Announcing: BahaiPrayers.net


More Books by Oraciones

Agradecimiento
Alabanza
Asamblea Espiritual
Ayuda
Ayuno
Constancia
Cualidades Espirituales
Curación
Desprendimiento
Difuntos
Enseñanza
Familia
Firmeza
Fondos
Humanidad
Iluminación
Jóvenes
Matrimonio
Mañana
Mujeres
Niños
Noche
Oraciones Bahá'ís-Español
Oraciones Especiales
Oraciones Generales
Oraciones Obligatorias
Perdón
Protección
Pruebas y Dificultades
Reuniones
Tablas Especiales
Triunfo de la Causa
Unidad
Free Interfaith Software

Web - Windows - iPhone








Oraciones : Protección
Protección (#815)

¡Alabado sea Tu Nombre, oh Señor mi Dios! Yo Te suplico por Tu Nombre -mediante el cual la hora ha so­nado, la resurrección se ha realizado, el miedo y el temblor se han apoderado de todos los que están en el cielo y en la tie­rra- que hagas llover del cielo de Tu mi­sericordia y desde las nubes de Tu tierna compasión aquello que alegre los cora­zones de Tus siervos, que se han vuelto hacia Ti y han ayudado a Tu Causa.

Protege a Tus siervos y a Tus siervas, oh mi Señor, de los dardos de las ociosas fantasías y vanas imaginaciones, y dales de las manos de Tu gracia un sorbo de las mansas aguas de Tu sabiduría.

Tú eres, en verdad, el Todopoderoso, el Más Exaltado, Quien siempre perdo­na, el Más Generoso.

-Bahá'u'lláh
-----------------------
Protección (#816)

¡Alabado seas Tú, oh Señor mi Dios! Este es Tu siervo que ha bebido de las manos de Tu gracia el vino de Tu tierna merced y ha probado el sabor de Tu amor en Tus días. Yo Te imploro, por las encarnaciones de Tus nombres, a quienes ninguna aflicción puede impedir que se regocijen en Tu amor o que con­templen Tu rostro, y a quienes todas las huestes de los negligentes son impoten­tes para apartarlos del sendero de Tu agrado, que proporciones a Tu siervo las cosas buenas que Tú posees y lo eleves a tales alturas que considere al mundo como una sombra que se desvanece más rápido que un abrir y cerrar de ojos.

Protégelo también, oh mi Dios, por el poder de Tu inmensurable majestad, de todo lo que Tú detestas. Tú eres, verda­deramente, su Señor y el Señor de todos los mundos.

-Bahá'u'lláh
-----------------------
Protección (#817)

¡Alabado seas, oh Señor mi Dios! Tú ves y sabes que he llamado a Tus sier­vos a volverse sólo hacia Tus dá­divas, y les he pedido que observen sólo aquello que Tú prescribiste en Tu perspi­cuo Libro, el Libro que ha sido enviado de acuerdo con Tu inescrutable decreto y Tu irrevocable propósito.

No puedo pronunciar palabra, oh mi Dios, a menos que Tú me lo permitas; ni puedo moverme en dirección alguna si no es con Tu aprobación. Eres Tú, oh mi Dios, quien me has llamado a existir me­diante la fuerza de Tu poder y me has do­tado con Tu gracia para manifestar Tu Causa, por lo que he sido sometido a tales adversidades que mi lengua no ha podido ensalzarte ni magnificar Tu gloria.

Toda alabanza sea para Ti, oh mi Dios, por las cosas que para mí ordenaste me­diante Tu decreto y el poder de Tu sobera­nía. Te imploro que nos fortifiques, a mí y a quienes me aman, en nuestro amor a Ti, y nos mantengas firmes en Tu Causa. ¡Juro por Tu poder! ¡Oh mi Dios! que la deshonra para Tu siervo es estar apartado como por un velo de Ti, y su gloria es co­nocerte. Armado con el poder de Tu nom­bre, nada podrá dañarme, y con Tu amor en mi corazón, no podrán en modo alguno alarmarme todas las aflicciones del mundo.

Envíanos, por tanto, oh mi Señor, a mí y a mis amados, aquello que nos proteja del daño de quienes han repudiado Tu verdad y no han creído en Tus signos.

Tú eres, verdaderamente, el Todoglo­rioso, el Más Generoso.

-Bahá'u'lláh
-----------------------
Protección (#818)

¡Oh Dios, mi Dios! He dejado mi hogar asiéndome fuertemente a la cuerda de Tu amor y me he encomenda­do ente­ramente a Tu cuidado y protec­ción. Te imploro por Tu poder, por me­dio del cual protegiste a Tus amados del descarriado y del perverso, de todo opre­sor contumaz y de todos los malvados que se han apartado lejos de Ti, que me protejas con Tu munificencia y Tu gra­cia. Permíteme, pues, regresar a mi hogar por Tu fuerza y Tu poder. Tú eres en verdad el Todopoderoso, Quien ayuda en el peligro, Quien subsiste por Sí mismo.

-Bahá'u'lláh
-----------------------
Protección (#819)

¡En Su Nombre, el Exaltado, el Todo-Su­premo, el Más Sublime!

