sueños.
.

la superioridad del Qá’im por encima de sus antecesores.

que adquirió*, que el soberano de Persia Fath.-‘Alí Sháh se sintió impulsado a dirigirle una misiva desde Teherán por la que le emplazaba a que explicase ciertas cuestiones específicas relacionadas con las enseñanzas abstrusas de la fe musulmana, cuyo significado no habían sido capaces de desentrañar los ‘ulamás más destacados del reino**. A esto dio pronta contestación con una epístola que tituló Risáliy-i-Sult.áníyyih. Tanto complacieron al Sháh el tono y contenido de la epístola que al punto le envió una segunda misiva, esta vez para extenderle una invitación para que se presentara ante la Corte. En respuesta a este segun

5. Respuesta a Shaykh Músáy-i-Bahrayní en torno a la estación y títulos

.
del Sáh.ibu’z-Zamán.
6.
Respuesta a los sufíes.
7.

Respuesta a Mullá Mihdíy-i-Astirábádí, en torno al conocimiento del alma.

8.
Sobre las penas y alegrías de la vida futura.
9.

Respuesta a Mullá ‘Alí-Akbar sobre la mejor vía para alcanzar a Dios.

10.
Sobre la resurrección.

* “Las nuevas de su llegada causaron gran conmoción, y ciertos ‘ulamás, entre ellos los más célebres, le recibieron con distinciones. Se volcaron con toda clase de atenciones, y los habitantes de la ciudad siguieron su ejemplo. Todos los ‘ulamás acudieron a verle. Se le tenía por el más sabio entre los sabios” (A. L. M. Nicolas, Essai sur le Shaykhisme, p. 18).

** A.L.M. Nicolas, en su obra Essai sur le Shaykhisme (pp. 19-20), hace referencia a la segunda carta que el Sháh dirigió a Shaykh Ah. mad: “El Sháh, prevenido, le escribió de nuevo para decirle que si bien era deber suyo, como Rey, trasladarse a Yazd para visitar a tan ilustre y santo personaje, cuyos pies eran una bendición para la provincia sobre la que consentían posarse, razones políticas de la máxima importancia le impedían abandonar la capital en aquel momento. Por otra parte –añadía– en caso de desplazarse se vería obligado a traer consigo el acompañamiento de no menos de diez mil soldados. Ahora bien, la ciudad de Yazd era demasiado pequeña, y sus campos demasiado pobres para albergar tan crecida población. Además, la llegada de tropas tan numerosas desencadenaría, a buen seguro, la disentería: ‘Y vos no veríais bien tamaña desgracia, estoy seguro de ello, y creo que, aunque bien sea yo poca cosa comparado con vos, accederéis no obstante a visitarme’”.

LOS ROMPEDORES DEL ALBA
Fath. -‘Alí Sháh y su prole.

do mensaje imperial, escribió lo siguiente: “Puesto que me había propuesto desde mi salida de Najaf y Karbilá visitar y rendir homenaje al santuario del Imám Rid.á en Mashhad, me atrevo a confiar en que su Majestad Imperial me permitirá graciosamente cumplir el voto que hice. Más adelante, si Dios quiere, es mi esperanza aprovechar el honor que su Majestad Imperial se ha dignado a conferirme”.

Entre aquellas personas que, en la ciudad de Yazd, fueron despertadas por el mensaje de aquel portador de la luz de Dios, se encontraba H. ájí ‘Abdu’l-Vahháb, hombre de gran piedad, recto y temeroso de Dios. Había visitado a Shaykh Ah.mad todos los días en compañía de cierto Mullá ‘Abdu’l-Kháliq-i-Yazdí, afamado por su autoridad y saber. Sin embargo, en algunas ocasiones, a fin de poder hablar confidencialmente, Shaykh Ah.mad, para sorpresa del erudito ‘Abdu’l-Kháliq, solía pedirle que se retirase de su presencia para dejarle a solas con su discípulo escogido y favorito. Esta marcada preferencia por un hombre modesto e iletrado como ‘Abdu’l-Vahháb fue causa de gran sorpresa para su compañero, quien era demasiado consciente de su propia superioridad y merecimientos. Más tarde, sin embargo, cuando Shaykh Ah.mad partió de Yazd, ‘Abdu’l-Vahháb abandonó la vida social y pasó a ser considerado un sufí. Ahora bien, los adalides ortodoxos de dicha comunidad, tales como los Ni‘matu’lláhí y los Dhahabí lo denunciaron como intruso, sospechoso de albergar el deseo de arrebatarles la jefatura. Con nadie se asoció excepto con H. ájí H. asan-i-Náyiní, a quien escogió como amigo íntimo y a quien confió el secreto que le había confiado el maestro. Al morir ‘Abdu’l-Vahháb, este amigo, siguiendo su ejemplo, continuó hollando el camino que se le había comisionado seguir y anunció a toda alma receptiva las albricias de una Revelación de Dios cada vez más próxima.

Mírzá Mah.múd-i-Qams.arí, con quien me encontré en Káshán, y quien por entonces era ya un anciano de más de noventa años, grandemente querido y reverenciado por todos los que le conocieron, me relató la siguiente historia: “Recuerdo que,

LOS ROMPEDORES DEL ALBA

de joven, cuando vivía en Káshán, supe de cierto hombre de Náyin que se había alzado a anunciar las primicias de una nueva Revelación, bajo cuyo hechizo caían cuantos le escuchaban, fueran estudiosos, funcionarios del Gobierno o gentes sin educación. Su influencia fue tal que quienes trababan contacto con él daban en renunciar al mundo y despreciar sus riquezas. Lleno de curiosidad por saber la verdad, me dirigí a Náyin, sin que lo sospechasen mis amigos, y allí pude verificar las afirmaciones que circulaban sobre su persona. El rostro radiante reflejaba la luz que había prendido en su alma. Cierto día, después de que ofreciera su oración matinal, le escuché pronunciar palabras como éstas: ‘En breve la tierra se volverá un paraíso. En breve Persia se convertirá en el santuario alrededor del cual circularán los pueblos de la tierra’. Una mañana, a la hora del alba, lo encontré rostro en tierra, repitiendo en un trance de devoción las palabras ‘Alláh-u-Akbar’*. Para sorpresa mía se volvió hacia mí y me dijo: “Lo que te he estado anunciando se ha revelado ahora. En esta misma hora, la luz del Prometido ha despuntado e irradia su luz sobre el mundo. Oh Mah.múd, en verdad te digo, vivirás para contemplar ese Día de días”. Las palabras que aquel santo varón me dirigió continuaban resonando en mis oídos hasta el día en que, en el año sesenta, tuve el privilegio de escuchar la Llamada que se alzó desde Shíráz. Mas, ay, debido a los achaques me vi incapaz de apresurarme hacia dicha ciudad. Más tarde, cuando el Báb, el Heraldo de la nueva Revelación, llegó a Káshán y se hospedó tres noches en la casa de H. ájí Mírzá Jání, nada supe de Su visita y, por tanto, perdí el honor de alcanzar Su presencia. Poco después, conversando con los seguidores de la Fe, se me informó de que el nacimiento del Báb aconteció el primer día del mes de Muh.arram del año 1235 d.h.** Caí en la cuenta entonces de que el día al que se refirió H. ájí H. asan-i-Náyiní no se correspondía con esta fecha, y que en realidad media

* “Dios es el Más Grande”. ** Es decir, 20 de octubre de 1819 d.C.

ban dos años entre ambas. Este pensamiento me tenía perplejo. Sin embargo, mucho después, tuve un encuentro con H. ají Mírzá Kamálu’d-Dín-i-Naráqí, quien me anunció la Revelación de Bahá’u’lláh en Bagdad, y compartió conmigo algunos versículos de la Qas.ídiy-i-Varqá’íyyih’, así como ciertos pasajes de Las palabras ocultas en persa y árabe. Al oír la recitación de tales sagradas palabras sentí estremecerme en lo más hondo de mi alma. Todavía mantengo vivo el recuerdo: “¡Oh Hijo del Espíritu! Tu corazón es mi morada, santifícalo para mi descenso. Tu espíritu es mi lugar de revelación; purifícalo para que yo me manifieste. ¡Oh Hijo de la Tierra! Si deseas tenerme, no busques a nadie fuera de mí; si deseas contemplar mi belleza, cierra tus ojos al mundo y a lo que hay en él; pues mi voluntad y la voluntad de otro que no sea yo, cual fuego y agua, no pueden morar juntas en un mismo corazón”. Le pregunté por la fecha del nacimiento de Bahá’u’lláh. “Al amanecer del segundo día de Muh.arram”, respondió, “del año 1233 d.h.”* De inmediato recordé las palabras de H. ájí H. asan y me vino a la memoria el día en que fueron pronunciadas. Instintivamente caí postrado al suelo y exclamé: “Glorificado eres tú, oh mi Dios, por haberme permitido alcanzar este Día prometido. Si ahora fuese llamado hacia Ti, moriría contento y confiado”. Ese mismo año 1274 d.h.** esa alma venerable y radiante entregó su espíritu a Dios.

El presente relato que oí de los propios labios de Mírzá Mah.múd-i-Qams.arí, y que todavía circula entre las gentes, constituye sin duda una evidencia convincente de la perspicacia del fallecido Shaykh Ah.mad-i-Ah.sá’í y representa un testimonio elocuente de la influencia que ejerció sobre sus discípulos más próximos. La promesa que les expresó se cumplió en su hora, y el misterio con el que encendió sus almas se desplegó en toda su gloria.

* Es decir, 12 de noviembre de 1817 d.C. ** Es decir, 1857-1858 d.C.

LOS ROMPEDORES DEL ALBA

Precisamente por las fechas en que Shaykh Ah.mad se disponía a partir de Yazd, Siyyid Káz.im-i-Rashtí*, aquel otro luminar de guía Divina, dejaba su tierra nativa de la provincia de Gílán con el objeto de visitar a Shaykh Ah.mad, antes de que éste emprendiera la peregrinación a Khurásán. En el curso de su primera entrevista, Shaykh Ah.mad pronunció estas palabras: “¡Bienvenido seáis, oh mi amigo! ¡Cuánto y cuán ansiosamente he aguardado a que vinierais para librarme de la arrogancia de este pueblo perverso! Me siento oprimido por la desvergüenza de sus actos y la depravación de su carácter”. “En verdad, propusimos a los cielos, a la tierra y a las montañas que recibieran la encomienda de Dios, pero rehusaron la carga, y temieron recibirla. El hombre se dispuso a llevarla; y él, en verdad, se ha demostrado injusto, ignorante”.

Desde su más temprana infancia, Siyyid Káz. im había exhibido signos de una capacidad intelectual y penetración espiritual notables. Era único entre los de su rango y edad. A los once años ya había memorizado la totalidad del Corán. A los catorce había aprendido de memoria un número prodigioso de oraciones y tradiciones reconocidas de Muh.ammad. Tenía dieciocho años cuando compuso un comentario sobre el versículo del Corán conocido como Áyatu’l-Kursí, que tanta maravilla y admiración despertara entre los más eruditos de la época. Su piedad, la humildad y la cortesía de su carácter eran tales que cuantos le conocían, ya fueran jóvenes o mayores, se sentían profundamente impresionados.

* “Su familia (la de Siyyid Káz.im) estaba integrada por mercaderes de renombre. Su padre se llamaba Áqá Siyyid Qásim. A los doce años de edad vivía en Ardibíl, cerca de la tumba de Shaykh S.afí’u’d-Dín Ish.áq, descendiente del séptimo Imám Músá Káz.im y antepasado de los reyes safavíes. Cierta noche uno de los ilustres progenitores del santo allí enterrado le comunicó en sueños que debía acogerse a la guía de Shaykh Ah.mad-i-Ah.sá’í, quien a la sazón residía en Yazd. En consecuencia, emprendió el camino a dicha ciudad para inscribirse entre los discípulos de Shaykh Ah.mad, en cuya doctrina destacó hasta alcanzar tal eminencia que, a la muerte del Shaykh, se le reconoció como rector de la escuela shaykhí” (A Traveller’s Narrative, nota E, p. 238).

En 1231 d.h.*, con sólo veintidós años, abandonando su hogar, familia y amigos, salió de Gílán, decidido a alcanzar la presencia de quien tan noblemente se había alzado a anunciar el cercano amanecer de la Revelación divina. Tan sólo llevaba unas pocas semanas en compañía de Shaykh Ah.mad cuando cierto día, volviéndose éste hacia él, le dirigió las siguientes palabras: “Permaneced en vuestra casa y dejad de acudir a mis lecciones. Algunos de los discípulos que se sientan turbados se volverán a continuación hacia ti, y procurarán obtener de vos directamente cuanta ayuda puedan necesitar. Mediante el conocimiento que el Señor Dios os ha conferido, resolveréis sus problemas y tranquilizaréis sus corazones. Mediante el poder de vuestra expresión les ayudaréis a revivir la fe, tan gravemente descuidada, de Muh.ammad, vuestro ilustre antecesor”. Las palabras así transmitidas a Siyyid Káz.im suscitaron el resentimiento y avivaron aún más la envidia de los discípulos destacados de Shaykh Ah.mad, entre los que figuraban Mullá Muh.ammad-i-Mámáqání y Mullá ‘Abdu’l-Kháliq-i-Yazdí. Sin embargo, tan imponente e irresistible era la dignidad de Siyyid Káz.im, y tan notables las muestras de su conocimiento y sabiduría, que tales discípulos se sintieron amedrentados y forzados a someterse.

De esta manera, Shaykh Ah.mad, habiendo confiado sus discípulos al cuidado de Siyyid Káz.im, partió hacia Khurásán. Cuando llegó, vivió un tiempo en las inmediaciones del sagrado santuario del Imám Rid.á, en Mashhad. Dentro de su recinto prosiguió con ánimo indoblegable la marcha de sus labores. Al resolver las complejidades que agitaban las conciencias de los buscadores, seguía preparando el camino para el advenimiento de la Manifestación venidera. En aquella ciudad se volvió cada vez más consciente de que el Día que había de presenciar el nacimiento del Prometido no podía distar demasiado. La hora prometida –sentía– se acercaba con celeridad. Desde Núr, en la

* Es decir, 1815-1816.
LOS ROMPEDORES DEL ALBA

provincia de Mázindarán, podía él percibir las primeras vislumbres que anunciaban la aurora de la prometida Dispensación. Tenía muy presente la Revelación predicha en las siguientes sentencias tradicionales: “En breve contemplaréis el rostro de vuestro Señor, resplandeciente como la luna en su entera gloria. Y no obstante, no os uniréis en el reconocimiento de Su verdad ni abrazaréis Su Fe”, y “uno de los signos más poderosos que señalará el advenimiento de la Hora prometida es éste: ‘Una mujer dará a luz a quien será su Señor’”.

Retrato de Mírzá Buzurg (padre de Bahá’u’lláh).

Por tanto, Shaykh Ah.mad, con la vista puesta en Núr, y acompañado por Siyyid Káz.im y algunos de sus distinguidos discípulos, marchó a Teherán. Informado de la llegada de Shaykh Ah.mad a la capital, el Sháh de Persia ordenó a los dignatarios y funcionarios de la corte que salieran a su encuentro. Les instruyó para que le extendieran cordiales expresiones de bienvenida de su parte. El distinguido visitante y sus compañeros fueron agasajados regiamente por el Sháh, quien les visitó en persona y lo declaró “gloria de la nación y ornamento de su pueblo”*. En aquellos días, había nacido un Hijo en el seno de una antigua y noble familia de Núr**, cuyo padre era Mírzá ‘Abbás, más conocido como Mírzá Buzurg, ministro favorito de la Corona. Aquel Hijo era Bahá’u’lláh†. Al despuntar el alba del segundo día de Muh.arram del año 1233 d.h.ƒ el mundo, inconsciente de su significado, atestiguó el nacimiento de Aquel que estaba destinado a conferirle tan incalculables bendiciones. Shaykh Ah.mad, quien reconoció en su plena medida el significado de este auspicioso acontecimiento, anhelaba pasar los restantes días de su vida dentro de los recintos de la corte de este recién nacido Rey divino. Pero no pudo ser. Con su sed insaciada y su anhelo imcumplido, sintiose urgido a someterse al decreto irrevocable de Dios, y

*El Sháh sentía crecer día a día su respeto y bienquerer hacia el Shaykh. Creía que su obligación era obedecerle, y hubiera considerado una blasfemia oponérsele. Por otra parte, en esta misma época se sucedieron en Rayy varios temblores de tierra, de cuyas resultas muchas casas se desplomaron. El Sháh tuvo un sueño en el que le fue declarado que, de no haber estado allí Shaykh Ah.mad, la ciudad entera habría sufrido ruina y la totalidad de sus habitantes habría perecido. Se despertó aterrorizado y su fe en el Shaykh aumentó en grado paralelo (A.L.M. Nicolas, Essai sur le Shaykhisme, I, p. 21).

** Mírzá Abu’l-Fad. l afirma en sus escritos que la genealogía de Bahá’u’lláh se remonta a los antiguos profetas de Persia, así como a los reyes que gobernaron dicha tierra antes de las invasiones árabes.

† Su nombre era Mírzá H. usayn-‘Alí.
ƒ Es decir, 12 de noviembre de 1817 d.C.
LOS ROMPEDORES DEL ALBA

apartar la mirada de la ciudad de su Bienamado, poniendo pie hacia Kirmánsháh.

El gobernador de Kirmánsháh, el príncipe Muh.ammad-‘Alí Mírzá, hijo mayor del Sháh y el miembro más capaz de la casa imperial, había solicitado permiso de su Majestad para agasajar y servir en persona a Shaykh Ah.mad*. Tanto era el favor en que el Sháh tenía al Príncipe que su petición le fue concedida al instante. Resignado por completo a su destino, Shaykh Ah.mad se despidió de Teherán. Antes de abandonar la ciudad, susurró una oración para que el Tesoro de Dios, nacido ahora entre sus compatriotas, fuese preservado y cuidado por ellos, para que pudieran reconocer la medida completa de Su bendición y gloria, y para que se le facultara a fin de que proclamara Sus excelencias a todas las naciones y pueblos.

Llegado a Kirmánsháh, Shaykh Ah.mad decidió seleccionar a los discípulos shí‘íes más receptivos, para así, tras dedicar a su ilustración unos cuidados especiales, ayudar a que se convirtiesen en valedores activos de la Causa de la Revelación prometida. En la serie de libros y epístolas que se dispuso a escribir, entre las que figuran su bien conocida obra Sharh.u’z-Zíyárih, ensalzó con lenguaje claro y vívido las virtudes de los imámes de la Fe, poniendo especial acento en las alusiones que éstos hicieran a la llegada del Prometido. Sin embargo, con sus reiteradas referencias a H. usayn, no quería él significar otra persona que la del

H. usayn que todavía aguardaba a revelarse; y con sus alusiones al siempre recurrente nombre de ‘Alí, no aludía al que otrora fuera asesinado, sino al recién nacido ‘Alí. Ante los que inquirían por los signos que debían preceder el advenimiento del Qá’im, solía afirmar con énfasis la inevitabilidad de la Dispensación

* “Kirmánsháh le aguardaba con gran impaciencia. El príncipe gobernador Muh. ammad-‘Alí Mirzá había enviado a la ciudad entera a su encuentro, plantando tiendas a lo largo del camino para recibirle en Cháh-Qílán. El Príncipe acudió a su vera, acercándose hasta Táj-Ábád, población situada a cuatro parasangas de la ciudad” (A.L.M. Nicolas, Essai sur le Shaykhisme, I, p. 30).

prometida. El mismo año en que nacía el Báb, Shaykh Ah.mad sufría la pérdida de su hijo, llamado Shaykh ‘Alí. A los discípulos que lloraron su pérdida dirigió las siguientes palabras de consuelo: “No os aflijáis, oh mis amigos, pues he ofrecido a mi hijo, mi propio ‘Alí, como sacrificio para el ‘Alí cuyo advenimiento todos aguardamos. Con este fin lo he educado y preparado”.

El Báb, Cuyo nombre era ‘Alí Muh.ammad, nació en Shíráz el primer día de Muh.arram del año 1235. Descendía de una casa renombrada por su nobleza, cuyos orígenes se remontaban al propio Muh.ammad Himself. Su padre, Siyyid Muh.ammad Rid.á, así como Su madre, eran descendientes del Profeta, y pertenecían a familias de rancio abolengo. La fecha de Su nacimiento confirmaba la verdad del dicho atribuido al imám ‘Alí, el Comandante de los Fieles: “Soy dos años más joven que mi Señor”. El misterio de esta expresión había permanecido, no obstante, secreto excepto para quienes buscaron y reconocieron la verdad de la nueva Revelación. Fue Él, el Báb, quien, en Su primer, augusto y muy exaltado Libro, reveló este pasaje referido a Bahá’u’lláh: “¡Oh Tú, Remanente de Dios! Me he sacrificado enteramente por Ti; he consentido ser escarnecido por Tu causa; y no he ansiado otra cosa excepto el martirio en el sendero de Tu amor. Dios me es suficiente testigo, el Exaltado, el Protector, el Anciano de Días!”

Mientras Shaykh Ah.mad vivía en Kirmánsháh, recibió numerosas evidencias de la ardiente devoción que le profesaba el príncipe Muh.ammad-‘Alí Mirzá, al punto que en una ocasión se sintió impulsado a referirse al Príncipe en estos términos: “Muh.ammad-‘Alí, te considero como a mi propio hijo, aunque seas descendiente de Fath.-‘Alí”. Un número considerable de buscadores y discípulos atestaban su casa y seguían afanosamente sus alocuciones. Sin embargo, no se sintió inclinado a mostrarle a nadie la consideración y afectuosa estima que había caracterizado su actitud hacia Siyyid Káz.im. Parecía haber escogido a éste de entre la multitud que se apiñaba por verle y estar preparándole para, después de su muerte, proseguir su trabajo con vigor inquebrantable. Cierto día, uno de sus discípulos preguntó a

LOS ROMPEDORES DEL ALBA

Shaykh Ah.mad sobre la Palabra que Se esperaba que el Prometido había de pronunciar en la plenitud del tiempo, una Palabra tan tremendamente arrolladora que trescientos trece jefes y nobles de la tierra se verían todos y cada uno obligados a darse a la fuga, consternados como si su extraordinario peso los abrumase. Shaykh Ah.mad le respondió: “¿Cómo podéis presumir que vosotros sostendréis el peso de la Palabra que los caudillos de la tierra son incapaces de soportar? No busquéis gratificación a un deseo imposible. Dejad de hacerme esta pregunta y pedid perdón a Dios”. El presuntuoso inquisidor arremetió de nuevo inquiriendo por la naturaleza de aquella Palabra. Por fin Shaykh Ah.mad replicó: “Si vosotros alcanzaseis el Día en que se os dijera que repudiarais la guardianía de ‘Alí y denunciarais su validez, ¿qué diríais?” “¡Dios lo prohíba!” exclamó. “Tales cosas nunca sucederán. Me es inconcebible que semejantes palabras pudieran proceder de labios del Prometido”. ¡Cuán grave fue el error que cometió, cuán penosa su condición! Su fe estaba siendo medida en la balanza, y se la encontró deficiente, puesto que no había reconocido que Aquel que debe manifestarse está dotado de un poder soberano que nadie puede cuestionar. Suyo es el derecho de “ordenar lo que Él quiera, y decretar lo que Le plazca”. Quienquiera que vacile, quienquiera que, aunque sólo sea en un pestañear de ojos, ponga en entredicho Su autoridad, queda privado de Su gracia y es contado entre los caídos. Sin embargo, cuán pocos, de haberlos entre los que escuchaban a Shaykh Ah.mad en aquella ciudad y que le oyeron desgranar los misterios de las alusiones de las sagradas Escrituras, fueron capaces de apreciar el significado de sus afirmaciones o de comprender su propósito. Sólo Siyyid Káz.im, su capaz y distinguido lugarteniente, pudo reclamar haber comprendido su significado.

A la muerte del príncipe Muh.ammad-‘Alí Mírzá*, Shaykh Ah.mad, liberado de los apremios del Príncipe a que prolongase

* Ocurrida en 1237 d.h.

su estancia en Kirmánsháh, trasladó su residencia a Karbilá. Aunque exteriormente daba vueltas al santuario del Siyyidu’sh-Shuhadá*, el Imám H. usayn, su corazón giraba en torno al verdadero H. usayn, el único objeto de sus devociones. Una pléyade de los más distinguidos ‘ulamás y mujtahides se agolpaban por verle. Muchos comenzaron a envidiar su reputación, y no faltaron quienes se propusieron socavar su autoridad. Sin embargo, por más que lo intentaron, no consiguieron que se tambalease su posición de indudable preeminencia entre los doctos de la ciudad. En su momento, aquel brillante fanal fue llamado a derramar su luz sobre las ciudades santas de La Meca y Medina. Viajó hasta allí, prosiguiendo con devoción intacta sus labores; y allí fue enterrado, a la sombra del sepulcro del Profeta, por la comprensión de Cuya Causa tan fielmente habíase empeñado.

Antes de partir de Karbilá, confió a Siyyid Káz.im, su sucesor escogido, el secreto de la que había sido su propia misión**, instruyéndole para que se afanase por prender en todo corazón receptivo el fuego que había ardido tan intensamente dentro de él. A pesar de la insistencia de Siyyid Káz.im por acompañarle al menos hasta Najaf, Shaykh Ah.mad le denegó su petición. “No tenéis tiempo que perder”, fueron sus últimas palabras. “Cada hora pasajera debe emplearse sabia y cabalmente. Deberíais aprestaros a bregar y afanaros día y noche por desgarrar, mediante la gracia de Dios, y por medio de la mano de la sabiduría y amabilidad, esos velos del descuido que han cegado los ojos de los hombres. Pues, en verdad te digo, la Hora se acerca, la Hora que he rogado a Dios que me ahorrase contemplar, pues

* El Príncipe de los mártires.

** A.L.M. Nicolas, en su Essai sur le Shaykhisme, cita las siguientes palabras que pone en boca de Shaykh Ah.mad y que están relacionadas con Siyyid Kaz.im: “Nadie hay salvo Siyyid Kaz.im que comprenda mi objetivo, y sólo él [...] Después de mí, buscad el conocimiento junto a Siyyid Káz.im-i-Rashtí, quien lo ha adquirido directamente de mí, quien lo obtiene de los imámes, los cuales a su vez lo han adquirido del Profeta, a Quien Dios se lo otorgó [...] ¡Sólo él me comprende!”

LOS ROMPEDORES DEL ALBA

el terremoto de la Última Hora será tremendo. Deberíais implorar a Dios que os evite las pruebas demoledoras de ese Día, pues ninguno de nosotros es capaz de resistir su acometido. Otros, de mayor aguante y poder, han sido destinados a soportar su impresionante carga, hombres cuyos corazones están santificados de todas las cosas terrenales, y cuya resistencia ha sido reforzada por la potencia de Su poder”.

Pronunciadas estas palabras, Shaykh Ah.mad se despidió, instándole a que afrontase valientemente las pruebas que debían afligirle, confiándolo al cuidado de Dios. En Karbilá, Siyyid Káz.im se consagró al trabajo iniciado por su maestro; allí expuso sus enseñanzas, defendió su Causa y respondió a cuantas preguntas azoraban las conciencias de sus discípulos. El vigor con el que prosiguió la tarea inflamó la animosidad de los ignorantes y envidiosos. “Durante cuarenta años”, clamaban, “hemos sufrido que las enseñanzas pretenciosas de Shaykh Ah.mad sean diseminadas sin ninguna objeción por nuestra parte. Ya no podemos tolerar pretensiones similares por parte de su sucesor, quien ha rechazado la creencia en la resurrección del cuerpo, quien repudia la interpretación literal del Mi‘ráj*, quien considera alegóricos los signos del Día venidero, y quien predica una doctrina de carácter herético y subvertidora del credo islámico ortodoxo”. Contra mayor era su clamor y protestas, tanto más crecía la determinación de Siyyid Káz.im de proseguir su misión y cumplir su encomienda. Dirigió una epístola a Shaykh Ah.mad, en la que desgranaba detenidamente las calumnias que habían sido pronunciadas contra su persona, y le ponía al corriente del carácter y alcance de la oposición sufrida. En ella se aventuraba a preguntar hasta cuándo estaba él destinado a someterse al fanatismo despiadado de una gente porfiada e ignorante, y rezaba para que fuera esclarecido en relación con el tiempo en el que el Prometido habría de manifestarse. A ello Shaykh Ah.mad contestó: “Tened por segura la gracia de vuestro

* El “Ascenso” o viaje nocturno de Muh.ammad a los cielos.

Dios. No os turbéis por sus hechos. El misterio de esta Causa debe manifestarse, y el secreto de este Mensaje debe ser divulgado*. Nada más puedo decir, no está en mí fijar la hora. Su Causa será dada a conocer después de H. ín**. No me preguntéis cosas que, de revelároslas, sólo podrían afligiros”.

¡Cuán grande, cuán inmensamente grande es Su Causa, que incluso a tan exaltado personaje como Siyyid Káz.im hubieran de dirigírsele palabras semejantes! La respuesta de Shaykh Ah.mad confirió solaz y fortaleza al corazón del Siyyid, quien

* El Báb en persona se refiere a este pasaje y confirma en el Dalá’il-i-Sab‘ih: “Son cosas sabidas las palabras del reverenciado Shaykh Ah.mad. Pues bien, hay en ellas innumerables indicios sobre el tema de la Manifestación. Por ejemplo, de su puño y letra le escribió a Siyyid Káz.im-i-Rashtí: ‘Del mismo modo que al construir una casa hace falta un terreno, parejamente a esta Manifestación también debe llegarle el momento. Mas aquí no cabe dar una respuesta que fije la hora. Pronto será conocida de forma cierta’. Lo que habéis oído vos mismo tan a menudo de Siyyid Káz.im, ¿no es ello una explicación? ¿No repetía él a cada instante: ‘No queréis, pues, que yo me vaya y que Dios aparezca’? (Le Livre de Sept Preuves, traducido por A.L.M. Nicolas, p. 58). ‘Consta asimismo la anécdota relativa a Shaykh Ah.mad ocurrida cuando se dirigía a La Meca. Se ha demostrado que la anécdota es auténtica y que tiene fundamento. Los discípulos del difunto nos han dado cuenta de la explicación que oyeron, entre ellos se encuentran personajes tales como Mullá ‘Abdu’l-Kháliq y Murtad. á-Qulí. Mullá ‘Abdu’l-Khalíq refiere que el Shaykh les dijo cierto día: ‘Rogad que no os encontréis al comienzo de la Manifestación y del Retorno, pues habrá numerosas guerras civiles’. Y añadió: ‘Si alguien de entre vosotros viviera hasta entonces, verá cosas extrañas en los años 60 y

67. ¿Y qué cosa puede ser más extraña que el Ser mismo de la Manifestación? Tú estarás allí y verás un hecho extraordinario: que Dios, para hacer victoriosa esta Manifestación, suscitará a un Ser que hablará de Sí mismo, sin jamás haber aprendido nada de los demás’” (ibídem, pp. 59-60).

** De acuerdo con el sistema numérico abjad, el valor numérico de la palabra “H. ín” es 68. Fue en el año 1268 d.h. cuando Bahá’u’lláh, mientras se hallaba preso en el Síyáh-Chál de Teherán, recibió los primeros anuncios de Su Misión Divina. A ello aludió en las odas que reveló ese año.

LOS ROMPEDORES DEL ALBA

redobló su determinación y continuó resistiendo el asalto y las insidias de un enemigo encarnizado.

Shaykh Ah.mad falleció poco después, en 1242*, a los 81 años de edad. Su cuerpo fue enterrado en el cementerio de Baqí‘**, en las cercanías de la tumba de Muh.ammad, en la santa ciudad de Medina.

* Murió en un lugar llamado H. addih, en las proximidades de Medina

(A.L.M. Nicolas, Essai sur le Shaykhisme, I, p. 60).

** “Su cuerpo fue trasladado a Medina, en cuyo cementerio Baqí‘ fue enterrado, tras el muro de la cúpula del Profeta, en el flanco sur, bajo el canalón del Mih.ráb. Se dice que allí también se encuentra la tumba de Fátima, que mira al Baytu’l-H. azan” (A.L.M. Nicolas, Essai sur le Shaykhisme, I, pp. 60-61). “La muerte de Shaykh Ah.mad puso fin durante algunos días a la lucha, y las pasiones parecieron remitir. Por otra parte, fue por esta época cuando el islam acusó un golpe terrible que había de quebrantar su potencia. El emperador de Rusia venció a las naciones musulmanas y la mayor parte de las provincias habitadas por los pueblos de esta religión cayeron a manos del ejército moscovita”

(A.L.M. Nicolas, Essai sur le Shaykhisme, II, p. 5). “Por otro lado, se creía que, muerto Shaykh Ah.mad, su doctrina desaparecería con él, sin remisión posible, por lo que la paz aún duró cerca de dos años. Pero los musulmanes revirtieron pronto sus primeros sentimientos al comprobar que la luz de la doctrina del difunto resplandecía aún sobre el mundo, gracias a Siyyid Káz.im-i-Rashtí, el mejor, el más fiel alumno de Shaykh Ah. mad y sucesor suyo” (ibídem, pp. 5-6).

L
a misio´ n
´ ´
2 de Siyyid Kaz.im-i-Rashti
L

as noticias de la muerte de su amado maestro trajeron indecible dolor al corazón de Siyyid Káz.im. Inspirado por el versículo del Corán “imaginan que con sus bocas han

apagado la luz de Dios; pero Dios sólo desea perfeccionar Su luz, aunque los infieles la aborrezcan”, se dispuso con ánimo indomable a consumar la tarea que Shaykh Ah.mad le había encomendado. Tras la partida de tan distinguido protector, su persona fue blanco de las lenguas calumniosas y de la enemistad despiadada de las gentes de su entorno. Atacaron su reputación, vilipendiaron sus enseñanzas y escarnecieron su nombre. Por instigación del poderoso e infame dirigente shí‘í Siyyid Ibráhími-Qazvíní, los enemigos de Siyyid Káz.im se coaligaron decididos a destruirle. Por ello Siyyid Káz.im concibió un plan con el que asegurarse el apoyo y buena voluntad de uno de los más formidables y destacados dignatarios de Persia, el renombrado H. ájí Siyyid Muh.ammad Báqir-i-Rashtí, quien residía en Is.fáhán y cuya autoridad se extendía más allá de los confines de esa ciudad. Pensaba Siyyid Káz.im que tal amistad y simpatías le permitirían proseguir sin trabas el curso de sus actividades al tiempo que realzarían considerablemente la influencia que ejercía sobre sus

LOS ROMPEDORES DEL ALBA

discípulos. “Ojalá que uno de entre vosotros”, se le oía decir a menudo a sus seguidores, “se incorpore y, con desprendimiento completo, marche a Is.fáhán y entregue este mensaje de mi parte a aquel docto Siyyid: ‘¿Por qué al comienzo mostrastéis tan señalada consideración y afecto por el fallecido Shaykh Ah.mad y de improviso ahora os habéis desentendido del cuerpo de sus discípulos escogidos? ¿Por qué nos habéis abandonado a la merced de nuestros oponentes?’ Ojalá que tal mensajero, poniendo su confianza en Dios, dé este paso y descifre cualesquiera misterios que puedan turbar la conciencia del docto Siyyid, y disipe cuantas dudas puedan haberle enajenado sus simpatías. Ojalá que obtenga de su persona una declaración solemne en la que se dé testimonio de la autoridad incuestionable de Shaykh Ah.mad, y de la verdad y sensatez de sus enseñanzas. Y ojalá que, también, después de haber conseguido tal testimonio, pueda visitar Mashhad y obtener un pronunciamiento similar de Mírzá ‘Askarí, principal dirigente eclesiástico de aquella ciudad santa, para a continuación, tras completar su misión, retornar triunfante a este lugar”. Una y otra vez Siyyid Káz.im solía aprovechar la oportunidad de reiterar el llamamiento. Sin embargo, nadie se aventuró a responder a su llamada excepto cierto Mírzá Muh.ít-i-Kirmání, quien se declaró dispuesto a emprender tal encomienda. A éste le respondió Siyyid Káz.im: “Cuidado no toquéis la cola del león. No empequeñezcáis la delicadeza y dificultad del encargo”. Entonces, volviendo su rostro hacia su joven discípulo, Mullá H. usayn-i-Bushrú’í, el Bábu’l-Báb*, le dirigió estas palabras: “Alzaos y realizad esta misión, pues os declaro capaz de tamaña tarea. El Todopoderoso os ayudará graciosamente y coronará vuestros esfuerzos con el triunfo”.

Feliz, Mullá H. usayn se puso en pie de un brinco, besó la orla de la túnica del maestro, le prometió lealtad y emprendió su travesía en el acto. Con desprendimiento completo y noble resolución se dispuso a cumplir la meta. Al llegar a Is. fáhán, buscó de

* Fue el primero en creer en el Báb, Quien le concedió este título.

inmediato la presencia del erudito Siyyid. Mal vestido y cargado del polvo del camino, hizo acto de presencia su insignificante y despreciable figura en la vasta y ricamente vestida compañía de los discípulos de aquel distinguido adalid. Sin que se le viera y sin miedo se acercó hasta un lugar situado frente al asiento ocupado por tan renombrado maestro. Haciendo acopio de todo el valor y la confianza que las instrucciones de Siyyid Káz.im le habían inspirado, se dirigió a H. ájí Siyyid Muh.ammad-Báqír con estas palabras: “Escuchad, oh Siyyid, mis palabras, pues la respuesta a esta petición garantizará la seguridad de la Fe del Profeta de Dios, en tanto que la negativa a considerar mi mensaje le asestará una herida dolorosa”. Palabras tan atrevidas y valientes, pronunciadas como lo fueron con fuerza y franqueza, produjeron una honda sorpresa en el Siyyid. Éste interrumpió su discurso, y haciendo caso omiso de la audiencia, escuchó con suma atención el mensaje del que era portador el extraño visitante. Los discípulos, maravillados ante tan insólito proceder, reprendieron al intruso, denunciando sus presuntuosas pretensiones. Con extrema cortesía y un lenguaje firme y digno, Mullá

H. usayn les dio a entender su propia descortesía y zafiedad, expresando sorpresa ante su arrogancia y vanagloria. El Siyyid se sintió harto complacido ante el porte y el argumento que de manera tan certera desplegó. Al punto se disculpó ante el visitante por la conducta de sus discípulos. A fin de compensarle por la ingratitud de éstos, le hizo extensivas al joven todas las amabilidades concebibles, le garantizó su apoyo y le rogó que le comunicara su mensaje. Acto seguido, Mullá H. usayn le apercibió de la naturaleza y objeto de la misión que le había sido confiada. A ello el docto Siyyid respondió: “Puesto que al comienzo creímos que tanto Shaykh Ah.mad como Siyyid Káz.im no estaban movidos por ningún otro deseo excepto adelantar la causa del conocimiento y salvaguardar los sagrados intereses de la Fe, nos sentimos impulsados a tenderles nuestro más sincero apoyo y ensalzar sus enseñanzas. Con los años, sin embargo, hemos observado tantas afirmaciones contradictorias y oscuras, así como alusiones misteriosas en sus escritos que creímos reco

LOS ROMPEDORES DEL ALBA

mendable mantenernos en silencio durante un tiempo y abstenernos de la censura o del aplauso”. A esto replicó Mullá

H. usayn: “No puedo por menos que deplorar tal silencio de vuestra parte, pues creo firmemente que ha entrañado la pérdida de una espléndida oportunidad para adelantar la causa de la Verdad. Os cumple a vos señalar específicamente los pasajes de entre los escritos que os parezcan misteriosos o incongruentes con los preceptos de la Fe, que yo por mi parte y con la ayuda de Dios explicaré su verdadero sentido”. La donosura, la dignidad y confianza que exhibía la conducta de este inesperado mensajero, impresionaron sobremanera a H. ájí Siyyid Muh.ammad-Báqír. Le rogó que no insistiera más sobre el particular, y que aguardase al día siguiente cuando, en conversación privada, le pondría al corriente de sus dudas y recelos. Sin embargo, sintiendo Mullá H. usayn que cualquier demora podría redundar en perjuicio de la causa de que era portador, insistió en sostener al punto la conferencia en torno a los onerosos problemas que se sentía impulsado a resolver.

El Siyyid se vio conmovido hasta las lágrimas ante el juvenil entusiasmo, la sinceridad y serena confianza que de forma tan admirable testimoniaba el semblante de Mullá H. usayn. Enseguida dio voz para que le alcanzasen las obras de Shaykh Ah.mad y Siyyid Káz.im, y comenzó a interrogar a Mullá H. usayn en torno a los pasajes que le habían provocado sorpresa o desaprobación. A cada una de estas referencias dio respuesta el mensajero con vigor característico, magistral conocimiento y una modestia acorde.

Prosiguió de esta manera, en la presencia de los discípulos allí reunidos, exponiendo las enseñanzas de Shaykh Ah.mad y Siyyid Káz.im, reivindicando su verdad y defendiendo su causa, hasta la hora en que la llamada a la plegaria del almuédano interrumpió su parlamento. Al día siguiente, igualmente ante el Siyyid y en presencia de una magna y representativa asamblea, reanudó su elocuente apología de la elevada misión que le había sido confiada por una todopoderosa Providencia a Shaykh Ah.mad y al sucesor de éste. Hízose un profundo silencio entre la audiencia, aturdida ante lo convincente de su argumento y el tono y manera de su discurso. El Siyyid prometió públicamente que al día siguiente emitiría una declaración en la que daría fe de la prominente posición de Shaykh Ah.mad y Siyyid Káz.im y en el que declararía que quienquiera que se desviara de su camino se había apartado de la Fe del propio Profeta. También daría fe de la penetrante visión y de la honda comprensión de los misterios que atesoraba la Fe de Muh.ammad. El Siyyid afianzó su promesa, y de su puño y letra escribió la declaración prometida. Se explayó profusamente, y en el curso de su testimonio rindió homenaje al carácter y saber de Mullá H. usayn. Se refirió en términos encomiásticos a Siyyid Káz.im, se disculpó por su actitud pasada, expresó la esperanza de que en los días venideros pudiera enmendarse y reparar su lamentable conducta pasada hacia él. Leyó ante sus discípulos el texto de este testimonio escrito, el cual fue entregado sin sello a Mullá H. usayn, con autorización de compartir su contenido con quien quisiera, para que todos conocieran el alcance de su devoción por Siyyid Káz.im.

Tan pronto como Mullá H. usayn se retiró, el Siyyid dio recado a uno de sus sirvientes de confianza de que siguiera los pasos del visitante y averiguase dónde se alojaba. El sirviente lo siguió hasta un modesto edificio que hacía las veces de madrasa*, viéndolo entrar en una habitación carente de mobiliario, a excepción de un colchón gastado que se extendía sobre el suelo. Lo vio llegar, ofrecer su oración, dar gracias a Dios, y descansar sobre el jergón sin nada que lo cubriese salvo su ‘abá**. Tras dar

* “Las madrasas o escuelas persas las regenta enteramente el clero. Suele haber varias en cada población y constan por lo común de un patio, rodeado de edificios en cuyos cubículos se albergan estudiantes y maestros, con un portón en un flanco; a menudo disponen de un jardín y un pozo situado en el centro del patio [...] Muchas madrasas son de fundación y patronato real, o bien corren a cargo de personas piadosas” (C.R. Markham, A General Sketch of the History of Persia, p. 365).

** Manto o prenda de vestir externa, semejante a una capa, usualmente confeccionada con piel de camello.

LOS ROMPEDORES DEL ALBA

cuenta al maestro de todo lo que había observado, el criado recibió instrucciones de entregar a Mullá H. usayn la suma de cien tumanes*, amén de expresar las sinceras disculpas de su maestro por no ser capaz de extender a tan notable mensajero la hospitalidad que correspondía a su dignidad. A esta oferta Mullá H. usayn dio la siguiente respuesta: “Decid a vuestro maestro que su verdadero regalo es para mí el espíritu de justicia con el que me ha recibido, y la grandeza de ánimo que le ha impulsado, a pesar de su exaltado rango a responder al mensaje del que yo, un humilde extraño, le hice obsequio. Devolved esta suma a vuestro maestro, pues yo, como mensajero, no pido paga ni recompensa. ‘Alimentamos vuestras almas por amor a Dios; no pedimos paga ni agradecimiento’**. ‘Mi oración por vuestro maestro es que su jefatura terrenal nunca le impida reconocer o dar testimonio de la Verdad’”†. H. ájí Siyyid Muh.ammad-Baqír murió antes del año 60, el año que atestiguó el nacimiento de la Fe proclamada por el Báb. Hasta el último momento fue un recio valedor y admirador ferviente de Siyyid Káz.im.

* Aproximadamente cien dólares, una pingüe cantidad en aquellos días. ** Corán, 76:9.

† El Báb, en Su Dalá’il-i-Sab‘ih refiérese a Mullá H. usayn en los siguientes términos: “Sabéis vos que él es el primer profesador de esta Fe; sabéis que la mayor parte de los doctores shaykhíes y siyyidíes, y de otras sectas admiraban su ciencia y su talento. Cuando hizo entrada en Is.fáhán, los pequeñuelos de la villa gritaban a su paso: ‘¡Eh! ¡eh! ¡Acaba de llegar un estudiante andrajoso!’ Pues bien, este hombre convenció con sus pruebas y argumentos a un Siyyid de ciencia probada: Muh.ammad-Báqir. En verdad, he ahí una de las pruebas de esta Manifestación pues, tras la muerte de este Siyyid, este personaje acudió a ver a la mayor parte de los doctores del islam y no encontró la verdad sino junto al Maestro de la Verdad; así fue como llegó al destino que le había sido fijado. En verdad, las criaturas del comienzo y del fin de esta Manifestación le envidian y le envidiarán hasta el día del Juicio. ¿Y quién puede acusar de debilidad mental o ligereza a este maestro de la inteligencia?” (Le Livre des Sept Preuves, traducido por A.L.M. Nicolas, p. 54).

Cumplida la primera parte de su encargo, Mullá H. usayn despachó el testimonio escrito de H. ájí Siyyid Muh.ammad-Baqír a su maestro en Karbilá tras lo cual enfiló sus pasos hacia Mashhad, decidido a transmitir, de la mejor manera posible, el mensaje que se le había comisionado entregar a Mírzá ‘Askarí. Tan pronto como la carta que contenía la declaración escrita del Siyyid llegó a manos de Siyyid Káz.im, éste se sintió tan regocijado que envió con presteza una respuesta a Mullá H. usayn por la que le expresaba su agradecido aprecio ante la ejemplar manera como había desempeñado su cometido. Se sentía tan dichoso por la respuesta recibida que, interrumpiendo el curso de la charla, leyó en voz alta ante sus discípulos tanto la carta de Mullá H. usayn como el testimonio adjunto a la misiva. A continuación, compartió con ellos la epístola que él mismo había dirigido a Mullá H. usayn en reconocimiento del sobresaliente servicio que éste le había rendido. En ella Siyyid Káz.im tributaba tan encendido elogio a sus méritos, pericia y carácter que unos pocos de entre los que lo escucharon sospecharon que Mullá H. usayn era el Prometido a quien el maestro se refería incesantemente, Aquel de quien tan a menudo decía que se hallaba viviendo entre ellos y que, sin embargo, había permanecido desconocido de todos. La misiva advertía a Mullá H. usayn que temiese a Dios, le urgía a que se considerase como el instrumento más potente con el que había de resistirse la embestida del enemigo, y el rasgo distintivo de todo verdadero buscador de la fe. El texto contenía tales términos de tierno afecto que nadie que lo leyera podía dudar de que el escritor estaba despidiéndose de su Amado discípulo, y de que ya no albergaba esperanza de volverlo a encontrar en este mundo.

En aquellos días, Siyyid Káz.im se volvió cada vez más consciente de la llegada de la Hora en que el Prometido había de revelarse*. Comprendió cuán densos eran los velos que impe

* En este sentido, el Báb revela lo siguiente en Dalá’il-i-Sab’ih: “Lo que él decía entonces tras su último viaje, como vos mismo habéis oído, ¿no lo

LOS ROMPEDORES DEL ALBA

dían a los buscadores comprender la gloria de la Manifestación oculta. En consecuencia, se esforzó denodadamente por remover gradualmente, con cautela y sabiduría, cuantas barreras podían interponerse e impedir el reconocimiento completo de aquel Tesoro oculto de Dios. Repetidamente urgía a sus discípulos a tener presente el hecho de que Aquel cuyo advenimiento estaban esperando no habría de aparecer surgiendo ni de Jábulqá ni de Jabúlsá*. Incluso dio a entender que Se hallaba presente en su propio entorno. “Lo veis con vuestros propios ojos”, solía observar a menudo, “¡Y sin embargo no le reconocéis!” A los discípulos que inquirían sobre los signos de la Manifestación, les decía: “Es de noble linaje. Desciende del Profeta de Dios, de la familia de Háshim. Es joven de edad, posee conocimiento innato. Su saber no es derivado, ni procede de las enseñanzas de Shaykh Ah.mad, sino de Dios. Mi conocimiento no es más que una gota comparado con la inmensidad de Su conocimiento; mis logros, una mota de polvo frente a las maravillas de Su gracia y poder. Más aún, inmensa es la diferencia. Es Él de estatura mediana, se abstiene de fumar y es extremadamente devoto y piadoso”**. Algunos de los discípulos del Siyyid, a pesar de los testimonios de su maestro, creían que era él el Prometido, pues en su persona reconocían los signos a los que aludía. Entre

referiréis? ¿Y qué de la historia de Mírzá Muh.ammad-i-Akhbárí que narra ‘Abdu’l-H. usayn-i-Shustarí? Hallándose en Káz.imayn, Mírzá Muh.ammadi-Akhbárí preguntó al venerado Siyyid por la manifestación del Imám. El Siyyid recorrió con la mirada a los reunidos diciéndoles: ‘Vos, vos le veréis’. Mullá Muh.ammad-Taqíy-i-Haraví refería asimismo esta historia en Is.fáhán” (Le Livre des Sept Preuves, traducido por A.L.M. Nicolas, p. 58).

* Véase la nota al comienzo del libro sobre “Los rasgos distintivos del islam shí‘í”.

** Parece haber pruebas concluyentes de que Siyyid Káz.im a menudo advirtió, cuando su fin estaba próximo, que creía que la Manifestación estaba cerca. Le gustaba decir “Lo veo como al sol naciente” (Dr. T.K. Cheyne, The Reconciliation of Races and Religions, p. 19).

ellos figuraba cierto Mullá Mihdíy-i-Khu’í, quien llegó incluso a hacer pública esta creencia. Por causa de ello, el Siyyid se sintió gravemente incomodado, y aun lo hubiera arrojado de la compañía de sus seguidores escogidos de no haber implorado éste perdón y expresado su arrepentimiento por aquel acto.

El propio Shaykh H. asan-i-Zunúzí me informó de que él también abrigaba tales dudas, y de que había rogado a Dios que si esta suposición estaba bien fundada le confirmase en esta creencia o que, de lo contrario, le descargase de tamaña veleidad. “Tan perturbado estaba”, me relató en cierta ocasión, “que durante días me fue imposible dormir o conciliar el sueño. Mis días se empleaban en el servicio de Siyyid Káz.im, a quien estaba gratamente vinculado. Cierto día, a la hora del alba, sentí repentinamente que Mullá Naw-Rúz, uno de los sirvientes más allegados, me despertaba con gran excitación, haciéndome ademán de que me levantara y le siguiese. Acudimos a la casa de Siyyid

Vista de Karbilá.
LOS ROMPEDORES DEL ALBA

Káz.im, donde le encontramos completamente vestido, incluido su ‘abá, y listo para salir de la vivienda. Me pidió que le acompañase. ‘Ha llegado’, dijo, ‘una persona altamente estimada y distinguida. Creo que nos incumbe a ambos visitarla’. Apenas había despuntado el alba cuando me vi caminando en su compañía por las calles de Karbilá. Pronto llegamos a la casa, a cuya puerta se hallaba un joven, como si aguardara a recibirnos. Lucía un turbante verde y Su semblante revelaba una expresión de humildad y bondad como nunca podré describir. Silenciosamente, se dirigió hacia nosotros, extendió Sus brazos hacia Siyyid Káz.im, y amorosamente lo abrazó. Su afabilidad y amabilidad contrastaban singularmente con el sentido de profunda reverencia que caracterizaba la actitud de Siyyid Káz.im hacia su persona. Mudo y cabizbajo, recibió las numerosas expresiones de afecto y estima con que aquel joven le saludó. Pronto se nos condujo al piso superior de la casa para adentrarnos en una habitación decorada con flores y aromatizada con el perfume más exquisito. Hizo señas de que nos sentáramos. Sin embargo, no supimos qué asiento estábamos ocupando, tan arrolladora fue la sensación de delicia que se apoderó de nosotros. Observamos que una copa de plata había sido colocada en el centro de la habitación, la cual nuestro joven anfitrión, al poco de sentarnos, llenó a rebosar para entregársela a Siyyid Káz.im, diciendo: ‘Su Señor les dará a beber una bebida pura’*. Siyyid Káz.im tomó la copa en ambas manos y bebió. Un sentimiento de alegría reverente, que no podía reprimir, colmó su ser. También a mí se me ofreció otra copa de aquella bebida, aunque no se me dirigiera palabra alguna. Todo lo que se habló en aquella memorable reunión fue el mencionado versículo del Corán. Poco después, el anfitrión Se incorporó y acompañándonos al umbral de la casa nos tendió Su despedida. Me quedé mudo de admiración sin saber cómo expresar la cordialidad de Su recibimiento, la dignidad de Su porte, el encanto de aquel semblante y la deliciosa fra

* Corán, 76:21.

gancia de semejante bebida. Cuán grande fue mi aturdimiento cuando vi que el maestro sorbía sin la menor vacilación aquel santo trago en una copa de plata, cuyo uso, de acuerdo con los preceptos del islam, les está prohibido a los fieles. No podía explicar el motivo que podía haber inducido al Siyyid a manifestar tan profunda reverencia en presencia de aquel joven, una reverencia que incluso la contemplación del santuario del Siyyidu’sh-Shuhadá’ no había conseguido suscitar. Pasados tres días, vi cómo aquel mismo joven llegaba para ocupar un sitio en medio de la compañía de los discípulos reunidos de Siyyid Káz.im. Tomó asiento junto al umbral, y con la misma modestia y dignidad de porte escuchó el discurso del Siyyid. Tan pronto como los ojos de éste dieron en el joven, el Siyyid interrumpió su discurso y guardó silencio. A continuación, uno de los discípulos le rogó que reanudase el argumento que había dejado inacabado. ‘¿Qué más he de decir?’, respondió Siyyid Káz.im al tiempo que volvía su rostro hacia el Báb. ‘He aquí, la Verdad está aún más manifiesta que el rayo de luz que se ha posado sobre aquel regazo’. Inmediatamente observé que el rayo al que el Siyyid se refería se había posado sobre la persona del mismo Joven a quien habíamos visitado recientemente. ‘¿Por qué’, inquirió el mismo interlocutor, ‘no reveláis Su nombre ni identificáis Su persona?’ A esto replicó el Siyyid apuntando el dedo hacia su propia garganta, dando a entender que con la divulgación de Su nombre ambos recibirían una muerte instantánea. Eso no hizo sino incrementar mi perplejidad. Había oído a mi maestro observar que era tan grande la perversidad de esta generación, que si indicara con el dedo al Prometido y dijera: ‘En verdad es Él el Bienamado, el Deseo de vuestros corazones y del mío’, aun así no lograrían reconocerlo y aceptarlo. Vi que el Siyyid señalaba con su dedo el rayo de luz que se había posado sobre aquel regazo, y, sin embargo, ninguno de entre los presentes parecía haber comprendido su significado. Por mi parte, estaba convencido de que aunque el propio Siyyid jamás podría ser el Prometido, empero un misterio inescrutable se celaba en aquel joven extraño y atractivo. Varias veces me aventuré a diri

LOS ROMPEDORES DEL ALBA

girme a Siyyid Káz.im para pedirle que me aclarase el misterio. Cuantas veces me acerqué a él, me sentí invadido por la sensación de temor que su personalidad tan poderosamente solía inspirar. Muchas veces le oí decir: ‘Oh Shaykh H. asan, regocijaos, pues vuestro nombre es H. asan (digno de alabanza); H. asan vuestro comienzo y H. asan vuestro fin. Habéis tenido el privilegio de alcanzar el día de Shaykh Ah.mad, habéis estado estrechamente relacionado conmigo, y en los días venideros vuestra será la inestimable dicha de contemplar ‘lo que el ojo no ha visto, el oído no ha escuchado, ni el corazón concebido’”.

Entrada al Santuario del Imám H. usayn en Karbilá.

“Muchas veces me sentí urgido a buscar a solas la presencia de aquel joven hachemita y a procurar sondear Su misterio. Le observé a menudo mientras estaba de pie, en actitud de oración, junto a la entrada del santuario del Imám H. usayn. Tan enfrascado estaba Él en Sus rezos que parecía por completo ajeno a cuantos Le rodeaban. Caían lágrimas de Sus ojos, y de Sus labios brotaban palabras de glorificación y alabanza con tal poder y belleza que ni siquiera los más nobles pasajes de nuestras sagradas Escrituras podían pretender superar. Las palabras ‘Oh Dios, mi Dios, mi Bienamado, el Deseo de mi corazón’ eran pronuncia-

Santuario del Imám H. usayn en Karbilá.
LOS ROMPEDORES DEL ALBA

das con una frecuencia y un ardor tales que los peregrinos de visita lo bastante próximos para oírle interrumpían instintivamente el curso de sus plegarias, maravillándose ante las muestras de piedad y veneración que evidenciaba aquel juvenil rostro. Al igual que Él, se sintieron conmovidos hasta las lágrimas, y de Él aprendieron la lección del culto verdadero. Cumplidas Sus oraciones, ese mismo joven, sin franquear el umbral del santuario y sin mediar intento de dirigir palabra alguna a la concurrencia, regresó quedamente a Su hogar. Sentí el impulso de acercarme a Él, mas cuantas veces me aventuraba a hacerlo, una fuerza inexplicable e irresistible me detenía. Supe por la información que pude recabar sobre Su persona que era un residente de Shíráz, comerciante de profesión, y que no pertenecía a ninguna de las órdenes eclesiásticas. Se me informó, además, que Él, así como Sus tíos y familiares, se contaban entre los amantes y admiradores de Shaykh Ah.mad y Siyyid Káz.im. Poco después, supe que había marchado hacia Najaf, camino de Shíráz. Aquel Joven había prendado mi corazón. Me acosaba el recuerdo de semejante visión. Mi alma estaba esposada a la Suya, hasta la fecha en que llegó a mis oídos el llamamiento de un joven de Shíráz que Se proclamaba el Báb. Al instante me vino al ánimo que tal persona no podía ser otra que aquel mismísimo joven que había visto en Karbilá, el joven de mi añorado deseo.

”Cuando más tarde inicié la travesía desde Karbilá, descubrí que Él había emprendido la peregrinación a La Meca y Medina. Me encontré con Él a Su regreso y me esforcé, a pesar de los muchos obstáculos interpuestos, por permanecer lo más próximo a su persona. Cuando posteriormente fue encarcelado en la fortaleza de Máh-Kú, en la provincia de Ádhirbáyján, estaba yo ocupado en la transcripción de los versículos que dictaba a Su amanuense. Todas las noches, durante un período de nueve meses, a lo largo de los cuales estuvo prisionero en aquel fuerte, reveló, tras ofrecer las oraciones vespertinas, un comentario en torno a un juz’* del Corán. Al final de cada mes habíase comple

* Un juz’ es una treintava parte del Corán.

tado un comentario sobre el conjunto del Libro Sagrado. Durante Su encarcelamiento en Máh-Kú se revelaron nueve comentarios sobre la totalidad del Corán. Los textos fueron confiados, en Tabríz, a la custodia de cierto Siyyid Ibráhím-i-Khalíl, quien recibió instrucciones de ocultarlos hasta que llegase la época de su publicación. Hasta la fecha se desconoce su paradero.

”En relación con uno de estos comentarios, el Báb me preguntó cierto día: ‘¿Cuál preferís, este comentario que he revelado sobre el Ah.sanu’l-Qis.as., o Mi comentario anterior sobre el sura de José? ¿Cuál de los dos es superior, a vuestro juicio?’ ‘Para mí que’, respondí, ‘el Ah.sanu’l-Qis.as. parece dotado de mayor poder y encanto’. Sonrió ante mi observación y dijo: ‘Todavía no estás familiarizado con el tono y tenor de este último comentario. Las verdades atesoradas en éste facultarán al buscador a encontrar el objeto de su búsqueda con mayor presteza y acierto’.

”Continué en estrecha asociación con Él hasta que sobrevino el gran encuentro de Shaykh T.abarsí. Al ser informado del acontecimiento, el Báb mandó a todos Sus compañeros que se apresurasen a aquel lugar y que extendieran toda su ayuda disponible a Quddús, Su heroico y distinguido discípulo. Cierto día, dirigiéndose hacia mí, me dijo: ‘De no ser por Mi encarcelamiento en el Jabal-i-Shadíd, la fortaleza de Chihríq, Me hubiera cumplido prestarle auxilio en persona a Mi amado Quddús. No se os insta a participar en esa lucha. Debéis marchar a Karbilá y habéis de morar en aquella santa ciudad, puesto que vos estáis destinado a contemplar, con vuestros propios ojos, el hermoso rostro del prometido H. usayn. Cuando contempléis ese rostro radiante, acordaos también de Mí. Transmitidle la expresión de Mi devoción amorosa’. A continuación añadió enfáticamente estas palabras: ‘En verdad te digo que he confiado una gran misión. Cuidado, no sea que vuestro corazón se ablande, o que olvidéis la gloria con que os he investido’.

”Poco después viajé a Karbilá y viví, como se me ordenara, en aquella santa ciudad. Temiendo que lo prolongado de mi estancia en dicho centro de peregrinación despertase sospechas,

LOS ROMPEDORES DEL ALBA

decidí casarme. Comencé a ganarme la vida como escribano. ¡Cuántas aflicciones me fueron procuradas por instigación de los shaykhíes, esos mismos que se profesaban seguidores de Shaykh Ah.mad y que no habían reconocido al Báb! Recordando los consejos del Bienamado Joven, pacientemente me sometí a las indignidades que me infligieron. Viví dos años en dicha ciudad. Entretanto, aquel santo joven fue liberado de Su prisión terrenal y, mediante Su martirio, fue rescatado de las crueles atrocidades que Le habían asediado en los últimos años de vida.

”Dieciséis meses lunares menos veintidós días habían transcurrido desde la fecha del martirio del Báb, cuando el día de ‘Arafih* del año 1267 d.h.**, mientras cruzaba por la puerta del patio interior del santuario del Imám H. usayn, se toparon mis ojos, por vez primera, con Bahá’u’lláh. ¡Qué habré de decir sobre el semblante que contemplé! La belleza de semejante rostro, aquellos rasgos exquisitos como ninguna pluma o pincel pueden atreverse a describir, Su penetrante mirada, Su amable semblante, la majestad de Su porte, la dulzura de Su sonrisa, la exuberancia de Sus flotantes bucles de azabache, dejaron una impresión indeleble en mi alma. Era yo por entonces un hombre viejo, cargado por la edad. ¡Cuán amorosamente se dirigió hacia mí! Me tomó de la mano y, con un tono que delataba poder y belleza, Se dirigió a mí con estas palabras: ‘Este mismo día me he propuesto daros a conocer como bábí por toda Karbilá’, y todavía prendida mi mano en la Suya, continuó conversando conmigo. Paseó a mi vera, recorriendo la calle del mercado, y al final dijo: ‘Alabado sea Dios, pues habéis permanecido en Karbilá, y habéis contemplado con vuestros propios ojos el rostro del prometido H. usayn’. Recordé al instante la promesa que me había formulado el Báb. Sus palabras, que había creído referidas a un futuro remoto, con nadie las había compartido. Las palabras de Bahá’u’lláh conmovieron la entraña de mi ser. Me

* El noveno día del mes de Dhi’l-Hijjih. ** Es decir, 5 de octubre de 1851 d.C.

sentí impulsado a proclamar a un pueblo desatento, en ese mismo momento, con toda mi alma y poder, la llegada del prometido H. usayn. Sin embargo, me ordenó que reprimiera mis sentimientos y ocultara la emoción. ‘Aún no’, dijo a mis oídos; ‘la hora designada se acerca. Todavía no ha llegado. Quedad tranquilo y sed paciente’. Desde ese mismo momento todas mis penas se desvanecieron. Mi alma quedó inundada de dicha. En aquellos días era yo tan pobre que la mayor parte del tiempo pasaba hambre. Sin embargo, me sentí tan rico que todos los tesoros de la tierra se fundían en nada comparados con lo que ya poseía. ‘Tal es la gracia de Dios; a quien Él desea, se la da: Él, en verdad, es inmensamente benéfico’”.

Vuelvo a mi tema tras esta digresión. Me había referido al afán con que Siyyid Káz.im se había decidido a desgarrar los velos que se interponían entre la gente de su día y el reconocimiento de la prometida Manifestación. En las páginas introductorias de sus obras, tituladas Sharh.-i-Qasídih* , con lenguaje vela

.

do, alude al bendito nombre de Bahá’u’lláh. En un pequeño libro, el último que escribiera, menciona explícitamente el nombre del Báb refiriéndose al término Dhikru’lláh-i-A‘zam. En él

.escribe: “Dirigiéndose a este noble Dhikr**, a esta poderosa voz de Dios, digo: ‘Temo por mi propia persona, no sea que yo te hie

* El capítulo 2 de A.L.M. Nicolas, Essai sur le Shaykhisme, está dedicado por entero a la enumeración exhaustiva de las ciento treinta y cinco obras compuestas por Siyyid Káz.im, entre las cuales destaca:

1.
Sharh.-i-Khut.biyh-i-Tutunjíyyih.
2.
Sharh.-i-Qas.ídih.
3.
Tafsírih Áyatu’l-Kursí.
4.
Dar Asrár-i-Shihádat-i-Imám H. usayn.
5.
Cosmografía.
6.
Dalílu’l-Mutah.ayyirín.

Se dice que sus obras superan los 300 volúmenes (A Traveller’s Narrative, nota E, p. 238).

** Dhikr significa “mención”, “recuerdo”.
LOS ROMPEDORES DEL ALBA

ra. Te temo, tiemblo ante tu autoridad, temo la época en que vivís. Si yo te custodiara como a la niña de mis ojos hasta el Día de la resurrección, no habría probado suficientemente mi devoción por ti’”*.

¡Cuán penosamente sufrió Siyyid Káz.im a manos del pueblo de la maldad! ¡Qué daño le infligió aquella vil generación!

* A.L.M. Nicolas, en el capítulo 3 de su Essai sur le Shaykhisme, II, p. 43, cita los siguientes pasajes del Sharh.-i-Qas.ídih de Siyyid Káz.im: “Ya he dicho que, durante cada período de cien años, hay elegidos que esparcen y siembran los preceptos, que explican lo que es ilícito y lo que es lícito, que expresan las cosas que estaban ocultas durante los cien años precedentes. Dicho de otra manera, cada cien años un personaje sabio y perfecto es hallado, quien hace reverdecer y florecer el árbol de la ley religiosa, quien regenera su tronco hasta que al fin el libro de la Creación llega a su consumación, tras un período de mil doscientos años. En ese momento se manifestará cierto número de hombres perfectos que darán a conocer ciertas cosas muy íntimas y que estaban ocultas [...] Así pues, cuando concluyan los mil doscientos años, cuando el primer ciclo haya terminado, ciclo que dependía de la aparición del Sol del Profeta, de la Luna de la Viláyat, entonces concluirán las influencias de ese ciclo, y un segundo ciclo comenzará con la explicación de los preceptos íntimos y de los secretos ocultos”. A continuación, él mismo añade estas palabras: “Dicho de otra manera, y para hacer más claro este lenguaje sorprendente que en verdad no necesita explicación, Siyyid Káz.im nos dijo que el primer ciclo que dura mil doscientos años está dedicado únicamente a la educación del cuerpo y de los espíritus que dependen de esos cuerpos. Es como el niño que se aloja en el vientre de su madre. El segundo ciclo está destinado a la educación de los espíritus sanos, almas que no tienen relación alguna con el mundo del cuerpo. Es como si Dios quisiera educar a los espíritus mediante el deber en este mundo. Así pues, cuando el primer ciclo se extinga, cuyo espectáculo es el nombre de Muh.ammad, llega el ciclo de la educación de las intimidades. En este ciclo, las apariencias obedecen a las realidades íntimas, en tanto que en el ciclo precedente las intimidades obedecían a las apariencias. Así pues, en este segundo ciclo, el nombre celeste del Profeta, que es Ah.mad, es el lugar del espectáculo, el Maestro: ‘Mas este nombre forzosamente debe ser hallado entre las mejo

Durante años sufrió en silencio, y padeció con heroica paciencia todas las indignidades, las calumnias, las denuncias que fueron volcadas sobre su persona. Sin embargo, fue su destino atestiguar en los últimos años de su vida cómo la mano vengadora de Dios “destruía con máxima destrucción” a quienes se le oponían, escarnecían y maquinaban contra él. En aquellos días los seguidores de Siyyid Ibráhím, ese infame enemigo de Siyyid Káz.im, se confabulaban con el propósito de fomentar la sedición y armar algaradas que pusieran en peligro la vida de su formidable adversario. Procuraron por todos los medios a su alcance emponzoñar las conciencias de sus admiradores y amigos, socavar su autoridad y desacreditar su nombre. Ninguna voz se alzó en protesta contra la agitación que asiduamente fraguaban aquellas gentes traidoras e impías, cada una de las cuales se intitulaba exponente del verdadero saber y depositario de los misterios de la Fe de Dios. Nadie se aprestó a darles aviso o a despertarles. Juntaron tales fuerzas y avivaron la contienda hasta tal punto que lograron expulsar de Karbilá, de forma ignominiosa, al representante oficial del Gobierno otomano, apropiándose de los ingresos que se le debían a éste para sus sórdidos fines. Su actitud amenazante supuso una provocación para el Gobierno central de Constantinopla, el cual despachó a un oficial militar a la escena de la agitación, con instrucciones precisas de sofocar los fuegos de la revuelta. Junto con sus tropas, el oficial al man-do asedió la ciudad, haciendo llegar un comunicado a Siyyid Káz.im por el que le rogaba que pusiera paz en las mentes del enardecido populacho. Le emplazaba a que recomendase moderación a los habitantes, y les indujera a rebajar su obcecación,

res tierras, los aires más puros’ ”. Nicolas añade en una nota las siguientes palabras: “El nombre de Ah.mad, citado más arriba, podría llevarnos a creer que se trata aquí de Shaykh Ah.mad. Sin embargo, apenas cabe decir, hablando de Lah.çá, que ésta sea la mejor de las tierras. Por el contrario, se sabe que todos los poetas de Persia son unánimes al cantar las excelencias de Shíráz y su clima ideal. No hay más que ver lo que el propio Shaykh Ah.mad tenía que decir sobre su propio país”.

LOS ROMPEDORES DEL ALBA

sometiéndose de buen grado a la autoridad. Si escuchaban sus consejos, se comprometía a garantizar la protección y seguridad de las personas, proclamaría una amnistía general y procuraría promover el bienestar general. Sin embargo, si rechazaban someterse, les avisaba de que sus vidas corrían peligro y de que una gran calamidad se abatiría sobre ellos.

Al recibir este comunicado formal, Siyyid Káz.im convocó ante su presencia a los instigadores principales del movimiento. Con el mayor afecto y sabiduría les exhortó a que pusieran fin a la agitación y entregasen las armas. Habló con tal elocuencia persuasiva, tal sinceridad y desprendimiento que los corazones se ablandaron y su resistencia quedó doblegada. Solemnemente, se comprometieron a franquear al día siguiente las puertas de la ciudadela y a entregarse en compañía de Siyyid Káz.im al oficial al mando de las fuerzas sitiadoras. Se acordó de que el Siyyid intercedería en su favor, garantizándoles cuanto les reportase tranquilidad y bienestar. Tan pronto como abandonaron la presencia del Siyyid, los ‘ulamás, los principales instigadores de la rebelión, se propusieron de consuno frustrar este plan. Plena-mente conscientes de que tal intervención por parte del Siyyid, que ya había suscitado envidias, serviría para realzar su prestigio y consolidar su autoridad, se aprestaron a persuadir a algunos elementos insensatos y excitables de la población a realizar una incursión nocturna y abalanzarse sobre las fuerzas enemigas, les pronosticaron una victoria cierta, arguyendo en su apoyo el sueño en que uno de sus miembros había visto a ‘Abbás*, quien le había encargado que incitase a sus seguidores a librar guerra santa contra los sitiadores, bajo promesa de que acabaría triunfando.

Embaucados por tan vana garantía, rechazaron la exhortación que les ofrecía aquel consejero sabio y juicioso, disponiéndose a ejecutar los designios de sus insensatos cabecillas. Siyyid Káz.im, quien era muy consciente de la influencia maligna que movilizaba la revuelta, envió al comandante turco un informe minucioso y fiel sobre la situación; éste le dirigió a Siyyid Káz.im

* Hermano del Imám H. usayn.

otra carta donde reiteraba su voluntad de llegar a un arreglo pacífico del contencioso. Además, declaraba que a una hora determinada forzaría los portales de la ciudadela, y consideraría el hogar del Siyyid el único asilo posible para los enemigos derrotados. El Siyyid mandó que se pregonase la declaración por toda la ciudad. Pero sólo sirvió para provocar la burla y desprecio de la población. Cuando el Siyyid tuvo noticia de la acogida dispensada a esta declaración, apostilló: “En verdad, aquello con lo que se les amenaza es para la mañana. ¿No está próxima la mañana?”*

Al romper el alba, a la hora señalada, las fuerzas enemigas bombardearon las entradas de la ciudadela, demolieron las murallas, irrumpieron en la ciudad, saquearon y masacraron a un considerable número de habitantes. Muchos huyeron despavoridos hacia el patio del santuario del Imám H. usayn. Otros buscaron asilo en el santuario de ‘Abbás. Quienes amaban y honraban a Siyyid Káz.im corrieron a su hogar. Tan grande fue la multitud que buscó amparo en su residencia, que se hizo necesario expropiar algunas casas contiguas para hacer sitio a la multitud de refugiados que se agolpaban ante las puertas. Tan grande y tan exacerbada estaba la muchedumbre que hacinaba la casa, que una vez que el tumulto remitió, pudo comprobarse que no menos de veintidós personas habían muerto aplastadas.

¡Qué consternación hizo presa en los residentes y visitantes de la Ciudad Santa! ¡Con qué severidad trataron los vencedores a su aterrorizado enemigo! ¡Con qué audacia pasaron por alto los derechos y prerrogativas sagradas con que la piedad de incontables peregrinos musulmanes habían investido los santos lugares de Karbilá! Se negaron a reconocer tanto el santuario del Imám H. usayn como el mausoleo sagrado de ‘Abbás como santuarios inviolables para las miles de personas que huyeron ante la ira vengadora de una gente extraña. Los sagrados recintos de los dos santuarios vieron correr sobre sí la sangre de las víctimas. Sólo un lugar, tan sólo uno, pudo hacer valer su dere

* Corán, 11:81.
LOS ROMPEDORES DEL ALBA

cho de servir de santuario a los inocentes y a los fieles de entre la población. Aquel lugar era la residencia de Siyyid Káz.im. Su hogar, junto con los aledaños, merecieron ser vistos como si estuvieran dotados de una santidad que ni siquiera los sacratísimos santuarios del islam shí‘í habían podido retener. Esa extraña manifestación de la furia vengadora de Dios fue una lección exacta para quienes se sentían inclinados a menospreciar la estación de tan santo varón. Semejante acontecimiento memorable tuvo lugar el octavo día de Dhi’l-H. ijjih del año 1258 d.h. (10 de enero de 1843 d.C.*).

* A.L.M. Nicolas, en su Essai sur le Shaykhisme, II, pp. 29-30, describe el evento como sigue: “Dicho acontecimiento tuvo lugar el año 1258 (1842), durante la fiesta de Qadr. Los ejércitos de Bagdad, comandados por Najíb Páshá, se apoderaron de Karbilá, masacrando a sus habitantes y saqueando sus ricas mezquitas. Cerca de nueve mil personas murieron, la mayor parte persas. Muh.ammad Sháh estaba muy enfermo durante los sucesos, por lo que sus altos funcionarios se los ocultaron”.

“Cuando el Sháh tuvo noticia de lo sucedido, montó en cólera jurando una venganza aplastante. Empero, los representantes ruso e inglés intervinieron para aplacar los ánimos. A fin de cuentas, Mírz.á Ja‘far Khán Mushíru’d-Dawlih, a la vuelta de su embajada en Constantinopla, fue enviado a Erzeroum para entrevistarse con los delegados ruso, inglés y otomano”.

“Llegado a Tabríz, el representante persa cayó enfermo. H. ájí Mirzá Áqásí nombró entonces en su lugar a Mírzá Taqí Khán-i-Faráhání, Vazír Niz.ám, quien se personó en Erzeroum escoltado por doscientos oficiales”.

“El delegado turco era Anvar Effendi, quien se mostró cortésmente conciliador. A pesar de ello, uno de los hombres del Amír Niz.ám cometió una torpeza que atentaba contra la religión sunní; el populacho se precipitó contra el campo del Embajador, con el resultado de que dos o tres persas fueron asesinados, tuvo lugar un saqueo completo y el Amír Niz.ám salvó la vida in extremis gracias a la intervención de Badrí Páshá”.

“El Gobierno Turco presentó sus excusas y desembolsó 15.000 tomanes en concepto de daños y perjuicios”.

“En su H. idáyatu’.t-T. álibín, Karím Khán vio que, durante el pillaje a que fue sometida Karbilá, las tropas victoriosas habían respetado las viviendas de

Es evidente para cualquiera en toda época y Dispensación, que quienes tienen por misión proclamar la Verdad o preparar el camino de su aceptación, han contado invariablemente con la oposición de numerosos adversarios poderosos, que desafiaron su autoridad e intentaron pervertir sus enseñanzas. Valiéndose del fraude o de la impostura, la calumnia o la opresión, lograron embaucar durante un tiempo a los desinformados y extraviar a los débiles. Empeñados en mantener su dominio sobre el pensamiento y conciencia de los hombres, han conseguido saborear las mieles de un ascendiente fugaz y precario por tanto tiempo como la Fe de Dios permaneció oculta. Ahora bien, tan pronto como ésta fue proclamada, comprobaron para total consternación suya que los efectos de sus turbios cabildeos palidecían ante la luz matinal del nuevo Día de Dios. Ante los fieros rayos de aquel Astro naciente todas sus maquinaciones y actos perversos desaparecían en la nada para convertirse pronto en pasto del olvido.

En torno a Siyyid Káz.im habíanse juntado un grupo de personas vanas e innobles, que fingían devoción y apego a su persona y que profesaban serle devotos y piadosos, pretendiendo ser los únicos depositarios de los misterios atesorados en las expresiones de Shaykh Ah.mad y su sucesor. Ocupaban los asientos de honor en la compañía de los discípulos reunidos en torno a Siyyid Káz.im. A ellos solía dirigirles su discurso, prodigando sobre sus personas notable consideración. Mas cuán a menudo, con frases encubiertas y sutiles, aludía él a su ceguera, vanagloria y absoluta ineptitud para captar los misterios de la expresión divina. Entre sus alusiones figuraban las siguientes: “Nadie puede comprender mi lenguaje excepto quien haya sido engendrado

los shaykhíes. Todos los que –según se cuenta– se acogieron a su refugio, salvaron la vida. Allí se acumularon además objetos preciosos. No murió ninguno de los compañeros de Siyyid Káz.im. En cambio, los que corrieron a refugiarse en los santos sepulcros sufrieron una carnicería despiadada. Se dice que el Páshá se adentró en los recintos sagrados montando a caballo”.

LOS ROMPEDORES DEL ALBA

de mí”. A menudo solía citar el dicho: “Estoy hechizado por la visión. Me enmudece la maravilla, y contemplo el mundo sin la facultad del oído. Me siento incapaz de divulgar el misterio, y encuentro a las personas incapaces de soportar su peso”. En otra ocasión observó: “Son muchos los que reclaman haber conseguido la unión con el Bienamado y, sin embargo, ese Bienamado rechaza reconocer su pretensión. Por las lágrimas que derrama por su Amado puede distinguirse al verdadero amante del impostor”. Muchas veces comentó: “Quien está destinado a manifestarse tras de mí es de linaje puro, de ilustre abolengo, de la simiente de Fátima. Tiene estatura media y carece de defectos corporales”*.

Por boca de Shaykh Abú-Turáb** he oído el siguiente relato: “Algunos discípulos de Siyyid Káz.im y yo considerábamos que las alusiones a semejantes taras, de las que según el Siyyid el Prometido estaba desprovisto, iban dirigidas en especial hacia tres personas de entre nuestros condiscípulos. En realidad, solíamos designarles por apodos que indicaban tales defectos corporales. Uno de ellos era H. ájí Mírzá Karím

* En su Essai sur le Shaykhisme, II, pp. 60-61, A.L.M. Nicolas proporciona el siguiente pasaje de los escritos de Siyyid Káz.im: “Has comprendido tú –así lo creo yo– que la Ley religiosa y los preceptos de la moral son el alimento del Espíritu. Es, pues, obligatorio que estas leyes religiosas sean diversas; es preciso que a veces los mandamientos anteriores sean anulados, es preciso que se compongan de cosas dudosas y de cosas ciertas, de generalidades y de particularidades, de lo absoluto y de lo finito, de lo aparente y de lo íntimo, a fin de que el niño llegue en sazón a la adolescencia y sea perfecto en vigor y capacidad”.

“Es entonces cuando el Qá’im debe aparecer y, después de su manifestación, debe agotarse el tiempo que le quede de vida, y ha de morir por mano ajena; cuando así sea, el mundo llegará a la edad de dieciocho años”.

** De acuerdo con Samandar (p. 172), Shaykh Abú-Turáb era oriundo de Ishtihárd, y figuraba entre los discípulos destacados de Siyyid Káz.im. Contrajo matrimonio con la hermana de Múllá H. usayn. Murió durante su encarcelamiento en Teherán.

Khán*, hijo de Ibráhím Khán-i-Qájár-i-Kirmání, quien tenía un solo ojo y era barbilampiño. Otro tal era Mírzá H. asan-i-Gawhar, hombre de corpulencia excepcional. El tercero era Mírzá Muh.íti-Shá‘ir-i-Kirmání, quien era enjuto y alto en extremo. Estábamos convencidos de que no podían ser sino éstas las personas a las que el Siyyid aludía constantemente como a esas gentes vanas e infieles que en su momento darían a conocer su verdadera cara, trasluciendo su ingratitud e insania. En cuanto a H. ájí Mírzá Karím Khán, quien durante años se sentó a los pies de Siyyid Káz.im y adquirió de él todo su supuesto saber, al final obtuvo licencia de su maestro para establecerse en Kirmán, donde se ocupó en promover los intereses del islam y diseminar las tradiciones vinculadas a la memoria sagrada de los imámes de la Fe.

”Estaba presente en la biblioteca de Siyyid Káz.im, cuando cierto día se personó un criado de H. ájí Mírzá Karím Khán con un libro que le entregó al Siyyid de parte de su maestro, pidiéndole que lo leyera y significara de su puño y letra la aprobación de su contenido. El Siyyid leyó algunas secciones del libro y lo devolvió al criado con este recado: ‘Decid a vuestro amo que él mejor que nadie puede estimar el valor de su propia obra’. El criado se había retirado cuando el Siyyid, con voz entristecida, observó: ‘¡Maldito sea! Durante años ha estado asociado conmigo y ahora que se propone partir, su única meta, después de muchos años de estudio y compañerismo, consiste en difundir mediante este libro la clase de doctrinas heréticas y ateas que

* “El Báb escribió a H. ájí Muh.ammad-Karím Khán [...] invitándole a que reconociese su autoridad. Éste no sólo no se avino a ello, sino que llegó a escribir un tratado contra el Báb y sus doctrinas” (p. 910). “H. ájí Muh. ammad-Karím Khán llegó a describir dos tratados semejantes. El segundo fue redactado algún tiempo después, probablemente tras la muerte del Báb, a petición expresa de Nás. iri’d-Dín Sháh. Uno de estos dos ha sido impreso y se titula El aplastamiento de la falsedad (Izháqu’l-Bát.il)”. (Nota a pie de página 1, p. 910, Journal of the Royal Asiatic Society, 1889, artículo 12.)

LOS ROMPEDORES DEL ALBA

desea que yo endorse. Se ha juramentado con algunos hipócritas egoístas con las miras puestas en establecerse en Kirmán y asumir, tras mi partida de este mundo, las riendas de una jefatura indisputada. ¡Cuán penosamente ha errado el juicio! Pues la brisa de la Revelación divina, soplando desde el Astro de guía, apagará a buen seguro su luz y destruirá su influencia. El árbol de sus afanes no arrojará al fin más fruto que una desilusión amarga y un remordimiento atroz. En verdad te digo, veréis esto con vuestros propios ojos. Rezo para que quedéis a salvo de la influencia perversa que él, el Anticristo de la prometida Revelación, ejercerá en el futuro’. Me pidió que ocultase este vaticinio hasta el Día de la Resurrección, el Día en que la Mano de la Omnipotencia habrá descubierto los secretos que ahora se hallan ocultos en los pechos de los hombres. ‘En ese Día’, me exhortó, ‘alzaos con propósito y determinación indomables por el triunfo de la Fe de Dios. Publicad por doquier todo lo que habéis oído y atestiguado’. Este mismo Shaykh Abú Turáb, quien en los albores de la Dispensación proclamada por el Báb creyó mejor y más sabio no identificarse con Su Causa, abrigaba en su corazón el más tierno amor por la revelada Manifestación, y en esta fe suya permaneció firme e inamovible como una roca. Llegado el momento, aquellas brasas trocáronse dentro de su alma en potente incendio y fueron responsables de que su conducta le valiera el encarcelamiento en Teherán, en el mismo calabozo en el que Bahá’u’lláh padeciera cautiverio. Permaneció firme hasta el mismo fin, y coronó una vida de amoroso sacrificio con la gloria del martirio”.

Conforme los días del Siyyid tocaban a su término, cuandoquiera que él se encontraba con sus discípulos, fuera en conversación privada o en sus alocuciones públicas, les exhortaba diciendo: “¡Oh mis Bienamados compañeros! Cuidado, cuidado, no sea que después de mí os encandilen las fugaces vanidades del mundo. Cuidado no sea que os enorgullezcáis y os olvidéis de Dios. Os incumbe renunciar a toda comodidad, toda posesión terrestre o su semejante, en vuestra búsqueda de Aquel quien es el Deseo de vuestros corazones y el mío. Dispersaos por doquier, desprendidos de todos los bienes terrenales, y con humildad y en estado de oración implorad a vuestro Señor que os guíe y sostenga. No cejéis en el intento de buscar y hallar a Quien estaba oculto tras los velos de gloria. Perseverad hasta la hora en que Él, Quien es vuestro verdadero Guía y Maestro, graciosamente os ayude y faculte para reconocerle. Sed firmes hasta el día en que Él os escogerá como compañeros y defensores heroicos del Qá’im prometido. El bien sea sobre quienquiera de entre vosotros que sorba la copa del martirio en Su sendero. Aquellos de entre vosotros a quienes Dios, en Su sabiduría, guarde y sostenga para atestiguar el establecimiento de la Estrella de guía Divina, ese Precursor del Sol de la divina Revelación, deben ser pacientes y permanecer tranquilos y firmes. Esos tales de entre vosotros no deben vacilar ni desfallecer. Pues pronto, después del primer trompetazo que ha de sacudir la tierra con exterminio y muerte, volverá a sonar de nuevo otro llamamiento, con el que todas las cosas serán vivificadas y revividas. Entonces se revelará el significado de los versículos sagrados: ‘Y hubo un toque de trompeta, y expiraron todos los que estaban en los cielos y todos los que estaban en la tierra, salvo aquellos a quienes Dios permitió vivir. Entonces volvió a sonar otra vez la trompeta, y he aquí, alzándose miraron a su alrededor. Y la tierra brilló con la luz de su Señor, y el Libro fue colocado, y los Profetas fueron presentados, y los testigos; y el juicio fue pronunciado entre ellos con equidad, y nadie fue dañado’*. En verdad te digo, después del Qá’im será manifestado el Qayyúm**. Pues cuando la estrella de este Último se haya puesto, el sol de la belleza de H. usayn surgirá e iluminará el mundo entero. Entonces se desplegará en toda su gloria el Misterio y el Secreto predicho por Shaykh Ah.mad, quien había anunciado: ‘El misterio de esta Causa ha de manifestarse, y el secreto de este Mensaje debe ser divulgado’. Haber alcanzado ese Día de días es haber alcan

* Corán, 39:68.

** Referencias al Báb y Bahá’u’lláh respectivamente.

LOS ROMPEDORES DEL ALBA

zado la culminación gloriosa de las generaciones pasadas, y un acto justo realizado en esa época es igual a la adoración piadosa de siglos incontables. ¡Cuán a menudo esa alma venerable, Shaykh Ah.mad, recitaba los versículos del Corán antes mencionados! ¡Cuánto énfasis ponía en su significado, cual si predijeran el advenimiento de esas dos Revelaciones que habrían de seguirse en rápida sucesión, cada una de las cuales estaba destinada a bañar el mundo con toda su gloria! ¡Cuántas veces exclamó él: ‘El bien sea sobre quien reconozca su significado y contemple su esplendor!’ ¡Cuán a menudo, dirigiéndose a mí, observó: ‘Ninguno de nosotros vivirá para contemplar su refulgente gloria. Pero muchos de los fieles entre vuestros discípulos atestiguarán el Día que, ay, nosotros no podemos confiar en contemplar!’ ¡Oh mis amados compañeros! ¡Cuán grande, cuando magna es la Causa! ¡Cuán exaltada es la estación a la que os emplazo! ¡Cuán grande la misión para la que os he formado y preparado! ¡Aprestaos y fijad vuestra mirada sobre Su promesa. Ruego a Dios que graciosamente os ayude a sortear las tormentas de pruebas que habrán de asediaros, que os faculte para salir indemnes y triunfantes de ellas, y os conduzca a vuestro elevado destino”.

Cada año, durante el mes de Dhi’l-Qa‘dih, solía el Siyyid marchar desde Karbilá a Ká.con intención de visitar los

zimayn* santuarios de los imámes. La vuelta a Karbilá se producía a tiempo de visitar, el día de ‘Arafih, el santuario del Imám

H. usayn. Ese año, el último de su vida, fiel a su costumbre, partió de Karbilá a comienzos del mes de Dhi’l-Qa‘dih, del año 1259 d.h.**, seguido por varios compañeros y amigos suyos. El cuarto día de ese mes llegó a la Masjid-i-Baráthá, situada en la ruta entre Bagdad y Káz.imayn, a tiempo de ofrecer la oración del mediodía. Indicó al almuédano que convocase a los fieles a reu

* Los sepulcros de “los dos Káz.ims”, el séptimo Imám Músá Káz.im y el noveno Imám Muh.ammad-Taqí, a unas tres millas al norte de Bagdad. Entre ambas ha crecido una ciudad notable, habitada sobre todo por persas, y conocida por el nombre de Káz.imayn.

** Es decir, 23 de noviembre-23 de diciembre de 1843 d.C.

Vista de Káz.imayn.

nirse para la oración. En pie, a la sombra de una palmera frente a la mezquita, se unió a la congregación. Apenas había concluido sus rezos cuando apareció de súbito un árabe que se abalanzó hacia el Siyyid para abrazarle. “Hace tres días”, dijo, “apacentaba mi rebaño en la era contigua cuando, de repente, caí dormido. En mi sueño vi a Muh.ammad, el Apóstol de Dios, Quien me habló diciéndome: ‘Escucha, oh pastor, Mis palabras, y atesóralas en tu corazón. Pues estas palabras mías son el encargo de Dios que encomiendo a tu cuidado. Si eres fiel a ellas, grande será tu recompensa. Si las descuidaras, un penoso castigo te sobrevendrá. Escúchame, éste es el encargo que te confío. Permanece dentro de los recintos del Masjid-i-Baráthá.

LOS ROMPEDORES DEL ALBA
Vista de la Masjid-i-Baráthá.

Al tercer día después de este sueño, un vástago de Mi casa, Siyyid Káz.im de nombre, acompañado por sus amigos y compañeros, hará parada al mediodía bajo la sombra de la palmera próxima a la mezquita. Allí ofrecerá su oración. Tan pronto como tus ojos le alcancen, corre a su presencia y transmítele Mis amorosos saludos. Dile de Mi parte: “Regocijaos, pues la hora de vuestra partida está próxima. Tras cumplir vuestras visitas a Káz.imayn y, una vez que hayáis vuelto a Karbilá, al cabo de tres días del regreso, el día de ‘Arafih*, remontaréis vuelo hacia Mí. Poco después Él, que es la Verdad, será manifestado. Será entonces cuando el mundo se iluminará con la luz de Su rostro”’”. “Una sonrisa se dibujó en el rostro de Siyyid Káz.im tras completarse la descripción del sueño relatado por el pastor. Y díjole: ‘De la verdad de este sueño que habéis tenido no hay duda’. Sus

* Es decir, 31 de diciembre de 1843 d.C.

compañeros se sintieron profundamente turbados. Volviéndose a ellos, les dijo: ‘¿No es vuestro amor por mí debido a ese Ser verdadero cuyo advenimiento todos aguardamos? ¿No desearíais que muriese yo, para que el Prometido pueda ser revelado?’ La totalidad de este episodio me ha sido referida por no menos de diez personas, las cuales estuvieron presentes en aquella ocasión y dan fe de su exactitud y sin embargo, ¡muchos de los que presenciaron con sus propios ojos tan maravillosas señales han rechazado la Verdad y repudiado Su mensaje!”

Tan extraño acontecimiento recibió amplia difusión. Trajo tristeza al corazón de los verdaderos amantes de Siyyid Káz.im. A éstos él, con infinita ternura y alegría, dirigió palabras de ánimo y consuelo. Apaciguó sus corazones contristos, fortificó su fe y enardeció su celo. Con calma y dignidad cumplió su peregrinación hasta regresar a Karbilá. El mismo día de su vuelta cayó postrado en cama. Sus enemigos divulgaron el rumor de que había sido envenenado por el gobernador de Bagdad, lo cual no era sino una calumnia y falsedad absolutas, por cuanto el gobernador mismo había puesto su confianza incondicional en Siyyid Káz.im, al que siempre había tenido por un dirigente de talento, dotado con una percepción aguda y poseído de un carácter irreprochable*. El día de ‘Arafih del año 1259 d.h., a la edad madura de sesenta años, Siyyid Káz.im, de acuerdo con la visión de aquel humilde pastor, se despidió de este mundo, dejando tras de sí a un puñado de discípulos ávidos y devotos, quienes, purgados de todo deseo terrenal, emprendieron la búsqueda del prometido Bienamado. Sus restos sagrados recibieron sepultura dentro de los

* “Karím Khán, quien, a propósito de la toma de Karbilá, insiste sobre el respeto que los asaltantes demostraron por los jefes shaykhíes y Siyyid Káz.im-i-Rashtí, no se turba lo más mínimo al declarar que es muy probable que ‘Siyyid Káz.im fuera envenenado en Bagdad por el infame Najíb Páshá, quien –asegura– le dio a beber una poción que le acarreó una violenta sed de cuyas resultas murió’. ¡Así es como escriben los persas la historia!” (A.L.M. Nicolas, Essai sur le Shaykhisme, II, pp. 30-31.)

LOS ROMPEDORES DEL ALBA

Lugar donde reposan los restos de Siyyid Káz.im (la tumba ha sido desplazada).

recintos del santuario del Imám H. usayn*. Su fallecimiento causó un tumulto en Karbilá similar a la agitación que había hecho presa de sus gentes el año anterior**, en la víspera del día de ‘Arafih, cuando el victorioso enemigo forzó las puertas de la ciudadela y exterminó a gran número de sus habitantes. Un año antes, ese mismo día, su hogar había sido el único refugio de paz y seguridad para los desamparados y las gentes sin techo; el mismo lugar que ahora se había convertido en hogar de angustias, donde aquellos que habían recibido su amistad y amparo lamentaban su muerte y lloraban su pérdida†.

* “Su cadáver fue enterrado tras la ventana del corredor de la tumba del Señor de los Confesores. Ésta se excavó a gran profundidad e inclinada ha-cia abajo, en dirección al interior del recinto prohibido” (ibídem, p. 31).

** “Ya en vida de Siyyid Káz.im, la doctrina de los shaykhíes se expandió por toda Persia, tanto que sólo en la provincia de Iráq había más de cien mil muríds” (Journal Asiatique, 1866, tomo 7, p. 463).

† “Aquí concluye la historia del establecimiento del shaykhismo, o al menos la de su unidad. En efecto, a la muerte de Siyyid Káz.im-i-Rashtí, iba a dividirse en dos ramas. Una bajo el nombre de bábísmo, que le transmitiría el empuje que parecía prometer el vigor del movimiento creado por Shaykh Ah.mad y que, si atendemos a sus predicciones, al parecer aguardaron; la otra, bajo la guía de Karím-Khán-i-Qajár-i-Kirmání, había de proseguir sus luchas contra el elemento shí’í, si bien procurando ponerse a resguardo tras el aspecto exterior de un perfecto Ithná-‘Asharismo. Si para Karím Khán, el Báb y sus secuaces son impíos infames, para los bábíes Karím Khán es el Anticristo o Dajjál predicho por Muh.ammad” (A.L.M. Nicolas, Essai sur le Shaykhisme, II,

p. 31).
Segunda Parte
La revelacio´ n del Ba´ b
L
a declaracio´ n
´´
3 de la mision del Bab
L

a muerte de Siyyid Káz.im dio paso a la actividad renovada de sus enemigos. Sedientos de jefatura, enardecidos por su desaparición y el abatimiento consiguiente de los demás

seguidores, se reafirmaron en sus pretensiones dispuestos a cumplir sus ambiciones. Durante un tiempo, el temor y la ansiedad embargaron el corazón de los discípulos fieles de Siyyid Káz.im. Empero, a la vuelta de Mullá H. usayn-i-Bushrú’í de la triunfante misión que le encomendara su maestro, la tristeza se desvaneció*.

El regreso a Karbilá tuvo lugar el primer día de Muh.arram del año 1260 d.h.** Mullá H. usayn infundió ánimos y fortaleció a los desolados discípulos de su amado jefe, les recordó las pro-mesas indefectibles de éste, y los exhortó a que ejercitaran la vigilancia y realizaran esfuerzos sin tregua en pos del Oculto

* “Mullá H. usayn-i-Bushrú’í era hombre a quienes sus propios adversarios le reconocían un gran saber y una energía de carácter extraordinario. Se había entregado al estudio desde la infancia y tanto en materia de teología como de jurisprudencia había realizado progresos que le valieron el reconocimiento” (Conde de Gobineau, Les Religions et les Philosophies dans l’Asie Centrale, p. 128).

** 22 de enero de 1844 d.C.
LOS ROMPEDORES DEL ALBA

Bienamado. Se alojó en un lugar contiguo a la casa que el Siyyid había ocupado, y durante tres días se dedicó a recibir una procesión de personas que se habían apresurado a transmitirle a él, en tanto figura más señera de los discípulos del Siyyid, la expresión de su pesar y angustia. A continuación, convocó a un grupo integrado por los más distinguidos y fieles condiscípulos e inquirió sobre los deseos y últimas exhortaciones del fallecido adalid. Éstos le respondieron que Siyyid Káz.ím les había exhortado de forma repetida y enfática a abandonar sus hogares, dispersarse por doquier, purificar su corazón de todo deseo ocioso a fin de entregarse a la búsqueda de Aquél a cuyo advenimiento tantas veces se había referido. “Nos dijo”, relataron, “que el Objeto de nuestra búsqueda se había revelado ahora, que los velos que se interponían entre nosotros y Él son tales que sólo podríamos removerlos con una búsqueda devota por nuestra parte. Nada que no fuera un esfuerzo en estado de oración, pureza de intención y ánimo resuelto nos permitiría desgarrarlos. Pues ¿no había revelado Dios en Su Libro: ‘Quien hace esfuerzos por nosotros, a él le guiaremos a nuestra manera?’ ”* “¿Por qué, entonces”, apostilló Mullá H. usayn, “habéis decidido permanecer en Karbilá? ¿Por qué no os habéis dispersado aprestándoos a ejecutar su más enfática petición?” “Reconocemos nuestro desliz”, fue su respuesta. “Todos damos fe de vuestra grandeza. Tal es nuestra confianza en vos, que si reclamaseis ser el Prometido, todos al punto y sin cuestionarlo nos someteríamos. Los aquí reunidos prometemos nuestra lealtad y obediencia a cuanto nos pidáis que obremos”. “¡Dios lo prohíba!”, exclamó Mullá H. usayn. “Lejos de Su gloria esté que yo, quien no soy más que polvo, sea comparado con Quien es el Señor de los Señores! ¡De haber estado familiarizados con el tono y lenguaje de Siyyid Káz.im, nunca habríais expresado tamañas palabras. Vuestra primera obligación, así como la mía, es la de aprestarnos a cumplir, tanto en espíritu como en letra, el mensaje postrero de nuestro amado jefe”. Se incorporó al

* Corán, 29:69.
Hogar de Mullá H. usayn en Bushrúyih.

instante del asiento, y se dirigió directamente a Mírzá H. asan-i-Gawhar, Mírzá Muhít y otras conocidas figuras de entre los dis

..cípulos de Siyyid Káz.im. A todos y a cada uno les transmitió el último mensaje de su jefe, recalcando el carácter apremiante de la tarea, y sugiriéndoles que se dispusieran a cumplirlo. A esta petición respondieron con respuestas evasivas e indignas. “Nuestros enemigos”, observó uno de ellos, “son muchos y poderosos. Debemos permanecer en esta ciudad y guardar la sede vacante de nuestro fallecido jefe”. Otro hizo notar: “Me incumbe permanecer aquí y velar por los hijos que el Siyyid ha dejado tras de sí”. Mullá H. usayn reconoció de inmediato la inutilidad del intento. Comprendiendo el grado de su locura,

LOS ROMPEDORES DEL ALBA

ceguera e ingratitud, no volvió a dirigirles la palabra. Se retiró, dejándolos al albur de sus afanes ociosos.

Puesto que el año 60, el año que atestiguó el nacimiento de la Revelación prometida, había alboreado sobre el mundo, no parece inapropiado, en esta coyuntura, que desviemos el curso de nuestro relato a fin de mencionar algunas tradiciones de Muh.ammad y de los Imámes de la Fe que hacen referencia directa a dicho año. El Imám Ja‘far, hijo de Muh.ammad, al preguntársele sobre el año en que el Qá’im sería hecho manifesto, replicó como sigue: “En verdad, en el año 60 Su causa será revelada, y Su nombre será divulgado”. En las obras del docto y reputadísimo Muh.yi’d-Dín-i-‘Arabí, hállanse referencias abundantes al año y advenimiento de la Manifestación prometida. Entre ellas figuran las siguientes: “Los ministros y valedores de Su Fe serán el pueblo de Persia”. “En Su nombre, el nombre del Guardián (‘Alí) antecede al del Profeta (Muh.ammad)”. “El año de Su Revelación es idéntico a la mitad del número que es divisible entre nueve (2520)”. En los poemas relacionados con el año de la Manifestación, Mírzá Muh.ammad-i-Akhbárí efectúa la siguiente predición: “El año Ghars (cuyo valor numérico es 1260) la tierra será iluminada por Su luz, y en Gharasih (1265) será inundada con su gloria. Si vivís hasta el año Gharasí (1270), atestiguaréis cómo las naciones, gobernantes y pueblos, y la Fe de Dios habrán sido todos renovados”. En una tradición adscrita al Imám ‘Alí, el Comandante de los Fieles, consta: “En Ghars será plantado el Árbol de la Guía divina”.

Mullá H. usayn, tras cumplir la obligación que sentía de urgir y despertar a sus condiscípulos, partió de Karbilá en dirección a Najaf. Con él viajaban Muh.ammad H. asan, su her-mano, y Muh.ammad Baqír, su sobrino, quienes habrían de acompañarle en todo momento desde que visitara su pueblo natal de Bushrúyih, en la provincia de Khurásán. Llegados a la Masjid-i-Kúfih, Mullá H. usayn decidió hacer alto en aquel paraje durante cuarenta días de retiro y oración. Mediante sus ayunos y vigilias se preparó para la santa aventura en la que pronto habría de embarcarse. En el ejercicio de aquellos actos de adoración sólo le acompañaba su hermano, en tanto que el sobrino, responsable de las necesidades diarias, observaba los ayunos y, en las horas de asueto, se sumaba a sus rezos.

Aquella calma claustral de la que se habían rodeado viose interrumpida inesperadamente a los pocos días con la llegada de Mullá ‘Alíy-i-Bast.ámí, uno de los principales discípulos de Siyyid Káz.im. Éste y doce compañeros más llegaron a la Masjid-i-Kúfih, encontrándose allí con su condiscípulo Mullá H. usayn, quien se encontraba sumido en contemplación y oraciones. Mullá ‘Alí poseía un saber tan vasto y estaba tan sumamente familiarizado con las enseñanzas de Shaykh Ah.mad, que muchos lo juzgaban incluso superior a Mullá H. usayn. Varias veces intentó indagar cuál era el destino al que se dirigiría una vez concluido su período de retiro. Mas cada vez que se le acercaba, lo hallaba tan absorto en sus plegarias que creyó imposible aventurar la pregunta. Pronto decidió, siguiendo su ejemplo, retirarse de la sociedad de los hombres durante cuarenta días. Todos sus compañeros hicieron otro tanto, con excepción de tres que actuaron en calidad de sirvientes.

Inmediatamente después de concluir el retiro de cuarenta días, Mullá H. usayn, junto con sus compañeros, puso pie hacia Najaf. Salió de Karbilá por la noche, y ya de camino visitó el santuario de Najaf para seguir hacia Búshihr, en el Golfo Pérsico. Desde allí emprendió su santa búsqueda en pos del Bienamado de su corazón. Allí, por vez primera, inhaló la fragancia de Aquel que, durante años, había hecho vida de mercader y humilde ciudadano. Allí percibió las dulces fragancias de santidad con que las incontables invocaciones del Bienamado habían impregnado copiosamente la atmósfera de la ciudad.

Sin embargo, no podía demorarse más en Búshihr. Llevado como por un imán que parecía atraerlo irresistiblemente rum-bo al norte, encaminó sus pasos hacia Shíráz. Llegado al portal de la ciudad, mandó a su hermano y a su sobrino que fueran directamente al Masjid-i-Ílkhání, y que permanecieran allí hasta su llegada. Expresó la esperanza de que, Dios mediante, llegaría a tiempo de sumárseles para la oración vespertina.

LOS ROMPEDORES DEL ALBA
Vistas de la Masjid-i-Ílkhání.

Ese mismo día, pocas horas antes del crepúsculo, mientras paseaba fuera del portal de la ciudad, sus ojos repararon repentinamente en un joven de rostro radiante, tocado por un turbante verde, quien avanzando hacia él, le saludó con una sonrisa de amorosa bienvenida. Abrazó a Mullá H. usayn con tierno afecto, como si hubiera sido íntimo suyo y amigo de toda la vida. Mullá H. usayn pensó al principio que se trataba de un discípulo de Siyyid Káz.im que, informado de su llegada a Shíráz, había salido a darle la bienvenida.

Panorámica de Shíráz.

Mírzá Ah.mad-i-Qazvíní, el mártir, quien en varias ocasiones había oído cómo Mullá H. usayn relataba a los primeros creyentes el relato de esta conmovedora e histórica entrevista con el Báb, me refirió lo siguiente: “He escuchado al propio Mullá

H. usayn describir repetida y gráficamente las circunstancias de aquel notable encuentro: ‘El Joven que me recibió fuera del portal de Shíráz me abrumó con expresiones de afecto y amabilidad. Me extendió una cálida invitación a que visitara Su hogar y me refrescase tras las fatigas del camino. Rogué que me excusara, aduciendo que mis dos compañeros ya habían hecho preparativos para mi estancia en aquella ciudad y aguardaban mi regreso’. ‘Confiadlos al cuidado de Dios’, fue Su respuesta; ‘Él sin duda les protegerá y velará por ellos’. Dichas estas palabras, hizo señas de que Le siguiera. Me sentí hondamente impresionado por la gentil y persuasiva forma con que me habló aquel extraño Joven. Conforme Le seguía, Su donaire, el encanto de Su voz, la dignidad de Su porte, sirvieron para realzar mis primeras impresiones del inesperado encuentro”.

