Announcing: BahaiPrayers.net


More Books by Baha'u'llah

El Kitáb-i-Aqdas - Notas
El Kitáb-i-Aqdas - Preguntas y respuestas
El Kitáb-i-Aqdas
El Kitáb-i-Iqán
El llamamiento del Señor de las Huestes
Epístola al Hijo del Lobo
Gemas de misterios divinos
Kitab-i-Iqan Libro de la Certeza
La Proclamación de Bahá'u'lláh
La Tabla a los Cristianos
La Tabla del Fuego
Las Palabras Ocultas
Los Siete Valles y Los Cuatro Valles
Oraciones y Meditaciones - Bahá'u'lláh
Pasajes de los Escritos de Bahá’u’lláh
Pasajes Inmortales
Tabla a los Cristianos
Tabla Del Carmelo
Tablas de Baha'u'llah Reveladas despues del Kitab-I-Aqdas
Tablas de Bahá'u'lláh
Free Interfaith Software

Web - Windows - iPhone








Baha'u'llah : Tablas de Baha'u'llah Reveladas despues del Kitab-I-Aqdas
=============================
TABLAS DE BAHÁ'U'LLÁH
REVELADAS DESPUÉS
DEL KITÁB-I-AQDAS
Recopiladas por el Departamento
de Investigación de la Casa Universal
de Justicia y traducidas al inglés por
Habib Taherzadeh con la ayuda de
un Comité del Centro Mundial Bahá'í
Título original en inglés:

Tablets of Bahá'u'lláh Revealed After the Kitáb-i-Aqdas

===============================
ÍNDICE
Prefacio
Law¥-i-Karmil (Tabla del Carmelo)
Law¥-i-Aqdas (Tabla más Sagrada)
Bishárát (Buenas Nuevas)
Tarázát (Ornamentos)
Tajallíyát (Refulgencias)
Kalimát-i-Firdawsíyyih (Palabras del Paraíso)
Law¥-i-Dunyá (Tabla del Mundo)
Ishráqát (Esplendores)
Law¥-i-Hikmat (Tabla de la Sabiduría)
Asl-i-Kullu'l-Khayr (Palabras de Sabiduría)
Law¥-i-Maqsúd (Tabla de Maqsúd)
Súriy-i-Vafá (Tabla a Vafá)
Law¥-i-Siyyid-i-Mihdíy-i-Bahají
(Tabla al Siyyid-i-Mihdíy-i-Bahají)
Law¥-i-Burhán (Tabla de la Prueba)
Kitáb-i-'Ahd (Libro del Convenio)
Law¥-i-Ard-i-Bá (Tabla de la Tierra de Bá)
Extractos de otras Tablas
PREFACIO

A medida que su Misión tocaba a su fin, la promulgación que Bahá'u'lláh

realizó en su Kitáb-i-Aqdas de las leyes fundamentales de su Dispensación fue

seguida por la enunciación de ciertos preceptos y principios que se hallan en la

esencia misma de su Fe, por la reiteración de verdades que Él había proclamado

anteriormente, por la explicación y elucidación de algunas de las leyes que Él

ya había prescrito, por la revelación de ulteriores profecías y advertencias y

por el establecimiento de ordenanzas subsidiarias destinadas a completar las

disposiciones de su Libro Más Sagrado. Éstas fueron consignadas en innumerables

Tablas que Él continuó revelando hasta los últimos días de su vida terrenal...

Estas Tablas -poderosas y finales efusiones de su infatigable pluma- deben

figurar entre los frutos selectos que ha entregado su mente, y señalan la

consumación de su ministerio de cuarenta años de duración.1

Seis de las Tablas a que se refiere el párrafo anterior y que están

incluidas en el presente volumen, fueron traducidas al inglés por indicación de

'Abdu'l-Bahá y publicadas en 1917 por la Bahá'í Publishing Trust Society, de

Chicago. Ese volumen se agotó hace tiempo, y actualmente su contenido sólo es

conocido por la mayoría de los bahá'ís a través de extractos incluidos en

recopilaciones o citados en otros escritos. Por otra parte, a medida que las

traducciones de los Textos Sagrados realizadas por Shoghi Effendi fluían

incesantemente de su pluma, resultó evidente que las primeras traducciones

podían mejorarse tanto en precisión como en estilo. En consecuencia, la Casa

Universal de Justicia encargó la elaboración de este volumen, al que define como

un intento más por traducir a un inglés elocuente la sin par expresión de

Bahá'u'lláh. En aquellos casos en que una porción de texto fue traducida por el

Guardián, dicha traducción es la que se ha utilizado.

LAWÆ-I-KARMIL
Tabla del Carmelo

Toda gloria sea para este Día, Día en el cual se han esparcido las

fragancias de la misericordia sobre todas las cosas creadas, un Día tan bendito

que las edades y siglos del pasado jamás podrán rivalizar con él, un Día en el

cual el semblante del Antiguo de los Días se ha vuelto hacia su santa sede. Por

tanto, las voces de todas las cosas creadas, y además de ellas las del Concurso

de lo Alto, se oyeron exclamando: "Apresúrate, oh Carmelo, porque, he aquí, la

luz del semblante de Dios, Soberano del Reino de los Nombres y Modelador de los

cielos, se ha levantado sobre ti".

Sobrecogido por efluvios de alegría, exclamó, elevando su voz: "Que mi vida

sea sacrificada por Ti, pues has fijado Tu mirada sobre mí, me has otorgado tu

munificencia y has dirigido tus pasos hacia mí. La separación de Ti, oh Fuente

de vida eterna, casi me ha consumido, y mi lejanía de tu presencia ha devorado

mi alma. Toda alabanza sea para Ti por haberme permitido escuchar tu llamada,

por haberme honrado con tus pasos y por haber reavivado mi alma con la

vivificante fragancia de tu Día y la estridente voz de tu Pluma, una voz que Tú

ordenaste que fuese tu llamada de trompeta entre tu pueblo. Y cuando sonó la

hora en que tu irresistible Fe había de manifestarse, insuflaste en tu Pluma un

soplo de tu espíritu y, he aquí, la creación entera se estremeció hasta sus

mismos cimientos, desvelando a la humanidad aquellos misterios que yacían

ocultos en los tesoros de Aquel que es el Poseedor de todas las cosas creadas."

En cuanto llegó su voz a ese exaltadísimo Lugar, Nosotros respondimos: "Da

gracias a tu Señor, oh Carmelo. El fuego de tu separación de Mí te consumía

rápidamente cuando el océano de mi presencia se agitó ante tu rostro, alegrando

tus ojos y los de toda la creación y llenando de gozo a todas las cosas visibles

e invisibles. Regocíjate, porque en este Día Dios ha establecido su trono sobre

ti, te ha hecho el punto del amanecer de sus signos y la aurora de las pruebas

de su Revelación. Dichoso aquel que te circunde, proclame la revelación de tu

gloria y relate aquello que la munificencia del Señor tu Dios ha derramado sobre

ti. Toma el Cáliz de la Inmortalidad en el nombre de tu Señor, el Todoglorioso,

y dale gracias, ya que Él, como señal de su misericordia hacia ti, ha

transformado tu tristeza en alegría y ha transmutado tu pena en maravilloso

júbilo. Él, en verdad, ama el lugar que ha sido designado como sede de su trono,

lugar que sus pies han hollado, que ha sido honrado con su presencia, desde

donde proclamó su llamamiento y sobre el cual derramó sus lágrimas."

"Llama a Sión, oh Carmelo, y anuncia las felices nuevas: ¡El que estaba

oculto a los ojos mortales ha venido! Su soberanía que todo lo subyuga está

manifiesta; su esplendor que todo lo abarca se ha revelado. Ten cuidado, no sea

que vaciles o te detengas. Apresúrate y rodea la Ciudad de Dios que ha

descendido del cielo, la Kaaba celestial alrededor de la cual han circundado en

adoración los favorecidos de Dios, los puros de corazón y la compañía de los más

excelsos ángeles. ¡Oh! Cuánto ansío anunciar a todos los lugares de la

superficie de la tierra y llevar a cada una de sus ciudades las buenas nuevas de

esta Revelación, una Revelación a la que ha sido atraído el corazón del Sinaí y

en cuyo nombre la Zarza Ardiente proclama: 'Los reinos del cielo y de la tierra

pertenecen a Dios, el Señor de Señores.' En verdad, éste es el Día en que tanto

la tierra como el mar se regocijan ante este anuncio, Día para el cual se han

dispuesto aquellas cosas que Dios, por una generosidad que se encuentra más allá

de la comprensión de mente o corazón mortales, ha destinado para ser reveladas.

Dentro de poco, Dios hará navegar su Arca sobre ti y manifestará al pueblo de

Bahá que ha sido mencionado en el Libro de los Nombres."

Santificado sea el Señor de toda la humanidad, ante la mención de cuyo

nombre todos los átomos de la tierra han vibrado y la Lengua de Grandeza ha sido

impulsada a revelar lo que estaba guardado en su conocimiento y yacía oculto en

el tesoro de su poder. En verdad, Él es el soberano de todo lo que hay en los

cielos y todo lo que hay en la tierra, por medio de la potencia de su nombre, el

Poderoso, el Omnipotente, el Altísimo.
LAWÆ-I-AQDAS
La Tabla Más Sagrada2

Ésta es la Tabla Más Sagrada enviada desde el reino santo a aquel que ha

dirigido su rostro hacia el Objeto de la adoración del mundo, Aquel que

descendió del cielo de la eternidad investido con trascendente gloria.

EN NOMBRE DEL SEÑOR, EL SEÑOR DE GRAN GLORIA

Ésta es una Epístola de nuestra presencia, enviada a aquel a quien los velos

de los nombres no lograron apartar de Dios, creador del cielo y de la tierra,

para que sus ojos se regocijen en los días de su Señor, el que Ayuda en el

Peligro, el que Subsiste por Sí Mismo.

Di: ¡Oh seguidores del Hijo!3 ¿Os habéis ocultado de Mí a causa de mi

Nombre? ¿Por qué no lo meditáis en vuestros corazones? Día y noche habéis estado

llamando a vuestro Señor, el Omnipotente, pero cuando Él vino en su gran gloria

desde el cielo de la eternidad, os apartasteis de Él y permanecisteis sumidos en

la negligencia.

Reflexionad sobre aquellos que rechazaron al Espíritu4 cuando vino a ellos

con dominio manifiesto. Cuán numerosos eran los fariseos que, en su nombre, se

habían recluido en las sinagogas, lamentándose por su separación de Él, y aun

así, cuando los portones de la reunión se abrieron de par en par y la luminaria

divina brilló resplandeciente desde el Manantial de la Belleza, no creyeron en

Dios, el Exaltado, el Poderoso. No lograron alcanzar su presencia, a pesar de

que su advenimiento les había sido prometido en el Libro de Isaías, al igual que

en los Libros de los Profetas y Mensajeros. Ninguno de ellos volvió su rostro

hacia el Manantial de misericordia divina, a excepción de aquellos desprovistos

de todo poder entre los hombres. Y sin embargo, hoy, todo hombre dotado de poder

e investido de soberanía se enorgullece en su Nombre. Por otra parte, acuérdate

del que sentenció a muerte a Jesús. Era el más erudito de su época en su país,

mientras que aquel que era solamente un pescador creyó en Él. Presta atención y

sé de los que observan la advertencia.

De igual modo, considera cuán numerosos son, en estos tiempos, los monjes

que se han recluido en sus iglesias, llamando al Espíritu, pero cuando Éste

apareció mediante el poder de la Verdad, no lograron acercarse a Él y se cuentan

entre los descarriados. Felices aquellos que los han abandonado y han dirigido

su rostro hacia Aquel que es el Deseo de todos los que están en los cielos y

todos los que están en la tierra.

Leen el Evangelio y aun así se niegan a reconocer al Señor Todoglorioso, a

pesar de que ha venido por medio de la potencia de su exaltado, su poderoso y

benevolente dominio. Nosotros, ciertamente, hemos venido por amor a vosotros y

hemos soportado los infortunios del mundo por vuestra salvación. ¿Huís de Aquel

que ha sacrificado su vida para que vosotros seáis vivificados? Temed a Dios, oh

seguidores del Espíritu, y no sigáis los pasos de ningún sacerdote que se haya

descarriado. ¿Os imagináis que Él persigue sus propios intereses, cuando en todo

momento ha estado amenazado por las espadas de los enemigos, o que aspira a las

vanidades del mundo, tras haber sido confinado en la más desolada de las

ciudades? Sed justos en vuestro juicio y no sigáis los pasos de los injustos.

Abrid las puertas de vuestros corazones. Verdaderamente, Aquel que es el

Espíritu se encuentra ante ellas. ¿Por qué proscribís a Aquel que se ha

propuesto acercaros a un Lugar Resplandeciente? Di: Nosotros, en verdad, os

hemos abierto las puertas del Reino. ¿Atrancaréis las puertas de vuestras casas

ante mi rostro? Esto, de hecho, no es sino un craso error. Él ha descendido

nuevamente del cielo, tal como lo hizo la primera vez. Cuidado, no sea que

pongáis en tela de juicio lo que Él proclama, igual que las gentes anteriores a

vosotros cuestionaron sus manifestaciones. Así os instruye el Verdadero, si tan

sólo pudieseis percibirlo.

El río Jordán se une al Grandísimo Océano y el Hijo exclama en el valle

santo: "¡Aquí estoy, aquí estoy, oh Señor, mi Dios!", mientras el Sinaí circunda

alrededor de la Casa y la Zarza Ardiente exclama: "Aquel que es el Deseado ha

venido en su trascendente majestad". Di: ¡Ved! ¡El Padre ha venido y lo que se

os prometió en el Reino se ha cumplido! Esta es la Palabra que el Hijo ocultó

cuando dijo a los que Le rodeaban: "Ahora no lo podéis llevar." Y cuando se

cumplió el tiempo señalado y sonó la Hora, la Palabra brilló sobre el horizonte

de la Voluntad de Dios. Cuidado, oh seguidores del Hijo, no sea que la echéis a

un lado. Asíos firmemente a ella. Esto es mejor para vosotros que todo lo que

poseéis. Verdaderamente, Él está cerca de aquellos que hacen el bien. La Hora

que hemos ocultado al conocimiento de los pueblos de la tierra y al de los

ángeles favorecidos ha llegado. Di: Verdaderamente, Él ha dado testimonio de Mí,

y Yo doy testimonio de Él. En verdad, Él no ha señalado a otro más que a Mí. De

ello es testigo toda alma justa y comprensiva.

Aunque acosados por incontables aflicciones, Nosotros emplazamos al pueblo a

volverse hacia Dios, el Señor de los nombres. Di: Esforzaos por lograr lo que os

ha sido prometido en los Libros de Dios y no sigáis los caminos de los

ignorantes. Mi cuerpo ha soportado el encarcelamiento para que os liberéis de la

esclavitud del ego. Dirigid, pues, vuestro rostro hacia su semblante y no sigáis

las huellas de todo opresor hostil. Verdaderamente, Él ha consentido ser

humillado gravemente para que alcanzarais la gloria y, sin embargo, vosotros

retozáis en el valle de la negligencia. Él, en verdad, vive en la más desolada

de las moradas por amor a vosotros, mientras vosotros habitáis en vuestros

palacios.

Di: ¿No escuchasteis la Voz del que gritaba, llamando en alta voz en el

desierto del Bayán, trayéndoos las buenas nuevas de la venida de vuestro Señor,

el Todomisericordioso? ¡Mirad! Él ha venido a la sombra protectora del

Testimonio, investido con pruebas y demostraciones concluyentes, y aquellos que

verdaderamente creen en Él consideran su presencia como la encarnación del Reino

de Dios. Bendito el hombre que se vuelve hacia Él y ¡ay! de aquellos que Le

niegan o dudan de Él.

Anúnciales a los sacerdotes: ¡He aquí! Aquel que es el Gobernante ha

llegado. Salid de detrás del velo en nombre del Señor, Aquel que hace bajar la

cerviz a todos los hombres. Proclama, pues, a toda la humanidad las buenas

nuevas de esta poderosa, esta gloriosa Revelación. Verdaderamente, Aquel que es

el Espíritu de la Verdad ha venido para guiaros hacia toda verdad. Él no habla

impulsado por su propio ser, sino según lo ordenado por Aquel que es el

Omnisciente, el Todosabio.

Di: Éste es Quien ha glorificado al Hijo y ha exaltado su Causa. Abandonad,

oh pueblos de la tierra, lo que tenéis, y asíos firmemente a lo que os ordena el

Todopoderoso, Aquel que es el Portador del Fideicomiso de Dios. Purificad

vuestros oídos y volved vuestros corazones hacia Él, para que escuchéis la más

maravillosa llamada que ha surgido del Sinaí, la morada de vuestro Señor, el Más

Glorioso. En verdad, os acercará al Lugar donde percibiréis el esplendor de la

luz de su semblante, que brilla sobre este luminoso Horizonte.

¡Oh asamblea de sacerdotes! Abandonad las campanas y, luego, salid de

vuestras iglesias. Os incumbe, en este día, proclamar en voz alta el Más Grande

Nombre entre las naciones. ¿Preferís guardar silencio, mientras toda piedra y

todo árbol exclama: "¡El Señor ha venido en su gran gloria?" Bienaventurado el

hombre que se apresura hacia Él. Verdaderamente, se cuenta entre aquellos cuyos

nombres serán registrados eternamente y serán mencionados por el Concurso de lo

Alto. Así ha sido decretado por el Espíritu en esta maravillosa Tabla.

Verdaderamente, Aquel que emplaza a los hombres en mi nombre es de mí, y

mostrará aquello que se encuentra más allá del poder de todos los que están en

la tierra. Seguid la Senda del Señor y no los pasos de aquellos que están

sumidos en la negligencia. Bienaventurado sea el adormecido al que la Brisa de

Dios le sacuda y se levante de entre los muertos, dirigiendo sus pasos hacia el

Sendero del Señor. Ciertamente, tal hombre es considerado, a la vista de Dios,

el Verdadero, como una joya entre los hombres y se cuenta entre los dichosos.

Di: La Luz de su Revelación ha despuntado en el Oriente; los signos de su

dominio han aparecido en el Occidente. Examinad esto en vuestros corazones, oh

pueblo, y no seáis de los que han hecho oídos sordos a las advertencias de Aquel

que es el Omnipotente, el Todoalabado. Que la Brisa de Dios os despierte. En

verdad, ella ha soplado sobre el mundo. Bienaventurado aquel que ha descubierto

su fragancia y ha sido contado entre los bien seguros.

¡Oh asamblea de obispos! Sois las estrellas del cielo de mi conocimiento. Mi

misericordia no desea que caigáis a la tierra. No obstante, mi justicia declara:

"Esto es lo que el Hijo ha decretado." Y todo cuanto ha procedido de su boca

irreprochable, veraz y digna de confianza, no podrá ser alterado jamás. Las

campanas, ciertamente, repican mi Nombre y se lamentan por Mí, pero mi espíritu

se regocija con manifiesta alegría. El cuerpo del Amado anhela la cruz, y su

cabeza ansía la lanza en el sendero del Todomisericordioso. El dominio del

opresor no puede en modo alguno disuadirlo de su propósito. Hemos emplazado a

todas las cosas creadas a alcanzar la presencia de tu Señor, el Rey de todos los

nombres. Bendito el hombre que dirige su rostro hacia Dios, el Señor del Día del

Juicio Final.

¡Oh asamblea de monjes! Si optáis por seguirme, os haré herederos de mi

Reino; si pecáis contra Mí, Yo, en mi largo sufrimiento, lo soportaré

pacientemente, y, ciertamente, Yo soy el que Siempre Perdona, el Misericordioso.

¡Oh tierra de Siria! ¿Qué ha sido de tu rectitud? Tú estás, ciertamente,

ennoblecida por los pasos de tu Señor. ¿Has percibido la fragancia de la reunión

celestial, o habrá que contarte entre los negligentes?

Belén se ha agitado con la Brisa de Dios. Escuchamos su voz que dice: "¡Oh

generosísimo Señor! ¿Dónde se ha asentado tu gran gloria? Las suaves fragancias

de tu presencia me han vivificado, después de haberme derretido por la

separación de Ti. Alabado seas, por cuanto has levantado los velos y has venido

con poder en gloria manifiesta." Llamamos a Belén desde detrás del Tabernáculo

de Majestad y Grandeza, diciendo: "¡Oh Belén! Esta luz ha surgido en el oriente

y ha viajado hacia el occidente, hasta que llegó a ti en el atardecer de su

vida. Dime, pues: ¿Reconocen los hijos al Padre y Le aceptan, o Le niegan, tal

como el pueblo Le negó (a Jesús) en otro tiempo?" Entonces Belén exclamó

diciendo: "Tú eres, en verdad, el Omnisciente, el Mejor Informado."

Verdaderamente, vemos que todas las cosas creadas se inclinan a dar testimonio

de Nosotros. Algunos Nos conocen y dan testimonio, mientras que la mayoría dan

testimonio y, sin embargo, no Nos conocen.

El Monte Sinaí se ha agitado con la alegría de contemplar nuestro semblante.

Ha elevado su voz cautivadora para glorificación de su Señor, diciendo: "¡Oh

Señor! Siento la fragancia de tu vestidura. Me parece que estás cerca, investido

con los signos de Dios. Tú has ennoblecido estas regiones con tus pasos. Grande

es la bienaventuranza de tu pueblo, si sólo pudieran conocerte e inhalar tus

suaves aromas; y ¡ay! de los que están profundamente dormidos."

Dichoso eres tú, que has vuelto tu rostro hacia mi semblante, por cuanto has

rasgado los velos, has destrozado los ídolos y has reconocido a tu Señor eterno.

El pueblo del Corán se ha levantado contra Nosotros sin prueba ni demostración

clara, atormentándonos a cada momento con una nueva tortura. Inútilmente se

imaginan que las tribulaciones pueden frustrar nuestro propósito. Vano es en

verdad lo que han imaginado. Verdaderamente, tu Señor es Quien ordena todo

cuanto Le place.

Nunca he pasado junto a un árbol sin que mi corazón se dirigiese a él,

diciendo: "¡Oh! Ojalá fueses cortado en mi nombre, y mi cuerpo fuese crucificado

sobre ti". Hemos revelado este pasaje en la Epístola al Sháh para que sirviese

como advertencia a los seguidores de las religiones. Verdaderamente, tu Señor es

el Omnisciente, el Todosabio.

Que lo que ellos han perpetrado no te aflija. Ciertamente, son como muertos,

y no están vivos. Déjalos a los muertos; luego vuelve tu rostro hacia Aquel que

es el Dador de Vida del mundo. Cuidado, no sea que los dichos de los negligentes

te entristezcan. Sé firme en la Causa y enseña a la gente con suma sabiduría.

Así te lo ordena el Gobernante del cielo y de la tierra. Él es, en verdad, el

Todopoderoso, el Más Generoso. Dentro de poco, Dios exaltará tu recuerdo y

escribirá con la Pluma de Gloria aquello que expresaste por su amor. Él es, en

verdad, el Protector de los que hacen el bien.

Dale recuerdos míos a uno llamado Murád, y dile: "Bendito eres tú, oh Murád,

por cuanto has abandonado los dictados de tu propio deseo y has seguido a Aquel

que es el Deseo de toda la humanidad."

Di: Bendito sea el adormecido al que despierta mi Brisa. Bendito el

desfallecido que es reanimado con mis hálitos revivificadores. Bendito el ojo

que se solaza en la contemplación de mi belleza. Bendito el caminante que dirige

sus pasos hacia el Tabernáculo de mi gloria y majestad. Bendito el angustiado

que busca refugio bajo la sombra de mi dosel. Bendito el sediento que se

apresura a las aguas de mi amorosa bondad, que fluyen suavemente. Bendita el

alma insaciable que abandona sus deseos egoístas por amor a Mí y ocupa su lugar

en la mesa del banquete que he enviado para mis elegidos desde el cielo de la

misericordia divina. Bendito el humillado que se aferra al cordón de mi gloria,

y el necesitado que entra bajo la sombra del Tabernáculo de mi riqueza. Bendito

el ignorante que busca la fuente de mi conocimiento, y el negligente que se

adhiere al cordón de mi recuerdo. Bendita el alma que surge a la vida por medio

de mi hálito vivificador y logra entrar en mi Reino celestial. Bendito el hombre

a quien los suaves aromas de la reunión conmigo le han estimulado y le han hecho

acercarse a la Aurora de mi Revelación. Bendito el oído que escucha, la lengua

que da testimonio y el ojo que ve y reconoce al Señor, en su gran gloria y

majestad, investido con grandeza y dominio. Benditos quienes han alcanzado su

presencia. Bendito el hombre que busca la iluminación en el Sol de mi Palabra.

Bendito aquel que adorna su cabeza con la diadema de mi amor. Bendito quien oye

de mi aflicción y se levanta entre mi pueblo para ayudarme. Bendito aquel que da

su vida en mi sendero y soporta múltiples infortunios por amor a mi Nombre.

Bendito el hombre que, seguro de mi Palabra, se levanta de entre los muertos

para celebrar mi alabanza. Bendito aquel que se extasía con mis maravillosas

melodías y rasga los velos mediante la potencia de mi poder. Bendito aquel que

se mantiene fiel a mi Convenio, y aquel a quien las cosas de este mundo no le

han impedido alcanzar mi Corte de santidad. Bendito el hombre que se desprende

de todo salvo de Mí, se remonta en la atmósfera de mi amor, logra entrar en mi

Reino, contempla mis dominios de gloria, bebe de las aguas vivas de mi

generosidad y toma su porción del río celestial de mi amorosa providencia, se

familiariza con mi Causa, comprende lo que he ocultado dentro del tesoro de mis

Palabras y, ocupado en mi alabanza y glorificación, brilla desde el horizonte

del conocimiento divino. Verdaderamente, él es de los míos. Desciendan sobre él

mi misericordia, mi amorosa bondad, mi munificencia y mi gloria.

BISHÁRÁT
Buenas Nuevas

Éste es el Llamamiento del Todoglorioso, proclamado desde el Horizonte

Supremo en la prisión de 'Akká.

ÉL ES EL EXPOSITOR, EL OMNISAPIENTE, EL INFORMADO DE TODO

Dios, el Verdadero, da testimonio, y los Reveladores de sus nombres y

atributos lo atestiguan, que nuestro único propósito al elevar el Llamamiento y

proclamar su sublime Palabra es que el oído de la creación entera se purifique,

mediante las aguas vivas de la prolación divina, de las patrañas falaces y se

ponga en sintonía con la santa, gloriosa y exaltada palabra que ha fluido del

depósito del conocimiento del Hacedor de los Cielos y Creador de los Nombres.

Felices son quienes juzgan con imparcialidad.
¡Oh pueblo de la tierra!
LA PRIMERA BUENA NUEVA

que el Libro Madre ha hecho saber a todos los pueblos del mundo en esta la

Revelación Más Grande, es que la ley de la guerra santa ha sido borrada del

Libro. Glorificado sea el Todomisericordioso, Señor de gracia abundante, a

través de Quien la puerta de la munificencia celestial se ha abierto de par en

par ante la faz de todos los que están en el cielo y en la tierra.

LA SEGUNDA BUENA NUEVA

Se permite que los pueblos y razas de la tierra se asocien los unos con los

otros resplandecientes y con alegría. ¡Oh pueblo! Relacionaos con los seguidores

de todas las religiones en un espíritu de amistad y compañerismo. Así brilló el

sol de su sanción y su autoridad sobre el horizonte del decreto de Dios, el

Señor de los mundos.
LA TERCERA BUENA NUEVA

concierne al estudio de las diversas lenguas. De la Pluma del Altísimo ha

fluido anteriormente este decreto: Incumbe a los soberanos del mundo -que Dios

les asista- o a los ministros de la tierra, reunirse en consejo y adoptar uno de

los idiomas existentes, o uno nuevo, para que sea enseñado a los niños en las

escuelas de todo el mundo, e igualmente una escritura. De este modo se llegará a

considerar a toda la tierra como un solo país. Bienaventurado el que escucha su

Llamamiento y observa lo que le es ordenado por Dios, el Señor del Poderoso

Trono.
LA CUARTA BUENA NUEVA

Si alguno de los reyes -que Dios les asista- se levantase para proteger y

ayudar a este pueblo oprimido, todos deben pugnar por amarle y servirle. Este

asunto es de la incumbencia de todos. Bienaventurados los que actúan de acuerdo

con ello.
LA QUINTA BUENA NUEVA

En todo país donde resida alguien de este pueblo, debe comportarse hacia el

Gobierno de ese país con lealtad, honestidad y veracidad. Esto es lo que ha sido

revelado por orden de Aquel que es el Ordenador, el Antiguo de los Días.

Es obligatorio y les incumbe a todos y cada uno de los pueblos del mundo

prestar su ayuda a esta Causa, de trascendental importancia, que procede del

cielo de la Voluntad del Dios sempiterno, para que, acaso, el fuego de la

animosidad que arde en los corazones de algunos de los pueblos de la tierra se

extinga mediante las aguas vivas de la sabiduría divina y en virtud de los

consejos y exhortaciones celestiales, y la luz de la unidad y la concordia

brille y derrame su resplandor sobre el mundo.

Abrigamos la esperanza de que, mediante los celosos esfuerzos de aquellos

que son los exponentes del poder de Dios -exaltada sea su gloria-, por todo el

mundo las armas de guerra se conviertan en instrumentos de reconstrucción y la

lucha y el conflicto sean eliminados de entre los hombres.

LA SEXTA BUENA NUEVA

es el establecimiento de la Paz Menor, sobre la cual nuestra Exaltadísima

Pluma ha revelado algunos detalles con anterioridad. Grande es la bendición de

aquel que defiende y observa todo cuanto ha sido ordenado por Dios, el

Omnisciente, el Todosabio.
LA SÉPTIMA BUENA NUEVA

Se deja a la discreción de los hombres la elección de la indumentaria y el

corte de la barba y su arreglo. Pero, cuidado, oh pueblo, no os convirtáis en

juguetes de los ignorantes.
LA OCTAVA BUENA NUEVA

Los actos piadosos de los monjes y sacerdotes seguidores del Espíritu5 -

sobre Él descanse la paz de Dios- son recordados en su presencia. Sin embargo,

en este Día deben abandonar su vida de reclusión, dirigir sus pasos hacia el

mundo abierto y ocuparse de aquello que sea provechoso para sí mismos y para los

demás. Les hemos otorgado licencia para que contraigan matrimonio, para que de

ellos pueda surgir aquel que haga mención de Dios, Señor de lo visible e

invisible, Señor del Trono Exaltado.
LA NOVENA BUENA NUEVA

Cuando el pecador se halle completamente desprendido y liberado de todo

salvo de Dios, debe pedirle misericordia y perdón a Él. La confesión de los

pecados y transgresiones ante los seres humanos no está permitida, ya que nunca

ha conducido, ni jamás conducirá, a la clemencia divina. Por otra parte, esa

confesión ante otra persona da como resultado la degradación y humillación de

uno, y Dios -exaltada sea su gloria- no desea la humillación de sus siervos.

Verdaderamente, Él es el Compasivo, el Misericordioso. El pecador debe, entre él

mismo y Dios, implorar la misericordia del Océano de la merced, suplicar

clemencia del cielo de generosidad y decir:

¡Oh Dios, mi Dios! Te imploro, por la sangre de tus verdaderos amantes, que

se hallaban tan extasiados por tus dulces palabras que se apresuraron al

Pináculo de Gloria, el sitio del más glorioso martirio, y Te pido por los

misterios que yacen guardados en tu conocimiento y por las perlas que están

atesoradas en el océano de tu munificencia, que tengas misericordia de mí, de mi

padre y de mi madre. De aquellos que muestran misericordia, Tú eres en verdad el

Más Misericordioso. No hay otro Dios sino Tú, el que Siempre Perdona, el

Todomunífico.

¡Oh Señor! Tú ves a esta esencia de la depravación volviéndose hacia el

océano de tu favor, a este débil ser buscando el reino de tu divino poder, y a

esta pobre criatura inclinándose hacia el sol de tu riqueza. Por tu misericordia

y tu gracia, no le decepciones, oh Señor, no le prives de las revelaciones de tu

munificencia en tus días, ni le expulses de tu puerta que Tú has abierto de par

en par a quienes moran en tu cielo y en tu tierra.

¡Ay! ¡Ay! Mis pecados me han impedido acercarme a la Corte de tu santidad y

mis transgresiones han hecho que me aleje del Tabernáculo de tu majestad. He

cometido aquello que Tú me prohibiste y he desechado lo que Tú me ordenaste

observar.

Te ruego, por Aquel que es el soberano Señor de los Nombres, que reveles

para mí, con la Pluma de tu Munificencia, aquello que me permita acercarme a Ti

y purificarme de mis transgresiones, que se han interpuesto entre mí y tu

misericordia y tu perdón.

Verdaderamente Tú eres el Potente, el Generoso. No hay otro Dios sino Tú, el

Poderoso, el Clemente.
LA DÉCIMA BUENA NUEVA

Como muestra de clemencia por parte de Dios, el Revelador de este Grandísimo

Anuncio, hemos suprimido de las Sagradas Escrituras y Tablas la ley que

prescribía la destrucción de libros.
LA UNDÉCIMA BUENA NUEVA

Está permitido estudiar ciencias y artes, pero aquellas ciencias que sean

útiles y que redunden en el progreso y adelanto del pueblo. Así ha sido

decretado por Aquel que es el Ordenador, el Todosabio.

LA DUODÉCIMA BUENA NUEVA

A cada uno de vosotros se os ordena que os dediquéis a alguna forma de

ocupación, como un oficio, un arte y otras similares. Nosotros hemos exaltado

misericordiosamente vuestro trabajo al rango de la adoración a Dios, el

Verdadero. Ponderad en vuestros corazones acerca de la clemencia y las

bendiciones de Dios y dadle gracias al atardecer y al amanecer. No malgastéis

vuestro tiempo en la ociosidad y la pereza. Ocupaos en aquello que sea

beneficioso para vosotros y para los demás. Así ha sido decretado en esta Tabla,

desde cuyo horizonte brilla resplandeciente el sol de la sabiduría y la

prolación.

A la vista de Dios, los hombres más despreciables son aquellos que se

sientan ociosamente y piden. Asíos firmemente al cordón de los medios

materiales, poniendo toda vuestra confianza en Dios, el Proveedor de todos los

medios. Cuando alguien se dedica a un oficio o un arte, tal ocupación es

considerada, a juicio de Dios, como un acto de adoración; y ello no es sino una

prueba de su infinita generosidad que todo lo penetra.

LA DECIMOTERCERA BUENA NUEVA

A los hombres de la Casa de Justicia de Dios les han sido encomendados los

asuntos del pueblo. Ellos son, en verdad, los Fideicomisarios de Dios entre Sus

siervos y las auroras de autoridad en Sus países.

¡Oh pueblo de Dios! Lo que educa al mundo es la Justicia, puesto que está

sostenida por dos pilares: la recompensa y el castigo. Estos dos pilares son la

fuente de vida para el mundo. Siendo así que para cada día hay un nuevo problema

y que para cada problema hay una solución adecuada, estos asuntos deben

remitirse a los Ministros de la Casa de Justicia, para que ellos actúen de

acuerdo con las necesidades y exigencias de los tiempos. Aquellos que, por amor

a Dios, se levantan para servir a su Causa son los receptores de la inspiración

divina procedente del Reino invisible. A todos les incumbe obedecerles. Todos

los asuntos de Estado deben ser remitidos a la Casa de Justicia, pero los actos

de adoración deben ser observados de acuerdo con lo que Dios ha revelado en su

Libro.

¡Oh pueblo de Bahá! Vosotros sois los lugares del amanecer del amor de Dios

y las auroras de su amorosa bondad. No mancilléis vuestras lenguas con la

maledicencia y la injuria de ningún alma, y proteged vuestros ojos de todo lo

indigno. Mostrad lo que poseéis. Si es recibido favorablemente, vuestra

finalidad se habrá logrado; si no, protestar será en vano. Dejad a ese alma a sí

misma y volveos hacia el Señor, el Protector, el que Subsiste por Sí Mismo. No

seáis causa de dolor, mucho menos de discordias y peleas. Abrigamos la esperanza

de que logréis la verdadera educación al abrigo del árbol de sus tiernas

mercedes y de que actuéis de acuerdo con lo que Dios desea. Todos vosotros sois

hojas de un mismo árbol y gotas de un solo océano.

LA DECIMOCUARTA BUENA NUEVA

No es necesario emprender viajes especiales para visitar los lugares donde

descansan los muertos. Si las personas acaudaladas y opulentas ofrecen el costo

de tales viajes a la Casa de Justicia, ello será grato y aceptable en presencia

de Dios. Felices aquellos que observan sus preceptos.

LA DECIMOQUINTA BUENA NUEVA

Aunque la forma de gobierno republicana beneficia a todos los pueblos del

mundo, no obstante, la majestad de la realeza es uno de los signos de Dios. No

deseamos que los países del mundo permanezcan privados de ella. Si los sagaces

combinasen las dos formas en una, grande será su recompensa en presencia de

Dios.

En anteriores religiones se dictaron y ratificaron ordenanzas tales como la

guerra santa, la destrucción de los libros, la prohibición de relacionarse y de

tener amistad con otros pueblos o la de leer ciertos libros, de acuerdo con las

exigencias de la época; sin embargo, en esta poderosa Revelación, en este

trascendental Anuncio, los múltiples dones y favores de Dios han amparado a

todos los hombres, y su infalible decreto ha prescrito desde el horizonte de la

Voluntad del Señor Sempiterno lo que hemos expresado anteriormente.

Alabamos a Dios -santificado y glorificado sea- por todo lo que

misericordiosamente ha revelado en este bendito, en este glorioso e incomparable

Día. De hecho, si todos los que están en la tierra fuesen dotados con miríadas

de lenguas y alabasen a Dios continuamente y magnificaran su Nombre hasta el fin

que no conoce fin, su acción de gracias no sería suficiente ni para uno solo de

los bondadosos favores que hemos mencionado en esta Tabla. De ello es testigo

todo hombre de sabiduría y discernimiento, de entendimiento y conocimiento.

Pedimos fervorosamente a Dios -exaltada sea su gloria- que asista a los

gobernantes y soberanos, que son los exponentes del poder y las auroras de la

gloria, para que hagan cumplir sus leyes y ordenanzas. Él es, en verdad, el

Omnipotente, el Todopoderoso, el que acostumbra a responder a la llamada de los

hombres.
TARÁZÁT
Ornamentos

En mi Nombre, que permanece supremo sobre todos los nombres.

Al Señor de los nombres y Creador de los cielos le corresponden la alabanza

y la gloria; a Él, las olas de cuyo océano de Revelación se agitan a los ojos de

los pueblos del mundo. El Sol de Su Causa brilla a través de todos los velos y

Su Palabra de afirmación se encuentra fuera del alcance de la negación. Ni el

dominio del opresor ni la tiranía de los malvados han sido capaces de frustrar

Su propósito. ¡Cuán glorificada es Su soberanía, cuán exaltado Su dominio!

¡Gran Dios! Aunque Sus signos han circundado al mundo y Sus pruebas y

testimonios brillan y son tan manifiestos como la luz, no obstante, los

ignorantes aparecen como negligentes; no, más bien, como rebeldes. Ojalá se

hubiesen contentado con la oposición. Sin embargo, en todo momento conspiran

para derribar el sagrado Árbol del Loto. Desde el amanecer de esta Revelación

las personificaciones del egoísmo se han esforzado por extinguir la luz de la

manifestación divina, recurriendo a la crueldad y a la opresión. Mas Dios,

habiéndoles parado los pies, reveló esta Luz mediante su soberana autoridad y la

protegió por medio de la fuerza de su poder hasta que cielo y tierra fueron

iluminados por su brillo y resplandor. Alabado sea Él en toda circunstancia.

Gloria sea a Ti, oh Señor del mundo y Deseo de las naciones; oh Tú, que Te

has hecho manifiesto en el Más Grande Nombre, por medio del cual las perlas de

sabiduría y prolación han surgido de las conchas del gran mar de tu conocimiento

y los cielos de la revelación divina se han adornado con la luz de la aparición

del Sol de tu semblante.

Yo Te suplico, por aquella Palabra mediante la cual tu prueba se perfeccionó

entre tus criaturas y tu testimonio se cumplió entre tus siervos, que

fortalezcas a tu pueblo en aquello por lo cual la faz de la Causa irradiará en

tu dominio, las enseñas de tu poder se plantarán entre tus siervos y los

pendones de tu guía se izarán en tus dominios.

¡Oh mi Señor! Tú les has visto adhiriéndose al cordón de tu merced y

aferrándose al borde del manto de tu beneficencia. Ordena para ellos aquello que

les acerque más a Ti y apártales de todo salvo de Ti. Te ruego, oh Tú, Rey de la

existencia y Protector de lo visible e invisible, que conviertas a quienquiera

se levante para servir a tu Causa en un mar que se mueve por tu deseo, en

alguien que está encendido con el fuego de tu Árbol Sagrado, que brilla desde el

horizonte del cielo de tu Voluntad. Verdaderamente Tú eres el Poderoso, a Quien

no pueden debilitar ni el poder de todo el mundo ni la fuerza de las naciones.

No hay Dios sino Tú, el Único, el Incomparable, el Protector, el que Subsiste

por Sí Mismo.

¡Oh tú, que has libado el vino de mi prolación del cáliz de mi conocimiento!

Estas sublimes palabras se oyeron hoy, provenientes del murmullo del divino

Árbol del Loto que el Señor de los nombres plantó en el altísimo Paraíso con la

mano del poder celestial:
EL PRIMER TARÁZ

y la primera refulgencia que ha amanecido desde el horizonte del Libro Madre

es que el hombre debe conocer su propio ser y distinguir lo que conduce a la

sublimidad o a la bajeza, a la gloria o a la humillación, a la riqueza o a la

pobreza. Habiendo llegado a la etapa de la realización y alcanzado su madurez,

el hombre necesita de la riqueza, y aquella riqueza que adquiere por medio de

las artes y profesiones es plausible y digna de alabanza a juicio de los hombres

de sabiduría, y especialmente lo es a los ojos de los siervos que se dedican a

la educación del mundo y a la instrucción de sus pueblos. Ellos son, en verdad,

los coperos de la vivificante agua del conocimiento y los guías del camino

ideal. Dirigen a los pueblos del mundo hacia el sendero recto y les familiarizan

con lo que conduce a la elevación y exaltación humanas. El sendero recto es

aquel que lleva al hombre hacia la aurora de la percepción y hacia el lugar del

amanecer del entendimiento verdadero y le guía hacia lo que será causa de

gloria, honor y grandeza.

Abrigamos la esperanza de que, mediante la amorosa bondad del Todosabio, el

Omnisciente, el polvo oscurecedor sea disipado y el poder de la percepción

aumentado, para que los hombres puedan descubrir el propósito para el cual se

les ha llamado a la existencia. En este día, todo lo que sirve para disminuir la

ceguera y aumentar la visión es digno de consideración. Esta visión actúa como

agente y guía del verdadero conocimiento. En verdad, en opinión de los sabios,

la sutileza del entendimiento se debe a la agudeza de la visión. El pueblo de

Bahá debe cumplir en todo momento con lo que es conveniente y decoroso, y

exhortar a la gente en consecuencia.
EL SEGUNDO TARÁZ

es relacionarse con los seguidores de todas las religiones en un espíritu de

amistad y compañerismo, para proclamar lo que manifestó el Orador del Sinaí y

actuar con justicia en todos los asuntos.

Quienes se hallan dotados de sinceridad y lealtad deben relacionarse con

todos los pueblos y razas de la tierra con alegría y esplendor, puesto que la

relación con la gente ha promovido y continuará promoviendo la unidad y la

concordia, las cuales, a su vez, conducen al mantenimiento del orden en el mundo

y a la regeneración de las naciones. Benditos sean quienes se aferran al cordón

de la amabilidad y la tierna misericordia y se hallan libres de animosidad y

odio.

Este Agraviado exhorta a los pueblos del mundo a actuar con tolerancia y

rectitud, que son dos luces en medio de la oscuridad del mundo y dos educadores

para la instrucción de la humanidad. Felices quienes las hayan alcanzado y ¡ay

de los negligentes!
EL TERCER TARÁZ

concierne al buen carácter. Un buen carácter es, en verdad, el mejor manto

de Dios para los hombres. Con él adorna las sienes de sus amados. ¡Por mi vida!

La luz de un buen carácter sobrepasa a la luz del sol y a su resplandor.

Quienquiera lo haya alcanzado es considerado como una joya entre los hombres. La

gloria y la elevación del mundo dependen necesariamente de ello. Un carácter

bondadoso es un medio por el cual los hombres son guiados al Sendero Recto y son

conducidos hacia el Gran Anuncio. Bienaventurado quien esté adornado con el

carácter y los santos atributos del Concurso de lo Alto.

Os incumbe fijar vuestra mirada en todo momento en la justicia y en la

equidad. En las Palabras Ocultas se ha revelado esta exaltada declaración de

Nuestra Muy Augusta Pluma:

"¡Oh hijo del espíritu! Lo más amado de todo ante Mi vista es la Justicia;

no te apartes de ella si Me deseas y no la descuides para que Yo pueda confiar

en ti. Con su ayuda verás con tus propios ojos y no por los ojos de otros, y

conocerás con tu propio conocimiento y no mediante el conocimiento de tu

prójimo. Pondera en tu corazón cómo te corresponde ser. En verdad, la justicia

es Mi ofrenda a ti y el signo de Mi amorosa bondad. Tenla pues ante tus ojos."

