Announcing: BahaiPrayers.net


More Books by Otros Autores

Arte
Bahá'u'lláh y La Nueva Era
Bahá'u'lláh
Ciudadanía Mundial Ética Global para el Desarrollo Sostenible
Cobrando Impulso - Un Enfoque Coherente del Crecimiento
El Deseo del Mundo 1
El Deseo del Mundo 2
El Deseo del Mundo 3
El Deseo del Mundo 4
El Deseo del Mundo 5
El Modelo de Vida Bahá'í
El Nuevo Jardín
El Servicio
El Trono del Espíritu
Fuego Arrasador - Las Artes Escenicas en los circulos de estudio
Hora Decisiva para Todas las Naciones
La Creación de una nueva mentalidad
La Naturaleza y El Medio Ambiente
Las Artes en la Fe - Fe en las Artes
Los Institutos de Formación y El Crecimiento Sistemático
Oraciones Bahá'ís
Prosperidad Mundial
Selección de Escritos Bahá'ís sobre la Juventud
Free Interfaith Software

Web - Windows - iPhone








Otros Autores : El Deseo del Mundo 5

oh mi Dios, que me atreva a describirte así, pues toda similitud y comparación deben pertenecer a lo que es esencialmente creado por Ti. ¿Cómo pueden entonces tal similitud y comparación convenirte o alcanzar a Tu Ser?".

"¡Exaltado, inmensamente exaltado eres, oh mi Amado, por encima de los esfuerzos que haga por conocerte cualquiera de Tus criaturas, por docta que sea; exaltado, inmensamente exaltado eres sobre todo intento humano de describirte, por minucioso que fuere! Pues el más elevado pensamiento de los hombres, por profunda que sea su contemplación no tendrá jamás esperanza de remontarse más allá de las limitaciones impuestas a Tu creación, ni de ascender más allá del estado del mundo contingente, ni de traspasar los límites que le han sido irrevocablemente fijados por Ti. ¿Cómo podría entonces una cosa que ha sido creada por Tu voluntad que domina a la creación entera, una cosa que es ella misma parte del mundo contingente, tener poder para remontarse hasta la sagrada atmósfera de Tu conocimiento o llegar hasta la sede de Tu trascendente poder?"

"¡Elevado, inmensamente elevado eres por encima de los esfuerzos de la criatura evanescente por remontarse hasta el trono de Tu eternidad y de lo pobre y miserable por alcanzar la cima de Tu omnisuficiente gloria! Desde la eternidad Tú mismo has descrito Tu propio Ser a Tu Ser y has ensalzado, en Tu propia Esencia, Tu Esencia ante Tu Esencia. ¡Juro por Tu gloria, oh mi Bienamado! ¿Quién fuera de Ti puede afirmar conocerte y quien sino Tú puede hacer digna mención de Ti? Tú eres Aquel que desde siempre ha morado en Su dominio, en la gloria de Su trascendente unidad y los esplendores de Su santa magnificencia. ¿Si alguien que no seas Tú fuera considerado digno de mención, en todos los reinos de Tu creación, desde los más elevados reinos de inmortalidad hasta este mundo inferior, cómo entonces podría demostrarse que Tú estás establecido en el Trono de Tu unidad y cómo podrían ser glorificadas las maravillosas virtudes de Tu unicidad y Tu singularidad?".

"Atestiguo en este mismo momento lo que Tú has testificado ante Tu propio Ser, antes de que hubieses creado los cielos y la tierra, que Tú eres Dios y no hay Dios más que Tú. Desde siempre has sido, mediante las manifestaciones de Tu poder, capaz de revelar los signos de Tu fuerza y siempre has dado a conocer, mediante las Auroras de Tu conocimiento, las palabras de Tu sabiduría. Nadie que no seas Tú ha sido jamás digno de ser mencionado ante el Tabernáculo de Tu unidad y ninguno, fuera de Ti mismo, ha sido capaz de ser alabado en la santificada corte de Tu unicidad".

