Announcing: BahaiPrayers.net


More Books by Oraciones

Agradecimiento
Alabanza
Asamblea Espiritual
Ayuda
Ayuno
Constancia
Cualidades Espirituales
Curación
Desprendimiento
Difuntos
Enseñanza
Familia
Firmeza
Fondos
Humanidad
Iluminación
Jóvenes
Matrimonio
Mañana
Mujeres
Niños
Noche
Oraciones Bahá'ís-Español
Oraciones Especiales
Oraciones Generales
Oraciones Obligatorias
Perdón
Protección
Pruebas y Dificultades
Reuniones
Tablas Especiales
Triunfo de la Causa
Unidad
Free Interfaith Software

Web - Windows - iPhone








Oraciones : Perdón
Perdón (#810)

Tú me ves, oh mi Señor, con el rostro vuelto hacia el cielo de Tu munifi­cencia y el océano de Tu favor, separado de todo excepto de Ti. Te pido, por los resplandores del Sol de Tu revelación en el Sinaí y por los fulgores del Astro de Tu gracia que brilla desde el horizonte de Tu Nombre, Quien siempre perdona, que me otorgues Tu perdón y tengas compasión de mí. Decreta entonces para mí con Tu pluma de gloria, aquello que me exalte por medio de Tu Nombre en el mundo de la creación. Ayúdame, oh mi Señor, a dirigirme hacia Ti y a escuchar la voz de Tus amados, a quienes los po­deres de la tierra no han podido debilitar ni el dominio de las naciones ha podido apartar de Ti, los cuales avanzando hacia Ti han dicho: “Dios es nuestro Señor, el Señor de todos los que están en el cielo y todos los que están en la tierra”.

-Bahá'u'lláh
-----------------------
Perdón (#811)

Yo soy aquel, oh mi Señor, que ha vuelto su rostro hacia Ti y ha fijado su esperanza en las maravillas de Tu gracia y en las revelaciones de Tu muni­ficencia. Te ruego que no permitas que me aleje desilusionado de la puerta de Tu misericordia, ni me dejes a merced de aquellas criaturas Tuyas que han repu­diado Tu Causa.

Yo soy, oh mi Dios, Tu siervo y el hijo de Tu siervo. He reconocido Tu ver­dad en Tus días y he dirigido mis pasos hacia las orillas de Tu individualidad, confesando Tu unidad, reconociendo Tu unicidad y esperando Tu clemencia y Tu perdón. Poderoso eres Tú para hacer lo que deseas. No hay Dios aparte de Ti, el Todoglorioso, Quien siempre perdona.

-Bahá'u'lláh
-----------------------
Perdón (#812)

¡Alabado sea Tu Nombre, oh mi Dios y el Dios de todas las cosas, mi Glo­ria y la Glo­ria de todas las cosas, mi Deseo y el Deseo de todas las cosas, mi Fuerza y la Fuerza de todas las cosas, mi Rey y el Rey de todas las cosas, mi Poseedor y el Poseedor de to­das las cosas, mi Objetivo y el Objetivo de todas las cosas, mi Motor y el Motor de to­das las cosas! No permitas, Te lo imploro, que esté apartado de Tus tiernas mercedes y alejado de las orillas de Tu proximidad.

Nada que no seas Tú, oh mi Señor, me es provechoso, ni me sirve de nada la proximidad de otro que no seas Tú. Te ruego, por la abundancia de Tus rique­zas, por medio de las cuales Tú prescin­diste de todo excepto de Ti mismo, que me cuentes entre aquellos que han vuelto su rostro hacia Ti y se han levantado para servirte.

Perdona entonces, oh mi Señor, a Tus siervos y a Tus siervas. Tú eres en ver­dad Quien siempre perdona, el Más Compasivo.

-Bahá'u'lláh
-----------------------
Perdón (#813)

¡Glorificado eres Tú, oh Señor mi Dios! Cada vez que me atrevo a hacer mención de Ti, me lo impiden mis enormes pecados y mis graves transgre­siones contra Ti, y me encuentro com­pletamente desprovisto de Tu gracia, y absolutamente incapaz de celebrar Tu alabanza. Sin embargo, mi gran confian­za en Tu generosidad revive mi esperan­za en Ti, y mi certeza de que me tratarás muníficamente me da ánimo para ensal­zarte, y pedirte las cosas que Tú posees.