Glorificado eres Tú, ¡Oh Señor mi Dios! Oh Tú que eres mi Dios, y mi Maestro, y mi Señor, y mi Apoyo, y mi Esperanza, y mi Refugio, y mi Luz. Te pido, por tu Nombre Oculto y Atesorado, que nadie conoce salvo Tú mismo, que protejas al portador de esta Tabla de toda calamidad y pestilencia, y de cualquier malvado, sea hombre o mujer; del mal de los malhecho­res, y de la intriga de los descreídos. Pre­sérvale, además, oh mi Dios, de cualquier dolor y aflicción, oh Tú que posees en Tu mano el imperio de todas las cosas. Tú, verdaderamente, eres poderoso sobre todas las cosas. Tú haces lo que deseas y orde­nas como Te place.

¡Oh Tú, Rey de Reyes! ¡Oh Tú bonda­doso Señor! ¡Oh Tú Fuente de antigua ge­nerosidad! ¡Oh Tú Fuente de gracia, de generosidad y dádiva! ¡Oh Tú Sanador de enfermedades! ¡Oh Tú Satisfacedor de ne­cesidades! ¡Oh Tú Luz de Luz! ¡Oh Tú Luz por sobre todas las luces! ¡Oh Tú Re­velador de toda Manifestación! ¡Oh Tú el Compasivo! ¡Oh Tú el Clemente! Ten mi­sericordia del portador de esta Tabla, me­diante Tu más gran compasión y Tu abun­dante gracia, ¡Oh Tú el Indulgente, Tú el Generoso!. Guárdale, además, mediante Tu protección, de todo lo que su corazón y mente puedan considerar repugnante. De aquellos dotados con poder, Tú, verdade­ramente, eres el más poderoso.

La Gloria de Dios descanse sobre ti, ¡Oh tú sol naciente! Atestigua lo que Dios ha atestiguado de sí mismo, que no hay otro Dios fuera de Él, el Todopode­roso, el Bienamado.

-Bahá'u'lláh
-----------------------
Protección (#841)

¡Gloria sea a Ti, oh Señor! Tú eres el Dios que ha existido antes de todas las cosas, Quien existirá después de todas las cosas y perdurará más allá de todas las cosas. Tú eres el Dios que co­noce todas las cosas y es supremo sobre todas las cosas. Tú eres el Dios que trata con misericordia a todas las cosas, Quien juzga entre todas las cosas y Cuya visión abarca a todas las cosas. Tú eres Dios mi Señor, Tú conoces mi posición, mi ser interior y exterior.

Concédeme Tu perdón, así como a to­dos los creyentes que respondieron a Tu Llamada. Sé Tú mi apoyo suficiente ante las maldades de quienquiera desee infli­gir sobre mí alguna aflicción o me desee algún mal. Verdaderamente Tú eres el Señor de todas las cosas creadas. Tú sa­tisfaces a todos, mientras que nadie es autosuficiente sin Ti.

-El Báb
-----------------------
Protección (#842)

En el nombre de Dios, el Señor de abrumadora majestad, el Imponente.

Santificado sea el Señor, en Cuya mano se encuentra la fuente de todo dominio. Él crea cualquier cosa que desee mediante Su Palabra de mando “Sé”, y es. Suyo ha sido el poder de la autoridad hasta ahora y Suyo seguirá siendo en adelante. Él hace victorioso a quienquiera Él desee, me­diante la potencia de Su voluntad. Él es en verdad el Potente, el Todopoderoso. A Él pertenecen toda gloria y majestad en los reinos de la Revelación y de la Creación y todo lo que existe entre ellos. En verdad, Él es el Potente, el Todoglorioso. Desde la eternidad Él ha sido la Fuente de fortaleza inquebrantable y así seguirá siéndolo eter­namente. Él es en verdad el Señor de la fuerza y el poder. Todos los reinos del cielo y de la tierra y todo lo que existe en­tre ambos son de Dios, y Su poder está por encima de todas las cosas. Todos los teso­ros de la tierra y del cielo y todo lo que existe entre ambos son Suyos, y Su pro­tección se extiende sobre todas las cosas. Él es el Creador de los cielos y de la tierra y de todo lo que existe entre ambos, y ver­daderamente Él es testigo de todas las co­sas. Él es el Señor de las Cuentas de todos los que habitan en los cielos y en la tierra y de todo lo que existe entre ambos, y en verdad Dios es rápido en las cuentas. Él establece la medida asignada a todos los que están en los cielos y en la tierra y a todo lo que existe entre ambos. En verdad, Él es el Supremo Protector. Él tiene en Su poder las llaves del cielo y de la tierra y de todo lo que existe entre ambos. Mediante el poder de Su mandato otorga dones se­gún Su propia voluntad. Verdaderamente, Su gracia abarca a todos, y Él es el Om­nisciente.

Di: Dios me es Suficiente. Él es Quien tiene en Su poder el reino de todas las cosas. Mediante el poder de Sus huestes del cielo y de la tierra y de todo lo que existe entre ambos, Él protege a quien­quiera Él desee de entre Sus siervos. En verdad Dios vigila todas las cosas.