Llegaremos ahora a una selección de pasajes de los escritos de Bahá'u'lláh que podrían ser definidos como la esencia de la teología y que consisten en su mayor parte de los títulos de Dios y los títulos de Bahá'u'lláh mismo. Nadie puede pretender exponer semejante tema; Él mismo reiteradamente dio testimonio de lo inadecuadas que son las palabras para expresar conceptos que están más allá de las palabras. Sin embargo, algunos de estos títulos tienen un significado obvio, como el que Dios es el Creador, el Omnipotente, o el Omnisciente, pero reflejan principalmente conceptos místicos. En el diccionario de Webster se define "místico" como: "Que tiene un significado, existencia, realidad espiritual... no evidente a los sentidos ni obvio a la inteligencia", y dice a continuación que encierra comunión individual con Dios mediante la contemplación y la penetración espiritual.

Se podría decir que todo el propósito de este libro ha sido prepararlo a uno para esta serie final de citas. Ya debiera haberse obtenido percepción interior, práctica en la oración y meditación; ahora corresponde contemplar la Luz sin pantalla, el más abstracto de todos los conceptos: la Deidad, y cómo se manifiesta al hombre a través de un Ser Divino, un Divino Espíritu que se refleja en un instrumento escogido, un hombre, y lo anima. ¿De qué otra forma podríamos tener este contacto si no nos fuese traído a nuestro nivel humano?

Aun cuando no son completos los términos que describen la naturaleza del Todopoderoso y de Bahá'u'lláh mismo dados aquí en palabras Suyas, sin embargo, constituyen una comprensiva e impresionante selección de las preciosas metáforas y frases que Él usa.

En las escrituras bahá'ís Dios no es solamente el Creador, acerca de Quien Bahá'u'lláh declara: "¿Qué poder puede poseer la efímera criatura al estar cara a cara con Aquel que es el Increado?", sino también el Hacedor y el Modelador, "el Hacedor de la tierra y el cielo", en otras palabras, de lo visible, lo tangible, y lo invisible, lo espiritual. Dios es también el "Modelador del Universo", lo que expresa un sentido de artesanía, de un artista y su obra, de una consciencia directa de lo que Él llama "el Antiguo Ser", interesado en Su obra, no un Ser antropomórfico, sino una "Esencia Infinita", una "Eterna Esencia de Esencias", una "Esencia incognoscible", Quien es el "Origen de todas las cosas", a Quien Bahá'u'lláh se dirige como*:

El Orbe central del universo, su Esencia y Fin último.

¡Tú, en Cuya mano están los dominios de la revelación y de la creación y los reinos de la tierra y del cielo!

¡Oh Dios, que eres el Autor de todas las Manifestaciones, el Origen de todos los Orígenes, la Fuente de todas las Revelaciones, el Manantial de todas las Luces!

El "Manantial de todas las Luces" tiene casi una consecuencia científica si se piensa en las nebulosas y los millones de universos islas, pero para Bahá'u'lláh es una descripción de Dios. También lo es "el Poseedor de la creación entera", Aquel que está "más cerca de todas las cosas que lo están ellas de sí mismas". Por cierto es una relación muy personal que aparece en las Palabras Ocultas: "Amé tu creación, por eso te creé", Dios es Aquel "a Cuyo conocimiento nada escapa y a Quien nadie puede frustrar".

Aquel con Quien nadie puede compararse, a Quien no pueden ser unidos socios, el soberano Protector de todos los hombres y el Encubridor de sus pecados.

El Todo Glorioso, a Quien todos invocan en su ayuda.

El Omnipotente Protector de la Creación entera.
El Conocedor de lo visible y lo invisible.
La Verdad, Quien conoce las cosas secretas.
El Poseedor de la creación entera.
Aquel que no tiene par ni igual.

Dios atestigua la unidad de Su Deidad y la singularidad de Su propio Ser.