Te imploro, oh mi Dios, por Tu mise­ricordia que ha sobrepasado a todo lo creado, y de la cual dan testimonio todos los que están sumergidos en los océanos de Tus nombres, que no me abandones a mí mismo, pues mi corazón es propenso al mal. Guárdame, entonces, dentro de la fortaleza de Tu protección y el refugio de Tu cuidado. Yo soy aquel, oh mi Dios, cuyo único deseo es lo que Tú has determinado por la fuerza de Tu poder. Lo único que he escogido para mí es ser amparado por Tus bondadosas disposi­ciones y la resolución de Tu voluntad, y ser ayudado por las muestras de Tu de­creto y juicio.

Te suplico, oh Tú Quien eres el Amado de los corazones que Te anhelan, por las Manifestaciones de Tu Causa y las Auroras de Tu inspiración, y los Ex­ponentes de Tu majestad, y los Tesoros de Tu conocimiento, que no permitas que sea privado de Tu santa Morada, Tu Templo y Tu Tabernáculo. Ayúdame, oh mi Señor, a alcanzar Su santificada corte, y circular en torno a Su persona, y per­manecer humilde ante Su puerta.

Tú eres Aquel Cuyo poder existe desde siempre y para siempre. Nada es­capa a Tu conocimiento. Tú eres, verda­deramente, el Dios de poder, el Dios de gloria y sabiduría.

¡Alabado sea Dios, el Señor de los mundos!
-Bahá'u'lláh
-----------------------
Perdón (#814)

¡Glorificado eres Tú, oh Señor, mi Dios! Te suplico por Tus Elegidos y por los Portadores de Tu Fideicomiso y por Aquel a Quien Tú Le has ordenado que sea el Sello de Tus Profetas y de Tus Mensajeros, que permitas que Tu recuer­do sea mi compañero; Tu amor, mi obje­tivo; Tu semblante, mi meta; Tu nombre, mi lámpara; Tu deseo, mi deseo y Tu placer, mi deleite.

Soy un pecador, oh mi Señor, y Tú eres Quien siempre perdona. En cuanto Te reconocí, me apresuré a alcanzar la exaltada corte de Tu cariñosa bondad. Perdona, oh mi Señor, los pecados que me han impedido caminar por los sende­ros de Tu complacencia y alcanzar las playas del océano de Tu unicidad.

¡Oh mi Señor! Nadie hay que me trate generosamente, hacia quien yo pueda volver mi rostro, ni nadie que tenga compasión de mí, a quien yo pueda su­plicarle misericordia. Te imploro que no me arrojes de la presencia de Tu gracia, ni apartes de mí las efusiones de Tu ge­nerosidad y munificencia. Ordena para mí, oh mi Señor, lo que Tú has ordenado para los que Te aman y decreta para mí lo que Tú has decretado para Tus elegi­dos. En todo momento, mi mirada ha estado fija en el horizonte de Tu bonda­dosa providencia y mis ojos se han vuelto hacia la corte de Tus tiernas mer­cedes. Trátame como sea propio de Ti. No hay Dios sino Tú, el Dios de poder, el Dios de gloria, cuya ayuda todos los hombres imploran.

-Bahá'u'lláh
-----------------------
Perdón (#837)

¡Alabado seas Tú, oh Señor! Perdó­nanos nuestros pecados, ten mise­ricordia de nosotros y permítenos volver a Ti. No permitas que confiemos en nada más que en Ti y concédenos, mediante Tu generosidad, lo que Tú amas y deseas y aquello que es digno de Ti. Exalta la posición de aquellos que verdaderamente han creído y perdónales con Tu generoso perdón. Verdaderamente, Tú eres Quien ayuda en el peligro, Quien subsiste por Sí mismo.

-El Báb
-----------------------
Perdón (#838)

¡Oh Dios nuestro Señor! Protégenos me­diante Tu gracia de todo cuanto Te sea detestable, y concédenos aquello que sea propio de Ti. Danos más de Tu munificencia y bendícenos. Per­dónanos por las cosas que hemos hecho y lava nuestros pecados, y absuélvenos con Tu gracia perdonadora. Verdadera­mente, Tú eres el Más Exaltado, Quien subsiste por Sí mismo.

