Announcing: BahaiPrayers.net


More Books by Compilaciones

Amor Noviazgo y Matrimonio
Convención Nacional - Emilio Egea
El pioneraje
HUQUQ Recopilación
LA EXPRESIÓN HUMANA
La ley de Dios
La Palabra de Dios
REUNIONES BAHÁ’ÍS
Superación de la Corrupción
Free Interfaith Software

Web - Windows - iPhone








Compilaciones : El pioneraje
EL PIONERAJE

“El espíritu de sacrificio de sí mismos y la devoción que ha animado a tan nutrido número de seguidores de Bahá’u’lláh para dejar sus hogares, trasladándose a puestos lejanos y cercanos, tanto a países extranjeros como en su propio país, con el fin de alzar el estandarte de la Fe y promulgar las Divinas Enseñanzas en casi todas las zonas pobladas del globo terráqueo, causa que nuestros corazones se alcen a lo alto, evocando así mismo nuestra profunda satisfacción y admiración. ...

Apreciamos hondamente el muy importante papel que desempeñan los pioneros en la marcha adelante del Ejército de la Luz hacia la victoria final. Provoca en nosotros el deseo de poder reconfortar sus corazones, animar sus espíritus y fortalecerles, llamando su atención a la exhortación alentadora que ha emanado de la Pluma de ‘Abdu’l-Bahá como sigue:

‘¡Oh amigos! ¡Si tan sólo pudiera caminar por esas regiones, aunque fuese a pie y en condiciones de pobreza total, levantando la llamada de ‘Ya Bahá’u’l-Abhá’ en las ciudades, los pueblos y las montañas, los desiertos y los océanos, promulgando así las divinas Enseñanzas! ¡Ay de mí, esto no puedo hacerlo! ¡Cuánto lo siento! ¡Quiera Dios que vosotros podáis lograrlo!’....

A cada uno de ustedes enviamos nuestro amor y la seguridad de nuestras oraciones para sus propósitos en los Santuarios Sagrados.” (Carta de la Casa Universal de Justicia a todos los pioneros, el 29 de noviembre de 1970)

“El Guardián ha señalado que el servicio más importante que se puede rendir a la Fe hoy en día es el de enseñar la Causa de Dios. El grado de importancia en el terreno del servicio es, primero, ser pionero en una región virgen de la Cruzada, segundo, ser pionero en una de las regiones de consolidación en el extranjero, y tercero, instalarse en una de las ciudades meta del frente interno y, finalmente, enseñar con un esfuerzo redoblado allá donde un bahá’í pueda vivir.” (De una carta escrita en nombre del Guardián a un creyente, fechada el 22 de agosto de 1954. Bahá’í News nº 285, noviembre 1954, Pág. 3)

“Hay varias maneras de servir de pionero, y todas son enteramente válidas y de gran ayuda al trabajo de enseñanza. Hay, en primer lugar, el caso del pionero que va a un determinado país, dedica el resto de su vida al servicio de la Fe en ese país y finalmente es enterrado en su suelo. En segundo lugar hay el caso del pionero que va a un puesto y allí sirve valientemente hasta que la comunidad bahá'í nativa está sólidamente establecida, y luego se va a nuevos campos de servicio. El tercer caso es, por ejemplo, el de los jóvenes que se encuentran entre el final de sus estudios académicos y el comienzo de su profesión escogida, que van de pioneros para un período específico limitado.” (Carta d la Casa Universal de Justicia a todas las Asambleas Nacionales, el 25 de mayo de 1975)

“…..una inquietante pregunta surge: ¿Continuaré mi educación, o saldré de pionero ahora? Indudablemente esta misma pregunta está en la mente de todos los jóvenes que desean dedicar su vida al progreso de la Fe. No hay una respuesta aplicable a todas las situaciones; el amado Guardián dio diferentes respuestas a diversos individuos sobre esta cuestión. Cada caso es diferente. Cada uno debe decidir ahora cómo puede servir mejor a la Causa. Al afrontar esta decisión, será útil considerar los siguientes factores:

1.- El bahá'í lo es para toda la vida; éste debería llegar a ser devoto en el progreso de la Causa de Dios, y el talento o facultades que posea los entregará finalmente a esto, olvidando otros objetivos de su vida; en esta situación debería considerar, entre otras cosas, si continuando ahora su educación podrá ser después un pionero más efectivo o, por otra lado, si la urgente necesidad de pioneros, mientras las posibilidades para la enseñanza están todavía abiertas, hace esto preferible a una anticipado incremento de la eficacia. Esta no es una decisión fácil, pues, con frecuencia, el espíritu que impulsa a uno a ofrecerse como pionero es más importante que los logros académicos.

2.- Para algunos la obligación del servicio puede ser un factor para decidir el momento de ofrecer servicios como pionero.

3.- Uno puede tener obligaciones importantes hacia otros, incluyendo los que puedan depender de él para su mantenimiento.

4.- Puede que sea posible combinar un proyecto de pionero con la continuación de su programa de estudios. También puede considerarse la posibilidad de que una experiencia como pionero, aunque se piense que interrumpe el programa formal educativo, llegue a evidenciar beneficios, al paso del tiempo, de que sus estudios sean más tarde recuperados con una visión más madura.

5.- La urgencia de una meta particular para la cual uno es especialmente apropiado para cumplir, y para la que no hay otros ofrecimientos.

6.- El hecho de que la necesidad de pioneros estará con nosotros indudablemente durante muchas generaciones, y, por ello, habrá muchos llamamientos en el futuro para servir como pioneros.

7.- También es aplicable el principio de la consulta. Uno puede sentir la obligación de consultar con otros, tal como sus padres, su asamblea espiritual nacional y comité de pioneros.

8.- Finalmente, teniendo en cuenta el principio de sacrificado servicio y la infalible promesa de Bahá'u'lláh ordenada para aquellos que se levanten para servir a Su Causa, uno debería orar y meditar sobre cuál será su camino de acción. Verdaderamente, muchas veces sucede que la contestación no se encuentra de otra manera.” (Casa Universal de Justicia. Mensaje a la juventud bahá'í de todos los países, de octubre 1968)

“Una vez que algunos valientes individuos autosacrificados se hayan levantado para servir, su ejemplo, sin duda, alentará a otros tímidos pioneros en potencia a seguir sus huellas. La historia de nuestra Fe está llena de registros de las cosas notables conseguidas por individuos realmente muy sencillos e insignificantes que se convirtieron en verdaderas atalayas y torres de fuerza por haber puesto su confianza en Dios y haberse levantado a proclamar Su Mensaje. “ (De una carta del 27 de marzo de 1945, escrita de parte del Guardián a la Asamblea Espiritual Nacional de las Islas Británicas. “El poder de la asistencia divina”)

“...la confianza en Bahá'u'lláh es lo que capacitará a los amigos para salir de pioneros; y lo que les inspirará a hacerlo y les guiará a escoger la ciudad a la que marchar de pioneros es la consciencia de la naturaleza imperativa de las metas; y el sacrificio en levantarse para salir de sus hogares es lo que atraerá para ellos las confirmaciones divinas, y mediante la experiencia viva, profundizará su amor por Dios, su consciencia de Su cuidado siempre presente y su confianza en Él en cada aspecto de sus vidas.” (Carta de parte de la Casa de Justicia a la Asamblea de Alemania, el 11 de enero de 1971)

CONFIANZA

“El campo es ciertamente tan inmenso, la época tan crítica, la Causa tan grande, los trabajadores tan pocos, el tiempo tan escaso, el privilegio tan inapreciable, que ningún adherente de la Fe de Bahá’u’lláh puede permitirse el lujo de un momento de vacilación. Esa fuerza nacida de Dios es irresistible en su poder arrollador, incalculable en su fuerza, imprevista en su curso, misteriosa en su funcionamiento e imponente en sus manifestaciones; una fuerza que, como el Báb ha escrito, vibra dentro del ser más íntimo de todas las cosas.” (El Advenimiento de la Justicia Divina, Pág. 70)

“La hora está madura para que [los bahá’ís} se liberen de las vanidades terrenales, monten el corcel de la firmeza, desplieguen el estandarte del desprendimiento, vistan la armadura de la consagración absoluta a la Causa de Dios, se ciñan con el cinto de una vida casta y santa, desenvainen la espada de los pronunciamientos de Bahá’u’lláh, alcen el escudo de Su amor, lleven como única provisión la confianza implícita en Su promesa, abandonen sus patrias y se dispersen por doquier para capturar los territorios aún vacíos de todo el planeta....” (Telegrama de Shoghi Effendi al mundo bahá’í, el 5 de mayo de 1953. Publicado en el Boletín de Argentina, noviembre y diciembre de 1987)

“Poniéndose la armadura de Su amor, abrochándose firmemente el escudo de Su potente Alianza, montando el corcel de la firmeza, sosteniendo en alto la lanza de la Palabra del Señor de las Huestes, y con incuestionable confianza en Sus promesas como la mejor provisión para su viaje, que ellos vuelvan sus rostros hacia esos campos aún inexplorados y dirijan sus pasos hacia esas metas que todavía no han sido cumplidas, seguros de que Aquel que les ha dirigido hasta alcanzar tales triunfos y a acumular tales premios en Su reino, continuará asistiéndoles para enriquecer su patrimonio espiritual hasta un grado tal que ninguna mente finita puede imaginar ni corazón humano percibir.” (Carta de abril de 1956, escrita de parte de Shoghi Effendi, Messages to the bahá’í World, Pág. 102. Citada en ‘El Poder de la Asistencia Divina’)

“Que algunos en este momento apresten sus esfuerzos, huyan de sus pueblos, ciudades y estados natales, abandonen su país y, ‘poniendo toda su confianza en Dios como la mejor provisión para su viaje’, vuelvan sus rostros y dirijan sus pasos hacia esas regiones distantes, esos campos vírgenes, esas ciudades no capituladas y encaminen sus energías a la captura de las ciudadelas de los corazones de los hombres, corazones que, como Bahá’u’lláh ha escrito, pueden ser subyugados por las huestes de la Revelación y de la prolación.” (El Advenimiento de la Justicia Divina, Pág. 98)

“Y cuando determine dejar su hogar, por amor a la Causa de su Señor, que ponga toda su confianza en Dios como la mejor provisión para su viaje, y que se atavíe con el manto de la virtud... Si es encendido con el fuego de su amor, si renuncia a todas las cosas creadas, las palabras que profiera abrasarán a quienes le escuchen. “ (Bahá'u'lláh. Pasajes de los Escritos de Bahá’u’lláh. CLVII)

(...) “No toméis en cuenta vuestras limitaciones y debilidad; fijad vuestra mirada en el poder invencible del Señor, vuestro Dios el Todopoderoso. ¿Acaso no ha hecho que Abraham, en tiempos pasados, a pesar de su aparente impotencia, triunfara sobre las fuerzas de Nimrod? ¿No ha hecho posible a Moisés, cuyo cayado era su único compañero, vencer al Faraón y sus huestes? ¿No ha establecido el poder de Jesús, pobre y humilde como era a los ojos de los hombres, sobre las fuerzas combinadas del pueblo judío? ¿No ha sometido a las tribus bárbaras y militantes de Arabia a la sagrada y transformadora disciplina de Muhammad, Su Profeta? Levantaos en Su nombre, poned toda vuestra confianza en Él y estad seguros de la victoria final.” (El Báb. Citado en Tablas del Plan Divino, Pág. 6)

“¡Oh mis soldados del reino! ¡Sed valientes e intrépidos! Día a día acrecentad vuestras victorias espirituales. No seáis perturbados por los constantes asaltos de los enemigos. Atacad como leones rugientes. No penséis en vosotros mismos, pues los ejércitos invisibles del Reino están luchando a vuestro lado. Entrad en el campo de batalla con las confirmaciones del Espíritu Santo. Sabed con certeza que los poderes del reino de Abhá están con vosotros. Las huestes del cielo de la Verdad están con vosotros. Las frescas brisas del Paraíso de Abhá soplan sobre vuestras caldeadas frentes. Ni por un momento estáis solos. Ni por un segundo estáis abandonados. La belleza de Abhá está con vosotros. El Glorioso Dios está con vosotros. El Rey de Reyes está con vosotros.” (‘Abdu’l-Bahá. Star of the West, Vol. 13, nº 5, p. 113)