Tú eres Uno solo en Tu propio Ser, uno solo en Tu
Causa y uno solo en Tu Revelación.

El Punto de Adoración de todos los que están en los cielos y todos los que están en la tierra.

El Bienamado de los mundos.

La Exultación de los corazones que suspiran por Ti.

El Amado de toda la creación y el Deseo del universo entero.

Tú que riges todas las cosas.

El Ordenador, tanto en el principio como en el fin.

Tu Ultimidad que es lo mismo que Tu Primeridad, y... Tu Revelación que es idéntica con Tu Ocultación.

La existencia misma es como nada al enfrentarse a las enormes y múltiples maravillas de Tu incomparable Ser.

La utilización de las palabras "nombre" y "nombres" en las obras de Bahá'u'lláh puede parecernos extraña. El concepto místico que esto encierra es que Dios, Quien hizo existir el cosmos físico, creó la naturaleza. Bahá'u'lláh afirma:

La Naturaleza es en su esencia la personificación de Mi Nombre, el Hacedor, el Creador.

La Naturaleza es la Voluntad de Dios y su expresión dentro y a través del mundo contingente.

Es una dispensación de la Providencia ordenada por el Ordenador, el Omnisapiente.

Está dotada de un poder cuya realidad los eruditos no comprenden.

En verdad, un hombre de discernimiento no puede percibir nada en ella que no sea el refulgente esplendor de Nuestro Nombre, el Creador.

El hombre, único ser natural que posee la inmortalidad y el don del habla, retiene los conceptos dándoles nombres; clarifica los sentimientos y pensamientos oscuros nominándolos. Hay nombres de Dios, títulos de Dios, nombres de Bahá'u'lláh, títulos de Bahá'u'lláh que nos ayudan a aclarar nuestro pensamiento y a acercarnos a Ellos. Las cosas nombradas están en nuestro mundo físico pero Dios mismo, se nos enseña, es "santificado por encima de todos los atributos y santo sobre todos los nombres".

¡Oh Tú en Cuyas manos se halla el reino de todos los nombres y en el puño de Cuyo poder se hallan todos los que están en el cielo y todos los que están en la tierra!

¡Oh Tú que eres el Poseedor de todos los nombres y atributos, que sostienes en Tu puño el imperio de cuanto ha sido creado en el cielo y en la tierra!

Aquel por un movimiento de Cuyo dedo fueron originados todos los nombres y su reino y fueron creados todos los atributos y su dominio.

¡Oh Tú en Cuya mano se halla el imperio de todos los nombres!

El Señor de todos los nombres.
Títulos de Dios

Al elegir los variados títulos que aquí se incluyen, los he agrupado unas veces por temas similares y otras veces para no perder la extraordinaria belleza poética a que se presta en la traducción inglesa, he aprovechado la aliteración que a menudo ocurre y que permite recitarlos juntos con su poder y encanto que se perdería si se hubiesen colocado de acuerdo con su contexto*.