Tu amorosa providencia ha abarcado todas las cosas creadas en los cielos y en la tierra, y Tu perdón ha excedido a la creación entera. Tuya es la soberanía; en Tu mano están los Reinos de la Creación y de la Revelación; con Tu diestra sos­tienes todas las cosas creadas, y en Tu puño se hallan las medidas asignadas de perdón. De entre Tus siervos Tú perdo­nas a quienquiera que Tú deseas. En ver­dad, Tú eres Quien siempre perdona, Quien todo lo ama. Nada absolutamente escapa a Tu conocimiento y nada Te permanece oculto.

¡Oh Dios, nuestro Señor! Protégenos mediante la potencia de Tu poder, per­mítenos penetrar en Tu maravilloso y ondulante océano y concédenos aquello que sea digno de Ti.

Tú eres el Gobernante Supremo, el Poderoso Hacedor, el Exaltado, Quien todo lo ama.

-El Báb
-----------------------
Perdón (#839)

Gloria sea a Ti; oh Dios. ¿Cómo puedo yo hacer mención de Ti cuando Tú estás por encima de la ala­banza de toda la humanidad? Magnifica­do sea Tu Nombre, oh Dios. Tú eres el Rey, la Verdad Eterna. Tú conoces lo que está en los cielos y en la tierra y a Ti todos regresaremos. Tú has enviado Tu Revelación divinamente ordenada de acuerdo con una clara medida. Alabado eres Tú, oh Señor. Según Tu deseo, Tú haces victorioso a quienquiera Te place mediante las huestes del cielo y de la tie­rra y de todo lo que existe entre ambos. Tú eres el Soberano, la Verdad Eterna, el Señor de poder invencible.

Glorificado eres Tú, oh Señor. Tú perdonas en todo momento los pecados de aquellos de entre Tus siervos que im­ploran Tu perdón. Disuelve mis pecados y los pecados de aquellos que buscan Tu perdón al amanecer, quienes Te oran du­rante el día y la noche, no tienen otro de­seo salvo Dios, ofrecen todo lo que Dios generosamente les ha otorgado, celebran Tu alabanza por la mañana y al atardecer y no son negligentes con sus deberes.

-El Báb
-----------------------
Perdón (#840)

Te ruego, oh mi Señor, que me perdones por cualquier mención hecha aparte de la mención de Ti y por cualquier alabanza que no sea Tu alabanza y por cualquier complacencia excepto la com­placencia de Tu cercanía y por cualquier placer que no sea el placer de la comu­nión contigo, por cualquier alegría fuera de Tu amor y de Tu complacencia y por todas las cosas que a mí me pertenecen y que no tienen relación contigo, oh Tú que eres el Señor de señores, quien pro­vee los medios y quien abre las puertas.

-El Báb
-----------------------
Perdón (#744)

¡Oh Tú, Señor perdonador! Tú eres el refu­gio de todos estos siervos Tuyos. Tú co­noces los secretos y estás enterado de todas las cosas. Todos somos impotentes y Tú eres el Poderoso, el Omnipotente. Todos somos pecadores y Tú eres el Perdonador de los pecados, el Misericordioso, el Compasivo. ¡Oh Señor! No consideres nuestras faltas. Trátanos de acuerdo con Tu gracia y ge­nerosidad. Son muchas nuestras faltas, pero es sin límites el océano de Tu per­dón. Es penosa nuestra debilidad, pero son claras las pruebas de Tu ayuda y asistencia. Por lo tanto, confírmanos y fortalécenos. Capacítanos para hacer aquello que sea digno de Tu sagrado Umbral. Ilumina nuestros corazones, concédenos ojos perspicaces y oídos atentos. Resucita a los muertos y cura a los enfermos. Concede riqueza al pobre y da paz y seguridad al temeroso. Acép­tanos en Tu reino e ilumínanos con la luz de guía. Tú eres el Poderoso y el Omni­potente. Tú eres el Generoso. Tú eres el Clemente. Tú eres el Bondadoso.

-`Abdu'l-Bahá
-----------------------

Table of Contents: Albanian :Arabic :Belarusian :Bulgarian :Chinese_Simplified :Chinese_Traditional :Danish :Dutch :English :French :German :Hungarian :Íslenska :Italian :Japanese :Korean :Latvian :Norwegian :Persian :Polish :Portuguese :Romanian :Russian :Spanish :Swedish :Turkish :Ukrainian :