Aquellos que son justos e imparciales en sus juicios ocupan una sublime

posición y poseen un rango exaltado. En estas almas brilla resplandeciente la

luz de la piedad y la rectitud. Deseamos fervorosamente que los pueblos y países

del mundo no sean privados del esplendor de estas dos luminarias.

EL CUARTO TARÁZ

concierne a la confiabilidad. Verdaderamente, ésta es la puerta de la

seguridad para todos aquellos que moran en la tierra y un signo de gloria por

parte del Todomisericordioso. El que participa de ella, en verdad ha participado

de los tesoros de la riqueza y la prosperidad. La confiabilidad es el más grande

portal que conduce a la tranquilidad y seguridad de la gente. En verdad, de ella

ha dependido y depende la estabilidad de todo asunto. Todos los dominios del

poder, de la grandeza y la riqueza están iluminados por su luz.

No hace mucho tiempo fueron reveladas estas sublimes palabras por la Pluma

del Altísimo:

"Ahora te hablaremos de la confiabilidad y de su posición a juicio de Dios,

tu Señor, Señor del Poderoso Trono. Cierto día Nos dirigimos a nuestra Isla

Verde. A nuestra llegada, contemplamos sus arroyos que fluían, sus árboles

exuberantes y la luz del sol jugando entre ellos. Volviendo nuestro rostro hacia

la derecha, contemplamos lo que la pluma es incapaz de describir; tampoco puede

explicar lo que el ojo del Señor de la Humanidad presenció en ese el más

santificado, el más sublime Punto, en ese bendito y exaltadísimo Lugar.

Volviéndonos luego hacia la izquierda, vimos a una de las Beldades del Muy

Sublime Paraíso, de pie sobre un pilar de luz, llamando en voz alta y diciendo:

'¡Oh moradores del cielo y de la tierra! Contemplad mi belleza y mi esplendor,

mi revelación y mi refulgencia. ¡Por Dios, el Verdadero! Yo soy la Confiabilidad

y la revelación y la belleza de la misma. Recompensaré a quienquiera se adhiera

a mí, reconozca mi rango y posición y se aferre firmemente a mi borde. Yo soy el

más grande ornamento del pueblo de Bahá y la vestidura de gloria para todos los

que están en el reino de la creación. Yo soy el instrumento supremo para la

prosperidad del mundo y el horizonte de la seguridad para todos los seres.' Así,

hemos hecho descender para ti lo que hará acercarse a los hombres al Señor de la

creación."

¡Oh pueblo de Bahá! La confiabilidad es, en verdad, el mejor de los atuendos

para vuestras sienes y la más gloriosa corona para vuestras cabezas. Adheríos

firmemente a ella por orden de Aquel que es el Ordenador, el Informado de Todo.

EL QUINTO TARÁZ

concierne a la protección y preservación de las posiciones de los siervos de

Dios. No se debe ignorar la verdad de cualquier asunto, más bien se debe

manifestar lo que es correcto y verdadero. El pueblo de Bahá no debe negar a

ningún alma la recompensa que le corresponde; debe tratar a los artesanos con

deferencia y, contrariamente a la gente de otros tiempos, no debería manchar su

lengua con improperios.

En este Día el sol de la habilidad artesanal brilla sobre el horizonte del

occidente y el río de las artes fluye desde el mar de esa región. Se debe hablar

con imparcialidad y apreciar tal liberalidad. ¡Por la vida de Dios! La palabra

"Equidad" brilla rutilante y resplandeciente como el sol. Rogamos a Dios para

que muníficamente derrame su esplendor sobre todos. En verdad, Él es poderoso

sobre todas las cosas, Él es quien acostumbra a contestar las oraciones de todos

los hombres.

En estos días la confiabilidad y la sinceridad sufren amargamente en las

garras de la falsedad, y la justicia se ve atormentada por el flagelo de la

injusticia. El humo de la corrupción envuelve a todo el mundo de tal modo que

nada puede verse en cualquier dirección que se mire excepto regimientos de

soldados, y nada puede oírse desde ningún país, salvo el choque de las espadas.

Rogamos a Dios, el Verdadero, que fortalezca a los que ejercen Su poder en

aquello que rehabilitará al mundo y traerá tranquilidad a las naciones.

EL SEXTO TARÁZ

El conocimiento es uno de los maravillosos dones de Dios. Adquirirlo es

responsabilidad de todos. Las artes y los medios materiales que se manifiestan

en la actualidad se han logrado por virtud de Su conocimiento y Su sabiduría,

que fueron revelados en Epístolas y Tablas mediante su Muy Exaltada Pluma, una

Pluma de cuyo tesoro salen a la luz las perlas de la sabiduría y la prolación,

así como las artes y los oficios del mundo.

En este Día los secretos de la tierra están desnudos a los ojos de los

hombres. Las páginas de los periódicos de rápida aparición son, en verdad, el

espejo del mundo. Ellos reflejan los hechos y quehaceres de los diversos pueblos

y razas. Al mismo tiempo los reflejan y los dan a conocer. Son un espejo dotado

de oído, vista y habla. Éste es un fenómeno asombroso y poderoso. Sin embargo,

es responsabilidad de sus escritores purificarse de los impulsos de los deseos y

pasiones malignas y ataviarse con la vestidura de la justicia y la equidad.

Deben informarse todo lo posible sobre las situaciones y averiguar los hechos, y

luego transcribirlos.

En lo concerniente a este Agraviado, la mayor parte de lo informado por los

periódicos carece de verdad. Al lenguaje justo y a la veracidad, en virtud de su

elevado rango y posición, se les considera como soles que brillan sobre el

horizonte del conocimiento. Las olas que se levantan de este Océano están

manifiestas a los ojos de los pueblos del mundo, y las efusiones de la Pluma de

sabiduría y prolación son patentes en todas partes.

Se informó en la prensa que este Siervo había huido de la tierra de (r)á

(Teherán) y se había dirigido a Iráq. ¡Dios munífico! Este Agraviado jamás se ha

ocultado, ni siquiera un instante. Por el contrario, en todo momento ha

permanecido firme y visible a los ojos de todos los hombres. Nunca Nos hemos

retirado, y jamás buscaremos huir. En verdad, es la gente necia la que huye de

nuestra presencia. Abandonamos nuestra patria acompañados por dos escoltas a

caballo, que representaban a los honorables Gobiernos de Persia y Rusia, hasta

que llegamos a Iráq en la plenitud de la gloria y el poder. ¡Alabado sea Dios!

La Causa de la cual es Portador este Agraviado es tan alta como el cielo y

brilla resplandeciente como el sol. El ocultamiento no tiene acceso a esta

posición, ni hay ocasión alguna para el temor o el silencio.

Los misterios de la Resurrección y los acontecimientos de la Última Hora

están claramente manifiestos, pero la gente está sumida en la negligencia y ha

consentido que se le envuelva en velos. "Y cuando los mares hiervan... Y cuando

las Escrituras sean desplegadas."6 ¡Por la rectitud de Dios! El Alba, en verdad,

ha despuntado, la luz ha brillado y la noche se ha retirado. Felices los que

comprenden. Felices quienes lo han logrado.

¡Glorificado sea Dios! La Pluma se encuentra perpleja con respecto a qué

escribir y la Lengua se pregunta qué revelar. A pesar de los infortunios sin

precedentes y tras soportar años de prisión, cautiverio y dolorosas pruebas,

ahora percibimos que se han interpuesto velos aún más espesos que los que ya

hemos rasgado, que obstruyen la visión y hacen que se oscurezca la luz del

entendimiento. Por otra parte, observamos que las nuevas calumnias, que

actualmente abundan, son mucho más maliciosas que las de antaño.

¡Oh pueblo del Bayán! Temed al Señor misericordioso. Pensad en la gente de

tiempos pasados. ¿Cuáles fueron sus acciones y qué fruto obtuvieron? Todo lo que

manifestaron ellos, excepto aquellos a quienes Dios bondadosamente protegió por

medio de su poder, no fueron sino falacias, y todo lo que han hecho ha

demostrado no tener ningún valor.

¡Juro por la vida de Aquel que es el Deseo del mundo! Si un hombre meditara

en su corazón, libre de cualquier apego al mundo, se apresuraría hacia la Luz

Más Grande y se limpiaría y purificaría del polvo de las vanas imaginaciones y

del humo de la ociosa fantasía. ¿Qué pudo haber impulsado a errar a la gente del

pasado, y quién los ha descarriado? Todavía rechazan la verdad, y se han vuelto

hacia sus propios deseos egoístas. Este Agraviado llama en alta voz por amor a

Dios. Quienquiera lo desee, que se vuelva hacia lo que Él dice; quienquiera lo

desee, que se aparte de ello. Verdaderamente, Dios bien puede permitirse

prescindir de todas las cosas, ya sean del pasado o del futuro.

¡Oh pueblo del Bayán! Hombres como Hádí Dawlat-Ábádí7 son los que, con

turbante y báculo,8 han sido causa de oposición y de trabas y han afligido tan

penosamente al pueblo con supersticiones que aun hoy esperan la aparición de una

persona ficticia en un lugar ficticio. Estad advertidos, oh hombres de

entendimiento.

¡Oh Hádí! Escucha la Voz de este Consejero digno de confianza: dirige tus

pasos desde la izquierda hacia la derecha, es decir, abandona la ociosa fantasía

y vuélvete hacia la certidumbre. No induzcas a la gente al error. La Luminaria

divina brilla, su Causa está manifiesta y sus signos lo abarcan todo. Dirige tu

rostro hacia Dios, el que Ayuda en el Peligro, el que Subsiste por Sí Mismo.

Renuncia a tu liderazgo por amor a Dios y deja al pueblo a su albedrío. Tú

ignoras la verdad esencial, no estás familiarizado con ella.

¡Oh Hádí! En el sendero de Dios muestra una sola cara. Cuando estás en

compañía de los infieles eres infiel, y con los piadosos eres piadoso.

Reflexiona sobre las almas que han dado sus vidas y sus bienes en ese país, para

que quizás estés advertido y despiertes del sueño. Medita: ¿Quién ha de ser

preferido, aquel que protege su cuerpo, su vida y sus posesiones o aquel que lo

entrega todo en el sendero de Dios? Juzga con rectitud y no seas de los

injustos. Aférrate a la justicia y adhiérete a la equidad para que quizás así no

utilices, por motivos egoístas, la religión como trampa, ni pases por alto la

verdad por amor al oro. En verdad, tu iniquidad y la de quienes son como tú se

ha vuelto tan lamentable que la Pluma de Gloria se vio impulsada a hacer estas

observaciones. Teme a Dios. Aquel que anunció esta Revelación ha declarado: "Él

proclamará en toda condición: 'Verdaderamente, verdaderamente Yo soy Dios; no

hay Dios sino Yo, el que Ayuda en el Peligro, el que Subsiste por Sí Mismo.'"

¡Oh pueblo del Bayán! Se os ha prohibido entrar en contacto con los amados

de Dios. ¿Por qué ha sido impuesta esta prohibición, y con qué propósito? Sed

imparciales, os lo suplico por Dios, y no seáis de los negligentes. Para los

dotados de perspicacia, y ante la más Grande Belleza, el objeto de esta

prohibición es conocido y evidente; es para que nadie se entere de sus secretos

y acciones.9

¡Oh Hádí! No has estado en nuestra compañía, por lo tanto ignoras la Causa.

No actúes de acuerdo con tus ociosas imaginaciones. Aparte de esto, escudriña

las Escrituras con tus propios ojos y medita sobre lo que ha pasado. Ten piedad

de ti mismo y de los siervos de Dios y no seas causa de rebeldía como la gente

de antaño. El sendero es inequívoco y la prueba es evidente. Cambia la

injusticia en justicia y la falta de equidad en equidad. Abrigamos la esperanza

de que los hálitos de la inspiración divina te fortalezcan y que a tu oído

interno se le permita oír las benditas palabras: "Di, es Dios; a continuación,

déjales que se entretengan con sus reparos."10 Tú has estado allí11 y le has

visto.12 Ahora habla con imparcialidad. No tergiverses el asunto, ni para ti ni

para la gente. Eres ignorante y al mismo tiempo estás mal informado. Escucha la

voz de este Agraviado y apresúrate hacia el océano del conocimiento divino, para

que quizás puedas adornarte con el ornamento de la comprensión y renunciar a

todo excepto a Dios. Oye la Voz de este benevolente Consejero que llama en voz

alta, descubierto y manifiesto, ante los rostros de los reyes y sus súbditos, y

emplaza a todas y cada una de las personas del mundo ante Aquel que es el Señor

de la Eternidad. Ésta es la Palabra desde cuyo horizonte el sol de la gracia

infalible brilla resplandeciente.

¡Oh Hádí! Este Agraviado, libre de todo apego al mundo, se ha esforzado con

el máximo empeño por extinguir el fuego de la animosidad y el odio que arde

ferozmente en los corazones de los pueblos de la tierra. Concierne a toda

persona justa y de mente imparcial dar gracias a Dios -exaltada sea su gloria- y

levantarse a promover esta preclara Causa, para que el fuego se transforme en

luz y el odio dé paso a la camaradería y al amor. ¡Juro por la rectitud de Dios!

Éste es el único propósito de este Agraviado. De hecho, al proclamar esta Causa

trascendental y al demostrar su Verdad, hemos soportado múltiples sufrimientos,

infortunios y tribulaciones. Tú mismo serías testigo de lo que decimos, si

pudieras hablar con imparcialidad. Verdaderamente Dios habla la verdad y muestra

el camino. Él es el Fuerte, el Poderoso, el Munífico.

Que nuestra Gloria sea sobre el pueblo de Bahá, a quien ni la tiranía del

opresor ni la dominación del agresor han podido apartar de Dios, el Señor de los

mundos.
TAJALLÍYÁT
Refulgencias

Ésta es la Epístola de Dios, el que Ayuda en el Peligro, el que Subsiste por

Sí Mismo.
ÉL ES QUIEN ESCUCHA DESDE SU REINO DE GLORIA

Dios atestigua que no hay otro Dios salvo él, y que Quien ha aparecido es el

Misterio Oculto, el Símbolo Atesorado, el Libro Más Grande para todos los

pueblos, y el Cielo de munificencia para el mundo entero. Él es el Signo Más

Poderoso entre los hombres y la Aurora de los más augustos atributos en el reino

de la creación. Por medio de Él ha aparecido aquello que estaba oculto desde

tiempo inmemorial, velado a los ojos de los hombres. Él es Aquel cuya

Manifestación fue anunciada por las Escrituras celestiales, en tiempos pasados y

más recientemente. Quienquiera reconozca su creencia en él y en sus signos y

testimonios, ha reconocido en verdad lo que la Lengua de Grandeza expresó antes

de la creación del cielo y de la tierra y de la revelación del Reino de los

Nombres. A través de Él, el océano del conocimiento se ha agitado entre la

humanidad, y el río de la sabiduría divina ha brotado a borbotones por mandato

de Dios, el Señor de los Días.

Bienaventurado el hombre de discernimiento que ha reconocido y percibido la

Verdad, y el que posee un oído atento que escucha su dulce Voz, y la mano que ha

recibido su Libro con tal resolución como la que nace de Dios, Señor de este

mundo y del venidero, y el caminante fervoroso que se ha apresurado a su

glorioso horizonte, y el que está dotado de fortaleza, a quien ni el poder

abrumador de los gobernantes ni el tumulto levantado por los dirigentes

religiosos han sido capaces de estremecer. Y ¡ay! de aquel que rechaza la gracia

de Dios y su munificencia, y niega su tierna misericordia y su autoridad;

ciertamente, tal hombre se cuenta entre quienes impugnan el testimonio de Dios y

Su prueba por toda la eternidad.

Grande es la bendición de aquel que en este Día abandona las cosas

corrientes entre los hombres y se aferra a lo ordenado por Dios, el Señor de los

Nombres y el Modelador de todas las cosas creadas, Quien ha venido desde el

cielo de la eternidad mediante el poder del Más Grande Nombre, investido con una

autoridad tan invencible que todos los poderes de la tierra son incapaces de

resistírsele. De ello es testigo el Libro Madre, que llama desde la Más Sublime

Posición.

¡Oh 'Alí Akbar!13 Repetidamente hemos oído tu voz y te hemos respondido con

aquello con lo que la alabanza de toda la humanidad no puede rivalizar; de lo

cual los sinceros inhalan los suaves aromas de las palabras del

Todomisericordioso, sus verdaderos amantes perciben la fragancia de la reunión

celestial y los sedientos descubren el murmullo del agua que en verdad es vida.

Bendito el hombre que la alcanza y reconoce lo que en este momento está siendo

difundido por la Pluma de Dios, el que Ayuda en el Peligro, el Todopoderoso, el

Todomunífico.

Somos testigos de que has vuelto tu rostro hacia Dios, has viajado mucho

hasta alcanzar su presencia y has escuchado la voz de este Agraviado, que fue

encarcelado por las fechorías de aquellos que no han creído en los signos y

testimonios de Dios y han negado esta gracia celestial, a través de la cual se

ha hecho brillar al mundo entero. Bendito sea tu rostro, pues se ha vuelto hacia

Él, y tu oído, pues ha escuchado su Voz, y tu lengua, ya que ha celebrado la

alabanza de Dios, el Señor de señores. Oramos a Dios para que bondadosamente te

ayude a convertirte en un estandarte de la promoción de su Causa y te permita

acercarte a Él en todo momento y en todas las condiciones.

Nosotros recordamos a los elegidos de Dios y Sus amados de esa tierra y les

comunicamos las alegres nuevas de lo que ha sido enviado en su honor desde el

Reino de la prolación de su Señor, el Soberano Gobernante del Día del Juicio.

Hazles mención de Mí e ilumínales con la gloria resplandeciente de mis palabras.

Verdaderamente tu Señor es el Munífico, el Generoso.

¡Oh tú que magnificas mi alabanza! Escucha lo que la gente de la tiranía Me

atribuye en mis días. Algunos dicen: "Él afirma que posee la divinidad", otros

declaran: "Él ha urdido una mentira contra Dios", y aun otros afirman: "Él ha

venido para fomentar la sedición." Ellos son ruines y miserables. ¡Vedlo! En

verdad, están esclavizados por las ociosas imaginaciones.

Dejaremos ahora de emplear el lenguaje elocuente.14 En verdad, tu Señor es

el Potente, el Irrestringido. Gustosamente hablaremos en lengua persa para que

quizás todo el pueblo de Persia llegue a conocer las manifestaciones del Señor

Misericordioso y a descubrir la Verdad.
EL PRIMER TAJALLÍ

que ha alboreado desde el Sol de la Verdad es el conocimiento de Dios -

exaltada sea su gloria-. Y el conocimiento del Rey de los días sempiternos de

ninguna manera puede lograrse, salvo mediante el reconocimiento de Aquel que es

el Portador del Más Grande Nombre. Él es, en verdad, el Orador del Sinaí, que

ahora está sentado en el trono de la Revelación. Él es el Misterio Oculto y el

Símbolo Atesorado. Todos los Libros antiguos de Dios, así como los más

recientes, están adornados con su alabanza y ensalzan su gloria. A través de Él

se ha establecido en el mundo el estandarte del conocimiento y se ha desplegado

la enseña de la unicidad de Dios entre todos los pueblos. Sólo logrando su

presencia puede alcanzarse la presencia divina. Mediante su potencia se revela

ahora todo lo que había estado velado y oculto desde tiempo inmemorial. Él se ha

hecho manifiesto por medio del poder de la verdad y ha pronunciado una Palabra

por la cual todos los que están en los cielos y en la tierra se han quedado

mudos de asombro, a excepción de aquellos a quienes el Todopoderoso ha deseado

eximir. La verdadera creencia en Dios y su reconocimiento no pueden ser

completos salvo mediante la aceptación de lo que Él ha revelado y el

cumplimiento de todo lo que ha sido decretado por Él y ha escrito en el Libro

por la Pluma de Gloria.

Quienes se sumerjan en el océano de Sus palabras deben mostrar en todo

momento la máxima consideración por las ordenanzas y prohibiciones divinamente

reveladas. De hecho, Sus ordenanzas constituyen la más poderosa fortaleza para

la protección del mundo y la salvaguardia de sus pueblos, una luz para aquellos

que admiten y reconocen la verdad, y un fuego para los que se apartan y la

niegan.
EL SEGUNDO TAJALLÍ

es permanecer firmes en la Causa de Dios -exaltada sea su gloria- y ser

constantes en su amor. Y de manera alguna puede esto lograrse sino mediante el

pleno reconocimiento de Él; y el reconocimiento pleno no puede obtenerse sino

por la fe en las benditas palabras: "Él hace todo cuanto desea." Quienquiera se

adhiera tenazmente a esta sublime palabra y beba abundantemente de las aguas

vivas de la prolación que son inherentes a ella, se verá impregnado de una

constancia tal que todos los libros del mundo serán impotentes para apartarle

del Libro Madre. ¡Oh cuán gloriosa es esta sublime posición, este exaltado

rango, este propósito final!

¡Oh 'Alí Akbar! Considera cuán abyecto es el estado de los descreídos. Todos

ellos pronuncian las palabras: "Verdaderamente Él debe ser alabado en Sus

acciones y obedecido en Sus mandatos." Sin embargo, si revelásemos algo que

fuese contrario a sus costumbres y deseos egoístas, incluso en la medida del ojo

de una aguja, ellos lo rechazarían desdeñosamente. Di: Nadie puede sondear jamás

las múltiples exigencias de la suma sabiduría de Dios. En verdad, si Él

declarase que la tierra es el cielo, nadie tendría derecho a poner en duda su

autoridad. Esto es lo que el Punto del Bayán ha atestiguado en todo lo que Le

fue enviado con verdad por mandato de Dios, Aquel que ha hecho romper el Alba.

EL TERCER TAJALLÍ

concierne a las artes, oficios y ciencias. El conocimiento es como unas alas

para la vida del hombre y como una escalera para su ascenso. La adquisición del

mismo es responsabilidad de todos. Sin embargo, debe adquirirse el conocimiento

de aquellas ciencias que beneficien a los pueblos de la tierra, y no de aquellas

que comienzan con palabras y terminan con palabras. Grande, en verdad, es la

demanda que los científicos y los artesanos hacen a los pueblos del mundo. De

ello da testimonio el Libro Madre en el día de Su retorno. Dichosos aquellos que

poseen un oído que escucha. En verdad, el conocimiento es un verdadero tesoro

para el hombre y una fuente de gloria, de munificencia, de gozo, de exaltación,

de alegría y de regocijo para él. Así ha hablado la Lengua de Grandeza en esta

Más Grande Prisión.
EL CUARTO TAJALLÍ

concierne a la Divinidad, a la cualidad de lo divino y a otros asuntos

similares. Si un hombre perspicaz dirigiese su mirada hacia el bendito y

manifiesto Árbol del Loto y hacia sus frutos, se enriquecería tanto por ello que

sería independiente de todo lo demás y admitiría su creencia en aquello que el

Orador del Sinaí manifestó desde el trono de la Revelación.

¡Oh 'Alí Akbar! Familiariza al pueblo con los versos sagrados de tu Señor y

dales a conocer su recto Sendero, su poderoso Anuncio.

Di: Oh pueblo, si juzgáis justa y equitativamente, daréis testimonio de la

verdad de todo lo que ha fluido de la Exaltadísima Pluma. Si sois del pueblo del

Bayán, el Bayán Persa os guiará rectamente y será testimonio suficiente para

vosotros; y si sois del pueblo del Corán, meditad acerca de la Revelación del

Sinaí y la Voz de la Zarza que vino al Hijo de 'Imrán.15

¡Dios Munífico! Se pretendía que, en el momento de la manifestación del

único Dios verdadero, la facultad de reconocerle se hubiera desarrollado,

hubiera madurado y alcanzado su culminación. No obstante, ahora se demuestra

claramente que en los descreídos esta facultad se ha desarrollado poco y, de

hecho, ha degenerado.

¡Oh 'Alí! Lo que ellos aceptaron de la Zarza, ahora se niegan a aceptarlo de

Aquel que es el Árbol del mundo de la existencia. Di: Oh pueblo del Bayán, no

habléis siguiendo los impulsos de la pasión y el deseo egoísta. La mayoría de

los pueblos de la tierra atestigua la verdad de la bendita Palabra que surgió de

la Zarza.

¡Por la rectitud de Dios! Si no hubiera sido por el himno de alabanza que

cantó Aquel que anunció la Revelación divina, este Agraviado jamás habría

pronunciado una palabra que pudiera infundir terror en los corazones de los

ignorantes y les hiciera perecer. Explayándose en la glorificación de Aquel a

Quien Dios hará manifiesto -exaltada sea su Manifestación-, el Báb dice al

comienzo del Bayán: "Él es Aquel que en toda circunstancia proclamará:

'Verdaderamente, verdaderamente Yo soy Dios; no hay Dios sino Yo, el Señor de

todas las cosas creadas. En verdad, todos los demás son mis criaturas. ¡Oh mis

criaturas! Sólo a Mí me debéis adorar'". De igual modo, en otra ocasión,

magnificando el Nombre de Aquel a Quien Dios hará manifiesto, dice Él: "Yo sería

el primero en adorarle." Ahora, a cada cual le corresponde reflexionar sobre el

significado de "Adorador" y "Adorado", para que acaso las gentes de la tierra

tomen una gota de rocío del océano del conocimiento divino y les sea permitido

percibir la grandeza de esta Revelación. Verdaderamente Él ha aparecido y ha

soltado su lengua para proclamar la Verdad. Bienaventurado aquel que admite y

reconoce la verdad, y ¡ay! de los recalcitrantes y los rebeldes.

¡Oh razas de la tierra! Inclinad vuestro oído hacia la Voz que procede del

divino Árbol del Loto que cubre el mundo, y no seáis del pueblo de la tiranía

sobre la tierra (hombres que han repudiado a la Manifestación de Dios y a su

invencible autoridad y han renunciado a sus favores); ellos, en verdad, se

cuentan entre los despreciables en el Libro de Dios, el Señor de toda la

humanidad.

La gloria que ha amanecido sobre el horizonte de mi tierna misericordia sea

sobre ti y sobre quienquiera se encuentre contigo y preste oído a tus palabras

relativas a la Causa de Dios, el Todopoderoso, el Todoalabado.

KALIMÁT-I-FIRDAWSÍYYIH
Palabras del Paraíso

Él es Aquel que habla mediante el poder de la Verdad en el Reino de la

Prolación.

¡Oh vosotros, personificaciones de la justicia y la equidad y

manifestaciones de la rectitud y de los dones celestiales! Con lágrimas y

lamentándose, este Agraviado llama en alta voz y dice: ¡Oh Dios, mi Dios! Adorna

las cabezas de tus amados con la corona del desprendimiento y engalana sus

sienes con la vestidura de la rectitud.

Incumbe al pueblo de Bahá hacer victorioso al Señor mediante el poder de sus

palabras y aconsejar a las gentes mediante un carácter y unas acciones

excelentes, pues los hechos ejercen mayor influencia que las palabras.

¡Oh Haydar 'Alí!16 Sobre ti sean la alabanza de Dios y su gloria. Di: La

honradez, la virtud, la sabiduría y el carácter santo conducen a la exaltación

del hombre, mientras que la falsedad, el engaño, la ignorancia y la hipocresía

lo llevan a su degradación. ¡Por mi vida! La diferencia del hombre no radica en

los ornamentos o en la riqueza, sino más bien en un comportamiento virtuoso y en

un entendimiento verdadero. La mayoría del pueblo de Persia está ahíto de

decepción y vanas fantasías. Cuán grande es la diferencia entre la condición de

esta gente y la posición de esas almas esforzadas que han ido más allá del mar

de los nombres y han levantado sus tiendas en las playas del océano del

desprendimiento. De hecho, sólo unos pocos de la actual generación se han ganado

el derecho a oír los gorjeos de las palomas del más alto Paraíso. "Pocos de mis

siervos están verdaderamente agradecidos".17 La gente, en su mayoría, se deleita

en las supersticiones. Consideran que una sola gota del mar de la ilusión es

preferible a un océano de certidumbre. Aferrándose tenazmente a los nombres, se

privan de la realidad interior y, al aferrarse a las vanas imaginaciones, se les

impide presenciar la Aurora de los signos celestiales. Permita Dios que

misericordiosamente se te ayude, en toda situación, a destrozar los ídolos de la

superstición y a rasgar los velos de las imaginaciones de los hombres. La

autoridad se encuentra en el puño de Dios, Manantial de la revelación e

inspiración y Señor del Día de la Resurrección.

Hemos oído lo que la persona en cuestión ha mencionado acerca de ciertos

maestros de la Fe. Realmente él ha dicho la verdad. Algunas almas negligentes

vagan por los países en el nombre de Dios, dedicados diligentemente a arruinar

su Causa, y lo llaman promoción y enseñanza de la Palabra de Dios; y ello a

pesar de que las cualidades de los maestros de la Fe, al igual que las

estrellas, brillan resplandecientes por todos los cielos de las Tablas divinas.

Toda persona imparcial es testigo y todo hombre perspicaz es bien consciente de

que el Dios único y verdadero -exaltada sea su gloria- ha expuesto y explicado

lo que elevará la posición y exaltará el rango de los hijos de los hombres.

El pueblo de Bahá arde brillante como un cirio en medio de las reuniones y

se aferra a lo que Dios ha proyectado. Esta posición se eleva suprema por encima

de todas las posiciones. Bienaventurado aquel que abandona las cosas que poseen

los pueblos del mundo y anhela lo relativo a Dios, el Soberano Señor de la

eternidad.

Di: ¡Oh Dios, mi Dios! Tú me ves circulando alrededor de tu Voluntad, con

mis ojos vueltos hacia el horizonte de tu misericordia, esperando ansiosamente

la revelación de los refulgentes esplendores del sol de tus favores. Te imploro,

oh Bienamado de todo corazón comprensivo y Deseo de los que tienen acceso a Ti,

que concedas que tus amados se desprendan completamente de sus propias

inclinaciones, aferrándose a lo que Te place a Ti. Atavíalos, oh Señor, con el

manto de la rectitud e ilumínalos con los esplendores de la luz del

desprendimiento. A continuación, llama en su ayuda a las huestes de la sabiduría

y la prolación, para que puedan exaltar tu Palabra entre tus criaturas y

proclamar tu Causa entre tus siervos. Verdaderamente, potente eres Tú para hacer

lo que deseas, y en tus manos están las riendas de todos los asuntos. No hay

Dios sino Tú, el Poderoso, el que Siempre Perdona.

¡Oh Tú que has vuelto tu mirada hacia mi rostro! En estos días ha sucedido

aquello que Me ha sumido en profunda tristeza. Ciertos malhechores que profesan

lealtad a la Causa de Dios han cometido acciones que han hecho estremecer a los

miembros de la sinceridad, la honestidad, la justicia y la equidad. Una persona

conocida a quien se le había mostrado la mayor amabilidad y favor perpetró tales

actos que han traído las lágrimas a los ojos de Dios. Previamente pronunciamos

palabras de advertencia y premonición; luego, durante cierto número de años

guardamos el asunto en secreto para que quizás él prestara atención y se

arrepintiera. Pero todo fue en vano. Finalmente dedicó todas sus energías a

vilipendiar la Causa de Dios a la vista de todos los hombres. Rasgó el velo de

la equidad y no sintió simpatía ni por él mismo ni por la Causa de Dios. Ahora,

sin embargo, las acciones de ciertas personas han provocado pesares mucho más

penosos que las de aquel otro. Rogad a Dios, el Verdadero, para que

muníficamente permita que los negligentes se retracten y se arrepientan.

Verdaderamente Él es el Perdonador, el Munífico, el Más Generoso.

En estos días es responsabilidad de todos aferrarse firmemente a la unidad y

a la concordia y trabajar diligentemente en la promoción de la Causa de Dios,

para que acaso las almas rebeldes logren aquello que les conduzca a una

prosperidad perdurable.

En resumen, las disensiones entre las diversas sectas han abierto el camino

hacia la debilidad. Cada secta ha elegido un sendero para sí y se adhiere a

cierta cuerda. A pesar de su manifiesta ceguera e ignorancia, se enorgullecen de

su perspicacia y conocimiento. Entre ellas hay místicos que profesan lealtad a

la Fe del Islám, algunos de los cuales se abandonan a aquello que los conduce a

la holgazanería y a la reclusión. ¡Juro por Dios! Ello degrada la posición del

hombre y le hace henchirse de orgullo. El hombre debe dar fruto. Aquel que no da

fruto es, en palabras del Espíritu,18 como un árbol estéril, y el árbol estéril

no es adecuado sino para el fuego.

Aquello que han mencionado las personas anteriormente nombradas respecto a

las posiciones de la Unidad Divina conducirá en no pequeña medida a la

holgazanería y las vanas imaginaciones. Estos hombres mortales evidentemente han

echado a un lado las diferencias de posición y han llegado a considerarse a sí

mismos como Dios, mientras que Dios se encuentra inconmensurablemente exaltado

por encima de todas las cosas. Sin embargo, toda cosa creada muestra Sus signos,

los cuales no son sino emanaciones de Él, y no su Propio Ser. Todos estos signos

se reflejan y pueden ser vistos en el libro de la existencia, y los rollos que

describen la forma y el patrón del universo son en verdad un grandísimo libro.

Allí todo hombre perspicaz puede percibir lo que conduciría al Recto Sendero y

le permitiría alcanzar el Gran Anuncio. Piensa en los rayos del sol, cuya luz ha

envuelto al mundo. Los rayos emanan del sol y revelan su naturaleza, pero no son

el sol mismo. Todo cuanto puede percibirse en la tierra demuestra ampliamente el

poder de Dios, su conocimiento y las efusiones de su munificencia, en tanto Él

Mismo se halla inconmensurablemente exaltado por encima de todas las criaturas.

Cristo dijo: "Tú has concedido a los niños aquello de lo que están privados

los sabios y los eruditos." El sabio de Sabzivár19 ha dicho: "¡Ay! Faltan oídos

atentos, de otro modo los susurros de la Zarza del Sinaí podrían oírse saliendo

de todos los árboles." En una Tabla a un hombre de sabiduría que había hecho una

pregunta sobre el significado de la Realidad Elemental, Nos dirigimos a ese

famoso sabio con estas palabras: "Si estas palabras son realmente tuyas, ¿cómo

es que no has oído el Llamamiento que ha hecho el Árbol del Hombre desde las más

sublimes alturas del mundo? Si realmente oíste el Llamamiento y, a pesar de

ello, el temor y el deseo de preservar tu vida te han inducido a no hacerle

caso, eres una persona que nunca ha sido ni será digna de mención; y si no lo

has escuchado, entonces es que estás privado del sentido del oído." En resumen,

tales son los hombres cuyas palabras son el orgullo del mundo y cuyas acciones

son la vergüenza de las naciones.

Verdaderamente hemos hecho sonar la Trompeta, que no es otra que mi Pluma de

Gloria, y, mirad, la humanidad se ha desvanecido ante ella, salvo aquellos a

quienes a Dios le plugo librar como muestra de su gracia. Él es el Señor de

munificencia, el Antiguo de los Días.

Di: ¡Oh asamblea de sacerdotes! ¿Censuráis a esta Pluma, a la que el reino

de la prolación se preparó para oír tan pronto como elevó su voz estridente, y

ante cuyo poderoso y glorioso tema cualquier otro tema palideció hasta la

insignificancia? Temed a Dios y no sigáis vuestras ociosas fantasías y corruptas

imaginaciones, sino más bien seguid a aquel que ha venido a vosotros investido

con conocimiento innegable y con certeza inconmovible.

¡Glorificado sea Dios! El tesoro del hombre son sus palabras; sin embargo,

este Agraviado ha refrenado su Lengua, pues los descreídos están emboscados; no

obstante, Dios, Señor de todos los mundos, da protección. Verdaderamente, en Él

hemos puesto nuestra confianza y a Él hemos encomendado todos los asuntos. Él es

el que todo lo basta para Nosotros y para todas las cosas creadas. Él es Aquel

por cuya venia y mediante la potencia de cuyo mandato ha brillado

resplandeciente el Sol de poder soberano sobre el horizonte del mundo.

Bienaventurado aquel que percibe y reconoce la Verdad, y ¡ay! del recalcitrante

y del infiel.

Invariablemente, este Agraviado ha tratado a los sabios con afecto. Por

sabios se entiende hombres cuyos conocimientos no se reducen a meras palabras y

cuyas vidas han sido fructíferas y han producido resultados perdurables. Incumbe

a todos honrar a estas almas benditas. Felices aquellos que observan los

preceptos de Dios; felices aquellos que han reconocido la Verdad; felices

aquellos que juzgan con imparcialidad en todos los asuntos y se aferran al

Cordón de mi Justicia inviolable.

El pueblo de Persia se ha apartado de Aquel que es el Protector y el

Auxiliador. Se han aferrado a las vanas imaginaciones de los necios y se han

enredado en ellas. Tan firmemente se adhieren a las supersticiones que nada

puede separarlos de ellas salvo el potente brazo de Dios, exaltada sea su

gloria. Suplica al Todopoderoso que aparte con los dedos del poder divino los

velos que han separado a los diversos pueblos y razas, para que alcancen aquello

que conduce a la seguridad, al progreso y al adelanto, y se apresuren hacia el

Amigo incomparable.

La palabra de Dios que la Pluma de Abhá ha revelado e inscrito en la

PRIMERA HOJA

del Más Exaltado Paraíso es ésta: Verdaderamente Yo digo: El temor de Dios

siempre ha sido una defensa segura y una fortaleza inexpugnable para todos los

pueblos del mundo. Es la causa principal de la protección de la humanidad y el

instrumento supremo para su preservación. En efecto, existe en el hombre una

facultad que le disuade y le protege de todo lo que es indigno e indecoroso, a

la que se le conoce como el sentido de la vergüenza. Sin embargo, está limitada

a unos pocos; no todos la han poseído ni la poseen.

La palabra de Dios que la Pluma Suprema ha registrado en la

SEGUNDA HOJA

del Más Exaltado Paraíso es la siguiente: La Pluma del Altísimo exhorta, en

este momento, a las manifestaciones de la autoridad y las fuentes del poder, es

decir, a los reyes, los soberanos, los presidentes, los gobernantes, los

sacerdotes y los sabios, y les ordena defender la causa de la religión y

adherirse a ella. La religión es, en verdad, el principal instrumento para el

establecimiento del orden en el mundo y de la tranquilidad entre sus pueblos. El

debilitamiento de los pilares de la religión ha fortalecido a los necios, les ha

envalentonado y les ha hecho más arrogantes. Verdaderamente digo: Cuanto mayor

es la decadencia de la religión, tanto más lamentable es la rebeldía de los

impíos. Al final, esto no puede sino conducir al caos y a la confusión. ¡Oídme,

oh hombres perspicaces, y estad advertidos, vosotros que estáis dotados de

discernimiento!

La palabra de Dios que la Pluma Suprema ha registrado en la

TERCERA HOJA

del Más Exaltado Paraíso es ésta: ¡Oh hijo del hombre! Si tus ojos están

vueltos hacia la misericordia, deja las cosas que te benefician y aférrate a lo

que beneficiará a la humanidad. Y si tus ojos están vueltos hacia la justicia,

escoge para tu prójimo aquello que escogerías para ti mismo. La humildad exalta

al hombre al cielo de la gloria y del poder, en tanto que el orgullo le rebaja a

las profundidades de la vileza y la degradación.

¡Oh pueblo de Dios! ¡Grande es el Día y poderoso el Llamamiento! En una de

nuestras Tablas hemos revelado estas exaltadas palabras: "Si el mundo del

espíritu se convirtiese totalmente en el sentido del oído, entonces podría

pretender ser digno de escuchar la Voz que llama desde el Horizonte Supremo;

porque, de otro modo, estos oídos que están manchados de mentiras nunca han sido

adecuados para oírla, ni lo son ahora." Bienaventurados quienes escuchan, y ¡ay!

de los rebeldes.

La palabra de Dios que la Pluma Suprema ha registrado en la

CUARTA HOJA

del Más Exaltado Paraíso es la siguiente: ¡Oh pueblo de Dios! Implorad al

Verdadero -glorificado sea su Nombre- para que misericordiosamente ampare a las

manifestaciones del dominio y del poder de las insinuaciones del yo y del deseo

y derrame sobre ellos el esplendor de la justicia y de la guía.

Su Majestad Mu¥ammad Sháh, a pesar de la excelencia de su rango, cometió dos

hechos atroces. Uno fue la orden de desterrar al Señor de los Reinos de la

Gracia y la Munificencia, el Punto Primordial; y el otro, el asesinato del

Príncipe de la Ciudad del Arte de Gobernar y del Logro Literario.20

Los defectos de los reyes, como sus favores, pueden ser grandes. Un rey a

quien la vanagloria del poder y autoridad no le disuada de observar justicia, ni

a quien los lujos, la riqueza, la gloria ni la dirección de huestes y legiones

le priven de los esplendores del sol de la equidad, ocupará un alto rango y una

sublime posición en el Concurso de lo alto. Incumbe a todos prestar ayuda y

mostrar amabilidad a tan noble alma. Bienaventurado el rey que domine firmemente

las riendas de su pasión, refrene su ira y prefiera la justicia y la

imparcialidad a la injusticia y a la tiranía.

La palabra de Dios que la Pluma Suprema ha registrado en la

QUINTA HOJA

del Más Exaltado Paraíso es ésta: Por sobre todo lo demás, el más grande don

y la más maravillosa bendición que jamás haya existido y continuará existiendo

es la Sabiduría. Es la infalible Protectora del hombre. Le ayuda y le fortalece.

La sabiduría es el emisario de Dios y la reveladora de Su Nombre, el

Omnisciente. Por medio de ella se hace manifiesta y evidente la sublimidad de la

posición del hombre. Es omnisciente, y es el principal maestro en la escuela de

la existencia. Es la guía, y está investida de una elevada distinción. Gracias a

su influencia educadora, los seres terrenales han llegado a impregnarse con un

espíritu semejante a una gema, que sobrepasa a los cielos en brillo. En la

ciudad de la justicia es el Orador sin rival que, en el año nueve, iluminó al

mundo con las gozosas nuevas de esta Revelación. Y fue esta sin par Fuente de

sabiduría la que, al comienzo de la fundación del mundo, ascendió por la

escalera del significado interno y, cuando fue entronizada en el púlpito de la

prolación por obra de la Voluntad divina, proclamó dos palabras. La primera

anunciaba la promesa de la recompensa, en tanto que la segunda expresaba la

siniestra advertencia del castigo. La promesa dio origen a la esperanza, y la

advertencia produjo temor. De este modo, la base del orden en el mundo se

estableció firmemente sobre estos principios gemelos. Exaltado sea el Señor de

la Sabiduría, el Poseedor de Gran Munificencia.

La palabra de Dios que la Pluma Suprema ha registrado en la

SEXTA HOJA

del Más Exaltado Paraíso es la siguiente: La luz de los hombres es la

Justicia. No la extingáis con los vientos contrarios de la opresión y la

tiranía. El propósito de la justicia es hacer surgir la unidad entre los

hombres. El océano de la sabiduría divina se agita en esta exaltada palabra, en

tanto que los libros del mundo no pueden contener su significado interno. Si la

humanidad estuviese adornada con esta vestidura, vería brillar resplandeciente

sobre el horizonte del mundo al sol de las palabras: "En ese día Dios satisfará

a todos con su abundancia".21 Apreciad el valor de estas palabras; son un fruto

noble que ha producido el Árbol de la Pluma de Gloria. Dichoso el hombre que le

presta oído y cumple sus preceptos. Verdaderamente digo, que todo lo que se

envía desde el cielo de la Voluntad de Dios es el medio para el establecimiento

del orden en el mundo y el instrumento para la promoción de la unidad y la

camaradería entre sus pueblos. Así habla la lengua de este Agraviado desde su

Más Grande Prisión.

La palabra de Dios que la Pluma Suprema ha registrado en la

SÉPTIMA HOJA

del Más Exaltado Paraíso es ésta: ¡Oh vosotros hombres de sabiduría entre

las naciones! Cerrad vuestros ojos a la separación, y después fijad vuestra

mirada en la unidad. Asíos firmemente a lo que conducirá al bienestar y la

tranquilidad de toda la humanidad. Este palmo de tierra no es sino una sola

patria y una única morada. Os incumbe abandonar la vanagloria que provoca

alienación y dirigir vuestros corazones hacia todo lo que asegure la armonía. A

juicio del pueblo de Bahá, la gloria del hombre se halla en su conocimiento, en

su conducta recta, en su carácter encomiable, en su sabiduría, y no en su

nacionalidad ni en su rango. ¡Oh gentes de la tierra! Apreciad el valor de esta

palabra celestial. De hecho, puede asemejarse a un navío para el océano del

conocimiento y a una brillante luminaria para el reino de la percepción.

La palabra de Dios que la Pluma Suprema ha registrado en la

OCTAVA HOJA

del Más Exaltado Paraíso es la siguiente: Las escuelas deben, en primer

lugar, educar a los niños en los principios de la religión, para que la Promesa

y la Amenaza registradas en los Libros de Dios les aparten de las cosas

prohibidas y les atavíen con el manto de los mandamientos; pero ello en medida

tal que no perjudique a los niños dando lugar al fanatismo ignorante y a la

intolerancia.

Corresponde a los Fideicomisarios de la Casa de Justicia reunirse en consejo

para tratar de aquellas cosas que no han sido reveladas explícitamente en el

Libro y para hacer cumplir lo que a ellos les resulte aceptable. Dios,

ciertamente, les inspirará con todo lo que Él desee, y Él, en verdad, es el

Proveedor, el Omnisciente.

