Announcing: BahaiPrayers.net


More Books by Compilaciones

Amor Noviazgo y Matrimonio
Convención Nacional - Emilio Egea
El pioneraje
HUQUQ Recopilación
LA EXPRESIÓN HUMANA
La ley de Dios
La Palabra de Dios
REUNIONES BAHÁ’ÍS
Superación de la Corrupción
Free Interfaith Software

Web - Windows - iPhone








Compilaciones : La ley de Dios
LA LEY DE DIOS
Una recopilación de Escritos de Bahá'u'lláh
EDITORIAL BAHÁ'Í DE ESPAÑA
Título: La Ley de Dios
Recopilado por: Francisco García Gutiérrez
Portada: Eva Celdrán Esteban
© Asamblea Espiritual Nacional
de los Bahá'ís de España, 1994
Editorial Bahá'í de España
Bonaventura Castellet, 17
08222 TERRASSA (Barcelona)
Depósito Legal: B-27008-1994
Imprime: Editorial Bahá'í de España
Printed in Spain
ÍNDICE
Sinopsis y Codificación de las Leyes y
Ordenanzas del Kitáb-i-Aqdas 7
Los Siete Valles 13
Los Cuatro Valles 15
Las Palabras Ocultas 17
El Kitáb-i-Íqán - Libro de la Certeza 19
Tablas de Bahá'u'lláh 23
Epístola al Hijo del Lobo 35
Pasajes de los Escritos de Bahá'u'lláh 37
Bibliografía 49

SINOPSIS Y CODIFICACIÓN DE LAS LEYES Y ORDENANZAS DEL KITÁB-I-AQDAS

EL LIBRO MÁS SAGRADO

El primer deber prescrito por Dios a Sus siervos es el reconocimiento de Aquel Quien es la Aurora de Su Revelación y la fuente de Sus leyes, Quien representa a la Deidad tanto en el Reino de Su Causa como en el mundo de la creación. Quienquiera cumpla este deber ha logrado todo el bien; y quienquiera esté privado de él, se ha extraviado, aunque sea autor de todo hecho justo. Incumbe a cada uno que alcanza esta muy sublime posición, esta cima de trascendente gloria, observar toda ordenanza de Aquel Quien es el Deseo del mundo. Estos deberes gemelos son inseparables. Ninguno es aceptable sin el otro. Así ha sido decretado por Aquel Quien es la Fuente de inspiración Divina.

Aquellos a quienes Dios ha dotado con perspicacia reconocerán fácilmente que los preceptos dictados por Dios constituyen los más altos medios para el mantenimiento del orden en el mundo y la seguridad de sus pueblos. Aquel que se aparta de ellos es contado entre los abyectos y necios. Nos, en verdad, os hemos ordenado rechazar los dictados de vuestras malas pasiones y deseos corruptos, y no transgredir los límites que ha fijado la Pluma del Altísimo, porque éstos son el hálito de vida para todas las cosas creadas. Los mares de sabiduría Divina y de Divina prolación se han agitado por el soplo de la brisa del Todo Misericordioso. Apresuraos y bebed cuanto podáis, ¡oh hombres de entendimiento! Aquellos que han violado el Convenio de Dios al quebrantar Sus mandamientos, y se han vuelto atrás sobre sus talones, ésos han errado lastimosamente a la vista de Dios, El Que Todo lo Posee, el Altísimo.

¡Oh vosotros pueblos del mundo! Sabed, ciertamente, que Mis mandamientos son las lámparas de Mi amorosa providencia entre Mis siervos, y las llaves de Mi misericordia para Mis criaturas. Así ha sido enviado desde el cielo de la Voluntad de vuestro Señor, el Señor de la Revelación. Si algún hombre gustara la dulzura de las palabras que han querido proferir los labios del Todo Misericordioso, aunque estuvieran en su poder los tesoros de la tierra, renunciaría a todos y a cada uno de ellos para poder vindicar la verdad de siquiera uno solo de Sus mandamientos, los cuales brillan sobre la Aurora de Su generoso cuidado y amorosa bondad.

Di: De Mis leyes puede aspirarse el dulce aroma de Mi vestidura, y con su ayuda los estandartes de la Victoria serán plantados sobre las más altas cumbres. La Lengua de Mi poder, desde el cielo de Mi omnipotente gloria, ha dirigido a Mi creación estas palabras: "Observa Mis mandamientos por amor a Mi belleza." Feliz el amante que de estas palabras ha inhalado la divina fragancia de su Bienamado, saturadas con el perfume de una gracia que ninguna lengua puede describir. ¡Por Mi vida! Aquel que ha tomado el vino escogido de la equidad de manos de Mi generoso favor, circulará alrededor de Mis mandamientos, que brillan sobre la Aurora de Mi creación.

No penséis que os hemos revelado un mero código de leyes. No, más bien, hemos roto el Sello del vino escogido con los dedos de la fuerza y del poder. Esto lo atestigua aquello que ha revelado la Pluma de la Revelación. ¡Meditad sobre esto, oh hombres de perspicacia!1

Cada vez que Mis leyes aparecen como el sol en el cielo de Mi prolación, deben ser fielmente obedecidas por todos, aunque Mi decreto sea tal que haga henderse el cielo de toda religión. Él hace lo que Le place. Él elige; y nadie puede objetar Su elección. Todo lo que Él, el Bienamado, ordena, eso mismo es, ciertamente, amado. Esto, Aquel Quien es el Señor de toda la creación Me lo atestigua. Quienquiera que haya inhalado la dulce fragancia del Todo Misericordioso, y haya reconocido la Fuente de estas palabras, dará la bienvenida con sus propios ojos a las saetas del enemigo, para poder establecer entre los hombres la verdad de las leyes de Dios. Bienaventurado Aquel que se haya vuelto hacia ello y haya comprendido el significado de Su decisivo decreto.2

Considerad la misericordia de Dios y Sus dádivas. Él os ordena todo lo que os aprovechará, aunque Él Mismo bien puede prescindir de todas las criaturas. Vuestras malas acciones no pueden hacernos daño; tampoco pueden beneficiarnos vuestras buenas obras. Os emplazamos sólo por amor de Dios. Esto lo atestigua todo hombre perspicaz y de entendimiento.3

¡Oh reyes de la tierra! ... Limpiad vuestros corazones de toda suciedad terrenal, y apresuraos a entrar en el Reino de vuestro Señor, Creador del cielo y de la tierra, Quien hizo temblar al mundo y que se lamentaran todos sus pueblos, salvo aquellos que han renunciado a todo, aferrándose a lo que la Tabla Oculta ha ordenado. ... La Más Grande Ley ha sido revelada en este lugar, en este escenario de trascendente esplendor. Toda cosa oculta ha sido descubierta, en virtud de la Voluntad del Supre

mo Ordenador, Aquel que ha anunciado la Hora Final, por Quien la Luna ha sido hendida, y expuesto todo decreto irrevocable.4

Di: ¡Oh jefes de religiones! No peséis el Libro de Dios con la normas y ciencias que son corrientes entre vosotros, porque el Libro mismo es la balanza infalible establecida entre los hombres. En esta muy perfecta balanza debe pesarse todo lo que poseen los pueblos y razas de la tierra, en tanto que la medida de su peso deberá ser comprobada según sus propias normas, si lo supierais.5

La libertad, finalmente, tiene que llevar a la sedición, cuyas llamas nadie puede apagar. Así os advierte Aquel Quien es el Calculador, el Omnisciente. Sabed que la personificación de la libertad y su símbolo es el animal. Lo que conviene al hombre es sumisión a las restricciones que le protegerán de su propia ignorancia y le resguardarán contra el daño de los promotores de discordia. La libertad hace que el hombre sobrepase los límites de la decencia e infrinja la dignidad de su posición. Le rebaja al nivel de extrema depravación y perversidad. Considerad a los hombres como un rebaño de ovejas que necesitan un pastor que las proteja. Esto, ciertamente, es la verdad, la clara verdad. Aprobamos la libertad en ciertas circunstancias, y en otras, rehusamos sancionarla. Nos, en verdad, somos el Omnisciente.