“Pronto nos vimos de pie ante el portal de una casa de apariencia modesta. Llamó a la puerta, que pronto nos fue franqueada por un sirviente etíope. ‘Entrad aquí, en paz y seguros’*, fueron Sus palabras al tiempo que yo cruzaba el umbral y Él me hacía ademán de que Le siguiera. Su invitación, formulada con poder y majestad, me traspasó el alma. Me pareció de buen augurio que se me dirigieran tales palabras, hallándome de pie

* Corán, 15:46.
LOS ROMPEDORES DEL ALBA
Estancia de la Masjid-i-Ílkhání,
Shíráz, en la que tuvo lugar el primer
encuentro entre el Báb y Mullá H. usayn.

en el umbral de la primera morada que me disponía a visitar en Shíráz, una ciudad cuya atmósfera me había causado una impresión indescriptible. ¿Y no habría de permitirme la visita a este hogar –pensé para mis adentros– que yo me acercara al Objeto de mi búsqueda? ¿No aceleraría ello la conclusión de la etapa de intenso anhelo, de indagación renovada, de ansiedad redoblada, que tal pesquisa comporta? Al adentrarme en la casa siguiendo los pasos de mi Anfitrión hasta Su habitación, un sentimiento de alegría inexpresable invadió mi ser. Nada más sentarnos ordenó que se nos trajese un aguamanil, e hizo señal de que lavase las trazas del camino de mis manos y pies. Solicité

Naranjo plantado por el Báb en el patio de Su vivienda en Shíráz.

permiso para retirarme de Su presencia y realizar mis abluciones en la habitación contigua. Rechazó de nuevo la petición y procedió a verter el agua sobre mis manos. Acto seguido me dio a beber un refresco, tras lo cual mandó por el samovar* y él mismo preparó el té que habría de ofrecerme”.

“Abrumado por semejantes gestos de extrema amabilidad, me dispuse a partir. ‘Se acerca la hora de la oración vespertina’, me atreví a observar. ‘He prometido a mis amigos que me reuniría con ellos a esa hora en el Masjid-i-Ílkhání’. Con extrema

* Recipiente en el que suele prepararse el té.
LOS ROMPEDORES DEL ALBA
El brasero y el samovar del Báb.

cortesía y calma me respondió: ‘Sin duda a buen seguro habréis supeditado la hora de vuestro regreso a la voluntad y beneplácito de Dios. Tal parece que Su voluntad haya decretado otra cosa. No debéis temer haber incumplido vuestra promesa’. La dignidad y seguridad de Su persona me silenció. También Él permaneció junto a mí en la oración. Mientras rezaba, descargué el alma, oprimida como estaba tanto por el misterio de la entrevista como por la tensión y fatigas de la búsqueda. Así que ésta fue mi plegaria: ‘Me he esforzado con toda mi alma, oh mi Dios, y hasta la fecha no he acertado a encontrar a Tu prometido Mensajero. Atestiguo que Tu palabra no yerra y que Tu promesa es segura’”.

“Aquella noche, aquella memorable noche, era la víspera del quinto día de Jamádíyu’l-Avval, del año 1260 d.h.* Cerca de una hora tras la puesta del sol, mi joven Anfitrión inició la conversación. ‘¿A quién, después de Siyyid Káz.im’, me preguntó, ‘consi

* Correspondiente a la noche del 22 de mayo de 1844. El 23 de mayo cayó en jueves.

Habitación en la que nació el Báb.
Afueras de Shíráz que solía recorrer el Báb.
LOS ROMPEDORES DEL ALBA

deráis sucesor y guía vuestro?’ ‘En la hora de su muerte’, respondí, ‘nuestro fallecido maestro nos exhortó insistentemente a que abandonásemos nuestros hogares, y que nos dispersáramos por doquier en pos del prometido Bienamado. De acuerdo con ello, he viajado a Persia, dispuesto a cumplir su voluntad, hallándome todavía inmerso en mi búsqueda’. ‘¿Os ha proporcionado’, volvió a inquirir, ‘cualquier detalle o indicio sobre los rasgos característicos del Prometido?’ ‘Sí’, respondí. ‘Que es de linaje puro, de ilustre abolengo, de la simiente de Fátima. En cuanto a la edad, tiene más de veinte años y menos de treinta. Está dotado de conocimiento innato. Posee estatura media, se abstiene de fumar y está libre de todo defecto físico’. Se detuvo un momento y a continuación, con voz vibrante declaró: ‘¡Contemplad, todos estos signos están manifiestos en Mí!’ Acto seguido, reparó por separado en cada uno de los signos mencionados, y de forma concluyente demostró que todos y cada uno podían aplicarse a Su persona. Me quedé atónito, y educadamente hice notar: ‘Aquel cuyo advenimiento aguardamos es un Hombre de santidad insuperada, y la Causa que se ha de revelar, una causa de poder tremendo. Muchos y diversos son los requisitos que ha de cumplir Quien reclame ser su encarnación visible. ¡Cuán a menudo se ha referido Siyyid Káz.im a la inmensidad del conocimiento del Prometido! ¡Cuán a menudo solía decir: ‘Mi propio conocimiento no es más que una gota comparado con el que Él posee. Todos mis logros no son sino una mota de polvo frente a la inmensidad de Su conocimiento. Más aún, inmensurable es la diferencia!’ Tan pronto como surgieron estas palabras de mis labios me sentí presa de un miedo y remordimiento tales que no acertaba a ocultar ni a explicar. Amargamente me lo reproché a mí mismo y decidí que desde ese mismo momento cambiaría de actitud y moderaría el tono. Prometí a Dios que si mi Anfitrión volvía a referirse al tema, con la máxima humildad respondería diciéndole: ‘Si estuvierais dispuesto a sustanciar vuestros títulos, sin duda me libraríais de la ansiedad e incertidumbre que tan onerosamente me oprimen el alma. Os quedaré ciertamente agradecido por tal liberación’. Cuando por vez primera empren

Vistas de la estancia superior de la Casa del Báb en Shíráz, donde declaró Su Misión.

LOS ROMPEDORES DEL ALBA

dí mi búsqueda, fijé dos criterios a tenor de los cuales podría comprobar la veracidad de quienquiera que reclame ser el prometido Qá’im. El primero es un tratado que yo mismo he compuesto relacionado con las enseñanzas abstrusas y ocultas expuestas por Shaykh Ah.mad y Siyyid Káz.im. A quienquiera que me parezca capaz de descifrar las alusiones misteriosas vertidas en ese tratado, le someteré mi segunda petición pidiéndole que revele, sin la menor vacilación o reflexión, un comentario sobre el sura de José, con un lenguaje y estilo en todo diferentes de los criterios preponderantes que hoy se estilan. Con anterioridad y en privado había solicitado a Siyyid Káz.im que escribiera un comentario sobre dicho sura, cosa que rechazó diciendo: ‘En verdad tal cosa me sobrepasa. Él, ese gran Ser que viene después de mí, os lo revelará sin que se lo pidáis. Ese comentario constituirá uno de los más profundos testimonios de Su verdad y una de las evidencias más preclaras de la exaltación de Su dignidad’ ”*.

“Le daba vueltas a todas estas cosas cuando mi distinguido Anfitrión indicó de nuevo: ‘Observad atentamente. ¿Y no habría de ser la Persona significada por Siyyid Káz.im alguien que no fuera Yo?’ A continuación me sentí urgido a entregarle un ejemplar del tratado que llevaba conmigo. ‘¿Seríais tan amable de leer’, le pregunté, ‘este libro mío y hojear sus páginas con mirada indulgente? Os ruego que paséis por alto mis yerros y flaquezas’. Graciosamente aceptó mi deseo. Abrió el libro, hojeó algunas páginas y lo cerró para dirigirse hacia mí. En el curso de breves minutos, había desentrañado todos sus misterios y resolvió todos sus problemas. Tras haber cumplido, en tan breve tiempo y para mi entera satisfacción, el encargo que yo confiaba habría

* “Se cuenta que Mullá H. usayn dijo lo siguiente: ‘Cierto día en que me hallaba a solas con el difunto Siyyid (Káz.im) en su biblioteca, pregunté a qué se debía que el sura de José recibiera en el Corán el título de ‘La más bella de las historias’, a lo que me respondió que no era la ocasión indicada para dar cuenta de ello. Este incidente me lo reservé en mi conciencia y a nadie se lo mencioné’” (Táríkh-i-Jadíd, p. 39).

de realizar, prosiguió exponiendo ciertas verdades que no podían hallarse ni en los dichos referidos de los imámes de la Fe, ni en los escritos de Shaykh Ah.mad y Siyyid Káz.im. Tales verdades, las cuales nunca antes había escuchado, me parecían dotadas de un poder y viveza refrescantes. ‘De no haber sido vos Mi huésped’, habría de observar más adelante, ‘vuestra situación habría sido en verdad comprometida. La gracia omnímoda de Dios os ha salvado. Corresponde a Dios probar a Sus siervos, y no a Sus siervos juzgarle de acuerdo con sus nor-mas deficientes. De no haber logrado resolver vuestras complejidades, ¿podría reputarse impotente la Realidad que brilla dentro de mí, o tacharse de deficiente Mi conocimiento? No, ¡por la rectitud de Dios! En este día corresponde a los pueblos y naciones tanto de Oriente como de Occidente apresurarse a este umbral y procurar obtener aquí la gracia vivificante del Misericordioso. Quienquiera que vacile sufrirá, por cierto, grave pérdida. ¿No atestiguan los pueblos de la tierra que el propósito fundamental de su creación es el conocimiento y adoración de Dios? Es menester que se alcen, tan seria y espontáneamente como vos lo habéis hecho, y busquen con determinación y constancia a su prometido Bienamado’. A continuación prosiguió diciendo: ‘Ha llegado la hora de revelar el comentario del sura de José’. Tomó Su pluma y, con increíble presteza, reveló el sura de Mulk entero, el primer capítulo de Su comentario sobre el sura de José. El efecto abrumador de Su manera de escribir quedaba realzado por la gentil entonación con que acompañaba la escritura. Ni siquiera por un momento se detuvo el fluir de los versículos que manaban de Su pluma. Ni siquiera hubo una sola pausa antes de concluir el sura de Mulk. Hallábame yo sentado como hechizado por la magia de Su voz y la fuerza arrolladora de Su revelación. Al fin, y bien que contra mi voluntad, me incorporé de mi sitio y pedí permiso para despedirme. Con una sonrisa hizo señas para que me sentara, diciendo: ‘Si salís en semejante estado, quienquiera que os vea dirá sin duda: Este pobre joven ha per-dido el juicio’. En ese momento el reloj marcaba las dos horas

LOS ROMPEDORES DEL ALBA
Vista de la Casa del Báb en Shíráz.

Arriba: dormitorio y habitación de la madre. Abajo: sala de estar.

y once minutos tras el atardecer*. Aquella noche, la víspera del quinto día de Jamádíyu’l-Avval, del año 1260, correspondía a la víspera del sexagésimo quinto día después del Naw-Rúz, que también fuera la víspera del sexto día de Khurdád, del año Nahang. ‘Esta noche’, declaró, ‘esta hora precisa, se celebrará en los días venideros como una de las festividades mayores y más significadas. Dad gracias a Dios por haberos socorrido graciosamente para que lograseis el deseo de vuestro corazón, y por haber probado el vino sellado de Su expresión. El bien sea con quienes lo alcanzan’ ”**.

“Habían transcurrido tres horas desde la puesta del sol cuando mi Anfitrión ordenó que se sirviera la cena. Apareció de nuevo el mismo criado etíope, quien dispuso ante nosotros el alimento más selecto. Aquella santa cena repuso mi cuerpo y alma por igual. En presencia de mi Anfitrión, en semejante hora, sentí como si me estuviera alimentando de los frutos del Paraíso. No podía sino maravillarme de los modales y atenciones devotas del sirviente etíope, cuya misma vida parecía haber sido transformada por la influencia regeneradora de su Maestro. Entonces, por vez primera, reconocí el significado de esta bien conocida expresión tradicional atribuida a Muh.ammad: ‘He preparado para los píos y rectos de entre Mis siervos lo que el ojo no ha visto, el oído no ha oído, ni corazón humano concebido’. De no haber poseído mi joven Anfitrión otro título de grandeza, éste era suficiente: que me agasajara con una hospitalidad y amabilidad que estaba convencido de que ningún otro ser humano podía en modo alguno exhibir”.

*

La fecha de la Manifestación queda fijada por el siguiente pasaje del Bayán persa (Váh.id 2, Báb 7): “El comienzo de ésta se produjo el quinto día de Jamádíyu’l-Úlá, 1260 d.h., que es el año 1270 de la misión (de Muh.ammad)”. (De la copia manuscrita del Bayán realizada por Siyyid

H.

usayn, amanuense y compañero del Báb.) ** A.L.M. Nicolas cita lo siguiente del Kitábu’l-H. aramayn: “En verdad el primer día en que el Espíritu descendió sobre el corazón de este Es

clavo fue el día 15 del mes de Rabí‘u’l-Avval” (A.L.M. Nicolas, Siyyid ‘Alí-Muh. ammad dit le Báb, p. 206).

LOS ROMPEDORES DEL ALBA

“Me encontraba yo sentado hechizado por Su expresión, ajeno a la hora y a quienes me aguardaban. De repente, la llamada del almuédano, con su llamamiento a los fieles para la plegaria matutina, me despertó del estado de éxtasis en el que parecía haberme sumido. Todas las delicias, todas las glorias inefables, que el Todopoderoso ha referido en Su Libro, las posesiones inapreciables del pueblo del Paraíso, todas parecía haberlas experimentado yo aquella noche. Diríase que me encontraba en un lugar del que en verdad bien podría decirse: ‘¡Allí ningún pesar nos será deparado, y allí ningún cansancio nos alcanzará!; no se oirá allí ningún vano discurso, ni falsedad alguna, sino sólo la exclamación ¡Paz! ¡Paz!’; ‘Su consigna será allí, ¡la gloria sea contigo, oh Dios!’ y su salutación, ¡paz! y su despedida, ¡alabado sea Dios, el señor de todas las criaturas!’”*

“Aquella noche el sueño me abandonó. Estaba extasiado por la música de una voz que alzábase y descendía en un cantar; ora surgiendo conforme revelaba los versículos del Qayyúmu’l-Asmá**, ora transmitiendo armonías etéreas y sutiles al paso que pronunciaba las oraciones que iba revelando†. Al final de cada invocación, solía repetir este versículo: ‘¡Lejos sea de la gloria de tu Señor, el Todoglorioso, cuanto Sus criaturas afirman de Él! ¡Y la paz sea sobre Sus mensajeros! ¡Y alabado sea Dios, el Señor de todos los seres!’”ƒ

* Citas del Corán.
** El Comentario que el Báb hizo al sura de José.

† “En el primero de estos libros se muestra sobre todo piadoso y místico; en el segundo, la polémica y la dialéctica ocupan un lugar importante. Por lo demás, la audiencia observó estupefacta que él había descubierto, en el capítulo del Libro de Dios, que él había sido escogido, así como nuevos significados de los que nadie hasta entonces se había apercibido, y que deducía doctrinas y directrices completamente inusitadas. Lo que no dejaba de causar sensación era la elegancia y la belleza del estilo árabe empleado en sus composiciones. Contaban éstas con admiradores acérrimos que no se recataban de preferirlas; incluso a los más bellos pasajes del Corán” (Conde de Gobineau, Les Religions et les Philosophies dans l’Asie Centrale, p. 120).

ƒ Corán, 37:180.

Vistas de la Casa del Báb en Shíráz en la que declaró Su misión.

Arriba: pestillo y puerta originales, entrada y peldaños que llevan a la sala

donde tuvo lugar la Declaración. Abajo: entrada de la casa.

LOS ROMPEDORES DEL ALBA

“Después de esto me dirigió las siguientes palabras: ‘¡Oh tú quien eres el primero en creer en Mí! En verdad te digo, soy el Báb, la Puerta de Dios, y tú eres el Bábu’l-Báb, la puerta de esa Puerta. Al principio dieciocho almas deben, de forma espontánea y por propia iniciativa, aceptarme y reconocer la verdad de Mi Revelación. Sin previo aviso ni invitación, cada una de ellas, deberá procurar hallarme. Cuando el número esté completo, uno de vosotros será escogido para acompañarme en la peregrinación a La Meca y Medina. Allí entregaré el Mensaje de Dios al Sharíf de La Meca. A continuación regresaré a Kufa, donde de nuevo en la mezquita de dicha ciudad santa manifestaré Su Causa. Es menester que no divulguéis, ni a vuestros compañeros ni a ninguna otra alma, lo que habéis visto u oído. Entregaos a la oración y enseñanza en la Masjid-i-Ílkhání. Yo también me uniré a vosotros durante la oración de los fieles. Cuidado no sea que vuestra actitud hacia mí delate el secreto de vuestra fe. Veréis de continuar en esta ocupación y mantener dicha actitud hasta nuestra partida hacia H. ijáz. Antes de partir confiaremos a cada una de las dieciocho almas una misión especial y las enviaremos a que cumplan su cometido. Las instruiremos para que enseñen la Palabra de Dios y revivan las almas de los hombres’. Tras pronunciar estas palabras ante mí, me despidió de Su presencia acompañándome hasta la puerta de la casa y confiándome al cuidado de Dios”.

“Esta Revelación, tan repentina e impetuosamente volcada sobre mí, llegó como un rayo del que se dijera que me había anulado las facultades*. Me sentí cegado por su esplendor des

* “Así se relata en el ‘Bih.áru’l-Anvár, el Aválim y el Yanbú‘, que S. ádiq, hijo de Muh.ammad, dijo estas palabras: ‘El conocimiento está compuesto por veintisiete letras. Todo lo que los Profetas han revelado son dos de esas letras. Ningún hombre hasta ahora ha conocido más que esas dos letras. Mas cuando el Qá’im aparezca, manifestará las veinticinco letras restantes’. Ahora, reflexiona: ‘Él ha declarado que el conocimiento consiste en

lumbrante y abrumado por su fuerza demoledora. La emoción, la alegría, el sobrecogimiento y la maravilla remecieron las entrañas de mi alma. Entre estas emociones predominaba un sentimiento de dicha y fortaleza que parecía haberme transfigurado. ¡Cuán endeble e impotente, cuán abatido y tímido me había sentido antes! No había podido entonces ni escribir ni caminar, pues así de trémulos estaban mis pies y manos. Ahora, sin embargo, el conocimiento de Su Revelación había galvanizado mi ser. Me sentía en posesión de un poder y valor tales que si el mundo, con todos sus pueblos y potentados, se hubieran coaligado contra mí, yo, solo e impávido, habría resistido su asalto. El universo entero semejaba ser poco menos que un puñado de polvo en mis puños. Parecía ser yo la Voz de Gabriel personificada que convocaba a toda la humanidad: ‘Despertad, pues he aquí que la Luz matinal ha despuntado. Alzaos, pues Su Causa ha sido manifestada. El portal de Su gracia está abierto de par en par; ¡entrad, oh pueblos del mundo, pues Quien es vuestro Prometido ha llegado!’ ”

“Dejé Su casa en semejante estado para reunirme con mi hermano y sobrino. Un gran número de seguidores de Shaykh Ah.mad, enterados de mi llegada, se habían reunido en la Masjidi-Ílkhání para verme. Fiel a las instrucciones de mi recién descubierto Bienamado, comencé a cumplir Sus deseos al punto. No había hecho más que comenzar a organizar las clases y a realizar mis rezos cuando empezó a congregarse un gran gentío a mi alrededor. También acudieron a visitarme las dignidades eclesiásticas y funcionarios de la ciudad. Se maravillaron del espíri

veintisiete letras, y ha considerado que todos los Profetas, desde Adán hasta el “Sello”, son Expositores de sólo dos letras suyas y han sido enviados con estas dos letras. También dice que el Qá’im ha de revelar las veinticinco letras restantes. A juzgar por estas palabras, ¡qué magna y sublime es Su posición! Su rango está por encima del de todos los Profetas, y Su Revelación rebasa la comprensión y entendimiento de todos sus elegidos’” (Kitáb-i-Íqán, pp. 157-158).

LOS ROMPEDORES DEL ALBA

tu que exhibía mi exposición, inconscientes de que la Fuente de donde procedía mi saber no era sino Aquel cuyo advenimiento ellos, en su mayor parte, aguardaban ansiosamente”.

“En varias ocasiones, durante aquellos días, fui emplazado por el Báb a que Le visitase. Solía enviar de noche a la mezquita al mismo sirviente etíope como portador de Su muy cortés mensaje de bienvenida. Cada vez que Lo visitaba, transcurría la noche entera en Su presencia. Despierto hasta el amanecer, solía sentarme a Sus pies fascinado por el encanto de Su expresión, ajeno al mundo, a sus cuitas e intereses. ¡Cuán rápidamente pasaban aquellas horas preciosas! Al amanecer solía retirarme de Su presencia no sin disgusto. ¡Cuán ansiosamente solía en semejantes días suspirar por la llegada de la noche! ¡Con qué sentimientos de tristeza y contrariedad contemplaba el alborear del día! En el curso de una de estas gloriosas visitas, mi Anfitrión Se dirigió a mí con estas palabras: ‘Mañana llegarán trece de vuestros compañeros. A todos ellos los recibiréis con la máxima amabilidad. No los abandonéis a su suerte, pues han dedicado sus vidas a la búsqueda de su Bienamado. Rezad a Dios para que pueda facultaros graciosamente a transitar con seguridad el sendero, que es más estrecho que un cabello y más afilado que una espada. Algunos de entre ellos serán contados, a la vista de Dios, como Sus discípulos escogidos y favorecidos. En cuanto a otros, hollarán el camino de en medio. El destino de los demás permanecerá sin ser declarado hasta la hora en que se manifieste todo lo que está oculto’” *.

“Esa misma mañana, al amanecer, poco después de mi regreso del hogar del Báb, Mullá ‘Alíy-i-Bast.ámí, acompañado por el mismo número de compañeros que me había sido señalado, llegó a la Masjid-i-Ílkhání. Al punto dispuse lo necesario

* “Ved de la misma manera el comienzo de la manifestación del Bayán: durante cuarenta días nadie, además de la letra Sín, creyó en B. Sólo poco a poco las formas de las letras Bismi’lláhu’l-Amnal‘u’l-Aqdas revistieron la túnica de la fe, hasta que la Unidad Primitiva quedó completada. Ved enseguida cuánto se ha multiplicado hasta hoy” (Le Bayán Persa, vol. 4, p. 119).

para su alojamiento. Una noche, pocos días después de la llegada, Mullá ‘Alí, como portavoz de sus compañeros, dio rienda suelta a sentimientos que no podía reprimir por más tiempo. ‘Sabéis muy bien’, dijo, ‘cuán grande es nuestra confianza en vos. Os profesamos tal lealtad que si proclamaseis ser el prometido Qá’im, todos nos someteríamos sin titubeos. Obedientes a vuestro llamamiento, hemos abandonado nuestros hogares en procura de nuestro prometido Bienamado. Vos fuisteis el primero en dar este noble ejemplo. Nosotros hemos seguido vuestros pasos. Hemos decidido no cejar en nuestro empeño hasta encontrar el Objeto de la búsqueda. Os hemos seguido hasta este lugar, dispuestos a reconocer a quienquiera que vos aceptéis, con la esperanza de hallar el refugio de Su protección y de atravesar con buen pie el tumulto y agitación que deben señalar la última Hora. Mas ¿cómo es que ahora os vemos enseñando a las gentes y dirigiendo sus rezos y plegarias con la mayor tranquilidad? Parece que aquellas muestras de agitación y expectación se han desvanecido de vuestro rostro. Decidnos, os rogamos, la razón, para que nosotros también podamos liberarnos de nuestro estado presente de duda e incertidumbre’. ‘Vuestros compañeros’, observé gentilmente por mi parte, ‘pueden atribuir naturalmente mi paz y sosiego al ascendiente que al parecer he logrado en esta ciudad. Nada más lejos de la verdad. El mundo, os aseguro, con toda su pompa y seducciones, nunca podrán encandilar a este H. usayn de Bushrúyih, apartándolo de su Bienamado. Desde que me embarcara en esta santa empresa, me prometí sellar mi destino con mi propia sangre. Por amor a Él he dado la bienvenida a mi inmersión en el océano de las tribulaciones. No ambiciono las cosas de este mundo. Sólo ansío el beneplácito de mi Bienamado. Hasta que no derrame mi sangre por Su nombre no se extinguirá el fuego que arde dentro de mí. Quiera Dios que podáis vivir para presenciar ese día. ¿Acaso vuestros compañeros no han pensado que, en virtud de la intensidad de su anhelo y la constancia de sus esfuerzos, Dios, con Su infinita misericordia, quizá Se haya dignado graciosamente a franquear ante el rostro de Mullá H. usayn la Puerta de Su gracia,

LOS ROMPEDORES DEL ALBA

y haya deseado, de acuerdo con Su inescrutable sabiduría, ocultar este hecho, y me haya ordenado ocuparme en estos menesteres?’ Tales palabras sacudieron el alma de Mullá ‘Alí. Al punto percibió su significado. Entre sollozos, me rogó que revelase la identidad de Aquel que había convertido mi agitación en paz, y mi ansiedad en certidumbre. ‘Os adjuro’, me rogó, ‘a que me confiráis una porción de esa santa bebida que la Mano de la Misericordia os ha dado a probar, pues sin duda saciará mi sed y apaciguará el dolor del anhelo que hay en mi corazón’. ‘No me roguéis’, respondí, ‘que os conceda este favor. Que sea vuestra confianza en Él, pues sin duda Él guiará vuestros pasos y acallará el tumulto de vuestro corazón’”.

“Mullá ‘Alí corrió donde sus compañeros para hacerles partícipes del tenor de la conversación habida con Mullá H. usayn. Encendidos por el fuego que el relato de aquella conversación había prendido en sus corazones, de inmediato se dispersaron y, procurándose el retiro de sus celdas, imploraron con ayunos y rezos la pronta eliminación del velo que se interponía entre ellos y el reconocimiento de Su Bienamado. Mientras hacían sus vigilias imploraron: ‘¡Oh Dios, nuestro Dios! A Ti tan sólo Te adoramos y pedimos auxilio. Guíanos, te lo imploramos, por el recto Sendero, ¡oh Señor, nuestro Dios! Cumplid lo que nos habéis prometido a través de todos Tus Apóstoles, y no nos avergoncéis en el día de la Resurrección. En verdad, no incumpliréis vuestra promesa’”.

En el tercer día de su retiro, hallándose sumido en oración, Mullá ‘Alíy-i-Bast.ámí tuvo una visión. Ante sus ojos se presentó una luz, y, ¡he aquí! Aquella luz se movía ante él. Encandilado por su esplendor, la siguió hasta que fue conducido a su prometido Bienamado. A esa misma hora, en mitad de la noche, se levantó y, exultante de dicha y radiante de alegría, abrió la puerta de la alcoba corriendo hacia la de Mullá H. usayn, donde se le abalanzó para abrazar a su reverenciado compañero. Mullá

H. usayn lo abrazó con toda ternura y le dijo: “¡Rogad a Dios, quien os ha guiado hasta aquí! ¡No habríamos sido guiados de no habernos guiado Dios!”

Esa misma mañana, al despuntar el alba, Mullá H. usayn, seguido por Mullá ‘Alí, corrieron hacia la residencia del Báb. A la entrada de Su hogar, encontraron al fiel criado etíope, quien de inmediato los reconoció y saludó con estas palabras: “Antes de despuntar el día, fui llamado a la presencia de mi Amo, quien me instruyó que abriera la puerta de la casa y que aguardara de pie en el umbral. ‘Dos invitados’, me dijo, ‘llegarán pronto por la mañana. Extendedles en Mi nombre una cálida bienvenida. Decidles por Mí: Entrad aquí en el nombre de Dios’ ”.

El primer encuentro de Mullá ‘Alí con el Báb guardó parecido con el de Mullá H. usayn, difiriendo sólo en un aspecto, mientras que en la cita anterior las pruebas y testimonios de la misión del Báb habían sido expuestos y sometidos a examen crítico, en esta ocasión todo argumento quedó derrumbado y nada prevaleció salvo el espíritu de una adoración intensa y de una cercanía estrecha y ardiente. Todo en aquella estancia parecía vibrar con este testimonio: “En verdad, en verdad, el alba de un nuevo Día ha despuntado. El Prometido ha sido entronizado en los corazones de los hombres. En Su mano sostiene la copa mística, el cáliz de la inmortalidad. ¡Benditos sean quienes beben de él!”

A su vez, y por sus propios y desasistidos esfuerzos, cada uno de los doce compañeros de Mullá ‘Alí buscaron y hallaron a su Bienamado. Algunos en sueños, otros en estado de vigilia, algunos en sus rezos y otros en sus momentos de contemplación, experimentaron la luz de esta Revelación divina y fueron guiados a reconocer el poder de su gloria. Siguiendo el precedente de Mullá ‘Alí, éstos y varios más, acompañados por Mullá

H. usayn, lograron alcanzar la presencia del Báb y fueron declarados “Letras del Viviente”. Diecisiete Letras fueron inscribiéndose gradualmente en la Tabla guardada de Dios. Se les designó como Apóstoles escogidos del Báb, ministros de Su Fe y difusores de Su luz.

Cierta noche, en el curso de Su conversación con Mullá

H. usayn, el Báb pronunció estas palabras: “Hasta la fecha, diecisiete Letras se han inscrito bajo el estandarte de la Fe de Dios. Falta una más hasta completar el número. Estas Letras del

LOS ROMPEDORES DEL ALBA

Viviente se alzarán para proclamar Mi causa y para establecer Mi Fe. Mañana por la noche la Letra restante llegará y colmará el número de Mis discípulos escogidos”. Al día siguiente, al atardecer, conforme el Báb regresaba a Su hogar seguido por Mullá

H. usayn, apareció un joven desgreñado y polvoriento. Se acercó a Mullá H. usayn, lo abrazó y le preguntó si había alcanzado su meta. Mullá H. usayn trató al principio de calmar su agitación con recomendaciones de que descansara un rato, prometiéndole que más tarde le apercibiría al respecto. Sin embargo, el joven se negó a seguir tal consejo. Fijando su mirada en el Báb, le dijo a Mullá H. usayn: “¿Por qué tratáis de ocultármelo? Puedo reconocerle por su paso. Puedo atestiguar que nadie excepto Él, de Oriente como de Occidente, puede reclamar ser la Verdad. Nadie puede manifestar el poder y majestad que irradia Su santa persona”. Mullá H. usayn, maravillado por sus palabras, rogando excusas le indujo, empero, a moderar sus sentimientos hasta tanto no le informara de la verdad. Dejándole, se apresuró a unirse al Báb e informarle de la conversación con el joven. “No os maravilléis”, observó Él, “por tan extraña conducta. En el mundo del espíritu nos hemos comunicado con ese joven. Ya le conocemos y, aún más, aguardábamos su llegada. Id donde él y llamadle ante nuestra presencia”. Al instante, las palabras del Báb recordaron a Mullá H. usayn el siguiente hadiz: “En el último Día, los Hombres del Invisible atravesarán la inmensidad de la Tierra, en alas del espíritu, con tal de lograr la presencia del prometido Qá’im y de Él, inquirirán el secreto que ha de resolver sus problemas y eliminar sus perplejidades”.

Aunque distantes en lo corporal, estas almas heroicas están empeñadas en comunión diaria con su Bienamado, participan de la gracia de Su expresión, y comparten el supremo privilegio de Su compañía. De lo contrario, ¿cómo podían Shaykh Ah.mad y Siyyid Káz.im haber conocido al Báb? ¿Cómo podían haber percibido el significado del secreto que se hallaba oculto en Él? ¿Cómo podía el propio Báb, como podía Quddús, Su Amado discípulo, haber escrito en términos tales, de no haber existido el vínculo místico del espíritu que enlazaba sus almas?

¿Acaso el Báb no había aludido, en los primeros días de Su Misión, a los primeros pasajes del Qayyúmu’l-Asmá’, Su comentario sobre el sura de José, a la gloria y significado de la Revelación de Bahá’u’lláh? ¿No era Su propósito, al explayarse sobre la ingratitud y malicia que caracterizó el trato dispensado a José por sus hermanos, el de predecir lo que Bahá’u’lláh estaba destinado a sufrir a manos de Su hermano y familiares? ¿No fue Quddús quien, aunque sitiados dentro de la fortaleza de Shaykh T.abarsí por los batallones y el fuego de un enemigo implacable, se ocupó, de día y de noche por igual, en completar su elogio de Bahá’u’lláh, ese comentario inmortal sobre el Sád de S.amad, el cual había alcanzado ya un volumen de unos 500.000 mil versículos? Cada versículo del Qayyúmu’l-Asmá’, cada palabra del comentario anticipado de Quddús, ofrecen, cuando se examina desapasionadamente, testimonio elocuente de esta verdad.

Al aceptar Quddús la verdad de la Revelación del Báb, vino a completarse el número asignado de Sus discípulos escogidos. Quddús, de nombre Muh.ammad Alí, era descendiente directo por parte de madre del Imám H. asan, el nieto del profeta Muh.ammad*. Quddús nació en Bárfurúsh, en la provincia de Mázindarán. Los asiduos de las lecciones magistrales de Siyyid Káz.im refieren que, en los últimos años de la vida de éste, Quddús se alistó como uno de los discípulos del Siyyid. Era el último en llegar, e invariablemente ocupaba el asiento más llano de la concurrencia. Asimismo, era el primero en salir una vez concluida la reunión. El silencio que guardaba, y la modestia de su proceder le distinguían de sus compañeros. A Siyyid Káz.im se le oía decir a menudo que algunos de entre sus discípulos, si bien ocupaban los asientos inferiores y observaban el silencio más estricto, eran, no obstante, tan exaltados a los ojos de Dios que él mismo se sentía indigno de contarse entre sus siervos. Los discípulos de Siyyid Káz.im, aunque apercibidos

* De acuerdo con el Kashfu’l-Ghitá, el padre de Quddús murió pocos años antes de la Manifestación del Báb. Al fallecer éste, Quddús era todavía pupilo en la escuela de Mírzá Ja‘far, en Mashhad (p. 227, nota 1).

LOS ROMPEDORES DEL ALBA

Vistas del baño público de Shíráz adonde el Báb acudía de niño.

de la humildad de Quddús y pese a reconocer el carácter ejemplar de su conducta, no acertaron a comprender el propósito del Maestro. Cuando Quddús llegó a Shíráz y abrazó la Fe declarada por el Báb, contaba tan sólo veintidós años de edad. Aunque joven en años, mostró un valor y Fe indomables como nadie entre los discípulos de su maestro. Con su vida y glorioso martirio ejemplificó la verdad de esta tradición: “Quien Me busque, Me hallará. Quien Me halle será atraído hacia Mí. Quienquiera que sea atraído hacia Mí, Me amará. A quienquiera que Me ame, también le amaré. Quien es amado por Mí, lo sacrificaré. De aquel que sea sacrificado por Mí, Yo mismo seré su rescate”.

El Báb, cuyo nombre era Siyyid ‘Alí-Muh.ammad*, nació en la ciudad de Shíráz el primer día de Muh. arram del año 1235 d.h.** Pertenecía a una casa renombrada por su nobleza, cuyos orígenes se remontaban al propio Muh.ammad. La fecha de Su nacimiento confirmaba lo acertado de esa profecía tradicionalmente atribuida al Imám ‘Alí: “Soy dos años más joven que mi Señor”. Veinticinco años, cuatro meses y cuatro días habían transcurrido desde la fecha del nacimiento hasta el día en que declaró Su Misión. Siendo aún muy niño perdió a Su padre, Siyyid Muh.ammad Rid.á†, un hombre conocido en toda la provincia de Fárs reputado por su piedad y virtud. Tanto el padre como la madre eran descendientes del Profeta, ambos eran amados y respetados por las gentes. El Báb se crió junto a

H. ájí Mírzá Siyyid ‘Alí, su tío materno y mártir de la Fe, quien Lo puso, todavía en su infancia, bajo el cuidado de un tutor llama-do Shaykh ‘Ábidƒ. Aunque el Báb no sentía inclinación por el estudio, Se avino ante el deseo e instrucciones de Su tío.

Shaykh ‘Ábid, conocido entre sus pupilos como Shaykhuná, era hombre de piedad y saber. Había sido discípulo de Shaykh Ah.mad y Siyyid Káz.im. “Cierto día”, relató, “pedí al Báb que recitara las palabras de apertura del Corán: Bismi’lláhi’r

* También es conocido por las siguientes designaciones: Siyyid-i-Dhikr Nuqt.iy-i-Úlá H. ad. rat-i-A‘lá Nuqt.iy-i-Bayán

‘Abdu’dh-Dhikr T. al‘at-i-A‘lá Rabb-i-A‘lá Siyyid-i-Báb Bábu’lláh

** 20 de octubre de 1819 d.C.

† De acuerdo con Mírzá Abu’l-Fad. l (manuscrito sobre la historia de la Causa, p. 3), el Báb era todavía un niño de pecho cuando falleció Su padre.

ƒ De acuerdo con Mírzá Abu’l-Fad. l (manuscrito, p. 41), el Báb tenía seis o siete años cuando entró en la escuela de Shaykh ‘Ábid. La escuela era conocida por el nombre de Qahviyih-Awlíyá. El Báb permaneció allí cinco años, donde aprendió los rudimentos del persa. El primer día del mes de Rabí‘u’l-Avval del año 1257 d.h. partió hacia Najaf y Karbilá, para regresar siete meses después a Su provincia nativa de Fárs.

LOS ROMPEDORES DEL ALBA

Ruinas del Qahviyih-Awlíyá, en Shíráz. Puerta de entrada de la escuela que frecuentaba el Báb.

Rah. máni’r-Rah. ím*. Dudó, aduciendo que a menos que se Le dijera el significado de dichas palabras, en modo alguno intentaría pronunciarlas. Hice ver que no sabía su sentido. ‘Yo sé lo que significan esas palabras’, observó mi pupilo; ‘con vuestra venia, las explicaré’. Habló con tal conocimiento y fluidez que quedé aturdido y maravillado. Expuso el significado de Alláh, de Ráh. mán, de Rah. ím, en tales términos como yo no había ni leído ni escuchado. La dulzura de Su expresión todavía perdura en mi memoria. Me sentí obligado a devolverlo a Su tío y a declinar el encargo que había confiado a mi cuidado. Decidí explicarle cuán indigno me sentía de enseñar a un niño tan notable. Encontré a Su tío solo en su despacho. ‘Os lo he traído de vuelta’, dije, ‘para confiarlo a vuestra vigilante protección. No debe ser tratado como un niño cualquiera, pues en Él pueden ya discernirse las trazas de ese misterioso poder que la Revelación del S.áh.ibu’z-Zamán** sólo puede revelar. Os incumbe arroparle con el mayor cariño. Tenedlo en vuestro hogar, pues Él, en verdad, no tiene necesidad de maestros como yo’. H. ájí Mírzá Siyyid ‘Alí regañó severamente al Báb. ‘¿Has olvidado mis instrucciones?’, dijo. ‘¿No te había advertido ya que siguieras el ejemplo de tus condiscípulos, que guardases silencio y escucharas con atención cada palabra que pronunciase tu maestro?’ Tras obtener la promesa de que obedecería fielmente sus instrucciones, ordenó al Báb que regresara a la escuela. El alma de aquel niño no podía quedar constreñida por las severas advertencias del tío. Día tras día continuó manifestando muestras evidentes de sabiduría sobrehumana, que no puedo siquiera referir”. Por fin, el tío fue inducido a retirarlo de la escuela de Shaykh ‘Ábid para llevárselo consigo al negocio†. Allí también

* En el nombre de Dios, el Compasivo, el Misericordioso. ** “El Señor de la época”, uno de los títulos del prometido Qá’im.

† Según el relato de H. ají Mu‘ínu’s-Salt.anih (p. 37), el Báb asumió a la edad de veinte años la dirección de los negocios de su tío. “Huérfano a una edad temprana, fue encomendado a la tutela de su tío materno, Áqá Siyyid ‘Alí, y se ocupó, bajo la dirección de éste, de regentar el comercio de su padre (es decir, una mercería)” (A.L.M. Nicolas, Siyyid ‘Alí-Muh.ammad dit le Báb, p. 189).

LOS ROMPEDORES DEL ALBA

Arriba: Árbol que indica la tumba del hijo del Báb en Bábí-Dukhtarán, Shíráz.

Abajo: Tumba de la esposa del Báb en Sháh-Chirágh, Shíráz.

reveló señales de un poder y grandeza a los que pocos podían acercarse y nadie, rivalizar. Algunos años después*, el Báb Se unió en matrimonio con la hermana de Mírzá Siyyid H. asan y Mírzá Abu’l-Qásim**. El hijo resultado de esta unión se llamó Ah.mad†, el cual había de morir en 1259 d.h.ƒ, el año anterior a la declaración de la Fe del Báb. El Padre no lamentó su pérdida.

* Según el relato de H. ají Mu‘ínu’s-Salt.anih (p. 37), la boda del Báb tuvo lugar a Sus veintidós años de edad.

** El Báb Se refiere a ella en Su comentario sobre el sura de José (sura de Qarábat). Lo que sigue es la traducción que ofrece A.L.M. Nicolas del pasaje en cuestión: “¡En verdad! contraje matrimonio sobre el trono de Dios con

S.árá,

es decir con la bienamada. Pues ‘bienamada’ viene de ‘Bien’ ‘Amado’ (el Bienamado es Muh.ammad. Esto quiere decir que S.árá era siyyid). En verdad, he puesto a los ángeles del cielo y a los habitantes del Paraíso por testigos de estos esponsales. Sabed que la benevolencia del Sublime Dhikr es grande, ¡oh Bienamado! ¡Pues es una benevolencia que viene de Dios! ¡El Amado! No sois vos una mujer común, si obedecéis a Dios, ¡al objeto del Sublime Dhikr! Conoced la inmensa verdad del Verbo Sublime ¡y gloriaros de estar sentada con el amigo que es el Querido de Dios, el Altísimo! En verdad, la gloria os viene de parte de Dios, el Sabio. Sed pacientes ante las órdenes que vienen de Dios sobre el Báb y Su familia. Y, en verdad, vuestro hijo Ah. mad posee un lugar reservado en el Paraíso bendito, al lado de la gran Fátima”. (A.L.M. Nicolas, Le Bayán Persan, prefacio, vol. 2, pp. 10-11). La viuda del Báb vivió hasta 1300 d.h. (1882-1883). (“Journal of the Royal Asiatic Society”, 1889, artículo 12, p. 993). Ambos eran hijos de Mírzá ‘Alí, tío paterno de la madre del Báb. Mírzá Muh.sin y Mírzá Hadí, respectivamente hijo y nieto de Mírzá Siyyid

H.

asan y Mírzá Abu’l-Qásim, llegaron a ser yernos de ‘Abdu’l-Bahá.

† El Báb hace referencia a Su hijo en el comentario sobre el sura de José. Lo que sigue es traducción de A.L.M. Nicolas: “En verdad, Vuestro hijo Ah.mad posee un asilo en el Paraíso bendito junto a la gran Fátima” (sura de Qarábat). “Gloria a Dios, quien, en verdad, ha dado al Solaz de los Ojos en su juventud a un niño llamado Ah.mad. Y en verdad ¡a este niño lo hemos elevado hacia Dios!” (sura de ‘Abd) (A.L.M. Nicolas, Le Bayán Persan, vol. 2, p. 11).

ƒ 1843 d.C.
LOS ROMPEDORES DEL ALBA

Consagró su muerte con estas palabras: “¡Oh Dios, mi Dios! Ojalá que mil Ismaeles Me fueran dados, a este Abraham Tuyo, para que pudiera ofrecerlos, a todos y cada uno, como sacrificio de amor por Ti. ¡Oh mi Bienamado, Deseo de mi corazón! El sacrificio de este Ah.mad, a quien Tu siervo ‘Alí Muh.ammad ha ofrecido en el altar de Tu amor nunca bastará para sofocar la llama del anhelo de Su corazón. Hasta que no inmole Él Su propio corazón a Tus pies, hasta que Su cuerpo entero no caiga víctima de la más cruel tiranía en Tu sendero, hasta que Su pecho no se convierta en la diana de innumerables dardos por Tu amor, no se aquietará el tumulto de Su alma. ¡Oh mi Dios, mi solo Deseo! Concede que el sacrificio de Mi hijo, Mi único hijo, sea aceptable para Ti. Concede que ello sea un preludio para el sacrificio de Mi propia, Mi entera persona, en el sendero de Tu beneplácito. Dota con Tu gracia a ésta Mi sangre vital que añoro derramar en Tu sendero. Haz que ella riegue y nutra la semilla de Tu fe. Capacítala con Tu potencia celestial, para que esta simiente de Dios germine pronto en los corazones de los hombres, para que medre, prospere, y crezca hasta convertirse en un poderoso árbol, a cuya sombra logren reunirse todos los pueblos y linajes de la Tierra. Responde Tú a Mi oración, oh Dios, y cumple Mi más caro deseo. Tú eres, en verdad, el Todopoderoso, el Munífico!”*

La época en que el Báb Se dedicó a los quehaceres comerciales transcurrió en su mayor parte en Búshihr**. El calor ago

* “Partió de Shíráz hacia Búshihr cuando contaba diecisiete años, y permaneció allí cinco años entregado a sus menesteres comerciales. Durante aquel tiempo su piedad e integridad le valieron la estima de todos los mercaderes con los que entabló relación. Solía ser extremadamente atento a sus deberes religiosos y daba grandes sumas a la caridad. En cierta ocasión donó 70 tumanes (cerca de 33 euros) a un vecino pobre” (Apéndice 2 de Táríkh-i-Jadíd: Historia de H. ájí Mírzá Jání, pp. 343-344).

** “Ya por aquel entonces era meditativo y bastante más callado, a pesar de que por aquellas fechas lo alegre de su figura y el fulgor de la mirada, al mismo tiempo que su porte modesto y recogido, llamaban la atención de sus conciudadanos. Siendo bastante joven, las cuestiones religiosas le

biante del verano no Le impedía dedicar, cada viernes, varias horas al culto en la azotea de Su casa. Aunque expuesto a los rayos inclementes del sol del mediodía, volviendo Su corazón a Su Bienamado, seguía comulgando con Él, ajeno a la intensidad del calor y al mundo que Le rodeaba. Desde que clareaba hasta el amanecer, y desde el mediodía hasta bien entrada la tarde, solía dedicar Su tiempo a la meditación y a la adoración piadosa. Mirando al norte, en dirección a Teherán, al despuntar el día solía saludar, con un corazón rebosante de amor y alegría, al sol naciente, que para Él constituía un signo y símbolo del Astro de la Verdad que pronto había de alborear en el mundo. Como el amante que contempla el rostro de su amado, solía contemplar el orbe naciente con anhelo y constancia. Parecía dirigirse con un lenguaje místico a aquel luminar, como confiándole Su mensaje de amor y anhelo a Su oculto Bienamado. Tal era el grado de alegría con que daba la bienvenida a sus rayos refulgentes, que los desatentos e ignorantes que Lo rodeaban creían que estaba enamorado del propio sol*.

Lo que sigue se lo he oído referir a H. ájí Siyyid Javád-i-Karbilá’í**: “De viaje a la India, pasé por Búshihr. Puesto que ya

atraían invenciblemente, como lo demuestra el que a la edad de diecinueve años escribiera su primera obra, la Risáliy-i-Fiqhíyyih, en la que muestra una piedad verdadera y una efusividad islámica que parecían presagiarle un futuro brillante dentro de la ortodoxia shí‘í. Es probable que dicha obra fuese escrita en un Búshihr, ya que contaba 18 o 19 años cuando por precisiones del comercio fue enviado allí por su tío” (A.L.M. Nicolas, Siyyid ‘Alí-Muhammad dit le Báb, pp. 189-190).

.

* “En la sociedad se relacionaba de buen grado con los sabios y escuchaba las historias de los viajeros que afluían a esta ciudad comercial; también solía clasificársele entre los profesos de las T. aríqat, muy respetados entre las gentes” (Journal Asiatique, 1866, tomo 7, p. 335).

** “El Kashfu’l-Ghit.á arroja los siguientes detalles en torno a este notable personaje: ‘H. ájí Siyyid Javád en persona me informó de que residía en Karbilá, que sus vecinos eran bien conocidos entre los ‘ulamás reputados y doctores de la ley de aquella ciudad, y que pertenecían a la secta Ithná‘Ashaarí del Islam shí‘í. De joven sostuvo un encuentro con Shaykh Ah.mad

LOS ROMPEDORES DEL ALBA

conocía a H. ájí Mírzá Siyyid ‘Alí, me fue permitido reunirme con él en varias ocasiones. Cada vez que Lo veía, era tal el estado de humildad y mansedumbre en que Lo hallaba que no tengo palabras para describirlo. La mirada baja, la cortesía extrema y la expresión serena del rostro dejaron una impresión indeleble en mi alma*. A menudo solía oír cómo quienes estuvieron en estrecha cercanía con Él daban fe de la pureza de Su carácter, el encanto de Sus modales, su desprendimiento, Su gran integridad y Su devoción extrema hacia Dios**. Cierto hombre confirió a Su cuidado un depósito, pidiéndole que se hiciera cargo de él por un precio fijo. Cuando el Báb le envío el valor del artículo, el destinatario encontró que la suma que le era tendida superaba con creces el límite estipulado. De inmediato, escribió al Báb, pidiéndole que le explicase la razón. El Báb respondió: “Lo que te envío es enteramente lo que os corresponde. No hay un ardite de más que no os corresponda. En cierta ocasión el depósito que me confiastéis alcanzó dicho precio. Al no haberlo vendido por ese montante, siento que es Mi deber ofreceros el total de dicha suma”. Por más que el cliente del Báb Le rogó que aceptara la devolución del sobrante, el Báb insistió en rechazarlo.

-i-Ah.sá’í, pero nunca fue considerado su discípulo. Sin embargo, sí fue un seguidor profeso y valedor de Siyyid Káz.im, entre cuyos principales apoyos tuvo que contarse. Tuvo un encuentro con el Báb en Shíráz, mucho antes de la fecha de Su Manifestación. Tuvo ocasión de verle en varias ocasiones cuando el Báb contaba tan sólo ocho o nueve años de edad, en el hogar del tío materno. Aún hubo un encuentro posterior con Él en Búshihr, donde permaneció cerca de seis meses, en el mismo khán en que residían el Báb y Su tío materno. Estando en Karbilá, Mullá Alíy-i-Bast.ámí, una de las Letras del Viviente, lo puso al corriente del Mensaje del Báb, ciudad de la que saldría camino de Shíráz para informarse cabal-mente sobre la naturaleza de Su Revelación” (pp. 55-57).

* “El Báb poseía un rostro suave y benigno, modales educados y dignos, una elocuencia impresionante, así como una reacción pronta y benigna” (Lady Sheil, Glimpses of Life and Manners in Persia, p. 178).

** “Encerrado en sí mismo, ocupado siempre en prácticas piadosas, de una simplicidad de costumbres extrema, y de una dulzura atractiva, realza

Facsímil de la caligrafía de T.áhirih.

ban todos estos dones la extrema juventud y el encanto maravilloso de su figura, todo lo cual atrajo en torno a sí a cierto número de personas edificadas. Comenzó por entonces a apreciarse su ciencia y la elocuencia penetrante de sus discursos. No podía abrir la boca –aseguran los hombres que lo conocieron– sin que remeciese el fondo del corazón. Por otra parte, al expresarse con una veneración profunda sobre el Profeta, los imámes y sus santos compañeros, encantaba a los ortodoxos más severos, al tiempo que, en sus conversaciones más íntimas, los espíritus ardientes e inquietos se regocijaban al no encontrar en él ese rigorismo en la profesión de las opiniones consagradas que les hubiera repelido. Al contrario, su conversación les abría todos esos horizontes infinitos, variados, repletos, misteriosos, resguardados y sembrados por doquier de una luz cegadora que les transportaba fácilmente su imaginación” (Comte de Gobineau, Les Religions et les Philosophies dans l’Asie Centrale, p. 118).

LOS ROMPEDORES DEL ALBA

“¡Con qué asidua solicitud acudía a las reuniones en que se exaltaban las virtudes del Siyyidu’sh-Shuhadá’, el Imám H. usayn! ¡Con qué atención escuchaba el canto de los elogios! ¡Qué ternura y devoción mostraba ante las escenas de lamento y oración! Las lágrimas surcaban Sus ojos mientras que los labios temblorosos musitaban palabras de oración y alabanza. ¡Cuán convincente era Su dignidad, cuán tiernos los sentimientos que inspiraba Su semblante!”

En cuanto a las personas que tuvieron el privilegio supremo de ser inscritas por el Báb en el Libro de Su Revelación como las Letras escogidas del Viviente, he aquí la relación:

Mullá H. usayn-i-Bushrú’í
Muh.ammad-H. asan, su hermano,
Muh.ammad-Báqir, su sobrino,
Mullá ‘Alíy-i-Bast.ámí,

Mullá Khudá-Bakhsh-i-Qúchání, luego llamado Mullá ‘Alí,

Mullá H. asan-i-Bajistání,
Siyyid H. usayn-i-Yazdí,
Mírzá Muh.ammad Rawd.ih-Khán-i-Yazdí,
Sa‘íd-i-Hindí,
Mullá Mah.múd-i-Khú’í,
Mullá Jalíl-i-Urúmí,
Mullá Ah.mad-i-Ibdál-i-Marághi’í,
Mullá Báqir-i-Tabrízí,
Mullá Yúsif-i-Ardibílí,

Mírzá Hádí, hijo de Mullá ‘Abdu’l-Vahháb-i-Qazvíní,

Mírzá Muh.ammad-‘Alíy-i-Qazvíní*,

* De acuerdo con Samandar, quien fue uno de los primeros creyentes de Qazvín (manuscrito, p. 15), la hermana de T.áhirih, Mard.íyyih, fue esposa de Mírzá Muh.ammad ‘Alí, una de las Letras del Viviente, quien sufriera martirio en Shaykh T. abarsí. Al aparecer Mard. íyyih reconoció y abrazó el Mensaje del Báb (p. 5). Mírzá Muh.ammad ‘Alí era hijo de H. ájí Mullá ‘Abdu’l-Vahháb, a quien el Báb dirigió una tabla desde Qazvín.

T. áhirih* y
Quddús.

Todos ellos, con la sola excepción de T.áhirih, lograron alcanzar la presencia del Báb, y fueron investidos personalmente por Él con la distinción de dicho rango. Fue ella misma quien, habiéndose enterado del viaje previsto por el marido de su hermana, Mírzá Muh.ammad ‘Alí, desde Qazvín, le encomendó una carta sellada pidiéndole que Se la entregara al Prometido, con Quien –según ella– sin duda alguna habría de encontrarse en el curso de su travesía. “Decidle de mi parte, añadió: ‘el fulgor de

* Según consta en Memorials of the Faithful (pp. 291-298), T. áhirih tuvo dos hijos y una hija, ninguno de los cuales reconoció la verdad de la Causa. Tal era el grado de su conocimiento y méritos que su padre, H. ájí Mullá

S.álih., expresaba su lamento en los siguientes términos: “¡Ojalá hubiera sido hombre, pues ello habría traído lustre a mi casa y me habría sucedido!” T.áhirih trabó conocimiento de los escritos de Shaykh Ah.mad hallándose en casa de su primo, Mullá Javád, de cuya biblioteca retiró prestados dichos libros para llevárselos a la suya. El padre planteó violentas objeciones contra esta iniciativa y, en el curso de sus acaloradas discusiones, denunció y criticó las enseñanzas de Shaykh Ah.mad. Por su parte, T. áhirih se negó a seguir los consejos del padre y mantuvo correspondencia secreta con Siyyid Káz.im, quien le confirió el título de Qurratu’l-‘Ayn. El título de “T. áhirih” pasó a relacionarse con su persona durante su estancia en Badasht, y fue ulteriormente aprobado por el Báb. T. áhirih salió de Qazvín hacia Karbilá con la esperanza de encontrarse con Siyyid Káz.im; pero llegó demasiado tarde: el Siyyid había fallecido diez días antes de su llegada. Pudo, empero, sumarse a los compañeros del fallecido guía y dedicar tiempo a la oración y meditación, en ansiosa espera de la aparición de Aquél cuyo advenimiento había predicho Siyyid Káz.im. Hallándose en aquella ciudad, tuvo un sueño. Un joven, un Siyyid que lucía una capa negra y un turbante verde se le apareció en los cielos quien, alzando las manos, recitaba ciertos versículos, uno de los cuales anotó ella en su libro. T. áhirih se despertó del sueño profundamente impresionada por lo extraño de la experiencia. Cuando más tarde le llegó un ejemplar del Ah.sanu’l-Qis.as., el comentario del sura

LOS ROMPEDORES DEL ALBA

Tu faz destella reluciente, y los rayos de Tu rostro ascienden a lo alto’. Después decidle ‘¿No soy vuestro Señor?’ y ‘¡Tú eres, Tú eres!’ responderemos todos”*.

Mírzá Muh.ammad- ‘Alí consiguió al fin reconocer al Báb y transmitirle tanto la carta como el mensaje de T. áhirih. Acto seguido, el Báb la declaró una de las Letras del Viviente. H. ájí Mullá S.álih.-i-Qazvíní, y su hermano, Mullá Taqí, eran mujtahides de gran renombre**, avezados en el uso de las tradiciones del

de José realizado por el Báb, para inmensa delicia suya descubrió que aquel mismo versículo oído en sueños figuraba en el libro. Aquel descubrimiento la confirmó en su fe sobre la verdad del Mensaje que el autor de aquella obra había proclamado. Ella misma emprendió la traducción al persa del Ahsanu’l-Qisas, y se desvivió por difundirlo e interpretarlo. La

. ..

casa de Karbilá estuvo asediada tres meses por los guardias que el Gobernador había apostado para mantener vigilancia e impedir que se relacionase con las gentes. Desde Karbilá se trasladó a Bagdad, donde vivió un tiempo en la casa de Shaykh Muh.ammad-i-Shibl. Luego se mudó de residencia a otro barrio, hasta a la postre ir a parar a la casa del Muftí, donde permaneció cerca de tres meses.

* De acuerdo con el Kashfu’l-Ghi.tá’, (p. 93), T. áhirih fue informada del Mensaje del Báb por Mullá ‘Alíy-i-Bastámí, quien visitó Karbilá el año

.
1260 d.h., a su regreso de Shíráz.

** “Una de las familias próceres de Qazvín, y quiero significar con ello de las más grandes, tanto por lo elevado de los puestos que sus diversos miembros ocupaban en la jerarquía eclesiástica como por la reputación de saber que les rodeaba, era, sin disputa, la familia de H.ájí Mullá S.álih.-i-Baraqání. Tenía un hermano, Mullá Muh.ammad ‘Alí Taqíy-i-Baraqání, quien recibió póstumamente el título de Shahíd-i-Thálith, es decir, tercer mártir. Conviene que nos remontemos un poco en su historia a fin de comprender mejor tanto su papel en las disensiones religiosas de Persia como en la catástrofe que habría de recaer fatalmente sobre el altanero y orgulloso hermano de Mullá S.álih.. Cuando el gran mujtahid Áqá Siyyid Muh.ammad llegó a Qazvín, alguien le preguntó si H.ájí Mullá S.álih.-i-Baraqání era mujtahid. ‘Ciertamente’, respondió el Siyyid, máxime considerando que S. álih era uno de sus antiguos alumnos, quien por las noches había seguido las lecciones de Áqá Siyyid ‘Alí. ‘Muy bien’, le respondió su

derecho musulmán, y universalmente respetados por las gentes de Teherán, Qazvín y otras ciudades principales de Persia. T.áhirih había contraído matrimonio con Mullá Muh.ammad, hijo de Mullá ‘Alí, su tío, a quienes los shí‘íes conocen por el título de Sháhíd-i-Thálith (el Tercer Mártir). Aunque su familia era bálá-sarí, sólo T. áhirih dio muestras desde un principio de devoción y marcadas simpatías por Siyyid Káz.im. Como muestra de la admiración personal que le profesaba, escribió una apología

interlocutor, pero su hermano Muh.ammad-Taqí, ¿es asimismo digno de dicho título sagrado? Áqá Siyyid Muh.ammad respondió alabando las cualidades y la ciencia de Taqí; pero evitó dar una respuesta precisa a la pregunta escueta que se le había formulado. Lo cual no impidió que su interlocutor diese pábulo por toda la ciudad a que Siyyid Muh.ammad en persona había reconocido la pericia de Taqí, y que lo había declarado mujtahid en su presencia. Pues bien, Siyyid Muh.ammad se había alojado en el hogar de uno de sus colegas, H. ájí Mullá ‘Abdu’l-Vahháb. Éste pronto supo del clamor suscitado, por lo que tras convocar al interlocutor del Siyyid, le reprendió abiertamente en presencia de testigos. Naturalmente, el vocerío provocado por esta intervención, y amplificado de boca en boca, llegó a oídos de Taqí, quien, enfurecido se limitaba a decir cada vez que se mentaba el nombre de Mullá ‘Abdu’l-Vahháb: ‘No le respeto sino por ser el hijo de mi maestro bienamado’. Siyyid Muh.ammad, tras ser puesto al corriente de los incidentes y de todos los rumores, comprendiendo que había contristado el alma de Taqí, solicitó un día que le acompañase en el desayuno, le agasajó rodeándolo de distinciones y le extendió su licencia de mujtahid. Ese mismo día lo acompañó a la mezquita y, concluida la plegaria, tomando asiento sobre las gradas de la cátedra, pronunció el elogio de Taqí y lo confirmó ante la concurrencia entera, en su nueva dignidad. Más adelante, llegó a Qazvín Shaykh Ah.mad-i-Ah.sá’í. Este personaje, al decir del muy piadoso autor del Qis.as.u’l-‘Ulamá, fue declarado impío por querer acercar la filosofía a la ley religiosa, ‘cuando todo el mundo sabe que, en la mayoría de los casos, querer mezclar la inteligencia y la ley religiosa es cosa imposible’. Fuera como fuese, Shaykh Ah.mad destacaba muy por encima de sus contemporáneos, y además eran muchos los hombres que compartían su opinión. Sus partidarios podían encontrarse en todas las ciudades de Persia. El

LOS ROMPEDORES DEL ALBA

en defensa y justificación de las enseñanzas de Shaykh Ah.mad, que luego le hiciera llegar. Pronto obtuvo una respuesta, redactada en términos de sumo afecto, y en cuyos párrafos introductorios el Siyyid le da el siguiente tratamiento: ¡Oh tú, el solaz de mis ojos (¡Yá Qurrat-i-‘Ayní !), y la alegría de mi corazón! Desde entonces en adelante se la conocería para siempre por

propio Sháh Fath.-‘Alí le dispensaba bastante consideración a pesar de que parece que el Ákhund Mullá ‘Alí había dicho de su persona: ‘Es un ignorante de corazón puro’. A su paso por Qazvín, Shaykh Ah.mad se alojó en casa de Mullá ‘Abdu’l-Vahháb, ya por entonces enemistado con la familia Baraqání. Solía rezar en la mezquita parroquial y los ‘ulamás de Qazvín acudían a realizar la plegaria bajo su dirección. Por su parte, y como es natural, a todos estos santos personajes les correspondió con todas las amabilidades y visitas. Se encontraba a gusto en su compañía, y no era ningún misterio para nadie que su anfitrión se contara entre sus discípulos. Un día Shaykh Ah.mad se presentó en casa de H. ájí Mullá Taqíy-i-Baraqání, quien le recibió con todas las muestras del más profundo respeto. Empero, aprovechó su presencia para proponerle algunas cuestiones insidiosas: ‘Por lo que concierne a la resurrección de los muertos en el día del juicio, os pregunto, ¿coincide vuestra opinión con la de Mullá Sad.rá?’ ‘No’, dijo Shaykh Ah.mad. Acto seguido Taqí, dirigiéndose a su hermano más joven, H. ájí Mullá ‘Alí le dijo: ‘Id a mi biblioteca y traedme el Shaváhid-i-Rubúbíyyih de Mullá Sad. rá’. Comoquiera que H. ájí Mullá tardaba en volver, Mullá ‘Alí le dijo a su interlocutor: ‘Sobre este tema no discuto con usted, pero siento curiosidad por conocer vuestra opinión sobre el particular’. El Shaykh respondió: ‘Nada más sencillo. De acuerdo conmigo, la resurrección no tendrá lugar con nuestro cuerpo material, sino con su esencia: y yo llamo esencia, por ejemplo, al cristal que se halla en potencia dentro de la piedra’. ‘Perdonad’, replicó arteramente Taqí, ‘pero dicha esencia difiere del cuerpo material, y vos sabéis que es un dogma de nuestra santa religión creer en la resurrección del propio cuerpo material’. El Shaykh se sintió naturalmente desconcertado, no sirviendo de nada que uno de sus alumnos, oriundo de Turkistán, quisiera desviar el tema entablando una conversación que amenazaba prolongarse: el golpe había sido acusado, y Shaykh Ah.mad se retiró, convencido de hallarse en una situación comprometida. No tardó en saber que su conversación había sido cuidadosamente relatada por Taqí. Ese

Qurratu’l-‘‘Ayn. Tras el encuentro histórico de Badasht, algunos de los concurrentes quedaron tan aturdidos ante la intrepidez y el lenguaje franco de aquella heroína, que creyeron deber suyo poner al Báb al corriente de lo inédito y desaforado de su conducta. Trataban con ello de empañar la pureza de su nombre; mas a estas acusaciones respondió el Báb: “¿Qué he de decir yo

mismo día, al presentarse a los rezos de la mezquita, sólo fue seguido por ‘Abdu’l-Vahháb. Las tornas se volvían amenazadoras; mas ‘Abdu’l-Vahháb creyó haber encontrado el medio de allanar todas las dificultades suplicando a su maestro que escribiera y publicase un tratado en el que afirmase la resurrección del cuerpo material. No había contado con la hostilidad de Taqí. En efecto, Shaykh Ah.mad escribió dicho tratado, incluido todavía en su volumen titulado Ajvibatu’l-Masá’il, aunque a nadie le interesó leerlo; por lo que el clamor de su impiedad se agrandaba con cada día que pasaba. La situación llegó a un punto en el que el Gobernador de la ciudad, el príncipe ‘Alí-Naqí Mírzá Ruknu’d-Dawlih, considerando la importancia de los personajes en liza y temiendo que se le pudiera acusar de haber dejado germinar la discordia, resolvió intentar un acuerdo. Una noche invitó a una gran cena a todos los ilustres ‘ulamás de la ciudad. Shaykh Ah.mad contó con el primer asiento, seguido a la distancia de un comensal, por Taqí. Los platos fueron servidos para tres personas, de suerte que los dos enemigos se vieran obligados a comer juntos. Pero Taqí, irreductible, se volvió hacia el plato de los vecinos de la derecha, y, para gran escándalo del Príncipe, puso su mano izquierda frente a la parte izquierda de su persona de modo que ante su vista no se cruzara, ni siquiera involuntariamente, la persona de Shaykh Ah.mad. Tras la cena, que resultó bastante lúgubre, el Príncipe, insistiendo en su idea de reconciliar a los dos adversarios hizo un gran elogio de Shaykh Ah.mad, diciendo que era el más grande de los doctores árabes y persas, y que Taqí debía testimoniarle el mayor respeto, pues no era conveniente que prestase oídos a gentes que querían sembrar la discordia entre dos inteligencias de élite. Pero Taqí le interrumpió violentamente con un tono de soberano desprecio: ‘No puede haber paz alguna entre la impiedad y la Fe: el Shaykh, sostiene en lo tocante a la resurrección una doctrina contraria a la ley islámica. Y quienquiera que comparta esta doctrina es un impío. ¿Qué puede haber en común entre un rebelde y mi persona?’ El Príncipe tuvo a bien insistir e implorar, con todo Taqí no quiso retractarse, por lo

LOS ROMPEDORES DEL ALBA

sobre alguien a quien la Lengua de Poder y de Gloria ha titulado

T. áhirih (la Pura)?” Tales palabras fueron suficientes para acallar a quienes trataban de socavar su dignidad. Desde entonces los creyentes pasaron a llamarla T. áhirih*.

Conviene en este punto que dediquemos algunas palabras a explicar el término Bálá-Sarí. Cuando Shaykh Ah.mad, Siyyid Káz.im y sus seguidores visitaban el santuario del Imám

H. usayn en Karbilá, solían ocupar invariablemente y en señal

que la sesión fue clausurada”. (A.L.M. Nicolas, Siyyid Alí-Muh.ammad dit le Báb, pp. 263-267.)

* Mullá S. álih. contaba entre sus hijos con una hija, Zarrín-Táj –la corona de oro–, la cual llamó la atención desde su más tierna infancia. En vez de entregarse como sus congéneres a los juegos y entretenimientos habituales, pasaba horas enteras escuchando las conversaciones dogmáticas de sus padres. Su viva inteligencia asimiló tan rápidamente el fárrago de la ciencia islámica, sin perderse en él, que a menudo era ella misma quien discutía los puntos más intrincados y confusos: las tradiciones (hadices) no entrañaban secreto alguno para ella. Su reputación estaba bien asentada en la población y sus conciudadanos la consideraban, en justa medida, un prodigio. Prodigio de saber, mas también prodigio de belleza; pues la niña adolescente se había convertido en una joven cuyo rostro deslumbraba con una belleza radiante que le había valido el sobrenombre de Qurratu’l-‘‘Ayn, que M. Gobineau traduce por “el solaz de los ojos”. Su hermano, ‘Abdu’l-Vahháb-i-Qazvíní, quien heredó la ciencia y la reputación del padre, cuenta, aunque permaneció, en apariencia al menos, como musulmán: “Todos nosotros, sus hermanos, primos, no osábamos hablar en su presencia, puesto que su conocimiento nos intimidaba, y si nos aventurábamos a expresar una hipótesis sobre un punto controvertido de la doctrina, ella solía demostrar de manera tan clara, precisa y perentoria que estábamos en la senda equivocada, que nos retirábamos confundidos”. T. áhirih acudía a los cursos que impartían su padre y tío para otros doscientos o trescientos estudiantes; y si bien se ocultaba detrás de una cortina, en más de una ocasión refutó las explicaciones que estos dos ancianos proponían sobre tal o cual cuestión. En la Persia cultivada, la reputación de T. áhirih se volvió inmensa, por lo que algunos de los ‘ulamás más activos consintieron en adoptar algunas de sus hipótesis

de respeto la parte final del sepulcro. Nunca iban más allá, mientras que otros fieles, los bálá-saríes, recitaban sus oraciones en la zona superior del santuario. Los shaykhíes, creyendo que “todo verdadero fiel vive tanto en este mundo como en el venidero”, veían impropio traspasar los límites de las zonas inferiores del santuario del Imám H. usayn, quien a sus ojos constituía la mismísima encarnación del creyente más perfecto”*.

u opiniones. El hecho resulta tanto más notable por cuanto la religión musulmana shí‘í coloca a la mujer próxima al rango del animal: no posee alma y existe poco más que para la reproducción. T. áhirih contrajo matrimonio siendo bastante joven con el hijo de su tío, Muh.ammad-i-Qazvíní, el Imám Jum’ih de la ciudad, y a continuación, se trasladó a Karbilá. Allí presenció las clases de Siyyid Káz.im-i-Rashtí. Compartía apasionadamente las ideas de su maestro, ideas que por otra parte ya conocía de antes por haberse convertido Qazvín en un foco de las doctrinas shaykhíes. Como tendremos ocasión de ver, T. áhirih poseía un temperamento ardiente, una inteligencia precisa y lúcida, una maravillosa sangre fría y un valor indomable. Todas estas cualidades reunidas la llevaron a ocuparse del Báb, del que ella oyó hablar a su regreso a Qazvín. Lo que pudo saber la interesó tan vivamente que inició correspondencia con el Reformador, y convencida pronto por él, dio a conocer su conversión urbi et orbi. El escándalo fue inmenso. El clero quedó consternado. Su marido, padres y hermanos la emplazaron en vano a que renunciase a esta locura peligrosa. Ella permaneció inflexible y proclamó en alto su Fe” (A.L.M. Nicolas, Siyyid ‘Alí-Muh.ammad dit le Báb, pp. 273-274).

* “El nombre le viene”, asegura Hájí Karím Khán en su Hidáyu’t.-T. álibín,

.

“del hecho de que estando Shaykh Ah.mad en Karbilá, durante sus pere

grinaciones a las sagradas tumbas, y por respeto a los imámes, decía sus

oraciones situándose detrás del Imám, es decir, a sus pies. En efecto,

para él no había diferencias entre el respeto que debía testimoniarse a un

imám muerto y a un imám vivo. Los persas, por el contrario, se adentra

ban en el mausoleo, y se colocaban por encima de la cabeza del imám, a

quien por tanto daban la espalda al rezar, dado que los santos muertos

son enterrados con la cabeza vuelta hacia la Alquibla. ¡Trátase de una

vergüenza y un infundio! A los apóstoles de Jesús, al querer acudir en

LOS ROMPEDORES DEL ALBA

Mullá H. usayn, quien preveía que habría de ser el compañero escogido por el Báb en Su peregrinación a La Meca y Medina, tan pronto como este último decidió partir de Shíráz, compareció ante su Maestro, Quien le dio las siguientes instrucciones: “Los días de nuestra mutua compañía tocan a su fin. Mi alianza contigo se cumple ahora. Ceñíos bien el cinto del esfuerzo y disponeos a difundir Mi Causa. No os perturbéis ante el espectáculo de perversidad y degeneración de esta generación, pues el Señor de la Alianza sin duda te socorrerá. En verdad, Él te rodeará con Su amorosa protección y te conducirá de victoria en victoria. Cual la nube que descarga la lluvia de su merced sobre la tierra, atravesad el país de extremo a extremo y esparcid sobre sus gentes las bendiciones que el Todopoderoso Se ha dignado conferiros en Su misericordia. Sed pacientes con los ‘ulamás, y resignaos a la voluntad de Dios. Alzad el grito: ‘¡Despertad, despertad, pues he aquí que la Puerta de Dios está abierta y la Luz matinal difunde su brillo sobre toda la humanidad! El Prometido ha sido manifestado; preparad el camino para Él, ¡oh pueblo de la tierra! No os privéis de Su gracia redentora, ni cerréis vuestros ojos a Su gloria refulgente’. Con aquellos a quienes encontréis receptivos a vuestra llamada, con ellos compartid las epístolas y tablas que os hemos revelado para vos, para que, acaso, estas maravillosas palabras hagan que se desperecen del sueño de la negligencia y se remonten hasta el reino de la divina presencia. Para esta peregrinación en la que estamos prontos a embarcarnos hemos escogido a Quddús por acompañante. Os hemos dejado atrás para que hagáis frente al asalto de un enemigo fiero e implacable. Sin embargo, estad seguros de que un favor indeciblemente glorioso os será conferido. Seguid la ruta del norte y visitad por el camino Is.fáhán, Káshán, Qum y Tehe

socorro de Dios, se les llamó ‘Nas.árá’, nombre que se dio a todos aquellos que imitaron sus pasos. Del mismo modo el nombre bálá-sarí se aplicó a todos los que siguieron la doctrina de quienes pronunciaban la oración situándose sobre la cabeza del Imám” (A.L.M. Nicolas, Essai sur le Shaykhisme, I, prefacio, pp. 5-6).

— 238 —
Vista del portal de Kázirán, Shíráz.

rán. Rogad a la Providencia todopoderosa que os conceda graciosamente que podáis alcanzar, en aquella capital, la sede de la verdadera soberanía y entrar en la mansión del Bienamado. Yace oculto en aquella ciudad un secreto. Cuando éste se manifieste, convertirá la tierra en un paraíso. Mi esperanza es que compartáis esta gracia y reconozcáis su esplendor. Desde Teherán proseguid vuestro camino hacia Khurásán, donde habréis de proclamar de nuevo la Llamada. Volved desde allí a Najaf y Karbilá, donde aguardaréis la convocatoria de vuestro Señor.

LOS ROMPEDORES DEL ALBA
La calle del mercado de Vákíl, Shíráz.

Quedad tranquilos, pues la gran misión para la que habéis sido creados será cumplida en su totalidad por vos. Hasta que no hayáis consumado vuestra obra, aunque todos los dardos de un mundo descreído se descargasen sobre vos, tales no serían capaces de herir siquiera un solo cabello de vuestra cabeza. Todas las cosas están atrapadas dentro de Su poderoso puño. Él, en verdad, es el Todopoderoso, el Subyugador”.

A continuación, el Báb convocó a Su presencia a Mullá ‘Alíy-i-Bast.ámí, dedicándole palabras de ánimo y amoroso afecto. Le instruyó para que se dirigiera directamente a Najaf y Karbilá; aludió a las severas pruebas y aflicciones que le acaecerían, y le instó a que fuera constante hasta el fin. “Vuestra fe”, le dijo, “debe ser inamovible como una roca, debe sortear toda tormenta y sobrevivir a cualquier calamidad. No consintáis que os aflijan u os desvíen de vuestra meta ni las denuncias de los necios ni las calumnias del clero. Habéis sido llamado a participar del festín celestial dispuesto para vos en el Reino inmortal. Sois el primero en abandonar la Casa de Dios y en sufrir por amor a Él. Si fuerais sacrificado en Su sendero, recordad que grande en verdad será vuestra recompensa y apreciable el regalo que os será conferido”.

Apenas habían sido pronunciadas estas palabras cuando Mullá ‘Alí, puesto en pie, emprendió su misión. Hallándose muy cerca de Shíráz, le dio alcance un joven quien, abalanzándose sobre él todo excitado le pidió que le permitiera tener unas plabras. Su nombre era ‘Abdu’l-Vahháb. “Os ruego”, le encareció a Mullá ‘Alí entre sollozos, “que me permitáis que os acompañe en vuestro camino. Las perplejidades oprimen mi corazón; os suplico que guiéis mis pasos por el camino de la Verdad. Ayer noche oí en sueños que el pregonero anunciaba por las calles del mercado de Shíráz la aparición del Imám ‘Alí, el Comandante de los Fieles. Llamó a la multitud diciendo: ‘Id a buscarle. Ved que está salvando del fuego las concesiones de libertad para distribuirlas entre las gentes. Apresuraos hacia él, pues quienquiera que las reciba de sus manos verá condonada su pena, y quienquiera que no las tenga quedará privado de las bendiciones del Paraíso’. Tan pronto como escuché la voz del pregonero, me alcé y, abandonando mi tienda, crucé la calle del mercado Vakíl hasta el lugar donde mis ojos repararon en vos, que de pie distribuíais aquellas mismas licencias entre las gentes. A cualquiera que se aproximaba para recibirlas de vuestras manos, vos le susurrabais al oído unas pocas palabras que al instante le hacían huir despavorido y exclamar: ‘¡La desgracia sea sobre mí, pues he sido privado de las bendiciones de ‘Alí y su estirpe! ¡Ah, pobre de mí, pues me cuento ahora entre los caídos y proscritos!’ Tras despertarme del sueño, inmerso en un océano de pensamientos, acudí a la tienda. Súbitamente os vi pasar, acompañado de un hombre tocado con turbante y que conversaba con vos. Impulsado por un poder que no podía refrenar, raudo me levanté del

LOS ROMPEDORES DEL ALBA

asiento para daros alcance. Para total aturdimiento mío os hallé de pie, en el mismo sitio que había presenciado en sueños, ocupado en recitar tradiciones y versículos. Me hice a un lado y des-de lejos continúe observando sin ser visto, en ningún momento, por vos o por vuestro amigo. Escuché que el hombre con el que platicabais protestaba con vehemencia: ‘¡Es más fácil que yo sea devorado por las llamas del infierno antes que reconocer la verdad de vuestras palabras, el peso de las cuales ni siquiera las montañas son capaces de sostener!’ A este rechazo despectivo devolvisteis la siguiente respuesta: ‘Aunque todo el universo repudiase Su verdad, nunca empañaría la pureza inmaculada de Su túnica de grandeza’. Saliendo de allí, os dirigisteis hacia el portal de Kázirán. Continué siguiendoos hasta dar con vos en este lugar”.

Mullá ‘Alí intentó apaciguar su turbado corazón y persuadirle de que regresara a la tienda para reemprender sus tareas diarias. “Vuestra compañía a mi lado”, le instó, “ha de acarrearme problemas. Volved a Shíráz y quedad tranquilo, pues sois contado entre el pueblo de la salvación. Lejos de la justicia de Dios el retirar de un buscador tan ardiente y devoto la copa de Su gracia, o privar a un alma tan sedienta del ondeante océano de Su Revelación”. De nada sirvieron las palabras de Mullá ‘Alí. Cuanto mayor era su insistencia en que ‘Abdu’l-Vahháb regresara, tanto mayores eran sus lamentos y sollozos. Mullá ‘Alí al final se vio obligado a doblegarse a sus deseos, resignándose a la voluntad de Dios.

Repetidas veces ha podido escuchársele a H. ájí ‘Abdu’l-Majíd, el padre de ‘Abdu’l-Vahháb, el relato de esta historia con los ojos bañados en lágrimas: “¡Cuán hondamente lamento el acto que perpetré. Rogad a Dios que me conceda la remisión de mi pecado. Era yo uno de los favorecidos en la corte de los hijos del Farmán-Farmá, el gobernador de la provincia de Fárs. Era tal mi condición que nadie osaba contradecirme o hacerme daño. Nadie ponía en duda mi autoridad o se aventuraba a interferir en mi libertad. Nada más enterarme de oídas de que mi hijo ‘Abdu’l-Vahháb había dejado la tienda para abandonar la ciudad, salí derecho al portal de Kázirán para llegar donde él. Blandiendo un bastón con el que me proponía darle una paliza, pregunté por el camino que había seguido. Se me dijo que un hombre tocado con un turbante acababa de cruzar la calle y que mi hijo había sido visto tras él. Al parecer, se habían puesto de acuerdo para salir juntos de la ciudad, lo cual provocó mi ira e indignación. ¿Cómo podría yo tolerar –pensé para mí– un comportamiento tan impropio por parte de mi hijo, disfrutando yo de un puesto tan privilegiado en la corte de los hijos del Farmán-Farmá? Creía que nada que no fuera un severo castigo podría limpiar los efectos del desgraciado proceder de mi hijo.

”Proseguí la búsqueda hasta dar con ellos. Presa de una furia salvaje, infligí sobre Mullá ‘Alí heridas inenarrables. Mas a los golpes que descargaba sobre su persona, él, con extraordinaria serenidad, dio esta respuesta: ‘Detened vuestra mano, oh ‘Abdu’l-Majíd, pues el ojo de Dios os observa. A Él tomo por testigo de que en modo alguno soy responsable de la conducta de vuestro hijo. No importan las torturas a que me sometáis, pues estoy preparado para las más penosas aflicciones en el sendero que he escogido seguir. Vuestras heridas, comparadas con lo que me depara el futuro, no son sino una gota frente al océano. En verdad os digo, sobreviviréis a mi muerte, y llegaréis a reconocer mi inocencia. Grande entonces será vuestro remordimiento y profundo vuestro pesar’. Mofándome de sus observaciones y haciendo oídos sordos a su llamamiento, seguí golpeándole hasta que caí exhausto. Aguantó con heroico silencio el inmerecido castigo que le propiné. Finalmente ordené a mi hijo que me siguiera, y dejé a Mullá ‘Alí librado a su suerte”.

”De vuelta a Shíráz, mi hijo me relató el sueño que había tenido. Gradualmente un sentimiento de profunda pena se apoderó de mí. La inocencia intachable de Mullá ‘Alí quedaba patente ante mis ojos, y el recuerdo de la crueldad a que le había sometido continuó perviviendo en mi alma largo tiempo. Todavía duraba la amargura de mi corazón cuando me vi obligado a mudar de residencia de Shíráz a Bagdad. De Bagdad volvía a trasladarme a Káz.imayn, en donde ‘Abdu’l-Vahháb estableció su

LOS ROMPEDORES DEL ALBA

negocio. En su joven rostro se fraguaba un extraño misterio. Parecía ocultarme un secreto que había transformado su vida. Y cuando, en 1267 d.h.* viajó Bahá’u’lláh a Iráq y visitó Káz.imayn, ‘Abdu’l-Vahháb cayó inmediatamente rendido al conjuro de Su encanto, prometiéndole devoción incondicional. Años después, cuando mi hijo había sufrido ya martirio en Teherán y Bahá’u’lláh estaba exiliado en Bagdad, Él, con infinita amabilidad y misericordia, me despertó del sueño de la negligencia y me enseñó el mensaje del Nuevo Día, limpiando con las aguas del perdón divino la mancha de aquel acto cruel”.

Este episodio constituyó la primera aflicción en recaer sobre un discípulo del Báb desde que declarase Su misión. Mulla ‘Alí comprendió con esta experiencia cuán escarpado y espinoso era el camino que habría de llevarle hasta ver plasmada la promesa que le diera su Maestro. Resignado por completo a Su voluntad y preparado a dar la vida por Su causa, emprendió la marcha hasta llegar a Najaf. Allí, en presencia de Shaykh Muh.ammad-H. asan, uno de los más celebrados clérigos del islam shí‘í, enfrentado a una distinguida compañía de discípulos suyos, Mullá ‘Alí anuncio impávido la manifestación del Báb, la Puerta cuyo advenimiento aguardaban ansiosamente. “Su prueba”, declaró, “es Su palabra; Su testimonio no es otro que el testimonio con el que el islam aspira a reivindicar su verdad. En el transcurso de cuarenta y ocho horas, de la pluma de este Joven e iletrado háshimí de Persia han surgido un total de versículos, oraciones, homilías y tratados científicos equivalentes al Corán entero, cuya revelación Le llevó a Muh.ammad, el Profeta de Dios, ¡veintitrés años!” Aquel caudillo orgulloso y fanático, en vez de dar acogida, en una era de oscuridad y perjuicio, a las evidencias vivificadoras de una Revelación recién nacida, declaró hereje a Mullá ‘Alí y lo expulsó de la asamblea. Sus discípulos y seguidores, incluyendo los shaykhíes, quienes habían sido testigos de la piedad, sinceridad y saber de Mullá ‘Alí, respaldaron sin titubeos el juicio pronunciado contra él. Los discípulos de

* 1850-1851 d.C.

Shaykh Muh.ammad-H. asan, confabulados con sus adversarios, vertieron contra él un sinfín de indignidades. Al final lo entregaron, con las manos encadenadas, a un funcionario del Gobierno otomano, tachándolo de ser un destructor del islam, calumniador del Profeta e instigador de alborotos, en fin, de ser una desgracia para la Fe y digno de la pena de muerte. Mullá ‘Alí fue escoltado hasta Bagdad por un destacamento de funcionarios del Gobierno, para, una vez allí, ser arrojado a la cárcel por el gobernador de la ciudad.

H. ájí H. áshim, destacado mercader conocido por el sobrenombre de ‘At.t.ár, quien estaba bien versado en las Escrituras del islam, cuenta lo siguiente: “Estuve presente en la Casa del gobernador en cierta ocasión en que Mullá ‘Alí fue llamado a comparecer ante una asamblea de notables y funcionarios del gobierno de la ciudad. Se le acusaba públicamente de ser un infiel, un abrogador de las leyes del islam y un repudiador de sus rituales y normas establecidas. Leída la lista de ofensas y delitos, el Muftí, representante máximo de la ley islámica de la ciudad, se volvió hacia él y le dijo: ‘¡Oh enemigo de Dios!’ Dado que yo ocupaba un asiento contiguo al del Muftí, le susurré al oído: ‘Todavía no conocéis el caso de este desgraciado extranjero. ¿Para qué dirigiros a él en tales términos? ¿No comprendéis que semejantes palabras podrían acarrearle las iras del populacho? Os corresponde hacer caso omiso de las imputaciones infundadas que estos entrometidos alegan contra él, e interrogarle vos mismo juzgándole de acuerdo con las normas de justicia establecidas que inculca la fe del islam’. Sintiéndose en extremo contrariado, el Muftí se incorporó de su asiento y abandonó la reunión. De nuevo Mullá ‘Alí quedó retenido en prisión. Unos días después, pregunté por él con la esperanza de lograr su liberación. Se me informó de que la noche de aquel mismo día había sido trasladado a Constantinopla. Hice más indagaciones para averiguar cuál había sido su suerte, sin que me fuera posible comprobar la veracidad de los hechos. Algunos creían que había caído enfermo y que había muerto por la ruta de Constantinopla. Otros sostenían que había sufrido

LOS ROMPEDORES DEL ALBA

martirio’*. Cualquiera que fuera su fin, Mullá ‘Alí se ganó con su vida y muerte la distinción inmortal de haber sido el primero en sufrir en el sendero de esta nueva Fe de Dios, el primero en haber entregado su vida como ofrenda ante el Altar del Sacrificio.

Tras haber confiado su misión a Mullá ‘Alí, el Báb llamó a Su presencia a las restantes Letras del Viviente, y a cada una de ellas por separado hizo entrega de un mandato singular y de una tarea especial. A ellos les dirigió estas palabras de despedida: “¡Oh Mis amados amigos! Sois los portadores del nombre de Dios en este Día. Habéis sido escogidos como los depositarios de Su misterio. Es menester que cada uno de vosotros manifieste los atributos de Dios y que ejemplifique de obra y palabra los signos de Su rectitud, poder y gloria. Los propios miembros de vuestro cuerpo deben dar fe de vuestra altura de miras, de la integridad de vuestra vida, de la realidad de vuestra Fe y del carácter exaltado de vuestra devoción. Pues en verdad os digo, éste es el Día mencionado por Dios en Su Libro**: ‘Aquel día sellaremos sus bocas, y aun así sus manos Nos hablarán, y sus pies darán testimonio de lo que hicieron’. Ponderad las palabras que Jesús dirigió a Sus discípulos cuando los envió a predicar la Causa de Dios. Con palabras tales como éstas les ordenó que se aprestaran a cumplir su misión: ‘Sois como el fuego que en la oscuridad de la noche ha sido prendido en la cima de la montaña. Que vuestra luz brille ante los ojos de los hombres. Tal debe ser la pureza de vuestro carácter y el grado de vuestra renuncia: que las gentes de la tierra puedan, a través de vosotros, reconocer y acercarse más al Padre celestial, Quien es la Fuente de pureza y gracia. Pues nadie ha visto al Padre que está en los cielos. Vosotros, que sois Sus hijos espirituales, debéis ejemplificar Sus virtudes con

* De acuerdo con Muh.ammad Mus..tafá (p. 106), Mullá ‘Alí sufrió encarcelamiento seis meses en Bagdad por orden del gobernador de la ciudad, Najíb Páshá. Se le ordenó entonces que partiera hacia Constantinopla, siguiendo instrucciones del Gobierno otomano.

** Corán.

vuestras obras, y dar testimonio de Su gloria. Sois la sal de la tierra, pero si la sal perdiera su sabor, ¿con qué se la salaría? Tal debe ser el grado de vuestro desprendimiento: en cualquier ciudad a la que entréis para proclamar y enseñar la Causa de Dios, en modo alguno deberíais esperar recibir alimento o recompensa de sus gentes. Antes bien, cuando salgáis de aquella ciudad, debéis sacudiros el polvo de vuestros pies. Puesto que habéis entrado allí puros y sin mácula, del mismo modo debéis partir de la ciudad. Pues en verdad os digo, el Padre celestial está siempre con vosotros y os vigila. Si Le sois fieles, sin duda pondrá en vuestras manos todos los tesoros de la tierra, y os exaltará por encima de los gobernantes y reyes del mundo’. ¡Oh Mis Letras! En verdad os digo, inmensamente exaltado es este Día por encima de los días de los Apóstoles de antaño. Más aún, ¡inmensurable es la diferencia! Sois los testigos del Alba del Día prometido de Dios. Sois los catadores del cáliz místico de Su Revelación. Ceñíos el cinto del esfuerzo y tened presentes las palabras que Dios ha revelado en Su Libro*: ‘¡He aquí que el Señor tu Dios ha llegado y que con Él se halla una compañía de Sus ángeles dispuesta ante Él!’ Purgad vuestro corazón de deseos mundanos y dejad que las virtudes angélicas sean vuestro adorno. Esmeraos por dar fe con vuestras obras de la verdad de estas palabras de Dios, y cuidad no sea que, al ‘volver la espalda’, os ‘cambie por otro pueblo’ que ‘no será como vosotros’ y que os arrebatará el Reino de Dios. Han terminado los días en que la adoración ociosa se consideraba suficiente. Ha llegado la hora en que nada excepto los motivos más puros, apoyados en hechos de pureza inmaculada, pueden ascender al trono del Altísimo y serle aceptables. ‘La buena palabra se elevó hacia Él, y la obra recta hará que sea exaltada ante Él’. Sois vosotros, los humildes, de quien así ha hablado Dios en Su Libro**: ‘Y deseamos mostrarles nuestro favor a quienes fueron humillados en la

* Corán. ** Ibídem.
LOS ROMPEDORES DEL ALBA

tierra, y convertirlos en adalides espirituales entre los hombres, y en Nuestros herederos’. Habéis sido llamados para esta posición; la alcanzaréis sólo si os alzáis para hollar bajo vuestros pies todo deseo terrenal y os esforzáis en convertiros en ‘siervos honrados de Aquel que no habla hasta que Él ha hablado, y quien ejecuta Sus dictados’. Sois las primeras Letras en ser engendradas desde el Punto Primordial*, los primeros veneros que han brotado de la Fuente de esta Revelación. Implorad al Señor, vuestro Dios, que os conceda que ningún estorbo terrenal, ningún afecto mundano, ninguna búsqueda efímera puedan empañar la pureza o amargar la dulzura de esa gracia que fluye de vosotros. Os estoy preparando para el advenimiento de un Día poderoso. Realizad vuestros máximos esfuerzos para que, en el mundo venidero, pueda Yo, Quien ahora os instruye, regocijarme ante el lugar misericordioso de Dios por vuestras obras y gloriarme de vuestros logros. El secreto del Día que ha de venir se halla ahora oculto. No puede ser divulgado ni tampoco apreciado. El recién nacido de aquel Día sobrepasará al más sabio y venerable hombre de esta época; y el más humilde e iletrado de aquella edad rebasará en comprensión al más erudito y cumplido sacerdote de la presente. Desperdigaos a lo largo y ancho de esta tierra y, con pies constantes y corazones santificados, preparad el camino para Su llegada. No reparéis en vuestra debilidad o flaqueza; fijad vuestra mirada en el poder invencible del Señor, vuestro Dios, el Todopoderoso. ¿No hizo Él, en tiempos pasados, que Abraham, a pesar de su aparente desamparo, triunfase sobre las fuerzas de Nimrod? ¿No facultó a Moisés, cuyo cayado era Su sola compañía, para que derrotase al Faraón y sus huestes? ¿No estableció el ascendiente de Jesús, pobre y humilde como era, a la vista de los hombres, frente a las fuerzas conjuntas del pueblo judío? ¿No sometió a las tribus bárbaras y belicosas de Arabia a la disciplina santa y transformadora de Muh.ammad,

* Uno de los títulos del Báb.

Su Profeta? Alzaos en Su nombre, poned vuestra confianza enteramente en Él, y quedad seguros de la victoria final”*.

Con tales palabras avivó el Báb la fe de Sus discípulos, enviándolos a su misión. A cada uno de ellos le asignó su respectiva provincia natal como campo de sus labores. A todos y a cada uno les indicó que se abstuvieran de realizar referencias específicas a Su propio nombre y persona**. Les instruyó para que alzasen la llamada de que había sido abierta la Puerta del Prometido, que Su prueba era irrefutable y que Su testimonio era completo. Les ordenó que declarasen ante quienquiera que creyese en Él, que había creído en todos los profetas de Dios, y que quienquiera que Le negase había negado a todos Sus santos y escogidos.

* En el Bayán persa (Váh.id 1, Báb 2) el Báb hace referencia a las Letras del Viviente en los siguientes términos: “Todos ellos forman el nombre del Viviente, pues son los nombres más cercanos a Dios: los demás son guiados por su acción orientadora, pues Dios comenzó con ellos la creación del Bayán, y hacia ellos hará revertir esta creación del Bayán. Son luminares que en el pasado se han prosternado eternamente y que en el futuro se prosternarán eternamente ante el arco (trono) celeste” (Le Bayán Persan, vol. 1, pp. 24-25).

** En su introducción al primer volumen del Bayán persa (pp. 3-5), A.L.M. Nicolas escribe lo que sigue: “Todo el mundo concuerda en que era del todo imposible proclamar su doctrina y difundirla entre los hombres. Debía actuar como el médico de niños que dora una píldora amarga con una capa de azúcar a fin de engatusar a sus enfermitos. Y el pueblo en cuyo seno surgió él era y es todavía, por desgracia, más fanático de lo que pudieran serlo los judíos contemporáneos de Jesús; tampoco cabía contar con la majestad de la paz romana para atajar los excesos enfurecidos producto de la locura religiosa de un pueblo enajenado. Así pues, si Cristo, a pesar de la dulzura por lo demás relativa del entorno en que predicó, creyó que debía emplear parábolas, Siyyid ‘Alí Muh.ammad, a fortiori, debió velar su pensamiento envolviéndolo con numerosos giros y no sin antes filtrar gota a gota sus verdades divinas. Educó a su niño, la humanidad; la guió procurando no asustarla; y la condujo en sus primeros pasos por una ruta que la conducirá lentamente pero con seguridad, hasta el fin que le ha sido fijado desde toda la eternidad”.

LOS ROMPEDORES DEL ALBA

Con estas instrucciones los despidió de Su vera y los encomendó al cuidado de Dios. De entre las Letras del Viviente a las que había hablado de esta manera permanecieron junto a Él en Shíráz Mullá H. usayn, la primera de las Letras, y Quddús, la última. El resto, catorce en total, partieron de Shíráz con el alba, cada uno resuelto a cumplir en su integridad la tarea que les había sido confiada.

Conforme se acercaba la hora de la partida, el Báb le dedicó a Mullá H. usayn las siguientes palabras: “No os aflijáis por no haber sido escogido para acompañarme en Mi peregrinación a

H. ijáz. En vez de ello, encaminaré vuestros pasos hacia esa ciudad que atesora un Misterio de santidad tan trascendente con el que ni H. ijáz ni Shíráz pueden aspirar a rivalizar. Mi esperanza es que, con la ayuda de Dios, seais facultado para remover los velos de los ojos de los descarriados y purificar la conciencia de los malevolentes. En vuestra ruta visitad Is.fáhán, Káshán, Teherán y Khurásán. Desde allí dirigios a Iráq, y aguardad allí la llamada de vuestro Señor, quien os cuidará y enderezará hacia cuanto sea Su voluntad y deseo. En cuanto a Mí, emprenderé la peregrinación a H. ijáz acompañado por Quddús y Mi sirviente etíope. Me reuniré con los peregrinos de Fárs, que en breve han de embarcase hacia dicho país. Visitaré La Meca y Medina, donde cumpliré la misión que Dios Me ha encomendado. Si Dios quiere, regresaré por el camino de Kúfih, lugar en el que espero encontraros. Si fuera decretado algo distinto, os pediré que os reunáis conmigo en Shíráz. Las huestes del Reino invisible, estad seguro de ello, os sostendrán y reforzarán vuestros esfuerzos. La esencia del poder mora ahora en vos, y la compañía de sus ángeles escogidos giran en torno a vos. Sus poderosos brazos os rodearán y Su Espíritu indefectible continuará guiando vuestros pasos. Quienquiera que os ame, ama a Dios; y quienquiera que se oponga a vos se ha opuesto a Dios. Quienquiera que trabe amistad con vos, de él se hará amigo Dios; y quienquiera que os rechace, a él le rechazará Dios”.

La madrasa de Ním-Ávard, Is.fáhán.
E
l viaje de Mulla´ H.usayn
´
4 a Teheran

esonaban todavía estas palabras cuando Mullá H. usayn se

R

lanzó a su accidentada empresa. Dondequiera que acudiese, quienquiera que fueran las personas a las que se dirigía, a todas hacía entrega intrépida y sin reservas del Mensaje que le había sido encomendado por su bienamado Maestro. Al llegar a Is.fáhán, se alojó en la madrasa de Ním-Ávard. En torno a él volvieron a congregarse los mismos que en su anterior visita a dicha ciudad lo habían conocido como el mensajero favorecido de Siyyid Káz.im ante el eminente mujtahid, H. ájí Siyyid Muh.ammad-Báqir*. Muerto éste, le había sucedido su hijo, quien acababa de regresar de Najaf para instalarse en la sede de su padre. H. ájí Muh.ammad-Ibráhím-i-Kalbásí había caído gravemente

* “Las gentes se habían hacinado para escuchar al predicador. Ocupaba éste, por turnos, todas las cátedras de Is.fáhán, donde obraba libremente lo que le había sido prohibido llevar a cabo en Shíráz. No se recataba de manifestar en público y de anunciar que Mírzá ‘Alí Muh.ammad era el duodécimo imám, el Imám Mihdí; mostraba y leía los libros de su maestro, denotando la elocuencia y profundidad de éstos, resaltando la juventud extrema del Vidente, cuyos milagros refería” (Conde de Gobineau, Les Religions et les Philosophies dan l’Asie Centrale, p. 130).

LOS ROMPEDORES DEL ALBA

enfermo y estaba a un paso de la muerte. Los discípulos del fallecido H. ájí Siyyid Muh.ammad-Báqir, libres de la influencia restrictiva del difunto maestro, y alarmados ante las extrañas doctrinas que proponía Mullá H. usayn, lo denunciaron vehementemente ante H. ájí Siyyid Asadu’lláh, hijo del difunto H. ájí Siyyid Muh.ammad-Báqir. “Mullá H. usayn”, protestaron, “consiguió en el curso de su última visita ganarse el apoyo de vuestro ilustre padre para la causa de Shaykh Ah.mad. Ninguno de entre los discípulos indefensos del Siyyid se atrevieron a resistírsele. Ahora ha venido como abogado de un oponente incluso más formidable y aboga por Su Causa con mayor vehemencia y vigor, si cabe. Proclama persistentemente que Aquél cuya Causa ahora blasona es el Revelador de un Libro divinamente inspirado que guarda extraordinario parecido con el tono y lenguaje del Corán. Ante las gentes de esta ciudad ha dado voz a estas palabras desafiantes: ‘Producid algo semejante, si sois hombres de verdad’. Se acerca presto el día en que todo Is.fáhán abrazará su Causa!” H. ájí Siyyid Asadu’lláh respondió a sus quejas con evasivas. “¿Qué he de decir yo?”, se vio forzado a responder finalmente. “¿No reconocéis vosotros mismos que Mullá H. usayn, en gracia a su elocuencia y a la fuerza de su argumento, ha silenciado a un hombre nada menos que de la talla de mi ilustre padre? ¿Cómo yo puedo, pues, siendo inferior a él en méritos y conocimientos tener la presunción de desafiarle cuando ya cuenta con su aprobación? Que cada cual examine desapasionadamente estos títulos. Si se siente satisfecho, bien sea; y si no, que observe silencio y no corra el riesgo de desacreditar el buen nombre de nuestra Fe”.

Comprendiendo que sus esfuerzos no habían hecho mella en H. ájí Siyyid Asadu’lláh, los discípulos trasladaron el asunto a

H. ájí Muh.ammad Ibráhím-i-Kalbásí. “La desgracia se abata sobre nosotros”, protestaron de viva voz, “pues el enemigo se ha alzado para quebrantar la santa fe del islam”. Con lenguaje morboso y exagerado, recalcaron el carácter amenazador de las ideas propuestas por Mullá H. usayn. “Guardad silencio”, repuso

H. ájí Muh.ammad Ibráhím. “Mullá H. usayn no es persona a la que nadie pueda embaucar, o que caiga víctima de herejías peligrosas. Si vuestra afirmación fuese verdadera, si Mullá H. usayn ha abrazado en verdad un nuevo credo, vuestra primera e incuestionable obligación es indagar desapasionadamente en el carácter de sus enseñanzas y absteneros de denunciarlo sin una investigación previa y atenta. Si logro recuperar mi salud y fuerzas, es mi intención, Dios mediante, investigar el asunto por mí mismo y averiguar la verdad”.

Esta severa reprimenda, pronunciada por H. ají Kalbásí, desconcertó enormemente a los discípulos de H. ají Siyyid Asadu’lláh. Consternados, apelaron a Manúchihr Khán, el Mu‘tamidu’d-Dawlih, el gobernador de la ciudad. Aquel juicioso gobernante rehusó interferir en tales asuntos, los cuales, según aseguró, eran de la competencia exclusiva de los ‘ulamás. Les puso sobre aviso de que se abstuvieran de causar alborotos y que cesaran de perturbar la paz y tranquilidad del mensajero. Sus afiladas palabras truncaron las esperanzas de los agitadores. Mullá H. usayn se vio libre entonces de las maquinaciones de sus enemigos y, durante un tiempo, prosiguió sin trabas el curso de sus fatigas.

El primero en abrazar la Causa del Báb en aquella ciudad fue un hombre, un cribador de trigo, quien, tan pronto como llegó a sus oídos la llamada, aceptó sin reservas el Mensaje. Con maravillosa devoción sirvió a Mullá H. usayn y mediante su estrecha relación con él volvióse un celoso abogado de la nueva Revelación. Al cabo de unos pocos años, habiéndosele referido los conmovedores detalles del asedio del fuerte de Shaykh T. abarsí, sintió un impulso irreprimible de sumar su suerte a la de aquellos heroicos compañeros del Báb que se habían alzado a defender su Fe. Criba en mano, se incorporó de inmediato y enfiló sus pasos para alcanzar la escena de tan memorable encuentro. “¿Porqué partís tan apresuradamente?”, le preguntaron sus amigos, mientras le veían correr en estado de intensa excitación por los bazares de Is.fáhán. “Me he alzado”, repuso, “¡para unirme a la gloriosa compañía de los defensores del fuerte de Shaykh T.abarsí! Con la criba que llevo conmigo, me propongo tamizar a

LOS ROMPEDORES DEL ALBA

las gentes de toda ciudad que atraviese. A quienquiera que halle listo para aceptar la Causa que he abrazado, le pediré que se me sume y que se apresure al campo del martirio”. Tal fue la devoción de este joven, que el Báb, en el Bayán persa, se refiere a él en los siguientes términos: “Is.fáhán, esa ciudad sobresaliente, se distingue por el fervor religioso de sus habitantes shí‘íes, por el saber de sus sacerdotes, y por la intensa expectación que comparten encumbrados y humildes respecto de la inminente llegada del S.áh.ibu’z-Zamán. No había rincón en aquella ciudad que no contara con algún establecimiento religioso. Y, sin embargo, cuando el Mensajero de Dios Se manifestó, quienes reclamaban ser los repositorios del saber y los exponentes de los misterios de la Fe de Dios rechazaron Su Mensaje. De entre todos los habitantes de aquella sede del saber, únicamente se halló una sola persona, un cribador de trigo que reconociese la Verdad y que fuese investido con la túnica de la virtud divina!”*

Entre los siyyides de Is.fáhán, unos pocos, como Mírzá Muh.ammad- ‘Alíy-i-Nahrí, cuya hija contrajera matrimonio con la Rama Más Grande**, Mírzá Hádí, hermano de Mírzá Muh.ammad-‘Alí, y Mírzá Muh.ammad-Rid.áy-i-Pá-Qal‘iyí, reconocieron la verdad de la Causa. Mullá S. ádiq-i-Khurásání, antes conocido como Muqaddas, el mismo al que Bahá’u’lláh diera el sobrenombre de Ismu’lláhu’l-As.daq, y quien de acuerdo con las instrucciones de Siyyid Káz.im había estado residiendo los últimos cinco años en Is.fáhán para preparar el camino al advenimiento de la nueva Revelación, se encontraba entre los primeros creyentes que se adhirieron al Mensaje proclamado por el Báb*. Tan pronto como supo de la llegada de Mullá H. usayn a Is.fáhán, se apresuró a recibirle. De él es el siguiente relato de su primera visita, que tuvo lugar una noche en casa de Mírzá Muh.ammad-‘Alíy-i-Nahrí: “Le pedí a Mullá

* “Ved la tierra de S. ád (Is. fáhán) la cual, en este mundo de apariencias, es

la más grande de las tierras. En cada rincón de sus escuelas se encuentran

numerosos esclavos vestidos del nombre de sabios y de luchadores. En el

momento en que tuvo lugar la elección de las criaturas, un cribador de

trigo se revistió de la prenda del primado (sobre los demás). Es aquí

donde reverbera el secreto de la palabra de los imámes con relación a la

manifestación: ‘Las más bajas de las criaturas se convertirán en las más

altas, y las más altas se convertirán en las más viles’”. (Le Bayán Persan,

vol. 4, p. 113.)