El Todopoderoso
El que Todo lo ve
El Omnisciente
El Que todo lo compele
El Que todo lo conquista
El Que todo lo penetra
El Omnisuficiente
El Poseedor de todo
El Sometedor de todo
El Todo Glorioso
El Todo Munífico
El Omnisapiente
El Informado de todo
El Todo Perdonador
El Todo Misericordioso
El Todo Amante
El Altísimo
El Todo Alabado
El Más Santo
El Más Luminoso
El Más Fuerte
El Más Grande
El Más Exaltado
El Más Glorioso
El Altísimo
El Más Poderoso
El Más Misericordioso
El Más Compasivo
El Más Generoso
El Siempre Viviente
El Que siempre permanece
El Siempre Perdonador
El Siempre Fiel
El Siempre Bendito
El Siempre Deseado
El Señor de la Eternidad
El Señor de la creación
El Señor de toda la existencia
El Señor de todos los hombres
El Señor de toda la humanidad
El Señor de Señores
El Señor de todos los mundos
El Señor del Reino de todas las cosas creadas
El Señor de fuerza y poder
El Señor del Día del Juicio
El Señor de la Revelación
El Señor de abundante gracia
El Señor de todos los favores
El Rey de la eternidad
El Rey de la creación entera y su Primer Motor
El Rey de Todas las cosas creadas
El Rey Omnipotente
El Rey de lo visible y lo invisible
El Rey de gloria incomparable
El Rey de los días sempiternos
El Rey Eterno
El Rey de todos los Reyes
El Rey Supremo
El Rey de los dominios de la justicia
El Rey de todos los hombres
El Rey ideal
El Rey de toda munificencia
El Rey del reino de Tu invención
El Rey de los nombres
El Soberano del universo
El Soberano de los reinos de la creación
El Soberano Supremo
El Soberano de la tierra y del cielo
El Soberano de este mundo y del mundo venidero
El Soberano de las ciudades de la misericordia
El Soberano de los soberanos
Tú que reinas sobre todos los hombres

Aun cuando muchos pasajes son repetitivos, los he citado, no sólo por las leves diferencias de pensamiento que reflejan, que bien merecen ser contempladas como tales, sino también porque cada uno de nosotros seguro que se sentirá afectado por una frase más que por otra; un conjunto de palabras, aunque diga fundamentalmente lo mismo, puede que no mueva a todas las mentes de la misma manera. En todo caso, las palabras de Bahá'u'lláh son siempre bellas y uno jamás se cansa de repetirlas.

El uso que Bahá'u'lláh hace de la palabra "naciones" da a entender claramente que Dios mismo trata con las naciones, que no es indiferente sino que está directamente interesado: "Oh Tú en Cuyo puño se hallan las riendas de toda la humanidad y el destino de las naciones"; "¡Oh Dios del Mundo y Señor de las naciones!"

Títulos de Dios
El Formador de todas las naciones
El Modelador de naciones
El Gobernador de naciones
El Hacedor de naciones
El Bienamado de las naciones
Dios
La Providencia
El Santo
La Verdad
El Uno
El Único
El Eterno
El Invisible
El Imperecedero
El Único Ser
El Gran Ser
El Divino Ser
El Ser que no cambia
El Omnipotente
El Omnisciente
El Incondicionado
El Irrestringido
El Inaccesible
El Incognoscible
El que Autosubsistente
El que Autosuficiente
El que Se Exalta a Sí mismo
El Altísimo
El Incomparable
La Fuente de todas las Fuentes
El Causante de las Causas
El Autor de todas las Manifestaciones
El Manantial de todas las Revelaciones
El Anciano de los Días
El Conocedor de todas las cosas
El Supremo Ordenador
El Unificador
El Poderoso
El Fuerte
El Sabio
El Exaltado
El Perspicuo
El Conquistador
El Victorioso
El Gobernante
El Hendidor
El Castigador
El que Impone pruebas
El Amonestador
El que Restringe
El Retenedor
El Equitativo
El Encubridor
El Restituidor
El Modelador
El Inspirador
El Refulgente
El Amado
El Único y solo Amado
El Deseo del mundo
El Adorado
El Amigo Incomparable
El Supremo Compañero
El Supremo Auxiliador
El Protector
El Más Compasivo
El Benéfico
El Amparo
El Refugio
El Preservador
La Ayuda en el Peligro
El Guardián
El Compadecedor de los oprimidos
El Conferidor de favores
El Gran Dador
El Fiel
El Perdonador
El Amparo de los menesterosos
El Refugio de los temerosos
La Divina Providencia
El Señor de la humanidad
El Ilustrador del mundo
El Soberano Protector de todos los hombres
El Santo de los Santos
La Eterna Verdad

Tú en Cuya mano están el cielo de la omnipotencia y el reino de la creación.