Di: La verdadera libertad consiste en la sumisión del hombre a Mis mandamientos, por poco que lo sepáis. Si los hombres observaran aquello que les hemos enviado desde el Cielo de la Revelación, ciertamente, alcanzarían la perfecta libertad. Feliz el hombre que ha comprendido el Propósito de Dios en todo cuanto Él ha revelado desde

el Cielo de Su Voluntad, que penetra todas las cosas. Di: La libertad que os aprovecha no se halla sino en la completa servidumbre a Dios, la Eterna Verdad. Quienquiera haya gustado su dulzura, rehusará trocarla por todo el dominio de la tierra y del cielo.6

LOS SIETE VALLES

En todos estos viajes el caminante no ha de desviarse ni un ápice de la "Ley", pues éste es ciertamente el secreto del "Sendero" y el fruto del árbol de la "Verdad"; y en todas estas etapas debe tomarse del manto de la obediencia a los mandamientos y asir el cordón de huir de todo lo prohibido, para que pueda ser nutrido por la copa de la Ley e informado de los misterios de la Verdad.7

LOS CUATRO VALLES
EL CUARTO VALLE

Si los conocedores místicos fueran de aquellos que han alcanzado la belleza del Amado (Mahbúb), este estado es la cumbre de la conciencia y el secreto de la guía divina. Este es el centro del misterio: "Él hace Su voluntad y ordena lo que Le place".8

Si todos los habitantes del cielo y de la tierra descifraran esta brillante alusión, este oscuro enigma, hasta el Día en que suene la Trompeta, aún así no podrían comprender ni una sola de sus letras, pues ésta es la posición del derecho inmutable de Dios, de Su misterio predeterminado.9

Y si no fuera contrario a la Ley del Libro, Yo legaría una parte de Mis posesiones a aquel que Me diera muerte, y lo nombraría Mi heredero; es más, le otorgaría su porción, le demostraría Mi agradecimiento, buscaría solazar Mis ojos con el toque de su mano. Pero ¿qué puedo hacer? No tengo ni posesiones ni poder, y eso es lo que Dios ha ordenado.10

Esta es Su primera declaración: "¡Oh Mi Siervo! Obedéceme y haré que seas como Yo mismo. Digo 'Sea' y es, y tú dirás 'Sea', y será!".11

LAS PALABRAS OCULTAS

¡Oh hijo del ser! Con las manos del poder te hice y con los dedos de la fuerza te creé; y dentro de ti deposité la esencia de Mi luz. Conténtate con ella y no busques nada más, pues Mi obra es perfecta y Mi mandato es ineludible. No lo cuestiones ni lo pongas en duda.12

¡Oh hijo de la luz! Olvídate de todo menos de Mí y comulga con Mi espíritu. Esto es de la esencia de Mi mandato; vuélvete, pues, hacia ello.13

¡Oh hijo del espíritu! No Me pidas lo que no deseamos para ti; conténtate, pues, con lo que hemos ordenado para ti, porque esto es lo que te beneficia, si con ello te contentas.14

¡Oh Hijo del Supremo! Te llamo a lo eterno; mas tú buscas lo que perece. ¿Qué te ha hecho apartarte de Nuestro deseo y buscar el tuyo?15

¡Oh hijo del ser! Guarda Mis decretos por amor a Mí y niégate a ti mismo aquello que deseas, si buscas Mi agrado.16

¡Oh hijo del hombre! No descuides Mis mandatos si amas Mi belleza, ni olvides Mis consejos si quieres alcanzar Mi complacencia.17

¡Oh hijo del hombre! Aunque atravesaras veloz la inmensidad del espacio y recorrieras la extensión del cielo, aún no encontrarías paz salvo en la sumisión a nuestro mandato y en la humildad ante nuestro semblante.18

¡Oh hijo del ser! Busca una muerte de mártir en Mi sendero, contento con Mi voluntad y agradecido con lo que Yo ordeno, para que reposes conmigo bajo del dosel de majestad tras el tabernáculo de gloria.19

¡Oh hijo del hombre! Hay un signo para cada cosa. El signo del amor es la fortaleza en Mi decreto y la paciencia ante Mis pruebas.20

¡Oh hijo de aquel que se limitaba a su propia entidad en el reino de su ser! Sabe que he derramado sobre ti todas las fragancias de santidad, te he revelado plenamente Mi palabra, he perfeccionado a través de ti Mi munificencia y he deseado para ti lo que he deseado para Mí mismo. Conténtate, pues, con Mi voluntad y sé agradecido conmigo.21

¡Oh hijo de la munificencia! De los desiertos de la nada, con la arcilla de Mi mandato, te hice aparecer y dispuse para tu educación cada átomo existente y la esencia de todo lo creado...22

KITÁB-I-ÍQAN / LIBRO DE LA CERTEZA

Es incuestionable que en cada Revelación siguiente el "sol" y la "luna" de las enseñanzas, leyes, mandamientos y prohibiciones que han sido establecidos en la Dispensación anterior, y que han amparado al pueblo de aquella época, se oscurecen, es decir que se han agotado, y dejan de ejercer su influencia.23

... reflexiona cómo los sublimes cielos de las Religiones del pasado han sido replegados por la diestra del poder, cómo los cielos de la Revelación divina han sido elevados por mandato de Dios, y adornados por el sol, la luna y las estrellas de Sus maravillosos Mandamientos.24

Es evidente que los cambios producidos en cada Dispensación constituyen las nubes oscuras que se interponen entre el ojo del entendimiento humano y la Divina Luminaria que brilla desde la aurora de la Esencia Divina. Considera cómo durante generaciones los hombres han imitado ciegamente a sus padres, y han sido educados de acuerdo con tales prácticas y costumbres según han sido establecidas por los preceptos de su Fe. Si estos hombres, por consiguiente, descubrieran de repente que un Hombre, Quien ha vivido en medio de ellos, Quien en lo que se refiere a toda limitación humana, ha sido igual que ellos, Se ha levantado para abolir todos los principios establecidos e impuestos por su Fe -principios en los cuales durante siglos ellos han sido disciplinados, y han considerado a los opositores y negadores de los mismos como infieles, descarriados y perversos- ellos, ciertamente, estarían envueltos en velos e imposibilitados de reconocer Su verdad. Tales cosas son como "nubes" que velan los ojos de aquellos cuyo ser interior aún no ha gustado el Salsabil del desprendimiento, ni han bebido del Kawthar del conocimiento de Dios. Tales hombres, cuando se enteran de esas circunstancias, llegan a velarse a tal punto, que sin que medie la menor pregunta declaran infiel a la Manifestación de Dios y Le sentencian a muerte. Tú debes haber oído que tales cosas han sucedido en todas las épocas, y ahora puedes observarlas en estos días.