“Deben recordar la gloriosa historia de la Causa, que tanto en el Este como en el Oeste, fue establecida por almas dedicadas que, en su mayoría no eran ni ricos ni famosos, ni bien educados, pero cuya devoción, entusiasmo y autosacrificio superó todo obstáculo y ganó milagrosas victorias para la Fe de Dios…. Que se dediquen, jóvenes y mayores, hombres y mujeres por igual y salgan a residir en nuevos distritos, viajen y enseñen a pesar de la falta de experiencia y estén seguros de que Bahá’u’lláh ha prometido ayudar a todos los que se levanten en Su Nombre. Su fuerza les sostendrá; su propia debilidad no tiene ninguna importancia.” (Carta de parte de Shoghi Effendi a la Asamblea Espiritual Nacional de India, el 29 de junio de 1941. Dawn of a New Day, Págs. 89-90)

“Bahá’u’lláh ha dicho que Dios ayudará a aquellos que se levante en Su servicio. Cuanto más laboren por Su Fe, Él más les ayudará y bendecirá.” (Carta de parte del Guardián a los bahá’ís de Quito – Ecuador, el 23 de noviembre de 1941)

En 1951, una pionera expresó en una carta al Guardián sus profundos sentimientos de insuficiencia y demérito con los que luchaba aun estando en su puesto. He aquí la respuesta escrita de parte del Guardián:

“Usted ha expresado el mismo sentimiento, la señal del mismo misterio que los expresados por casi todos los que han sido llamados a servir a Dios. Sabemos que incluso los Profetas de Dios sufrieron angustia cuando el Espíritu de Dios descendió sobre ellos y les ordenó levantarse a predicar.

Fíjese en Moisés, quien dijo: ‘Yo soy tartamudo’. ¡Fíjese en Mahoma, enrollado en su alfombra, angustiado! El Guardián mismo sufrió terriblemente al conocer la noticia de que él había sido designado Guardián.

Vea usted, pues, que su sentimiento de inadecuación, su conciencia de indignidad, no es del todo única. Muchos la han sufrido, desde los más elevados hasta los más humildes. Ahora bien, la sabiduría de esto es: ellos son instrumentos, aparentemente débiles, demuestran que Dios es el poder que reporta la victoria y no los hombres. Si usted fuese una persona rica, eminente y fuerte, que supiera todo sobre África y que considerara que sería divertido ir allá, cualquier servicio que usted rindiera y cualquier victoria que informara serían atribuidas a su personalidad y no a la Causa de Dios. Pero, dado que la verdad es lo contrario, sus servicios testimoniarán el poder de Bahá’u’lláh y la verdad de Su Fe.” (Unfolding Destiny. P. 459. Publicado en Bahá’í Canadá, noviembre-diciembre de 1983)

“No se desanime si su labor no da siempre frutos abundantes. Pues una meta conseguida con rapidez no es siempre la mejor ni la más duradera. Cuanto más se esfuerce por conseguir su propósito, mayores serán las confirmaciones de Bahá’u’lláh y más seguro estará usted de alcanzar el éxito. Por lo tanto, sea feliz y esfuércese con plena fe y confianza. Porque Bahá’u’lláh ha prometido su asistencia divina a todos aquellos que con un corazón puro y desprendido se ofrecen para difundir su Sagrada Palabra, aunque se esté privado de todo conocimiento y capacidad humanos, y a pesar de las fuerzas de la oscuridad y de la oposición que contra ellos pudieran levantarse. La meta es clara, el sendero seguro y cierto, y las aseveraciones de Bahá’u’lláh referidas al éxito final de nuestros esfuerzos totalmente rotundas. Seamos firmes y realicemos de corazón la gran labor que Él ha confiado en nuestras manos.” (Carta de parte de Shoghi Effendi a un creyente, el 3 de febrero de 1937)

“Este trabajo de pioneraje es siempre difícil y, a menos que seamos resueltos y tengamos fe en nuestra Causa, probablemente nos descorazonaremos. Debemos recordar que Bahá’u’lláh siempre está a la expectativa, listo para venir en nuestro auxilio con sólo ofrecernos para servirlo con un espíritu de abnegación y desprendimiento absoluto. Sus promesas en este sentido son muy enérgicas y claras; solamente nos corresponde actuar en consecuencia.” (Carta en nombre de Shoghi Effendi a un creyente, el 11 de noviembre de 1931)

RECOMPENSAS

“¡Oh vosotros, sin hogar y errantes en el sendero de Dios! La prosperidad, la satisfacción y la libertad, por deseadas que sean y aunque conduzcan a la alegría del corazón humano, no pueden compararse en modo alguno con las vicisitudes padecidas por los que carecen de hogar, y que sufren adversidades en el Sendero de Dios, ya que semejantes destierros y exilios son bendecidos por la gracia divina e indudablemente son seguidos por la merced de la Providencia. El gozo de la tranquilidad en el propio hogar y la dulzura de la libertad de todas las preocupaciones pasarán, mientras que la bendición de la falta de hogar perdurará por siempre, y se verán sus trascendentes resultados.

La salida de Abrahám de Su tierra natal fue causa de que las generosas dádivas del Todoglorioso se pusieran de manifiesto, y el ocaso del más brillante astro de Canaan desplegó la refulgencia de José ante los ojos de los hombres. La huída de Moisés, el Profeta del Sinaí, reveló la llama de la Zarza Ardiente del Fuego del Señor, y la aparición de Jesús infundió en el mundo los hálitos del Espíritu Santo. La partida de Mahoma, el Amado de Dios, de su ciudad natal, fue la causa de la exaltación del Sagrado Verbo de Dios, y el destierro de la Sagrada Beldad condujo a la difusión de la Luz de Su Divina Revelación por todas las regiones.

¡Prestad gran atención, oh personas de discernimiento!.” (‘Abdu’l-Bahá. Selección de los Escritos de ‘Abdu’l-Bahá, sección 222)

“… los sacrificios que implica, el valor, la fe y la perseverancia que esto exige son sin duda muy grandes. Su valor, sin embargo, no puede ser nunca determinado en la presente época y la recompensa ilimitada que recibirán aquellos que demuestren esas cualidades no podrá ser adecuadamente descrita. ‘Aquellos que han abandonado su país’, es el propio testimonio de Bahá’u’lláh, ‘por el propósito de enseñar Nuestra Causa, a éstos los fortalecerá el Fiel espíritu mediante su poder…¡Por mi vida! Ningún acto, por muy grande que sea, puede comparársele excepto los hechos que han sido ordenados por Dios, el Omnipotente, el Más Poderoso. Tal servicio es, en verdad, el príncipe de todos los buenos hechos y el ornamento de todo acto bueno’. Tal recompensa, debe notarse, no debe ser considerada como una bendición puramente abstracta confinada a la vida futura, sino también como un beneficio tangible que sólo tal valor, fe y perseverancia pueden conferir en este mundo material.” (El Advenimiento de la Justicia Divina, Pág. 100)

“El Guardián es muy consciente de los grandes sacrificios que se exigen a los devotos pioneros y de los problemas que deben enfrentar y vencer. Es por eso que cree que la tarea de los pioneros es el trabajo bahá’í más importante que un individuo puede realizar actualmente; más importante que servir en una Asamblea Nacional o cualquier puesto administrativo. Si bien implica grandes responsabilidades y dificultades, no obstante eso, sus bendiciones espirituales son tan grandes que eclipsan todo lo demás; y las oportunidades de victorias especiales para la Fe son tan abundantes que el alma que una vez haya saboreado el elixir del servicio como pionero, rara vea hará otra cosa.” (De una carta escrita en nombre de Shoghi Effendi a un creyente, el 5 de junio de 1954)

“Sus esfuerzos han sido abundantemente bendecidos y deben servir como ejemplo para otros pioneros y como una prueba cierta de que Dios ayudará a todo el que se levante para servirlo. Parte del valor de este gran trabajo que se está haciendo en el campo de la enseñanza es que debe realizarse a través de verdaderos sacrificios, con las angustias que los acompañan. Existe una tendencia, desde el punto de vista [norte}americano actual, a creer que el sufrimiento se produce por ineptitud y que no sólo es evitable sino que no es bueno ni esencial. Si bien existe algo de cierto en esta actitud, nosotros como bahá’ís no podemos sino creer que el sufrimiento es frecuentemente una parte esencial de nuestro servicio. Los profetas sufrieron amargamente, como así también todos los Santos y Mártires y, a menudo, ‘se alimentaban con los fragmentos de sus rotos corazones’, como Bahá’u’lláh dice en una de sus hermosas oraciones.” (Carta escrita de parte de Shoghi Effendi a un creyente, el 4 de julio de 1949)

“Aunque ahora parezcan las perspectivas poco favorables y no muestren muchas evidencias de esperanza, ellos (los pioneros) tienen el deber de mantenerse firmes en sus esfuerzos, guardar plena seguridad , y no vacilar en sus empeños cotidianos, ni jamás perder la ilusión. Deben estar alertas y conscientes de la sublimidad de su vocación y de la futura gloria de su misión, sin distraerse por los triviales pasatiempos y tentaciones del ambiente en que se encuentran. Habrán de hacer mayores esfuerzos, al desempeñar ese papel, cada uno independientemente, así como en conjunto, acelerando de esta manera el advenimiento del día en que ha de ser revelada, por fin, la máxima medida de la potencialidad de su amada Fe, y verla volar hacia nuevas alturas de potencia, eminencia y gloria, tal como lo ha predestinado la Providencia....

"Por muy grande que se la tarea, y por muy insuperables que parezcan los obstáculos que se encuentren en el camino de su realización, o cuán limitados sean sus medios, las capacidades y el número de personas llamadas para asegurar su realización, no puede faltar de llevarse dicha tarea a feliz término en su debido tiempo, por las divinas potencias con que está dotada. La gracia redentora de Dios que fluye a través del maravilloso conjunto de Sus fieles servidores, igual que en tiempos pasados, gradualmente penetrará el mundo, causando un efecto en los ánimos de los pueblos y naciones. Entonces, se darán cuenta de que nada, salvo el divino Remedio que Él mismo recetó, tiene la eficacia de curar las dolencias que ahora padece la humanidad entera. En este caso, ¿de qué privilegio mayor podríamos gozar que el de ser el instrumento, el canal para la transmisión de tal gracia divina? Animémonos, pues, empeñándonos fielmente en nuestra misión, permaneciendo siempre seguros de que el día prometido de la victoria final predicha por Bahá'u'lláh, que señalará la edad de oro de Su Causa, amanecerá sobre nosotros y también sobre el mundo entero, que todavía no conoce la divina potencia de Su Mensaje." (Shoghi Effendi. Citado en carta de la Casa Universal de Justicia a los pioneros del mundo, el 20 de noviembre de 1970)

“Y entre nosotros, en este punto de Adoración, se encuentran varias de las heroicas almas de la celebre compañía de aquellos que se ganaron el título de Caballero de Bahá'u'lláh, conferido a ellos por Shoghi Effendi, Guardián de la Causa, para dar a conocer sus actos de intrepidez y de devoción como maestros de la Fe. Ellos son quienes estuvieron en la vanguardia durante la triunfal Cruzada de Diez Años. Sus hazañas, construidas sobre las dramáticas proezas de la Edad Heroica y los sacrificios de innumerables mártires y héroes del pasado, y siguiendo el camino trazado por los primeros maestros de la Fe, hicieron una realidad el establecimiento mismo de la Causa de Bahá'u'lláh como una religión mundial.