Anteriormente hemos ordenado que la gente se exprese en dos idiomas; no

obstante, deben hacerse esfuerzos para reducirlos a uno solo, al igual que los

alfabetos del mundo, para que las vidas de los hombres no se disipen y malgasten

aprendiendo diversos idiomas. De este modo, la tierra entera será considerada

como una sola ciudad y un solo país.

La palabra de Dios que la Pluma Suprema ha registrado en la

NOVENA HOJA

del Más Exaltado Paraíso es ésta: Es deseable la moderación en todos los

asuntos. Si una cosa es llevada al exceso, demostrará ser causa de maldad.

Pensad en la civilización de occidente, cómo ha agitado y alarmado a los pueblos

del mundo. Se ha ideado una máquina infernal y ha resultado ser un arma de

destrucción tal que nadie ha presenciado ni oído nunca nada semejante a ella. La

purificación de corrupciones tan profundamente arraigadas y abrumadoras no puede

llevarse a cabo a menos que los pueblos del mundo se unan en pos de una meta

común y abracen una fe universal. Inclinad vuestro oído al Llamamiento de este

Agraviado y adheríos firmemente a la Paz Menor.

Cosas extrañas y asombrosas existen en la tierra, pero están ocultas a las

mentes y a la comprensión de los hombres. Estas cosas son capaces de cambiar

toda la atmósfera de la tierra, y la contaminación con ellas resultaría letal.

¡Gran Dios! Hemos observado una cosa asombrosa. El relámpago, o una fuerza

similar a él, es controlado por un operador y se mueve por orden de éste.

Inconmensurablemente exaltado es el Señor de Poder, que ha dejado al descubierto

lo que Se ha propuesto mediante la potencia de su poderoso e invencible mandato.

¡Oh pueblo de Bahá! Cada una de las ordenanzas que hemos revelado es una

poderosa fortaleza para la preservación del mundo del ser. Verdaderamente, este

Agraviado no ha deseado otra cosa que vuestra seguridad y vuestra elevación.

Exhortamos a los hombres de la Casa de Justicia y les ordenamos que aseguren

la protección y salvaguardia de los hombres, mujeres y niños. Les incumbe tener

la máxima consideración hacia los intereses del pueblo en todo momento y

circunstancia. Bendito sea el gobernante que socorre al cautivo, el rico que

cuida del pobre y el justo que resguarda del perverso los derechos del oprimido,

y feliz el fideicomisario que cumple lo que el Ordenador, el Antiguo de los Días

le ha prescrito.

¡Oh Haydar 'Alí! Sobre ti sean mi gloria y mi alabanza. Mis consejos y

advertencias han circundado al mundo. Sin embargo, en lugar de traer alegría y

gozo, han causado dolor, porque algunos de los que pretenden amarme se han

vuelto arrogantes y Me han infligido tribulaciones como jamás Me habían

infligido ni los seguidores de anteriores religiones ni los sacerdotes de

Persia.

Hemos dicho: "Mi cautiverio no Me hace daño, ni las cosas que Me han

sucedido a manos de mis enemigos. Lo que Me hace daño es la conducta de mis

amados que, aunque llevan mi Nombre, sin embargo cometen aquello que hace que mi

corazón y mi Pluma se lamenten." Una y otra vez se han revelado palabras como

éstas; sin embargo, los negligentes no han sacado provecho de ellas, ya que se

hallan cautivos de sus propias pasiones malvadas y sus deseos corruptos. Implora

al Dios Verdadero que permita que todos se arrepientan y vuelvan a Él. Mientras

la naturaleza de cada uno ceda ante las pasiones malvadas, prevalecerán el

delito y la transgresión. Abrigamos la esperanza de que la mano del poder divino

y las efusiones de las bendiciones celestiales sustenten a todos los hombres,

los atavíen con la vestidura de la misericordia y la munificencia y los guarden

de aquello que perjudicaría a su Causa entre sus siervos. Él es, en verdad, el

Potente, el Todopoderoso, y Él es el que Siempre Perdona, el Misericordioso.

La palabra de Dios que la Pluma Suprema ha registrado en la

DÉCIMA HOJA

del Más Exaltado Paraíso es la siguiente: ¡Oh gentes de la tierra! Vivir

retirado o practicar el ascetismo no es aceptable en la presencia de Dios.

Incumbe a los dotados de perspicacia y entendimiento cumplir aquello que

producirá alegría y esplendor. Prácticas tales como las que han surgido del seno

de las ociosas fantasías y las que han nacido de la matriz de la superstición

son poco dignas de hombres de conocimiento. En tiempos de antaño, y más

recientemente, algunas personas han levantado su morada en las cuevas de las

montañas, mientras otras tienen por costumbre acudir de noche a los cementerios.

Di: Prestad atención a los consejos de este Agraviado. Abandonad las cosas

corrientes entre vosotros y escoged aquello que el Consejero fiel os ordena. No

os privéis de los dones que han sido creados para vuestro bien.

La caridad es grata y digna de alabanza a la vista de Dios y se le considera

como un príncipe entre las buenas acciones. Meditad y recordad lo que el

Todomisericordioso reveló en el Corán: "Ellos les prefieren antes que a sí

mismos, aunque la pobreza es su propio destino. Y bienaventurados aquellos que

están protegidos de su propia codicia."22 Visto de este modo, las benditas

palabras anteriores son, en verdad, el Sol de las palabras. Bendito quien

prefiere a su hermano antes que a sí mismo. Ciertamente, tal hombre se cuenta,

en virtud de la Voluntad de Dios, el Omnisapiente, el Todosabio, entre el pueblo

de Bahá que mora en el Arca Carmesí.

La palabra de Dios que la Pluma Suprema ha registrado en la

UNDÉCIMA HOJA

del Más Exaltado Paraíso es ésta: Ordenamos a quienes son los emblemas de

Sus Nombres y atributos que de aquí en adelante se adhieran firmemente a lo que

se ha dispuesto en esta Grandísima Revelación, no permitan que ellos mismos se

conviertan en motivo de contiendas y mantengan, hasta el fin que no conoce fin,

sus ojos dirigidos hacia la aurora de estas resplandecientes palabras que han

sido registradas en esta Tabla. La contienda conduce al derramamiento de sangre

y provoca conmoción entre la gente. Escuchad la Voz de este Agraviado y no os

apartéis de ella.

Si cualquier persona meditase en su corazón aquello que ha fluido de la

Pluma de Gloria en esta Revelación, estaría seguro de que, sea lo que fuese lo

que este Agraviado haya afirmado, no ha tenido intención de crearse una posición

o distinción para Sí Mismo. Más bien, el propósito ha sido atraer a las almas,

mediante la sublimidad de Sus palabras, a la cima de trascendente gloria y

dotarlas con la facultad de percibir aquello que depurará y purificará a los

pueblos del mundo de la lucha y la disensión que provocan las diferencias

religiosas. De esto dan testimonio mi Corazón, mi Pluma y mi Ser interior y

exterior. Quiera Dios que todos los hombres se vuelvan hacia los tesoros

latentes dentro de su propio ser.

¡Oh pueblo de Bahá! El origen de los oficios, las ciencias y las artes es la

facultad de la reflexión. Haced todos los esfuerzos para que de esta mina ideal

puedan surgir destelleantes las perlas de sabiduría y prolación que fomenten el

bienestar y la armonía de todas las razas de la tierra.

En toda condición, ya sea en la adversidad o en la comodidad, en el honor o

en la aflicción, este Agraviado ha ordenado que todos los hombres muestren amor,

afecto, compasión y armonía. Y, sin embargo, siempre que había una leve señal de

progreso o adelanto, aquellos que se encuentran ocultos tras los velos salían

resueltamente y proferían calumnias más hirientes que la espada. Ellos se

aferran a palabras engañosas y censurables y se privan del océano de versos

revelados por Dios.

Si estos velos obstaculizadores no se hubiesen interpuesto, en unos dos años

Persia habría sido subyugada por el poder de la prolación, se habría elevado la

posición tanto del Gobierno como del pueblo, y la meta Suprema, desvelada y

descubierta, habría aparecido en la plenitud de la gloria. En resumen, unas

veces en lenguaje explícito y otras veces por alusiones, hemos dicho todo lo que

debía decirse. Así, una vez que Persia hubiese sido rehabilitada, los suaves

aromas de la Palabra de Dios se mecerían sobre todos los países, por cuanto lo

que fluye de la Más Exaltada Pluma conduce a la gloria, al progreso y a la

educación de todos los pueblos y razas de la tierra. De hecho, éste es el

remedio soberano para toda enfermedad, si lo comprendieran y lo percibieran.

Recientemente, los Afnán y Amín -que mi gloria y amorosa bondad sean con

ellos- alcanzaron nuestra presencia y contemplaron nuestro semblante; igualmente

están presentes y han bebido de la copa de la reunión Nabíl, el hijo de Nabíl y

el hijo de Samandar -que la gloria de Dios y su amorosa bondad sean sobre ellos-

. Rogamos a Dios que misericordiosamente ordene para ellos el bien de este mundo

y del venidero y que las efusiones de Sus bendiciones y Su gracia desciendan

sobre ellos desde el cielo de su generosidad y las nubes de su tierna compasión.

Verdaderamente, de aquellos que muestran misericordia, Él es el Más

Misericordioso, y Él es el Munífico, el Benéfico.

¡Oh Haydar 'Alí! Tu otra carta, que habías enviado a través de aquel que

lleva el título de Júd23 (Munificencia), ha llegado a nuestra santa corte.

¡Alabado sea Dios! Estaba adornada con la luz de la unidad divina y del

desprendimiento, y ardía con el fuego del amor y el afecto. Ora a Dios para que

conceda agudeza a los ojos y los ilumine con una nueva luz, para que acaso

puedan percibir lo que no tiene par ni semejanza.

En este día los versos del Libro Madre están resplandecientes e

inconfundibles como el sol. En modo alguno pueden confundirse con las palabras

del pasado ni con las más recientes. Ciertamente, este Agraviado no desea

demostrar su propia Causa con pruebas presentadas por otros. Él es el que abarca

todas las cosas, mientras que todo lo demás, salvo Él, está circunscrito. Di: Oh

pueblo, examinad con atención lo que es común entre vosotros, y Nosotros

examinaremos atentamente lo que tiene relación con Nosotros. ¡Juro por Dios! Ni

la alabanza de los pueblos del mundo ni las cosas que poseen las razas de la

tierra son dignas de mención ante el recuerdo de su Nombre. De ello da

testimonio Aquel que en todas las circunstancias proclamó: "Verdaderamente Él es

Dios, soberano Gobernante del Día del Juicio Final, Señor del poderoso Trono."

¡Glorificado sea Dios! Uno se pregunta por medio de qué prueba o por qué

razón los descreídos entre el pueblo del Bayán se han apartado del Señor del

ser. En verdad, la posición de esta Revelación trasciende a la posición de todo

lo que ha sido manifestado en el pasado o lo que se hará manifiesto en el

futuro.

Si el Punto del Bayán estuviese presente en este día y si Él -Dios no lo

permita- dudase en reconocer esta Causa, entonces Le serían de aplicación a Él

las muy benditas palabras que han fluido del manantial de su propio Bayán. Él

dijo, y su palabra es la verdad: "Es lícito que Aquel a Quien Dios hará

manifiesto rechace al que es el más grande de la tierra." Di: ¡Oh vosotros que

estáis privados de entendimiento! Hoy el Ser Más Grande proclama:

"Verdaderamente, verdaderamente Yo soy el primero en adorarle." Cuán poco

profundo es el fondo del conocimiento de los hombres y cuán débil su poder de

percepción. Nuestra Pluma de Gloria da testimonio de su abyecta pobreza y de la

riqueza de Dios, Señor de todos los mundos.

Alabado y glorificado es Aquel que ha llamado a la creación a la existencia.

Él es la Verdad soberana, el Conocedor de las cosas invisibles. El Libro Madre

está revelado y el Señor de Munificencia se ha establecido en la más bendita

sede de gloria. La Aurora ha despuntado y, sin embargo, la gente no entiende.

Los signos han sido manifestados, en tanto Aquel que los ha revelado está

abrumado con evidente tristeza. Verdaderamente he soportado aquello que ha hecho

que se lamente el mundo de la existencia.

Di: Oh Ya¥yá,24 crea un solo verso, si es que posees un conocimiento

divinamente inspirado. Estas palabras fueron dichas anteriormente por mi

Heraldo, que en esta hora proclama: "Verdaderamente, verdaderamente Yo soy el

primero en adorarle." Sé justo, oh mi hermano. ¿Serás tú capaz de expresarte

cuando estés cara a cara ante el encrespado océano de mi prolación? ¿Podrás

soltar tu lengua cuando te enfrentes a la estridente voz de mi Pluma? ¿Tienes

algún poder ante la revelación de mi omnipotencia? Juzga con equidad, te lo

ruego por Dios, y recuerda cuando estabas en presencia de este Agraviado y te

dictamos los versos de Dios, el que Ayuda en el Peligro, el que Subsiste por Sí

Mismo. Ten cuidado, no sea que la fuente de la falsedad te aparte de la Verdad

manifiesta.

¡Oh tú que has fijado tu mirada en mi semblante! Di: ¡Oh negligentes! A

causa de una gotita os habéis privado del océano de los versos celestiales, y

por un insignificante átomo os habéis apartado de los esplendores del Sol de la

Verdad. ¿Quién otro sino Bahá tiene poder para hablarle a la humanidad a la

cara? Juzgad imparcialmente y no seáis de los injustos. A través de Él se han

agitado los océanos, se han revelado los misterios y los árboles han alzado sus

voces exclamando: "Los reinos de la tierra y del cielo son de Dios, el Revelador

de los signos, el Manantial de las señales claras. Leed atentamente el Bayán

Persa revelado por Aquel que anunció esta Revelación y miradlo con el ojo de la

imparcialidad. De cierto Él os guiará rectamente a su Sendero. En este momento

Él proclama aquello que su lengua había expresado anteriormente, cuando estaba

sentado en el trono de su más exaltado Nombre.

Has hecho mención de los amados en esas regiones. Alabado sea Dios; cada uno

de ellos ha logrado el honor de ser recordado por el Verdadero -exaltada sea su

gloria-, y sus nombres, los de todos y cada uno de ellos, fluyeron de la Lengua

de Grandeza en su reino de prolación. Grande es, en verdad, su beatitud y

felicidad, por cuanto ellos han bebido el vino escogido de la revelación y la

inspiración de manos de su Señor, el Compasivo, el Misericordioso. Rogamos a

Dios que les fortalezca para que manifiesten una constancia inquebrantable, y

que llame en su ayuda a las huestes de la sabiduría y la prolación. Él es, en

verdad, el Poderoso, el Omnipotente. Llévales mis saludos y dales las gozosas

nuevas de que el sol del recuerdo ha amanecido, derramando su fulgor por encima

del horizonte de los generosos favores de su Señor, el que Siempre Perdona, el

Todomisericordioso.

Has mencionado a Æusayn. Hemos ataviado su sien con el manto de la

misericordia y hemos adornado su cabeza con la corona del perdón. Es oportuno

que se enorgullezca entre los hombres por esta resplandeciente, esta fulgurante

y manifiesta liberalidad. Di: No estés abatido. Después de la revelación de este

bendito verso es como si hubieses nacido de nuevo del vientre de tu madre. Di:

Estás libre de pecado y del error. Ciertamente Dios te ha purificado con las

aguas vivas de su prolación en su Más Grande Prisión. Le suplicamos -bendito y

exaltado sea Él- que muníficamente te confirme en Su exaltación y en la

magnificación de Su gloria, y te fortalezca mediante el poder de sus huestes

invisibles. Verdaderamente Él es el Todopoderoso, el Omnipotente.

Has hecho mención de la gente de Tár.25 Hemos vuelto nuestro rostro hacia

los siervos de Dios que están allí y les aconsejamos primero que consideren lo

que el Punto del Bayán ha manifestado en relación con esta Revelación, que ha

hecho temblar a todos los nombres y títulos, mediante la cual se han derrumbado

los ídolos de las vanas imaginaciones y la Lengua de Grandeza proclama desde el

Reino de gloria: ¡Por la rectitud de Dios! El Tesoro Oculto, el Misterio

Impenetrable, se ha descubierto ante los ojos de los hombres, haciendo que todas

las cosas, ya sean del pasado o del futuro, se regocijen. Él ha dicho, y su

palabra es la verdad: "De todos los homenajes que he rendido a Aquel que ha de

venir detrás de Mí, éste es el más grande: Mi confesión escrita de que ninguna

palabra Mía puede describirle adecuadamente, ni ninguna referencia que Le hago a

Él en mi libro, el Bayán, puede hacerle justicia a su Causa."

Además, les aconsejamos que observen justicia, equidad, honestidad, piedad y

aquello por lo cual serán exaltadas entre los hombres tanto la Palabra de Dios

como la propia posición de ellos. Verdaderamente Yo soy quien exhorta con

justicia. De ello da testimonio Aquel de cuya Pluma han surgido ríos de

misericordia y de cuyas palabras han brotado fuentes de aguas vivas para todas

las cosas creadas. Inconmensurablemente exaltada es esta gracia ilimitada;

inmensamente bendito es este resplandeciente favor.

¡Oh gentes de Tár! Prestad atención al Llamamiento de Aquel que hace lo que

Él desea. En verdad, Él os recuerda aquello que os acercará a Dios, Señor de los

mundos. Él ha vuelto su rostro hacia vosotros desde la prisión de 'Akká, y por

vosotros ha revelado lo que inmortalizará vuestro recuerdo y vuestros nombres en

el Libro que no puede ser borrado y al que no le afectan las dudas de los

recalcitrantes. Abandonad las cosas corrientes entre los hombres y aferraos

firmemente a lo que se os ordena en virtud de la Voluntad del Ordenador, el

Antiguo de los Días. Éste es el Día en que el Árbol del Loto llama en alta voz,

diciendo: ¡Oh pueblo! Contemplad mis frutos y mis hojas, y luego inclinad

vuestros oídos hacia mi susurro. Tened cuidado, no sea que las dudas de los

hombres os excluyan de la luz de la certeza. El océano de la prolación exclama y

dice: "¡Oh vosotros moradores de la tierra! Contemplad mis aguas encrespadas y

las perlas de sabiduría y prolación que he derramado. Temed a Dios y no seáis de

los negligentes."

En este Día tiene lugar un gran festival en el Reino de lo alto; pues todo

lo que se prometió en las Sagradas Escrituras se ha cumplido. Éste es el Día del

gran regocijo. Incumbe a todos apresurarse hacia la corte de su proximidad con

extrema alegría, gozo, júbilo y deleite, y librarse del fuego de la lejanía.

¡Oh gentes de Tár! Por medio del poder fortalecedor de mi Nombre tomad el

cáliz del conocimiento, bebed lo que podáis a pesar de las gentes del mundo que

han roto el Convenio de Dios y su Testamento, han rechazado sus pruebas y sus

claras señales y han puesto reparos triviales a sus signos, que han impregnado a

todos los que están en el cielo y en la tierra.

Los descreídos entre el pueblo del Bayán son como los seguidores de la secta

chiita, y siguen sus pasos. Abandonadles a sus ociosas fantasías y vanas

imaginaciones. Ellos, en verdad, se cuentan entre los perdidos en el Libro de

Dios, el Omnisapiente, el Todosabio. Ahora, todos y cada uno de los clérigos

chiitas se dedican a vilipendiar y denunciar al Verdadero desde sus púlpitos.

¡Dios Munífico! Dawlat Ábádí26 también ha seguido el ejemplo. Subió al púlpito y

expresó lo que ha hecho llorar de angustia a la Tabla y lamentarse a la Pluma.

Meditad sobre su conducta y la de Ashraf27 -que mi gloria y mi tierna

misericordia sean sobre él-, e igualmente considerad a esos amados que se

apresuraron al lugar del martirio en mi Nombre y dieron sus vidas en el sendero

de Aquel que es el Deseo del mundo.

La Causa está manifiesta, brilla resplandeciente como el sol, pero las

gentes se han convertido en velos para sí mismas. Rogamos a Dios que

muníficamente les ayude a regresar a Él. Él es, en verdad, el Perdonador, el

Misericordioso.

¡Oh gentes de Tár! Os enviamos saludos desde este lugar e imploramos a Dios

-exaltado y bendito sea Él- que os dé de beber de la mano de su favor el vino

escogido de la constancia. Verdaderamente Él es el Señor de Munificencia, el

Generoso, el Todoalabado. Dejad a su suerte a los inmaduros del mundo, aquellos

que están movidos por un deseo egoísta y se adhieren a los exponentes de la

ociosa fantasía. Verdaderamente Él es vuestro Auxiliador y Socorredor. Él es, en

verdad, potente para hacer cuanto desea. No hay otro Dios salvo Él, el Único, el

Sin Par, el Poderoso, el Más Grande.

Que la gloria de nuestra presencia sea sobre aquellos que han dirigido sus

rostros hacia la Aurora de Su Revelación y han admitido y reconocido lo que la

Lengua de la prolación ha manifestado en el reino del conocimiento en este

bendito, glorioso e incomparable Día.
LAWÆ-I-DUNYÁ
Tabla del Mundo

En mi Nombre, que llama en voz alta en el Reino de la Prolación.

La alabanza y el agradecimiento es lo apropiado para el Señor del dominio

manifiesto, que ha adornado la poderosa prisión con la presencia de los

honorables 'Alí Akbar y Amín, y la ha iluminado con la luz de la certeza, la

constancia y la seguridad.28 La gloria de Dios y la gloria de todos los que

están en los cielos y en la tierra sean con ellos.

Luz y gloria, salutación y alabanza sean con las Manos de Su Causa, a través

de las cuales ha brillado la luz de la fortaleza y se ha establecido la verdad

de que la autoridad para escoger Le corresponde a Dios, el Poderoso, el Potente,

el Irrestringido, por medio de las cuales se ha agitado el océano de la

misericordia y se ha difundido la fragancia de los muníficos favores de Dios,

Señor de la humanidad. Le imploramos -exaltado sea Él- que les ampare con el

poder de sus huestes, les proteja con la potencia de su dominio y les socorra

con su fuerza indomable que prevalece sobre todas las cosas creadas. La

soberanía es de Dios, Creador de los cielos y Señor del Reino de los Nombres.

El gran Anuncio proclama: ¡Oh gentes de Persia! En tiempos pasados fuisteis

símbolo de la misericordia y personificación del afecto y la benevolencia. Las

regiones del mundo fueron iluminadas y embellecidas por el brillo de la luz de

vuestro conocimiento y por el resplandor de vuestra erudición. ¿Cómo es que os

habéis levantado para destruiros a vosotros mismos y a vuestros amigos con

vuestras propias manos?

¡Oh Afnán, oh tú que has brotado de mi antiguo Linaje! Mi gloria y mi

amorosa bondad son sobre ti. ¡Cuán vasto es el tabernáculo de la Causa de Dios!

Cubre a todos los pueblos y razas de la tierra, y dentro de poco reunirá a toda

la humanidad bajo su protección. Tu día de servicio ya ha llegado. Innumerables

Tablas atestiguan las generosidades que te han sido otorgadas. Levántate por el

triunfo de mi Causa y, con la fuerza de tu palabra, somete los corazones de los

hombres. Tienes que manifestar aquello que asegure la paz y el bienestar de los

desdichados y oprimidos. Prepárate para llevar a cabo tu empeño, para que quizás

puedas liberar al cautivo de sus cadenas y le permitas alcanzar la verdadera

libertad.

En este día la justicia lamenta su condición, y la Equidad gime bajo el yugo

de la opresión. Las densas nubes de la tiranía han oscurecido la faz de la

tierra y han envuelto a sus pueblos. Por orden del Ordenador omnipotente,

mediante el movimiento de nuestra Pluma de gloria, hemos inspirado una nueva

vida en toda estructura humana y hemos infundido una potencia nueva en cada

palabra. Todas las cosas creadas manifiestan las pruebas de esta regeneración

mundial. Ésta es la más grande, la más gozosa nueva, dada a conocer a la

humanidad por la Pluma de este Agraviado. ¿Por qué teméis, oh mis bienamados?

¿Quién hay que os pueda apesadumbrar? Un poco de humedad basta para disolver la

arcilla endurecida con la que está moldeada esta generación perversa. El simple

hecho de reuniros es suficiente para dispersar las fuerzas de esta gente vana y

sin valor.

La lucha y el conflicto son propios de las bestias salvajes. Fue por la

gracia de Dios y con la asistencia de palabras apropiadas y hechos encomiables

que retornaron a sus vainas las espadas desenfundadas de la comunidad bábí. De

hecho, mediante el poder de las buenas palabras los virtuosos siempre han

logrado el dominio de las praderas de los corazones de los hombres. Di: ¡Oh

vosotros los amados! No renunciéis a la prudencia. Inclinad vuestros corazones

hacia los consejos que da la Pluma Más Exaltada y tened cuidado, no sea que

vuestras manos o vuestras lenguas causen daño a alguien entre la humanidad.

Referente a la tierra de (r)á (Teherán), hemos revelado en el Kitáb-i-Aqdas

aquello que advertirá a la humanidad. Los que perpetran tiranía en el mundo han

usurpado los derechos de los pueblos y razas de la tierra, y reiteradamente

obran de acuerdo con sus inclinaciones egoístas. El tirano29 de la tierra de Yá

(Yazd), cometió aquello que hizo derramar lágrimas de sangre al Concurso de lo

Alto.

¡Oh tú que has bebido del vino de mi prolación y has fijado tu mirada en el

horizonte de mi Revelación! Cuán extraño es que el pueblo de Persia, que no

tenía rival en las ciencias y en las artes, se haya hundido hasta el más bajo

nivel de degradación entre las naciones de la tierra. ¡Oh gentes! En este

bendito, este glorioso Día, no os privéis de las generosas efusiones de

misericordia que el Señor de abundante gracia os ha otorgado. En este Día los

aguaceros de la sabiduría y la prolación se están derramando desde las nubes de

la misericordia divina. Bienaventurados los que juzgan esta Causa con

imparcialidad, y ¡ay de los injustos!

Todo hombre de perspicacia admitirá fácilmente, en este Día, que los

consejos revelados por la Pluma de este Agraviado constituyen la suprema fuerza

animadora del progreso del mundo y la exaltación de sus pueblos. Levantaos, oh

gentes, y, por la potestad del poder de Dios, decidíos a lograr la victoria

sobre vuestro yo, para que toda la tierra sea liberada y santificada de su

servidumbre hacia los dioses de sus ociosas fantasías, unos dioses que han

causado tanto quebranto a sus desdichados adoradores y de cuya miseria son

responsables. Estos ídolos constituyen el obstáculo que ha estorbado al hombre

en sus intentos de avanzar en el sendero de la perfección. Abrigamos la

esperanza de que la Mano del poder divino preste ayuda a la humanidad y la libre

de su estado de penosa degradación.

En una de las Tablas se han revelado estas palabras: ¡Oh pueblo de Dios! No

os dediquéis a vuestros propios asuntos; que vuestros pensamientos queden fijos

en aquello que restituya la prosperidad de la humanidad y santifique los

corazones y las almas de los hombres. El mejor modo de lograr esto es mediante

las acciones puras y santas, por medio de una vida virtuosa y un comportamiento

excelente. Las acciones esforzadas garantizarán el triunfo de esta Causa y un

carácter santo consolidará su poder. ¡Aferraos a la rectitud, oh pueblo de Bahá!

Éste es, ciertamente, el mandamiento que os ha dado este Agraviado, y es lo

primero que su irrestringida Voluntad ha escogido para cada uno de vosotros.

¡Oh amigos! Os incumbe renovar y reanimar vuestras almas con los dadivosos

favores que están siendo derramados sobre vosotros en esta Divina Primavera que

conmueve el alma. El Sol de su gran Gloria derrama su resplandor sobre vosotros,

y las nubes de su gracia sin límites os protegen. Cuán sublime es la recompensa

para quien no se haya privado de tan gran dádiva ni haya dejado de reconocer la

belleza de su Bienamado en esta su nueva vestidura. Cuidaos, pues el Malvado os

acecha listo para atraparos. Preparaos contra sus perversas artimañas y, guiados

por la luz del nombre del Dios que todo lo ve, huid de la oscuridad que os

rodea. Que vuestra visión abarque a todo el mundo, en lugar de limitarse a

vuestro propio ser. El Malvado es el que impide el ascenso y bloquea el progreso

espiritual de los hijos de los hombres.

En este Día es responsabilidad de todo hombre asirse a cuanto fomente los

intereses y exalte la posición de todas las naciones y Gobiernos justos. Por

medio de todos y cada uno de los versos que ha revelado la Pluma del Altísimo,

se han abierto de par en par las puertas del amor y la unidad ante los hombres.

Anteriormente hemos declarado, y nuestra Palabra es la verdad: "Relacionaos con

los seguidores de todas las religiones en un espíritu de amistad y

compañerismo". Cualquier cosa que haya hecho que los hijos de los hombres se den

la espalda unos a otros y haya sido causa de disensiones y divisiones entre

ellos, ha sido, por la revelación de estas palabras, anulada y abolida. Desde el

cielo de la Voluntad de Dios, y con el propósito de ennoblecer al mundo del ser

y elevar las mentes y las almas de los hombres, se ha enviado lo que constituye

el más efectivo instrumento para la educación de toda la raza humana. La más

elevada esencia y la más perfecta expresión de todo cuanto los pueblos del

pasado han dicho o escrito han sido enviadas desde el cielo de la Voluntad del

Dios que todo lo posee, el sempiterno, por medio de esta potentísima Revelación.

Antiguamente se reveló: "El amor por el propio país es una parte de la Fe de

Dios". Sin embargo, la Lengua de Grandeza ha proclamado en el día de su

manifestación: "No le corresponde vanagloriarse a quien ama a su país, sino a

quien ama al mundo". Mediante el poder liberado por estas exaltadas palabras, Él

ha otorgado un nuevo impulso, ha dado una nueva dirección a las aves de los

corazones humanos y ha borrado toda huella de restricción y limitación del Libro

santo de Dios.

Este Agraviado ha prohibido que el pueblo de Dios se implique en contiendas

y conflictos y les ha exhortado a realizar acciones rectas y a cultivar un

carácter digno de alabanza. En este día las huestes que pueden asegurar la

victoria de la Causa son aquellas que poseen una conducta excelente y un

carácter santo. Benditos sean quienes se adhieren firmemente a estas cualidades,

¡y ay de los que se apartan de ellas!

¡Oh pueblo de Dios! Os exhorto a practicar la cortesía, pues por encima de

todo es la primera de las virtudes. Bienaventurado quien sea iluminado con la

luz de la cortesía y esté ataviado con la vestidura de la rectitud. Quienquiera

esté dotado de cortesía, ha logrado, por cierto, una sublime posición. Se espera

que a este Agraviado y a todos los demás se les permita adquirirla, aferrarse a

ella, practicarla y fijar nuestra mirada en ella. Éste es un mandamiento

obligatorio que ha emanado de la Pluma del Más Grande Nombre.

Éste es el día en el que se deben manifestar las gemas de la constancia que

yacen ocultas en la mina del ser interior de los hombres. ¡Oh gentes de

Justicia! Sed tan brillantes como la luz y tan refulgentes como el fuego que

ardió en la Zarza Ardiente. El resplandor del fuego de vuestro amor sin duda

fundirá y unificará a los pueblos y razas contendientes de la tierra, en tanto

que la furia de la llama de la enemistad y del odio no puede dar otro resultado

más que la lucha y la ruina. Rogamos a Dios que proteja a sus criaturas de las

perversas intenciones de sus enemigos. Él, ciertamente, tiene poder sobre todas

las cosas.

Toda alabanza sea para el Dios único y verdadero -exaltada sea su gloria-,

por cuanto Él ha abierto, por medio de la Pluma del Altísimo, las puertas de los

corazones de los hombres. Cada verso que esta Pluma ha revelado es un brillante

y luminoso portal que descubre las glorias de una vida santa y piadosa, de las

acciones puras e inmaculadas. Nunca pretendimos que los llamamientos que hicimos

y el mensaje que dimos llegaran o beneficiaran a un solo país o a un solo

pueblo. La humanidad en su totalidad tiene que aferrarse firmemente a cuanto le

ha sido revelado y otorgado. Entonces, y sólo entonces, alcanzará la verdadera

libertad. La tierra toda está iluminada con la gloria resplandeciente de la

Revelación de Dios. En el año sesenta, Aquel que anunció la luz de la Guía

Divina -que toda la creación Le sea ofrecida como sacrificio- se levantó para

anunciar una nueva revelación del Espíritu Divino, y fue seguido, veinte años

más tarde, por Aquel a través de cuya venida el mundo se convirtió en receptor

de esta gloria prometida, de este maravilloso favor. Observad cómo se ha dotado

a la mayor parte de la humanidad con la facultad de escuchar la más exaltada

Palabra de Dios, la Palabra de la cual tienen que depender la reunión de todos

los hombres y su resurrección espiritual.

Mientras estábamos en la Prisión de 'Akká, revelamos en el Libro Carmesí

aquello que conduce al progreso de la humanidad y a la reconstrucción del mundo.

Las palabras allí registradas por la Pluma del Señor de la creación incluyen lo

siguiente, que constituye los principios fundamentales para la administración de

los asuntos de los hombres:

Primero: Incumbe a los ministros de la Casa de Justicia fomentar la Paz

Menor, para que a las gentes de la tierra se les alivie de la carga de los

gastos excesivos. Este asunto es indispensable y absolutamente esencial, por

cuanto las hostilidades y el conflicto se encuentran en la raíz de la aflicción

y la calamidad.

Segundo: Los idiomas deben reducirse a un solo lenguaje común, que ha de ser

enseñado en todas las escuelas del mundo.

Tercero: Incumbe al hombre aferrarse firmemente a lo que promoverá la

camaradería, la amabilidad y la unidad.

Cuarto: Todos, ya sean hombres o mujeres, deberán entregar a una persona de

confianza una parte de lo que él o ella ganen por medio del comercio, la

agricultura u otra ocupación, para la instrucción y educación de los niños, lo

cual será gastado con este propósito con el conocimiento de los Fideicomisarios

de la Casa de Justicia.

Quinto: Se debe tener especial consideración hacia la agricultura. Aunque se

le menciona en quinto lugar, indiscutiblemente antecede a las otras. En países

del extranjero, la agricultura está altamente desarrollada; sin embargo, hasta

ahora, en Persia ha estado lamentablemente abandonada. Esperamos que su Majestad

el Sháh -que Dios le asista con su gracia- vuelva su atención hacia esta vital e

importante cuestión.

Si los hombres observaran estrictamente lo que la Pluma del Altísimo ha

revelado en el Libro Carmesí, bien podrían, entonces, permitirse eliminar las

regulaciones que prevalecen en el mundo. Determinadas exhortaciones han fluido

repetidamente de la Pluma del Altísimo con el fin de que quizá alguna vez se

permita que las manifestaciones del poder y los lugares del amanecer de la

fuerza las hagan cumplir. En efecto, si se encontrasen buscadores sinceros, por

su amor se revelaría toda emanación de la penetrante e irresistible Voluntad de

Dios. Pero, ¿dónde se encuentran los buscadores fervorosos y las mentes que

indagan? ¿Dónde se fueron los ecuánimes y los imparciales? Actualmente, no pasa

un solo día sin que el fuego de una nueva tiranía arda ferozmente y sin que la

espada de una nueva agresión sea desenvainada. ¡Dios munífico! Los grandes y

nobles de Persia se enorgullecen de actos de tal salvajismo que uno queda

estupefacto al escuchar el relato de los mismos.

Día y noche este Agraviado da gracias y alabanzas al Señor de los hombres,

pues se ha atestiguado que las palabras de consejo y exhortación que hemos

pronunciado han sido efectivas y que este pueblo ha dado muestras de un carácter

y una conducta similares a las que son aceptables a nuestra vista. Esto se

afirma en virtud de un hecho que, en verdad, ha alegrado al ojo del mundo, y que

no es otro que la intercesión de los amigos ante las altas autoridades en favor

de sus enemigos. Ciertamente, las acciones rectas de uno atestiguan la verdad de

las palabras de él mismo. Abrigamos la esperanza de que algunos hombres piadosos

iluminen al mundo con la resplandeciente luz de su conducta, e imploramos al

Omnipotente -glorificado y exaltado sea Él- que permita que en este Día todos

sean constantes en su amor y permanezcan firmes en su Causa. Él es, en verdad,

el Protector de aquellos que están completamente consagrados a Él y observan sus

preceptos.

¡Oh pueblo de Dios! Innumerables son los reinos que ha revelado nuestra

Pluma de Gloria, y múltiples los ojos a los que ha otorgado la verdadera

iluminación. Y, sin embargo, la mayor parte del pueblo de Persia continúa

privada de los beneficios de los consejos provechosos y siguen careciendo por

completo de ciencias y artes útiles. Con anterioridad, estas sublimes palabras

fueron especialmente reveladas por la Pluma de Gloria en honor de uno de los

fieles, para que quizá aquellos que se han descarriado abracen la Verdad y se

familiaricen con las sutilezas de la Ley de Dios.

Los descreídos y los que no tienen fe han puesto sus mentes en cuatro cosas:

primero, el derramamiento de sangre; segundo, la quema de libros; tercero, dar

la espalda a los seguidores de otras religiones; cuarto, el exterminio de otras

comunidades y grupos. No obstante, ahora, a través de la gracia fortalecedora de

la Palabra de Dios y de su potencia, estas cuatro barreras han sido derribadas,

estos claros mandamientos han sido borrados de la Tabla y las disposiciones

brutales han sido transmutadas en atributos espirituales. ¡Exaltado es su

propósito, glorificado su poder, alabado su dominio! Ahora roguemos a Dios -

alabada sea su gloria- para que con su munificencia guíe rectamente a los

seguidores de la secta chiita y les purifique de toda conducta indecorosa. De

los labios de los miembros de esta secta se desprenden incesantemente viles

imprecaciones, al tiempo que recurren a la palabra 'mal'ún'30 (pronunciada con

un sonido gutural en la letra 'ayn) como placer diario.

¡Oh Dios, mi Dios! Tú escuchas los suspiros de Aquel que es tu Luz,31 has

oído Sus lamentos de día y de noche y sabes que Él no desea nada para Sí, sino

que más bien pretende santificar las almas de tus siervos y librarlos del fuego

que los acosa en todo momento. ¡Oh Señor! Las manos de tus siervos favorecidos

se alzan hacia el cielo de tu misericordia y las de tus amantes sinceros se

elevan a las sublimes alturas de tu generosidad. No los defraudes, Te lo ruego,

en aquello que buscan del océano de tu favor, del cielo de tu gracia y del sol

de tu misericordia. Ayúdales, oh Señor, a adquirir virtudes que exalten su

posición entre los pueblos del mundo. Verdaderamente, Tú eres el Poderoso, el

Potente, el Más Generoso.

¡Oh pueblo de Dios! Prestad atención a lo que, si se tiene en cuenta,

asegurará la libertad, el bienestar, la tranquilidad, la exaltación y el

progreso de todos los hombres. Ciertas leyes y principios son necesarios e

indispensables para Persia. Sin embargo, es oportuno que estas medidas se

adopten en conformidad con las opiniones meditadas de Su Majestad -que Dios le

ayude con su gracia-, de los teólogos eruditos y de los gobernantes de alto

rango. Con la condición de que ellos lo aprueben, deberá fijarse un lugar donde

se reúnan. Allí deben aferrarse firmemente al cordón de la consulta y aprobar y

hacer cumplir lo que conduzca a la seguridad, la prosperidad, la riqueza y la

tranquilidad del pueblo. Pues si se adoptase otra medida distinta de ésta, no

tendría más resultado que el caos y la conmoción.

De acuerdo con las leyes fundamentales que hemos revelado anteriormente en

el Kitáb-i-Aqdas y en otras Tablas, se confían todos los asuntos al cuidado de

reyes y presidentes justos y al de los Fideicomisarios de la Casa de Justicia.

Habiendo meditado sobre lo que hemos manifestado, todo hombre ecuánime y

perspicaz percibirá fácilmente con sus ojos internos y externos los esplendores

del sol de la justicia que irradian de ello.

El sistema de gobierno que el pueblo británico ha adoptado en Londres parece

bueno, pues está adornado con la luz tanto de la realeza como de la consulta del

pueblo.

En la formulación de los principios y leyes se ha dedicado una parte a los

castigos, que constituyen un instrumento eficaz para la seguridad y la

protección de los hombres. No obstante, el terror a los castigos hace desistir a

la gente de cometer acciones viles y despreciables sólo externamente, mientras

que lo que guarda y refrena al hombre tanto externa como internamente ha sido, y

todavía es, el temor a Dios. Él es el verdadero protector del hombre y su

guardián espiritual. Al hombre le incumbe aferrarse tenazmente a lo que conduzca

a la aparición de este don supremo. Bienaventurado quien presta atención a todo

lo que proclama mi Pluma de Gloria y observa lo que le es ordenado por el

Ordenador, el Antiguo de los Días.

Inclinad vuestros corazones, oh pueblo de Dios, hacia los consejos de

vuestro verdadero e incomparable Amigo. La Palabra de Dios puede ser equiparada

a un árbol joven cuyas raíces han sido plantadas en los corazones de los

hombres. Os incumbe alentar su crecimiento por medio de las aguas vivas de la

sabiduría, de las palabras santas y sagradas, para que su raíz quede firmemente

asentada y sus ramas se extiendan tan alto como los cielos y aún más allá.

¡Oh vosotros que moráis en la tierra! El rasgo distintivo que señala el

carácter preeminente de esta Suprema Revelación consiste en que, por una parte,

hemos borrado del Libro Sagrado de Dios todo aquello que ha sido causa de lucha,

de malicia y de perjuicio entre los hijos de los hombres y, por otra parte,

hemos fijado los requisitos previos esenciales de la concordia, del

entendimiento y de la unidad completa y permanente. Bienaventurados quienes

guardan mis leyes.

Una y otra vez hemos exhortado a nuestros bienamados que eviten, no, que

huyan de toda cosa de la que pueda percibirse el olor a maldad. El mundo se

halla sumido en un gran trastorno y la mente de sus gentes se encuentra en

estado de completa confusión. Suplicamos al Todopoderoso que bondadosamente les

ilumine con la gloria de su Justicia y les permita descubrir aquello que les sea

provechoso en todo momento y condición. Él ciertamente es el que Todo lo Posee,

el Altísimo.

Anteriormente hemos pronunciado estas sublimes palabras: Que aquellos que

son leales a este Agraviado sean como una nube que deja caer su lluvia en

momentos de caridad y benevolencia, y como un fuego ardiente que refrena su

naturaleza baja y plena de apetitos.

¡Dios Munífico! Recientemente ha sucedido algo que ha causado gran asombro.

Se da a conocer que cierta persona32 fue a la sede del trono imperial de Persia

y logró los favores de algunos nobles con su comportamiento adulador. ¡Qué

lastimoso, en verdad, cuán deplorable! Uno se pregunta por qué aquellos que han

sido los símbolos de altísima gloria se rebajan hasta la vergüenza sin límites.

¿Qué ha sido de su gran determinación? ¿Dónde se ha ido el sentido de dignidad y

honor? El sol de la gloria y la sabiduría ha brillado sin cesar sobre el

horizonte de Persia, pero actualmente ha descendido a tan bajo nivel que ciertos

dignatarios han permitido que se les trate como juguetes en manos de los necios.

La persona anteriormente citada ha escrito tales cosas respecto a este pueblo en

la prensa egipcia y en la Enciclopedia de Beirut que los bien informados y los

eruditos han quedado atónitos. A continuación se dirigió a París, donde publicó

un periódico titulado 'Urvatu'l-Vuthqá33 y envió ejemplares del mismo a todas

partes del mundo. También envió un ejemplar a la prisión de 'Akká, y con esta

acción tuvo la intención de mostrar afecto y enmendar sus acciones pasadas. Para

decirlo con pocas palabras, este Agraviado ha guardado silencio respecto a él.

Suplicamos a Dios, el Verdadero, que le proteja y derrame sobre él la luz de la

justicia y la equidad. A él le incumbe decir:

¡Oh Dios, mi Dios! Tú me ves ante la puerta de tu misericordia y tu

benevolencia, volviendo mi vista hacia el horizonte de tus generosos favores y

tus múltiples bendiciones. Te ruego, por tus dulces aromas y por la estridente

voz de tu Pluma, oh Señor de toda la humanidad, que ayudes benévolamente a tus

siervos como corresponda a tus días y sea digno de la gloria de tu manifestación

y tu majestad. Verdaderamente potente eres Tú para hacer lo que deseas. Todos

los que moran en los cielos y en la tierra atestiguan tu fuerza y tu poder, tu

gloria y tu munificencia. ¡Alabado seas Tú, oh Señor de los mundos y Bienamado

del corazón de todo hombre de entendimiento!

Tú ves, oh mi Dios, a la esencia de la pobreza buscando el océano de tu

riqueza y a la esencia de la iniquidad anhelando las aguas de tu misericordia y

tu tierna compasión. Concede, oh mi Dios, lo que sea digno de tu gran gloria y

adecuado a la excelsitud de tu gracia ilimitada. En verdad, Tú eres el

Todomunífico, el Señor de abundante gracia, el Ordenador, el Todosabio. No hay

otro Dios salvo Tú, el Más Poderoso, el que se impone sobre todo, el

Omnipotente.

¡Oh pueblo de Dios! En este día todos deben fijar su mirada en el horizonte

de estas benditas palabras: "Solo y sin ayuda, Él hace todo cuanto Le place".