Incumbe a nosotros, por tanto, realizar el mayor esfuerzo, para que con la invisible ayuda de Dios, estos velos oscuros, estas nubes de pruebas enviadas por el Cielo, no nos impidan contemplar la belleza de Su luminoso Semblante, y nos permita reconocerle sólo por Sí mismo.25

Oh hermano: debiéramos abrir nuestros ojos, meditar Su palabra y buscar la sombra protectora de las Manifestaciones de Dios, para que quizás seamos prevenidos por los inequívocos consejos del Libro y pongamos atención a las advertencias escritas en las Tablas sagradas, para que no pongamos reparos al Revelador de los versículos, para que nos entreguemos totalmente a Su Causa y de todo corazón abracemos Su ley, para que quizá entremos en la corte de Su misericordia y habitemos en la ribera de Su gracia. Él, en verdad, es misericordioso y perdonador para con Sus siervos.26

... el secreto del vil comportamiento de la gente, de esa gente que a pesar del amor y anhelo que profesan por la verdad, maldicen a los seguidores de la Verdad una vez que Él se ha manifestado. ... Es evidente que la razón de tal comportamiento no es otra que la abrogación de las reglas, costumbres, hábitos y ceremoniales a que han estado sometidos. Por lo demás, si la Belleza del Misericordioso obedeciera a las mismas reglas y costumbres que son corrientes entre la gente, y si Él aprobara sus observancias, tal conflicto y daño de ningún modo se manifestarían en el mundo.27

Todo salvo Él es creado por Su mandato; y se mueve y existe por Su ley.28

TABLAS DE BAHÁ'U'LLÁH

Abandonad, oh pueblos de la tierra, aquello que tenéis, y asíos firmemente a lo que os ha ordenado el Todopoderoso, Quien es el Portador de la Confianza de Dios.29

Grande es la bendición de quien en este Día ha dejado de lado las cosas corrientes entre los hombres y se ha adherido a lo ordenado por Dios ...30

La verdadera creencia en Dios y su reconocimiento, no pueden ser completos salvo mediante la aceptación de lo que Él ha revelado y la observancia de todo lo que haya sido decretado por Él, e inscrito en el Libro por la Pluma de Gloria. Quienes se sumergen en el océano de Su prolación observarán en todo momento la mayor consideración a las ordenanzas y prohibiciones divinamente reveladas. En verdad, sus ordenanzas constituyen el más poderoso baluarte para la protección del mundo y la salvaguardia de sus pueblos, una luz para aquellos que admiten y reconocen la verdad, y un fuego para los que la niegan y se apartan.31

El pueblo de Bahá arde brillantemente en medio de las Asambleas al igual que un cirio, y se adhiere firmemente a lo que Dios ha propuesto. Esta posición se eleva suprema por encima de todas las posiciones. Bienaventurado quien ha abandonado las cosas que poseen los pueblos del mundo, anhelando aquello perteneciente a Dios, el Soberano Señor de la eternidad.32

Felices quienes observan los preceptos de Dios; felices quienes han reconocido la Verdad; felices quienes juzgan todos los asuntos con imparcialidad y se sujetan al Cordón de Mi inviolable Justicia.33

¡Oh pueblo de Bahá! Cada una de las ordenanzas que hemos revelado es una poderosa fortaleza para la preservación del mundo de la existencia. Verdaderamente, este Agraviado no ha deseado otra cosa que vuestra seguridad y elevación.34

Haced a un lado las cosas corrientes entre los hombres, y aferraos firmemente a lo que os ha sido ordenado en virtud de la Voluntad del Ordenador, el Antiguo de los Días.35

Todo hombre perspicaz, en este Día, admitirá fácilmente que los consejos revelados por la Pluma de este Agraviado constituyen la suprema fuerza animadora del progreso del mundo y la exaltación de sus pueblos. Levantaos, oh pueblo y, por la fuerza del poder de Dios, decidíos a ganar la victoria sobre vosotros mismos...36

El emplazamiento y el mensaje que dimos no fueron nunca destinados a beneficiar a un solo país o a un solo pueblo. La humanidad en su integridad debe aferrarse firmemente a cuanto ha sido revelado y otorgado a ella. Entonces y sólo entonces, alcanzará la verdadera libertad.37

Si los hombres observaran estrictamente lo que la Pluma del Altísimo ha revelado en el Libro Carmesí, bien podrían entonces permitirse eliminar las regulaciones que prevalecen en el mundo. Ciertas exhortaciones han fluido repetidamente de la Pluma del Altísimo, para que quizás las manifestaciones del poder y la auroras de la fuerza puedan, alguna vez, ser capaces de ponerlas en vigor.38

¡Oh pueblo de Dios! Innumerables son los reinos que ha revelado nuestra Pluma de Gloria, y múltiples los ojos a los cuales ella ha conferido verdadera iluminación. Aún así, la mayoría del pueblo de Persia continúa siendo privada de los beneficios de consejos provechosos y permanecen lastimosamente desprovistos de ciencias y artes útiles. Anteriormente estas sublimes palabras fueron especialmente reveladas por la Pluma de Gloria en honor de uno de los fieles, que quizá aquellos que se han extraviado puedan abrazar la Verdad y ser informados de las sutilezas de la Ley de Dios.39

En la formulación de los principios y leyes, una parte ha sido dedicada a las penalidades, las cuales forman un efectivo instrumento para la seguridad y protección de los hombres. No obstante, el temor a las penalidades hace desistir a la gente de cometer acciones viles y despreciables sólo externamente, mientras que aquello que guarda y restringe al hombre tanto externa como internamente ha sido y continúa siendo el temor de Dios. Es el verdadero protector del hombre y su guardián espiritual. Bienaventurado quien presta oído a todo lo que Mi Pluma de Gloria ha proclamado, y observa lo que le es ordenado por el Ordenador, el Antiguo de los Días.40

¡Oh vosotros que moráis en la tierra! El rasgo distintivo que destaca el carácter preeminente de esta Suprema Revelación, consiste en que, por una parte, hemos borrado del Libro Sagrado de Dios todo aquello que ha sido causa de lucha, de malicia y daño entre los hijos de los hombres y, por otra parte, hemos sentado los requisitos esenciales de la concordia, del entendimiento, y de la completa y permanente unidad. Venturosos quienes guardan mis leyes.41