Aquel Cuyo poder es inmenso, Cuya venganza es terrible.

Tú en Cuyo puño se hallan las riendas de las almas de todos los que Te han reconocido y en Cuya diestra están los destinos de todos los que están en el cielo y de todos los que están en la tierra.

Atestiguo que todo lo que no seas Tú es sólo creación Tuya y se halla en la palma de Tu mano.

Llegamos al misterio de todos los misterios, aquellos que son los Reformadores del mundo, "los Elegidos de Dios", "Las Auroras de la Revelación, los Amaneceres de la Inspiración y los Depositarios del conocimiento Divino"; "...Se asemejan al sol, el cual, no importa cuantas veces salga y se ponga, sigue siendo uno y el mismo sol. Quien haga distinciones entre cualesquiera de Ellos, verdaderamente no ha logrado llegar al propósito último ni alcanzar la más alta meta y ha sido privado de los misterios de la unidad y de las luces de santidad y unicidad". Llegamos en otras palabras a la relación de Dios con sus Manifestaciones: el sol y sus rayos, el sol y sus imágenes especulares; por una parte, la unión inseparable; por otra, la eterna singularidad de Dios. Bahá'u'lláh, una y otra vez, con muchos ejemplos, trata de dar a entender a nuestra limitada comprensión en qué consiste esto: "...por cuanto la sombra habla de Aquel que la proyecta" ¡Qué maravillosa imagen es ésta de Dios y Su Profeta! Manifestar a Dios, afirma Bahá'u'lláh, "es la posición en que uno muere para sí mismo y vive en Dios". Da testimonio de que "Desde siempre Tú has existido, solo y sin nadie fuera de Ti y continuarás eternamente siendo el mismo, en la sublimidad de Tu esencia y las inaccesibles alturas de Tu gloria". Cuando no expresa la singularidad e inaccesibilidad de Dios, Bahá'u'lláh expresa Su propia cercanía a Él y amor por Él. Para Bahá'u'lláh el Todopoderoso es "¡mi Dios y mi Deseo y mi Adorado y mi Maestro y mi Sostén y mi mayor Esperanza y mi suprema Aspiración!", el "Señor de Bahá y el Amado de su corazón y el Objeto de su deseo y el Inspirador de su lengua y la Fuente de su alma". Este Dios es Aquel que es:

El amado Compañero de Bahá
¡El Amado de mi alma y Fuente de mi vida!
Mi Señor, mi Dueño, mi Poseedor, mi Rey

Mi Señor, mi solo Deseo, mi Meta, mi única Esperanza, mi constante Objetivo, mi Morada y mi Santuario.

A Ti te magnificaré, en todas las circunstancias, con el corazón libre de todo apego al mundo y a todo cuanto hay en él.

Hemos contemplado la Deidad, algunos de los títulos de Dios que se hallan en las Escrituras Bahá'ís y en qué términos se dirige Bahá'u'lláh a Dios directamente. Ahora llegamos a lo que puede definirse como la forma en que Dios se dirige a Bahá'u'lláh y los títulos que Le han sido conferidos por la Divina Revelación. Son estremecedores por su magnitud y merecedores de profundo pensamiento, meditación y oración, porque constituyen fundamentalmente un camino por el cual podemos acercarnos tanto a nuestro Hacedor como a Aquel a Quien Él nos ha enviado en esta etapa en que la humanidad alcanza la mayoría de edad, el largamente prometido Día del Señor. Con todo lo místico que es el tema, el lenguaje de Bahá'u'lláh es siempre lúcido y explícito al aclarar Él Su propia posición y Sus propias funciones: "Tú eres Aquel, oh mi Dios, Quien me ha... pedido ocupar Tu sede y emplazar a todos los hombres a la corte de Tu misericordia". Él mismo es: "Aquel a Quien Dios manifestará".

La Faz de Dios entre vosotros y Su Testimonio y Su guía para vosotros.