Quienquiera alcance esta posición, ciertamente ha alcanzado la Luz de la unidad

esencial de Dios y es iluminado por ella, en tanto que todos los demás se

cuentan en el Libro de Dios entre los seguidores de la ociosa fantasía y la vana

imaginación. Inclinad vuestro oído hacia la Voz de este Agraviado y salvaguardad

la integridad de vuestras posiciones. Es muy necesario e imperativo que todos

cumplan este punto.

Desvelado y al descubierto, en todo momento este Agraviado ha proclamado a

la cara de todos los pueblos del mundo lo que servirá de llave para abrir las

puertas de las ciencias, las artes, el conocimiento, el bienestar, la

prosperidad y la riqueza. Ni los agravios infligidos por los opresores han

podido silenciar la estridente voz de la Más Exaltada Pluma, ni las dudas de los

perversos y sediciosos han sido capaces de impedirle revelar la Más Sublime

Palabra. Ruego encarecidamente a Dios que proteja y purifique al pueblo de Bahá

de las ociosas fantasías y corruptas imaginaciones de los seguidores de la Fe

anterior.

¡Oh pueblo de Dios! Los eruditos justos que se dedican a guiar a otros y

están libres y bien protegidos de los impulsos de una naturaleza baja y

codiciosa son estrellas del cielo del conocimiento verdadero, a la vista de

Aquel que es el Deseo del mundo. Es esencial tratarles con deferencia. En

verdad, son fuentes de aguas que fluyen suavemente, estrellas que brillan

resplandecientes, frutos del Árbol bendito, exponentes del poder empíreo y

océanos de sabiduría celestial. Dichoso aquel que les sigue. Verdaderamente, tal

alma se cuenta en el Libro de Dios, el Señor del Poderoso Trono, entre aquellos

que son bienaventurados.

La gloria que procede de Dios, Señor del Trono en lo Alto y de la tierra que

está abajo, sea sobre vosotros, oh pueblo de Bahá, oh vosotros compañeros del

Arca Carmesí, y sobre aquellos que han inclinado sus oídos a vuestras dulces

voces y han observado todo cuanto se les ha ordenado en esta poderosa y

maravillosa Tabla.
ISHRÁQÁT
Esplendores

Ésta es la Epístola de Dios, el que Ayuda en el Peligro, el que Subsiste por

Sí Mismo.

ÉL ES DIOS -EXALTADO SEA ÉL- SEÑOR DE LA SABIDURÍA Y LA PROLACIÓN

Alabado sea Dios, incomparable en majestad, poder y belleza, sin par en

gloria, poderío y grandeza; demasiado elevado para que las imaginaciones humanas

Le comprendan, o para que Le sea atribuido cualquier par o semejante. Él ha

expuesto claramente su recto Sendero con palabras y expresiones de suprema

elocuencia. Verdaderamente, Él es el Todoposeedor, el Mas Exaltado. Cuando Se

propuso llamar a la existencia a una nueva creación, envió desde el horizonte de

su Voluntad al Punto Manifiesto y Luminoso; éste pasó a través de todos los

signos y se manifestó en todas las formas hasta que alcanzó el cenit, según lo

ordenado por Dios, Señor de todos los hombres.

Ese Punto es el centro focal del círculo de los Nombres y marca la

culminación de las manifestaciones de las Letras en el mundo de la creación. Por

medio de él han aparecido indicaciones del Misterio impenetrable, el Símbolo

adornado, Aquel que está revelado en el Más Grande Nombre (un Nombre que está

registrado en la Tabla Luminosa e inscrito en el rollo santo, bendito y blanco

como la nieve). Y cuando el Punto se unió con la segunda Letra,34 que apareció

al comienzo del Mathání,35 atravesó los cielos de la exposición y de la

prolación. Luego, la Luz eterna de Dios derramó su fulgor, se encendió en el

mismo centro del corazón del firmamento del testimonio y produjo dos Luminarias.

Glorificado sea el Misericordioso, respecto del cual no se puede hacer ninguna

alusión, a Quien ninguna expresión puede definir, ni declaración alguna revelar,

ni indicio alguno describir. Él es, en verdad, el Ordenador, el Todomunífico,

tanto en el principio como en el fin. Y Él les proporcionó protectores y

defensores de entre las huestes del poder y la fuerza. Verdaderamente, Él es el

que Ayuda en el peligro, el Poderoso, el Irrestringido.

El preámbulo de esta Epístola se revela dos veces, al igual que lo fue el

Mathání.

Alabado sea Dios, que ha manifestado al Punto y a partir de Él ha desplegado

el conocimiento de todas las cosas, ya sean del pasado o del futuro; un Punto

que Él ha escogido para ser el Heraldo de su Nombre y el Precursor de Su Gran

Revelación, que ha hecho estremecerse a los miembros de toda la humanidad y ha

hecho brillar los esplendores de su luz sobre el horizonte del mundo.

Verdaderamente, éste es el Punto que Dios ha ordenado que sea un océano de luz

para los sinceros entre sus siervos y una llama de fuego para los recalcitrantes

entre sus criaturas y para los impíos entre su pueblo, aquellos que han trocado

el don de Dios por el descreimiento y el alimento celestial por la hipocresía, y

han conducido a sus compañeros a una miserable morada. Ésta es la gente que ha

dado muestras de sedición por todo el mundo y ha violado su Convenio el Día en

que el Ser inmortal subió a su trono y el que gritaba elevó su Voz desde el

refugio de certeza y paz en el Valle santo.

¡Oh seguidores del Bayán! Temed al Todomisericordioso. Éste es Aquel que fue

glorificado por Mu¥ammad, el Apóstol de Dios, y antes que Él, por el Espíritu,36

y aún antes que Él, por Aquel que dialogó con Dios.37 Éste es el Punto del

Bayán, que llama en alta voz ante el Trono diciendo: "Por la rectitud de Dios,

habéis sido creados para glorificar este Más Grande Anuncio, este Sendero

Perfecto, que se hallaba oculto dentro de las almas de los Profetas, que se

atesoraba en los corazones de los elegidos de Dios y que fue escrito por la

gloriosa Pluma de vuestro Señor, Poseedor de los Nombres".

Di: Pereced en vuestra ira, ¡oh maliciosos! Verdaderamente ha aparecido

Aquel a cuyo conocimiento nada escapa. Ha venido Aquel que ha hecho que el

semblante del conocimiento divino estuviera rodeado de sonrisas. Por Él se ha

embellecido el reino de la prolación, toda alma receptiva ha dirigido su rostro

hacia el Señor de las Revelaciones, todos los que estaban de rodillas se han

puesto de pie y todos los indolentes se han apresurado a alcanzar el Sinaí de la

seguridad. Éste es el Día que Dios ha ordenado que sea una bendición para los

rectos, un castigo justo para los perversos, un don para los fieles y una furia

de su ira para los que no tienen fe y los recalcitrantes. Verdaderamente Él se

ha manifestado, investido por Dios con invencible soberanía. Ha revelado aquello

con lo cual nada en la tierra o en los cielos se puede comparar.

Temed al Todomisericordioso, oh pueblo del Bayán, y no cometáis lo que han

cometido los seguidores del Corán, aquellos que día y noche declaraban su

creencia en la Fe de Dios y, sin embargo, cuando apareció el Señor de todos los

hombres, se apartaron de Él y dictaron tan cruel sentencia en su contra que, en

el Día del Retorno, el Libro Madre deploró su lamentable situación. Recordad y

meditad sobre sus acciones y sus palabras, sus posiciones, sus méritos y las

cosas que hicieron cuando Aquel que conversó en el Sinaí soltó su lengua, cuando

hubo un toque de Trompeta, con lo cual todos los que están en el cielo y en la

tierra se desvanecieron, excepto aquellos que se cuentan entre las letras de la

afirmación.

¡Oh pueblo del Bayán! Abandonad vuestras ociosas fantasías y vanas

imaginaciones; luego, mirad con el ojo de la equidad a la Aurora de su

Revelación y considerad las cosas que Él ha manifestado, las palabras que ha

revelado divinamente y los sufrimientos que Le han acontecido a manos de sus

enemigos. Él es Aquel que gustosamente ha aceptado toda forma de tribulación por

la proclamación de su Causa y la exaltación de su Palabra. Por la Causa de Dios,

el Hacedor de los cielos, en una ocasión sufrió encarcelamiento en la tierra de

(r)á,38 en otra en la tierra de Mím,39 y aún en otra en la tierra citada

anteriormente. En su amor por la Causa de Dios, el Omnipotente, el

Todomisericordioso, fue encadenado y engrillado allí.

¡Oh pueblo del Bayán! ¿Habéis olvidado mis exhortaciones, que han sido

reveladas por mi Pluma y pronunciadas por mi lengua? ¿Habéis trocado mi certeza

por vuestras ociosas fantasías y mi Sendero por vuestros deseos egoístas?

¿Habéis desechado los preceptos de Dios y su recuerdo, y habéis abandonado sus

leyes y ordenanzas? Temed a Dios y abandonad las vanas imaginaciones a quienes

las engendran, dejad las supersticiones a los que las conciben y los recelos a

quienes los alientan. A continuación, avanzad con rostros radiantes y corazones

inmaculados hacia el horizonte sobre el cual brilla resplandeciente el Sol de la

certeza, por mandato de Dios, Señor de las Revelaciones.

Alabado sea Dios, que ha hecho de la Más Grande Infalibilidad un escudo para

el templo de su Causa en el reino de la creación, y no ha asignado a nadie parte

alguna de esta elevada y sublime posición, posición que es una vestidura tejida

por los dedos del poder trascendente para su augusto Ser. No es digna de nadie

excepto de Aquel que está sentado en el poderoso trono de "Él hace lo que Le

place". Quienquiera acepte y reconozca lo que en este momento escribe la Pluma

de Gloria, ciertamente a ése se le cuenta en el Libro de Dios, el Señor del

comienzo y el fin, entre los exponentes de la unidad divina, aquellos que

defienden el concepto de la unicidad de Dios.

Cuando el torrente de las palabras llegó a este punto, se esparcieron los

dulces aromas del verdadero conocimiento y el sol de la unidad divina brilló

sobre el horizonte de su santa prolación. Bendito aquel a quien su llamamiento

le atrajo a la cima de la gloria, quien se ha acercado al Propósito último y

quien, mediante la estridente voz de mi Pluma de Gloria, ha reconocido lo que ha

deseado el Señor de este mundo y del venidero. Quien no beba del vino escogido

que hemos abierto mediante la potencia de nuestro Nombre, el que se impone a

todo, no podrá percibir los esplendores de la luz de la unidad divina ni captar

el propósito esencial que subyace en las Escrituras de Dios, Señor de cielo y

tierra, Gobernante soberano de este mundo y del venidero. Tal hombre será

contado entre los que no tienen fe en el Libro de Dios, el Omnisapiente, el

Informado de todo.

¡Oh tú honorable investigador!40 Damos testimonio de que te has adherido

firmemente a una paciencia digna durante los días en que la Pluma estaba privada

de movimiento y la Lengua vacilaba en dar una explicación referente al signo

maravilloso, la Más Grande Infalibilidad. Tú has pedido a este Agraviado que

aparte para ti sus velos y sus envolturas, y que elucide su misterio y su

carácter, su estado y su posición, su excelencia, sublimidad y exaltación. ¡Por

la vida de Dios! Si desveláramos las perlas del testimonio que yacen ocultas en

las conchas del océano del conocimiento y la seguridad, o dejáramos salir de su

morada a las beldades del misterio divino que están ocultas en las cámaras de la

prolación en el Paraíso del entendimiento verdadero, entonces, de todas

direcciones se produciría una violenta conmoción entre los líderes de la

religión y tú serías testigo de que el pueblo de Dios está bien sujeto en los

dientes de los lobos que han negado a Dios tanto en el principio como en el fin.

Por lo tanto, de acuerdo con la sabiduría divina, refrenamos la Pluma durante un

considerable lapso de tiempo, a fin de proteger a los fieles de aquellos que han

trocado las bendiciones celestiales por el descreimiento y han elegido para su

pueblo la morada de la perdición.41

¡Oh tú, buscador que estás dotado de sutil perspicacia! ¡Juro por Aquel que

atrajo al Concurso de lo Alto mediante la potencia de Su más sublime Palabra! En

verdad, las aves que moran en los dominios de mi Reino y las palomas que habitan

en el rosedal de mi sabiduría cantan melodías y gorjeos que son inescrutables

para todos menos para Dios, Señor de los reinos de la tierra y del cielo; y si

estas melodías fuesen reveladas incluso en una medida menor que el ojo de una

aguja, el pueblo de la tiranía proferiría calumnias que nadie entre las

anteriores generaciones profirió, y cometerían actos que nadie ha cometido jamás

en las edades y siglos pasados. Ellos han rechazado la misericordia de Dios y

sus pruebas, y han refutado el testimonio de Dios y sus signos. Se han

descarriado y han hecho que se descarríe el pueblo, y sin embargo no lo

perciben. Adoran las vanas imaginaciones, pero no lo saben. Han tomado a las

ociosas fantasías por sus señores y han negado a Dios, y aun así no entienden.

Han abandonado el más grande Océano y se apresuran hacia la charca, pero no

comprenden. Siguen sus ociosas fantasías al tiempo que se apartan de Dios, el

que Ayuda en el Peligro, el que Subsiste por Sí Mismo.

¡Por la rectitud de Dios! Di: El Todomisericordioso ha venido investido de

poder y soberanía. Mediante su poder se han estremecido los cimientos de la

religión, y el Ruiseñor de la Prolación ha gorjeado su melodía sobre la más alta

rama del auténtico entendimiento. Verdaderamente el que estaba oculto en el

conocimiento de Dios y es mencionado en las Sagradas Escrituras ha aparecido.

Di: este es el Día en que el Orador del Sinaí ha ascendido al trono de la

Revelación y el pueblo ha comparecido ante el Señor de los mundos. Éste es el

Día en el cual la tierra ha comunicado sus nuevas y ha descubierto sus tesoros;

en el que los océanos han dado sus perlas y el divino Árbol del Loto su fruto;

en el que el Sol ha derramado su esplendor, las Lunas han difundido su luz y los

Cielos han revelado sus estrellas, y la Hora sus signos, y la Resurrección su

pavorosa majestad; en que las plumas han liberado sus efusiones y los espíritus

han descubierto sus misterios. Bendito el hombre que Le reconoce y alcanza Su

presencia, y ¡ay de los que Le niegan y se apartan de Él! Ruego a Dios que ayude

a sus siervos a regresar a Él. Verdaderamente, Él es el Perdonador, el Clemente,

el Misericordioso.

¡Oh tú que has dirigido tu rostro hacia el Reino de lo Alto y has bebido mi

vino sellado de manos de la munificencia! Sabe que el término "infalibilidad"

tiene numerosos significados y diversas posiciones. En un sentido, se aplica a

Aquel a quien Dios ha hecho inmune al error. De igual modo, se aplica a toda

alma a la cual Dios resguarda del pecado, la transgresión, la rebelión, la

impiedad, el descreimiento y otras cosas similares. Sin embargo, la Más Grande

Infalibilidad queda reservada para Aquel cuya posición es inconmensurablemente

exaltada más allá de las ordenanzas y prohibiciones y está santificado de los

errores y omisiones. De hecho, Él es una Luz que no va seguida de oscuridad y

una Verdad a la que no alcanza el error. Si Él dijese que el agua es vino, el

cielo tierra, o la luz fuego, Él diría la verdad y no habría duda alguna de

ello; y nadie tiene derecho a cuestionar su autoridad o a preguntar por qué.

Quienquiera ponga objeciones será contado entre los recalcitrantes en el Libro

de Dios, Señor de los mundos. "Verdaderamente a Él no se Le pedirán cuentas por

sus acciones, pero a todos los demás se les pedirán cuentas por sus acciones".42

Él ha venido del cielo invisible, portando el estandarte de "Él hace lo que Él

desea" y está acompañado por las huestes del poder y la autoridad, en tanto que

es deber de todos excepto Él observar estrictamente cualesquiera leyes y

ordenanzas que les hayan sido dictadas, y si alguien se desviase de ellas,

aunque fuese en la medida del grosor de un cabello, su obra se quedaría en nada.

Considera y recuerda el tiempo en que apareció Mu¥ammad. Él dijo, y su

palabra es la verdad: "El peregrinaje a la Casa43 es un servicio obligado a

Dios".44 Igualmente lo son la oración diaria, el ayuno y las leyes que brillaron

sobre el horizonte del Libro de Dios, Señor del Mundo y verdadero Educador de

los pueblos y razas de la tierra. Incumbe a todos obedecerle en todo lo que Dios

ha ordenado; y quienquiera Le niegue no ha creído en Dios, en sus versos, en sus

Mensajeros ni en sus Libros. Si Él dijese que lo correcto está errado o que la

negación es creencia, Él diría la verdad, tal como ha sido ordenado por Dios.

Ésta es una posición en la cual los pecados y transgresiones ni existen ni se

mencionan. Considera el bendito verso, divinamente revelado, en el cual se

ordena a todos el peregrinaje a la Casa. Es responsabilidad de aquellos

investidos con autoridad después de Él45 observar todo cuanto les ha sido

prescrito en el Libro. Nadie tiene derecho a desviarse de las leyes y ordenanzas

de Dios. Quienquiera se desvíe de ellas se cuenta entre los transgresores en el

Libro de Dios, Señor del Poderoso Trono.

¡Oh tú que has fijado tu mirada en el Punto del Amanecer de la Causa de

Dios! Sabe con certeza que la Voluntad de Dios no está limitada por los

criterios de la gente, y Dios no holla sus senderos. Más bien, es

responsabilidad de todos adherirse firmemente al recto Sendero de Dios. Si Él

dijese que la derecha es izquierda o que el sur es el norte, Él diría la verdad,

y no hay duda de ello. Verdaderamente Él debe ser alabado en sus acciones y

obedecido en sus mandatos. Él no tiene socio en su juicio ni ayudante en su

soberanía. Él hace lo que desea y ordena lo que Le place. Sabe, por otra parte,

que todos los demás excepto Él han sido creados por la potencia de una palabra

de su presencia, mientras que ellos de por sí no tienen movimiento ni quietud,

sino por su mandato y con su licencia.

¡Oh tú que asciendes en la atmósfera del amor y la camaradería y has fijado

tu mirada en la luz del semblante de tu Señor, Rey de la creación! Da gracias a

Dios, porque Él te ha desvelado lo que estaba oculto y encerrado en su

conocimiento, para que todos sean conscientes de que, en Su Reino de

infalibilidad suprema, Él no ha tomado para sí socio ni consejero alguno. Él es,

en verdad, la Aurora de los preceptos y mandamientos divinos y el Manantial del

conocimiento y la sabiduría, mientras que todos los demás excepto Él no son sino

súbditos suyos y se encuentran bajo su mandato, y Él es el Gobernante supremo,

el Ordenador, el Omnisciente, el Informado de todo.

En cuanto a ti, siempre que te sientas embriagado por los hálitos

revitalizadores de los versos revelados y seas transportado por el agua pura y

dadora de vida ofrecida por la mano de la munificencia de tu Señor, soberano

Gobernante del Día de la Resurrección, alza tu voz y di:

¡Oh mi Dios! ¡Oh mi Dios! Te doy gracias a Ti, ya que me has dirigido hacia

Ti, me has guiado hacia tu horizonte, me has mostrado claramente tu Sendero, me

has revelado tu testimonio y me has permitido dirigir mi rostro hacia Ti,

mientras que la mayoría de los doctores y teólogos de entre tus siervos, junto

con los que les siguen, se han apartado de Ti, sin la menor prueba o evidencia

de Tu parte. Bendito seas, oh Señor de los Nombres, y gloria sea a Ti, oh

Creador de los cielos, por cuanto Tú, mediante el poder de tu Nombre, el que

Subsiste por Sí Mismo, me has dado a beber de tu vino sellado, has hecho que me

acercara a Ti y me has permitido reconocer la Aurora de tu prolación, la

Manifestación de tus signos, el Manantial de tus leyes y mandamientos y la

Fuente de tu sabiduría y tus dones. Bendita sea la tierra que ha sido

ennoblecida por tus pisadas, en la cual se asienta el trono de tu soberanía y se

difunde la fragancia de tu vestidura. Por tu gloria y tu majestad, por tu fuerza

y tu poder, no deseo mi vista como no sea para contemplar tu belleza, ni mi oído

si no es para oír tu llamamiento y tus versos.

¡Oh mi Dios! ¡Oh mi Dios! No prives a los ojos de aquello para lo que los

creaste, ni a los rostros de volverse hacia tu horizonte, o de rendir homenaje

ante los portones de tu majestad, o de aparecer en presencia de tu trono, o de

inclinarse ante los esplendores del Sol de tu merced.

Yo soy aquel, oh Señor, cuyo corazón y alma, cuyos miembros, cuya lengua

interior y exterior atestiguan tu unidad y tu unicidad, y doy testimonio de que

Tú eres Dios y de que no hay otro Dios sino Tú. Tú has dado la existencia a la

humanidad para conocerte y servir a tu Causa, para que de este modo su posición

se eleve sobre tu tierra y sus almas sean exaltadas por virtud de lo que Tú has

revelado en tus Escrituras, tus Libros y tus Tablas. Pero, no obstante, tan

pronto como Te manifestaste y revelaste tus signos, ellos se apartaron de Ti y

Te negaron, y rechazaron aquello que Tú habías desvelado ante sus ojos mediante

la potencia de tu fuerza y tu poder. Se levantaron para hacerte daño, para

extinguir tu luz y apagar la llama que ardía en tu Zarza Ardiente. Su iniquidad

se hizo tan penosa que conspiraron para derramar tu sangre y violar tu honor. De

igual manera actuó aquel46 a quien nutriste con la mano de tu amorosa bondad,

protegiste de la maldad de los rebeldes entre tus criaturas y de los

recalcitrantes entre tus siervos, y a quien le habías señalado la tarea de

escribir tus santos versos ante tu trono.

¡Ay! ¡Ay! por las cosas que él perpetró en tus días, a tal extremo que violó

tu Convenio y tu Testamento, rechazó tu sagrada Escritura, se alzó en rebeldía y

cometió aquello que hizo lamentarse a los moradores de tu Reino. A continuación,

en cuanto se dio cuenta de que sus esperanzas se habían hecho añicos y percibió

el olor del más completo fracaso, levantó su voz y expresó aquello que hizo que

tus elegidos, aquellos que están cerca de Ti, y los habitantes del pabellón de

gloria quedasen sumidos en la perplejidad.

Tú me ves, oh mi Dios, retorciéndome de angustia sobre el polvo, como si

fuera un pez. Líbrame, ten piedad de mí, oh Tú cuya ayuda todos los hombres

invocan, oh Tú en cuya mano se encuentran las riendas del poder sobre todos los

hombres y mujeres. Cada vez que reflexiono sobre mis lastimosos defectos y mis

grandes transgresiones, la desesperación me asalta por doquier, y siempre que me

detengo a meditar sobre el océano de tu munificencia, el cielo de tu

misericordia y el sol de tu tierna compasión, inhalo la fragancia de la

esperanza esparcida desde la izquierda y la derecha, desde el norte y el sur,

como si toda cosa creada me comunicara las gozosas nuevas de que las nubes del

cielo de tu misericordia derramarán su lluvia sobre mí. ¡Por tu poder, oh Tú que

eres el Pilar de los sinceros y el Deseo de quienes gozan de tu cercanía! Tus

múltiples favores y bendiciones y las revelaciones de tu gracia y tu amorosa

bondad verdaderamente me han alentado. ¿Cómo, si no, puede la nada más total

magnificar el Nombre de Aquel que mediante una palabra dio la existencia a la

creación? Y ¿cómo puede una criatura efímera ensalzar a Quien ha demostrado que

ninguna descripción puede jamás expresarlo y ninguna palabra de alabanza puede

magnificar su gloria? Desde toda la eternidad Él ha sido inmensamente exaltado

más allá del entendimiento de sus criaturas y santificado de las concepciones de

sus siervos.

¡Oh Señor! Tú ves a este ser sin vida ante tu rostro; concede, por tu

generosidad y tu munífico favor, que no se vea privado del cáliz de la vida

inmortal. Y Tú ves a este ser afligido ante tu Trono; no lo apartes del océano

de tu curación. Te ruego que en todo momento y en toda condición me permitas

recordarte, glorificar tu Nombre y servir a tu Causa, aunque soy plenamente

consciente de que todo lo que procede de un siervo no puede trascender las

limitaciones de su alma, ni es propio de tu Señorío, ni es digno de la corte de

tu gloria y tu majestad.

¡Tu poder es mi testigo! Si no fuera para celebrar tu alabanza, mi lengua no

me sería de utilidad, y si no fuera para servirte, mi existencia no me serviría

de nada. ¿Por qué iba yo a cuidarme la vista si no fuera por el placer de

contemplar los esplendores de tu reino de gloria? ¿Y de qué serviría el oído si

no fuera por el gozo de escuchar tu dulcísima voz?

¡Ay! ¡Ay! No sé, oh mi Dios, mi Apoyo, Deseo de mi corazón, si has ordenado

para mí lo que traerá solaz a mis ojos, alegría a mi pecho y regocijo a mi

corazón, o si tu irrevocable decreto, oh Rey de la eternidad y soberano Señor de

todas las naciones, me privará de presentarme ante tu trono. Juro por tu gloria

y majestad y por tu dominio y tu poder, que la oscuridad de mi lejanía de Ti me

ha destruido. ¿Qué ha sido de la luz de tu cercanía, oh Deseo de todo corazón

comprensivo? La atormentadora agonía de la separación de Ti me ha consumido.

¿Dónde está la refulgente luz de tu reunión, oh Bienamado de aquellos que están

totalmente dedicados a Ti?

Tú ves, oh mi Dios, lo que me ha acontecido en tu Sendero a manos de

aquellos que han negado tu Verdad, han violado tu Convenio, han puesto reparos

triviales a tus signos, han rechazado las bendiciones que Tú les otorgaste, no

han creído en los versos que Tú enviaste y han rehusado reconocer el testimonio

que Tú diste.

¡Oh Señor! La lengua de mi lengua, el corazón de mi corazón, el espíritu de

mi espíritu y mi ser exterior e interior dan testimonio de tu unidad y tu

unicidad, de tu poder y tu omnipotencia, de tu grandeza y tu soberanía, y

atestiguan tu gloria, tu excelsitud y tu autoridad. Atestiguo que Tú eres Dios y

que no hay otro Dios aparte de Ti. Desde toda la eternidad Tú has sido un tesoro

oculto a la vista y la mente de los hombres, y por siempre jamás lo seguirás

siendo. Los poderes de la tierra nunca podrán derrotarte, ni podrá alarmarte la

fuerza de las naciones. Tú eres quien ha abierto la puerta del conocimiento ante

los rostros de tus siervos para que puedan reconocer a Aquel que es el Sol de tu

Revelación, el lugar del amanecer de tus signos, el Cielo de tu manifestación y

el Sol de tu divina belleza. En tus Libros sagrados, en tus Escrituras y en tus

Pergaminos has prometido a todos los pueblos del mundo que Tú mismo aparecerías

y apartarías los velos de gloria de tu rostro, tal como lo anunciaste en tus

palabras a tu Amigo,47 mediante el cual el Sol de la Revelación brilló

refulgente sobre el horizonte de Hijáz y la luz naciente de la Verdad divina

derramó su fulgor entre todos los hombres, proclamando: "El Día en que la

humanidad comparecerá ante el Señor de los mundos".48 Y, antes que a Mu¥ammad,

Tú comunicaste esta buena nueva a Aquel que conversó contigo,49 diciéndole:

"Saca a tu pueblo de la oscuridad a la luz y recuérdales los días de Dios".50

Además proclamaste esta verdad al Espíritu51 y a tus Profetas y a tus

Mensajeros, ya fueran del pasado más remoto o del más reciente. Si todo lo que

Tú has enviado como glorificación de este Más Grande Recuerdo, este Gran

Anuncio, fluyese del manantial de tu muy augusta Pluma, los moradores de las

ciudades del conocimiento y el entendimiento quedarían confundidos, a excepción

de aquellos a quienes tú libraras por la potencia de tu fuerza y protegieras

como muestra de tu munífico favor y tu gracia. Doy testimonio de que, en verdad,

Tú has cumplido tu promesa y has hecho que se manifieste Aquel cuya venida fue

predicha por tus Profetas, tus elegidos y por aquellos que Te sirven. Él ha

venido desde el cielo de gloria y poder, portando las enseñas de tus signos y

los estandartes de tus testimonios. Mediante la potencia de tu indomable poder y

fuerza, Él Se levantó ante los rostros de todos los hombres y llamó a toda la

humanidad a la cima de trascendente gloria y al más alto Horizonte, de tal modo

que ni la opresión de los eclesiásticos ni el furioso ataque de los gobernantes

fueron capaces de disuadirle. Él se levantó con determinación inflexible y,

soltando su lengua, proclamó en tono vibrante: "Aquel que es el Todomunífico ha

venido, cabalgando sobre las nubes. ¡Avanzad, oh gentes de la tierra, con

rostros resplandecientes y corazones radiantes!"

Grande, en verdad, es la bienaventuranza de quien llega a tu presencia, bebe

del vino de la reunión ofrecido por la mano de tu munificencia, inhala la

fragancia de tus signos, suelta su lengua para celebrar tu alabanza, asciende a

lo alto de tus cielos, es transportado por la dulzura de tu Voz, logra ser

admitido en el más exaltado Paraíso y alcanza la posición de la revelación y la

visión ante el trono de tu majestad.

Te ruego por tu Más Grande Infalibilidad, que Tú has elegido para ser la

aurora de tu Revelación, y por tu más Sublime Palabra, por cuya potencia

llamaste a la existencia a la creación y revelaste tu Causa, y por este Nombre

que ha hecho que todos los demás nombres gimieran en voz alta y que se

estremecieran los miembros de los sabios, Te ruego que me hagas desprenderme de

todo lo demás excepto de Ti, de tal manera que no me mueva sino en conformidad

con el beneplácito de tu Voluntad, y que no hable excepto por el mandato de tu

Propósito, y que no oiga sino las palabras de tu alabanza y tu glorificación.

Magnifico tu Nombre, oh mi Dios, y Te doy gracias, oh mi Deseo, por cuanto

me has permitido percibir claramente tu Sendero recto, has desvelado ante mis

ojos tu Más Grande Anuncio y me has ayudado a dirigir mi rostro hacia la Aurora

de tu Revelación y el Manantial de tu Causa, mientras tus siervos y tu pueblo se

han apartado de Ti. Te imploro, oh Señor del Reino de la eternidad, por la

estridente voz de la Pluma de Gloria, por el Fuego Ardiente que llama en alta

voz desde el Árbol verde y por el Arca que has elegido especialmente para el

pueblo de Bahá, que me concedas que permanezca firme en mi amor por Ti, estar

complacido con lo que has prescrito para mí en tu Libro, y me mantenga constante

en tu servicio y en el servicio a tus amados. Ayuda, pues, benévolamente a tus

siervos, oh mi Dios, para que hagan aquello que sirva para exaltar tu Causa y

les permita cumplir todo cuanto has revelado en tu Libro.

Verdaderamente Tú eres el Señor de Fuerza, Tú eres potente para ordenar lo

que deseas y en tus manos tienes las riendas de todas las cosas creadas. No hay

otro Dios salvo Tú, el Todopoderoso, el Omnisciente, el Todosabio.

¡Oh Jalíl! Hemos desvelado para tus ojos el mar y sus olas, el sol y su

esplendor, los cielos y sus estrellas, las conchas y sus perlas. Da gracias a

Dios por tan gran don, tan munífico favor que se ha difundido por el mundo

entero.

¡Oh tú que has dirigido tu rostro hacia los esplendores de mi Semblante!

Vagas fantasías han rodeado a los moradores de la tierra y les han impedido

volverse hacia el Horizonte de la Certeza, su brillantez, sus manifestaciones y

sus luces. Las vanas imaginaciones les han apartado de Aquel que es el que

Subsiste por Sí Mismo. Hablan como si estuvieran impulsados por sus propios

caprichos, y no entienden. Entre ellos están los que han dicho: "¿Han sido

enviados los versos?" Di: "¡Sí, por Aquel que es el Señor de los Cielos!" "¿Ha

llegado la Hora?" "¡No, más aún, ha pasado, por Aquel que es el Revelador de las

señales evidentes! Verdaderamente, lo Inevitable ha llegado, y Él, el Verdadero,

ha aparecido con prueba y testimonio. Lo evidente ha sido descubierto y la

humanidad está severamente afligida y temerosa. Se han desatado terremotos, y

las tribus se han lamentado por temor a Dios, el Señor de Fuerza, el que se

impone a todo". Di: "¡El ensordecedor toque de trompeta se ha emitido

estruendosamente, y el Día es de Dios, el Único, el Irrestringido!" Y ellos

dicen: "¿Ha pasado la catástrofe?" Di: "¡Sí, por el Señor de los Señores!" "¿Ha

llegado la Resurrección?" "No, más aún, Aquel que es el que Subsiste por Sí

Mismo ha aparecido con el Reino de sus signos". "¿Ves a los hombres postrados?"

"¡Sí, por mi Señor, el Altísimo, el Más Glorioso!" "¿Han sido arrancados los

tocones?" "¿Sí, más aún, las montañas han sido reducidas a polvo; por Él, el

Señor de los atributos!" Ellos dicen: "¿Dónde está el Paraíso y dónde el

Infierno?" Di: "Aquél es la reunión conmigo; éste es tu propio yo, oh tú que

atribuyes un socio a Dios y dudas". Ellos dicen: "No vemos la Balanza". Di:

"¡Con seguridad, por mi Señor, el Dios de Misericordia! Nadie puede verla,

excepto los que están dotados de perspicacia". Ellos dicen: "¿Han caído las

estrellas?" Di: "Sí, cuando Aquel que es el que Subsiste por Sí Mismo moraba en

la Tierra del Misterio.52 ¡Prestad atención, vosotros que estáis dotados de

discernimiento!" Todos los signos aparecieron cuando extendimos la Mano del

Poder desde el seno de la majestad y la fuerza. En verdad, el que gritaba

exclamó, cuando el tiempo prometido hubo llegado, y aquellos que han reconocido

los esplendores del Sinaí se han desmayado en el yermo de la duda, ante la

imponente majestad de tu Señor, Señor de la creación. La trompeta pregunta: "¿Ha

sonado el Clarín?" Di: "¡Sí, por el Rey de la Revelación!, cuando Él ascendió al

trono de su Nombre, el Todomisericordioso". La oscuridad ha sido ahuyentada por

la naciente luz de la misericordia de tu Señor, Fuente de toda luz. La brisa del

Todomisericordioso ha soplado y las almas han sido vivificadas en las tumbas de

sus cuerpos. Así ha cumplido el decreto Dios, el Poderoso, el Benéfico. Quienes

rechazan la verdad han dicho: "¿Cuándo fueron hendidos los cielos?" Di:

"Mientras vosotros yacíais en los sepulcros de la rebeldía y el error". Entre

los que no tienen fe se halla aquel que frota sus ojos y mira a derecha e

izquierda. Di: "Estás cegado. No tienes refugio adonde huir". Y entre ellos está

el que dice: "¿Se ha reunido a los hombres?" Di: "¡Sí, por mi Señor!, mientras

yacías en la cuna de las ociosas fantasías". Y entre ellos se encuentra quien

dice: "¿Ha sido enviado el Libro mediante el poder de la Fe verdadera?" Di: "La

propia Fe verdadera está atónita. ¡Temed, oh vosotros hombres de corazón

comprensivo!" Y entre ellos está quien dice: "¿Se me ha juntado con otros,

estando yo ciego?" Di: "¡Sí, por Aquel que cabalga sobre las nubes!" El Paraíso

está engalanado con rosas místicas y se ha hecho arder el infierno con el fuego

de los impíos. Di: "¡La luz ha brillado desde el horizonte de la Revelación, y

la tierra entera se ha iluminado con la llegada de Aquel que es el Señor del Día

del Convenio!" Los que dudan han perecido, en tanto aquel que se volvió, guiado

por la luz de la seguridad, hacia la Aurora de la Certeza, ha prosperado.

Bendito eres tú, que has fijado tu mirada en Mí, por esta Tabla, que te ha sido

enviada a ti, una Tabla que hace que las almas de los hombres se eleven.

Apréndela de memoria y recítala. ¡Por mi vida! Es una puerta hacia la

misericordia de tu Señor. Bienaventurado sea quien la recite al caer la tarde y

al alba. Nosotros, verdaderamente, oímos tu alabanza de esta Causa, mediante la

cual ha sido pulverizada la montaña del conocimiento y los pies de los hombres

han resbalado. Que mi gloria sea contigo y con quienquiera se haya vuelto hacia

el Todopoderoso, el Todomunífico. La Tabla está terminada, pero el tema no está

agotado. Sé paciente, pues paciente es tu Señor.

Éstos son versos que Nosotros enviamos anteriormente, y te los hemos enviado

a ti, para que tengas conocimiento de lo que han hablado sus lenguas mentirosas

cuando Dios vino a ellos con poder y soberanía. Los cimientos de las ociosas

fantasías se han estremecido y se ha hendido el cielo de las vanas

imaginaciones, y aun así la gente está en duda y pugna con Él. Ellos han negado

el testimonio de Dios y su prueba, después de que Él viniera desde el cielo del

poder con el reino de sus signos. Han desechado lo que se ha prescrito y han

perpetrado lo que les fue prohibido en el Libro. Han abandonado a su Dios y se

han aferrado a sus deseos. Ciertamente, se han extraviado y están en el error.

Leen los versos y los niegan. Ven las evidentes señales y se apartan. En verdad,

están perdidos en una extraña duda.

Hemos exhortado a nuestros amados que teman a Dios, temor que es el

manantial de todas las acciones y virtudes excelentes. Él es el comandante de

las huestes de la justicia en la ciudad de Bahá. Dichoso el hombre que se ha

puesto a la sombra de su estandarte luminoso y se ha aferrado firmemente al

mismo. Él, verdaderamente, es de los Compañeros del Arca Carmesí, que se ha

mencionado en el Qayyúm-i-Asmá.

Di: ¡Oh pueblo de Dios! Adornad vuestras sienes con el ornamento de la

confiabilidad y de la piedad. Ayudad, entonces, a vuestro Señor con las huestes

de las acciones excelentes y con un carácter digno de alabanza. Os hemos

prohibido la disensión y el conflicto en mis Libros, en mis Escrituras, en mis

Pergaminos y en mis Tablas, y con ello no hemos deseado otra cosa sino vuestra

exaltación y vuestro progreso. Esto lo atestiguan los cielos y sus estrellas, el

sol y su esplendor, los árboles y sus hojas, los mares y sus olas y la tierra y

sus tesoros. Rogamos a Dios que asista a sus amados y les ayude en todo cuanto

sea digno de ellos en esta bendita, esta poderosa y maravillosa posición. Le

imploramos, además, que muníficamente permita que aquellos que Me rodean

observen lo que mi Pluma de Gloria ha ordenado para ellos.

¡Oh Jalíl! Sean contigo mi gloria y mi amorosa providencia. Ciertamente,

hemos ordenado al pueblo hacer lo que es digno y decoroso y, sin embargo, han

cometido tales cosas que han hecho que mi corazón y mi Pluma se lamenten.

Inclina tu oído a lo que se envía desde el cielo de mi Voluntad y del reino de

mi beneplácito. No Me apeno por mi cautiverio ni por las cosas que Me han

acontecido a manos de mis enemigos. No, mis pesares están causados por aquellos

que afirman tener relación Conmigo y, sin embargo, cometen lo que hace que se

eleve la voz de mis lamentos y que se derramen mis lágrimas. Les hemos exhortado

extensamente en varias Tablas, e imploramos a Dios que muníficamente les ayude,

permita que se acerquen a Él y les confirme en aquello que traiga paz a los

corazones y tranquilidad a las almas y aparte sus manos de todo lo que no sea

digno de Sus días.

Di: ¡Oh mis amados en mis tierras! Prestad atención a los consejos de Aquel

que os aconseja por amor a Dios. Él, en verdad, os ha creado, ha revelado ante

vuestros ojos aquello que os exalta y promueve vuestros intereses. Él os ha dado

a conocer su recto Sendero y os ha familiarizado con su Gran Anuncio.

¡Oh Jalíl! ¡Aconseja a los hombres que teman a Dios! ¡Por Dios! Este temor

es el comandante supremo del ejército de tu Señor. Sus huestes son un carácter

loable y unas acciones excelentes. Mediante él se han abierto las ciudades de

los corazones de los hombres a lo largo de las edades y centurias y se han

enarbolado los estandartes de su poder y su triunfo por encima de todos los

demás estandartes.

Ahora nos referiremos, por ti, a la confiabilidad y a la posición de la

misma a juicio de Dios, tu Señor, el Señor del Poderoso Trono. Cierto día nos

trasladamos a nuestra Isla Verde. A nuestra llegada contemplamos sus arroyos que

fluían, sus árboles exuberantes y la luz del sol jugando entre ellos. Volviendo

nuestro rostro hacia la derecha contemplamos aquello que la pluma es impotente

para describir; y tampoco puede ella expresar lo que el ojo del Señor de la

Humanidad presenció en ese Lugar, el más santificado, el más sublime, en ese

bendito y exaltadísimo Punto. Volviéndonos luego a la izquierda vimos a una de

las Bellezas del Más Sublime Paraíso, de pie sobre un pilar de luz, que,

llamando en alta voz, decía: "¡Oh moradores de la tierra y del cielo! Contemplad

mi belleza y mi esplendor, mi revelación y mi refulgencia. ¡Por Dios, el

Verdadero! Yo soy la Confiabilidad, la revelación de la misma y la belleza de la

misma. Recompensaré a quienquiera se adhiera a Mí, reconozca mi rango y mi

posición y se aferre a mi borde. Yo soy el más grande ornamento del pueblo de

Bahá y la vestidura de todos aquellos que están en el reino de la creación. Yo

soy el instrumento supremo para la prosperidad del mundo y el horizonte de

certeza para todos los seres". Así, te hemos enviado aquello que acercará a los

hombres al Señor de la creación.

La Pluma del Altísimo pasa del lenguaje elocuente53 al luminoso,54 para que

tú, Jalíl, puedas apreciar la tierna misericordia de tu Señor, el Incomparable,

y puedas ser de aquellos que son verdaderamente agradecidos.

¡Oh tú que has fijado tu mirada en el Horizonte todoglorioso! El Llamamiento

se ha hecho, pero son contados los oídos que oigan; no, son inexistentes. Este

Agraviado se encuentra en las fauces de la serpiente y, sin embargo, no deja de

hacer mención de los amados de Dios. Tan penosos han sido nuestros sufrimientos

en estos días, que han hecho llorar y lamentarse al Concurso de lo Alto. Ni las

adversidades del mundo ni el daño infligido por sus naciones pueden disuadir a

Aquel que es el Rey de la Eternidad de expresar su llamamiento ni frustrar su

propósito. Cuando aquellos que durante años se habían estado ocultando tras los

velos percibieron que el horizonte de la Causa resplandecía y que la Palabra de

Dios lo penetraba todo, salieron presurosos y con las espadas de la malevolencia

infligieron tal daño que ninguna pluma puede describirlo ni lengua alguna

expresarlo.

Quienes juzgan con equidad testifican que, desde los primeros días de la

Causa, este Agraviado se ha levantado, sin velos y resplandeciente, a la vista

de reyes y plebeyos, ante los gobernantes y los sacerdotes, y en tono vibrante

ha emplazado a todos los hombres al Sendero recto. No ha tenido otro ayudante

salvo su Pluma, ni otro auxiliador que no fuera Él mismo.

Aquellos que son ignorantes o negligentes con respecto al propósito

motivador de la Causa de Dios se han rebelado contra Él. Tales hombres son los

agoreros del mal, a quienes Dios ha mencionado en su Libro y en sus Tablas, y

contra cuya influencia, griterío y engaño ha advertido Él a su pueblo.

Bienaventurados quienes, a la vista del recuerdo del Señor de la Eternidad,

consideran a los pueblos del mundo como la nada más total, como cosa olvidada, y

se aferran al firme asidero de Dios, de tal forma que ni las dudas, ni las

insinuaciones, ni las espadas, ni el cañón serían capaces de detenerlos ni de

privarlos de su presencia. Benditos son los constantes; benditos son los que

permanecen firmes en Su Fe.

En respuesta a tu petición, la Pluma de Gloria ha descrito muníficamente las

posiciones y grados de la Más Grande Infalibilidad. El propósito es que todos

sepan con certeza que el Sello de los Profetas55 -que las almas de todos los

demás excepto la suya sean ofrendadas por su bien- no tiene paralelo, par o

socio en Su propia posición. Los Santos56 -que las bendiciones de Dios sean con

ellos- fueron creados mediante la potencia de su Palabra, y después de Él fueron

los más eruditos y los más distinguidos entre el pueblo y habitan en la máxima

posición de servidumbre. La Esencia divina, santificada de toda comparación y

similitud, se asienta en el Profeta, y la Realidad más íntima de Dios, exaltada

por encima de cualquier par o socio, está manifiesta en Él. Ésta es la posición

de la unidad verdadera y de la unicidad genuina. Lamentablemente, los seguidores

de la Dispensación anterior no adquirieron una comprensión adecuada de esta

posición. El Punto Primordial57 -que la vida de todos los demás excepto la suya

sean ofrendadas por su bien- dice: "Si el Sello de los Profetas no hubiese

pronunciado la palabra "Sucesoría,58" tal posición no habría sido creada".

El pueblo de antaño atribuía socios a Dios, aunque afirmaba creer en su

unidad; y aunque eran los más ignorantes de entre los hombres, se consideraban

los más consumados. Pero, como muestra del justo castigo divino para esos

negligentes, en este Día del Juicio se le han hecho claras y evidentes sus

actividades y creencias erróneas a todo hombre de discernimiento y

entendimiento.