La gloria que procede de Dios, el Señor del Trono en lo Alto, y de abajo en la tierra, descanse sobre vosotros, oh pueblo de Bahá, oh vosotros los compañeros del Arca Carmesí, y sobre aquellos que han inclinado sus oídos a vuestras dulces voces y han observado todo cuanto se les ha ordenado en esta poderosa y maravillosa Tabla.42

Él ha venido del cielo invisible, portando la bandera de "Él hace lo que Él desea" y es acompañado por las huestes del poder y la autoridad, mientras que el deber de todos excepto Él es el de observar estrictamente cualquiera de las leyes y ordenanzas que les hayan sido impuestas; y si alguien se desviase de ellas, aunque fuese en el grosor de un cabello, su obra se convertiría en nada.43

Di: ¡Oh mis amados en mis tierras! Prestad atención a los consejos de Aquel Quien os ha amonestado por amor a Dios. Él, en verdad, os ha creado, ha revelado ante vuestros ojos aquello que os exaltará y promoverá vuestros intereses. Él os ha hecho conocer Su recto Sendero y os ha informado de Su Gran Anuncio.44

EL TERCER ISHRÁQ

Es obligación de todos el cumplimiento de los santos mandamientos de Dios, puesto que ellos son el manantial de vida para el mundo. El cielo de la sabiduría divina está iluminado con las dos luminarias de la consulta y la compasión, y el dosel del orden mundial se levanta sobre los dos pilares de la recompensa y el castigo.45

La religión de Dios y su divina ley son los más potentes instrumentos y el más seguro de todos los medios para el amanecer de la luz de la unidad entre los hombres. El progreso del mundo, el desarrollo de las naciones, la tranquilidad de los pueblos, y la paz de todos los que moran en la tierra se hallan entre los principios y ordenanzas de Dios.46

Exhortamos a los amados de Dios a realizar buenas acciones para que quizá puedan ser ayudados misericordiosamente y se sujeten firmemente de lo que ha sido enviado del cielo de Su Revelación. Los beneficios emanados de esta expresión divina descenderán sobre quienes observaron sus preceptos.47

Nuestro Exaltado Heraldo -que las vidas de todos los demás, salvo la Suya, sean ofrendadas por Su bien- ha revelado ciertas leyes. No obstante, en el reino de Su Revelación estas leyes fueron y están sujetas a Nuestra sanción, por lo tanto, este Agraviado ha puesto en efecto algunas de ellas incorporándolas al Kitáb-i-Aqdas con diferentes palabras. Hemos dejado de lado otras. Él mantiene en Su mano la autoridad. Él hace lo que desea y ordena lo que Le place. Él es Todopoderoso, el Todo Alabado. Hay además ordenanzas recientemente reveladas. Benditos sean los que lo logran. Benditos los que cumplen Sus preceptos.48

Dios conceda que todos los hombres puedan ser muníficamente ayudados a observar lo que la Lengua del Unico Dios Verdadero ha expresado. Y si pusieran en práctica lo que hemos promulgado, Dios exaltada sea Su gloria- con seguridad duplicará su parte mediante el cielo de Su favor. ...No obstante, la conducción de estos asuntos ha sido encomendada a los hombres de la Casa de Justicia para que ellos los pongan en vigor de acuerdo con las exigencias de los tiempos y los dictados de la sabiduría.49

La fuente de todo bien es la confianza en Dios, sumisión a Sus mandatos, y complacencia con Su santa voluntad y agrado. ...

La esencia de la religión es atestiguar lo que el Señor ha revelado, y seguir lo que Él ha ordenado en Su poderoso Libro...50

En estos días el tabernáculo de la justicia ha caído en las garras de la tiranía y la opresión. Rogad al Único Dios verdadero -exaltada sea Su gloria- que no prive a la humanidad del océano del verdadero entendimiento, pues si los hombres prestasen atención apreciarían fácilmente que todo lo que ha fluido y ha sido enviado por la Pluma de Gloria es como el sol para el mundo entero, y que allí descansan el bienestar, la seguridad y los verdaderos intereses de todos los hombres; de otro modo la tierra será atormentada por una nueva calamidad cada día y estallarán conmociones sin precedentes. Permita Dios que el pueblo del mundo pueda ser muníficamente ayudado a preservar la luz de Sus amorosos consejos dentro de la esfera de la sabiduría. Abrigamos la esperanza de que todos puedan adornarse con la vestidura de la verdadera sabiduría, base del gobierno del mundo.51

...si el hombre viviese de acuerdo a las enseñanzas divinas y las observase, todo rastro de mal desaparecería de la faz de la tierra.52

¡Oh siervo! Advierte a los siervos de Dios, que no rechacen aquello que no comprenden. Di, implora a Dios que abra los portales del verdadero entendimiento a vuestros corazones, para que podáis ser informados de aquello que nadie ha sido informado. Verdaderamente, Él es el Dador, el Perdonador, el Compasivo.

Tú, además, Me has preguntado acerca de las ordenanzas de Dios. Sabe con certeza que todo lo que ha sido prescrito en el Libro es ciertamente la verdad, sin la menor duda, y corresponde a cada uno observar aquello que ha sido enviado por Quien es el Revelador, el Omnisciente. Si un hombre las rechazase a pesar de estar enterado de ellas, ciertamente Dios Se libraría de tal individuo, y Nosotros también Nos libraríamos de él, puesto que Sus ordenanzas constituyen los frutos del Árbol divino y nadie fuera de los negligentes y los descarriados se desviarán de ellas.53

...por cada acción realizada habrá una recompensa acorde con la estimación de Dios, y de ello dan amplio testimonio las ordenanzas y prohibiciones prescriptas por el Todopoderoso. Pues seguramente si las acciones no fuesen compensadas y no diesen fruto, entonces la Causa de Dios -exaltado es Él- sería en vano.54

Di: Temed a Dios y no sembréis las semillas de disensión entre los hombres. Observad lo que os ha sido ordenado por vuestro Señor, el Todopoderoso, el Omniscien-te.55

Exhorta a los siervos de Dios a aquello con que Nos te hemos exhortado, para que puedan abstenerse de lo que les es prohibido en el Libro Madre. Aquellos quienes perpetran acciones que crearán agitación entre el pueblo, ciertamente se han alejado de la ayuda a Dios y Su Causa, y son contados entre los forjadores de maldad en la Tabla que Dios ha designado como la aurora de todas las Tablas.56

El Kitáb-i-Aqdas fue revelado de manera tal, que capta y contiene a todas las Dispensaciones divinamente establecidas. Benditos sean quienes lo estudian. Benditos sean quienes lo entienden. Benditos sean quienes meditan sobre él. Benditos sean quienes ponderan su significado. Tan vasta es su extensión, que abarca a todos los hombres antes que ellos lo reconozcan. A corto plazo, su fuerza soberana, su penetrante influencia y la grandeza de su poder se manifestarán en la tierra. Verdadera-mente, tu Señor es el Omnisciente, el Informado de To-do.57