Ahora, en esta ocasión conmemorativa, se esta depositando el Pergamino de Honor, en el que Amatu'l-Bahá Rúhíyyih Khánum ha inscrito los nombres de los Caballeros, en la puerta de entrada del Santuario Más Sagrado, en el lugar designado por nuestro amado Guardián. Esto es tanto un símbolo como una promesa: un símbolo recogiendo la realidad de una respuesta clara, en un momento critico, al deber conferido a todos nosotros por el Señor de las Huestes de difundir Sus enseñanzas entre todos los pueblos; una promesa de que el compromiso mostrado tan resplandecientemente por estos pioneros intrépidos se reafirmará por las generaciones de sus sucesores, asegurando que la luz de la Revelación de Bahá'u'lláh, 'brillando en todo su poder y gloria, se habrá difundido por y habrá enfrascado al planeta entero'.

Ésta es también una señal de reconocimiento del poder de la Mano de Omnipotencia para hacer de mosquitos, águilas. Sus bondades nos dan valor. Somos aves de alas rotas y, sin embargo, con Sus palabras que nos dan seguridad y resuenan en nuestras almas, nos alzamos a alturas siempre mayores en Su servicio. ';Soy el Halcón Real posado en el brazo del Todopoderoso!' Él declara, agregando benévolamente: 'Yo despliego las alas marchitas de toda ave quebrada y le ayudo a levantar el vuelo'. ¿Cómo entonces podemos fallar?

Nosotros aquí hacemos esta promesa: Con una historia emocionante de apoyo divino que hemos atravesado y una visión clara del destino que se despliega ante nosotros, nos moveremos hacia adelante, renovados, reconsagrados, resueltos, hasta que la conciencia de todo ser humano haya sido tocada con el conocimiento de la triunfante Fe de Dios. Y, entonando las palabras anticipantes de Su Heraldo Mártir, exclamamos: '¡Exaltada sea Su gloria, y magnificado sea Su poder, y beatificada sea Su santidad, y glorificada sea Su grandeza, y loados sean Sus hechos!'. (Declaración de la Casa Universal de Justicia con ocasión del homenaje a Bahá’u’lláh leído en Bahjí el 28 de mayo de 1992)

"Aquellos que han abandonado su país con el propósito de enseñar Nuestra Causa, a éstos los fortalecerá el Fiel Espíritu mediante su poder. Una compañía de nuestros ángeles escogidos partirá con ellos, como lo ha ordenado Aquel Quien es el Todopoderoso, el Omnisapiente. ¡Cuan grande la bienaventuranza que espera a aquel que ha alcanzado el honor de servir al Todopoderoso! ¡Por mi vida! Ningún acto, por muy grande que sea, puede comparársele, excepto los hechos que han sido ordenados por Dios, el Omnipotente, el Más Poderoso. Tal servicio es, en verdad, el príncipe de todos los buenos hechos y el ornamento de todo acto bueno. Así ha sido ordenado por Aquel quien es el Soberano Revelador, el Antiguo de los Días." (Bahá’u’lláh, citado en la carta de la Casa Universal de Justicia a todos los pioneros, de fecha 29 de noviembre de 1970)

PIONEROS INTERNACIONALES

“El mundo bahá'í está actualmente.... determinado a avanzar en el proceso de entrada en tropas. Pioneros y maestros viajeros pueden hacer contribuciones significativas para el avance de este propósito. Empapados con el espíritu de humildad, amor y desprendimiento, ellos pueden reforzar el trabajo de los amigos en todos los lugares del mundo en sus esfuerzos para aumentar el fortalecimiento e influencia de la comunidad bahá'í…. Pronto se les pedirá a las Asambleas Espirituales Nacionales que obtengan metas numéricas de pioneros y maestros viajeros que se levanten y salgan de sus países a servir en el campo internacional. Hacemos un llamado a los creyentes en todas partes para asegurar, a través de su entusiasta respuesta, que estas metas no solamente se cumplan, sino que sean sobrepasadas. Información acerca de las necesidades de pioneros se halla en un documento preparado por el Centro Internacional de Enseñanza y se encuentra disponible a través de las agencias de sus Asambleas Nacionales y de los miembros del Cuerpo Auxiliar y sus Asistentes.” (Casa Universal de Justicia. A los Bahá’ís del mundo. 15 de septiembre de 1996)

“...hemos decidido, en consulta con el Centro Internacional de Enseñanza, adoptar un nuevo modelo para la llamada de pioneros para el Plan de Tres Años.

La esencia de este método es que los amigos pueden levantarse de cualquier lugar del mundo para ir de pioneros a cualquier otra parte del mundo. Hay muy pocos lugares donde no se necesiten pioneros de largo y corto plazo o maestros viajeros. Pero las necesidades varían en naturaleza, intensidad y urgencia. Se ha preparado una lista de cuatro categorías, indicando las necesidades particulares, para ayudara cada voluntario o voluntaria a elegir su meta. Estas cuatro categorías comprenden países y territorios donde:

1ª. Se dan ahora oportunidades especialmente fértiles para la propagación rápida de la Fe que deben ser satisfechas con urgencia.

2ª. La Fe esta establecida, pero se necesitan pioneros para estimular el proceso de crecimiento y ayudar a la apertura de nuevas localidades.

3ª. El proceso de expansión y consolidación tiene un impulso significativo, pero son necesarios pioneros que puedan llevar a cabo tareas especificas, tales como despertar el interés de gente prominente, fortalecer comunidades en ciertas áreas o ayudar en proyectos de desarrollo económico y social.

4ª. Los pioneros son sumamente necesarios, pero la entrada resulta difícil debido a restricciones de la actividad bahá'í, falta de seguridad u otras circunstancias. Estas condiciones requieren creyentes que, con ingenio, busquen oportunidades de pioneraje. (Carta del 27 de junio de 1993 dirigida por la Casa Universal de Justicia a los bahá’ís del mundo)

PIONEROS DEL FRENTE INTERNO

El amado Guardián, Shoghi Effendi, dio gran importancia a los pioneros en la conquista de las metas relacionadas con la enseñanza. Poco después de lanzar el primer Plan de Siete Años dijo:

“Por prácticos o bien concebidos que sean los planes formulados por ellos, tales medidas y planes jamás pueden rendir ningún resultado satisfactorio a menos que un número suficiente de pioneros haya decidido hacer los sacrificios necesarios y se haya ofrecido voluntariamente para llevar a cabo estos proyectos. La implantación, una vez por todas, del estandarte de Bahá’u’lláh en el corazón de estos territorios vírgenes, la erección de la base estructural y de Su Orden Administrativo en sus ciudades y pueblos, y el establecimiento de un anclaje firme y permanente para sus instituciones, en las mentes y corazones de sus habitantes, constituye, creo firmemente, el paso inicial y más significativo en las etapas sucesivas por las cuales tiene que pasar la campaña de enseñanza inaugurada bajo el estandarte del Plan de Siete Años. “ (El Advenimiento de la Justicia Divina, Pág. 83)

“Aunque el envío de pioneros internacionales es imperativo, la Casa de Justicia desea enfatizar también la importancia del pioneraje en el frente interno, que en la mayoría de los países es uno de los medios más efectivos para promover y consolidar la Causa.” (Carta de la Casa Universal de Justicia a todas las Asambleas Espirituales Nacionales, del 14 de mayo de 1987)

“El cumplimiento de una meta del frente interno puede ser realizado por cualquier bahá’í que se traslade a ese lugar, sin importar si viene del extranjero o si es un nativo del país. Sin embargo, no está previsto que las Asambleas Nacionales siempre se fijen en los pioneros extranjeros para lograr las metas de los planes de enseñanza, sino más bien que los creyentes nativos del país acepten crecientemente la responsabilidad de la propagación y consolidación de la Fe en ese país, para que tan pronto sea posible ellos estén al frente tanto de las funciones de enseñanza como de las de administración de la Causa. La Casa de Justicia espera que ustedes trabajen apuntando a ese objetivo.” (Carta de parte de la Casa Universal de Justicia a la Asamblea Espiritual Nacional de Belice, el 7 de enero de 1983)

“Una vez identificadas las categorías apropiadas, los planes nacionales en estos países deberán hacer preparativos para la apertura gradual de áreas vírgenes mediante el asentamiento de pioneros internos. Tales metas podrán lograrse con relativa facilidad si los pioneros tienen experiencia anterior con programas de instituto y si son capaces de utilizar sus métodos y materiales para animar a un grupo de creyentes dedicados que puedan llevar adelante el trabajo de la Fe en su área. Cuán inestimable será el privilegio para aquellos que, en los últimos años del primer siglo de la Edad Formativa, pongan su confianza en Dios y se levanten con fervor a tomar la delantera en llevar a todas partes de sus países la luz de guía Divina. Abrigamos la esperanza de que este llamado para pioneros internos genere gran entusiasmo entre los amigos y abra delante de sus propios ojos una nueva panorámica de posibilidades para servir a la Fe.” (Carta de la Casa Universal de Justicia a la Conferencia de Consejeros, 9 de enero de 2001)

“La labor de pioneros y maestros viajeros es, por lo tanto, de la mayor importancia para el cumplimiento de los planes de enseñanza. No es siempre difícil ver la solución ideal para cierto problema de enseñanza; sin embargo, las soluciones ideales raras veces están a nuestro alcance y las Asambleas que logran los resultados más destacados son aquellas que han desarrollado la habilidad de usar en la forma más ventajosa cualesquiera medios que estén a su disposición y cualquier ayuda que se les pueda dar. Todos los pioneros, por ejemplo, tienen diferentes capacidades, diferentes talentos, diferentes problemas y diferentes responsabilidades. Puede ser que una Asamblea Nacional vea que su necesidad más urgente es la de tener un matrimonio que sea económicamente independiente para residir en una zona de aldeas remotas y realizar clases regulares para los creyentes que viven allí; pero en cambio recibe dos damas solteras de mediana edad quienes tienen que trabajar para sostenerse, y el empleo puede obtenerse solamente en una de las ciudades grandes. En vez de desesperarse, una Asamblea hábil inmediatamente determinará  si la presencia de una de ellas o ambas en tal localidad facilitaría la salida de uno o más creyentes nativos a la zona de las aldeas. Aun si esto no resulta, la Asamblea, no obstante, hará  todo lo posible para ayudar a las dos pioneras a establecerse y aprovechar al máximo cualesquier servicios que puedan prestar, servicios que bien puedan ser, con el tiempo, de beneficio inestimable para esa comunidad nacional. (Carta de la Casa Universal de Justicia a todas las Asambleas Espirituales Nacionales, del 25 de mayo de 1975)

REPRESENTANTES DE LA CAUSA

“...él cree que no hay ningún servicio en todo el mundo bahá’í tan importante como su trabajo de pioneraje en zonas vírgenes. Ellos han alcanzado un magnífico puesto de servicio. Son los representantes de la Fe en esas zonas vírgenes. Tienen el inestimable privilegio de llevar la luz de Bahá’u’lláh a aquellos que hasta ahora están privados de la Guía Divina para esta época. El Guardián repetidamente ha señalado que ellos pueden y deben llegar a ser conquistadores espirituales de estas nuevas tierras.” (Shoghi Effendi. Messages to Canadá, p. 43)

“El principio es que los pioneros que ingresan en el campo del pioneraje deben ser conscientes de que van a representar a la Causa; de hecho, serán la Causa. Sus mentes y sus corazones deben concentrarse en sus nuevas tareas y su nuevo ambiente. No deben estar pensando en cuándo podrán volver a casa, o cuándo podrían ir a otra parte. Solamente cuando la Fe esté firmemente establecida deben considerar trasladarse y, entonces, hacerlo solamente en consulta con la Asamblea Nacional.” (De una carta escrita de parte de Shoghi Effendi a la Asamblea Espiritual Nacional de Alemania y Austria, el 28 de junio de 1954)

“Los pioneros mismos deben comprender que no solamente están cumpliendo con los deseos de Bahá’u’lláh, y que están haciendo aquello que el Maestro dijo que Él deseaba hacer, es decir, viajar, si fuera necesario a pie, y llevar el Mensaje de Su padre a todas las regiones de la tierra; sino que realzan el prestigio de la Fe a un notable nivel a los ojos del público, y especialmente ante los ojos de las autoridades. No hay duda de que el rápido avance de la Fe recientemente ha llamado la atención en gran medida de la gente de pensamiento y a las personas destacadas de la sociedad, y en el ámbito educativo, más de lo que ha sucedido durante casi cien años.” (De una carta escrita en nombre de Shoghi Effendi a la Asamblea Espiritual Nacional de los Estados Unidos, el 20 de junio de 1954)

“… Un pionero no tiene deberes específicos diferentes de los de cualquier otro creyente, de hecho, un pionero se convierte en un miembro de la comunidad en la que se establece. Sin embargo, hay un aumento de responsabilidad, podría decirse, proporcional al grado de prominencia que un creyente alcanza.