** Referencia a la boda de ‘Abdu’l-Bahá con Munírih Khánum.

— 256 —

H. usayn que divulgase el nombre de Aquel que reclamaba ser la Manifestación prometida. Él respondió: ‘Preguntar por Su nombre y divulgarlo, ambas son cosas prohibidas’. ‘¿Sería posible’, solicité, ‘que yo, al igual que las Letras del Viviente, busque independientemente la gracia del Todomisericordioso y que, mediante la oración, descubra Su identidad?’ ‘La puerta de Su gracia’, respondió, ‘nunca está cerrada a la faz de quien busca hallarle’. Al punto me retiré de su presencia y pedí al anfitrión que me permitiera recluirme en una habitación de la casa donde, solo y sin distracciones, pudiera comulgar con Dios. En medio de mi contemplación, de repente recordé el rostro de un Joven a quien había observado a menudo en Karbilá, de pie y en actitud de oración, con Su rostro bañado de lágrimas a la entrada del santuario del Imám H. usayn. El mismo rostro se me aparecía ahora ante mis ojos. En mi visión me pareció contemplar esa misma faz, los mismos rasgos, con una expresión de alegría tal como jamás podré describir. Él me sonrió y me miró. Fui donde Él, dispuesto a arrojarme a Sus pies. Ya me disponía a postrarme en tierra cuando, he aquí que aquella figura radiante se desvaneció de mi vista. Abrumado por la dicha y alegría, corrí al encuentro de Mullá H. usayn, quien con alborozo me recibió, asegurándome que por fin había alcanzado el objeto de mi deseo. Sin embargo, me indicó que refrenara mis sentimientos. ‘No declaréis vuestra misión a nadie’, me intimó. ‘La hora de hacerlo no ha llegado todavía. Habéis cosechado el fruto de vuestra paciente espera en

* Gobineau (p. 129) menciona a Mullá Muh.ammad-Taqíy-i-Harátí, un jurisconsulto muy conocido, como uno de los primeros conversos a la Fe.

LOS ROMPEDORES DEL ALBA

Is.fáhán. Ahora deberíais dirigiros a Kirmán y dar cuenta allí de este Mensaje a H. ájí Mírzá Karím Khán. Desde allí deberíais viajar a Shíráz y esforzaros por alzar a las gentes de aquella ciudad de su descuido. Confío en reunirme con vos en Shíráz y compartir las bendiciones de una feliz reunión con nuestro Bienamado’”*.

Mullá H. usayn partió de Is.fáhán hacia Káshán. El primero en alistarse en aquella ciudad en la compañía de los fieles fue cierto H. ájí Mírzá Jání, destacado mercader conocido como Par-Pá**. Entre los amigos de Mullá H. usayn figuraba un sacerdote conocido, Siyyid ‘Abdu’l-Baqí, residente de Káshán y miembro de la comunidad shaykhí. Aunque fue íntimo de Mullá H. usayn durante su estancia en Najaf y Karbilá, el Siyyid se sintió incapaz de sacrificar rango y jefatura por el Mensaje que su amigo le había traído.

Llegado a Qum, Mullá H. usayn halló que sus gentes no estaban en modo alguno preparadas para atender a su llamamiento. Las semillas que sembró entre ellos no germinaron hasta la época en que Bahá’u’lláh fue exiliado a Bagdad. Por aquel

* “La estancia de Bushrú’í en Is.fáhán fue un triunfo para el Báb. Las conversiones que logró fueron numerosas y brillantes, si bien le valieron, como corresponde a las cosas de aquí abajo, la feroz inquina del clero oficial, ante la cual hubo de plegarse abandonando la ciudad. En efecto, la conversión de Mullá Muh.ammad Taqíy-i-Harátí, jurisconsulto de primer orden, colmó el vaso de su furia, en tanto que este último, lleno de celo, se subía cada día al mambar, desde donde hablaba a los fieles sin ambages acerca de la grandeza del Báb, al que atribuía el rango de Ná’ibi-Khás.s. del duodécimo imám” (A. L. M. Nicolas, Siyyid ‘Alí-Muh.ammad dit le Báb, p. 255.)

** De acuerdo con el Kashfu’l-Ghit.á (pp. 42-45), H. ájí Mírzá Jání era conocido entre los habitantes de Káshán como H. ájí Mírzá Jáníy-i-Buzurg, a fin de distinguirle de su homónimo, también mercader de Káshán, a quien se le reconocía por el nombre de H. ájí Mírzá Jáníy-i-Turk, o Kúchiq. El primero tenía tres hermanos; el mayor se llamaba H. ají Muh.ammad-Ismá‘íli-Dhabíh., el segundo H. ájí Mírzá Ah.mad, el tercero H. ájí ‘Alí-Akbar.

entonces H. ájí Mírzá Músá, nativo de Qum, abrazó la Fe, viajó a Bagdad, presentándose ante Bahá’u’lláh, y a la postre bebió la copa del martirio en Su sendero.

Desde Qum, Mullá H. usayn fue derecho a Teherán. Durante su estancia en la capital, se alojó en una de las habitaciones de la madrasa de Mírzá S.álih., más conocida como madrasa de Páy-i-Minár. H. ájí Mírzá Muh.ammad-i-Khurásání, jefe de la comunidad shaykhí de Teherán, quien obraba como instructor de aquella institución, recibió la visita de Mullá H. usayn, pero no respondió a su invitación de aceptar el Mensaje. “Habíamos acariciado la esperanza”, dijo a Mullá H. usayn, “de que a la muerte de Siyyid Káz. im os esforzaríais por promover los mejores intereses de la comunidad shaykhí y que la liberaríais de la oscuridad en la que ha caído. Sin embargo, parece que habéis traicionado su causa. Habéis hecho trizas nuestras más entrañables expectativas. Si persistís en diseminar estas doctrinas subversivas, acabaréis extinguiendo por fin a los remanentes shaykhíes de esta ciudad”. Mullá H. usayn le aseguró que no tenía intención de prolongar su estancia en Teherán, que su objeto en modo alguno era el de rebajar o anular las enseñanzas inculcadas por Shaykh Ah.mad y Siyyid Káz.im*.

Durante su estancia en Teherán, Mullá H. usayn salía todos los días por la mañana temprano para volver una hora después del ocaso. A su regreso, recalaba en su habitación en silencio, cerrando la puerta y permaneciendo en la intimidad de su cel

* “Pasó algunos días en esta capital, sin que compareciese en público, contentándose con mantener encuentros, que podían pasar por confidenciales, con las personas que acudieron a visitarle. De este modo no dejaba de recibir a un buen número de personas y de trasladar sus opiniones a una buena porción de curiosos. Cada uno quería verle o haberle visto, y el rey Muh.ammad Sháh y su ministro H. ájí Mírzá Áqásí, como persas castizos que eran, no dejaron de hacerle venir. Él por su parte les expuso sus doctrinas y les remitió los libros del maestro” (Conde de Gobineau, Les religions et les philosophies, p. 131.)

LOS ROMPEDORES DEL ALBA
Vistas de Teherán.

da hasta la mañana siguiente*. Mírzá Músá, Áqáy-i Kalím, her-mano de Bahá’u’lláh, me refirió lo siguiente: “He oído relatar la siguiente historia a Mullá Muh.ammad-i-Mu‘allim, oriundo de

* Según Samandar (manuscrito, p. 2), Mullá H. usayn, en su viaje de Shíráz a Teherán en el año 1260 d.h., era portador de una Tabla revelada por el Báb destinada a Muh.ammad Sháh.

Áqáy-i-Kalím, hermano de Bahá’u’lláh.

Núr, en la provincia de Mázindarán, quien fuera ferviente admirador de Shaykh Ah.mad y Siyyid Káz.im: ‘En aquellos días se me conocía como uno de los discípulos favoritos de H. ájí Mírzá Mu-h.ammad. Vivía yo en la misma escuela en la que él enseñaba; mi estancia era vecina de la suya, y ambos teníamos una estrecha relación. El día en que éste sostuvo una discusión con Mullá

H. usayn, logré escuchar su conversación de principio a fin. Me sentí profundamente afectado por el ardor, la fluidez y el saber de aquel joven forastero. Me sorprendieron las respuestas evasivas, la arrogancia y proceder despectivo de H. ájí Mírzá Muh.ammad. Aquel día me sentí profundamente atraído por el encanto de aquel joven, y muy resentido ante la conducta impropia que le manifestara mi maestro. Sin embargo, oculté mis sentimientos e

LOS ROMPEDORES DEL ALBA

hice como si nada supiera de lo discutido con Mullá H. usayn. Un deseo apasionado por verme con él hizo presa en mí, por lo que, al llegar la medianoche me aventuré a visitarle. Aunque él no me esperaba, llamé a su puerta y lo encontré despierto, sentado a la lumbre del candil. Me recibió afablemente y me habló con extrema cortesía y ternura. Desahogué mi corazón y mientras le hablaba brotaron de mis ojos lágrimas que no pude reprimir’. ‘Puedo ver ahora’, dijo, ‘la razón por la que he escogido alojarme en este lugar. Vuestro maestro ha rechazado desdeñosamente este Mensaje y ha despreciado a su Autor. Mi esperanza es que su pupilo pueda, a diferencia del maestro, reconocer su verdad’. ‘¿Cómo os llamáis y en qué ciudad vivís?’ ‘Me llamo –respondí– Mullá Muh.ammad, de sobrenombre Mu‘allim. Mi hogar es Núr, en la provincia de Mázindarán’. ‘Decidme,’ –prosiguió preguntando Mullá H. usayn– ¿queda alguien hoy día en la familia del difunto Mírzá Buzurg-i-Núrí, quien fuera tan renombrado por su carácter, encanto y talentos artísticos e intelectuales, alguien que se haya mostrado capaz de mantener las grandes tradiciones de esa casa ilustre?’ ‘Sí’, respondí, ‘entre sus hijos vive uno que se ha distinguido por los mismos rasgos que caracterizaron a su padre. Por su vida virtuosa, grandes méritos, amabilidad y liberalidad, Se ha demostrado un noble descendiente de un noble padre’. ‘¿Y en qué se ocupa?’, me preguntó. ‘Anima al desconsolado y alimenta al hambriento’, repuse. ‘¿Cuál es su rango y posición?’ ‘Carece de ellos’, añadí, ‘aparte de trabar amistad con los pobres y forasteros’. ‘¿Cómo Se llama?’ ‘H. usayn-‘Alí’. ‘¿En cuál de los estilos caligráficos de Su padre destaca?’ ‘Su estilo favorito es shikastih-nasta‘líq’. ‘¿En qué ocupa el tiempo?’* ‘Deambula por los

* “En cierta ocasión”, escribe el Dr. J. Esslemont, “Abdu’l-Bahá, el primogénito de Bahá’u’lláh, refirió al escritor los siguientes detalles sobre los días tempranos de Su Padre: ‘Desde Su niñez, fue extremadamente bueno y generoso. Era gran amante de la vida al aire libre, por lo que pasaba la mayor parte de Su tiempo en el jardín o en los campos. Tenía un extraor

bosques y se complace en las bellezas de la campiña’. ‘¿Qué edad tiene?’ ‘Veintiocho’. Las ansias con que Mullá H. usayn me interrogó, y la sensación de delicia con que acogía cada detalle que yo le daba, me impresionaron sobremanera. Volviéndose hacia mí, con su rostro radiante de satisfacción y alegría, una vez más me preguntó: ‘Supongo que soléis veros con Él a menudo’. ‘Suelo frecuentar Su casa”, respondí. “¿Le haréis entrega de este encargo de Mi parte?’ ‘Sin duda’, fue mi respuesta. A continuación me tendió un rollo envuelto en una tela, solicitándome que Se lo hiciera llegar a Sus manos al amanecer del día siguiente. ‘Si se dignara Él a corresponderme, ¿me hariáis la gracia de darme a conocer Su respuesta?’ Recibí el rollo y al despuntar el día me dispuse a cumplir con su deseo.

”Al acercarme al hogar de Bahá’u’lláh reconocí a Su hermano Mírzá Músá, quien se hallaba de pie ante la puerta, y a quien comuniqué el objeto de mi visita. Éste se internó en la casa y pronto reapareció con un mensaje de bienvenida. Fui llevado a Su presencia y entregué el rollo a Mírzá Músá, quien lo colocó ante Bahá’u’lláh. Tras indicar que nos sentáramos, desplegó el rollo, miró el contenido y comenzó a leer en voz alta ciertos pasajes. Estaba sentado como presa de un trance mientras escuchaba el sonido de Su voz y la dulzura de la melodía. Ya había leído una

dinario poder de atracción, que todos sentían. Las gentes siempre se reunían en torno a Su persona. Los Ministros y otros cortesanos solían rondarle, y los niños también lo amaban. Contaba apenas trece o catorce años y ya era renombrado por Su saber [...] Su padre murió cuando Bahá’u’lláh tenía veintidós años. El Gobierno quiso que le sucediera en su puesto en el Ministerio, como era costumbre en Persia; pero Bahá’u’lláh no aceptó el ofrecimiento’. El Primer Ministro dijo entonces: ‘Dejadlo en paz. El puesto no es digno de Él. Sus miras son más altas. Yo no puedo comprenderlo, si bien estoy convencido de que está destinado a una elevada carrera. Sus pensamientos no son como los nuestros. Dejadlo tranquilo’ ” (Bahá’u’lláh and the New Era, Bahá’í Publishing Trust, pp. 23-24).

LOS ROMPEDORES DEL ALBA
Vistas de la casa de Bahá’u’lláh en Teherán.

página del rollo cuando, volviéndose hacia Su hermano, dijo: ‘Músá, ¿qué he de decir? En verdad digo, quienquiera que cree en el Corán y reconoce su origen divino, y no obstante duda, aunque sea por un momento, en admitir que estas conmovedoras palabras están dotadas del mismo poder regenerador, sin duda ha errado gravemente en su juicio y se ha desviado del sendero de la justicia’. Nada más dijo. Despidiéndome de Su presencia, me encargó que le entregara a Mullá H. usayn un regalo de Su parte, un terrón de azúcar ruso y un paquete de té*, y que le hiciera llegar la expresión de Su aprecio y amor.

”Me incorporé, henchido de alegría, y me apresuré a regresar donde Mullá H. usayn, para entregarle el regalo y mensaje de Bahá’u’lláh. ¡Con qué dicha exultante los recibió de mis manos! Me faltan palabras con que describir la intensidad de su emoción. Se había puesto de pie en un instante para recibir con la cabeza inclinada el regalo que yo le tendía y besarlo fervientemente. A continuación me abrazó, besó mis ojos y me dijo: ‘¡Mi amadísimo amigo! Rezo porque del mismo modo que habéis alegrado mi corazón, Dios nos conceda eterna felicidad y colme vuestro corazón de alegría imperecedera’. Me admiraba el proceder de Mullá H. usayn. ¿Cuál podría ser, pensé para mí, la naturaleza del vínculo que une a estas dos almas? ¿Qué ha podido prender una camaradería tan intensa en sus corazones? ¿Por qué Mullá H. usayn, a cuyos ojos la pompa y circunstancia de la realeza eran una nadería, había exteriorizado tal regocijo a la vista de un regalo tan escaso, de manos de Bahá’u’lláh? Estaba yo intrigado por estos pensamientos cuyo misterio me veía incapaz de descifrar.

”Pocos días después, Mullá H. usayn partió hacia Khurásán. Al despedirse de mí, me dijo: ‘No le refiráis a nadie lo que habéis oído y atestiguado. Dejad que sea un secreto oculto en vuestro

* En aquella época el té y la variedad de azúcar indicada eran extremadamente escasas en Persia. Ambas se utilizaban como regalos entre las clases altas de la población.

LOS ROMPEDORES DEL ALBA

pecho. No divulguéis Su nombre, pues quienes envidian Su posición se levantarán para hacerle daño. En vuestras horas de meditación, rezad para que el Todopodero Le proteja, y a través de Él, pueda exaltar a los humillados, enriquecer a los pobres y redimir a los caídos. El secreto de las cosas se halla oculto a nuestros ojos. Es nuestro deber alzar la llamada del Nuevo Día y proclamar este divino Mensaje a todo el pueblo. En esta ciudad muchas almas derramarán su sangre en este sendero. Dicha sangre regará el Árbol de Dios, para que florezca y dé sombra a toda la humanidad’”.

V
iaje de Baha´'u'lla´h
´´
5 a Mazindaran
E

l primer viaje que emprendiera Bahá’u’lláh a fin de pro-mover la Revelación anunciada por el Báb fue el dedicado a Su casa ancestral de Núr, en la provincia de Mázin

darán. Se dirigió a la aldea de Tákur, propiedad personal de Su padre, en donde poseía una gran mansión, regiamente dotada y situada en un marco incomparable. Fue para mí un privilegio escuchar cierto día del propio Bahá’u’lláh el siguiente relato: “El difunto Vazír, Mi padre, disfrutaba de una posición envidiable entre sus compatriotas. Sus grandes riquezas, su noble estirpe, sus méritos artísticos, su impar prestigio y exaltado rango hacían de él el objeto de la admiración de cuantos le conocían. Durante más de veinte años nadie de entre el amplio círculo de su familia y parientes, que se extendía desde Núr hasta Teherán, sufrió penas, daños o enfermedad. Durante un largo e ininterrumpido período disfrutaron de riquezas y bendiciones múltiples. Sin embargo, de forma muy imprevista, toda esta prosperidad y gloria se vinieron abajo ante una serie de calamidades que estremecieron severamente los cimientos de su fortuna material. La primera pérdida que sufrió fue la ocasionada por una gran riada que, habiéndose originado en las montañas de Mázindarán, barrió violentamente la aldea de Tákur, destru

LOS ROMPEDORES DEL ALBA

Accesos a las ruinas de la casa primitiva de Bahá’u’lláh en Tákur, Mázindarán.

yendo por completo la mitad de la mansión del Vazír, situada por encima de la fortaleza de dicha aldea. La mejor parte de la casa, conocida por la solidez de los cimientos, quedó enteramente arrasada por la furia del atronador torrente. El precioso ajuar y mobiliario que contenía fueron destruidos y la rica ornamentación se echó a perder sin remedio. Al poco sobrevinieron la pérdida de varios oficios de Estado que ocupaba el Vazír y los repetidos asaltos que le asestaron sus envidiosos adversarios. A pesar de tan repentino vuelco de la fortuna, el Vazír mantuvo la calma y dignidad, continuando, dentro de la limitación de medios, sus actos de caridad y benevolencia. Prosiguió desplegando ante sus fieles y asociados la misma cortesía y bondad que le habían caracterizado en el trato con sus semejantes. Con espléndida fortaleza afrontó, hasta la última hora de su vida, las adversidades que tan gravemente pesaban sobre su persona”.

Antes de la declaración del Báb, Bahá’u’lláh ya había visitado la comarca de Núr, cuando el celebrado mujtahid Mírzá Muh.ammad-Taqíy-i-Núrí se encontraba en la cúspide de su autoridad e influencia. Tal era la distinción de su puesto, que quienes se sentaban a sus pies se consideraban exponentes autorizados de la fe y del Derecho islámicos. El mujtahid hallábase aleccionando a un grupo de más de doscientos discípulos, explayándose sobre un pasaje oscuro de las afirmaciones atribuidas a los imámes, cuando Bahá’u’lláh, seguido por un cortejo de compañeros, pasó por el lugar e hizo alto por un tiempo para escuchar su discurso. El mujtahid había pedido a sus discípulos que elucidasen una abstrusa teoría relacionada con aspectos metafísicos de las enseñanzas islámicas. Puesto que todos habían confesado su incapacidad de explicarlo, Bahá’u’lláh se sintió movido a dar, con lenguaje breve pero convincente, una exposición lúcida de aquella teoría. El mujtahid se sintió molesto sobremanera por la incompetencia de los discípulos. “Durante años os he estado instruyendo”, exclamó con enfado, “y me he esforzado pacientemente por infundir en vuestras conciencias las verdades más profundas y los principios más nobles de la Fe. Y sin embargo, vosotros permitís, después de todos estos años de estudio persis

LOS ROMPEDORES DEL ALBA

tente, que este joven, tocado por un kuláh*, que no ha recibido formación académica, y que desconoce enteramente el saber escolástico, ¡demuestre su superioridad ante vosotros!”

Más tarde, cuando Bahá’u’lláh había partido, el mujtahid refirió a sus discípulos dos sueños recientes, cuyas circunstancias, según su parecer, revestían un significado muy importante. “En mi primer sueño”, dijo, “hallábame de pie en medio de una gran concurrencia de personas, todas las cuales parecían señalar cierta casa en la que decían habitaba el S.áh.ibu’z-Zamán. Frenético de alegría, me apresuré en mi sueño a alcanzar Su presencia. Cuando llegué a la casa, para gran sorpresa mía, me fue vedada la entrada. ‘El Prometido Qá’im’, se me informó, ‘está ocupado en conversación privada con otra Persona. El acceso a ellos está estrictamente prohibido’. De los guardias apostados junto a la puerta, deduje que tal Persona no era otra que Bahá’u’lláh”.

“En mi segundo sueño”, prosiguió el mujtahid, “me encontraba en medio de un lugar en cuyo derredor contemplé diversos cofres, cada uno de los cuales –se me dijo– pertenecían a Bahá’u’lláh. Conforme los abrí, hallé que estaban repletos de libros. Cada palabra y cada letra registrada en aquellos libros aparecían engastadas con delicadísimas joyas. Su fulgor me deslumbró. Tan abrumado me sentí por su brillo que desperté súbitamente del sueño”.

Cuando, en el curso del año sesenta, Bahá’u’lláh llegó a Núr, descubrió que el celebrado mujtahid, quien en Su visita anterior desplegara tan inmenso poder, había fallecido. El gran número de sus devotos había menguado hasta formar un mero puñado de discípulos abatidos, los cuales, bajo la jefatura de su sucesor, Mullá Muh.ammad, se esforzaban por mantener las tradiciones de su difunto adalid. El entusiasmo con el que saludaron la llegada de Bahá’u’lláh contrastaba con el abatimiento que se había apoderado de los restos de la otrora floreciente

* El kuláh, un sombrero de piel de cordero, diferenciaba al clero de los legos. Invariablemente, los funcionarios del Estado solían llevarlo.

Dedicatoria colocada por el Vazír, Mírzá Burzurg, sobre el dintel de la casa de Tákur.

comunidad. Gran número de autoridades y notables de la vecindad Le visitaron, tributándole, con todas las muestras de afecto y respeto, una digna bienvenida. En vista de la posición social que ocupaba, estaban ávidos por oír de Sus labios todas las noticias referentes a la vida del Sháh, las actividades de los ministros y los asuntos de Gobierno. A sus preguntas Bahá’u’lláh respondió con indiferencia extrema, mostrando muy poco interés

o preocupación. Con elocuencia persuasiva hizo un alegato en pro de la causa de la nueva Revelación, llamando su atención sobre los inmensos beneficios que estaba destinada a conferir a su país*. Quienes Le oyeron se maravillaban ante el intenso interés que un hombre de Su clase y edad evidenciaba por ver

* “Su verbo (de Bahá’u’lláh) era como un ‘torrente lanzado’ en tanto que la claridad de su exposición atrajo a los sacerdotes más destacados poniéndolos a sus pies” (Dr. T.K. Cheyne, The Reconciliation of Races and Religions, p. 120).

LOS ROMPEDORES DEL ALBA

dades que solían ocupar primordialmente a los sacerdotes y teólogos del islam. Se sintieron impotentes de poner en tela de juicio la sensatez de Sus argumentos o de empequeñecer la Causa que tan admirablemente exponía. Admiraban la intensidad de Su entusiasmo y la profundidad de Sus pensamientos, así como se sentían hondamente impresionados por Su abnegación y renuncia.

Nadie osó rebatir Sus puntos de vista excepto Su tío ‘Azíz, quien se aventuró a oponérsele, desafiando cuanto sostenía y sembrando dudas sobre su verdad. Cuando quienes le oyeron quisieron silenciar a este oponente e infligirle daño, Bahá’u’lláh intervino en su favor, aconsejándoles que lo dejaran en manos de Dios. Alarmado, éste buscó la ayuda del mujtahid de Núr, Mullá Muh.ammad, apelando a su persona para que le prestara auxilio urgente. “Oh viceregente del Profeta de Dios!”, exclamó. “Contemplad lo que ha acaecido a la Fe. Un joven, un lego, vestido con el atuendo de la nobleza, ha venido a Núr, ha invadido los bastiones de la ortodoxia y ha quebrantado la santa fe del islam. Alzaos y resistid su asalto. Quienquiera que alcanza su presencia cae al punto bajo su hechizo, viéndose atrapado por el poder de su verbo. No sé si es un brujo, o si mezcla con el té alguna sustancia misteriosa que hace que todo hombre que lo bebe caiga víctima de su encanto”. El mujtahid, a pesar de su propia falta comprensión, pudo percatarse de la insensatez de tales observaciones. En tono de chanza, observó: “¿No habéis compartido su té, y no le habéis escuchado cuando se dirigía a sus compañeros?” Éste respondió: “Así es, pero gracias a vuestra amorosa protección, he permanecido inmune al efecto de su misterioso poder”. El mujtahid, sabiéndose incapaz de excitar al populacho contra Bahá’u’lláh o de combatir directamente las ideas que un oponente tan poderoso diseminaba de forma tan intrépida, se contentó con una afirmación escrita que rezaba: “Oh ‘Azíz, no temáis, nadie se atreverá a molestaros”. Al escribir esto, el mujtahid, debido a un error gramatical, había pervertido el sentido de lo declarado, de modo que quienes lo leyeron entre los notables de la aldea de Tákur, se escandalizaron de su significado y lanzaron invectivas tanto contra el portador como contra el autor de la declaración.

Quienes lograron la presencia de Bahá’u’lláh y Le oyeron exponer el Mensaje proclamado por el Báb se sintieron muy impresionados por la gravedad de Su llamamiento a que se alzaran y esparcieran aquel mismo Mensaje entre el pueblo de Núr y a que exaltasen las virtudes de su distinguido Promotor. Entre tanto, los discípulos de Mullá Muh.ammad procuraban persuadir a su maestro para que se presentara en Tákur, visitara a Bahá’u’lláh en persona, verificase directamente ante Él la naturaleza de esta nueva Revelación e iluminase a sus seguidores respecto al carácter y propósito de ésta. A la súplica sincera de éstos, el mujtahid correspondió con una evasiva. Sin embargo, los discípulos rehusaron admitir la validez de las objeciones planteadas. Insistieron en que la primera obligación impuesta a un hombre de su posición, a quien incumbía preservar la integridad del islam shí‘í, no era sino la de indagar sobre la índole de cada movimiento que pudiera afectar a los intereses de la Fe. Mullá Muh.ammad se avino, por fin, a delegar en dos de sus destacados lugartenientes, Mullá ‘Abbás y Mírzá Abu’l-Qásim, ambos cuñados y discípulos de confianza del difunto mujtahid, Mírzá Muh.ammad-Taqí, encomendándoles que visitaran a Bahá’u’lláh y que determinaran el verdadero carácter del Mensaje de que era portador. Él mismo se comprometió personal-mente a suscribir sin reservas cualesquiera que fueran las conclusiones a las que llegasen y a reconocer lo concluyente de su decisión en dichas materias.

Al ser informados, a su llegada a Tákur, de que Bahá’u’lláh había partido hacia Su retiro de invierno, los representantes de Mullá Muh.ammad decidieron partir hacia aquel lugar. Al llegar, encontraron a Bahá’u’lláh ocupado en la revelación de un comentario sobre el sura con que se abre el Corán, titulado “Los Siete Versículos de la Repetición”. Conforme se sentaron y escuchaban Su discurso, la profundidad del tema, la elocuencia persuasiva que caracterizaba su presentación, así como la forma extraordinaria de presentarlo, hicieron mella en sus personas.

LOS ROMPEDORES DEL ALBA

Vista exterior de la casa ocupada por Bahá’u’lláh en Tákur, Mázindarán.

Interior de la habitación de Bahá’u’lláh en su estado original.

Vista exterior de la casa ocupada por ‘Abdu’l-Bahá en Tákur, Mázindarán.

Interior de la habitación de ‘Abdu’l-Bahá.

Mullá ‘Abbás, incapaz de contenerse, se levantó de su sitio y, urgido por un impulso irrefrenable, volvió sobre sus pasos y quedó de pie inmóvil, junto a la puerta, en actitud de reverente sumisión. El encanto del discurso que escuchaba le había fascinado. “Veis mi estado”, le dijo a su compañero mientras temblaba de emoción y los ojos rebosaban de lágrimas. “Soy incapaz de plantearle preguntas a Bahá’u’lláh. Las que tenía previstas se han desvanecido repentinamente de mi memoria. Sois libre de proseguir vuestra indagación o de regresar a vuestro maestro e informarle del estado en que me encuentro. Decidle de mi parte que ‘Abbás jamás podrá regresar a él. Ya nunca podrá abandonar este umbral”. Mírzá Abu’l-Qásim se sintió igualmente movido a seguir el ejemplo de su compañero. “He dejado de reconocer a mi maestro”, fue su respuesta. “En este mismo momento, he prometido a Dios dedicar el resto de mi vida al servicio de Bahá’u’lláh, mi verdadero y único Maestro”.

La noticia de la fulminante conversión de los enviados escogidos del mujtahid de Núr se divulgaron con asombrosa celeridad por toda la comarca. Hizo que las gentes se despertaran de su letargo. Las dignidades eclesiásticas, los funcionarios del Estado, los comerciantes y paisanos acudieron en tropel a la residencia de Bahá’u’lláh. Un número considerable abrazó gustosamente Su Causa. En su admiración por Él, algunos de los más distinguidos llegaron a decir: “Vemos cómo las gentes de Núr se han alzado y reunido en torno a Vos. Atestiguamos por todas partes las muestras de su alegría exultante. Si Mullá Muh.ammad se sumara a éstos, el triunfo de esta Fe estaría completamente garantizado”. “He venido a Núr”, respondió Bahá’u’lláh, “con el solo fin de proclamar la Causa de Dios. No abrigo otra intención. Si se Me dijera que a la distancia de cien leguas hállase alguien que anhela la Verdad y no alcanza a encontrarme, con alegría y sin dudarlo, Me apresuraría a su morada y satisfaría su hambre. Mullá Muh.ammad vive, según se Me ha dicho, en Sa‘ádat-Ábád, una aldea no muy distante de este lugar. Es mi intención visitarle y hacerle entrega del Mensaje de Dios”.

LOS ROMPEDORES DEL ALBA

Deseoso de llevar a cabo Sus palabras, Bahá’u’lláh, acompañado por cierto número de Sus compañeros, Se encaminó de inmediato hacia la aldea. Mullá Muh.ammad Le recibió con todo boato. “He venido a este lugar”, observó Bahá’u’lláh, “para haceros una visita formal y oficial. Mi intención es esclareceros con relación a un Mensaje de inspiración divina, nuevo y maravilloso, y que cumple la promesa del islam. Quienquiera que se sienta inclinado a escuchar este Mensaje ha sentido su poder irresistible, y se ha visto transformado por la potencia de su gracia. Confiadme cualquier cosa que confunda vuestra mente u os impida reconocer la Verdad”. Mullá Muh.ammad observó despectivamente: “No suelo emprender ningún acto sin antes consultar primero el Corán. En tales ocasiones, he seguido invariablemente la práctica de invocar el auxilio de Dios y Sus bendiciones, abriendo al azar Su Libro sagrado y consultando el primer versículo de la página concreta en la que reparan mis ojos. Según la naturaleza del versículo, hallo la sabiduría y conveniencia del curso de acción que he previsto”. Percatándose de que Bahá’u’lláh no estaba inclinado a rechazarle la petición, el mujtahid solicitó un ejemplar del Corán, lo abrió y lo cerró de nuevo, negándose a revelar a los presentes el tenor de los versículos. Todo lo que dijo fue esto: “He consultado el Libro de Dios, y juzgo imprudente proseguir este asunto”. Unos pocos concordaron; la mayor parte de los demás no dejaron de reconocer el temor que sus palabras traslucían. Bahá’u’lláh, no estando dispuesto a causarle mayor sonrojo, Se levantó y, solicitando que se Le excusara, le tendió una despedida cordial.

Cierto día, en el curso de una de Sus excursiones a caballo por la campiña, Bahá’u’lláh, rodeado de Sus compañeros, vio a un joven solitario sentado junto al camino. Tenía el cabello desgreñado y vestía al modo de los derviches. Junto al arroyo había encendido una hoguera y en ella había guisado el alimento que comía. Acercándosele, Bahá’u’lláh le preguntó de forma sumamente amorosa: “Decidme, derviche, ¿qué es lo que estáis haciendo?” “Estoy ocupado en comerme a Dios”, respondió rotundamente. “Estoy guisando a Dios y Lo estoy quemando”. La simplicidad natural de sus modales y el candor de la respuesta complacieron en extremo a Bahá’u’lláh, Quien sonrió ante su observación y comenzó a conversar con él con ternura y llaneza incontenidas. Al poco, Bahá’u’lláh lo había cambiado por completo. Esclarecido en cuanto a la verdadera naturaleza de Dios, y con una mente purgada de las vanas imaginaciones de su propio pueblo, reconoció al instante la Luz que aquel amoroso Forastero le había traído inesperadamente. Y aquel derviche, cuyo nombre era Mus.t.afá, tan prendado quedó de las enseñanzas que le habían sido transmitidas que, dejando los útiles de cocina tras de sí, se incorporó de un brinco y siguió a Bahá’u’lláh. De pie, tras de Su montura, e inflamado con el fuego de Su amor, entonó los alegres versos de una canción de amor que había compuesto espontáneamente y que había dedicado a su Bienamado. “Tú eres el astro de guía”, así rezaba su alegre estribillo. “Tú eres la Luz de la Verdad. Descorre el velo ante los hombres, oh revelador de la Verdad”. Por más que, años después, aquel poema obtuvo amplia difusión entre su gente, y era sabido que cierto derviche, de sobrenombre Majdhúb, y llama-do Mus.t.afá Big-i-Sanandají, lo había compuesto sin premeditación alguna en loor de su Bienamado, nadie debió de ser consciente de a quién se refería en realidad, como tampoco sospechó nadie, en una época en la que Bahá’u’lláh estaba todavía velado a los ojos de los hombres, que sólo este derviche había reconocido Su estación y había descubierto Su gloria.

La visita de Bahá’u’lláh a Núr había producido resultados de muy grande alcance, otorgando un impulso notable a la diseminación de la recién nacida Revelación. Con Su elocuencia magnética, con la pureza de Su vida, con la dignidad de Su porte, con la incontestable lógica de Su argumento, y con muchas otras muestras de Su amabilidad, Bahá’u’lláh había conquistado los corazones del pueblo de Núr, había agitado sus almas y las había alistado bajo la enseña de la Fe. Tal fue el efecto de Sus palabras y obras, conforme iba predicando la Causa y revelando su gloria a Sus paisanos de Núr, que las mismas piedras y árboles de la comarca parecían haberse agitado

LOS ROMPEDORES DEL ALBA

por las olas del poder espiritual que emanaban de Su persona. Todo parecía dotado de una vida nueva y más abundante, todo parecía proclamar a voz en grito: “¡Contemplad, la Belleza de Dios se ha hecho manifiesta! Alzaos, pues ha venido Él en toda Su gloria”. El pueblo de Núr continuó propagando la Causa y consolidando sus cimientos después de que Bahá’u’lláh partiera de su lado. Algunos de entre éstos soportaron las aflicciones más severas por amor a Él; otros sorbieron con alegría la copa del martirio en Su sendero. Mázindarán, en general, y Núr, en particular, pudieron distinguirse así de las demás provincias y distritos de Persia, como los primeros en haber abrazado ansiosamente el Divino Mensaje. La comarca de Núr, cuyo significado literal es “luz”, incrustada en las montañas de Mázindarán, fue la primera en captar los rayos del Sol que se había alzado en Shíráz, la primera en proclamar al resto de una Persia todavía sumida en la sombra del valle de la negligencia, que el Astro de guía celestial Se había levantado ostensiblemente para dar calor e iluminar al país entero.

Siendo Bahá’u’lláh todavía un niño, el Vazír, Su padre, tuvo un sueño. Bahá’u’lláh se le apareció nadando en medio de un océano inmenso y sin límites. Su cuerpo brillaba entre las aguas con un resplandor que iluminaba el mar. De Su cabeza, fácilmente distinguible pues destacaba entre las aguas, despuntaban rayos en todas las direcciones procedentes de Sus largos bucles de azabache, los cuales flotaban profusamente sobre las olas. A medida que iba soñando, una multitud de peces Le rodeaba, cada uno de los cuales se sujetaba de la punta de cada uno de sus cabellos. Fascinados por el fulgor de Su rostro, Le seguían adondequiera que nadaba. Por más que su número era grande, y por más que se asían firmemente de Sus bucles, ni un solo cabello parecía desprenderse de la cabeza, ni la menor herida hacía mella en Su persona. Libre y sin restricciones, Se movía sobre las aguas mientras todos Le seguían.

El Vazír, profundamente impresionado por este sueño, convocó a un adivinador de la fortuna con fama en la región para que se lo interpretase. Este hombre, inspirado como por una premonición de la gloria futura de Bahá’u’lláh, declaró: “El océano sin límites que veis en vuestros sueños, oh Vazír, no es otro que el mundo del ser. Sólo y por su cuenta, vuestro hijo logrará un ascendiente supremo sobre él. A dondequiera que le plazca, allí marchará sin impedimentos. Nadie resistirá Su paso, nadie estorbará Su progreso. La multitud de peces significa el alboroto que excitará entre los pueblos y linajes de la tierra. En torno a Él se reunirán, y a Él se aferrarán. Seguro de la indefectible protección del Todopoderoso, este tumulto nunca ha de dañar Su persona, ni Su soledad en el océano de la vida hará peligrar Su seguridad”.

El adivino fue llevado a continuación a ver a Bahá’u’lláh. Miró con atención Su rostro y examinó cuidadosamente Sus rasgos. Le encantó Su exterior y alabó cada rasgo de Su rostro. Toda expresión de aquella faz revelaba a sus ojos un signo de Su gloria oculta. Tan grande fue la admiración que sintió y tan profusa su alabanza de Bahá’u’lláh, que el Vazír se convirtió, desde aquel día, en un devoto aún más apasionado de su hijo. Las palabras pronunciadas por el adivino sirvieron para que granasen sus esperanzas y confianza en Él. Al igual que Jacob, sólo deseaba asegurar el bienestar de su Bienamado José y rodearle de su amorosa protección.

H. ájí Mírzá Áqásí, el gran Vazír de Muh.ammad Sháh, aunque distante por completo del padre de Bahá’u’lláh, demostró hacia el hijo todas las señales de consideración y favor. Tan grande era la estima que el H. ájí Le profesaba, que Mírzá Áqá Khán-i-Núrí, quien después sucedería a H. ájí Mírzá Áqásí, sintió envidia. Recelaba de la superioridad que solía concedérsele a Bahá’u’lláh, siendo como era a la sazón sólo un joven. Con el tiempo, las semillas de los celos fueron germinando en su pecho. Aunque todavía era un joven, y su padre aún vivía –pensó– Aquél conseguía la preferencia al comparecer ante el Gran Vazír. ¿Qué sucedería –se preguntaba– cuando el joven hubiera sucedido a su padre?

A la muerte del Vazír, H. ájí Mírzá Áqásí continuó mostrando la mayor consideración hacia Bahá’u’lláh. Solía visitarle en Su casa y acostumbraba a dirigirse a Él como si se tratara de su pro

LOS ROMPEDORES DEL ALBA

pio hijo. Sin embargo, la sinceridad de su devoción pronto fue puesta a prueba. Cierto día, yendo de paso por la aldea de Qúch-

H. isár, que pertenecía a Bahá’u’lláh, quedó tan prendado por el encanto y la belleza del paraje, así como por la abundancia de agua, que concibió la idea de convertirse en su propietario. Bahá’u’lláh, a quien había convocado al efecto de verificar la venta inmediata de la aldea, observó: “De haber sido esta propiedad exclusivamente mía, con gusto me habría plegado ante vuestro deseo. Esta vida transitoria, con todas sus sórdidas posesiones, no merece a mis ojos apego alguno, cuanto menos esta pequeña e insignificante hacienda. Puesto que diversas personas, ricas y pobres, algunas de edad madura y otras todavía menores, comparten conmigo la propiedad, os pediría que les trasladéis el asunto y recabéis su consentimiento”. Insatisfecho con dicha respuesta, H. ájí Mírzá Áqásí procuró conseguir su meta por medios fraudulentos. Tan pronto como Bahá’u’lláh fue informado de sus pérfidos designios, con el consentimiento de todos los afectados, transfirió de inmediato el título de propiedad a nombre de la hermana de Muh.ammad Sháh, quien ya había expresado reiteradamente su deseo de convertirse en su propietaria. El H. ájí, furioso por la transacción, ordenó que la finca fuese prendida por la fuerza, bajo la pretensión de que ya la había comprado al primer dueño. Los representantes de H. ájí Mírzá Áqásí fueron severamente reprendidos por los agentes de la hermana del Sháh, quienes pidieron que dieran cuenta a su amo de la determinación de la dama por hacer valer sus derechos. El H. ájí refirió el caso a Muh.ammad Sháh, quejándose del trato injusto al que había sido sometido. Aquella misma noche, la hermana del Sháh había puesto a éste al corriente de la naturaleza de la transacción. “Muchas veces”, dijo a su her-mano, “vuestra Majestad Imperial graciosamente me había transmitido su deseo de que me despojara de las joyas con las que acostumbro a adornarme en vuestra presencia y que, con el fruto de su venta, adquiriese alguna hacienda. Por fin he conseguido cumplir vuestro deseo. No obstante, H. ájí Mírzá Áqásí está ahora decidido a arrebatármela por la fuerza”. El Sháh le dio seguridades a la hermana y mandó al H. ájí que olvidase su reclamación. En su desesperación, éste citó a Bahá’u’lláh a que compareciese y, por medio de todas las artimañas posibles, se esforzó por desacreditar Su nombre. Bahá’u’lláh respondió vigorosamente a todas las acusaciones que le fueron imputadas y logró probar Su inocencia. En un arranque de ira impotente, el gran Vazír exclamó: “¿A qué vienen todas estas fiestas y banquetes en los que os complacéis? Yo, que soy el Primer Ministro del Sháhansháh de Persia, nunca he recibido el número y la variedad de invitados que se agolpan a vuestra mesa todas las noches. ¿A qué tanta vanidad y derroche? Sin duda, debéis de andar tramando algo contra mí”. “¡Por el amor de Dios!” replicó Bahá’u’lláh. “¿Acaso es el hombre que, por abundancia de su corazón, comparte el pan con sus congéneres, quien deba ser acusado de abrigar intenciones criminales?” H. ájí Mírzá Áqásí, sintiéndose del todo aturdido, no se atrevió a dar respuesta. Aunque contaba con el apoyo conjunto de los poderes eclesiásticos y civiles de Persia, al final salió completamente derrotado de cada lance al que se aventuraba contra Bahá’u’lláh.

En numerosas ocasiones, el ascendiente de Bahá’u’lláh sobre sus oponentes se vio igualmente vindicado y reconocido. Los triunfos personales así logrados sirvieron para realzar Su puesto y divulgar Su fama. Las gentes de todas las categorías se maravillaban ante el milagroso buen pie con que lograba salir indemne de las más peligrosas lides. Nada que no fuese una protección divina –pensaban– podía procurarle seguridad en semejantes ocasiones. Ni siquiera una vez, por mucho que le cercasen los más graves peligros, Se sometió Bahá’u’lláh a la arrogancia, codicia y deslealtad de quienes Le rodeaban. En el trato constante de aquellos días con los más altos dignatarios del reino, fuesen eclesiásticos o funcionarios del Estado, nunca Se contentaba con asentir a los puntos de vista expresados o a las exigencias que éstos planteasen. En tales reuniones solía abanderar intrépidamente la causa de la verdad, hacer valer los derechos de los oprimidos, defender a los débiles y proteger a los inocentes.

E
l viaje de Mulla´ H.usayn
´´
6 a Khurasan
E

n Su despedida de las Letras del Viviente, el Báb les había instruido a todas y cada una que consignasen por separado el nombre de cada creyente que abrazara la Fe y se

identificase con sus enseñanzas. Les indicó que adjuntaran la lista de tales creyentes en cartas selladas y que las remitiesen a Su tío materno, H. ájí Mírzá Siyyid ‘Alí, en Shíráz, quien a su vez se las entregaría. “Clasificaré dichas listas”, les dijo, “en dieciocho lotes de diecinueve nombres cada uno. Cada lote constituirá un váh.id*. Todos los nombres incluidos en los dieciocho lotes, junto con el primer Váh.id, el cual consistirá en Mi propio nombre y los de las dieciocho Letras del Viviente, formarán el número de Kull-i-Shay’**. De todos estos creyentes haré mención en la Tabla de Dios, de modo que sobre cada uno de ellos pueda el Bienamado de nuestros corazones conferir, el Día en que ascienda al trono de gloria, Sus bendiciones inestimables y declararlos habitantes de Su Paraíso”.

* El valor numérico de la palabra váh. id, que significa “unidad” es 19.

** El valor numérico de las palabras Kull-i-Shay’, que significa “todas las

cosas”, es 361, o bien 19 x 19.
LOS ROMPEDORES DEL ALBA

Vistas de la Mezquita de Gawhar-Shád en Mashhad, donde se aprecia el púlpito desde donde predicó Mullá H. usayn.

Más concretamente, el Báb entregó a Mullá H. usayn instrucciones precisas para que Le enviara un informe escrito sobre la naturaleza y progreso de sus actividades en Is.fáhán, Teherán y Khurásán, instándole a que Le diera cuenta de quiénes aceptaban y se sometían a la Fe, así como de quiénes rechazaban o repudiaban su verdad. “Hasta que no reciba vuestra carta de Khurásán”, dijo, “no estaré listo para emprender Mi peregrinación a H. ijáz”.

Refrescado y fortificado por la experiencia de su relación con Bahá’u’lláh, Mullá H. usayn emprendió camino a Khurásán. Durante su visita a aquella provincia, exhibió de forma sorprendente los efectos de aquel poder regenerador con el que las palabras de despedida del Báb le habían investido*. El primero en

* “El peregrino acostumbraba a aprovechar, según solía, una estancia de una jornada, que prolongaba de ser preciso, en todas las ciudades, burgos y aldeas de la ruta, a fin de sostener conferencias, argumentar contra los mullás, dar a conocer los libros del Báb y predicar sus doctrinas. En todas partes se le esperaba y se le convocaba con impaciencia; era buscado con curiosidad, escuchado ávidamente, creído sin demasiado esfuerzo. Fue sobre todo en Nishapúr donde consiguió dos conversiones importantes en las personas de Mullá ‘Abdu’l-Kháliq de Yazd y de Mullá ‘Alí el Joven. El primero de estos doctores había sido alumno de Shaykh Ah.mad-Ah.sá’í. Era un personaje celebrado por su ciencia y verbo, así como por el crédito de que disfrutaba entre la población. El autor, shaykhí al igual que el primero, era de costumbres severas y disfrutaba de gran consideración, ocupaba el destacado puesto de principal mujtahid de la ciudad. Los dos se convirtieron en bábíes furibundos e hicieron que las cátedras de las mezquitas retumbasen con sus violentas prédicas antislámicas. Durante algunas semanas cabía imaginar que la antigua religión había quedado definitivamente desbancada. El clero, desmoralizado por la defección de su jefe, espantado por los discursos públicos que tan poco le aprovechaban, o bien no osaba dar la cara o bien se había dado a la fuga. Cuando Mullá H. usayn-i-Bushrú’í llegó a Mashhad, encontró a la población alborotada y dividida al respecto; y, por otro lado, al clero advertido y muy inquieto, pero empujado a un extremo y decidido a contrarrestar vigorosamente los ataques de los que iba a ser objeto” (Conde de Gobineau, Les Religions et les Philosophies dans l’Asie Centrale, pp. 139-140.)

LOS ROMPEDORES DEL ALBA

abrazar la Fe en Khurásán fue Mírzá Ah.mad-i-Azghandí, el más docto, el más sabio y más eminente de los ‘ulamás de aquella provincia. Cualquiera que fuese la reunión en la que hacía acto de presencia, no importa cuán grande fuese el número o representativo el carácter de los sacerdotes presentes, invariable-mente le correspondía a él ser el principal orador. Los elevados rasgos de su carácter, así como su devoción extrema, habían ennoblecido la reputación que ya había alcanzado mediante su erudición, capacidad y sabiduría. El siguiente en abrazar la Fe entre los shaykhíes de Khurásán fue Mullá Ah.mad-i-Mu‘allim, quien, hallándose en Karbilá, se ocupó como instructor de los hijos de Siyyid Káz.im. Le siguieron Mullá Shaykh ‘Alí, a quien el Báb tituló ‘Az.im, y a continuación Mullá Mírzá Muh.ammadi-Fúrúghí, cuyo saber sólo era superado por Mírzá Ah.mad. Nadie, aparte de estas figuras extraordinarias entre los adalides eclesiásticos de Khurásán, ejercían autoridad suficiente o poseían bastante conocimiento para desafiar los argumentos de Mullá H. usayn.

Mírzá Muh. ammad Báqir-i-Qá’iní, quien había establecido su residencia en Mashhad para lo que le restaba de vida, fue el siguiente en abrazar el Mensaje. El amor del Báb prendió su alma con tal pasión devoradora que nadie podía resistir su empuje o empequeñecer su influjo. Su intrepidez, su energía incansable, su férrea lealtad se aliaban para hacer de él el terror de los enemigos y una fuente de inspiración para los amigos. Puso su hogar a disposición de Mullá H. usayn, propició entrevistas separadas entre él y los ‘ulamás de Mashhad, y continuó esforzándose al límite por remover todo obstáculo que estorbara el progreso de la Fe. Sus esfuerzos no conocían tregua, ni su propósito desviación, ni su energía agotamiento. Continuó laborando infatigablemente por su Bienamada Causa hasta la última exhalación de su vida, hora en que cayó mártir en el fuerte de Shaykh T. abarsí. En aquellos días postreros, Quddús le ordenó, a raíz de la trágica muerte de Mullá H. usayn, que asumiera el mando de los defensores heroicos de aquel fuerte. En dicha tarea se desempeñó gloriosamente. Su hogar, situado en el Bálá-Khíyábán de Mashhad, es conocido hasta la fecha actual con el nombre de Bábíyyih. Quienquiera que entra allí ya nunca le abandonará la acusación de ser bábí. ¡Descanse su alma en paz!

Mullá H. usayn, tan pronto como ganó para la Causa valedores tan capaces y devotos, decidió enviar al Báb un informe escrito sobre sus actividades. En su comunicación se refirió con detenimiento a su estancia en Is.fáhán y Káshán, describió el relato de su experiencia con Bahá’u’lláh, hizo referencia a Su salida a Mázindarán, relató los acontecimientos de Núr y Le informó del éxito que le habían deparado sus propios esfuerzos en Khurásán. En él incluía una lista de los nombres de quienes habían respondido a su llamamiento, y de cuya firmeza y sinceridad estaba seguro. Envió la carta por la ruta de Yazd, a través de los socios de confianza del tío materno del Báb, que a la sazón residían en

T. abas. La carta llegó al Báb la noche anterior al vigésimo séptimo día del Ramad.án*, una noche tenida en gran reverencia por todas las ramas del islam y que muchos consideran que sobrepuja en carácter sagrado a la propia Laylatu’l-Qadr, la noche que, en palabras del Corán, “sobrepasa a mil meses”**. El único compañero del Báb presente cuando la carta Le llegó aquella noche era Quddús, con quien compartió varios de los pasajes.

He oído a Mírzá Ah.mad relatar lo siguiente: “El propio tío materno del Báb describió las circunstancias que rodearon la recepción de la carta de Mullá H. usayn: ‘Aquella noche vi tales muestras de alegría y dicha en los rostros del Báb y de Quddús como no puedo describir. A menudo escuché en aquellos días al Báb repetir alborozado las palabras: ¡Cuán maravilloso, cuán extraordinariamente maravilloso es lo que ha ocurrido entre los meses de Jamádí y Rajab!’ Conforme iba leyendo la comunicación que

* Correspondiente a la noche de víspera del 10 de octubre de 1844 d.C.

** La Laylatu’l-Qadr, cuyo significado literal es “La Noche del Poder”, es una de las últimas diez noches del Ramadán, que por lo común coincide con la séptima de estas noches por orden inverso.

LOS ROMPEDORES DEL ALBA
Vista del Babíyyih en Mashhad.

Le dirigía Mullá H. usayn, tornábase hacia Quddús y, mostrándole algunos pasajes de la misiva, le explicaba la razón de Sus expresiones de sorpresa y alborozo. Yo, por mi parte, permanecí completamente desconocedor de la naturaleza de aquella explicación”.

Mírzá Ah.mad, en quien el relato de este incidente había producido profunda impresión, estaba decidido a sondear su misterio. “Hasta que no me encontré con Mullá H. usayn en Shíráz”, me dijo, “no fui capaz de satisfacer mi curiosidad. Cuando le referí el relato que me había sido descrito por el tío del Báb, sonrió y dijo cuánto recordaría que durante los meses de Jamádí y Rajab le cupo en suerte hallarse en Teherán. No dio más explicaciones, contentándose con esta breve observación. Sin embargo, esto me bastó para saber que en aquella ciudad de Teherán se

Vista del interior del Babíyyih en Mashhad.

hallaba oculto un Misterio que, cuando fuera revelado al mundo, traería una alegría inenarrable al corazón del Báb y de Quddús”.

Las referencias vertidas en la carta de Mullá H. usayn a la inmediata respuesta de Bahá’u’lláh al Mensaje divino, así como a la vigorosa campaña que había emprendido en Núr, e igualmente al maravilloso triunfo que había aguardado a Sus esfuerzos, animaron y alegraron al Báb, reforzando Su confianza en la última victoria de Su Causa. Se sintió seguro de que, aun cayendo víctima de la tiranía de los enemigos y abandonando este mundo, la Causa que había revelado había de vivir; que ésta, bajo la dirección de Bahá’u’lláh, continuaría desarrollándose y floreciendo, hasta arrojar por fin sus más granados frutos. La mano maestra de Bahá’u’lláh conduciría su curso, en tanto que la influencia penetrante de Su amor se establecería en los corazones de los hombres. Tal convicción fortificó Su espíritu, llenándolo de esperanzas. Desde aquel momento le abandonaron por completo Sus temores ante la inminencia del peligro. Cual ave Fénix, acogió dichoso el fuego de la adversidad y Se glorió en el fulgor y calor de su llama.

L
a peregrinacio´ n
´
7 del Báb a La Meca y Medina
L

a carta de Mullá H. usayn decidió al Báb a emprender la peregrinación prevista a H. ijáz. Confiando Su esposa a la madre, y encomendando ambas al cuidado y protec

ción del tío materno, Se sumó al contingente de peregrinos de Fárs que se disponía a salir de Shíráz hacia La Meca y Medina*. Tenía a Quddús por único compañero, y al sirviente etíope como criado personal. Primero Se dirigió a Búshihr, ciudad en la que radicaba el negocio de Su tío y en donde, en estrecho trato con él, había llevado la vida de un modesto mercader. Tras ultimar los preparativos de Su larga y ardua travesía, Se embarcó en un navío, el cual, transcurridos dos meses de lenta, inestable y tormentosa navegación desde que zarpara, permitió que arribara a las playas de aquella tierra sagrada**. La mar brava y la completa

* Según el relato de H. ájí Mu‘ínu’s-Salt.anih (p. 72), el Báb emprendió la

peregrinación a La Meca y Medina el mes de Shavvál de 1260 d.h. (octubre

de 1844 d.C.).

** De su travesía guardó una pésima impresión. “Sabed que las rutas del

mar son penosas, no las queremos para nuestros fieles. Viajad por las

rutas terrestres”, escribe en el Kitáb-i-Baynu’l-H. aramayn, al dirigirse a su

tío, tal y como acabamos de ver. En el Bayán Se explaya cumplidamente

sobre este tema. No se crea que es esto una niñería. El sentimiento que

— 291 —
LOS ROMPEDORES DEL ALBA

falta de comodidades no alteraron la regularidad de Sus plegarias ni perturbaron la paz de Sus oraciones y meditaciones. Ajeno al temporal que se desataba a Su alrededor, Él, sin inmutarse por la enfermedad que había hecho presa de Sus compañeros de peregrinación, seguía ocupando Su tiempo en dictar a Quddús las oraciones y epístolas que Se sintió inspirado a revelar.

He oído a H. ájí Abu’l-H. asan-i-Shírází, quien hizo viaje en el mismo barco del Báb, el relato de las circunstancias de aquella travesía memorable: “Durante el período entero de cerca de dos

guía al Báb al describir este horror a la mar es más noble y elevado. Aturdido ante el egoísmo de los peregrinos, egoísmo exasperado por las molestias y peligros de un viaje por mar, aturdido igualmente ante el estado de suciedad en el que se veían obligados a vivir los viajeros sobre el puente, quiso evitar a los hombres la ocasión de dar rienda suelta a sus malvados instintos y de maltratarse. Es sabido que el Apóstol recomienda expresamente la delicadeza, la cortesía más refinada en las relaciones sociales: “No contristéis a quien sea por lo que sea”. Y fue durante esta travesía, donde al constatar la maldad del hombre y su brutalidad, cuando Le tocó afrontar circunstancias difíciles: “Pues la cosa más triste que presencié durante mi peregrinaje a La Meca fueron las disputas constantes a que se libraban los peregrinos, disputas que les arrebataban los beneficios morales de la peregrinación” (Bayán, 4:16). El Báb llegó a Mascate, y allí reposó algunos días, durante los cuales procuró convertir a las gentes del país, aunque sin éxito. Dirigiéndose a uno de los habitantes, probablemente un religioso de elevada dignidad, cuya conversión podía haber desencadenado la de los demás conciudadanos. O así lo supongo al menos, puesto que a este respecto nos ahorra todo detalle, si bien es obvio que no debió de procurar convertir al primer llegado, ya que éste no habría tenido influencia alguna sobre los demás habitantes de la ciudad. Que intentara una conversión y que no la logró resulta indiscutible, puesto que Él mismo afirma: “La mención de Dios, en verdad, descendió sobre la tierra de Mascate, e hizo llegar la orden de Dios a uno de los habitantes del país: así fuera que comprendiese nuestros versículos y se convirtiera en uno de los que son guiados. Decid: Éste hombre obedeció sus pasiones tras haber leído nuestros versículos: y en verdad, este hombre, de acuerdo con el mandato del Libro, figura entre los transgresores. Decid: No hemos visto en Mascate gentes del libro que le

Dibujo de La Meca.

meses”, afirmaba, “desde el día en que nos embarcamos en Búshihr hasta la jornada en que atracamos en Jaddih, el puerto de H. ijáz, quienquiera que, ya fuera de día o de noche reparaba en el Báb o Quddús, invariablemente los veía juntos, ambos absortos en su tarea. El Báb parecía dictar, y Quddús aplicarse afanosamente a registrar cuanto surgía de Sus labios. Incluso en cierta ocasión en que el pánico hizo presa de los pasajeros de este barco a merced de la tormenta, pudo vérseles prosiguiendo sus tareas con calma y confianza imperturbables. Ni la violencia de los elementos ni el espanto de la gente a su alrededor podían quebrar la serenidad de su rostro o apartarlos de su propósito”.

El Báb mismo se refiere en el Bayán persa* a las asperezas de la travesía. “Durante días”, escribió “sufrimos escasez de agua. Debí contentarme con el zumo de un limón dulce”. A cau

hayan ayudado, pues son ignorantes y extraviados. Y lo mismo sucedió por lo que se refiere al pasaje de la embarcación, y no hubo uno siquiera de entre ellos que creyese en nuestros versículos y se convirtiera de los que temen a Dios” (A.L.M. Nicolas, Siyyid ‘Alí-Muh. ammad dit le Báb, pp. 207-208).

* “Así es como he podido ver en persona durante la travesía a La Meca a un personaje que dispensaba sumas crecidas, pero dudaba en compartir un vaso de agua con el compañero de ruta que se alojaba con él. Ocurría esto en un barco donde escaseaba el agua, de tal suerte que yo mismo, en

LOS ROMPEDORES DEL ALBA

sa de esta experiencia, suplicó al Todopoderoso que concediera los medios para la pronta mejora de la navegación marítima, para que sus dificultades se vieran aliviadas y sus peligros enteramente eliminados. Desde que aquella oración fuese ofrecida, y en un breve plazo, se multiplicaron sobremanera las evidencias de una mejora notable en todas las formas de transporte marítimo, y el Golfo Pérsico, que por aquellos días apenas poseía un solo barco de vapor, ahora disfruta de una flota de cruceros que, en el transcurso de unos pocos días, y con la mayor comodidad, transporta a las gentes de Fárs en su peregrinación a H. ijáz.

Los pueblos de Occidente, entre los cuales aparecieron las primeras evidencias de esta gran Revolución Industrial, continúan, por desgracia, completamente ignorantes de la Fuente de donde procede este poderoso torrente, este gran poder movilizador, una fuerza que ha revolucionado todo aspecto de su vida material. La propia historia de éstos da fe del hecho de que, el año en que se presenció el Alba de esta gloriosa Revelación, aparecieron súbitamente las evidencias de una revolución industrial y económica que, al decir de las propias gentes, carece de igual en la historia de la humanidad. En su preocupación por

el trayecto de Búshihr a Mascate, que duró doce días, durante los cuales no es posible evacuar agua, debí contentarme con limones dulces” (el Bayán persa, vol. 2, p. 154). “Nada cabe imaginar sobre la mar que no sean molestias: no se dispone de los objetos necesarios propios del viaje terrestre [...] Las gentes de la mar se ven forzadas (a vivir de ella), empero, con sus actos, se acercan con preferencia a Dios, y Dios recompensa las buenas obras realizadas tanto en tierra como en mar, mas dobla la recompensa de las que son realizadas por sus esclavos de la mar, pues su fatiga es mucho más penosa” (Ibíd. pp. 155-156). “He visto (en la ruta de La Meca) actos cuya villanía supera a los ojos de Dios a cualquier otra vileza, y que fueron la causa de que resultase vana la buena acción realizada al ir de peregrinación. ¡Eran disputas entre peregrinos! En cualquier estado, las disputas de este género están prohibidas [...] En verdad, ¡la casa de Dios no tiene necesidad de gentes parecidas que circulen a su alrededor!” (Ibíd. p. 155).

los detalles del funcionamiento y ajustes de esta maquinaria de reciente cuño, han perdido de vista gradualmente la Fuente y objeto de este tremendo poder que el Todopoderoso les ha confiado a su cargo. Parecen haber usado este poder equivocadamente y no haber comprendido su función. Ideado para conferir sobre las gentes de Occidente las bendiciones de la paz y felicidad, ha sido utilizado por éstos para promover los intereses de la guerra y de la destrucción.

Al llegar a Jaddih, el Báb vistió el atuendo del peregrino, montó sobre un camello y emprendió camino hacia La Meca. Sin embargo, Quddús, a pesar del deseo reiterado de Su Maestro, prefirió acompañarle a pie todo el trecho que iba desde Jaddih hasta la ciudad santa. Sostenía con la mano la brida del camello que montaba el Báb, caminando al tiempo alegre y en oración, atendiendo a las necesidades de su maestro y por completo indiferente a las fatigas de una ardua marcha. Cada noche, desde el crepúsculo hasta el alba, Quddús, sacrificando el sueño y la comodidad, continuaba su ininterrumpida vigía velando junto a su Bienamado, listo a atender a Sus necesidades y procurar los medios necesarios para Su protección y seguridad.

Cierto día, habiendo desmontado el Báb junto a un pozo a fin de ofrecer la oración matinal, un beduino errante apareció de pronto en el horizonte, se Le acercó, Le arrebató la alforja que yacía en el suelo tras Él (la cual contenía Sus escritos y papeles) y se desvaneció en el desierto remoto. El sirviente etíope se disponía a darle alcance, pero se lo impidió su Amo, quien mientras rezaba hizo ademán con la mano de que desistiese del intento. “De habértelo permitido”, le aseguró afectuosamente el Báb más tarde, “a buen seguro le habríais prendido y castigado. Pero esto no estaba destinado a ser. Los escritos que contiene esa alforja están destinados a alcanzar, mediante el conducto de este árabe, lugares a los que jamás habríamos conseguido llegar. No os aflijáis, por tanto, por esta acción, pues tal fue decreta-do por Dios, Quien todo lo ordena, el Todopoderoso”. En lo sucesivo fueron muchas las veces en que, con reflexiones parecidas, el Báb tuvo que reconfortar a Sus amigos en similares ocasiones.

LOS ROMPEDORES DEL ALBA

Palabras como éstas tornaban la amargura de la pena y del resentimiento en aquiescencia radiante ante el divino propósito y en sumisión alegre a la voluntad de Dios.

El día de ‘Arafát*, el Báb, buscando la reclusión tranquila de Su celda, consagró todo Su tiempo a la meditación y adoración. Al día siguiente, el día de Nahr, tras haber ofrecido la oración festiva, marchó a Muná, donde, de acuerdo con la antigua costumbre, compró diecinueve corderos de la mejor casta, de los cuales nueve fueron sacrificados en Su propio nombre, siete en el de Quddús, y tres en el de Su sirviente etíope. No quiso probar la carne del sacrificio consagrado, prefiriendo antes distribuirla libremente entre los pobres y necesitados de la vecindad.

Aunque el mes de Dhil-H. ijjih**, el mes de la peregrinación a La Meca y Medina, coincidió aquel año con el primer mes de la estación invernal, fue tan sofocante el calor de la región que los peregrinos que hicieron la ronda en torno al sagrado santuario no pudieron cumplir el rito con sus ropajes habituales, por lo que vistieron una túnica ligera y suelta, con la que acometieron la celebración del festival. El Báb, no obstante, en señal de deferencia, rehusó despojarse del turbante y abrigo. Portando Su atuendo acostumbrado y con la mayor dignidad y calma, así como con simplicidad y reverencia extremas, dio la vuelta en tor-no a la Ka‘bih y ejecutó los ritos prescritos del culto.

El último día de peregrinación a La Meca, el Báb tuvo un encuentro con Mírzá Muh. ít.-i-Kirmání. Estaba él mirando la Piedra Negra, cuando el Báb se le acercó y, tomándole la mano, Se dirigió a él con estas palabras: “¡Oh Muh. ít.! Os consideráis una de las figuras más destacadas de la comunidad shaykhí y un exponente distinguido de sus enseñanzas. En vuestro corazón incluso reclamáis ser uno de los sucesores directos y herederos legítimos de aquellas dos grandes Luces, aquellas Estrellas que han anunciado la mañana de la guía Divina. Contemplad, ambos estamos

* La víspera del festival. ** Diciembre de 1844 d.C.

Reliquias del Báb, en la que se aprecia el traje que llevaba bajo el jubbih (abrigo externo).

ahora de pie dentro de este santuario sagrado. Dentro de sus santos recintos, Aquel cuyo Espíritu mora en este lugar puede hacer que la Verdad sea conocida de inmediato y distinguida de la falsedad, o bien la rectitud del error. En verdad declaro que nadie aparte de Mí en este día, sea de Oriente u Occidente, puede reclamar ser la Puerta que conduce a los hombres al conocimiento de Dios. Mi prueba no es otra que la prueba mediante la cual la ver

LOS ROMPEDORES DEL ALBA

Reliquias del Báb, entre las que se aprecia el fez en torno al cual se enrolla el turbante.

dad del profeta Muh.ammad fue establecida. Preguntadme cuanto os plazca; ahora, en este mismo momento, Me comprometo a revelar los versículos que demuestren la verdad de Mi misión. Debéis escoger o bien someteros sin reservas a Mi Causa o repudiarla por completo. No tenéis otra alternativa. Si preferís rechazar Mi mensaje, no dejaré que salgáis libre sin antes dar vuestra palabra de que declaráis públicamente vuestro repudio de la Verdad que he proclamado. De esta manera se sabrá quién habla la Verdad, y el que hable en falso será condenado a la miseria y vergüenza eternas. Entonces el sendero de la Verdad será revelado y puesto de manifiesto ante todos los hombres”.

Desafío tan perentorio como el lanzado de forma tan inesperada por el Báb llenó de consternación a Mírzá Muh.ít.-i-Kirmání. Se sintió arrollado por su rotundidad, y la contundencia de su majestad y fuerza. En presencia de aquel Joven, a pesar de su edad, autoridad y saber, se sintió como un pajarillo inerme aprisionado en las garras de una poderosa águila. Confundido y lleno de temor, respondió: “¡Mi Señor, mi maestro! Desde el día en que mis ojos Os contemplaron en Karbilá, me pareció que por fin había reconocido a aquel que había sido el objeto de mi bús

Ropa que llevaba el Báb al rodear la Ka‘bih.

queda. Denuncio a quienquiera que no os haya reconocido, y desprecio a quien dentro de su corazón anide la más ligera duda en cuanto a vuestra pureza y santidad. Ruego que no miréis mis debilidades, y os suplico que respondáis a mis perplejidades. Quiera Dios que pueda, en este mismo lugar, dentro de los recintos de este santuario sagrado, juraros lealtad y alzarme por el

LOS ROMPEDORES DEL ALBA

triunfo de Vuestra Causa. Si no soy sincero en lo que declaro, si mi corazón no creyera en lo que proclaman mis labios, me consideraría completamente indigno de la gracia del Profeta de Dios, y consideraría mi acto un acto de deslealtad manifiesta hacia ‘Alí, el sucesor escogido”.

El Báb, que había escuchado atentamente sus palabras, y que estaba muy al tanto de su pobreza y poquedad de alma, le respondió diciéndole: “En verdad digo la Verdad, aun ahora mismo es conocida y se distingue de la falsedad. ¡Oh santuario del Profeta de Dios, y vos, Quddús, quien habéis creído en Mí! Os tomo a ambos, en esta hora, por Mis testigos. Habéis visto y habéis oído lo que ha ocurrido entre él y Yo. Os emplazo a que deis fe de ello, y Dios, en verdad, es, además y por encima de vosotros, Mi seguro y último Testigo. Él es el Omnividente, el Omnisciente, el Sapientísimo. ¡Oh Muh.ít.! Indicadme cuanto turbe vuestra conciencia, y yo, con la ayuda de Dios, desataré Mi lengua y Me aplicaré a resolver vuestros problemas, de modo que podáis testificar la excelencia de Mi verbo y comprender que nadie, además de Mí, es capaz de manifestar Mi sabiduría”.

Mírzá Muh.ít. respondió a la invitación del Báb y Le sometió sus preguntas. Alegando la necesidad de su partida inmediata hacia Medina, expresó la esperanza de recibir, antes de abandonar aquella ciudad, el texto de la respuesta prometida. “Concederé vuestra petición”, le aseguró el Báb. “Camino de Medina, con la ayuda de Dios, revelaré la respuesta a vuestras preguntas. Si no os encuentro en aquella ciudad, Mi respuesta de seguro os alcanzará inmediatamente después de vuestra llegada a Karbilá. Sea lo que dicten la justicia y equidad, otro tanto he de esperar que cumpláis: ‘Si obráis bien, os haréis el bien a vos mismo; y si obráis mal, lo haréis contra vos’. ‘Dios es, en verdad, independiente de todas Sus criaturas’”*.

Antes de partir, Mírzá Muh.ít. expresó de nuevo su firme intención de cumplir el voto solemne que pronunciara. “Nunca

* Versículos del Corán.

partiré de Medina”, aseguró al Báb, “a pesar de lo que me acontezca, hasta haber cumplido mi pacto con Vos”. Como brizna arrastrada por la tempestad, e incapaz de resistir la majestad arrolladora de la Revelación proclamada por el Báb, huyó aterrorizado de Su rostro. Permaneció durante un tiempo en Medina pero, infiel a su promesa y haciendo caso omiso de los avisos de su conciencia, partió hacia Karbilá.

Durante el trayecto desde La Meca a Medina, fiel a Su pro-mesa, el Báb reveló por escrito la respuesta a las preguntas que embargaban la conciencia de Mírzá Muh.ít.. La obra fue titulada S.ah.ífiy-i-Baynu’l-H. aramayn *. Mírzá Muh.ít., que la recibió en los primeros días de su llegada a Karbilá, ni siquiera se inmutó por el tono de ésta y rehusó reconocer los preceptos que inculcaba. Su actitud hacia la Fe era de oposición oculta y persistente. A veces profesaba ser un seguidor y sostenedor de aquel notorio adversario del Báb, H. ájí Mírzá Karím Khán; y, de vez en cuando, reclamaba para sí la posición de guía independiente. Hacia el final de sus días, mientras residía en Iráq, fingiendo sumisión a Bahá’u’lláh, expresó, a través de uno de los príncipes de Persia que vivía en Bagdad, su deseo de verle. Solicitó que la entrevista fuese considerada estrictamente confidencial. “Decid”, fue la respuesta de Bahá’u’lláh, “que en los días de Mi retiro en las montañas de Sulaymáníyyih y, en cierta oda que compuse, senté los requisitos esenciales para todo caminante que holle el sendero de la búsqueda en su procura de la Verdad. Compartid con él este versículo de aquella oda: ‘Si vuestro ánimo es acariciar vuestra vida, no os acerquéis a nuestra corte; pero si el sacrificio es el deseo de vuestro corazón, venid y dejad que otros vengan con vos. Pues tal es la senda de la Fe, si buscáis en vuestro corazón el reuniros con Bahá; si rechazáis hollar este sendero, ¿por qué importunarnos? ¡Id!’ Si está deseoso, abiertamente y sin reservas se apresurará a encontrarme; y si no, rehuso verle”. La respuesta inequívoca de Bahá’u’lláh desconcertó a Mírzá Muh.ít..

* Significa “epístola entre los dos santuarios”.
LOS ROMPEDORES DEL ALBA

Incapaz de resistirse y sin deseos de acatar, partió de su hogar en Karbilá el mismo día en que recibió aquel mensaje. Tan pronto como llegó, cayó enfermo para morir al cabo de tres días.

Cuando el Báb concluyó el último de los ritos de la peregrinación a La Meca, dirigió unas epístola al Jerife de la ciudad santa, donde sentó, en términos claros e inconfundibles, los rasgos distintivos de Su misión y le invitó a alzarse y abrazar Su Causa. La epístola, junto con varios pasajes seleccionados de otros escritos Suyos, fueron confiados a Quddús con el recado de entregárselos al Jerife. Sin embargo, este último estaba demasiado absorto en sus propios afanes materiales como para inclinar su oído a las palabras que le dirigiera el Báb, por lo que no respondió al llamamiento del Mensaje divino. De boca de

H. ájí Níyáz-i-Baghdádí ha podido oírse el siguiente relato: “El año 1267 d.h.* emprendí la peregrinación a la Ciudad Santa, donde tuve el privilegio de verme con el Jerife. En el curso de la conversación, me dijo: ‘Recuerdo que el año 60, durante la estación de la peregrinación, vino a visitarme un joven. Me entregó un libro sellado que acepté gustosamente; pero estaba demasiado ocupado entonces para leerlo. Al cabo de unos días volví a verme con aquel joven, quien me preguntó si tenía alguna respuesta que dar a su ofrecimiento. Los agobios del trabajo me habían impedido detenerme en el contenido del libro. Por tanto, no pude darle una respuesta satisfactoria. Cuando la estación de la peregrinación concluyó, cierto día, mientras clasificaba la correspondencia, mis ojos dieron por accidente en el libro, lo abrí y hallé en sus páginas introductorias una homilía conmovedora y exquisitamente escrita, a la que seguían versículos cuyo tono y lenguaje guardaban un parecido extraordinario con el Corán. Todo lo que deduje de la lectura del libro fue que entre las gentes de Persia un hombre, de la simiente de Fátima y descendiente de la familia de Háshim, había alzado una nueva llamada, y que anunciaba a todas las gentes la apari

* 1850-1851 d.C.
Dibujo de Medina.

ción del prometido Qá’im. Sin embargo, desconocía el nombre del autor de aquel libro, ni se me informó de las circunstancias que rodearon aquel llamamiento’. ‘Una gran conmoción’, señalé, ‘ha hecho presa de aquella tierra en los últimos años. Un Joven, descendiente del Profeta y mercader de profesión, ha proclamado que Su verbo era la Voz de la divina inspiración. Públicamente ha afirmado que, en el espacio de unos pocos días, podían brotar de Su lengua versículos en tal número y de tal excelencia que sobrepasarían en volumen y belleza al propio Corán, una obra cuya revelación había de llevar a Muh.ammad no menos de veintitrés años. Las multitudes, grandes y humildes, civiles y eclesiásticas, de entre los habitantes de Persia, se han aliado bajo Su bandera y de buen grado se han sacrificado en Su sendero. El año pasado ese Joven sufrió martirio en Tabríz, en la provincia de Ádhirbáyján, los últimos días del mes de Sha‘bán*. Quienes Le perseguían quisieron extinguir por estos medios la luz que había prendido por el país. Sin embargo, desde Su martirio, Su influencia ha penetrado en todas las clases de gentes del pueblo’. El Jerife, quien escuchaba atentamente, expresó su indignación ante la conducta de quienes

* Julio de 1850 d.C.
LOS ROMPEDORES DEL ALBA

habían perseguido al Báb. ‘Que la maldición de Dios caiga sobre ese pueblo malvado’, exclamó, ‘un pueblo que, en los días pasados, ¡ya trataron de la misma manera a nuestros santos ilustres ancestros!’ Con estas palabras concluyó el Jerife la conversación que sostuvo conmigo”.

Desde La Meca, el Báb marchó a Medina. Corría el primer día del mes de Muh.arram del año 1261 d.h.* cuando emprendió el camino hacia dicha Ciudad Santa. Conforme Se acercaba a ella, recordó los acontecimientos conmovedores que habían inmortalizado el nombre de Quien había vivido y muerto entre sus muros. Fue como si las escenas que daban elocuente testimonio del poder creativo de Aquel Genio inmortal volvieran a representarse, con esplendor parejo, ante Sus ojos. Rezó mientras Se acercaba al santo sepulcro que atesora los restos mortales del Profeta de Dios. También recordó, mientras hollaba aquella tierra santa, al brillante Heraldo de Su propia Dispensación. Sabía que en el cementerio de Baqí‘, en un lugar no muy distante del santuario de Muh.ammad, se había dado eterno descanso a Shaykh Ah.mad-i-Ah.sá’í, el precursor de Su Revelación, quien, después de una vida de inmensos servicios, habría decidido pasar el ocaso de sus días dentro de los recintos de aquel sacro santuario. Asimismo, acudió a Él la visión de los santos hombres, pioneros y mártires de la Fe, que habían caído glorisamente en el campo de batalla, quienes, con su sangre, habían sellado el triunfo de la Causa de Dios. Su polvo sagrado parecía reanimado por la leve huella de Sus pies. Sus sombras parecían ondearse por el aliento vivificante de Su presencia. Le miraron, alzándose ante Su llegada, para apresurarse hacia Él y vocear su bienvenida. Y ésta era la súplica que parecían dirigirle: “No os fijéis en Vuestra tierra nativa, os rogamos, ¡oh Bienamado de nuestros corazones! Quedaos entre nosotros, pues aquí, lejos del tumulto de vuestros enemigos acechantes, estaréis salvo y seguro. Somos temerosos de Vos. Tenemos miedo de las confabula

* Viernes, 10 de enero de 1845 d.C.

ciones y maquinaciones de vuestros enemigos. Temblamos sólo de pensar en los actos que pueden atraerles la condena eterna a sus almas”. “No temáis”, repuso el indomable Espíritu del Báb. “He venido a este mundo a rendir testimonio de la gloria del sacrificio. Sois conscientes de la intensidad de Mi anhelo; comprendéis el grado de Mi renuncia. Más aún, rogad al Señor vuestro Dios que apresure la hora de Mi martirio y que acepte Mi sacrificio. Alborozaos, pues Nos y Quddús seremos ambos sacrificados en el altar de nuestra devoción hacia el Rey de Gloria. La sangre que es nuestro destino derramar en Su sendero regará y revivirá el jardín de nuestra felicidad inmortal. Las gotas de esta sangre consagrada serán la simiente de la cual surgirá el poderoso Árbol de Dios, el Árbol al abrigo de cuya omnímoda sombra se acogerán todos los pueblos y linajes de la tierra. No os aflijáis, por tanto, si quiero partir de esta tierra, pues me apresuro a cumplir Mi destino”.

E
stancia del Ba´ b en Shi´ ra ´ z
´
8 tras su peregrinacion
L

a visita del Báb a Medina marcó la etapa final de Su peregrinación a H. ijáz. Desde allí retornó a Jaddih, y por vía marítima a Su país de origen. Puso pie en Búshihr nueve

meses lunares después de haberse embarcado como peregrino desde dicho puerto. En el mismo khán* en el que se había alojado previamente recibió a los amigos y familiares que habían acudido a saludarle y darle la bienvenida. Hallándose todavía en Búshihr, convocó a Quddús a Su presencia y con la mayor amabilidad le ordenó que partiera hacia Shíráz. “Los días de nuestra compañía”, le dijo, “tocan a su fin”. “Llega la hora de separarse, una separación a la que no seguirá la reunión excepto en el Reino de Dios, en la presencia del Rey de Gloria. En este mundo de polvo te han correspondido nada más que nueve meses pasajeros de asociación conmigo. Empero, en las playas del Más Allá, en el reino de la inmortalidad, nos aguarda la alegría de la reunión eterna. La mano del destino te sumergirá en breve en un océano de tribulaciones por amor a Él. Yo también os seguiré; también,

* Posada, similar a un caravasar.
LOS ROMPEDORES DEL ALBA

estaré inmerso bajo sus profundidades. Alegraos con alegría exultante, pues habéis sido escogido como alférez de las huestes de la aflicción y habéis de permanecer de pie en la vanguardia del noble ejército que sufrirá martirio en Su nombre. En las calles de Shíráz os sobrevendrán indignidades, y las más crueles heridas os serán asestadas en vuestro cuerpo. Sobreviviréis al ignominioso proceder de vuestros enemigos, y alcanzaréis la presencia de Aquel que es el único objeto de nuestra adoración y amor. En Su presencia olvidaréis todo el daño y el deshonor que os haya caído en suerte. Las huestes del Invisible correrán prestas a asistiros, y proclamarán por todo el mundo vuestra gloria y heroísmo. Vuestra será la dicha inefable de sorber la copa del martirio por Su amor. Yo también hollaré el sendero del sacrificio, y me sumaré a vos en el reino de la eternidad”. El Báb puso en sus manos una carta que había escrito dirigida a H. ájí Mírzá Siyyid ‘Alí, Su tío materno, en la que le informaba de su regreso a salvo en Búshihr. También le confío un ejemplar del Khas.á’il-i-Sab‘ih*, un tratado en el que señalaba los requisitos esenciales de quienes habían alcanzado el conocimiento de la nueva Revelación y habían reconocido sus pretensiones. Conforme le tendía Su último adiós a Quddús, le pidió que transmitiera Sus saludos a cada uno de Sus amados de Shíráz.

Expresando sentimientos de determinación inquebrantable a ejecutar los deseos expresos de Su Maestro, Quddús emprendió el camino desde Búshihr. Al llegar a Shíráz, fue recibido afectuosamente por H. ájí Mírzá Siyyid ‘Alí, quien lo acogió en su casa y preguntó ávidamente por la salud y hechos de su Amado pariente. Al verlo receptivo a la llamada del nuevo Mensaje, Quddús lo puso al corriente de la naturaleza de la Revelación con la que aquel Joven había inflamado ya su alma. El tío mater-no del Báb, de resultas de los esfuerzos realizados por Quddús, fue el primero, después de las Letras del Viviente, en abrazar la Causa en Shíráz. Dado que el significado pleno de la recién naci

* Literalmente “Las siete cualidades”.

da Fe había permanecido todavía sin ser divulgado, no había tenido noción cabal de su gloria y alcances. Mas la conversación sostenida con Quddús apartó el velo de sus ojos. Tanto se afianzó su fe, y tan profundo arraigó su amor por el Báb, que consagró toda la vida a Su servicio. Con vigilancia incesante se alzó a defender Su Causa y a escudar Su persona. Sin dar tregua a sus empeños, se burló de la fatiga y desdeñó la muerte. Aunque reconocido como uno de los comerciantes próceres de la ciudad, nunca permitió que las consideraciones materiales afectasen a sus responsabilidades espirituales en la salvaguarda de la persona, y en el adelantamiento de la Causa, de su Bienamado pariente. Perseveró en este empeño hasta la hora en que, incorporándose a la compañía de los Siete Mártires de Teherán, en circunstancias de heroísmo excepcional, entregó la vida por Él.

La siguiente persona con la que había de encontrarse Quddús en Shíráz fue Ismu’lláhu’l-Asdaq, Mullá S.ádiq-i-Khurásání, a quien confió un ejemplar del Khas.á’il-i-Sab‘ih, y a quien recalcó la necesidad de llevar a cabo todas sus disposiciones. Entre sus preceptos figuraba la intimación enfática del Báb dirigida a todo creyente leal de añadir las siguientes palabras a la fórmula tradicional del adhán*: “Soy testigo de que Aquel cuyo nombre es ‘Alí-Qabl-i-Muh.ammad** es el siervo del Baqíyyatu’lláh”†. Mullá S.adiq, quien por aquellos días había estado enalteciendo desde el púlpito, ante grandes audiencias, las virtudes de los imámes de la Fe, quedó tan arrobado por el tema y lenguaje de dicho tratado que, sin vacilar, resolvió poner en marcha todas las observaciones que disponía. Movido por la fuerza arrebatadora inherente a dicha Tabla, cierto día, mientras dirigía la oración de su congregación en el Masjid-i-Naw, de improviso proclamó, mientras daba voz al adhán, las palabras añadidas descritas por el Báb. La multitud que le oyó quedó petrificada

* La llamada a la plegaria. Véase Glosario. ** Referencia al nombre del Báb.

† Referencia a Bahá’u’lláh. Véase Glosario.
LOS ROMPEDORES DEL ALBA
Vistas de la Masjid-i-Naw.

ante su llamada. El disgusto y la consternación se apoderaron de la feligresía entera. Los sacerdotes distinguidos, quienes ocupaban los puestos delanteros y que solían ser grandemente reverenciados por su piadosa ortodoxia, alzaron un clamor, protestando en voz alta: “¡La desgracia sea sobre nosotros, los guardianes protectores de la Fe de Dios! Ved aquí a este hombre que ha alzado la enseña de la herejía. ¡Abajo este infame traidor! Ha pronunciado una blasfemia. Arrestadlo, pues es una deshonra para nuestra Fe”. “¿Quién”, exclamaron airados, “ha osado autorizar tan grave desviación de los preceptos establecidos del islam? ¿Quién presume de arrogarse esta prerrogativa suprema?”

Haciéndose eco de las protestas de estos sacerdotes, el populacho alzose a reforzar su algarabía. La ciudad entera se sintió tan trastornada que el orden público quedó seriamente amenazado. El gobernador de la provincia de Fárs, H. usayn Khán-i-Íravání, de sobrenombre Ájúdán-Báshí, generalmente designado en aquellos días como S.áh.ib-Ikhtíyár*, creyó necesario intervenir y averiguar la causa de tan repentina conmoción. Se le informó de que el discípulo de un joven llamado Siyyid-i-Báb, que había retornado de Su peregrinación a La Meca y Medina y que ahora vivía en Búshihr, había llegado a Shíráz y andaba propagando las enseñanzas de Su Maestro. “Este discípulo”, proseguía la información, “alega que su maestro es el autor de una nueva revelación y que es el revelador de un libro en el que afirma estar divinamente inspirado. Mullá S.ádiq-i-Khurásání ha abrazado ese credo e intrépidamente convoca a la multitud a que acepte tal mensaje. Declara que su reconocimiento es la obligación primera de todo seguidor leal y piadoso del islam shí‘í”.

H. usayn Khán ordenó el arresto de Quddús y Mullá S.ádiq. Las autoridades policiales a las que fueron confiados recibieron instrucciones de trasladarlos esposados a la presencia del gobernador. La policía hizo entrega a H. usayn Khán de un ejemplar del Qayyúmu’l-Asmá’ que habían decomisado a Mullá S.ádiq cuando leía varios pasajes de éste ante una congregación enardecida. Al principio, H. usayn Khán no reparó en Quddús, debido a lo juvenil de su aspecto y a la informalidad de atuendo, sino que prefirió dirigir sus observaciones a su compañero de mayor edad y de aspecto digno. “Decidme”, espetó el gobernador lanzando su pregunta a Mullá S.ádiq, “¿sois sabedor del pasaje ini

* De acuerdo con la Taríkh-i-Jadíd (p. 204), se le conocía también por el tratamiento de “Nizámu’d-Dawlih”.

LOS ROMPEDORES DEL ALBA

cial del Qayyúmu’l-Asmá’ donde Siyyid-i-Báb Se dirige a los gobernantes y reyes de la tierra en estos términos: ‘Despojaos de la túnica de la soberanía, ¡pues Quien es el Rey en verdad ha sido hecho manifiesto! De Dios, el Más Exaltado, es el Reino. ¡Así lo ha decretado la Pluma del Altísimo!’ Si tal fuera cierto, entonces también debe valer necesariamente por lo que respecta a mi soberano, Muh.ammad Sháh, de la dinastía Qájár*, a quien yo represento como magistrado jefe de esta provincia. ¿Debe Muh.ammad Sháh, de acuerdo con esta orden, deponer su corona y abandonar su soberanía? ¿Debo yo, asimismo, abdicar de mi poder y abandonar mi puesto?” Mullá S.ádiq respondió sin vacilar: “Una vez que la verdad de la Revelación anunciada por el Autor de estas palabras quede definitivamente establecida, la verdad de cuanto quiera que haya surgido de sus Labios será asimismo reivindicada. Si estas palabras fuesen la Palabra de Dios, la abdicación de Muh.ammad Sháh y sus semejantes de poco importan. En modo alguno habría de desviar ello el propósito divino, o alterar la soberanía del Rey todopoderoso y eterno”**.

Aquel gobernante cruel e impío se sintió gravemente contrariado por tal respuesta. En medio de una sarta de maldiciones e invectivas, ordenó a sus ayudantes que lo despojasen de sus ropas y que descargasen mil azotes sobre su persona. A continuación, ordenó que les quemasen la barba a Quddús y Mullá S.adiq, que se les perforase el tabique nasal y que por la incisión se hiciese pasar una cuerda de modo que, con semejante ronzal, fueran paseados por las calles de la ciudad†. “Será un escarmien

* “Una de las tribus de Túrán, de linaje turco, denominada Qájár, que hizo

acto de presencia en Persia por vez primera acompañando a las tropas de

Gengis Khán” (C.R. Markhams, A General Sketch of the History of Persia,

p. 339).

** Según A.L.M. Nicolas, Siyyid ‘Alí-Muh. ammad dit le Báb (nota al pie de

pp. 175 y 225), este encuentro tuvo lugar el 6 de agosto de 1845 d.C.

† De acuerdo con A Travellers Narrative (p. 5), cierto Mullá ‘Alí-Akbar-i-Ardistání fue igualmente sometido a idéntica persecución.

to para el pueblo de Shíráz”, declaró H. usayn Khán, “que ahora sabrá lo que entraña la pena de herejía”. A Mullá S.adiq, calmo, digno y con sus ojos alzados al cielo, se le oyó recitar la siguiente oración: “¡Oh Señor, nuestro Dios! En verdad hemos escuchado la voz de Quien nos llamó a la Fe: ‘Creed en el Señor, vuestro Dios!’, y nosotros hemos creído. ¡Oh Dios, nuestro Dios! Perdónanos, pues, nuestros pecados, y oculta de nosotros nuestras acciones malignas y permítenos morir entre los justos”*. Con magnífica fortaleza ambos se resignaron a su destino. Los encargados de infligir tan salvaje castigo cumplieron su cometido con vigor y presteza. Nadie intercedió en favor de las víctimas, nadie se sintió dispuesto a mediar por su causa. Pronto ambos serían expulsados de Shíráz. Pero, antes de ello, quedaron avisados de que si intentaban alguna vez volver a la ciudad serían crucificados. Con estos sufrimientos ganaron para sí la distinción inmortal de ser los primeros en padecer persecución en tierra persa por causa de su Fe. Mullá ‘Alíy-i-Bast.ámí, si bien fue el primero en caer víctima del odio despiadado del enemigo, sufrió persecución en Iráq, es decir, más allá de los confines de Persia. Por lo demás, sus sufrimientos, por más que intensos, no son comparables con la crueldad bárbara y horrenda que caracterizó la tortura administrada a Quddús y Mullá S.ádiq.

Un testigo de este episodio repugnante, un no creyente que residía en Shíráz, me relató lo siguiente: “Estuve presente cuando Mullá S.ádiq recibió el azote. Miré cómo sus perseguidores hacían turnos para aplicar el látigo sobre sus espaldas ensangrentadas y cómo proseguían fustigando hasta quedar exhaustos. Nadie creyó que Mullá S.ádiq, ya entrado en años y tan frágil de cuerpo, pudiera sobrevivir siquiera a cincuenta latigazos furibundos. Me maravilló su fortaleza cuando, al cabo de novecientos azotes, su rostro retenía todavía su calma y serenidad originales. Tenía una sonrisa dibujada en el rostro, en tanto que la mano le tapaba la boca. Parecía del todo indiferente a las des

* Corán, 3:193.
LOS ROMPEDORES DEL ALBA

cargas que le estaban siendo propinadas. Al ser expulsado de la ciudad, logré acercarme a él para preguntarle por qué se había tapado la boca con la mano. Expresé sorpresa ante la sonrisa de su rostro. Y él repuso con énfasis: ‘Los primeros siete azotes fueron tremendamente dolorosos; en cuanto al resto, quedé indiferente. Empecé a preguntarme si de verdad los azotes que vinieron a continuación se los estaban aplicando a mi cuerpo. Mi alma quedó invadida por un sentimiento de alegría exultante. Intenté reprimir mis sentimientos y contener la risa. Ahora me doy cuenta de cómo el todopoderoso Liberador es capaz, en un abrir y cerrar de ojos, de trocar la pena en holgura, y la tristeza en dicha. Inmensamente exaltado es Su poder, por encima y más allá de la ociosa fantasía de Sus criaturas mortales’”. Mullá S.ádiq, con quien me vi años después, confirmó cada detalle del conmovedor episodio.

No se aplacó la furia de H. usayn Khán con tan atroz e inmerecido castigo. Su crueldad caprichosa y valentona encontró nuevo cauce en el asalto que dirigiera ahora contra la persona del Báb*. Había despachado a Búshihr una escolta a caballo de su propia guardia de confianza, con instrucciones tajantes de arrestar al Báb y traerlo encadenado a Shíráz. El jefe de la escolta, miembro de la comunidad Nus.ayrí, más conocida como la secta ‘Alíyu’lláhí, refirió lo siguiente: “Tras completar la tercera

* “Esta ciudad se había convertido en el teatro de discusiones apasionadas que turbaban profundamente la paz general. Los curiosos, los peregrinos, los amantes del escándalo se daban cita, comentaban las nuevas, extendían su aprobación o repartían culpas, exaltaban al joven siyyid o, al contrario, lo cubrían de injurias o maldiciones: todo el mundo se excitaba, enervaba y enloquecía. Los mullás veían con zozobra que el número de los secuaces de la nueva doctrina iba en aumento; en consecuencia, tanto su clientela como los recursos iban menguándose. Hacía falta estar avisados, pues de prolongarse la situación, la tolerancia acabaría vaciando las mezquitas de fieles, convencidos de que si el islam no se defendía era porque ya estaba derrotado. Por otra parte, H. usayn Khán, Niz.ámu’d-Dawlih, gobernador de Shíráz, temía que si se dejaban las cosas a su aire

etapa de nuestra jornada hacia Búshihr, nos topamos, en medio de un páramo, con un joven que lucía un fajín verde y un pequeño turbante a guisa de los siyyides dedicados al comercio. Montaba a caballo y venía seguido por un sirviente etíope encargado de sus pertenencias. Conforme nos acercamos a él, nos saludó y nos interrogó por nuestro destino. Me pareció mejor ocultar la verdad y respondí que el gobernador de Fárs nos había ordenado realizar ciertas pesquisas por la vecindad. Con una sonrisa observó: ‘El gobernador os ha enviado para arrestarme. Aquí estoy; obrad conmigo como gustéis. Al salir a vuestro encuentro, he acortado el término de vuestra marcha y os he facilitado el que deis conmigo’. Quedé aturdido por su observación y maravillado ante semejante candor y franqueza. Sin embargo, no me podía explicar su disposición a someterse, de propia voluntad, a la severa disciplina de los oficiales del Gobierno y a arriesgar con ello su propia vida y seguridad. Procuré no hacerle caso y me disponía ya a marchar cuando se me acercó y dijo: ‘Juro por la rectitud de Aquel que creó al hombre, lo distinguió entre el resto de Sus criaturas e hizo que su corazón se convirtiera en la sede de Su soberanía y conocimiento, que en toda Mi vida no he pronunciado otra palabra que la verdad, y no he albergado otro deseo excepto el del bienestar y adelanto de Mis congéneres. He desdeñado Mi propio asueto y he evitado ser causa de dolor y

el escándalo cobraría tales proporciones que ya no sería posible atajarlo. Era exponerse a la desgracia. Por otra parte, el Báb no se contentaba con predicar, sino que apelaba a los hombres de buena voluntad”. “Y quien conoce la palabra de Dios y no acude en Su ayuda en el momento de la violencia es exactamente como aquel que ha dado la espalda al testimonio de su Santidad H. usayn, hijo de ‘Alí, en Karbilá. Éstos son los impíos” (Kitáb-i-Baynu’l H. aramayn). Los intereses civiles concordaban, pues, con los del cielo. El Niz.amu’d-Dawlih y Shaykh Abú-Turáb, el Imám Jum‘ih, eran del parecer de que debía de infligirse al innovador una afrenta que lo desacreditase a los ojos de la población. Quizá de esta forma las aguas volverían a su cauce (A.L.M. Nicolas, Siyyid ‘Alí-Muh.ammad dit le Báb, pp. 229-230).

LOS ROMPEDORES DEL ALBA

tristeza para nadie. Sé que me estáis buscando. Prefiero entregarme a vuestras manos antes que someteros a vos y a vuestros compañeros a incomodidades innecesarias por Mi causa’. Estas palabras me conmovieron profundamente. De forma instintiva me apeé y, besando sus estribos, me dirigí a él con estas palabras: ‘¡Oh luz de los ojos del Profeta de Dios! Os adjuro, por Aquel que os ha creado y os ha dotado de tal nobleza y poder que me concedáis mi petición y respondáis a mi súplica. Os rue-go que escapéis de este lugar y que huyáis del rostro de H. usayn Khán, el gobernador despiadado y despreciable de esta provincia. Temo sus maquinaciones contra vos. Me subleva la idea de convertirme en instrumento de sus malévolos designios contra tan noble e inocente descendiente del Profeta de Dios. Mis compañeros son todos hombres de honor. Su palabra les ata. Todos se comprometerán a no traicionar vuestra escapada. Os ruego que huyáis hacia la ciudad de Mashhad en Khurásán, y que evitéis caer víctima de la brutalidad de este lobo sin remordimientos’. A mi intensa súplica me dio Él esta respuesta: ‘Quiera que el Señor vuestro Dios corresponda a vuestra magnanimidad y noble intención. Nadie conoce el misterio de Mi Causa; nadie puede sondear sus secretos. Nunca desviaré Mi rostro del decreto de Dios. Sólo Él es Mi Fortaleza segura, Mi Estancia y Mi Refugio. Hasta que no Me llegue la última hora, nadie Me asaltará, nadie truncará el plan del Todopoderoso. Cuando Me llegue la hora, ¡cuán grande será Mi alegría al probar la copa del martirio en Su nombre! Aquí estoy; ponedme en manos de vuestro amo. No temáis, pues nadie os culpará’. Así que di mi consentimiento y ejecuté su deseo”.

El Báb emprendió al punto Su travesía hasta Shíráz. Lo hizo libre y sin cadenas, yendo por delante de la escolta, que Le seguía en actitud de devoción respetuosa. Merced al sortilegio de Sus palabras, había desarmado la hostilidad de los guardias y transmutado su altiva arrogancia en humildad y amor. Al llegar a la ciudad, la comitiva se dirigió directamente a la sede del Gobierno. Cuantos observaron aquel alarde desfilando por las calles no pudieron por menos de maravillarse ante espectáculo tan sumamente inusual. Tan pronto como H. usayn Khán fue informado de la llegada del Báb, lo llamó a que compareciera ante él. Lo recibió con la mayor insolencia, ordenándole que ocupara un asiento frente al suyo, en medio de la sala. Lo reprendió en público, y con lenguaje insultante denunció Su conducta. “¿Os dais cuenta”, protestó airadamente, “de qué gran alboroto habéis suscitado? ¿Sois consciente de la deshonra en que os habéis convertido para la santa fe del islam y para la augusta persona de nuestro soberano? ¿No sois vos el hombre que proclama ser el autor de una nueva revelación que anula los preceptos sagrados del Corán?” El Báb repuso con calma: “Si cualquier hombre malvado viene donde vos con noticias, esclareced el asunto de inmediato, todo sea que por ignorancia hagáis daño a los demás, y ceñíos a arrepentiros al punto de cuanto habéis obrado”*. Tamañas palabras encendieron la ira de

H. usayn Khán. “¡Qué!”, exclamó. “¿Osáis atribuirnos maldad, ignorancia e insensatez?” Volviéndose hacia su ayudante, le ordenó a éste que golpeara al Báb en el rostro. Tan violento fue el golpe, que el turbante del Báb rodó por tierra. Shaykh Abú-Turáb, el Imám-Jum‘ih de Shíráz, quien estuvo presente en aquel encuentro y que reprobó enérgicamente la conducta de

H. usayn Khán, ordenó que volviera a colocarse el turbante en la cabeza del Báb, invitándole a que tomara asiento a su lado. Volviéndose hacia el gobernador, el Imám-Jum‘ih le explicó las circunstancias relacionadas con la revelación de los versículos del Corán que el Báb había citado, y procuró de esta forma aplacar su furia. “El versículo que este joven ha citado”, le dijo, “me ha causado una profunda impresión. Entiendo que en este asunto lo prudente consiste en indagar con gran cuidado y juzgarle de acuerdo con los preceptos del santo Libro”. H. usayn Khán asintió rápidamente; acto seguido Shaykh Abú-Turáb interrogó al Báb en torno a la naturaleza y carácter de Su Revelación. El Báb negó ser o bien el representante del prometido Qá’im o el inter

* Corán, 49:6.
LOS ROMPEDORES DEL ALBA

Arriba: Vistas de la Masjid-i-Vakíl, Shíráz, en la que se aprecia la sección del interior.

Abajo, izquierda: Púlpito desde el cual Se dirigió el Báb a la Congregación.

Abajo, derecha: Puerta de entrada.

mediario entre Éste y los fieles. “Estamos completamente satisfechos”, añadió el Imám-Jum‘ih. “Os rogamos que os presentéis el viernes en la Masjid-i-Vakíl y que proclaméis públicamente vuestra retractación”. Ya se disponía Shaykh Abú-Turáb a partir con ánimo de terminar la sesión, cuando H. usayn Khán intervino diciendo: “Requerimos a una persona de reconocida solvencia que dé fianza y garantías por su persona y que comprometa su palabra por escrito de que si en lo sucesivo este joven intenta de palabra u obra perjudicar los intereses bien de la fe del islam o del gobierno de este país, lo entregue de inmediato en nuestras manos y se considere en todo momento responsable de su conducta”. H. ájí Mírzá Siyyid ‘Alí, el tío materno del Báb, quien estaba presente en la reunión, accedió a actuar como fiador del Sobrino. De su puño y letra escribió el compromiso, estampó su sello y lo confirmó con la rúbrica de varios testigos, haciendo entrega de éste al gobernador; acto seguido,

H. usayn Khán ordenó que el Báb fuese confiado al cuidado de Su tío, con la condición de que cuando quiera que lo juzgase conveniente el gobernador, H. ájí Mírzá Siyyid ‘Alí pondría al Báb en sus manos.

H. ájí Mírzá Siyyid ‘Alí, con el corazón repleto de gratitud hacia Dios, condujo al Báb hacia Su hogar y Lo confió al cuidado amoroso de Su reverenciada madre. Sintiose feliz de que se celebrase esta reunión familiar y se sintió grandemente aliviado por haber librado a su querido y precioso pariente de las garras de aquel tirano maligno. Ya en la calma de Su propio hogar, el Báb llevó durante un tiempo una vida de retiro tranquilo. Nadie excepto Su esposa, madre y tíos tenían trato con Él. Entretanto, los alborotadores andaban presionando a Shaykh Abú-Turáb para que convocase al Báb a la Masjid-i-Vakíl y a que cumpliese Su compromiso. Shaykh Abú-Turáb era hombre conocido por su natural amable y por un temperamento y carácter que guardaban enorme parecido con el del difunto Mírzá Abu’l-Qásim, el Imám-Jum‘ih de Teherán. Era extraordinariamente remiso a tratar con contumelia a las personas de estado reconocido, particularmente si eran residentes de Shíráz. Creía que éste era su

LOS ROMPEDORES DEL ALBA

deber, y lo procuró a conciencia, de resultas de lo cual era tenido universalmente en estima por las gentes de la ciudad. Por tanto, mediante respuestas evasivas y dilaciones repetidas trató de aplacar la indignación de la multitud. Sin embargo, encontró que los agitadores y sediciosos no escatimaban esfuerzo alguno por inflamar el resentimiento general que había hecho presa de las masas. A la postre, se vio obligado a dirigir un mensaje confidencial a H. ájí Mírzá Siyyid ‘Alí, solicitándole que trajese consigo al Báb un viernes para que, desde la Masjid-i-Vakíl, cumpliese la palabra dada. “Mi esperanza”, añadió, “es que, con el auxilio de Dios las afirmaciones de vuestro sobrino alivien la tensión del momento presente y redunden en vuestra tranquilidad así como en la nuestra”.

Acompañado por Mírzá Siyyid ‘Alí, llegó el Báb a la mezquita en la hora en que el Imám-Jum‘ih acababa de subir al púlpito dispuesto a pronunciar el sermón. Tan pronto como sus ojos repararon en el Báb, públicamente Le dio la bienvenida, pidiéndole que subiera al púlpito e invitándole a que Se dirigiera a la congregación. Respondiendo a la invitación, el Báb avanzó hacia él y, de pie, en el primer escalón de las gradas, Se dispuso a dirigirse al pueblo. “Subid más alto”, exclamó el Imám-Jum‘ih. Aviniéndose a su deseo, el Báb ascendió otros dos escalones. Mientras estaba de pie, Su cabeza tocaba el pecho de Shaykh Abú-Turáb, quien ocupaba la parte superior del púlpito. Comenzó Su declaración pública con un discurso introductorio. Tan pronto como había pronunciado las palabras de apertura: “Alabado sea Dios, Quien ha creado los cielos y la tierra”, cierto siyyid conocido como Siyyid-i-Shish-Parí, cuya función era servir de macero abriendo paso al Imám-Jum‘ih, gritó con insolencia: “¡Basta ya, basta de cháchara! Declarad ahora mismo lo que tengáis intención de decir”. El Imám-Jum‘ih lamentó profundamente la rudeza del siyyid. “Guardad silencio”, le reprendió, “y avergonzaos de vuestra impertinencia”. Entonces, volviéndose hacia el Báb, le rogó que fuera breve, pues ello calmaría la excitación del pueblo. Mirando a la congregación, el Báb declaró: “La condena de Dios sea sobre quien me considere o bien el representante del imám o su puerta. La condena de Dios sea sobre quienquiera que me impute los cargos de haber negado la unidad de Dios, de haber repudiado la profecía de Muh. ammad, el Sello de los Profetas, de haber rechazado la verdad de cualquiera de los mensajeros de antaño, o de haber rechazado el reconocer la guardianía de ‘Alí, el Comandante de los Fieles, o de cualquiera de los imámes que le sucedieron”. A continuación, ascendió hacia el remate de la escalera, abrazó al Imám-Jum‘ih, y descendió al piso de la Masjid para sumarse a los demás fieles en la observancia de la oración del viernes. El Imám-Jum‘ih intervino requiriéndole que Se retirara. “Vuestra familia”, dijo, “aguarda ansiosamente vuestro regreso. Todos temen que podáis sufrir algún daño. Id a vuestra casa y ofreced vuestras oraciones allí, pues mayor mérito revestirá esta acción a los ojos de Dios”. H. ájí Mírzá Siyyid ‘Alí fue requerido por el Imám-Jum‘ih para que acompañase a su sobrino hasta la casa. Esta medida de precaución que Shaykh Abú-Turáb creyó prudente observar fue motivada por el temor a que, tras la dispersión de la congregación, algunos malintencionados del seno de la multitud pudieran aún intentar herir a la persona del Báb o amenazar Su vida. De no haber sido por la sagacidad, la compasión y la atención esmerada que de forma tan ostensible desplegó el Imám-Jum‘ih en diversas ocasiones semejantes, sin duda la turba enfurecida habría visto satisfechos sus salvajes deseos y habría cometido los excesos más abominables. Tal se dijera que había sido el instrumento de la Mano invisible designada para proteger tanto a la persona como a la Misión de aquel Joven*.