Implora a Dios, el Verdadero, que muníficamente proteja a los seguidores de

esta Revelación de las ociosas fantasías y corruptas imaginaciones de los que

pertenecen a la Fe anterior, y que no les prive de los refulgentes esplendores

del sol de la unidad verdadera.

¡Oh Jalíl! Aquel a quien el mundo ha agraviado proclama ahora: La luz de la

Justicia se debilita y el sol de la Equidad está velado a la vista. El ladrón

ocupa el asiento del protector y el guardián, y la posición de los fieles es

arrebatada por el traidor. Hace un año, un opresor gobernaba esta ciudad, y a

cada instante causaba un nuevo daño. ¡Por la rectitud del Señor! Él hizo aquello

que introdujo el terror en los corazones de los hombres. Pero para la Pluma de

Gloria la tiranía del mundo nunca ha sido ni será un obstáculo. En la abundancia

de nuestra gracia y nuestra amorosa bondad, hemos revelado especialmente para

los gobernantes y ministros del mundo aquello que conduce a la seguridad y la

protección, a la tranquilidad y la paz; quizá los hijos de los hombres puedan

descansar protegidos de los males de la opresión. Él, verdaderamente, es el

Protector, el Auxiliador, el que da la victoria. Incumbe a los hombres de la

Casa de Justicia de Dios fijar su mirada día y noche en aquello que ha emanado

brillante de la Pluma de Gloria para la instrucción de los pueblos, la

edificación de las naciones, la protección del hombre y la salvaguarda de su

honor.
EL PRIMER ISHRÁQ

Cuando el Sol de la Sabiduría se levantó en el horizonte de la Santa

Dispensación de Dios, proclamó esta declaración todogloriosa: Aquellos que

poseen riqueza y están investidos con autoridad y poder tienen que mostrar la

más profunda consideración por la religión. En verdad, la religión es una luz

radiante y una fortaleza inexpugnable para la protección y el bienestar de los

pueblos del mundo, pues el temor de Dios impulsa al hombre a aferrarse

firmemente a lo que es bueno y a evitar toda maldad. Si se oscurece la lámpara

de la religión sobrevendrá el caos y la confusión y las luces de la

imparcialidad y la justicia, de la tranquilidad y la paz cesarán de brillar. De

ello dará testimonio todo hombre de entendimiento verdadero.

EL SEGUNDO ISHRÁQ

Hemos ordenado a toda la humanidad que establezca la Paz Menor, el más

seguro de todos los medios para la protección de la humanidad. Los soberanos del

mundo deben aferrarse a ella de común acuerdo, pues éste es el supremo

instrumento que puede garantizar la seguridad y el bienestar de todos los

pueblos y naciones. Verdaderamente ellos son las manifestaciones del poder de

Dios y las auroras de su autoridad. Imploramos al Todopoderoso que muníficamente

les ayude en aquello que conduzca al bienestar de sus súbditos. La Pluma de

Gloria ya ha dado anteriormente una completa explicación en relación con este

asunto; bienaventurados los que actúan de acuerdo con ella.

EL TERCER ISHRÁQ

Es obligación de todos cumplir los santos mandamientos de Dios, puesto que

ellos son el manantial de vida para el mundo. El cielo de la sabiduría divina

está iluminado con las dos luminarias de la consulta y la compasión, y el dosel

del orden mundial se levanta sobre los dos pilares de la recompensa y el

castigo.
EL CUARTO ISHRÁQ

En esta Revelación las huestes que pueden hacerla victoriosa son las huestes

de los hechos loables y de un carácter recto. El dirigente y comandante de estas

huestes ha sido siempre el temor de Dios, un temor que abarca a todas las cosas

y reina sobre todas las cosas.
EL QUINTO ISHRÁQ

Los Gobiernos deberían informarse cabalmente de las condiciones de aquellos

a quienes gobiernan y otorgarles categorías de acuerdo con sus virtudes y sus

méritos. Se ordena a todos los gobernantes y soberanos analizar este asunto con

el mayor cuidado, para que el traidor no usurpe la posición del fiel ni el

saqueador gobierne en lugar de quien es digno de confianza. Entre los

funcionarios que han dirigido esta Más Grande Prisión en el pasado, algunos,

alabado sea Dios, estaban adornados con la justicia, pero en cuanto a otros, Nos

refugiamos en Dios. Imploramos al Dios único y verdadero que los guíe para que

quizá no sean privados del fruto de la fe y la confiabilidad ni sean apartados

de la luz de la equidad y la justicia.
EL SEXTO ISHRÁQ

es la unión y la concordia entre los hijos de los hombres. Desde el comienzo

del tiempo la luz de la unidad ha derramado su fulgor divino sobre el mundo, y

el medio más grande para la promoción de la unidad es que los pueblos del mundo

entiendan el lenguaje y la escritura los unos de los otros. En anteriores

Epístolas hemos ordenado a los Fideicomisarios de la Casa de Justicia que o bien

elijan un idioma de entre los que existen actualmente o adopten uno nuevo, y de

igual modo seleccionen una escritura común; ambos deberán ser enseñados en todas

las escuelas del mundo. De este modo la tierra será considerada como un solo

país y un único hogar. El fruto más glorioso del árbol del conocimiento es esta

exaltada palabra: Todos vosotros sois los frutos de un solo árbol y las hojas de

una misma rama. Que ningún hombre se gloríe de que ama a su país, que más bien

se gloríe de que ama a su especie. Con respecto a esto hemos revelado

anteriormente lo que constituye el medio para la reconstrucción del mundo y la

unidad de las naciones. Benditos quienes lo alcanzan. Benditos quienes actúan de

acuerdo con ello.
EL SÉPTIMO ISHRÁQ

La Pluma de Gloria aconseja a todos en lo relativo a la instrucción y

educación de los niños. Ved lo que la Voluntad de Dios ha revelado a nuestra

llegada a la Ciudad Prisión y ha registrado en el Libro Más Sagrado.59 A cada

padre se le ha impuesto la obligación de instruir a su hijo y a su hija en el

arte de la lectura y la escritura, y en todo lo que se menciona en la Tabla

Santa. Si alguien rechaza lo que se le ha ordenado, entonces los Fideicomisarios

deberán tomar de él lo que sea necesario para la instrucción de sus hijos, si es

pudiente, y si no lo es, el asunto le corresponde a la Casa de Justicia.

Verdaderamente hemos hecho de ella un refugio para los pobres y los necesitados.

Aquel que educa a su hijo o al hijo de otro, es como si hubiera educado a un

hijo mío; sobre él sean mi Gloria, mi Amorosa Bondad y mi Munificencia, que han

abarcado al mundo.
EL OCTAVO ISHRÁQ

Este pasaje, ahora escrito por la Pluma de Gloria, se considera parte del

Libro Más Sagrado: A los hombres de la Casa de Justicia de Dios les han sido

encomendados los asuntos del pueblo. Ellos son, en verdad, los Fideicomisarios

de Dios entre sus siervos y las auroras de autoridad en Sus países.

¡Oh pueblo de Dios! Lo que educa al mundo es la Justicia, puesto que ella

está sostenida por dos pilares: la recompensa y el castigo. Estos dos pilares

son la fuente de vida para el mundo. Siendo así que para cada día hay un nuevo

problema y que para cada problema hay una solución adecuada, tales asuntos deben

remitirse a la Casa de Justicia para que los miembros de la misma actúen de

acuerdo con las necesidades y exigencias de los tiempos. Aquellos que, por amor

a Dios, se levantan para servir a su Causa son los receptáculos de la

inspiración divina procedente del Reino invisible. A todos les incumbe

obedecerles. Todos los asuntos de Estado deben ser remitidos a la Casa de

Justicia, pero los actos de adoración deben ser observados de acuerdo con lo que

Dios ha revelado en su Libro.

¡Oh pueblo de Bahá! Vosotros sois los lugares del amanecer del amor de Dios

y las auroras de su amorosa bondad. No mancilléis vuestras lenguas con la

maledicencia y la injuria de ningún alma, y proteged vuestros ojos de todo lo

indigno. Exponed lo que poseéis. Si es recibido favorablemente, vuestra

finalidad se habrá logrado; si no, protestar será en vano. Dejad tal alma a sí

misma y volveos al Señor, el Protector, el que Subsiste por Sí Mismo. No seáis

causa de dolor, mucho menos de discordias y peleas. Abrigamos la esperanza de

que logréis la verdadera educación al abrigo del árbol de sus tiernas mercedes y

de que actuéis de acuerdo con lo que Dios desea. Todos vosotros sois hojas de un

mismo árbol y gotas de un solo océano.
EL NOVENO ISHRÁQ

El propósito de la religión, tal como ha sido revelado desde el cielo de la

Santa Voluntad de Dios, es establecer la unidad y la concordia entre los pueblos

del mundo; no la convirtáis en causa de lucha y discordia. La religión de Dios y

su ley divina son los más potentes instrumentos y el más seguro de todos los

medios para hacer que la luz de la unidad alboree entre los hombres. El progreso

del mundo, el desarrollo de las naciones, la tranquilidad de los pueblos y la

paz de todos los que habitan en la tierra se hallan entre los principios y

ordenanzas de Dios. La religión otorga al hombre el más preciado de los dones,

ofrece la copa de la prosperidad, da la vida eterna y derrama beneficios

imperecederos sobre la humanidad. Incumbe a los jefes y gobernantes del mundo, y

en particular a los Fideicomisarios de la Casa de Justicia de Dios, esforzarse

al máximo para salvaguardar su posición, promover sus intereses y exaltar su

rango ante los ojos del mundo. De igual modo les corresponde informarse de las

condiciones de sus súbditos y familiarizarse con los asuntos y actividades de

las diversas comunidades de sus dominios. Exhortamos a las manifestaciones del

poder de Dios -los soberanos y gobernantes de la tierra- a levantarse y hacer

todo lo que esté en su mano para que quizás puedan desterrar la discordia de

este mundo e iluminarlo con la luz de la concordia.

Es responsabilidad de todos adherirse firmemente y observar lo que ha fluido

de nuestra Exaltadísima Pluma. Dios, el Verdadero, es mi testigo, y todos los

átomos existentes se ven impulsados a atestiguar que los medios conducentes a la

elevación, el progreso, la educación, la protección y la regeneración de los

pueblos de la tierra han sido claramente enumerados por Nos y revelados por la

Pluma de Gloria en los Libros Sagrados y las Tablas.

Imploramos a Dios que ayude benévolamente a sus siervos. Lo que este

Agraviado espera de todos es justicia y equidad. Que nadie se contente sólo con

escuchar; más bien les corresponde a todos meditar lo que este Agraviado ha

revelado. Juro por el Sol de la prolación, que brilla sobre el horizonte del

Reino del Todomisericordioso, que, si hubiese habido otro expositor u orador

perceptible Nosotros mismos no nos hubiéramos convertido en objeto de la

censura, el ridículo y la difamación del pueblo.

A nuestra llegada a 'Iráq encontramos a la Causa de Dios sumida en una

profunda apatía y a la brisa de la revelación divina acallada. La mayoría de los

creyentes estaban abatidos y desalentados, más aún, completamente perdidos y

muertos. Por ello, hubo un segundo toque de Trompeta, después del cual la Lengua

de Grandeza pronunció estas benditas palabras: "Hemos tocado la Trompeta por

segunda vez". De este modo el mundo entero fue reanimado por los alientos

vitalizadores de la inspiración y la revelación divinas.

Ciertas almas que ahora han salido resueltamente de detrás de los velos

tienen la intención de infligir daño a este Agraviado. Han obstaculizado y

negado la efusión de este inapreciable don.

¡Oh vosotros que juzgáis con imparcialidad! Si esta Causa ha de ser negada,

entonces, ¿qué otra causa podrá ser reivindicada o considerada digna de

aceptación?

Quienes se han apartado de la Causa de Dios están buscando diligentemente

reunir los Escritos Sagrados de esta Revelación; y, mediante gestos amistosos,

ya se las han arreglado para obtener algunos de estos Escritos de aquellos que

los tenían en su poder. Además, cuando se encontraban con seguidores de

cualquier religión, se hacían pasar por creyentes de la misma. Di: ¡Pereced en

vuestra ira! Verdaderamente Él ha aparecido con tan grande autoridad que ningún

hombre de visión, de oído, de perspicacia, de justicia o de equidad podría jamás

negarle. De ello da testimonio, en esta Hora resplandeciente, la Pluma de Aquel

que es el Antiguo de los Días.

¡Oh Jalíl! Mi gloria sea contigo. Exhortamos a los amados de Dios a realizar

buenas acciones para que quizá puedan ser ayudados misericordiosamente y se

aferren firmemente a lo que ha sido enviado desde el cielo de Su Revelación. Los

beneficios provenientes de estas palabras divinas descenderán sobre quienes

observan sus preceptos. Pedimos a Dios que les permita hacer lo que Le es grato

y aceptable, que conceda que actúen equitativamente y observen justicia en esta

Causa que se impone a todo, que los familiarice con sus Sagradas Escrituras y

dirija sus pasos hacia su recto Sendero.

Nuestro Exaltado Heraldo -que por Él se ofrenden las vidas de todos los

demás, salvo la suya- reveló determinadas leyes. No obstante, en el reino de Su

Revelación estas leyes fueron sometidas a nuestra sanción; de aquí que este

Agraviado haya puesto en vigor algunas de ellas incorporándolas al Kitáb-i-Aqdas

con palabras diferentes. Otras las hemos descartado. Él tiene la autoridad en su

mano. Él hace lo que desea y ordena lo que Le place. Él es el Todopoderoso, el

Todoalabado. También hay ordenanzas recién reveladas. Benditos aquellos que

alcanzan. Benditos los que cumplen sus preceptos.

El pueblo de Dios debe realizar el máximo esfuerzo para que el fuego del

odio y la malevolencia que está latente en los pechos de las razas y los pueblos

se extinga mediante las aguas vivas de la prolación y las exhortaciones de Aquel

que es el Deseo del mundo, y los árboles de la existencia humana se adornen con

excelente y maravilloso fruto. Él es, en verdad, el que advierte, el Compasivo,

el Todomunífico.

Que el esplendor de su gloria, que brilla sobre el horizonte de la

munificencia, sea sobre vosotros, oh pueblo de Bahá, sobre todo aquel que

permanezca firme y constante y sobre aquellos que estén versados en la Fe y

estén dotados de entendimiento verdadero.

En cuanto a tu pregunta relativa al interés y las ganancias en oro y plata:

Hace algunos años se reveló el siguiente pasaje desde el cielo del

Todomisericordioso, en honor de aquel que lleva el nombre de Dios y que posee el

título de Zaynu'l-Muqarrabín60 -que la gloria del Más Glorioso sea con él-. Él

(exaltada sea su Palabra) dice: Mucha gente tiene necesidad de ello. Porque si

no hubiese perspectivas de conseguir interés, los asuntos de los hombres se

derrumbarían o se trastornarían. Muy pocas veces se encuentra a una persona que

manifieste tal consideración hacia sus congéneres, hacia sus compatriotas o

hacia su propio hermano y se muestre tan solícito como para estar dispuesto a

conceder un préstamo en términos benevolentes.61 Por lo tanto, hemos prescrito,

como muestra de favor hacia los hombres, que el interés sobre el dinero sea

tratado como cualquier otra transacción comercial de las que son habituales

entre los hombres. Por consiguiente, ahora que este claro mandamiento ha

descendido desde el cielo de la Voluntad de Dios, es legal y apropiado cobrar

intereses sobre el dinero, para que los pueblos del mundo, en un espíritu de

amistad y camaradería, y con gozo y alegría, se dediquen con devoción a

magnificar el Nombre de Aquel que es el Bienamado de toda la humanidad.

Verdaderamente Él ordena de acuerdo con Su propia elección. Ahora ha hecho que

el interés cobrado por el dinero sea legal, del mismo modo que hizo que fuera

ilegal en el pasado. Él mantiene en su poder el reino de la autoridad. Él hace y

ordena. Él es, en verdad, el Ordenador, el Omnisapiente.

Da gracias a tu Señor, oh Zaynu'l-Muqarrabín, por este don manifiesto.

Muchos eclesiásticos de Persia, mediante innumerables tretas y ardides, han

subsistido gracias a las ganancias ilícitas obtenidas con la usura. Han tramado

maneras de dar a la forma externa de la usura una apariencia de legalidad.

Convierten en juguetes las leyes y ordenanzas de Dios, pero no entienden.

Sin embargo, éste es un asunto que debe llevarse con moderación y equidad.

Como prueba de sabiduría y en beneficio de las gentes, nuestra Pluma de Gloria

se ha abstenido de fijar sus límites. No obstante, exhortamos a los amados de

Dios a observar justicia y equidad y a hacer aquello que impulse a los amigos de

Dios a mostrarse tierna compasión y misericordia los unos hacia los otros. En

verdad, Él es el Consejero, el Compasivo, el Todomisericordioso. Quiera Dios que

a todos los hombres se les ayude muníficamente a observar lo que la Lengua del

Único Dios Verdadero ha proclamado. Y si ponen en práctica lo que hemos

promulgado, Dios -exaltada sea su gloria- con seguridad duplicará su parte

mediante el cielo de su favor. Verdaderamente Él es el Generoso, el Perdonador,

el Compasivo. Alabado sea Dios, el Más Exaltado, el Más Grande.

No obstante, se ha encomendado la dirección de estas cuestiones a los

hombres de la Casa de Justicia para que ellos las hagan cumplir de acuerdo con

las exigencias de los tiempos y los dictados de la sabiduría.

Una vez más exhortamos a todos los creyentes a observar justicia y equidad y

a mostrar amor y alborozo. Ellos son, de hecho, el pueblo de Bahá, los

compañeros del Arca Carmesí. Sea con ellos la paz de Dios, el Señor de todos los

Nombres, el Creador de los cielos.
LAWÆ-I-HIKMAT
Tabla de la Sabiduría

Esta Tabla iba dirigida a Áqá Mu¥ammad, distinguido creyente de la ciudad de

Qa'in a quien se le dio el sobrenombre de Nabíl-i-Akbar.62 A otro distinguido

creyente de Qá'in, Mullá Mu¥ammad-'Alí, se le conocía como Nabíl-i-Qá'iní.63 En

notación abjad, el nombre "Mu¥ammad" tiene el mismo valor numérico que "Nabíl".

Ésta es una Epístola que el Todomisericordioso ha enviado desde el Reino de

la Prolación. En verdad es un hálito de vida para quienes habitan en el reino de

la creación. ¡Glorificado sea el Señor de todos los mundos! En esta Epístola se

hace mención de aquel que magnifica el Nombre de Dios, su Señor, y que ha sido

llamado Nabíl en una importante Tabla.

¡Oh Mu¥ammad! Escucha la Voz procedente del Reino de Gloria, que llama en

voz alta desde el Árbol celestial que se ha elevado sobre la tierra de

Za'farán.64 Verdaderamente no hay otro Dios salvo Yo, el Omnisciente, el Sabio.

Sé como las brisas del Todomisericordioso para los árboles del reino de la

existencia y favorece su crecimiento mediante la potencia del Nombre de tu

Señor, el Justo, el Informado de Todo. Deseamos familiarizarte con lo que

servirá de recordatorio para el pueblo, para que echen a un lado las cosas

corrientes entre ellos y dirijan sus rostros hacia Dios, el Señor de los

sinceros.

Exhortamos a la humanidad en estos días en que el semblante de la Justicia

está manchado de polvo, en que las llamas de la falta de fe arden a gran altura

y se ha rasgado el manto de la sabiduría, en que la tranquilidad y la lealtad

han menguado y las pruebas y tribulaciones se han hecho severas, en que los

convenios se violan y los lazos se rompen, en que ningún hombre sabe diferenciar

la luz de la oscuridad ni distinguir la guía del error.

¡Oh pueblos del mundo! Abandonad toda maldad y aferraos a lo que es bueno.

Esforzaos por ser ejemplos resplandecientes para toda la humanidad y verdaderos

recordatorios de las virtudes de Dios entre los hombres. Aquel que se levante a

servir mi Causa debe manifestar mi sabiduría y dirigir todos sus esfuerzos a

eliminar la ignorancia de la tierra. Estad unidos en el consejo, sed uno en

pensamiento. Que cada amanecer sea mejor que su víspera y cada mañana más rica

que su ayer. El mérito del hombre reside en el servicio y la virtud, y no en la

pompa de las riquezas y la opulencia. Poned atención para que vuestras palabras

estén purificadas de ociosas fantasías y deseos mundanos y para que vuestras

acciones estén limpias de astucias y sospechas. No disipéis la riqueza de

vuestras preciosas vidas en pos de una inclinación perversa y corrupta, ni

dejéis que vuestros esfuerzos se empleen en promover vuestro interés personal.

Sed generosos en vuestros días de abundancia y pacientes en la hora del

quebranto. A la adversidad le sigue el éxito y el regocijo viene tras la pena.

Guardaos de la ociosidad y la pereza, aferraos a lo que beneficie a la

humanidad, ya seáis jóvenes o viejos, de alto rango o humildes. Cuidado, no sea

que sembréis la cizaña de la discordia entre los hombres o plantéis las espinas

de la duda en los corazones puros y radiantes.

¡Oh bienamados del Señor! No cometáis aquello que ensucie la límpida

corriente del amor o destruya la dulce fragancia de la amistad. ¡Por la rectitud

del Señor! Habéis sido creados para mostrar amor unos por otros, y no

perversidad y rencor. No os enorgullezcáis en el amor a vosotros mismos, sino en

el amor a vuestros congéneres. No os gloriéis en el amor a vuestra patria, sino

en el amor a toda la humanidad. Que vuestro ojo sea casto, vuestra mano leal,

vuestra lengua veraz y vuestro corazón esclarecido. No degradéis la posición de

los eruditos en Bahá y no menospreciéis el rango de los gobernantes que

administran justicia entre vosotros. Poned vuestra confianza en el ejército de

la justicia, ceñid la armadura de la sabiduría, que vuestro adorno sea el perdón

y la clemencia, y aquello que alegre los corazones de los favorecidos de Dios.

¡Por mi vida! Tus quejas Me han sumido en la aflicción. No mires a los hijos

del mundo y todas sus acciones, sino fija tu vista en Dios y en su dominio sin

fin. Verdaderamente Él te recuerda aquello que es la fuente de deleite para toda

la humanidad. Bebe la vivificante agua de dichosa alegría del cáliz de la

prolación ofrecido por el Manantial de la Revelación divina, Aquel que ha hecho

mención de ti en esta poderosa fortaleza. Esfuérzate al máximo por establecer la

palabra de la verdad con elocuencia y sabiduría y por disipar la falsedad de la

faz de la tierra. Así te lo ordena la Aurora del conocimiento divino desde este

luminoso horizonte.

¡Oh tú que hablas en mi Nombre! Analiza a la gente y lo que ha hecho en Mis

días. A uno de los gobernantes le revelamos aquello que sobrepasa en poder a

todos los habitantes de la tierra, y le pedimos que Nos pusiera cara a cara con

los hombres eruditos de esta época, para poder exponer para él el testimonio de

Dios, sus pruebas, su gloria y su majestad; con ello no teníamos otra intención

que no fuera el más elevado bien. No obstante, él cometió lo que ha hecho

lamentarse a los moradores de las ciudades de la justicia y la equidad. De esta

forma se ha juzgado entre Yo y él. Verdaderamente tu Señor es el Ordenador, el

Informado de Todo. En circunstancias como las que ves, ¿cómo puede el Ave

Celestial remontarse en la atmósfera de los misterios divinos cuando se han

golpeado sus alas con las piedras de la ociosa fantasía y del odio amargo, y se

le ha arrojado a una prisión construida con una piedra que no cede? ¡Por la

rectitud de Dios! La gente ha perpetrado una lamentable injusticia.

Por lo que se refiere a tus afirmaciones sobre el comienzo de la creación,

ésta es una cuestión sobre la cual las ideas varían en razón de las divergencias

en el pensamiento y las opiniones de los hombres. Si afirmases que la creación

siempre existió y continuará existiendo, sería verdad; o si afirmases esa misma

idea tal como se menciona en las Sagradas Escrituras, no habría duda alguna al

respecto, puesto que ha sido revelada por Dios, el Señor de los mundos. En

verdad, Él era un tesoro oculto. Ésta es una posición que jamás podrá

describirse, ni tan siquiera aludirse a ella. Y en la posición de "Deseé darme a

conocer", Dios existía, y su creación siempre había existido bajo su amparo

desde el principio que no tiene principio, además de venir precedida por una

Primeridad65 que no puede ser considerada primeridad y estar originada por una

Causa inescrutable incluso para todos los hombres de erudición.

Lo que existe ha existido antes, pero no en la forma que ves hoy. El mundo

de la existencia surgió del calor generado por la interacción entre la fuerza

activa y aquella que es su receptáculo. Estas dos son la misma, y sin embargo

son diferentes. De este modo, el Gran Anuncio te informa acerca de esta gloriosa

estructura. Los que comunican la influencia generadora y los que reciben su

impacto son creados, en realidad, a través de la irresistible Palabra de Dios,

que es la Causa de la creación entera, mientras que todos los demás excepto su

Palabra no son sino criaturas y efectos de la misma. Verdaderamente tu Señor es

el Expositor, el Todosabio.

Sabe que, por otra parte, la Palabra de Dios -exaltada sea su gloria- es más

elevada y muy superior a lo que los sentidos pueden percibir, pues está

purificada de toda propiedad o sustancia. Trasciende las limitaciones de los

elementos conocidos y está exaltada por encima de todas las sustancias

esenciales reconocidas. Se hizo manifiesta sin ninguna sílaba ni sonido y no es

sino el Mandamiento de Dios que impregna todas las cosas creadas. Nunca se ha

retirado del mundo del ser. Es la gracia de Dios que todo lo penetra, de la cual

emana toda gracia. Es una entidad muy apartada de todo lo que es y de todo lo

que será.

Somos remisos a extendernos sobre este tema, pues los descreídos han

inclinado sus oídos hacia Nosotros para escuchar aquello que les permitiría

poner reparos triviales a Dios, el que Ayuda en el Peligro, el que Subsiste por

Sí Mismo. Y como son incapaces de alcanzar los misterios del conocimiento y de

la sabiduría a partir de lo que ha sido revelado por la Fuente del esplendor

divino, se alzan en protesta y prorrumpen en griterío. Pero es correcto decir

que ellos ponen objeciones a lo que comprenden, no a las explicaciones dadas por

el Expositor ni a las verdades dadas a conocer por el Único Dios verdadero, el

Conocedor de cosas invisibles. Todas y cada una de sus objeciones se vuelven

contra ellos mismos, y juro por tu vida que están desprovistos de entendimiento.

Cada cosa necesariamente ha de tener un origen y cada edificio un

constructor. Verdaderamente, la Palabra de Dios es la Causa que ha precedido al

mundo contingente, un mundo que está adornado con los esplendores del Antiguo de

los Días y, sin embargo, se renueva y se regenera a cada instante.

Inconmensurablemente exaltado es el Dios de Sabiduría que ha erigido esta

sublime estructura.

Observa el mundo y recapacita un momento sobre él. El mundo desvela ante tus

ojos el libro de su propio ser y revela lo que la Pluma de tu Señor, el

Modelador, el Informado de todo, ha inscrito en él. Te familiarizará con lo que

existe dentro de él y encima de él, y te dará explicaciones tan claras como para

hacerte independiente de todo expositor elocuente.

Di: En su esencia, la Naturaleza es la encarnación de mi Nombre, el Hacedor,

el Creador. Sus manifestaciones están diversificadas por diferentes causas, y en

esta diversidad hay signos para los hombres de discernimiento. La Naturaleza es

la Voluntad de Dios y su expresión en el mundo contingente y a través del mismo.

Es un designio divino impuesto por el Ordenador, el Todosabio. Si alguien

afirmara que es la Voluntad de Dios manifestada en el mundo del ser, nadie

debería cuestionar esta declaración. Está dotada de un poder cuya realidad no

consiguen captar los eruditos. De hecho, un hombre de discernimiento no puede

percibir nada en ella salvo el refulgente resplandor de nuestro Nombre, el

Creador. Di: Ésta es una existencia que no conoce deterioro, y la misma

Naturaleza se halla sumida en la perplejidad ante sus revelaciones, sus pruebas

irrefutables y su gloria refulgente que han circundado al universo.

No resulta apropiado que dirijas tu mirada hacia tiempos remotos o más

recientes. Haz mención de este Día y magnifica lo que ha aparecido en él. En

verdad, esto será suficiente para toda la humanidad. Ciertamente, las

explicaciones y los discursos que explican estas cosas hacen que se hielen los

espíritus. Te incumbe hablar de tal modo que hagas que los corazones de los

creyentes verdaderos se enciendan y sus cuerpos se encumbren.

Quien hoy crea firmemente en el renacimiento del hombre y sea plenamente

consciente de que Dios, el Exaltadísimo, posee una ascendencia suprema y ejerce

autoridad absoluta sobre esta nueva creación, ciertamente tal hombre se cuenta

entre aquellos que están dotados de perspicacia en esta grandísima Revelación.

De esto da testimonio todo creyente de discernimiento.

Camina muy por encima del mundo del ser mediante el poder del Más Grande

Nombre, para que seas consciente de los misterios inmemoriales y estés enterado

de lo que nadie está enterado. Verdaderamente tu Señor es el Auxiliador, el

Omnisciente, el Informado de todo. Sé como una arteria palpitante que late en el

cuerpo de la creación entera, para que por medio del calor generado por este

movimiento aparezca aquello que vivifique los corazones de los que dudan.

En el tiempo en que Nosotros estuvimos ocultos tras incontables velos de

luz, tú conversaste conmigo y contemplaste las luminarias del cielo de mi

sabiduría y las olas del océano de mi prolación. Verdaderamente tu Señor es el

Veraz, el Fiel. Grande, en verdad, es la bienaventuranza de quien ha alcanzado

las generosas efusiones de este océano en los días de su Señor, el Más Generoso,

el Todosabio.

Durante nuestra estancia en Iraq, cuando estuvimos en la casa de un tal

Majíd, expusimos claramente para ti los misterios de la creación y el origen, la

culminación y la causa de la misma. No obstante, desde nuestra partida Nos hemos

limitado a esta afirmación: "Verdaderamente no hay otro Dios salvo Yo, el

Siempre Perdonador, el Generoso".

Enseña la Causa de Dios con palabras que hagan que las zarzas se enciendan y

que el llamamiento: "Verdaderamente no hay otro Dios salvo Yo, el Todopoderoso,

el Irrestringido" se eleve desde ellas. Di: La palabra humana es una esencia que

aspira a ejercer su influencia y necesita moderación. En cuanto a su influencia,

está condicionada al refinamiento, que a su vez depende de que los corazones

sean desprendidos y puros. En cuanto a su moderación, ésta tiene que estar

combinada con el tacto y la sabiduría, según lo prescrito en las Sagradas

Escrituras y Tablas. Medita sobre aquello que fluye del cielo de la Voluntad de

tu Señor, Aquel que es la Fuente de toda gracia, para que puedas captar el

significado que se le quiso dar y que está guardado en las sagradas

profundidades de las Sagradas Escrituras.

Quienes han rechazado a Dios y se adhieren firmemente a la Naturaleza tal

cual es en sí misma, verdaderamente están desprovistos de conocimiento y

sabiduría. Ellos son, en verdad, de aquellos que se han extraviado. No han

podido alcanzar la encumbrada cima y no han logrado el propósito último; por lo

tanto, sus ojos se cerraron y sus pensamientos discrepan, mientras que los

dirigentes entre ellos han creído en Dios y en su invencible soberanía. De ello

da testimonio tu Señor, el que Ayuda en el Peligro, el que Subsiste por Sí

Mismo.

Cuando los ojos del pueblo del Este quedaron cautivados por las artes y

maravillas del Oeste, vagaron muy turbados por el yermo de las causas

materiales, inconscientes de Aquel que es el Causador de las Causas y el

Sustentador de las mismas, en tanto que los hombres que fueron fuente y

manantial de la Sabiduría jamás negaron al Impulso motor que se encuentra tras

estas causas, ni al Creador y Origen de las mismas. Tu Señor sabe; sin embargo,

la mayoría de la gente no sabe.

Ahora, por amor a Dios, el Señor de los Nombres, Nos hemos fijado la tarea

de mencionar en esta Tabla ciertos relatos de los sabios,66 para que gracias a

ellos los ojos de la gente se abran y ésta esté completamente segura de que Él

en verdad es el Hacedor, el Omnipotente, el Creador, el Originador, el

Omnisciente, el Todosabio.

Aunque se reconoce que los eruditos contemporáneos son muy competentes en

filosofía y en las artes y los oficios, sin embargo, si alguien observase con

ojo discriminador, fácilmente comprendería que la mayor parte de ese

conocimiento lo han adquirido de los sabios del pasado, pues fueron ellos

quienes sentaron las bases de la filosofía, erigieron su estructura y

fortalecieron sus pilares. De este modo te informa tu Señor, el Antiguo de los

Días. Los sabios de antaño adquirieron su conocimiento de los Profetas, por

cuanto estos últimos fueron los Exponentes de la filosofía divina y los

Reveladores de los misterios celestiales. Los hombres bebieron de las aguas

vivas y cristalinas de sus palabras, mientras otros se contentaron con los

desperdicios. Cada uno recibe una porción según su medida. Verdaderamente Él es

el Equitativo, el Sabio.

Empédocles, que se distinguió en filosofía, fue contemporáneo de David,

mientras que Pitágoras vivió en tiempos de Salomón, hijo de David, y obtuvo la

Sabiduría del tesoro de la posición profética. Fue él quien afirmó haber oído el

sonido susurrante de los cielos y haber alcanzado la posición de los ángeles. En

verdad, tu Señor expondrá claramente todas las cosas, si Le place.

Verdaderamente Él es el Sabio, el que todo lo penetra.

La esencia y los fundamentos de la filosofía han emanado de los Profetas.

Que la gente difiera respecto al significado intrínseco y los misterios de la

misma debe atribuirse a la divergencia de sus opiniones y pensamientos.

Gustosamente te referiremos lo siguiente: En cierta ocasión, uno de los Profetas

estaba comunicando a su gente lo que el Señor Omnipotente Le había inspirado.

Verdaderamente tu Señor es el Inspirador, el Bondadoso, el Exaltado. Cuando la

fuente de sabiduría y elocuencia brotó del manantial de Su prolación y el vino

del conocimiento divino embriagó a aquellos que habían buscado su umbral, Él

exclamó: "¡Mirad! Todos están llenos del Espíritu". Entre la gente hubo quien se

aferró firmemente a esta afirmación y, actuando de acuerdo con sus propias

fantasías, concibió la idea de que el espíritu penetraba o entraba literalmente

en el cuerpo y, mediante extensas exposiciones, presentó pruebas para justificar

esta idea; y diversos grupos de personas siguieron sus pasos. Mencionar sus

nombres en este punto o darte cuenta de los mismos en detalle sería prolijo y se

apartaría del tema principal. Verdaderamente tu Señor es el Todosabio, el

Omnisciente. Hubo también quien participó del vino escogido cuyo sello había

sido roto por la Llave de la Lengua de Aquel que es el Revelador de los Versos

de tu Señor, el Bondadoso, el Más Generoso.

Ciertamente, los filósofos no han negado al Antiguo de los Días. La mayoría

de ellos fallecieron deplorando su fracaso en sondear su misterio, como algunos

de ellos lo han atestiguado. En verdad, tu Señor es el Consejero, el Informado

de todo.

Piensa en Hipócrates, el médico. Él fue uno de los eminentes filósofos que

creyeron en Dios y reconocieron su soberanía. Después de él vino Sócrates, que

ciertamente era sabio, cabal y recto. Practicaba la negación de sí mismo,

reprimía sus apetitos de deseos egoístas y se apartaba de los placeres

materiales. Se retiró a las montañas, donde habitó en una cueva. Disuadió a los

hombres de adorar ídolos y les enseñó el camino de Dios, el Señor de la

Misericordia, hasta que los ignorantes se levantaron contra él, le arrestaron y

le dieron muerte en la cárcel. De este modo te lo relata esta Pluma que se mueve

rápidamente. ¡Qué penetrante visión de la filosofía tenía este hombre eminente!

Él es el más distinguido de todos los filósofos y estaba muy versado en la

sabiduría. Somos testigos de que él es uno de los héroes en este campo y un

destacado paladín consagrado a ella. Tenía un profundo conocimiento de las

ciencias que eran comunes entre los hombres, así como también de las que estaban

veladas a sus mentes. Me parece que bebió un trago cuando el Más Grande Océano

se desbordó con sus relucientes aguas vivas. Fue él quien captó en las cosas una

naturaleza única, atenuada, penetrante, que tenía gran semejanza con el espíritu

humano, y descubrió que esta naturaleza era distinta de la sustancia de las

cosas en su forma refinada. Él tenía una opinión especial sobre este importante

tema. Si preguntases a los sabios mundanos de esta generación acerca de esta

exposición, serías testigo de su incapacidad para captarla. Verdaderamente tu

Señor habla la verdad, pero la mayoría del pueblo no comprende.

Después de Sócrates vino el divino Platón, que era discípulo suyo y ocupó la

cátedra de la filosofía como su sucesor. Él reconoció su creencia en Dios y en

sus signos, que penetran todo lo que ha sido y lo que será. Luego vino

Aristóteles, el famoso hombre de conocimiento. Él fue quien descubrió el poder

de la materia gaseosa. Estos hombres que destacan como líderes de las gentes y

son preeminentes entre ellas reconocieron todos y cada uno de ellos su creencia

en el Ser inmortal que tiene en su poder las riendas de todas las ciencias.

También te citaré la invocación expresada por Balinús, que estaba

familiarizado con las teorías expuestas por el Padre de la Filosofía, relativas

a los misterios de la creación, tal como están explicadas en sus tablas de

crisólito, para que todos estén completamente seguros de lo que hemos dilucidado

para ti en esta Tabla manifiesta, la cual, si se aprieta con la mano de la

equidad y del conocimiento, producirá el espíritu de vida para la vivificación

de todas las cosas creadas. Grande es la bendición de aquel que nada en este

océano y celebra la alabanza de su Señor, el Bondadoso, el Bienamado. En verdad,

las brisas de la revelación divina se propagan de los versos de tu Señor, de tal

manera que nadie puede cuestionar su verdad, excepto aquellos que están privados

de oído, de visión, de entendimiento y de toda facultad humana. Verdaderamente

tu Señor da testimonio de esto y, sin embargo, la gente no entiende.

Este hombre ha dicho: "Yo soy Balinús, el sabio, el que hace maravillas, el

que fabrica talismanes". Sobrepasó a todos los demás en la difusión de las artes

y las ciencias y se remontó a las más elevadas cimas de humildad y súplica.

Presta atención a lo que él dijo rogando al que todo lo posee, el Más Exaltado:

"Estoy en presencia de mi Señor, ensalzando sus dones y sus dádivas y alabándole

con lo que Él alaba su propio Ser, para que me convierta en fuente de bendición

y guía para los hombres que reconocen mis palabras". Y además él dice: "¡Oh

Señor! Tú eres Dios, y no hay Dios sino Tú. Tú eres el Creador, y no hay otro

creador excepto Tú. Auxíliame con tu gracia y fortaléceme. Mi corazón está

sobrecogido de inquietud, mis miembros tiemblan, he perdido la razón y mi mente

me ha fallado. Concédeme fortaleza y permite que mi lengua se exprese con

sabiduría". Y dice además: "Tú eres en verdad el Conocedor, el Sabio, el

Poderoso, el Compasivo". Fue este hombre erudito quien se informó de los

misterios de la creación y percibió las sutilezas que están atesoradas en los

escritos herméticos.67

No deseamos hacer mención de nada más, pero expresaremos lo que el Espíritu

ha instilado en mi corazón. En verdad, no existe otro Dios más que Él, el

Conocedor, el Poderoso, el que Ayuda en el Peligro, el Más Excelente, el

Todoalabado. ¡Por mi vida! En este Día el Árbol celestial es remiso a proclamar

al mundo nada que no sea esta afirmación: "Verdaderamente no hay otro Dios salvo

Yo, el Sin Par, el Informado de todo".

Si no fuera por el amor que siento por ti, no habría pronunciado una sola

palabra de lo que se ha mencionado. Aprecia el valor de esta posición y

presérvala como preservarías tu propio ojo, y sé de aquellos que están

verdaderamente agradecidos.

Tú sabes bien que no hemos estudiado en los libros que poseen los hombres y

no hemos adquirido el conocimiento corriente entre ellos, y, no obstante,

siempre que deseamos citar los dichos de los eruditos y los sabios,68 al poco

aparece ante el rostro de tu Señor en forma de tabla todo lo que ha aparecido en

el mundo y está revelado en los Libros Sagrados y en las Escrituras. De esta

forma hemos puesto por escrito lo que el ojo percibe. Verdaderamente su

conocimiento abarca la tierra y los cielos.

Ésta es una Tabla en la que la Pluma del Invisible ha registrado el

conocimiento de todo lo que ha sido y de todo lo que será, un conocimiento que

ningún otro salvo mi maravillosa Lengua puede interpretar. En verdad, mi corazón

tal como es ha sido purificado por Dios de los conceptos de los eruditos y está

santificado de las expresiones de los sabios. En verdad no refleja nada salvo

las revelaciones de Dios. De esto da testimonio la Lengua de Grandeza en este

Libro perspicuo.

Di: ¡Oh gentes de la tierra! Tened cuidado de que ninguna referencia a la

sabiduría os prive de su Fuente ni os aparte del Punto de su Amanecer. Dirigid

vuestros corazones hacia el Señor, el Educador, el Todosabio.

Para cada región hemos prescrito una parte, para cada ocasión una porción

asignada, para cada pronunciamiento un tiempo señalado y para cada situación una

observación acertada. Piensa en Grecia. Durante un prolongado período hicimos de

ella la Sede de la Sabiduría. Sin embargo, cuando llegó la hora señalada, su

trono fue perturbado, su lengua cesó de hablar, su luz menguó y su bandera fue

arriada. De esta manera concedemos y retiramos. Verdaderamente tu Señor es el

que da y el que quita, el Poderoso, el Potente.

En todos los países hemos establecido una luminaria del conocimiento, y

cuando se aproxime el tiempo preordinado, brillará resplandeciente sobre su

horizonte, tal como ha sido decretado por Dios, el Omnisciente, el Todosabio. Si

fuese nuestra voluntad, somos plenamente capaces de describirte lo que existe en

todos los países o lo que ha sucedido en ellos. En verdad, el conocimiento de tu

Señor empapa los cielos y la tierra.

Sabe, además, que las gentes de antaño produjeron cosas que los eruditos

contemporáneos son incapaces de producir. Te recordamos a Murtus, que fue uno de

los doctos. Inventó un instrumento que transmitía el sonido a una distancia de

sesenta millas. Otros, aparte de él, también descubrieron cosas que nadie de

esta época ha contemplado. Verdaderamente tu Señor revela en cada época lo que

Le place, como una muestra de sabiduría de su parte. Él es, en verdad, el

supremo Ordenador, el Todosabio.

Un verdadero filósofo jamás negaría a Dios ni sus pruebas, sino más bien

reconocería su gloria y su abrumadora majestad, la cual eclipsa a todas las

cosas creadas. En verdad amamos a esos hombres de conocimiento que sacaron a la

luz cosas que fomentan los mejores intereses de la humanidad y les ayudamos

mediante la potencia de nuestro mandato, pues bien capaces somos de lograr

nuestro propósito.

Cuidado, oh mis bienamados, no sea que menospreciéis los méritos de mis

siervos eruditos, a quienes Dios ha escogido muníficamente para que sean los

exponentes de su Nombre "el Modelador" entre la humanidad. Esforzaos al máximo

por hacer progresar artes y empresas de las cuales todos, ya sean jóvenes o

viejos, se puedan beneficiar. Nos hemos librado de esos ignorantes que

inocentemente imaginan que la Sabiduría es dar rienda suelta a las ociosas

imaginaciones de uno y repudiar a Dios, el Señor de todos los hombres, como en

la actualidad oímos decir a algunos negligentes.

Di: El comienzo de la Sabiduría y el origen de la misma es reconocer todo lo

que Dios ha manifestado claramente, pues a través de su potencia han sido

firmemente establecidos los fundamentos del arte de gobernar, que es un escudo

para la preservación del cuerpo de la humanidad. Medita un momento para que

percibas lo que mi exaltadísima Pluma ha proclamado en esta Tabla maravillosa.

Di, todos los temas relacionados con los asuntos de Estado que has presentado

para tratar caen bajo la sombra de una de las palabras enviadas desde el cielo

de su gloriosa y su exaltada prolación. De este modo te hemos relatado aquello

que vigorizará tu corazón, dará solaz a tus ojos y te permitirá levantarte para

promover su Causa entre todos los pueblos.

¡Oh mi Nabíl! Que nada te apene; más bien, regocíjate con rebosante alegría,

pues he mencionado tu nombre, he vuelto mi corazón y mi rostro hacia ti y he

conversado contigo mediante esta irrefutable e importante exposición. Medita en

tu corazón acerca de las tribulaciones que he sufrido, el encarcelamiento y el

cautiverio que he soportado, los padecimientos que Me han acaecido y las

acusaciones que la gente ha vertido en mi contra. Mira cómo verdaderamente están

envueltos en un lastimoso velo.

Cuando la disertación llegó a este punto apareció la aurora de los misterios

divinos y se extinguió la luz de la prolación. Que su gloria sea sobre las

personas de sabiduría, como ha sido ordenado por Aquel que es el Todopoderoso,

el Todoalabado.