Así, cuando un pionero va a un área donde no hay ningún otro bahá’í, él se convierte en representante de la Fe a los ojos de la gente de ese área. No sólo le juzgarán a él, sino a la Fe misma, por la manera en que actue.

En cierta medida, sucede lo mismo para la primera persona en aceptar la Fe en un área. De manera similar, si un creyente se establece en una comunidad de nuevos creyentes, ellos tenderán a observarle y serán influidos por su ejemplo y sus palabras.

Cuanto más puedan perjudicar las acciones de un creyente el buen nombre de la Fe, mayor debe ser su deseo de sacrificar sus propios intereses por el bien de la Causa de Dios.” (Citado en carta de parte de la Casa de Justicia a la Asamblea Nacional de Finlandia, el 20 octubre de 1982)

LA ENSEÑANZA A LOS NATIVOS DEL PAÍS

“Ninguno de los pioneros, en esta etapa de la construcción de las comunidades nacionales bahá'ís debería restar importancia al requisito fundamental de cualquier campaña fructífera de enseñanza, que es adaptar la presentación de los principios fundamentales de su Fe a los antecedentes culturales y religiosos, las ideologías y el temperamento de las diversas razas y naciones a los que está llamado a iluminar y atraer. Las susceptibilidades de estas razas y naciones... deberían en todo momento ser consideradas cuidadosamente y bajo ninguna circunstancia olvidadas.” (Shoghi Effendi. Citadel of Faith. p. 25. Recopilación de Escrituras Bahá'ís sobre la Enseñanza. Pág. 22-23)

“Él constantemente recalca a los pioneros de todos los países que no deben abandonar sus puestos a menos que no quede nada más que les sea posible hacer; de otra manera, el esfuerzo, el tiempo y el sacrificio que se ha dedicado al trabajo allí, se perderán para la Fe.

Ha enfatizado en más de una ocasión que lo más importante que un pionero debe hacer es dedicar sus energías a la enseñanza de los nativos del país. Debe enseñarles, confirmarles y ayudarles a aceptar gradualmente sus responsabilidades en la Fe para que lleguen a ser defensores y sostenedores activos de sus instituciones. Esto significa, entonces, que la Causa está siendo edificada sobre una base firme, y no que está siendo conducida por personas que han llegado a ese país desde otras tierras. Además, en la mayoría de la gente existe en cierta medida un oculto sentimiento de diferencia racial, estén o no conscientes, lo admitan o no; y aquellos que no sean nativos pueden verse obligados a sufrir grandes pruebas al aceptar la Fe, debido al principio de la completa eliminación de los prejuicios.

Esto no quiere decir que no se deba enseñar a otras personas no nativas, si se encontrara que están realmente preparadas espiritualmente para el Mensaje de Bahá’u’lláh; pero lo importante es esforzarse para enseñar y confirmar a unos pocos nativos, quienes no solamente serán encendidos con su espíritu, sino que a su vez, como Enoch Olinga, de Uganda, rápidamente encenderán la llama de la Fe en los corazones de otros de sus compatriotas.” (Carta escrita en nombre de Shoghi Effendi a un creyente. El 2 de agosto de 1955)

“Por muy importantes que son los servicios rendidos por los pioneros e inolvidables los actos que llevan a cabo, no deben tomar el lugar del elemento indígena, que debe constituir la piedra angular de la comunidad, llevar a cabo sus propios asuntos, construir sus propias instituciones, abastecer sus propios fondos, publicar su propia literatura, etc. Una madre da a luz un niño, pero el niño debe crecer por sí mismo. Cuanto más mayor se hace, más responsable es de sus propios actos. (Carta en nombre del Guardián a una Asamblea Nacional,con fecha 3 de julio de 1957)

“La Casa de Justicia notó en sus comentarios cuán intensamente ciertas comunidades de su área dependen de los pioneros residentes; que en realidad los pioneros se han convertido en el eje de las actividades de enseñanza de la Fe en esas comunidades. Vuestro comentario subraya la importancia de animar a los creyentes nativos de la comunidad a relacionarse con sus amigos y vecinos para que investiguen la Fe. La Casa de Justicia comprende que no es fácil que los creyentes que siempre han dependido de ministros o sacerdotes ahora se responsabilicen de su propio desarrollo espiritual. El mismo acto de enseñar la Causa les ayudará a comprender su propio valor y les permitirá cumplir con sus responsabilidades espirituales individuales.” (De una carta de parte de la Casa Universal de Justicia a la Asamblea Espiritual Nacional de Las Bahamas, el 20 de abril de 1986)

“La tendencia a dejar el peso de la enseñanza a los pioneros extranjeros tiene que ser vencida, aunque sea un proceso lento. Hasta que los creyentes nativos se enciendan con amor hacia la Causa y resuelvan buscar almas dispuestas a aprender acerca de la Fe, no podrá haber un crecimiento substancial en el número de creyentes.” (Carta de parte de la Casa Universal de Justicia a la Asamblea Espiritual Nacional de México el 8 de noviembre de 1984)

“El pionero, una vez establecido un cuerpo administrativo, deja de tener cualquier posición especial en la comunidad. Pero, por supuesto, el servicio que ha prestado continúa siendo muy grande, y debe continuar esforzándose al máximo por la Causa junto con la Asamblea y los demás creyentes.” (Carta escrita en nombre de Shoghi Effendi a un creyente, el 24 de marzo de 1945)

EL LUGAR DE RESIDENCIA DEL PIONERO

“El lugar de radicación de cualquier pionero depende de las circunstancias. Por lo tanto, si él no puede establecerse en las localidades sugeridas por la Asamblea Espiritual Nacional receptora, no quiere decir que no será considerado pionero. Cualquier creyente que se ofrezca y deje su hogar para viajar a otro país con el propósito de enseñar la Causa es un pionero.

Como ustedes saben, uno de los objetivos de todos los pioneros es establecerse y llegar a ser autosuficientes, si fuera posible. Si las localidades donde esta condición puede cumplirse no so las mismas de la meta de la Asamblea Nacional, dichas metas pueden ser alcanzadas por la misma Asamblea Nacional utilizando los servicios de pioneros del frente interno. Los amigos están libres de ir donde quieran, y aun aquellos sostenido por el fondo no deberían ser sometidos a reglas rígidas.” (Casa Universal de Justicia, en una carta a una Asamblea Espiritual Nacional, con fecha 30 de marzo de 1971)

“En cuanto al pioneraje, éste es un tema que exige el máximo grado de consulta y aliento. Naturalmente, si una Asamblea está manteniendo a un pionero con el Fondo puede decidir retirar ese apoyo si el pionero se negara a ir al puesto en el cual él había acordado servir, o si, por cualquier otra razón, la Asamblea decidiera que el proyecto no debe continuar, pero al hacerlo debe dar al pionero una amplia oportunidad para llegar a ser autosuficiente. Sin embargo, si el pionero fuera completamente autosuficiente, una Asamblea no tiene derecho a indicarle dónde vivir; ella o su comité apropiado, debe consultar con el pionero, explicarle las necesidades, ofrecer ayuda para permitir que el pionero se establezca en el puesto donde fuera necesario y, en consulta con él, decidir dónde sería mejor para él establecerse, pero la decisión final es del propio creyente. Ustedes cuentan con creyentes que llegan del extranjero como pioneros a Austria, y esperan seguramente que ellos se establezcan en aquellas ciudades que más urgentemente necesitan ayuda, pero si un pionero autosuficiente sintiera que no puede ir donde ustedes desearían que vaya, entonces deben considerar cómo pueden hacer el mejor uso de sus servicios en el lugar que él elija.” (Casa Universal de Justicia, de una carta a la Asamblea Espiritual Nacional de Austria, el 30 de marzo de 1970)

“...cuando los pioneros se ofrecen para establecerse en el extranjero, no se comprometen y de hecho no se les puede exigir que se establezcan en una localidad específica, a menos que sean convocados especialmente para tal propósito y que comprendan y acepten la naturaleza de las condiciones de vida del lugar que deberán enfrentar.

En esta etapa del desarrollo de la Fe los mejores resultados se logran cuando la Asamblea Espiritual Nacional o uno de sus comités apropiados trata cada caso por separado, consulta con el pionero en cuestión individualmente, toma en consideración sus circunstancias personales, señala las necesidades de la Fe en la localidad que exige el apoyo de un pionero, y lo alienta a trasladarse a la zona en cuestión, si fuera posible.” (De una carta escrita de parte de la Casa Universal de Justicia a una Asamblea Espiritual Nacional, el 20 de marzo de 1980)

“Se ha notado que han hecho algunas normas referente a los requisitos de los pioneros en perspectiva y/o los lugares específicos en los que desean que se establezcan. La Casa Universal de Justicia reconoce su deseo de cumplir sus necesidades tan rápido como sea posible, pero a la luz de las experiencias del pasado, les insta a reducir a requerimientos mínimos tales condiciones o impedimentos a los servicios espontáneos de los pioneros extranjeros y, si todavía no lo han hecho, transmitir tales condiciones de inmediato a las Asambleas Espirituales Nacionales asignadas para proveerles de pioneros. Deben darse cuenta, además, que mientras las Asambleas Espirituales Nacionales y los pioneros que les enviarán, por supuesto, tratarán de satisfacer las necesidades específicas, si es posible, la mayoría de tales condiciones no pueden ser completamente satisfechas, y para tales situaciones tendrán que encontrar sus propias soluciones localmente.” (Carta de la Casa Universal de Justicia a la Asamblea Espiritual Nacional de Ecuador, el 2 de julio de 1978)

“….La decisión nº 809 declara la intención de su Asamblea de insistir nuevamente para que el Sr….. salga de … como un pionero. La Casa de Justicia nos ha pedidos puntualizar que el pioneraje es siempre una acción voluntaria y que no está en la autoridad de una Asamblea requerir a un bahá’í para ser pionero.” (Carta de parte de la Casa de Justicia a la Asamblea Nacional de España, el 3 de junio de 1981)

NO CONCENTRARSE EN UN LUGAR

“La Casa de Justicia espera que los amigos persas que se han concentrado en.... y también en otros centros de España, observarán su llamamiento para que se dispersen a otras localidades en las que podrán ser mucho más útiles para servir a las metas de la Fe. Para reforzar su petición a los creyentes persas en España, la Casa de Justicia nos ha instruido que les enviemos los extractos adjuntos de cartas escritas de parte del amado Guardián sobre este tema.” (Carta de parte de la Casa Universal de Justicia a la Asamblea Espiritual Nacional de los Bahá’ís de España, de 22 de mayo 1980)

“El Guardián cree que los persas no debieran congregarse en unos pocos lugares escogidos, sino más bien debieran, ....esparcirse en las diversas ciudades de estos países en las que no hay bahá’ís. Si esto se lleva a cabo, facilitará en gran manera el trabajo de enseñanza en esos países, y, al mismo tiempo, se resolverá el problema del establecimiento de colonias persas en Europa.

Uno de los problemas en .... es que muchos pioneros persas se congregan en determinadas ciudades, y esto crea realmente una colonia persa, y poco o nada parece que se haga para enseñar a los nativos. Si los pioneros persas se esparcieran en diversas ciudades, entonces, desde luego, empezarían automáticamente a enseñar a los nativos, porque no cargarían con la necesidad del funcionamiento de una Asamblea y la asociación con otros bahá’ís persas.