¡Inmensurablemente exaltado eres Tú, oh Señor! Protégenos de lo que hay de­lante y detrás de nosotros, sobre nuestras cabezas, a nuestra derecha, a nuestra iz­quierda, bajo nuestros pies y a cualquier otro lado al que estemos expuestos. Ver­daderamente Tu protección sobre todas las cosas es infalible.

-El Báb
-----------------------
Protección (#843)

Ordena para mí, oh mi Señor, y para aquellos que creen en Ti lo que con­sideres sea mejor para nosotros, tal como ha sido establecido en el Libro Madre, pues en la palma de Tu mano Tú sostienes las medidas exactas de todas las cosas.

Tus excelentes dádivas descienden in­cesantemente sobre quienes aprecian Tu amor, y los maravillosos signos de Tus bondades celestiales son ampliamente es­parcidos entre aquellos quienes reconocen Tu Unidad divina. Confiamos a Tu cuida­do todo cuanto has destinado para noso­tros y Te imploramos nos concedas todo el bien que Tu conocimiento abarque.

Protégeme, oh mi Señor, de todo mal que Tu omnisciencia perciba, pues no existe poder ni fortaleza salvo en Ti, no hay triunfo que no emane de Tu presen­cia, y al que sólo Tú puedes convocar. Todo lo que Dios ha deseado, ha sido; y aquello que Él no ha deseado, no será.

No existe poder ni fortaleza salvo en Dios, el Más Exaltado, el Más Poderoso.

-El Báb
-----------------------
Protección (#745)

¡Oh Dios, mi Dios! Escuda a Tus siervos leales contra los males del ego y la pasión; protégelos, con el ojo vigilante de Tu amorosa bondad, de todo rencor, odio y envidia; ampáralos dentro de la inexpugnable fortaleza de Tu cui­dado y, libres de los dardos de la duda, hazlos las manifestaciones de Tus glo­riosos signos; ilumina sus rostros con los refulgentes rayos emanados de la Aurora de Tu divina unidad; alegra sus corazo­nes con los versos revelados desde Tu sagrado reino; fortalece sus espaldas con Tu poder que todo lo domina prove­niente de Tu reino de gloria. Tú eres el Todogeneroso, el Protector, el Todopo­deroso, el Benévolo.

-`Abdu'l-Bahá
-----------------------
Protección (#746)

¡Oh mi Señor! Tú sabes que la gente está rodeada de dolor y calamida­des y envuelta en aflicciones y dificulta­des. Toda prueba asedia al hombre y toda adversidad horrible le asalta como el ataque de una serpiente. No hay para él abrigo ni asilo sino bajo el ala de Tu protección, de Tu preservación, resguar­do y cuidado.

¡Oh Tú, el Misericordioso! ¡Oh mi Señor! Haz de Tu protección mi armadu­ra, de Tu preservación mi escudo, de la humildad ante la puerta de Tu unicidad mi resguardo; y de Tu cuidado y defensa, mi fortaleza y mi morada. Presérvame de las insinuaciones de mi yo y del deseo y guárdame de toda enfermedad, prueba, dificultad y trance.

¡Verdaderamente Tú eres el Protector, el Guardián, el Preservador, el que basta y en verdad, Tú eres el Misericordioso de los más Misericordiosos!

-`Abdu'l-Bahá
-----------------------
Protección (#747)
¡Él es el Compasivo, el Todo Munífico!

¡Oh Dios, mi Dios! Tú me ves, Tú me conoces; Tú eres mi Asilo y mi Re­fugio. A nadie he buscado, ni a nadie buscaré salvo a Ti; ningún sendero he hollado ni sendero alguno hollaré, sino el sendero de Tu amor. En la lúgubre noche de la desesperación mi ojo se vuelve, ex­pectante y lleno de esperanza, hacia la aurora de Tu ilimitado favor y a la hora del amanecer mi alma lánguida es vivifi­cada y fortalecida por el recuerdo de Tu belleza y perfección. Aquel a quien auxilia la gracia de Tu misericordia, aunque no sea más que una gota, se con­vertirá en un océano sin límites, y el más insignificante átomo que sea ayudado por la efusión de Tu cariñosa bondad brillará como una estrella radiante.

Cobija bajo Tu protección, oh Tú Espíritu de Pureza, Tú que eres el Pro­veedor Todogeneroso, a este cautivo e inflamado siervo Tuyo. Ayúdale en este mundo de la existencia a permanecer constante y firme en Tu amor, y permite que este pájaro de alas rotas alcance un refugio y amparo en Tu divino nido que se halla en el árbol celestial.

-`Abdu'l-Bahá
-----------------------

Table of Contents: Albanian :Arabic :Belarusian :Bulgarian :Chinese_Simplified :Chinese_Traditional :Danish :Dutch :English :French :German :Hungarian :Íslenska :Italian :Japanese :Korean :Latvian :Norwegian :Persian :Polish :Portuguese :Romanian :Russian :Spanish :Swedish :Turkish :Ukrainian :