Aquel que muestra la Deidad como Una sola
Aquel que es la Manifestación de Tu Esencia

La Manifestación de Tu singularidad y la Aurora de Tu unicidad

Aquel que es el Más Elevado y Último Fin de todo
Aquel que es el Revelador de Ti mismo
Aquel que es el Revelador de Tu unicidad
Aquel que es el Revelador de Tu Causa

Tu Manifestación a Quien has investido con Tu soberanía, Tu poder, Tu majestad y gloria

El Manantial de Tu sabiduría y Tu expresión

Bahá'u'lláh se identifica a Sí mismo con las profecías bíblicas: "La Palabra que ocultara el Hijo se ha puesto de manifiesto. Ha sido enviada en forma de templo humano en este día. Bendito sea el Señor que es el Padre"; "Aquel que es el Padre Sempiterno llama en voz alta entre la tierra y el cielo"; "El Señor ha venido en Su gran majestad"; "Aquel que es el soberano Señor de todo se ha manifestado".

Con toda la riqueza de frases que describen a Bahá'u'lláh en Su calidad de Manifestación de Dios para este Día, la que Él escogió para ser Su propia designación particular es "la Antigua Belleza". ¿Es que la paz que ha de establecer Su Orden Mundial otorgará a los hombres, por fin, el tiempo, la tranquilidad y la posibilidad de desarrollar la mente y cultivar sus cualidades espirituales hasta el punto en que la tónica de la vida ha de ser la belleza en el verdadero sentido de la palabra? Una palabra que exteriormente expresa simetría, armonía, proporciones elegantes, e interiormente un ser humano que es virtuoso, amable, honrado, radiante y erudito. Por lo tanto, comenzaremos con la palabra "Belleza" aplicada a Bahá'u'lláh mismo.

Dios a Bahá

He usado este encabezamiento porque hay en las obras de Bahá'u'lláh muchísimas frases descriptivas dirigidas a Dios, pero que en realidad se reflejan y vuelven a Su Manifestación y se refieren a ella directamente. Por lo tanto, puede decirse que es Dios Quien se dirige a Bahá'u'lláh en palabras como éstas: "Aquel que es Tu Recuerdo y Quien ha aparecido en el manto de Tu muy pura y augusta Belleza" y para Quien Dios "levantó el velo de gloria y descubrió el semblante de la Belleza"; Aquel a Quien Él designa como "Mi Belleza". "La Manifestación de Tu belleza y el Revelador de Tus signos". "Aquel que es Tu belleza ha sido establecido sobre el Trono de Tu Causa". "El Sol de Tu belleza".

Títulos de Bahá*
La Antigua Belleza
La Bendita Belleza
La Belleza Desvelada
La Esencia Divina
El Único Ser
La Verdad
El Libre
El Padre
La Palabra
La Visión
El Joven
El Maravilloso
El Modelador
El Consejero
El Confortador
El Pregonero
La Trompeta
El Clarín
La Balanza
El Juez
La Ley
El Legislador
El Todo Glorioso
El Omnisciente
El que Todo lo Compele
La Suprema Meta
El Agraviado
La Joya
La Pluma
El Bienaventurado
El Prometido
La Eterna Verdad
El Espíritu de la Verdad
El Sol de la Verdad
La Presencia Divina
El Señor de Señores
El Señor de todas las cosas
El Señor de los Nombres
El Soberano Supremo
El Secreto Oculto
El Nombre Oculto
La Dádiva Oculta
El Tesoro Invisible
El Tesoro Guardado
El Misterio Impenetrable
El Ordenador Divino
El Espíritu Más Grande
La Gloria de Dios
La Fuente de la vida eterna
El Sol de la Rectitud
El Padre Eterno
El Señor de las Huestes
El Rey de Reyes
El Rey de Gloria
El Rey de la Revelación
El Señor de todos los hombres
El Hijo del Hombre
El Señor de la Viña
El Príncipe de la Paz
El Príncipe de este mundo
El Alfa y la Omega
La Infalible Balanza de Dios
La Raíz Preexistente
La Voz de Dios
El que Habló en el Sinaí
El Testimonio de Dios
El Buda de la fraternidad universal
La Inmaculada Manifestación de Krishna
El Gran Anuncio
El Señor del Día del Ajuste de Cuentas
El Remanente de Dios
El Cernedor de hombres
El Vino escogido y sellado
El Copero
La Tabla Guardada
El Libro Sellado
El Expositor Divino
El Señor del Convenio
El Maestro Omnipotente
El Mediador Supremo
El Cielo Supremo
La Infalibilidad Más Grande
La Aparición Sublime
El Nombre Más Grande
El Nombre Más Antiguo
El Nombre Todo Glorioso
El Nombre Oculto
El Nombre Atesorado