La misma situación existe con respecto a los pioneros americanos en estos países. Todos ellos desean congregarse en un lugar, y así poco o nada se hará para el país mismo.” (De una carta de fecha 5 de febrero de 1956, escrita de parte de Shoghi Effendi a la Asamblea Espiritual Nacional de Persia)

“Él cree que los persas pueden prestar la máxima ayuda a la labor de enseñanza dondequiera que se establezcan; pero ellos deben ir sobre la base de ser pioneros y tomar residencia donde puedan rendir el mejor servicio a la Causa de Dios. Es muy poco ventajoso para la Fe el que haya grandes grupos de persas establecidos en una ciudad, y así constituir una Asamblea. Cuando ellos se trasladan la Asamblea se pierde. Lo que necesitamos en todas las áreas son creyentes nativos. Los pioneros deberían ser minoría y apoyar a los nativos a sostener las responsabilidades de la Fe.

Por eso, él siente que ustedes debieran estimular a los amigos que viven en Persia a establecerse en áreas exteriores , en ciudades más pequeñas, donde no hay bahá’ís o hay pocos, y enseñar allí. Se necesitan muchos pioneros, especialmente en los países escandinavos, Finlandia, Holanda, Bélgica, Luxemburgo, Grecia y Austria.” (De una carta de fecha 17 de febrero de 1957, escrita de parte de Shoghi Effendi a la Asamblea Espiritual Nacional de Persia)

“Por dispersión el Guardián quiere decir que los amigos deben alejarse completamente de los grandes centros de población y, dejando un número de unos 15 bahá’ís para mantener la Asamblea Local, ir a establecerse, vivir y enseñar en nuevos pueblos, ciudades y aún aldeas. Naturalmente, no es ningún servicio para la Causa dispersarse si esto disolvería una Asamblea existente. El propósito de la dispersión es crear más asambleas en una zona más amplia. Hasta que una asamblea dada pueda prescindir de algunos miembros de su comunidad local para que salgan y se establezcan, ellos deben, por supuesto, por lo menos realizar enseñanza de expansión.

En el caso que usted ha citado, del amigo que con medios independientes estuvo listo para salir y vender su casa y trasladarse a una nueva zona, él cree que hubiera sido mejor que se fuera. Ustedes tenían más de 9 miembros en su comunidad; podían haber encontrado otro lugar para reunirse. Esa es exactamente la clase de pioneraje que está alentando el Guardián. Aquellos que puedan deben irse. Otros se ofrecerán localmente para ocupar sus lugares.” (De una carta escrita en nombre de Shoghi Effendi a un creyente, 19 de junio de 1955)

“Las exhortaciones del amado Guardián a los bahá’ís para que abandonen aquellos centros donde se han congregado en gran número no fue principalmente para su seguridad sino para enviarlos a destinos donde los pioneros son muy necesarios. Estas exhortaciones, realizadas en forma de advertencia, fueron repetidas frecuentemente por el Guardián mismo y han sido reiteradas por la Casa Universal de Justicia, no sólo mediante el pedido a los amigos para que se dispersen, sino también llamando su atención sobre la importancia espiritual de permanecer en sus puestos. Si bien es correcto decir que algunos de estos pionero, debido a una variedad de razones personales, y a veces por dificultades insuperables de visados, desafortunadamente no permanecieron en sus puestos y regresaron a sus países de origen, es igualmente cierto que la mayoría de los pioneros que fueron capaces y estuvieron libres para continuar sirviendo en el campo del pioneraje, permanecieron firmes en sus puestos.” (De una carta de la Casa Universal de Justicia a un creyente, el 5 de junio de 1980)

NO ABANDONAR EL PUESTO DE PIONERO

“Ningún pionero debe salir de su puesto sin que haya una razón muy urgente, y aún en tal caso solamente después de consulta con su comité apropiado o con la Asamblea Nacional. Si se encuentra que alguien tiene que dejar su puesto por razón de algo muy urgente, entonces la Asamblea Nacional debe tomar medidas para reemplazar al pionero antes de que él salga. El Guardián ruega que presten la mayor atención a este asunto tan importante para que el desarrollo de la Fe en estas áreas vírgenes pueda progresar de una manera ordenada y producir grandes resultados.” (Shoghi Effendi. Messages to Canadá, Pág. 43)

“Por tanto, cada pionero debe sentir profundamente su responsabilidad y comprender que su llamamiento está por encima del servicio común; y su deber de permanecer en su puesto como algo verdaderamente muy urgente.” (Shoghi Effendi a la Asamblea Espiritual Nacional de los Estados Unidos de América, con fecha 20 de junio de 1954)

“A los pioneros que ya se han establecido o se están estableciendo en sus puestos, particularmente en territorios vírgenes y no ocupados, se les debe recordar que el hecho de dirigirse a sus destino está lejos de ser una corta permanencia destinada a clasificar un territorio especial o una isla como abierta, o a catalogarlas como que ha recibido uno o más pioneros, incluso si en algunos casos han ingresado nuevos creyentes nativos. Se intenta básica y claramente establecer la Fe de Dios segura y firmemente en los corazones de la gente de la zona, y asegurar que sus instituciones ordenadas por Dios sean comprendidas, adoptadas y operadas por ellos. La perseverancia de los pioneros en sus puestos, por grande que sea el sacrificio que implique, es un acto de servicio devoto que, como lo atestiguan nuestras Enseñanzas, tendrá una recompensa segura en ambos mundos. Las advertencias del Guardián sobre este punto son demasiado numerosas como para citarlas y demuestran ampliamente la naturaleza vital de esta clara política.” (Carta de la Casa Universal de Justicia a todas las Asambleas Espirituales Nacionales, el 5 de junio de 1966)

“Los amigos que desean permanecer en sus puestos de pionerismo por un período de tiempo establecido deben ser alentados a hacerlo, pero para poder calificarse para cumplir una meta, deben planificar permanecer en su puesto por un período de dos a tres años. Tal vez se podría dar una consideración especial, sin embargo, a los casos de creyentes profesores que desean pasar su año sabático en un país que es meta para pioneros.” (Carta de la Casa Universal de Justicia a la Asamblea Espiritual Nacional de estados Unidos, el 28 de marzo de 1969)

“Es difícil que los amigos aprecien, cuando están aislados en uno de los territorios de destino y ven que no están haciendo progresos al enseñar a otros, viviendo en climas inhóspitos en su mayor parte, y extrañando la camaradería y la actividad bahá’í, que ellos representan una fuerza del bien, que son como un faro proyectando la luz de Bahá’u’lláh brillando en un punto estratégico en la oscuridad. Por eso él constantemente recomienda a estos pioneros no abandonar sus puestos.” (Carta escrita en nombre de Shoghi Effendi a la Asamblea Espiritual Nacional de Canadá, el 18 de julio de 1957. Messages to Canadá, p. 68)

El ejemplo de Marion Jack

“Durante más de treinta años, con el corazón dilatado y muchas otras dolencias, permaneció en su puesto en Bulgaria. Aunque nunca fue rica, con frecuencia sufrió verdadera pobreza y necesidad, -cuando su dinero no le llegaba debido a que Bulgaria había caído en la zona de influencia soviética- falta de calefacción, de ropa, de alimentos. Sufrió bombardeos, perdió todas sus pertenencias, fue evacuada, vivió en dormitorios fríos con corrientes de aire, durante muchísimos meses en el campo, volvió valientemente a la capital de Bulgaria después de la guerra y continuó, a pie, cumpliendo con su trabajo de enseñanza.

El Guardián mismo le instó a ir a Suiza tan pronto como la guerra comenzó a amenazar con aislar a Bulgaria. Era una ciudadana canadiense y se arriesgó mucho al quedarse, sin mencionar el peligro y las privaciones de la guerra. Sin embargo, rogó al Guardián que no insistiera, y le aseguró que su único deseo era quedarse con sus hijos espirituales. Y así lo hizo, hasta el último suspiro de su gloriosa vida. Su tumba llegará a ser un santuario nacional, inmensamente amada y reverenciada, a medida que la Fe crezca en importancia en aquel país.

Él considera que todo bahá’í, y muy especialmente aquellos que han dejado sus hogares y han viajado para servir en el extranjero, deben conocer y fijar su mirada en Marion Jack.” (De una carta escrita en nombre de Shoghi Effendi al Comité de Enseñanza de Europa, el 24 de mayo de 1954)

PIONERAJE Y FAMILIA

“Él aprecia muchísimo los servicios que usted ha brindado como pionera. Él espera que de aquí en adelante usted y su querido esposo sean capaces de servir a la Fe juntos devotamente y en unidad, ya que esa es la forma más elevada de cooperación bahá’í en el matrimonio.” (De una carta escrita de parte de Shoghi Effendi a una creyente, el 3 de marzo de 1955. Vida Familiar, p. 5)

“En cuanto a su pregunta sobre su partida como pionera (...) el Guardián cree que, en vista de la aversión que Bahá’u’lláh tenía por el divorcio, no es correcto para Un beso, aún con el propósito de salir como pionero, deshacer un matrimonio. Por lo tanto, él le pide que trate con todas sus fuerzas de reconciliarse con su esposo, ya que el Guardián considera que eso es más importante que el hecho de que usted salga como pionera a un territorio virgen.” (De una carta escrita de parte de Shoghi Effendi a una creyente, el 27 de agosto de 1953. Vida Familiar, p. 49)

“El Guardián aprecia plenamente su deseo de viajar como pionera en este momento, y ayudar a establecer la Fe en áreas vírgenes; pero usted no debería ir en contra de los deseos de su esposo, ni forzarlo a ceder para que usted pueda servir a la Fe de ese modo. Debemos tener en cuenta los deseos y derechos de aquellos que están estrechamente ligados a nuestras vidas.

Si su esposo desea que usted permanezca donde está, por cierto que existe allí un amplio campo para la enseñanza.” (De una carta escrita de parte de Shoghi Effendi a una creyente, el 31 de julio de 1953. Vida Familiar, p. 48)

“... él desea que le diga que está a favor de su pioneraje. Sin embargo, si usted considera que salir como pionero a una de las islas del Pacífico destruirá la relación con su padre, entonces él sugeriría que quizá su esposa podría ir ahora y luego usted podría ver cómo resultan las cosas para unirse ella más tarde.” (De una carta escrita de parte de Shoghi Effendi a un creyente, el 27 de septiembre de 1953. Vida Familiar, pp. 49-50)

“Referente a lo expresado por el Guardián respecto a que el pionerismo está condicionado al consentimiento de los padres, y que sería necesario que ellos estén de acuerdo, usted ha preguntado si esta regla se aplica por igual a los jóvenes quiénes han llegado a la mayoría de edad y quiénes no. La respuesta del Guardián es que esta regla se aplica solamente a aquellos que todavía no han alcanzado la mayoría de edad.” (De parte del Guardián a la Asamblea Espiritual Nacional de Irán. 18 de enero de 1943. Vida Familiar nº 5.21)

EL APOYO MATERIAL AL PIONERO

“Lo ideal es, por supuesto, que un pionero sea, o se haga, lo más pronto posible, independiente económicamente del Fondo en su puesto escogido, no solamente para ahorrar los recursos financieros de la Fe sino porque es un principio bahá'í que toda persona debe trabajar y sostenerse a si misma y a su familia cuando sea posible, y que no existe la profesión de pionero o de maestro en la Fe Bahá'í como la de misionero o clero profesionales en otras religiones. No obstante, debe ser reconocido que en algunos puestos donde se necesitan pioneros desesperadamente, no hay posibilidad de encontrar trabajo. Puede ser que no haya trabajo disponible en el  área o que el permiso para trabajar le haya sido negado al pionero por ser extranjero. En tales casos es esencial que las Asambleas provean atención económica para sostener al pionero por el tiempo que sea necesario

Hay varios métodos de financiar pioneros en las áreas donde no es posible obtener trabajo. Se pueden encontrar creyentes que tengan medios independientes y estén dispuestos a seguir de pioneros en el área y sostenerse con el ingreso a su disposición por pequeño que sea. Existen aquellos que, de acuerdo con la exhortación de Bahá'u'lláh, han sido diputizados por amigos que no pueden ir ellos mismos. Puede ser que se encuentren creyentes que estén dispuestos a ir a tal área por un periodo específico, sostenidos por el presupuesto pequeño que está dentro de las posibilidades del Fondo, con el entendimiento claro de que al final de ese período, ellos regresarán del puesto de pionero y se sostendrán a sí mismos nuevamente; de esta manera, una zona puede ser atendida por diferentes y sucesivos pioneros. Hay también aquellos creyentes que están dispuestos a servir en un área remota e inhóspita, pero cuya edad o situación hace evidente desde el principio que no podrán volver a mantenerse a sí mismos otra vez; cuando la necesidad es grande y no se puede cubrir de ninguna otra manera, una Asamblea estaría plenamente justificada en mantener a los pioneros pero debe comprender desde el principio el alcance de la responsabilidad que está  asumiendo para un periodo indefinido en el futuro.