* “Tras esta sesión pública provocada por la estulticia de los mullás, que le había valido numerosos partidarios, un malestar profundo se apoderó de todas las provincias de Persia. El debate adquirió tales visos de gravedad que Muh.ammad Sháh envió a Shíráz a un hombre en el que había depositado toda la confianza para que realizase un informe de lo visto y comprendido. Dicho enviado era Siyyid Yah.yáy-i-Dárábí” (A.L.M. Nicolas, Siyyid ‘Alí-Muh.ammad dit le Báb, pp. 232-233).

LOS ROMPEDORES DEL ALBA

El Báb regresó a Su hogar y durante un tiempo pudo llevar, en la intimidad de Su casa, y en estrecha asociación con Su familia y parientes, una vida de tranquilidad relativa. En aquellos días celebró la llegada del primer Naw-Rúz desde que declarase Su Misión. Dicho año la fiesta coincidió con el décimo día del mes de Rabí‘u’l-Avval, 1261 d.h.*

Varios de los presentes en el memorable episodio de la Masjid-i-Vakíl, que tuvieron oportunidad de escuchar la declaración del Báb, se sintieron enormemente impresionados por la forma magistral en que aquel Joven había conseguido, por sí solo, silenciar a Sus formidables oponentes. Poco después de este acontecimiento, cada uno de ellos fue llevado a comprender la realidad de Su Misión y a reconocer su gloria. Entre ellos figura Shaykh ‘Alí Mírzá, el sobrino del mismo Imám-Jum‘ih, un joven que apenas había alcanzado la madurez. La semilla plantada en su corazón creció y se desarrolló hasta que el año 1267 d.h.** tuvo el privilegio de encontrarse con Bahá’u’lláh en Iráq. Aquella visita le colmó de entusiasmo y alegría. De regreso, ya en su tierra nativa y refrescado sobremanera, emprendió con redoblada energía las tareas de la Causa. Desde aquel año hasta la fecha actual ha perseverado y ha logrado distinguirse por la rectitud de carácter y la devoción entregada al Gobierno y al país. Recientemente, acaba de llegar a Tierra Santa una carta suya dirigida a Bahá’u’lláh en la que expresa gran satisfacción por el progreso de la Causa en Persia. “Estoy mudo de admiración”, escribe, “al contemplar las evidencias del poder imbatible de Dios que se manifiesta entre las gentes de mi país. En una tierra que durante años ha perseguido tan salvajemente la Fe, un hombre que durante cuarenta años había sido conocido por toda Persia como bábí se ha convertido en el único árbitro en un caso de disputa que afecta por un lado, al Z. illu’s-Sult.án, el hijo tiránico del Sháh y enemigo jurado de la Causa y, por otro lado, a Mírzá Fath.-‘Alí Khán, el S.áh.ib-i-Díván. Públicamente ha sido

* Marzo de 1845 d.C. ** 1850-1851 d.C.

anunciado que cualquiera que sea el veredicto de este bábí, deberá ser aceptado sin reservas por ambas partes y ejecutado sin vacilaciones”.

Cierto Muh.ammad Karím, quien se encontraba entre los congregados aquel viernes, se vio igualmente atraído por la notable conducta evidenciada por el Báb en tal ocasión. Lo que vio y escuchó ese día produjo en él una conversión fulminante. La persecución le expulsó de Persia a Iráq, donde en presencia de Bahá’u’lláh, continuó ahondando en su comprensión de la Fe. Más adelante, Bahá’u’lláh dispuso que regresara a Shíráz y se desvivió por propagar la Causa. Allí permaneció y se esforzó hasta el final de su vida.

Otro de los presentes era Mírzá Áqáy-i-Rikáb-Sáz. Tan prendado quedó del Báb aquel día que ninguna persecución, no importa cuán severa o prolongada, fue capaz de remecer sus convicciones o de empañar el brillo de su amor. También él alcanzó la presencia de Bahá’u’lláh en Iráq. En respuesta a las preguntas que formulara con relación a la interpretación de las Letras Inconexas del Corán y el significado del versículo de Núr, obtuvo el favor de recibir una Tabla expresamente escrita de puño y letra de Baha’u’lláh, en Cuyo sendero habría de sufrir martirio finalmente.

También estaban allí Mírzá Rah.ím-i-Khabbáz, quien se distinguió por su intrepidez y ardor extremo. Hasta la hora de su muerte no remitieron sus esfuerzos.

H. ájí Abu’l-H. asan-i-Bazzáz, quien, como compañero de viaje del Báb durante Su peregrinación a H. ijáz, apenas había reconocido la majestad abrumadora de Su Misión, se sintió aquel memorable viernes profundamente conmovido y completamente transformado. Tal fue el amor que Le profesó al Báb que las lágrimas de una devoción sobrecogedora continuamente acudían a sus ojos. Todos los que le conocieron admiraban su rectitud de conducta y alababan la benevolencia e inocencia de su persona. Él, al igual que sus dos hijos, probaron con sus obras la reciedumbre de su fe y se ganaron la estima de los correligionarios.

LOS ROMPEDORES DEL ALBA

Y uno más de entre los que sintieron fascinación por el Báb aquel día fue H. ají Muh.ammad-Bisát., hombre versado en las enseñanzas metafísicas del islam y gran admirador de Shaykh Ah.mad y Siyyid Káz.im. Era de natural amable y estaba dotado de un agudo sentido del humor. Se había ganado la amistad del Imám-Jum‘ih, era íntimo suyo y su fiel ayudante en la plegaria de los viernes.

El Naw-Rúz de ese año, que había de anunciar el advenimiento de una nueva primavera, fue símbolo también de aquel renacimiento espiritual, cuyos primeros balbuceos podían discernirse ya a lo largo y ancho del país. Algunos de los más versa-dos y eruditos del país surgieron de la desolación invernal del descuido y fueron vivificados por el aliento reanimador de la Revelación que acababa de nacer. Las semillas que la Mano de la Omnipotencia había implantado en su corazón germinaron trocándose en capullos de la más pura y deliciosa fragancia*. Con-forme la brisa de Su misericordia tierna y amorosa iba soplando sobre los pimpollos, el poder penetrante de su perfume se diseminaba sobre la faz de toda aquella tierra, al punto de que se difundió incluso más allá de los confines de Persia. Llegó a Karbilá y reanimó a las almas de quienes aguardaban expectantes el retorno del Báb a la ciudad. Poco después del Naw-Rúz, les llegó

* “Como quiera que fuese, la impresión producida en Shíráz fue inmensa, por lo que todo el mundo, culto o religioso, se agolpaba alrededor de ‘Alí Muh.ammad. Tan pronto como aparecía en la mezquita, se le rodeaba. Tan pronto como se sentaba en la cátedra, se hacía silencio para escucharlo. Sus discursos públicos jamás atacaban el fondo del islam y respetaban la mayor parte de sus formas: el Kitmán, en suma, prevalecía. No obstante, eran discursos atrevidos. El clero no salía airoso; sus vicios quedaban cruelmente flagelados. El destino triste y doloroso de la humanidad constituía generalmente el tema, y, aquí o allá, algunas alusiones cuya oscuridad agitaba las pasiones curiosas de unos, en tanto que halagaba el orgullo de otros, ya iniciados en todo o en parte, prestaban a estas prédicas un sello y mordiente tales que la turba crecía de día en día. En

una epístola por la ruta de Basrih, en la que el Báb, quien había tenido intención de volver a Persia desde H. ijáz pasando por Karbilá, les informaba del cambio de planes y de la consiguiente imposibilidad de cumplir Su promesa. Les emplazó a que se dirigieran a Is.fáhán y que permanecieran allí hasta nuevo aviso. “Si pareciera recomendable”, añadía, “os pediremos que acudáis a Shíráz; de lo contrario, permaneced en Is.fáhán hasta el momento en que Dios os dé a conocer Su voluntad y guía”.

La recepción de este inesperado apercibimiento creó considerable agitación entre quienes habían aguardado afanosamente la llegada del Báb a Karbilá. El hecho turbó sus conciencias y puso a prueba su lealtad. “¿Qué hay de Su promesa para con nosotros?”, susurraron unos pocos de entre los descontentos. “¿Considera que el quebrantamiento de Su promesa es una interposición de la voluntad de Dios?” Los demás, los vacilantes, se volvieron más firmes en su fe y se aferraron con mayor determinación a la Causa. Fieles al Maestro, respondieron alegremente a Su invitación, ignorando por entero las críticas y protestas de aquellos cuya fe había vacilado. Se encaminaron a Is.fáhán, decididos a acatar la voluntad y deseos de su Bienamado. Al grueso se les habrían de incorporar otros compañeros, quienes, pese a sentirse gravemente remecidos en sus creencias,

toda Persia, comenzaba a hablarse de ‘Alí Muh.ammad. Los mullás de Shíráz no esperaron a toda esta algarabía para cerrar filas contra su joven detractor. Desde que se produjeran sus primeras comparecencias públicas, habían comisionado a los más avezados con el fin de rebatirle y confundirle, de modo que estas luchas públicas, que tenían lugar bien en las mezquitas, bien en los colegios, en presencia del gobernador, jefes militares, clero y pueblo, en definitiva delante de todo el mundo, en lugar de aprovechar a los sacerdotes, no hicieron sino contribuir no poco a expandir y exaltar a sus expensas la nombradía del entusiasta. Es cierto que batió a sus contradictores; los condenaba, cosa no muy difícil con el Corán en la mano. Era un juego para él demostrar de cara a la multitud que Los conocía bien, y hasta qué punto su conducta, en qué grado sus preceptos y en qué medida sus dogmas estaban en contradicción flagran

LOS ROMPEDORES DEL ALBA

ocultaron su sentir. Mírzá Muh.ammad-‘Alíy-i-Nahrí, cuya hija habría de unirse en matrimonio con la Más Grande Rama, y Mírzá Hádí, el hermano de Mírzá Muh. ammad-‘Alí, ambos residentes de Is.fáhán, figuraban entre aquellos compañeros cuya visión de la gloria y sublimidad de la Fe no había sido empañada por los reparos expresados por los malevolentes. Entre ellos, también figuraba cierto Muh.ammad-i-H. aná-Sáb, residente de Is.fáhán, quien ahora sirve en la casa de Bahá’u’lláh. Algunos de estos recios compañeros del Báb participaron en la gran batalla de Shaykh T. abarsí y escaparon milagrosamente al trágico destino de sus hermanos caídos.

Camino de Is.fáhán, ya en la ciudad de Kangávar, toparon con Mullá H. usayn, se cruzaron con su hermano y sobrino, quienes, por cierto, ya les habían acompañado en su visita previa a Shíráz y ahora se dirigían a Karbilá. Grandemente complacidos con este encuentro fortuito, pidieron a Mullá H. usayn que prolongase su estancia en Kangávar, petición a la que él se avino de buen grado. Mullá H. usayn, quien mientras se encontraba en aquella ciudad dirigió a los compañeros del Báb durante la plegaria de los viernes, era tenido en tan gran estima y reverencia

te con el Libro, al punto que aquellos no podían refutarle. Con una audacia y exaltación extraordinarias, solía reprobar, sin miramiento alguno, sin cuidado por las convenciones ordinarias, los vicios de sus antagonistas y, tras demostrar que eran infieles en cuanto a la doctrina, los deshonraba en su vida y los arrojaba a la cruz de la indignación o al desprecio de sus oyentes. Las escenas de Shíráz, los comienzos de su predicación fueron tan profundamente conmovedores que los musulmanes que siguieron en la ortodoxia y fueron testigos, han conservado un recuerdo imborrable del que no hablan sino con una suerte de terror. Unánimemente atestiguan que la elocuencia de ‘Alí Muh.ammad era de naturaleza incomparable, y tal, que, sin haberla presenciado, no cabría imaginársela. El joven teólogo ya no aparecía en público sino rodeado de una nutrida tropa de partidarios. Su casa estaba siempre abarrotada. No sólo enseñaba en las mezquitas y los colegios, sino que además, sobre todo en su hogar, ya de noche en el retiro de su habitación y rodeado de la élite de sus admiradores, levantaba los velos de una doctrina que ya no

por sus condiscípulos que algunos de los presentes, que más tarde habían de revelar su deslealtad hacia la Fe en Shíráz, se sintieron movidos por la envidia. Entre ellos estaba Mullá Javád-i-Baraghání y Mullá ‘Abdu’l-‘Alíy-i-Harátí, los cuales simulaban someterse a la Revelación del Báb con esperanzas de satisfacer su ambición de jefatura. Secretamente, los dos celaron socavar la envidiable posición lograda por Mullá H. usayn. Mediante alusiones e insinuaciones persistentes, se aplicaron a desafiar su autoridad y a deshonrar su nombre.

He oído a Mírzá Ah.mad-i-Kátib, más conocido en aquellos días como Mullá ‘Abdu’l-Karím, quien habría sido el compañero de viaje de Mullá Javád de Qazvín, relatar lo siguiente: “Mullá Javád solía aludir en sus conversaciones a menudo a Mullá H. usayn. Lo despectivo de sus reiteradas observaciones, expresadas con un lenguaje artero, me impulsaron a cesar mi trato con él. Cada vez que me decidía a cortar la relación con Mullá Javád, Mullá H. usayn me lo impedía, advertido de mis intenciones y previniéndome que ejercitara la paciencia. El trato de Mullá H. usayn con los compañeros leales del Báb contribuyó sobremanera a realzar su celo y entusiasmo. Su ejemplo los edi

podía detener él mismo por completo. Parece que, durante aquellos albores, estuvo más ocupado por la parte polémica que por la dogmática, y nada más natural. En sus conferencias secretas, las audacias, prodigadas con mayor profusión que en público, se agrandaban por momentos y apuntaban de forma tan palmaria a una inversión completa del islam que bien podían servir de introducción a un nuevo credo. La pequeña Iglesia era ardiente, audaz, arrebatada, dispuesta a todo, fanatizada en el verdadero y más elevado sentido de la palabra, es decir que cada uno de sus miembros no se tenía por nada y ardía en deseos de sacrificar su sangre y hacienda por la causa de la verdad” (Conde de Gobineau, Les Religions et les Philosophies dans l’Asie Centrale, pp. 120-122). “Comenzó el Báb a reunir en torno a sí a un grupo de seguidores devotos. Parece haber destacado por lo extremo de su simplicidad y modales, por su gentileza atractiva, y por el maravilloso encanto de su apariencia. Los hombres se sentían impresionados por su conocimiento y por la elocuencia penetrante de su verbo. En cuanto a sus escritos, si bien Gobineau los

LOS ROMPEDORES DEL ALBA

ficaba, y la admiración que sentían por las espléndidas cualidades de mente y corazón que distinguían a tan insigne condiscípulo los tenían anonadados de admiración”.

Mullá H. usayn decidió sumarse a la comitiva de sus amigos y marchar con ellos hasta Is.fáhán. Viajaba solo, guardando una distancia de una parasanga* por delante de éstos. Tan pronto como se tendía la noche, ofrecía la oración, y al ser alcanzado por éstos y, ya en su compañía, terminaba sus rezos. Era el primero en iniciar la jornada hasta que, al alba, volvía a sumársele aquella banda, momento en que una vez más interrumpía el paso para realizar sus rezos. Sólo cuando así se lo instaban sus amigos, consentía en elevar su plegaria en congregación, en cuyo caso a veces seguía la dirección de alguno de sus compañeros. Tal era la devoción que inflamaba en aquellos corazones que varios de sus compañeros de viaje llegaban a desmontarse de sus cabalgaduras para ofrecérselas a los que hacían la travesía a pie, y así le seguían, totalmente indiferentes a las fatigas y pesares del camino.

tiene por planos, los persas los admiraron grandemente por su belleza y la elegancia de estilo, y produjeron una inmensa sensación en Shíráz. Tan pronto como ingresaba en la mezquita se le rodeaba. Tan pronto como subía al púlpito se hacía el silencio” (Sir Francis Younghusband, The Gleam, p. 194). “La moral predicada por un joven hombre en la edad en que las pasiones bullen surtía extraordinario efecto sobre un auditorio compuesto de gentes religiosas hasta el fanatismo, sobre todo dado que sus palabras de predicador estaban en perfecta armonía con sus actos. Nadie dudaba de la continencia ni del rigorismo de Karbilá’í Siyyid ‘Alí-Muh. ammad: hablaba poco, era un constante soñador y muy a menudo rehuía a las gentes, cosa que excitaba todavía más la curiosidad; se le requería por todas partes” (Journal Asiatique, 1886, tomo 7, p. 341). “Debido a la moralidad de su vida, el joven servía de ejemplo a cuantos le rodeaban. Se le escuchaba con gusto, cuando en sus discursos ambiguos y entrecortados denunciaba el abuso que reinaba en todas las clases de la sociedad. Solían repetir sus palabras magnificándolas; se hablaba de él como de un verdadero maestro, y a él se entregaban sin reservas” (Ibídem).

* Véase Glosario.

Según se aproximaban a las afueras de Is.fáhán, Mullá H. usayn, temiendo que una súbita entrada de tamaño grupo de personas pudiera suscitar la curiosidad y sospecha de los habitantes, aconsejó a cuantos viajaban con él que se dispersaran y que cruzaran los portales en grupos pequeños y poco apreciables. A los pocos días de su llegada, tuvieron noticia de que Shíráz se encontraba en estado de agitación violenta, que todas las vías de contacto con el Báb habían sido prohibidas, y que su proyectada visita a la ciudad albergaría el mayor peligro. Mullá

H. usayn, impávido ante este repentino giro, decidió encaminar sus pasos hacia Shíráz. Sólo a unos pocos de sus compañeros de confianza puso al corriente de sus intenciones. Desechando sus ropas y turbante, y llevando tan sólo un jubbih* y el kuláh propio de las gentes de Khurásán, vistiendo a modo de los jinetes de Hizárih y Qúchán y acompañado por su hermano y sobrino, partió a una hora intespestiva hacia la ciudad de su Bienamado. Al llegar a las puertas de ésta, dio instrucciones a su hermano de que se internase en plena noche en la casa del tío materno del Báb para rogarle que informara al Báb de su llegada. Mullá

H. usayn recibió al día siguiente las albricias de que H. ájí Mírzá Siyyid ‘Alí lo esperaba una hora tras la puesta del sol en las afueras de las puertas de la ciudad. Mullá H. usayn se vio con él a la hora señalada y fue llevado a su hogar. Varias veces por la noche honró el Báb aquella casa con Su presencia y continuó Su estrecha asociación con Mullá H. usayn hasta el despuntar del día. Poco después, dio permiso a los compañeros que se habían reunido en Is.fáhán para que partieran gradualmente hacia Shíráz y les dijo que aguardasen allí hasta que fuera factible el encuentro con ellos. Les previno que debían ejercer máxima vigilancia, instruyéndoles que entraran en pequeñas partidas por las puertas de la ciudad e instándoles a que se dispersaran, nada más llegar, hacia los diversos establecimientos reservados para forasteros, y que aceptaran cualquier empleo que pudieran encontrar.

* Véase Glosario.
LOS ROMPEDORES DEL ALBA

El primer grupo en alcanzar la ciudad y verse con el Báb, pocos días después de la llegada de Mullá H. usayn, fue el integrado por Mírzá Muh.ammad-‘Alíy-i-Nahrí, Mírzá Hádí, su her-mano; Mullá ‘Abdu’l-Karím-i-Qazvíní, Mullá Javád-i-Baraghání, Mullá ‘Abdu’l-‘Alíy-i-Harátí y Mírzá Ibráhím-i-Shírází. En el curso de sus encuentros, los tres últimos del grupo fueron delatando gradualmente su ceguera de corazón amén de la bajeza de carácter. Las numerosas evidencias del favor creciente que el Báb dispensaba a Mullá H. usayn provocó su ira y excitó el fuego abrasador de sus celos. En su ira impotente, recurrieron a las armas directas del fraude y la calumnia. Incapaces al principio de manifestar abierta hostilidad hacia Mullá H. usayn, procuraron por medio de todas las artimañas embaucar las conciencias y empañar los afectos de sus devotos admiradores. Lo impropio de su conducta les enajenó las simpatías de los creyentes y precipitó la separación del seno de la compañía de fieles. Expulsados del regazao de la Fe por sus propios actos, se coaligaron con los enemigos declarados y proclamaron el rechazo absoluto a sus títulos y principios. Tan grande fue la sedición que agitaron entre las gentes de la ciudad que al fin fueron expulsados por las autoridades civiles, quienes igualmente despreciaban y temían sus confabulaciones. En una Tabla en la que el Báb Se explaya sobre Sus fechorías y maquinaciones, los compara con Sámirí, el becerro que no tenía ni voz ni alma, y que era tanto el artefacto y como objeto de culto de un pueblo extraviado. “Ojalá que Vuestra condena, ¡oh Dios!”, escribió con referencia a Mullá Javád y Mullá ‘Abdu’l-‘Alí, “descanse sobre Jibt y T.ághút*, los dos ídolos de este pueblo perverso”. Los tres se dirigieron seguidamente a Kirmán, donde cerraron filas con H.ájí Mírzá Muh.ammad Karím Khán, a cuyas intenciones dieron pábulo y cuyas denuncias procuraron amplificar denodamente.

Cierta noche, después de su expulsión de Shíráz, el Báb, de visita en casa de H. ájí Mírzá Siyyid ‘Alí, lugar en el que había requerido la presencia de Mírzá Muh.ammad-‘Alíy-i-Nahrí,

* Corán, 4:50.

Mírzá Hádí y Mullá ‘Abdu’l-Karím-i-Qazvíní, se volvió súbitamente a este último y le dijo: “‘Abdu’l-Karím, ¿estáis buscando a la Manifestación?” Estas palabras, pronunciadas con calma y extrema gentileza, tuvieron un efecto sorprendente en él, al pun-to de palidecer ante tan inesperado interrogatorio y romper a llorar. Se arrojó a los pies del Báb en estado de agitación profunda. El Báb lo atrajo amorosamente a sus brazos, besó su frente y le invitó a que tomara asiento a Su vera. En tono de tierno afecto, logró acallar el tumulto de su corazón. Tan pronto como habían regresado a casa, Mírzá Muh.ammad ‘Alí y su hermano le preguntaron a Mullá ‘Abdu’l-Karím por la razón de aquella violenta perturbación que había hecho presa en él. “Prestad oído” respondió, “que he de contaros la historia de una extraña experiencia, una historia que hasta ahora con nadie había compartido. Cuando llegué a la edad núbil, viviendo en Qazvín, sentí un anhelo intenso por descifrar el misterio de Dios y comprender la naturaleza de Sus santos y profetas. Nada que no fuera la adquisición del saber –comprendí en mi fuero interno– podría acercarme al logro de tal meta. Obtuve el consentimiento de mi padre y tíos para que abandonara el negocio y me zambullera de inmediato en el estudio y mis investigaciones. Ocupaba una alcoba, en una de las madrasas de Qazvín, donde concentraba mis esfuerzos en la adquisición de toda rama disponible del saber humano. Solía discutir el conocimiento que adquiría con mis condiscípulos y por este medio procuraba enriquecer mi experiencia. De noche, me retiraba a mi cubículo y en la intimidad de mi biblioteca solía pasar muchas horas de estudio solitario. Tan inmerso me hallaba en mis labores que me volví indiferente al sueño y al hambre. Me había propuesto dominar en dos años las complejidades de la jurisprudencia y teología musulmana. Era un asiduo de las lecciones impartidas por Mullá ‘Abdu’l-Karím-i-Íravání, quien, por aquellos días, figuraba entre los más destacados sacerdotes de Qazvín. Admiraba sobremanera su vasta erudición, piedad y virtud. Cada noche, durante el período en que fui discípulo suyo, dedicaba las horas a escribir un tratado que solía entregarle y que él revisaba con cui

LOS ROMPEDORES DEL ALBA

dado e interés. Parecía muy complacido con mi progreso y a menudo solía ensalzar mis grandes logros. Cierto día declaró en presencia de sus discípulos reunidos: ‘El sabio y sagaz Mullá ‘Abdu’l-Karím ha hecho méritos para convertirse en un exponente autorizado de las sagradas Escrituras del islam. Ya no precisa de acudir a mis clases o a las de mis iguales. Gracias a Dios, celebraremos su elevación al rango de mujtahid el próximo viernes por la mañana, fecha en que, después de la oración de los fieles, extenderé su licencia’.

”Tan pronto como pronunció Mullá ‘Abdu’l-Karím estas palabras y abandonó el lugar, se me acercaron mis condiscípulos a felicitarme sinceramente por mis méritos. Regresé eufórico a casa. De vuelta, descubrí que tanto mi padre como mi tío mayor, H. ájí H. usayn ‘Alí, ambos muy estimados por todo Qazvín, se hallaban preparando una fiesta en mi honor con la que se proponían celebrar la culminación de mis estudios. Les pedí que pospusieran la invitación que habían extendido a los notables de Qazvín hasta nuevo aviso. Consintieron de buen grado, creyendo que, dado mi gran interés por tal fiesta, no la habría de aplazar indebidamente. Aquella noche me encerré en mi biblioteca, y ya en la intimidad de mi celda, sopesé en mi corazón los siguientes pensamientos: ‘¿No te habías encariñado –me dije– con la idea de que sólo los sacrificados de espíritu podrían aspirar a alcanzar la posición de un orador autorizado de las sagradas escrituras del islam? ¿No creías que quienquiera que hubiese alcanzado semejante estación se vería inmune al error? ¿No figuras ya entre los que disfrutan de ese rango? ¿Es que los sacerdotes no te han reconocido y declarado tal? Sé justo, ¿consideras en conciencia que has alcanzado ese estado de pureza y desprendimiento sublime que tú en otros tiempos considerabas eran requisitos de quien aspira a alcanzar tan exaltada posición? ¿Crees que estás libre de toda mácula de deseo egoísta?’ Mientras excogitaba esto, me sentí paulatinamente abrumado por el sentimiento de mi propia indignidad. Me reconocía todavía como una víctima de cuitas y perplejidades, de tentaciones y dudas. Me deprimía simplemente pensando en cómo habría de llevar las clases, cómo dirigiría la oración de los fieles, cómo ejecutaría las leyes y preceptos de la Fe. Me inquietaba continua-mente el modo en que habría de desempeñar mis obligaciones, y asegurar la superioridad de mis logros frente a los de mis predecesores. Me vi invadido por tal sensación de humillación que me sentí impulsado a buscar el perdón de Dios. Tu meta al adquirir todo este saber –pensé– ha sido la de descifrar el misterio de Dios y alcanzar el estado de certeza. Sé justo, ¿estás seguro de tu propia interpretación del Corán? ¿Estás seguro de que las leyes que tú promulgaste reflejan la voluntad de Dios? La conciencia de error de repente se hizo clara en mí. Comprendí por primera vez que la herrumbre del saber había corroído mi alma y ofuscado mi visión. Lamenté mi pasado y deploré la esterilidad de mis afanes. Sabía que las personas de mi propio rango estaban sometidas a las mismas aflicciones. Al adquirir este supuesto saber, proclamaban ser los intérpretes de la ley del islam y se arrogaban el privilegio exclusivo de pronunciarse sobre su doctrina.

”Quedé absorto en mis pensamientos hasta el amanecer. Aquella noche no pude comer ni conciliar el sueño. A veces comulgaba con Dios: ‘Tú me ves, oh mi Señor, y tú contemplas mi estado. Sabes que no albergo otro deseo salvo Tu santa voluntad y agrado. Estoy perdido en el aturdimiento pensando en la multitud de sectas en las que ha caído tu Fe. Me apesadumbra profundamente el contemplar los cismas que han hecho jirones las religiones del pasado. ¿Me guiaréis en mis perplejidades, y me aliviaréis las dudas? ¿Adónde he de volver en pos de consuelo y guía?’ Lloré tan amargamente aquella noche que creí perder la conciencia. De repente acudió a mí la visión de una gran reunión de personas, la expresión de cuyas caras resplandecientes me impresionó sobremanera. Una noble figura, vestida con el atuendo de siyyid, ocupaba un asiento del púlpito, frente a la congregación. Estaba exponiendo el significado del versículo sagrado del Corán: ‘Quienquiera que hace un esfuerzo por Nos, a él le guiaremos a nuestra manera’. Estaba fascinado por su rostro. Me incorporé, avancé hacia él, y estaba

LOS ROMPEDORES DEL ALBA

a punto de abalanzarme a sus pies cuando la visión desapareció al instante. Mi corazón estaba anegado de luz. Mi alegría era indescriptible.

”Decidí consultar enseguida a H. ájí Alláh-Vardí, padre de Muh.ammad-Javád-i-Farhádí, hombre conocido en Qazvín por su profunda intuición espiritual. Cuando le relaté mi visión, sonrió y con precisión extraordinaria me describió los rasgos característicos del siyyid que se me había aparecido. ‘Esa noble figura’, añadió, ‘no es otra persona sino H. ájí Siyyid Káz.im-i-Rashtí, quien ahora se halla en Karbilá y a quien puede vérsele exponiendo a sus discípulos las enseñanzas del islam. Quienes escuchan sus parlamentos se sienten edificados y refrescados por su verbo. Jamás podré describir la impresión que transmiten sus palabras a sus oyentes’. Me levanté alegre y, expresándole sentimientos de profundo aprecio, me retiré a mi casa y emprendí al punto el camino a Karbilá. Mis viejos condiscípulos acudieron a mí y me rogaron que llamara en persona al erudito Mullá ‘Abdu’l-Karím, quien había expresado su deseo de verse conmigo, o de que le permitiera que acudiese a mi casa. ‘Siento el impulso’, respondí, ‘de visitar el santuario del Imám H. usayn en Karbilá. He prometido comenzar de inmediato esa peregrinación. No puedo posponer mi partida. Si me es posible, pasaré un momento al abandonar la ciudad. Y si no, le rogaré que me excuse y que rece de mi parte para que pueda ser guiado por el recto sendero’.

”A título confidencial puse a mis familiares al tanto de la naturaleza de mi visión y de su interpretación. Les informé de mi proyectada visita a Karbilá. Aquel día mis palabras infundieron en sus corazones el amor por Siyyid Káz.im. Se sintieron grandemente atraídos por H. ájí Alláh-Vardí, con quien sostuvieron trato frecuente y de quien se convirtieron en fervientes admiradores.

”Mi hermano, ‘Abdu’l-H. amíd (quien más tarde libó la copa del martirio en Teherán) me acompañó en el viaje a Karbilá. Allí me encontré con Siyyid Káz.im. Me sentí pasmado al escucharle dirigiendo la palabra a la concurrencia de sus discípulos exactamente en las mismas circunstancias en que se me había aparecido en mi visión. Al llegar, quedé anonadado al descubrir que se hallaba exponiendo a sus discípulos el significado del mismo versículo que cuando se me apareció. Sentado y escuchándole, me sentí muy impresionado por la fuerza de su argumento y la profundidad de sus pensamientos. Graciosamente me recibió y me obsequió con la mayor de las amabilidades. Mi hermano y yo sentimos una alegría interior como nunca antes habíamos experimentado. A la hora del alba nos apresuramos a su hogar para acompañarle a visitar el santuario del Imám H. usayn.

”Pasé todo el invierno en estrecho trato con él. Durante todo aquel período asistí fielmente a sus clases. Cada vez que lo escuchaba, le oía describir un aspecto particular de la manifestación del prometido Qá’im. Este asunto constituía el único tema de sus discursos. Fuera cual fuera el versículo o tradición que expusiera, invariablemente concluía el comentario al respecto con una referencia particular al advenimiento de la prometida Revelación. ‘El Prometido’, solía declarar abierta y repetidamente, ‘vive en el seno de este pueblo. La hora señalada de Su aparición se acerca rápidamente. Preparadle el camino. Purificaos para que podáis reconocer Su belleza. Hasta que yo no parta de este mundo, el astro de Su faz no habrá de revelarse. Os incumbe, después de mi partida, alzaros y buscarle. No debéis cejar un solo momento hasta hallarle’.

”Después de la celebración del Naw-Rúz, Siyyid Káz.im me indicó que abandonara Karbilá. ‘Tened la seguridad, oh ‘Abdu’l-Karím’, dijo al despedirse, ‘de que sois vos de aquellos que, en el día de Su Revelación, se alzarán por el triunfo de Su Causa. En aquel bendito Día os acordaréis de mí, en eso confío’. Le rogué que me permitiera permanecer en Karbilá, indicando que mi vuelta a Qazvín suscitaría la enemistad de los mullás de la ciudad. ‘Poned vuestra confianza enteramente en Dios’, fue su respuesta. ‘Haced caso omiso de sus maquinaciones. Ocupaos en el comercio y tened la seguridad de que sus protestas no lograrán perjudicaros’. Seguí su consejo, y junto con mi hermano, dirijí mis pasos hacia Qazvín.

LOS ROMPEDORES DEL ALBA

”Tan pronto como llegué, me propuse ejecutar los consejos de Siyyid Káz.im. Gracias a las instrucciones que me había dado, pude silenciar a todo maliciador. Consagré mis días a las relaciones comerciales del negocio, mientras que, ya de noche, de vuelta al hogar, y en la soledad de mi alcoba, consagraba mi tiempo a la meditación y a la plegaria. Con ojos bañados en lágrimas comulgaba con Dios y Le rogaba diciendo: ‘Por boca de Vuestro siervo inspirado me habéis prometido que alcanzaré Vuestro Día y que contemplaré Vuestra Revelación. Por su intermediación, me habéis asegurado que he de hallarme entre quienes se alzarán por el triunfo de Vuestra Causa. ¿Por cuánto tiempo más habéis de apartarme de Vuestra promesa? ¿Cuándo la mano de Vuestra bondad me franqueará la puerta de Vuestra gracia y me conferirá vuestra munificencia sempiterna?’ Todas las noches renovaba esta oración y continuaba mi súplica hasta el despuntar del día.

”Cierta noche, la víspera del día de ‘Arafih*, del año 1255 d.h., me hallaba yo tan absorto en la oración que, al parecer, caí en un trance. Ante mí se me pareció una ave, blanca como la nieve, que revoloteaba sobre mi cabeza, hasta que vino a posarse en la rama de un árbol cercano. Con acentos de dulzura indescriptible, aquella ave daba voz a las palabras: ‘¿Estáis buscando a la Manifestación, oh ‘Abdu’l-Karím? He aquí el año sesenta’. Al punto, la criatura emprendió el vuelo y desapareció. El misterio de aquellas palabras me agitó en demasía. Durante largo tiempo el recuerdo de la belleza de la visión quedó retenido en mi conciencia. Creía haber disfrutado de todas las delicias del Paraíso. Mi alegría era irreprimible.

”El mensaje místico del pájaro me había traspasado el alma y afloraba de continuo en mis labios. Constantemente su recuerdo me rondaba la cabeza. Con nadie lo compartí, por temor a que me abandonase Su dulzura. Años más tarde, la Llamada de Shíráz llegó a mis oídos. El día en que la escuché, me apresuré hacia dicha ciudad. En el viaje, de paso por Teherán, me encon

* La noche anterior al 13 de febrero de 1840 d.C.

tré con Mullá Muh.ammad-i-Mu‘allim, quien me puso en antecedentes sobre la naturaleza de esta Llamada y me informó de que quienes lo habían reconocido, estaban reunidos en Karbilá y aguardaban el retorno de su Guía desde H. ijáz. Así que al punto partí hacia aquella ciudad. Desde Hamadán, Mullá Javád-i-Baraghání, para gran consternación mía, me acompañó a Karbilá, y allí tuve el privilegio de encontraros a vosotros y al resto de los creyentes. Continuaba atesorando en mi corazón el extraño mensaje que me había transmitido aquella paloma. Cuando, acto seguido, alcancé la presencia del Báb y escuché de Sus labios idénticas palabras a las pronunciadas, con el mismo tono y lenguaje, en aquella ocasión, caí en la cuenta de su significado. Me sentí tan abrumado por su poder y gloria que instintivamente caí rendido a Sus pies y magnifiqué Su nombre”.

En los primeros días del año 1265 d.h.*, a la edad de dieciocho años, abandoné mi aldea natal de Zarand hacia Qum, donde tuve la suerte de verme con Siyyid Ismá‘íl-i-Zavári’í, de sobrenombre Dhabíh., quien más tarde, ya en Bagdad, ofrendó su vida en sacrificio por el sendero de Bahá’u’lláh. A través de él fui llevado a reconocer la nueva Revelación. Por aquel entonces estaba realizando sus preparativos para dirigirse a Mázindarán, decidido como estaba a incorporarse a los heroicos defensores del fuerte de Shaykh T. abarsí. Tenía intenciones de llevarme en su compañía, junto con Mírzá Fath.u’lláh-i-H. akkák, un muchacho de mi edad que residía en Qum. Comoquiera que las circunstancias interfiriesen con sus planes, prometió que, antes de su partida recibiríamos noticias suyas desde Teherán y que nos pediría que nos sumasemos a él. En el curso de su conversación con Mírzá Fath.ú’lláh y conmigo, nos relató la experiencia maravillosa de Mullá ‘Abdu’l-Karím. Por eso ardía en deseos de verle. Cuando más adelante llegué a Teherán y visité a Siyyid Ismá‘íl en la Madrisiy-i-Dáru’sh-Shafáy-i-Masjid-i-Sháh, éste me presentó ante Mullá ‘Abdu’l-Karím en persona, quien por entonces vivía en la misma madrasa. Se nos informó por entonces de que

* 1848 d.C.
LOS ROMPEDORES DEL ALBA

la resistencia de Shaykh T.abarsí había concluido y que los compañeros del Báb, que se habían reunido en Teherán y albergaban intenciones de sumarse a sus hermanos, habían vuelto cada uno a su provincia de origen sin cumplir su propósito. Mullá ‘Abdu’l-Karím permaneció en la capital, donde dedicó su tiempo a transcribir el Bayán persa. Mi trato frecuente con él en aquella época sirvió para aquilatar mi amor y admiración por él. Todavía siento, tras haber transcurrido treinta y ocho años desde nuestra primera entrevista en Teherán, el calor de su amistad y el fervor de su fe. Mis sentimientos de afectuosa consideración hacia su persona me han impulsado a extenderme sobre las circunstancias de su vida temprana, que habría de culminar en lo que cabe considerar como el punto de inflexión de su carrera entera. Sirva ello, asimismo, para advertir al lector de la gloria de esta Revelación trascendental.

E
stancia del Ba´ b en Shi´ ra ´ z
´
9 tras su peregrinacion
(continuacio´ n)
P

oco después de la llegada de Mullá H. usayn a Shíráz la voz del pueblo se alzó de nuevo en protesta contra él. El temor y la indignación de la multitud se excitaron al tenerse noticia de su trato continuado e íntimo con el Báb. “De nuevo ha vuelto a nuestra ciudad”, protestaron; “de nuevo ha izado la bandera de la revuelta y, junto con su jefe, planea una asalto incluso más fiero sobre nuestras inveteradas instituciones”. Tan grave y amenazadora se volvió la situación, que el Báb dio instrucciones a Mullá H. usayn de que partiera hacia su provincia natal de Khurásán por la ruta de Yazd. Igualmente despidió al resto de los compañeros que se habían reunido en Shíráz, ordenándoles que regresaran a Is.fáhán, si bien retuvo a Mullá ‘Abdu’l-Karím, a quien confió la tarea de transcribir Sus escritos.

Estas medidas de precaución, que el Báb juzgó prudente arbitrar, Le permitieron eludir el peligro inmediato de violencia que pudiera sobrevenirles de manos de la enfurecida población de Shíráz, y sirvió para dar nuevos bríos a la propagación de Su Fe más allá de los límites de la ciudad. Tras dispersarse por los cuatro puntos cardinales del país, Sus discípulos proclamaron intrépidamente ante la multitud de compatriotas el poder regenerador de la recién nacida Revelación. La fama del Báb había

LOS ROMPEDORES DEL ALBA

traspasado la frontera y había llegado a los oídos de las más altas autoridades, tanto de la capital como de las provincias*. Una oleada de apasionada búsqueda se desató sobre las conciencias y corazones tanto de los dirigentes como de la masa del pueblo. Los que habían oído por boca de los mensajeros inmediatos del Báb las historias de los signos y pruebas que habían anunciado el testimonio de Su Manifestación, se sintieron asombrados y maravillados. Los dignatarios del Estado y de la Iglesia se preocuparon en persona o enviaron a sus representantes más capacitados para que investigaran el carácter de tan extraordinario Movimiento.

El propio Muh.ammad Sháh** se sintió impulsado a comprobar la veracidad de esta información e indagar en su naturaleza. Para tal menester delegó en Siyyid Yah.yáy-i-Dárábí†, el más sabio, elocuente e influyente de sus súbditos, quien habría de entrevistarse con el Báb e informarle de los resultados de la investigación. El Sháh tenía confianza absoluta en su imparcialidad, competencia y profunda intuición espiritual. Ocupaba un lugar de tal preeminencia entre las figuras principales de Persia que en cualquier reunión en la que le tocase estar presente, no importa cuán grande fuera el número de los dirigentes eclesiásticos presentes, invariablemente le correspondía a él ser el orador principal. Todos reconocían su sagacidad, conocimientos inigualados y sabiduría madura.

* “El bábismo contaba con numerosos adeptos en todos los estamentos de

la sociedad, muchos de ellos en puestos destacados; los grandes señores,

los miembros del clero, los militares y los mercaderes habían abrazado

esta doctrina” (Journal Asiatique, 1866, tomo 8, p. 251).

** Véase “El árbol genealógico de la dinastía Qájár” que figura al comienzo

de esta obra.

† “Sobre su persona, ‘Abdu’l-Bahá ha escrito lo siguiente: ‘Este gentil hom

bre, esta preciosa alma, había memorizado no menos de 30.000 tradicio

nes, y gozaba de la estima y admiración de todos los estamentos. Había

logrado renombre universal en Persia, y su autoridad y erudición esta

ban amplia y completamente reconocidas’” (de un manuscrito relaciona

do con los martirios ocurridos en Persia).

“Este personaje era, como su nombre indica, oriundo de Dáráb,

población próxima a Shíráz. Su padre, Siyyid Ja‘far, de sobrenombre

Kashfí, era uno de los ‘ulamás más célebres y eximios de la época. Su

altura moral, su carácter, sus costumbres puras le habían valido la estima

y consideración universales: su ciencia le procuró el glorioso sobrenom

bre de kashfí, es decir ‘el Revelador’ y, en este caso, el que descubre y

explica los secretos divinos. Se encargó personalmente de la educación

de su hijo, quien no tardó en igualarle en todos los aspectos: en adelante

— 340 —

Por aquellos días Siyyid Yah.yá residía en Teherán en casa de Mírzá Lut.f-‘Alí, el Maestro de Ceremonias del Sháh, en calidad de invitado de honor de su Majestad Imperial. Fue el propio Sháh quien significó confidencialmente, a través de Mírzá Lut.f‘Alí, su deseo y complacencia en que Siyyid Yah. yá se encaminase a Shíráz para investigar el asunto en persona. “Decidle de nues

compartió el favor de que gozaba su padre y se desplazó a Teherán, precedido por su renombre y popularidad. Llegó a ser comensal del príncipe

T. ahmásp Mírzá. El propio Gobierno rindió homenaje a su ciencia y méritos llegando a consultarle en más de una ocasión apurada. Fue en él en quien pensó Muh.ammad Sháhet H. ájí Mírzá Áqásí cuando quisieron encontrar un emisario honrado y de cuya fidelidad no hubiese dudas”.

(A.L.M. Nicolas, Siyyid ‘Alí-Muh.ammad dit le Báb, p. 233.)

“Mientras se desencadenaban estos acontecimientos en el norte de Persia, las provincias del centro y del sur se hallaban profundamente sacudidas por las soflamas de los misioneros de la nueva doctrina. El pueblo, ligero, crédulo, ignorante, en exceso supersticioso, se hallaba estupefacto por los milagros continuos de los que a cada instante creía tener noticia; los mullás ansiosos, sentían que el rebaño bullía pronto a escapársele, por lo que redoblaban las calumnias e imputaciones infamantes; los infundios más groseros, las imaginaciones más torpes eran difundidas entre el populacho dubitativo, compartidas entre el horror y la admiración [...] Siyyid Ja‘far era ajeno tanto a las doctrinas Shaykhíes como a las de Mullá S.adrá. No obstante, su gran celo y su imaginación ardiente le habían hecho salir, hacia el final de su vida, de los estrechos cauces de la ortodoxia shí‘í. Comentaban los hadices de una manera dife

LOS ROMPEDORES DEL ALBA

tra parte”, ordenaba el Soberano, “que por cuanto hemos depositado en él la máxima confianza en su integridad, admiramos sus cualidades morales e intelectuales, y lo tenemos por el más apto de entre los sacerdotes de nuestro reino, confiamos en que se dirija a Shíráz a fin de investigar a conciencia el episodio de Siyyid-i-Báb, y que nos informe de los resultados de su investigación. Sabremos entonces qué medida conviene adoptar”.

El propio Siyyid Yah.yá estaba ávido de obtener conocimiento de primera mano sobre las alegaciones del Báb, pero, debido a circunstancias adversas, se había visto imposibilitado de emprender el viaje a Fárs. El mensaje de Muh.ammad Sháh le decidió a acometer su acariciado proyecto. Trasladando seguridades al Soberano de su disposición a cumplir su voluntad, partió de inmediato hacia Shíráz.

Ya de camino, concibió varias preguntas que era su intención proponer al Báb. De las respuestas que les diese dependería, desde su punto de vista, la verdad y validez de Su misión. Al llegar a Shíráz, tuvo un encuentro con Mullá Shaykh ‘Alí, conocido por ‘Az.ím, con quien había tenido trato íntimo durante su estancia en Khurásán. Éste le preguntó si se encontraba satisfecho con su entrevista con el Báb. “Debéis verle”, respondió ‘Az.ím, “y procurar poneros al tanto de forma independiente acerca de Su Misión. Como amigo, quisiera recomendaros que os comportéis con la máxima consideración al conversar con Él, no sea que también vos os veais obligado a deplorar cualquier acto de descortesía hacia Su persona”.

Siyyid Yah.yá visitó al Báb en casa de H. ájí Mírzá Siyyid ‘Alí y mostró en su actitud hacia Él la cortesía que ‘Az.ím le había

rente a como lo hacían sus colegas, y pretendía incluso, según se dice, haber llegado a comprender los 70 significados íntimos del Corán [...] su hijo –quien a continuación había de superarle en estas excentricidades– rondaba por entonces los treintaicinco años, había culminado sus estudios y acababa de fijar su residencia en Teherán, donde se había relacionado con todo lo que la Corte cuenta de grandes personajes y hombres

aconsejado observar. Durante cerca de dos horas se refirió a los temas más abstrusos y desconcertantes de las enseñanzas metafísicas del islam, a los pasajes más oscuros del Corán y a las misteriosas tradiciones y profecías de los imámes de la Fe. Al principio el Báb escuchó sus eruditas referencias a la ley y profecías del islam, tomó nota de todas sus preguntas y comenzó a dar una respuesta breve, pero persuasiva, a cada una de ellas. La concisión y lucidez de Sus respuestas aturdió y llenó de admiración a Siyyid Yah.yá, que se vio abrumado por un sentimiento de humillación ante su propia presunción y orgullo. Su sentido de superioridad había desaparecido por completo. Al ponerse en pie para partir, se dirigió al Báb con estas palabras: “Dios mediante, durante mi próxima audiencia con Vos, Le someteré a mis restantes preguntas y con ellas daré término a mi investigación”. Nada más ausentarse, se reunió con ‘Az.ím, a quien relató los pormenores de la entrevista. “En su presencia –le dijo– Me he extendido indebidamente sobre mis propios conocimientos. Con pocas palabras Él ha podido contestar a mis preguntas y resolver mis perplejidades. Me he sentido tan humillado que apresuradamente he solicitado permiso para retirarme”. ‘Az.ím le hizo recordar su consejo y le rogó que no lo olvidara en la próxima cita.

Durante la segunda entrevista, Siyyid Yah.yá, con gran asombro comprobó que se le habían olvidado todas las preguntas que había sido su intención plantear al Báb. Hubo de conformarse entonces con cuestiones que parecían no tener relación con su investigación. Pronto descubrió, para su mayor sorpresa, que el Báb estaba contestando, con la misma lucidez y concisión

distinguidos. Fue en él en quien recayó la elección del Sháh. A él se le encomendó que marchase a Shíráz para entrevistarse con el Báb y transmitir –con la mayor exactitud posible– a la autoridad central las consecuencias políticas que pudieran inferirse de una reforma que pare-cía trastocar la faz del país” (A.L.M. Nicolas, Siyyid ‘Alí-Muh. ammad dit le Báb, pp. 387-388).

— 343 —
LOS ROMPEDORES DEL ALBA

que habían caracterizado Sus respuestas anteriores, las mismas preguntas que momentáneamente había olvidado. “Era como si me hubiera quedado dormido”, observó Vah.íd posteriormente. “Sus palabras, Sus respuestas a las preguntas que había olvidado hacer, me despertaron. Una voz susurraba aún en mi oído: ‘¿No puede haber sido esto, después de todo, una mera coincidencia accidental?’ Estaba demasiado impresionado como para poner en orden mis ideas. Una vez más pedí permiso para retirarme. ‘Az.ím, con quien me encontré después, me recibió con fría indiferencia, y apostilló crudamente: ‘¡Ojalá las escuelas fueran completamente abolidas y que nadie de entre nosotros hubiera ingresado en ninguna! Debido a la pequeñez de nuestras mentes y a nuestra presunción, estamos impidiendo que nos alcance la gracia redentora de Dios al tiempo que causamos dolor a Aquel Quien es su fuente. ¿No pedirás a Dios, esta vez, que te conceda llegar a su presencia con humildad y desprendimiento dignos, para que quizá, por Su gracia, te alivie de la opresión de la incertidumbre y de la duda?’

”Resolví que en mi tercera entrevista con el Báb, en lo más íntimo de mi corazón, Le pediría que revelara un comentario sobre el sura de Kawthar*. Decidí no formular esa petición en Su presencia. Si Él, sin que yo Se Lo pidiera, revelaba este comentario en un estilo que inmediatamente lo distinguiera a mis ojos de los moldes al uso entre los comentaristas del Corán, me declararía convencido del carácter divino de Su Misión y, sin vacilar, abrazaría Su Causa. De lo contrario, rehusaría reconocerlo. En cuanto entré en su Presencia, un sentimiento de pavor, para el que no hallaba explicación, se apoderó repentinamente de mí. Mis miembros temblaban al contemplar Su rostro. Yo, que en repetidas ocasiones había comparecido en presencia del Sháh y que jamás había mostrado la menor señal de timidez, ni había albergado tal sentimiento, me encontraba ahora tan sobrecogido e impresionado que no acertaba a permanecer erguido sobre mis pies. El Báb, apercibiéndose de mi estado, se

* Corán, 108.

levantó de Su asiento, Se acercó y tomándome de la mano, me sentó a Su lado. ‘Inquiere –dijo– cualquier cosa que desee tu corazón. Yo te lo revelaré’. Estaba mudo de asombro. Como un niño que no puede comprender ni hablar, me sentí incapaz de responder. Sonrió mientras me miraba y dijo: ‘Si yo revelara para ti el comentario sobre el sura de Kawthar, ¿reconocerías que Mis palabras nacen del espíritu de Dios? ¿Reconocerías que en ningún caso pueden Mis palabras ser atribuidas a magia o ignorancia?’ Las lágrimas corrían por mis mejillas cuando Le oí decir estas palabras. Todo lo que pude decir fue este versículo del Corán: ‘¡Oh nuestro Señor! Hemos procedido injustamente con nosotros mismos: si Tú no nos perdonas ni tienes piedad de nosotros, seguramente seremos de los que perecen’.

”Corrían aún las primeras horas de la tarde cuando el Báb pidió a H. ájí Mírzá Siyyid ‘Alí que Le trajera Su estuche y papel. Empezó entonces a revelar el comentario sobre el sura de Kawthar. ¿Cómo describiré esta escena de inexpresable majestad? Los versos fluían de Su pluma con una rapidez que era en verdad pasmosa. La increíble celeridad con que escribía*, el suave y dulce murmullo de Su voz y la espléndida fuerza de Su estilo me dejaron pasmado y desconcertado. Siguió de esta forma hasta la puesta del sol. No se detuvo hasta concluir la totalidad del comentario del sura. Sólo entonces dejó la pluma y pidió té. Poco después comenzó a leerlo en voz alta en mi presencia. Mi corazón brincaba locamente mientras Lo escuchaba derramar,

* Según el Kashfú’l-Ghit.á’ (p. 81), en esa ocasión fueron revelados no menos de dos mil versículos por el Báb. A los ojos de Siyyid Yah.yá, tan notable como la desconcertante rapidez del acto de revelación fue la inigualable belleza y profundo significado de los versículos contenidos en el comentario. “En el transcurso de cinco horas, dos mil versículos fluyeron de él, si bien con la rapidez suficiente para que el escriba pudiera consignarlos. A partir de este hecho puede juzgarse, si es que no se ha hecho ya, cuántas, después de comenzar la manifestación hasta hoy día, cuántas de estas obras llegaron a propagarse entre los hombres” (el Bayán Persa, vol. I, p. 43). “Dios le ha otorgado tal potencia y tal elocuencia expresiva que si un ágil escriba se afanase en transcribir con la mayor celeridad, en dos noches con sus respectivos días y sin interrupción, de esta mina de

LOS ROMPEDORES DEL ALBA

en acentos de indescriptible dulzura, los tesoros encerrados en ese sublime comentario*. Estaba tan encantado por su belleza que en tres ocasiones estuve a punto de desmayarme. Trató de reanimar mis desfallecidas fuerzas rociándome la cara con agua de rosas. Ello restableció mi vigor y me permitió continuar escuchando Su lectura hasta el final.

”Una vez que hubo completado la recitación, el Báb Se incorporó con ánimo de despedirse. Al salir, me confió al cui-dado de su tío materno. ‘Ha de ser tu invitado –me dijo– hasta que, con la ayuda de Mulla ‘Abdu’l-Karím, haya terminado de transcribir este comentario recién revelado y haya verificado la exactitud de la copia transcrita’. Mullá ‘Abdu’l-Karím y yo dedicamos tres días con sus noches a esta tarea. Nos turnábamos el dictado de cada parte del comentario, así hasta que el texto quedó transcrito en su totalidad. Verificamos todas las tradiciones del texto y encontramos que eran absolutamente correctas. Tal era el grado de certidumbre que había alcanzado, que si todos los poderes de la tierra se hubieran conjurado

la palabra haría manifestarse el equivalente de un Corán” (Íbidem, vol. 2, pág. 132.) “Y si alguien reflexionase sobre la aparición de este Árbol (el Báb), sin duda admitiría la excelencia de la religión de Dios. Pues en alguien cuya vida apenas había conocido veinticuatro años, quien estaban desprovisto de esas ciencias en las que todos están versados, quien ahora recita los versículos de este modo sin que medie pensamiento ni duda, quien en el transcurso de cinco horas escribe mil versículos de súplicas, sin dar reposo a la pluma, quien origina comentarios y tratados eruditos sobre la Unidad divina de tan eximia sabiduría y comprensión que los doctores y filósofos confiesan su incapacidad de comprender dichos pasajes, no hay duda de que todo ello procede de Dios”. (Bayán, Váhíd 2, Báb 1) (A Traveller’s Narrative, nota C, p. 219).

* “A buen seguro, el hecho de escribir un comentario, currente calamo, totalmente nuevo sobre un sura cuyo sentido es tan oscuro, debió de aturdir a Siyyid Yah. yá; empero, lo que le sorprendió aún más si cabe, fue el encontrarse, en el propio comentario, con la explicación que él mismo había encontrado en sus meditaciones sobre estos tres versículos. Hubo de coincidir pues con el Reformador en una interpretación que imaginaba exclusiva suya y que con nadie había compartido” (A.L.M. Nicolas, Siyyid ‘Alí-Muh.ammad dit le Bab, p. 234).

contra mí, se habrían visto impotentes para hacer vacilar mi confianza en la grandeza de Su Causa*.

”Como desde mi llegada a Shíráz me había alojado en la morada de H. usayn Khán, el gobernador de Fárs, supuse que lo prolongado de mi ausencia de su hogar podría levantar sospechas y excitar su animosidad. Por tanto, me decidí a despedirme de H. ájí Mírzá Siyyid ‘Alí y Mullá ‘Abdu’l-Karím para regresar a la residencia del gobernador. A mi llegada descubrí que H. usayn Khán, quien en el entretanto había mandado buscarme, estaba ávido por saber si había sido víctima del hechizo del Báb. ‘Nadie sino Dios’, repuse, ‘pues sólo Él puede cambiar los corazones de los hombres, es capaz de cautivar el corazón de Siyyid Yah. yá. Quienquiera que pueda tender un lazo a su corazón proviene de Dios, y su palabra es incuestionablemente la voz de la Verdad’. Mi respuesta acalló al gobernador. Según pude saber más tarde, en conversación con terceros dio a entender que yo también me había rendido, cual víctima indefensa, ante el encanto de aquel Joven. Llegó incluso a elevar un escrito ante Muh.ammad Sháh en el que protestaba que durante mi estancia en Shíráz había rechazado cualquier clase de encuentro con los ‘ulamás de la ciudad. ‘Aunque nominalmente es mi huésped’, escribió al Soberano, ‘se ausenta de mi casa con frecuencia durante días y noches consecutivos. Ya no albergo ninguna duda de que es bábí, y de que ha sido esclavizado de alma y corazón a la voluntad del Báb’.

”En una de las funciones de Estado realizadas en la capital, Muh.ammad Sháh en persona dirigió, según se cuenta las siguientes palabras, a H. ájí Mírzá Áqásí: ‘Hemos sido informados** recientemente de que Siyyid Yah.yáy-i-Dárábí se ha conver

* “Fue una extraña circunstancia”, escribe Lady Sheil, “el que entre las

personas que adoptaron la doctrina del Báb hubiese gran número de

mullás, e incluso de mujtahides de elevado rango dada su condición de

exponentes de la ley de la iglesia muh. ammadiana. Muchos de estos

hombres sellaron su fe con su sangre” (Glimpses of Life and Manners in

Persia, pp. 178-179).

** De acuerdo con A Traveller’s Narrative (p. 8), Siyyid Yah. yá “escribió sin

mayores temores ni cuidados un detallado informe en el que relataba sus

— 347 —
LOS ROMPEDORES DEL ALBA

tido en bábí. Si tal fuera cierto, nos corresponde dejar de despreciar la causa de ese siyyid’. Por su parte, H. usayn Khán recibió la siguiente orden imperial: ‘Le queda terminantemente prohibido a cualquiera de nuestros súbditos pronunciar cualesquiera palabras que supongan menosprecio del rango exaltado de Siyyid Yah.yáy-i-Dárábí. El es persona de noble linaje, hombre de gran saber y de virtud consumada y perfecta. Bajo ninguna circunstancia habría inclinado su oído a ninguna causa a menos que crea que ésta ha de favorecer los mejores intereses de nuestro reino y el bienestar de la fe del islam’.

”Al recibir la orden imperial, H. usayn Khán, incapaz de oponerme resistencia abierta, se esforzó en privado por socavar mi autoridad. Su rostro delataba un odio y enemistad acérrimos. Sin embargo, no pudo, en vista de los marcados favores que me concedía el Sháh, dañar mi persona o desacreditar mi nombre.

”Acto seguido, el Báb me ordenó que viajara a Burújird y que, una vez allí, pusiera al corriente a mi padre* del nuevo Mensaje. Me instó a que demostrase la mayor paciencia y consideración. Por las conversaciones confidenciales que sostuve con él pude deducir que no estaba dispuesto a repudiar la verdad del Mensaje que yo le traía. Sin embargo, prefería que se le dejara en paz para seguir su propio camino”.

Otro dignatario del reino que investigó desapasionadamente el Mensaje del Báb y que llegó a abrazarlo fue Mullá Muh.ammad Alí**, oriundo de Zanján, a quien el Báb nombró

H. ujjat-i-Zanjání. Era hombre de ideas independientes, destaca

observaciones, dirigido a Mírzá Lutf-‘Alí, el Gran Chamberlán, a fin de

.

que este último pudiera entregárselo al difunto rey; entre tanto, él mismo recorría Persia entera, y en cada ciudad y alto del camino convocaba a las gentes desde lo alto de los púlpitos de tal modo que los demás doctos eruditos concluyeron que debía haber perdido el juicio, dando por hecho que se trataba de un caso de hechicería”.

* Se llamaba Siyyid Ja‘far, conocido por Kashfí, ‘el Revelador’, debido a su destreza en la interpretación del Corán y a las visiones que decía haber tenido.

** Se le conocía por el título de H. ujjatu’l-Islám.

do por su originalidad extrema y por su libertad frente a toda atadura tradicional. Había denunciado a la jerarquía entera de los dignatarios eclesiásticos de su país, desde el Abváb-i-Arba‘ih* hasta el más humilde de los mullás contemporáneos suyos. Había dado cumplida cuenta de sus vicios, despreciaba su carácter y deploraba su degeneración. Incluso, antes de su conversión, había exhibido una actitud de desprecio indiferente hacia Shaykh Ah.mad-i-Ah.sá’í y Siyyid Káz.im-i-Rashtí**. Tanto era el horror que sentía ante las fechorías que habían mancillado la historia del islam shí‘i que quienquiera que a ella perteneciera era tenido en su estima por indigno de consideración. No era infrecuente que surgieran enconadas controversias entre él y los sacerdotes de Zanján y que, de no ser por la intervención del Sháh, habrían dado pie a graves disturbios con derramamiento de sangre. Al final fue llamado a comparecer en la capital ante sus rivales, representantes de las cabezas eclesiásticas de Teherán y de otras ciudades, a fin de reivindicar sus puntos de vista. Solo, y sin más valimiento que su persona, logró demostrarse superior a sus adversarios hasta acallar su algarabía. Aunque por dentro disentían y condenaban su conducta, se vieron obligados a reconocer exteriormente su autoridad y a refrendar su opinión.

Apenas llegó a oídos de H. ujjat la llamada de Shíráz, delegó en uno de sus discípulos, Mullá Iskandar, en quien depositaba entera confianza, para que indagara todo el asunto y le diera cuenta de sus investigaciones. Indiferente por completo a la alabanza y censura de sus compatriotas, de cuya integridad sospechaba y cuyo juicio desdeñaba, envió a Shíráz a su delegado con instrucciones explícitas para que realizara una investigación minuciosa e independiente. Mullá Iskandar logró alcanzar la presencia del Báb y sintió de inmediato el poder regenerador de Su influencia. Permaneció cuarenta días en

* Literalmente significa ‘las Cuatro Puertas’, cada una de las cuales alega

ba ser el intermediario entre el imán ausente y sus seguidores.

** Era un akhbárí. Para una descripción sobre los akhbáríes, véase

Gobineau, Les Religions et les Philosophies dans l’Asie Centrale, p. 23 y

siguientes.
LOS ROMPEDORES DEL ALBA

Shíráz, tiempo durante el cual se empapó de los principios de la Fe y trabó conocimiento, hasta donde se le alcanzaba, de la medida de su gloria.

Con la anuencia del Báb, regresó a Zanján. Llegó en el momento en que los mullás más destacados de la ciudad se habían reunido en presencia de H. ujjat. Nada más aparecer, H. ujjat preguntó si había rechazado o bien si creía en la nueva Revelación. Mullá Iskandar entregó los escritos del Báb que traía consigo y afirmó que, fuera cual fuese el veredicto de su maestro, eso mismo juzgaría que era su obligación seguir. “¡Cómo!” clamó enojado H. ujjat, “de no ser por la presencia de tan distinguida compañía, os habría castigado severamente. ¿Cómo osáis reputar los asuntos de fe como si dependieran del rechazo o aprobación de los demás?” Tras recibir de manos del portador el ejemplar del Qayyúmu’l-Asmá’, bastó la lectura de una página de dicho libro para que al punto H. ujjat se postrara en tierra exclamando: “Soy testigo de que estas palabras que acabo de leer proceden de la misma Fuente de donde dimana el Corán. Quienquiera que haya reconocido la verdad de aquel libro sagrado debe dar testimonio del origen divino de estas palabras y someterse a los preceptos inculcados por su Autor. Os tomo, miembros de esta asamblea, por testigos: rindo homenaje al Autor de esta Revelación, pues si declarase que la noche es día, y que el Sol es una sombra, me sometería a Su juicio sin reservas, y reputaría Su veredicto como la voz de la Verdad. Quienquiera que lo niegue, a tal tendré por repudiado de Dios mismo”. Con estas palabras dio por concluida la sesión*.

* “Me encontré con él (Mullá Muh.ammad-‘Alí), afirma Mírzá Jání, en Teherán, en casa de Mah.múd Khán, el kalantar, donde se encontraba recluido debido a su devoción hacia Su Santidad. Dijo: ‘Yo era un mullá, orgulloso y ufano de no rebajarme ante nadie, ni siquiera ante el difunto H. ájí Siyyid Báqir de Rasht, quien era considerado ‘Prueba del islam’ y el más erudito de entre los doctores. Mis doctrinas, por atenerse a la escuela kahbárí, diferían en ciertas cuestiones respecto de las de la masa del clero. Las gentes acudían a mí con sus quejas, y Muh.ammad Sháh me convocó a Teherán. Vine aquí y leí mis libros, y le informé de su contenido. Le rogué que igual

En las páginas precedentes nos hemos referido a la expulsión de Quddús y de Mullá S. ádiq de Shíráz. En ellas hemos procurado, aunque inadecuadamente, describir el castigo que les fue infligido por el tiránico y rapaz H. usayn Khán. Convendría ahora que dijéramos algo a propósito del carácter de las actividades emprendidas por ellos tras ser expulsados de la ciudad. Al cabo de algunos días prosiguieron la marcha juntos, seguido de lo cual se separaron, Quddús en dirección a Kirmán, con intenciones de entrevistarse con H. ájí Mírzá Karím Khán, y Mullá S. ádiq a Yazd, con el objeto de proseguir entre los ‘ulamás de aquella provincia el trabajo que tan cruelmente se habían visto obligados a abandonar en Fárs. Quddús fue recibido a su llegada en el hogar de H. ájí Siyyid Javád-i-Kirmání, a quien había conocido en Karbilá y cuya erudición, destreza y competencia eran universalmente reconocidas por las gentes de Kirmán. En todas las reuniones celebradas en su hogar, invariablemente éste reservaba el puesto de honor a su joven invitado y lo trataba con deferencia y cortesía extremos. Tan marcada preferencia por alguien tan joven y persona aparentemente mediocre, suscitó la envidia de los discípulos de H. ájí Mírzá Karím Khán, quienes, describiendo con términos vívidos y exagerados los honores prodigados sobre Quddús, querían excitar la hostilidad latente en su jefe. “Contemplad”, le susurraron al oído, “aquel quien es el Bienamado, el compañero íntimo y de confianza del Siyyid-i-Báb, es ahora el invitado de honor de quien, como es sabido, es

mente convocase al siyyid (es decir, Siyyid Báqir de Rasht), de modo que pudiéramos celebrar una disputa. Al principio ésa fue su intención, pero luego, tras considerar los alborotos que podían derivarse, suspendió las proyectadas discusiones. En breve, no obstante toda esta autosuficiencia, tan pronto como me llegó la noticia de la Manifestación de Su Santidad, y leí una pequeña página de los versículos de aquel Punto del Furqán, me volví casi enajenado, e involuntariamente, y no obstante con pleno conocimiento, confesé la verdad de Su pretensión, y me volví devoto esclavo Suyo; pues en Él contemplé el más noble de los milagros del Profeta y, de haberlo rechazado, habría rechazado la verdad de la religión islámica’” (Historia de

H. ájí Mírzá Jání, Apéndice 2 de Táríkh-i-Jadíd, pp. 349-350).

LOS ROMPEDORES DEL ALBA

el habitante más poderoso de Kirmán. Si se le permite vivir en estrecha compañía con H. ájí Siyyid Javád, sin duda inyectará su ponzoña en el alma de éste y lo maleará hasta trocarlo en el instrumento con que ha de quebrar vuestra autoridad y extinguir vuestra fama”. Alarmado por estos malignos rumores, el cobarde H. ájí Mírzá Karím Khán apeló al gobernador y lo indujo a que se presentara ante H. ájí Siyyid Javád para exigirle que pusiera fin a su peligrosa compañía. Las representaciones del gobernador provocaron la ira del intemperante H. ájí Siyyid Javád. “¡Cuán a menudo –protestó violentamente– os he advertido que hagáis caso omiso de este tramador de mal! Mi paciencia le ha envalentonado. Quede advertido, y que no sobrepase los límites. ¿Acaso desea usurpar mi puesto? ¿No es él quien recibe en su hogar a miles de personas abyectas e innobles y las abruma con halagos serviles? ¿No ha sido él quien, una y otra vez, se ha esforzado por exaltar a los impíos y silenciar a los inocentes? ¿No ha sido él quien, año tras año, al reforzar la mano del malhechor, ha querido congraciarse con él y gratificar sus deseos carnales? ¿No continúa él pronunciando sus blasfemias contra todo lo que es puro y santo en el islam? Mi silencio parece haber contribuido a su insolencia y temeridad. Se permite la libertad de cometer los hechos más viles, y se niega a permitir que yo reciba y honre en mi propia casa a un hombre de tal integridad, erudición y nobleza. Si no desiste del intento, quede avisado de que, a instancias mías, los peores elementos de la ciudad acabarán por expulsarlo de Kirmán”. Desconcertado por tan vehemente denuncia, el gobernador se disculpó por sus actos. Al retirarse, aseguró a H. ájí Siyyid Javád que no debía albergar temor, y que él mismo procuraría advertir a H. ájí Mírzá Karím Khán de la locura de su comportamiento hasta inducirle al arrepentimiento.

El mensaje del siyyid zahirió a H. ájí Mírzá Karím Khán. Estremecido por un sentimiento de intenso resquemor que no podía reprimir y al que no podía dar rienda suelta, abandonó toda esperanza de asumir la jefatura indiscutible entre la gente de Kirmán. Aquel abierto desafío sepultó sus acariciadas ambiciones.

En el retiro de su hogar, H. ájí Siyyid Javád escuchó cómo Quddús contaba todos los detalles de sus actividades desde el día en que partió de Karbilá hasta su llegada a Kirmán. Las circunstancias de su conversión y peregrinación ulterior con el Báb agitaron la imaginación e inflamaron la llama de la fe en el corazón de su anfitrión, quien, no obstante, prefirió ocultar su fe en la esperanza de salvaguardar con mayor eficacia los intereses de la comunidad recién establecida. “Vuestra noble resolución”, le aseguró amorosamente Quddús, “será considerada en sí misma un notable servicio a la Causa de Dios. El Todopoderoso reforzará vuestros esfuerzos y establecerá para siempre vuestra ascendencia sobre vuestros oponentes”.

El incidente me fue relatado por cierto Mírzá ‘Abdu’lláh-i-Ghawghá, quien, hallándose en Kirmán, lo había oído de labios de H. ájí Siyyid Javád en persona. La sinceridad de las intenciones declaradas por el siyyid se vio plenamente vindicada por el

Vistas de la casa del padre de Quddús en Bárfurúsh.

LOS ROMPEDORES DEL ALBA

modo magnífico en que, como consecuencia de sus empeños, logró resistir las acometidas del insidioso H. ájí Mírzá Karím Khán, quien, de haber quedado a sus anchas, habría causado incalculable daño a la Fe.

Desde Kirmán, Quddús decidió partir hacia Yazd, y desde allí hacia Ardikán, Náyin, Ardistán, Is.fáhán, Káshán, Qum y Teherán. En cada una de estas ciudades, a pesar de los obstáculos que se interponían en su camino, consiguió que sus oyentes comprendiesen los principios que, con tanto denuedo, se había alzado a defender. He oído de Áqáy-i-Kalím, el hermano de Bahá’u’lláh, la siguiente descripción del encuentro que tuvo con Quddús en Teherán: “El encanto de su persona, su afabilidad extrema, unida a la dignidad de su porte, atraían incluso al observador más indiferente. Quienquiera que tuviese estrecho trato con él caía preso de una insaciable admiración por el encanto de este joven. Cierto día lo vimos ocupado en realizar sus abluciones y nos quedamos atónitos por el donaire que le distinguía del resto de los adoradores al cumplir tan consabido rito. A nuestros ojos parecía ser la mismísima encarnación de la pureza y de la gracia”.

En Teherán, Quddús fue admitido en presencia de Bahá’u’lláh, tras lo cual marchó hacia Mázindarán, donde ya en su aldea natal de Bárfurúsh, en el hogar paterno, vivió cerca de dos años, tiempo en el que se vio rodeado de la amorosa devoción de su familia y parientes. Al quedar viudo, su padre contrajo matrimonio con una señora que trataba a Quddús con una bondad y cuidado superior al de cualquier madre. Ansiaba ella presenciar la boda de éste, y solía expresar su temor de ir a la tumba sin que se cumpliera “la mayor alegría de su corazón”. “El día de mi boda”, observó Quddús, “no ha llegado todavía. Ese día será indeciblemente glorioso. No ocurrirá en los confines de esta casa, sino al aire libre, bajo la bóveda del cielo, en medio del Sabzih-Maydán, ante la mirada de las multitudes; y allí celebraré mis esponsales y presenciaré la consumación de mis esperanzas”. Tres años después, cuando aquella señora supo de las circunstancias que rodearon al martirio de Quddús en el Sabzih-Maydán, recordó sus proféticas, palabras y comprendió su significado*. Quddús permaneció en Bárfurúsh hasta la hora en que se le unió Mullá H. usayn, de vuelta del encuentro que había sostenido con el Báb en el castillo de Máh-Kú. Desde Bárfurúsh, ambos emprendieron camino hacia Khurásán, en lo que fue una travesía memorable por sus gestas, tan heroicas que carecen de todo parangón tentre sus compatriotas.

En cuanto a Mullá S. ádiq, tan pronto como llegó a Yazd, qui-so saber por un amigo de confianza, oriundo de Khurásán, las últimas nuevas sobre los acontecimientos relacionados con el progreso de la Causa en dicha provincia. Ardía en deseos por tener noticias, sobre todo, de las últimas actividades de Mírzá Ah.mad-i-Azghandí, y expresó sorpresa ante la aparente inactividad de quien, ya en una época en la que el misterio de la Fe había permanecido sin ser divulgado, había desplegado un celo tan obvio en preparar al pueblo para la aceptación de la esperada Manifestación.

“Mírzá Ah.mad”, se le informó, “se encerró en su hogar por una larga temporada, y allí concentró sus energías en elaborar una compilación voluminosa y erudita de las tradiciones y profecías islámicas relativas al tiempo y carácter de la prometida Dispensación. Recogió más de doce mil tradiciones del más explícito carácter, y cuya autenticidad merecían universal reconocimiento. Se propuso asimismo dar todos los pasos precisos para la copia y divulgación del libro. Animó a sus condiscípulos a que citaran públicamente su contenido en todas las congregaciones y reuniones, con la esperanza de que así se removerían cuantos obstáculos pudieran entorpecer el progreso de la Causa que atesoraba en su corazón.

”Cuando llegó a Yazd, fue recibido cálidamente por su tío materno, Siyyid H. usayn-i-Azghandí, el mujtahid más destacado de la ciudad, quien pocos días antes de la llegada de su sobrino

* Una afirmación similar aparece mencionada en el Kashfu’l-Ghit.á (p. 227). Tal declaración –afirma el autor– le fue transmitida por varios residentes de la provincia de Mázindarán.

LOS ROMPEDORES DEL ALBA

le había enviado una petición escrita para que se apresurase a Yazd a liberarle de las maquinaciones de H. ájí Mírzá Karím Khán, a quien consideraba un enemigo peligroso, si bien encubierto, del islam. El mujtahid instó a Mírzá Ah.mad a que combatiera por todos los medios a su alcance la influencia perniciosa de H. ájí Mírzá Karím Khán, y le expresó su deseo de que estableciera residencia permanente en la ciudad, para que, mediante exhortaciones y llamadas incesantes, lograse alertar las conciencias de las gentes con relación al verdadero propósito e intenciones que albergaba tan pérfido enemigo.

”Mírzá Ah.mad, ocultando al tío su intención original de partir hacia Shíráz, decidió prolongar su estancia en Yazd. Le mostró el libro que había compilado y compartió su contenido con los ‘ulamás que desde todos los rincones de la ciudad se agolpaban para visitarle. Todos se vieron gratamente impresionados por la elaboración, la erudición y el celo evidenciados por el compilador de aquella celebrada obra.

”Entre aquellos que acudieron a visitar a Mírzá Ah.mad hallábase un tal Mírzá Taqí, hombre malvado, ambicioso y al tivo, quien acababa de regresar de Najaf, donde había concluido sus estudios tras ser elevado al rango de mujtahid. En el cur-so de sus conversaciones con Mírzá Ah.mad, expresó éste su deseo de leer el libro en cuestión y de que se le permitiese tenerlo durante unos días a fin de habituarse mejor a su contenido. Siyyid H. usayn y el sobrino de éste accedieron a su petición. Mírzá Taqí, aunque obligado a devolver el libro, no llegó a cumplir su promesa. Mírzá Ah.mad, quien ya sospechaba de la sinceridad de Mírzá Taqí, instó a su tío a que le recordase su voto al recipiendario. ‘Decid a vuestro maestro’, fue la insolente respuesta dada al recadero que solicitó la devolución del libro, ‘que después de haberme convencido del carácter malicioso de la compilación, he decidido destruirla. Ayer noche la arrojé al estanque, borrando de esta manera sus páginas’.

”Sacudido por una profunda y resuelta indignación ante tal engaño e impertinencia, Siyyid H. usayn decidió cobrarse su venganza. Sin embargo, Mírzá Ah.mad consiguió con sus sabios consejos aplacar la ira de su enfurecido tío y disuadirle de ejecutar las medidas que se proponía adoptar. ‘Ese castigo que os proponéis’, le hizo ver, ‘soliviantará los ánimos del pueblo y provocará sedición y tropelías. Estorbará gravemente los esfuerzos que deseáis que yo ejerza a fin de extinguir la influencia de H. ájí Mírzá Karím Khán. Sin duda, se valdrá él de la ocasión para denunciaros como bábí, y me hará responsable de haberos convertido. Por este medio socavará vuestra autoridad y se hará acreedor a la estima y gratitud de las gentes. Dejadlo en manos de Dios’”.

Mullá S.ádiq se sintió muy complacido al enterarse por el relato de este incidente de que Mírzá Ah.mad residía en Yazd y que no había obstáculo que estorbara su encuentro con él. Al punto se presentó en la mezquita en la que Siyyid H. usayn dirigía la oración de los fieles y en la que Mírzá Ah.mad pronunciaba el sermón.

Tomando asiento en la primera fila de los fieles, se sumó a la plegaria, tras lo cual se dirigió directamente a Siyyid H. usayn para abrazarle en público. Sin que se le invitara a ello, de inmediato ascendió al púlpito y se dispuso a dirigirse a los fieles. Siyyid H. usayn, aunque aturdido al principio, prefirió no poner objeciones, con curiosidad por descubrir el motivo y comprobar el grado de saber de aquel repentino intruso. Hizo señas a su sobrino de que se abstuviera de oponerse.

Mullá S.ádiq comenzó su discurso con una de las homilías más conocidas y más exquisitamente escritas del Báb. Después se dirigió a la congregación con estas palabras: “Dad gracias a Dios, oh pueblo del saber, pues he aquí que la Puerta del Conocimiento Divino, que creíais que estaba cerrada, se halla ahora abierta. El Río de la vida eterna ha manado desde la ciudad de Shíráz y confiere ahora incontables bendiciones sobre las gentes de esta tierra. Quienquiera que ha sorbido una gota de este Océano de la gracia celestial, no importa cuán humilde o iletrado, ha hallado en su persona el poder de descubrir los misterios más hondos, y se ha sentido capaz de exponer los temas más abstrusos de la antigua sabiduría. Quienquiera que, aun

LOS ROMPEDORES DEL ALBA

siendo el más erudito expositor de la fe del islam, ha preferido fiarse de su propia competencia y poder, desdeñando el Mensaje de Dios, se ha condenado a sí mismo a una perdición y degradación irremediables”.

La congregación entera se sintió sacudida por una oleada de indignación y estupor cuando las palabras de Mullá S.ádiq tronaron con tan histórico anuncio. La mezquita resonó con los gritos de “¡Blasfemia!”, que una congregación enfurecida lanzaba horrorizada contra el orador. “Bajad del púlpito”, fue la voz de Siyyid H. usayn que pudo oírse en medio del clamor y tumulto de las gentes, mientras le hacía señal de guardar silencio y retirarse. Al poner pie en el suelo de la mezquita, toda la concurrencia de fieles se abalanzó a golpearle. Siyyid H. usayn intervino presto, dispersó con vigor a la multitud y, tomando de la mano a Mullá S.ádiq, lo atrajó por la fuerza a su lado. “Apartad las ma-nos”, apeló al gentío, “dejadle a mi cargo. Lo llevaré a mi casa y allí investigaré el asunto con detenimiento. Quizá un ataque de locura le haya impulsado a pronunciar semejantes palabras. Yo mismo le interrogaré. Si descubro que sus palabras son premeditadas y que él mismo profesa firmemente lo declarado, seré yo quien, con mis propias manos, le administre el castigo que dictan los cánones del islam”.

Con estas solemnes garantías, Mullá S.ádiq logró zafarse de los salvajes ataques de sus asaltantes. Despojado de su ‘abá *y turbante, privado de sus sandalias y cayado, maltrecho y convulso por las heridas sufridas, fue confiado al cuidado de los criados de Siyyid H. usayn, quienes, abriéndose paso entre la multitud, pudieron por fin trasladarlo hasta el hogar de su amo.

Por aquellos mismos días, Mullá Yúsuf-i-Ardibílí se vio sometido igualmente a una persecución más fiera y decidida que el asalto que el pueblo de Yazd lanzara contra Mullá S.ádiq. De no haber sido por la intervención de Mírzá Ah.mad y la ayuda de su tío, habría atraído la ira de un enemigo despiadado.

* Véase Glosario.

Cuando Mullá S.ádiq y Mullá Yúsuf-i-Ardibílí llegaron a Kirmán, se vieron sometidos de nuevo a parejas indignidades y aflicciones a manos de H. ájí Mírzá Karím Khán y sus acólitos*. Los persistentes esfuerzos de H. ájí Siyyid Javád consiguieron liberarlos de las garras de sus perseguidores y franquearles el paso hasta Khurásán.

Aunque acosados y hostigados por sus enemigos, los discípulos inmediatos del Báb, junto con sus compañeros de otras partes de Persia, impertérritos ante tamaños actos criminales, continuaron entregándose a su empresa. Sin desfallecer en su propósito e inamovibles en sus convicciones, no dieron cuartel a las fuerzas oscuras que les asaltaban a cada paso en su camino. Merced a la devoción inquebrantable de su impar fortaleza, fueron capaces de demostrar a muchos de sus compatriotas la influencia ennoblecedora de la Fe que se habían alzado a blasonar.

* “Hubo entonces una lucha enconada entre Muqaddas y Karím Khán, quien, como se sabe, había asumido el rango de jefe de la secta shaykhí a la muerte de Kaz.im. La discusión, celebrada en presencia de una nutrida audiencia, comenzó con un Karím que conminaba a su adversario a pro-bar la verdad de la misión del Báb. ‘Si lo hacéis’, afirmó, ‘me convierto, y conmigo mis discípulos; mas si fracasais, haré pregonar por los bazares: mirad a este embustero a los pies de la santa ley del islam’. ‘Sé quién sois, Karím’, le respondió Muqaddas. ‘No os acordáis de vuestro maestro Siyyid-Kaz.ím y de lo que dijo: ¡En modo alguno deseais que yo permanezca y que después de mí venga la verdad absoluta. He aquí que hoy, empujado por el afán de gloria y riquezas, os mentís a vos mismo’. Al comenzar de esta manera, la discusión por fuerza había de ser breve. En efecto, los discípulos de Karím extrajeron sus dagas y se abalanzaron sobre quien así afrentaba a su jefe. Felizmente se interpuso el gobernador de la ciudad, quien hizo arrestar a Muqaddas para que se le condujese a palacio. Allí lo retuvo durante un tiempo y una vez que amainaron las pasiones, lo envió de noche, haciéndolo acompañar durante algunas etapas por diez caballeros” (A.L.M. Nicolas, Siyyid ‘Alí-Muh.ammad dit le Báb, pp. 228-229).

LOS ROMPEDORES DEL ALBA

Mientras todavía se hallaba Vah.íd* en Shíráz, llegó a la ciudad H. ájí Siyyid Javád-i-Karbilá’í **, quien fue presentado por

H. ájí Mírzá Siyyid ‘Alí ante el Báb. En una Tabla que el Báb dirigió a Vah.íd y a H. ájí Siyyid Javád, el Báb ensalzó la firmeza de su Fe e hizo hincapié en el carácter inalterable de su devoción. Este último había tenido un encuentro con el Báb antes de la declaración de Su Misión, siendo desde entonces un ferviente admirador de aquellos extraordinarios rasgos de carácter que le habían distinguido desde Su infancia. Tiempo después, se vio con Bahá’u’lláh en Bagdad y recibió muestras de Su especial favor. Cuando, a los pocos años, Bahá’u’lláh fue exiliado a Adrianópolis, a pesar de lo avanzado de su edad, regresó a Persia, permaneció un tiempo en la provincia de Iráq, y desde allí marchó a Khurásán. Su natural amable, su paciencia extrema y su sincera sencillez le valieron la apelación de Siyyid-i-Núr †.

Cierto día en que H. ají Siyyid Javád cruzaba una de las calles de Teherán, vio de improviso cómo el Sháh paseaba a caballo. Sin inmutarse por la presencia del soberano, se dirigió tranquilamente hacia él para saludarle. Su venerable figura y digno porte complacieron al Sháh inmensamente. Respondió a su saludo y le invitó a que acudiera a verle. Tal fue la recepción con que se le agasajó que los cortesanos sintieron envidia. “¿No advierte

* Título otorgado por el Báb a Siyyid Yah.yáy-i-Dárábí.

** Las notorias circunstancias que rodearon la conversión de H. ájí Siyyid

Javád-i-Karbilá’í se mencionan detalladamente en el Kashfu’l-Guit.á (pp.

70-77), y al hecho se refiere significativamente una Tabla revelada por

Bahá’u’lláh (p. 63), en la que recalca plenamente la importancia del

Kitáb-i-Aqdas, y la necesidad de ejercer la mayor precaución y modera

ción en la aplicación de sus preceptos. El texto de la Tabla se encuentra

en las páginas 64-70 del mismo libro. Lo que sigue es un pasaje del

Dalá’il-i-Sab‘ih referido a la conversión de Hájí Siyyid Javád: “Áqá Siyyid

Javád-i-Karbilá‘í ha dicho que antes de la manifestación, un indio le

había escrito el nombre de quien habría de manifestarse” (Le livre des

Sept Preuves, traducción de A.L.M. Nicolas, p. 59).

† Literalmente significa ‘siyyid radiante’.
— 360 —
Siyyid Javád-i-Karbilá’í.

vuestra Majestad Imperial”, protestaron, “que este Siyyid Javád es nada menos que el hombre que, incluso antes de la declaración de Siyyid-i-Báb, se había proclamado bábí y jurado lealtad inquebrantable hacia su persona?” El Sháh, percatándose de la malicia que animaba tales acusaciones, se sintió sobremanera molesto y los recriminó por su temeridad y bajeza. “¡Qué extraño!”, se cuenta que exclamó, “quienquiera que se distingue por su rectitud de conducta y por la cortesía de sus modales, es denunciado por mis gentes como bábí y lo juzgan reo de mi condena!”

H. ájí Siyyid Javád pasó los últimos días de su vida en Kirmán, donde continuó siendo hasta su última hora un aguerrido valedor de la Fe. Nunca vaciló en sus convicciones ni cejó en sus infatigables esfuerzos por difundir la Causa.

LOS ROMPEDORES DEL ALBA

Shaykh Sult.án-i-Karbilá’í, cuyos antepasados figuran entre los más destacados ‘ulamás de Karbilá, y quien había sido un firme apoyo y compañero íntimo de Siyyid Káz.im, contábase asimismo entre quienes, en aquellos días, pudieron verse con el Báb en Shíráz. Fue él quien, tiempo después, marchó a Sulaymáníyyih en busca de Bahá’u’lláh, y cuya hija habría de contraer matrimonio con Áqáy-i-Kalím. Cuando llegó a Shíráz, le acompañaba Shaykh H. asan-i-Zunúzí, de quien ya hemos tenido ocasión de hablar en las páginas anteriores del presente relato. A él le encomendó el Báb la tarea de transcribir, en colaboración con Mullá ‘Abdu’l-Karím, las Tablas que había revelado últimamente. Shaykh Sult.án, quien, cuando el Báb llegó, se hallaba demasiado enfermo para tener un encuentro con él, recibió cierta noche, estando postrado en cama, un mensaje de su Bienamado por el que se le notificaba que dos horas después de la puesta de sol Él mismo habría de visitarle. Aquella noche, el criado etíope que solía portar la linterna al paso de su Amo, recibió instrucciones de caminar por delante a una distancia que distrajese la atención de la gente, y de apagar la lámpara tan pronto como llegase a su destino.

He oído de Shaykh Sult.án en persona describir aquella visita nocturna: “El Báb, Quien me había indicado que apagase la luz de la habitación cuando llegara, Se presentó directamente ante mi lecho. En medio de la oscuridad que nos rodeaba, me aferraba yo a la orla de Su manto y Le imploraba: ‘Cumplid mi deseo, oh Bienamado de mi corazón, y permitidme que me sacrifique por Vos; pues nadie excepto Vos es capaz de conferirme este favor’. ‘¡Oh Shaykh!’, repuso el Báb, ‘Yo también suspiro por inmolarme en el altar del sacrificio. Nos cumple a ambos aferrarnos al manto del Bienamado y solicitar de Él la alegría y la gloria del martirio en Su camino. Tened por cierto que rogaré al Todopoderoso en vuestro favor para que os permita lograr Su presencia. Recordadnos en ese Día, un Día cuyo igual el mundo jamás ha presenciado antes.’ Llegada la hora de la despedida, el Báb colocó en mi mano un regalo que me pidió que empleara en mi persona. Quise rechazarlo, pero Él me rogó que lo aceptara. Finalmente, accedí a Su deseo; tras lo cual Se incorporó para salir.

”La alusión con que aquella noche el Báb Se refirió a Su Bienamado despertó mi maravilla y curiosidad. En los años que siguieron, creí a menudo que la persona a la que el Báb se refería no era otra que T. áhirih. Incluso imaginé que podía serlo Siyyid-i-‘Uluvv. Me sentía grandemente perplejo, no sabía cómo desentrañar su misterio. Cuando llegué a Karbilá y logré la presencia de Bahá’u’lláh, quedé convencido del todo de que sólo Él podría concitar el afecto del Báb, que Él y sólo Él, podía ser dig-no de tal adoración”.

El segundo Naw-Rúz tras la declaración de la Misión del Báb, acaecido el 21 del mes de Rabí‘u’l-Avval del año 1262*, vio al Báb todavía en Shíráz, mientras disfrutaba, bajo circunstancias de tranquilidad y sosiego relativos, de las bendiciones del contacto tranquilo con Su familia y parientes. Con discreción y sin ceremonias celebró en Su propio hogar la fiesta de Naw-Rúz y, de acuerdo con Su costumbre invariable, confirió generosamente sobre Su madre y Su esposa las muestras de Su afecto y favor. Con la sabiduría de Sus consejos y la ternura de Su amor, infundió ánimos en sus corazones y disipó sus aprensiones. A ellas les legó todas las posesiones y transfirió a su nombre los títulos de propiedad. En documento escrito y firmado de Su puño y letra, dispuso que el hogar y mobiliario, así como el resto de los bienes, fuesen considerados propiedad exclusiva de Su madre y Su esposa; y que, a la muerte de aquélla, la parte de propiedad correspondiente revirtiera en Su esposa.

La madre del Báb no comprendía al principio el significado de la Misión que proclamara su Hijo. Durante cierto tiempo permaneció desconocedora de la magnitud de las fuerzas latentes en Su Revelación. Mas, conforme llegaba al ocaso de su vida, pudo percibir la calidad inestimable de aquel Tesoro que ella había concebido y dado al mundo. Fue Bahá’u’lláh Quien a la

* 1846 d.C.
LOS ROMPEDORES DEL ALBA

postre la facultó para que descubriera el valor de aquel Tesoro oculto que durante tantos años había permanecido velado a sus ojos. Vivía ella en Iráq, pasando los últimos días de su vida, cuando Bahá’u’lláh dio instrucciones a dos de Sus devotos seguidores, H. ájí Siyyid Javád-i-Karbilá’í y la esposa de H. ájí ‘Abdu’l-Majíd-i-Shírází, quienes habían tenido estrecho trato con ella, a fin de que la iniciasen en los principios de la Fe. Pudo así reconocer la verdad de la Causa y vivir hasta las postrimerías del siglo XIII *, cuando dejó esta vida, plenamente consciente de los generosos dones que el Todopoderoso había escogido conferirle.

A diferencia de la madre, la esposa del Báb percibió desde los albores de la Revelación la gloria y singularidad de Su Misión. Desde aquel mismísimo comienzo sintió la intensidad de su empuje. Entre las mujeres de su generación, nadie excepto

T. áhirih la superó en cuanto al carácter espontáneo de su devoción, ni sobrepujó el fervor de su fe. A ella le confío el Báb el secreto de Sus sufrimientos futuros y ante sus ojos desplegó el significado de los acontecimientos que habrían de suceder en Su Día. Le indicó que no divulgara el secreto a Su madre y le aconsejó que fuera paciente y resignada a la voluntad de Dios. Le confío una oración especial, revelada y escrita por Él mismo, cuya lectura –le aseguró– allanaría las dificultades y aligeraría el fardo de sus temores. “En la hora de vuestra perplejidad”, le indicó, “recitad esta oración al acostaros. Yo mismo apareceré ante vos y disiparé vuestra ansiedad”. Fiel a este consejo, cada vez que se dirigía a Él en oración, la luz de Su guía indefectible iluminaba el camino y resolvía sus problemas**.

* El siglo XIII de la hégira terminó en octubre 1882.

** “La viuda del Báb vivió hasta el año 1300 a.h., hace tan sólo seis años. Era hermana de mi abuelo materno. Los detalles mencionados arriba

proceden de una anciana de la misma familia, por lo que existen todos los motivos para juzgarlos fiables” (Journal of the Royal Asiatic Society, 1889, p. 993).

Interior de la casa de H. ájí Mírzá ‘Alí en Shíráz (tío materno del Báb).

Una vez que el Báb hubo dispuesto los asuntos de la casa y después de haber realizado las previsiones necesarias para el futuro sostén de la madre y esposa, se mudó de residencia, trasladándose al hogar de H. ájí Mírzá Siyyid ‘Alí. Allí aguardó la llegada de la hora de los sufrimientos. Sabía que las aflicciones que Le estaban reservadas ya no podían demorarse, que pronto quedaría sumido en un remolino de adversidades que lo llevarían presto al campo del martirio, meta cimera de Su vida. Ordenó a los discípulos que se habían presentado en Shíráz, entre

LOS ROMPEDORES DEL ALBA

ellos Mullá ‘Abdu’l-Karím y Shaykh H. asan-i-Zunúzí, que se dirigieran a Is.fáhán, donde aguardarían instrucciones ulteriores. Siyyid H. usayn-i-Yazdí, una de las Letras del Viviente, que acababa de llegar a Shíráz, recibió instrucciones similares de emprender camino hacia Is.fáhán, para engrosar la compañía de los condiscípulos de aquella ciudad.

Entretanto, H. usayn Khán, el gobernador de Fárs, no ahorraba esfuerzo alguno por procurarle al Báb nuevas humillaciones y por degradarlo aún más a los ojos del público. La bra-sa de su hostilidad acabó trocándose en fuego vivo cuando supo que el Báb proseguía sin trabas el curso de Sus actividades, que podía relacionarse con algunos de Sus compañeros, que continuaba disfrutando de los beneficios de un trato irrestringido con familiares y parientes*. Gracias a sus agentes secretos, recabó información precisa con relación al carácter e influencia del Movimiento que el Báb había iniciado. Había observado en secreto Sus desplazamientos, había comprobado el grado de entusiasmo que suscitaba, y había pasado revista a los motivos, conducta y número de quienes habían abrazado Su Causa.

Cierta noche se personó ante H. usayn Khán el jefe de sus emisarios, para informar de que la masa de quienes se agolpaban por ver al Báb había asumido tales proporciones que se hacía necesaria una actuación inmediata por parte de quienes debían velar por la seguridad de la ciudad. “La multitud ansiosa que se reúne cada noche para visitar al Báb”, observó, “desborda en número a las gentes que se agolpan cada día a las puertas de la sede de vuestro Gobierno. Entre ellos puede verse

* “Pese a los problemas, las discusiones apasionadas y el escándalo continuaban en Shíráz; tanto es así que, importunado por todo este trajín, y abrumado por las consecuencias que podía tener, H. ájí Mírzá Áqásí dio orden a H. usayn Khán Niz.ámu’d-Dawlih, de acabar con el Reformador y de que lo hiciera en secreto” (A.L.M. Nicolas, Siyyid ‘Alí-Muh.ammad dit le Báb, p. 235).

a hombres celebrados por su exaltado rango y gran saber*. Tal es el tacto y la pródiga generosidad que despliega el tío mater-no del Báb en su proceder hacia los funcionarios de vuestro Gobierno que ninguno de entre vuestros subordinados se siente inclinado a familiarizaros con la realidad de la situación. Si me lo permitierais, con ayuda de algunos de vuestros criados, sorprenderé al Báb a medianoche y entregaré en vuestras manos, esposados, a algunos de sus colaboradores, quienes os apercibirán de sus actividades y confirmarán la verdad de lo declarado por mí”. H. usayn Khán se negó a plegarse a su deseo. “Puedo apreciar mejor que vos”, fue su respuesta, “lo que re

* “Irritados en extremo, descontentos e inquietos, los mullás de Fárs, no pudiendo por otra parte prever adónde iría a parar un Movimiento que se pronunciaba tan fuertemente contra ellos, no eran los únicos en sentir zozobra. Las autoridades de la ciudad y de la provincia comprendían demasiado bien que las gentes que les habían sido confiadas y que jamás habían estado del todo sometidas, esta vez no habrían de estarlo en absoluto. Los hombres de Shíráz, ligeros, burlones, turbulentos, belicosos, siempre prestos a la revuelta, insolentes hasta el límite, en modo alguno afectos a la dinastía Qájár, jamás habían sido fáciles de domeñar. Días aciagos no les faltaron a sus administradores. ¿Cuál habría sido la situación de estos administradores, si el jefe real de la ciudad y del país, el árbitro de las ideas de todo el mundo, el ídolo de cada cual, diera en ser un joven varón que no se sometía a nada, que no era afecto ni partidario de nadie, que hacía un pedestal de su independencia y que se procuraba un gran partido cada día con sus ataques impunes y públicos contra todo lo que hasta entonces se había considerado respetable y poderoso en la ciudad? En verdad, las gentes del Rey, la política, la administración propiamente dicha todavía no habían sido objeto de ninguno de los violentos apóstrofes del innovador; empero, viéndosele tan rígido en sus costumbres, tan inexorable ante el fraude de espíritu y la rapiña de los miembros del clero, era más que dudoso que pudiera aprobar en el fondo idéntica rapacidad o parejo fraude como el que cundía entre los funcionarios públicos, por lo que bien podría creerse que en el día en que sus observaciones recayeran sobre ellos, no dejaría de hacer notar y vituperar lo que no había forma de ocultar” (Conde de Gobineau, Les Religions et les Philosophies dans l’Asie Centrale, pp. 122-123).

LOS ROMPEDORES DEL ALBA
Casa de Mírzá Siyyid ‘Alí (tío materno del Báb).

quieren los intereses de Estado. Observad desde cierta distancia. Yo sabré cómo tratarle”.

En ese mismo momento, el gobernador citó a ‘Abdu’l-H. amíd Khán, jefe de la comandancia de la ciudad. “Dirigios ya”, le ordenó, “a la casa de H. ájí Mírzá Siyyid ‘Alí. Con sigilo y sin que se os vea, trepad el muro, encaramaos a la azotea para desde allí entrar de improviso en la casa. Arrestad a Siyyid-i-Báb de inmediato y conducidlo a este lugar junto con cuantos visitantes le hagan compañía. Incautaos de cuantos libros y documentos halléis en la casa. En cuanto a H. ájí Mírzá Siyyid ‘Alí, es mi intención imponer, al día siguiente, el castigo correspondiente por no haber satisfecho su promesa. Juro por la diadema imperial de Muh.ammad Sháh que esa misma noche haré que se ejecute a Siyyid-i-Báb con sus desgraciados compañeros. Su muerte ignominiosa extinguirá el fuego que han prendido y pondrá a cualquier posible seguidor de ese credo sobre aviso de los peligros que aguardan a quien ose perturbar la paz de este reino. Mediante este acto habré de extirpar yo una herejía cuya prolongación constituiría la más grave amenaza para los intereses del Estado”.

‘Abdu’l-H. amíd Khán se retiró, presto a cumplir el encargo. En compañía de algunos ayudantes, irrumpió en la casa de H. ájí Mírzá Siyyid ‘Alí * y encontró al Báb acompañado por su tío materno y cierto Siyyid Káz.im-i-Zanjání, quien más tarde fuera martirizado en Mázindarán, y cuyo hermano, Siyyid Murtad.á, fue uno de los Siete Mártires de Teherán. Los arrestó de inmediato, se incautó de cuantos documentos pudo encontrar, ordenó que H. ájí Mírzá Siyyid ‘Alí permaneciese en la casa, y trasladó el resto a la sede del Gobierno. Pudo oírse al Báb, impávido y dueño de Sí, que repetía este versículo del Corán: “Aquello con lo que se les amenaza sucederá por la mañana. ¿No está próxima la mañana?”

Tan pronto como el jefe de la comandancia llegó a la plaza del mercado, descubrió, para su sorpresa, que las gentes de la ciudad huían por doquier presas de la consternación, como si les hubiera afligido una calamidad espantosa. Quedó él horrorizado cuando presenció una larga comitiva de ataúdes apresuradamente transportados por las calles, cada uno de ellos seguidos por un séquito de hombres y mujeres que proferían alaridos de agonía y dolor. Lo repentino del tumulto, los lamentos, los rostros conmovidos, las preces de la muchedumbre lo sumieron en aturdida congoja. Quiso saber la razón. “Esta misma noche”, se le dijo, “se ha declarado una plaga** de excepcional virulencia, cuyo poder arrollador nos sacude. Desde la medianoche se ha

* 23 de septiembre de 1845 d.C. Véase Taríkh-i-Jadíd, p. 204. ** Un brote de cólera.

LOS ROMPEDORES DEL ALBA

cobrado la vida de más de cien personas. La alarma y desesperación cunden en todos los hogares. Las gentes abandonan sus casas y, en su desgracia, invocan la ayuda del Todopoderoso”*.

‘Abdu’l-H. amíd Khán, aterrorizado por tan ominosas nuevas, corrió a la casa de H. usayn Khán. Un anciano que custodiaba aquella morada y que actuaba de portero le informó de que se hallaba desierta, pues la furia de la peste había devastado el hogar abatiéndose sobre los miembros de la casa. “Dos de las criadas etíopes”, dijo, “y un criado han caído víctimas del azote, y varios miembros de su propia familia se encuentran ahora grave-mente enfermos. En medio de la desesperación, mi amo ha abandonado el hogar, sin dar sepultura a los muertos, dándose a la fuga con el resto de la familia en dirección al Bágh-i-Takht”**.

‘Abdu’l-H. amíd Khán decidió trasladar al Báb a su propio hogar para mantenerlo en custodia a la espera de instrucciones del gobernador. Conforme se acercaba al hogar, quedó estupefacto por el son de lamentos plañideros que lanzaban los miembros de la casa. Su hijo había sido atacado por la plaga y andábale rondando la muerte. En su desesperación, el padre se arrojó a los pies del Báb y, con lágrimas, Le imploró que le salvara la vida al hijo. Le pidió que le perdonase las faltas y transgresiones pasadas. “Os suplico”, le rogó al Báb mientras se aferraba a la orla de Su manto, “por Aquel que os ha elevado a esta exaltada posición, que intercedáis en mi favor ofreciendo una oración por el restablecimiento de mi hijo. No permitáis que él, en la flor de la juventud, me sea arrebatado. No le castiguéis por la culpa que su padre ha cometido. Me arrepiento de lo que he hecho, y en este momento dimito de mi puesto. Solemnemente doy mi palabra de que nunca aceptaré tal responsabilidad, aunque deba perecer de hambre”.

* El Báb alude al incidente en el Dalá’il-i-Sab‘ih en los siguientes términos: “Remitíos a los primeros días de la Manifestación: ¡cuántos hombres murieron del cólera! Fue aquel uno de los prodigios de la manifestación, mas nadie lo comprendió. Durante cuatro años su azote campeó entre los musulmanes shí‘íes, sin que nadie se apercibiera del sentido” (Le Livre des Sept Preuves, traducción de A.L.M. Nicolas, pp. 61-62).

** Un jardín situado a las afueras de Shíráz.

El Báb, Que estaba realizando Sus abluciones en preparación para la oración matutina, le indicó que le llevara a su hijo algo del agua con la que estaba lavando Su rostro y que se la diera a beber. Así salvaría la vida.

Tan pronto como ‘Abdu’l-H. amíd Khán comprobó signos de mejoría en su hijo, escribió una carta dirigida al gobernador en la que le ponía al corriente de toda la situación y le pedía que desistiera de sus ataques contra el Báb. “Apiadaos de vos mismo”, le escribió, “así como de quienes la Providencia ha encomendado a vuestro cuidado. Si la furia de la plaga continúa su curso fatal, nadie en esta ciudad –así lo temo– habrá sobrevivido al horror de su ataque antes de concluir el día”. H. usayn Khán respondió que el Báb debía ser liberado de inmediato y quedar libre de marchar dondequiera*.

Nada más saberse estos hechos en Teherán y ser puestos en conocimiento del Sháh, se emitió y despachó a Shíráz un edicto imperial por el que se relevaba del cargo a H. usayn Khán. Desde el día en que fue despedido, aquel desvergonzado cayó víctima de incontables desgracias, hasta que al fin ni siquiera pudo procurarse el pan diario. Nadie parecía dispuesto o era capaz de rescatarlo de su postración. Más tarde, cuando Bahá’u’lláh fuera desterrado a Bagdad, H. usayn Khán Le envió una carta en la que expresaba arrepentimiento y prometía reparar los errores pasados bajo condición de que volviera a recobrar su antiguo puesto. Bahá’u’lláh se negó a responderle. Hundido en la miseria y vergüenza, languideció hasta morir.

Hallándose en el hogar de ‘Abdu’l-H. amíd Khán, el Báb envió a Siyyid Káz.im con encargo de que rogara a H. ájí Mírzá Siyyid ‘Alí que viniera a verle. El Báb informó a Su tío de sus

* De acuerdo con A Traveller’s Narrative, p. 11, “H. usayn Khán liberó al Báb con la condición de que abandonase la ciudad”.

LOS ROMPEDORES DEL ALBA

intenciones de partir de Shíráz, encomendó a Su madre y esposa a su cuidado, y le encargó que les transmitiera a cada una de ellas la expresión de su afecto y la garantía de la asistencia indefectible de Dios.

“Dondequiera que estén”, le dijo a Su tío, al despedirse, “el amor y protección omnímodos de Dios las arropará. Volveré a veros en las montañas de Ádhirbáyján, desde donde os enviaré a obtener la corona del martirio. Yo mismo os seguiré, junto con uno de Mis discípulos leales, y me uniré con vos en el reino de la eternidad”.

E
stancia del Báb
´ ´
10 en Is.fahan

l verano del año 1262 a.h.* tocaba a su fin cuando el BábE

Se despedía por última vez de Shíráz, Su ciudad natal, para dirigirse a Is.fáhán. Siyyid Káz.im-i-Zanjání Lo acompañó en aquella travesía. Al llegar a las afueras de la ciudad, el Báb escribió una carta dirigida al gobernador de la provincia, Manúchihr Khán, el Mu‘tamidu’d-Dawlih**, en la que solicitaba que éste le indicara su voluntad en cuanto al lugar en el que podría residir. La carta, que fuera encomendada al cuidado de Siyyid Káz.im, demostraba tal cortesía y exhibía tan exquisita caligrafía que el Mu‘tamid se sintió movido a instruir al Imám-Jum‘ih de Is.fáhán†, la autoridad máxima de la provin

* 1846 d.C.