El lenguaje que describe a Bahá'u'lláh ofrece tal paralelo en términos con el lenguaje que describe a Dios, que uno debiera tener siempre presente que en este caso estamos mirando al Sol en el espejo: parece ser el sol mismo, pero en realidad es la manifestación de los atributos del sol.

Dios a Bahá

Te hemos escogido para que seas nuestra poderosísima Trompeta cuyo toque ha de señalar la resurrección de toda la humanidad.

Y cuando ocurrió Tu promesa y se hubo cumplido el tiempo fijado, Aquel que es el Poseedor de todos los Nombres y Atributos fue hecho manifiesto a los hombres.

Tu Ser Tu Luz Tu Lámpara
Aquel que habla en Tu Nombre
Aquel que es el Soberano Supremo
Aquel que es el Revelador de los Nombres de Dios
La Manifestación de Tus nombres
El Portador de Tu nombre más sublime y exaltado
El Manantial de Tu inspiración
El Depositario de Tu sabiduría
El Río que es en verdad la vida
El Árbol de Tu unicidad
Tu Prueba infalible para todos los hombres
El Sol que brilla en el cielo de Tu voluntad
Aquel a Quien has escogido por Tu mandato
Aquel que es Tu exaltado y Supremo Recuerdo

El Lugar del Amanecer de Tu inspiración y de Tu revelación

El Lugar del Amanecer de Tus muy resplandecientes signos

El Lugar del Amanecer de Tu majestad y fuerza
El Sol de Tu creación
El Sol de Tu gloria
El Sol de Tu justicia
El Sol de Tu palabra
El Sol de la luz de Tu unidad
La Aurora de Tu Esencia
La Aurora de Tu Ser invisible
La Aurora de Tu Causa
La Aurora de Tus títulos más excelentes
La Aurora de Tu poder
La Aurora de las luces de Tu rostro

El pensamiento más agradable de comtemplar es el de que Dios es la antítesis del hombre; que todo lo que nosotros somos, Él no lo es; Él es increado, nosotros somos creados; Él es el Todopoderoso, nosotros no somos sino débiles creaturas; Él es el Único que es imparcial, que es justo y que todo lo abarca en Su juicio; es compasivo a la vez que desapasionado; puro como la lluvia que cae del cielo sobre los hombres; fijo como las estrellas en sus órbitas, a diferencia de nuestra constante vacilación de propósitos, nuestros motivos egoístas, los prejuicios de nuestras pequeñas mentes, nuestro interés propio y avaricia constantes.

Bahá'u'lláh es descrito como "la Imagen del Más Misericordioso"; también, como "el Sol de la justicia" y como "Aquel... mediante Quien" Dios ha "separado a los piadosos de los impíos". Shoghi Effendi define aún más claramente Su función al decir que Bahá'u'lláh es "el Organizador del planeta entero" y "la fuente de la Justicia Más Grande".