Naturalmente, estas formas de financiar a los pioneros no son mutuamente excluyentes. Una persona, por ejemplo, puede ser parcialmente autosuficiente y ayudada solamente hasta un grado limitado; o un pionero podría ir a un  área con la intención de encontrar trabajo pero no le es posible hallarlo y la Asamblea le extiende repetidamente el período de apoyo financiero hasta el momento en que ya no podrá  llegar a ser autosuficiente en ningún lugar. En tal caso, la Asamblea necesita controlar el proceso muy cuidadosamente a fin de que, por una parte, no asuma una responsabilidad permanente, pues no fue esa su intención, y por otra, que no cometa la injusticia de suspender el apoyo financiero brindado a un pionero en un período en que él se encuentre en una condición en la que ya no le sea posible ser empleado ni obtener ningún otro medio de sostenimiento.” (Carta de la Casa Universal de Justicia, del 25 de mayo de 1975 a todas las Asambleas Espirituales Nacionales)

“Desde el punto de vista bahá’í es perfectamente claro que un pionero no puede compararse con un empleado ni con un pastor...

...deseamos compartir con ustedes los siguientes puntos de fundamental importancia.

1.- El secretario del amado Guardián escribió en su nombre a la Asamblea Espiritual Nacional de India y Birmania, el 12 de agosto de 1944:

“Respecto a la cuestión de los maestros pagados, ya que no tenemos clero ni sacerdotes, no se ha establecido ninguna carrera remunerada para maestros bahá’ís. Sin embargo, esto no significa que los maestros que salen a difundir la Fe, y que no pueden sostenerse económicamente, no deban recibir dinero de la Asamblea Espiritual Nacional o de una Asamblea Local. En la actualidad sería totalmente imposible difundir la Causa si quienes se ofrecen para servirla como maestros o pioneros no recibieran asistencia financiera. No obstante, todos deben comprender que los fondos que reciben son solamente para permitirles cumplir con sus objetivos, y que no pueden considerarse con derecho permanente a que la Causa les sustente. En (Norte) América los pioneros han realizado todos los esfuerzos posibles por establecerse con algún trabajo en el lugar donde habían ido a radicarse, para librarse así de la necesidad de recibir apoyo adicional de los fondos bahá’ís.”

Y a la Asamblea Espiritual Nacional Británica , el 29 de mayo de 1946:

“Los pioneros que se ofrecen voluntariamente para el trabajo, si no pueden mantenerse a sí mismos, deben recibir apoyo del Fondo Nacional hasta que encuentren trabajo o se complete su tarea.

Del mismo modo, los maestros viajeros deben recibir ayuda económica para realizar los ‘proyectos’ que les sean asignados. Los amigos no deben confundir ni por un momento este tipo de apoyo con la creación de un clero asalariado. Cualquier bahá’í puede, por decisión de la Asamblea Espiritual Nacional, recibir esa necesaria asistencia, y se entiende claramente que ésta es temporal y solamente para llevar a cabo su plan específico.

Bahá’u’lláh mismo no solamente ha impuesto a todos el deber de enseñar Su Fe, sino que ha indicado que si uno no puede ir personalmente, debe enviar a alguien en su lugar.”

Y en una carta al Sr. Ioas, Coordinador de vuestro propio Comité Nacional de Enseñanza, el 5 de marzo de 1934:

“Con respecto a la abolición de la institución de los maestros nacionales pagados, el Guardián desea reafirmar sus declaraciones anteriores sobre este tema, e insistir, una vez más, en que debe tenerse mucho cuidado para evitar las dificultades y los malentendidos que en tiempos anteriores han causado tantos problemas entre los amigos. El punto principal que debe destacarse en este sentido es el de hacer que la enseñanza de la Causa no sea el trabajo de un grupo limitado sino el principal deber y responsabilidad de todo bahá’í. Es por esto que ya no deben existir más maestros asalariados. Pero, casionalmente, sufragar los gastos de un viaje de enseñanza de un determinado bahá’í, especialmente cuando se haga espontáneamente, no puede causar daño alguno a la Causa. Tal acción, siempre que se realice con cuidado, y sólo cuando las circunstancias lo obliguen, no constituye ninguna violación al principio ya mencionado. El peligro en toda actividad de esta naturaleza es que se vaya a dar la impresión de que la enseñanza de la Causa es una institución que depende del apoyo de maestros asalariados. Quienes se ofrezcan voluntariamente y con el máximo desprendimiento a promover la Causa deben indudablemente recibir toda clase de ayuda. Pero no tienen derecho alguno a la ayuda financiera que algunos amigos pueden elegir libremente ofrecerles.”

2.- Como se indicó en nuestra carta circular a todas las Asambleas Espirituales Nacionales dedicadas al trabajo de enseñanza en masa, con fecha 25 de junio de 1964: “... ningún maestro bahá’í en ningún lugar debe considerarse como empleado permanente de la Fe. No se ha establecido en la Causa de Dios ninguna carrera remunerada para maestros bahá’ís...”

“Así mismo, cuando se planean proyectos de pioneraje, se debe aclarar al pionero que debe hacer todo esfuerzo posible por establecerse con algún trabajo en su puesto de pioneraje y así llegar a librarse de la necesidad de recibir apoyo adicional de los Fondos bahá’ís.”

3.- Los deberes de enseñanza y pioneraje se imponen a todos los creyentes. No existen categorías especiales de creyentes para estas funciones. Cualquier bahá’í que difunda el Mensaje de Bahá’u’lláh es un maestro, y cualquier bahá’í que se traslade a otra zona para difundir la Fe es un pionero.

4.- El deber de la Asamblea de ayudar financieramente a un creyente que no puede mantenerse es general, y no se limita de ninguna manera a quienes realicen servicios específicos para la Fe.

5.- Para ser pionero no se requiere ninguna capacitación especial. Un creyente que deja su hogar espontáneamente y se dirige a otro lugar para enseñar la Fe sin consultar con nadie es tan pionero como alguien que se va después de consultar con el comité responsable. Esta es una cuestión de principios, sin importar cuán deseable sea que todos los posibles pioneros consulten primero para asegurar el mejor uso de sus servicios.

6.- Similarmente, no puede surgir ninguna cuestión por ‘retirar’ a un pionero de su campo de servicio. Si un comité está proporcionando asistencia financiera a un pionero puede suspender esta asistencia cuando lo juzgue correcto y apropiado, en cuyo caso debería, con toda justicia, ofrecer al pionero sus gastos de viaje para regresar a su hogar o para ir a algún lugar donde pueda ganarse la vida, pero en principio esto es muy diferente de destituir al pionero. En muchos casos la intención del pionero cuando va a su destino elegido es la de asentarse allí y formar un hogar.

7.- Un pionero que vaya a la zona de jurisdicción de otra Asamblea Espiritual Nacional está bajo la autoridad de dicha Asamblea, y la Asamblea Espiritual Nacional de (...) deja de tener autoridad alguna sobre él. El problema de la ayuda financiera para ese pionero, si la necesitara, se resuelve en base a lo que convenga. Usualmente, para simplificar, la Asamblea Nacional de origen continúa enviando la ayuda directamente a ese pionero hasta que llegue a mantenerse por sí mismo o hasta que su propia Asamblea Espiritual Nacional sea capaz de asumir la responsabilidad. En cuanto al tema del control, sería totalmente correcto y perfectamente legal hacer los arreglos para que el pionero reciba su asignación sin tener ningún contacto con la Asamblea Espiritual Nacional de...”

8.- Un pionero no posee ningún rango administrativo especial, excepto en el caso de que vaya a una nueva zona donde no existan bahá’ís. En ese caso, él usualmente mantiene el canal de comunicación entre el nuevo grupo bahá’í, cuando se forma, y el comité nacional encargado, hasta el momento en que se forme una Asamblea Espiritual Local. En ese momento cesa totalmente su posición especial. Cualquier servicio que él pueda prestar asesorando o enseñando a los nuevos creyentes se basa en el hecho de que es un creyente más antiguo, y no en que sea pionero. Muchos pioneros que van a lugares donde ya residen bahá’ís con mucho tiempo en la Fe suelen recibir consejos y apoyo espiritual de los creyentes antiguos del lugar, en vez de lo contrario. Similarmente, no tiene significado especial la residencia de un pionero; sucede frecuentemente que los hogares de algunos de los nuevos creyentes, siendo más grandes que la vivienda del pionero, son los lugares utilizados paras las reuniones de la comunidad.” (Casa Universal de Justicia. Carta escrita a la Asamblea Espiritual Nacional de Estados Unidos, el 2 de julio de 1965).

CONSIDERACIÓN DE PIONERO A EFECTOS ESTADÍSTICOS

“Como ustedes han supuesto, con el nuevo planteamiento adoptado en la llamada de pioneros para el Plan de Cuatro Años, los amigos deben considerar al mundo entero como la arena para el pioneraje y los viajes de enseñanza; ellos están llamados a satisfacer, de acuerdo con sus propias posibilidades, las necesidades de la Fe en cualquier país o territorio donde se les abran las puertas. Entonces, desde el punto de vista estadístico, se deja a la discreción de cada Asamblea Espiritual Nacional determinar qué creyentes de su área de jurisdicción han respondido a la llamada de servir a la Fe como pioneros internacionales y como profesores viajeros. Al hacer esta determinación, naturalmente, debería tener en cuenta los criterios básicos acerca de lo que constituye un pionero o un profesor viajero.

Como saben, en principio, cualquier creyente que se levante y deje su hogar con el propósito de servir a la Fe y se instale en otro lugar, es un pionero. Pioneros de corta duración son aquellos que pasan períodos de tiempo relativamente cortos en un lugar, generalmente de seis a meses a dos años, pero, bajo circunstancias especiales, con sólo tres meses. A diferencia de los pioneros de larga duración, que a menudo tienen preocupaciones con el empleo, la vivienda y la familia, los pioneros de corta duración pueden dedicarse a la Fe y prestar un servicio a tiempo completo. Los profesores viajeros, naturalmente, son aquellos que viajan desde su lugar de residencia a otras localidades con el propósito de promover los intereses de la Fe de forma individual o como participantes en proyectos y programas. Los jóvenes voluntarios en año de servicio que trabajen en el campo internacional pasarían a pertenecer a una de las dos categorías anteriores, dependiendo de sus circunstancias.