** “Era él (Manúchihr Khán) hombre de energía y valor. En 1841 aplastó a las tribus bakhtiaríes, que por entonces se habían rebelado. Su vigorosa administración, aunque severa, le procuró a los habitantes de Is.fáhán un poco de justicia” (C.R. Markham, A General Skecth of the History of Persia, p. 487).

† De acuerdo con Mírzá Abu’l-Fad. l (manuscrito, p. 66), el nombre del Imám-Jum‘ih de Is.fáhán era Mír Siyyid Muh.ammad, y su título el de

LOS ROMPEDORES DEL ALBA
Vista de Is.fáhán.

cia, que recibiera al Báb en su propio hogar y que le tributara una recepción cortés y generosa. Además de este mensaje, el gobernador envió al Imám-Jum‘ih la carta que había recibido del Báb. El Sult.ánu’l-‘Ulamá indicó a su propio hermano, cuya salvaje crueldad le valdría la apelación años después de Raqshá’* por parte de Bahá’u’lláh, que saliera al encuentro con un grupo de sus compañeros escogidos y escoltase al esperado Visitante hasta los portales de la ciudad. A la llegada del Báb, el Imám-Jum‘ih acudió en persona a recibirle y lo presentó con ceremonia en su hogar.

Tantos fueron los honores tributados al Báb por aquellos días que cuando, cierto viernes, regresaba a casa del baño público, pudo verse a una multitud de personas clamando afanosamente por el agua que había usado en Sus abluciones. Creían sus fervientes admiradores firmemente en la virtud y poder indefectible de ésta para curar sus males y dolencias. Desde la

Sult.ánu’l-‘Ulamá. “La función del S.adru’s-S.udúr, o principal sacerdote de

.la época safaví, fue abolida por Nádir Sháh, por lo que el Imám Jum‘ih de Is.fáhán ocupa ahora la principal dignidad eclesiástica de Persia” (C.R. Markham, A General Skecth of the History of Persia, p. 365).

* Raqshá significa “serpiente hembra”.

Vistas de la casa del Imám-Jum‘ih de Is.fáhán, donde se aprecia la entrada y el patio.

LOS ROMPEDORES DEL ALBA

primerísima noche, el Imám-Jum‘ih en persona se enamoró en tal grado de Quien era el objeto de tamaña devoción, que, asumiendo las funciones de criado, se entregó a atender las necesidades de su Bienamado Huésped. Tomando el aguamanil de manos del mayordomo, y haciendo caso omiso de la dignidad acostumbrada de su rango, se dispuso a derramar el agua sobre las manos del Báb.

Cierta noche, después de la cena, el Imám-Jum‘ih, cuya curiosidad había sido encendida por los extraordinarios rasgos de carácter que evidenciaba su joven Huésped, se aventuró a solicitar que revelase un comentario sobre el sura Va’l-‘As.r*, petición que le fue concedida de inmediato. Tras recabar papel y pluma, el Báb, comenzó a revelar con rapidez asombrosa, sin la menor premeditación y en presencia de Su anfitrión, una esclarecedora interpretación del sura aludido. Se acercaba la medianoche cuando el Báb estaba enfrascado en la exposición de las múltiples implicaciones relacionadas con la primera letra de dicho sura. Esa letra, la letra váv, sobre la que Shaykh Ah.mad-i-Ah.sá’í había hecho hincapié en sus escritos, simbolizaba para el Báb el advenimiento de un nuevo ciclo de la Revelación divina. Más adelante fue aludida por Bahá’u’lláh en el Kitáb-i-Aqdas en pasajes tales como “el misterio de la Gran Reversión” y “la señal del Soberano”. Comenzó el Báb poco después a cantar, en presencia de Su anfitrión y compañeros, la homilía que marcaba el prefacio a Su comentario del sura. La maravilla de aquellas poderosas palabras confundieron a Sus oyentes. Parecían embelesados por el sortilegio de Su voz. Instintivamente se pusieron en pie y, junto con el Imám-Jum‘ih, besaron con reverencia la orla de Su vestido. Mullá Muh.ammad-Taqíy-i-Harátí, eminente mujtahid, prorrumpió en expresiones de alabanza exultante. “Únicas e impares han sido”, exclamó, “las palabras que han emanado de esta pluma; ser capaz de revelar en tan breve lapso y con escritura tan legible, tan gran número de versículos como

* Corán, 103.

para igualar una cuarta parte, o más aún una tercera parte, del Corán, es de por sí una proeza que ningún mortal, sin intervención de Dios, hubiera podido llegar a realizar. Ni la escisión de la luna ni el resucitar de los guijarros del océano pueden compararse con un acto tan potente”.

A medida que la fama del Báb se difundía gradualmente por toda la ciudad de Is.fáhán, un torrente inagotable de personas procedentes de todos los rincones acudían a la casa del Imám-Jum‘ih: algunos lo hacían con intención de satisfacer su curiosidad, otros a fin de obtener una comprensión más honda de las verdades fundamentales de Su Fe, y aun otros buscando el remedio de sus enfermedades y achaques. El Mu‘tamid mismo acudió a visitar al Báb cierto día y, mientras se hallaba sentado en medio de la asamblea de los más brillantes y doctos sacerdotes de Is.fáhán, Le pidió que expusiera la naturaleza y demostrase la validez del Nubuvvat-i-Khás.s.ih*. Previamente, en esa misma reunión, había instado a los presentes a que aportaran pruebas en apoyo de este artículo fundamental de su Fe, de modo que constituyeran un testimonio irrebatible para quienes se sintieran inclinados a repudiar su verdad. Nadie, sin embargo, parecía capaz de corresponder a esta invitación. “¿Qué preferís –preguntó el Báb– para esta pregunta, una respuesta oral o una escrita?” “Una respuesta escrita –respondió– no sólo agradaría a los presentes en esta reunión, sino que también edificaría e instruiría a las generaciones actuales y futuras”.

El Báb tomó la pluma y comenzó a escribir. En menos de dos horas había llenado cerca de cincuenta páginas con una relación innovadora en grado sumo y pormenorizada sobre el origen, carácter e influencia dominante del islam. La originalidad de Su disertación, el vigor y viveza de estilo, la precisión de sus más minúsculos detalles, dotaron al tratamiento de este noble tema de una excelencia que nadie entre los entonces presentes dejó de percibir. Con magistral sensibilidad, ligó la idea

* La “misión específica” de Muh.ammad.
LOS ROMPEDORES DEL ALBA

Vistas de la Masjid-i-Jum‘ih de Is.fáhán, donde se aprecia el púlpito desde donde predicaba el Báb.

central en los pasajes concluyentes de Su exposición con el advenimiento del prometido Qá’im y el “Retorno” esperado del Imám H. usayn. Fue tal la fuerza y gallardía del argumento que quienes Le oyeron recitar estos versículos quedaron asombrados por la magnitud de Su Revelación. Nadie se atrevió a insinuar la menor objeción, y mucho menos desafiar abiertamente Sus afirmaciones. El Mu‘tamid no podía por menos que dar rienda suelta a su entusiasmo y alegría. “¡Escuchad!” exclamó, “miembros de esta reverenciada asamblea, os tomo por testigos. Nunca hasta este día me he sentido en mi corazón firmemente convencido de la verdad del islam. No obstante, ahora, gracias a la obra de este Joven, me declaró creyente firme en la Fe proclamada por el Apóstol de Dios. Doy solemne testimonio de mi creencia en la realidad del poder sobrehumano con que está dotado este Joven, un poder que ningún saber acumulado puede impartir”. Con estas palabras dio la sesión por concluida.

La creciente popularidad del Báb suscitó el resentimiento de las autoridades eclesiásticas de Is.fáhán, quienes veían con preocupación y envidia el ascendiente que poco a poco iba cobrándose un Joven iletrado sobre las conciencias y pensamientos de sus seguidores. Tenían por muy cierto que, a menos que se levantasen a atajar la oleada de entusiasmo popular, los propios cimientos de su existencia se verían socavados. Algunos de entre los más sagaces creyeron más prudente abstenerse de obrar con hostilidad abierta contra la persona o las enseñanzas del Báb, ya que tales actos –creían– sólo servirían para realzar Su prestigio y consolidar Su posición. Sin embargo, los agitadores, se hallaban entregados febrilmente a propagar los informes más descabellados sobre el carácter y títulos exhibidos por el Báb. Tales informes llegaron pronto a Teherán y fueron puestos en conocimiento de H. ájí Mírzá Áqásí, el gran Vazír de Muh.ammad Sháh. Aquel altivo y autoritario ministro veía con aprensión la posibilidad de que el Soberano pudiera algún día sentirse inclinado a trabar amistad con el Báb, una inclinación que estaba seguro habría de precipitar su propia caída. El H. ájí, además, se sentía intimidado por el hecho de que el Mu‘tamid, que disfrutaba de la confianza del Sháh, lograra concertar un encuentro entre el Soberano y el Báb. Era muy consciente de que tal entrevista, de tener lugar, haría que el impresionable y tierno Muh.ammad Sháh fuese cautivado del todo por el atractivo y la novedad de este credo. Por tales reflexiones, redactó una comunicación contundente dirigida al Imám-Jum‘ih, en la que le recriminaba su grave descuido de las obligaciones que exigían

LOS ROMPEDORES DEL ALBA

de él la salvaguarda de los intereses del islam. “Esperábamos de vos”, le escribió H. ájí Mírzá Áqásí, “que resistierais con todo vuestro poder cualquier causa que contrariase los mejores intereses del Gobierno y de las gentes del país. Sin embargo, parecéis haber trabado amistad, si es que no glorificado, al autor de este movimiento turbio y despreciable”. Asimismo, escribió varias cartas de ánimo a los ‘ulamás de Is.fáhán, a quienes con anterioridad había desatendido, pero sobre los que ahora prodigaba favores especiales. El Imám-Jum‘ih, mientras rehusaba alterar su actitud de respeto hacia su Huésped, se vio inducido por el tono del mensaje que había recibido del gran Vazír a instruir a sus asociados que concibieran los medios precisos para reducir el número creciente de visitantes que se agolpaban cada día para presenciar al Báb. Muh.ammad-Mihdí, de sobrenombre Safíhu’l-‘Ulamá’, hijo del fallecido H. ájí Kalbásí, en su afán por satisfacer este deseo y granjearse la estima de H. ájí Mírzá Áqásí, comenzó a calumniar al Báb desde el púlpito con el lenguaje más indecoroso.

Le bastó al Mu‘tamid enterarse de estos acontecimientos para que hiciera llegar al Imám-Jum‘ih un mensaje en el que le recordaba la visita que había tributado al Báb en calidad de gobernador, y en el que le extendía tanto a él como a su Huésped una invitación para que acudieran a su casa. El Mu‘tamid invitó a H. ájí Siyyid Asadu’lláh, hijo del fallecido H. ájí Siyyid Muh.ammad Báqir-i-Rashtí, H. ájí Muh.ammad-Ja‘far-i-Ábádiyí, Muh.ammad-Mihdí, Mírzá H. asan-i-Núrí, y algunos pocos más para que estuvieran presentes en la reunión. H. ájí Siyyid Asadu’lláh declinó la invitación y procuró disuadir a los demás invitados de concurrir a la cita. “He procurado excusarme”, les informó, “y no dudaría en encareceros a que procedieseis del mismo modo. Considero harto imprudente que os reunáis cara a cara con Siyyid-i-Báb. Sin duda, reafirmará sus pretensiones y, en favor de su argumento, aducirá cuantas pruebas recabéis, y, sin la menor duda, revelará como testimonio de la verdad que porta, versículos en número que iguale la mitad del Corán. Al final os desafiará con estas palabras: ‘Haced lo pro

Vistas de la casa del Mu‘tamidu’d-Dawlih de Is.fáhán.

LOS ROMPEDORES DEL ALBA

pio, si sois hombres de la verdad’. En modo alguno podríamos resistirle. Si eludimos responderle, nuestra impotencia quedará puesta de manifiesto. Si nosotros, por otro lado, nos sometemos a sus pretensiones, no sólo perderemos nuestra propia reputación, prerrogativas y derechos, sino que nos habremos comprometido a reconocer cualquier otra pretensión que se sienta inclinado a realizar en el futuro”.

H. ájí Muh. ammad-Ja‘far atendió a este consejo y declinó aceptar la invitación del gobernador. Muh. ammad Mihdí, Mírzá

H. asan-i-Núrí y otros pocos que despreciaron el consejo, se presentaron a la hora designada en casa del Mu‘tamid. Atendiendo a la invitación del anfitrión, Mírzá H. asan, reputado platónico, pidió al Báb que elucidase ciertas abstrusas doctrinas filosóficas relacionadas con el ‘Arshíyyih de Mullá S. adrá*, cuyo significado sólo unos pocos habían sido capaces de desentrañar**.

* Véase la nota K, A Traveller’s Narrative, y Gobineau, pp. 65-73.

** “Ahora bien, habiendo muerto Muh.ammad, Mírzá Muh.ammad H. asan, quien seguía la doctrina filosófica de Mullá S.adrá, interrogó al Báb para incitarle a que explicase tres milagros, los cuales es menester enunciar para edificación del lector. El primero es el T. iyyu’l-Ard. o, si se prefiere, el transporte inmediato de una persona desde cualquier lugar del mundo a otro totalmente alejado: los shí‘íes están convencidos de que el tercer imám, Javád, había adoptado esta forma fácil y económica de viajar: por ejemplo, en un abrir y cerrar de ojos se transportaba desde Medina de Arabia a T. ús de Khurásán. El segundo milagro es la presencia múltiple y simultánea de una misma persona en diferentes lugares. ‘Alí, entre otros, era huésped de sesenta personas diferentes. Finalmente, el tercero es un problema de cosmografía que propongo a nuestros astrónomos, quienes de seguro apreciarán su sabor. Se dice en los hadices que durante el reinado de un tirano el cielo gira rápidamente, en tanto que durante el de un Imám lo hace con lentitud. En primer lugar, ¿cómo puede ser que el cielo describa dos movimientos?; en segundo, ¿cómo evolucionó durante el reinado de los omeyas y de los abasíes? Lo que se proponía era que el Báb diera respuesta a todos estos desvaríos. No debería detenerme más, pero creo que es mi deber hacer notar aquí la mentalidad de los sabios musulmanes de Persia. Si sopesamos el hecho de que, después de mil

Con un lenguaje sencillo y poco convencional, el Báb respondió a cada una de sus preguntas. Mírzá H. asan, aunque incapaz de apreciar el significado de las respuestas que había recibido, comprendió cuán inferior era el saber de los pretendidos exponentes de las escuelas de pensamiento platónico y aristotélico de su época comparado con el conocimiento desplegado por aquel Joven. Por su parte, Muh.ammad Mihdí se aventuró a interrogar al Báb con relación a ciertos aspectos del derecho islámico. Insatisfecho con la explicación que recibió, comenzó a disputar ociosamente con el Báb. Pronto fue acallado por el Mu‘tamid, quien, interrumpiendo su conversación, volvióse a un criado, al que dio señas de que prendiera la lámpara e instruyó que de inmediato acompañara a Muh.ammad Mihdí a su hogar. A continuación el Mu‘tamid le reveló sus aprensiones al Imám-Jum‘ih: “Temo las maquinaciones de los enemigos de Siyyid-i-Báb”, le dijo. “El Sháh le ha emplazado a Teherán y ha ordenado que se efectúen los preparativos para Su partida. Considero que es más recomendable para Él que permanezca en mi hogar hasta que esté en condiciones de abandonar la ciudad”. El Imám-Jum‘ih accedió a su petición y regresó a casa sin acompañamiento.

El Báb había permanecido cuarenta días en la residencia del Imám-Jum‘ih. Mientras residió allí, cierto Mullá Muh.ammad-Taqíy-i-Harátí, quien tuvo el privilegio de verse con el Báb todos los días, emprendió, con Su consentimiento, la traducción de una de Sus obras, titulada Risáliy-i-Furú‘-i-‘Adlíyyih, desde el original árabe al persa. No obstante, el servicio que rindiera a los creyentes persas se vio enturbiado por su conducta posterior.

años, la ciencia de Irán no se detenía más que en parecidas pamplinas, que los hombres andaban a la zaga de asuntos semejantes, se comprende muy bien la vaciedad y arrogancia de todas estas entenderas. Comoquiera que fuera, la reunión quedó interrumpida por el anuncio de la cena, en la que cada uno participó para regresar más tarde a sus casas”

(A.L.M. Nicolas, Siyyid ‘Alí-Muh.ammad dit le Báb, pp. 239-240).

— 383 —
LOS ROMPEDORES DEL ALBA

El temor le sobrecogió de repente, y se vio al fin inducido a cor-tar lazos con sus condiscípulos.

Antes del traslado del Báb a la residencia del Mu‘tamid, Mírzá Ibráhím, padre del Sult.ánu’sh-Shuhadá’ y hermano mayor de Mírzá Muh.ammad-‘Alíy-i-Nahrí, a quien ya hemos tenido ocasión de referirnos, cierta noche invitó al Báb a su casa. Mírzá Ibráhím era amigo del Imám-Jum‘ih, estaba íntimamente relacionado con él, ya que gestionaba todos sus asuntos. El banquete con que se Le agasajó al Báb aquella noche hizo gala de una esplendidez inédita. El comentario general era que ninguna de las autoridades civiles ni notables de la ciudad había ofrecido nunca una fiesta de tal brillo y magnitud. El Sult.ánu’sh-Shuhadá’, y su hermano, el Mah.búbu’sh-Shuhadá’, quienes eran muchachos de nueve y once años respectivamente, sirvieron en dicho banquete y fueron el objeto de la atención especial del Báb. Aquella noche, durante la cena, Mírzá Ibráhím se giró hacia su huésped diciéndoles: “Mi hermano, Mírzá Muh.ammad-‘Alí y su esposa carecen de hijos. Os ruego que intercedáis en su favor y que les concedáis el deseo de su corazón”. El Báb tomó una porción de la comida que se Le había servido, la colocó con Sus propias manos en una bandeja, y la entregó a Su anfitrión, pidiéndole que la llevara a Mírzá Muh.ammad-‘Alí y esposa. “Que ambos la compartan”, le dijo “su deseo será cumplido”. En virtud de aquella porción que el Báb quiso conferirle a ella, la esposa de Mírzá Muh. ammad-‘Alí concibió y, a la postre, alumbró a una niña, la cual, en su momento, habría de unirse matrimonio con la Más Grande Rama*, una unión que fue tenida por la consumación de las esperanzas que abrigaran sus padres.

Los grandes honores que le fueron tributados al Báb contribuyeron a inflamar aún más la hostilidad de los ‘ulamás de Is.fáhán. Con sentimientos de consternación, constataban por doquier muestras de cómo Su influencia dominante invadía los

* Referencia al matrimonio de Munírih Khánum con ‘Abdu’l-Bahá.

bastiones de la ortodoxia, hasta subvertir sus cimientos. Convocaron, pues, una reunión en la que emitieron un documento escrito, firmado y sellado por todos los líderes eclesiásticos de la ciudad, por el que se condenaba a muerte al Báb*. Todos asintieron en esta condena, con la excepción de H. ájí Siyyid Asadu’lláh y

H. ájí Muh.ammad Ja‘far-i-Ábádiyí, quienes habían rechazado asociar sus personas con el contenido de un documento tan flagrantemente desmedido. El Imám-Jum‘ih, aunque declinó respaldar la sentencia de muerte del Báb, se vio inducido, por razón de su cobardía y ambición extremas, a añadir al documento el siguiente testimonio de su puño y letra: “Doy fe de que en el curso de mi trato con este joven he sido incapaz de descubrir cualquier acto que en modo alguno delate su repudio de las doctrinas del islam. Por el contrario, he reconocido en él a un observador piadoso y leal de sus preceptos. La extravagancia de sus pretensiones, sin embargo, y su desdeñoso desprecio por las cosas del mundo, me inclinan a creer que no está en posesión de su sano juicio”.

Tan pronto como el Mu‘tamid fue informado de la condena pronunciada por los ‘ulamás de Is.fáhán, mediante un plan que había concebido personalmente, se decidió a neutralizar los efectos de tan cruel veredicto. Libró instrucciones terminantes de que hacia la puesta de sol se diese escolta al Báb con quinientos jinetes de la propia guardia montada del gobernador, para salir por las puertas de la ciudad y avanzar en dirección a Teherán. Se dio órdenes de que, al completar una parasanga**, regresaran directamente a Is.fáhán cien de los jinetes de la escolta. Al jefe del último contingente, hombre en el que había depositado confianza implícita, el Mu‘tamid le intimó en confidencia su deseo de que al completarse un maydán†, se diera orden a veinte

* Según Mírzá Abu’l-Fad. l, cerca de setenta ‘ulamás eminentes y notables

estamparon su sello en el documento que condenaba al Báb como here

je, y en el que se Le declaraba reo de la pena de muerte.

** Véase Glosario.
† Véase Glosario.
LOS ROMPEDORES DEL ALBA

de los restantes cien jinetes de que regresaran asimismo a la ciudad. Por lo demás, de los veinte restantes, de acuerdo con el Mu‘tamid, diez debían ser despachados a Ardistán a fin de recaudar los impuestos del Gobierno, en tanto que el resto, que deberían figurar entre los hombres más probados y de mayor confianza, habrían de regresar por un camino poco transitado, trayendo al Báb disfrazado hasta Is.fáhán*. Además, se les ordenó que organizaran la marcha de modo que, antes del amanecer del siguiente día, hubiera regresado el Báb a Is.fáhán para ser entregado a su custodia. El plan fue llevado a cabo al punto según lo dispuesto. A una hora discreta, el Báb volvió a poner pie en la ciudad, para ser conducido a la residencia particular del Mu‘tamid, conocida por el nombre de ‘Imárat-i-Khurshíd**, siendo llevado por la entrada lateral reservada al propio Mu‘tamid, hasta sus aposentos privados. El gobernador atendió personalmente al Báb, Le sirvió Sus comidas y Le proporcionó cuanto se requería para Su comodidad y seguridad†.

* Según A Traveller’s Narrative, p. 13, el Mu‘tamid dio órdenes secretas de que el Báb regresara a Is.fáhán una vez que hubiese alcanzado Múrchih-Khár (segunda etapa desde Is.fáhán por la carretera del norte, a una distancia de unos 57 kilómetros).

** “La habitación (en la que me hallo), que no tiene ni puertas ni límites precisos, es hoy la más elevada habitación del Paraíso, pues la habita el árbol de la verdad. Tal se dijera que todos los átomos de esta habitación cantan todos por esa voz que dice: ‘¡En verdad! ¡Yo soy Dios! No hay otro Dios sino Yo, el Señor de todas las cosas’. Y le cantan más allá de todas las recámaras de la tierra, e incluso más allá de las que lucen ornamentos de oro y espejos. Si el árbol de la verdad viviera, no obstante, en una de estas suntuosas habitaciones, los átomos de sus espejos cantarían (esta frase), tal como lo hacían y hacen los átomos de los espejos del palacio

S.adrí, pues Él residió allí en la época de los días de S.ád (Is.fáhán)” (el Bayán Persa, vol. 1, p. 128).

† Según A Traveller’s Narrative, p. 13, el Báb permaneció cuatro meses en esta residencia.

Vista del ‘Imárat-i-Khurshíd de Is.fáhán, donde se aprecian las ruinas de los aposentos donde Se hospedó el Báb.

LOS ROMPEDORES DEL ALBA

Entre tanto, circulaban por la ciudad las conjeturas más descabelladas relativas al traslado del Báb a Teherán, los sufrimientos que habría sobrellevado por el camino hacia la capital, el veredicto que se habría pronunciado contra Él y el castigo que habría padecido. Tales rumores apesadumbraron el ánimo de los creyentes que residían en Is.fáhán. El Mu‘tamid, muy consciente de su dolor y ansiedad, intercedió ante el Báb en su favor y rogó que se les permitiera llevarlos a Su presencia. El Báb dirigió unas breves palabras de Su propio puño y letra a Mullá ‘Abdu’l Karím-i-Qazvíní, quien se alojaba en la madrasa Ním-Ávard, e instruyó al Mu‘tamid para que las hiciera llegar a través de un mensajero de confianza. Una hora más tarde, Mullá ‘Abdu’l-Karím era presentado ante el Báb. Nadie fue informado de su llegada excepto el Mu‘tamid. Del Maestro recibió algunos de Sus escritos, con instrucciones de que los transcribiera en colaboración con Siyyid H. usayn-i-Yazdí y Shaykh H. asan-i-Zunúzí. Regresaron con las bienvenidas albricias sobre el buen estado y seguridad del Báb. De todos los creyentes residentes en Is.fáhán sólo estos tres fueron autorizados a verle.

Cierto día, estando sentado con el Báb en su jardín particular, dentro del patio de su residencia, el Mu‘tamid, confiándose a su Huésped, Le dirigió las siguientes palabras: “El todopoderoso Dador me ha dotado de grandes riquezas*. No sé cómo darles su mejor provecho. Ahora que, con la ayuda de Dios, he sido llevado a reconocer esta Revelación, es mi ardiente deseo consagrar todas mis posesiones al avance de sus intereses y a la divulgación de su fama. Tengo intenciones, con Vuestro permiso, de partir hacia Teherán y hacer cuanto pueda por ganar a la Causa a Muh.ammad Sháh, cuya confianza en mi persona es fir-me e inamovible. Estoy seguro de que la abrazará con entusias

* “El 4 de marzo de 1847, M. de Bonnière escribió al Ministro de Asuntos Exteriores de Francia: ‘Mu‘tamidu’d-Dawlih, gobernador de Is.fáhán, acaba de morir, dejando toda su fortuna, que se calcula en unos cuarenta millones de francos’” (A.L.M. Nicolas, Siyyid ‘Alí-Muh.ammad dit le Báb,

p. 242, nota 192).

mo y que se alzará a promoverla por doquier. Procuraré asimismo inducir al Sháh a que despache al disoluto H. ájí Mírzá Áqásí, cuya insensata administración casi ha llevado a este país al borde de la quiebra. Acto seguido, pondré mi empeño en obtener para Vos la mano de una de las hermanas del Sháh, y yo mismo me ocuparé de los preparativos de Vuestros esponsales. Finalmente, confío en que se me permita mover los corazones de los gobernantes y reyes de la tierra hacia esta maravillosa Causa y extirpar cualquier atisbo remanente de esa corrupta jerarquía eclesiástica que ha mancillado el bello nombre del islam”. “Que Dios os recompense por vuestras nobles intenciones”, le respondió el Báb. “Tan elevado propósito es para Mí incluso más precioso que el acto mismo. Vuestros días y los míos están contados; sin embargo, son demasiado breves para permitirme presenciar, o permitiros a vos cumplir la realización de vuestras esperanzas. No por los medios que gratamente os imagináis cumplirá una Providencia todopoderosa el triunfo de Su Fe. Gracias a los pobres y humildes de esta tierra, por la sangre que éstos hayan derramado en Su camino, asegurará el omnipotente Soberano la salvaguarda, y consolidará los cimientos, de Su Causa.

LOS ROMPEDORES DEL ALBA

Ese mismo Dios, en el mundo venidero ceñirá vuestra cabeza con la corona de gloria inmortal, y derramará sobre vos Sus bendiciones estimables. Sólo le quedan tres meses y nueve días a vuestra vida, tras de los cuales os apresuraréis a vuestra morada eterna con fe y certeza”. El Mu‘tamid sintió alborozo ante estas palabras. Resignado a la voluntad de Dios, se preparó para la despedida que las palabras del Báb tan claramente habían presagiado. Escribió su testamento, puso orden en sus asuntos particulares y legó cuanto poseía al Báb. Sin embargo, inmediatamente después de su muerte, su sobrino, el rapaz Gurgín Khán, descubrió y destruyó el testamento, arrebató su propiedad e hizo caso omiso de sus deseos.

Conforme los días de esta vida terrenal tocaban a su fin, el Mu‘tamid procuró frecuentar más la presencia del Báb y, en sus horas de íntima compañía con Él, obtuvo una comprensión más profunda del espíritu que animaba Su Fe. “Puesto que la hora de mi partida se acerca”, le indicó cierto día al Báb, “siento que una alegría indefinible invade mi alma. Pero temo por Vos, sólo de pensar que Os dejo a merced de un sucesor tan despiadado como Gurgín Khán. Sin duda, él descubrirá vuestra presencia en esta casa, y, me temo, os afrentará gravemente”. “No temáis”, le reconvino el Báb. “Me he encomendado en manos de Dios. Mi confianza descansa en Él. Tal es el poder que Me ha conferido que si fuera Mi deseo, convertiría estas mismas piedras en gemas de valor incalculable, e induciría en el corazón del más taimado criminal las concepciones más elevadas del deber y rectitud. He escogido por Mi propia voluntad ser afligido por Mis enemigos, para que Dios cumpla lo que está destinado a hacerse”*. Deslizábanse aquellas preciosas horas al tiempo que el corazón del Mu‘tamid se llenaba de un sentido de arrolladora devoción, de conciencia acrecentada de su cercanía a Dios. A sus ojos, la pompa del mundo y sus fastos habían desaparecido, confundiéndose con la nada al ser confrontados

* Corán, 8:42.

con las realidades eternas atesoradas en la Revelación del Báb. Su visión de estas glorias, con sus potencialidades infinitas, sus bendiciones incalculables, se volvió tanto más vívida cuanto más se hacía cargo de la vanidad de las ambiciones terrenales y de las limitaciones del esfuerzo humano. Continuó ponderando aquellos pensamientos en su corazón, hasta que un ligero ataque de fiebre, destinado a durar apenas una noche, puso repentino fin a su vida. Sereno y confiado, remontó el vuelo hacia el Más Allá*.

Conforme la vida del Mu‘tamid se acercaba a su fin, el Báb llamó a Su presencia a Siyyid H. usayn-i-Yazdí y Mullá ‘Abdu’l-Karím, los puso al corriente de la naturaleza de la predicción que le hiciera a Su anfitrión, y les indicó que transmitieran a los creyentes reunidos en la ciudad que debían desperdigarse por Káshán, Qum y Teherán, para aguardar cuanto la Providencia, en Su sabiduría, escogiera decretar.

Pocos días después de la muerte del Mu‘tamid, cierta persona, conocedora de los planes que aquél había concebido y llevado a cabo para la protección del Báb, informó a su sucesor, Gurgín Khán**, del paradero del Báb en el ‘Imárat-i-Khurshíd; le describió los honores que su predecesor había prodigado sobre su Huésped al abrigo de su propia casa. Al recibir este inesperado apercibimiento, Gurgín Khán despachó un mensajero a Teherán con recado de entregar en persona el siguiente mensaje a Muh.ammad Sháh: “Hace cuatro meses era creencia general en Is.fáhán que, de acuerdo con la citación imperial de vuestra Majestad, el Mu‘tamidu’d-Dawlih, mi predecesor, había enviado a Siyyid-i-Báb a la sede del Gobierno de vuestra Majestad. Ha podido saberse ahora que este mismo Siyyid Se alojaba en realidad en el ‘Imárat-i-Khurshíd, la residencia privada del Mu‘tamidu’d-Dawlih. Ha podido comprobarse que mi predece

* Según E.G. Browne, (A Traveller’s Narrative, nota L, p. 277), murió el mes

de Rabí‘u’l-Avval del año 1263 d.h. (febrero-marzo de 1847 d.C.).

** Según A Traveller’s Narrative, p. 13, éste era el sobrino del Mu‘tamid.

LOS ROMPEDORES DEL ALBA

sor asimismo extendió la hospitalidad de su hogar a Siyyid-i-Báb y que guardó sigilosamente el secreto tanto ante las gentes como las autoridades de la ciudad. Cuanto plazca decretar a vuestra majestad, eso mismo me comprometo a realizar sin vacilar”.

El Sháh, firmemente convencido de la lealtad del Mu‘tamid, comprendió, cuando recibió este mensaje, que la sincera intención del fallecido gobernador había sido la de aguardar a una ocasión favorable en que pudiera concertar un encuentro entre él y el Báb, y que su repentina muerte había desbaratado el cumplimiento de este plan. Emitió, pues, un requerimiento imperial por el que emplazaba al Báb a la capital. En el mensaje, dirigido a Gurgín Khán, el Sháh le ordenaba que enviara al Báb disfrazado, en compañía de una escolta* montada y encabezada por Muh.ammad Big-i-Chápárchí**, de la rama de los ‘alíyu’lláhí, hasta Teherán; así como que exhibiera la mayor de las consideraciones hacia Su persona en el curso del traslado al tiempo que mantenía su partida en estricto secreto†.

Gurgín Khán acudió presto donde el Báb para entregarle en mano el mandato escrito del Soberano. A continuación, citó a Muh.ammad Big para transmitirle los deseos de Muh.ammad Sháh y ordenarle que acometiera sin dilación los preparativos de la marcha. “Cuidad”, le previno, “de que nadie descubra la identidad o sospeche el motivo de vuestra misión. Nadie excepto vos, ni siquiera los miembros de su escolta, serán autorizados a reconocerle. Si alguien indaga sobre su persona, decidle

* Según A Traveller’s Narrative, los componentes de la escolta eran jinetes nus.ayríes. Véase nota 1, p. 14.

** Chápárchí significa “correo”.

† “Éste, fantasioso y caprichoso, olvidándose de que hacía poco tiempo había sentenciado a muerte al Reformador, sintió nacer en él el deseo de ver en persona al hombre del que tanto se hablaba: en consecuencia, dio orden de que Gurgín Khán lo enviara a Teherán” (A.L.M. Nicolas, Siyyid ‘Alí-Muh.ammad dit le Báb, p. 242).

que es un comerciante al que se nos ha indicado que traslademos a la capital y cuya identidad desconocemos por completo”. Poco después de la medianoche, según lo dispuesto, abandonó la ciudad y emprendió el camino hacia Teherán.

E
stancia del Báb
´ ´
11 en Kashan
L

a víspera de la llegada del Báb a Káshán, H. ájí Mírzá Jání, de sobrenombre Parpá, destacado residente de aquella ciudad, tuvo un sueño en el que se veía en pie, hasta bien

entrada la tarde, junto al portal de ‘At.t.ár, una de las puertas de la ciudad, cuando sus ojos de pronto repararon en el Báb, Quien montaba a caballo y lucía en vez del turbante acostumbrado, el kuláh* que suelen llevar los comerciantes de Persia. Iba precedido y seguido por cierto número de jinetes a cuya custodia pare-cía haber sido confiado. Conforme se aproximaban al portal, el Báb le saludó diciéndole: “H. ájí Mírzá Jání, seremos vuestro Huésped durante tres noches. Preparaos para recibirnos”.

Al despertar, la viveza del sueño le convenció de la realidad de su visión. Aquella aparición inesperada constituía a sus ojos un aviso providencial que se creyó obligado a no desatender. De acuerdo con ello, dispuso la casa para la recepción del Visitante, amén de lo necesario para Su acomodo. Nada más completar los preparativos preliminares del banquete que había decidido ofrecerle al Báb esa misma noche, H. ájí Mírzá Jání se dirigió al portal de At.t.ár, donde aguardó hasta avistar algún indicio de la

* Véase Glosario.
LOS ROMPEDORES DEL ALBA
Vista de Káshán.

esperada llegada del Báb. A la hora indicada, mientras oteaba el horizonte, pudo vislumbrar cómo a gran distancia se aproximaba lo que semejaba ser una compañía de jinetes. Al correr a su encuentro, sus ojos reconocieron al Báb, Quien, rodeado por una escolta, vestía el mismo atuendo y exhibía la misma expresión del sueño de la noche anterior. H. ájí Mírzá Jání, acercándosele alborozado, se inclinó para besar los estribos. El Báb se lo impidió, diciendo: “Seremos vuestro invitado durante tres noches. Mañana es el día de Naw-Rúz; lo celebraremos juntos en vuestra casa”. Muh.ammad Big, que había cabalgado junto al Báb, pensó que el Báb era íntimo de H. ájí Mírzá Jání. Volviéndose hacia él, dijo: “Estoy presto a observar cualquier deseo del Siyyid-i-Báb. Sin embargo, os ruego que obtengáis la aprobación de mi colega, quien comparte conmigo el encargo de conducir a Siyyid-i-Báb hasta Teherán”. H. ájí Mírzá Jání, plegándose a esta petición, obtuvo una negativa rotunda. “Declino vuestra sugerencia”, le fue dicho. “He recibido instrucciones tajantes de que no permita a este joven que entre en ciudad alguna hasta su llegada a la capital. En particular, Se me ha ordenado que guar-de vela extramuros de la ciudad, que concluya la marcha al atardecer y que la reemprenda con el alba. No puedo desviarme de las órdenes que me han sido dadas”. El hecho dio lugar a un ten-so altercado, que al final pudo resolverse a favor de Muh.ammad Big, quien logró inducirle a su colega a que entregara al Báb a la custodia de H. ájí Mírzá Jání, bajo el entendido expreso de que la tercera mañana debería devolverle a su Huésped sano y salvo.

H. ájí Mírzá Jání, que tenía intenciones de invitar a su casa a toda la escolta del Báb, recibió aviso de Su parte de que desistiera del intento. “Nadie excepto vos”, le encareció, “debería acompañarme hasta vuestro hogar”. H. ájí Mírzá Jání solicitó que se le permitiera sufragar los gastos de los jinetes por los tres días de estancia en Káshán. “No es necesario”, observó el Báb; “de no ser por Mi voluntad, nada en absoluto les habría inducido a confiarme a vuestras manos. Todas las cosas yacen aprisionadas en el puño de Su poder. Nada es imposible para Él. Él elimina cualquier dificultad y supera cualquier obstáculo”.

Los jinetes se alojaron en el caravasar del barrio vecino a las puertas de la ciudad. Muh.ammad Big, atendiendo a las instrucciones del Báb, Le acompañó hasta los aledaños de la casa de

H. ájí Mírzá Jání. Tras comprobar el emplazamiento de la casa, volvió a reunirse con sus compañeros.

Puerta de ‘At.t.ár, Káshán.
LOS ROMPEDORES DEL ALBA

La noche en que el Báb llegó a Káshán coincidió con la víspera del tercer Naw-Rúz tras la declaración de Su Misión, que recayó en el segundo día del mes de Rabí‘u’th-Thání del año 1263 d.h.* Aquella misma noche, Siyyid H. usayn-i-Yazdí, quien previamente, de acuerdo con las directrices del Báb, había acudido a Káshán, fue invitado al hogar de H. ájí Mírzá Jání y llevado a la presencia de su Maestro. Hallábase el Báb dictándole una Tabla en honor de Su anfitrión, cuando se personó un amigo de este último, cierto Siyyid ‘Abdu’l-Báqí, reputado en Káshán por su saber. El Báb le invito a que entrara, le permitió escuchar los versículos que estaba revelando; pero rehusó revelar Su identidad. En los pasajes finales de la Tabla destinada a H. ájí Mírzá Jání, rogaba en su favor, suplicaba al Todopoderoso que iluminase su corazón con la luz del conocimiento divino y que desatara su lengua al servicio y proclamación de Su Causa. Por más que H. ájí Mírzá Jání carecía de escuela y de letras, en virtud de esta oración, se vio facultado para impresionar con su discurso incluso a los más avezados sacerdotes de Káshán. Tal fue el poder con que fue dotado que podía silenciar a cualquier pretencioso que se atreviera a desafiar los preceptos de su Fe. Incluso el altivo e imperioso Mullá Ja‘far-i-Naráqí, a pesar de su elocuencia consumada, incapaz de resistir la fuerza de su argumento, se veía obligado a reconocer externamente los méritos de la Causa de su adversario, aunque en su corazón rechazara creer en su verdad.

Siyyid ‘Abdu’l-Báqí tomó asiento y escuchó al Báb. Escuchó Su voz, observó Sus movimientos, miró la expresión de Su rostro y tomó nota de las palabras que procedían incesantemente de Sus labios; y, sin embargo, no se conmovió por su majestad y poder. Inmerso en los velos de su propia vana fantasía y saber, fue incapaz de apreciar el significado de las declaraciones del Báb. Ni siquiera se molestó en preguntar por el nombre o carácter del Invitado en cuya presencia había sido aceptado. Sin

* 1847 d.C.

Vistas de la casa de H. ájí Mírzá Jání en Káshán, donde Se hospedó el Báb.

inmutarse ante las cosas que había oído y visto, se retiró de Su presencia, inconsciente de la oportunidad única que, en su apatía, había perdido irremediablemente. Unos pocos días después, al ser informado del nombre del Joven al que había tratado con esa indiferencia desganada, sintiose lleno de remordimiento y pena. Sin embargo, era demasiado tarde para procurar Su pre

LOS ROMPEDORES DEL ALBA
Vista del interior de la habitación de la casa de

H. ájí Mírzá Jání en Káshán, donde Se hospedó el Báb.

sencia y expiar su conducta, pues el Báb había dejado ya Káshán. En su dolor, renunció a la compañía de los demás y llevó, hasta el fin de sus días, una vida de apartamiento estricto.

Entre las personas que tuvieron el privilegio de encontrarse con el Báb en el hogar de H. ájí Mírzá Jání, se encontraba un hombre llamado Mihdí, quien con el tiempo estaba destinado a sufrir, en 1268 d.h.*, martirio en Teherán. Él y algunos más fueron afectuosamente agasajados durante aquellos tres días por

H. ájí Mírzá Jání, cuya pródiga hospitalidad habría de merecerle la alabanza y elogios de Su Maestro. Incluso a los miembros de la escolta del Báb hizo extensiva idéntica amabilidad. Su liberalidad y el encanto de sus modales le hicieron acreedor de la gratitud permanente de éstos. La mañana del segundo día después de Naw-Rúz, fiel a su promesa, confió al Prisionero en sus manos, y, con un corazón transido de pena, Le dedicó su último y conmovedor adiós.

* 1851-1852 d.C.
V
iaje del Báb
´´´
12 desde Kashan a Tabriz

ustodiado por la escolta, el Báb emprendió camino haciaC

Qum*. Para entonces Su arrobador encanto, sumado a una dignidad arrolladora y una benevolencia indefectible, habían desarmado por completo y transformado a los guardias. Era como si hubieran abdicado de todos sus derechos y obligaciones para resignarse a Su voluntad y satisfacción. En su afán por servirle y agradarle, observaron cierto día: “El Gobierno nos ha apercibido estrictamente que no Os permitamos entrar en la ciudad de Qum; se nos ha ordenado que discurramos por una ruta poco transitada directamente hacia Teherán. En particular, se nos ha indicado que Os mantengamos a distancia del H. arami-Ma‘s.úmih**,el santuario inviolable a cuyo abrigoquedan a salvo

* Qum acoge el segundo santuario más sagrado de Persia. En él están enterrados los restos de numerosos reyes, entre ellos Fath-‘Alí y Muh.ammad Sháh.

** “En Qum se hallan depositados los restos de la hermana (del Imám Rid. á), Fát.imiy-i-Ma‘s.úmih, esto es, la Inmaculada, la cual, de acuerdo con cierto relato, vivió y murió allí, tras haber abandonado Bagdad para escapar de la persecución de los califas; de acuerdo con otro relato, enfermó y murió en Qum, cuando iba a verse con su hermano en T. ús. Por su parte, creen las gentes piadosas shí‘íes que él suele regresar para devolver la visita todos los viernes desde su santuario en Mashhad” (Lord Curzon, Persia and the Persian Question, vol. 2, p. 8).

LOS ROMPEDORES DEL ALBA

Vistas de Qum, en las que se aprecia el H. aram-i-Ma‘s.úmih.

de arresto los más infames criminales. Sin embargo, estamos dispuestos a pasar por alto, enteramente por Vuestro bien, cuantas instrucciones hemos recibido. Si es Vuestro deseo, sin vacilar Os conduciremos por las calles de Qum y permitiremos que visitéis su sagrado santuario”. “El corazón del verdadero creyente es el trono de Dios”, observó el Báb. “Aquel quien es el arca de la salvación y fortaleza imbatible del Todopoderoso recorre ahora con vosotros estos yermos. Prefiero el camino de la campiña antes que entrar en esa ciudad impía. Los restos inmaculados que yacen enterrados dentro de ese santuario, su hermano e ilustres antepasados sin duda lamentan la postración de este pueblo perverso. Con sus labios le rinden homenaje; mas con sus actos vuelcan la deshonra sobre su nombre. Exteriormente sirven y reverencian su santuario; interiormente, deshonran su dignidad”.

Tan elevados sentimientos habían infundido tal confianza en los corazones de quienes acompañaban al Báb que de haber decidido dejarlos de improviso, ninguno de los guardias se habría sentido perturbado o hubiera intentado perseguirle. Escogiendo la ruta que bordea el tramo septentrional de la ciudad de Qum, hicieron parada en la aldea de Qumrúd, de la que era señor un familiar de Muh.ammad Big, cuyos habitantes pertenecían todos a la rama de los ‘Alíyu’lláhí. Por invitación del jefe de la aldea, el Báb pernoctó una noche en aquel lugar y Se sintió tocado por la espontaneidad y calor de la recepción que Le tributaron aquellas gentes sencillas. Desde allí reemprendió el trayecto, invocando las bendiciones del Todopoderoso en su favor y animando sus corazones con muestras de amor y aprecio.

Tras una marcha de dos días desde dicha aldea, llegaron por la tarde del octavo día después de Naw-Rúz a la fortaleza de Kinár-Gird*, situada a seis parasangas al sur de Teherán. Tenían previsto llegar a la capital al día siguiente, y habían decidido pasar la noche en las inmediaciones de la fortaleza, cuando irrumpió un mensajero, venido desde Teherán, con una orden escrita de H. ájí Mírzá Áqásí dirigida a Muh.ammad Big. El mensaje le ordenaba que se dirigiera de inmediato con el Báb hasta la aldea de Kulayn**, donde reposan junto a su padre los restos de Shaykh-i-Kulayní, Muh.ammad-ibn-i-Ya‘qúb, autor del Usúl-i-Káfí, natural de dicho lugar, y cuyos santuarios son muy venera

* Una fonda de la vieja Is. fáhán, a una distancia de unos 45 kilómetros de

Teherán (A Traveller’s Narrative, p. 14, nota 2).
** Véase A Traveller’s Narrative, p. 14, nota 3.
LOS ROMPEDORES DEL ALBA
Pueblo de Qumrúd.

dos por las gentes de los alrededores*. Muh.ammad Big recibió órdenes de que, en vista de lo inadecuado de la aldea, plantara una tienda especial para el Báb y mantuviera la escolta en la vecindad hasta nuevo aviso. Por la mañana del noveno día después del Naw-Rúz, el undécimo día del mes de Rabí‘u’th-Thání, del año 1263 d.h.**, se instaló para el Báb en las cercanías de la población, propiedad de H. ájí Mírzá Áqásí, la tienda que éste solía ocupar personalmente cuando visitaba el lugar, en las faldas de una colina situada agradablemente en medio de amplios trechos de huertas y campos risueños. La paz del paraje, la exuberancia de la vegetación, y el murmullo incesante de los riachuelos complacieron sobremanera al Báb. Dos días después se Le sumaron Siyyid H. usayn-i-Yazdí, Siyyid H. asan, su hermano, así como Mullá ‘Abdu’l-Karím, y Shaykh H. asan-i-Zunúzí, todos

* “Al difundirse la noticia, fue imposible ejecutar la orden del primer ministro, H. ájí Mírzá Áqásí. Desde Is.fáhán a Teherán no se hablaba más que de la iniquidad del clero y del Gobierno con relación al Báb; en todas partes se murmuraba y se deploraba la injusticia” (Journal Asiatique, 1866, tomo 7, pág. 355).

** 29 de marzo de 1847 d.C.
Ruinas de la fortaleza de Kinár-Gird.

los cuales fueron invitados a alojarse en los aledaños de Su tienda. El decimocuarto día del mes de Rabí‘u’th-Thání*, el duodécimo día después de Naw-Rúz, llegaron desde Teherán Mullá Mihdíy-i-Khú’í y Mullá Muh.ammad Mihdíy-i-Kandí. Este último, quien había estado estrechamente relacionado con Bahá’u’lláh en Teherán, había recibido encargo de Su parte de entregarle al Báb una carta sellada junto con ciertos regalos, los cuales, tan pronto como fueron depositados en Sus manos, provocaron en Su alma sentimientos de inusual delectación. Con un semblante iluminado por la dicha, abrumó al portador con muestras de favor y gratitud.

El mensaje, recibido en una hora de incertidumbre y suspense, Le impartió solaz y fortaleza al Báb. Despejó la pesadumbre que se había posesionado de Su corazón e imbuyó Su alma de la certeza en la victoria. La tristeza que desde hacía tiempo asomaba en Su rostro, y que los peligros del cautiverio habían venido a agravar, menguó visiblemente. Ya no derramaba aquellas lágrimas de angustia que solían surcar tan profusamente Sus ojos desde los días en que fuera arrestado y abando

* 1 de abril de 1847 d.C.
LOS ROMPEDORES DEL ALBA
Vistas del pueblo de Kulayn.

nase Shíráz. El grito “Bienamado, Mi Bienamado”, que en Su amargo pesar y soledad solía proferir, cedió su puesto a expresiones de gracias y alabanza, de esperanza y triunfo. La exultación que brilló en Su rostro ya no le abandonaría hasta el día en que las noticias del gran desastre de Shaykh T. abarsí volvieron a nublar el resplandor de Su rostro y enturbiaron la alegría de Su corazón.

He oído contar a Mullá ‘Abdu’l-Karím el incidente que sigue: “Mis compañeros y yo estábamos profundamente dormidos en las proximidades de la tienda del Báb cuando el batir de jinetes nos despertó de improviso. Pronto se nos informó de que la tienda del Báb se hallaba vacía y que quienes habían acudido en Su búsqueda no habían logrado encontrarle. Oímos que Muh.ammad Big reconvenía a los centinelas. ‘¿Por qué os apuráis?’, insistió, ‘¿Es que Su magnanimidad y nobleza de alma no están lo bastante acreditadas a vuestros ojos para que no estéis convencidos de que jamás, por Su propia seguridad, habría consentido poner en peligro a los demás? Sin duda, debe de haberse retirado, en el silencio de esta noche de luna, a un lugar donde se pueda comulgar sin estorbos con Dios. Sin duda, regresará a Su tienda. Nunca nos abandonará’. En su afán por reafirmar a sus colegas, Muh.ammad Big caminó por la ruta de Teherán. Yo, también, junto con mis compañeros, le seguí. Poco después, el resto de los guardas se hicieron visibles con sus monturas tras de nosotros. Habíamos recorrido cerca de un maydán* cuando, a la tenue luz de la aurora, avistamos a lo lejos la solitaria figura del Báb. Se dirigía hacia nosotros desde Teherán. ‘¿Creíais que Me había escapado’, fueron Sus palabras a Muh.ammad Big al acercársele. ‘Lejos de mí’, fue la respuesta instantánea de éste mientras se arrojaba a los pies del Báb, ‘albergar tales pensamientos’. Muh.ammad Big se sintió demasiado sobrecogido por la serena majestad que la expresión radiante del Báb revelaba esa mañana como para aventurar cualquier otra observación. En Su rostro se había aposentado una mirada de confianza. Sus palabras estaban dotadas de tal poder trascendente, que un sentimiento de profunda reverencia embargó nuestras almas. Nadie se atrevió a preguntarle cuál fue la causa de tan notable cambio en Su hablar y proceder. Ni Él tampoco se aprestó a disipar nuestra curiosidad y maravilla”.

El Báb permaneció quince días en aquel emplazamiento**. La tranquilidad de que disfrutó en medio de aquellos plácidos

* Véase Glosario.

** De acuerdo con A Travellers’s Narrative (p. 14), el Báb permaneció en el pueblo de Kulayn veinte días.

LOS ROMPEDORES DEL ALBA
Muh.ammad-Sháh.

parajes se vio crudamente perturbada con la recepción de una carta que Le dirigía Muh.ammad Sháh* en persona y que esta

* Muh.ammad Sháh, escribe Gobineau, “era un príncipe de carácter bastante particular, de ésos que, aun no escaseando en Asia, no acostumbran los europeos a ver, y mucho menos comprender. Por más que reinó durante un período en que los hábitos de la política local todavía eran bastante turbulentos, se mostró suave y paciente. Su tolerancia se extendía al punto de asistir con mirada complacida a los desórdenes de su propio harén, a pesar de que bien podían haber merecido sus iras; pues, al igual que durante el reinado de Fath. -‘Alí Sháh, el dejar las cosas a la ventura y capricho de las fantasías jamás conocieron tan grandes desafueros. Se le atribuyen estas palabras dignas de nuestro siglo XVIII: ‘¿No os recataréis un tanto, señora? No quisiera turbar vuestra diversión’. Pero no había aquí una indiferencia afectada; se trataba de la laxitud y el aburrimiento. La salud de Muh. ammad Sháh siempre había sido deplorable. Gotoso en grado extremo, sufría dolores continuos de los que apenas conocía reposo. Su carácter, de natural débil, se había vuelto sumamente melancólico y, puesto que tenía una gran necesidad de afecto y apenas encontraba sentimientos de este género en su familia, entre sus mujeres e hijos, había empeñado todo el afecto sobre el viejo Mullá, su preceptor. Lo había convertido en su único amigo y confidente; después en su primer y todopoderoso ministro, y en suma su Dios (sin que haya en esto exageración expresiva). Educado por este ídolo en lo que para el islam eran ideas bastante irreverentes, hizo caso omiso tanto de los dogmas del Profeta como del propio Profeta. Los imámes le eran del todo indiferentes y, si guardaba algún respeto por ‘Alí, se debía a esa grotesca operación del espíritu mediante la cual los persas identifican a este venerable personaje con su nacionalidad. En suma, Muh.ammad Sháh no era musulmán, ni cristiano, y huelga decir que tampoco judío. Tenía por cosa cierta que la sustancia divina se encarnaba en los sabios con toda Su potencia. Y como consideraba a

H. ájí Áqásí el sabio por excelencia, no dudaba que éste fuese Dios, por lo que solía rogarle devotamente que realizara algún prodigio. A menudo le daba por decir a sus oficiales, con un aire entre sesudo y convencido: ‘El H. ájí me ha prometido un milagro para esta noche, ¡ya veréis!’ Con excepción del H. ájí, Muh.ammad Sháh profesaba una indiferencia prodigiosa hacia los éxitos o reveses de tal o cual doctrina religiosa. Por el contrario, se complacía en ver cómo se suscitaban conflictos de opiniones, lo que a sus ojos era testimonio de la ceguera universal” (Conde de Gobineau, Les Religions et les Philosophies dans l’Asie Centrale, pp. 131132).

LOS ROMPEDORES DEL ALBA

ba redactada en los siguientes términos:* “Por más que deseamos veros, en vista de nuestra inmediata partida de la capital, nos vemos impedidos de recibiros como corresponde en Teherán. Hemos significado nuestro deseo de que seais conducido a Máh-Kú, y hemos librado las órdenes pertinentes para que ‘Alí Khán, alcaide del castillo, os dispense un trato respetuoso y considerado. Es nuestra intención y esperanza citaros a este lugar una vez que regresemos a la sede de nuestro

* De acuerdo con A Traveller’s Narrative, el Báb “dirigió una carta a la Presencia Real suspirando por una audiencia en la que pudiera exponer la verdad de Su condición, confiando en que ello constituiría la vía para el logro de grandes beneficios”. Con relación a esta carta, Gobineau escribe lo que sigue: “‘Alí Muh.ammad escribió en persona a la Corte. Su carta llegó al mismo tiempo en que lo hicieran las acusaciones de sus adversarios. Sin adoptar ninguna actitud agresiva hacia el Rey, antes al contrario, remitiéndose a su autoridad y justicia, protestaba de que, tras largo tiempo, la depravación del clero era en Persia un hecho conocido de todos; que no solamente las buenas costumbres se hallaban corrompidas y que el bienestar de la nación había dejado de serlo, sino que además la propia religión, viciada por la falta de tantos culpables, se hallaba en peligro y amenazada de desaparición, con riesgo de que el pueblo quedara abandonado a las más afrentosas tinieblas; que, en cuanto a él, habiendo sido designado por Dios, en virtud de una misión especial, para descartar tales desdichas, había comenzado a esclarecer al pueblo de Fárs, de modo que la sana doctrina había realizado un progreso más que evidente y vertiginoso. Tanto era así que los adversarios, sintiéndose confundidos, se debatían desde entonces entre la impotencia y el desprecio público. Pero esto no era sino el comienzo, y el Báb, confiando en la magnanimidad del Rey, solicitaba permiso para acudir a la capital con sus principales discípulos y sostener allí debates con los mullás del imperio, en presencia del Soberano, de los grandes y del pueblo. Añadía que, a buen seguro, les haría sentirse ridículos; demostraría su infidelidad y los reduciría al silencio, tal como había hecho con los grandes y pequeños mullás que habían pretendido enfrentársele; que si él era vencido en la pugna, contra lo que esperaba, se sometería de antemano a cuanto el Rey ordenara, y estaba dispuesto a entregar su cabeza y la de cualquiera de sus partidarios”. (Conde de Gobineau, Les Religions et les Philosophies dans l’Asie Centrale, p. 124).

Gobierno, momento en el que anunciaremos definitivamente nuestro juicio. Confiamos no haberos contrariado, y que en ningún momento dudéis de informarnos en caso de que sufráis inconveniencias. Nos atrevemos a esperar que continuaréis rogando por nuestro bienestar y la prosperidad del reino” (fechado Rabí‘u’th-Thání, 1263 d.h.)*.

H. ájí Mírzá Áqásí** era sin duda el responsable de haber inducido a Muh.ammad Sháh a dirigir tal comunicación al

* 19 de marzo-17 de abril de 1847 d.C.

** Según Hidáyat, en su Majma‘u’l-Fus. ah. á, H. ájí Mírzá Áqásí se llamaba ‘Abbás-‘Alí. Era el hijo de Mírzá Muslim, uno de los teólogos bien conocidos de Íraván. Su hijo, ‘Abbás-‘Alí, fue discípulo en Karbilá de Fakhru’d-Dín, ‘Abdu’s.-S.amad-i-Hamadání. Desde Karbilá marchó a Hamadán, visitó Ádhirbáyján, y desde allí emprendió la peregrinación a La Meca. Regresó a Ádhirbáyján sumido en la pobreza extrema; mas logró remontar su situación, y fue designado tutor de los hijos de Mírzá Músá Khán, el her-mano del difunto Mírzá Abu’l-Qásim, el Qá’im-Maqám. Muh.ammad Mírzá, cuyo futuro ascenso al trono de Persia le había vaticinado, le era grandemente devoto. A su hora éste le nombró primer ministro. A la muerte del Monarca se retiró a Karbilá, donde habría de morir en el Ramad. án, 1265 d.h. (notas de Mírzá Abu’l-Fad. l). De acuerdo con el relato de H. ájí Mu‘ínu’s-Salt.anih (p. 120), H. ájí Mírzá Áqásí era oriundo de Máh-Kú, donde sus padres habían residido tras abandonar Íraván, en el Cáucaso. “H. ájí Mírzá Áqásí, natural de Íraván, quien lograra una influencia sin límites sobre su débil amo, del que había sido tutor, profesaba la doctrina sufí. Era él un anciano caballero burlón, de nariz luenga, y un porte que traslucían la rareza y autosuficiencia de su carácter” (C.R. Markham, A General Sketch of the History of Persia, p. 473). “Por su parte, el H. ají, era un dios de una suerte particular. No es en modo alguno seguro que no creyera él mismo aquello de lo que el propio Muh.ammad Sháh estaba persuadido. En todo caso, profesaba los mismos principios generales que el Rey, a quien se los había inculcado de buena fe. Pero esto no impedía la farsa. La farsa era el sistema, la regla, el hábito por el que regía su vida. No tomaba nada en serio, empezando por sí mismo: ‘No soy un primer ministro’, repetía constantemente, sobre todo ante quienes zahería; ‘soy un viejo Mullá, sin alcurnia ni mérito, y si me encuentro en el lugar que

LOS ROMPEDORES DEL ALBA

Báb. Actuaba movido tan sólo por el miedo*, todo fuera que el encuentro previsto le privara del puesto de indisputada preeminencia en los asuntos de Estado y le acarreara, en suma, la destitución del poder. No albergaba sentimientos de malicia o

ocupo, es porque el Rey así lo ha querido’. Jamás hablaba de sus hijos sin llamarlos hijos de la bribona o hijos de perra. Con semejantes términos preguntaba por ellos cuando, estando ausentes, les hacía llegar órdenes a través de sus oficiales. Le complacía especialmente pasar revista a la caballería, ocasión en la que reunía, con las galas más suntuosas, a todos los khanes nómadas de Persia. Congregadas en la llanura las tribus belicosas, solía verse cómo el H. ájí llegaba vestido de mendigo, tocado con un viejo bonete desgastado y mal calado, luciendo un sable al cinto sobre su túnica, y montado encima de un pequeño asno. A continuación hacía que los asistentes se reunieran en torno a su persona, los trataba de imbéciles, se mofaba de sus pertrechos, les demostraba que no servían para nada y los despachaba junto a los suyos con regalos; pues su humor sarcástico venía sazonado de generosidad” (Conde de Gobineau, Les Religions et les philosophies dans l’Asie Centrale, pp. 132133).

* “Una anécdota mostrará los sentimientos a los que obedecía el primer ministro cuando prevalecía en este sentido sobre la voluntad del Sháh. El príncipe Farhád Mírzá, todavía joven, era alumno de H. ají Mírzá Áqásí. Él es quien refiere: ‘Cuando S.M., siguiendo el consejo del primer ministro, escribió al Báb que se dirigiera a Máh-Kú, acudimos con H. ají Mírzá Áqásí a pasar algunos días en el parque que había erigido en Yaft-Ábád, en los alrededores de Teherán. Sentía grandes deseos de interrogar a mi maestro sobre los acontecimientos que se precipitaban, pero no osaba hacerlo delante de los demás. Un día, yendo de paseo por el jardín en su compañía, y viendo que parecía estar de buen humor, me envalentoné hasta preguntarle: ‘¿Por qué habéis enviado al Báb a Máh-Kú?’ Y él me respondió: ‘Todavía sois joven y no podéis comprender ciertas cosas, mas sabed que, de haber venido a Teherán, ni vos ni yo estaríamos en estos momentos paseándonos libres de toda cuita bajo estas fresca sombra’ ” (A.L.M. Nicolas, Siyyid ‘Alí-Muh. ammad dit le Báb, pp. 243244). De acuerdo con el relato de H. ájí Mu‘ínu’s-Salt.anih (p. 129), el motivo principal que impulsó a H. ájí Mírzá Áqásí a instar a Muh.ammad Sháh a ordenar el destierro del Báb a Adhirbáyján fue el temor a que se

resquemor hacia el Báb. Por fin logró persuadir* al Soberano de que trasladase a tan temible rival a un rincón remoto y aislado del reino, y así pudo aliviar su conciencia del pensamiento que de continuo le obsesionaba**. ¡Cuán enorme no sería su error, cuán grave su torpeza! Apenas comprendía, en aquel momento, que con sus incesantes intrigas privaba al Rey y al país de los beneficios incomparables que podía reportarles una Revelación divina, capaz de liberar al país del estado de la afrentosa degradación en que había caído. Mediante semejante acto, aquel ministro miope no sólo privaba a Muh.ammad Sháh del Instrumento supremo con que hubiera podido rehabilitar un imperio que se desmoronaba por momentos, sino

viera cumplida la promesa del Báb según la cual habría de curar al Soberano de su enfermedad, si Le permitía ser recibido en Teherán. Estaba convencido de que si el Báb lograba efectuar tal cura, el Sháh caería bajo la influencia de su Prisionero y dejaría de conferir sobre el primer ministro los honores y beneficios que disfrutaba de forma exclusiva.

* Según Mírzá Abu’l-Fad. l, H. ájí Mírzá Áqásí procuró, con sus referencias a la rebelión de Muh.ammad H. asan Khán, el Salár, ocurrida en Khurásán, y a la revuelta de Áqá Khán-i-Ismá‘ílí, ocurrida en Kirmán, inducir al Soberano a que abandonara el proyecto de emplazar al Báb a que compareciese en la capital, enviándolo, antes bien, a la remota provincia de Ádhirbáyján.

** “No obstante, en estas circunstancias los cálculos del Gran Visir se vinieron estrepitosamente abajo. Temiendo que la presencia del Báb en Teherán ocasionara nuevos desmanes (y de ello ya había bastante, gracias a sus fantasías y a su desgobierno), cambió lo ya dispuesto, motivo por el que la escolta que había de conducir al Báb desde Is.fáhán a Teherán recibió órdenes, cuando ésta se hallaba a unos treinta kilómetros de esta última capital, de no adentrarse y de trasladar al prisionero a Máh-Kú, un pueblo donde —pensaba el primer ministro— el impostor perdería toda esperanza, puesto que sus habitantes, agradecidos por los beneficios y protección que él les había dispensado, tomarían las medidas necesarias para sofocar los problemas que pudieran surgir” (Journal Asiatique, 1866, tomo 7, p. 356).

LOS ROMPEDORES DEL ALBA

que también le privaba del Medio espiritual que le hubiera permitido establecer un ascendiente incontestado sobre los pueblos y naciones de la Tierra. Con su locura, derroche y consejos pérfidos, socavó los cimientos del Estado, rebajó su prestigio, minó la lealtad de los súbditos, y los arrojó al abismo de la miseria*. Incapaz de ver un aviso en el ejemplo de sus predecesores, despreció desdeñosamente las exigencias e intereses del pueblo, yendo en pos, sin darse tregua, de sus designios de engrandecimiento personal. Con su libertinaje y despilfarro, sumió al país en guerras ruinosas con sus vecinos. Sa‘d-i-Ma‘ádh, por cuyas venas no corría sangre real ni estaba investido de autoridad, logró, mediante la rectitud de su conducta y su devoción inquebrantable a la Causa de Muh.ammad, una distinción tan exaltada que aún hoy día los jefes y gobernantes del islam continúan reverenciando su memoria y alabando sus virtudes; en tanto que Buzurg-Mihr, el más diestro, el más sabio y el más experimentado administrador de los visires de Núshíraván-i-‘Ádil, a pesar de su elevadísima posición, cayó al fin públicamente en desgracia, fue arrojado a un pozo y quedó convertido en el objeto de la mofa y desprecio del pueblo. Tanto lamentó su postración y tan amargamente lloró que al final perdió la vista. Pues bien, ni el ejemplo del primero ni el destino del segundo parecían haber puesto en guardia a semejante ministro, seguro de sí mismo sobre los peligros del puesto. Persistió en sus ideas hasta que, también

* “No obstante, el estado de Persia no era satisfactorio; pues H. ájí Mírzá Áqásí, quien había sido su virtual gobernante durante trece años, ‘era un perfecto ignorante de la ciencia del mando y del arte militar, pero sí lo bastante envanecido como para no avenirse a ser instruido, o demasiado celoso de admitir ayudante alguno; su lenguaje era brutal; su conducta, insolente; sus hábitos, indolentes. Arrastró la hacienda al borde mismo de la bancarrota y, al país, a un paso de la revolución. La caballería de las tribus quedó prácticamente aniquilada”. Tal era —si atendemos a las penetrantes palabras de Rawlinson— la suerte de Persia a mediados del siglo XIX. (M. Sykes, A History of Persia, vol. 2, pp. 439-440.)

H. ájí Mírzá Áqásí.
LOS ROMPEDORES DEL ALBA

él, tuvo de despedirse del rango, abandonando riquezas* y hundiéndose en la vergüenza y perdición. Las numerosas propiedades de las que se había incautado por la fuerza, pertenecientes a súbditos humildes y obedientes del Sháh, el costoso mobiliario con el que las embelleció, los grandes gastos de mano de obra y fortuna que dispuso para su mejora, todos se vieron irremediablemente perdidos dos años después de que emitiera el decreto por el que condenaba al Báb a ser encarcelado en las inhóspitas montañas de Ádhirbáyján. Todas sus posesiones le fueron confiscadas por el Estado. Su propia persona cayó en desgracia ante el Soberano, quien le expulsó ignominiosamente de Teherán, hasta que la enfermedad y la pobreza se cebaron en él. Desahuciado y hundido en la mise-ria, languideció en Karbilá hasta la hora de su muerte**.

* “H. ájí Mírzá Áqásí, el viejo y medio loco primer ministro, retenía en sus manos las riendas de toda la administración, y había conseguido ejercer un dominio completo sobre el Sháh. El desgobierno del país fue de mal en peor, en tanto que el pueblo padecía la hambruna y maldecía a la dinastía Qájár [...] En las provincias la situación era deplorable; todo hombre con alguna pretensión de talento o patriotismo era llevado al exilio por el viejo

H. ájí, quien se afanaba por amasar riquezas para sí en Teherán a expensas del desventurado país. El gobierno de las provincias fue vendido a los mejores postores, quienes oprimían al pueblo de forma temible” (C.R. Markam, A General Sketch of the History of Persia, pp. 486-487).

** Gobineau escribe con relación a su caída en desgracia: “H. ájí Mírzá Áqásí, alejado ya de un poder del que solía mofarse, se retiró a Karbilá, donde empleó sus últimos días preparando hornacinas para los mullás y también un poco a la memoria de los santos mártires” (Les Religions et les Philosophies dans l’Asie Centrale, p. 160). “Este artero hombre se había apoderado de la voluntad del difunto Sháh a tal punto que, con razón, podía decirse del ministro que él era el verdadero Soberano; no pudo, pues, sobrevivir a su antigua fortuna. A la muerte de Muh.ammad Sháh desapareció y emprendió camino hacia Karbilá, lugar donde, bajo la protección del Santísimo Imám, hasta un criminal de Estado podía hallar inviolable asilo. Pronto, sin embargo, cayó víctima de una pesadumbre corrosiva, que, antes que los remordimientos, abrevió su vida” (Journal Asiatique, 1866, tomo 7, pp. 367-368).

Según lo dicho, el Báb recibió órdenes de marchar a Tabríz*. La misma escolta que se hallaba a las órdenes de Muh.ammad Big, Le acompañó en Su travesía hacia la provincia noroccidental de Ádhirbáyján. Se Le permitió que escogiera un compañero y un sirviente de entre Sus seguidores para que Le acompañara durante Su estancia en la provincia. El Báb escogió a Siyyid H. usayn-i-Yazdí y al hermano de éste, Siyyid H. asan. Rehusó gastar en Su persona los fondos que había dispuesto el Gobierno para los gastos de viaje. Todas las ayudas dispensadas por el Estado fueron distribuidas entre los pobres y necesitados. Para Sus propias necesidades, empleó el caudal que, en calidad de comerciante, había ganado en Búshihr y Shíráz. Puesto que se habían cursado órdenes de evitar la entrada en las ciudades de paso a Tabríz, cierto número de seguidores de Qazvín, informados de la llegada de su Bienamado, se encaminaron hacia el pueblo de Síyáh-Dihán**, donde pudieron encontrarse con Él.

Uno de ellos era Mullá Iskandar, en quien H. ujjat había delegado para visitar al Báb en Shíráz e investigar Su Causa. El Báb le encargó que entregase el siguiente mensaje a Sulaymán Khán-i-Afshár, quien fuera gran admirador de

* Según A Traveller’s Narrative (p. 16), el Báb “escribió una carta, en el curso del viaje, dirigida al primer ministro, y en la que decía: ‘Me había emplazado a que saliera de Is.fáhán para verme con los doctores y llegar a un acuerdo decisivo. ¿Qué ha ocurrido ahora para que tan excelente intención se haya trocado por Máh-Kú y Tabríz?’”

** Según Samandar (manuscrito, pp. 4-5), el Báb permaneció en el pueblo de Síyáh-Dihán, en las proximidades de Qazvín, de paso hacia Ádhirbayján. En el curso de esa travesía, se cuenta que reveló varias Tablas dirigidas a los ‘ulamás destacados de Qazvín, entre ellos los siguientes: H. ájí Mullá ‘Abdu’l-Vahháb, H. ájí Mullá S.álih., H. ájí Mullá Taqí y H. ájí Siyyid Taqí. Las Tablas llegaron a su destino por conducto de H. ájí Mullá Ah.mad-i-Ibdál. Varios creyentes, entre los cuales figuraban dos hijos de

H. ájí Mullá ‘Abdu’l-Vahháb, pudieron tener un encuentro con el Báb en la noche que pasó en la citada población. Y ése es el pueblo desde donde al parecer el Báb habría dirigido Su epístola a H. ájí Mírzá Áqásí.

LOS ROMPEDORES DEL ALBA

Siyyid Káz.im: “Aquel cuyas virtudes el difunto Siyyid había alabado incesantemente, y a la llegada de cuya Revelación continuamente había aludido, se ha revelado ahora. Yo soy el Prometido. Alzaos a liberarme de la mano del opresor”. Cuando el Báb confío este mensaje a Mullá Iskandar, Sulaymán Khán se hallaba en Zanján preparándose para su partida hacia Teherán. El mensaje tardó tres días en llegarle. Sin embargo, no respondió al llamamiento.

Dos días después, un amigo de Mullá Iskandar transmitió estas noticias a H. ujjat, quien, a instancias de los ulamás de Zanján, había sido encarcelado en la capital, sobre el llamamiento del Báb. De inmediato, H. ujjat dio instrucciones a los creyentes de su población natal de que hicieran todos los preparativos para reclutar las fuerzas precisas con que lograr la liberación de su Maestro. Les instó a que procedieran con cui-dado y a que intentaran, en el momento apropiado, prenderle y trasladarle adonde fuera su deseo. A éstos se sumaron enseguida cierto número de creyentes de Qazvín y de Teherán, quienes, de acuerdo con las instrucciones de H. ujjat, se dispusieron a ejecutar el plan. Sorprendieron a los guardas a medianoche y, hallándolos profundamente dormidos, se acercaron al Báb para rogarle que escapara. “También las montañas de Ádhirbáyján tienen sus derechos”, fue Su respuesta segura al tiempo que les aconsejaba que desistieran del intento y que regresaran a sus hogares*.

* En Táríkh-i-Jadíd, se dice que Muh.ammad Big refirió lo siguiente a H. ájí Mírzá Jání: “Así que montamos y cabalgamos hasta llegar a un caravasar de ladrillo, a una distancia de dos parasangas de la ciudad. Desde allí avanzamos a Mílán, donde muchos de los habitantes acudieron a ver a Su Santidad, sintiéndose colmados de admiración ante la majestad y dignidad de ese Señor de la Humanidad. Por la mañana, conforme salíamos de Mílán, una anciana se personó con un niño cuya cabeza se había escaldado y estaba tan cubierta de postillas que le blanqueaban hasta el cuello. Rogaba ella que le curase, y los guardas se lo habrían impedido, de no haber salido al paso el Báb quien, colocándole un pañuelo sobre la

Vista panorámica de Tabríz.

Acercándose al portal de Tabríz, Muh.ammad Big, sintiendo que la hora de la separación estaba ya próxima, acudió a Su presencia y, con ojos llenos de lágrimas, le imploró que olvidara sus faltas y transgresiones. “La marcha desde Is.fáhán”, dijo, “ha sido larga y ardua. No he cumplido, como debía, mi deber de serviros. Ansío Vuestro perdón, y os ruego que me confiráis Vuestras bendiciones”. “Estad seguros”, respondió el Báb, “de que os cuento como miembro de Mi grey. Quienes abracen Mi Causa os bendecirán y glorificarán eternamente, alabarán vuestra conducta y exaltarán vuestro nombre”*. El resto de los

cabeza, repitió ciertas palabras; al punto, la criatura quedó sanada. En aquel lugar doscientas personas creyeron y experimentaron una conversión sincera y auténtica” (pp. 220-221).

* Mírzá Abu’l-Fad. l afirma en sus escritos que Él mismo, encontrándose en Teherán, tuvo un encuentro con el hijo de Muh.ammad Big, cuyo nombre era ‘Alí-Akbar-Big, de quien oyó cómo refería las notables experiencias que su padre tuvo en el curso de su marcha a Tabríz en compañía del Báb. ‘Alí-Akbar-Big fue un firme creyente en la Causa de Bahá’u’lláh y como tal fue conocido por los bahá’ís de Persia.

LOS ROMPEDORES DEL ALBA

guardas, siguiendo el ejemplo del jefe, imploraron las bendiciones de su Prisionero, besaron Sus pies, y con lágrimas en los ojos Le dieron el último adiós. A cada uno de ellos les expresó el Báb Su aprecio por sus devotas atenciones, asegurándoles que rezaría de su parte. Con pesar, Lo entregaron en manos del gobernador de Tabríz, el heredero del trono de Muh.ammad Sháh. A todas las personas con las que después se cruzaron, estos servidores atentos del Báb, testigos de Su sabiduría y poder sobrehumanos, vinieron a contarles con asombro y admiración la historia de las maravillas que habían visto y oído, y de esta forma ayudaron a difundir, a su modo, el conocimiento de la nueva Revelación. Las noticias de la llegada próxima del Báb a Tabríz, conmovieron a los creyentes de la ciudad. Todos se dispusieron a darle encuentro, deseosos de extenderle la bienvenida a tan Bienamado Guía. Los oficiales del Gobierno, a cuya custodia había sido confiado el Báb, se negaron a permitirles que se acercaran a recibir Sus bendiciones. Sin embargo, incapaz de dominarse, un joven se abalanzó descalzo por el portal de la ciudad, y, en su impaciencia por contemplar el rostro del Bienamado, corrió media parasanga* a Su encuentro. Iba ya acercándose a los jinetes que llevaban la delantera del Báb, hasta que, tomando la orla del manto de uno de ellos, le besó devotamente los estribos. “Sois los compañeros de mi Bienamado”, exclamó entre lágrimas. “Os quiero como a la niña de mis ojos”. Les aturdió lo extraordinario de su conducta, la intensidad de su emoción. De inmediato, accedieron a su petición de alcanzar la presencia del Maestro. Bastó que sus ojos repararan en Él para que surgiera de sus labios un grito exultante. Cayó de bruces y lloró copiosamente. El Báb desmontó del caballo, lo rodeó con Sus brazos, enjugó sus lágrimas y calmó la agitación de su corazón. De entre todos los creyentes de Tabríz, sólo aquel joven había logrado rendirle homenaje al Báb y ser bendecido por el toque de Su

* Véase Glosario.

mano. Todos los demás hubieron de contentarse con un fugaz atisbo de su Bienamado y, con aquella escena, hubieron de satisfacer sus anhelos.

Llegado a Tabríz, el Báb fue conducido a una de las casas principales de la ciudad que había sido reservada para Su reclusión*. Un destacamento del regimiento Nás.irí mantuvo guardia junto a la entrada de la casa. Con la sola excepción de Siyyid H. usayn y su hermano, no se permitió que ninguna persona del público o de Sus seguidores se viesen con Él. Este mismo regimiento, reclutado entre los habitantes de Khamsih, sobre el que habían recaído honores especiales, fue escogido para descargar la andanada que había de causarle la muerte. Las circunstancias de Su llegada habían agitado al pueblo de Tabríz profundamente. Una multitud se había congregado para presenciar Su entrada en la ciudad**. Algunos se sentían apremiados por la curiosidad, otros deseaban sinceramente comprobar qué había de cierto en los descabellados informes que circulaban en torno a Su persona, en tanto que a otros la fe y devoción les movían a alcanzar Su presencia para testimoniarle su lealtad. A Su paso por las calles, resonaban por doquier los vítores de la muchedumbre. La gran mayoría del gentío que contemplaba Su rostro Le saludaba al grito de Alláh-u-Akbar†, otros Lo glorificaban y aclamaban en voz alta,

* Según A Traveller’s Narative (p. 16), el Báb permaneció cuarenta días en

Tabríz. Según el manuscrito de H. ájí Mu‘ínu’s-Salt.anih (p. 138), el Báb

pasó la primera noche de Su llegada a Tabríz en la casa de Muh. ammad

Big. De allí habría sido trasladado a una celda en la Ciudadela (el Ark),

próxima a la Masjid-i-‘Alí Sháh.

** “Los progresos de este hombre enérgico (Mullá Yúsuf-i-Ardibílí) fueron

tan rápidos que a las puertas de Tauris (Tabríz), incluso los habitantes de

una aldea muy poblada se entregaron a Él y adoptaron el nombre de bábí

es. Huelga decir que en esta misma aldea había gran número de bábíes.

Todo ello ocurría mientras el Gobierno adoptaba medidas para conven

cer al público de la impostura del Báb, castigarle y de ese modo justifi

carse ante el pueblo” (Journal Asiatique, 1866, tomo 7, pp. 357-358).

† “Dios es el Más Grande”.
— 421 —
LOS ROMPEDORES DEL ALBA

otros invocaban sobre Él las bendiciones del Todopoderoso, a otros podía vérseles besar reverentemente el polvo de Sus pisadas. Tal fue el clamor que suscitó la llegada, que se dio orden al pregonero de que avisara a la población del peligro que aguardaba a quien se aventurase a buscar Su presencia. “Quienquiera que intente acercarse a Siyyid-i-Báb”, decía el pregón, “o reunirse con él, todas sus posesiones le serán incautadas y él mismo será condenado a cadena perpetua”.

Un día después de la llegada del Báb, H. ájí Muh.ammad Taqíy-i-Milání, destacado comerciante de la ciudad, se aventuró junto con H. ájí ‘Alí-‘Askar, a entrevistarse con el Báb. Los amigos y quienes les querían bien les previnieron de que, con tal

El Ark (la Ciudadela) de Tabríz en la que estuvo recluido el Báb, y en la que se aprecian el interior y exterior (marcado con una X) de la celda que ocupó.

paso, no sólo se arriesgaban a perder la hacienda, sino que también peligraban sus vidas. Sin embargo, se negaron a escuchar semejantes consejos. Apenas se habían acercado a la puerta de la casa en que Se hallaba confinado el Báb, cuando sufrieron arresto. Siyyid H. asan, que en aquellos momentos salía de la presencia del Báb, intervino al punto. “He recibido órdenes de Siyyid-i-Báb”, protestó vehementemente, “de haceros llegar este mensaje: ‘Permitidles a estos visitantes la entrada, pues yo mismo les he invitado a que se reúnan conmigo’. He oído cómo H. ájí ‘Alí-‘Askar testimoniaba lo siguiente: ‘El recado silenció al punto a los oponentes, así que fuimos conducidos de inmediato a Su presencia’. Él nos saludó con estas palabras: ‘Estos pobres desdichados que montan guardia a la puerta de Mi casa han sido destinados por Mí para escudarme de la avalancha que se agolpa alrededor de la casa. Carecen de poder para impedir que Me vea con quienes deseo que alcancen Mi presencia’”. Permanecimos dos horas en Su presencia. En la despedida, nos confió dos anillos de cornalina, con instrucciones de que grabasemos en ellos dos versículos que previamente me había dado, que los engastásemos y que se los lleváramos de vuelta tan pronto como estuvieran listos. Nos aseguró que, a cualquier hora que deseáramos verle, nadie nos impediría el paso hasta Su presencia. Varias veces me aventuré a acudir a su vera a fin de comprobar Sus deseos sobre ciertos detalles relacionados con el encargo que nos había confiado. Ni siquiera una vez me crucé con la menor resistencia por parte de quienes guardaban la entrada de la casa. Ni siquiera una vez profirieron denuesto alguno contra mí, ni dieron muestras de esperar la más mínima recompensa por su indulgencia.

“Recuerdo cómo, en el curso de mi trato con Mullá

H. usayn, quedé impresionado por las numerosas evidencias de su extraordinario poder y perspicacia. Tuve el privilegio de acompañarle en su viaje desde Shíráz a Mashhad y de visitar con él las ciudades de Yazd, T.abas, Bushrúyih y Turbat. En aquellos días deploraba la tristeza que me había causado el no

LOS ROMPEDORES DEL ALBA

haberme visto con el Báb en Shíráz. ‘No os aflijáis’, me aseguró en tono confiado Mullá H. usayn, ‘el Todopoderoso es sin duda capaz de recompensaros en Tabríz por la pérdida que habéis sufrido en Shíráz. No una vez, sino siete veces, podrá el permitiros que disfrutéis de la dicha de Su presencia, a trueque de la visita que habéis perdido.’ Me asombró la seguridad con la que pronunció estas palabras. Y no fue hasta la época en que visité al Báb en Tabríz, tiempo en que, a pesar de las circunstancias adversas, pude ser admitido en Su presencia en varias ocasiones, cuando llegué a recordar aquellas palabras de Mullá

H. usayn y maravillarme ante su notable previsión. Cuán grande no sería mi sorpresa cuando, en el curso de mi séptima entrevista con el Báb, Le escuché estas palabras: ‘Alabado sea Dios, Quien os ha permitido cumplir el número de vuestras visitas y Quien os ha extendido Su amorosa protección’”.

E
ncarcelamiento del Báb
´´
13 en el castillo de Mah-Ku
S

e ha oído referir a Siyyid H. usayn-i-Yazdí lo siguiente: “Durante los primeros diez días del encarcelamiento del Báb en Tabríz, nadie sabía qué habría de ocurrirle a continuación. Circulaban por la ciudad las conjeturas más descabelladas. Un día me aventuré a preguntarle si continuaría residiendo en aquel lugar o si sería trasladado a otro paradero. ‘¿Habéis olvidado’, fue Su respuesta inmediata, ‘la pregunta que me hicisteis en Is.fáhán? Permaneceremos confinados por un plazo no inferior a nueve meses en Jabal-i-Básit.*, y de allí se Nos trasladará a Jabal-i-Shadíd**. Ambos lugares se encuentran entre las montañas de Khuy y están situados a ambos lados de la ciudad del mismo nombre’. Cinco días después de que el Báb pronunciase esta predicción, se cursaron órdenes de que se nos trasladase a Él y a mí al castillo de Máh-Kú, donde seríamos custodiados por ‘Alí Khán-i-Máh-Kú’í”.

El castillo, integrado por un edificio sólido con cuatro torreones de piedra, ocupa la cumbre de una montaña a cuyos pies se alza el pueblo de Máh-Kú. La única vía que sale de allí

* Literalmente “la Montaña Abierta”, alusión a Máh-Kú. El valor numérico de “Jabal-i-Básit”. equivale al de “Máh-Kú”.

** Literalmente “La Montaña de las Angustias”, alusión a Chihríg. El valor numérico de “Jabal-i-Shadíd” equivale al de “Chihríg”.

LOS ROMPEDORES DEL ALBA
Castillo de Máh-Kú.

atraviesa el pueblo y desemboca ante un portal contiguo a la sede del Gobierno y que permanece invariablemente cerrado. Dicho portal se distingue del que posee el propio castillo. Situado en los confines de los imperios otomano y ruso, el castillo ha sido utilizado, aprovechando su posición dominante y demás ventajas estratégicas, como centro de avistamiento. En tiempos de guerra, el funcionario a cargo del acuartelamiento solía observar los movimientos del enemigo, inspeccionaba las regiones colindantes e informaba al Gobierno de los casos de emergencia de los que tuviera noticia. El castillo limita al oeste con el río Araxes, que traza la frontera entre el territorio del Sháh y el Imperio ruso. Al sur se extiende el territorio del Sultán de Turquía; el pueblo fronterizo de Báyazíd dista de la montaña de Máh-Kú tan sólo cuatro parasangas*. El oficial de la frontera al mando del castillo era un hombre llamado ‘Alí Khán. Los habitantes del pueblo son todos kurdos, pertenecientes a la confesión sunní del islam**. Los shí‘íes, quienes constituyen la gran mayoría de los habitantes de Persia, siempre han sido acérrimos y declarados enemigos suyos. Estos kurdos, en particular, aborrecen a los siyyides de la denominación shi‘í, a quienes tienen por los guías espirituales y principales agitadores de entre sus enemigos. La madre de ‘Alí Khán era kurda, por lo que el hijo disfrutaba de gran estima y de la obediencia implícita de las gentes de Máh-Kú. Lo consideraban un miembro de su propia comunidad y tenían depositada en él la máxima confianza.

H. ájí Mírzá Áqásí se las había ingeniado deliberadamente para relegar al Báb a un rincón peligrosamente situado, tan inhóspito y tan apartado de los dominios del Sháh, con las miras puestas exclusivamente en atajar la marea de Su influen

* Véase Glosario.

** “Habita en una montaña cuyos habitantes ni siquiera pueden pronunciar la palabra Jannat (Paraíso), que es palabra árabe: ¿cómo podrían entonces comprender su sentido? Ved, pues, lo que acontece por la verdad de las existencias” (El Bayán persa, vol. 4, p. 14).

LOS ROMPEDORES DEL ALBA

cia y de sajar cualquier vínculo que Le atase al cuerpo de los discípulos que había en el país. Convencido de que pocos, si acaso, se aventurarían a adentrarse por aquella región salvaje y turbulenta, poblada por gentes tan indómitas, se complacía imaginando que, apartando por la fuerza a su Cautivo de los intereses y afanes de Sus seguidores, el Movimiento quedaría sofocado gradualmente al poco de nacer, hasta desembocar en su total extinción*. Sin embargo, pronto hubo de comprender cuán grande no sería su yerro en cuanto a la naturaleza de la Revelación del Báb y cuánto había subestimado la fuerza de su influencia. En seguida, los ánimos de aquellas gentes indóciles se plegaron a los gentiles modales del Báb, y sus corazones se aquietaron ante la influencia ennoblecedora de Su amor. Vieron cómo su orgullo se doblegaba ante Su modestia impar, y cómo su arrogancia se dulcificaba ante la sabiduría de Sus palabras. Tal fue el fervor que el Báb prendió en aquellos corazones que su primer acto, por las mañanas, consistía en buscar un lugar desde donde pudieran avistar Su rostro, desde donde lograsen comulgar con Él e implorar Sus bendiciones para las faenas del día. En caso de disputas, instintivamente corrían al lugar y, con la mirada puesta en la prisión, invocaban Su nombre, conminándose entre sí a declarar la verdad. Varias veces intentó ‘Alí Khán que desistieran de estas prácticas; pero se vio incapaz de rebajar su entusiasmo. Él mismo desempeñó su cometido con la mayor severidad, rehusando permitir que ninguno de sus declarados discípulos del Báb residiera, incluso una noche, en el pueblo de Máh-Kú**.

* “Patria del primer ministro, situada en la frontera de Ádhirbáyján, esta ciudad ha surgido del anonimato gracias a la administración de este ministro, motivo por el que muchos de los habitantes de Máh-Kú han sido elevados a los primeros puestos del Estado, gracias al servilismo que le profesan a H. ájí Mírzá Áqásí” (Journal Asiatique, 1866, tomo 7, p. 356, nota 1).

** “Es el Báb mismo quien nos indica cómo transcurría su vida en la prisión en la que estaba recluido. Las quejas, tan abundantes en el Bayán, creo

“Durante las primeras dos semanas”, prosiguió relatando Siyyid H. usayn, “no se permitió que nadie visitara al Báb. Sólo mi hermano y yo éramos admitidos en Su presencia. Siyyid

H. asan solía bajar al pueblo a comprar las vituallas del día acompañado por uno de los guardas. Shaykh H. asan-i-Zunúzí, quien había llegado a Máh-Kú, pasaba las noches en una mezquita situada fuera del portal de la ciudad. Hacía las veces de mediador entre los seguidores del Báb que visitaban Máh-Kú de vez en cuando y Siyyid H. asan, mi hermano, quien a su vez remitía las peticiones de los creyentes a su Amo y daba a conocer la respuesta a Shaykh H. asan.

”Cierto día el Báb encargó a mi hermano que informara a Shaykh H. asan de que él mismo solicitaría a ‘Alí Khán que cambiara de actitud hacia los creyentes que visitaban Máh-Kú y que abandonara su severidad.

”‘Decidle’, añadió, ‘que mañana daré instrucciones al guarda de que le lleve a este lugar.’ Me sentí hondamente sorprendido ante este mensaje. ¿Cómo el altanero y egoísta ‘Alí Khán —pensé para mí— podría avenirse a relajar la severidad

que deben ser atribuidas a un recrudecimiento de la disciplina que obedecía a órdenes dictadas desde Teherán. Todos los historiadores, en efecto, tanto bábíes como musulmanes, nos informan de que, a pesar de las órdenes severas de impedir toda comunicación del prisionero con el mundo exterior, el Báb recibía en prisión a un gentío formado por discípulos y forasteros. (El autor del Mutanab-biyyín escribe: ‘Los bábíes de todos los rincones de la tierra se dirigen a Ádhirbáyján en peregrinación hacia su jefe’.) […] ‘¡Oh! Cuál no es tu ceguera, ¡oh criatura mía! ¡Lo que obráis, lo obráis pensando en contentarme! Y a pesar de los versículos que rinden prueba de mí mismo, esos versículos que brotan de mi potencia y cuyo tesoro es el ser mismo de este personaje (el Báb), a pesar de estos versículos que no surgen de su boca si no es con mi permiso, he aquí que, sin derecho alguno, lo habéis colocado en la cumbre de una montaña cuyos habitantes no son dignos ni de ser mencionados. Junto a él, esto es junto a mí, no hay nadie, excepto una de las Letras del Viviente de mi libro. Entre sus dos manos, que son mis dos manos, no hay ni siquiera un servidor que alumbre de noche la lámpara. Y he aquí que los hombres que hay

LOS ROMPEDORES DEL ALBA

de la disciplina? Por la mañana del día siguiente, estando el portón del castillo todavía cerrado, un repentino aldabonazo en la puerta vino a sorprendernos, sabedores como estábamos de que las órdenes rezaban que a nadie debía permitírsele la entrada antes del amanecer. Reconocimos la voz de ‘Alí Khán, quien parecía estar reconviniendo a los centinelas, uno de los cuales entró enseguida y me informó de que el guarda del castillo insistía en que se le permitiera entrar y alcanzar la presencia del Báb. Trasladé su recado y se me ordenó que le acompañara hasta Su presencia. Mientras salía de la puerta de la antecámara, encontré a ‘Alí Khán de pie, en el umbral, en actitud de completa sumisión. Su rostro delataba una expresión

en la Tierra no han sido creados sino por su existencia; merced a su benevolencia son dichosos, ¡mas no le dan ni siquiera una lámpara!’ (unidad 2, puerta 1). ‘El fruto (de la religión islámica) consiste en la manifestación (del Báb), ¡y he aquí que se le ha encarcelado en Máh-Kú!)’ (unidad 2, puerta 7). ‘Todo lo que pertenece al hombre del Paraíso es del Paraíso. Esta celda solitaria (en la que me hallo) y que carece de puerta, es hoy el mayor jardín del Paraíso, puesto que el Árbol de la Verdad está plantado en ella. Todos los átomos que lo componen gritan: ¡En verdad, no hay otro Dios más que Dios! En verdad, yo soy Dios, ¡y no hay otro Dios más que Yo, el Señor del Universo!’ (unidad 2, puerta 16). ‘El fruto de esta puerta es que los hombres, viendo que el Bayán permite obrar todo esto (dispensar tanto dinero) por el Bayán, que no es sino una huella de Aquel a Quien Dios debe manifestar, deben darse cuenta de lo que es preciso obrar por Aquel a Quien Dios debe manifestar cuando aparezca, a fin de que a Él no le suceda lo que me sucedió a Mí. Es decir, hay en el mundo muchos Coranes que valen miles de tomanes, en tanto que Aquél que hace descender los versículos (el Báb) ha sido colocado en lo alto de la montaña, en una celda construida de adobe. Y, no obstante, esta cámara es el Arca misma (noveno cielo, estancia de la Divinidad). Que esto sirva de ejemplo a los Bayáníes, a fin de que no obren con Él lo que los coraníes han obrado conmigo’ (unidad 3, puerta 19)” (A.L.M. Nicolas, Siyyid ‘Alí Muh.ammad dit le Báb, pp. 365-367). “Todos creen en Él, ¡y lo han encarcelado en una montaña! Todos habitan en la alegría, ¡y lo han dejado solo! No hay fuego más ardiente para quienes han obrado de esta forma que sus propias obras; y otro tanto para los creyentes, ningún Paraíso es más alto que su propia fe” (El Bayán persa, vol. 1, pp. 126-127).

desacostumbrada de humildad y asombro. Parecía que su orgullo y seguridad se habían desvanecido por completo. Humildemente, y con extrema cortesía, me devolvió el saludo, pidiéndome que le permitiera entrar en presencia del Báb. Lo llevé hasta la habitación que ocupaba Mi Amo. Le temblaban los miembros mientras me seguía. En su rostro se asomaba una agitación interior que no podía ocultar. El Báb Se levantó de Su sitio y le dio la bienvenida. Inclinándose con una reverencia, ‘Alí Khán se aproximó y se tendió ante Sus pies. ‘Liberadme de mi perplejidad, os emplazo a que, por el Profeta de Dios, vuestro ilustre Ancestro, disipéis mis dudas, pues su carga casi me destroza el corazón. Iba cabalgando por los descampados y ya me acercaba al portal del pueblo cuando, a la hora del alba, mis ojos repararon repentinamente en Vos, Que estabais a la orilla del río ocupados en ofrecer Vuestra oración. Con los brazos levantados y la vista alzada, invocabais el nombre de Dios. Yo estaba inmóvil y Os miraba. Aguardaba a que terminaseis Vuestros rezos para acercarme a reconveniros por haberos aventurado a abandonar el castillo sin mi licencia. Os hallábais tan absorto en Vuestra comunión con Dios, que parecíais completamente ajeno a Vos mismo. Me acerqué sigilosamente; en Vuestro estado de arrobamiento permanecíais completamente inconsciente de mi presencia. De repente me sentí presa de un gran temor y di un respingo, pensando en que podía despertaros de Vuestro éxtasis. Decidí dejaros para presentarme ante los guardias y reprocharles su negligencia. Pronto descubrí, para mi aturdimiento, que tanto los portones exteriores como interiores estaban cerrados. A petición mía me fueron franqueados, he sido llevado a Vuestra presencia, y ahora me encuentro ante Vos, para maravilla mía, sentado ante mí. Estoy totalmente confundido. No sé si me ha abandonado la razón’. El Báb le respondió diciendo: ‘Lo que habéis presenciado es una verdad innegable. Habéis empequeñecido esta Revelación y habéis desdeñado despectivamente a su Autor. Dios, el Todomisericordioso, no deseando afligiros con Su castigo, ha querido revelaros ante vuestros ojos la Verdad.

LOS ROMPEDORES DEL ALBA

Mediante Su interposición divina, ha inspirado en vuestro corazón el amor por Su Escogido, y ha hecho que reconozcais el poder incontestable de Su Fe’ ”.

Esta maravillosa experiencia cambió por completo el corazón de ‘Alí-Khán. Aquellas palabras habían calmado su agitación y aplacado la fiereza de su animosidad. Decidió pues, por todos los medios a su alcance, reparar su conducta pasada. “Un pobre hombre, un Shaykh”, se apresuró a informar al Báb, “ansía alcanzar Vuestra presencia. Vive en una mezquita en las afueras del portal de Máh-Kú. Os ruego que me permitáis conducirle a este lugar para que pueda encontrarse con Vos. Con este acto confío en que me sean perdonadas mis malas obras y que se me permita lavar la mancha de mi cruel proceder para con Vuestros amigos”. Concedido el deseo, se dirigió hacia Shaykh H. asan-i-Zunúzí, a quien acompañó hasta la presencia de su Amo.

Dentro de los límites que le venían marcados, ‘Alí Khán se avino a suministrar cuanto podía paliar el rigor del cautiverio del Báb. Por la noche, la puerta del castillo se hallaba todavía cerrada; sin embargo, de día, las personas a las que el Báb deseaba ver tenían permiso de alcanzar Su presencia, podían conversar con Él y recibir Sus instrucciones.

Mientras el Báb estuvo recluido dentro de las murallas del castillo, consagró Su tiempo a componer El Bayán persa, la obra más penetrante, luminosa y amplia de cuantas escribiera*. En ella sentó las leyes y preceptos de Su Dispensación,

* “Tan grande era la multitud que acudía de todas partes a visitar al Báb, y tan numerosos fueron los escritos que durante este período emanaron de Su pluma inspirada que en conjunto venían a sumar más de cien mil versículos” (Táríkh-i-Jadid, p. 238). “Ved, alrededor de cien mil renglones parecidos a estos versículos se han esparcido entre los hombres, sin con-tar las oraciones jaculatorias y cuestiones científicas y filosóficas” (El Bayán persa, volumen 1, p. 43). “Reparad asimismo en la cuestión del Punto del Bayán. Quienes le conocieron, saben cuál era su rango antes de Su manifestación; pero después de la manifestación, y aunque hasta hoy

anunció clara y enfáticamente el advenimiento de una Revelación ulterior, y de forma persistente urgió a Sus seguidores a que buscaran y encontraran a “Aquel a Quien Dios se habría de manifestar” *, previniéndoles que no permitieran que los misterios y alusiones del Bayán les impidieran reconocer Su Causa**.

día haya originado más de quinientos mil baytes (versículos) sobre asuntos diversos, no han hecho sino pronunciarse contra él palabras que la pluma rehúsa repetir” (El Bayán persa, vol. 3, p. 113). “Los versículos que han llovido desde la Nube de Misericordia divina (el Báb) han sido tan abundantes que nadie ha sido capaz de calcular su número. Hay disponible un buen número de volúmenes. ¡Cuántos permanecen fuera de nuestro alcance! ¡Cuántos han sido saqueados o han caído en manos del enemigo, y cuyo destino nos es desconocido!” (Kitáb-i-Íqán, pp. 582-583).

* Alusión a Bahá’u’lláh. “El Báb le dirige estas palabras a Mullá Baqír, una de las Letras del Viviente, sobre él sean la gloria y favor de Dios: ojalá que en el año octavo, el Día de Su Manifestación, llegues a alcanzar Su presencia” (The Epistle to the Son of the Wolf, p. 59).

** “Siempre en esta misma línea de ideas, una vez encerrado en Máh-Kú, dirige una larga epístola al Sháh (Muh. ammad Sháh), cuyo contenido vamos a analizar. El texto comienza, como casi todos los documentos literarios del Báb, con una alabanza exaltada a la Unidad Divina. El Báb continúa ensalzando, según conviene, a Muh.ammad y los doce imámes, quienes, como se verá en el segundo volumen de esta obra, son las piedras angulares del edificio del Bayán. ‘Y yo afirmo que todo lo que se encuentra en el mundo de las posibilidades aparte de ellos, no es en comparación sino la nada absoluta; y si se me permite decirlo, este todo no es sino cual sombra de una sombra. Ruego perdón a Dios por estos límites que acabo de asignarles, pues en verdad el último grado en la alabanza que cabe hacerles es el reconocer ante ellos que no cabe alabarles [...] Débese a que Dios me ha creado de un barro tal de forma que nadie haya sido creado de un barro similar. Y Dios me ha dado lo que los sabios poseedores de ciencia no pueden comprender, eso que nadie puede conocer a menos que esté completamente aniquilado frente a un signo de entre mis signos [...] Sabed que, en verdad, yo soy una columna de la primera palabra: esa palabra que quienquiera que la conoce ha conocido a Dios enteramente y ha entrado en el Bien Universal. Quienquiera que no ha querido conocerla permanece ignorante de Dios y ha entrado en el Mal Universal. Juro por tu Dios, el Señor de los dos mundos: quienquiera que, viviendo aquí durante

LOS ROMPEDORES DEL ALBA

He oído a Shaykh H. asan-i-Zunúzí dar testimonio de lo que sigue: “Mientras dictaba las enseñanzas y principios de Su Fe, los habitantes que moraban al pie de la montaña po

tanto tiempo como se lo permita la naturaleza, permanece toda su vida esclavo de Dios en todas las obras de bien que abarca la ciencia de Dios, si éste albergase en su corazón enemistad contra mí, aunque sea tan poca que sólo Dios pueda comprenderla, todas sus buenas obras y toda su pie-dad carecerán de utilidad y Dios no lo verá sino con ojos de castigo y será él de los que mueren. Dios ha fijado todo el bien que Él mismo reconoce como bien en el acto de obedecerme, y todo el mal que Él conoce en el acto de desobedecerme. En verdad, contemplo hoy día, en el rango que tengo, todo lo que acabo de decir, y a las gentes de mi amor y de mi obediencia en las moradas más altas de los cielos, ¡en tanto que mis enemigos están inmersos en las profundidades del fuego! Juro por mi existencia, que de no haber sido obligado a aceptar ser H. ujjat de Dios, no hubiera osado advertiros [...]’ Como se ve, el Báb continúa aquí muy nítidamente y renueva las afirmaciones del Kitáb-i-baynu’l-H. aramayn. No añade nada más, pero no ser retracta de nada. ‘Así pues –dice– yo soy el Punto desde el que todo lo que existe ha hallado la existencia. Yo soy ese Rostro de Dios que no muere, yo soy esa Luz que no se apaga. Quien me conoce tiene la compañía de todo el bien, quien me repudia, arrastra consigo todo el mal. En verdad, cuando Moisés formuló su petición a Dios (a Quien quería ver), Dios brilló sobre la montaña, de la luz de uno de los secuaces de ‘Alí, y, tal como explica el hadiz, ‘esa luz, juro por Dios, era mi luz’. ¿No veis que el valor numérico de las letras que componen mi nombre es igual al valor numérico de las que componen la palabra Rabb (Señor)? ¿Acaso Dios no ha dicho en el Corán: ‘Cuando el Señor brilló sobre la montaña’? El Báb prosigue repasando las profecías vertidas en el Corán, y después en algunos hadices, a propósito de la manifestación del Mihdí. Menciona el famoso hadiz de Mufad. d. al, que constituye uno de los argumentos más contundentes en favor de la verdad de su misión. En el Corán se dice (32:4): ‘Dios lleva los asuntos (del mundo), del cielo a la tierra pues (todo) se remonta a él en un día cuya duración es mil años según nuestro cómputo’. ‘Por otra parte, el último Imám ha desaparecido en el año 260 de la hégira, momento en que la manifestación profética ha concluido y la puerta de la ciencia se ha cerrado’. Ahora bien, Muffad.d.al preguntó al Imám S.ádiq sobre los signos de la llegada del Mihdí, y el Imám le respondió: ‘Se manifestará el año 60 y su nombre será elevado. Lo que viene a significar el año 1260, que es precisamente el año de la manifestación del Báb’. ‘Juro por Dios’, afirma a este respecto Siyyid ‘Alí-Muh.ammad, ‘que no he recibido lecciones y mi educación ha sido la de un comerciante. El año 60 mi corazón se llenó de versículos certeros, de ciencias veraces y del testimonio de Dios. Y ese mis

dían escuchar la voz del Báb claramente. La melodía de Su canto y el rítmico fluir de los versículos surgidos de Sus labios llegaban a nuestros oídos y traspasaban nuestra mismí

mo año proclamé mi misión […] Y ese mismo año os envié un mensajero (Mullá H. usayn-i-Bushrú’í), portador de un Libro, a fin de que el Gobierno supiera lo que debía hacer con el H. ujjat. Mas siendo la voluntad de Dios que se suscitaran guerras civiles que ensordecieran los oídos, cegasen los ojos, y endurecieran los corazones, fue por ello por lo que no os llegó el mensaje. Los que se consideran patriotas se opusieron a éste y aun hasta hoy día –cuando ya han transcurrido casi cuatro años– nadie os ha rendido cuentas de la verdad de la cuestión. Y ahora, puesto que mi hora está cercana, dado que mi obra no es humana sino divina, por ello os escribo brevemente. ¡Juro por Dios! ¡Si supierais lo que me ha sucedido durante estos cuatro años a manos de los funcionarios y de vuestros delegados! Si lo supierais, el temor de Dios os impediría acabar el soplo que emana en este momento de vuestros labios, a menos que concibierais el proyecto de entrar a obedecer la orden de H. ujjat, y de expiar de inmediato lo sucedido. Me encontraba en Shíráz, y hube de padecer de aquel maldito y malévolo Gobernador tiranías tales que si hubierais de conocerlas en lo más mínimo, ejerceríais con justicia sobre él la pena del talión, pues su violencia atrajo hasta el día del juicio el castigo del cielo sobre la totalidad del Imperio. Este altivo hombre se hallaba siempre ebrio y no impartía orden alguna en posesión de sus facultades. Me vi forzado a salir de Shíráz y me dirigí a Teherán para veros, mas el Mu‘tamid comprendió la verdad de mi misión y ello exigía una deferencia hacia los elegidos del señor. Los ignorantes de la ciudad comenzaron una revuelta, debido a lo cual tuvimos que refugiarnos en el palacio del S. adr, hasta la hora en que murió el Mu‘tamid. ¡Que Dios le recompense! A continuación Gurgín me obligó a viajar durante siete noches con cinco individuos, desprovisto de cualquiera de los avíos necesarios para el viaje, con mil engaños y mil violencias. ¡Ay! ¡Ay, por cuanto me ha acaecido! Al fin, el Sultán dio órdenes de que me dirigiera a Máh-Kú, ¡sin facilitarme siquiera una montura en la que cabalgar! ¡Ay!, ¡Ay, por lo que me ha acaecido! Y al fin, he llegado a esta aldea donde todos los habitantes son groseros e ignorantes. ¡Ah! Juro por Dios, si supierais en qué lugar moro, ¡el primero en sentir piedad de mí, seríais vos mismo! Es este un fortín, situado en la cima de una montaña, ¡y es gracias a vuestra benevolencia a lo que debo semejante morada! ¡Lo habitan dos hombres y cuatro perros! ¡Pensad pues cómo transcurre mi tiempo! Doy gracias a Dios, como debe ser agradecido, y juro por Dios que quien me ha encarcelado aquí está contento de su acto. Y no obstante, si supiera con quién ha obrado así, jamás sería feliz. Sin embargo, debo apercibiros de un secreto: este hombre ha encarcelado (en mi persona) a

LOS ROMPEDORES DEL ALBA

sima alma. La montaña y el valle se hacían eco de la majestad de Su voz.

todos los profetas, a todos los santos y a cuanto abarca la ciencia de Dios. Y no ha quedado pecado de ningún género del que no haya yo gemido [...] Cuando recibí las órdenes que me habéis dado (de trasladarme a Máh-Kú) escribí al S.adr-i-A‘z.am: ‘Matadme y enviad mi testa donde os plazca, pues vivir sin pecado y acudir donde están los pecadores no me conviene en absoluto. Nada respondió: estoy convencido de que desconocía la verdad del asunto, pues entristecer sin razón los corazones de los creyentes, hombres o mujeres, es peor que destruir la casa de Dios. Ahora bien, juro por Dios, soy yo la verdadera mansión de Dios. Sea todo el bien con quienquiera que me haga el bien, pues tal sería como si obrase el bien con Dios, sus ángeles y sus amigos. Mas quizá Dios y sus amigos sean demasiado elevados para que alcancen hasta el polvo de su umbral el bien o el mal de quien sea, mas quien alcanza a Dios me alcanza a mí. ¡Juro por Dios, quien me encarceló se ha encarcelado a sí mismo, y no me alcanza sino lo que Dios ha ordenado. En fin, ¡ay, ay, por aquellos cuyas manos han dejado escapar el mal, y feliz quien prodiga el bien’. En fin, y para resumir una misiva demasiado larga: ‘La siguiente cuestión es asunto de este bajo mundo. Una noche el Mu‘tamid hizo que todos los asistentes se retiraran, incluyendo a H. ájí Mullá Ah.mad, y después me dijo: ‘Sé muy bien que todo lo que he adquirido, lo he conseguido mediante la violencia, y todo ello pertenece al S.áh.ibu’z-Zamán. Os lo doy pues por completo, pues sois el Maestro de la Verdad y pido permiso para que seais su dueño’. ‘Llegó a retirar una sortija del dedo y me la tendió. Tomé la sortija y se la devolví, y le devolví la posesión de todos sus bienes. Dios es testigo de lo que digo y su testimonio es suficiente. No deseo un dinar de estos bienes, mas os corresponde a vos ordenar como bien os parezca. Empero, como Dios ha exigido él mismo por toda contestación el testimonio de dos testigos, haz venir en medio de todos los sabios a Siyyid Yah. yá y Akhúnd Mullá ‘Abdu’l-Kháliq. Ellos os demostrarán y explicaran mis versículos, y de ese encuentro sólo quedará una sola cosa, a saber, la perfección de mi testimonio. Ambos personajes me han conocido, uno antes de la manifestación, y el otro después; los dos me conocen muy bien, y es por ello por lo que les he escogido’. La carta concluye con pruebas cabalísticas y hadices. Así pues, hallábase el Báb muy a dis-gusto en la prisión, en la que hubo de permanecer durante una estancia relativamente prolongada, ya que, en suma, el documento que acabamos de mencionar data del año 1264, y la ejecución del mártir no tuvo lugar hasta el 27 de Sha‘bán del año 1266 (8 de julio, 1850)” (A.L.M. Nicolas, Siyyid ‘Alí-Muh.ammad dit le Báb, pp. 367-373).

