Announcing: BahaiPrayers.net


More Books by Oraciones

Agradecimiento
Alabanza
Asamblea Espiritual
Ayuda
Ayuno
Constancia
Cualidades Espirituales
Curación
Desprendimiento
Difuntos
Enseñanza
Familia
Firmeza
Fondos
Humanidad
Iluminación
Jóvenes
Matrimonio
Mañana
Mujeres
Niños
Noche
Oraciones Bahá'ís-Español
Oraciones Especiales
Oraciones Generales
Oraciones Obligatorias
Perdón
Protección
Pruebas y Dificultades
Reuniones
Tablas Especiales
Triunfo de la Causa
Unidad
Free Interfaith Software

Web - Windows - iPhone








Oraciones : Oraciones Especiales
Oraciones Especiales (#864)

Los días intercalares, del 26 de febrero al 1 de marzo inclusive, deben ser días de preparación para el ayuno, días de hospitalidad, caridad y obsequio de regalos.¡Mi Dios, mi Fuego y mi Luz! Han comenzado los días que Tú has designado en Tu Libro como los Ayyám-i-Há, oh Tú, que eres el Rey de los nom­bres, y se aproxima el ayuno que Tu exaltadísima Pluma ha ordenado obser­var a todos los que estñan en el reino de Tu creación. Te suplico, oh mi Señor, por estos días y por todos aquellos que durante este período se han asido a la cuerda de Tus mandamientos y se han aferrado al asidero de Tus preceptos, que concedas que se le asigne a cada alma un sitio dentro de los recintos de Tu corte y un lugar ante la revelación de los res­plandores de la luz de Tu semblante.

Estos son, oh mi Señor, Tus siervos a quienes ninguna inclinación corrupta ha apartado de lo que Tú enviaste en Tu Li­bro. Ellos se han inclinado ante Tu Causa, han recibido Tu Libro con esa re­solución que nace de Ti, han observado lo que Tú les prescribiste y han optado por seguir lo que Tú les enviaste.

Tú ves, oh mi Señor, cómo han reco­nocido y admitido todo lo que Tú has re­velado en Tus Escrituras. Dales de beber, oh mi Señor, de las manos de Tu gracia, las aguas de Tu eternidad. Decreta, pues, para ellos, la recompensa ordenada para aquel que se ha sumergido en el océano de Tu presencia y ha logrado el vino es­cogido de Tu encuentro.

Te imploro, oh Tú, Rey de reyes y Compadecedor de los oprimidos, que or­denes para ellos el bien de este mundo y del mundo venidero. Decreta para ellos, asimismo, lo que ninguna de Tus criatu­ras ha descubierto y cuéntales entre aquellos que han circulado a Tu alrede­dor y se mueven en torno a Tu trono en cada mundo de Tus mundos.

Tú eres verdaderamente el Todopode­roso, el Omnisciente, el Informado de todo.

-Bahá'u'lláh
-----------------------
Oraciones Especiales (#865)

Naw-Rúz es la fiesta que se celebra el 21 de marzo. Significa Año Nuevo y es el primer día del año bahá’í.Alabado seas Tú, oh mi Dios, por haber ordenado Naw-Rúz como festividad para aquellos que han obser­vado el ayuno por amor a Ti y se han abstenido de todo lo que Te es detesta­ble. Permite, oh mi Señor, que el fuego de Tu amor y el calor producido por el ayuno ordenado por Ti les inflame en Tu Causa y les haga ocuparse de Tu alaban­za y Tu recuerdo.

Ya que Tú los has adornado, oh mi Señor, con el ornamento del ayuno pres­crito por Ti, adórnalos también con el ornamento de Tu aceptación mediante Tu gracia y Tu generoso favor, pues los hechos de los hombres dependen todos de Tu complacencia y están condiciona­dos a Tu mandato. Si Tú considerases a quien ha quebrantado el ayuno como si lo hubiese observado, tal hombre sería contado entre los que han observado el ayuno desde toda la eternidad. Y si Tú decretases que aquel que ha observado el ayuno lo ha quebrantado, aquella perso­na sería considerada entre los que han hecho que el Manto de Tu Revelación sea manchado de polvo y han sido aleja­dos de las aguas cristalinas de esta Fuente viva.

Tú eres Aquel por medio de Quien se ha levantado el emblema “Loable eres Tú en Tus obras” y se ha desplegado el estandarte “Obedecido eres Tú en Tu mandato”. Da a conocer esta posición Tuya, oh mi Señor, a Tus siervos, para que se den cuenta de que la excelencia de toda cosa depende de Tu mandato y de Tu Palabra y de que la virtud de todo acto está condicionada a Tu permiso y a la complacencia de Tu voluntad y reco­nozcan que las riendas de los hechos de los hombres están en manos de Tu aceptación y Tu mandamiento. Hazles saber esto para que nada en absoluto los aparte de Tu Belleza en estos días en que Cristo exclama: “Todo dominio es Tuyo, oh Tú, Engendrador del Espíritu (Je­sús)”, y Tu Amigo (Muhammad) excla­ma: “¡Gloria sea a Ti, oh Tú, Bienama­do!, porque has revelado Tu Belleza y has decretado para Tus elegidos aquello que hará que alcancen la sede de la re­velación de Tu Nombre Más Grande, por medio del cual se han lamentado todos los pueblos, con excepción de aquellos que se han desprendido de todo menos de Ti y se han vuelto hacia Aquel que es el Revelador de Ti mismo y la Manifes­tación de Tus atributos”.