Di: Magnificado sea tu Nombre, ¡oh Señor mi Dios! Te ruego por tu Nombre,

por medio del cual brilló resplandeciente el esplendor de la luz de la sabiduría

cuando los cielos de la prolación divina se pusieron en movimiento entre la

humanidad, que me ayudes generosamente con tus confirmaciones celestiales y me

permitas exaltar tu Nombre entre tus siervos.

¡Oh Señor! Hacia Ti he vuelto mi rostro, desprendido de todo excepto de Ti y

adhiriéndome firmemente al borde del manto de tus múltiples bendiciones. Suelta,

por tanto, mi lengua para proclamar lo que cautive las mentes de los hombres y

regocije sus almas y sus espíritus. Fortaléceme luego en tu Causa, de tal modo

que el predominio de los opresores entre tus criaturas no me pueda estorbar ni

me pueda retener el ataque de los descreídos entre aquellos que moran en tu

reino. Hazme como una lámpara que brille en todas tus tierras, para que sean

guiados por su resplandor aquellos en cuyos corazones brilla la luz de tu

conocimiento y perdura el anhelo por tu amor.

Verdaderamente potente eres Tú para hacer todo cuanto Te place y en tu mano

tienes el reino de la creación. No hay otro Dios sino Tú, el Todopoderoso, el

Todosabio.
ASL-I-KULLU'L-KHAYR
Palabras de Sabiduría
En el Nombre de Dios, el Exaltado, el Altísimo.

La fuente de todo bien es la confianza en Dios, la sumisión a sus mandatos y

la complacencia con su santa voluntad y agrado.

La esencia de la sabiduría es el temor de Dios, el terror de su azote y su

castigo, y el miedo a su justicia y su decreto.

La esencia de la religión es dar testimonio de lo que el Señor ha revelado y

seguir lo que Él ha ordenado en su poderoso Libro.

La fuente de toda gloria es aceptar todo aquello que el Señor otorga y

contentarse con lo que Dios ordena.

La esencia del amor es que el hombre dirija su corazón hacia el Amado y se

aparte de todo menos de Él, y no desear nada que no sea el deseo de su Señor.

El verdadero recuerdo es hacer mención del Señor, el Todoalabado, y

olvidarse de todo excepto de Él.

La verdadera confianza es que el siervo ejerza su profesión y su vocación en

este mundo, que se aferre al Señor y que no busque nada salvo su gracia, puesto

que en sus manos está el destino de todos sus siervos.

La esencia del desprendimiento es que el hombre vuelva su rostro hacia las

cortes del Señor, llegue a su Presencia, contemple su Semblante y dé testimonio

ante Él.

La esencia del entendimiento es atestiguar nuestra propia pobreza y

someternos a la Voluntad del Señor, el Soberano, el Benévolo, el Todopoderoso.

La fuente del valor y del poder es la promoción de la Palabra de Dios y la

firmeza en su Amor.

La esencia de la caridad es que el siervo refiera las bendiciones de su

Señor y le dé gracias en todo momento y en todas las circunstancias.

La esencia de la fe es ser parco en palabras y abundante en hechos; aquel

cuyas palabras sobrepasan a sus hechos, sabed, en verdad, que su muerte es mejor

que su vida.

La esencia de la verdadera seguridad es guardar silencio, mirar el fin de

las cosas y renunciar al mundo.

El comienzo de la magnanimidad es cuando el hombre gasta su fortuna en sí

mismo, en su familia y en los pobres entre los hermanos en su Fe.

La esencia de la riqueza es el amor por Mí; aquel que Me ama es el poseedor

de todas las cosas y aquel que no Me ama es, de hecho, de los pobres e

indigentes. Esto es lo que ha revelado el Dedo de Gloria y Esplendor.

La fuente de todo mal es que el hombre se aparte de su Señor y ponga su

corazón en cosas impías.

El fuego más ardiente es poner en duda los signos de Dios, cuestionar

ociosamente lo que Él ha revelado, negarle y mostrarse orgulloso ante Él.

La fuente de toda erudición es el conocimiento de Dios, exaltada sea su

Gloria, y esto no puede alcanzarse sino mediante el conocimiento de su

Manifestación Divina.

La esencia del envilecimiento es salir de debajo de la sombra del

Misericordioso y buscar el amparo del Malvado.

La fuente del error es no creer en el Dios Único y verdadero, confiar en

otra cosa que no sea Él y huir de su Decreto.

La verdadera pérdida es la de aquel cuyos días se han consumido en completa

ignorancia de su propio ser.

La esencia de todo lo que te hemos revelado es la Justicia; y ésta consiste

en que el hombre se libere de la ociosa fantasía y de la imitación, que sepa

percibir con el ojo de la unidad Su gloriosa obra y que investigue todas las

cosas con ojo perspicaz.

De este modo te hemos instruido y te hemos manifestado Palabras de

Sabiduría, para que estés agradecido al Señor tu Dios y te gloríes de ello entre

todas las gentes.
LAWÆ-I-MAQSÚD
Tabla de Maqsúd

En lugar de dirigirse directamente a Bahá'u'lláh, los bahá'ís, por respeto,

escribían a su amanuense, Mírzá Áqá Ján, llamado "Siervo de Dios" y "Asistente".

La respuesta venía en forma de una carta de Mírzá Áqá Ján, en la que citaba

palabras de Bahá'u'lláh, pero que, de hecho, era dictada en su totalidad por

Bahá'u'lláh. Por ello, todas las partes de la Tabla, incluso aquellas que

aparentemente contienen palabras de Mírzá Áqá Ján, son Escritura Sagrada

revelada por Bahá'u'lláh. La Tabla de Maqsúd está escrita de esta forma. Iba

dirigida a Mírzá Maqsúd, uno de los primeros creyentes que en aquel tiempo

vivían en Damasco y en Jerusalén.

Él es Dios, exaltado sea Él, el Señor de Majestad y Poder.

Una alabanza que sea exaltada por encima de toda mención o descripción es

digna del Adorado, el Poseedor de todas las cosas visibles e invisibles, que ha

permitido al Punto Primordial revelar incontables Libros y Epístolas, y que

mediante la potencia de su Sublime Palabra ha llamado a la existencia a la

creación entera, ya sea de las generaciones anteriores o de las más recientes.

En cada ciclo y edad, de conformidad con su trascendente sabiduría, Él ha

enviado un Mensajero divino para reanimar a las almas desalentadas y abatidas

con las aguas vivas de Su Prolación, Uno que es en verdad el Expositor, el

verdadero Intérprete, puesto que el hombre es incapaz de comprender lo que fluye

de la Pluma de Gloria y lo que está registrado en sus Libros celestiales. En

todo tiempo y en toda condición los hombres necesitan que alguien les exhorte,

les guíe y les instruya y enseñe. Por lo tanto, Él ha enviado a sus Mensajeros,

a sus Profetas y a sus elegidos para que familiaricen a la gente con el

propósito divino, que subyace en la revelación de los Libros y en el surgimiento

de los Mensajeros, para que todos conozcan el fideicomiso de Dios que está

latente en la realidad de cada alma.

El hombre es el Talismán supremo. Sin embargo, la falta de educación

adecuada le ha privado de aquello que posee intrínsecamente. Por una sola

palabra procedente de la boca de Dios fue llamado a la existencia; por una

palabra más se le guió a reconocer la Fuente de su educación; aun por otra

palabra fueron salvaguardados su posición y su destino. El Gran Ser dice:

Considerad al hombre como una mina rica en gemas de inestimable valor. La

educación puede, ella sola, hacer que revele sus tesoros y permitir que la

humanidad se beneficie de ellos. Si algún hombre meditase sobre lo que han

revelado las Escrituras enviadas desde el cielo de la santa Voluntad de Dios,

fácilmente reconocería que el propósito de las mismas es que todos los hombres

sean considerados como una sola alma, para que el sello que lleva las palabras

"El Reino será de Dios" pueda ser estampado en todos los corazones, y la luz de

la generosidad, la gracia y la misericordia divinas pueda envolver a toda la

humanidad. El Dios único y verdadero -exaltada sea su gloria- no ha deseado nada

para Sí mismo. La fidelidad del género humano no Le es de utilidad ni Le

perjudica su perversidad. El Ave del Reino de la Prolación proclama

continuamente este llamamiento: "Todo lo he dispuesto para ti, y a ti, también,

para ti mismo." Si los eruditos y hombres de sabiduría mundana de esta época

permitieran que la humanidad aspirara la fragancia de la camaradería y el amor,

todo corazón comprensivo captaría el significado de la verdadera libertad y

descubriría el secreto de la paz imperturbable y de la serenidad absoluta. Si la

tierra alcanzara esta posición y se iluminara con su luz, entonces, en verdad,

se podría decir de ella: "No veréis en ella ni hondonadas ni lomas salientes".69

Que la bendición y la paz sean con Aquel70 por cuyo advenimiento Bathá71 se

ha engalanado con sonrisas, y los suaves aromas de cuya vestidura han derramado

su fragancia sobre toda la humanidad; con Aquel que vino a proteger a los

hombres de lo que les perjudica aquí en el mundo. Exaltada, inmensamente

exaltada está su posición por encima de la glorificación de todos los seres y

santificada está ella de la alabanza de la creación entera. Mediante su

advenimiento se erigió el tabernáculo de la estabilidad y el orden en todo el

mundo y se enarboló el estandarte del conocimiento entre las naciones. Que las

bendiciones sean también con sus parientes y con sus compañeros, por medio de

los cuales se izó el estandarte de la unidad de Dios y de su singularidad y se

desplegaron las enseñas del triunfo celestial. Por de medio ellos la religión de

Dios se estableció firmemente entre sus criaturas, y su Nombre fue magnificado

entre sus siervos. Le ruego a Él (exaltado sea) que proteja a su Fe del daño de

sus enemigos, que rompieron los velos, los rasgaron y finalmente hicieron que la

bandera del Islam se invirtiera entre todos los pueblos.

Se ha recibido tu carta, de la que se inhalaba la fragancia de la reunión.

Alabado sea Dios, pues después del rígido decreto de separación la brisa de la

proximidad y la comunión se ha agitado y la tierra del corazón se ha refrescado

con las aguas del gozo y la alegría. Damos gracias a Dios en toda circunstancia

y abrigamos la esperanza de que Él -exaltada sea su gloria-, por su magnífica

providencia, guíe a todos los que habitan en la tierra hacia lo que es aceptable

y grato ante Él.

Observad las convulsiones que durante muchos años han afligido a la tierra,

y la perturbación que se ha apoderado de sus pueblos. Ha sido asolada por

guerras, o atormentada por calamidades repentinas e imprevistas. Aun cuando el

mundo está rodeado de miseria y aflicciones, ningún hombre se ha detenido a

reflexionar sobre cuál pueda ser la causa o el origen de ello. Cada vez que el

Consejero Verdadero pronunciaba una palabra de advertencia, todos Le denunciaban

como agente del mal y rechazaban su declaración. ¡Qué sorprendente, qué

desconcertante es tal conducta! No pueden hallarse dos hombres de quienes pueda

decirse que estén unidos exterior e interiormente. Las señales de discordia y

mala voluntad son evidentes en todas partes, a pesar de que todos fueron creados

para la armonía y la unión. El Gran Ser dice: ¡Oh bienamados! El tabernáculo de

la unidad ha sido erigido; no os miréis como extraños los unos a los otros. Sois

los frutos de un solo árbol y las hojas de una misma rama. Abrigamos la

esperanza de que la luz de la justicia brille sobre el mundo y lo santifique de

la tiranía. Si los gobernantes y reyes de la tierra, los símbolos del poder de

Dios -exaltada sea su gloria-, se levantan y acuerdan dedicarse a lo que

promueva los más altos intereses de toda la humanidad, el reinado de la justicia

se establecerá, sin duda, entre los hijos de los hombres y el fulgor de su luz

envolverá a toda la tierra. El Gran Ser dice: La estructura de la estabilidad y

el orden mundiales se ha alzado sobre los pilares gemelos de la recompensa y el

castigo, y continuará siendo sostenida por ellos. Y en otra ocasión ha declarado

lo siguiente en la lengua elocuente:72 la justicia tiene una fuerza poderosa a

su disposición. Ésta no es otra que la recompensa y el castigo de las acciones

de los hombres. Por el poder de esta fuerza se establece el tabernáculo del

orden en todo el mundo, haciendo que los perversos repriman sus naturalezas por

temor al castigo.

En otro pasaje Él ha escrito: ¡Prestad atención, oh asamblea de los

gobernantes del mundo! No hay fuerza en la tierra que pueda igualarse en poder

conquistador a la fuerza de la justicia y la sabiduría. Verdaderamente yo afirmo

que no hay, y nunca ha habido, unas huestes más poderosas que las de la justicia

y la sabiduría. Bienaventurado es el rey que marcha con la enseña de la

sabiduría desplegada ante él y con los batallones de la justicia concentrados

detrás de sí. Él es, en verdad, el ornamento que adorna la frente de la paz y el

semblante de la seguridad. No cabe duda alguna de que si el sol de la justicia,

al que han oscurecido las nubes de la tiranía, derramara su luz sobre los

hombres, la faz de la tierra se transformaría por completo.

El Gran Ser, deseando revelar los requisitos previos para lograr la paz y la

tranquilidad del mundo y el progreso de sus pueblos, ha escrito: Debe llegar el

momento en que se reconozca universalmente la imperiosa necesidad de tener una

reunión vasta y omnímoda de los hombres. Los gobernantes y reyes de la tierra

tienen necesariamente que concurrir a ella y, participando en sus

deliberaciones, tienen que estudiar los modos y maneras de poner los cimientos

de la Gran Paz mundial entre los hombres. Tal paz exige que las grandes

potencias decidan, para la tranquilidad de los pueblos de la tierra, estar

completamente reconciliadas entre sí. Si algún rey se levantase en armas contra

otro, todos deben levantarse conjuntamente e impedírselo. Si así se hiciera, las

naciones del mundo ya no necesitarían armamentos, salvo con el fin de preservar

la seguridad de sus reinos y mantener el orden interno en sus territorios. Esto

asegurará la paz y la calma de todos los pueblos, Gobiernos y naciones. De buena

gana esperamos que los reyes y gobernantes de la tierra, los espejos del

generoso y todopoderoso Nombre de Dios, alcancen esta posición y protejan a la

humanidad de la furiosa embestida de la tiranía.

Asimismo Él dice: Entre las cosas que conducen a la unidad y a la concordia,

y que harán que la tierra entera sea considerada como un solo país, está el que

los diversos idiomas se reduzcan a un solo idioma y, de igual manera, que los

alfabetos utilizados en el mundo se limiten a uno solo. Incumbe a todas las

naciones designar a algunos hombres de entendimiento y erudición para que

convoquen una reunión y, a través de la consulta conjunta, elijan un idioma de

entre las diversas lenguas existentes, o bien creen uno nuevo, que se enseñe a

los niños en todas las escuelas del mundo.

Se acerca el día en que todos los pueblos de la tierra habrán adoptado un

idioma universal y un alfabeto común. Cuando se haya logrado esto, a cualquier

ciudad que un hombre viaje será como si estuviera entrando en su propio hogar.

Estas cosas son obligatorias y absolutamente esenciales. Es responsabilidad de

todo hombre de perspicacia y entendimiento esforzarse por trasladar a la

realidad y a la acción lo que se ha escrito.

En estos días el tabernáculo de la justicia ha caído en las garras de la

tiranía y la opresión. Rogad al Dios único y verdadero -exaltada sea su gloria-

que no prive a la humanidad del océano del verdadero entendimiento, pues si los

hombres prestasen atención, fácilmente comprenderían que todo lo que ha fluido

de la Pluma de Gloria y ha sido registrado por ella es como el sol para el mundo

entero, y que en ello se encuentra el bienestar, la seguridad y los verdaderos

intereses de todos los hombres; de otro modo, cada día la tierra será

atormentada por una nueva calamidad y estallarán convulsiones sin precedentes.

Quiera Dios que benévolamente se ayude a las gentes del mundo a preservar la luz

de Sus amorosos consejos en la esfera de la sabiduría. Abrigamos la esperanza de

que todos se adornen con la vestidura de la sabiduría verdadera, base del

gobierno del mundo.

El Gran Ser dice: El cielo del arte de gobernar se torna luminoso y

resplandeciente por la brillantez de la luz de estas benditas palabras que han

alboreado desde la aurora de la Voluntad de Dios: Incumbe a todos los

gobernantes pesar su propio ser cada día en la balanza de la equidad y de la

justicia, y luego juzgar entre los hombres y aconsejarles que hagan aquello que

dirija sus pasos por el sendero de la sabiduría y el entendimiento. Ésta es la

piedra angular del arte de gobernar y la esencia del mismo. En estas palabras

todo hombre de sabiduría e ilustrado percibirá fácilmente lo que favorecerá

objetivos tales como el bienestar, la seguridad y la protección de la humanidad

y la salvaguardia de las vidas humanas. Si los hombres perspicaces bebieran su

porción del océano de los significados internos que encierran estas palabras y

se familiarizasen con ellos, darían testimonio de la sublimidad y la excelencia

de las mismas. Si este ser humilde describiera lo que percibe, todos

atestiguarían la suma sabiduría de Dios. Los secretos del arte de gobernar y lo

que la gente necesita están envueltos en estas palabras. Este humilde siervo

ruega encarecidamente al Dios único y verdadero -exaltada sea su gloria- que

ilumine los ojos de las gentes del mundo con el resplandor de la luz de la

sabiduría, para que todos y cada uno de ellos reconozcan lo que es indispensable

en este día.

Es de hecho un hombre quien hoy se consagra al servicio de toda la raza

humana. El Gran Ser dice: Bienaventurado y dichoso aquel que se levanta para

promover los mejores intereses de los pueblos y razas de la tierra. En otro

pasaje Él ha proclamado: No debe enorgullecerse quien ama a su patria, sino más

bien quien ama al mundo entero. La tierra es un solo país, y la humanidad sus

ciudadanos.

Exhortaciones a la unión y concordia como las que ha registrado la Pluma del

Altísimo en los Libros de los Profetas hacen referencia a temas concretos, no a

una unión que lleve a la desunión o a una concordia que cree discordia. Ésta es

la posición donde se fija la medida de todas las cosas, una posición donde a

toda alma que lo merezca se le dará lo que le corresponda. Bienaventurados

quienes aprecian el significado y captan la intención de estas palabras, y ¡ay

de los negligentes! De ello dan sobrado testimonio todos los signos de la

naturaleza en su propia esencia. Todo sabio perspicaz está familiarizado con lo

que hemos mencionado, pero no aquellos que se han alejado de la fuente viva de

la imparcialidad y vagan desquiciados por el desierto de la ignorancia y del

fanatismo ciego.

El Gran Ser dice: ¡Oh vosotros hijos de los hombres! El propósito

fundamental que anima a la Fe de Dios y a su Religión es el de salvaguardar los

intereses y promover la unidad de la raza humana, y estimular el espíritu de

amor y de camaradería entre los hombres. No permitáis que se convierta en fuente

de disensión y de discordia, de odio y de enemistad. Éste es el Sendero Recto,

el cimiento fijo e inamovible. Los cambios y azares del mundo nunca podrán

debilitar la resistencia de cualquier cosa que se levante sobre este cimiento,

ni podrá el paso de incontables centurias socavar su estructura. Es nuestra

esperanza que los jefes religiosos del mundo y sus gobernantes se levanten

conjuntamente para reformar esta época y rehabilitar su destino. Que consulten

juntos, después de haber meditado sobre sus necesidades, y, mediante una

deliberación esperanzada y plena, administren a un mundo enfermo y gravemente

afligido el remedio que requiere.

El Gran Ser dice: El cielo de la sabiduría divina está iluminado con las dos

luminarias de la consulta y la compasión. Consultad juntos en todos los asuntos,

por cuanto la consulta es la lámpara de guía que abre camino y es lo que

confiere entendimiento.

Al comienzo de cualquier empresa es obligado mirar su fin. Entre todas las

artes y ciencias, poned a los niños a estudiar aquellas que resulten de provecho

para el hombre, aseguren su progreso y eleven su dignidad. De esta manera se

disiparán los fétidos olores de la anarquía, y así, mediante los elevados

esfuerzos de los dirigentes de la nación, todos vivirán resguardados, seguros y

en paz.

El Gran Ser dice: Los eruditos de la época deben orientar a la gente para

que adquiera aquellas ramas del conocimiento que sean de utilidad, con el objeto

de que tanto los eruditos mismos como la mayoría de la humanidad puedan obtener

beneficio de ello. Las actividades académicas que empiezan y terminan sólo con

palabras nunca han sido ni serán de valor alguno. La mayoría de los eruditos

doctores de Persia dedican toda su vida al estudio de una filosofía cuyo

resultado final no es sino palabras.

Corresponde a quienes tienen autoridad actuar con moderación en todas las

cosas. Todo lo que sobrepase los límites de la moderación dejará de ejercer una

influencia beneficiosa. Examinad, por ejemplo, cosas como la libertad, la

civilización y otras similares. Por muy favorablemente que los hombres de

entendimiento las consideren, si son llevadas al exceso, ejercerán una

influencia perniciosa sobre los hombres.

Si hubiera que desarrollar este tema sería necesaria una explicación

elaborada, la cual, nos tememos, podría resultar tediosa. Es la ferviente

esperanza de este humilde ser que Dios -exaltada sea su gloria- conceda a todos

los hombres lo que es bueno, pues aquel que esté dotado de ello es el poseedor

de todas las cosas. El Gran Ser dice: La Lengua de la Sabiduría proclama: Aquel

que no Me tiene está privado de todas las cosas. Apártate de todo lo que existe

sobre la tierra y no busques a otro salvo a Mí. Yo Soy el Sol de la Sabiduría y

el Océano del Conocimiento. Yo animo a los débiles y resucito a los muertos. Yo

soy la Luz de guía que ilumina el camino. Yo soy el Halcón real en el brazo del

Todopoderoso. Yo despliego las alas caídas de toda ave quebrantada y le hago

levantar el vuelo.

E igualmente Él dice: El cielo del verdadero entendimiento brilla

resplandeciente con la luz de dos luminarias: la tolerancia y la rectitud.

¡Oh mi amigo! En estas pocas palabras se encuentran atesorados vastos

océanos. Bienaventurados quienes aprecian su valor, beben largamente de ellas y

captan su significado, y ¡ay de los negligentes! Este humilde ser suplica a las

gentes del mundo que observen equidad, para que su tierno, delicado y precioso

oído, que ha sido creado para escuchar las palabras de sabiduría, pueda librarse

de los impedimentos y de las alusiones, ociosas fantasías o vanas imaginaciones

"que no pueden engordar ni saciar el hambre", de modo que el verdadero Consejero

se sienta muníficamente inclinado a exponer aquello que es la fuente de

bendiciones para la humanidad y del más elevado bien para todas las naciones.

Actualmente la luz de la reconciliación se ha debilitado en la mayoría de

los países y su brillo se ha extinguido, mientras el fuego de la lucha y el

desorden se ha encendido y arde furioso. Dos grandes poderes que se consideran a

sí mismos como fundadores y dirigentes de la civilización y diseñadores de

constituciones se han alzado contra los seguidores de la Fe que va unida a Aquel

que conversó con Dios.73 Estad advertidos, oh hombres de entendimiento. Cometer

tiranía es indigno de la posición del hombre; más bien le corresponde observar

equidad y ataviarse en todas las situaciones con la vestidura de la justicia.

Rogad al Dios único y verdadero que limpie y purifique a ciertas almas de la

mancha de las bajas pasiones y los deseos corruptos por el poder de la mano de

la amorosa bondad y la educación espiritual, de manera que se levanten y suelten

sus lenguas por amor a Dios, para que quizás se borren los signos de injusticia

y el resplandor de la Luz de la justicia derrame su fulgor sobre el mundo

entero. La gente es ignorante y tiene necesidad de aquellos que exponen la

verdad.

El Gran Ser dice: El hombre de suma erudición y el sabio dotado de

penetrante sabiduría son los dos ojos del cuerpo de la humanidad. Si Dios

quiere, la tierra jamás se verá privada de estos dos grandísimos dones. Lo que

se ha expuesto y lo que en el futuro se revelará es sólo una muestra del

ardiente deseo de este Siervo de consagrarse al servicio de todas las razas de

la tierra.

¡Oh mi amigo! En toda circunstancia uno debe valerse de todos los medios que

favorezcan la seguridad y la tranquilidad entre los pueblos del mundo. El Gran

Ser dice: En este glorioso Día, todo lo que te purifique de la corrupción y te

conduzca hacia la paz y la serenidad es en verdad el Sendero Recto.

Quiera Dios que los pueblos del mundo se vean impulsados a reconocer sus

mejores intereses, como resultado de los elevados esfuerzos llevados a cabo por

sus gobernantes y por los sabios y los eruditos de entre los hombres. ¿Hasta

cuándo persistirá la humanidad en su rebeldía? ¿Hasta cuándo continuará la

injusticia? ¿Hasta cuándo reinarán el caos y la confusión entre los hombres?

¿Hasta cuándo agitará la discordia la faz de la sociedad?

Este humilde siervo está maravillado, pues todos los hombres están dotados

del sentido de la vista y el oído, y sin embargo se hallan privados del

privilegio de usar esas facultades. Este siervo se ha visto impulsado a escribir

estas líneas en virtud del tierno amor que siente por ti. Los vientos de la

desesperación, ay, soplan desde todas direcciones, y la contienda que divide y

aflige a la raza humana crece día a día. Ahora pueden percibirse los signos de

convulsiones y caos inminentes, por cuanto el orden predominante resulta ser

deplorablemente defectuoso. Ruego a Dios, exaltada sea su gloria, que

benévolamente despierte a los pueblos de la tierra, que conceda que les sea

provechoso el resultado de su conducta y les ayude a llevar a cabo lo que sea

digno de su posición.

Si el hombre comprendiera la grandeza de su posición y la sublimidad de su

destino, no manifestaría nada que no fuese un carácter excelente, unas obras

puras y una conducta decorosa y digna de alabanza. Si los eruditos y sabios de

buena voluntad orientasen al pueblo, la tierra entera sería considerada como un

solo país. Verdaderamente ésta es la indudable verdad. Este siervo, por el amor

que siente por Dios, el Único, el Sin Par, el Todopoderoso, el Benévolo, ruega a

toda alma diligente y emprendedora que haga el máximo esfuerzo y se levante para

corregir la situación en todas las regiones y reanimar a los muertos con las

aguas vivas de la sabiduría y la prolación.

Ningún sabio puede demostrar su conocimiento sino por medio de las palabras.

Ello muestra la trascendencia de la Palabra, como se afirma en todas las

Escrituras, sean éstas de antaño o de tiempos más recientes. Porque es a través

de su potencia y su espíritu animador como las gentes del mundo han alcanzado

tan eminente posición. Por otra parte, las palabras y expresiones deben ser al

mismo tiempo impresionantes y perspicaces. No obstante, ninguna palabra estará

impregnada de estas dos cualidades a menos que sea pronunciada completamente por

amor a Dios y con la debida consideración hacia las exigencias de la ocasión y

de las personas.

El Gran Ser dice: La expresión humana es una esencia que aspira a ejercer su

influencia y requiere moderación. En cuanto a su influencia, está condicionada

al refinamiento, que a su vez depende de que los corazones sean desprendidos y

puros. En cuanto a su moderación, ésta tiene que ir combinada con el tacto y la

sabiduría, tal como se ha prescrito en las Sagradas Escrituras y en las Tablas.

Todas las palabras están dotadas de espíritu; por lo tanto, el orador o

expositor debe pronunciar las palabras cuidadosamente en el momento y lugar

oportunos, puesto que la impresión que produce cada palabra se manifiesta con

nitidez y es claramente perceptible. El Gran Ser dice: Una palabra puede

compararse con el fuego, otra con la luz, y la influencia que ambos ejercen es

patente en el mundo. Por lo tanto, un sabio iluminado debería hablar

principalmente con palabras tan suaves como la leche, para que mediante ellas se

nutran y se instruyan los hijos de los hombres y puedan lograr el objetivo

último de la existencia humana, que es la posición del verdadero entendimiento y

la nobleza auténtica. Y además dice Él: Una palabra es como la primavera, que

hace que los tiernos retoños del rosedal del conocimiento se vuelvan verdes y

florecientes, mientras que otra palabra es como un veneno mortal. Le corresponde

al hombre de sabiduría prudente hablar con la máxima indulgencia y paciencia,

para que la dulzura de sus palabras induzca a todos a lograr aquello que es

digno de la posición del hombre.

¡Oh amigo mío! La Palabra de Dios es la reina de las palabras y su

penetrante influencia es incalculable. Ella ha dominado siempre, y continúa

dominando, el reino del ser. El Gran Ser dice: La Palabra es la llave maestra

del mundo entero, pues mediante su potencia se abren las puertas de los

corazones de los hombres, que son, en realidad, las puertas del cielo. Tan

pronto como un simple destello de su refulgente esplendor brilló sobre el espejo

del amor, la bendita palabra "Yo soy el Bienamado" se reflejó en él. Es un

océano de inagotable riqueza que abarca todas las cosas. Todo lo que se puede

percibir no es sino una emanación de ella. Elevada, inconmensurablemente elevada

es esta sublime posición, a cuya sombra se mueve la esencia de la excelsitud y

el esplendor, arrobada en alabanza y adoración.

Me parece que el sentido del gusto de la gente, lamentablemente, se ha visto

gravemente afectado por la fiebre de la negligencia y el desvarío, pues se

encuentran completamente inconscientes y privados de la dulzura de Su prolación.

Cuán lamentable, en verdad, es que el hombre se prive a sí mismo de los frutos

del árbol de la sabiduría, mientras sus días y sus horas pasan rápidamente.

Quiera Dios que la mano del poder divino proteja a toda la humanidad y dirija

sus pasos hacia el horizonte del genuino entendimiento.

Verdaderamente nuestro Señor de Misericordia es el Auxiliador, el que

conoce, el Sabio.

Me gustaría añadir que se ha recibido tu segunda carta, que fue enviada

desde Jerusalén, y lo que has escrito y explicado en ella se ha leído

atentamente en Su presencia. Él me ordenó escribir lo siguiente:

¡Oh Maqsúd! Hemos oído tu voz y percibido el suspiro y el lamento que

elevaste en tu anhelo y tu impaciencia. ¡Alabado sea Dios! De cada palabra tuya

se pudieron inhalar los dulces aromas del amor. Quiera Dios que esta

munificencia perdure para siempre. El asistente recitó los versos que has

compuesto. Tu nombre se menciona con frecuencia en presencia de este Agraviado,

y las miradas de nuestra amorosa bondad y nuestra compasión se dirigen hacia ti.

Grande es la posición del hombre. Grandes, también, tienen que ser sus

esfuerzos para lograr el restablecimiento del mundo y el bienestar de las

naciones. Ruego al Dios único y verdadero que benévolamente te confirme en lo

que sea digno de la posición del hombre.

Guíate por la sabiduría en todas las situaciones, pues las personas que

esconden motivos perversos se han dedicado y todavía se dedican diligentemente a

intrigar. ¡Dios bondadoso! A ese Ser inconmensurablemente exaltado, que no busca

más que fomentar el espíritu de amor y camaradería entre los hombres, reanimar

el mundo y ennoblecer su vida, Le han acusado de tales cargos que la lengua y la

pluma se avergüenzan de relatarlos.

Te hemos recordado y hacemos mención de ti ahora. Le imploramos a Él -

exaltada sea su gloria- que te proteja con las manos de la fuerza y el poder y

te permita reconocer lo que sirva a tus mejores intereses, tanto en este mundo

como en el venidero. Él es el Señor de la Humanidad, el Poseedor del Trono de lo

Alto y del mundo de abajo. No hay otro Dios salvo Él, el Omnipotente, el

Poderoso. Quiera Dios que este Agraviado pueda guardar fidelidad. Él no te ha

olvidado ni te olvidará jamás.

Has mencionado tu intención de permanecer en Damasco hasta la primavera,

para continuar luego hasta Mosul, si hubiese medios para ello. Este humilde

siervo implora a Dios -exaltada sea su gloria- que facilite los medios que se

estimen oportunos y que te ayude. Él es Potente y Poderoso.

Aunque se ha tratado con la mayor amabilidad a todos los habitantes de esta

región, sin embargo no puede percibirse de ellos muestra alguna de camaradería.

Debes tener mucho tacto y sabiduría, pues en todo momento buscan negar la Causa

y poner reparos triviales en su contra. Que el Dios único y verdadero les

conceda equidad.

Por lo que se refiere a tus propios asuntos, si te contentases con cualquier

cosa que suceda sería digno de alabanza. Dedicarse a alguna profesión es

altamente recomendable, porque cuando uno está ocupado en el trabajo es menos

probable que se fije en los aspectos desagradables de la vida. Si Dios quiere,

podrás experimentar gozo y esplendor, alegría y júbilo en cualquier ciudad o

país en que residas temporalmente. Este humilde siervo jamás olvidará a ese

amigo distinguido y amable. Él te ha recordado y continuará recordándote. El

decreto está en la mano de Dios, el Señor de todos los mundos. Espero de buena

gana que Él te otorgue asistencia divina y te conceda confirmación en aquello

que Le es grato y aceptable.

Cada palabra de tu poesía es en verdad como un espejo en el que se reflejan

las pruebas de la devoción y el amor que sientes por Dios y sus elegidos.

Bienaventurado seas tú, que has bebido del vino escogido de la prolación y has

tomado del arroyo del conocimiento, que fluye con suavidad. Dichoso aquel que ha

bebido su parte y ha llegado a Él, y ¡ay de los negligentes! Su lectura ha

demostrado ser muy impresionante, ciertamente, porque indicaba a la vez la luz

de la reunión y el fuego de la separación.

Lejos de nosotros perder la esperanza de los incalculables favores de Dios

en ningún momento, porque si fuese su deseo haría que un simple átomo se

transformase en un sol y una simple gota en un océano. Él abre miles de puertas,

mientras que el hombre es incapaz de concebir ni siquiera una sola.

Tan negligente es este siervo, que con palabras como éstas busca reivindicar

el supremo poder de Dios, exaltada sea su gloria. Imploro el perdón de Dios, el

Más Grande, por estas afirmaciones, y declaro que este siervo reconoce en todo

momento sus lamentables transgresiones y delitos. Él suplica la remisión de sus

pecados al océano de la misericordia de su Señor, el Más Exaltado, e implora

aquello que le haga consagrarse totalmente a Dios y le permita expresar su

alabanza, volverse hacia Él y poner toda su confianza en Él. Verdaderamente Él

es el Potente, el Perdonador, el Misericordioso. Alabado sea Dios, el

Todopoderoso, el Omnisciente.

Este humilde ser ha leído las descripciones del diálogo con el viajero que

has relatado en tu carta a mi Señor, que mi vida sea ofrendada por Él. Las

explicaciones que se dieron despiertan a la gente del sueño de la negligencia.

Ciertamente, las acciones del hombre mismo engendran un derroche de poder

satánico. Porque si el hombre obrase de acuerdo con las enseñanzas divinas y las

observase, desaparecería de la faz de la tierra todo rastro de maldad. Sin

embargo, las grandes diferencias que existen entre la humanidad y el predominio

de la sedición, la contienda, el conflicto y cosas similares son los factores

primordiales que provocan la aparición del espíritu satánico. Sin embargo, el

Espíritu Santo siempre ha evitado tales asuntos. Un mundo en el que no puede

percibirse nada que no sean luchas, peleas y corrupción, forzosamente ha de

convertirse en la sede del trono y en la misma metrópolis de Satán.

Cuán vasto es el número de amados y elegidos de Dios que se han lamentado y

gemido de día y de noche para que, quizá, una brisa suave y fragante soplara

desde la corte de su beneplácito y disipara por completo el repugnante y

hediondo olor del mundo. No obstante, esta meta final no pudo lograrse y los

hombres se vieron privados de ella en virtud de sus acciones pérfidas, que

atrajeron sobre ellos el justo castigo de Dios, de acuerdo con los principios

básicos de su autoridad divina. Es nuestro deber permanecer pacientemente en

estas circunstancias hasta que haya un alivio proveniente de Dios, el

Perdonador, el Generoso.

¡Magnificado sea tu Nombre, oh Señor de todos los seres y Deseo de todas las

cosas creadas! Te imploro, por la Palabra que hizo que la Zarza Ardiente elevara

su Voz y la Roca gritara, mediante la cual los favorecidos se apresuraron a

alcanzar la corte de tu presencia y los puros de corazón se apresuraron a

alcanzar la aurora de la luz de tu semblante, y por los suspiros de tus

verdaderos amantes en su separación de tus elegidos, y por el lamento de

aquellos que anhelan contemplar tu rostro ante el naciente esplendor de la luz

de tu Revelación, que benévolamente permitas a tus siervos reconocer lo que Tú

has ordenado para ellos por tu munificencia y tu gracia. Prescribe, pues, para

ellos, mediante tu Pluma de Gloria, lo que dirija sus pasos hacia el océano de

tu generosidad y les conduzca a las aguas vivas de tu reunión celestial.

¡Oh Señor! No mires lo que han hecho; antes bien, mira la sublimidad de tu

celestial munificencia, la cual ha precedido a todas las cosas creadas, visibles

e invisibles. ¡Oh Señor! Ilumina sus corazones con la refulgente luz de tu

conocimiento y haz brillar en sus ojos el radiante esplendor del sol de tus

favores.

Te ruego, oh Señor de los Nombres y Creador de los cielos, por la sangre

derramada en tu Sendero, por las cabezas llevadas en lo alto de las lanzas por

tu amor, por las almas que se han consumido en su separación de tus amados, y

por los corazones rotos por la exaltación de tu Palabra, que permitas que los

moradores de tu reino se unan en su lealtad hacia tu incomparable Palabra, para

que todos ellos reconozcan tu unidad y tu singularidad. No hay otro Dios sino

Tú, el Omnipotente, el Más Exaltado, el Conocedor, el Sabio.

Espero de buena gana que Él, que es el que basta a todo, el Inaccesible,

escuche el ruego de este humilde siervo, atavíe a las gentes del mundo con la

vestidura de las buenas acciones y les purifique de las inclinaciones malvadas.

Él es el Fuerte, el Poderoso, el que todo lo sabe, el que todo lo percibe. Él

escucha y ve; Él es el que todo lo oye, el que todo lo ve.

SÚRIY-I-VAFÁ74
Tabla a Vafá
Él es el que todo lo sabe

¡Oh Vafá! Da gracias a tu Señor por haberte ayudado a abrazar su Causa, por

haberte permitido reconocer la Manifestación de su Propio Ser y por haberte

levantado para alabar a Aquel que es el Más Grande Recuerdo en este glorioso

Anuncio.

Bendito eres tú, oh Vafá, pues has sido fiel al Convenio de Dios y a su

Testamento en un momento en que todos los hombres lo han violado y han repudiado

a Aquel en Quien habían creído, y ello a pesar de que ha aparecido investido con

todos los testimonios y ha amanecido en el horizonte de la Revelación ataviado

con indudable soberanía.

No obstante, te incumbe esforzarte al máximo por alcanzar la esencia misma

de la fidelidad. Ello implica que estés bien seguro en tu corazón y que con tu

lengua des testimonio de lo que Dios ha testificado para su propio y exaltado

Ser, proclamando: "Verdaderamente yo subsisto por mí mismo en el Reino de

Gloria". Quienquiera pueda afirmar solemnemente esta verdad en estos días, ha

alcanzado todo bien, y el Espíritu celestial descenderá sobre él de día y de

noche, le ayudará misericordiosamente a glorificar el Nombre de su Señor y le

hará soltar su lengua y defender con sus palabras la Causa de su Señor, el

Misericordioso, el Compasivo. Y nadie puede lograr esto salvo aquel que haya

purificado su corazón de todo lo creado entre el cielo y la tierra y se haya

desprendido por completo de todo excepto de Dios, el Señor Soberano, el

Todopoderoso, el Bondadoso.

Levántate a servir la Causa y di: ¡Juro por la rectitud de Dios!

Verdaderamente éste es el Punto Primordial, adornado con su nuevo atavío y

manifiesto en su glorioso Nombre. En este momento Él contempla todo desde este

Horizonte. De hecho, Él es Supremo sobre todas las cosas. Entre el Concurso de

lo Alto Él es conocido como el Más Grande Anuncio; en los Reinos de la

Eternidad, como la Antigua Belleza; y ante el Trono, por este Nombre,75 que ha

hecho tropezar a aquellos que están dotados de entendimiento.

Di: ¡Juro por Dios! En esta Revelación, el testimonio supremo de Dios para

todos los moradores del cielo y los habitantes de la tierra había sido cumplido

aun antes de que fuese enviado un solo verso desde el reino de santidad y

sublimidad; más aún, hemos revelado el equivalente de todo lo que se envió en la

Dispensación del Bayán. Temed a Dios y no permitáis que vuestras acciones sean

en vano, ni seáis de aquellos que están sumidos en la negligencia. Abrid

vuestros ojos para que podáis contemplar la Antigua Belleza desde esta brillante

y luminosa posición.

Di: ¡Dios es mi testigo! El Prometido mismo ha venido desde el cielo,

sentado sobre la nube carmesí, con las huestes de la revelación a su derecha y

los ángeles de la inspiración a su izquierda, y se ha cumplido el Decreto por

mandato de Dios, el Omnipotente, el Todopoderoso. Acto seguido todos han

tropezado, excepto aquellos a quienes Dios ha protegido mediante su tierna

merced y los ha contado entre los que Le han reconocido por su Propio Ser y se

han desprendido de todo lo que pertenece al mundo.

Escucha las Palabras de tu Señor y purifica tu corazón de toda ilusión, para

que la refulgente luz del recuerdo de tu Señor derrame su resplandor sobre él y

alcance la posición de la certidumbre.

Sabe, además, que tu carta ha llegado a nuestra presencia y hemos percibido

y examinado su contenido. Hemos tomado nota de las preguntas que has hecho y

gustosamente las contestaremos. En este día concierne a todos preguntar a Dios

lo que deseen, y tu Señor atenderá su petición con versos maravillosos e

innegables.

Has preguntado sobre el tema del retorno. Sabe que el fin es como el

principio. Así como consideres el principio, del mismo modo debes considerar el

fin, y ser de aquellos que perciben de verdad. No, más bien considera el

principio como el propio fin y viceversa, para que adquieras una clara

percepción. Sabe, además, que toda cosa creada es engendrada y retorna

continuamente por mandato de tu Señor, el Dios de fuerza y poder.

En cuanto al Retorno, de acuerdo con el sentido que Dios le ha dado en sus

sagradas y exaltadas Tablas, en las cuales ha dado a conocer este tema a sus

siervos; por esto se quiere decir el retorno de todas las cosas creadas en el

Día de la Resurrección, y ésta es, de hecho, la esencia del Retorno como tú has

atestiguado en los propios días de Dios, y tú eres de aquellos que atestiguan

esta verdad.

Ciertamente, Dios es absolutamente capaz de hacer que todos los nombres

aparezcan en un solo nombre y todas las almas en una sola alma. Él es

indudablemente poderoso y potente. Y este Retorno se lleva a cabo por orden suya

de cualquier forma que Él desee. En verdad, Él es el que hace y ordena todas las

cosas. Por otra parte, tú no deberías percibir el cumplimiento del Retorno y la

Resurrección excepto en la Palabra de tu Señor, el Todopoderoso, el Omnisciente.

Por ejemplo, si Él tomase un puñado de tierra y declarase que eso es Aquel a

Quien tú has seguido en el pasado, indudablemente eso sería justo y verdadero,

como su Persona real, y nadie tiene derecho a poner en duda su autoridad. Él

hace lo que Él desea y ordena lo que Le place. Además, en esta posición ten

cuidado de no volver tu mirada hacia las limitaciones y alusiones, sino más bien

hacia aquello por medio de lo cual se ha cumplido la Revelación misma, y sé de

los perspicaces. Así te lo explicamos en un lenguaje claro y explícito, para que

puedas comprender lo que buscabas de tu antiguo Señor.

Piensa en el Día de la Resurrección. Si Dios declarase a la más humilde de

las criaturas entre los fieles como el Primero en creer en el Bayán, no deberías

tener la menor duda de ello y deberías ser de los que creen de verdad. En esta

posición, no repares en las limitaciones humanas ni en los nombres, sino más

bien en aquello por lo cual se reivindica el rango del Primero en creer, que es

la fe en Dios, el reconocimiento de su Ser y la certidumbre del cumplimiento de

su mandato irresistible y obligatorio.

Piensa en la Revelación del Punto del Bayán, exaltada sea su gloria. Él

declaró que el Primero76 en creer en Él fue Mu¥ammad, el Mensajero de Dios. ¿Es

digno de un hombre discutir con Él diciendo que tal hombre es de Persia, el otro

de Arabia, o que ese hombre se llamaba Æusayn, mientras que el otro llevaba el

nombre de Mu¥ammad? No, juro por el santo Ser de Dios, el Exaltado, el Más

Grande. Con toda seguridad, ningún hombre inteligente y perspicaz prestará jamás

atención a las limitaciones o los nombres, sino más bien a aquello con lo que

estaba investido Mu¥ammad, que no era otra cosa que la Causa de Dios. De igual

modo, tal hombre perspicaz examinaría a Æusayn y la posición que ocupaba en la

Causa de Dios, el Omnipotente, el Exaltado, el Conocedor, el Sabio. Y como el

Primero en creer en Dios en la Dispensación del Bayán estaba investido con un

dominio similar a aquel con el que estaba investido Mu¥ammad, el Mensajero de

Dios, por ello el Báb declaró que él era este último, es decir, su retorno y

resurrección. Esta posición está santificada de toda limitación o nombre, y nada

puede verse en ella salvo a Dios, el Único, el Sin Par, el Omnisciente.