La entraña de nuestros corazones vibraba ante el llamamiento de Su verbo”*.

La paulatina distensión de la severa disciplina impuesta sobre el Báb animó a un número cada vez mayor de discípulos, procedentes de las diversas provincias de Persia, a visitarle en el castillo de Máh-Kú. Una columna incesante de peregrinos ansiosos y devotos era conducida a sus puertas por la gentileza

* Se trata de la oración que el propio Báb cita en el Dalá’il-i-Sabi‘ih como la súplica que pronunciaba durante los meses de cautiverio en el castillo de Máh-Kú: “¡Oh mi Dios! Otorgad a su persona, a ella misma, a sus descendientes, a su familia, a sus amigos, a sus súbditos, a sus allegados, a todos ellos y a todos cuantos habitan la tierra, un rayo que aclare su vista, facilite su tarea; permitidles que alcancen las mejores obras en este mundo y en el venidero. ¡En verdad! Tú puedes todo cuanto deseas. ¡Oh mi Dios! Resucita en él lo que pueda renovar la religión, y haz vivir por medio de él los cambios de tu libro. Manifiesta por medio de él lo que modificas en tus órdenes a fin de que por él la religión se incorpore de nuevo; entrégale en mano un libro nuevo, puro y Santo; para que ninguna duda, ninguna vacilación existan en este libro y que ninguna persona pueda presentarse que lo destruya o lo modifique. ¡Oh mi Dios! Esclarece con tu resplandor todo lo que se halle oscuro, y, mediante su poder ínsito, dispersa las leyes antiguas. Con su preeminencia arruina a quienes no han seguido el camino de Dios. Mediante él, haz que perezcan todos los tiranos, extingue con su sable todas las discordias, borra con su justicia todas las opresiones, haz que quienes poseen el mando obedezcan sus órdenes; trastoca bajo su imperio a todos los imperios. ¡Oh mi Dios! Rebaja a quienquiera que desees rebajar, mata a quienquiera que sea su enemigo; reniega de quienquiera que él reniegue y aparta a quienquiera que repudie su verdad, reniegue de sus órdenes, se esfuerce por apagar su luz o extinguir su nombre”. A continuación, el Báb añade estas palabras: “Estas bendiciones, repetidlas frecuentemente; y si no tenéis tiempo de invocarlas por completo, no dejéis de pronunciar la última parte. Quiera Dios que surja el día de la aparición de Aquel a Quien Dios debe manifestar, pues esta oración ha descendido del cielo por él, pues albergo la esperanza de que ninguna pena le aflija: he instruido a las gentes de mi religión para que no se regocijen del mal ajeno. De este modo, ojalá que en la época de la aparición del sol de la verdad, ningún sufrimiento le alcance” (Le Livre des Sept Preuves, traducción de A.L.M. Nicolás, pp. 64-65).

LOS ROMPEDORES DEL ALBA

y con la indulgencia de ‘Alí Khán*. Pasados tres días, el Báb solía despedirlos indefectiblemente con instrucciones de que volvieran a sus respectivos campos de servicio y reanudasen las labores de consolidación de Su Fe. Cada viernes, el propio ‘Alí Khán no dejaba de presentarle sus respetos al Báb, rindiendo así prueba de lealtad y devoción inquebrantables. A menudo se personaba ante Él llevando en mano las frutas más escasas y selectas que podían hallarse en las vecindades de Máh-Kú. De esta manera, siguió ofreciéndole las delicias que consideraba habrían de serle gratas al paladar.

Así fue como el Báb pasó el verano y el otoño dentro de los muros del castillo. Tal fue el rigor del invierno siguiente que el utillaje de cobre se vio afectado por la intensidad del frío. El comienzo de la estación coincidió con el mes de Muh.arram del año 1264**. El agua que el Báb empleaba para las abluciones estaba tan helada que las gotas brillaban conforme se helaban en Su rostro. Invariablemente, al concluir cada oración, llamaba a Siyyid H. usayn a Su presencia para pedirle que leyera en voz alta un pasaje del Muh.riqu’l-Qulúb, la obra del difunto H. ájí Mullá Mihdí, el bisabuelo de H. ájí Mírzá Kamálu’d-Dín-i-Naráqí, en la que el autor exalta las virtudes, lamenta la muerte y narra las circunstancias del martirio del Imám H. usayn. La recitación de aquellos sufrimientos provocaba una intensa emoción en el corazón del Báb. Sus lágrimas continuaban fluyendo mientras prestaba oído al relato de las indignidades inenarrables que cargaron sobre él, y del lancinante dolor que hubo de sufrir a manos de un pérfido enemigo. Conforme las circunstancias de aquella vida trágica se desplegaban ante Él, de continuo recordaba la tragedia aún mayor que estaba destinada a señalar el advenimiento del Prometido H. usayn. Para Él,

* El autor del Mutanabiyyín escribe: “Los bábíes de todas partes de la tierra se dirigían a Ádhirbáyján en peregrinación hacia su jefe”, autor: príncipe ‘Alí-Qulí Mírzá, I‘tid. á-du’s-Salt.anih) (A.L.M. Nicolas, Siyyid ‘Alí-Muh.ammad dit le Báb, p. 365, nota 227).

** Correspondiente al 9 de diciembre, 1847-8 de enero, 1848 d.C.

aquellas atrocidades del pasado no eran sino un símbolo que presagiaba las amargas afecciones que Su propio Bienamado

H. usayn había de padecer a manos de Sus compatriotas. Lloraba mientras Se representaban en Su imaginación las calamidades que Aquel que había de ser manifestado estaba predestinado a sobrellevar, calamidades cuyo semejante, el Imám

H. usayn, incluso en plena agonía, nunca tuvo que soportar*.

* “Durante Su estancia en Máh-Kú, el Báb compuso gran número de obras, entre ellas las más importantes, de las que cabe hacer mención especial, El Bayán persa y El libro de las siete pruebas (Dalá’il-i-Sab‘ih). Ambas exhiben amplia evidencia interna de haber sido escritas durante dicho período. En efecto, si damos crédito a la afirmación vertida en la Táríkh-i-Jadíd, basada en la autoridad de Mírzá ‘Abdu’l-Vahháb, los diversos escritos del Báb que circulaban por Tabríz ¡equivaldrían por sí solos a no menos de un millón de versículos!” (A Traveller’s Narrative, nota L, p. 200). Por lo que atañe al Dalá’il-i-Sa‘bih, Nicolas escribe lo siguiente: “El libro de las siete pruebas es la obra polémica más importante salida de la pluma de Siyyid ‘Alí-Muh. ammad, llamado el Báb” (Prefacio, p. 1). “Su correspondiente le habría solicitado, claro, todas las pruebas de su misión. La respuesta que recibe es admirable por su precisión y nitidez. Está basada en dos versículos del Corán: según el primero, nadie puede producir versículos, ya sea que cuente con la ayuda de todos los hombres o de todos los demonios; según el segundo, nadie puede comprender el sentido de los versículos del Corán, excepto Dios y los hombres de ciencia sólida” (Prefacio, p. 5). “Como puede verse, la argumentación del Báb es nueva y original, y ya por este simple detalle puede apreciarse el poderoso interés que ofrece la lectura de su obra literaria. El marco del presente trabajo no me permite la libertad de exponer, ni siquiera brevemente, los principales dogmas de una doctrina ciertamente audaz, cuya fachada resulta por otra parte brillante y amable. Espero poder hacerlo más adelante, pero, todavía me queda, por el momento, una observación más que hacer sobre El libro de las siete pruebas. En efecto, al final de la obra, el Báb habla de los milagros que acompañaron su manifestación. El lector se sentirá sorprendido ante esto, pues habrá visto que, en el curso de su respuesta, nuestro apóstol niega claramente los milagros materiales que la imaginación musulmana atribuye a Muh.ammad. Afirma que para él mismo, como para el propio Profeta árabe, la única prueba de su misión es el descenso de los versículos. No hay otra, y no porque sea incapaz de producir milagros —pues Dios hace

LOS ROMPEDORES DEL ALBA

En uno de Sus escritos revelado el año 60, el Báb declara lo siguiente: “El espíritu de la oración que anima Mi alma es consecuencia directa de un sueño que tuve el año anterior a la declaración de Mi Misión. En dicha visión vi la cabeza del Imám H. usayn, el Siyyidu’-sh-Shuhadá’, colgada de un árbol. De su garganta lacerada caían en abundancia gotas de sangre. Con sentimiento de delicia insuperable, Me acerqué al árbol y, tendiendo las manos, recogí unas pocas gotas de aquella sangre sagrada, y las bebí devotamente. Cuando desperté, sentí que el Espíritu de Dios había calado en Mí por completo, tomando posesión de Mi alma. Mi corazón estaba remecido por la dicha de Su presencia divina, y los misterios de Su Revelación fueron desentrañándose ante Mis ojos en toda su gloria”.

Tan pronto como Muh. ammad Sháh condenó al Báb a cautiverio en medio de los bastiones montañosos de Ádhirbáyján, se vio afligido por un repentino revés de la fortuna, como nunca antes había conocido y que ahora golpeaba los cimientos mismos de Su Estado. Un desastre clamoroso sorprendió a las fuerzas que se ocupaban de mantener el orden interno en las provincias*. La enseña de la rebelión fue izada en

lo que desea—, sino simplemente porque los prodigios materiales son inferiores a los milagros inmateriales” (Prefacio, pp. 12-13, Le Livre des Sept Preuves, traducción de A.L.M. Nicolas).

* “Esta provincia estaba abocada desde hacía algún tiempo a problemas que revestían cierta gravedad. A fines de 1844 o a comienzos de 1845, el gobernador de Bujnúrd se rebeló contra la autoridad del Sháh y se alió con los turkomanos. El príncipe Ás.ifu’d-Dawlih, gobernador de Khurásán, solicitó el socorro de la capital. El general Khán Bábá Khán, general en jefe del ejército persa, recibió órdenes de enviar diez mil hombres contra los rebeldes; pero las estrecheces del tesoro impidieron que obedeciera. El Sháh se aprestó durante la primavera siguiente a lanzar una expedición a cuya cabeza debía figurar él mismo. Los preparativos de la expedición se llevaron rigurosamente. Pronto estuvieron listos diez batallones de mil hombres cada uno, a la espera de que llegase el príncipe

H. amzih Mírzá, nombrado general en jefe de la expedición. De repente, el

Khurásán, y tan grande fue la consternación provocada por el alzamiento que la campaña prevista del Sháh a Hirat tuvo que ser abandonada sin dilación. Con su prodigalidad y temeridad,

H. ájí Mírzá Áqásí había avivado las brasas del descontento, había exasperado a las masas y las había animado a la sedición y al desorden. Los elementos más turbulentos de Khurásán, habitantes de la regiones de Quchán, Bujnúrd y Shíraván se aliaron con el Sálár, hijo del Ás.idu’d-Dawlih, el tío materno mayor del Sháh y gobernador de la provincia, repudiando la autoridad del Gobierno central. Todas las fuerzas despachadas desde la capital fueron derrotadas por los instigadores principales de la rebelión. Ja‘far-Qulí Khán-i-Námdár y Amír Arslán Khán, hijo del Sálár, quienes dirigían las operaciones contra las fuerzas del Sháh, exhibieron la mayor crueldad y, habiendo rechazado los ataques del enemigo, dieron una muerte inmisericorde a los prisioneros.

gobernador de Khurásán, Ás.ifu’d-Dawlih, hermano de la madre del Rey, sintiendo amenazada su seguridad ante las sospechas que se levantaban contra él en Teherán, acudió a la corte a postrarse a los pies del Rey, jurando total devoción a su real persona y solicitando justicia contra los acusadores. Ahora bien, el principal adversario era H. ájí Mírzá Áqásí, el todopoderoso primer ministro. La lucha fue, pues, larga, si bien terminó con la derrota del gobernador, quien recibió órdenes de cumplir, junto con la madre del Rey, la peregrinación a La Meca. El hijo de Ás.ifu’d-Dawlih, Sálár, guardián de la mezquita de Mashhad, dueño de sus propias riquezas, firme en su alianza con el jefe kurdo Ja‘far-Qulí Khán, Ílkhání de la tribu Qájár, adoptó desde entonces una actitud bastante hostil, lo que provocó el envío inmediato de tres mil hombres y doce cañones, al tiempo que el gobierno de Khurásán pasaba a manos de

H. amzih Mírzá. La noticia de que Ja‘far-Qulí Khán encabezaba una nutrida tropa de jinetes kurdos y turkomanos y que había pasado a cuchillo algunos destacamentos de la armada real provocó el envío inmediato de cinco regimientos de refresco y dieciocho cañones. Hacia el 28 de octubre de 1847 parece que la revuelta quedó del todo sofocada en virtud de la victoria de Sháh-rúd (15 de septiembre), y la dispersión y huida consiguientes de Ja‘far-Qulí Khán y del Sálár” (A.L.M. Nicolas, Siyyid Muh.ammad dit le Báb, pp. 257-258).

LOS ROMPEDORES DEL ALBA

Por aquel tiempo, Mullá H. usayn se encontraba en Mashhad* afanado en esparcir el conocimiento de la nueva Revelación, a pesar del tumulto que la revuelta había ocasionado. Nada más enterarse de que el Sálár, en su deseo de extender el radio de la rebelión, había decidido acercársele para recabar su apoyo, decidió dejar la ciudad al instante a fin de evitar mezclarse en las tramas de aquel orgulloso y rebelde adalid. En lo más cerrado de la noche, y en compañía tan sólo de Qambar-‘Alí como sirviente, marchó a pie hacia Teherán, lugar desde el que estaba decidido a visitar Ádhirbáyján, donde esperaba encontrarse con el Báb. Cuando los amigos se enteraron del modo como había partido, de inmediato salieron a su encuentro para aprovisionarlo de cuanto aliviara tan larga y ardua marcha. Mullá H. usayn declinó la ayuda. “He prometido

* “Mashhad es el lugar de peregrinación más grande de toda Persia, pues Karbilá, como es sabido, se encuentra en territorio otomano. Allí reposa el Imám Rid. á. No me detendré en los centenares de milagros que esta santa Tumba ha realizado en el pasado y continúa realizando cada día. Baste saber que son miles los peregrinos que cada año se dirigen a esta tumba y que no regresan a sus hogares sino después de haber sido esquilmados hasta el último céntimo por los hábiles explotadores de esta lucrativa industria. Todo un río de oro circula sin interrupción entre las manos de sus felices funcionarios. Mas estos naturalmente tienen necesidad de valerse de una infinidad de comparsas para embolsarse sus innumerables estafas. Por supuesto, hállase allí la administración mejor organizada de toda Persia. Si la mitad de la ciudad vive de la mezquita, la otra mitad está igualmente interesada en la afluencia de visitantes. Me refiero a negociantes, taberneros, posaderos e incluso a las hijas que encuentran allí a tantos maridos, de una hora o de un día, como puedan desear. Todas estas gentes deben aliarse como es natural contra el misionero cuya doctrina desconocían, pero que no obstante parecía amenazar su industria. Tronar contra los abusos estaba muy bien en cualquier otra ciudad; pero no era apenas de recibo allí donde todo el mundo, grandes y pequeños, vivían de aquellos mismos abusos. Que apareciese el Imám Mihdí, era algo que le cabía en derecho (pero que resultaba no obstante bastante enojoso). Sin duda era muy bello recorrer el mundo con él e ir a la conquista; pero resultaba en extremo fatigoso y lleno de peligros, pues podían recibirse malos golpes. Entretanto, todo era tranquilidad en una buena ciudad donde se ganaba dinero sin riesgos” (Ibíd, pp. 258-9).

recorrer a pie”, dijo, “toda la distancia que me separa de mi Bienamado. No cejaré en el empeño hasta haber alcanzado mi destino”. Incluso intentó inducir a Qambar-‘Alí a que regresara a Mashad, mas se vio obligado a ceder ante sus apremios de que se le permitiera actuar como sirviente durante su peregrinación a Ádhirbáyján.

De camino a Teherán, Mullá H. usayn fue acogido encendidamente por los creyentes de las diferentes ciudades por las que pasaba. Solían dirigirle la misma petición, y la misma respuesta recibían de él. He podido escuchar el siguiente testimonio de labios de Áqáy-i-Kalím: “Cuando Mullá H. usayn llegó a Teherán, acudí a visitarle en compañía de un gran número de creyentes. Nos pareció la encarnación misma de la constancia, piedad y virtud. Nos inspiró con su rectitud de conducta y leal-tad apasionada. Tal era la fuerza de su carácter y el ardor de su fe que nos sentimos convencidos de que, solo y sin ayuda, el sería capaz de lograr el triunfo de la Fe de Dios”. Mullá H. usayn fue llevado sigilosamente a la presencia de Bahá’u’lláh; poco después de la entrevista, se dirigió a Ádhirbáyján.

Durante la noche anterior a su llegada a Máh-Kú, víspera del cuarto Naw-Rúz tras la declaración de la Misión del Báb, la cual coincidía aquel año de 1264 d.h.*, con el decimotercer día del mes de Rabí‘u’th-Thání, ‘Alí Khán tuvo un sueño. “En mi sueño”, así relata la historia, “me sentí asombrado por la repentina noticia de que Muh.ammad, el Profeta de Dios, pronto habría de llegar a Máh-Kú, y que iba a dirigirse directamente al castillo a fin de visitar al Báb y ofrecerle Sus felicitaciones por la llegada de la festividad del Naw-Rúz. En mi sueño, corrí a Su encuentro, deseoso de extender a tan santo Visitante la expresión de mi humilde bienvenida. En un estado de alegría indescriptible, me apresuré camino del río y, conforme me aproximaba al puente que dista un maydán** del pueblo de

* 1848 d.C. ** Véase Glosario.
LOS ROMPEDORES DEL ALBA

Máh-Kú, vi que dos hombres avanzaban en dirección hacia mí. Pensé que uno de ellos era el Profeta mismo, y supuse que el que le seguía sería uno de Sus distinguidos compañeros. Me apresuré a arrojarme a sus pies, y ya me inclinaba a besarle la orla de Su túnica, cuando de repente desperté. Mi alma estaba inundada de alegría. Sentí como si el propio paraíso, con todas las delicias, se recogiese en mi corazón. Convencido de la realidad de mi visión, ejecuté las abluciones, ofrecí mi oración, me vestí con el más rico atuendo, me ungí con perfume y encaminé mis pasos hacia el lugar donde en el sueño de la noche anterior había contemplado el rostro del Profeta. Había dado instrucciones a mis criados de ensillar tres de mis mejores y más rápidos corceles, que habrían de llevar hasta el puente. Acababa de asomar el sol cuando, solo y sin escolta, me alejaba a pie del pueblo de Máh-Kú en dirección hacia el río. Conforme me acercaba al puente, descubrí, con una sacudida de admiración, que los dos hombres que había visto en mi sueño caminaban uno tras otro en dirección hacia mí. Instintivamente, caí a los pies de aquel a quien tenía yo por el Profeta, y devotamente los besé. Les rogué a él y a su compañero que montaran los caballos que había preparado para su entrada en Máh-Kú”. “No”, fue Su respuesta, “he prometido completar toda la marcha a pie. Caminaré hasta la cima de la montaña y allí visitaré a vuestro Prisionero”.

Tan extraña experiencia ahondó aún más la reverente actitud de ‘Alí Khán para con el Báb. La fe que tenía en la potencia de Su Revelación se hizo aún mayor, y su devoción por Él aumentó inmensamente. En actitud de entrega humilde, siguió a Mullá H. usayn hasta que alcanzaron el portal del castillo. Bastó que los ojos de Mullá H. usayn reparasen en el rostro de su Maestro, de pie en el umbral del portón, para que al instante se inclinara ante Él y permaneciera inmóvil a Su lado. Él extendió Sus brazos y lo abrazó afectuosamente. Tomándolo de la mano, lo llevó hasta Su celda. A continuación citó a Sus amigos a Su presencia y celebró en su compañía la fiesta del Naw-Rúz. Ante Él se repartían bandejas de dulces y de las frutas más selectas. Él las distribuyó entre los amigos presentes, y mientras le tendía a Mullá H. usayn algunos de los membrillos y manzanas le dijo: “Estas frutas exquisitas han sido traídas desde Mílán, la Ard.-i-Jannat*, y han sido especialmente recogidas y consagradas para esta fiesta por el Ismu’lláhu’l-Fatíq, Muh.ammad-Taqí”.

Hasta entonces ninguno de los discípulos del Báb, excepto Siyyid H. usayn-i-Yazdí y su hermano, tenían permiso de pasar la noche dentro de castillo. Enseguida ‘Alí Khán acudió al Báb para decirle: “Si tenéis a bien quedaros con Mullá H. usayn esta noche, estoy dispuesto a cumplir con Vuestro deseo, pues no poseo voluntad propia. Así pues, por tanto tiempo como gustéis que se prolongue su estancia, me comprometo a cumplir Vuestra orden”. Los discípulos de Báb continuaban afluyendo en gran número a Máh-Kú, con el resultado de que se les llevaba a Su presencia sin la menor restricción.

Cierto día en que el Báb, acompañado de Mullá H. usayn, contemplaba el paisaje campestre que se divisaba desde el techo del castillo, miró hacia el Oeste y al ver el Araxes, cuyo accidentado curso discurría a gran distancia tierra abajo, Se volvió a Mullá H. usayn, diciéndole: “Éste es el río y ésta es la orilla de la que el poeta H. afiz. ha escrito así: ‘Oh céfiro, si pa

* Literalmente “Tierra del Paraíso”.
LOS ROMPEDORES DEL ALBA

searais por las orillas del Araxes, besad la tierra de aquel valle y tornad vuestro aliento fragante. ¡Saludos, mil saludos, Oh morada de Salmá! Cuán querida es la voz de vuestros camelleros, cuán dulce el tintineo de vuestras campanillas!’ * Los días de vuestra estancia en este país tocan a su fin. De no haber sido por lo breve de vuestra estancia, os habríamos mostrado la ‘morada de Salmá’, igual que os hemos revelado a vuestros ojos las ‘orillas del Araxes’. Se refería el Báb al mencionar la ‘morada de Salmá’ al pueblo de Salmás, situado en las proximidades de Chihríq, que los turcos designan por el nombre de Salmá”. Prosiguiendo con Sus observaciones, el Báb dijo: “Débese a la influencia directa del Espíritu Santo el que palabras semejantes fluyan por boca de los poetas, palabras cuyo significado ellos mismos son incapaces a menudo de comprender. También los versos siguientes son de inspiración divina: ‘Shíráz padecerá un tumulto; un Joven aparecerá de lengua almibarada. Siento miedo de que el aliento de Su boca se agite y perturbe a Bagdad’. El misterio que se halla atesorado en este versículo está oculto; será revelado un año después de H. ín”**. Acto seguido, citó esta conocida tradición: “Hay tesoros celados bajo el trono de Dios; la llave de esos tesoros es la lengua de los poetas”. Así pues, uno tras otro, refirió a Mullá H. usayn los acontecimientos que habrían de acaecer en el futuro, y solicitó que no se los mencionase a nadie †. “Pocos días después de vuestra partida de este lugar”, le informaba el Báb, “Nos trasladarán a otra montaña. Al

* Según refiere H. ájí Mu‘inu’s-Salt.anih (pp. 67-68), Mírzá H. abíb-i-Shírází,

más conocido por el nombre de Qá’iní, uno de los poetas más eminentes

de Persia , fue el primero en cantar las alabanzas del Báb y en exaltar la

grandeza de Su estación. El autor de este relato ha podido ver un ejem

plar de los pemas de Qá’íní que contenían dichos versos. Las siguientes

palabras —dice él— fueron escritas como encabezamiento del elogio:

“En loor a la manifestación de Siyyid-i-Báb”.
** Véase nota p. 155.

† En el Dalá’il-i-Sab‘ih, el Báb revela lo siguiente: “El hadiz ‘Ádhirbáyján’ también alude a este extremo: ‘Lo que sucederá en Ádhirbayján es del

poco de llegar a vuestro destino, os llegarán noticias de Nuestro traslado de Máh-Kú”.

La predicción realizada por el Báb se vio prontamente cumplida. Las personas encargadas de vigilar secretamente los movimientos y conducta de ‘Alí Khán despacharon a H. ájí Mírzá Áqásí un informe detallado en el que se explayaban sobre la devoción extrema que éste Le profesaba al Prisionero. Describían además cuantos incidentes tendían a confirmar dichas afirmaciones. “Día y noche”, escribían, “suele verse al alcaide del castillo de Máh-Kú reunido con el cautivo en condiciones de libertad y amistad sin restricciones. ‘Alí Khán, quien obstinadamente había rechazado casar a su hija con el heredero del trono de Persia, alegando que un acto semejante desataría la furia de los parientes sunníes de su madre al extremo de que éstos les darían muerte a él mismo y a su hija, ahora, con el mismo ímpetu, desea que su hija contraiga matrimonio con el Báb. Aunque Éste Se ha negado, ‘Alí Khán todavía insiste en sus ruegos. De no haber sido por la negativa del prisionero, las nupcias ya se habrían celebrado”. Efectivamente, ‘Alí Khán había realizado tal petición, e incluso había rogado a Mullá H. usayn que intercediera en su favor ante el Báb, si bien no había conseguido Su consentimiento.

Estos malévolos informes tuvieron un efecto inmediato sobre H. ájí Mírzá Áqásí. El temor y resentimiento impulsaron al caprichoso ministro a cursar una orden tajante de que se trasladase al Báb al castillo de Chihríq.

Veinte días después del Naw-Rúz, el Báb Se despedía de las gentes de Máh-Kú, quienes en el curso de los nueve meses de cautividad habían reconocido en gran medida el poder de

todo necesario para nosotros; nada puede impedir lo que ha de producirse allí. Permaneced, pues, en vuestras casas; mas si oís que aparece allí un agitador, corred donde él’. Y este mismo hadiz prosigue así: ‘Ay de los árabes, pues la guerra civil está próxima’. Si al pronunciar estas últimas palabras hubiera querido referirse el Profeta a su propia misión, habrían resultado vanas y carentes de valor” (Le Livre des Sept Preuves, traducción de A.L.M. Nicolas, p. 47).

LOS ROMPEDORES DEL ALBA

Su personalidad y la grandeza de Su carácter. Mullá H. usayn, quien a instancias del Báb ya había partido de Máh-Kú, se encontraba todavía en Tabríz cuando recibió las noticias predichas del traslado de su Maestro a Chihríq. Al despedirse de Mullá H. usayn, el Báb le dirigió las siguientes palabras: “Habéis recorrido a pie todo el camino desde vuestra provincia natal hasta este lugar. A pie, igualmente habréis de regresar hasta alcanzar vuestro destino; pues vuestros días de caballería todavía aguardan. Estáis destinado a exhibir un coraje, destreza y heroísmo tales que habrán de eclipsar las proezas más grandes de los héroes de antaño. Vuestras osadas hazañas os harán acreedor de la alabanza y admiración de los moradores del Reino eterno. En el camino, habréis de visitar a los creyentes de Khuy, Urúmíyyih, Marághih, Mílán, Tabríz, Zanján, Qazvín, y Teherán. A cada uno le transmitiréis la expresión de Mi amor y tierno afecto. Os esforzaréis por prender de nuevo en sus corazones el fuego del amor de la Belleza de Dios, y os esforzaréis por fortalecerles la fe en Su Revelación. Partiréis de Teherán hacia Mázindarán, donde se os manifestará el tesoro oculto de Dios. Seréis llamados a realizar actos tan inmensos que empequeñeceréis los más grandes logros del pasado. La naturaleza de la empresa que habéis de realizar en aquel lugar os será revelada, y se os investirá de la fuerza y la guía para que podáis rendir cumplidamente vuestro servicio a Su Causa”.

Por la mañana del noveno día después del Naw-Rúz, Mullá

H. usayn emprendió el camino hacia Mázindarán, según lo dispuesto por su Maestro. El Báb dirigió estas palabras de despedida a Qambar-‘Alí: “El Qambar-‘Alí de otros tiempos se gloriará de que su nombre haya vivido para ser testigo de un Día por el que Él*, quien era el Señor de su Señor, suspiró en vano; del cual él había hablado con gran añoranza: ‘¡Ojalá Mis ojos pudieran contemplar los rostros de los hermanos que han tenido el privilegio de alcanzar Su Día!’ ”

* Referencia al profeta Muh.ammad.
V
iaje de Mulla´ H.usayn
´´
14 a Mazindaran

lí Khán invitó cordialmente a Mullá H. usayn a que per‘ A

maneciese algunos días más en su casa antes de aban

donar Máh-Kú. Le expresó su vivo deseo de procurarle cualquier medio que aligerara el camino a Mázindarán. Sin embargo, este último rehusó retrasar la partida o valerse de las comodidades que ‘Alí Khán había puesto tan devotamente a su disposición.

Fiel a las instrucciones que había recibido, se detuvo en cada una de las ciudades y pueblos que el Báb le había ordenado que visitara, reunió a los fieles, les transmitió el amor, los saludos y las promesas de su Bienamado Maestro, dio nuevos bríos a su celo, y les exhortó a permanecer firmes en Su camino. Ya en Teherán, tuvo el privilegio de alcanzar la presencia de Bahá’u’lláh y de recibir de manos Suyas aquel sustento espiritual que habría de permitirle sortear, con intrépido coraje, los peligros que tan fieramente le asaltarían en los días postreros de su vida.

Desde Teherán, Mullá H. usayn enderezó sus pasos hacia Mázindarán, sintiendo viva expectación por atestiguar la revelación del tesoro oculto que le había sido prometido por su Maestro. Quddús vivía por entonces en Bárfurúsh, en la casa

LOS ROMPEDORES DEL ALBA

que originalmente perteneciera a su propio padre. Solía relacionarse libremente con toda clase de personas. Gracias a la gentileza de su carácter y al alcance de su saber, se había ganado el afecto y admiración incondicional de los habitantes de la ciudad. Al llegar allí, Mullá H. usayn se dirigió directamente al hogar de Quddús, donde fue recibido afectuosamente por éste. El propio Quddús agasajó a su invitado, desviviéndose por proveerle con cuanto parecía necesario para su comodidad. Con sus propias manos, apartó el polvo y lavó la piel de sus pies, recubiertos de ampollas. Le ofreció el lugar de honor en la compañía de sus amigos, y con una reverencia extrema presentó a cada uno de los creyentes que se habían reunido para darle la bienvenida.

Durante la noche de ese mismo día, tan pronto como los creyentes invitados a cenar junto con Mullá H. usayn hubieron regresado a sus hogares, el anfitrión, dirigiéndose a su invitado huésped, preguntó si podría apercibirles con mayores detalles sobre sus experiencias íntimas con el Báb en el castillo de Máh-Kú. “Muchas y diversas”, respondió Mullá H. usayn, “han sido las cosas que he oído y presenciado en el curso de mis nueve días en Su compañía”. Me habló de asuntos que guardaban relación directa e indirecta con Su Fe. Sin embargo, no me transmitió instrucciones concretas en cuanto al curso que habría de seguir para la propagación de Su Causa. Todo lo que me dijo fue esto: “De camino a Teherán, habréis de visitar a los creyentes en cada pueblo y aldea que atraveséis. Desde Teherán os dirigiréis a Mázindarán, pues allí yace un tesoro oculto que os será revelado, un tesoro que desplegará ante vuestros ojos el carácter de la tarea que estáis destinado a realizar”. No obstante, por Su alusión pude percibir, siquiera fugazmente, la gloria de Su Revelación y pude discernir los signos del futuro ascendiente de Su Causa. De Sus palabras pude colegir que, al fin, habré de sacrificar mi indigna persona en Su camino. Pues en las anteriores ocasiones, siempre que era despedido de Su presencia, el Báb solía asegurarme indefectiblemente que sería llamado a reunirme con Él. Esta vez, sin embargo, mientras me dirigía Sus palabras de despedida, no me dio tal promesa, ni aludió a la posibilidad de que volviera a verle cara a cara en este mundo. “La Fiesta del Sacrificio”, fueron las últimas palabras que me dirigió, “se acerca rápidamente. Alzaos y ceñíos el cinto del esfuerzo, y no permitáis que nada os impida lograr vuestro destino. Cuando hayáis alcanzado vuestra meta, preparaos para recibirnos, pues Nosotros también en breve os seguiremos”.

Quddús preguntó si había traído consigo alguno de los escritos de su Maestro, y al ser informado de que no tenía ninguno, hizo entrega a su invitado de las páginas de un manuscrito que poseía, pidiéndole que leyera varios pasajes. Tan pronto como había leído una página del manuscrito, su rostro sufrió un repentino y completo cambio. Sus rasgos delataban una expresión indefinible de admiración y sorpresa. La excelsitud y profundidad, pero sobre todo la penetrante influencia de las palabras que acababa de leer, provocaron una agitación intensa en su corazón y despertaron la máxima alabanza de sus labios. Al dejar el manuscrito, dijo: “Bien puedo percibir que el Autor de estas palabras ha derivado Su inspiración de esa Fuente que se sitúa inmensurablemente por encima de las fuentes de donde derivan su saber las personas comunes. Atestiguo, pues, de todo corazón, mi reconocimiento de la sublimidad de estas palabras y de la aceptación incondicional de la verdad que revelan”. Por el silencio que guardó Quddús, así como por la expresión que reflejaba su rostro, Mullá

H. usayn concluyó que nadie excepto su anfitrión podría ser el autor de semejantes palabras. Alzándose al instante de su sitio, y con la cabeza inclinada ante el umbral de la puerta, declaró reverentemente: “El tesoro oculto del que me habló el Báb está presente ante mis ojos y sin velos. Su luz ha disipado las tinieblas de la duda y perplejidad. Aunque mi Maestro se encuentre ahora oculto entre los bastiones montañosos de Ádhirbáyján, el signo de Su esplendor y la revelación de Su poder están manifiestos ante mí. En Mázindarán he encontrado el reflejo de Su gloria”.

LOS ROMPEDORES DEL ALBA

¡Cuán grave, cuán espantoso el error de H. ájí Mírzá Áqásí! El necio ministro había imaginado vanamente que, al condenar al Báb a una vida de exilio irremediable en un rincón remoto y apartado de Ádhirbáyján, lograría ocultar a los ojos de sus compatriotas el Fuego inextinguible de la Antorcha divina. Poco había comprendido que, al colocar la Luz de Dios sobre una montaña, ayudaba a difundir su fulgor y a proclamar su gloria. Sus propios actos, sus sorprendentes errores de cálculo, en lugar de apartar aquella Llama celestial de los ojos de los hombres, la hizo destacar y contribuyó a que su esplendor reluciese aún más. Por otra parte, ¡cuán justo fue Mullá

H. usayn y cuán perspicaz y seguro en su juicio! De entre quienes lo habían conocido y visto, nadie podía, ni por un momento, poner en duda la erudición de este joven, su encanto, su gran integridad y su coraje portentoso. Si él mismo se hubiera presentado después de la muerte de Siyyid Káz.im como el prometido Qá’im, el más distinguido de entre sus condiscípulos habría reconocido unánimemente su derecho y se habría sometido a su autoridad. Acaso Mullá Muh.ammad-i-Mámáqání, aquel discípulo erudito y sabio de Shaykh Ah.mad Ah.sá’í, no había declarado, tras ser puesto al corriente en Tabríz por Mullá H. usayn, los títulos de la nueva Revelación: “¡Pongo a Dios por testigo! Si la pretensión que ha elevado Siyyid-i-Báb hubiera sido presentada por este mismo Mullá H. usayn, en vista de los rasgos sobresalientes de carácter y la amplitud de conocimiento de éste, yo mismo habría sido el primero en abanderar su causa y proclamarla a todas las gentes. Sin embargo, puesto que ha escogido subordinarse a otra persona, he dejado de mostrar confianza alguna en sus palabras y he rechazado responder a su llamamiento”. Acaso no dio testimonio Siyyid Muh.ammad Báqir-i-Rashtí, cuando vio que Mullá

H. usayn resolvía hábilmente las perplejidades que habían agobiado su conciencia desde largo tiempo, con estas palabras de elogio hacia sus grandes méritos: “Yo, que me imaginaba capaz de confundir y silenciar al Siyyid Káz.im-i-Rashtí, comprendí, cuando me encontré por vez primera y conversé con quien reclama ser tan sólo su humilde discípulo, cuán grave-mente había errado en mi juicio. Tal es la fuerza de que parece dotado este joven que si fuese a declarar que el día es noche, lo creería capaz de aportar las pruebas que demostrasen concluyentemente la verdad de su afirmación a los ojos de los sabios doctores”.

La misma noche en que Mullá H. usayn sostuvo su primer encuentro con el Báb, aunque al principio se hallaba consciente de su propia infinita superioridad y predispuesto a rebajar los títulos que pudiera exhibir el hijo de un desconocido comerciante de Shíráz, tan pronto como su Anfitrión había comenzado a desarrollar Su tema, no dejó de percibir los beneficios incalculables latentes en Su Revelación. Abrazó Su Causa afanosamente y abandonó con desdén cuanto pudiera estorbar sus esfuerzos por comprender, como convenía, y promover efectivamente sus intereses. Y cuando, en su momento, Mullá

H. usayn tuvo oportunidad de apreciar la sublimidad trascendente de los escritos de Quddús, él, con su usual sagacidad y juicio infalible, fue asimismo capaz de estimar el valor y mérito verdaderos de los dones especiales con los que estaba dotado, la persona y discurso de Quddús. La inmensidad de su propio conocimiento adquirido palidecía hasta la insignificancia ante las virtudes omnímodas, regalo de Dios, que el espíritu de aquel joven desplegaba. En ese mismo momento, juró lealtad inquebrantable a quien tan poderosamente reflejaba el brillo de su propio bienamado Maestro. Sintió que era su primera obligación subordinarse por completo a él, seguir sus pasos, acatar su voluntad y procurar por todos los medios a su alcance su bienestar y seguridad. Hasta la hora de su martirio, Mullá H. usayn permaneció fiel a su compromiso. A la extrema deferencia que desde entonces le evidenciara, tan sólo le movía una convicción firme e inalterable fundada en los dones sobrenaturales que tan claramente lo distinguían del resto de sus condiscípulos. Ninguna otra consideración le habría inducido a mostrar semejante deferencia y humildad de conducta hacia alguien que no parecía ser sino su igual. Con su aguda intuición,

LOS ROMPEDORES DEL ALBA

Mullá H. usayn comprendió prontamente la magnitud del poder que yacía latente en él, y la nobleza de su carácter le impelían a demostrar dignamente el reconocimiento de esta verdad.

Tal fue la transformación producida en la actitud de Mullá

H. usayn hacia Quddús que los creyentes reunidos a la mañana siguiente en su casa se sintieron extremadamente sorprendidos de que el huésped que la noche de víspera había ocupado el puesto de honor, y sobre quien tanta bondad y hospitalidad se habían prodigado, había cedido su lugar al anfitrión, para hallarse ahora de pie, en su lugar, junto al umbral, en actitud de completa humildad. Las primeras palabras que dirigió Quddús a Mullá H. usayn ante la concurrencia de creyentes fueron las siguientes: “Ahora, en este mismo instante, deberíais alzaros y, armados con la vara de la sabiduría y poder, silenciar a las huestes de los tramadores de mal que se esfuerzan por desacreditar el buen nombre de la Fe de Dios. Deberíais hacer frente a la multitud y confundir sus fuerzas. Deberíais depositar vuestra confianza en la gracia de Dios y considerar sus maquinaciones un intento fútil por empañar el brillo de la Causa. Deberíais entrevistaros con el Sa‘ídu’l-‘Ulamá, ese infame tirano de falso corazón, y desentrañar intrépidamente ante sus ojos los rasgos distintivos de esta Revelación. Desde allí deberíais dirigiros a Khurásán. En la ciudad de Mashhad habréis de construir una casa destinada a servirme de residencia particular y que, al mismo tiempo, disponga de lo necesario para dar la bienvenida a nuestros invitados. Allí me encaminaré en breve, y en esa casa habitaremos. Invitaréis a ella a toda alma receptiva de la que pueda confiarse que sea guiada hacia el Río de vida sempiterna. Les prepararemos y les advertiremos para que se agrupen y proclamen la Causa de Dios”.

Al alba del día siguiente, Mullá H. usayn partió a entrevistarse con el Sa‘ídu’l-‘Ulamá. Solo y desasistido, buscó su presencia y le transmitió, según dispuso Quddús, el Mensaje del nuevo Día. En medio de una concurrencia de discípulos, abogó con elocuencia e intrepidez por la Causa de su bienamado Maestro, emplazándole a que demoliese los ídolos que había labrado su propia vana fantasía y a que plantase sobre los fragmentos despedazados la insignia de la guía Divina. Le instó a que desenredase su conciencia de credos atávicos, y a que se apresurase, libre de trabas, hasta las orillas de la salvación eterna. Con vigor característico, derrotó todo argumento con el que aquel brujo embaucador procuró refutar la verdad del Mensaje divino, y puso de manifiesto, valiéndose de su lógica incontestable, las falacias de cuantas doctrinas se esforzó por proponer. Asaltado por el temor a que la congregación de sus discípulos hiciera causa unánime con la persona de Mullá

H. usayn, el Sa‘ídu’l-‘Ulamá recurrió a los métodos más mezquinos y se entregó a los insultos más procaces en la esperanza de salvaguardar la integridad de su posición. Lanzó sus calumnias al rostro de Mullá H. usayn y, despreciando desdeñosamente las pruebas y testimonios aducidos por su oponente, afirmó con seguridad y sin la menor justificación por su parte, la futilidad de la Causa que se le había invitado a abrazar. Tan pronto como Mullá H. usayn comprendió la incapacidad manifiesta de éste para comprender el significado del Mensaje de que le hacía partícipe, se alzó de su sitio diciendo: “Mi parlamento no ha conseguido despertaros del sueño de la negligencia. En los días venideros mis hechos os mostrarán el poder del Mensaje que habéis decidido despreciar”. Fue tal la vehemencia y emoción con que habló que el Sa‘ídu’l-‘Ulamá se sintió totalmente confundido. Tal fue la consternación de su alma que se sintió incapaz de responder. Mullá H. usayn, volviéndose entonces hacia un miembro del auditorio que parecía haber sentido la influencia de sus palabras, le encargó que relatase a Quddús las circunstancias de la entrevista. “Decidle”, añadió: “Puesto que no me ordenastéis específicamente que buscara vuestra presencia, he decidido partir de inmediato hacia Khurásán. Me dispongo a cumplir en su totalidad cuanto me habéis ordenado que ejecute”.

Solo y con un corazón completamente desprendido de todo excepto de Dios, Mullá H. usayn puso pie hacia Mashhad. Su único compañero de camino hacia Khurásán era la idea de

LOS ROMPEDORES DEL ALBA

ejecutar fielmente los deseos de Quddús, y su único alimento la conciencia de su promesa infalible. Acudió directamente al hogar de Mírzá Muh. ammad-Báqir-i-Qá’iní, y pronto pudo comprar en el vecindario de aquella casa, en Bálá-Khíyábán, un solar sobre el cual comenzó a edificar la vivienda que se le había ordenado construir, a la que dio el nombre de Bábíyyih, nombre que lleva hasta el día presente. Poco después de terminarla, Quddús llegó a Mashhad y la habitó. Una continua corriente de visitantes, a los que la energía y celo de Mullá

H. usayn habían preparado para la aceptación de la Fe, se arracimaba en presencia de Quddús, reconocía la validez de la Causa y se alistaba voluntariamente bajo su bandera. La vigilancia esmeradísima con que Mullá H. usayn se había esforzado por difundir el conocimiento de la nueva Revelación, y la forma magistral con que Quddús edificaba a un número creciente de creyentes, levantó una oleada de entusiasmo que anegó a la ciudad entera de Mashhad, cuyos efectos se expandieron velozmente más allá de los confines de Khurásán. La casa de Bábíyyih pronto se convirtió en un centro de encuentro para una multitud de devotos que estaban encendidos por su firme voluntad de demostrar, por todos los medios a su alcance, las grandes energías inherentes de su Fe.

V
iaje de T.a ´hirih
´ ´´
15 desde Karbilaa Khurasan
A

medida que iba acercándose la hora en que, de acuerdo con la Dispensación de la Providencia, había de rasgarse el velo que aún ocultaba las verdades fundamentales de la Fe, una llama abrasadora surgía del corazón de Khurásán, una llama de tal intensidad consumidora que los obstáculos más formidables que impedían el reconocimiento definitivo de la Causa se desvanecieron fundiéndose en la nada*. El fuego causó tal conflagración en los corazones de los hombres que los efectos de su poder reanimador pudieron sentirse en las provincias más distantes de Persia. Un fuego que vino a borrar toda huella de prevención o duda que todavía asomaba en los corazones de los creyentes, y que hasta entonces les había impedido comprender cabalmente su gloria. El decreto del

* “Nadie se extrañará”, apunta Clément Huart, “de que subrayemos el hecho de que la nueva secta se expandiese por Khurásán más rápidamente que por ninguna otra parte. Khurásán se caracteriza por la fortuna singular de haber sido siempre terreno propicio para la acogida de nuevas ideas. Desde esta provincia han surgido numerosas revoluciones que han cambiado la faz del Oriente musulmán; baste recordar que fue allí donde comenzó la idea del resurgir persa tras la conquista árabe, y que fue en este país donde se reclutó el ejército que, bajo las órdenes de Abú-Muslim, alzó a los abásidas al trono de los califas mequíes que lo habían ocupado tras la llegada de los omeyas” (La Religion de Báb, pp. 18-19).

LOS ROMPEDORES DEL ALBA

enemigo había condenado a un aislamiento perpetuo a Aquel que era la encarnación de la belleza de Dios, y quiso con ello apagar para siempre la lumbre de Su amor. Sin embargo, la mano de la Omnipotencia hallábase muy atareada, en una época en que toda una horda de malhechores urdía turbias tramas contra Él, desbaratando sus planes y anulando sus tentativas. Valiéndose de la mano de Quddús, el Todopoderoso había encendido en la provincia más oriental de Persia una hoguera cuya llama brillaba con el calor más intenso en el pecho de las gentes de Khurásán. En Karbilá, más allá de los confines occidentales del país, se había encendido la luz de T.áhirih, cuyo haz luminoso estaba destinado a derramar su brillo sobre Persia entera. Desde el Levante al Poniente de aquel país, la voz del Invisible emplazó a aquellas dos grandes luces gemelas a apresurarse hacia la tierra de T.á*, el venero de gloria, el hogar de Bahá’u’lláh. A cada uno le ordenó que buscase la presencia, y girase alrededor de la persona de aquel Astro de la Verdad, que recabasen Su consejo, que robustecieran Sus empresas, y que preparasen el camino de Su Revelación venidera.

Con arreglo al decreto divino, ya en los días en que Quddús residía en Mashhad, la pluma del Báb había revelado una Tabla, dirigida a todos los creyentes de Persia, en la que se ordenaba a todo creyente leal de la Fe que “se apresurase a la Tierra de Khá”, la provincia de Khurásán**. Las noticias de esa orden de lo alto aparecieron con fulgurante rapidez y despertaron un entusiasmo universal. Llegó a oídos de T.áhirih, quien a la sazón residía en Karbilá, donde dedicaba todos sus esfuerzos a abrir horizontes para la Fe que había

* Teherán.

** “Se cree”, escribe el lugarteniente M. Sykes “que el duodécimo Imám nunca llegó a morir; antes bien, en el año 260 d.h. (873) desapareció como resultado de una ocultación milagrosa, de la que habrá de resurgir en el Día del Juicio, en la mezquita de Gawhar-Shád, en Mashhad, para ser saludado entonces como Mihdí o ‘Guía’ que hará colmar la Tierra de justicia” (A History of Persia, vol. 2, p. 45).

.

abrazado*. Había dejado su tierra natal, Qazvín, para, a la muerte de Siyyid Káz.im, llegar a aquella ciudad santa, con la expectativa ansiosa de atestiguar los signos que predijera el fallecido Siyyid. En páginas anteriores hemos visto cuán espontáneamente ella se vio llevada a descubrir la Revelación del Báb y con qué naturalidad había reconocido su verdad. Sin previo aviso ni invitación, había percibido la luz de la prometida Revelación que había alboreado sobre la ciudad de Shíráz, motivo que le impulsó a escribir su mensaje y prometer lealtad a Quien era el Revelador de semejante fulgor.

La respuesta inmediata que el Báb Se sintió impulsado a dar a esa profesión de fe, manifestada sin haber alcanzado Su presencia, animó el celo y aumentó inmensamente el valor de ella. Se alzó, pues, a esparcir Sus enseñanzas, denunció la corrupción y perversidad de su generación, y abogó intrépidamente por una revolución fundamental en los usos y costumbres del pueblo**. Su espíritu indomable se sintió reanimado

* De acuerdo con Muh.ammad Mus.t.afá (p. 108), T.áhirih llegó a Karbilá el año 1263 d.h. Visitó Kúfih y su comarca, donde se dedicó a esparcir las enseñanzas del Báb. Compartió con las personas con las que se cruzó los escritos de su Maestro, entre los que figuraba el comentario sobre el sura de Kawthar.

** “Fue en su familia donde oyó hablar por vez primera de las homilías del Báb en Shíráz y de la naturaleza de las doctrinas que predicaban. Cuanto pudo saber, aunque incompleto e imperfecto, la complació en extremo. Entabló correspondencia con el Báb, y pronto abrazó todas sus ideas. No contenta con una simpatía pasiva, confesó en público la Fe de su maestro; no sólo arremetió contra la poligamia, sino también contra el uso del velo, mostrando su rostro al descubierto en las plazas públicas, para gran consternación y escándalo de los suyos y de todos los musulmanes sinceros; mas en esto contó con el aplauso de un numeroso grupo de personas que compartían su entusiasmo, pues sus alocuciones públicas habían ensanchado bastante el círculo de creyentes. Su tío, el doctor, su padre, el jurista, y su marido lo intentaron todo por reconducirla al menos hacia una conducta más plácida y reservada. Animada por una fe ajena a todo descanso, los rechazó con sus argumentos irrebatibles” (Conde de Gobineau, Les Religions et les Philosophies dans l’Asie Centrale, pp. 137-138).

LOS ROMPEDORES DEL ALBA

por el fuego de su amor hacia el Báb, y la gloria de su visión se vio más realzada aún al descubrir las bendiciones inestimables latentes en Su Revelación. La intrepidez innata y la fuerza de su carácter se vieron centuplicadas por su certeza inamovible sobre la victoria última que aguardaba a la Causa que había abrazado; su energía ilimitada cobró nueva vida al reconocer el valor permanente de la Misión que se había alzado a abanderar. Cuantos se encontraron con ella en Karbilá quedaron embelesados por el sortilegio de su elocuencia y sintieron fascinación ante sus palabras. Nadie podía resistir su encanto; y pocos pudieron escapar al contagio de su credo. Todos atestiguaron los rasgos extraordinarios de su carácter, sintieron maravilla ante su portentosa personalidad y se vieron convencidos de la sinceridad de sus convicciones.

Fue ella capaz de ganar para la Causa a la reverenciada viuda de Siyyid Káz.im, quien había nacido en Shíráz y era la primera de las mujeres en Karbilá que reconocía su verdad. He oído a Shaykh Sult.án dar cuenta de la devoción extrema que ella sentía hacia T.áhirih, a la que reverenciaba como guía espiritual y estimaba como compañera del alma. Shaykh Sult.án también era un admirador ferviente del carácter de la viuda del Siyyid, a cuyos modales gentiles a menudo rindió caluroso homenaje. “Tal era su atracción por T.áhirih”, se le oía decir a menudo a Shaykh Sult.án, “que solía sentirse extremadamente remisa a permitir que la heroína, que era invitada suya en la casa, se ausentase, siquiera una hora, de su presencia. Tan grande era su apego que el hecho no dejó de suscitar la curiosidad y animar la Fe de sus amigas, tanto persas como árabes, que de continuo visitaban la casa. El primer año de su aceptación del mensaje, cayó repentinamente enferma y, tras un lapso de tres días, tal como sucediera con Siyyid Káz.im, abandonó esta vida”.

Entre los hombres que, gracias a los desvelos de T. áhirih, abrazaron afanosamente la Causa del Báb en Karbilá figuraba cierto Shaykh S.álih., un árabe residente en la ciudad, que fue el primero en derramar su sangre en el sendero de la Fe, en Teherán. Tanto se extendió ella en alabanzas hacia Shaykh

.

S.álih. que algunos llegaron a sospechar de él que era igual en rango a Quddús. Shaykh Sult.án se encontraba asimismo entre quienes cayeron bajo el hechizo de T.áhirih. A su regreso de Shíráz se identificó con la Fe, promovió abierta y entregadamente sus intereses, e hizo cuanto pudo por cumplir los deseos e instrucciones de T.áhirih. Otro admirador suyo fue Shaykh Muh.ammad-i-Shibl, padre de Muh.ammad-Mus.t.afá, árabe oriundo de Bagdad y figura destacada entre los ‘ulamás de la ciudad. Con la ayuda de su banda selecta de valedores recios y capaces, T.áhirih pudo inflamar la imaginación y obtener la lealtad de un número considerable de habitantes persas y árabes de Iráq, la mayoría de los cuales unieron fuerzas con las de sus hermanos de Persia, que pronto serían llamados a conformar con sus actos el destino, y a sellar con su sangre el triunfo de la Causa de Dios.

El llamamiento del Báb, en principio dirigido a Sus creyentes de Persia, pronto se comunicó a los seguidores de Su Fe en Iráq. T.áhirih respondió gloriosamente. Su ejemplo fue imitado de inmediato por un gran número de admiradores fieles suyos, todos los cuales expresaron su deseo de aprestarse para la marcha a Khurásán. Los ‘ulamás de Karbilá quisieron disuadirla del proyectado viaje. Advirtiendo las razones que les animaban a darle tal consejo, y sabedora de sus malévolas ideas, hizo llegar a cada uno de estos sofistas una larga epístola en la que exponía sus propios motivos y ponía de manifiesto el disimulo de aquéllos*.

* Según Samandar (manuscrito, p. 9), la razón principal de la agitación que afectaba al pueblo de Karbilá, y que habría de inducirles a acusar a

T. áhirih ante el gobernador de Bagdad, fue su osada acción al desatender el aniversario del martirio de H. usayn, que solía conmemorarse durante los primeros días del mes de Muh.arram en casa del difunto Siyyid Káz.im, en Karbilá, y al celebrar en su lugar el aniversario del nacimiento del Báb, que coincidía con el primer día de dicho mes. Se cuenta que ella pidió a su hermana y parientes que renunciaran al luto y vistieran un atuendo alegre, en abierto desafío a las costumbres y tradiciones al uso para dicha ocasión.

LOS ROMPEDORES DEL ALBA

Marchó desde Karbilá a Bagdad*. Una delegación representativa compuesta por los más destacados adalides de las comunidades sunní, cristiana y judía de la ciudad solicitaron audiencia y se esforzaron por convencerla de la locura de sus actos. Sin embargo, ella logró acallar sus protestas aturdiéndolos con la fuerza de su argumento. Desilusionados y confusos, se retiraron muy conscientes de su propia impotencia**.

* Según Muh. ammad Mus. t.afá (pp. 108-109), los siguientes discípulos y compañeros se encontraban con T. áhirih cuando llegó a Bagdad: Mullá Ibráhím-i-Mah.allatí, Shaykh S.álih.-i-Karímí, Siyyid Ah.mad-i-Yazdí (padre de Siyyid H. usayn, el amanuense del Báb), Siyyid Muh.ammad-i-Báyigání, Shaykh Sult.an-i-Karbilá’í, la madre de Mullá H. usayn y su hija, la esposa de Mírzá H. ádíy-i-Nahrí y su madre. Según el Kashfu’l-Ghit.á (p. 94), la madre y hermana de Mullá H. usayn se encontraban entre las señoras y discípulos que acompañaron a T. áhirih en su marcha desde Karbilá a Bagdad. A su llegada, se establecieron, por orden del gobernador de Bagdad, en la casa del Muftí, Siyyid Mah.múd-i-Álúsí, el conocido autor del acreditado comentario titulado Rúh.u’l-Ma‘ání, a la espera de recibir nuevas instrucciones del Sultán de Constantinopla. El Kashfu’l-Ghit.á añade además (p. 96) que en el Rúh.u’l-Ma‘ání se han encontrado referencias a las conversaciones que sostuvo el Muftí con T. áhirih, a quien, según se cuenta, aquél habría dirigido las siguientes palabras: “¡Oh Qurratu’l-‘Ayn! Juro por Dios que comparto tus creencias. Sin embargo, temo por las espadas de la familia de ‘Uthmán”. “Se dirigió directamente a la casa del Muftí, ante cuya persona ella defendió su credo y conducta con gran destreza. La cuestión de si habría de permitírsele proseguir su labor de enseñanza fue sometida en primer lugar al Páshá de Bagdad y luego al Gobierno central, con el resultado de que se le ordenó abandonar el territorio turco” (A Traveller’s Narrative, nota Q, p. 310).

** Según Muh.ammad Mus.t.afá (p. 111), las siguientes personas acompañaron a T. áhirih desde Khániqín (en la frontera persa) hasta Kirmánsháh: Shaykh S. álih. -i-Karímí, Shaykh Muh. ammad-i-Shibl, Shaykh Sult.án-i-Karbilá’í, Siyyid Ah.mad-i-Yazdí, Siyyid Muh.ammad-i-Báyigání, Siyyid Muh.sin-i-Káz.imí, Mullá Ibráhím-i-Mah.allátí, y cerca de treinta creyentes árabes. Permanecieron tres días el pueblo de Karand, donde T. áhirih proclamó intrépidamente las enseñanzas del Báb y donde obtuvo un gran éxito al despertar el interés de todas las clases en la nueva Revelación. Se cuenta que mil doscientas personas expresaron su voluntad de seguirla y actuar como ordenara.

.

Los ‘ulamás de Kirmánsháh la recibieron respetuosamente y le hicieron entrega de varias prendas de su estima y admiración*. Sin embargo, en Hamadán**, los dignatarios eclesiásticos de la ciudad estaban divididos en su actitud hacia ella. Unos pocos quisieron provocar en privado a la población para minar su prestigio; otros se sintieron movidos a alabar abiertamente sus virtudes y aplaudir su valor. “Nos corresponde”, declararon estos amigos desde el púlpito, “seguir su noble ejemplo y solicitar reverentemente de ella que nos desentrañe los misterios del Corán y resuelva las complejidades del Libro santo. Pues nuestros mayores merecimientos no son sino una gota comparados con la inmensidad de su conocimiento”. Durante su estancia en Hamadán, T.áhirih recibió una delegación que su padre, H. ájí Mullá S.álih., había enviado desde Qazvín para darle la bienvenida e instarle, de su parte, a que visitara su ciudad natal y prolon

* Según Muh.ammad Mus.t.afá (p. 112), en Kirmánsháh le fue tributada a

T. áhirih una entusiasta acogida. Los príncipes, ‘ulamás y funcionarios del Gobierno se apresuraron a visitarla, sintiéndose grandemente impresionados por su elocuencia, intrepidez, amplitud de saberes y fuerza de carácter. El comentario que revelara el Báb sobre el sura de Kawthar fue leído públicamente y traducido. La mujer del Amír, el gobernador de Kirmánsháh, se hallaba entre las señoras que se encontraron con T. áhirih y la oyeron exponer las sagradas enseñanzas. El propio Amír, junto con su familia, reconoció la verdad de la Causa y testimoniaron su admiración y amor por T.áhirih. De acuerdo con Muh.ammad Mus.t.afá (p. 116),

T.áhirih permaneció dos días en la ciudad de S.ah.nih cuando iba camino de Hamadán, ciudad donde recibió una bienvenida no menos entusiasta que la ya tributada en Karand. Los habitantes del lugar le rogaron que se les permitiera alistarse entre los miembros de su comunidad y sumar fuerzas al cuerpo de sus seguidores para la difusión y promoción de la Causa. No obstante, ella les recomendó que permanecieran en su sitio, los alabó por ello y bendijo sus esfuerzos, tras de lo cual partió hacia Hamadán.

** De acuerdo con Memorials of the Faithful, T. áhirih (pág. 275) permaneció dos meses en Hamadán.

LOS ROMPEDORES DEL ALBA

gase su estancia entre ellos*. Consintió a su pesar. Al partir, instruyó a quienes la habían acompañado desde Iráq a que se dirigieran a sus respectivos terruños. Entre ellos se encontraba Shaykh Sult.án, Shaykh Muh.ammad-i-Shibl y su joven hermano, Muh.ammad-Mus.t.afá, ‘Ábid y su hijo Nás.ir, quien después recibiría el nombre de H. ájí ‘Abbás. Aquellos de entre sus compañeros que habían vivido en Persia, tales como Siyyid Muh.ammad-i-Gulpáyigání, conocido por el seudónimo de T.a’ir, y a quien T.áhirih había llamado Fata’l-Malíh., y otros recibieron asimismo órdenes de regresar a sus hogares. Sólo dos de sus compañeros permanecieron con ella: Shaykh S.álih. y Mullá Ibráhím-i-Gulpáyigání. Lo dos bebieron la copa del martirio, el primero en Teherán y el otro en Qazvín. De sus propios parientes, Mírzá Muh.ammad-‘Alí, una de las Letras del Viviente, su hermano político y Siyyid ‘Abdu’l-Hádí, quien había contraído nupcias con su hija, recorrieron con ella todo el trayecto desde Karbilá a Qazvín.

A su llegada a la casa paterna, su primo, el altanero y falso Mullá Muh.ammad, hijo de Mullá Taqí, quien se creía, junto a su padre y tío, el más dotado de todos los mujtahides de Persia, envió a varias señoras de su propia casa para que persuadieran a T.áhirih de que trasladase su residencia desde la casa del padre a la suya. “Decidle a mi presuntuoso y arrogante pariente”, fue su atrevida respuesta al mensajero, “si vuestro deseo hubiera sido ser mi pareja y compañero, os habríais apresurado a reuniros conmigo en Karbilá y, cubriendo el camino a pie, habríais guiado mi howdah** hasta Qazvín. Durante la marcha, yo os habría despertado de vuestro sueño del descuido y os habría mostrado el sendero de la verdad. Pero tal no habría de suceder. Han transcurrido tres años desde nuestra separación. Ni en este mundo ni en el venido podré nunca jamás estar relacionada con vos. Os he arrojado de mi vida para siempre”.

* Según Muh.ammad Mus.t.afá (p. 117), quienes habían sido enviados

desde Qazvín fueron los hermanos de T. áhirih. ** Véase Glosario.

.

Viviendas en las que residió T. áhirih, en Qazvín.

LOS ROMPEDORES DEL ALBA

Biblioteca de la casa del padre de T.áhirih, en Qazvín.

Tan severa e implacable respuesta provocó un arrebato de furia en Mullá Muh.ammad y el padre de éste. Acto seguido la declararon hereje, y día y noche se esforzaron denodadamente por minar su posición y empañar su fama. T.áhirih se defendió vehementemente e insistió en poner de manifiesto la depravación de su carácter*. Su padre, hombre pacífico y juicioso, deploró esta disputa y se esforzó por conseguir la reconciliación y armonía de los dos, si bien fracasó en el intento.

Semejante estado de tensión se prolongó durante un tiempo hasta que cierto Mullá ‘Abdu’lláh, oriundo de Shíráz y fer

* “¿Cómo pudo ser que una mujer, criatura tan débil en Persia, y sobre todo en una ciudad como Qazvín, donde el clero ejerce una gran influencia, donde los ‘ulamás, por su número e importancia, llaman la atención del Gobierno y de las gentes, cómo pudo ser que allí, precisamente y en condiciones tan desfavorables, pudiera una mujer organizar una partida tan pletórica de herejes? Es una cuestión que desconcierta no poco inclu

.

viente admirador tanto de Shaykh Ah.mad como de Siyyid Káz.im, se presentó a Qazvín a comienzos del Ramadán de 1263 d.h.** Más adelante, en el curso de un juicio celebrado en Teherán, en presencia del S.áh.ib-Díván, este mismo Mullá ‘Abdu’lláh refirió lo que sigue: “Nunca he sido un bábí convencido. Me hallaba de paso en Qazvín con la intención de visitar al Báb e investigar la naturaleza de Su Causa. El día de mi llegada a Qazvín comprendí que la ciudad atravesaba una racha de turbulencias. Mientras paseaba por la plaza, vi cómo una multitud de rufianes despojaban a un hombre de su turbante y calzado. Le habían colocado el turbante alrededor del cuello y, de esta guisa, lo arrastraban por las calles. Una multitud enfurecida lo atormentaba con sus golpes, amenazas y maldiciones. ‘Su culpa imperdonable’, se me dijo en respuesta a mi pregunta, ‘es que se ha atrevido a ensalzar en público las virtu-des de Shaykh Ah.mad y Siyyid Káz.im. En consecuencia, H. ají Mullá Taqí, el H. ujjatu’l-Islám lo ha declarado hereje y ha decretado su expulsión del pueblo’.

”Sentí asombro ante tamaña explicación. ¿Cómo podía un shaykhí —pensé para mí— ser considerado hereje y merecedor de trato tan cruel? Deseando averiguar la verdad de labios del propio Mullá Taqí me dirigí a su escuela y pregunté si era cierto que se hubiera pronunciado tamaña condena contra él. ‘Sí’, me respondió, ‘el dios al que el difunto Shaykh Ah.mad-i-Bah.rayní rendía culto es un dios en el que nunca podré creer. A él, al igual que a sus seguidores, los considero la encarnación misma del error’. En ese mismo momento me sentí impulsado a golpearle la cara en presencia de los discípulos allí reunidos. Sin embargo, me contuve y prometí que, Dios mediante, perforaría sus labios con mi lanza, de modo que ya no pudiera pronunciar una blasfemia semejante.

so a un historiador de Persia, Sipihr. En efecto, tal cosa carecía de precedentes históricos” (Journal Asiatique, 1866, tomo 7, p. 474).

* 13 de agosto-12 de septiembre de 1847 d.C. — 467 —

LOS ROMPEDORES DEL ALBA

”Al punto me alejé de su presencia y dirigí mis pasos al zoco, donde compré una daga y un cuchillo del más fino y afilado acero. Oculté ambos en mi pecho, dispuesto a gratificar la pasión que ardía en mí. Aguardaba mi oportunidad cuando, una noche, me interné en la mezquita en la que él solía dirigir la oración de los fieles. Aguardé hasta que despuntó el alba, hora en que vi cómo una anciana hacía su entrada portando consigo una alfombra que desenrolló sobre el suelo del mih.ráb *. Poco después vi que Mullá Taqí entraba en solitario caminando hacia el mih. ráb para ofrecer su oración. Tras seguirle de forma cauta y sigilosa me situé detrás de él. Iba a postrarse sobre el suelo cuando me abalancé sobre él, desenvainé el cuchillo y lo hundí en la parte posterior del cuello. Pronunció un alarido. Lo empujé sobre su espalda y, desenvainando la daga, se la clavé en la boca hasta la empuñadura. Con esa misma daga le asesté varias puñaladas en el pecho y costados, hasta que lo dejé desangrándose en el mih.ráb.

”Subí enseguida al tejado de la mezquita y contemplé la frenética agitación de la multitud. Todo un gentío había corrido a su lado. Lo colocaron sobre una litera y lo transportaron a su hogar. Incapaces de identificar al asesino, las gentes aprovecharon la ocasión para satisfacer sus más bajos instintos. Unos y otros la emprendieron a golpes, atacándose violentamente y cruzándose acusaciones en presencia del gobernador. Comprendiendo que gran número de personas inocentes se habían visto gravemente perturbadas y yacían ahora en prisión, me sentí impulsado por mi conciencia a confesar el hecho. En consecuencia, solicité audiencia ante el gobernador, a quien le dije: ‘Si entrego en vuestras manos al autor de este asesinato, ¿me prometeréis que vais a librar a todas estas personas inocentes que sufren en su lugar?’

”Tan pronto como conseguí las garantías necesarias, confesé que yo había sido el autor del hecho. No estaba dispuesto, al principio, a creerme. A petición mía, citó a su presencia a la

* Véase Glosario.
.

anciana que había desplegado la alfombra en el mih.ráb; aun así se negaba a dejarse convencer por la evidencia aportada. Finalmente, fui llevado al lecho de Mullá Taqí, a quien poco faltaba para morir. Nada más verme, reconoció mis facciones. En su agitación me señaló con el dedo indicando que yo le había atacado. Hizo ademán de que me apartaran de su presencia. Poco después falleció. Fui arrestado inmediatamente, acusado de asesinato, y arrojado en prisión. No obstante, el gobernador incumplió su promesa de liberar a los prisioneros”.

El candor y la sinceridad de Mullá ‘Abdu’lláh complacieron gratamente al S.áh.ib-Díván. Éste dio órdenes secretas a sus ayudantes de que le permitieran escapar de prisión. Hacia la medianoche, el prisionero se refugió en casa de Rid.á Khán-i-Sardár, quien recientemente se había casado con la hermana del Sipah-Sálár, donde se ocultó hasta la gran contienda de Shaykh T.abarsí, cuando sumó su suerte a la de los defensores heroicos de fortín. Él, al igual que Rid. á Khán, quien habría de seguirle a Mázindarán, bebieron al final la copa del martirio.

Las circunstancias del asesinato aventaron la furia y las iras de los herederos legítimos de Mullá Taqí, decididos a cobrarse venganza en la persona de T.áhirih. Consiguieron que fuera sometida a reclusión estricta en casa de su padre, y encargaron a las mujeres escogidas al efecto que la vigilaran y que no permitieran que la cautiva abandonase el aposento excepto para realizar sus abluciones diarias. La acusaban de haber sido la instigadora del crimen. “Nadie excepto vos”, afirmaron, “es culpable de la muerte de nuestro padre. Vos disteis la orden de asesinarle”. Las personas arrestadas y confinadas fueron trasladadas a Teherán y encarceladas en casa de uno de los kad-khudás* de la capital. Los amigos y herederos de Mullá Taqí se dispersaron por doquier denunciando a sus cautivos como repudiadores de la ley del islam, y reclamando que se les diera muerte inmediata.

* Véase Glosario.
LOS ROMPEDORES DEL ALBA

Bahá’u’lláh, Quien por entonces residía en Teherán, fue informado del estado de estos prisioneros, compañeros y valedores de T.áhirih. Puesto que tenía trato con el kad-khudá, en cuya casa se encontraban encarcelados, decidió visitarle e intervenir en su favor. Aquel funcionario avariento y artero, conociendo bien la generosidad extrema de Bahá’u’lláh, y confiando en sonsacar una ventaja pecuniaria sustancial en provecho propio, exageró grandemente las desgracias que se abatían sobre los desdichados cautivos. “Carecen de las necesidades más imprescindibles para la vida”, insistía el kad-khudá. “Padecen hambre y su ropa es miserablemente escasa”. Bahá’u’lláh aportó la ayuda económica necesaria para su alivio e instó al kad-khudá a que moderase el rigor carcelario a que se encontraban sometidos. Éste consintió en liberar a unos pocos, incapaces de soportar el peso opresivo de las cadenas; y en cuanto al resto, hizo cuanto pudo por aliviar el rigor del confinamiento. Movido por la avaricia, informó a los superiores de la situación, subrayando el hecho de que tanto la comida como el dinero salían regularmente de Bahá’u’lláh con destino a los prisioneros.

A su vez, los funcionarios se sintieron tentados de extraer el mayor partido posible de la liberalidad de Bahá’u’lláh. Lo citaron en su presencia, protestaron contra Sus actos y Lo acusaron de complicidad en los hechos por los que ya se había condenado a los reclusos. “El kad-khudá”, respondió Bahá’u’lláh, “abogó por la causa de éstos ante Mí explayándose sobre sus sufrimientos y necesidades. Él mismo dio fe de su inocencia y apeló a Mi ayuda. A cambio del socorro que, en respuesta a su invitación, Me sentí impulsado a extender, ahora Me acusáis de un crimen del que soy inocente”. Confiando en que con la amenaza de un castigo fulminante intimidarían a Bahá’u’lláh, se negaron a permitirle que regresara al hogar. El confinamiento al que fue sometido constituyó la primera aflicción que habría de sufrir Bahá’u’lláh en el sendero de la Causa de Dios; el primer encarcelamiento que habría de sufrir por amor a Sus seres queridos. Permaneció en cautividad unos pocos días, hasta que

.

Ja‘far-Qulí Khán, hermano de Mírzá Áqá Khán-i-Núrí, quien más tarde fuera designado Gran Visir del Sháh, y cierto número de otros amigos, intercedieron en Su favor y, amenazando al kad-khudá con lenguaje severo, pudieron inducir Su liberación. Los responsables de este internamiento albergaban esperanzas fundadas de recibir a cambio de Su liberación la suma de mil tumanes; * mas pronto descubrieron que estaban forzados a acatar los deseos de Ja‘far-Qulí Khán sin la más mínima posibilidad de recibir de él o de Bahá’u’lláh recompensa alguna. Deshaciéndose en excusas y lamentando profundamente lo acaecido, entregaron al Cautivo en sus manos.

Entretanto, los herederos de Mullá Taqí no escatimaron esfuerzos por vengar la sangre de su distinguido pariente. Insatisfechos con lo que ya habían conseguido, dirigieron su apelación a Muh.ammad Sháh en un intento por atraer sus simpatías hacia su causa. Se dice que el Monarca les dirigió esta respuesta: “A buen seguro Mullá Taqí no habría reclamado ser superior al Imám ‘Alí, Comandante de los Fieles. ¿Acaso no instruyó éste a sus discípulos que, si cayesen víctimas de la espada de Ibn-i-Muljam, sólo el asesino expiaría con su muerte dicho acto y que nadie más debería morir? ¿Por qué no habría de tratarse de forma similar al asesino de vuestro padre? Mostrádmelo y yo daré órdenes de que se os entregue en mano, a fin de que le administréis el castigo que merece”.

La actitud inflexible del Sháh les indujo a abandonar las esperanzas que habían acariciado. Señalaron a Shaykh S.álih. como asesino del padre, consiguieron su arresto y le dieron una muerte ignominiosa. Fue el primero en derramar su sangre en territorio persa en el sendero de la Causa de Dios, el primero de aquella gloriosa compañía destinada a sellar con su sangre el triunfo de la santa Fe de Dios. Conforme iba acercándose al escenario del martirio, su rostro se iluminó de alegría y celo. Corrió hasta el pie del patíbulo, y allí se reunió con el ver

* Véase Glosario.
LOS ROMPEDORES DEL ALBA

dugo como quien da la bienvenida a un querido amigo de toda la vida. De sus labios surgían incesantes palabras de victoria y esperanza. “He descartado”, gritó exultante, ya próximo a su fin, “las esperanzas y creencias de los hombres desde el momento en que Te reconocí, ¡Tú que eres mi Esperanza y mi Creencia!” Sus restos fueron enterrados en el patio del santuario del Imám-Zádih en Teherán.

El odio insaciable que animaba a los responsables del martirio de Shaykh S.álih. les impulsó a buscar otros procedimientos con los que adelantar sus designios. H. ájí Mírzá Áqásí, a quien el S.áh.ib-Díván había conseguido convencer de la conducta traicionera de los herederos de Mullá Taqí, se negó a considerar su apelación. Sin que este rechazo los desalentara, sometieron el caso a S.adr-i-Ardibílí, un hombre notorio por su presunción y uno de los dirigentes eclesiásticos más arrogantes de Persia. “Ved”, suplicaron, “la indignidad que ha recaído en aquellos sobre quienes reposa la función suprema de velar por la integridad de la Ley. ¿Cómo podéis vos, que sois su jefe y exponente ilustre, permitir que tan grave afrenta quede impune? ¿Sois acaso incapaz de vengar la sangre de ese ministro asesinado del Profeta de Dios? ¿No comprendéis acaso que tolerar tan odioso crimen desataría raudales de calumnias contra quienes son los principales repositorios de las enseñanzas y principios de nuestra Fe? ¿Acaso vuestro silencio no daría ánimos a los enemigos del islam para que destruyan la estructura que vuestras propias manos han levantado? En consecuencia, ¿es que no peligra vuestra propia vida?”

Sintiose S.adr-i-Ardibílí tan intimidado que en su impotencia procuró embaucar al Soberano dirigiéndole la siguiente petición: “Imploro humildemente a vuestra Majestad que permita que los cautivos acompañen a los herederos de ese guía martirizado a su regreso a Qazvín, para que éstos, por iniciativa propia, les perdonen en público por sus actos y les permitan recobrar su libertad. Un gesto tal de su parte ayudará a realzar su posición y a acrecentar la estima de sus compatriotas”. El Sháh, ajeno por completo a las malévolas intenciones de aquel

.

taimado conspirador, concedió inmediatamente la petición, bajo la condición expresa de que se le enviara una declaración escrita desde Qazvín, donde se constatara que el estado de los prisioneros tras su liberación era enteramente satisfactorio y que ningún mal les sobrevendría en el futuro.

Nada más ser entregados en manos de los malhechores, éstos se dispusieron a descargar sus sentimientos de odio implacable contra los cautivos. La primera noche después de la entrega, H. ájí Asadu’lláh, hermano de H. ájí Alláh-Vardí y tío paterno de Muh.ammad-Hádí y Muh.ammad-Jávád-i-Farhádí, afamado mercader de Qazvín, quien había logrado una reputación de piedad y rectitud a la altura de la de su ilustre hermano, fueron asesinados inmisericordemente. Sabiendo muy bien que en su propio pueblo natal serían incapaces de aplicarle el castigo que deseaban, decidieron quitarle la vida en Teherán de una forma que los exonerase de la sospecha de asesinato. Hacia la medianoche perpetraron tan vergonzoso acto, y a la mañana siguiente anunciaron que la muerte se había debido a una enfermedad. Los amigos y familiares, en su mayor parte nativos de Qazvín, ninguno de los cuales pudo percatarse del crimen que había extinguido tan noble vida, le rindieron las exequias que le eran debidas a su rango.

El resto de los compañeros, entre los cuales figuraba Mullá T.áhir-i-Shírází y Mullá Ibráhím-i-Mah.allátí, ambos grande-mente estimados por su saber y carácter, sufrieron una muerte salvaje nada más llegar a Qazvín. La población entera, a la que afanosamente se había instigado de antemano, clamó por una ejecución pública. Una banda de rufianes desalmados, provistos de navajas, espadas, lanzas y hachas se abatieron sobre ellos y los descuartizaron. Mutilaron sus cuerpos con tan gratuita barbarie que no pudo darse con fragmento alguno de sus miembros digno de recibir entierro.

¡Dios de Misericordia! Semejantes actos de increíble salvajismo fueron perpetrados en una población como Qazvín que se jacta de que no menos de cien de los más altos dirigentes eclesiásticos del islam habitan dentro de sus recintos, ¡y no

LOS ROMPEDORES DEL ALBA

obstante a nadie pudo encontrarse entre todos sus habitantes que se alzara en protesta contra tan nauseabundos asesinatos! Nadie pareció poner en duda su derecho a perpetrar actos tan cínicos y desvergonzados. Nadie parecía ser consciente de la incompatibilidad absoluta entre actos tan feroces cometidos por quienes reclamaban ser los únicos repositorios de los misterios del islam, y la conducta ejemplar de quienes manifestaban su luz al mundo. Nadie se sintió llamado a exclamar con indignación: “¡Oh generación maligna y perversa! ¡En qué profundidades de infamia y vergüenza os habéis hundido! ¿Acaso las abominaciones que habéis cometido no superan en impiedad a las cometidas por los hombres más viles? ¿No reconoceréis que ni siquiera las bestias del campo ni ser alguno que se mueva en la tierra ha igualado nunca la ferocidad de vuestros actos? ¿Hasta cuándo durará vuestra negligencia? ¿No creéis que la eficacia de la oración de los fieles depende de la integridad de quien dirige esa oración? ¿No habéis declarado una y otra vez que ningún rezo semejante es aceptable a los ojos de Dios a menos que el Imám que dirige la congregación haya purgado su corazón de toda traza de malicia? Y, sin embargo juzgáis que quienes instigan y toman parte en la ejecución de tamañas atrocidades son los verdaderos guías de vuestra Fe, la encarnación misma de la justicia y equidad. ¿No habéis encomendado a sus manos las riendas de vuestra Causa ni los consideráis amos de vuestros destinos?”

La noticia del ultraje llegó a Teherán y se difundió con rapidez desconcertante por toda la ciudad. H. ájí Mírzá Áqásí protestó con vehemencia. “¿En qué pasaje del Corán”, se cuenta que exclamó, “en qué tradición de Muh.ammad se ha justificado la matanza a fin de vengar la muerte de una sola persona?” Con igual fuerza expresó Muh.ammad Sháh su repulsa hacia la conducta traicionera de S.adr-i-Ardibílí y sus aliados. Denunció su cobardía, lo desterró de la capital y lo condenó a una vida sombría en Qum. El alejamiento de éste de sus funciones complació inmensamente al Gran Visir, quien hasta entonces se había esforzado en vano por provocar su caída y a

.

quien la repentina remoción despejaba los temores que había despertado en él la ampliación de poderes. Su propia denuncia de la masacre de Qazvín venía motivada no tanto por su simpatía hacia la Causa de las víctimas indefensas, como por su esperanza de involucrar a S.adr-i-Ardibílí en esa clase de enredos que inevitablemente lo desacreditarían a los ojos del Soberano.

La ausencia de un castigo inmediato, que hubiera correspondido decretar al Sháh y su Gobierno, animó a los malhechores a procurarse más medios con los que gratificar el odio implacable que sentían hacia sus oponentes. Ahora, deseando centrar su atención en T.áhirih, habían resuelto que ella sufriría en sus manos el mismo destino que le había sido deparado a sus compañeros. Todavía en confinamiento, T.áhirih, tan pronto como fue informada de las intenciones de los enemigos, dirigió el siguiente mensaje a Mullá Muh.ammad, quien había ocupado el puesto de su padre y al que ahora se reconocía como Imám-Jum‘ih de Qazvín: “‘Se imaginan que apagarán la luz de Dios con sus bocas; pero Dios sólo desea perfeccionar Su luz, aunque los infieles la aborrezcan’ *. Si mi Causa es la Causa de la Verdad, si el Señor a Quien adoro no fuese otro que el verdadero Dios, Él, de aquí a que transcurran nueve días, me librará del yugo de vuestra tiranía. Si no lograra mi liberación, podréis actuar como gustéis. Si Él no consiguiese rescatarme, habréis demostrado irrevocablemente la falsedad de mi credo”. Mullá Muh.ammad, reconociéndose incapaz de aceptar un reto tan formidable, prefirió desoír su mensaje por completo y procuró por todos los medios realizar sus intenciones.

En aquellos días, antes de que llegase la hora que T.áhirih había fijado para su liberación, Bahá’u’lláh indicó Su deseo de que fuese liberada de su cautiverio y trasladada a Teherán. Decidió probar, a los ojos del adversario, la verdad de sus palabras, y frustrar las maquinaciones con que los enemigos habían

* Corán, 9:33.
LOS ROMPEDORES DEL ALBA

tramado asesinarla. En consecuencia, hizo llamar a Muh.ammad-Hádíy-i-Farhádí, quien recibió encargo de efectuar el traslado de

T.áhirih a la casa de Bahá’u’lláh en Teherán. Muh.ammad-Hádí recibió encargo de entregar una carta sellada a su esposa, Khátún-Ján, y de darle instrucciones de que se dirigiera, disfrazada de mendiga, a la casa donde T.áhirih estaba confinada; allí entregaría la carta en manos de ésta; aguardaría un rato a la entrada de la casa, hasta que se le uniese, y a continuación se apresuraría con ella y la entregaría a su cuidado. “Tan pronto como T.áhirih se os sume”, habría urgido Bahá’u’lláh al emisario, “poned pie de inmediato hacia Teherán. Esta misma noche, enviaré a las inmediaciones del portal de Qazvín a un criado, con tres caballos, quien os conducirá y apeará en el lugar que designéis fuera del recinto amurallado de Qazvín. Llevaréis a T.áhirih a ese lugar, mantendréis los caballos y, siguiendo una ruta poco transitada, os esforzaréis por llegar al alba a las afueras de la capital. Tan pronto se abran los portales, debéis entrar en la ciudad y dirigiros sin dilación a Mi casa. Debéis mostrar la máxima cautela en no revelar su identidad. Sin duda, el Todopoderoso guiará vuestros pasos y os rodeará con Su protección indefectible”.

Fortificado por las seguridades que Bahá’u’lláh le había dado, Muh.ammad-H. ádí se dispuso al punto a ejecutar las instrucciones recibidas. Inasequible a cualquier obstáculo, se desempeñó capaz y fielmente en la tarea y logró trasladar a T.áhirih, poniéndola a salvo y a la hora designada, hasta el hogar de su Amo. La repentina y misteriosa desaparición de Qazvín llenó de consternación a amigos y enemigos por igual. Toda la noche registraron las casas sumidos en la perplejidad, pues no daban con ella. El cumplimiento de la predicción que había pronunciado aturdió incluso a los más escépticos de entre sus enemigos. Algunos se vieron abocados a comprender el carácter sobrenatural de la Fe que había abrazado ella, y reconocieron voluntariamente sus títulos. Mírzá ‘Abdu’l-Vahháb, hermano de T.áhirih reconoció, ese mismo día, la verdad de la Revelación, si bien después no acertó a demostrar con sus hechos la sinceri

.

dad de su creencia*. En la hora que había fijado para su liberación, T.áhirih viose a buen recaudo bajo la sombra protectora de Bahá’u’lláh. Sabía ella muy bien en presencia de Quién había sido admitida; era muy consciente del carácter sacro de la hospitalidad que tan graciosamente se le tributaba**. Cuando había proclamado ella su aceptación de la Fe proclamada por el Báb, sin previo aviso, había saludado Su Mensaje y reconocido su verdad, del mismo modo percibió con su conocimiento intuitivo la gloria futura de Bahá’u’lláh. Fue en el año 60 cuando, hallándose en Karbilá, aludió en unas odas a su reconocimiento de la Verdad que Él había de revelar. Yo mismo tuve ocasión de que se me mostrasen en Teherán, en casa de Siyyid Muh.ammad, a quien T.áhirih puso el sobrenombre de Fata’l-Malíh., los versos que ella había compuesto de su puño y letra, amén de cada una de las cartas que daban

* De acuerdo con el Kashfu’l-Ghit.á (p. 110), Mullá H. usayn, según refiere Mullá Ja‘far-i-Vá‘iz.-i-Qazvíní, habría sostenido un encuentro con T.áhirih en Qazvín, en casa de Áqá Hádí, quien probablemente no sea otro que Muh. ammad Hádíy-i-Farhádí, quien recibió encargo de Bahá’u’lláh de efectuar el traslado de T. áhirih a Teherán. Se dice que el encuentro tuvo lugar antes del asesinato de Mullá Taqí.

** ‘Abdu’l-Bahá refiere en Memorials of the Faithful (p. 306) las circunstancias que rodearon la visita que realizó Vah. íd a T. áhirih, mientras esta última se hallaba en casa de Bahá’u’lláh en Teherán. “T. áhirih”, escribe, “estaba escuchando tras el velo las afirmaciones de Vah.íd, quien estaba lanzando un fervoroso y elocuente discurso sobre los signos y versículos que dan testimonio del advenimiento de la nueva Manifestación. Era yo por entonces un niño y estaba sentado en su regazo, mientras seguía el recital de los testimonios notables que surgían incesantemente por boca de este docto hombre. Recuerdo muy bien cómo, de improviso, le interrumpió y, alzando su voz, declaró con vehemencia: ‘¡Oh Yah.yá! Que sean los actos, no las palabras, las que den prueba de tu fe, si es que eres hombre de auténtico saber. Dejad de repetir ociosamente las tradiciones del pasado, pues el día del servicio, de la actividad continua, ha llegado. Ahora es cuando han de mostrarse los signos verdaderos de Dios, desgarrar los velos de la ociosa fantasía, promover la Palabra de Dios, y sacrificarnos en Su sendero. Que nuestro adorno sean los hechos y no las palabras’ ”.

LOS ROMPEDORES DEL ALBA

testimonio elocuente de su fe en las Misiones exaltadas del Báb y de Bahá’u’lláh. En dicha oda se encuentra el siguiente verso: “El fulgor de la Belleza de Abhá ha traspasado el velo de la noche; ¡ved cómo las almas de Sus amantes se abalanzan, cual mariposas, sobre la luz que como un rayo brota de Su rostro!” Fue su firme convicción en el poder incontestable de Bahá’u’lláh lo que la movió a expresar su predicción con tal confianza, y a lanzar un reto tan atrevido frente a sus enemigos. Nada que no fuera una fe inamovible en la eficacia infalible de aquel poder podía haberla inducido, en las horas más aciagas de cautiverio, a afirmar con tal coraje y seguridad su inminente victoria.

Pocos días después de la llegada de T.áhirih a Teherán, Bahá’u’lláh decidió enviarla a Khurásán en compañía de los creyentes que se disponían a partir hacia aquella provincia. Él mismo había decidido abandonar la capital y salir en esa dirección unos pocos días después. Por tanto, hizo llamar a Áqáy-i-Kalím, a quien dio instrucciones de que hiciese de inmedito los preparativos precisos para garantizar la salida de T.áhirih, junto con una criada, Qánitih, hacia un lugar extramuros de la capital, desde donde, más tarde, se encaminarían hacia Khurásán. Le previno que mostrara el máximo cuidado y vigilancia para evitar que los guardas apostados en las entradas de la ciudad, los cuales tenían órdenes de rechazar el paso de mujeres sin permiso, descubrieran su identidad e impidieran su partida.

He oído que Áqáy-i-Kalím refería lo siguiente: “Poniendo nuestra confianza en Dios, cabalgamos T.áhirih, su criada y yo hasta un lugar cercano a la capital. Ninguno de los centinelas situados junto al portal de Shimírán planteó la más mínima objeción, ni preguntó por nuestro destino. A una distancia de dos parasangas* de la capital hicimos parada en medio de un jardín de aguas abundantes, situado al pie de una montaña, en cuyo centro había una casa que parecía completamente abandonada. Yo iba en busca del propietario cuando di con un

* Véase Glosario.
.

anciano que regaba las plantas. Respondiendo a mi pregunta, me explicó que había surgido un altercado entre el propietario y los inquilinos, de resultas del cual éstos la habían abandonado. ‘El dueño me ha pedido’, añadió, ‘que vigile la propiedad hasta que la disputa quede resuelta.’ Me sentí muy complacido con la información que me daba, por lo que le invité a que compartiera la comida con nosotros. Más tarde ese mismo día, cuando decidí partir hacia Teherán, lo encontré dispuesto a vigilar y custodiar a T.áhirih y su criada. Mientras las confiaba a su cuidado, le aseguré que yo mismo regresaría esa misma noche o bien enviaría a un criado de confianza, a quien yo seguiría la mañana siguiente con todos los pertrechos necesarios para la marcha a Khurásán.

”Tras llegar a Teherán, envié a Mullá Báqir, una de las Letras del Viviente junto con un criado, para que se reuniesen con T.áhirih. Informé a Bahá’u’lláh de su partida de la capital. Muy complacido ante la noticia que Le daba, dio a aquel jardín el nombre de Bagh-i-Jannat*. ‘Aquella casa’, señaló, ‘ha sido providencialmente dispuesta para vuestra acogida, para que alberguéis a los amados de Dios’.

”T.áhirih permaneció siete días en dicho paraje, tras de lo cual emprendió el camino a Khurásán en compañía de Muh.ammad H. asan-i-Qazvíní, llamado Fatá, y de unos cuantos más. Bahá’u’lláh me ordenó que hiciera los preparativos de la marcha y que facilitase cuanto fuera preciso para el camino”.

* “Jardín del Paraíso”.
C
onferencia16 de Badasht

oco después de que T.áhirih emprendiera la marcha,

P

Bahá’u’lláh dio instrucciones a Áqáy-i-Kalím de que ultimase los preparativos necesarios para la salida prevista hacia Khurásán. A él le encomendó el cuidado de su familia, pidiéndole que les atendiera con cuanto fuera necesario para su bienestar y seguridad.

Cuando llegó a Sháh-Rúd, fue recibido por Quddús, quien había dejado Mashhad, donde había residido, para darle la bienvenida tan pronto como supo de Su llegada. En aquellos días toda la provincia de Khurásán se encontraba a merced de una violenta agitación. Las actividades que habían acometido Quddús y Mullá H. usayn, amén de su celo, su valor, su franco lenguaje, habían despertado a la población de su letargia, había prendido en los corazones de algunos los más nobles sentimientos de Fe y devoción, y habían suscitado en el pecho de otros los instintos de una malicia y fanatismo apasionados. Una multitud de buscadores se dirigía constantemente desde todas partes en dirección a Mashhad; buscaban afanosamente la residencia de Mullá H. usayn y, a través de él, eran llevados a la presencia de Quddús.

El número de éstos pronto adquirió tan abultadas proporciones como para suscitar el temor de las autoridades. El jefe

LOS ROMPEDORES DEL ALBA

de la comandancia veía con preocupación y congoja a las gentes agitadas que, de forma incesante, acudían prestas a todos los barrios de la Ciudad Santa. En su deseo por reafirmar sus derechos, intimidar a Mullá H. usayn e inducirle a recortar el horizonte de sus actividades, dio orden de que se arrestase inmediatamente al criado particular de este último, de nombre

H. asan, y de someterlo a un trato cruel y vergonzoso. Perforaron su nariz, ensartaron un cordel a través de la incisión, y con semejante cabestro lo llevaron e hicieron desfilar por las calles.

Mullá H. usayn se encontraba en presencia de Quddús cuando le llegaron las noticias de la afrentosa aflicción que le había ocurrido a su criado. Por temor a que este lamentable apercibimiento entristeciera el corazón de su Bienamado jefe, se alzó y retiró en silencio. Sus compañeros pronto se congregaron a su alrededor, expresaron su indignación ante este asalto vergonzoso contra un seguidor tan inocente de su Fe, y le urgieron a que vengara el insulto. Mullá H. usayn trató de apaciguar sus ánimos. “No permitáis que la indignidad que se ha abatido sobre H. asan os aflija y conturbe”, rogó, “pues H. usayn todavía está con vosotros y os lo devolverá mañana, sano y salvo, a vuestras manos”.

En vista de tan solemne declaración, los compañeros ya no se aventuraron a decir más. Sin embargo, sus corazones ardían de impaciencia por reparar tan amarga herida. Algunos de ellos decidieron coaligarse y elevar bien alto por las calles de Mashhad el grito de “¡Yá S.áh.ibu’z-Zamán!”* en protesta por la repentina afrenta contra la dignidad de su Fe. Aquel grito fue el primero en su género en alzarse en Khurásán en nombre de la Causa de Dios. El son de estas voces retumbó por toda la ciudad. Las reverberaciones de sus gritos llegaron incluso a las regiones más apartadas de la provincia, suscitaron un gran tumulto en los corazones de la población y dieron la señal que

* “¡Oh, Señor de la Época!”, uno de los títulos del prometido Qá’im.

habría de iniciar los tremendos acontecimientos que el destino tenía deparados.

En medio de la confusión posterior, quienes sostenían el dogal con el que arrastraban a H. asan por las calles perecieron por la espada. Los compañeros de Mullá H. usayn condujeron al recién liberado cautivo a la presencia de su jefe, a quien informaron de la suerte que había acaecido al opresor. “Habéis rechazado”, se dice que señaló Mullá H. usayn, “las pruebas a las que H. asan ha sido sometido; ¿cómo podréis reconciliaros con el martirio de H. usayn?”*

La ciudad de Mashhad, que justo había recobrado su paz y tranquilidad tras la rebelión que había provocado el Sálár, se vio sumida de nuevo en el marasmo. El príncipe H. amzih Mírzá se hallaba acantonado con sus hombres y municiones a una distancia de cuatro parasangas** de la ciudad, listo para hacer frente a cualquier posible emergencia, cuando le llegó de improviso la noticia de estos nuevos disturbios. En seguida despachó un destacamento a la ciudad con instrucciones de recabar la ayuda del gobernador a fin de arrestar a Mullá

H. usayn y conducirlo a su presencia. ‘Abdu’l-‘Alí Khán-i-Marághiyí, capitán de artillería del príncipe, intervino al punto. “Me considero”, suplicó, “uno de entre los amantes y admiradores de Mullá H. usayn. Si os proponéis causarle daño alguno, os ruego que me arrebatéis la vida y que a continuación llevéis a cabo vuestras intenciones; mientras viva no podré consentir que le sea mostrada la menor falta de respeto”.

El príncipe, que sabía muy bien hasta qué punto tenía necesidad de aquel oficial, sintió gran sonrojo ante una declaración tan inesperada. “Yo también me he encontrado con Mullá H. usayn”, fue su respuesta, al tiempo que trataba de aliviar los temores de ‘Abdu’l-Alí Khán. “Yo también le profeso la máxima devoción. Al llamarle a que se presente en este campo,

* Alusión a su propio martirio. ** Véase Glosario.

LOS ROMPEDORES DEL ALBA
Pueblo de Sháh-Rúd.

espero poner coto a los desórdenes y resguardar su persona”. A continuación, el príncipe dirigió una carta de su puño y letra a Mullá H. usayn en la que le encarecía lo sumamente deseable que sería que trasladase su residencia por unos días a sus cuarteles, al tiempo que profesaba deseos sinceros por escudarle de los ataques de sus enfurecidos rivales. Dio órdenes de que su propia tienda fuera plantada en las proximidades del campo y que fuera reservada para la acogida del esperado huésped.

Al recibir este comunicado, Mullá H. usayn se lo entregó a Quddús, quien le aconsejó que respondiera a la invitación del príncipe. “Ningún mal os sobrevendrá”, le aseguró Quddús. “En cuanto a mí, esta misma noche partiré en compañía de Mírzá Muh. ammad-‘Alíy-i-Qázvíní, una de las Letras del Viviente, hacia Mázindarán. Quiera Dios que más tarde vos, estando al frente de una gran compañía de fieles y precedido por los ‘Estandartes Negros’, salgáis de Mashhad para uniros a mí. Nos encontraremos en cualquier lugar que el Todopoderoso haya decretado”.

Mullá H. usayn respondió feliz. Se postró a los pies de Quddús, asegurándole su firme determinación de cumplir con fidelidad las obligaciones que le había impuesto. Quddús lo abrazó amorosamente y besándole los ojos y la frente, lo encomendó a la protección indefectible del Todopoderoso. Por la tarde temprano, Mullá H. usayn montó en su corcel y cabalgó con pausa y dignidad hacia el campamento del príncipe H. amzih Mírzá. ‘Abdu’l-‘Alí Khán, quien, junto con un cierto número de oficiales, fueron escogidos por el príncipe para salirle a su encuentro y darle la bienvenida, lo condujo ceremoniosamente hasta la tienda que había sido levantada especialmente para su uso.

Esa misma noche, Quddús mandó llamar a su presencia a Mírzá Muh.ammad Báqir-i-Qá’iní, quien había construido el Bábíyyih, junto con algunos de los más destacados de entre sus compañeros, a los que ordenó que rindieran pleitesía absoluta a Mullá H. usayn y que obedecieran implícitamente cualquier deseo que tuviera. “Ante nosotros se extienden tormentas tempestuosas”, les dijo. “Aferraos a él, pues en la obediencia a sus órdenes reside vuestra salvación”.

Con estas palabras, Quddús se despidió de sus compañeros y, acompañado por Mírzá Muh.ammad-‘Alíy-i-Qazvíní, marchó hacia Mashhad. Pocos días después, se encontró con Mírzá Sulaymán-i-Núrí, quien le puso al corriente de las circunstancias que rodearon la liberación de T.áhirih, de su reclusión en Qazvín, de su partida en dirección hacia Khurásán, y de la marcha ulterior de Bahá’u’lláh de la capital. Mírzá Sulaymán, así como Mírzá Muh.ammad-‘Alí, permanecieron en compañía de Quddús hasta su llegada a Badasht. Llegaron a la aldea con el alba, y encontraron reunidos allí a una gran asamblea a los que reconocieron como correligionarios suyos. Sin embargo, decidieron reemprender la marcha y dirigirse directamente hacia Sháh-Rúd. Conforme se iban acercando al pueblo, Mírzá Sulaymán, quien les seguía a cierta distancia, se encontró con Muh.ammad-i-H. aná-Sáb, quien iba camino de Badasht. En respuesta a su pregunta sobre el motivo de la reunión, Mírzá Sulaymán fue informado de que algunos días antes Bahá’u’lláh y T.áhirih habían salido de Sháh-Rúd hacia aquella aldea; que gran número de creyentes habían llegado ya

LOS ROMPEDORES DEL ALBA
Aldea de Badasht.

desde Is.fáhán, Qazvín y otras ciudades de Persia, y estaban a la espera de acompañar a Bahá’u’lláh en Su proyectada marcha a Khurásán. “Decidle a Mullá Ahmad-i-Ibdál, quien se halla ahora en Badasht”, observó Mírzá Sulaymán, “que esta misma mañana ha brillado sobre vos una luz, cuyo resplandor no habéis reconocido”*.

Tan pronto como Bahá’u’lláh fue informado por Muh.ammad-i-H. aná-Sáb de la llegada de Quddús a Sháh-Rúd, decidió sumárseles. Acompañado por Mullá Muh.ammad-i-Mu‘allim-i-Núrí, partió a caballo esa misma mañana hacia aquel pueblo, y regresó a Badasht al alba del día siguiente.

Eran los comienzos del verano. A su llegada, Bahá’u’lláh alquiló tres campos, uno de los cuales lo destinó para uso exclusivo de Quddús, otro lo dispuso aparte para T.áhirih y su sirviente, y el tercero lo reservó para Sí. En total, el número de los reunidos en Badasht ascendió a ochenta y uno, todos los cuales, desde su llegada hasta el día de su dispersión, fueron huéspedes de Bahá’u’lláh. Cada día, solía revelar Él una Tabla que Mírzá Sulaymán-i-Núrí cantaba en presencia de los creyentes. Sobre cada uno de los presentes confirió un nuevo nombre. Él mismo pasó a ser designado desde entonces por el nombre de Bahá; sobre la Última Letra del Viviente fue confe

* Alusión a Quddús.

rida la apelación de Quddús, y a Qurratu’l-‘Ayn le fue dado el título de T.áhirih. A cada uno de los congregados en Badasht le fue entregada posteriormente una Tabla especial revelada por el Báb; a cada uno de éstos Se dirigió por el nombre que le había sido conferido. Cuando, más tarde, cierto número de los condiscípulos más rígidos y conservadores quisieron acusar a T.áhirih de rechazar indiscretamente las tradiciones acendradas del pasado, el Báb, a Quien eran sometidas estas quejas, respondió como sigue: “¿Quién soy Yo para decir algo con relación a quien la Lengua del Poder y Gloria ha nombrado T.áhirih (la Pura)?”

Cada día de aquella memorable reunión fue testigo de la abrogación de una nueva ley y el repudio de alguna tradición inveterada. Los velos que guardaban la santidad de los preceptos del islam fueron rasgados con violencia, y los ídolos que durante tanto tiempo habían reclamado el culto de sus ciegos adoradores quedaron bruscamente demolidos. Sin embargo, nadie supo cuál era la Fuente de donde procedían semejantes atrevidas y desafiantes innovaciones, nadie sospechó cuál era la Mano que de manera firme e infalible dirigía su curso. Incluso la identidad de Aquel que habían conferido un nuevo nombre sobre cada uno de los congregados en la aldea permaneció desconocida para sus destinatarios.

Cada uno se hacía conjeturas según sus luces. Algunos pocos, si acaso, supusieron vagamente que Bahá’u’lláh era el Autor de los vastos cambios que se estaban introduciendo de forma tan intrépida.

Se cuenta que Shaykh Abú-Turáb, uno de los mejor informados en cuanto a la naturaleza de los acontecimientos de Badasht, habría relatado el siguiente incidente: “Un día la enfermedad obligó a Bahá’u’lláh a guardar cama. Nada más saber de su indisposición, Quddús se apresuró a visitarle. Una vez introducido en Su presencia, tomó asiento a la derecha de Bahá’u’lláh. El resto de los compañeros fueron admitidos gradualmente en Su presencia y se agruparon en torno a Su persona. Apenas acababan de reunirse cuando Muh.ammad

LOS ROMPEDORES DEL ALBA

H. asan-i-Qazvíní, el mensajero de T.ahirih, a quien se había conferido el nuevo nombre de Fata’l-Qazvíní, irrumpió para transmitir una invitación apremiante de T.ahirih para que Quddús le visitase en su propio campo. ‘Me he separado completamente de ella’, respondió con un tono osado y decidido. ‘Me niego a verla.’ * El mensajero se retiró de inmediato, pero volvió pronto reiterando el mismo mensaje y haciendo un llamamiento para que atendiera a su urgente llamada. ‘Insiste en que la visitéis’, fueron sus palabras. ‘Si persistís en vuestra negativa, ella misma vendrá donde vos.’ Percatándose de su actitud indómita, el mensajero desenvainó la espada, y tendiéndola a los pies de Quddús, aseveró: ‘Rehúso partir sin vos. O bien decidís acompañarme a la presencia de T.áhirih o sajáis mi cabeza con esta espada’. ‘Ya he declarado mi intención de no visitar a T.áhirih’, replicó Quddús airado. ‘Estoy dispuesto a cumplir la alternativa que me habéis ofrecido’.