Aquel que es Tu Rama y toda Tu compañía, oh mi Señor, han finalizado su ayuno en este día, después de haberlo observado dentro de los recintos de Tu corte y en su ansia por complacerte. Or­dena para Él y para ellos y para todos los que han entrado en Tu presencia en estos días todo el bien que Tú destinaste en Tu Libro. Provéeles, pues, con lo que les beneficie tanto en esta vida como en la venidera.

Tú eres en verdad el Omnisciente, el Sapientísimo.

-Bahá'u'lláh
-----------------------
Oraciones Especiales (#683)
¡Él es Dios!

¡Oh Señor, mi Dios! Oh Tú Auxi­liador de los desválidos, Socorredor de los pobres y Salvador de los desampara­dos que se vuelven hacia Ti. Con la ma­yor humildad levanto mis manos supli­cantes hacia Tu reino de belleza y fervo­rosamente Te llamo con mi lengua in­terior, diciendo: ¡Oh Dios, mi Dios! Ayúdame a adorarte, fortalece mi espal­da para servirte; asísteme, por Tu gracia, en mi servidumbre hacia Ti; haz que permanezca firme en mi obediencia hacia Ti; derrama sobre mí las abundan­tes efusiones de Tu generosidad, permite que las miradas de Tu cariñosa bondad se dirijan hacia mí y sumérgeme en el océano de Tu perdón. Permite que sea confirmado en mi lealtad a Tu Fe y otór­game una medida mayor de certeza y convicción para que pueda prescindir completamente del mundo, volver mi rostro hacia el Tuyo con entera devo­ción, ser fortalecido por el poder irresis­tible de las comprobaciones y testimo­nios e investido con majestad y fuerza, pueda pasar más allá de toda región del cielo y la tierra. Verdaderamente, Tú eres el Misericordioso, el Todo Glorioso, el Benévolo, el Compasivo

¡Oh Señor! Estos son los sobrevi­vientes de entre los mártires, aquella compañía de almas benditas. Han so­portado toda tribulación y demostrado paciencia ante la grave injusticia. Han renunciado a toda holgura y prosperidad, se han sometido voluntariamente a atro­ces sufrimientos y adversidades en el camino de Tu amor y aún permanecen cautivos en las garras de sus enemigos quienes continuamente los atormentan con espantoso suplicio y los oprimen por caminar firmemente en Tu recto sendero. No hay quien los ayude, nadie que les ofrezca amistad. Aparte de los infames y los perversos no hay quien se asocie o hermane con ellos.

¡Oh Señor! Estas almas han conocido amarga agonía en esta vida terrenal y, como muestra de su amor por la resplan­deciente belleza de tu rostro, y en su an­sia por acercarse a tu Reino celestial, han tolerado cada ultraje repugnante con que les ha castigado el pueblo de la tiranía.

¡Oh Señor! Colma sus oídos con los versículos de la ayuda divina y de una pronta victoria, y líbralos de la opresión de aquellos que ostentan poder tan terri­ble. Retén las manos de los malvados y no permitas que estas almas sean destro­zadas por las garras y colmillos de las fe­roces bestias, pues están cautivados por su amor a Ti y habiéndoles sido confia­dos los misterios de Tu santidad se en­cuentran humildes y de pie ante Tu puerta y han alcanzado Tu exaltado re­cinto.

¡Oh Señor! Fortalécelos, bondadosa­mente, con un nuevo espíritu; ilumina sus ojos permitiendo que contemplen tus maravillosos signos en la oscuridad de la noche; destina para ellos todo el bien que abunda en Tu reino de misterios; haz que sean como estrellas brillantes que res­plandecen sobre todas las regiones, como frondosos árboles llenos de frutos y ra­mas meciéndose con las brisas del ama­necer.

Verdaderamente, Tú eres el Munífico, el Fuerte, el Poderoso, el Omnipotente, el Libre. No hay Dios sino Tú, el Dios de amor y tierna misericordia, el Todoglo­rioso, Quien siempre perdona.

-`Abdu'l-Bahá
-----------------------

Table of Contents: Albanian :Arabic :Belarusian :Bulgarian :Chinese_Simplified :Chinese_Traditional :Danish :Dutch :English :French :German :Hungarian :Íslenska :Italian :Japanese :Korean :Latvian :Norwegian :Persian :Polish :Portuguese :Romanian :Russian :Spanish :Swedish :Turkish :Ukrainian :