Sabe, además, que si Él declarase en el Día de la Revelación que una de las

hojas es la manifestación de todos sus excelentes títulos, a nadie le sería

otorgado el derecho de preguntar por qué o para qué, y si alguien lo hiciese,

sería considerado como no creyente en Dios y contado entre los que han repudiado

su Verdad.

Cuidado, cuidado, no sea que te comportes como la gente del Bayán. Pues en

verdad han errado lastimosamente, han extraviado a la gente, han ignorado el

Convenio de Dios y su Testamento y le han atribuido compañeros a Él, el Único,

el Incomparable, el Omnisciente. Verdaderamente no reconocieron al Punto del

Bayán, pues si le hubiesen reconocido no habrían rechazado su manifestación en

este luminoso y resplandeciente Ser. Y como fijaron sus miradas en los nombres,

por consiguiente, cuando Él sustituyó su Nombre "el Más Exaltado" por "el Más

Glorioso", sus ojos se nublaron. No han conseguido reconocerle en estos días y

son contados entre los que perecen. Ciertamente, si Le hubiesen conocido por su

propio Ser o en virtud de lo que ha revelado, no Le habrían repudiado cuando

apareció en este glorioso e incomparable Nombre, que Dios ha ordenado que sea la

Espada de su Revelación entre cielo y tierra, y por medio del cual la verdad es

separada del error, desde ahora mismo hasta el Día en que la humanidad

comparezca ante el Señor de los mundos.

Sabe, además, que en el Día de su Manifestación todas las cosas creadas,

salvo Dios, serán puestas de manifiesto y situadas en pie de igualdad, sin tener

en cuenta si su rango es alto o bajo. El Día del Retorno es inescrutable para

todos los hombres hasta después de que la Revelación divina se haya cumplido. Él

es, en verdad, quien ordena todo cuanto desea. Cuando la Palabra de Dios se

revela a todas las cosas creadas, quienquiera escuche y atienda la Llamada se

cuenta, en verdad, entre las almas más distinguidas, aunque sea un

deshollinador. Y quien se aparte, se cuenta entre los más bajos de sus siervos,

aunque sea un gobernante entre los hombres y posea todos los libros que hay en

los cielos y en la tierra.

Te incumbe observar con perspicacia divina las cosas que hemos revelado y

que te hemos enviado, y no mirar a las gentes y las cosas que son corrientes

entre ellas. En este día ellos son como un ciego que, mientras se mueve a la luz

del sol, pregunta: ¿Dónde está el sol? ¿Está brillando? Negaría y pondría en

tela de juicio la verdad y no sería de los que perciben. Nunca sería capaz de

captar el sol o entender aquello que se ha interpuesto entre él y el sol. Para

sus adentros, pondría objeciones, levantaría protestas y sería de los rebeldes.

Tal es el estado de esta gente. Déjales a sí mismos, diciendo: Sea para vosotros

lo que deseáis y para nosotros lo que deseamos. Desdichada en verdad es la

penosa condición de los impíos.

Sabe, además, que la anterior Manifestación afirmó que el retorno y el

resurgimiento de los espíritus ocurriría en el Día de la Resurrección, mientras

que en verdad hay un retorno y resurrección para toda cosa creada. Sin embargo,

no deseamos mencionar nada que no haya sido expresado en el Bayán, no sea que

por ventura la gente maliciosa levantara un gran clamor. ¡Ojalá aquello que se

ha interpuesto entre los hijos de los hombres y su Creador fuera disipado, para

que pudiesen contemplar la invencible soberanía y dominio de Dios, beber del

manantial de sus corrientes celestiales, ser rociados con las efusiones del

océano del verdadero entendimiento y purificados de la corrupción de los impíos

y los recelosos!

Referente a tu pregunta sobre los mundos de Dios. Sabe, en verdad, que los

mundos de Dios son incontables en su número e infinitos en la amplitud de su

gama. Nadie puede contarlos ni comprenderlos excepto Dios, el Omnisciente, el

Omnisapiente. Considera tu estado cuando duermes. Ciertamente, afirmo que este

fenómeno es el más misterioso de los signos de Dios entre los hombres, si sólo

lo examinaran en sus corazones. Observa cómo lo que has visto en tu sueño,

después de un considerable lapso, se realiza plenamente. Si el mundo en el que

te encontrabas en tu sueño fuese idéntico al mundo en que vives, sería necesario

que el suceso que transcurre en aquel sueño ocurriese en este mundo en el mismo

instante de su acaecimiento. Si ello fuera así, tú mismo darías testimonio de

él. No obstante, como éste no es el caso, debe necesariamente deducirse que el

mundo en que vives es diferente y distinto de aquel que has experimentado en tu

sueño. Este último mundo no tiene principio ni fin. Sería verdad si afirmases

que ese mismo mundo, como lo ha decretado el Dios Todoglorioso y Omnipotente,

está dentro de tu propio ser y envuelto dentro de ti. Sería igualmente cierto

sostener que tu espíritu, habiendo trascendido las limitaciones del sueño y

habiéndose desligado de todo apego terrenal, por obra de Dios, se ha visto

impulsado a cruzar un reino que yace oculto en la más profunda realidad de este

mundo. En verdad digo que la creación de Dios abarca otros mundos fuera de este

mundo y otras criaturas además de estas criaturas. En cada uno de estos mundos

Él ha ordenado cosas que nadie puede escudriñar, excepto Él mismo, el

Todoindagador, el Omnisapiente. Reflexiona sobre lo que te hemos revelado, para

que descubras el propósito de Dios, tu Señor y Señor de todos los mundos. En

estas palabras se han atesorado los misterios de la Sabiduría Divina. Nos hemos

abstenido de extendernos sobre este tema debido a la pena que nos rodea como

consecuencia de las acciones de quienes han sido creados por medio de nuestras

palabras, si eres de aquellos que escuchan nuestra Voz.

¿Dónde está aquel que Me ayude y Me proteja de las espadas de esas almas

infieles? ¿Dónde está el hombre perspicaz que contemple las Palabras de Dios con

sus propios ojos y se libre a sí mismo de las opiniones e ideas de los pueblos

de la tierra?

¡Oh siervo! Advierte a los siervos de Dios que no rechacen lo que no

comprenden. Di: Implora a Dios que abra los portales del verdadero entendimiento

a vuestros corazones, para que estéis informados de aquello de lo que nadie está

informado. Verdaderamente Él es el Dador, el Perdonador, el Compasivo.

Además, Me has preguntado acerca de las ordenanzas de Dios. Sabe, en verdad,

que todo lo que se ha prescrito en el Libro es ciertamente la verdad, sin la

menor duda, y corresponde a cada uno observar lo que ha sido enviado por el

Revelador, el Omnisciente. Si un hombre hiciese caso omiso de ellas a pesar de

estar enterado de las mismas, ciertamente Dios se libraría de tal persona, y

Nosotros también Nos libraríamos de ella, puesto que sus ordenanzas constituyen

los frutos del Árbol divino y nadie, excepto los negligentes y los rebeldes, se

desviará de ellas.

En cuanto al Paraíso: Es una realidad y no puede haber duda alguna acerca de

ello, y en este mundo se hace realidad en el momento presente por medio del amor

por Mí y por mi beneplácito. A quienquiera lo alcance, Dios le ayudará en este

mundo inferior, y después de la muerte Él le permitirá lograr ser admitido en el

Paraíso cuya inmensidad es similar a la del cielo y la tierra. Allí las

Doncellas de gloria y santidad le servirán de día y de noche, mientras que en

todo momento el sol de la belleza inmarcesible de su Señor derramará su brillo

sobre él, y él brillará tan esplendorosamente que nadie podrá soportar mirarle.

Tal es el designio de la Providencia; sin embargo, las gentes están cubiertas

por un velo cruel. De igual modo, capta la naturaleza del fuego del infierno y

sé de los que verdaderamente creen. Pues por cada acción realizada habrá una

recompensa, según la apreciación de Dios, y de ello dan amplio testimonio las

propias ordenanzas y prohibiciones prescritas por el Todopoderoso. Pues con toda

seguridad, si las acciones no fuesen recompensadas y no diesen fruto, entonces

la Causa de Dios -exaltado es Él- demostraría ser algo inútil.

¡Inconmensurablemente exaltado se encuentra Él sobre tales blasfemias! No

obstante, para aquellos que están libres de todo apego, una acción es,

ciertamente, su propia recompensa. Si nos extendiéramos sobre este tema sería

necesario escribir numerosas Tablas.

¡Juro por la rectitud del Dios único y verdadero! La Pluma es incapaz de

moverse por lo que Le ha acontecido a su Señor, y llora amargamente, como

igualmente lloro Yo, y de igual manera llora el ojo de Aquel que es la Esencia

de la Grandeza tras el Tabernáculo de los Nombres, mientras está sentado en el

Trono de su glorioso Nombre.

Purifica tu corazón para que hagamos brotar de él manantiales de sabiduría y

de palabras, permitiéndote de este modo elevar tu voz entre toda la humanidad.

Suelta tu lengua y proclama la verdad por amor al recuerdo de tu misericordioso

Señor. No temas a nadie; pon toda tu confianza en Dios, el Todopoderoso, el

Omnisciente. Di: Oh gentes, cumplid lo que entendáis del Bayán Persa, y lo que

no entendáis preguntádselo a este infalible Recuerdo, para que Él explique

claramente lo que Dios ha querido decir en su Libro, pues en verdad Él conoce lo

que está guardado en el Bayán en virtud de la Voluntad de Aquel que es el

Omnipotente, el Poderoso.

Has preguntado acerca de la advertencia que hicimos a las gentes en el

momento de nuestra partida de 'Iráq, en el sentido de que, cuando el Sol

desaparezca de la vista, las aves de la oscuridad se pondrán en movimiento y los

estandartes de Sámirí77 serán izados en lo alto. ¡Juro por Dios! Esas aves se

han agitado en estos días y Sámirí ha elevado su clamor. Bienaventurado quien

reconoce y se cuenta entre los hombres de entendimiento. Nosotros también les

hemos advertido sobre la aparición del becerro. ¡Dios es mi testigo! Todas

nuestras advertencias se han cumplido, como de hecho tienen que cumplirse, pues

han surgido de los dedos de gloria y poder. Ruega a Dios que te proteja de la

maldad de estos hombres y te purifique de las insinuaciones de los

recalcitrantes. Prepárate, pues, para la promoción de la Causa y no prestes

atención a las palabras pronunciadas por las gentes del Bayán, pues ellos

verdaderamente son incapaces de entender y no han logrado captar la esencia de

la Causa revelada en este augusto, este Más Grande Anuncio. Así te hemos

inspirado y hemos infundido en tu corazón lo que te hará independiente de las

referencias de la humanidad.

Que la gloria de Dios sea contigo y con quienes escuchen las palabras que

pronuncies por amor a Dios, tu Señor, y permanezcan firmes en su Causa. Toda

alabanza sea para Dios, el Señor de los mundos.
LAWÆ-I-SIYYID-I-MIHDÍY-I-DAHAJÍ
Tabla a Siyyid-i-Mihdíy-i-Dahají

Él es el Santísimo, el Más Grande, el Más Exaltado, el Altísimo.

¡Oh mi Nombre!78 Rinde tú alabanza a Dios por haberte elegido benévolamente

con el fin de que seas una lluvia de generosidad para lo que hemos sembrado en

el suelo puro y bendito, y por haberte permitido servir como una primavera de

tierna misericordia para los árboles maravillosos y sublimes que hemos plantado.

En verdad, tan grande es este favor que, de todas las cosas creadas en el mundo

de la existencia, ninguna puede jamás tener la esperanza de competir con él.

Además te hemos dado a beber del vino escogido de la prolación del cáliz de los

dones celestiales de tu misericordioso Señor, que no es otro que esta Lengua de

santidad, una Lengua que, tan pronto se soltó, vivificó la creación entera, puso

en movimiento a todos los seres e hizo que el Ruiseñor derramara sus melodías.

Ésta es la Fuente de agua viva para todos los que moran en el reino de la

existencia.

A menudo hemos soplado sobre ti los suaves aromas del Todomisericordioso,

desde esta Rama que se mueve sobre la Tabla de tu Señor, el Poderoso, el

Irrestringido. ¡Por la rectitud del Dios Único y verdadero! Si todas las cosas

creadas, visibles e invisibles, se dirigiesen hacia Él, las encontrarías

levantando el vuelo hacia la Meta Suprema, hacia el Lugar donde el divino Árbol

del Loto exclama: Verdaderamente no hay otro Dios excepto Yo, el Todopoderoso,

el Todomunífico.

Grande es tu bienaventuranza, por cuanto has estado viajando a través de las

tierras de Dios y has sido la personificación del gozo y la certeza para el

pueblo de Bahá, que ha renunciado a todo salvo a Él y ha dirigido su corazón

hacia esta Corte, la cual ha derramado su resplandor sobre todos los reinos y

los ha rociado con las embravecidas aguas de este Océano con el que tú mismo has

sido rociado, un Océano que abarca a todas las cosas creadas.

Ciertamente, has captado la importancia de prestar ayuda a Dios y te has

levantado para lograrlo a través del poder de la sabiduría y la expresión. Di:

Ayudarme es enseñar mi Causa. Éste es un tema del cual están cargadas Tablas

enteras. Éste es el mandamiento inmutable de Dios, eterno en el pasado, eterno

en el futuro. Comprended esto, oh hombres de perspicacia. Aquellos que han

traspasado los límites de la sabiduría no logran entender el significado de

ayudar a Dios tal como ha sido expuesto en el Libro. Di: Temed a Dios y no

sembréis las semillas de la disensión entre los hombres. Observad lo que os ha

sido ordenado por vuestro Señor, el Todopoderoso, el Omnisciente. Él conoce la

realidad de la victoria y te la ha enseñado con unas palabras que las vanas

imaginaciones de aquellos que vagan aturdidos por el yermo de la duda jamás

podrán corromper.

¡Oh mi Nombre! Permite que todas las cosas creadas beban nuevamente de este

cáliz que ha hecho que se eleven los mares. Enciende, pues, en los corazones el

fuego ardiente que este Árbol carmesí ha encendido, para que se levanten a

exaltar y alabar su Nombre entre los seguidores de todas las Religiones.

Numerosas cartas tuyas han sido presentadas ante nuestro Trono. Las hemos

estudiado como una muestra de gracia de nuestra parte, y por cada nombre que has

mencionado en ellas hemos revelado aquello que avivará las mentes de los hombres

y hará que se remonten los espíritus. Además, repetidamente te hemos permitido

escuchar los gorjeos de las aves del cielo e inclinar tu oído hacia el canto de

los ruiseñores que derraman sus melodías sobre las ramas. Así se puso en

movimiento la Pluma de Dios en recuerdo de ti, para que adviertas a los hombres

por el poder de esta prolación, a la cual se le ha ordenado divinamente que sea

la reveladora de los signos de su gloria.

Bendito es el sitio donde se entona el himno de su alabanza, y bendito el

oído que escucha lo que se ha enviado desde el cielo de la amorosa bondad de tu

Señor, el Todomisericordioso.

Exhorta a los siervos de Dios a hacer lo que te hemos exhortado a ti, para

que se abstengan de lo que les está prohibido en el Libro Madre. Ciertamente,

quienes perpetran acciones que producen confusión entre el pueblo se extravían

muy lejos de ayudar a Dios y a su Causa, y en la Tabla que Dios ha designado

como la aurora de las Tablas figuran entre los malhechores.

Di: Si fuese nuestra voluntad, haríamos victoriosa a la Causa mediante el

poder de una sola palabra proveniente de nuestra presencia. Él es, en verdad, el

Omnipotente, el que somete todo. Si fuese la intención de Dios, de los bosques

del poder celestial surgiría el león de fuerza indomable cuyo rugido es como el

trueno que retumba en las montañas. No obstante, como nuestra amorosa

providencia excede a todas las cosas, hemos ordenado que la victoria total se

alcance por medio del habla y la palabra, para que por toda la tierra nuestros

siervos se conviertan de este modo en receptores del bien divino. Esto no es

sino una muestra de la bondad de Dios que se les otorga. Verdaderamente tu Señor

es al que todo Le basta, el Más Exaltado.

Di: Temed a Dios y no cometáis acciones tales que puedan hacer que mis

amados en la tierra se lamenten. Así te lo ordena esta Pluma que ha puesto en

movimiento a la Pluma de Gloria en el campo de la sabiduría y del verdadero

entendimiento.

Transmite mis saludos a aquellos cuyos rostros reflejan el resplandor de

Bahá, y luego menciónales estas palabras que alegran los ojos de los rectos. Que

la gloria de Dios descienda sobre ti y sobre los que se han aferrado firmemente

al Cordón de Dios, el Revelador de los versos...

Impide que los habitantes de esas regiones cometan actos provocativos, que

entre ellos no haya luchas, disensión y nada que pueda crear problemas. Lo que

es digno de alabanza en estos días es la promoción de la Causa. Por ejemplo, si

esa gente que persigue ciertas metas se dedicase a enseñar la Causa, dentro de

poco todos los habitantes de esa región serían investidos con el manto de la fe.

Si alguien percibiese la dulzura del siguiente pasaje de la Tabla revelada

en honor a Nabíl de Qá'in,79 fácilmente comprendería el significado de la ayuda:

La palabra humana es una esencia que aspira a ejercer su influencia y necesita

moderación. En cuanto a su influencia, está condicionada al refinamiento, que a

su vez depende de corazones que sean desprendidos y puros. En cuanto a su

moderación, ésta debe combinarse con el tacto y la sabiduría, tal como está

prescrito en las Sagradas Escrituras y Tablas.

¡Oh mi Nombre! La palabra forzosamente tiene que poseer un poder penetrante,

pues si está privada de esta cualidad no ejercerá influencia. Y esta influencia

penetrante depende de que el espíritu sea puro y el corazón inmaculado. De igual

manera, la palabra necesita moderación, sin la cual el oyente sería incapaz de

soportarla, más bien manifestaría oposición desde el comienzo mismo. Y la

moderación se alcanza mezclando la palabra con las muestras de sabiduría divina

que están registradas en las Tablas y Libros Sagrados. De este modo, cuando la

esencia de la palabra de uno está dotada de estos dos requisitos, demostrará ser

sumamente efectiva y constituirá el factor primordial de la transformación de

las almas de los hombres. Ésta es la posición de la victoria suprema y del

dominio celestial. Quienquiera la alcanza se halla investido con el poder de

enseñar la Causa de Dios y de prevalecer sobre los corazones y las mentes de los

hombres.

¡Oh mi Nombre! El Sol de la prolación, que brilla resplandeciente desde la

aurora de la Revelación divina, ha iluminado de tal forma los Rollos y las

Tablas, que el reino de la palabra y el exaltado dominio del entendimiento

vibran de gozo y éxtasis y brillan con el resplandor de su luz; y, sin embargo,

la mayoría de la humanidad no lo comprende.

La razón por la cual el tema de la ayuda y la asistencia ha fluido una y

otra vez de la Pluma de la Providencia, y continuará fluyendo, es para advertir

a los amigos de Dios que no se ocupen en actividades que den lugar a peleas y

confusión. Les corresponde a todos y cada uno de ellos buscar diligentemente

modos de ayudar a la Causa de Dios de la manera que hemos explicado. Esto no es

más que una muestra de su gracia conferida especialmente a sus amados para que

cada uno de ellos alcance la posición que se caracteriza por las palabras:

"Quienquiera vivifique un alma, verdaderamente ha vivificado a toda la

humanidad".

El dominio temporal ha estado y continuará estando bajo la sombra de esta

posición. Su hora señalada está preordinada en el Libro de Dios. Él está

verdaderamente enterado de ello, y la hora se manifestará por medio de la

potencia de su poder. Verdaderamente Él es el Poderoso, el que Todo lo Subyuga,

el Omnipotente, el Omnisciente, el Omnisapiente.

Las almas santificadas deberían reflexionar y meditar en sus corazones sobre

los métodos de enseñanza. Deben memorizar frases y pasajes de los textos de las

maravillosas Escrituras celestiales que sean adecuados para diversas ocasiones,

de manera que en el curso de sus disertaciones puedan recitar los versos divinos

siempre que la ocasión lo requiera, puesto que estos versos sagrados son el más

potente elixir, el más grande y poderosísimo talismán. Tan poderosa es su

influencia que el oyente no tendrá razón para vacilar. ¡Juro por mi vida! Esta

revelación está dotada de tal poder que actuará como la calamita para todas las

naciones y razas de la tierra. Si alguien se detuviese a meditar atentamente,

admitiría que no hay ni puede haber lugar adonde nadie pueda huir.

El Kitáb-i-Aqdas fue revelado de manera tal que capta y contiene todas las

Dispensaciones divinamente establecidas. Benditos sean quienes lo estudian.

Benditos sean quienes lo entienden. Benditos sean quienes meditan sobre él.

Benditos sean quienes reflexionan sobre su significado. Tan vasta es su

extensión, que abarca a todos los hombres antes de que ellos lo reconozcan.

Dentro de poco su fuerza soberana, su penetrante influencia y la grandeza de su

poder se manifestarán en la tierra. Verdaderamente tu Señor es el Omnisciente,

el Informado de Todo.

¡Oh mi Nombre! Escucha mi voz que procede de la dirección de mi trono. Él

desea hacer mención de tu nombre en todo momento, por cuanto tú has demostrado

ser firme en la exaltación de sus virtudes entre los hombres. En verdad, tu

Señor ama la fidelidad tal como se encuentra en el reino de la creación, y le ha

dado primacía sobre la mayoría de las cualidades dignas de alabanza.

Verdaderamente Él es Potente y Poderoso.

Sabe, además, que hemos oído la alabanza que has pronunciado en tu comunión

con Dios, tu Señor, el Exaltado, el Bondadoso. Grande, en verdad, es la

bienaventuranza que te aguarda, por cuanto has restringido tus propios asuntos

en favor de esta inviolable, esta poderosa e iluminada Causa. Imploramos a Dios

para que tu llamada sea como un imán que atraiga a las personificaciones de los

nombres en el mundo de la existencia, para que todos los seres se apresuren

espontáneamente a escucharlo. No hay Dios aparte de Él, el Exaltado, el

Preeminente, el Bendito por siempre, el Sublime, el Más Augusto, el Más

Glorioso, el Más Munífico, el Omnisciente, el Informado de Todo.

LAWÆ-I-BURHÁN80
Tabla de la Prueba

¡Él es el Todopoderoso, el Omnisciente, el Omnisapiente! Los vientos del

odio han envuelto al Arca de Bathá81 debido a lo que las manos de los opresores

han hecho. ¡Oh Báqir! Has dictado sentencia contra aquellos por quienes han

llorado los libros del mundo y en cuyo favor han dado testimonio las escrituras

de todas las religiones. Tú, que te has extraviado tan lejos, en verdad estás

envuelto en un espeso velo. ¡Por Dios mismo! Has pronunciado sentencia contra

aquellos por medio de quienes se ha iluminado el horizonte de la fe. De esto son

testigos Aquellos que son los Lugares del Amanecer de la Revelación y las

Manifestaciones de la Causa de tu Señor, el Más Misericordioso, que han

sacrificado sus almas y todo cuanto poseían en su Recto Sendero. La Fe de Dios

ha llorado en todas partes a causa de tu tiranía, y sin embargo gozas y eres de

los que se regocijan. En mi corazón no hay odio hacia ti ni hacia nadie. Todo

hombre de erudición te contempla a ti y a los que son como tú, sumidos en una

locura evidente. Si te hubieras dado cuenta de lo que has hecho, te habrías

arrojado al fuego, o habrías abandonado tu hogar para huir a las montañas, o

habrías gemido hasta regresar al sitio destinado para ti por aquel que es el

Señor de la fuerza y el poder. ¡Oh tú que eres como la nada! Rasga los velos de

las ociosas fantasías y las vanas imaginaciones para que puedas contemplar el

Sol del conocimiento que brilla desde este resplandeciente Horizonte. Has hecho

pedazos un trozo del Profeta mismo y has imaginado que has ayudado a la Fe de

Dios. Así te ha instigado tu alma y ciertamente tú eres uno de los negligentes.

Tu acción ha consumido los corazones del Concurso de lo Alto, así como los de

aquellos que giran alrededor de la Causa de Dios, el Señor de los mundos. El

alma de la Casta82 se derritió por tu crueldad y los moradores del Paraíso

lloraron amargamente en ese bendito Lugar.

Juzga con equidad, te lo suplico por Dios. ¿Qué prueba presentaron los

doctores judíos para condenarlo a Él, que era el Espíritu de Dios,83 cuando vino

a ellos con la verdad? ¿Cuál pudo ser la prueba que presentaron los fariseos y

los sacerdotes idólatras para justificar su negación de Mu¥ammad, el Apóstol de

Dios, cuando vino a ellos con un Libro que juzgaba entre la verdad y la falsedad

con una justicia que transformaba en luz la oscuridad de la tierra y extasiaba

los corazones de quienes Le conocían? En verdad, tú has presentado en este día

las mismas pruebas que los sacerdotes necios alegaron en aquella época. De ello

es testigo Aquel que es el Rey del reino de la gracia en esta gran Prisión.

Ciertamente has seguido sus pasos; más aún, los has sobrepasado en crueldad y

has creído que estabas ayudando a la Fe y defendiendo la Ley de Dios, el

Omnisciente, el Omnisapiente. ¡Por Aquel que es la Verdad! Tu iniquidad ha hecho

gemir a Gabriel y ha arrancado lágrimas de la Ley de Dios, por medio de la cual

las brisas de la justicia se han esparcido sobre todos los que están en el cielo

y en la tierra. ¿Has imaginado ingenuamente que la sentencia que has dictado te

ha beneficiado? ¡No, por Aquel que es el Rey de todos los Nombres! De tu pérdida

da testimonio Aquel que posee el conocimiento de todas las cosas, como está

registrado en la Tabla preservada. Cuando escribiste tu sentencia fuiste acusado

por tu propia pluma. De ello es testigo la Pluma de Dios, el Altísimo, en su

inaccesible posición.

¡Oh tú que te has extraviado! Tú no Me has visto, ni has tenido relación

conmigo, ni has sido mi compañero durante la fracción de un instante. ¿Cómo,

pues, has ordenado a los hombres que Me maldigan? ¿Has seguido en esto los

impulsos de tus propios deseos, o has obedecido a tu Señor? Presenta un signo,

si eres uno de los veraces. Atestiguamos que tú has abandonado la Ley de Dios y

te has aferrado al dictado de tus pasiones. Nada, en verdad, escapa a Su

conocimiento; Él verdaderamente, es el Incomparable, el Informado de Todo. ¡Oh

negligente! Escucha lo que el Misericordioso ha revelado en el Corán: "No digáis

a todo aquel que os salude al encontraros: 'Tú no eres un creyente'".84 Así lo

ha decretado Aquel en cuyo poder se encuentran los reinos de la Revelación y de

la creación, si fueras de los que escuchan. Has echado a un lado el mandamiento

de Dios y te has asido a los impulsos de tus propios deseos. ¡Desdichado eres

tú, entonces, oh negligente que dudas! Si Me niegas, ¿por medio de qué prueba

puedes reivindicar la verdad de aquello de lo que hablas? ¡Preséntala, pues, oh

tú que has atribuido compañeros a Dios y te has apartado de su soberanía que ha

circundado los mundos!

¡Oh necio! Sabe que es verdaderamente sabio quien reconoce mi Revelación,

bebe del Océano de mi conocimiento, se remonta en la atmósfera de mi amor,

abandona todo excepto a Mí y se aferra firmemente a lo que se ha enviado desde

el Reino de mi maravillosa prolación. Él, verdaderamente, es como un ojo para la

humanidad y como el espíritu de vida para el cuerpo de toda la creación.

Glorificado sea el Todomisericordioso, que le ha iluminado y le ha hecho

levantarse a servir a su grande y poderosa Causa. En verdad, tal hombre es

bendecido por el Concurso de lo Alto y por quienes moran en el Tabernáculo de

Grandeza, que han bebido de mi Vino Sellado en mi Nombre, el Omnipotente, el

Todopoderoso. ¡Oh Báqir! Si eres de los que ocupan tan sublime posición,

presenta, entonces, un signo de Dios, el Creador de los cielos. Y si

reconocieras tu impotencia, refrena tus pasiones y retorna a tu Señor, para que

quizás Él te perdone tus pecados, que han hecho que las hojas del divino Árbol

del Loto se consumieran en el fuego, que la Roca exclamara y que lloraran los

ojos de los hombres de entendimiento. Por tu causa se ha rasgado el Velo de la

Divinidad, el Arca ha zozobrado, la Camella ha sido desjarretada y gimió el

Espíritu85en su retiro sublime. ¿Discutes con Aquel que viene a ti con los

testimonios de Dios y con Sus signos, que tú conoces y que conocen los que moran

en la tierra? Abre tus ojos para que contemples a este Agraviado, que brilla

sobre el horizonte de la voluntad de Dios, el Soberano, la Verdad, el

Resplandeciente. Despeja, pues, el oído de tu corazón para que escuches las

palabras del Divino Árbol del Loto que ciertamente ha hecho surgir Dios, el

Omnipotente, el Benéfico. Verdaderamente este Árbol, a pesar de lo que Le

aconteció debido a tu crueldad y a las transgresiones de los que son como tú,

llama en voz alta y convoca a los hombres al Sadratu'l-Muntahá86 y al Horizonte

Supremo. Bendita el alma que fija su mirada en el Signo Más Poderoso y el oído

que escucha su más dulce Voz, y ¡ay! del que se aparta y actúa inicuamente.

¡Oh tú que te has apartado de Dios! Si mirases al Divino Árbol del Loto con

el ojo de la imparcialidad, percibirías las marcas de tu espada en sus brazos,

en sus ramas y en sus hojas, a pesar de que Dios te ha creado con el propósito

de que reconocieras y sirvieras al Árbol. Reflexiona, para que puedas reconocer

tu iniquidad y seas contado entre quienes se han arrepentido. ¿Crees que tenemos

miedo de tu crueldad? Sabe y ten por seguro que, desde el primer día en que la

voz de la Pluma Más Sublime se elevó entre tierra y cielo, ofrendamos nuestras

almas, nuestros cuerpos, nuestros hijos y nuestras posesiones en el sendero de

Dios, el Exaltado, el Grande, y Nos gloriamos de ello ante todas las cosas

creadas y ante el Concurso de lo Alto. De ello es testigo lo que Nos ha

acontecido en este Recto Sendero. ¡Por Dios! Nuestros corazones se consumieron,

nuestros cuerpos fueron crucificados y nuestra sangre derramada, mientras

nuestros ojos estaban fijos en el horizonte de la amorosa bondad de tu Señor, el

Testigo, el que todo lo ve. Cuanto más dolorosas eran sus aflicciones, tanto más

grande se hacía el amor del pueblo de Bahá. De su sinceridad es testigo lo que

el Todomisericordioso envió en el Corán. Él dice: "Desead, pues, la muerte, si

sois sinceros".87 ¿Quién ha de ser preferido, aquel que se ha amparado detrás de

cortinas o el que se ha ofrendado en el sendero de Dios? Juzga imparcialmente y

no seas de los que vagan aturdidos por el yermo de la falsedad. Las aguas vivas

del amor del Más Misericordioso les arrastraron de tal manera que ni las armas

del mundo ni las espadas de las naciones les han impedido dirigir su rostro

hacia el océano de la munificencia de su Señor, el Dador, el Generoso.

¡Por Dios! Las tribulaciones no han podido acobardarme y el repudio de los

sacerdotes ha sido impotente para debilitarme. He hablado, y aún continúo

hablando, a los hombres a la cara: "¡La puerta de la gracia se ha abierto y

Aquel que es la Aurora de la Justicia ha venido con signos claros y testimonios

evidentes de Dios, el Señor de la fuerza y el poder!" Preséntate ante Mí para

que oigas los misterios que oyó el hijo de 'Imrán88 sobre el Sinaí de la

Sabiduría. Así te lo ordena Aquel que es el Lugar del Amanecer de la Revelación

de tu Señor, el Dios de Misericordia, desde su gran Prisión.

¿El liderazgo te ha vuelto orgulloso? Lee atentamente lo que Dios ha

revelado al gobernante soberano, el Sultán de Turquía, que Me ha encarcelado en

esta fortaleza, para que estés informado de la situación de este Agraviado, tal

como fue decretada por Dios, el Uno, el Único, el Informado de todo. ¿Te sientes

feliz al ver a los abyectos y a los inútiles como seguidores tuyos? Te apoyan

como lo hizo un pueblo antes que ellos, el que siguió a Anás, quien sin prueba

ni testimonio concluyente dictó sentencia contra el Espíritu.89

Lee con atención el Kitáb-i-Íqán y lo que el Todomisericordioso ha enviado

al rey de París90 y a aquellos que son como él, para que estés enterado de las

cosas que han sucedido en el pasado y te convenzas de que no hemos pretendido

propagar el desorden por el país una vez que éste ha sido bien ordenado.

Nosotros exhortamos a sus siervos totalmente por amor a Dios. Quienquiera lo

desee, que se vuelva hacia Él, y el que no lo desee, que se aparte. Nuestro

Señor, el Misericordioso, es verdaderamente el que todo Le basta, el

Todoalabado. ¡Oh concurso de sacerdotes! Éste es el día en que nada entre todas

las cosas, ni ningún nombre entre todos los nombres, puede beneficiaros, excepto

este Nombre, al que Dios ha convertido en la Manifestación de Su Causa y la

Aurora de Sus más excelentes títulos para todos los que están en el reino de la

creación. Bendito es aquel hombre que reconoce la fragancia del

Todomisericordioso y se le cuenta entre los firmes. En este día no os

beneficiarán vuestras ciencias, ni vuestras artes, ni vuestros tesoros, ni

vuestra gloria. Apartad todo eso y dirigid vuestros rostros hacia la Palabra Más

Sublime, mediante la cual las Escrituras, los Libros y esta evidente Tabla han

sido claramente expuestos. Apartaos, oh asamblea de sacerdotes, de las cosas que

habéis compuesto con la pluma de vuestras ociosas fantasías y vanas

imaginaciones. ¡Por Dios! El Sol del Conocimiento ha brillado sobre el horizonte

de la certeza.

¡Oh Báqir! Lee y recuerda aquello que dijo antiguamente un creyente de tu

estirpe: "¿Matarías a un hombre porque dijera "Mi Señor es Dios", cuando Él ya

ha venido a ti con signos provenientes de tu Señor? Si fuese mentiroso, su

mentira caerá sobre él, pero si fuese veraz, parte de su amenaza caerá sobre ti.

En verdad, Dios no guía a quien es un transgresor, un mentiroso".91

¡Oh tú que estás extraviado! Si tienes alguna duda acerca de nuestra

conducta, sabe que nosotros atestiguamos lo que Dios mismo ha atestiguado antes

de la creación de los cielos y de la tierra: que no hay otro Dios sino Él, el

Todopoderoso, el Todomunífico. Damos testimonio de que Él es Uno en su esencia y

Uno en sus atributos. Él no tiene igual en todo el universo, ni compañero en

toda la creación. Él ha enviado a sus Mensajeros y ha hecho descender sus Libros

para que anuncien a sus criaturas el Sendero Recto.

¿Ha sido informado el Sháh, y optó por cerrar sus ojos ante tus actos? ¿O ha

sido presa del temor ante los aullidos de una manada de lobos que se han

apartado del Sendero de Dios y han seguido tu camino sin una prueba clara o un

Libro evidente? Hemos oído que las provincias de Persia han sido adornadas con

el ornamento de la justicia. No obstante, cuando las observamos más de cerca,

descubrimos que son los lugares del amanecer de la tiranía y las auroras de la

injusticia. Vemos a la justicia en las garras de la tiranía. Pedimos a Dios que

la libere por medio del poder de su fuerza y su soberanía. Él verdaderamente

protege todo cuanto se halla en el cielo y en la tierra. A nadie le es dado el

derecho de protestar en contra de nadie, en relación con lo que le ha acontecido

a la Causa de Dios. Corresponde al que haya vuelto su rostro hacia el Más

Sublime Horizonte aferrarse tenazmente al cordón de la paciencia y poner su

confianza en Dios, el que Ayuda en el Peligro, el Irrestringido. ¡Oh vosotros

amados de Dios! Bebed abundantemente del manantial de la sabiduría, pasead por

el jardín de la sabiduría, remontaos en la atmósfera de la sabiduría y hablad

con sabiduría y elocuencia. Así os lo ordena vuestro Señor, el Todopoderoso, el

Omnisciente.

¡Oh Báqir! No confíes en tu gloria y en tu poder. Eres como el último rastro

de luz solar sobre la cima de la montaña. Pronto se desvanecerá, tal como ha

sido decretado por Dios, el que todo lo posee, el Altísimo. Tu gloria y la

gloria de los que son como tú os ha sido arrebatada, y esto verdaderamente es lo

que ha sido ordenado por Aquel en cuyo poder se halla la Tabla Madre. ¿Dónde se

encuentra el que luchó con Dios, y dónde se ha ido quien negó sus signos y se

apartó de su soberanía? ¿Dónde están los que asesinaron a sus elegidos y

derramaron la sangre de sus Santos? ¡Reflexiona, para que quizás percibas los

hálitos de tus acciones, oh necio que dudas! Por vuestra causa se lamentó el

Apóstol,92 la Casta93 gimió, los países fueron asolados y la oscuridad cayó

sobre todas las regiones. ¡Oh concurso de sacerdotes! Por vosotros fue humillado

el pueblo, la enseña del Islam fue arriada y su poderoso trono fue derribado.

Cada vez que un hombre de discernimiento ha pretendido atenerse a lo que habría

de exaltar el Islam, alzasteis vuestro clamor y con ello se le impidió lograr su

propósito, mientras el país permanecía sumido en evidente ruina.

¡Piensa en el Sultán de Turquía! Él no quería la guerra, pero los que son

como tú la deseaban. Cuando se encendieron sus fuegos y las llamas se elevaron,

el Gobierno y el pueblo se debilitaron como consecuencia de ello. De esto es

testigo todo hombre imparcial y perspicaz. Sus calamidades se hicieron tan

grandes que el humo que produjeron rodeó la Tierra del Misterio94 y sus

contornos, y se hizo manifiesto lo que se había revelado en la Tabla del Sultán.

Así se ha decretado en el Libro, por mandato de Dios, el que Ayuda en el

Peligro, el que Subsiste por Sí Mismo.

¡Oh mi Pluma Suprema! Deja de mencionar al Lobo y acuérdate de la Serpiente

Hembra,95 cuya crueldad fue la causante de que gimieran todas las cosas creadas

y se estremecieran los miembros de los santos. Así te lo ordena el Señor de

todos los nombres en esta gloriosa posición. La Casta96 ha clamado a causa de tu

iniquidad, ¡y aun así imaginas que perteneces a la familia del Apóstol de Dios!

Tu alma te ha instigado de esta manera, oh tú que te has apartado de Dios, el

Señor de todo lo que ha sido y lo que será. ¡Juzga con equidad, oh Serpiente

Hembra! ¿A causa de qué crimen has picado a los hijos97 del Apóstol de Dios y

has saqueado sus bienes? ¿Has negado a Quien te ha creado por su mandato "Sé, y

fue"? Has tratado a los hijos del Apóstol de Dios como ni siquiera 'Ád trató a

Húd, ni Thamúd a Sálih, ni los judíos al Espíritu de Dios,98 el Señor de todos

los seres. ¿Niegas los signos de tu Señor, ante los cuales, tan pronto fueron

enviados desde el cielo de su Causa se doblegaron todos los libros del mundo?

Medita, para que seas consciente de tus actos. ¡Oh proscrito negligente! Dentro

de poco los hálitos del castigo se apoderarán de ti, como se apoderaron de otros

antes de ti. Aguarda, oh tú que Le has atribuido compañeros a Dios, el Señor de

lo visible e invisible. Éste es el día que Dios anunció a través de la lengua de

su Apóstol. Reflexiona, para que comprendas lo que el Todomisericordioso ha

enviado en el Corán y en esta Tabla escrita. Éste es el día en que Aquel que es

la Aurora de la Revelación ha venido con pruebas evidentes que nadie puede

contar. Éste es el día en que todo hombre dotado de percepción ha descubierto la

fragancia de la brisa del Todomisericordioso en el mundo de la creación y todo

hombre de discernimiento se ha apresurado hacia las aguas vivas de la

misericordia de su Señor, el Rey de Reyes. ¡Oh negligente! El relato del

Sacrificio99 ha sido narrado de nuevo y el que iba a ser ofrendado ha dirigido

sus pasos hacia el lugar del sacrificio, y no regresó a causa de lo que tu mano

ha hecho, ¡oh tú, perverso que odias! ¿Has imaginado que el martirio podría

degradar esta Causa? No, por Aquel a Quien Dios ha hecho el Depositario de su

Revelación, si tú fueras de aquellos que comprenden. Desdichado tú que has

atribuido compañeros a Dios, y desdichados los que te han tomado por jefe sin

una prueba clara o un Libro evidente. ¡Cuán numerosos los opresores que antes de

ti se han alzado para extinguir la luz de Dios, y cuántos los impíos que han

asesinado y saqueado hasta que los corazones y las almas de los hombres gimieron

por su crueldad! El sol de la justicia se ha oscurecido, por cuanto la

personificación de la tiranía se ha sentado en el trono del odio, y aún así la

gente no entiende. Han matado a los hijos del Apóstol y han saqueado sus bienes.

Di: A tu juicio, ¿fueron sus posesiones quienes negaron a Dios, o ellos mismos?

Juzga imparcialmente, oh ignorante que te has apartado de Dios como por un velo.

Te has aferrado a la tiranía y has desechado la justicia; por lo cual todas las

cosas creadas se han lamentado, y todavía te hallas entre los rebeldes. Has dado

muerte a los ancianos y saqueado a los jóvenes. ¿Crees que agotarás lo que tu

iniquidad ha amasado? ¡No, por Mí mismo! Así te lo informa el que es conocedor

de todo. ¡Por Dios! Las cosas que posees no te beneficiarán, y tampoco lo que

has acumulado por medio de tu crueldad. De ello es testigo tu Señor, el

Omnisciente. Te has levantado para apagar la luz de esta Causa; en poco tiempo

tu propio fuego se habrá extinguido por su mandato. Él, ciertamente, es el Señor

de fuerza y poder. Los cambios y azares del mundo y los poderes de las naciones

no pueden frustrarle. Él hace lo que Le place y ordena lo que desea mediante el

poder de su soberanía. Reflexiona sobre la camella. Aunque no es más que una

bestia, el Todomisericordioso la ha exaltado a una posición tan elevada que las

lenguas de la tierra hicieron mención de ella y celebraron su alabanza. Él,

verdaderamente, protege todo lo que hay en el cielo y en la tierra. No hay otro

Dios sino Él, el Todopoderoso, el Grande. De este modo hemos adornado el cielo

de nuestra Tabla con los soles de nuestras palabras. Bendito el hombre que lo

alcanza y es iluminado con su luz, y desdichados los que se apartan, Le niegan y

se extravían lejos de Él. ¡Alabado sea Dios, el Señor de los mundos!

KITÁB-I-'AHD
Libro del Convenio

Aunque el Reino de la Gloria no posee ninguna de las vanidades del mundo, no

obstante, dentro del tesoro de la confianza y la resignación, hemos legado a

nuestros herederos una herencia excelente e inapreciable. Tesoros terrenales no

hemos dejado, y tampoco hemos añadido las preocupaciones que ocasionan. ¡Por

Dios! En las riquezas terrenales se oculta el temor y se esconde el peligro.

Examinad y recordad lo que el Todomisericordioso ha revelado en el Corán: "Ay de

todo difamador y calumniador, y de aquel que amasa y cuenta riquezas".100

Efímeras son las riquezas del mundo; todo lo que perece y cambia no es digno de

atención y nunca lo ha sido, excepto en una medida aceptada.

El propósito de este Agraviado al soportar desdichas y tribulaciones, al

revelar los Versos Sagrados y al presentar sus pruebas no ha sido sino extinguir

la llama del odio y la enemistad, para que el horizonte de los corazones de los

hombres se ilumine con la luz de la concordia y alcance la verdadera paz y

tranquilidad. El sol de estas palabras brilla resplandeciente desde el punto del

amanecer de la Tabla divina; les corresponde a todos fijar su mirada en ella. Os

exhortamos, oh pueblos del mundo, a observar aquello que eleve vuestra posición.

Asíos al temor a Dios y adheríos firmemente a lo que es correcto. En verdad

digo, la lengua es para mencionar lo que es bueno, no la mancilléis con

conversaciones indecorosas. Dios ha perdonado lo pasado. En adelante todos deben

expresar lo que es decoroso y digno, y deben abstenerse de la calumnia, de la

injuria y de todo cuanto pueda causar tristeza a los hombres. ¡Sublime es la

posición del hombre! No hace mucho fluyó del tesoro de nuestra Pluma de Gloria

esta exaltada Palabra: Grande y bendito es este Día, el Día en que todo lo que

estaba latente en el hombre se ha manifestado y se manifestará. Sublime sería la

posición del hombre si se aferrase a la rectitud y a la verdad y permaneciese

firme y constante en la Causa. A la vista del Todomisericordioso, un verdadero

hombre es como el firmamento; el sol y la luna son su vista y su oído, y las

estrellas son su carácter brillante y resplandeciente. Suya es la posición más

sublime, y su influencia educa al mundo del ser.