Sabe que es verdaderamente sabio quien ha reconocido Mi Revelación, y ha bebido del Océano de Mi conocimiento, y se ha elevado en la atmósfera de Mi amor, y ha desechado todo fuera de Mí, y se ha asido firmemente a lo que ha descendido desde el Reino de Mi maravillosa prolación.58

Os exhortamos, oh pueblos del mundo, a guardar observancia por aquello que elevará vuestra posición. Asíos al temor de Dios y adheríos firmemente a lo que es correcto.59

Di: Este es el Día de las acciones meritorias, si sólo lo supierais. Este es el Día de la glorificación de Dios y de la exposición de Su Palabra, si sólo pudieseis percibirlo. Abandonad las cosas corrientes entre los hombres y asíos firmemente a lo que Dios, el que Ayuda en el Peligro, Quien subsiste por Sí Mismo, os ha ordenado.60

Tú haces lo que deseas en virtud de Tu soberanía que abarca todas las cosas creadas, y ordenas lo que Te place mediante la potencia de Tu mandato que penetra la creación entera.61

Felices sean aquellos que han arrojado todo tras de sí salvo a Dios, y se han mantenido firmes en aquello que el Señor de fortaleza y poder les ha ordenado.62

Nosotros Nos hemos revelado a los hombres, hemos descubierto la Causa, guiado a toda la humanidad hacia el Recto Sendero de Dios, promulgado las leyes, y hemos ordenado a todos aquello que, en verdad, les beneficiará, tanto en este mundo como en el venidero; aun así han dictado juicio para derramar Mi sangre, ...63

Ruega a Dios que muníficamente ayude a todos los hombres a observar lo que Su Pluma todo gloriosa ha registrado en Libros y Tablas Sagradas.64

Mientras estuvimos en prisión hemos revelado un Libro que hemos titulado "El Libro Más Sagrado". En él hemos promulgado leyes y lo hemos adornado con los mandamientos de tu Señor, Quien ejerce autoridad sobre todos los que están en los cielos y en la tierra. Di: Tomadlo, oh pueblo, y observad aquello que ha sido enviado en los maravillosos preceptos de vuestro Señor, el Perdonador, el Misericordioso. Ello os hará prosperar tanto en este mundo como en el venidero y os purificará de todo cuanto sea indecoroso para vosotros. Él, en verdad, es el Ordenador, el Expositor, el Dador, el Generoso, el Munífico, el Todo Alabado.65

¡Oh amigo! El Bienamado te está llamando desde esta Más Grande Prisión y te exhorta a observar lo que Mi exaltada Pluma ha revelado en Mi Libro Más Sagrado para que puedas asirte firmemente a él, con tal resolución y poder como el que nace de Mí; y Yo, verdaderamente, soy el Ordenador, el Omnisapiente.66

Anunciamos a todos, además, las alegres nuevas concernientes a aquello que hemos revelado en Nuestro Libro Más Sagrado, un libro por encima de cuyo horizonte el sol de Mis mandamientos brilla sobre todo observador y sobre todo observado. Asíos firmemente a él y cumplid cuanto en él está revelado. En verdad, ello es mejor para vosotros que todo lo que ha sido creado en el mundo, si lo supierais. Cuidado, no sea que las cosas transitorias de la vida humana os retengan de volveros hacia Dios, el Único Verdadero. Ponderad en vuestros corazones sobre el mundo y sus conflictos y cambios, para que podáis discernir su mérito y la posición de aquellos que han puesto sus corazones sobre él y se han apartado de lo que ha descendido en Nuestra Preservada Tabla.67

La causa suprema para la creación del mundo y todo lo que en él existe, es que el hombre conozca a Dios. En este Día, quienquiera sea guiado por la fragancia de la vestidura de Su misericordia a ganar la admisión en la prístina Morada, la cual es la posición del reconocimiento de la Fuente de los mandamientos divinos y la Aurora de Su Revelación, eternamente habrá logrado todo bien. Habiendo logrado esta elevada posición, sobre cada alma descansa una doble obligación. Una es permanecer firme en la Causa con tal constancia que si todos los pueblos del mundo intentasen impedirle volverse hacia la Fuente de Revelación, serían impotentes para hacerlo. La otra, es la observancia de las ordenanzas divinas que han fluido del manantial de Su Pluma celestialmente impulsada. Pues el conocimiento humano acerca de Dios no puede desarrollarse total y adecuadamente, sino a través de la observancia de todo lo que ha sido enviado por Él y está registrado en Su Libro.

Hace un año, el Libro Más Sagrado fue enviado desde el cielo de la misericordia del Señor de los Nombres. Dios mediante, muníficamente serás capaz de cumplir con lo que en él ha sido revelado.68

EPÍSTOLA AL HIJO DEL LOBO

Los Mensajeros Divinos han sido enviados, y sus Libros revelados, con el propósito de promover el conocimiento de Dios, y fomentar la unidad y camaradería entre los hombres. Mas ahora, observa cómo ellos han hecho de la Ley de Dios una causa y pretexto para la perversidad y el odio. ¡Cuán penoso, cuán lamentable es, que la mayoría de los hombres se aferren y se ocupen de las cosas que poseen, y estén ajenos y apartados, como por un velo, de las cosas que Dios posee!69

Que las diversas comuniones de la tierra, y los múltiples sistemas de creencia religiosa, nunca se permitan fomentar los sentimientos de animosidad entre los hombres es, en este Día, la esencia de la Fe de Dios y Su Religión. Estos principios y leyes, estos firmemente establecidos y poderosos sistemas han procedido de una única Fuente, y son los rayos de una única Luz. Que difieran uno del otro debe atribuirse a los requerimientos variables de las épocas en que ellos fueron promulgados.70

'Yo pertenezco a quien Me ama, el que cumple fielmente Mis mandamientos, y ha desechado las cosas que le fueron prohibidas en Mi Libro.'71

Hemos ordenado a los hombres, en todo momento, lo que es correcto, y prohibido lo incorrecto. Aquel Quien es el Señor de la Existencia atestigua que este Agraviado ha pedido a Dios, para Sus criaturas, todo lo que es conducente a la unidad y la armonía, a la camaradería y la concordia.72

Viniera lo que viniese, (ellos*) se negaron a permitir que sus propias inclinaciones suplantaran lo que el Libro ha decretado, ...73

PASAJES DE LOS ESCRITOS DE BAHÁ'U'LLÁH

¡Lejos, muy lejos está de Tu gloria lo que los hombres mortales puedan afirmar de Ti, o atribuirte, o la alabanza con la que puedan glorificarte! Cualquier deber que Tú hayas prescrito a Tus siervos de ensalzar al máximo Tu majestad y gloria, es sólo una muestra de Tu gracia hacia ellos, para que estén capacitados para ascender a la posición conferida a su propio ser interior, la posición del conocimiento de sí mismos.74

El principio de todas las cosas es el conocimiento de Dios, y el fin de todas las cosas, la observancia estricta de todo cuanto ha sido enviado desde el empíreo de la Voluntad Divina, la cual penetra todo lo que está en los cielos y todo lo que está en la tierra.75

¡Oh vosotros amantes del Dios único y verdadero! Esforzaos para que, en verdad, Le reconozcáis y conozcáis y observéis dignamente Sus preceptos.76