Cualquier creyente que se levante para servir a la Fe en el campo internacional, de esta forma, debería incluirse entonces en las estadísticas que lleva su Asamblea, con independencia de si ese creyente se ha trasladado a uno de los países o territorios que aparecen en la lista de las cuatro categorías que se facilitan de forma periódica desde el Centro Mundial Bahá’í. Por ejemplo, aunque la lista no incluye a algunos países como Australia, Canadá, Alemania, el Reino Unido, y los Estados Unidos, un creyente que se levante y viaje a uno de esos países para cumplir específicas necesidades expresadas por sus Asambleas Espirituales Nacionales, él o ella debe indudablemente ser considerado un pionero o profesor viajero, según sea el caso. Pero contemplar como pioneros a aquellos que van a esos países por cualquier otra razón no debería verse en consonancia con el espíritu de la llamada de pionero.” (Carta de la Casa Universal de Justicia a la Asamblea Espiritual Nacional de España, el 20 de abril de 1999)

“En cuanto a su pregunta de si los iraníes que se establecen en América deben ser tenidos en cuenta para cubrir los destinos asignados a pioneros, cada caso debe ser juzgado por sí mismo de acuerdo con las circunstancias. Deben realizarse preguntas tales como: ¿La Asamblea Espiritual del país involucrado siente que el individuo en cuestión llena una meta de pionero? ¿Es la intención del individuo permanecer en ese lugar si eso fuera posible? ¿La Asamblea Espiritual Nacional responsable de enviar un pionero consideraría que el puesto ha sido ocupado? De no ser así, el creyente en cuestión puede ser considerado como cumpliendo una meta suplementaria.” (Carta de parte de la Casa Universal de Justicia al Comité Continental de Pioneros, el 28 de noviembre de 1979)

“En respuesta a su pregunta sobre si un niño o un joven deben ser registrados como pioneros, la Casa Universal de Justicia nos ha instruido remitirles los siguientes extractos de cartas enviadas a Asambleas Espirituales Nacionales que realizaron preguntas similares:

“... si un niño bahá’í, es decir, un menor de quince años ha ido a un país para servir a la Causa, debe ser contado entre los pioneros. Los hijos de pioneros nacidos en el país de su servicio no son considerados pioneros, aunque, por supuesto, como complemento de su información sobre las familias de los pioneros pueden desear tener registro de ellos en su archivo.” (Carta escrita en nombre de la Casa Universal de Justicia a una Asamblea Espiritual Nacional, el 2 de marzo de 1981)

“….los niños menores de quince años, aunque sean pioneros, no deberían agregarse a la lista que ustedes envían al Centro Mundial, porque no cuentan para alcanzar las metas fijadas; sin embargo, los jóvenes de quince años de edad y más deben estar en la lista, y cuando los niños cumplan quince años y se inscriban como bahá’ís deben incluirse.

Debemos hacer hincapié en que las anteriores definiciones son meras guías que tratan de ayudarles en sus estadísticas de metas de pioneraje y su cumplimiento. No deben ser consideradas como definiciones del término ‘pioneros’ en su sentido general.” (Carta en nombre de la Casa Universal de Justicia a la Asamblea Espiritual Nacional de Surinam, el 19 de junio de 1984)

“Hemos recibido su carta del 18 de febrero de 1971, en la que solicitan una aclaración sobre la situación de los pioneros que llegan a un país y luego se vuelven casi inactivos, o que son un continuo problema para la Asamblea Espiritual Nacional.

El Cuerpo Continental del Consejeros para Centroamérica presentó recientemente una pregunta similar y se le informó que la consideración de aquellos problemas debe basarse en el sentido común, y que no puede establecerse ninguna regla fija para definir quién es y quién no es un pionero, Cuando existe un problema hay que examinar el caso cuidadosamente, y hacer esfuerzos en cada caso para resolver el problema, dentro de los límites de un sabio criterio y de una manera que conduzca a proteger los mejores intereses de la Fe.

Si (...) no ha respondido a ninguno de los intentos realizados con respecto a él, y de hecho está evitando el contacto con los bahá’ís, obviamente no debe ser tenido en cuenta en su cupo de pioneros.” (Carta de la Casa Universal de Justicia a la Asamblea Espiritual Nacional de Panamá, el 9 de marzo de 1971)

“Los hijos nacidos en un país de adopción no deben ser registrados como pioneros, pero, desde luego, ustedes puede desear tomar nota de ellos en sus archivos para completar su información sobre familias pioneras.

Si un creyente entra en un país extranjero con el propósito de educación, negocios o como miembro de un ejército, pero, de todos modos, cubre una meta, debe ser contado como pionero en sus registros.

Que un bahá’í esté en un lugar porque ha ido como pionero o porque se haya establecido por cualquier otra razón no afecta al deber de enseñar y servir a la Causa que le ha conferido Bahá’u’lláh. Generalmente, una persona que va a un país expresamente como pionero debe ser contado como tal. También hay otros quienes, aunque en principio van con otro propósito de todos modos cubren una meta o son muy activos en el servicio a la Fe, y no hay ninguna razón por la que no puedan ser registrados en sus archivos. La decisión de considerar a una persona como pionera en lo que se refiere a sus registros se debe hacer caso por caso.” (Carta de 22 de septiembre de 1974, dirigida por la Casa de Justicia a un Comité Continental de Pioneros)

“El hecho de que el creyente, habiendo aceptado la Fe fuera, regrese a su país natal no significa necesariamente que no pueda ser tenido en cuenta en la cuota de pioneros, de hecho, tal persona puede ser un pionero muy valioso. (Carta de la Casa de Justicia del 24 de agosto de 1975 a una Asamblea Espiritual Nacional)

“… Ustedes deben, por lo tanto, registrar los nombres de todos aquellos creyentes en Luxemburgo que han llegado al Gran Ducado desde fuera, pero esta lista no debe incluir los nombres de las personas que vinieron de fuera y aceptaron la Fe después de su llegada. La lista, por tanto, debe incluir los nombres de todos los creyentes que han ido a Luxemburgo desde Persia, ya se hayan establecido en una de sus ciudades metas o no. (Carta de parte de la Casa de Jucticia a una Asamblea Nacional, el 4 de febrero de 1981)

“En respuesta a su carta de 18 de febrero de 1981, la Casa de Justicia nos instruye que le digamos que si un niño bahá’í, es decir, un menor de 15 años, ha ido a un país a servir allí a la Causa, debe ser contado entre los pioneros. Los niños nacidos de pioneros en el país de su servicio de pioneraje no deben ser considerados pioneros, aunque, desde luego, ustedes puede desear tomar nota de ellos en sus archivos para completar su información sobre familias pioneras.” (Carta del 2 de marzo de 1981 de parte de la Casa de Justicia a una Asamblea Espiritual Nacional)

“Los refugiados bahá’ís pueden considerarse miembros de su comunidad si se ofrecen como pioneros para cubrir metas internas.” (Telex del 16 de abril de 1985, de parte de la Casa de Justicia a una Asamblea Espiritual Nacional)

Emilio Egea Ruiz
Marzo 2002

------------------------------------------------------------------------------------------------

2149.PERSEVERAR EN SUS ESFUERZOS INDIVIDUALES PARA ENSEÑAR LA FE, ESTUDIAR LOS ESCRITOS, SERVIR A LA HUMANIDAD,

OFRECERSE PARA PROYECTOS.

"Que todos ustedes perseveren en sus esfuerzosindividuales por enseñar la fe, pero con mayor deleite; a estudiar los Escritos, pero con mayor seriedad. Que prosigan sueducacion y adiestramiento para el servicio futuro a la humanidad, ofreciendo, tanto como sea posible, su tiempo libre a

actividades para la Causa. Que quienes entre ustedes estan ya

emprendidos en su trabajo permanente y quienes ya hayan fundado

una familia, se esfuerzen por llegar a ser la personificacion

viva de los ideales baha'is, tanto en el fomento espiritual de su

familia como en su participacion activa en los esfuerzos en el

frente interno o en el campo de pioneraje en el extranjero. Que

todos respondan a las exigencias actuales que recaen sobre la Fe

demostrando una nueva medida de dedicacion a las tareas

presentes.

"Siguiendo con el tema de estas aspiraciones, existe la necesidad de una gran movilizacion de actividades de enseñanza que refleje regularidad en las formas de servicio prestado por jovenes baha'is. El impulso natural de la juventud de moverse de lugar en lugar, combinado con su abundante celo, indica que ustedes pueden llegar a involucrarse mas deliberadamente y en mayor numero en estas actividades como maestros viajeros. Una forma de esta movilizacion podria ser proyectos de corta duracion, llevados a cabo en el suelo natal o en otros paises, dedicados tanto a enseñar la Fe como a mejorar las condiciones de

vida de la gente. Otra podria ser que, mientras aun son jovenes

y no tienen el peso de las responsabilidades de familia, presten

atencion a la idea de ofrecer un periodo fijo, digamos, uno o dos

años, a algun servicio baha'i, en el frente interno o en el

extranjero, en el campo de la enseñanza o del desarrollo. Si

tales formas regulares de servicio fuesen seguidas por

generaciones sucesivas de jovenes, esto acrecentaria la fuerza y

estabilidad de la comunidad. Sean los que sean los modos de

servicio, sin embargo, se debe entender que la juventud esta

plenamente comprometida, en todo momento, en todo lugar y bajo

todas las condiciones. En sus varios quehaceres pueden estar

seguros del apoyo y de la guia cariñosas de las instituciones

baha'is que operan en todo nivel."
(Idem.)
2150B. ENSE¥ANZA POR MEDIO DE JOVENES

"La experiencia ha demostrado que los jovenes pueden dar

servicio valioso en muchas actividades de la comunidad, y

especialmente en llevar el mensaje a los miembros de su propia

generacion. Quienes estan en escuelas y universidades tienen

muchas oportunidades de enseñar a sus compañeros y a los

docentes, y muchos pueden ser especialmente eficaces al asistir a

una escuela o universidad en una meta de pioneraje. Durante las

vacaciones los jovenes a menudo pueden prestar servicio

sobresalientes como maestros viajeros. El viajar en equipos ha

sido muy util."

(De una carta de la Casa Universal de Justicia, Naw-Ruz

1979: explicacion de ciertas metas del Plan de Siete Años)

2150.C PRIMORDIAL OBJETIVO DE LA VIDA

"Hacerse baha'i es dedicar toda la vida o convertirse en

un devoto al progreso de la Causa de Dios, y cada talento o

facultad que posea es finalmente empleada a ese primordial

objetivo de la vida. Dentro de esta estructura debe considerar

entre otras cosas, si debido a la continuacion de su educacion

ahora, el puede ser un pionero mas efectivo mas tarde, o

alternativamente si la urgente necesidad de pioneros, mientras

las posibilidades para la enseñanza estan todavia abiertas, pesan

mas que un anticipado incremento en efectividad. Esta no es una

decision facil, ya que a menudo el espiritu que impulsa el

ofrecimiento como pionero es mas importante que un logro

academico...Puede ser posible combinar un proyecto de pioneraje

con una continuacion del programa educacional. Puede dejarse a

consideracion tambien la posibilidad que una experiencia como

pionero, aun si bien interrumpe el programa formal de educacion,

a la larga puede probar ser beneficioso y los estudios podran ser

mas tarde reanudados con una vision madura.

"La urgencia de una meta particular para la cual uno esta

especialmente calificado a desempeñar y para la cual no hay otros

ofrecimientos.
"El factor de que la necesidad de pioneros estara

indudablemente con nosotros por muchas generaciones por venir, y

que por ello habra muchos llamados en el futuro para servicios de

pioneraje.

_ "El principio de consulta tambien se aplica. Uno tendria la

obligacion de consultar a otros, como a sus padres, su Asamblea

Local y Nacional, y a los Comites de Pioneros. Finalmente,

teniendo en cuenta el principio del servicio de sacrificio y la

infalible promesa de Bahá'u'lláh ordenada para aquellos que se

levanten a servir a Su Causa, uno deberia orar y meditar sobre

cual debe ser su curso de accion. Verdaderamente, sucede a

menudo que la respuesta no sera encontrada en ningun otro

camino."

(De una carta de la Casa Universal de Justicia a "La

Juventud Bahá'í en Cada Pais," el 9 de octubre, 1968)

" `Asimismo, cuando se contemplen proyectos de pioneraje, se

debe poner en claro para el pionero que debe hacer todo esfuerzo

por establecerse en su puesto de pioneraje y asi librarse de la

necesidad de recibir apoyo adicional de los fondos baha'is.

"3. Los deberes de enseñanza y pioneraje se ordenan para todos

los creyentes. No hay categorias especiales de creyentes para_estas funciones. Cualquier baha'i que difunda el Mensaje de

Bahá'u'lláh es maestro, y cualquier baha'i que se traslade a otra

area para difundir la Fe es pionero.