”Muh.ammad H. asan ya se había sentado a los pies de Quddús y había tendido su cuello para recibir el golpe fatal, cuando de repente se descubrió la figura de T.áhirih, adornada y sin velo, ante los ojos de los compañeros reunidos. La consternación hizo presa inmediata en la concurrencia entera**. Todos

* De acuerdo con el Kashfu’l-Ghit.á, “se había llegado previamente a una decisión entre Quddús y T. áhirih, a tenor de la cual esta última debía proclamar públicamente el carácter independiente de la Revelación del Báb, y recalcar la abrogación de las leyes y disposiciones de la Dispensación anterior. De Quddús, por otra parte, se esperaba que plantara cara a su afirmación y que rechazara tajantemente sus puntos de vista. Tal acuerdo obedecía al fin de mitigar los efectos de una proclamación tan desafiante como trascendental, y de ahuyentar los peligros que una innovación tan desconcertante sin duda había de producir (p. 211). En esta controversia, Bahá’u’lláh parece haber adoptado una postura neutral, aunque de hecho fue el instigador principal, así como la influencia rectora a través de las diferentes fases de aquel episodio memorable”.

** “Mas el efecto producido fue aterrador. Unos se daban golpes en el rostro, otros se prosternaban, otros se cubrieron la cabeza a fin de no ver a

quedaron atónitos ante esta aparición repentina y sobremanera inesperada. Contemplar su rostro sin velo les resultaba inconcebible. Incluso mirar su sombra era considerado algo impropio, tanto más por cuanto consideraban que era ella la encarnación misma de Fátima†, el más noble emblema de la castidad a sus ojos.

”Discreta y silenciosamente, T.áhirih siguió adelante con la mayor dignidad, y dirigiéndose hacia Quddús, tomó asiento a su derecha. Su calma y serenidad contrastaban vivamente con los rostros atemorizados de quienes contemplaban su rostro. El temor, la ira y la confusión turbaron las profundidades de sus almas. Aquella revelación repentina parecía haberles agitado las facultades. ‘Abdu’l-Kháliq-i-Is.fáhání quedó tan gravemente afectado que se degolló con sus propias manos. Bañado en sangre y temblando de excitación, huyó del rostro de T.áhirih. Unos pocos, siguiendo su ejemplo, abandonaron la Fe y a sus compañeros. Cierto número quedó enmudecido, de pie ante ella, sin salir de su asombro. Entre tanto, el rostro de Quddús, quien había permanecido sentado en su lugar, empuñando la espada desenvainada en su mano, delataba un inenarrable sentimiento de furia. Parecía como si estuviera aguardando el momento en que poder asestar el golpe fatal a T.áhirih.

”Sin embargo, lo amenazante de su actitud no logró afectarle. En el rostro de ella se dibujaba la misma dignidad y segu

su Alteza, la Pura. Si mirar al rostro de una mujer desconocida ya pasaba por ser grave pecado, cuál no sería el crimen si los ojos reparaban en la santa que ella era […] La sesión concluyó en un tumulto indescriptible. Llovían los denuestos contra una mujer tan indecente como para mostrarse con el rostro descubierto; otros afirmaban que había perdido el juicio de repente; otros que era una desvergonzada; otros, si bien pocos, acudieron en su defensa” (A.L.M. Nicolas, Siyyid ‘Alí-Muh.ammad dit le Báb, pp. 283-284).

† La hija de Muh.ammad y esposa del Imám ‘Alí.
LOS ROMPEDORES DEL ALBA

ridad visibles en el primer momento de su aparición ante la concurrencia de creyentes. Un sentimiento de alegría y triunfo iluminaba ahora su rostro. Alzándose de su asiento e impertérrita ante el tumulto que había suscitado en los corazones de sus compañeros, comenzó a dirigirse al resto de la asamblea. Sin la menor premeditación, y con un lenguaje que guardaba extraordinario parecido con el del Corán, hizo su llamamiento con impar elocuencia y profundo fervor. Concluyó su parlamento con este versículo del Corán: ‘En verdad, entre jardines y ríos, morarán los piadosos en la sede de la verdad, en presencia del Rey poderoso’. Mientras pronunciaba estas palabras, lanzó una mirada furtiva hacia Bahá’u’lláh y Quddús, de modo tal que quienes la contemplaron fueron incapaces de descifrar a cuál de los dos se estaba refiriendo. Seguido de esto, inmediatamente declaró: ‘Soy la Palabra que el Qá’im ha de pronunciar, ¡la Palabra que ahuyentará a los jefes y nobles de la tierra!’ *

”Volviéndose hacia Quddús, le amonestó por no haber acometido en Khurásán lo que ella consideraba esencial para el bienestar de la Fe. ‘Soy libre de seguir los impulsos de mi pro-pia conciencia’, replicó Quddús. ‘No estoy sujeto a la voluntad y beneplácito de mis condiscípulos’. Apartando la mirada de él, T.áhirih invitó a los presentes a celebrar como correspondía tan magna ocasión. ‘Éste es un día de fiesta y júbilo universales’, añadió, ‘el día en que las cadenas del pasado han sido despedazadas. Permitid que quienes han compartido este gran logro se alcen y abracen entre sí’”.

Ese día memorable y los que siguieron después presenciaron los cambios más revolucionarios en la vida y hábitos de los seguidores del Báb. Su forma de rendir culto sufrió una transformación repentina y fundamental. Los rezos y ceremonias con que aquellos devotos adoradores habían sido disciplinados se vieron descartados irrevocablemente. Sin embargo, prevale

* Véase la pág. 152.

ció una gran confusión entre quienes se habían alzado tan celosamente a defender tales reformas. Unos pocos condenaron tan radical cambio, considerándolo la esencia de la herejía, y se negaron a anular lo que consideraban preceptos inviolables del islam. Algunos consideraron a T.áhirih la única juez en tales asuntos y la única persona cualificada para reclamar la obediencia implícita de los fieles. Otros, que habían denunciado su conducta consideraban que Quddús, a quien tenían por el único representante del Báb, era el único con derecho a pronunciarse sobre asuntos de tanto peso. Aun hubo otros, que reconociendo la autoridad tanto de T.áhirih como Quddús, vieron el episodio entero como una prueba enviada por Dios destinada a separar lo verdadero de lo falso y a distinguir al fiel del infiel.

En algunas ocasiones la propia T.áhirih se aventuró a repudiar la autoridad de Quddús. “Lo considero”, se dice que declaró, “un pupilo al que el Báb me ha enviado para edificar e instruir. No de otra forma lo miro”. Por su parte, Quddús no dejó de denunciar a T.áhirih como la “autora de herejía”, y de estigmatizar a quienes propugnaban sus puntos de vista como a las “víctimas del error”. Semejante estado de tensión duró algunos días hasta que intervino Bahá’u’lláh, y efectuó de forma magistral una reconciliación completa entre ellos. Restañó las heridas que la aguda controversia había suscitado y enderezó los esfuerzos de ambos por la senda del servicio constructivo*.

* “Fue este osado acto de Qurratu’l-‘Ayn lo que sacudió los cimientos de la creencia literal en las doctrinas islámicas entre los persas. Cabe añadir que uno de los primeros frutos de la enseñanza de Qurratu’l-‘Ayn fue nada menos que el heroico Quddús, y que aquella elocuente maestra acaso debía ella misma su intuición a Bahá’u’lláh. La suposición de que su mejor amigo pudiera censurarla parece meramente un rasgo delicioso de ironía” (Dr. T.K. Cheyne, The Reconciliation of Races and Religions, pp. 103-104).

LOS ROMPEDORES DEL ALBA

El objetivo de la reunión memorable se había conseguido*. Había resonado el toque de trompeta del nuevo Orden. Los convencionalismos caducos que habían atenazado la conciencia de los hombres sufrieron un atrevido reto y quedaron barridos sin contemplaciones. Quedaba expedita la vía para la proclamación de las leyes y preceptos que estaban destinados a inaugurar la nueva Dispensación. El resto de los compañeros

* “Se ha sugerido que la verdadera causa de la convocatoria de esta asamblea fue la preocupación por el Báb y el deseo de trasladarlo a un lugar seguro. Pero el punto de vista más aceptado —el tema debatido en la Conferencia, que fue la relación de los bábíes con las leyes islámicas— es asimismo el más probable” (ibídem, p. 80). “El fin de la conferencia era el de corregir un malentendido habitual. Eran muchos los que pensaban que el nuevo guía había venido, en el sentido más literal, a cumplir la Ley islámica. En efecto, comprendían que el objetivo de Muh.ammad era el de traer un reino universal de rectitud y paz, pero pensaban que esto habría de conseguirse vadeando ríos de sangre, y con la ayuda de los pronunciamientos divinos. Por otra parte, el Báb, aunque no siempre congruente, se movía, junto con algunos de sus discípulos, por la línea de la persuasión moral; sus únicas armas eran ‘la espada del Espíritu, a saber, la palabra de Dios’. Cuando surgiese el Qá’im todas las cosas habrían de ser renovadas. Pero el Qá’im estaba a punto de aparecer, y todo lo que quedaba por hacer era preparar su Venida. Ya no debía haber distinción entre razas superiores e inferiores, entre varón y hembra. Ni tampoco ese gran y arropador velo, emblema de la inferioridad femenina. La talentosa mujer ante nosotros tenía su propia solución característica del problema [...] Cuenta una versión de la tradición que Qurratu’l-‘Ayn asistió a la conferencia con el velo puesto. De ser así, no tardó en desprenderse de él y en prorrumpir (según se dice) en una exclamación fervorosa: ‘Soy el toque de la trompeta, soy el toque del clarín’, esto es ‘Como Gabriel, despertaré a las almas durmientes’. Asimismo, se cuenta que este breve parlamento de tan brava mujer fue seguido por la recitación que hizo Bahá’u’lláh del sura de la resurrección (75). Tales lecturas suelen tener a menudo un efecto abrumador. El sentido interior de todo ello era que la humanidad se encontraba en el tránsito hacia un nuevo ciclo cósmico, para lo cual resultaba indispensable un nuevo conjunto de leyes y costumbres” (Dr. T.K. Cheyne, The Reconciliation of Races and Religions, pp. 101-103).

El howdah persa.

que se habían reunido en Badasht decidieron, en consecuencia, partir hacia Mázindarán. Quddús y T.áhirih se instalaron en el mismo howdah * que Báhá’u’lláh había preparado para la marcha. Ya de camino, T.áhirih compuso una oda e instruyó a sus acompañantes que la cantaran mientras seguían el paso del howdah. La montaña y el valle retumbaban con los gritos con los que tan entusiasta banda, camino de Mázindarán, se despedía del antiguo Día para saludar el nacimiento del nuevo.

La estancia de Báhá’u’lláh en Badasht duró veintidós jornadas. En el curso del trayecto a Mázindarán, unos pocos seguidores del Báb quisieron abusar de la libertad que el repudio de las leyes y sanciones de una Fe superada les había conferido. Vieron la acción sin precedentes de T.áhirih al abandonar el velo como una señal con la que transgredir los límites de la moderación y gratificar sus deseos egoístas. Los excesos a los que éstos se entregaron provocaron la iras del Todo

* Véase Glosario.
LOS ROMPEDORES DEL ALBA

poderoso y causaron su dispersión inmediata. En el pueblo de Níyálá, se vieron penosamente probados al tener que sufrir graves heridas a manos de sus enemigos. La desbandada puso freno a los desmanes que habían pretendido provocar aquellos pocos e irresponsables seguidores de la Fe, y preservó sin mácula su honor y dignidad.

He oído cómo Bahá’u’lláh describía ese incidente: “Estábamos todos reunidos en el pueblo de Níyálá. Descansábamos al pie de la montaña cuando, a la hora del alba, fuimos despertados de improviso por las piedras que las gentes del lugar nos lanzaban desde la cima de la montaña. La virulencia del ataque obligó a que nuestros compañeros huyeran sumidos en el terror y la consternación. Vestí a Quddús con mis propias ropas y lo despaché a un lugar seguro, donde tenía intenciones de reunirme con él. Al llegar comprobé que ya se había ido. Ninguno de los compañeros había permanecido en Níyálá excepto T.áhirih y un joven de Shíráz, Mírzá ‘Abdu’lláh. La violencia con que fuimos asaltados trajo la desolación a nuestro campo. A nadie hallé a cuya custodia pudiera confiar a T.áhirih, excepto a aquel joven, quien en semejante ocasión desplegó un valor y determinación en verdad sorprendentes. Espada en mano, impertérrito ante la salvaje acometida de los aldeanos, quienes corrían a saquear nuestras pertenencias, se adelantó a contener la mano de los asaltantes. Aunque su cuerpo presentaba varias heridas, arriesgó la vida para proteger nuestros bienes. Hice ademán de que desistiera. Cuando remitió el tumulto, me dirigí a varios de los habitantes de la aldea, y pude convencerles de la crueldad y desvergüenza de su proceder. Así pues pude recuperar parte de la propiedad saqueada”.

Bahá’u’lláh, acompañado por T.áhirih y su criado, se dirigieron a Núr. Bahá’u’lláh encargó a Shaykh Abú-Turáb que vigilase y garantizase la protección y seguridad de la dama. Entre tanto, los facinerosos que se esforzaban por provocar las iras de Muh.ammad Sháh contra Bahá’u’lláh, presentándole como el principal responsable de los disturbios de Sháh-Rúd y Mázindarán, consiguieron al fin inducir al Soberano a que Lo arrestase. “Hasta la fecha”, se dice que observó enfurecido el Sháh, “me he negado a considerar cualquier cosa que se dijera contra él. Mi indulgencia estaba motivada por el reconocimiento de los servicios que rindió su padre a este país. Sin embargo, esta vez estoy decidido a darle muerte”.

De acuerdo con ello, ordenó a uno de sus oficiales de Teherán que ordenara a su hijo, residente en Mázindarán, que arrestase a Bahá’u’lláh y Lo condujera a la capital. El hijo del oficial recibió el encargo la víspera del día en que se disponía a ofrecer una recepción a Bahá’u’lláh, a quien se hallaba devotamente ligado. Sintiendo profundo malestar, a nadie divulgó la noticia. Sin embargo, Bahá’u’lláh, advirtiendo su tristeza, le aconsejó que se encomendara a Dios. Al día siguiente, mientras este amigo Le acompañaba a casa, se encontraron con un jinete que recorría la ruta de Teherán. “¡Muh.ammad Sháh ha muerto!”, exclamó el amigo en el dialecto mázindarání, mientras se apresuraba a unirse a Bahá’u’lláh tras la breve conversación con el mensajero. Extrajo entonces la citación imperial y Se la mostró. El documento carecía de validez. Aquella noche pudo pasarla en compañía de su invitado, en una atmósfera de calma y dicha imperturbables.

Entre tanto, Quddús había caído víctima de sus rivales, y se hallaba recluido en Sárí, en casa de Mírzá Muh.ammad-Taqí, el principal mujtahid de la ciudad. El resto de sus compañeros, tras la desbandada de Níyálá, se había esparcido por doquier. Cada uno de ellos traía a sus condiscípulos las noticias sobre los acontecimientos trascendentales de Badasht.

E
ncarcelamiento del Báb
´
17 en el castillo de Chihriq
E

l incidente de Níyálá tuvo lugar a mediados del mes de Sha‘bán del año 1264 d.h.* Hacia fines de ese mismo mes, el Báb fue trasladado a Tabríz, donde sufrió a ma-nos de Sus opresores una herida grave y humillante. Aquella afrenta deliberada contra Su dignidad prácticamente coincidió con los ataques que los habitantes de Níyálá dirigieron contra Bahá’u’lláh y Sus compañeros. Éste fue acribillado con las piedras que le lanzaban unas gentes ignorantes y montaraces; Aquél sufrió los latigazos de un enemigo cruel y artero.

Referiré el relato de las circunstancias que condujeron a la odiosa indignidad que los perseguidores del Báb quisieron infligirle. De conformidad con las ordenes dictadas por H. ájí Mírzá Áqásí, el Báb había sido trasladado al castillo de Chihríq** y confiado a la custodia de Yah.yá Khán-i-Kurd, cuya hermana era la mujer de Muh.ammad Sháh, la madre del

* Del 3 de julio a 1 de agosto de 1848 d.C.

** De acuerdo con A Traveller’s Narrative (p. 18), el Báb permaneció tres meses

en el castillo de Chihríq antes de ser llevado a Tabríz para ser interrogado.

LOS ROMPEDORES DEL ALBA
Castillo de Chihríq.

Náyibu’s-Salt.anih. El gran Visir había librado órdenes estrictas y expresas a Yah.yá Khán por las que se le ordenaba que no permitiera que se personase nadie ante el Prisionero. En particular, se le dio aviso de que no siguiera el ejemplo de Alí Khán-i-Máh-Kú’í, quien de forma paulatina había sido llevado a desatender las órdenes recibidas*.

A pesar de lo tajante de la orden, y pese a la oposición del todopoderoso H. ájí Mírzá Áqásí, Yah.yá Khán se vio incapaz de acatar las disposiciones referidas. También él llegó a sentir la fascinación por su Prisionero; nada más entrar en contacto con Su espíritu, también él olvidó la tarea que se esperaba que cumpliese. Desde el mismo principio, el amor del Báb caló en su corazón y se apropió de todo su ser. Los kurdos que vivían en Chihríq, cuyo odio y fanatismo hacia los shí‘íes superaban la aversión que sentían los habitantes de Máh-Kú por esa

* “En Chihríq, el Báb quedó sometido a una reclusión más estrecha y rigurosa que la sufrida en Máh-Kú. De ahí que denominase a la primera ‘la Montaña Aflictiva’ (Jabal-i-Shadíd, frase en la que la palabra shadíd equivale numéricamente a 318, valor numérico que comparte con la propia palabra Chihríq), y a la última ‘la Montaña Abierta’ (Jabal-i-Básit.)”. (A traveller’s Narrative, nota L, p. 276).

misma gente, se vieron igualmente sometidos a la influencia transformadora del Báb. Tal fue el amor que Él prendió en sus corazones que cada mañana, antes de emprender las faenas diarias, encaminaban sus pasos hacia la prisión y, mirando desde lejos al castillo que contenía a Su bienamada persona, invocaban Su nombre e imploraban Sus bendiciones. Solían postrarse en tierra y procuraban refrescar el espíritu con Su recuerdo. Solían relatarse las maravillas de Su poder y gloria y los sueños que daban fe del poder creativo de Su influjo. A nadie rehusó Yah.yá Khán la entrada al castillo*. Puesto que el propio Chihríq carecía de aforo para acomodar al creciente número de personas que se congregaban a sus puertas, se les permitió que se procurasen el albergue necesario en Iskí-Sháhr, el antiguo Chihríq, situado a una hora de distancia del castillo. Todas las provisiones requeridas para el Báb se compraban en el antiguo poblado y eran transportadas a la prisión.

Cierto día el Báb solicitó la compra de una porción de miel. Pareciéndole que el precio era exorbitante, la rechazó diciendo: “Sin duda podría haberse comprado miel de calidad superior a mejor precio. Yo, que soy vuestro ejemplo, he sido comerciante de profesión. Os corresponde en todas vuestras transacciones seguir Mi proceder. No debéis defraudar a vuestro vecino ni permitir que os defraude. Tal fue el proceder de vuestro Maestro. Los hombres más hábiles y astutos no lograron engañarnos, ni Él por Su parte quiso faltar a la generosidad para con las criaturas más indefensas e insignificantes”. El Báb insistió en que el criado que había efectuado la compra

* “Allá, como en todas partes, el pueblo se mostraba solícito con él. M. Mochenin cuenta en sus recuerdos sobre el Báb: ‘El mes de junio de 1850 (¿no sería más bien en 1849?), habiéndome desplazado a Chihríq en el desempeño de mis funciones, divisé el Bálá-Khánih desde cuya altura enseñaba el Báb su doctrina. La afluencia de personas era tan grande que el patio carecía de aforo suficiente, por lo que la mayor parte debía permanecer en la calle y escuchar con recogimiento los versículos del nuevo Corán. Poco después, el Báb fue trasladado a Tabríz, donde sería condenado a muerte’” (Journal Asiatique, p. 371).

LOS ROMPEDORES DEL ALBA

la devolviese y le proporcionara una miel de calidad superior a menor precio.

Durante el cautiverio del Báb en el castillo de Chihríq, el Gobierno se vio perturbado por acontecimientos desconcertantes. Pronto se hizo evidente que algunos de los siyyides, ‘ulamás y funcionarios más eminentes de Khuy habían abrazado la Causa del Prisionero, identificándose por completo con Su Fe. Entre ellos figuraba Mírzá Muh.ammad-‘Alí y su hermano Búyúk-Áqá, ambos siyyides distinguidos y de mérito que se habían alzado con fervor a proclamar su Fe ante las gentes de toda suerte y condición entre sus compatriotas. De resultas de tales actividades, se produjo entre Khuy y Chihríq un continuo trasiego de buscadores y creyentes confirmados.

Sucedió por aquel tiempo que un funcionario destacado y de gran talento literario, Mírzá Asadu’lláh, a quien más adelante el Báb tituló Dayyán y cuyas vehementes denuncias contra Su Mensaje habían confundido a quienes se esforzaban por convertirle, tuvo un sueño. Cuando despertó, decidió que no se lo contaría a nadie, y, escogiendo dos versículos del Corán, elevó la siguiente petición al Báb: “He concebido tres cosas bien concretas en mi mente. Os pido que me reveléis su naturaleza”. Rogó a Mírzá Muh.ammad-‘Alí que trasladase esta petición por escrito al Báb. Pocos días después, recibió una respuesta de puño y letra del Báb en la que se pormenorizaban las circunstancias del sueño y se revelaban los textos exactos de aquellos versículos. La precisión de la respuesta provocó una conversión repentina. Aunque no acostumbraba a caminar, Mírzá Asadu’lláh recorrió a pie el empinado y pedregoso sendero que conducía desde Khuy hasta el castillo. Rechazó la oferta, pese a que los amigos trataron de convencerle, de que marchase a caballo a Chihríq. El encuentro con el Báb lo confirmó en su creencia y excitó aquel ardor extremado que habría de continuar manifestándose en él hasta el final de su vida.

Ese mismo año el Báb había expresado Su deseo de que cuarenta compañeros Suyos compusieran un tratado y procurasen, valiéndose de versículos y tradiciones, establecer la validez de Su Misión. Los deseos fueron obedecidos al instante. A su tiempo, la cosecha del empeño fue sometida a Su presencia. El tratado de Mírzá Asadu’lláh mereció la admiración incondicional del Báb y contó con Su más alta estima. Le confirió el nombre de Dayyán y reveló en su honor la Lawh.-i-H.urúfát*,en la que vertió la siguiente afirmación: “De no haber contado el Punto del Bayán ** con otro testimonio con el que establecer Su verdad, éste habría sido suficiente: que Él revelara una Tabla como ésta, una Tabla como ningún saber acumulado podría producir”.

El pueblo del Bayán, que erró por completo el propósito que subyacía a dicha Tabla, pensó que se trataba de una mera exposición de la ciencia de Jafr†. Cuando, más tarde, en los primeros años del encarcelamiento de Bahá’u’lláh en la ciudad prisión de ‘Akká, Jináb-i-Muballigh elevó una petición desde Shíráz para que desentrañase los misterios de la Tabla, fue revelada por Su Pluma una explicación que quienes interpretaron erróneamente las palabras del Báb harían bien en ponderar. Básandose en las declaraciones del Báb, Bahá’u’lláh adujo pruebas irrefutables que demostraban que la aparición del Man-Yuz.hiruhu’lláh ƒ debía ocurrir no antes de transcurrir 19 años de la declaración del Báb. El misterio del Mustagháth‡ había desconcertado durante largo tiempo a las mentes más indagadoras entre las gentes del Bayán y había demostrado ser un obstáculo insuperable para su reconocimiento del Prometido. El propio Báb revelaba en esa tabla aquel misterio; nadie, sin embargo, era capaz de comprender la explicación

* Literalmente, “Tabla de las Letras”. ** Uno de los títulos del Báb.

† Ciencia adivinatoria.
ƒ Referencia a Bahá’u’lláh. Véase Glosario.
‡ Véase Glosario.
LOS ROMPEDORES DEL ALBA

que había dado. Correspondió a Bahá’u’lláh desentrañarlo a los ojos de todos los hombres.

El celo incansable que desplegó Mírzá Asadu’lláh indujo a su padre, quien era íntimo amigo de H. ájí Mírzá Áqásí, a ponerle al tanto de las circunstancias que llevaron a la conversión del hijo y a informarle de su negligencia en el desempeño de las funciones que el Estado le había conferido. Se explayó sobre la entereza con que un siervo tan capaz del Gobierno se había alzado a servir a su nuevo Maestro, y los éxitos que habían seguido a su labor.

Otra nueva causa de temor para las autoridades gubernativas fue la relacionada con la llegada a Chihríq de un derviche de la India quien, tan pronto como se vio con el Báb, reconoció la verdad de Su Misión. Todos los que se encontraron con este derviche, a quien el Báb nombró Qahru’lláh, durante su estancia en Iskí-Shahr, sintieron el calor de su entusiasmo y quedaron vivamente impresionados por la tenacidad de sus convicciones. Aumentaba el número de personas enamoradas del encanto de su personalidad y que gustosamente reconocían el poder arrollador de su Fe. Tal era la influencia que ejercía sobre éstas que algunas se sintieron inclinadas a tomarle por el exponente de la Revelación Divina, por más que éste rechazara del todo tales pretensiones. Solía oírsele relatar lo siguiente: “En los días en que yo ocupaba el exaltado puesto de navváb en la India Se me apareció el Báb en una visión. Me miró, y ganó mi corazón por completo. Me alcé, y había comenzado a seguirle cuando me miró ceñudamente y me dijo: ‘Desprendeos de tan delicado atuendo, dejad vuestra tierra natal y recorred a pie el trecho hasta encontraros conmigo en Ádhirbáyján. En Chihríq alcanzaréis el deseo de vuestro corazón’. Seguí Sus instrucciones y ahora he alcanzado mi meta”.

La noticia de los alborotos que aquel modesto derviche había sido capaz de provocar entre los jefes kurdos de Chihríq alcanzó Tabríz, y desde allí fue comunicada a Teherán. Nada más saberse en la capital, se dieron órdenes terminantes de trasladar al Báb a Tabríz con la esperanza de sofocar la excitación que había provocado Su residencia prolongada en dicha localidad. Antes de que en Chihríq se tuviera conocimiento de esta nueva orden, el Báb había encargado a ‘Az.ím que informase a Qahru’lláh de Su deseo de que regresara a la India y que consagrara su vida al servicio de Su Causa. “Solo y a pie”, le ordenó, “habrá de regresar al lugar de donde vino. Con el mismo ardor y desprendimiento con que realizó su peregrinación a este país, debe volver a su tierra natal y bregar incesantemente por el adelanto de los intereses de la Causa”. También le indicó que diera instrucciones a Mírzá ‘Abdu’l-Vahháb-i-Turshízí, quien vivía en Khuy, de que marchara al punto a Urúmíyyih, donde dijo que Él pronto habría de sumárseles. ‘Az.ím mismo recibió indicaciones de marchar hacia Tabríz y que informara a Siyyid Ibráhim-i-Khalíl de Su próxima llegada a la ciudad. “Decid”, añadió el Báb, “que el fuego de Nimrod pronto prenderá en Tabríz, pero a pesar de la intensidad de su llama ningún daño sucederá a nuestros amigos”.

Tan pronto como recibió el mensaje de su Maestro, Qahru’lláh se alzó a ejecutar Sus deseos. A todos los que deseaban acompañarle les decía: “Jamás podréis soportar las pruebas de esta marcha. Abandonad la idea de ir conmigo. Sin duda, pereceréis en el camino, por cuanto el Báb me ha ordenado regresar solo a mi tierra nativa”. Tan abrumadora respuesta silenció a cuantos solicitaban que se les permitiera acompañarle. Rechazó aceptar dinero o ropa de nadie. Solo, ataviado con el atuendo más miserable, cayado en mano, hizo a pie todo el camino de regreso a su país. Nadie sabe qué es lo que fue de él.

Muh.ammad-‘Alíy-i-Zunúzí, conocido como Anís, figuraba entre los que escucharon el mensaje del Báb en Tabríz. Ardía en deseos de apresurarse a Chihríq y alcanzar Su presencia. Aquellas palabras habían encendido en él un anhelo irreprimible de sacrificarse en Su sendero. Siyyid ‘Alíy-i-Zunúzí, su padrastro, prócer de Tabríz, había objetado vehementemente a su partida de la ciudad, y se vio inducido a recluirlo en casa, donde lo sometió a estrecha vigilancia. El hijo languideció en tal confinamiento hasta la hora en que su Bienamado había

LOS ROMPEDORES DEL ALBA

alcanzado Tabríz y había sido devuelto a Su prisión de Chihríq.

He oído a Shaykh H. asan-i-Zunúzí que relataba lo siguiente: “Por la misma época en que el Báb despedía a ‘Az.ím de Su presencia, recibí instrucciones Suyas de que recogiese todas las Tablas disponibles que había revelado durante Su encarcelamiento en los castillos de Máh-Kú y Chihríq, y de que se las entregara a Siyyid Ibráhím-i-Khalíl, quien por entonces vivía en Tabríz, y que le instara a ocultarlas y ponerlas a buen recaudo con el máximo cuidado.

“Durante mi estancia en la ciudad, visité con frecuencia a Siyyid ‘Alíy-i-Zunúzí, quien era pariente mío, de cuyos labios escuché frecuentemente cómo deploraba el triste destino de su hijo. ‘Parece que ha perdido el juicio’, se lamentaba amargamente. ‘Su conducta me ha valido reproches y me ha sumido en la desgracia. Tratad de calmar la agitación de su corazón y de inducirle a ocultar sus convicciones’. Cada día que lo visitaba, veía cómo de continuo sus ojos derramaban lágrimas. Después de que el Báb partiese de Tabríz, cierto día en que acudí a verle, me sentí sorprendido al percibir que la alegría y felicidad habían iluminado su figura. Su apuesto semblante estaba cruzado de sonrisas cuando salió a recibirme. ‘Los ojos de mi Amado’, me dijo, al abrazarme ‘han contemplado este rostro, y estos ojos han reparado en Su figura’. ‘Permitidme’, añadió, ‘que os refiera el secreto de mi felicidad. Después de que el Báb fuese devuelto a Chihríq, cierto día en que me hallaba recluido en mi celda, volví mi corazón hacia Él y Le supliqué con estas palabras: ‘Tú contemplas, oh mi Bienamado, mi cautividad y desamparo, y conoces cuán ansiosamente anhelo contemplar Vuestro rostro. Despejad la penumbra que oprime mi corazón con la luz de Vuestra figura’. ¡Qué lágrimas de dolor lacerante no derramé en aquella hora! Tan embargado quedé por la emoción que creí perder la conciencia. De improviso, escuché la voz del Báb y ¡he aquí que me estaba llamando! Me ordenó que me alzase. Contemplé la majestad de Su figura que surgía ante mí. Sonrió mientras contemplaba mis ojos. Corrí y me lancé a Sus pies. ‘Alegraos’, dijo, ‘la hora se acerca en que, en esta misma ciudad, quedaré suspendido ante la vista de la multitud y caeré víctima del fuego enemigo. A vos tan sólo escogeré para compartir conmigo la copa del Martirio. Estad tranquilo, pues esta promesa que os doy se cumplirá’. Quedé arrobado por la belleza de esta visión. Cuando me recuperé, me encontré anegado por un océano de alegría, una alegría cuyo brillo no hubieran podido empañar todas las angustias del mundo. Todavía resuena la voz en mis oídos. La visión me persigue de día y de noche. El recuerdo de aquella sonrisa inefable ha disipado la soledad de mi confinamiento. Estoy firmemente convencido de que la hora en que ha de cumplirse Su promesa no puede tardar más’. Le exhorté a que fuera paciente y disimulara sus emociones. Me prometió que no divulgaría el secreto, y se propuso mostrarse extremadamente paciente con Siyyid ‘Alí. Así que me apresuré a asegurarle al padre de su decisión, logrando así que éste le librara de Su reclusión. El joven continuó relacionándose, en estado de perfecta serenidad y alegría, con sus padres y parientes. Tal fue la conducta que observó para con amigos y familiares que el día en que entregó la vida por Su Bienamado todo el pueblo de Tabríz lloró y lamentó su pérdida”.

E
l interrogatorio del Báb
´
18 en Tabriz
A

nticipándose el Báb a la hora de Su aflicción, dispersó a los discípulos que se habían reunido en Chihríq y aguardó con calmada resignación la orden que había de citarle a comparecer en Tabríz. Los responsables a cuya custodia fue entregado no creyeron aconsejable que atravesara la ciudad de Khuy, situada en la ruta de la capital de Ádhirbáyján. Antes bien, decidieron seguir la vía de Urúmíyyih y evitar, por tanto, las manifestaciones que el excitado populacho de Khuy presumiblemente organizaría en protesta contra la tiranía del Gobierno. Cuando el Báb llegó a Urúmíyyih, Malik Qásim Mirzá lo recibió con ceremonia y Lo agasajó con la mayor hospitalidad. En Su presencia, actuó el príncipe con extraordinaria deferencia, sin dar resquicio a la menor falta de respeto por parte de los admitidos a visitarle.

Cierto viernes en que el Báb acudía al baño público, el príncipe, sintiendo curiosidad por someter a prueba el valor y poder de su Huésped, ordenó a su mozo de cuadras que Le diera a montar uno de los caballos más indómitos. Por temor a que el Báb sufriera daño alguno, el caballerizo se Le acercó secretamente y procuró inducirle a que se negara a montar el caballo que ya había desbancado a los más valientes y aveza

LOS ROMPEDORES DEL ALBA

La casa que ocupaba el Báb en Urúmíyyih. La Bálá-Khánih (marcada con una x), se muestra la habitación donde Se alojó.

dos jinetes. “No temáis”, fue Su respuesta. “Cumplid con lo que se os ha ordenado, y encomendadnos al cuidado del Todopoderoso”. Los habitantes de Urúmíyyih, quienes ya habían sido informados de las intenciones del príncipe, colmaron la plaza pública, deseosos de presenciar cuanto pudiera ocurrirle al Báb. Tan pronto como le fue llevado el caballo, Se le acercó sosegadamente y, sosteniendo la brida que le tendía el criado, lo acarició con suavidad y puso pie en los estribos. El caballo permaneció inmóvil, a Su lado, como si supiera qué clase de poder lo dominaba. La multitud que observaba tan inaudito espectáculo se maravilló ante la reacción del animal. Para sus sencillas mentes aquel extraordinario suceso parecía poco menos que un milagro. En su entusiasmo, corrieron a besar los estribos del Báb, cosa que les fue impedida por los criados del príncipe, temerosos de que tal avalancha llegara a dañarle. El propio príncipe, que había acompañado a pie hasta las inmediaciones del baño a su Huésped, recibió indicaciones Suyas antes de que llegasen a la entrada de que regresara a su residencia. Durante todo el trayecto, los peones del príncipe se esforzaron por contener a la gente que desde todos los flancos se agolpaban por conseguir una vislumbre del Báb. Llegado allí, despidió a toda la compañía, con la excepción del criado personal del príncipe y Siyyid H. asan, quien aguardaba en la antecámara, pues había de ayudarle a desvestirse. A Su regreso del baño, montó de nuevo el mismo caballo entre los vítores de idéntica multitud. El príncipe acudió a pie a Su encuentro y Lo escoltó hasta su residencia.

Acababa de abandonar el baño cuando las gentes de Urúmíyyih corrieron a apoderarse, hasta de la última gota, del agua que había empleado para Sus abluciones. Aquel día hubo un gran revuelo. Conforme observaba aquellas evidencias de entusiasmo incontenible, Se acordó el Báb de la muy conocida tradición, por lo general atribuida al Imám ‘Alí, el Comandante de los Fieles, que hacía referencia específica a Ádhirbáyján. En dicha tradición se afirma que el lago de Urúmíyyih sería un hervidero, cuyas riberas se desbordarían hasta inundar la ciu

LOS ROMPEDORES DEL ALBA

dad. Cuando acto seguido Se Le informó de cómo la gran mayoría de la población se había alzado espontáneamente a proclamar su fidelidad inquebrantable a La Causa, observó con tranquilidad: “¿Piensan los hombres cuando dicen ‘creemos’ que se les dejará solos y que no serán probados?”* Tal comentario se vio plenamente justificado por la actitud que Le demostró aquella misma gente cuando llegó la noticia del horrible trato que se Le dispensó en Tabríz. En la hora de las pruebas, apenas unos pocos perseveraron en su fidelidad a la Causa. Destacó entre éstos Mullá Imám-Vardí, cuya Fe tenaz sólo pudo ser superada por la de Mullá Jalíl-i-Urúmí, oriundo de Urúmíyyih y una de las Letras del Viviente. La adversidad sirvió sólo para intensificar el ardor de su devoción y reforzar su creencia en la rectitud de la Causa que había abrazado. Más adelante alcanzó la presencia de Bahá’u’lláh, la verdad de cuya Misión reconoció prontamente y por cuyo avance bregó con el mismo fervoroso denuedo que había caracterizado sus primeras labores en pro de la Causa del Báb. En reconocimiento a sus dilatados servicios, él, y también su familia, fueron honrados con numerosas Tablas en las que Bahá’u’lláh ensalzaba sus logros e invocaba las bendiciones del Todopoderoso sobre sus esfuerzos. Con una determinación inquebrantable, continuó empeñado en el adelanto de la Fe, hasta sus ochenta años, cuando partió de esta vida.

El relato de las señales y portentos que los incontables admiradores del Báb habían presenciado pronto corrieron de boca en boca y dieron lugar a una oleada de entusiasmo desconocido que se extendió con rapidez vertiginosa por todo el país. Barrió Teherán y zarandeó a los dignatarios eclesiásticos del reino impulsándolos a emprender nuevas acometidas contra Su persona. Estaban estremecidos ante el progreso de un Movimiento que, de permitírsele seguir su curso —estaban seguros—, pronto arrollaría las instituciones de las que dependían su autoridad, o más aún, su propia existencia. Vieron por

* Corán, 29:2.

Nás.iri’d-Dín Sháh de niño; a su derecha figura Mírzá Abu’l-Qásim,

el Qá’im-Maqám, y H. ají Mírzá Áqásí a su izquierda, señalado con una X,

en un extremo, se ve a Manúchihr Khán, el Mu‘tamidu’d-Dawlih.

doquier muestras crecientes de una Fe y devoción que ellos mismos eran incapaces de evocar, de una lealtad que atacaba la raíz misma del tejido que sus propias manos habían nutrido, y que todos los recursos en su poder no habían logrado socavar.

En particular, Tabríz se encontraba sumida en una excitación frenética. La noticia de la llegada próxima del Báb había inflamado la imaginación de sus habitantes y había enconado la animosidad más virulenta en los corazones de los dirigentes eclesiásticos de Ádhirbáyján. Sólo éstos, de entre todas las gentes de Tabríz, se abstuvieron de compartir las manifestaciones con que un pueblo agradecido saludó la vuelta del Báb a su ciudad. Tal fue el fervor del entusiasmo popular que suscitó la noticia que las autoridades decidieron alojar al Báb en un lugar situado a las afueras de la ciudad. Sólo a las personas por Él escogidas se les permitía el privilegio de acercársele. A todos los demás, les estaba estrictamente vedada la entrada.

LOS ROMPEDORES DEL ALBA

La segunda noche de Su llegada, el Báb llamó a ‘Azím a Su presencia y, en el curso de la conversación que sostuvo con él, proclamó enfáticamente Su título a ser no otro que el Qá’im prometido. Sin embargo, lo encontró remiso a reconocer sin reservas su alegato. Percatándose de su agitación interna, dijo: “Mañana, en presencia del Valí-‘Ahd*, y en medio de los ‘ulamás y notables de la ciudad allí congregados, proclamaré Mi Misión. Quienquiera que se sienta inclinado a solicitar de Mí otro testimonio aparte de los versículos que he revelado, que busque satisfacción en el Qá’im de su vana fantasía”.

He oído cómo ‘Azím testimoniaba lo siguiente: “Aquella noche me hallaba en estado de gran zozobra. Permanecí despierto e inquieto hasta el amanecer. No obstante, nada más ofrecer la oración de la mañana, percibí que me había sobrevenido un gran cambio. Una nueva puerta parecía habérseme franqueado y estar abierta de par en par ante mí. Pronto caí en la cuenta de que si había de ser leal a mi fe en Muh.ammad, el Apóstol de Dios, también debía reconocer sin reservas los títulos exhibidos por el Báb, y tendría que some

* El heredero del trono.

terme sin temor ni vacilación a cuanto quisiera Él disponer. Tal conclusión apacigüó la agitación de mi corazón. Corrí donde el Báb a implorar Su perdón: ‘Constituye una evidencia más de la grandeza de esta Causa’, señaló, ‘que incluso ‘Az.ím *se haya sentido afectado sobremanera y estremecido por su poder y la inmensidad de sus títulos’. ‘Quedad tranquilos’, añadió, ‘la gracia del Todopoderoso os facultará para fortificar al débil de corazón y volver firmes los pasos del vacilante. Tan grande será vuestra

fe que si el enemigo os mutilase y descuartizase, en la esperanza de aminorar en un ápice o una tilde el ardor de vuestro amor, fracasaría en alcanzar su meta. Sin duda, en los días venideros os veréis frente a frente con Quien es el Señor de todos los mundos, y tomaréis parte en la alegría de Su presencia’. Tales palabras despejaron las tinieblas de mis temores. Desde aquel día en adelante, ningún rastro de temor o agitación volvieron a ensombrecerme”.

El arresto del Báb, llevado a término a las puertas de Tabríz, no logró aplacar la excitación reinante en la ciudad. Toda medida de precaución, toda restricción que las autoridades habían impuesto sólo sirvieron para agravar un estado de cosas que ya para entonces resultaba ominoso y amenazante.

* Literalmente ‘Az.ím significa “grande”.
LOS ROMPEDORES DEL ALBA

H. ájí Mírzá Áqásí dictó orden de que se convocase de inmediato a los dignatarios eclesiásticos de Tabríz a la residencia oficial del gobernador de Ádhirbáyján con el propósito expreso de procesar al Báb y procurar los medios más efectivos para extinguir Su influencia. H. ájí Mullá Mah.múd, llamado Níz.ámu’l-‘Ulamá’, tutor de Nás.iri’d-Dín Mírzá, el Valí-‘Ahd*, Mullá Muh.ammad-i-Mámáqání, Mírzá ‘Alí-As.ghar el Shaykhu’l-Islám, y algunos de los shaykhíes y doctores en teología más distinguidos figuraban entre los convocados con tal fin**. Nás.iri’d-Dín Mírzá en persona asistió a la reunión. Correspondía presidir al Níz.ámu’l-‘Ulamá, quien, nada más iniciarse la sesión, dio voz en nombre de la asamblea para que un oficial del ejército introdujera al Báb en su presencia. Entretanto, una multitud se agolpaba a la entrada de la sala y esperaba pacientemente un momento en que poder vislumbrar Su rostro. Tan grande era su número que hubo de habilitarse a la fuerza un corredor que le permitiera abrirse paso entre el gentío que abarrotaba la entrada.

Al llegar, el Báb observó que todos los asientos de la sala estaban ocupados excepto el reservado para el Valí-‘Ahd. Saludó a la asamblea y, sin la menor vacilación, Se dispuso a ocupar el asiento vacante. La majestad de Su porte, la expresión de abrumadora confianza que iluminaba Su ceño, y por encima de todo, el espíritu de poder que irradiaba todo Su ser, parecieron desgarrar por un momento el alma y el cuerpo de los circundantes a los que saludaba. Un silencio profundo y misterioso se hizo sobre la concurrencia. Ni una sola alma de aquella distinguida asamblea se atrevió a musitar siquiera una

* Nacido el 17 de julio de 1831, comenzó a reinar en septiembre de 1848 y murió en 1896. “El príncipe abandonó Teherán para reunirse con su Gobierno el 23 de enero de 1848, y luego, a la muerte de su padre el 4 de septiembre, regresar el 18 del mismo año en calidad de Sháh” (A.L.M. Nicolas, Siyyid ‘Alí-Muh.ammad dit le Báb, p. 243, nota 195).

** A Traveller’s Narrative (p. 19) menciona además el nombre de Mírzá Ah.mad, el Imám-Jum‘ih.

Destacados mujtahides persas.

palabra. Por fin la quietud imperante se quebró al intervenir el Níz.ámu’l-‘Ulamá’. “¿Quién reclamáis que sois”, preguntó al Báb, “y cuál es el mensaje que habéis traído?” “¡Yo soy”, exclamó tres veces el Báb, “¡Yo soy, Yo soy, el Prometido! Yo soy aquel cuyo nombre habéis invocado durante mil años, ante cuya mención os habéis alzado, cuyo advenimiento habéis anhelado presenciar, cuya hora de Revelación Le habéis implorado a Dios que apresure. En verdad os digo, incumbe a los pueblos tanto de Oriente como de Occidente obedecer Mi Palabra y rendirle pleitesía a Mi persona”. Nadie osó replicar, excepto Mullá Muh.ammad-i-Mámáqání, jefe de la comunidad shaykhí, quien fuera él mismo discípulo de Siyyid Káz.ím. A la infidelidad e insinceridad de éste se había referido el siyyid con lágrimas, deplorando la perversidad de su naturaleza. Shaykh Has.an-i-Zunúzí, quien había escuchado a Siyyid Káz.im formular tales críticas, me refirió lo siguiente: “Quedé harto sorprendido por el tono de su referencia a Mullá Muh.ammad, y sentí curiosidad por saber cuál sería su futura conducta como para merecer tales expresiones de piedad y condena por parte del maestro. Hasta ese día en que descubrí su actitud hacia el Báb no comprendí el alcance de su arrogancia y ceguera. Me hallaba de pie con otras personas fuera de la sala, y pude seguir la conversación de los que se encontraban dentro. Mullá Muh.ammad estaba sentado a la izquierda del

LOS ROMPEDORES DEL ALBA

Válí-‘Ahd. El Báb ocupaba un asiento entre ambos. Inmediatamente después de que Se hubiera declarado el Prometido, un sentimiento de asombró sobrecogió a los presentes. Habían inclinado sus cabezas en silenciosa confusión. La palidez de los rostros delataba la agitación de sus corazones. Mullá Muh.ammad, aquel tuerto y renegado de barba blanca, le reprendió con insolencia diciendo: ‘¡Oh desgraciado e inmaduro muchacho de Shíráz! Ya habéis convulsionado y subvertido Iráq. ¿Es que queréis ahora provocar desmanes parecidos en Ádhirbáyján?’ ‘Vuestra Eminencia’, respondió el Báb, ‘no he venido aquí por voluntad propia sino que he sido citado a este lugar.’ ‘¡Callaos’, respondió enfurecido Mullá Muh.ammad, ‘perverso y despreciable seguidor de Satán!’ ‘Eminencia’, volvió a responder el Báb, ‘sostengo lo que he declarado’.

”El Níz.ámu’l-‘Ulamá’ juzgó que era mejor desafiar abiertamente Su Misión. ‘Las pretensiones que habéis presentado’, Le dijo al Báb, ‘son portentosas; deben sostenerse, pues, con las pruebas más incontrovertibles’. ‘La prueba más poderosa y convincente de la verdad de la Misión del Profeta de Dios’, respondió el Báb, ‘la constituye, como es sabido, Su propia Palabra. Él mismo atestigua esta verdad: ‘¿No les basta con que les hayamos enviado el Libro?’ * El poder para producir tal evidencia Me ha sido otorgado por Dios. Me declaro capaz de revelar en el curso de dos días y dos noches un número de versículos que iguale la totalidad del Corán’. ‘Describid verbal-mente, si decís la verdad’, solicitó el Níz.ámu’l-‘Ulamá’, ‘la marcha de estas sesiones con un lenguaje que guarde semejanza con la fraseología de los versículos coránicos, de modo que el Valí-‘Ahd y los teólogos aquí reunidos den fe de la verdad que reclamáis’. El Báb accedió obsequioso a su deseo. Acababa de pronunciar las palabras: ‘En el nombre de Dios, el Misericordioso, el Compasivo, loado sea Él, Quien ha creado el cielo y la tierra’, cuando Mullá Muh.ammad-i-Mámáqání le

* Corán, 29:51.

interrumpió llamándole la atención sobre una infracción a las normas gramaticales. ‘Este autoproclamado Qá’im nuestro’, terció con desprecio insolente, ‘acaba de delatar su ignorancia de las normas más elementales de la gramática al comienzo de su alocución!’ ‘El propio Corán’, intervino el Báb, ‘en modo alguno concuerda con las normas convencionales al uso entre los hombres. La Palabra de Dios nunca puede estar sometida a las limitaciones de Sus criaturas. Antes bien, las reglas o cánones que los hombres han adoptado han sido deducidos del texto de la Palabra de Dios y en él se basan. Estos hombres han descubierto en el propio texto de ese santo Libro no menos de trescientos casos de error gramatical similares a los que ahora objetáis. Puesto que se trataba de la Palabra de Dios, no tuvieron otra alternativa excepto resignarse a Su voluntad’ *.

”A continuación repitió las mismas palabras que había pronunciado, a lo que de nuevo Mullá Muh.ammad se alzó para plantear idéntica objeción. Poco después, otra persona se aventuró a formularle al Báb la siguiente pregunta: ‘¿A qué tiempo pertenece la palabra Ishtartanna?’ En respuesta, el Báb citó este versículo del Corán: ‘Lejos de la gloria de vuestro Señor, el Señor de toda grandeza, lejos esté cuanto Le imputan, y ¡la paz sea sobre Sus Apóstoles! Y alabado sea Dios, el Señor de los mundos’. Inmediatamente después, Se incorporó y abandonó la reunión”**.

* “Si se planteasen objeciones contra la gramática o la sintaxis (de estos

versículos) tal reproche sería vano, pues las reglas (gramaticales) deben

extraerse de los versículos, y no los versículos construirse a partir de

ellas. Por otra parte, no cabe duda de que él haya repudiado tales reglas,

e incluso de que él mismo haya negado haberlas conocido” (Le Bayán

Persan, vol. 1, pp. 45-46).

** “En cuanto a las crónicas musulmanas, las que obran en nuestro haber

carecen de sello auténtico: parecen falsificaciones. Sabiendo lo que sabe

mos sobre el Báb, es probable que llevara la mejor parte del argumento,

y que los doctores y funcionarios presentes no estuvieran dispuestos a

dar cuenta de su propio fiasco” (Dr. T.K. Cheyne, The Reconciliation of

— 517 —
LOS ROMPEDORES DEL ALBA

El Níz.ámu’l-‘Ulamá’ se sintió muy ofendido por el modo en que la reunión se había desenvuelto. “¡Cuán vergonzosa”, se le oyó exclamar más tarde, “es la falta de cortesía de las gentes de Tabríz! ¿Cuál podía haber sido la relación entre estas ociosas observaciones y la consideración de aquellos asuntos graves y trascendentales?” Igualmente otros pocos se sintieron inclinados a denunciar el trato afrentoso que se Le había dispensado al Báb en aquel trance. Mullá Muh.ammad-i-Mámáqání, sin embargo, no cejó en sus violentas denuncias. “Os advierto”, protestó en alto, “si permitís que este joven prosiga sin trabas el curso de sus actividades, llegará el día en que la población entera de Tabríz se congregará bajo su enseña. Cuando llegue ese día, si él significara su deseo de que todos los ‘ulamás de Tabríz, de que el Valí-‘Ahd mismo, sean expulsados de la ciudad y que él solo asuma las riendas de la autoridad civil y eclesiástica, ninguno de vosotros que ahora veis con apatía su causa, os sentiréis capaces de oponerle resistencia efectiva. Toda la ciudad, o más aún, toda la provincia de Ádhirbáyján, le tenderá su apoyo unánime”.

Races and Religions, p. 62). “Es difícil sopesar qué crédito merece la citada crónica (la versión musulmana del interrogatorio del Báb en Tabríz). Muy probablemente se adujeron cuestiones tales como las consignadas (por cierto, algunas bastante frívolas, cuando no indecentes); pero, incluso si el Báb fuera incapaz de responderlas, es mucho más probable que, según se afirma en Táríkh-i-Jadíd, guardara un silencio digno antes que proferir los absurdos que le atribuyen los escritores musulmanes. A decir verdad, éstos desacreditan su propia defensa; pues al querer probar que el Báb no estaba dotado de sabiduría sobrehumana, lo representan como si desplegara una ignorancia a la que apenas cabe dar crédito. Que todo el interrogatorio constituyó una farsa redomada, que la sentencia venía dada de antemano, que no hubo ningún intento serio por comprender la naturaleza y pruebas de los títulos del Báb y su doctrina, y que de principio a fin se siguió un derrotero sistemático de intimidación, ironía y mofa, tales me parecen ser los hechos que prueban tanto los relatos musulmanes como bábíes de aquella sesión inquisitorial” (A Traveller’s Narrative, p. 290).

Las denuncias insistentes de semejante maquinador atizaron los temores de las autoridades de Tabríz. Quienes sostenían las riendas del poder en sus puños celebraron consejo sobre las medidas más efectivas que habrían de adoptarse para atajar el progreso de Su Fe. Algunos recalcaron que, en vista de la falta de respeto que el Báb había mostrado hacia el Valí-‘Ahd al ocupar el asiento sin su venia, y debido a que no había solicitado el consentimiento del presidente cuando Se alzó para dejar la reunión, debería convocársele de nuevo a una reunión semejante, donde habría de recibir, de manos de sus miembros, un castigo humillante. Empero, Nás.iri’d-Dín Mírzá se negó a contemplar la propuesta. Finalmente, se convino en que el Báb sería trasladado a la casa de Mírzá ‘Alí As.ghar, quien era siyyid y al mismo tiempo el Shaykhu’l-Islám de Tabríz, y que allí recibiría, a manos de la guardia personal del gobernador, el castigo que merecía. La guardia se negó a cumplir esta petición, prefiriendo no intervenir en un asunto que creían era de la sola competencia de los ‘ulamás de la ciudad. El Shaykhu’l-Islám mismo decidió aplicar el castigo en persona. Citó al Báb a su casa, y con su propia mano Le aplicó la vara en los pies*.

* Lo que sigue es el relato de las impresiones personales del Dr. Cormick sobre Mírzá ‘Alí-Muh.ammad el Báb, tomado de las cartas que dirigió al Reverendo Benjamín Labaree, D.D. (el Dr. Cormick era un doctor inglés que había residido en Tabríz, ciudad donde vivió mucho tiempo y donde disfrutaba de gran respeto). El documento le fue remitido al profesor Browne de la Universidad de Cambridge por el Sr. W.A. Shedd, quien escribió sobre el particular en una carta de fecha 1 de marzo de 1911: “Estimado profesor Browne, al revisar los papeles de mi padre (el difunto Reverendo J.H. Shedd, D.D., de la Misión Americana de Urúmíyyih, Persia, de la misma misión de la que formara parte el Dr. Benjamín Labaree), he hallado algo que pienso puede revestir valor desde el punto de vista histórico. Carezco de libros, y tampoco los tengo aquí a mano para asegurar o no si el presente testimonio ya ha sido utilizado. Pienso

LOS ROMPEDORES DEL ALBA

La Namáz-Khánih del Shaykhu’l-Islam de Tabríz. En la esquina (señalado con una x) es el lugar donde el Báb sufrió el bastinado.

Ese mismo año, aquel insolente tirano quedó afectado por la parálisis y, tras soportar dolores lancinantes, acabó con una muerte miserable. Era universalmente conocido entre las gentes de Tabríz por su carácter traicionero, avaricioso y egoísta. Reputado por su crueldad y sordidez, las gentes que gemían bajo su yugo y clamaban ser liberados le temían y despreciaban. Las circunstancias abyectas de su muerte sirvieron de recordatorio a amigos y enemigos del castigo que necesariamente aguardaba a quienes ni el temor de Dios ni la voz de la conciencia habían impedido desplegar tan pérfida crueldad hacia sus congéneres. A su muerte quedaron abolidas en Tabríz las funciones del Shaykhu’l-Islám. Tal fue su infamia, que el propio nombre de la institución con la que se había relacionado era ya aborrecido por las gentes.

No obstante su conducta, por más que vil y traicionera, la suya constituyó una más entre las villanías que marcaron la actitud de los dirigentes eclesiásticos hacia el Báb. ¡Cuán lejos y cuán gravemente habían llegado a desviarse del camino de la equidad y justicia! ¡Cuán despectivamente habían descartado los consejos del Profeta de Dios y las admoniciones de los

que probablemente no, y estoy seguro de que nada mejor puedo hacer que enviárselo a usted, con el deseo de que lo emplee como crea más conveniente. De la autenticidad de los papeles no hay duda posible.

“Me habéis preguntado por algunos detalles sobre la entrevista que sostuve con el fundador de la secta conocida como ‘bábíes’. Nada de importancia sucedió en dicho encuentro, pues el Báb era consciente de que yo había sido enviado junto con otros dos doctores persas para comprobar si estaba cuerdo o enajenado y decidir la cuestión de si debía dársele muerte. Sabedor de esto, se mostraba remiso a responder a ninguna pregunta que se le planteara. A todas las preguntas respondía meramente con una mirada suave, cantando en voz baja y melodiosa lo que supongo eran himnos. Se hallaban presentes otros dos siyyides, íntimos suyos, quienes después serían ejecutados a su lado, y aparte una pareja de funcionarios del Gobierno. Sólo una vez se dignó corresponderme al decirle que yo no era musulmán y que estaba deseoso por conocer algo sobre su religión, pues quizá me sintiera inclinado a adoptarla. Me miró fijamente al decir esto, y respondió que él no albergaba dudas de que todos los europeos se convertirían a su religión. Nuestro informe al Sháh fue de una naturaleza como para ahorrarle la vida. Algún tiempo después fue ejecutado por orden del Amír-Níz.am Mírzá Taqí Khán. Sobre la base de nuestro informe, el Báb fue castigado meramente al bastinado, operación en la que un farrásh, con o sin intención, erró en el rostro el golpe

LOS ROMPEDORES DEL ALBA

imámes de la Fe! ¿Acaso no habían declarado éstos explícitamente que “si se manifestaba un Joven de los Baní-Háshím* y emplazaba a las gentes a un nuevo Libro y nuevas leyes, todos deberían apresurarse a abrazar Su Causa?” Aunque estos mismos imámes habían afirmado claramente que “la mayoría de Sus enemigos serán los ‘ulamás”, sin embargo esas gentes ciegas e innobles habían preferido seguir el ejemplo de sus adalides y adoptar su conducta como pauta de rectitud y justicia. Siguieron sus pasos, obedecieron implícitamente sus órdenes y se consideraron el “pueblo de la salvación”, los “escogidos de Dios”, y los “custodios de Su Verdad”.

que iba dirigido a los pies, golpe que produjo una gran herida y una gran hinchazón. Al preguntarse si había algún cirujano a mano para tratarle, expresó su deseo de que se mandara por mí, y en consecuencia lo traté durante varios días; pero en las entrevistas que siguieron nunca logró tener una charla confidencial conmigo, puesto que, siendo él prisionero, estaban presentes algunos oficiales. Estaba muy agradecido por mis atenciones para con él. Era un hombre de aspecto suave y delicado, más bien bajo de estatura y muy blanco para ser persa, y estaba dotado de una voz melodiosa que me sorprendió mucho. Puesto que era Siyyid, vestía el atuendo de la secta, al igual que sus dos compañeros. En verdad, toda su apariencia y porte decían mucho a su favor. De su doctrina nada escuché de labios suyos, aunque la idea era la de que existía en su religión cierto parecido con el cristianismo. Algunos carpinteros armenios llegaron a verle, enviados a efectuar reparaciones en la prisión, leyendo una Biblia que él no se recató de ocultar, antes bien les habló de ello. Sin duda el fanatismo musulmán no existe en su religión, por lo que se refiere a los cristianos, ni existen las restricciones que pesan ahora sobre la mujer”. En relación con este documento, el Profesor Browne escribe lo siguiente: “El primero de estos documentos es sumamente valioso, pues transmite la impresión personal que causó el Báb, durante su período de encarcelamiento y sufrimientos, en una persona cultivada e imparcial de Occidente. Muy pocos cristianos occidentales tuvieron la oportunidad de ver, y menos de conversar con el Báb, y no sé de nadie más que haya consignado por escrito sus impresiones” (E.G. Browne, Materials for the Study of the Bábí Religion, pp. 260-262, 264).

* Hashín fue el bisabuelo de Muh.ammad.

Desde Tabríz, el Báb fue trasladado a Chihríq, donde fue confiado de nuevo a la custodia de Yah.yá Khán. Se imaginaban complacidos Sus perseguidores que, tras obligarle a comparecer ante ellos, Le inducirían, con amenazas e intimidaciones, a abandonar Su Misión. La reunión permitió al Báb establecer de forma preclara, en presencia de los dignatarios más ilustres reunidos en la capital de Ádhirbáyján, los rasgos señeros de Su mensaje, y refutar, con lenguaje escueto y convincente, los argumentos de Sus adversarios. La noticia de aquella trascendental declaración, cargada de consecuencias formidables, se difundieron velozmente por toda Persia y sacudió hasta lo más hondo los sentimientos de los discípulos del Báb. Reanimó su celo, reforzó su posición y marcó la señal de los tremendos sucesos que pronto habrían de convulsionar el país.

Nada más regresar a Chihríq, el Báb escribió con lenguaje osado una denuncia conmovedora del carácter y actuación de

H. ájí Mírzá Áqásí. En los pasajes introductorios de la epístola, conocida por el nombre de Khut.biy-i-Qahríyyih*, el Autor se dirige al Gran Visir de Muh.ammad Sháh en estos términos: “Oh Tú, que no has creído en Dios y habéis dado la espalda a Sus signos!” Aquella larga epístola fue entregada a H. ujjat, quien, por aquellos días, estaba preso en Teherán, con instrucciones de entregársela en persona a H. ájí Mírzá Áqásí.

Tuve el privilegio de escuchar el siguiente relato de labios de Bahá’u’lláh durante mi estancia en la ciudad prisión de ‘Akká: “Mullá Muh.ammad-‘Alíy-i-Zanjání, poco después de haber entregado aquella Tabla a H. ájí Mírzá Áqásí, vino a cumplimentarnos. Cuando se presentó, Me encontraba en compañía de Mírzá Masíh.-i-Núrí y cierto número de otros creyentes. Refirió las circunstancias en que se produjo la entrega de la Tabla y recitó ante nosotros el texto entero, de alrededor de tres páginas, que había memorizado”. El tono de la referencia de Bahá’u’lláh a H. ujjat indicaba cuán complacido Se sentía

* Literalmente “Sermón de la Ira”.
LOS ROMPEDORES DEL ALBA

con la pureza y nobleza de su vida, cuánto admiraba su valor insobornable, su voluntad indómita, su falta de mundanidad, su constancia inamovible.

L
a revuelta
´´
19 de Mazindaran
E

l mismo mes de Sha‘bán que había atestiguado las indignidades perpetradas contra el Báb en Tabríz, y las aflicciones que recayeron en Bahá’u’lláh y Sus compañeros en Níyálá, Mullá H. usayn regresó del campo del príncipe H. amzih Mírzá a Mashhad, desde donde siete días después habría de dirigirse a Karbilá, acompañado por quienquiera que él escogiese. El príncipe le ofreció una suma para sufragar los gastos de la marcha, oferta que fue declinada y cuyo monto le fue devuelto con un mensaje en el que se le pedía que lo empleara en el socorro de los pobres y necesitados. ‘Abdu’l-‘Alí Khán se ofreció voluntariamente a cubrir todo lo que se precisaran para la peregrinación de Mullá H. usayn, y expresó su deseo de costear también los gastos de quienquiera que escogiera para acompañarle. Todo lo que Mullá H. usayn aceptó de él fue una espada y un caballo, ambos destinados a ser empleados con la más consumada valentía y destreza para repeler las acometidas de un enemigo traicionero.

Nunca podrá mi pluma describir adecuadamente la devoción con que Mullá H. usayn había prendido en los corazones de las gentes de Mashhad, ni podrá pretender sondear el alcance de su influjo. Su casa, por aquellos días, era objeto del asedio

LOS ROMPEDORES DEL ALBA

continuo de una muchedumbre afanosa que solicitaba ser admitida en su compañía para la proyectada marcha. Las madres traían a sus hijos, y las hermanas a sus hermanos, implorándole con lágrimas que los aceptara como sus más preciadas ofrendas en el Altar del Sacrificio.

Todavía se hallaba Mulá H. usayn en Mashhad cuando llegó un mensajero que portaba el turbante del Báb y le transmitía la noticia de que Su Maestro le había conferido un nuevo nombre, el de Siyyid ‘Alí. “Adornad vuestra cabeza”, era el mensaje, “con Mi turbante verde, emblema de Mi linaje, y, con el Estandarte Negro* enarbolado al frente, apresuraos a Jazíriy-i-Khadrá’**, y prestad auxilio a Mi Bienamado Quddús”.

Tan pronto como llegó este mensaje, Mullá H. usayn se alzó para ejecutar los deseos de su Maestro. Dejando Mashhad por un lugar situado a una parasanga† de distancia de la ciudad, izó el Estandarte Negro, se caló el turbante del Báb, reunió a los compañeros, montó en su corcel, y dio la señal de partir hacia Jazíriy-i-Khadrá’. Los compañeros, que entonces eran doscientos dos, le siguieron entusiasmados. Aquel día memorable era el 19 de Sha‘bán del año 1264 d.h.ƒ Dondequiera que hicieron alto, en cada pueblo y aldea por donde cruzaron, Mullá H. usayn y sus condiscípulos proclamaban intrépidamente el mensaje del Nuevo Día, invitaban a las gentes a abrazar su verdad, y escogían de entre quienes respondían al llamamiento a unos pocos de entre los que pedían sumarse a la marcha.

En la ciudad de Níshápúr, H. ájí ‘Abdu’l-Majíd, el padre de Bad푇 quien era comerciante destacado, se alistó bajo la enseña de Mullá H. usayn. Aunque su padre disfrutaba de prestigio sin igual como propietario de la mejor mina de turquesas de

* Véase pág. 557 (de este mismo libro). ** Literalmente “Isla Verde”.

† Véase Glosario.
ƒ 21 de julio de 1848 d.C.

‡ Portador de una Tabla de Bahá’u’lláh dirigida a Nás.iri’d-Dín-Sháh.

Pueblo de Níshápúr.

Níshápúr, abandonando todos los honores y beneficios materiales que su ciudad natal le habían conferido, hizo promesa de lealtad inquebrantable a Mullá H. usayn. En el pueblo de Míyámay, treinta habitantes declararon su fe y engrosaron la compañía. Todos ellos, con la excepción de Mullá ‘Ísá, sucumbieron como mártires en el fuerte de Shaykh T.abarsí *.

Llegados a Chashmih-‘Alí, lugar situado cerca de la ciudad de Dámghán, en la ruta principal hacia Mázindarán, Mullá

H. usayn decidió interrumpir la marcha y acampar algunos días; lo hizo a la sombra de un gran árbol, junto a la corriente de un arroyo. “Estamos ante una bifurcación”, comentó a los compañeros. “Aguardaremos a Su decreto en cuanto a la dirección que debamos seguir”. Hacia finales del mes de Shavvál**, sopló

* “(Mullá H. usayn) llegó primero a Míyámay, lugar donde se le sumaron treinta bábíes cuyo jefe, Mírzá Zaynu’l-‘Ábidín, alumno del difunto Shaykh Ah.mad-i-Ah.sá’í, era un anciano piadoso y respetado. Era tan ardiente su celo que trajo consigo a su yerno, un joven de dieciocho años que apenas unos pocos días antes había contraído nupcias con su hija. ‘Venid, le dijo, venid conmigo a realizar vuestro último viaje. Venid, pues deseo ser para vos un verdadero padre y haceros partícipe de las dichas de la salvación’. Partieron, pues, y a pie fue como aquel anciano quiso recorrer las etapas que habían de conducirle al martirio” (A.L.M. Nicolas, Siyyid ‘Alí Muh.ammad dit le Báb, p. 290).

** 31 de agosto-29 de septiembre, 1848 d.C.
LOS ROMPEDORES DEL ALBA

un viento huracanado que derribó una gruesa rama del árbol mencionado; a lo que Mullá H. usayn observó: “Por voluntad de Dios, el árbol de la soberanía de Muh. ammad Sháh ha sido arrancado y abatido”. Al tercer día después de pronunciar aquella predicción, llegó procedente de Teherán un mensajero que iba de camino a Mashhad y que informó de la muerte del Soberano*. Al día siguiente, la compañía decidió marchar hacia Mázindarán. Alzándose, su guía señaló en dirección a Mázindarán y dijo: “Éste es el camino que conduce a nuestro Karbilá. Quienquiera que no esté preparado para las grandes pruebas que se avecinan, que vuelva a su hogar y abandone la marcha”. Varias veces repitió el mismo aviso, y conforme se aproximaba a Savád-Kúh, declaró explícitamente: “Yo, junto con otros setenta y dos compañeros míos, hemos de sufrir la muerte por amor al Bienamado. Quien no sea capaz de renunciar al mundo, que ahora, en este mismo momento, abandone, pues después ya no podrá escapar”. Veintidós compañeros decidieron regresar, sintiéndose incapaces de soportar las pruebas a las que su jefe se refería de continuo.

La noticia de su llegada a la ciudad de Bárfurúsh alarmó al Sa‘ídu’l-‘Ulamá’. La popularidad creciente y amplia de Mullá

H. usayn, las circunstancias que caracterizaron su salida de Mashhad, el Estandarte Negro que ondeaba al frente, y sobre todo, el número, la disciplina y el entusiasmo de sus compañeros, se aliaban para suscitar el odio implacable de tan cruel y displicente mujtahid. Ordenó éste al pregonero que convocase a las gentes de Bárfurúsh a la mezquita y que anunciara que él

* Muh.ammad Sháh murió la víspera del sexto día de Shavvál (4 de septiembre de 1848). “Hubo un interregno de casi dos meses. Se organizó un gobierno provisional compuesto por cuatro miembros administradores, bajo la presidencia de la viuda del difunto Sháh. Al final, y después de bastante agitación, el heredero legítimo, el joven príncipe, gobernador de Ádhirbáyján, Nás.iri’d-Dín Mírzá, fue elevado al trono” (Journal Asiatique 1866, tomo 7, p. 367).

Vistas del pueblo de Míyámay, donde se aprecia el exterior e interior de la Masjid, donde solían predicar Mullá H. usayn y sus compañeros.

LOS ROMPEDORES DEL ALBA

iba a pronunciar un sermón de tal trascendencia que ningún seguidor de aquellos parajes fiel al islam podía permitirse desatender. La mezquita desbordada de un gentío de hombres y mujeres que lo vieron ascender al púlpito, arrojar el turbante al suelo, rasgar el cuello de la camisa y lamentar la postración en la que había caído la Fe. “¡Despertad”, tronó desde el púlpito, “pues nuestros enemigos se hallan a nuestras mismas puertas, listos para barrer todo lo que de más puro y santo hemos atesorado en el islam! Si no les plantamos cara, nadie sobrevivirá a su asalto. El jefe de esa banda vino solo cierto día y acudió a mis clases. Haciendo caso omiso de mi persona, me trató con gran desdén en presencia de los discípulos allí presentes. Puesto que rehusé tributarle los honores que esperaba, se levantó airado y me lanzó su reto. Este hombre tuvo la temeridad, en una época en que Muh.ammad Sháh ocupaba el trono y disfrutaba del máximo poder, de asaltarme con tal violencia. ¡A qué excesos no se entregará ahora este facineroso que acaudilla una banda salvaje, ahora que la mano protectora de Muh.ammad Sháh nos ha sido retirada! Es deber de todos los habitantes de Bárfurúsh, jóvenes o ancianos, hombres o mujeres, armarse frente a estos despreciables destructores del islam, y resistir su asalto por todos los medios a su alcance. Mañana, al clarear el día, alzaos todos y salid a exterminar sus fuerzas”.

La congregación entera se alzó en respuesta al llamamiento. Su apasionada elocuencia, la autoridad indiscutible que ejercía sobre la grey, y el temor a la pérdida de sus propias vidas y hacienda, contribuyeron a que los habitantes de la ciudad efectuaran todos los preparativos posibles para el encuentro. Se hicieron con todas las armas que encontraron o ingeniaron, y al amanecer partieron de la ciudad de Bárfurúsh, decididos del todo a enfrentarse y a asesinar a los enemigos de su Fe y a saquear sus haciendas*.

* “El ministro (Mírzá Taqí Khán), haciendo gala de la mayor arbitrariedad, sin recibir instrucciones ni solicitar permiso, cursó órdenes en todas las

Acababa Mullá H. usayn de decidir que había de tomar el camino de Mázindarán cuando, tras ofrecer su plegaria matutina, dio órdenes a los compañeros de deshacerse de todas sus posesiones. “Despojaos de todas vuestras pertenencias”, les instó, “y contentaos sólo con vuestros corceles y espadas; que todos atestigüen vuestra renuncia a todas las cosas terrestres y comprendan que este puñado de compañeros escogidos de Dios no alberga deseo alguno de proteger su propia hacienda, y mucho menos de codiciar la ajena”. Todos obedecieron y, descargando sus corceles, se alzaron alegremente a seguirle. El padre de Badí‘ fue el primero en arrojar a un lado un saquito que contenía una cantidad considerable de turquesas que había traído consigo de la mina de su padre. Una palabra de Mullá H. usayn demostró ser suficiente para, aferrándose al deseo de su jefe, inducirle a arrojar al borde del camino lo que, sin duda, constituían sus posesiones más apreciadas.

direcciones de castigar y escarmentar a los bábíes. Los gobernadores y magistrados buscaban pretextos con que amasar fortuna, y los oficiales, los medios de adquirir beneficios; los doctores celebrados lanzaron desde lo alto de los púlpitos soflamas con las que se incitaba al zafarrancho; los poderes de la ley religiosa y civil se coaligaron en un intento por erradicar y destruir a esta gente. Ahora bien, esta misma gente no había adquirido el conocimiento directo y necesario de los principios fundamentales y doctrinas ocultas de las enseñanzas del Báb, ni habían reconocido sus deberes. Sus ideas y concepciones se atenían a los viejos mol-des, y su conducta y proceder se ajustaban a los usos antiguos. Por otra parte, además, no había acceso al Báb, y la llama de la agitación ardía ostensiblemente por doquier. Ante el decreto de los más celebrados doctores, el Gobierno, y a decir verdad las gentes del común, dieron comienzo, con poder irresistible, a la rapiña y saqueo en todos los frentes, ocupándose en castigar y torturar, asesinar y despojar, a fin de sofocar aquel fuego y purgar aquellas pobres almas. En todas las ciudades donde el número de éstas era escaso, todas ellas fueron esposadas y pasadas por la espada, en tanto que en las ciudades donde su número era considerable, muchas se alzaron en defensa propia de acuerdo con sus antiguas creencias, pues les era imposible indagar cuál era su deber, y todas las puertas les estaban vedadas” (A Traveller’s Narrative, pp. 34-35).

LOS ROMPEDORES DEL ALBA

A una distancia de una parasanga* de Bárfurúsh, Mullá

H. usayn y sus compañeros tuvieron su primer encuentro con los enemigos. Un tropel de gentes, pertrechadas de armas y municiones, estaba allí congregado para bloquear el camino. En sus rostros se veía una expresión de ferocidad; de sus labios surgía un sinfín de denuestos procaces. Los compañeros, a la vista del clamor de este populacho enfurecido, hicieron ademán de desenvainar las espadas. “Todavía no”, ordenó su jefe. “Hasta tanto las fuerzas agresoras no nos fuercen a protegernos, no deben nuestras espadas desenvainarse”. Acababa de pronunciar estas palabras cuando hizo blanco la primera andanada del enemigo. Seis compañeros fueron abatidos al instante. “Bienamado jefe”, exclamó uno de ellos, “nos hemos alzado y os hemos seguido sin ningún otro deseo que sacrificarnos en el sendero de la Causa que hemos abrazado. Permitidnos, os rogamos, defendernos y no consintáis que caigamos tan desgraciadamente víctimas del fuego enemigo”. “Todavía no ha llegado la hora”, respondió Mullá H. usayn, “el número no está completo”. Un disparo lanzado a continuación acribilló el pecho de uno de los compañeros, un siyyid de Yazd** que había recorrido a pie todo el trecho desde Mashhad, y que figuraba entre los más aguerridos valedores. A la vista del devoto compañero que había caído ante sus pies, Mullá H. usayn alzó los ojos al cielo y rezó: “Ved, oh Dios, mi Dios, la postración de Tus compañeros escogidos, y da fe de la bienvenida que este pueblo ha tributado a Tus amados. Tú sabes que no albergamos otro deseo que el de guiarles por el sendero de la Verdad y conferirles el conocimiento de Su Revelación. Tú mismo nos has ordenado defender nuestra vida contra la embestida del enemigo.

* Véase Glosario. ** “La bala dio en pleno pecho y dejó tendido de muerte al citado Siyyid Rid. á. Era hombre de costumbres puras y sencillas, de una convicción ardiente y sincera. Por respeto a su jefe, siempre caminaba flanqueando

su caballo, dispuesto a servirle a la menor ocasión” (A.L.M. Nicolas, Siyyid ‘Alí-Muh.ammad dit le Báb, p. 294).

Fieles a Tu orden, me alzo con mis compañeros a resistir el ataque que han lanzado contra nosotros”*.

Desenvainando la espada y espoleando su montura contra el grueso del enemigo, Mullá H. usayn persiguió, con intrepidez portentosa, al atacante del compañero caído. Su rival, temeroso de enfrentársele, se refugió detrás de un árbol y, alzando el mosquete, quiso escudarse. Mullá H. usayn lo reconoció al instante, corrió en derechura, y de un solo golpe de espada sajó el tronco del árbol, el cañón del mosquete y el cuerpo del adversario**. La espectacular fuerza del mandoble confundió al

* “A nadie debe dársele muerte por no creer, pues dar muerte a un alma está fuera de la religión de Dios; [...] y si alguien lo ordenase, no es ni ha sido del Bayán, y no hay pecado mayor para él que éste” (The Bayán, Véase Journal of the Royal Asiatic Society, oct. 1889, art. 12, pp. 927-928).

** “Empero, el dolor y la cólera decuplicaron las fuerzas de este último (Mullá H. usayn) quien, de un solo golpe partió en dos con su arma al fusil, al hombre y al árbol” (Mírzá Jání añade que Bushrú’í se sirvió en esta ocasión de la mano izquierda. Los propios musulmanes no ponen en duda la autenticidad de este lance). (A.L.M. Nicolas, Siyyid ‘Alí-Muh.ammad dit le Báb, p. 295 y nota 215). “A continuación Jináb-i-Bábu’l-Báb se dio la vuelta diciendo: ‘Ahora han hecho que nuestro deber sea protegernos’. Tomó la empuñadura de la espada, y, sometiéndose a los dictados de la Providencia, comenzó a defenderse. No obstante lo frágil y enjuto de su cuerpo, y pese a que le temblaba la mano, tal fue el valor y maestría desplegadas por él aquel día que quienquiera que tuvo ojos para discernir la verdad pudo ver claramente que tal fuerza y coraje sólo podían venir de Dios, pues desbordaba la capacidad humana [...] Vi entonces cómo Mullá H. usayn desenvainaba la espada y levantaba su rostro hacia el cielo, y le oí exclamar: ‘Oh Dios, he satisfecho la prueba para esta hueste, pero de nada ha servido’. A continuación comenzó a atacarnos por la derecha y la izquierda. Juro por Dios que ese día blandió la espada de una manera que sobrepasa el poder humano. Sólo los jinetes de Mázindarán resistieron sin darse a la fuga. Cuando Mullá H. usayn estaba ya bien preparado para la refriega, abordó a un soldado fugitivo. El sol-dado se refugió detrás de un árbol y procuró escudarse con el mosquete. Mullá H. usayn descargó tal sablazo que lo partió a él, al árbol y al mosquete en seis pedazos” (Táríkh-i-Jadíd, pp. 49, 107-108).

LOS ROMPEDORES DEL ALBA

enemigo y paralizó sus movimientos. Todos huyeron despavoridos a la vista de tan extraordinaria manifestación de destreza, fuerza y gallardía. Fue dicha gesta la primera en su género en atestiguar la valía y heroísmo de Mullá H. usayn, proeza que le valió el encarecimiento del Báb. Igualmente Quddús hizo elogio del frío arrojo que desplegara en tal ocasión. Se dice que, al ser informado de los acontecimientos, citó el siguiente versículo del Corán: “Así que no fuiste tú quien les dio muerte, sino que Dios los mató; y aquellos dardos eran de Dios, ¡no vuestros! Sometió a prueba a los fieles mediante una generosa prueba de Sí mismo: en verdad, Dios escucha, y sabe. Aquello ocurrió para que Dios reduzca a nada el ingenio de los infieles”.

Yo mismo, hallándome en Teherán, el año 1265 d.h.*,un mes después de la conclusión de la memorable lucha de Shaykh T.abarsí, escuché cómo Mírzá Ah.mad relataba las circunstancias de lo sucedido en presencia de cierto número de creyentes, entre ellos Mírzá Muh. ammad-H. usayn-i-

H. akamíy-i-Kirmání, H. ájí Mullá Ismá‘íl-i-Faráhání, Mírzá Habíbu’lláh-i-Is.fáhání y Siyyid Muh.ammad-Is.fáhání.

Más tarde, de visita en Khurásán y alojándome en Mashhad, en el hogar de Mullá S.ádiq-i-Khurásání, donde había sido invitado a enseñar la Causa, pregunté a Mírzá Muh.ammad-i-Furúghí, en presencia de cierto número de creyentes —entre los cuales figuraban Nabíl-i-Akbar y el padre de Badí‘—, que me ilustraran acerca del verdadero carácter de tan informe portento. Mírzá Muh.ammad declaró enfáticamente: “Yo mismo presencié aquel acto de Mullá H. usayn. De no haberlo visto con mis propios ojos, nunca lo habría creído”. En este sentido, el mismo Mírzá Muh.ammad relató la siguiente historia: “Después del encuentro de Vás-Kas, cuando el príncipe Mihdí-Qulí Mírzá había sido derrotado por completo, y huía descalzo delante de los compañeros del Báb, el Amír

* 1848-1849 d.C.

Níz.am* lo censuró ásperamente. ‘Os he encargado’, le escribió, ‘la misión de sojuzgar a un puñado de estudiantes jóvenes y despreciables. He puesto a vuestra disposición el ejército del Sháh, y no obstante habéis consentido sufrir tan vergonzosa derrota. ¿Qué no habría ocurrido, me pregunto, si os hubiera encomendado la misión de derrotar a las fuerzas conjuntas de los gobiernos ruso y otomano?’ El príncipe creyó oportuno confiar a un mensajero los fragmentos del cañón de aquel rifle que había sido partido en dos por la espada de Mullá H. usayn, con órdenes de entregarlo en persona al Amír Niz.ám. ‘Tal es’, fue el mensaje al Amír, ‘la despreciable fuerza de un adversario que, con un solo golpe de sable, ha hecho seis pedazos del árbol, del mosquete y de su portador’.

* Mírzá Taqí Khán, el I‘timádu’d-Dawlih, el Gran Visir y el sucesor de

H. ájí Mírzá Áqásí. La siguiente referencia aparece en A Traveller’s Narrative (pp. 32-33): “Mírzá Taqí Khán Amír-Niz.ám, quien fue primer ministro y primer regente, tomó en las garras de su despótico poder las riendas de los asuntos de la comunidad, lanzando el corcel de su ambición a la palestra de las veleidades y heroísmo. El ministro era persona desprovista de experiencia y desconsiderada hacia las consecuencias de sus actos; sanguinario y desvergonzado; listo y rápido en derramar sangre. Consideraba que la severidad en el castigo era síntoma de administración sabia, y que tratar con aspereza, oprimir, intimidar y asustar a la población constituía un trampolín para el avance de la monarquía. Dado que su majestad el Rey se encontraba en la flor de la juventud, el ministro se entregó a extrañas imaginaciones e hizo que retumbara el tambor del absolutismo en la administración de los asuntos públicos: por decisión propia, sin buscar la venia de la presencia real o dejarse aconsejar por autoridades prudentes, dio orden de perseguir a los bábíes, imaginando que con una fuerza arrolladora podría erradicar y suprimir asuntos de tal naturaleza, y que la aspereza le reportaría sus buenos frutos, cuando, de hecho, interferir en asuntos de conciencia constituye simplemente una forma de darles mayor vuelo y fuerza; cuanto más se esfuerza uno en extinguir la llama, tanto más prenderá ésta, con tanta más razón en asuntos de fe y religión, que suelen difundirse y alcanzar predicamento tan pronto como se derrama la sangre, puesto que afectan en lo más hondo a los corazones de los hombres”.

LOS ROMPEDORES DEL ALBA

”Tan convincente testimonio de la fuerza del contrincante constituía, a los ojos del Amír-Níz.ám, un reto que ningún hombre de su posición o autoridad podía pasar por alto. Quiso doblegar el poder que, mediante tan atrevido hecho, había pretendido prevalecer contra sus fuerzas. Incapaz, a pesar de la superioridad abrumadora de sus hombres, de derrotar a Mullá

H. usayn y a sus compañeros de forma justa y honorable, recurrió arteramente a la traición y el engaño como instrumentos para lograr su propósito. Ordenó al príncipe que estampara su sello en un Corán y comprometiera el honor de sus oficiales en que, en lo sucesivo, se abstendrían de cualquier acto hostil hacia los ocupantes del fuerte. De esta forma logró que depusieran las armas, así como infligirles a estos enemigos indefensos una derrota aplastante e ignominiosa”.

Tan notable despliegue de destreza y fuerza no dejó de atraer la atención de un número considerable de observadores cuya conciencia no estaba todavía teñida de prejuicios o malicia. Suscitó el entusiasmo de los poetas que, en diferentes ciudades de Persia, se sintieron movidos a celebrar las hazañas del autor de tan osado acto. Los poemas contribuyeron a difundir el conocimiento y a inmortalizar la memoria de tan poderosa hazaña. Entre quienes rindieron tributo al valor de Mullá

H. usayn estaba cierto Rid.á-Qulí Khán-i-Lalih-Báshí, quien en su Táríkh-i-Nás.irí abunda en alabanzas sobre la prodigiosas fuerzas y destrezas inigualadas, propias de aquel golpe.

Me aventuré a preguntarle a Mírzá Muh.ammad-i-Furúghí si estaba al tanto de que en el Násikhu’t-Taváríkh se hacía mención del hecho de que Mullá H. usayn se había ejercitado en el arte de la espada, ya muy de joven, hasta adquirir su maestría sólo después de una prolongada etapa de práctica. “Tal cosa es una fabulación absoluta”, afirmó Mullá Muh.ammad. “Lo he conocido desde niño, y me he relacionado con él durante largo tiempo como compañero de clase y amigo. Nunca he sabido que poseyera tal poder y fuerza. Incluso me considero a mí mismo superior en vigor y resistencia corporal. Solía temblarle la mano, y a menudo lamentaba no poder escribir tanto como

Casa del Sa‘ídu’l-‘Ulamá’ en Bárfurúsh,
Mázindarán.

quisiera. En este sentido, sufría un gran impedimento, cuyos efectos continuó arrastrando hasta su marcha a Mázindarán. Sin embargo, al desenvainar la espada para repeler la feroz embestida, pareció como si un poder misterioso hubiera tomado repentina posesión de su persona. En todos los encuentros ulteriores, se le vio acudir presto el primero y espolear su montura hacia el campo enemigo. Sin mayor acompañamiento, solía enfrentarse y combatir las fuerzas de sus oponentes hasta vencerlas. Nosotros, que íbamos a la zaga, debíamos contentarnos con dar cuenta de los que habían quedado inhábiles o debilitados por los golpes recibidos. Bastaba su solo nombre para infundir terror en el corazón de sus adversarios. Solían

LOS ROMPEDORES DEL ALBA

huir ante su sola mención y temblaban cuando él se acercaba. Incluso sus compañeros de siempre se sintieron mudos de admiración ante él. Estábamos aturdidos por el despliegue de su fuerza estremecedora, su voluntad indomable y su intrepidez absoluta. Todos estábamos convencidos de que había dejado de ser el Mullá H. usayn que habíamos conocido, y que en él residía un espíritu que sólo Dios puede conferir”.

Este mismo Mírzá Muh.ammad-i-Furúghí me refirió lo siguiente: “Tan pronto como Mullá H. usayn asestó aquel memorable golpe al adversario, desapareció de nuestra vista. No sabíamos adónde había ido. Sólo su criado, Qambar ‘Alí, pudo seguirle. Fue él quien después nos informó de que el maestro había arremetido frontalmente contra sus enemigos, y que con un solo golpe de espada pudo derribar a cada uno de los que se atrevieron a asaltarle. Olvidándose de las balas que arreciaban sobre él, se abrió paso entre las filas enemigas en dirección a Bárfurúsh. Cabalgó en derechura hacia la residencia del Sa‘ídu’l-‘Ulamá’, rodeó tres veces la casa y gritó: ‘Dejad que ese despreciable cobarde, que ha incitado a los habitantes de esta ciudad a lanzar una guerra santa contra nosotros y que se ha ocultado ignominiosamente detrás de los muros de esta casa, salga de su infame retiro. Que demuestre, con su ejemplo, la sinceridad del llamamiento y la rectitud de su causa. ¿Ha olvidado que quien predica una guerra santa debe necesariamente marchar en cabeza de sus seguidores, y que con sus propios actos debe suscitar la devoción y alimentar su entusiasmo?’ ”

La voz de Mullá H. usayn ahogó el clamor de la multitud. Los habitantes de Bárfurúsh pronto se rindieron y elevaron el grito de “¡Paz, paz!” Apenas la voz de rendición se había alzado, pudieron oírse por doquier las aclamaciones de los seguidores de Mullá H. usayn, quienes en esos momentos galopaban hacia Bárfurúsh. La proclama de “¡Ya‘ S.áhibu’z-Zamán!”* que proferían a voz en grito, estremeció los corazones de quienes lo oyeron. Los compañeros de Mullá H. usayn, que habían

* Véase Glosario.

Vistas del caravasar de Sabzih-Maydán en Mázindarán.

LOS ROMPEDORES DEL ALBA

abandonado la esperanza de encontrarle vivo, se vieron enormemente sorprendidos al verle sentado y erguido sobre su caballo, incólume y ajeno a la fiereza del asalto. Todos se le acercaron para besarle los estribos.

Por la tarde de ese día, se concedió la paz que los habitantes de Bárfurúsh habían implorado. Éstas fueron las palabras que Mullá H. usayn dirigió a la multitud que se había reunido en torno a su persona: “¡Oh seguidores del Profeta de Dios, y shí‘íes de los imámes de Su Fe! ¿Por qué os habéis alzado contra nosotros? ¿Por qué consideráis que derramar nuestra sangre es un acto meritorio a la vista de Dios? ¿Es que hemos repudiado alguna vez la verdad de vuestra Fe? ¿Es ésta la hospitalidad que el Apóstol de Dios ha ordenado que tributen Sus seguidores a fieles o infieles? ¿Qué hemos hecho para merecer tal condena de vuestra parte? Considerad: yo solo, sin ninguna otra arma excepto la espada, he sido capaz de enfrentarme a la lluvia de disparos que los habitantes de Bárfurúsh han descargado sobre mí, y he salido intacto del envite en medio del fuego con que me habéis acosado. Tanto mi persona como mi caballo hemos salido ilesos de vuestro arrollador ataque. Excepto por el ligero rasguño de mi rostro, no habéis sido capaces de herirme. Dios me ha protegido y ha querido establecer a vuestros ojos el ascendiente de Su Fe”.

Acto seguido, Mullá H. usayn se dirigió al caravasar de Sabzih-Maydán. Se desmontó, y de pie a la entrada de la posada aguardó la llegada de los compañeros. Tan pronto como se habían reunido y aposentado en el lugar, mandó por pan y agua. Los encargados de conseguirlos volvieron de vacío para notificarle que no habían podido procurarse ni pan del panadero, ni agua de la plaza pública. “Nos habéis exhortado”, le dijeron, “a que depositemos nuestra confianza en Dios y nos resignemos a Su voluntad”. “Nada puede ocurrirnos sino lo que Dios nos ha destinado. Él es Dios nuestro Señor; y ¡en Dios han de confiar los fieles!” *

* Corán, 9:52.

Mullá H. usayn ordenó que se cerrasen las puertas del caravasar. Tras reunir a los compañeros, les imploró que permanecieran reunidos en su presencia hasta el crepúsculo. Conforme llegó la noche, preguntó si alguno de ellos estaría dispuesto a alzarse y, renunciando a la vida por amor a Su Fe, subirse a la azotea del caravasar para proclamar la llamada del adhán*.Un joven respondió contento. Acababa de pronunciar las palabras iniciales “Alláh’u’Akbar” cuando una bala le segó la vida al instante. “Que otro de entre vosotros”, les instó Mullá H. usayn,

* “El Bábu’l-Báb —explica nuestro autor—, deseando cumplir un deber religioso y sentar ejemplo de la firme convicción de los secuaces, de su desprecio por la vida y demostrar al mundo la impiedad de la incredulidad de quienes se dicen musulmanes, dio orden a uno de los suyos de subirse a la terraza y de entonar el adhán” (A.L.M. Nicolas, Siyyid ‘Alí-Muh.ammad dit le Báb, pp. 295-296). “Fue en Marand”, escribe Lady Sheil, “donde escuché por vez primera la llamada del almuecín o llamamiento a la plegaria, tan solemne e impresionante, sobre todo cuando se canta, pues, en efecto, es un canto [...] Se giró hacia La Meca y, llevando la mano hacia la cabeza, proclamó con sonora voz ‘Alláh’u’Akbar’, que repitió cuatro veces; siguió luego ‘Ashhad-u-an-lá-iláh-a-illa’lláh’ (Soy testigo de que no hay otro Dios salvo Dios), dos veces; a lo que siguió ‘Ashhad-u-inna-Muh. ammadan-Rasú’lláh’ (Soy testigo de que Muh. am-mad es el Profeta de Dios), dos veces; luego vino ‘Soy testigo de que el Comandante de los Fieles es el Amigo de Dios’ [...] El mero tañido de la campana con el que se acompaña la conducción de los difuntos, suscita, quizá por asociación, sentimientos de profunda solemnidad; lo mismo vale para el trompeteo que recorre el campo cuando se conduce al dragón a su tumba; pero, sobre todo, y por el estremecimiento que evoca, destaca el lamento que atraviesa los valles y montañas de Munster cuando se anuncia que un galés acaba de reunirse con sus progenitores. El adhán provoca una impresión diferente. Evoca en la conciencia una mezcla de sentimientos de dignidad, solemnidad y devoción, comparada con la cual el tañido de las campanas palidece hasta la insignificancia. Es algo imponente escuchar, en lo más cerrado de la noche, los primeros sonidos del almuédano al proclamar ‘Alláh’u’Akbar —Poderoso es el Señor— atestiguo que no hay otro Dios sino Tú’. Las basílicas de San Pedro y San Pablo juntas no igualan nada comparable” (Glimpses of Life and Manners in Persia, pp. 84-85).

LOS ROMPEDORES DEL ALBA

“ocupe su puesto, y que con la misma renuncia, reanude la plegaria que ese joven no ha podido terminar”. Otro joven se puso en pie, y nada más pronunciar las palabras “Soy testigo de que Muh.ammad es el Apóstol de Dios”, fue abatido igualmente por otra bala del enemigo. A instancias de su jefe, un tercer joven intentó concluir la oración que sus compañeros mártires se habían visto obligados a dejar inconclusa. También él sufrió el mismo destino: iba acercándose al final de la oración y pronunciando las palabras “no hay otro Dios sino Dios” cuando cayó muerto.

La pérdida de este tercer compañero acabó por decidir a Mullá H. usayn a abrir el portón del caravasar y aprestarse, junto con sus amigos, a repeler el inesperado ataque lanzado por un enemigo traicionero. Saltando a la grupa del caballo, dio señal de cargar contra los asaltantes que, hacinados ante las puertas, cubrían todo el Sabzih-Maydán. Espada en mano, y seguido por sus compañeros, logró diezmar las fuerzas alineadas contra él. Los pocos a los que no alcanzó la espada, corrieron despavoridos clamando de nuevo por la paz e implorando misericordia. Al caer la tarde, toda la muchedumbre se había desvanecido. La Sabzih-Maydán, que unas horas antes rebosaba de presencia enemiga, quedaba ahora desierta. El clamor de la multitud se había trocado en silencio. Debido al reguero de cadáveres, la Maydán y sus alrededores ofrecían un espectáculo triste y conmovedor, una escena que daba fe del triunfo de Dios sobre Sus enemigos.

Tan sorprendente victoria* indujo a cierto número de nobles y jefes de la población a intervenir e implorar la misericordia

* “El Sa‘ídu’l-‘Ulamá’, queriendo terminar con aquello a toda costa, reunió a tanta gente como pudo y sometió el caravasar a renovado asedio. La batalla se había prolongado durante cinco o seis días, cuando apareció ‘Abbás-Qulí Khán Sardár-i-Lárijání. En efecto, ya desde el comienzo de la acción, los ‘ulamás de Bárfurúsh, exasperados por las numerosas conversiones efectuadas por Quddús en la ciudad —trescientos en una semana,

de Mullá H. usayn en nombre de sus conciudadanos. Acudieron a pie para someterle su petición. “Dios es nuestro testigo”, proclamaron, “de que no albergamos intención alguna excepto la de lograr la paz y reconciliación entre nosotros. Permaneced sentado en vuestra montura mientras explicamos nuestras razones”. Atendiendo a la formalidad del llamamiento, Mullá

H. usayn se desmontó y los invitó a que se le sumaran en el caravasar. “Nosotros, a diferencia de las gentes de esta ciudad, sabemos cómo recibir al forastero”, dijo, mientras les invitaba a sentarse a su lado y pedía que se les sirviera el té. “El Sa‘ídu’l‘Ulamá’”, respondieron, “es el único responsable de haber prendido la llama de tanto desafuero. El pueblo de Bárfurúsh en modo alguno debió de emplearse en el crimen que ha acometido. Olvidemos ahora lo sucedido. En aras del interés de ambas partes, quisiéramos sugeriros que vos y vuestros compañeros partáis mañana hacia Ámul. Bárfurúsh se encuentra al borde de una gran conmoción; tememos que se les vuelva a instigar a atacaros”. Mullá H. usayn, aunque haciendo alusión a la false-dad de las gentes, se avino a lo propuesto. Acto seguido,

según constatan de mal grado los historiadores musulmanes— habían dado cuenta de ello al Gobernador de la provincia, el príncipe Khánlar Mírzá; éste no prestó atención alguna a sus quejas, pues ya tenía otras preocupaciones. La muerte de Muh.ammad Sháh le inquietaba bastante más que el griterío de los mullás. Se disponía además a marchar a Teherán para saludar al nuevo Soberano, cuyo favor esperaba granjearse. Al no obtener respuesta de esta parte, y dado que los acontecimientos se precipitaban, los ‘ulamás dirigieron una carta de apremio al jefe militar de la provincia, ‘Abbás-Qulí Khán-i-Lárijání. Este último, juzgando inútil arriesgar su persona, envió a Muh.ammad Bik, yávar (capitán) al frente de trescientos hombres encargados de restablecer el orden. Fue entonces cuando los musulmanes se aprestaron a asediar el caravasar. Se entabló la lucha, pero frente a los diez bábíes abatidos, un número infinitamente mayor de las filas asaltantes mordió el polvo. Al prolongarse la situación, ‘Abbás-Qulí Khán creyó su deber acudir en persona para apercibirse personalmente de la situación” (A.L.M. Nicolas, Siyyid ‘Alí-Muh.ammad dit le Báb, pp. 296-297).

LOS ROMPEDORES DEL ALBA

‘Abbás-Qulí Khán-i-Lárijání * y H. ájí Mus.t.afá Khán se levantaron juntos y, jurando por el Corán que habían traído consigo, declararon solemnemente su intención de considerarles invitados suyos por aquella noche, y de disponer que Khusraw-i-Qádí-Kalá’í ** y cien jinetes les garantizasen un tránsito seguro por Shír-Gáh. “Que la maldición de Dios y Sus Profetas recaiga sobre nosotros, tanto en este mundo como en el venidero”, añadieron, “si permitimos que la menor herida os sea infligida a vos y a vuestro séquito”.

Acababan de realizar aquella declaración cuando llegaron los amigos que habían ido a procurarse el alimento destinado a los compañeros y el forraje para los caballos. Mullá H. usayn invitó a sus correligionarios a romper el ayuno, dado que ninguno de ellos había tomado carne ni bebida alguna desde el amanecer de aquel viernes, duodécimo día del mes de Dhil-Qa’dih†. Tantos eran los notables y criados que atestaban el caravasar que ese día ni él ni ninguno de los compañeros tomaron parte del té que se ofreció a los visitantes.

Esa noche, unas cuatro horas después de la puesta de sol, Mullá H. usayn y sus amigos cenaron en compañía de ‘Abás-Qulí Khán y H. ájí Mus.t.afá Khán. En medio de aquella misma noche, el Sa‘ídu’l-‘Ulamá’ convocó a Khusraw-i-Qádí-Kalá’í, a quien le hizo partícipe confidencialmente de su deseo de que, en cualquier lugar u hora que escogiera, toda la propiedad del séquito que le había sido encomendada a su cuidado debía ser capturada y sus personas, sin excepción, habrían de morir. “¿No son éstos los seguidores del islam?”, hizo ver Khusraw. “¿No son éstas mismas personas, tal como he podido comprobar, quienes prefieren sacrificar a tres de sus compañeros antes que dejar inacabada la llamada a la oración? ¿Cómo podríamos nosotros, quienes albergamos tales designios, perpetrando actos tales, ser merecedores de ese nombre?” Aquel desvergonzado bribón porfió en que sus órdenes fuesen fielmente obedecidas. “Degolladlos”, dijo señalando con el dedo al cuello, “y no temáis. Me considero responsable de vuestro acto. El día del Juicio responderé por vos ante Dios. Nosotros, quienes blandimos el cetro de la autoridad, estamos sin duda mejor informados que vos y podemos juzgar como corresponde la mejor manera de extirpar esta herejía”.

* Gobineau lo describe con estos términos: “Los nómadas turcos y persas

pasan la vida entregados a la caza, y también a menudo a guerrear y,

sobre todo, a hablar de la caza y de la guerra. Son bravos, pero no todos

los días. Branttôme los retrató bien cuando, refiriéndose a su experiencia

de las guerras de la época, mentó que había tenido ocasión frecuente de

toparse con lo que con acierto denominó ‘valor por un día’. Pues bien, lo

que son por lo común y de forma consecuente estos nómadas se reduce a

esto: grandes charlatanes, grandes desoladores de ciudades, grandes ase

sinos de héroes, grandes devoradores de multitudes, en fin, ingenuos,

muy dados a expresar sus sentimientos, muy violentos a reaccionar ante

cualquier provocación, y divertidos en grado sumo. ‘Abbás-Qulí Khán-i-

Lárijání, aun siendo de noble cuna, representaba al nómada a carta

cabal” (Conde de Gobineau, Les Religions et les Philosophies dans l’Asie

Centrale, p. 171).

** Rufián de mala nota que se rebeló varias veces contra el Gobierno.

† 10 de octubre de 1848 d.C.
— 544 —

Al amanecer, ‘Abbás-Qulí Khán solicitó que Khusraw fuese llevado a su presencia y le ordenó que mostrara la mayor consideración hacia Mullá H. usayn y sus compañeros, a fin de garantizarles un tránsito seguro a través de Shír-Gáh, y que rechazara cualquier recompensa que se le ofreciera. Khusraw fingió someterse a las instrucciones y le aseguró que ni él ni sus jinetes rebajarían la vigilancia o vacilarían en su devoción. “A nuestro regreso”, añadió, “os mostraremos un escrito que dé constancia de su satisfacción con los servicios que hemos de rendirle”.

Cuando Khusraw fue conducido por ‘Abbás-Qulí Khán y

H. ájí Mus.t.afá Khán y otros notables representantes de Bárfurúsh a la presencia de Mullá H. usayn y les fue presentado, este último observó: “Si obráis bien, ello redundará en vuestro beneficio; si obráis mal, el mal os será devuelto*. Si este hombre nos trata bien, grande será la recompensa; y si actúa trai

* Corán, 17:7.
LOS ROMPEDORES DEL ALBA

cioneramente con nosotros, grande será su castigo. A Dios encomendamos nuestra Causa, y a Su voluntad nos resignamos por completo”.

Tras pronunciar estas palabras, Mullá H. usayn dio la señal de partida. Una vez más se oyó a Qambar-‘Alí alzar la llamada de su maestro: “¡Montad vuestros caballos, oh héroes de Dios!”, llamamiento que solía elevar de forma invariable en tales ocasiones. Al son de estas palabras, todos se apresuraron a sus corceles. Por delante cabalgaba un destacamento de jinetes de Khusraw. Les seguían Khusraw y Mullá H. usayn, quienes cabalgaban en pareja en medio de la compañía. En la retaguardia seguían los demás compañeros, flanqueados a izquierda y derecha por el resto de los cien jinetes a quienes Khusraw había armado como instrumentos voluntarios para la ejecución de sus designios. Se había acordado que la compañía partiría de Bárfurúsh por la mañana temprano y que, hacia el mediodía, llegarían Shír-Gáh. Dos horas después del amanecer salían hacia su destino. Khusraw tomó por el sendero del bosque, una ruta que —pensó— se acomodaría mejor a su propósito.

Nada más llegar allí, dio la señal de ataque. Sus hombres se abalanzaron como fieras sobre los compañeros, se apoderaron de sus efectos, asesinaron a algunos, entre ellos al hermano de Mullá S.ádiq, y prendieron al resto. Bastó que el grito de dolor y socorro llegase a sus oídos, para que Mullá H. usayn hiciera alto y, apeándose del caballo, protestase contra el pro-ceder traicionero de Khusraw. “Hace rato que ha pasado la hora del mediodía”, le dijo, “todavía no hemos llegado a nuestro destino. Me niego a proseguir; puedo prescindir de vuestra guía y compañía, así como de la de vuestros hombres”. Volviéndose hacia Qambar-‘Alí, le pidió que le extendiera la alfombrilla para que pudiera ofrecer la plegaria. Se hallaba realizando las abluciones, cuando Khusraw, quien también se había desmontado, llamó a uno de los criados para ordenarle que informara a Mullá H. usayn de que, si deseaba alcanzar su destino de forma segura, debería hacer entrega de la espada y del caballo. Negándose a responder, Mullá H. usayn empezó a ofrecer su oración. Poco después, Mírzá Muh.ammad Taqíy-i-Juvayníy-i-Sabzivárí, hombre de talento literario y valor intrépido, fue donde el criado que estaba preparando el qalyán* y le pidió que le permitiera ser conducido ante Khusraw; petición que le fue concedida en seguida. Mírzá Muh.ammad Taqí se agachó para prender el fuego del qalyán, cuando, arrojando la mano al pecho de Khusraw, le arrebató la daga y la hundió en sus entrañas hasta la empuñadura**.

Todavía se hallaba Mullá H. usayn en sus rezos cuando el grito de “Yá S.áh.ibu’z-Zamán” † se alzó de nuevo entre los compañeros. Abalanzándose contra sus traicioneros asaltantes, pudieron derribarlos en una sola acometida, con excepción del criado que había preparado el qalyán. Indefenso y temeroso, cayó a los pies de Mullá H. usayn implorando auxilio. Recibió el qalyán enjoyado que había pertenecido a su maestro y se le ordenó que regresara a Bárfurúsh para referir ante ‘Abbás-Qulí Khán todo lo que había presenciado. “Decidle”, precisó Mullá

H. usayn, “cuán fielmente ha cumplido Khusraw su misión. Aquel falso bribón se imaginaba al principio que esta misión mía había llegado a su fin; que tanto mi espada como mi montura habían cumplido su cometido. Poco sabía que su labor acababa de comenzar, que hasta que no se hayan cumplido por completo los servicios que pueden rendir, ni su poder ni el poder de ningún hombre podrá arrebatármelos”.