Él, en verdad, os ordena lo que es justo y conducente a la exaltación de la posición del hombre. Glorificado sea el Todo Misericordioso, el Revelador de esta maravillosa Tabla.77

Suplicad al Dios único y verdadero que conceda que todos los hombres sean benignamente asistidos en cumplir aquello que sea aceptable a Nuestra vista. Pronto el orden actual será enrollado y uno nuevo será desplegado en su lugar.78

Todo el deber del hombre en este Día es alcanzar aquella parte del torrente de la gracia que Dios derrama para él.79

Desde Sión se ha difundido la Ley de Dios, y Jerusalén y sus colinas y sus tierras están llenas de la gloria de Su Revelación. Dichoso el hombre que pondera en su corazón aquello que ha sido revelado en los Libros de Dios, el que Ayuda en el Peligro, el Autosubsistente. Meditad acerca de ello, oh vosotros amados de Dios, y dejad que vuestros oídos estén atentos a Su Palabra, para que os sea posible, por Su gracia y misericordia, beber en abundancia de las cristalinas aguas de la constancia, y llegar a ser en Su Causa firmes e inamovibles como la montaña.80

¡Por Tu nombre que supera a todos los demás nombres! Si Tu mandato predominante y todo sometedor alguna vez me alcanzara, me habilitaría para revivir las almas de todos los hombres por medio de Tu más exaltada Palabra, la cual he oído proferida por Tu Lengua de poder en Tu Reino de gloria.81

Bendito el hombre que ha admitido su creencia en Dios y en Sus signos, y reconocido que "a Él no se le ha de pedir cuenta de Sus actos". Dios ha hecho que tal reconocimiento sea el ornamento de toda creencia, y su mismo fundamento. De él debe depender la aceptación de toda buena obra. Fijad vuestros ojos en ello, no sea que las murmuraciones de los rebeldes os hagan resbalar.

Si Él decretara como lícitas las cosas que desde tiempo inmemorial han sido prohibidas, y prohibiere lo que en todos los tiempos ha sido considerado lícito, a nadie le sería dado el derecho de cuestionar Su autoridad. Quienquiera que vacile, aunque fuere por un solo instante, deberá ser considerado como un transgresor.

A quien no haya reconocido esta sublime y fundamental verdad, ni haya alcanzado esta muy exaltada posición, los vientos de la duda le agitarán, y los dichos de los infieles perturbarán su alma. Aquel que haya reconocido este principio será dotado con la más perfecta constancia. Todo honor sea para esta todo gloriosa posición, cuyo recuerdo adorna a cada exaltada Tabla. Tal es la enseñanza que Dios os ha conferido, una enseñanza que os librará de cualquier duda y perplejidad, os permitirá alcanzar la salvación, tanto en este mundo como en el venidero. Él es, verdaderamente, el Siempre Perdonador, el Más Generoso.82

Todo hombre de perspicacia, en este día, admitirá de buena gana que los consejos revelados por la Pluma de este Agraviado constituyen la suprema fuerza animadora del progreso del mundo y la exaltación de sus pueblos.83

¡Dios es Mi testigo! Si no estuviera en conflicto con aquello que la Tablas de Dios han decretado, gustosamente habría besado las manos de quienquiera que hubiese intentado derramar Mi sangre en el sendero del Bienamado.84

Si los misterios que nadie conoce salvo Dios fueran desentrañados, la humanidad entera atestiguaría las evidencias de una perfecta y consumada justicia. Con una certeza que nadie puede cuestionar, todos los hombres se aferrarían a Sus mandamientos y los observarían escrupulosamente. Nos, ciertamente, hemos decretado en Nuestro Libro una buena y generosa recompensa para todos aquellos que se aparten de la maldad y sigan una vida casta y santa. Él es, en verdad, el Gran Dador, el Todo Misericordioso.85

Di: Os incumbe, oh ministros de Estado, observar los preceptos de Dios y abandonar vuestras propias leyes y reglamentaciones, y ser de aquellos que son guiados rectamente. Esto es mejor para vosotros que todo lo que poseéis, si sólo lo supierais. Si transgredís el mandato de Dios, ni un ápice o una tilde de vuestras obras será aceptable a Su vista. Pronto descubriréis las consecuencias de lo que habéis hecho en esta vana existencia, y se os retribuirá por ello. Esta es, ciertamente, la verdad, la indudable verdad.86

Prestad atención a los consejos que os da este Siervo, por amor a Dios. Él, en verdad, no os pide ninguna recompensa, y está resignado a lo que Dios ha ordenado para Él, y completamente sometido a la Voluntad de Dios. ...

Abandonad ... las cosas que habéis maquinado y a las cuales os aferráis, y asíos firmemente a los preceptos de Dios, que quizá alcancéis lo que Él ha ideado para vosotros, y seáis de aquellos que siguen un curso recto.87

Considerad, por ejemplo, aquello que ha sido prohibido a los hombres en el Bayán. Dios, en ese Libro, y por Su mandato, ha decretado como lícito todo aquello que Él ha deseado decretar y, mediante la fuerza de Su soberano poder, ha prohibido todo aquello que Él ha escogido prohibir. Esto lo atestigua el texto de ese Libro. ¿No seréis vosotros testigos? Los hombres, no obstante, a sabiendas, han violado Su ley. ¿Tal comportamiento debe ser atribuido a Dios o a vosotros mismos? Sed justos en vuestro juicio. Toda cosa buena es de Dios, y toda cosa mala procede de vosotros.88

Pondera en tu corazón la revelación del Alma de Dios que penetra todas Sus Leyes, y compárala con esa naturaleza baja y apetecedora que se ha rebelado contra Él, que prohíbe a los hombres volverse hacia el Señor de los Nombres, y que los impulsa a marchar tras su lujuria y perversidad. Tal alma, en verdad, se ha adentrado lejos en el sendero del error...89

La esencia de la creencia en la Unidad Divina consiste en considerar a Aquel Quien es la Manifestación de Dios, y a Aquel Quien es el invisible, el inaccesible y la incognoscible Esencia, como uno y el mismo. Con esto se quiere significar que todo lo que pertenezca al primero, todos sus actos y hechos, todo lo que Él ordene o prohíba, deben ser considerados, en todos sus aspectos, en todas las circunstancias, y sin reserva alguna, como idénticos a la Voluntad de Dios mismo. Esta es la posición más elevada que un verdadero creyente en la unidad de Dios puede esperar alcanzar. Bendito el hombre que logra esta posición, y es de aquellos que son firmes en su creencia.90

¡Oh pueblo! La Lámpara de Dios está encendida; prestad atención, no sea que los impetuosos vientos de vuestra desobediencia extingan su luz.91