1940A.LA ASAMBLEA DEBE DAR AL PIONERO AMPLIA OPORTUNIDAD PARA

SER AUTOSUFICIENTE

"En cuanto al pioneraje este es un asunto que requiere el

maximo grado de consulta y aliento. Naturalmente, si una

asamblea esta apoyando a un pionero del fondo puede decidir a

retirar tal apoyo si el pionero se niega a ir al puesto en el

cual el habia acordado servir, o si, por cualquier otra razon, la

Asamblea decide que el proyecto no debe seguirse, pero al hacerlo

la asamblea debe dar al pionero una amplia oportunidad para

llegar a ser autosuficiente. Sin embargo, si el pionero es

completamente autosuficiente una Asamblea no tiene ningun derecho

de consultar con el pionero, explicar las necesidades, ofrecer

ayuda para permitir que el pionero se establezca en el puesto

donde se le necesita, y en consulta con el decidir donde seria

mejor para el establecerse, pero la decision final descansa con

el pionero mismo. Tienen creyentes que llegan del extranjero

como pioneros a Austria, y esperan seguramente que ellos se

establezcan en aquellas ciudades que mas urgentemente necesitan

ayuda, pero, si un pionero autosuficiente siente que no puede ir

donde ustedes desearian que se vaya, entonces deben considerar

como pueden hacer el mejor uso de sus servicios donde quiera que_el este."

(De una carta de la Casa Universal de Justicia a la Asamblea

Espiritual Nacional de Austria, el 30 de marzo, 1970)

AMIGOS A DISPERSARSE

"Las exhortaciones del amado Guardian a los baha'is a dejar

aquellos centros donde se habian concentrado grandes numeros no

fue primordialmente para su seguridad sino para dispersarles a

metas de pioneros muy necesitados. Estas exhortaciones que

estuvieron en la forma de amonestaciones, fueron repetidas

frecuentemente por el Guardian mismo, y han sido reiterados por

la Casa Universal de Justicia, no solamente a traves de llamar a

los amigos a dispersarse, sino tambien por medio de llamar su

atencion a la importancia espiritual de permanecer en sus

puestos. Aunque es correcto decir que algunos de estos pioneros,

debido a una variedad de razones personales, y a veces por

dificultades insuperables de visas, desafortunadamente no

permanecieron en sus puestos y regresaron a sus paises

originales, es igualmente verdad decir que la mayoria de los

pioneros, quienes estuvieron capaces y libres para continuar

sirviendo en el campo de pioneraje, permanecieron firmemente en

sus puestos."

(De una carta escrita de parte de la Casa Universal de

Justicia a un creyente, el 5 de junio, 1980)

1948A.EL PIONERAJE ES LA FORMA MAS ALTA DE COLABORACION

BAHÁ'Í EN EL MATRIMONIO

"El aprecia muchisimo los servicios que tu has prestado como

pionera. El espera que de ahora en adelante tu y tu querido

esposo podran servir la Fe unida y devotamente juntos, ya que esa

es la forma mas alta de colaboracion baha'i en el matrimonio".

(De una carta escrita de parte de Shoghi Effendi a un

creyente individual, del 3 de marzo de 1955)

1948B.LOS PIONEROS DEBEN HACER TODO ESFUERZO PARA SALVAR SU

MATRIMONIO

"El se sintio muy triste al escuchar que su matrimonio_parece haber fracasado completamente. No necesito decirle como

baha'i que cualquier baha'i debe hacer todo esfuerzo por salvar a

su matrimonio por el bien de Dios, mas que por su propio bien.

En el caso de los pioneros, esto es aun mas importante, porque

ellos estan a la vista de la gente. Sin embargo en tales

asuntos, no es ni conveniente ni correcto para el Guardian

ejercer presion sobre los individuos. Solo puede apelar a

ustedes, e... intentarlo otra vez; pero si usted no puede

sobreponerse a esta prueba, esto naturalmente es un asunto

personal."

(De una carta escrita de parte de Shoghi Effendi a un

creyente, el 13 de enero, 1956: "Extractos de las Enseñanzas

Bahá'ís Desalentando el Divorcio", pag. 8-9, una

recopilacion de la Casa Universal de Justicia, el 18 de

enero, 1980)
1952.EL PROPOSITO DE LA DISPERSION

"Por dispersion el Guardian quiere decir que los amigos

deben alejarse completamente de los grandes centros de poblacion

y, dejando un nucleo de unos 15 baha'is para mantener la asamblea

local, ir a establecerse, vivir y enseñar en nuevos pueblos,

ciudades y aun aldeas. Naturalmente, no es ningun servicio para

la Causa dispersar si esto disuelve una asamblea existente. El

proposito de la dispersion es crear mas asambleas en una area mas

amplia. Hasta que una asamblea dada pueda prescindir de algunos

de su comunidad local para salir y establecerse, ellos deben,

desde luego, por lo menos realizar enseñanza de extension."

"En el caso que ha citado del amigo quien con medios_independientes estuvo listo para salir y vender su casa y

trasladarse a una area nueva, el siente que hubiera sido mejor

que se vaya. Tenian mas de 9 miembros en su Comunidad; podian

haber encontrado otro lugar para reunirse. Esta es exactamente

la clase de pioneraje que esta alentando el Guardian. Aquellos

que pueden ir deben ir. Otros se levantaran localmente para

llenar sus puestos."

(De una carta escrita de parte de Shoghi Effendi a un

creyente, el 19 de junio, 1955)

1953.PIONEROS QUE ENTRAN AL CAMPO DEL PIONERAJE DEBEN ESTAR

CONSCIENTES QUE VAN COMO REPRESENTANTES DE LA ASAMBLEA

ESPIRITUAL NACIONAL-PARA REPRESENTAR LA CAUSA

" . . .El principio es que los pioneros que entran en el

campo del pioneraje deben estar consicientes que van para

representar a la Causa, en verdad, para ser la Causa. Sus mentes

y sus corazones deben estar concentrados en sus nuevas tareas y

nuevo ambiente. No deben estar pensando en cuando pueden volver

a casa, o cuando pueden ir a otra parte. Solamente cuando la Fe

este firmemente establecida deben considerar trasladarse, y

entonces, solamente en consulta con la Asamblea Nacional."

(De una carta escrita de parte de Shoghi Effendi a la

Asamblea Espiritual Nacional de Alemania y Austria, junio

28, 1954)

1954.LA TAREA DEL PIONERO ES EL TRABAJO MAS IMPORTANTE QUE

UN INDIVIDUO PUEDE REALIZAR: LAS BENDICIONES SON MUY

GRANDES

"El Guardian es muy consciente de los grandes sacrificios

que se requieren de los pioneros devotos, y de los problemas que

deben enfrentar y vencer. Es por eso que siente que la tarea de

los pioneros es el trabajo bahá’í más importante que un individuo

puede realizar actualmente - más importante que servir en una

Asamblea Nacional o cualquier puesto administrativo.

"Aunque traiga grandes responsabilidades y dificultades, sin

embargo, las bendiciones espirituales son tan grandes que

eclipsan todo lo demas y, las oportunidades para victorias

especiales para la Fe son muy abundantes; el alma que una vez

haya saboreado el elixir del servicio de pioneraje, rara vez hará

otra cosa."

(De una carta escrita en nombre de Shoghi Effendi a un

creyente, el 5 de junio, 1954)

1961A.BAHÁ'U'LLÁH SIEMPRE ESTÁ A LA ESPECTIVA, LISTO PARA ACUDIR A NUESTRO AUXILIO

"Tal trabajo de pioneraje es siempre difícil y a menos que

seamos resueltos y tengamos fe en nuestra Causa, probablemente

nos descorazonaremos. Debemos siempre recordar que Bahá'u'lláh

siempre está a la expectativa, listo para venir a nuestro auxilio

si tan sólo nos levantamos para servirle con el espíritu de

autoconsagracion y desprendimiento absoluto. Sus promesas en

este sentido son muy enérgicas y claras, solamente nos

corresponde aprovecharlas."

(De una carta escrita en nombre de Shoghi Effendi a un

creyente, Noviembre 11, 1931)

1961B.LOS QUE DESEAN PERMANECER EN SUS PUESTOS DE PIONERAJE

"Los amigos que desean permanecer en sus puestos de

pioneraje para un periodo de tiempo establecido deben ser

alentados a hacerlo, pero para poder calificarse para cumplir una

meta, deben planificar permanecer en su puesto para un periodo de

dos a tres años. Tal vez se podria dar una consideracion

especial, sin embargo, para el caso de los creyentes profesores

que desean pasar un año sabatico en un pais meta para pioneros."

(De una carta de la Casa Universal de Justicia a la Asamblea

Espiritual Nacional de los Estados Unidos, el 28 de marzo,

1969)
1961C.ESTADO DE UN PIONERO INACTIVO

"`Acusamos recibo de su carta de 18 de febrero, 1971 que

solicita una clarificacion del estado de los pioneros que llegan_a un pais y luego se vuelven casi inactivos, o quienes son un

problema continuo para la Asamblea Espiritual Nacional.

"El Cuerpo Continental de Consejeros para Centroamericaa

presento recientemente una pregunta similar y fueron informados

que la consideracion de aquellos problemas debe basarse en el

sentido comun, y que ninguna regla fija puede ser establecida

para definir quien es y quien no es un pionero. Cuando existe un

problema, hay que examinar el caso cuidadosamente, y hacer

esfuerzos en cada caso para resolver el problema, dentro de los

limites de la discrecion sabia, y de una manera conducente a los

mejores intereses de la Fe.

"Si...no ha respondido a ninguna de las tentativas hechas

hacia el, y de hecho esta evitando el contacto con los baha'is

obviamente no debe ser tomado en cuenta de su cupo de pioneros."

(De una carta de la Casa Universal de Justicia a la Asamblea

Espiritual Nacional de Panama, el 9 de marzo, 1971)

773.LOS JOVENES NECESITAN PERMISO DE LOS PADRES PARA SER

PIONEROS

"Respecto a la declaracion del Guardian de que el pioneraje

depende del consentimiento de los padres y que sera necesario que

ellos esten de acuerdo, has preguntado si esta disposicion se

aplica igualmente a los hijos mayores de edad y los menores, la

respuesta del Guardian es que la norma aplica solamente a los que

no hayan llegado aun a la mayoria de edad."

(De una carta escrita de parte de Shoghi Effendi a la

Asamblea Espiritual Nacional de Iran, el 18 de enero, 1943)

1124.LOS MIEMBROS DEL CUERPO AUXILIAR ANIMAN A LOS CREYENTES

A QUE VAYAN DE PIONERAJE

"La autoridad y la direccion fluyen de las asambleas,

mientras que el poder para llevar a cabo las tareas reside

principalmente en el cuerpo entero de los creyentes. Es la tarea

principal de los Cuerpos Auxiliares ayudar a despertar y liberar

este poder. Esta es una actividad vital, y si ellos han de poder

llevarla a cabo adeacuadamente deben evitar verse envueltos en el

trabajo de la administracion. Por ejemplo, cuando los miembros

del Cuerpo Auxiliar animan a los creyentes a que vayan de

pioneraje, cualquier creyente que expresa su deseo de hacer esto

debe ser referido al comite apropiado que entonces organizara el

proyecto. Los consejeros y miembros del Cuerpo Auxiliar no

deben, ellos mismos, organizar proyectos de pioneros o de

maestros viajeros. Por tanto se ve que los Cuerpos Auxiliares

deben trabajar de cerca con las raices de la comunidad: los

creyentes individuales, grupos y asambleas espirituales locales,

aconsejandoles, estimulandoles y ayudandoles. Los consejeros son

responsables de alentar, aconsejar y ayudar a las asambles

espirituales nacionales, y tambien trabajar con los individuos,

grupos y asambleas locales."

(De una carta escrita de parte de la Casa Universal de

Justicia a los Cuerpos Continentales de Consejeros y

Asambleas Espirituales Nacionales, el 1 de octubre, 1969: El

Cuerpo Continental de Consejeros, Wilmette, 1981, pags. 37-

38)

Table of Contents: Albanian :Arabic :Belarusian :Bulgarian :Chinese_Simplified :Chinese_Traditional :Danish :Dutch :English :French :German :Hungarian :Italian :Japanese :Korean :Latvian :Norwegian :Persian :Polish :Portuguese :Romanian :Russian :Spanish :Swedish :Turkish :Ukrainian :