Puesto que se hacía de noche, la comitiva decidió permanecer en aquel lugar hasta que alboreara. Al amanecer, después de que Mullá H. usayn ofreciese la oración, reunió a los compañeros para decirles: “Nos acercamos a nuestro Karbilá, nuestro último paradero”. Acto seguido, cubrió a pie el trecho hasta el lugar, seguido de sus compañeros. Al comprobar que algunos intentaban llevar consigo los efectos de Khusraw y sus hom

* Véase Glosario.

** Según A Traveller’s Narrative (p. 36), fue Mírzá Lut.f-‘Alí, el secretario,

quien extrajo la daga y se la clavó a Khusraw.
† Véase Glosario.
LOS ROMPEDORES DEL ALBA

bres, les ordenó que lo abandonasen todo, excepto las espadas y caballos. “Os corresponde”, les apremió, “llegar a tan sagrado lugar en estado de desprendimiento completo, enteramente santificados de lo que pertenece a este mundo”*. Apenas había recorrido la distancia de un maydán** cuando llegó al santuario de Shaykh T.abarsí†. El Shaykh había sido uno de los transmi

*

“Después, volviéndose hacia los compañeros (dijo): ‘Para los pocos días que aún nos restan de vida, evitemos que las riquezas perecederas nos dividan y separen. Que todo sea puesto en común y que cada uno se beneficie de ello’. Los bábíes asintieron con alegría, y aquel maravilloso sacrificio, aquella abnegación perfecta hizo que sus enemigos les acusaran de ser partidarios de la propiedad colectiva de los bienes terrenales e incluso de las mujeres” (A.L.M. Nicolas, Siyyid Alí Muh.ammad dit le Báb,

p.
299). ** Véase Glosario.

† El santuario de Shaykh Ah.mad-ibn-i-Abí-T.álib-i-T.abarsí, situado a unas catorce millas al sureste de Bárfurúsh. El profesor Browne, de la universidad de Cambridge, visitó el lugar el 26 de septiembre de 1888, y vio el nombre del santo allí enterrado inscrito sobre una tabla con las palabras empleadas para su “Visitación”. La tabla colgaba de la celosía que rodea la tumba. “En la actualidad consta”, escribe, “de un recinto llano cubierto de hierba y rodeado por una cerca, que alberga, además de los edificios correspondientes al santuario y otro edificio a la entrada (a cuyo extremo, ya fuera del recinto, se encuentra la casa del mutavallí, o custodio del santuario), nada más que dos o tres naranjos y unas pocas tumbas rudimentarias recubiertas con losas, quizá de algunos de los defensores bábíes. El edificio que se encuentra a la entrada consta de dos pisos, recorridos por un pasillo que da acceso al recinto y que está recubierto de tejas. Los edificios del santuario, situados al extremo más distante del recinto, son algo más complicados. La parte de mayor largura (cerca de veinte pasos) sigue una dirección este-oeste; la anchura es de unos diez pasos; y, más allá del pórtico cubierto de la entrada, contienen dos estancias apenas iluminadas por las celosías de madera situadas sobre las puertas. La tumba del Shaykh, a quien debe su nombre el lugar, está rodeada por enrejados de madera situados en el centro de la habitación interior, a la que se puede entrar bien por una puerta que comunica con la cámara exterior, o bien por una puerta que se abre hacia el exterior, dentro del recinto” (véanse planos y bocetos en la traducción del autor de Táríkh-i-Jadíd, E.G. Browne, One Year amongst the Persians, p. 565).

El Santuario de Shaykh T.abarsí.

sores de las tradiciones atribuidas a los imámes de la Fe, y su tumba solía ser visitada por las gentes de los alrededores. Recitó el siguiente versículo del Corán: “Oh mi Señor, bendice Tú mi llegada a este recinto, pues sólo Tú puedes conferir tales bendiciones”.

La noche de la víspera de estos hechos, el guardián del santuario había soñado que el Siyyidu’sh-Shuhadá’, el Imám

H. usayn, se presentaba en Shaykh T.abarsí acompañado por no menos de setenta y dos guerreros y un gran número de compañeros. Soñó que permanecían en aquel lugar, ocupados en la más heroica de las batallas, triunfando en todos los encuentros con las fuerzas del enemigo, y que el propio Profeta de Dios llegaba una noche y se sumaba a su bendita compañía. Cuando Mullá H. usayn se presentó al día siguiente, el guardián le reconoció de inmediato como al héroe de su visión, se postró a sus pies y los besó devotamente. Mullá H. usayn le invitó a sentarse a su lado para oírle contar la historia. “Todo lo que habéis presenciado”, le aseguró al custodio del santuario, “sin duda ha de ocurrir. Esas escenas gloriosas volverán a suceder ante nuestros ojos”. El servidor sumó su suerte a la de los defensores heroicos del fuerte y cayó mártir dentro de sus muros.

LOS ROMPEDORES DEL ALBA

El mismo día de su llegada, el 14 de Dhi’l-Qa‘dih*, Mullá

H. usayn transmitió sus instrucciones preliminares a Mírzá Muh.ammad-Báqir, el constructor del Bábíyyih, relativas al plano del fuerte que había de alzar para la defensa. Hacia la noche de ese día, se vieron rodeados por una multitud irregular de jinetes que surgían del bosque con intenciones de abrir fuego. “Somos de Qádí-Kalá”, exclamaron. “Venimos a vengar la sangre de Khusraw. No nos daremos por satisfechos hasta que no os hayamos pasado por la espada”. Sitiada por la montaraz multitud, lista a cargar sobre ellos, la compañía tuvo que desenfundar las espadas en defensa propia. Al grito de “Yá S.áhibu’z-Zamán” dieron un salto, repelieron a los atacantes y los pusieron en desbandada. Tan tremendo fue su estrépito que los jinetes se esfumaron igual que habían venido. Durante el encontronazo fue Mírzá Muh.ammad-Táqíy-i-Juvayní quien, a petición propia, asumió el mando.

Temiendo que los asaltantes regresaran para causar una matanza general, los persiguieron hasta dar con una aldea que supusieron era la de Qádí-Kalá. Al verlos, todos los hombres se dieron a la fuga aterrorizados. En la oscuridad de la noche y en medio de la confusión se dio muerte a la madre de Naz.ar Khán, señor de la aldea. La algarabía de las mujeres, que protestaban virulentamente diciendo que no tenían relación alguna con el pueblo de Qádí-Kalá pronto llegó a oídos de Mírzá Muh.ammad-Taqí, quien de inmediato ordenó a sus compañeros que se refrenaran hasta comprobar el nombre e identidad del lugar. Pronto supieron que la aldea pertenecía a Naz.ár Khán y que la mujer que había perdido la vida era su madre. Profundamente apenado al comprobar la gravedad del error cometido por sus compañeros, Mírzá Muh.ammad-Taqí exclamó: “No pretendíamos turbar ni a los hombres ni a las mujeres de la aldea. Nuestro único propósito era atajar la violencia de los habitantes de Qádí-Kalá, quienes han estado a punto

* 12 de octubre de 1848 d.C.

de darnos muerte”. De esta suerte, presentó sus más sinceras excusas por la penosa tragedia que sus compañeros habían desatado involuntariamente.

Naz.ar Khán, quien entretanto se había ocultado en su casa, fue convencido de la sinceridad de las excusas presentadas por Mírzá Muh. ammad-Taqí. Aunque muy agraviado por la pérdida sufrida, se sintió movido a llamarlo e invitarle a su hogar. Incluso pidió a Mírzá Muh. ammad-Taqí que le presentaran a Mullá

H. usayn, y expresó un vivo deseo por familiarizarse con los preceptos de una Causa capaz de inflamar semejante fervor en el pecho de sus seguidores.

Al alba del día siguiente, Mírzá Muh.ammad-Taqí, acompañado por Naz. ar Khán, se presentó en el santuario de Shaykh T.abarsí, donde halló a Mullá H. usayn encabezando la oración de los fieles. Era tal el arrobamiento que desprendía su figura que Naz.ar Khán sintió un impulso irresistible por sumarse a los adoradores y repetir los mismos rezos que fluían de sus labios. Al concluir la oración, Mullá H. usayn fue infor-

LOS ROMPEDORES DEL ALBA

Entrada del Santuario de Shaykh T.abarsí en Mázindarán.

mado de la pérdida sufrida por Naz.ar Khán. Con las palabras más conmovedoras le transmitió su pésame y el de toda la compañía de condiscípulos que le acompañaban en su duelo. “Dios sabe”, le aseguró, “que nuestra sola intención era la de proteger nuestras vidas antes que la de perturbar la paz del vecindario”. Mullá H. usayn comenzó a relatar los pormenores que habían llevado al ataque protagonizado por las gentes de Bárfurúsh, y explicó la conducta traicionera de Khusraw. De nuevo se reafirmó en el dolor que le producía la muerte de su madre. “No aflijáis vuestro corazón”, respondió espontáneamente Naz.ar Khán. “¡Ojalá que me hubieran sido dados cien hijos, todos los cuales pudieran ser felizmente puestos a vuestros pies en ofrenda y como sacrificio al S.áh.ibu’z-Zamán!” Aquel mismo momento, juró lealtad eterna a Mullá H. usayn. Regresó presto a la aldea para volver después con cuantas vituallas precisaba la compañía.

Mullá H. usayn dio orden a sus compañeros de comenzar a levantar el fuerte según lo planeado. Encomendó a cada grupo una parte de la faena, infundiéndoles ánimos para que se apurasen hasta completarla. En el curso de estas operaciones, sufrieron el acoso continuo de los vecinos de las aldeas próximas, aguijoneados insistentemente por el Sa‘ídu’l-‘Ulamá’, quien los instaba a lanzarse y a abatirse sobre ellos. Cada uno de los ataques enemigos concluyó en fracaso y deshonor. Impertérritos ante la ferocidad de las repetidas embestidas, los compañeros resistieron valientemente hasta lograr subyugar por un tiempo las fuerzas que les amenazaban por todos los flancos. Cuando concluyó la obra de construcción, Mullá

H. usayn dispuso todo lo necesario en previsión del asedio que el fuerte estaba destinado a soportar. A pesar de los obstáculos que se interponían, pudo conseguir cuanto pareció esencial para la seguridad de los ocupantes.

La obra apenas había concluido cuando se personó Shaykh Abú-Turáb para anunciar la llegada de Bahá’u’lláh a la aldea de Naz.ar Khán. Informaba a Mullá H. usayn de que Bahá’u’lláh le había ordenado ex profeso que todos serían huéspedes Suyos esa noche y que Él mismo se sumaría al grupo esa misma tarde. He oído cómo Mullá Mírzá Mu-h.ammad-i-Furúghí refería lo siguiente: “Las albricias que nos trajo Shaykh Abú-Turáb, impartieron una alegría indefinible al corazón de Mullá H. usayn. Corrió de inmediato donde sus compañeros y les invitó a que se preparasen a recibir a Bahá’u’lláh. Él mismo compartió las tareas de barrido y rociado con agua de los accesos al santuario, y veló en persona por todo lo necesario para la llegada del bienamado Visitante. Nada más verlo acercarse en compañía de Naz.ar Khán, se le acercó, Lo abrazó cariñosamente y Lo condujo al lugar de honor que había reservado para Su recepción. Estábamos demasiado ciegos en aquellos días para reconocer la gloria de Aquél a Quien nuestro Caudillo nos había presentado con tal reverencia y amor entre nosotros. Lo que Mullá H. usayn había percibido, nosotros, por causa de nuestra visión obtusa, todavía no éramos capaces de reconocer. ¡Con qué solicitud Lo recibió en sus brazos! ¡Qué sentimientos de delicia arrobadora

LOS ROMPEDORES DEL ALBA

no colmaron su corazón al verlo! Estaba tan perdido en su admiración que permaneció ajeno a todos nosotros. Su alma estaba tan inmersa en la contemplación de aquel rostro que nosotros, que aguardábamos su permiso para sentarnos, nos quedamos de pie durante un largo rato a su lado. Fue el propio Bahá’u’lláh quien finalmente nos indicó que nos sentáramos. Sin embargo, también nosotros llegamos a sentir, por más que inadecuadamente, el encanto de Su expresión, si bien ninguno de nosotros era ni siquiera vagamente consciente de la infinita potencia latente en Sus palabras”.

En el curso de la visita, Bahá’u’lláh inspeccionó el fuerte y expresó Su satisfacción por la obra realizada. En conversación con Mullá H. usayn, explicó detalladamente cuantos asuntos

Planos y bocetos del fuerte de Shaykh T.abarsí.

eran vitales para el bienestar y seguridad de los compañeros. “La única cosa que este fuerte y esta compañía requieren”, dijo, “es la presencia de Quddús. Su asociación con esta compañía la hará completa y perfecta”. Dio instrucciones a Mullá H. usayn de que despachara hacia Sárí a Mullá Mihdíy-i-Khu’í con seis personas, para pedirle a Mírzá Muh.ammad-Taqí que entregase prontamente a Quddús en sus manos. “El temor de Dios y el miedo a Su castigo” le aseguró a Mullá H. usayn, “le impulsarán a entregar sin vacilación a su cautivo”.

Antes de marchar, Bahá’u’lláh les ordenó que fueran pacientes y resignados ante la voluntad del Todopoderoso. “Si es Su voluntad”, añadió, “os visitaremos una vez más en este mismo lugar y os prestaremos Nuestro auxilio. Habéis sido escogidos por Dios para constituir la vanguardia de Su hueste y los cimentadores de Su Fe. Su hueste en verdad conquistará. Sea lo que sea lo que suceda, la victoria es vuestra, una victoria que es completa y segura”. Con estas palabras, encomendó al cuidado de Dios a aquellos esforzados compañeros. Volvió a la aldea con Naz.ar Khán y Shaykh Abú-Turáb. Desde allí regresó a Teherán por el camino de Núr.

Al punto Mullá H. usayn llevó a cabo las instrucciones que había recibido. Llamando a Mullá Mihdí, le indicó que procediera a encaminarse junto con otros seis compañeros hacia Sárí y que allí solicitaran del mujtahid que liberase al prisionero. Tan pronto como le fue transmitido este recado, Mírzá Muh.ammad-Taqí accedió incondicionalmente a la petición. La potencia con que aquel mensaje estaba dotado pareció haberlo desarmado por completo. “Lo he considerado”, se apresuró a asegurar a los mensajeros, “sólo como a mi invitado de honor en esta casa. Sería poco digno de mí pretender que lo he liberado o despedido. Es libre de obrar como guste. Si lo desea, estaría dispuesto a acompañarle”.

Entretanto, Mullá H. usayn había dado cuenta a los compañeros de la venida de Quddús. Les pidió que observaran hacia él la clase de reverencia que se sentirían movidos a mostrarle al propio Báb. “En cuanto a mí”, añadió, “debéis considerarme

LOS ROMPEDORES DEL ALBA

Casa de Mírzá Muh.ammad-Taqí, el Mujtahid, en Sárí, Mázindarán.

vuestro humilde servidor. Debéis mostrar hacia él tal lealtad que si os ordenase quitaros la vida, deberíais obedecerle sin pestañar. Si vaciláis o dudáis, habréis demostrado deslealtad para con vuestra Fe. Mientras no os llame a su presencia, en modo alguno debéis aventuraros a importunarlo. Debéis abandonar vuestros deseos y aferraros a su voluntad y complacencia. Debéis refrenaros de besar sus manos y pies, pues su bendito corazón no gusta de tales muestras de afecto reverente. Vuestra conducta debería ser tal que yo me sienta orgulloso de vosotros ante Él. La gloria y autoridad con que ha sido investido debe reconocerse como es debido, incluso por los más insignificantes compañeros suyos. Quienquiera que se desvíe del espíritu y la letra de mis advertencias, sin duda padecerá un penoso escarmiento”.

Noventa y cinco días duró el internamiento de Quddús en casa de Mírzá Muh.ammad-Taqí, el mujtahid más destacado de Sárí. Aunque sometido a confinamiento, Quddús fue tratado con gran deferencia. Se le permitió recibir a la mayoría de los compañeros presentes en la reunión de Badasht. Sin embargo, a nadie se le permitía permanecer en Sárí. Quienquiera que le visitaba era encarecido, en los términos más perentorios, a alistarse bajo el Estandarte Negro enarbolado por Mullá H. usayn. Era el mismo Estandarte del que Muh.ammad, el Profeta de Dios, había hablado así: “Si vuestros ojos contemplan los Estandartes Negros que avanzan desde Khurásán, corred hacia ellos, incluso si habéis de arrastraros por la nieve, por cuanto proclaman el advenimiento del prometido Mihdí*, el Vicegerente de Dios”. Dicho Estandarte fue desplegado por orden del Báb, en nombre de Quddús, y por mano de Mullá H. usayn. Fue izado bien alto durante la marcha desde la ciudad de Mashhad al santuario de Shaykh T.abarsí. Durante diecinueve meses, desde el comienzo de Sha‘bán del año 1264 d.h.**, hasta el final de Jamádíyu’th-Thání del año 1265 d.h.†, aquel emblema terrestre de una soberanía que no era de este mundo, ondeó sin interrupción sobre las cabezas de la pequeña y valerosa banda, convocando a la multitud que la contemplaba a renunciar al mundo y a abrazar la Causa de Dios.

Hallándose en Sárí, Quddús intentó con frecuencia persuadir a Mírzá Muh.ammad-Taqí de la verdad del Mensaje divino. Conversó libremente con él sobre los asuntos más profundos y soresalientes de la Revelación del Báb. Sus observaciones, osadas y desafiantes, iban arropadas de un lenguaje tan gentil, per

* Véase Glosario.
** 3 de julio-1 de agosto de 1848 d.C.
† 24 de abril-23 de mayo de 1849 d.C.
LOS ROMPEDORES DEL ALBA

suasivo y cortés, y presentadas con tal humor y afabilidad, que quienes le escucharon no pudieron sentirse ofendidos en lo más mínimo. Incluso llegaron a interpretar sus alusiones al Libro sagrado como observaciones humorísticas con las que pretendía entretener a la audiencia. Mírzá Muh.ammad-Taqí, a pesar de la crueldad y maldad que anidaban en él y que más adelante manifestó con su insistencia para que se exterminase a los defensores supervivientes del fuerte de Shaykh T.abarsí, se vio refrenado por un poder interior que le impidó mostrar la menor falta de respeto hacia Quddús mientras éste se hallaba retenido en su casa. Incluso se vio impulsado a impedir que los habitantes de Sárí agraviasen a Quddús, y aun se le oyó a menudo reprenderles por el mal que deseaban causarle.

La noticia de la pronta llegada de Quddús excitó a los ocupantes del fuerte de T.abarsí. Ya próximo a su destino, envió por delante un mensajero para que anunciara su llegada. Ante tan fausta noticia cobraron nuevos ánimos y resuello. Presa de un súbito e irrepresable entusiasmo, Mullá H. usayn se alzó de un brinco y, escoltado por cien compañeros, se apresuró a recibir al esperado visitante. Colocó dos velas en la mano de cada uno, las encendió en persona y ordenó que acudieran a recibir a Quddús. La oscuridad de la noche quedó despejada por el resplandor que sus felices corazones despedían al mar-char al encuentro de su Bienamado. En medio de los bosques de Mázindarán, sus ojos reconocieron al instante el rostro de quien habían añorado contemplar. Se arremolinaron ansiosos entorno a su corcel, y con toda clase de muestras de devoción le rindieron tributo de amor y lealtad inquebrantable. Le seguían a pie hasta su destino, sosteniendo todavía en sus manos las velas encendidas. Mientras cabalgaba entre ellos, Quddús parecía un astro rutilante rodeado de satélites. Al tiempo que la compañía cubría lentamente el trecho hasta el fuerte, comenzó a sonar el himno de glorificación y alabanza entonado por la banda de sus admiradores entusiastas: “¡Santo, santo, el Señor nuestro Dios, el señor de los Ángeles y del espíritu!”, proclamaban voces júbilosas a su alrededor.

Mullá H. usayn repitió el feliz estribillo, a lo que la compañía entera respondió. El bosque de Mázindarán retumbó al son de tales aclamaciones.

Así llegaron al santuario de Shaykh T.abarsí. Tras desmontarse y apoyarse en el santuario, las primeras palabras que surgieron de labios de Quddús fueron las siguientes: “El Baqíyyatu’lláh* será mejor para vos si sois de los que creéis”**. Con esta expresión se cumplía la profecía de Muh.ammad según queda consignada en la siguiente tradición: “Y cuando el Mihdí† sea manifiesto, Él apoyará la espalda en la Ka‘bih y dirigirá estas palabras a los trescientos trece seguidores que se habrán agrupado en torno a Él: ‘El Baqíyyatu’lláh será mejor para vosotros si sois de los que creéis’”. No se refería Quddús al decir Baqíyyatu’lláh a otro que no fuese Bahá’u’lláh. Así lo testimonia Mullá Mírza Muh.ammad-i-Furúghí, quien me relató lo siguiente: “Yo mismo estaba presente cuando Quddús desmontó del caballo. Lo vi apoyarse en el santuario y pronunciar aquellas mismas palabras. Tan pronto como habló, mencionó a Bahá’u’lláh y, volviéndose a Mullá H. usayn, preguntó por Él. Se le informó de que, a menos que Dios decretase lo contrario, Él había significado su intención de regresar al lugar antes del primer día de Muh.arramƒ.

”Poco después, Quddús confió a Mullá H. usayn cierto número de homilías, pidiéndole que las leyese en voz alta a los compañeros allí reunidos. La primera homilía en leerse estaba dedicada por entero al Báb, la segunda se refería a Bahá’u’lláh, y la tercera a T.áhirih. Nos aventuramos a expresar a Mullá

H. usayn nuestras dudas acerca de si las referencias de la segunda homilía guardaban relación con Bahá’u’lláh, quien aparecía revestido con el manto de la nobleza. El asunto fue referido a

* Literalmente “El Remanente de Dios”.
** Corán, 11:85.
† Véase Glosario.
ƒ 27 de noviembre de 1848 d.C.
LOS ROMPEDORES DEL ALBA

Quddús, quien nos aseguró que, Dios mediante, el secreto se nos revelaría a su debido tiempo. Por completo inconscientes, en aquellos días, del carácter de la Misión de Bahá’u’lláh, fuimos incapaces de comprender el significado de aquella alusión, y conjeturamos en vano sobre cuál podría ser su significado probable. En mi afán por desvelar las sutilezas de las tradiciones relativas al prometido Qá’im, me dirigí varias veces a Quddús para rogarle que me esclareciese el tema. Aunque remiso al principio, accedió finalmente a mi deseo. La forma de su respuesta, sus explicaciones luminosas y convincentes, sirvieron para realzar el sentido de asombro y veneración que inspiraba su presencia. Despejó cualquier duda que pudiéramos albergar en nuestra conciencia, y eran tales las evidencias de su perspicacia que llegamos a creer que estaba dotado del poder de leer nuestros pensamientos más íntimos y acallar el tumulto más frenético de nuestros corazones.

”Muchas noches vi a Mullá H. usayn rondar el santuario dentro de cuyo recinto dormía Quddús. ¡Cuán a menudo en las vigilias nocturnas le vi salir de su aposento y dirigir los pasos quedamente hacia aquel lugar y susurrar el mismo versículo con el que todos habíamos saludado la llegada del Bienamado visitante! Con qué sentimientos de emoción puedo recordar todavía cómo se dirigió a mí, en la quietud de aquellas horas oscuras y solitarias que dedicaba a la meditación y oración, para susurrarme al oído estas palabras: ‘Desterrad de vuestra conciencia, oh Mullá Mírzá Muh.ammad, esas sutilezas aturdidoras y, libre de sus ataduras, alzaos y procurad beber conmigo la copa del martirio. Entonces podréis comprender, según alborea el año 80* en el mundo, el secreto de las cosas que ahora os están ocultas’ ”.

A su llegada al santuario de Shaykh T.abarsí, Quddús encargó a Mullá H. usayn que hiciera recuento de los compañeros reunidos. Uno a uno los contó y los hizo desfilar por el por

* Referencia al año 1280 d.h. (1863-1864), en el que Bahá’u’lláh declaró Su Misión en Bagdad.

tón del fuerte: 312 en total. Él mismo ingresaba en el fuerte para dar cuenta a Quddús del resultado, cuando un joven que había recorrido todo el camino a pie desde Bárfurúsh, irrumpió y, tomando la orla de su manto, pidió que se le alistase entre los compañeros para que así se le permitiera entregar la vida, cuandoquiera que fuera preciso, en el sendero del Bienamado. El deseo le fue concedido al punto. Cuando Quddús fue informado del número total de los compañeros, observó: “Debe cumplirse* cuanto la lengua del Profeta de Dios ha hablado con relación al Prometido, para que de este modo Su testimonio esté completo a los ojos de esos teólogos que se tienen por los únicos intérpretes de la ley y tradiciones del islam. Merced a ello, las gentes reconocerán la verdad y admitirán el cumplimiento de estas tradiciones”**.

Todas las mañanas y tardes durante aquellos días, Quddús convocaba a Mullá H. usayn y a los más distinguidos compañe

* “La reunión de 313 valedores del Imám, en T. áliqán de Khurásán, es uno de los signos que deben anunciar el advenimiento del Qá’im prometido”

(E.G. Browne, A History of Persian Literature in Modern Times, 1500-1924 d.C., p. 399).

** “Entre ellos se encontraba también Rid. á Khán, hijo de Muh. ammad Khán, el turcomano, caballerizo mayor del difunto Muh.ammad Sháh. Era joven, de aspecto agraciado, rostro atractivo y dotado de todas las modalidades de talento y virtudes: digno, templado, gentil, generoso, valiente y viril. Por amor y servicio a Su Suprema Santidad, abandonó el puesto y la paga, cerró los ojos por igual al rango y la fama, al honor y deshonor, a los reproches de los amigos y al vilipendio de los enemigos. Con su primer paso dejó tras de sí dignidad, fortuna, posición y todo el poder y consideración de que había disfrutado. Empleó grandes sumas de dinero (por lo menos cuatro o cinco mil tomanes) en la Causa, y en repetidas ocasiones mostró su libre disposición a entregar la vida. Una de esas ocasiones tuvo lugar cuando Su Santidad Suprema llegó a la aldea de Khánliq, próxima a Teherán, y dijo, para someter a prueba la fidelidad de Sus seguidores: ‘Si hubiera unos pocos jinetes que pudieran liberarme de las ataduras de los indóciles, ello no estaría mal’. Al oír aquellas palabras, varios jinetes

LOS ROMPEDORES DEL ALBA

ros para pedirles que cantaran los escritos del Báb. Sentado en el Maydán, la plaza abierta contigua al fuerte, y rodeado por sus devotos amigos, solía escuchar atentamente las expresiones de su Maestro, a cuyo propósito oíasele hacer algún comentario. Ni las amenazas del enemigo ni la fiereza de las sucesivas acometidas le indujeron a mitigar el fervor o romper la regularidad de sus rezos. Despreciando todo peligro y ajeno por completo a sus propias necesidades, prosiguió, incluso en las circunstancias más penosas, su comunión diaria con su Bienamado, escribió alabanzas en loor a Él, y animó a nuevos esfuerzos a los defensores del fuerte. Aunque expuesto a las balas que, sin cesar, arreciaban sobre los compañeros sitiados,

expertos y avezados, bien pertrechados y armados, se dispusieron a partir, y, renunciando a todo cuanto tenían, se personaron apresuradamente ante Su Santidad. Entre ellos figuraban Mírzá Qurbán-‘Alí, de Astarábád, y Rid. á Khán. Cuando se presentaron ante Su Santidad, Él sonrió y les dijo: ‘También las montañas de Ádhirbáyján tienen sus derechos sobre Mí’, y les ordenó que regresaran. A su regreso, Rid. á Khán se encomendó al servicio de los amigos de Dios, por lo que su casa solía servir de lugar habitual de reunión de los creyentes. Jináb-i Quddús y Jináb-i Bábu’l-Báb figuraron durante un tiempo entre sus invitados de honor. En verdad, no escatimó nada de su persona ni faltó al servicio de nadie de su círculo, y, no obstante, su alta posición, procuró de alma y corazón adelantar los objetivos de los siervos de Dios. Cuando, por ejemplo, Jináb-i-Quddús comenzó por vez primera a predicar la doctrina en Mázindarán, y el Sa‘ídu’l-‘Ulamá’, tras ser informado de ello, realizó esfuerzos ímprobos por dañarle, Rid. á Khán acudió presto a Mázindarán y, cuandoquiera que Jináb-i-Quddús salía de su casa, él, a pesar de su encumbrada posición y el respeto al que estaba acostumbrado, caminaba ante él con la espada desenfundada al hombro; viendo lo cual, los malévolos temían tomarse cualquier libertad [...] Durante cierto tiempo, Rid. á Khán permaneció de esta forma en Mázindarán, hasta que acompañó a Jináb-i-Quddús a Mashhad. Ya de regreso, estuvo presente en el lance de Badasht, donde rindió muy valiosos servicios, y recibió los encargos más importantes y delicados. Tras la desbandada que siguió a la conferencia de Badasht, cayó enfermo, y, en compañía de Mírzá Sulaymán-Qulí de Núr (hijo del

él, impávido ante la ferocidad del ataque, proseguía sus menesteres en estado de calma apacible. “¡Mi alma está esposada a la mención de Ti!”, gustaba exclamar. “¡El recuerdo de Ti es el sostén y solaz de mi vida! Me glorío en haber sido el primero en sufrir ignominiosamente por Su causa en Shíráz. Anhelo ser el primero en sufrir una muerte que sea digna de Tu Causa en Tu sendero”.

De vez en cuando solía pedir a los compañeros iraquíes que salmodiasen varios pasajes del Corán, que él escuchaba con marcada atención y cuyo significado él se sentía a menudo movido a desvelar. En el curso de uno de esos recitales, dieron con el siguiente versículo: “Con algo de temor y hambre, y la

difunto Shát.ír-báshí, también conspicuo por sus virtudes, saber y devoción), acudió a Teherán. La enfermedad de Rid. á Khán duró cierto tiempo, por lo que al recuperarse, el asedio del castillo de T. abarsí ya se había agravado. Una vez más, se decidió a acudir en socorro de la guarnición. Sin embargo, por ser él hombre de nota y bien conocido, no podía abandonar la capital sin dar una razón plausible. Por consiguiente, fingió arrepentirse de su pasado, y pidió que se le permitiese pasar a formar parte de la guerra de Mázindarán, y de esta forma expiar su pasado. El Rey concedió la petición, permitiendo que acompañara las fuerzas al mando del Príncipe Mihdí-Qulí Mírzá, quien se dirigía hacia el castillo. Durante la marcha, continuamente solía decirle al Príncipe ‘haré esto’ o ‘haré lo otro’. El Príncipe llegó a concebir grandes esperanzas, prometiéndole un puesto a la medida de sus servicios, pues hasta el día en que la batalla se hizo inevitable y la paz ya no era posible, descollaba él en el ejército y se mostraba diligentísimo en sus cometidos. Ya el primer día de la batalla, comenzó a galopar y practicar otros ejercicios marciales, hasta que sin levantar sospechas, de repente dio rienda suelta y se reunió con los Hermanos de la Pureza. Al llegar a su seno, besó la rodilla de Jináb-i-Quddús, postrándose ante él en señal de agradecimiento. Regresó una vez más al campo de batalla y comenzó a maldecir y denostar al Príncipe, diciéndole: ‘¿Quién es lo bastante hombre para hollar la pompa y circunstancia del mundo, liberarse de las ataduras de los deseos carnales, y sumarse, como lo he hecho yo, a los Santos de Dios? Yo, por mi parte, testimoniaré con mi cabeza sólo cuando ruede por el llano teñida de polvo y sangre’. Des

LOS ROMPEDORES DEL ALBA

pérdida de riqueza y vidas y frutos, sin duda os probaremos: empero llevad la buena nueva a los pacientes”. “Estas palabras”, señaló Quddús, “fueron reveladas originalmente con referencia a Job y a las aflicciones que le sucedieron. En este día, sin embargo, son aplicables a nosotros, pues estamos destinados a sufrir esas mismas aflicciones. Tal será la medida de nuestra calamidad que nadie excepto quienes estén dotados de constancia y paciencia serán capaces de sobrevivir a ellas”.

El conocimiento y sagacidad que Quddús desplegaba en estas ocasiones, la confianza con la que hablaba, y el ingenio y espíritu emprendedor que demostraba al dar instrucciones a los compañeros, reforzaron su autoridad y realzaron su prestigio. Al principio, éstos supusieron que la profunda reverencia que le profesaba Mullá H. usayn venía dictada por las exigencias de la situación antes que impulsadas por un sentimiento espontáneo de devoción hacia su persona. Sus propios escritos

pués, cual león hambriento, cargó contra ellos con el torso desnudo, y se desempeñó tan virilmente que todos los funcionarios reales quedaron aturdidos diciéndose: ‘Debe de habérsele concedido un nuevo valor desde lo alto, o bien un nuevo espíritu sopla en su persona’. Pues ocurrió más de una vez que derribó a un fusilero cuando éste le disparaba el arma, en tanto que muchos de los oficiales principales del ejército realista cayeron bajo su mano en tal número que el príncipe y otros jefes al mando deseaban con ardor vengarse de él más que de ningún otro bábí. Por lo tanto, la víspera del día designado por Jináb-i-Quddús para la rendición ante el campo realista, Rid. á Khán, sabedor de que por el odio cerval que se le profesaba sería asesinado con los más sañudos tormentos, acudió de noche a los cuarteles de un oficial del campo realista, quien era viejo y fiel amigo y camarada. Tras la matanza de los demás bábíes, se hizo una batida en busca de Rid. á Khán, quien no fue descubierto. El oficial que le daba refugio propuso rescatarlo por la suma en dinero efectivo de 2.000 tomanes, pero la propuesta fue rechazada. Aunque ofreció subir la suma, y procuró salvar a su amigo, de nada sirvió esto, pues el Príncipe, debido al odio en que le tenía a Rid. á Khán, dio ordenes de que fuese descuartizado (Táríkh-i-Jadíd, pp. 96-101).

y conducta general despejaron paulatinamente tales dudas y sirvieron para afianzarlo más firmemente en la estima de sus compañeros. En los días de confinamiento en la ciudad de Sárí, Quddús, a quien Mírzá Muh.ammad-Taqí había solicitado que escribiera un comentario sobre el sura de Ikhlás, más conocido por el sura de Qul Huva’lláhu’l-Ah.ad, compuso, en su interpretación del S.ád de S.amad, un tratado cuyo volumen triplicaba al del propio Corán. Aquella exposición exhaustiva y magistral había impresionado profundamente a Mírzá Muh.ammad-Taqí, y era responsable de la acusada deferencia que demostró hacia Quddús, aunque al final cerrara filas con el Sa‘ídu’l-’Ulamá’ al provocar la muerte de los heroicos mártires de Shaykh T.abarsí. Mientras duró el asedio del fuerte, Quddús continuó escribiendo su comentario sobre este mismo sura, y aún pudo, a pesar de la virulencia del asalto enemigo, componer tantos versículos como los previamente escritos en Sárí sobre su interpretación de la misma letra. La presteza y copiosidad de su composición, los tesoros inestimables que revelaban sus escritos, colmaron a los compañeros de asombro y justificaron a sus ojos la jefatura que ejercía. Leían ávidamente las páginas del comentario en cuestión que Mullá H. usayn les traía a diario y al que él mismo rendía su parte de tributo.

La conclusión de las obras del fuerte y el aprovisionamiento de cuanto pareció esencial para su defensa animaron el entusiasmo de los compañeros de Mullá H. usayn, al tiempo que suscitaron la curiosidad del paisanaje*. Algunos por pura curiosidad, otros en busca de intereses materiales, y otros ani

* “Por las descripciones que he oído que se hacían del castillo construido por Mullá H. usayn, éste no pudo ser otra cosa que un edificio bastante sólido. La muralla que lo rodeaba tenía cerca de diez metros de altura. Estaba formada por grandes bloques de piedra. Sobre esta base, se elevaban construcciones de madera realizadas con troncos de árboles enormes, en medio de los cuales se había introducido una cantidad conveniente de mortero; todo ello estaba ceñido por una fosa profunda. En suma, se tra

LOS ROMPEDORES DEL ALBA

mados por su devoción a la Causa que simbolizaba el edificio, solicitaron ser admitidos dentro de sus muros, atónitos ante la rapidez con que éstos habían sido alzados. Tras el recuento del número de ocupantes, Quddús dio orden inmediata de que no se le permitiese la entrada a ningún visitante. Los elogios que prodigaban a este respecto quienes ya habían inspeccionado el fuerte corrieron de boca en boca hasta llegar a oídos del Sa‘ídu’l-‘Ulamá’ prendiendo en su pecho la llama de unos celos desbocados. Tanto detestaba a los responsables de la construcción, que prohibió severamente que nadie se acercara al recinto, apremiándoles a hacer el vacío a los compañeros de Mullá

H. usayn. A pesar de lo estricto de estas órdenes, algunos pocos hicieron caso omiso de sus deseos y prestaron cuanta ayuda pudieron a quienes padecían tan inmerecida persecución. Las aflicciones a las que fueron sometidos estos sufridores fueron tales que, a veces, soportaron una necesidad apremiante de lo más elemental de la vida. Sin embargo, en lo más aciago de su adversidad, solía abrirse ante su rostro y de repente la luz de la liberación divina en forma de inesperado socorro.

La manera providencial con que los ocupantes del fuerte fueron auxiliados en sus horas de pesar desató las iras incontenibles del veleidoso e imperioso Sa‘ídu’l-’Ulamá’. Movido por

taba de una especie de cerco ancho, cuyo cimiento estaba formado por piedras y la parte superior de madera, guarnecida por tres capas superpuestas de mortero, donde podían apostarse tantos fusileros como se quisiera, si no más de los que ya había. Había dispuestas numerosas puertas y poternas, a fin de entrar o salir con facilidad; también se practicaron pozos, por lo que se disponía de agua en abundancia; se excavaron pasadizos subterráneos para habilitar, en caso de refriega, algunos lugares donde refugiarse; en fin, se establecieron depósitos que asimismo quedaron abastecidos y repletos de toda suerte de provisiones compradas o, quizá, tomadas de las aldeas vecinas; en fin, componían la guarnición del castillo los bábíes más aguerridos, los más devotos, los más seguros de los que podía disponerse” (Conde de Gobineau, Les Religions et les Philosophies dans l’Asie Centrale, p. 156).

un odio implacable, dirigió un llamamiento incendiario a Nás.iri’d-Dín Sháh, quien acababa de ascender al trono, explayándose sobre el peligro que amenazaba no ya a su dinastía, sino a la propia monarquía. “La bandera de la revuelta”, argüía, “ha sido enarbolada por la despreciable secta de los bábíes. Esta banda desgraciada de agitadores irresponsables ha osado quebrantar los cimientos mismos de autoridad con que ha sido investida vuestra Majestad imperial. Los habitantes de varias aldeas colindantes, con sus cuarteles generales, ya han acudido a su bandera a jurar lealtad a su causa. Han erigido un fuerte, y en tamaño bastión se han atrincherado, dispuestos a lanzar una campaña contra vos. Con obstinación indómita se han propuesto proclamar su soberanía independiente, una soberanía que rebajará al polvo la diadema imperial de vuestros ilustres antepasados. Inauguráis ahora vuestro reinado. ¿Qué mayor triunfo podría señalar los inicios de vuestro mando que el de extirpar este credo odioso que se ha atrevido a conspirar contra vos? Ello servirá para afianzar a vuestra Majestad en la confianza de vuestro pueblo. Realzará vuestro prestigio e investirá vuestra corona de gloria imperecedera. Si vaciláis en vuestra política, si obráis con la menor indulgencia hacia ellos, siento que es mi deber advertiros que pronto llegará el día cuando no sólo la provincia de Mázindarán, sino Persia entera, de extremo a extremo, habrá repudiado vuestra autoridad y se habrá rendido a su causa”.

Nás.iri’d-Dín Sháh, todavía inexperto en los asuntos de Estado, remitió el asunto a los oficiales al mando del ejército de Mázindarán entonces a su servicio en la corte*. Les ordenó que adoptaran todas las medidas que estimaran convenientes

* “Así, fanático del buen orden, el Amír-Niz.ám se puso al tanto con toda presteza de los asuntos de Mázindarán, y cuando los grandes de esta provincia comparecieron en Teherán para rendir vasallaje al Rey, se les recomendó al partir que arbitrasen medidas para que no se prolongase más la sedición de los bábíes. Prometieron actuar del mejor modo.

LOS ROMPEDORES DEL ALBA

para la expulsión de los perturbadores de su reino. H. ájí Mus.t.afá Khán-i-Turkamán dio a conocer su parecer al Soberano: “Yo mismo provengo de Mázindarán. He podido calcular las fuerzas a su disposición. El puñado de estudiantes frágiles y sin instrucción que he visto es del todo incapaz de resistir las fuerzas que puede comandar vuestra Majestad. El ejército que prevéis despachar resulta, a mi modo de ver, innecesario. Un pequeño destacamento de ese ejército será suficiente para barrerlos. Son totalmente indignos del cuidado y consideración de mi Soberano. Si Vuestra Majestad se aviniese a significar su deseo, mediante un mensaje imperial dirigido a mi hermano ‘Abdu’lláh Khán-i-Turkamán, dándosele la autoridad necesaria para subyugar a esa banda, estoy convencido de que, en dos días, sofocaría la rebelión y truncaría sus esperanzas”.

El Sháh accedió y extendió su farmán** a nombre del mismo ‘Abdu’lláh-Khán, ordenándole que reclutase sin demora, de todas partes del reino, las fuerzas requeridas para la ejecución de su propósito. Junto con el mensaje, le hacía llegar un distintivo real, que le confirió en señal de confianza en su capacidad al frente de esta empresa. La recepción del farmán imperial y la prenda de honor que el Soberano le había conferido dieron bríos y nuevos ánimos al destinatario para desempeñar su

“En efecto, nada más regresar, los jefes se pusieron en movimiento con vistas a acopiar fuerzas y coordinarlas. Cada uno escribía a sus parientes invitándoles a que se sumasen. H. ájí Mus.t.afá Khán envió a su hermano ‘Abdu’lláh. ‘Abbás Qulí-Khán-i-Lárijání llamó a Muh.ammad Sult.án y ‘Alí Khán de Savád-Kúh. Todos estos gentiles hombres, junto con su entorno, se prestaron al plan de atacar a los bábíes en su castillo antes de que éstos tomasen la iniciativa de la ofensiva. Los oficiales reales, al observar a los jefes del país con tan buena disposición, celebraron por su parte un gran consejo, en el que se apresuraron a convertirse en los amos designados, seguido luego de Mírza Áqá, Mustawfí de Mázíndarán o controlador de las finanzas, y del jefe de los ‘ulamás y otros próceres” (Ibídem, pp. 160-161).

** Véase Glosario.
Pueblo de Afrá.

misión como correspondía. En breve plazo, reclutó un ejército de unos doce mil hombres, en su mayor parte compuestos por las comunidades usanlú, afgana y kúdár*. Las pertrechó con cuantas municiones eran precisas, y las acuarteló en la aldea de Afrá, propiedad de Naz.ar Khán, en una posición que dominaba el fuerte de T.abarsí. Nada más acampar en esta altura se dispuso a interceptar el pan que, a diario, solía suministrársele a los compañeros de Mullá H. usayn. Incluso el agua les fue denegada, habida cuenta de que les era imposible a los sitiados abandonar el fuerte bajo el fuego enemigo.

El ejército recibió órdenes de levantar cierto número de barricadas frente al fuerte y abrir fuego contra quienquiera que abandonase sus puertas. Quddús prohibió que los compañeros

* “Por su parte, el tesorero reclutó soldados entre los afganos empadronados en Sárí y a esto se añadieron algunos efectivos procedentes de las tribus turcas bajo su administración. ‘Alí-Ábád, la ciudad tan duramente castigada por los bábíes que aspiraba a su revancha, proporcionó lo que pudo y se reforzó con una parte de los hombres de Qádí, que, por razón de su proximidad, se dejaron embaucar” (Conde de Gobineau, Les Religions et les Philosophies dan l’Asie Centrale, p. 161).

LOS ROMPEDORES DEL ALBA

hicieran escapadas para conseguir agua en los alrededores. “Nuestro pan ha sido interceptado por el enemigo”, se quejó Rasúl-i-Bahnimírí. “¿Qué será de nosotros si nos niegan el agua?” En esos momentos, la hora del crepúsculo, Quddús, quien desde la terraza del fuerte observaba el ejército enemigo en compañía de Mullá H. usayn, se volvió hacia él diciéndole: “La escasez de agua ha hecho mella en nuestros compañeros. Dios mediante, esta misma noche una tromba de agua sorprenderá a nuestros oponentes, e irá seguida por una gran nevada, lo que nos permitirá repeler el asalto que tienen previsto”.

Esa misma noche, el ejército de Abdu’lláh Khán se vio sorprendido por una lluvia torrencial que arrolló la sección acantonada en las proximidades del fuerte. Gran parte de sus municiones se echó a perder sin remedio. Dentro de los muros del fuerte pudo recogerse una cantidad de agua que, durante un prolongado período, fue suficiente para el consumo de los sitiados. En el curso de la noche siguiente, una nevada que nunca antes la gente del lugar había experimentado ni en lo más crudo del invierno, agravó considerablemente las incomodidades causadas por la lluvia. La noche siguiente, víspera del quinto día de Muh.arram, del año 1265 d.h.*, Quddús decidió salir por la puerta del fuerte. “Alabado sea Dios”, le señaló a Rasúl-i-Bahnimírí mientras recorría con calma y serenidad los accesos del portón, “Quien graciosamente ha respondido a nuestra oración y ha hecho que la lluvia y la nieve se abatan sobre nuestros enemigos; una precipitación que ha sumido a su campo en el marasmo y ha supuesto un respiro para nuestro fuerte”.

Conforme se acercaba la hora del ataque para la que se preparaba tan numeroso ejército, a pesar de las pérdidas sufridas, Quddús decidió realizar una salida y dispersar sus fuerzas. Dos horas después del amanecer, montó en su corcel y, escoltado por Mullá H. usayn y tres compañeros más, los

* 1 de diciembre de 1848 d.C.
Pueblo de Shír-Gáh.

cuales cabalgaban tras de él, salió por el portón, seguido por la compañía entera que marchaba a pie. Nada más surgir por ella, bramaron con un gran alarido el grito de “¡Yá S.áh.ibu’z-Zamán!”*, un grito que sembró la consternación por todo el campo enemigo. El rugido proferido por los seguidores del Báb a través de los bosques de Mázindarán dispersó a un enemigo atemorizado que yacía al acecho en sus repliegues. El relumbrar de sus armas desnudas cegó su vista, amenaza que fue suficiente para aturdirlos y aun desbordarlos. Derrotados por completo, emprendieron la huida antes del asalto previsto, dejando tras de sí todas sus posesiones. En 45 minutos ya se había alzado el grito de la victoria. Quddús y Mullá H. usayn habían logrado someter al resto del ejército derrotado. ‘Abdu’lláh Khán-i-Turkamán, dos oficiales suyos, Habíbu’lláh Khán-i-Afghán y Nurulláh Khán-i-Afghán, junto con no menos de cuatrocientos trece hombres, habían perecido.

Quddús regresó al fuerte mientras Mullá H. usayn todavía se ocupaba en las faenas que tan esforzadamente había desempeñado. La voz de Siyyid ‘Abdu’l-‘Az.ím-i-Khu’í pronto se alzó convocándole, en nombre de Quddús, que regresara de inmediato

* Véase Glosario.
LOS ROMPEDORES DEL ALBA

al fuerte. “Hemos repelido a los asaltantes”, señaló Quddús; “no necesitamos llevar más adelante el castigo. Nuestro propósito es protegernos a fin de continuar nuestras labores para la regeneración de los hombres. No tenemos ninguna intención de causarle a nadie un daño innecesario. Lo que ya hemos conseguido es testimonio suficiente del poder invencible de Dios. Nosotros, una pequeña banda de Sus seguidores, hemos sido capaces, mediante Su ayuda sostenedora, de superar al ejército organizado y armado de nuestros enemigos”.

A pesar de esta derrota, ninguno de los seguidores del Báb perdió la vida en el curso del encuentro. Nadie excepto un hombre llamado Qulí, quien cabalgaba por delante de Quddús, resultó herido de gravedad. Todos recibieron órdenes de no arrebatar las propiedades de los adversarios, exceptuando sus espadas y monturas.

Puesto que asomaban las señales de reagrupamiento de las fuerzas al mando de ‘Abdu’lláh Khán, Quddús ordenó a sus compañeros que cavasen un foso alrededor del fuerte como medida de prevención frente a un nuevo ataque. Transcurrieron diecinueve días durante los cuales se desvivieron por completar la tarea encomendada. Día y noche trabajaron con alegría para acelerar el trabajo que les había sido confiado.

Poco después de completarse la tarea, se anunció que el príncipe Mihdí-Qulí Mírzá* se dirigía hacia el fuerte al frente

* “El Amír-Niz.ám montó en violentísima cólera nada más enterarse de lo sucedido. Se indignó ante la descripción del terror. Demasiado alejado del lugar de operaciones para apreciar el entusiasmo salvaje de los rebel-des, lo que comprendió de todo aquello fue que había necesidad de acabar con ellos antes de que su energía se recreciese aún más ante unos éxitos demasiado reales. El príncipe Mihdí-Qulí Mírzá, nombrado lugarteniente del Rey en la provincia amenazada, partió con poderes extraordinarios. Se ordenó confeccionar una lista de los caídos en combate ante el castillo de los bábíes y en el asedio de Ferra, con promesas de premios para los supervivientes. H. ájí Mus.t.afá Khán, hermano de ‘Abdu’lláh, recibió sólidas muestras del favor real; en definitiva, se hizo todo lo posible

de un nutrido ejército, y que había acampado en Shír-Gáh. Pocos días después, trasladó sus cuarteles a Vás-Kas. Al llegar, envió a uno de sus hombres para informar a Mullá H. usayn de que el Sháh le había ordenado averiguar el propósito de sus actividades y que le iluminase en cuanto a sus objetivos. “Decid a vuestro amo”, contestó Mullá H. usayn, “que negamos rotundamente abrigar cualquier intención de subvertir los cimientos de la monarquía o de usurpar la autoridad de Nás.iri’d-Dín Sháh. Nuestra Causa atañe a la Revelación del prometido Qá’im y está relacionada primordialmente con los intereses del estamento eclesiástico de este país. Podemos aportar argumentos incontrovertibles y aducir pruebas infalibles en apoyo de la verdad del Mensaje del que somos portadores”. La sinceridad apasionada con que Mullá H. usayn abogó por su Causa, y los pormenores que citó para demostrar la validez de sus pretensiones tocaron el corazón del mensajero y llenaron sus ojos de lágrimas. “¿Qué hemos de hacer?”, exclamó. “Concédase que el príncipe”, respondió Mullá H. usayn, “instruya a los ‘ulamás de Sárí y Bárfurúsh para que concurran a este lugar y nos pidan que demostremos la validez de la Revelación proclamada por el Báb. Que el Corán decida quién dice la verdad. Que el príncipe juzgue nuestra causa y pronuncie el veredicto. Asimismo, que él sea quien decida el tratamiento que habrá de dársenos si no vindicamos con la ayuda de los versículos y tradiciones, la verdad de esta Causa”. El mensajero expresó su completa satisfacción con la respuesta recibida, y prometió que, antes de tres días, los dignatarios eclesiásticos se habrían reunido de la manera sugerida.

La promesa dada por el mensajero estaba destinada a no cumplirse. Al cabo de algunos días, el príncipe Mihdí-Qulí Mírzá se preparaba para lanzar un ataque, a una escala inédita

por elevar los ánimos y devolver a los musulmanes un poco de confianza en sí mismos” (Conde de Gobineau, Les Religions et les Philosophies dan l’Asie Centrale, págs. 163-164).

— 573 —
LOS ROMPEDORES DEL ALBA

hasta entonces, contra los ocupantes del fuerte. A la cabeza de tres regimientos de infantería y varios de caballería, y tras apostar sus huestes sobre una altura que dominaba el lugar, dio la señal de abrir fuego en aquella dirección.

Todavía no había despuntado el día cuando a la señal de “¡Montad vuestros corceles, oh héroes de Dios!”, Quddús ordenó que se abrieran una vez más de par en par las puertas del fuerte. Mullá H. usayn y 202 compañeros suyos galoparon con sus caballos a la zaga de un Quddús que cabalgaba en dirección a Vás-Kas. Impávidos ante las abrumadoras fuerzas que se apostaban contra ellos, e indiferentes a la nieve y barro que entorpecían los caminos, marcharon sin pausa, en medio de la oscuridad reinante, hacia el bastión que servía de base de operaciones al enemigo.

El príncipe, que observaba los movimientos de Mullá H. usayn, vio desde el fuerte cómo se aproximaba y ordenó a sus hombres que abrieran fuego contra él. La andanada de disparos no pudo frenar el avance. Mullá H. usayn se abrió paso por el portón, arremetiendo hacia los aposentos reservados del príncipe, quien, sintiendo de súbito que su vida estaba en peligro, logró escapar descalzo tras arrojarse al foso por una ventana trasera*. Carentes de jefe y sumidos en el pánico, huyeron en

* “Hemos dejado a Mihdí-Qulí Mírzá corriendo lejos de su casa incendiada y vagando sólo por la campiña, a través de la nieve y las tinieblas. Al alba se encontró en un desfiladero desconocido, perdido en lugares horribles, aunque en realidad apenas alejado poco más de media legua del lugar de la carnicería. El viento traía a sus oídos el fragor de las descargas de mosquetes.

”Hallándose en tan lamentable estado y sin saber qué habría de ser de él, fue hallado por un mázindarání que montaba un buen caballo, y quien, al pasar a su lado, lo reconoció. Este hombre puso pie en tierra, hizo montar al príncipe en su lugar y se ofreció a servirle de guía. Lo trasladó a la casa de unos aldeanos, en cuya cuadra se instaló; en Persia no se trata de un lugar despreciado. Mientras el príncipe comía y reposaba, el mázindarání subió a su caballo y, recorriendo la campiña, acudió a dar a todos los soldados que pudo encontrar la feliz noticia de que el príncipe

una bochornosa derrota ante aquella pequeña banda que, a pesar del número abrumador de efectivos y de los recursos que el tesoro imperial había puesto a su disposición, ellos habían sido incapaces de someter**.

Conforme los vencedores se abrían paso a la fuerza hacia los aposentos reservados del príncipe, otros dos príncipes de estirpe real† cayeron en un intento frustrado de devolverles el golpe a sus adversarios. Según se adentraban en sus aposentos,

estaba a salvo. Así, trecho a trecho, se lo comunicó a todo el mundo, o al menos a un gentío bastante respetable.

”Si Mihdí-Qulí Mírzá hubiera sido uno de esos espíritus altivos a los que los fracasos no amilanan, podría haber juzgado que su situación apenas quedaba alterada por el revés de la víspera; habría considerado que el asunto era resultado de una sorpresa, y, con las tropas que le restaban, se habría empeñado por salvar al menos las apariencias manteniéndose sobre el terreno, pues, de hecho, los bábíes se habían retirado y no se les veía ya por ninguna parte. Pero el Sháhzádih, lejos de recrecerse, siendo pusilánime de carácter, se apresuró, cuando vio que su persona estaba a buen recaudo, a salir de la cuadra para dirigirse hacia la aldea de Qadí-Kalá, desde donde corrió en dirección a Sárí. Aquella conducta hizo que se extendiese por toda la provincia la gran impresión producida por la sorpresa de Váskas. Hubo una desbandada general: los pueblos desprotegidos se creían expuestos a todos los peligros, y a pesar del rigor de la estación, podían verse caravanas de habitantes pacíficos, pero muy abatidos, que trasladaban a sus mujeres e hijos hacia los páramos de Damávand a fin de sustraerlos a los inevitables peligros a los que de forma manifiesta apuntaba la conducta prudente del Sháhzádih. Cuando los asiáticos pierden la cabeza, no suele ser a medias” (Conde de Gobineau, Les Religions et les Philosophies dans l’Asie Centrale, pp. 169-170).

** “En unos instantes, el ejército, ya de por sí bastante desordenado, se vio dispersado por los trescientos hombres de Mullá H. usayn. ¡No era la espada del Señor ni de Gedeón!” (ibíd. p. 167).

† Según Gobineau (p. 167), se trataba de Sult.án H. usayn Mírzá, hijo de Fath.-‘Alí Sháh, y Dawúd Mírzá, hijo de Zillu’s-Sult.án, tío del Sháh.

A.L.M. Nicolas, en Siyyid ‘Alí-Muh.ammad dit le Báb (p. 308), agrega a Mustawfí Mírzá ‘Abdu’l-Báqí.

LOS ROMPEDORES DEL ALBA

Arriba: pueblo de Ríz-Áb. Centro: pueblo de Fírúz-Kúh.

Abajo: pueblo de Vás-Kas.

descubrieron, en uno de los pabellones, cofres repletos de oro y plata, todo lo cual desdeñaron sin ni siquiera tocarlos. Con la excepción de un barril de pólvora y la espada favorita del príncipe, la cual le entregaron a Mullá H. usayn en prenda de su triunfo, los compañeros pasaron por alto el valioso ajuar que el dueño había abandonado en su desesperación. Al ir a entregárselo a Mullá H. usayn, comprobaron que, como resultado de la bala que había dado en su propia espada, éste la había cambia-do por la de Quddús, y que había sido con ella con la que repelió el asalto.

Al abrir la puerta de la cárcel que habían erigido los enemigos, oyeron la voz de Mullá Yúsuf-i-Ardibílí, quien había sido hecho prisionero cuando iba camino del fuerte y que languidecía con los demás prisioneros. Su intercesión en favor de los compañeros de desgracias les valió la liberación inmediata.

Por la mañana de aquel memorable encuentro, Mullá

H. usayn reunió a sus compañeros en torno a Quddús en los aledaños de Vás-Kas, mientras éste permanecía a lomos de su caballo en previsión de un nuevo ataque enemigo. Observaba sus movimientos cuando de improviso comprobó que una hueste ingente corría desde ambos lados hacia él. Todos se alzaron y, elevando de nuevo el grito de “¡Yá Sáh.ibu’z-Zamán!” corrieron a afrontar el desafío. Mullá H. usayn espoleó su montura en una dirección, y Quddús y sus compañeros en la otra. El destacamento que atacaba a Mullá H. usayn giró sobre sí y, escapando de su vista, sumó sus fuerzas al otro destacamento para envolver a Quddús y a los hombres que le acompañaban. En determinado momento, descargaron mil balas, una de las cuales dio en la boca de Quddús, arrancándole varios dientes e hiriéndole en la lengua y la garganta. El estruendo que produjo la descarga simultánea de mil balas, el cual pudo oírse a una distancia de diez parasangas*, llenó de temor a Mullá H. usayn, quien acudió presto al rescate de sus amigos. Tan pronto como

* Véase Glosario.
LOS ROMPEDORES DEL ALBA

los alcanzó, se apeó del caballo y, confiándoselo a su criado, Qambar-‘Alí, corrió hacia Quddús. Al ver que manaba sangre profusamente de la boca de su Bienamado jefe, se sintió embargado por el temor y la consternación. Levantó sus manos con horror y estaba a punto de golpearse la cabeza cuando Quddús le indicó que desistiera. Obedeciendo al instante a su jefe, le pidió que se le permitiera recibir la espada de sus manos, la cual, tan pronto como le fue entregada, fue desenfundada y empleada para dispersar a las fuerzas que se agolpaban en torno a su persona. Seguido por ciento diez condiscípulos suyos, plantó cara a las fuerzas dispuestas contra él. Blandiendo en una mano la espada de su Bienamado guía y en la otra la de su deshonrado rival, se batió en una lucha desesperada, hasta que, pasados treinta minutos en los que desplegó un heroísmo portentoso, logró ahuyentar a todo el ejército.

La vergonzosa retirada del ejército del príncipe Mihdí-Qulí Mírzá permitió a Mullá H. usayn y a sus compañeros reparar el fuerte. Con pena y lamentos, trasladaron a su guía malherido al refugio de su bastión. Al llegar, Quddús dirigió un llamamiento escrito a sus amigos, en duelo por la herida, y mediante palabras de ánimo apacigüó su pesar. “Deberíamos someternos”, les exhortó, “a cuanto sea el deseo de Dios. Debemos permanecer firmes y constantes en la hora de la prueba. La piedra del adversario infiel quebró los dientes del Profeta de Dios; los míos han caído como consecuencia de una bala del enemigo. Aunque mi cuerpo sufra, mi alma está llena de júbilo. Mi gratitud a Dios no conoce límites. Si me amáis, no consintáis que esta alegría quede empañada a la vista de vuestros lamentos”.

Tan memorable encuentro tuvo lugar el 25 de Muh.arram de 1265 d.h.* Al comienzo de ese mismo mes, Bahá’u’lláh, fiel a la promesa que diera a Mullá H. usayn, emprendió camino, en compañía de cierto número de Sus amigos, desde Núr hacia el fuerte de T.abarsí. Entre quienes le acompañaban se encontra

* 21 de diciembre de 1848 d.C.

ban H. ájí Mírzá Jáníy-i-Káshání, Mullá Báqir-i-Tabrízí, una de las Letras del Viviente, y Mírzá Yah.yá, Su hermano. Bahá’u’lláh había significado Su deseo de dirigirse en derechura hacia su destino sin permitirse pausa alguna durante el trayecto. Era Su intención alcanzar aquel lugar de noche, con tanta más razón por cuanto que se habían dictado órdenes, desde que asumiera el mando ‘Abdu’lláh Khán, de que no se extendiera ningún socorro, bajo ninguna circunstancia, a los ocupantes del fuerte. Para garantizar el aislamiento de los sitiados había centinelas apostados en diferentes lugares. Sus compañeros, sin embargo, Le urgieron a que hiciera alto en el camino para descansar unas horas. Aunque Él sabía que este retraso acarrearía el grave riesgo de verse sorprendidos por el enemigo, accedió a su insistente petición. Hicieron alto en una casa solitaria al lado del camino. Después de la cena, los compañeros se retiraron a dormir. Tan sólo Él, a pesar de las penalidades soportadas, permaneció vigilante. Sabía bien los peligros a los que se exponían Sus amigos y era plenamente consciente de las posibilidades que suponía una llegada pronta al fuerte.

Mientras hacía duermevela, muy cerca de allí, los emisarios secretos del enemigo informaron a los guardas de los alrededores de la llegada de la comitiva, y ordenaron la requisa inmediata de cuanto hallaran en su haber. “Hemos recibido órdenes estrictas”, le dijeron a Bahá’u’lláh, a quien reconocieron al punto como cabeza del grupo, “de arrestar a cualquier persona que observemos en la zona, y se nos ha ordenado que la conduzcamos, sin más diligencias, a Ámul para entregarla en sus manos al gobernador”. “El asunto está un tanto desfigurado a vuestros ojos”, señaló Bahá’u’lláh, “habéis malinterpretado nuestro propósito. Os aconsejaría que actuáseis de una manera que os ahorre ulteriores lamentos”. Semejante aviso, pronunciado con calma y dignidad, indujo al jefe de los guardias a tratar a los arrestados con consideración y cortesía. Les indicó que montasen sobre sus caballos y que le acompañaran a Ámul. Conforme se acercaban a las orillas del río, Bahá’u’lláh señaló a Sus compañeros, que cabalgaban a cierta

LOS ROMPEDORES DEL ALBA
Vista de Amúl.

distancia de los guardas, que arrojasen al agua cuantos manuscritos obrasen en su poder.

Al romper el alba, conforme se acercaban al pueblo, se despachó un mensaje al gobernador suplente anticipándole la llegada del séquito que había sido capturado camino del fuerte de T.abarsí. El propio gobernador, junto con los miembros de su escolta personal, habían recibido órdenes de sumarse al ejército del príncipe Mihdí-Qulí Mírzá, por lo que había delegado en su pariente para sustituirle. Tan pronto como les llegó el mensaje, acudió a la mezquita de Ámul para convocar a los ‘ulamás y siyyides más destacados de la ciudad a fin de reunirse y recibir a la compañía. Sintió enorme sorpresa cuando sus ojos vieron y reconocieron a Bahá’u’lláh, motivo por el que lamentó profundamente las órdenes impartidas. Fingió que Le reprendía por Sus actos, confiando en acallar así el tumulto y rebajar la excitación de los reunidos en la mezquita. “Somos inocentes”, declaró Bahá’u’lláh, “de la culpa que se nos imputa. Nuestra inocencia quedará vindicada ante vuestros ojos en su momento. Así pues, os recomendaría que obraséis de una manera que no debáis lamentar más tarde”. El vicegobernador pidió a los ‘ulamás presentes que plantearan cualquier pregunta. Bahá’u’lláh satisfizo su interrogatorio con respuestas explícitas y convincentes. Conforme Le interrogaban, descubrieron un manuscrito en posesión de uno de Sus compañeros, en el que reconocieron los escritos del Báb y que entregaron al jefe de los ‘ulamás allí reunidos. Nada más leer unas pocas líneas del manuscrito, lo apartó y, volviéndose a los concurrentes, exclamó: “Esta gente, que se presenta con tan extravagantes pretensiones, delatan, con esta misma frase que acabo de leer, su ignorancia de las más elementales normas de ortografía”. “Estimado y erudito teólogo”, respondió Bahá’u’lláh, “esas palabras que vos criticáis no son las palabras del Báb. Han sido pronunciadas nada menos que por la persona del Imán ‘Alí, el Comandante de los Fieles, en su respuesta a Kumaylibn-i-Zíyád, a quien había escogido por compañero”.

El pormenor con que Bahá’u’lláh refirió la respuesta, no menos que la forma de presentarla, convencieron al arrogante mujtahid de su necedad y desatino. Incapaz de contradecir tan poderosa declaración, prefirió guardar silencio. Un siyyid exclamó airado: “Esta misma declaración demuestra concluyentemente que el propio autor es bábí y, por más señas, un intérprete destacado de los principios de dicha secta”. Con lenguaje fogoso apremió a sus seguidores a darles muerte. “Estos turbios sectarios”, vociferó, “son los enemigos jurados ¡tanto

LOS ROMPEDORES DEL ALBA

del Estado como de la Fe del islam! Debemos extirpar esa herejía a toda costa”. Le secundaron en la denuncia otros siyyides presentes, quienes, soliviantados por la imprecación allí pronunciada, insistían en que el gobernador se plegara sin vacilación a sus deseos.

El gobernador suplente, sintiéndose en grave aprieto, comprendió que cualquier muestra de indulgencia por su parte podría acarrear serias consecuencias para la seguridad de su puesto. Deseando refrenar las pasiones desatadas, ordenó a sus criados que preparasen las varas y que les propinaran un merecido castigo a los cautivos. “Después los encerraremos en prisión hasta el regreso del gobernador, quien los enviará a Teherán, donde recibirán, de manos del Soberano, el castigo que les corresponda”.

El primero designado para recibir el bastinado era Mullá Báqir. “Yo sólo soy un mozo de cuadras de Bahá’u’lláh”, insistió. “Iba camino de Mashhad cuando de repente me arrestaron y me condujeron a este lugar”. Bahá’u’lláh intervino y consiguió inducir a sus opresores a que lo liberasen. Igualmente intercedió por H. ájí Mírzá Jání, de quien alegó que era “un simple comerciante” a quien él consideraba Su “huésped”, de modo que Él era el “responsable de cuantos cargos Se le imputaban”. Mírzá Yah.yá, a quien habían atado, fue puesto en libertad tan pronto como Bahá’u’lláh lo declaró criado suyo. “Ninguno de estos hombres”, le dijo al vicegobernador, “es culpable de delito alguno. Si insistís en administrar la pena, Me ofrezco como víctima voluntaria de vuestro castigo”. El gobernador suplente se vio obligado, aunque en contra su voluntad, a dar órdenes de que sólo Bahá’u’lláh sufriera la indignidad que en principio había previsto para Sus compañeros*.

* “¡Oh Shaykh! Cosas en cuyo semejante no ha reparado ojo alguno salvo este agraviado. Dichosamente y con la máxima resignación he aceptado sufrirlas, para que en virtud de ello las almas de los hombres puedan iluminarse y la Palabra de Dios sea establecida. Cuando se nos encarceló en

El mismo trato que sufriera el Báb cinco meses antes en Tabríz, lo sufrió Bahá’u’lláh en presencia de los ‘ulamás congregados en Ámul. El primer confinamiento que el Báb sufriera a manos de Sus enemigos tuvo lugar en casa de ‘Abdu’l-H. amíd Khán, jefe de la comandancia de Shíráz; el primer confinamiento de Bahá’u’lláh tuvo lugar en casa de uno de los kad-khudás de Teherán. El segundo encarcelamiento del Báb ocurrió en el castillo de Máh-Kú; el de Bahá’u’lláh, en la residencia personal del gobernador de Ámul. El Báb fue azotado en el namáz-khánih* del Shaykhu’l-Islám de Tabríz; la misma indignidad le fue infligida a Bahá’u’lláh en la namázkhánih del mujtahid de Ámul. El tercer confinamiento del Báb se produjo en el castillo de Chihríq; el de Bahá’u’lláh tuvo lugar en el Síyáh-Chál** de Teherán. El Báb, cuyos padecimientos y penalidades habían precedido, en casi todos los casos, a los de Bahá’u’lláh, Se había ofrecido como rescate de Su Bienamado frente a los peligros que acecharon aquella Vida preciosa; por Su parte, Bahá’u’lláh, no deseando que aquel que tanto Le amaba fuese el único Sufridor, compartió a cada vuelta la copa que habían tocado Sus labios. Tal amor jamás ha contemplado el ojo, ni corazón mortal ha concebido semejante devoción mutua. Si se convirtieran en cálamos las ramas de cada árbol, y todos los océanos en tinta, y la Tierra y el Cielo se enrollaran formando un solo pergamino, la inmensidad de amor semejante todavía permanecería inexplorada, ni se habrían sondeado las profundidades de tamaña devoción.

Bahá’u’lláh y Sus compañeros permanecieron encarcelados un tiempo en una de las salas que formaban parte de la

la Tierra de Mím (Mázindarán), nos entregaron a manos de los ‘ulamás. Lo que luego nos sobrevino ¡bien podéis imaginároslo!” (The Epistle to the Son of the Wolf, p. 57).

* Literalmente, casa de rezos.

** Literalmente, “Pozo Negro”, la mazmorra subterránea en la que fue encarcelado Bahá’u’lláh.

LOS ROMPEDORES DEL ALBA

Vistas de la Masjid de Ámul (marcada con una X), se aprecia la parte del muro en la que se practicó un boquete.

mezquita. El vicegobernador, quien todavía estaba decidido a proteger a Su Prisionero de los asaltos de un enemigo inveterado, dio órdenes secretas a sus criados de que abriesen, a una hora intempestiva, un pasadizo a través del muro de la sala en la que los cautivos estaban retenidos, para transferirlos de inmediato a su casa. Él mismo trasladaba a Bahá’u’lláh a su residencia cuando irrumpió un siyyid, quien, lanzando las más salvajes invectivas contra él, esgrimió el garrote que sostenía en su mano para golpearle. El gobernador suplente se interpuso al instante, apelando al agresor y “lo conminó por el Profeta de Dios” a que contuviese la mano. “¡Qué!”, prorrumpió el siyyid, “¿Cómo os atrevéis a liberar a un hombre que es el enemigo jurado de la fe de nuestros padres?” Entre tanto, ya se había congregado un tropel de rufianes, que con sus gritos socarrones e invectivas no hacían sino agrandar el clamor. A pesar de que el tumulto iba a más, los criados del gobernador suplente pudieron poner a salvo a Bahá’u’lláh en la residencia de su amo, desplegando en esa ocasión un valor y presencia de ánimo realmente sorprendentes.

Vista de la Masjid de Ámul.

A pesar de las protestas de la turba, el resto de los prisioneros fueron conducidos a la sede del Gobierno, escapando así a los peligros que sobre ellos se cernían. El vicegobernador se excusó profusamente ante Bahá’u’lláh por el trato que había recibido del pueblo de Ámul. “De no haber sido por la mediación de la Providencia”, dijo, “ninguna fuerza habría podido liberaros de las garras de estas gentes malévolas. Pero de no ser por el voto que he hecho de arriesgar mi propia vida por vuestro bien, yo, igualmente, habría caído víctima de su violencia y habría sido hollado bajo sus pies”. Amargamente se quejó de la conducta ultrajante de los siyyides de Ámul, cuya bajeza de carácter denunció. Él mismo se declaró atormentado

LOS ROMPEDORES DEL ALBA

de continuo por los efectos de sus malévolas intenciones. Se dispuso a servir a Bahá’u’lláh con devoción y amabilidad, y pudo escuchársele, en el curso de su conversaciones con Él, que a menudo apostillaba: “Lejos de mí el consideraros prisionero en mi casa. Esta morada —así lo creo— ha sido construida con la sola finalidad de proporcionaros albergue frente a los designios de vuestros enemigos”.

He oído que Bahá’u’lláh contaba lo siguiente: “Ningún prisionero ha recibido el trato que yo recibí de manos del gobernador suplente de Ámul. Me trató con la máxima estima y consideración. Me agasajó generosamente, y demostró la más completa atención por Mi seguridad y comodidad. Sin embargo, no me era posible abandonar las puertas de la casa. Mi anfitrión temía que el gobernador, quien estaba emparentado con ‘Abbás-Qulí Khán-i-Láríjání, pudiera regresar del fuerte de T.abarsí y aplicarme su castigo. Traté de despejar sus aprensiones. ‘La misma Omnipotencia’, le aseguré, ‘que me libró de manos de los facinerosos de Ámul, y que nos ha permitido con-tar con tal hospitalidad en esta casa vuestra, es capaz de cambiar el corazón del gobernador y hacer que nos trate con no menor amor y consideración’.

”Cierta noche nos vimos despertados por la algarabía de las gentes que se habían congregado a las puertas de la casa. La puerta se abrió, y se anunció de que el gobernador había retornado a Ámul. Nuestros compañeros, que esperaban nuevos ataques, se vieron sorprendidos por completo al escuchar la voz del gobernador que reprendía a quienes nos habían denunciado con tanta acritud el día de nuestra llegada. ‘¿Por qué razón’, pudimos oír que les decía en voz alta, ‘han querido estos desgraciados miserables tratar de forma tan irrespetuosa a un invitado cuyas manos están esposadas y al que no se le ha dado ocasión de defenderse? ¿Cuál es su justificación para exigir que se le diera muerte sin más? ¿Qué pruebas tienen que avalen sus imputaciones? Si son sinceros en sus protestas de estar devotamente unidos al islam y de ser los guardianes de sus intereses, que se presenten ellos mismos ante el fuerte de Shaykh T.abarsí y que demuestren cuán capaces son de defender la Fe de la que profesan ser campeones’ ”.

Dado que había presenciado el heroísmo de los defensores del fuerte, la razón y el corazón del gobernador de Ámul habían mudado. Regresaba lleno de admiración por una Causa a la que antes había despreciado, y cuyo progreso había resistido con todo vigor. Las escenas presenciadas habían desarmado su ira y purgado su orgullo. Con humildad y respeto se presentó ante Bahá’u’lláh, excusándose por la insolencia de los habitantes de la ciudad que le había cumplido gobernar. Le sirvió con devoción extrema, haciendo caso omiso por completo de su propia posición y rango. Hizo un encendido elogio de Mullá

H. usayn, se explayó sobre sus capacidades, intrepidez, destreza y nobleza de alma. Pocos días después dispuso lo necesario para la marcha segura de Bahá’u’lláh y Sus compañeros hacia Teherán.

La intención de Bahá’u’lláh de sumar Su suerte a la de los defensores del fuerte de Shaykh T.abarsí estaba destinada a no cumplirse. Aunque Él mismo sentía vivos deseos de prestar toda la ayuda posible a los sitiados, la misteriosa disposición de la Providencia lo puso a salvo del trágico destino que pronto iba a recaer sobre los principales participantes de aquella contienda memorable. De haber podido alcanzar el fuerte, de habérsele permitido unirse a los miembros de la heroica banda, ¿habría podido Él cumplir Su cometido en el gran drama que estaba destinado a desplegarse? ¿Cómo hubiera podido consumar la tarea que tan gloriosamente había sido concebida y tan maravillosamente inaugurada? Se hallaba en la flor de la vida cuando Le llegó la llamada de Shíráz. A la edad de veintisiete años, Se alzó a consagrar la vida a Su servicio, Se identificó intrépidamente con Sus enseñanzas y Se distinguió por el papel ejemplar que desempeñó en difundirlas. Ningún esfuerzo era demasiado grande para la energía de la que estaba dotado, y ningún sacrificio demasiado temible para la devoción que Le inspiraba Su Fe. Desterró toda consideración de fama, riqueza o posición en aras de la tarea en la que

LOS ROMPEDORES DEL ALBA

tenía puesto Su corazón. Ni la mofa de los amigos, ni las amenazas de los enemigos podían inducirle a dejar de abanderar una Causa que todos ellos por igual consideraban propia de una secta tenebrosa y proscrita.

El primer encarcelamiento al que fue sometido de resultas de haber socorrido a los presos de Qazvín; la destreza con que logró liberar a T.áhirih; la forma ejemplar con que dirigió el curso de las tormentosas sesiones de Badasht; el modo con que salvó la vida de Quddús en Níyálá; la sabiduría que evidenció en la conducción de la delicada situación creada por la impetuosidad de T.áhirih, y la vigilancia que ejerció para su protección; los consejos que dio a los defensores del fuerte de T.abarsí; el plan que concibió de unir las fuerzas de Quddús a las de Mullá H. usayn y sus compañeros; la espontaneidad con que Se levantó a concurrir en los esfuerzos de tan bravos defensores; la magnanimidad que le impulsó a ofrecerse como sustituto para Sus compañeros amenazados de sufrir graves vejaciones; la serenidad con que afrontó el rigor al que Se Le sometió como consecuencia del atentado sobre la vida de Nás.iri’d-Dín Sháh; las indignidades que se volcaron sobre Él durante todo el trayecto desde Lavásán hasta los cuarteles generales del ejército imperial, y desde allí hasta la capital; el peso mortificante de las cadenas que soportó mientras yacía en la oscuridad del Síyáh-Chál de Teherán; todos ellos no son más que algunos pocos episodios que dan testimonio elocuente de la posición única que ocupó como principal Agente de las fuerzas que estaban destinadas a remodelar la faz de Su tierra natal. Fue Él Quien desató dichas fuerzas, Quien dirigió su rumbo, armonizó su acción y las condujo a su más elevada consumación en la Causa que Él mismo estaba destinado a revelar más tarde.

20 L a revuelta
de Ma´zindara´n-ii
(continuacio´ n)
L

as fuerzas que comandaba el príncipe Mihdí-Qulí Mírzá se habían recuperado entretanto del estado de desmoralización absoluta en que habían caído, y se preparaban ahora diligentemente para renovar su ataque contra los ocupantes del fuerte de T.abarsí. Estos últimos se vieron nuevamente rodeados por una hueste nutrida, a cuyo frente marchaban ‘Abbás-Qulí Khán-i-Láríjání y Sulaymán Khán-i-Afshár-i-Shahríyárí, quien, junto con varios regimientos de infantería y caballería se habían apresurado a reforzar la compañía de los soldados del príncipe*. Las fuerzas combinadas

* “Tan perplejo que, sin saber adónde dirigirse, el Sháh-zádih, pobre infeliz, dio órdenes de agrupar nuevas fuerzas y de que se reclutara otro ejército. Había poco entusiasmo por parte de la población de las aldeas vecinas por servir a un caudillo cuyo mérito e intrepidez acababan de comprobarse. En cualquier caso, mediando algún dinero y numerosas promesas, y sobre todo entregados los mullás a la agitación, pues no perdían su propia causa de vista y estaban más que interesados en todos estos asuntos, se acabó por reunir un buen número de tufang-chíes. En cuanto a los caballeros de las tribus, cuando sus adalides montan a caballo, hacen ellos otro tanto sin solicitar pago por ello. ‘Abbás Qulí-Khán

LOS ROMPEDORES DEL ALBA

acamparon en las vecindades del fuerte*, y comenzaron a rodearlo con una sucesión de siete barricadas. Hicieron despliegue, con la mayor arrogancia, de las fuerzas bajo su mando, dedicándose cada vez con mayor ímpetu al ejercicio diario de las armas.

Entretanto, la escasez de agua había obligado a los sitiados a excavar un pozo dentro del recinto fortificado. El día en que concluyeron las labores, el octavo día del mes de Rabí‘u’l-Avval**, Mullá H. usayn, quien observaba a los compañeros en sus faenas, señaló: “Hoy conseguiremos toda el agua que necesitamos para nuestro baño. Purificados de todas las impurezas terrenales, buscaremos la corte del Todopoderoso y apurare

-i-Láríjání, obedeció sin dudar la orden de enviar un nuevo contingente. Sólo que esta vez, sea porque recelara que la ineptitud del príncipe pudiera acarrearle riesgos inútiles a sus familiares y súbditos, sea por cierta ambición de significarse él mismo, no delegó en nadie la conducción de los suyos. Colocándose al frente, y, mediante un golpe audaz, en lugar de reunirse con el ejército real, acudió derecho a atacar a los bábíes en su refugio, después de lo cual dio cuenta al príncipe de que había llegado antes al castillo de Shaykh T. abarsí y que había emprendido el asedio. Por lo demás, anunció que no tenía necesidad alguna de socorro ni ayuda, que su gente le bastaba para aquel menester y que solamente si le placía a su Alteza Real concederse el espectáculo de contemplar cómo él, ‘Abbas-Qulí Khán -i-Láríjání, iba a tratar a los rebeldes, le honraría y complacería” (Conde de Gobineau, Les Philosophies et les Religions dans l’Asie Centrale, pp. 170-171).

* “Mihdí-Qulí Mírzá no podría habérselas dado de guerrero bien temerario, como acaba de verse; pero sustituyó la intemperancia de la intrepidez por una cualidad bastante útil para un general: no tomaba al pie de la letra las fanfarronadas de sus lugartenientes. Quejándose pues, de que no sucedía nada malo al imprudente nómada, envió inmediatamente refuerzos. Así partieron con toda premura Muh.sin Khán-i-S.úrití, junto con sus caballeros, una tropa de afganos, Muh.ammad-Karím Khán-i-Ashrafí, junto con sus tufang-chíes de la aldea de Khalíl Khán, de Savád-Kúh, junto con los hombres de Qádí-Kalá” (ibídem, p. 171).

** 1 de febrero de 1849 d.C.

mos el paso hacia nuestra morada eterna. Quienquiera que desee tomar parte de la copa del martirio, que se prepare y aguarde la hora en que pueda sellar con sangre su fe en esta Causa. Esta noche, antes del alba, quienes deseen sumárseme, que se preparen a salir más allá de estos muros y, dispersando una vez más las fuerzas oscuras que han estorbado nuestro camino, ascendamos sin trabas a las alturas de gloria”.

Esa misma tarde, Mullá H. usayn realizó sus abluciones, vistió ropa nueva, se caló el turbante del Báb y se preparó para el encuentro que se avecinaba. Una alegría indefinible iluminaba su rostro. Aludió serenamente a la hora de su partida, y hasta el último momento continuó avivando el celo de los compañeros. A solas con Quddús, quien tan poderosamente le recordaba a su Bienamado, descargó, sentado a sus pies en los últimos momentos de su vida terrenal, todo lo que un alma arrobada ya no podía refrenar. Poco después de la medianoche, nada más surgir la estrella matutina, la estrella que anunciaba el alborear de la luz de reunión eterna con su Bienamado, se puso en pie y, montando a caballo, dio la señal de que se abriese el portón del fuerte. Conforme salía a la cabeza de los trescientos trece compañeros listos para encontrarse con el enemigo, una vez más brotó el grito de “¡Yá Sáh.ibu’z-Zamán!” *, un grito tan intenso y poderoso que el bosque, el fuerte y el campo trepidaron bajo su resonante eco.

Mullá H. usayn atacó en primer lugar la barricada que defendía Zakaríyyáy-i-Qádí-Kalá’í, uno de los oficiales más valientes del enemigo. En breve plazo atravesó la barrera, eliminó a su comandante y ahuyentó a sus hombres. Con la misma rapidez e intrepidez saltó como un dardo y superó la resistencia de la segunda y tercera barricadas, sembrando, según avanzaba, la desesperación y consternación entre sus enemigos. Inasequible a las balas que de continuo arreciaban sobre él y sus compañeros, arremetió hasta que las restantes barricadas fueron todas capturadas y desmochadas. En medio de la poste

* Véase Glosario.
LOS ROMPEDORES DEL ALBA
Árbol desde el que se disparó a Mullá H. usayn.

rior confusión, ‘Abbás-Qulí Khán-i-Láríjání trepó a un árbol, y, emboscándose entre el follaje, permaneció al acecho. Protegido por la oscuridad que le rodeaba, pudo seguir desde su escondite los movimientos de Mullá H. usayn y sus compañeros, expuestos a la fiera luz de la conflagración que habían suscitado. De repente, el corcel de Mullá H. usayn se enredó en la cuerda de una tienda próxima; pero antes de poder zafarse, el jinete recibía en el pecho una bala procedente de su traicionero adversario. Aunque el disparo había sido certero, ‘Abbás-Qulí Khán ignoraba la identidad del jinete al que había herido. Mullá H. usayn, que sangraba profusamente, desmontó de su caballo, vaciló unos pocos pasos e, incapaz de seguir, cayó exánime al suelo. Dos de sus jóvenes compañeros de Khurásán, Qulí y

H. asan, acudieron en su ayuda y lo trasladaron al fuerte*.

El siguiente relato lo he oído de Mullá S.ádiq y Mullá Mírzá Muh. ammad-i-Furúghí: “Nos encontrábamos entre los que habían permanecido en el fuerte con Quddús. Tan pronto como Mullá H. usayn, quien parecía haber perdido conciencia, fue trasladado, se nos ordenó que nos retirásemos. ‘Dejadme a solas con él’, fueron las palabras de Quddús, al tiempo que hacía señas a Mírzá Muh.ammad-Báqir de que cerrase la puerta y no admitiera a nadie que quisiera verle. ‘Hay ciertos asuntos confidenciales que deseo que sólo él sepa’. Nos sentimos maravillados cuando enseguida oímos la voz de Mullá H. usayn que respondía a las preguntas de Quddús. Continuaron conversando durante dos horas. Nos sentimos sorprendidos de ver a Mírzá Muh. ammad-Báqir haciendo grandes aspavientos. ‘Estaba observando a Quddús’, nos informó después, ‘a través de una rendija de la puerta. Tan pronto como pronunció su nombre, vi que Mullá H. usayn se incorporaba y se sentaba, de la forma acostumbrada, de rodillas ante él. Con la cabeza inclinada y los ojos mirando al suelo, escuchaba cada una de las palabras que fluían de labios de Quddús, y respondía a sus preguntas’. ‘Habéis apresurado la hora de vuestra partida’, pude oírle que le decía Quddús, ‘y me habéis abandonado a merced de mis enemigos. Quiera Dios, que antes de mucho me sume a vos y pruebe la dulzura de las delicias inefables del cielo’. Pude colegir las siguientes palabras pronunciadas por Mullá

H. usayn: ‘Que mi vida sea un rescate por vos. ¿Estáis satisfecho conmigo?’

* “Herido de esta forma, el jefe bábí no dejó de dar órdenes y de dirigir y animar los movimientos de los suyos hasta el momento en que, viendo que la suma de los resultados posibles había sido lograda, dio señal de retirada, permaneciendo él mismo en la retaguardia” (Conde de Gobineau, Les Philosophies et les Religions dans l’Asie Centrale, p. 174).

LOS ROMPEDORES DEL ALBA

”Transcurrió un largo rato antes de que Quddús ordenara a Mírzá Muh.ammad-Báqir que abriera la puerta y admitiera a sus compañeros. ‘Le he dado mi último adiós’, dijo cuando entrábamos en la habitación. ‘Cosas que antes no creía permisible pronunciar, las he compartido ahora con él’. Al llegar comprobamos que Mullá H. usayn había expirado. Todavía asomaba una ligera sonrisa en su rostro. Tal era la paz de su expresión que parecía como si hubiera caído dormido. Quddús acudió a su entierro, lo vistió con su propia túnica y dio instrucciones de depositarlo mirando al sur, junto al santuario de Shaykh T.abarsí*. ‘Sea el bien con vos, quien hasta la última hora habéis permanecido fiel a la alianza de Dios’, dijo mientras le daba un beso de despedida en los ojos y la frente. ‘Ruego a Dios que conceda que entre tú y yo nunca haya división’. Habló con tal intensidad que siete compañeros que estaban de pie junto a él lloraron copiosamente, deseando haber sido ellos los sacrificados en su lugar. Con sus propias manos, Quddús depositó el cuerpo en la tumba, y previno a quienes estaban de pie junto a él que mantuvieran en secreto el lugar que servía de último descanso, y que lo ocultaran incluso a sus compañeros. A continuación dispuso que enterrasen los cuerpos de los treinta y seis mártires que habían caído en el curso de aquel encuentro en una fosa situada en el lado norte del santuario de Shaykh T.abarsí. ‘Que los amados de Dios’, se le oyó observar mientras los entregaba a su tumba, ‘presten atención al ejemplo de estos mártires de nuestra Fe. Que ellos permanezcan en vida tan unidos como éstos lo están ahora en la muerte’ ”.

No menos de noventa compañeros resultaron heridos esa noche, la mayoría de los cuales sucumbieron. Desde el día de su llegada a Bárfurúsh hasta el día en que fueron atacados por

* “Sus restos mortales (de Mullá H. usayn) reposan aún en la pequeña sala del Santuario de Shaykh T. abarsí donde, bajo las directrices de Mullá Muh.ammad-‘Alí Bárfurúshí, fueron depositados con reverencia por sus compungidos camaradas al comienzo del año 1849” (A Traveller’s Narrative, nota F. p. 245).

vez primera, el duodécimo día de Dhi’l-Qa‘dih del año 1264 d.h.*, hasta el día de la muerte de Mullá H. usayn, que tuvo lugar con la aurora del noveno día de Rabí‘u’l-Avval del año 1265 d.h.**, el número de mártires, según el recuento de Mírzá Muh.ammad-Báqir, había alcanzado un total de setenta y dos.

Desde que Mullá H. usayn fuera asaltado por sus enemigos hasta la hora del martirio transcurrieron ciento dieciséis días, un período que devino memorable por proezas tan heroicas que incluso sus más acérrimos enemigos se vieron obligados a confesarse admirados. En cuatro ocasiones distintas, llegó a tales cimas de valor y poder como muy pocos podrían alcanzar. El primer encuentro tuvo lugar el 12 de Dhi’l-Qa‘dih†, a las afueras de Bárfurúsh; el segundo, en las proximidades del fuerte de Shaykh T.abarsí, el quinto día del mes de Muh.arramƒ, contra las fuerzas de ‘Abdu’lláh Khán-i-Turkamán; el tercero, en Vás-Kas, el 25 de Muh.arram‡, en el combate contra el ejército del príncipe Mihdí-Qulí Mírzá. La última y más memorable batalla fue la que se libró contra las fuerzas conjuntas de ‘Abbás-Qulí Khán y del príncipe Mihdí-Qulí Mírzá, y de Sulaymán Khán-i-Afshár, asistido por una compañía de cuarenta y cinco oficiales de habilidad probada y experiencia madura. En cada uno de estos combates intensos y enconados, y aun a pesar de lo arrollador de las fuerzas contrarias, Mullá

H. usayn salió incólume y triunfante. En cada encuentro descolló por actos de tal valor, caballerosidad, destreza y fortaleza que cada uno bastaría por sí solo para acreditar para siempre el carácter trascendente de la Fe por cuya protección se había batido tan valerosamente, y en cuyo sendero habría de morir con tal nobleza. Los rasgos de conciencia y carácter que, desde su misma juventud, había desplegado, la profundidad de su

* 10 de octubre de 1848 d.C. ** 2 de febrero de 1849 d.C.

† 10 de octubre de 1848 d.C
ƒ 1 de diciembre de 1848 d.C.
‡ 21 de diciembre de 1848 d.C.
LOS ROMPEDORES DEL ALBA

saber, la tenacidad de su fe, su valor intrépido, su resolución, su alto sentido de la justicia y devoción inquebrantable, lo marcaron como una figura señera entre quienes rindieron testimonio con sus vidas de la gloria y poder de la nueva Revelación. Tenía treinta y seis años cuando libó la copa del martirio. A la edad de dieciocho trabó relación, en Karbilá, con Siyyid Káz.im-i-Rashtí. Durante nueve años se sentó a sus pies y absorbió las lecciones que estaban destinadas a prepararle para la aceptación del Mensaje del Báb. Los siguientes nueve años de su vida transcurrieron en medio de una actividad inquieta y febril que habría de llevarle por último al campo del martirio, en circunstancias que habrían de dar lustre imperecedero a la historia de su país*.

* “Entre ellos estaba Mullá H. usayn, quien llegó a ser el receptor de la refulgente gloria del Sol de la Revelación divina. De no ser por él, Dios no Se hubiera establecido en la sede de Su misericordia, ni habría ascendido al trono de gloria eterna” (Kitáb-i-Iqán, p. 145). Véase nota 5, p. 23. “Frágil de complexión, pero soldado gallardo y amante apasionado de Dios, combinaba las cualidades y características que incluso en la aristocracia espiritual de Persia rara vez se encuentran unidas en la misma persona” (Dr.

T.K.

Cheyne, The Reconciliation of Races and Religions, p. 83). “Al fin”, escribe Gobineau, “murió, y la nueva religión que tuvo en él al protomártir, perdió con ese mismo golpe a un hombre cuya fuerza de carácter y habilidad le habrían rendido servicios bien útiles de haberse prolongado su vida. Como es natural, los musulmanes guardan un profundo horror por el recuerdo de este jefe; los bábíes le tributan una veneración equivalente. Ambos, por cada lado, llevan razón. Lo cierto es que Mullá

H.

usayn-i-Bushrú’í confirió al bábísmo, en el Imperio persa, esa situación que ningún partido religioso o político logra en el ánimo de los pueblos si no es después de haber demostrado un acto de virilidad guerrera” (Conde de Gobineau, Les Religions et les Philosophies dans l’Asie Centrale,

p.

176). El difunto H. ájí Mírzá Jání escribe: “Yo mismo tuve un encuentro con él (Mírzá Muh.ammad-H. asan, el hermano menor de Mullá H. usayn) cuando trasladaba a la madre y hermana de éste desde Karbilá a Qazvín, y desde Qazvín a Teherán. La hermana era la esposa de Shaykh Abú-Turáb de Qazvín, quien era escritor y filósofo de los que rara vez se encuentran, cuya fe traslucía la mayor sinceridad y pureza de propósito,

Tan humillante y completa fue la derrota que paralizó durante un tiempo los esfuerzos del enemigo. Pasaron cuarenta y cinco días antes de que pudieran reagrupar fuerzas y lanzar su ataque. Durante dicho intervalo, que habría de culminar en el día de Naw-Rúz, el intenso frío imperante les indujo a diferir cualquier tentativa contra un rival que les había cubierto de tanto oprobio y vergüenza. Aunque los ataques quedaron suspendidos, los oficiales al mando de los restos del ejército imperial recibieron órdenes taxativas de impedir la llegada de cualquier tipo de refuerzos a la fortaleza. Cuando el abastecimiento de provisiones estaba a punto de agotarse, Quddús ordenó a Mírzá Muh.ammad-Báqir que distribuyesen entre los compañeros el arroz que Mullá H. usayn había almacenado

y cuyo amor y devoción por el Báb eran tales que bastaba que se mencionase el nombre de Su Santidad Suprema (que las almas de todos excepto él sean sacrificados por Él) para que no pudiera contener las lágrimas. A menudo, lo he visto, mientras leía los escritos de Su Santidad Suprema, volverse fuera de sí y casi desmayarse en un arrebato de alegría. De su mujer solía decir: ‘Me casé con ella hace tres años en Karbilá. Era por entonces una estudiosa indiferente incluso en persa; pero ahora puede interpretar los textos del Corán, explicar las cuestiones más abstrusas y los puntos más sutiles de la doctrina de la Unidad divina, a tal punto que nunca he visto a un hombre que la iguale en esto o en facilidad de comprensión. Estos talentos los ha obtenido por la bendición de Su Santidad Suprema y a través de su trato con su santidad La Pura (Qurratu’l-‘Ayn). He visto en ella una paciencia y resignación raras incluso en los hombres más abnegados, pues durante estos tres años, a pesar de no haberle enviado un solo dinar para sus gastos, y de haber tenido que valerse pasando grandísimos apuros, nunca ha pronunciado una sola palabra; y ahora que ha viajado a Teherán, se abstiene por completo de referirse al pasado, y aunque, de acuerdo con los deseos de Jináb-i-Bábu’l-Báb, desea dirigirse a Khurásán, y no tiene literalmente nada que ponerse excepto el vestido raído que lleva, nunca reclama ropas ni viático alguno, sino que busca excusas razonables con las que tranquilizarme e impedir que me sienta avergonzado. Su pureza, castidad y virtud carecen de límites, y durante todo este tiempo ninguna persona carente de privilegio ha escuchado de ella siquiera su voz’. Pero las virtudes de la hija eran supe

LOS ROMPEDORES DEL ALBA

para cuando fuese menester emplearlo. Una vez que cada uno recibió su ración, Quddús los convocó para decirles: “Quien se sienta lo bastante fuerte para afrontar las calamidades que todavía han de acaecernos, que permanezca con nosotros en esta muerte. Y quienquiera que perciba en sí mismo la menor vacilación o temor, que parta de este lugar. Dejadles salir enseguida antes de que el enemigo vuelva a reunir sus fuerzas y nos asalte. Pronto dejará de haber salidas; en breve plazo, casi enseguida, haremos frente a las mayores penalidades y caeremos víctimas de aflicciones devastadoras”.

La misma noche del día en que Quddús había dado este aviso, un siyyid de Qum, Mírzá H. usayn-i-Mutavallí, se sintió tentado a traicionar a sus compañeros. “¿Por qué”, le escribió a ‘Abbás-Qulí Khán-i-Láríjání, “no habéis rematado la tarea

radas por las de la madre, dueña de méritos y talentos insólitos, quien habría compuesto numerosos poemas y elegías elocuentes sobre los padecimientos de los hijos. Aunque Jináb-i-Bábu’l-Báb la había puesto sobre aviso del martirio que se avecinaba y le había predicho todas las calamidades venideras, continuó exhibiendo la misma devoción intensa y resignación alegre, regocijándose en que Dios hubiera aceptado el sacrificio de los hijos, incluso rezando porque alcanzaran tan grande dignidad y no se vieran desprovistos de tamaña bendición. A decir verdad, resulta maravilloso meditar sobre esta familia virtuosa y santa, cuyos hijos fueron tan conspicuos por su entregada devoción y sacrificio, cuya madre e hija fueron tan pacientes y resignados. Cuando yo, Mírzá Jání, tuve aquel encuentro con Mírzá Muh. ammad-H. asan, éste apenas superaba los diecisiete años de edad, y sin embargo observé en él una dignidad, gravedad, compostura y virtud que me asombraron. Después de la muerte de Jináb-i-Bábu’l-Báb, Had. rat-i-Quddús le confirió la espada y el turbante de aquel martir glorioso elevándolo a capitán de las tropas del Verdadero Rey. En cuanto a su martirio, divergen las opiniones en cuanto a si fue degollado en la mesa de desayuno del campo, o si sufrió martirio junto con Jináb-i-Quddús en la plaza de Bárfurúsh” (Táríkh-i-Jadíd, pp. 93-95). La hermana de Mullá H. usayn recibió el título de Varaqatu’l-Firdaws, y estaba íntimamente asociada, durante su estancia en Karbilá, con T. áhirih (Memorials of the Faithful, p. 270).

que comenzastéis? Os habéis librado ya de un rival formidable. Con la desaparición de Mullá H. usayn, quien ha sido el factótum tras esos muros, habéis demolido el pilar del que dependían el nervio y la seguridad de este fuerte. De haber aguardado un día más, tal cosa sin duda os habría deparado tan sólo a vos los laureles de la victoria. Con no más de cien hombres —comprometo en ello mi palabra— en el transcurso de dos días seréis capaz de capturar el fuerte y forzar la rendición incondicional de los ocupantes. Están vencidos por el hambre y sometidos a penosas pruebas”. La carta sellada le fue confiada a cierto Siyyid ‘Alíy-i-Zargar, quien, mientras llevaba consigo la ración de arroz que había recibido de Quddús, consiguió sustraerla del fuerte a la medianoche para entregársela a ‘Abbás-Qulí Khán, de quien era conocido. El mensaje le llegó a éste cuando había buscado refugio en una aldea situada a una distancia de cuatro parasangas* del fuerte, y dudaba de si debía regresar a la capital para presentarse ante el soberano tras una derrota tan humillante, o regresar a su hogar en Láríján, donde a buen seguro habría de enfrentarse a los reproches de amigos y parientes.

Acababa de levantarse del lecho, al rayar el alba, cuando recibió la carta que portaba el siyyid. Las noticias de la muerte de Mullá H. usayn le infundieron renovado vigor. Temiendo que el mensajero divulgara la noticia relativa a la muerte de tan temible rival, le dio muerte de inmediato, ingeniándoselas luego con extrañas artes para desviar la sospecha del asesinato. Resuelto a aprovechar al máximo la desmoralización de los sitiados y la pérdida de efectivos, se dispuso a realizar con prontitud los preparativos con que renovar el ataque. Diez días antes de Naw-Rúz ya había acampado a media parasanga del fuerte, no sin haberse cerciorado antes de la exactitud del mensaje que el traicionero siyyid le habría traído. Con la esperanza de obtener para sí mismo cualquier posible crédito por la ren

* Véase Glosario.
LOS ROMPEDORES DEL ALBA

dición definitiva de los ponentes, se mostró remiso a divulgar, incluso a sus oficiales más próximos, la información recibida.

Apenas comenzaba el día cuando enarboló su pendón* y, encabezando dos regimientos de infantería y caballería, rodeó el fuerte y ordenó a sus hombres que abrieran fuego sobre los centinelas que guardaban las carretas. “El traidor”, informó Quddús a Mírzá Muh.ammad-Báqir, quien había corrido a advertirle de la gravedad de la situación, “ha anunciado la muerte de Mullá H. usayn a ‘Abbás Qulí-Khán. Reconfortado por la noticia de su desaparición, está decidido a atacar nues

* “Esta vez el terror hizo estragos por la provincia; el pueblo, soliviantado por las derrotas sucesivas del islam, comenzaba a inclinarse por la nueva religión: los jefes militares sentían su autoridad desafiante, los jefes religiosos veían cómo se les escapaban las conciencias, la situación se volvió extrema. El menor incidente podía precipitar Mázindarán a los pies del Reformador” (A.L.M. Nicolas, Siyyid ‘Alí-Muh.ammad dit le Báb, p. 315). “Empero, cuando el Sa‘ídu’l-‘Ulamá supo de lo sucedido, (temiendo que los bábíes entrasen en Bárfurúsh y le propinasen el castigo que merecía) viéndose en situación harto apurada, escribió varias cartas sucesivas dirigidas a ‘Abbás Qulí-Khán, en las que decía: ‘Te felicito por tu valor y discreción, empero ¿cuánto más ha de deplorarse que hayas padecido tanto, perdido tantos parientes para al final ganar tan señalada victoria, sin rematarla? Habéis hecho que una gran multitud sea pasto de la espada, y habéis regresado, dejando sólo a unos pocos viejos decrépitos como supervivientes. Aun así, ay, con todos estos esfuerzos y perseverancia vuestros, el príncipe se dispone ahora a marchar contra el castillo y prender cautivos a estos pocos desgraciados, de modo que al final ¡se cobre los méritos de tan insigne victoria, y se apropie de todo el dinero y hacienda de los derrotados! Vuestro primer y más importante negocio ha de ser el de volver al castillo al que acaba de dirigirse, pues el Gobierno de una provincia como Mázindarán no es cosa baladí con la que tontear. Procurad, pues, ganaros el mérito entero de esta victoria, y permitir que vuestros esfuerzos cumplan lo que vuestro celo ha comenzado’. También escribió con gran detenimiento al clero de Ámul, y exhortándoles urgentemente a que procurasen por todos los medios que el Sartíp ‘Abbás Qulí-Khán partiese al punto y sin demora. Continuaron, pues, recordándole

tro bastión y atribuirse el honor de ser su único conquistador. Salid y, con la ayuda de dieciocho hombres a vuestro lado, dadle un escarmiento apropiado al agresor y a su hueste. Hacedle comprender que, aunque Mullá H. usayn ya no exista, el poder invencible de Dios continuará sosteniendo a sus compañeros, permitiéndoles triunfar sobre las fuerzas de sus enemigos”.

Nada más acabar de seleccionar a sus compañeros, Mírzá Muh.ammad-Báqir ordenó que se abrieran las puertas del fuerte. Saltando sobre sus monturas y al grito de “¡Yá Sáh.ibu’z

incesantemente que era su deber marchar con toda presteza contra el castillo; y el Sartíp, aunque sabía que lo que le había escrito el Sa´ídu’l’Ulamá era completamente falso y carente de fundamento, estaba deseoso, si es que ello era posible, de compensarle por lo sucedido, y compensar en cierta medida el descrédito en el que había caído a los ojos de las mujeres de Láríjání cuyos maridos él había sacrificado, amén de a los ojos del Gobierno. Más por dentro le consumía la zozobra, temiendo que, al igual que en la campaña anterior, pudiera fracasar sin llegar a nada. La mayoría de sus hombres, además, se encontraban heridos, en tanto que muchos habían huido y se habían ocultado en las poblaciones colindantes situadas a unos cuatro o cinco parasangas de la ciudad. Para salir al paso, escribió al clero de Ámul diciendo: ‘Si en efecto ésta es una guerra religiosa, vosotros, que sois tan celosos campeones de la Fe, y a quienes los hombres miran en busca de ejemplo, deberíais llevar la delantera y dar los primeros pasos, para que los demás os emulen’. El clero, no estando preparado para dar una respuesta acorde, y no habiendo ninguna otra manera de excusarse, se vio obligado a enviar un mensaje al efecto de que la guerra era una guerra religiosa. Se congregó, una gran compañía de comerciantes, gente llana y rufianes, y éstos, junto con el clero y los estudiantes, partieron, ostensiblemente para el cumplimiento de un deber religioso, pero en realidad decididos a emprender el saqueo y la rapiña. La mayoría de estos se dirigieron a Bárfurúsh donde se unieron a la avanzada del Principe Mihdí Qulí-Mírzá, quien, al llegar a una población a una parasanga de distancia del castillo, envió una compañía de sus hombres para reconocer y recoger información sobre los movimientos de la guarnición bábí” (Táríkh-i-Jádíd, pp. 72-73).

LOS ROMPEDORES DEL ALBA

Zamán!” arremetieron sobre el campo enemigo. Todo el ejército huyó en medio de la confusión ante tan terrible acometida. Todos excepto unos pocos pudieron escapar. Llegaron a Bárfurúsh completamente desmoralizados y cubiertos de oprobio. Tanto tembló de miedo ‘Abbás Qulí-Khán que cayó del caballo. En su apuro, tras dejar colgando del estribo una de las botas, emprendió la huida, medio descalzo y aturdido, siguiendo el camino que el ejército había tomado. Sumido en la desesperación, se apresuró donde el príncipe y confesó el revés ignominioso que había encajado*. Por su parte, Mírzá

* “Los reverendos sacerdotes y quienes en compañía de sus pupilos habían acudido a participar en la guerra santa, apenas conciliaron el sueño aquella noche debido al miedo (aunque sus cuarteles estaban situados a una distancia de dos parasangas del castillo), y continua-mente en su conversación proferían graves insultos contra el príncipe y contra ‘Abbás Qulí-Khán, y maldecían al Sa‘ídu’l-‘Ulamá’ pues, decían ellos: ‘sin motivo suficiente, nos han apartado de nuestros estudios, discusiones y medios de vida, aparte de conducirnos a un peligro extremo; pues combatir con hombres como éstos, que han renunciado al mundo y llevan la vida en la mano, comporta grave riesgo’. De ahí que el versículo sagrado ‘no os arrojéis el peligro con vuestras propias manos’ se convirtiese en su aserto diario. Uno de ellos adujo: ‘Ciertas circunstancias me exoneran del deber de participar, de momento, en esta guerra’. Otro (aduciendo otros treinta pretextos diferentes) dijo: ‘Estoy legal-mente eximido y obligado a regresar’. Un tercero manifestó: ‘Tengo hijos pequeños que dependen de mí; ¿qué puedo hacer?’ y un cuarto manifestó: ‘No he hecho acopio para mi esposa, por lo tanto debo partir, pero si fuera necesario volvería’. Un quinto aseveró: ‘Mis cuentas con ciertas personas no están todavía ajustadas; si cayera mártir, mi riqueza quedaría dilapidada, y a mi esposa e hijos les sobrevendería una