Sabed, ciertamente, que la esencia de la justicia y la fuente de la misma están incorporadas en las ordenanzas prescriptas por Aquel Quien es la Manifestación de la Persona de Dios entre los hombres, si sois de aquellos que reconocen esta verdad. Él, por cierto, encarna la más encumbrada, la infalible norma de justicia para toda la creación. Aunque Su ley fuera tal que infundiera terror en los corazones de todos los que están en el cielo y en la tierra, tal ley no sería sino justicia manifiesta. Los temores y la agitación que la revelación de esta ley provocaría en los corazones de los hombres, podrían en verdad compararse con el llanto del lactante al retirársele la leche de la madre, si sois de aquellos que comprenden. Si los hombres descubrieran el propósito que motiva la Revelación de Dios, seguramente desecharían sus temores y, con sus corazones plenos de gratitud, se regocijarían con extraordinaria alegría.92

Él, ciertamente, prescribe a todos los hombres lo que es justo y les prohíbe todo aquello que degrada su posición.93

Atestigua ... que no hay otro Dios sino Él, ... todo lo demás fuera de Él ha sido creado por Su mandato, ha sido modelado con Su consentimiento, está sujeto a Su ley ...94

Hemos prohibido a los hombres que sigan las imaginaciones de sus corazones, de modo que puedan estar capacitados para reconocer a Aquel Quien es la soberana Fuente y el Objeto de todo conocimiento, y aceptar todo aquello que Él desee revelar.95

Proclama a los hombres lo que Aquel Quien habla la verdad y es el Portador del Fideicomiso de Dios, te ha ordenado observar.96

El propósito que fundamenta la revelación de todo Libro celestial, más aún, de todo verso divinamente revelado, es el de dotar a todos los hombres de rectitud y entendimiento, para que la paz y la tranquilidad puedan ser firmemente establecidas entre ellos.97

Feliz el hombre que escucha Mi consejo y lo observa. ¡Ay de aquel que no cumpla con Mi deseo!98

Purificad vuestros corazones de toda contaminación terrenal, y apresuraos a entrar en el Reino de vuestro Señor, el Creador de tierra y cielo. Quien ha hecho temblar al mundo y gemir a todos sus pueblos, excepto a aquellos que han renunciado a todas las cosas, y se han aferrado a lo que la Tabla Oculta ha ordenado.99

¡Oh reyes de la tierra! La Más Grande Ley ha sido revelada en este Sitio, en este escenario de trascendente esplendor. Toda cosa oculta ha sido traída a la luz, en virtud de la Voluntad del Supremo Ordenador, Aquel que ha anunciado la Hora Final, por Quien la Luna ha sido hendida, y expuesto todo decreto irrevocable.100

No puede existir duda alguna de que los pueblos del mundo de cualesquier raza o religión derivan su inspiración de una única Fuente celestial, y de que son los súbditos de un único Dios. La diferencia entre las ordenanzas bajo las cuales ellos viven, debe ser atribuida a los variables requisitos y exigencias de la época en la que fueron reveladas. Todas ellas, a excepción de unas pocas, las cuales son el producto de la perversidad humana, fueron ordenadas por Dios y son el reflejo de Su Voluntad y Propósito.101

Escucha, oh Rey (Sultán ‘Abdu'l-‘Azíz), la palabra de Aquel que habla la verdad, ... No esperes que aquellos que violan las ordenanzas de Dios sean veraces ni sinceros en la fe que profesan. Evítalos, y mantén guardia estricta sobre ti mismo, no sea que sus maquinaciones y maldades te causen daño. Apártate de ellos y fija tu mirada en Dios, tu Señor, el Todo Glorioso, el Más Generoso. ... Observa, oh Rey, en lo más íntimo de tu corazón y con todo tu ser, los preceptos de Dios, y no camines por las sendas del opresor. ... Podrás alabarle de la mejor manera si amas a Sus amados, y resguardas y proteges a Sus siervos de la maldad de los pérfidos, para que nadie continúe oprimiéndoles. Deberías, además, levantarte a imponer la ley de Dios entre ellos, para que seas de aquellos que se hallan firmemente establecidos en Su ley. ... No seas negligente con la ley de Dios en todo lo que Tú desees lograr, ahora o en los días por venir. Di: ¡Alabado sea Dios, el Señor de todos los mundos!102

No hagáis a un lado el temor de Dios, oh reyes de la tierra, y cuidaos de transgredir los límites que el Todopoderoso ha establecido. ... En nada reside vuestra gloria verdadera y perdurable, salvo en la firme adhesión a los preceptos de Dios, en la observancia plena de Sus leyes, en la resolución de ver que no queden sin cumplir, y en proseguir firmemente el camino recto. ... Tened cuidado, no sea que vuestro dominio viole los mandamientos de Dios...103

Di: Él ordena lo que Le place, en virtud de Su soberanía, y hace lo que es Su Voluntad, de acuerdo con Su propio mandato. Él no debe ser interrogado sobre lo que Él desee ordenar. Él, en verdad, es el Irrestringido, el Todopoderoso, el Sapientísimo.104

Él es Quien, desde la eternidad, ha estado establecido en la sede de ascendencia y poder, de Cuyos labios han procedido los consejos que pueden satisfacer las necesidades de toda la humanidad, y las exhortaciones que pueden beneficiarle. ... Ante la faz de todos los hombres Me he levantado, y les he ordenado cumplir Mi voluntad. Mi objetivo no es sino el mejoramiento del mundo y la tranquilidad de sus pueblos. El bienestar de la humanidad, su paz y seguridad, son inalcanzables, a menos que, y hasta que, su unidad sea firmemente establecida. Esta unidad no podrá jamás lograrse mientras los consejos que la Pluma del Altísimo ha revelado permanezcan desatendidos.105

Las ordenanzas de Dios han sido enviadas desde el cielo de Su más augusta Revelación. Todos deben observarlas diligentemente. La suprema distinción del hombre, su real progreso, su victoria final, ha dependido siempre, y continuará dependiendo, de ellas. Quienquiera que guarde los mandamientos de Dios alcanzará sempiterna felicidad.

Una doble obligación descansa sobre aquel que ha reconocido la Aurora de la Unidad de Dios y admitido la verdad de Quien es la Manifestación de Su unicidad. La primera es constancia en su amor, una constancia tal que ni el clamor del enemigo ni las pretensiones del vano impostor puedan impedirle aferrarse a Aquel Quien es la Verdad Eterna, una constancia que no tome en cuenta nada de ellos. La segunda es la estricta observancia de las leyes que Él ha prescrito, leyes que Él siempre ha ordenado y que continuará ordenando a los hombres, y mediante las cuales la verdad puede ser distinguida y separada de la falsedad.106

Aquello que os conviene es el amor de Dios, y el amor por Aquel Quien es la Manifestación de Su Esencia, y la observancia de todo lo que Él escoja para prescribiros, si sólo lo supierais.107

Dichoso el hombre que atiende Mi consejo y guarda los preceptos prescritos por Aquel Quien es el Omnisciente, el Omnisapiente.108

¡Un libro, en verdad, ha sido enviado a los hombres de discernimiento! Ordena al pueblo observar la justicia y obrar con rectitud, y le prohíbe seguir sus inclinaciones corruptas y sus deseos carnales, que quizá los hijos de los hombres sean despertados de su sueño.