Hay en los escritos mucho sobre el tema de la justicia y también hay mucho sobre el tema de la misericordia. Sin Misericordia Divina para cada uno de nosotros, ¿qué esperanza tenemos? Sin Justicia Divina para el mundo, ¿qué esperanza tiene la sociedad humana? En un mundo donde los hombres, en su mayoría no muestran uno al otro ni ésta ni aquélla, es de hecho agradable pensar que el ajuste de cuentas está en manos de un Dios que procede tanto con justicia como con misericordia: dos cualidades en apariencia incompatibles, por cuanto la justicia entraña castigo y la misericordia perdón.

Títulos de Bahá
El Misericordioso
El Más Compasivo
El Perdonador
El Protector
El Amparo de los menesterosos
El Refugio de los temerosos
El Compadecedor de los oprimidos
La Ayuda en el Peligro
El Preservador
El Encubridor
El Benévolo
El Supremo Auxiliador
El Generoso
El Gran Dador
El Horizonte Más Sublime
El Horizonte Más Elevado
El Horizonte todo glorioso
El Horizonte de la Revelación
El Horizonte de la Certeza
El Horizonte de la Misericordia
El Nombre Más Antiguo
El Nombre Más Resplandeciente
El Más Grande Nombre
El Más Grande Signo
La Más Grande Ley
La Más Grande Luz
El Más Grande Recuerdo
El Más Grande Misterio
El Más Grande Océano
La Más Grande Campana
La Más Exaltada Pluma
La Más Exaltada Palabra
El Instrumento Más Poderoso
La Cumbre Más Sublime
El Educador de todos los seres
El Consejero Omnisciente
El Mejor Informado
El Verdadero Médico
El Semblante de la Gloria
La Mano de la Omnipotencia
La Aurora de la Certeza
El Nombre bien guardado
El Secreto manifiesto y oculto
La Pluma de la Revelación
La Lengua del Antiguo de los Días
La Voz Divina
El Tabernáculo de la Inmortalidad
El Vivificador del mundo

La Bendita Belleza sufrió durante cuarenta años para poder darnos el Mensaje de Dios ¿Qué mayor amor que éste: amor a Dios y amor a nosotros? Es apropiado que este libro de Sus palabras y Sus alabanzas de Su Divino Amado se cierre con palabras de amor que describen Su propio misterio Su ternura, Su belleza, Quién y lo qué es Él:

El Amante
El Más Amado
El Más Amado de todo corazón comprensivo
El Amado del mundo
El Bienamado de todos los mundos
El Amado del Todo Misericordioso
El Deseo del mundo
El Deseo de todas las naciones
El Amigo Incomparable
El Adorado
El Divino Árbol del Loto
El Ave del Trono
La Paloma Mística
La Paloma de la Eternidad
El Objeto de la adoración del mundo

Bahá'u'lláh es para Dios "Aquel que Te es querido", "Tu muy resplandeciente, Tu adorable y siempre bendita Belleza".

Aquel que bebe de las aguas de mi Revelación gustará de todas las delicias incorruptibles ordenadas por Dios desde el principio que no tiene principio hasta el fin que no tiene fin.

* A fin de facilitar la lectura en esta parte se han eliminado la mayoría de los asteriscos; sin embargo, cuando se intercala una palabra o frase para aclarar una sentencia o ajustarla gramaticalmente, se usan asteriscos para distinguir de las palabras de Bahá'u'lláh.

* N.T.: Se respeta en esta traducción el orden del original.

* Unos pocos son de fuentes bahá'ís pero no de las mismas palabras de Bahá'u'lláh.

??
??
??
??
EL DESEO DEL MUNDO
183
¡Error! El Marca-texto no está definido.

Table of Contents: Albanian :Arabic :Belarusian :Bulgarian :Chinese_Simplified :Chinese_Traditional :Danish :Dutch :English :French :German :Hungarian :Italian :Japanese :Korean :Latvian :Norwegian :Persian :Polish :Portuguese :Romanian :Russian :Spanish :Swedish :Turkish :Ukrainian :