Di: Seguid, oh pueblo, lo que ha sido prescrito a vosotros en Nuestras Tablas, y no os dejéis llevar por las imaginaciones que los sembradores de maldad han maquinado, aquellos que cometen iniquidad y la imputan a Dios, el Más Santo, el Todo Glorioso, el Más Exaltado.109

¡Oh Shaykh, oh tú que has sometido tu voluntad a Dios! Por autosometimiento y unión perpetua con Dios se entiende que los hombres deberían fundir su voluntad completamente en la Voluntad de Dios, y considerar sus deseos como la nada absoluta en comparación con Su Propósito. Todo lo que el Creador ordene observar a Sus criaturas, diligentemente y con el mayor regocijo y ahínco, deben levantarse y cumplirlo. En ningún caso deben permitir que su fantasía oscurezca su juicio, ni considerar tampoco sus propias imaginaciones como la voz del Eterno. Hemos revelado en la Oración del Ayuno: "Si Tu Voluntad decretase que de Tu boca procedieran estas palabras, y fuesen dirigidas a ellos: 'Observa, por amor a Mi Belleza, el ayuno, oh pueblo, y no pongas ningún límite a su duración,' juro por la majestad de Tu gloria, que todos ellos lo observarían fielmente, se abstendrían de violar Tu ley, y continuarían haciéndolo hasta que entregaran sus almas a Ti". En esto consiste el completo sometimiento de la voluntad de uno a la Voluntad de Dios. ... La posición de absoluto autosometimiento trasciende todas las demás posiciones, y siempre permanecerá exaltada por sobre ellas.110

Apréstate para el empeño, que quizás puedas guiar a tu prójimo hacia la ley de Dios, el Más Misericordioso. Tal acción, en verdad, supera a todas las demás acciones a la vista de Dios, el Todo Poseedor, el Altísimo.111

BIBLIOGRAFÍA

- Sinopsis y Codificación de las Leyes y Ordenanzas del Kitáb i-Aqdas, EBILA, Buenos Aires, 1973.

- Los Siete Valles y Los Cuatro Valles, EBILA, Buenos Aires, 1989.

- Las Palabras Ocultas, Editorial Bahá’í de España, Terrassa, ed rev, 1994.

- El Kitáb-i-Iqán Libro de la Certeza, EBILA, Buenos Aires, 2ª ed, 1974.

- Tablas de Bahá'u'lláh, EBILA, Buenos Aires, 2ª ed rev, 1990.

- Epístola al Hijo del Lobo, EBILA, Buenos Aires, 2ª ed rev, 1985.

- Pasajes de los Escritos de Bahá'u'lláh, EBILA, Buenos Aires, 4ª ed rev, 1988.

1 1, págs. 11-12
2 2, pág. 12
3 11, pág. 16
4 13, págs. 17-18
5 14, pág. 21
6 16, págs. 23-24
7 págs. 58-59
8 Qur'án 2:254; 5:1, etc
9 págs. 78-79
10 pág. 80
11 pág. 84
12 12 ar. pág. 11
13 16 ar. pág. 13
14 18 ar. pág. 13
15 23 ar. pág. 14
16 38 ar. pág. 18
17 39 ar. pág. 18
18 40 ar. pág. 19
19 45 ar. pág. 20
20 48 ar. pág. 21
21 70 ar. pág. 27
22 29 per. pág. 41
23 págs. 31-32
24 pág. 36
25 págs. 50-51
26 pág. 134
27 pág. 147
28 págs. 149-50
29 Tabla Más Sagrada, pág. 13
30 Efulgencias, págs. 50
31 Efulgencias, págs. 52-53
32 Palabras del Paraíso, pág. 61
33 Palabras del Paraíso, pág. 65
34 Palabras del Paraíso, pág. 73
35 Palabras del Paraíso, pág. 82
36 Tabla del Mundo, pág. 90
37 Tabla del Mundo, pág. 93
38 Tabla del Mundo, pág. 95
39 Tabla del Mundo, pág. 96
40 Tabla del Mundo, pág. 98
41 Tabla del Mundo, pág. 99
42 Tabla del Mundo, pág. 102
43 Esplendores, pág. 113
44 Esplendores, pág. 126
45 Esplendores, pág. 132
46 Esplendores, pág. 135
47 Esplendores, págs. 137-8
48 Esplendores, pág. 138
49 Esplendores, pág. 140
50 Palabras de Sabiduría, pág. 165
51 Tabla de Maqsúd, págs. 176-7
52 Tabla de Maqsúd, pág. 188
53 Tabla a Vafá, pág. 201
54 Tabla a Vafá, págs. 201-2
55 Tabla al Siyyid-Mihdíy-i-Dahají, pág. 208
56 Tabla al Siyyid-Mihdíy-i-Dahají, pág. 209
57 Tabla al Siyyid-Mihdíy-i-Dahají, pág. 213
58 Tabla de la Prueba, pág. 220
59 Libro del Convenio, págs. 233-4
60 Extractos de otras tablas, pág. 246
61 Extractos de otras tablas, pág. 247
62 Extractos de otras tablas, pág. 249
63 Extractos de otras tablas, pág. 267
64 Extractos de otras tablas, pág. 272
65 Extractos de otras tablas, págs. 278-9
66 Extractos de otras tablas, pág. 281
67 Extractos de otras tablas, pág. 284
68 Extractos de otras tablas, pág. 285
69 págs. 11-12
70 págs. 12-13
71 pág. 24
72 pág. 36
* Creyentes de ‘Ishqábád
73 pág. 73
74 I, pág. 10
75 II, pág. 10
76 III, pág. 11
77 III, pág. 11
78 IV, pág. 12
79 V, pág. 13
80 X, pág. 17
81 XIV, pág. 29
82 XXXVII, pág. 74
83 XLIII, pág. 79
84 XLVIII, pág. 86
85 LIX, pág. 98
86 LXV, pág. 103
87 LXVI, pág. 106
88 LXXVII, págs. 123-4
89 LXXXII, pág. 132
90 LXXXIV, pág. 137
91 LXXXV, pág. 138
92 LXXXVIII, pág. 144
93 XCII, pág. 151
94 XCIV, pág. 157
95 C, pág. 167
96 C, pág. 168
97 CI, pág. 168
98 CI, pág. 169
99 CV, pág. 172
100 CV, pág. 172
101 CXI, pág. 177
102 CXIV, pág. 189
103 CXVIII, pág. 204
104 CXXIX, pág. 229
105 CXXXI, pág. 230
106 CXXXIII, pág. 233
107 CXXXIX, pág. 244
108 CXXXIX, pág. 245
109 CXLI, pág. 246
110 CLX, págs. 270-1
111 CLXI, pág. 271
---------------

------------------------------------------------------------

---------------

------------------------------------------------------------

¡Error!Marcador no definido.
11
13
51

Table of Contents: Albanian :Arabic :Belarusian :Bulgarian :Chinese_Simplified :Chinese_Traditional :Danish :Dutch :English :French :German :Hungarian :Italian :Japanese :Korean :Latvian :Norwegian :Persian :Polish :Portuguese :Romanian :Russian :Spanish :Swedish :Turkish :Ukrainian :