Toda alma receptiva que en este Día haya inhalado la fragancia de su

vestidura y que con un corazón puro haya vuelto su rostro hacia el Horizonte

todoglorioso, se cuenta entre el pueblo de Bahá en el Libro Carmesí. Tomad en mi

Nombre el cáliz de mi amorosa bondad y bebed a continuación en mi glorioso y

maravilloso recuerdo.

¡Oh vosotros que habitáis en la tierra! La religión de Dios aspira a

alcanzar el amor y la unidad; no hagáis de ella la causa de enemistad o

disensión. A la vista de los hombres de discernimiento y de quienes contemplan

la Visión Más Sublime, cualesquiera que sean los medios efectivos para la

salvaguardia y promoción de la felicidad y el bienestar de los hijos de los

hombres, ya han sido revelados por la Pluma de Gloria. Pero los necios de la

tierra, alimentados por pasiones y deseos malvados, han hecho caso omiso de la

suma sabiduría del que es, en verdad, el Omnisapiente, mientras las ociosas

fantasías y vanas imaginaciones instigan sus palabras y sus hechos.

¡Oh vosotros los amados y fideicomisarios de Dios! Los reyes son las

manifestaciones del poder, y las auroras de la fuerza y la riqueza de Dios. Orad

por ellos. Él los ha investido con el señorío sobre la tierra y ha escogido los

corazones de los hombres como Su dominio propio.

El conflicto y la contienda están categóricamente prohibidos en Su Libro.

Éste es un decreto de Dios en esta Grandísima Revelación. Está divinamente

preservado de la anulación y Él lo ha investido con el esplendor de su

confirmación. En verdad Él es el Omnisapiente, el Omnisciente.

Incumbe a todos ayudar a esas auroras de autoridad y a esas fuentes de

mandato que están adornadas con el ornamento de la justicia y la equidad.

Benditos sean los gobernantes y los eruditos entre el pueblo de Bahá. Ellos son

mis fideicomisarios entre mis siervos y las manifestaciones de mis mandamientos

entre mi pueblo. Sobre ellos sean mi gloria, mis bendiciones y mi gracia, que

impregnan el mundo del ser. A este respecto, las palabras reveladas en el Kitáb-

i-Aqdas son tales que la luz de la gracia divina brilla luminosa y

resplandeciente desde el horizonte de las palabras que ellos pronuncian.

¡Oh vosotros mis Ramas! Una fuerza poderosa, un poder sumo yace oculto en el

mundo del ser. Fijad vuestra mirada en él y en su influencia unificadora y no en

las diferencias que de él surgen.

La Voluntad del divino Testador es ésta: Incumbe a los Aghsán, a los Afnán,

a mis parientes, a todos y cada uno de ellos, volver sus rostros hacia la Más

Poderosa Rama. Examinad lo que hemos revelado en nuestro Libro Más Sagrado:

"Cuando el océano de mi presencia haya menguado y el Libro de mi Revelación haya

concluido, volved vuestros rostros hacia Aquel que Dios ha designado, que ha

brotado de esta antigua Raíz". Este verso sagrado no alude sino a la Más

Poderosa Rama ['Abdu'l-Bahá]. De este modo os hemos revelado benévolamente

nuestra potente Voluntad, y en verdad Yo soy el Munífico, el Todopoderoso.

Ciertamente, Dios ha ordenado que la posición de la Rama Mayor [Mu¥ammad 'Alí]

esté por debajo de la que ocupa la Más Grande Rama ['Abdu'l-Bahá]. Él es en

verdad el Ordenador, el Omnisapiente. Hemos decidido que "la Mayor" vaya después

de "la Más Grande" según ha sido decretado por Aquel que es el Sapientísimo, el

Informado de todo.

A todos se les ordena manifestar amor a los Aghsán, mas Dios no les ha

concedido ningún derecho sobre la propiedad de los demás.

¡Oh vosotros mis Aghsán, mis Afnán y mis parientes! Os exhortamos a temer a

Dios, a realizar acciones dignas de alabanza y a obrar de acuerdo con lo que es

apropiado y decoroso y sirva para exaltar vuestra posición. Verdaderamente

afirmo que el temor de Dios es el mayor comandante que puede hacer victoriosa a

la Causa de Dios, y las huestes que se corresponden más con ese comandante

siempre han sido y son un carácter íntegro y unas acciones puras y excelentes.

Di: ¡Oh siervos! Que los medios para lograr el orden no se conviertan en

motivo de confusión, y que el instrumento de la unión no dé ocasión para la

discordia. Abrigamos la esperanza de que el pueblo de Bahá sea guiado por las

benditas palabras: "Di: todo es de Dios". Estas exaltadas palabras son como el

agua para extinguir el fuego del odio y de la enemistad, cuyo rescoldo arde en

los corazones y en los pechos de los hombres. Mediante estas solas palabras los

pueblos y razas contendientes alcanzarán la luz de la verdadera unidad.

Verdaderamente Él habla la verdad y muestra el camino. Él es el Todopoderoso, el

Exaltado, el Munífico.

Incumbe a todos mostrar cortesía y tener consideración con los Aghsán, para

que de esta manera la Causa de Dios sea glorificada y su Palabra exaltada. En la

Sagrada Escritura se ha mencionado y registrado este mandamiento una y otra vez.

Bienaventurado aquel que alcance lo que el Ordenador, el Antiguo de los Días, ha

prescrito para él. Se os ordena, además, respetar a los miembros de la Sagrada

Familia, a los Afnán y a los parientes. Os exhortamos, además, a servir a todas

las naciones y a esforzaros por el mejoramiento del mundo.

Desde el cielo de la prolación de Aquel que es el Deseo del mundo se ha

enviado lo que conducirá a la regeneración del mundo y a la salvación de los

pueblos y razas de la tierra. Escuchad atentamente los consejos de la Pluma de

Gloria. Esto es mejor para vosotros que todo lo que existe sobre la tierra. De

esto da testimonio mi glorioso y maravilloso Libro.

LAWÆ-I-ARD-I-BÁ
Tabla de la Tierra de Bá

Alabado sea Aquel que ha honrado la Tierra de Bá101 mediante la presencia de

Aquel alrededor del cual giran todos los nombres. Todos los átomos de la tierra

han anunciado a todas las cosas creadas que tras la puerta de la Ciudad-Prisión

ha aparecido y ha brillado sobre su horizonte el Orbe de la belleza de la grande

y Más Poderosa Rama de Dios -su antiguo e inmutable Misterio- prosiguiendo su

camino hacia otras tierras. Por ello, la tristeza envuelve a esta Ciudad-

Prisión, mientras otras tierras se regocijan. Exaltado, inmensamente exaltado es

nuestro Señor, Hacedor de los cielos y Creador de todas las cosas, Aquel a

través de cuya soberanía se abrieron las puertas de la prisión, haciendo con

ello que se cumpla lo que fuera prometido antaño en las Tablas. Él

verdaderamente es potente sobre lo que Él desea, y en su poder se halla el

dominio de la creación entera. Él es el Todopoderoso, el Omnisciente, el

Omnisapiente.

Bendito, doblemente bendito, es el suelo que sus pasos han hollado, el ojo

que se ha alegrado con la belleza de su semblante, el oído que se ha visto

honrado al escuchar su llamamiento, el corazón que ha probado la dulzura de su

amor, el pecho que se ha dilatado por medio de su recuerdo, la pluma que ha

expresado su alabanza, el rollo que ha portado el testimonio de sus escritos.

Rogamos a Dios -bendito y exaltado sea Él- que nos conceda el honor de

encontrarnos pronto con Él. Él es, en verdad, el que Todo lo Oye, el

Todopoderoso, el que está dispuesto a contestar.
EXTRACTOS DE
OTRAS TABLAS

Dios atestigua que no existe otro Dios más que Él y que Aquel que vino del

cielo de la revelación divina es el Secreto Oculto, el Misterio Impenetrable,

cuyo advenimiento se había predicho en el Libro de Dios y lo habían proclamado

sus Profetas y Mensajeros. Por medio de Él se han descifrado los misterios, se

han rasgado los velos y se han revelado los signos y las pruebas. ¡Ved! Él se ha

manifestado ahora. Saca a la luz todo cuanto desea y holla los lugares altos de

la tierra investido con trascendente majestad y poder.

Bendito es el fuerte que destroce los dioses de las vanas imaginaciones

mediante la potencia del Nombre de su Señor, Aquel que gobierna sobre todos los

hombres.

¡Oh mi Afnán! Gustosamente haremos mención de tu nombre como muestra de

Nuestra gracia, para que los dulces aromas de mi recuerdo te atraigan a mi Reino

y te acerquen al Tabernáculo de mi majestad, que se ha levantado por medio del

poder de este Nombre, un Nombre que ha sacudido todos los cimientos.

Di: ¡Oh pueblos de la tierra! ¡Por la rectitud de Dios! Todo lo que se os ha

prometido en los Libros de vuestro Señor, el Gobernante del Día del Retorno, ha

aparecido y se ha hecho manifiesto. Cuidado, no sea que los cambios y azares del

mundo os mantengan alejados de Aquel que es la Verdad Soberana. Dentro de poco

perecerá todo lo visible, y sólo perdurará lo que ha sido revelado por Dios, el

Señor de los señores.

Di: Éste es el Día de las acciones meritorias, si sólo lo supierais. Éste es

el Día de la glorificación de Dios y de la exposición de su Palabra, si sólo

pudieseis percibirlo. Abandonad las cosas corrientes entre los hombres y asíos

firmemente a lo que os ha ordenado Dios, el que Ayuda en el Peligro, el que

Subsiste por Sí Mismo. Rápidamente se acerca el día en que no os será de

utilidad ningún tesoro de la tierra. De ello es testigo el Señor de los Nombres,

Aquel que proclama: Verdaderamente no hay Dios excepto Él, la Verdad Soberana,

el Conocedor de las cosas invisibles.

Bienaventurado eres tú, oh mi Afnán, porque has tenido el honor de recibir

mis Versos Sagrados, has inhalado los dulces aromas de mi Revelación y has

respondido a mi Llamada, en un momento en que mis siervos y mis criaturas,

echando a un lado el Libro Madre y adhiriéndose a los dictados de los exponentes

de las ociosas fantasías y las vanas imaginaciones, Me denunciaron. Así ha

hablado la Lengua de Grandeza en el reino de la prolación por mandato de Dios,

el Señor de la Creación.

Persevera diligentemente en el servicio a la Causa y conserva la posición

que se te ha conferido, mediante el poder del Nombre de tu Señor, el Poseedor de

todas las cosas visibles e invisibles. ¡Juro por la rectitud de Dios! Si alguien

se informara de lo que está velado a los ojos de los hombres, se extasiaría de

tal manera que levantaría el vuelo hacia Dios, Señor de todo lo que ha sido y lo

que será.

Que mi gloria sea sobre ti y sobre quienes se han acercado a Él y comprenden

el significado de lo que la exaltada Pluma de Dios, el Todoamoroso, ha

registrado en esta Tabla.

Toda alabanza sea para Ti, oh mi Dios, pues has adornado el mundo con el

esplendor de la aurora que sigue a la noche en que nació Aquel que anunció la

Manifestación de tu trascendente soberanía, el Amanecer de tu Esencia divina y

la Revelación de tu supremo Señorío. Te ruego, oh Creador de los cielos y

Modelador de los nombres, que muníficamente ayudes a los que se han amparado

bajo la sombra de tu abundante misericordia y han elevado sus voces entre los

pueblos del mundo en glorificación de tu Nombre.

¡Oh mi Dios! Tú ves al Señor de toda la humanidad confinado en su Más Grande

Prisión, gritando tu Nombre, mirando fijamente tu rostro, proclamando lo que ha

extasiado a los habitantes de tus reinos de revelación y de creación. ¡Oh mi

Dios! Contemplo mi Propio Ser cautivo en las manos de tus siervos, y sin embargo

la luz de tu soberanía y las revelaciones de tu invencible poder brillan

resplandecientes desde Su rostro, permitiendo que todos sepan con certeza que Tú

eres Dios y que no hay otro Dios más que Tú. Ni el poder de los poderosos puede

frustrarte, ni el dominio de los gobernantes puede prevalecer en tu contra. Tú

haces todo lo que deseas en virtud de tu soberanía, que abarca todas las cosas

creadas, y ordenas lo que Te place mediante la potencia de tu mandato, que

impregna a la creación entera.

Te imploro, por la gloria de tu Manifestación y por la fuerza de tu poder,

tu soberanía y tu exaltación, que hagas victoriosos a quienes se han levantado

para servirte, han ayudado a tu Causa y se han postrado ante el esplendor de la

luz de tu rostro. Hazles, pues, victoriosos, oh mi Dios, sobre tus enemigos y

haz que sean firmes en tu servicio, para que por medio de ellos se demuestren

las pruebas de tu dominio a través de tus reinos y se manifiesten en tus tierras

las señales de tu indomable poder. Verdaderamente Tú eres potente para hacer lo

que deseas; no hay otro Dios más que Tú, el que Ayuda en el Peligro, el que

Subsiste por Sí Mismo.

Esta gloriosa Tabla ha sido revelada en el Aniversario del Nacimiento102

para que la recites con espíritu de humildad y súplica y des gracias a tu Señor,

el Omnisciente, el Informado de Todo. Esfuérzate al máximo por prestar servicio

a Dios, para que de ti surja lo que inmortalice tu memoria en su cielo glorioso

y exaltado.

Di: ¡Glorificado eres Tú, oh mi Dios! Te imploro, por el Lugar del Amanecer

de tus signos y por el Revelador de tus claras señales, que me permitas asirme

firmemente en todas las situaciones al cordón de tu amorosa providencia y

sujetarme tenazmente al borde de tu generosidad. Cuéntame entre aquellos a

quienes los cambios y azares del mundo no les han impedido servirte y mostrarte

lealtad, a quienes el violento ataque de la gente no ha podido impedirles

magnificar tu Nombre y celebrar tu alabanza. Asísteme benignamente, oh mi Señor,

para que haga lo que Tú amas y deseas. Permíteme, pues, cumplir lo que exalte tu

Nombre y encienda el fuego de tu amor.
Tu eres, en verdad, el Perdonador, el Generoso.

¡Oh Æusayn! Permita Dios que seas siempre brillante y radiante, que

resplandezcas con la luz del Sol de la Verdad y que sueltes tu lengua para

alabar el Nombre de Dios, que es la más loable de todas las acciones.

Piensa en la multitud de almas que parecen estar intensamente anhelantes y

sedientas, y, sin embargo, cuando el Océano de aguas vivas se agitó en el mundo

del ser, permanecieron privadas de él, puesto que fueron incapaces de renunciar

a las ociosas fantasías y no lograron conocer conscientemente a Aquel que es el

Objeto de todo conocimiento. Este fracaso es la retribución por las acciones que

sus manos hicieron en el pasado.

Da gracias al Bienamado del mundo por haberte ayudado benévolamente a

alcanzar la confirmación en esta gloriosa Causa. Ruégale, además, que haga a sus

amados firmes en ella, pues los escritos incendiarios de quienes crean la maldad

se han difundido y se ha elevado el clamor de los agoreros del mal. Felices

quienes se apartan de todo excepto de Dios y se aferran firmemente a lo que les

ha ordenado el Señor de fuerza y de poder.

Que su gloria sea sobre ti y sobre aquellos a quienes les ha sido permitido

reconocer y abrazar esta poderosa Causa.

Ésta es una Tabla que el Señor de todos los seres ha enviado desde su

gloriosa posición en honor a aquel que cree en Dios, el Todopoderoso, el

Todoamoroso.

Bienaventurado el caminante que reconoce al Deseado, el buscador que presta

atención al Llamamiento de Aquel que es la Meta prometida de toda la humanidad y

el erudito que cree en Dios, el que Ayuda en el Peligro, el que Subsiste por Sí

Mismo.

Cuán inmenso es el número de los eruditos que se han apartado del camino de

Dios, y cuán numerosos los hombres desprovistos de conocimientos que han

comprendido la verdad y se han apresurado hacia Él, diciendo: "Alabado seas Tú,

Señor de todas las cosas visibles e invisibles".

¡Por la rectitud de Dios! El horizonte del mundo resplandece con la luz de

la Luminaria Más Grande, y sin embargo la mayoría de la humanidad no lo percibe.

Verdaderamente Aquel que es la Verdad Soberana se mueve a la vista de todos los

hombres. De esto da testimonio Aquel que en el corazón mismo del mundo proclama:

"En verdad, no existe otro Dios fuera de Mí, Omnipotente sobre todas las cosas,

ya sean del pasado o del futuro".

Grande es la bienaventuranza del creyente que se dirige hacia Él y consigue

llegar a su presencia, y ¡ay! de todos los descreídos que se apartan de Dios y

siguen a los rebeldes y los proscritos.

Oh amigo! En el Bayán les hemos ordenado a todos, en esta Más Grande

Revelación, que vean con sus propios ojos y oigan con sus propios oídos. No

obstante, cuando el horizonte del mundo se iluminó con la resplandeciente luz de

esta Revelación, mucha gente olvidó este mandamiento divino, perdió de vista

esta exhortación celestial y se sumergió en las vanas imaginaciones que su mente

ideó. Ciertamente, el rostro del sol de la justicia y la equidad está oculto

tras las nubes de las ociosas fantasías concebidas por los necios. Por lo tanto,

no debe sorprender que los movimientos de las aves de la oscuridad llamen la

atención. Mediante la potencia del Nombre del Bienamado, invitad a las almas

receptivas a la santa corte de Dios, para que quizás no permanezcan privados de

la Fuente celestial de agua viva. Él es, en verdad, el Bondadoso, el Perdonador.

La mirada de la amorosa bondad de Dios -exaltado y glorificado sea Él- ha

estado eternamente dirigida hacia sus amados amigos; verdaderamente Él es el que

sabe y recuerda.

¡Oh Javád! Tal es la grandeza de este Día que la Hora misma es presa de la

perturbación y todas las Escrituras celestiales evidencian su abrumadora

majestad. En este Día el Libro testifica solemnemente su gloria y la Balanza se

ve impulsada a elevar su voz. Éste es el Día en que el Sirát clama en voz alta:

"Yo soy el Sendero recto", y el monte Sinaí exclama: "Verdaderamente ha venido

el Señor de la Revelación".

Vencidos por la embriaguez de las inclinaciones corruptas, los pueblos de la

tierra se encuentran en estado de estupor. Por lo tanto, están excluidos de los

maravillosos signos de Dios, no se les permite alcanzar la meta final y están

privados de las generosas efusiones de la gracia divina.

Al pueblo de Dios le incumbe ser paciente. Deben dar a conocer la Palabra de

Dios de acuerdo con la capacidad específica del entendimiento del oyente y con

sus aptitudes, para que acaso los hijos de los hombres se despierten de la

negligencia y dirijan sus rostros hacia este Horizonte que es

inconmensurablemente exaltado por encima de todos los horizontes.

¡Oh Javád! Siempre se te han concedido las múltiples generosidades de Dios y

se te seguirán concediendo. ¡Alabado sea Dios! Tú has sido resguardado del mayor

de los terrores y has logrado acercarte a la Más Grande Generosidad en un tiempo

en que a todos los hombres se les impidió reconocer al Rey eterno debido a la

interposición de los velos de la gloria externa, es decir, los sacerdotes de

este día. Cuida este testimonio dictado por la Pluma Todogloriosa tanto como tu

propia vida, y lucha con todas tus fuerzas por preservarlo mediante la potencia

del Nombre de Aquel que es el Bienamado de la creación entera, para que este

sublime honor pueda estar a salvo de los ojos y las manos de los ladrones.

Verdaderamente tu Señor es el Expositor, el Omnisciente.

Transmite los saludos de este Agraviado a todos los amados amigos de esa

región y haz que rememoren nuestros maravillosos y exaltados recuerdos, para que

acaso abandonen las cosas corrientes entre ellos, fijen sus corazones en lo que

tiene relación con Dios y permanezcan limpios de acciones y ocupaciones

indignas.

Que la gloria del Todopoderoso, el Todosabio, sea contigo y con tus

parientes.

Hacemos mención de aquel que ha sido atraído por nuestra Llamada cuando ésta

se elevó desde la cima de trascendente gloria y ha dirigido su rostro hacia

Dios, el Señor de la creación. Él se cuenta entre quienes han escuchado y han

respondido al llamamiento de su Señor en un tiempo en que los pueblos del mundo

están envueltos en velos tangibles. Él testifica lo que Dios ha testificado, y

reconoce su creencia en lo que ha expresado la Lengua de Grandeza. De ello es

testigo el Señor de los Nombres en esta maravillosa Tabla.

¡Oh mi exaltada Pluma! Llévale en mi nombre las gozosas nuevas relativas a

lo que Dios, el Poderoso, el Omnipotente, ha reservado para él. Ciertamente, la

mayor parte del tiempo él ha estado rodeado de múltiples aflicciones, y en

verdad su misericordioso Señor es Quien ve y conoce todas las cosas. Regocíjate

con suma alegría, por cuanto este Agraviado ha vuelto su rostro hacia ti, ha

mencionado tu nombre anteriormente y lo menciona en este mismo momento.

Hazles llegar recuerdos en mi Nombre a mis amados y comunícales las nuevas

de las bondadosas generosidades de su Señor, el Donador, el Todogeneroso.

Enviamos nuestros saludos desde esta exaltada posición a aquellos creyentes que

se han asido firmemente al Asa Segura y han bebido del vino escogido de la

constancia de la mano del favor de su Señor, el Todopoderoso, el Todoalabado.

En este Día la facultad del oído exclama: "Éste es mi Día, en el que oigo la

maravillosa Voz proveniente de los recintos de la Prisión de mi Señor, el

Perspicuo, el que escucha". Y la facultad de la vista clama en voz alta:

"Verdaderamente éste es mi Día, pues contemplo la Aurora de gloria que brilla

resplandeciente por mandato de Aquel que es el Ordenador, el Todopoderoso".

Bienaventurado el oído que escucha el llamamiento: "Mirad, y Me veréis";103 y

dichoso el ojo que mira fijamente al Signo más maravilloso que surge de este

luminoso horizonte.

Di: ¡Oh asamblea de gobernantes, eruditos y sabios! El Día Prometido ha

llegado y el Señor de las Huestes ha aparecido. Regocijaos con gran gozo por

esta suprema felicidad. Ayudadle, pues, a través del poder de la sabiduría y la

prolación. Así os lo ordena el que siempre ha proclamado: "Verdaderamente no hay

Dios sino Yo, el Omnisciente, el Todosabio".

Que su gloria sea sobre ti, sobre aquellos que están contigo y sobre quienes

te quieren y prestan atención a las palabras que pronuncies en glorificación de

esta poderosa y trascendente Revelación.

¡Oh tú que llevas mi Nombre, Júd!104 Sobre ti sea mi Gloria. Presta atención

a aquello que escuchaste antaño, cuando el Sol del testimonio brillaba

resplandeciente sobre el horizonte de 'Iráq, cuando Baghdád era la Sede del

Trono de tu Señor, el Exaltado, el Poderoso.

Soy testigo de que has escuchado la melodía de Dios y sus dulces acentos,

has inclinado tu oído hacia el arrullo de la Paloma de la Revelación divina y

has escuchado al Ruiseñor de la fidelidad que derrama sus notas sobre la Rama de

Gloria: Verdaderamente no hay otro Dios sino Yo, el Incomparable, el Informado

de todo.

¡Oh tú que llevas mi Nombre! Las miradas de la amorosa bondad de Dios han

sido y continuarán siendo dirigidas hacia ti. Mientras estabas en su presencia

has escuchado la Voz del Dios único y verdadero -exaltada sea su gloria- y has

contemplado el esplendor no velado de la Luz del conocimiento divino. ¡Medita un

poco! ¡Cuán sublimes son las palabras de Aquel que es la Verdad Soberana, y cuán

abyectas son las ociosas contiendas de la gente! La acumulación de vanas

fantasías ha obstruido los oídos de los hombres y les ha impedido escuchar la

Voz de Dios, y los velos de la erudición humana y de las falsas imaginaciones

han impedido que sus ojos contemplen el esplendor de la luz de su semblante. Con

el brazo de la fuerza y el poder rescatamos cierto número de almas de la ciénaga

de la extinción inminente y les permitimos alcanzar la Aurora de Gloria. Además

hemos puesto al descubierto los misterios divinos y hemos predicho los

acontecimientos futuros en el más explícito lenguaje, para que ni las dudas de

los que no tienen fe, ni las obras de los recalcitrantes, ni las murmuraciones

de los negligentes puedan impedir que los buscadores de la verdad se acerquen a

la Fuente de la luz del Dios único y verdadero. No obstante, la epilepsia parece

haberse apoderado de algunas personas, y a otros se les ha arrancado como si

fueran tocones huecos. Abandonan a Dios, el Más Exaltado (Aquel ante cuya

revelación de un solo verso palidecen de humildad e insignificancia todas las

Escrituras del pasado y las de tiempos más recientes), y dirigen sus corazones a

las falsas patrañas y siguen las palabras vacías.

Tú has bebido, sin duda, del océano de mis palabras y has atestiguado el

refulgente esplendor del orbe de mi sabiduría. También has oído los dichos de

los infieles que ni están familiarizados con los fundamentos de la Fe ni han

probado este Vino escogido cuyo sello ha sido roto por el poder de mi Nombre, el

que Ayuda en el Peligro, el que Subsiste por Sí Mismo. Implora a Dios para que a

los creyentes que están dotados de verdadero entendimiento se les permita

muníficamente hacer lo que Le es grato a Él.

Cuán extraño es que, a pesar del vibrante Llamamiento, a pesar de la

aparición de esta maravillosísima Revelación, observemos que los hombres, en su

mayoría, han dirigido sus corazones a las vanidades del mundo y están

penosamente desalentados y perturbados debido a las dudas prevalecientes y a las

sugerencias malignas. Di: Éste es el Día de Dios Mismo; temed a Dios y no seáis

de aquellos que no han creído en Él. Echad a un lado las patrañas ociosas y

contemplad mi Revelación a través de mis ojos. Se os ha exhortado a hacer esto

en Libros y Escrituras celestiales, en los Rollos y en las Tablas.

Levántate a servir la Causa de tu Señor; luego, comunica al pueblo las

alegres nuevas relativas a esta Luz resplandeciente, cuya revelación ha sido

anunciada por Dios a través de sus Profetas y Mensajeros. Además, advierte a

todos que observen prudencia, como fue ordenado por él, y aconséjales en el

Nombre de Dios, diciendo: En este día incumbe a todos dedicarse a la enseñanza

de la Causa con la mayor prudencia y firmeza. Si alguien descubriese un suelo

puro, que siembre la semilla de la Palabra de Dios; de lo contrario, sería

preferible guardar silencio.

No hace mucho tiempo, la Pluma Todogloriosa reveló esta muy sublime Palabra

en el Libro Carmesí: "El cielo de la sabiduría divina está iluminado por dos

luminarias: la consulta y la compasión". Quiera Dios que a todo el mundo se le

permita cumplir esta importante y bendita palabra.

Ciertas personas parecen estar totalmente privadas de entendimiento. Al

aferrarse al cordón de las ociosas fantasías, se han apartado ellas mismas del

Asa Segura. ¡Juro por mi vida! Si por un momento reflexionasen con imparcialidad

sobre lo que ha enviado el Todomisericordioso, todos y cada uno de ellos

pronunciarían espontáneamente estas palabras: "Verdaderamente Tú eres la Verdad,

la Verdad manifiesta".

Te incumbe volver tu mirada al Dios único y verdadero en toda circunstancia

y tratar de servir a su Causa diligentemente. Recuerda cuando estuviste en mi

compañía, en el Tabernáculo de Gloria, y escuchaste de Mí lo que el que conversó

con Dios105 escuchó en el Sinaí del conocimiento divino. De esta manera te hemos

ayudado bondadosamente, te hemos permitido reconocer la verdad y te hemos

advertido, para que des gracias a tu bondadoso Señor. Deberías salvaguardar esta

sublime posición mediante la potencia de mi Nombre, el Omnipotente, el Fiel.

Transmite mis saludos en mi Nombre a mis amados y permite que escuchen mi

dulce Voz. Así te lo ordena Aquel que te ha ordenado en el pasado; en verdad Yo

soy el Ordenador, el Informado de todo. Gloria sea a ti y a todos los que

escuchan tus palabras referentes a esta Causa trascendental y te aman por amor a

Dios, el Señor de los mundos.

¡Oh Haydar!106 Este Agraviado ha oído tu voz, que se ha elevado en el

servicio de la Causa de Dios y está plenamente enterado del sentimiento de

alegría que su amor ha despertado en tu corazón y del dolor de tu angustia por

lo que les ha sucedido a sus amados. ¡Juro por el Señor de la misericordia! El

mundo entero está abrumado de pesar, mientras la humanidad se encuentra perpleja

con dudas y disensiones. El pueblo de Dios, el Señor de los Nombres, está tan

penosamente acosado por los enemigos, que el Paraíso supremo se ha lamentado y

los moradores del altísimo Cielo y aquellos que día y noche giran alrededor del

Trono han gemido en voz alta.

¡Oh 'Alí! Las aflicciones y las tristezas son impotentes para refrenar a tu

Señor, el Todomisericordioso. En verdad, Él se ha levantado para defender la

Causa de Dios, de manera tal que ni el arrollador poder del mundo ni la tiranía

de las naciones podrán jamás inquietarle. Él clama en voz alta entre la tierra y

el cielo, diciendo: El Día Prometido ha llegado. El Señor de la creación

proclama: Verdaderamente no hay otro Dios aparte de Mí, el Todopoderoso, el

Todogeneroso.

¡Oh 'Alí! Los inmaduros desean apagar con su boca la luz de Dios y extinguir

con sus acciones la llama de la Zarza Ardiente. Di: Miserable, en verdad, es

vuestra condición, oh vosotros, personificaciones del engaño. Temed a Dios y no

rechacéis la gracia celestial que ha derramado su esplendor sobre todas las

regiones. Di: Ha aparecido Aquel que es el Exponente del Nombre oculto, si sólo

lo supierais. Ha llegado Aquel cuyo advenimiento se ha predicho en las

Escrituras celestiales, si sólo lo entendieseis. El horizonte del mundo se ha

iluminado con los resplandores de esta Grandísima Revelación. Apresuraos con

corazones radiantes y no seáis de los que están privados de entendimiento. La

Hora señalada ha sonado y la humanidad está abatida. De ello son testigos los

honorables siervos de Dios.

¡Oh Haydar 'Alí! ¡Juro por la rectitud de Dios! El Toque ha sonado en la

trompeta del Bayán tal como decretó el Señor, el Misericordioso, y todos los que

están en los cielos y en la tierra se han desvanecido, a excepción de aquellos

que se han desprendido del mundo aferrándose firmemente al Cordón de Dios, el

Señor de la humanidad. Éste es el Día en que la tierra brilla con la refulgente

luz de tu Señor, pero la gente está perdida en el error y ha sido ocultada como

por un velo. Deseamos regenerar el mundo, y sin embargo la gente ha resuelto

poner fin a mi vida. Así se lo ha instigado su corazón en este Día, Día que se

hizo brillante por la radiante luz del semblante de su Señor, el Omnipotente, el

Todopoderoso, el Irrestringido. El Libro Madre ha elevado su Voz, pero la gente

está privada del oído. La Tabla Preservada ha sido revelada con la verdad, pero,

sin embargo, la mayoría de la humanidad no la lee con atención. Ellos han negado

el munífico favor de Dios después de que les fuera enviado y se han apartado de

Dios, el Conocedor de las cosas invisibles. Se aferran firmemente al borde de

las ociosas fantasías, dando la espalda al Nombre oculto del Todopoderoso.

Di: ¡Oh asamblea de sacerdotes! Sed justos en vuestro juicio, os lo imploro

por Dios. Presentad, pues, cuantas pruebas y testimonios poseáis, si habéis de

contaros entre los habitantes de esta gloriosa morada. Dirigid vuestros

corazones hacia la Aurora de la Revelación divina, para que desvelemos ante

vuestros ojos el equivalente a todos los versos, pruebas, testimonios,

afirmaciones y evidencias que vosotros y las otras razas de la tierra conocéis.

Temed a Dios y no seáis de aquellos que merecen el castigo de Dios, el Señor de

la creación.

Éste es el Día en que el Océano del conocimiento ha elevado su Voz y ha

producido sus perlas. ¡Si lo supierais! De hecho, el cielo del Bayán se ha

elevado por mandato de Dios, el que Ayuda en el Peligro, el que Subsiste por Sí

Mismo. ¡Juro por Dios! La Esencia del conocimiento exclama y dice: ¡Mirad! Aquel

que es el Objeto de todo conocimiento ha llegado y por su advenimiento han sido

embellecidos los Libros sagrados de Dios, el Munífico, el Amoroso. Toda

revelación de gracia, toda muestra de dones excelentes emana de Él y a Él

retorna.

Temed a Dios, oh asamblea de necios, y no inflijáis tribulaciones a aquellos

que no han deseado nada salvo lo que Dios ha deseado. Además, si prestáis

atención a mi llamada, no sigáis vuestros deseos egoístas. Se acerca el día en

que todo lo que ahora se percibe se habrá desvanecido y vosotros lloraréis por

haber faltado a vuestro deber hacia Dios. De ello es testigo esta Tabla escrita.

Regocíjate con gran alegría porque te hemos recordado tanto ahora como en el

pasado. En verdad, los dulces aromas de este recuerdo perdurarán y no cambiarán

en toda la eternidad de los Nombres de Dios, el Señor de la humanidad.

Benévolamente hemos aceptado tus oraciones, tus alabanzas, tu trabajo de

enseñanza y los servicios que has prestado por amor a este poderoso Anuncio.

También hemos escuchado lo que tu lengua ha manifestado en las reuniones y

asambleas. Verdaderamente tu Señor escucha y observa todas las cosas. Te hemos

ataviado con la vestidura de mi beneplácito en mi Reino celestial, y te llamamos

en voz alta desde el Divino Árbol del Loto que se levanta en los límites del

valle de la seguridad y la paz, situado en el Punto luminoso más allá de la

Ciudad gloriosa, diciendo: En verdad, no hay Dios sino Yo, el Omnisciente, el

Todosabio. Te hemos dado la existencia para servirme, para glorificar mi Palabra

y para proclamar mi Causa. Concentra tus energías sólo en aquello para lo que

has sido creado en virtud de la Voluntad del Ordenador supremo, el Antiguo de

los Días.

En este momento recordamos a nuestros amados y les traemos las gozosas

nuevas de la gracia indefectible de Dios y de las cosas que se han dispuesto

para ellos en mi claro Libro. Habéis tolerado la censura de los enemigos por mi

amor y habéis soportado firmemente en mi Sendero las penosas crueldades que los

impíos os han infligido. De ello Yo mismo soy testigo, y Yo soy el Omnisciente.

Cuán enorme es el número de lugares que han sido ennoblecidos con vuestra sangre

por amor a Dios. Cuán numerosas son las ciudades donde se ha elevado la voz de

vuestras lamentaciones y se han alzado los gemidos de vuestra angustia. Cuántas

son las prisiones a las que habéis sido arrojados por las huestes de la tiranía.

Sabed con certeza que Él os hará victoriosos, os exaltará entre los pueblos del

mundo y mostrará vuestro alto rango a la vista de todas las naciones. Con toda

seguridad, Él no permitirá que se pierda la recompensa de sus favorecidos.

Prestad atención, no sea que os entristezcan las acciones que han llevado a

cabo las personificaciones de la ociosa fantasía u os aflijan los actos

cometidos por todos los opresores rebeldes. Tomad el cáliz de la constancia

mediante el poder de su Nombre, bebed de él en virtud de la soberanía de Dios,

el Poderoso, el Omnipotente. De este modo, el Sol de mi tierna compasión y

amorosa bondad brilló sobre el horizonte de esta Tabla, para que deis gracias a

vuestro Señor, el Todopoderoso, el Todogeneroso.

La gloria que ha alboreado resplandeciente desde el cielo de mi prolación

sea sobre ti y sobre quienes se han dirigido hacia ti y han inclinado sus oídos

a las palabras que tu boca ha expresado acerca de esta gloriosa y augusta

Revelación.

¡Por la rectitud de Dios! El Libro Madre se ha hecho manifiesto, emplazando

a la humanidad ante Dios, el Señor de los mundos, mientras los mares proclaman:

El Más Grande Océano ha aparecido, y de sus olas se puede oír el grito

atronador: "Verdaderamente no hay Dios sino Yo, el Incomparable, el

Omnisciente". Y los árboles, elevando su clamor, exclaman: ¡Oh gentes del mundo!

La voz del Divino Árbol del Loto está sonando claramente y el grito estridente

de la Pluma de Gloria está sonando en voz alta: Prestad atención y no seáis de

los negligentes. El sol está llamando: ¡Oh asamblea de sacerdotes! El cielo de

las religiones está partido, la luna está hendida y los pueblos de la tierra

están reunidos en una nueva resurrección. Temed a Dios y no sigáis los impulsos

de vuestras pasiones; antes bien, seguid a Aquel de Quien han dado testimonio

todas las Escrituras de Dios, el Omnisciente, el Omnisapiente.

El episodio del Sinaí se ha representado de nuevo en esta Revelación, y

Aquel que conversó sobre el Monte está llamando en alta voz: Verdaderamente ha

llegado el Deseado sobre el trono de la certeza, si sólo pudieseis percibirlo.

Él ha exhortado a todos los hombres a observar lo que conduce a la exaltación de

la Causa de Dios y guiará a la humanidad hacia su Recto Sendero.

¡Cuán vasto el número de los oprimidos que se han extasiado por el llamado

de Dios! ¡Cuán numerosos los potentados que se han levantado para cometer actos

de agresión y han hecho que se lamentaran los habitantes del más alto Paraíso y

que los moradores de esta gloriosa sede gimieran de dolor! ¡Cuán grande la

multitud de pobres que han bebido del vino escogido de la Revelación divina y

cuántos los ricos que se han apartado, han rechazado la verdad y han manifestado

su incredulidad en Dios, Señor de este bendito y maravilloso Día!

Di: Temed a Dios, y luego sed imparciales al juzgar este gran Anuncio, ante

el cual, tan pronto como brilló, todo anuncio trascendental se inclinó en

adoración. Di: ¡Oh asamblea de necios! Si Le rechazáis, ¿por medio de qué prueba

podréis demostrar vuestra fidelidad a los anteriores Mensajeros de Dios o

reivindicar vuestra creencia en lo que Él ha enviado desde su poderoso y

exaltado reino? ¿Qué beneficio os confieren vuestras posesiones? ¿Qué protección

pueden daros vuestros tesoros? Ninguna, juro por el Espíritu de Dios que penetra

todo lo que está en los cielos y en la tierra. Arrojad lo que habéis acumulado

con las manos de la ociosa fantasía y las vanas imaginaciones y asíos firmemente

al Libro de Dios, que ha sido enviado en virtud de su autoridad inviolable y que

se impone sobre todo.

Tu carta le fue mostrada a este Agraviado, y en tu honor hemos revelado esta

Tabla, de la cual se difunde la fragancia del munífico favor de tu Señor, el

Compasivo, el Generoso. Imploramos a Dios que haga de ti un estandarte que se

iza en la ciudad de su Recuerdo y que exalte tu posición en esta Causa, una

Causa bajo cuya sombra los sinceros de Dios verán buscar refugio a los pueblos y

razas de la tierra. Verdaderamente tu Señor sabe e informa. Además Le rogamos

que te nutra con lo mejor de cuanto se guarda en su Libro. Él es, en verdad, el

que escucha y responde a la llamada.

Continúa ayudando a esta Causa por medio del poder fortalecedor de las

huestes de la sabiduría y la prolación. Así lo ha decretado Dios, el Munífico,

el Todoalabado. Bienaventurado sea el creyente que en este Día abraza la Verdad,

y el hombre de firme determinación a quien no pueden atemorizar las huestes de

la tiranía.

La gloria que brilla por encima del horizonte de la prolación sea sobre ti y

sobre aquellos creyentes que han asido el cáliz de su vino sellado por medio del

poder de su Nombre, el que Subsiste por Sí Mismo, y han bebido abundantemente a

pesar de aquellos que han cuestionado la verdad de este gran Anuncio, del que

Dios ha dado testimonio en su precioso y antiguo Libro.

¡Oh Mu¥ammad Æusayn! Prepárate para recibir las efusiones de la amorosa

bondad de Dios, Señor de los mundos. El Todomisericordioso Se ha dignado

concederte perlas del conocimiento del Océano de la gracia de Dios, el

Todopoderoso, el Exaltadísimo.

¿Dónde está el hombre perspicaz que reconozca y perciba la verdad? ¿Dónde se

encuentra el hombre capaz de oír que escuche mi maravillosa Voz que llama desde

el reino de gloria? ¿Dónde está el alma que vuelva su rostro hacia el Divino

Árbol del Loto de forma tal que ni el poder abrumador de los reyes ni el

violento alboroto de sus súbditos puedan impedirle elevar su voz en medio de la

creación entera mediante el poder de la sabiduría y la prolación y dar

testimonio de lo que Dios ha atestiguado: que verdaderamente no hay otro Dios

excepto Él, el Poderoso, el Invencible, el Omnipotente, el que conoce, el Sabio?

¡Oh Æusayn! Se ha mencionado tu nombre en la Más Grande Prisión ante este

Agraviado, y hemos revelado para ti aquello con lo cual ninguno de los libros

del mundo puede compararse. De ello es testigo el Rey de la eternidad, y sin

embargo la mayor parte de la humanidad se cuenta entre los negligentes. Desde el

lugar del amanecer del testimonio hemos elevado el Llamamiento para todos los

que moran en el reino de la creación. Entre los hombres se encuentran quienes

han sido transportados por la fragancia de las palabras de su Señor, de manera

tal que, en su ansiedad por alcanzar la corte de la presencia de Dios, Señor del

poderoso trono, han abandonado todo lo que tiene relación con los hombres.

También se encuentran quienes están totalmente perplejos e indecisos. Otros se

han apresurado a alzar el vuelo para contestar al Llamamiento de su Señor, el

Antiguo de los Días. Aun otros se apartaron, rechazaron la verdad y finalmente

no creyeron en Dios, el Todopoderoso, el Todoalabado. Y todavía hay otros que

han dictado sentencia contra Él con tal crueldad que ha hecho lamentarse a toda

alma sabia y perspicaz. Les hemos llamado benévolamente al río que es en verdad

la vida, mientras ellos, con manifiesta injusticia, han decretado el

derramamiento de mi sangre. De esta forma ha brillado el Sol de la sabiduría

sobre el horizonte de las palabras de tu Señor, el Todomisericordioso. Si

alcanzaras su luz, te incumbe magnificar la alabanza de tu Señor y decir: Te doy

gracias, oh Dios de los mundos.

Bendito eres tú y aquellos a quienes ni el mundo ni sus vanidades han podido

apartar de este luminoso Horizonte.

Haz llegar saludos de mi parte a mis amados. Les exhortamos a ser sabios,

tal como se decretó en mi maravilloso Libro.

¡Oh mi sierva y mi hoja! Regocíjate con gran alegría, pues tu llamada ha

ascendido hasta el Divino Árbol del Loto y es respondida desde el Horizonte

todoglorioso. Verdaderamente no hay otro Dios excepto Yo, el Agraviado, el

Desterrado.

Nosotros Nos hemos revelado a los hombres, hemos desvelado la Causa, hemos

guiado a toda la humanidad hacia el Recto Sendero de Dios, hemos promulgado las

leyes y hemos ordenado a todos lo que en verdad les beneficiará tanto en este

mundo como en el venidero, y sin embargo han dictado sentencia con el fin de

derramar mi sangre, por lo cual la Doncella del Cielo ha llorado amargamente, el

Sinaí se ha lamentado y se ha hecho suspirar de dolor al Espíritu Fiel.

En estos días la gente se ha excluido a sí misma de las efusiones de la

gracia divina, al seguir los pasos de todos los ignorantes que se han

extraviado. Se han apartado del Océano del conocimiento divino y han fijado su

mirada en hombres tan necios que pretenden estar bien versados en la erudición

sin estar respaldados por ninguna prueba procedente de Dios, el Señor de la

humanidad.

Bienaventurada eres tú, pues has abandonado las ociosas imaginaciones y te

has asido firmemente al Cordón de Dios que ningún hombre puede romper. Piensa en

el bondadoso favor de Dios, exaltada sea su gloria. Cuán numerosos son los reyes

y reinas de la tierra que, a pesar de tanto anhelo, tanta expectativa y espera,

han sido excluidos de Aquel que es el deseo del mundo, mientras que tú lo has

alcanzado. Dios mediante, podrás realizar una acción cuya fragancia perdurará

tanto como perduren los Nombres de Dios, exaltada sea su gloria. ¡Por la

rectitud de Dios! El título "Oh mi sierva" supera con creces todo cuanto puede

verse en el mundo. Dentro de poco los ojos de la humanidad se iluminarán y se

alegrarán al reconocer lo que nuestra Pluma de Gloria ha revelado.

Bendita eres tú y bendita la madre que te ha criado. Aprecia el valor de

esta posición y levántate a servir su Causa de modo tal que las ociosas

fantasías e insinuaciones de los que dudan no te aparten de esta elevada

determinación. El Sol de la certeza brilla resplandeciente, pero las gentes del

mundo se aferran a las vanas imaginaciones. El Océano del conocimiento divino ha

crecido, en tanto los hijos de los hombres se aferran al borde de los necios. De

no ser por la infalible gracia de Dios -exaltada sea su gloria-, ningún antídoto

podría curar jamás estas enfermedades crónicas.

Haz llegar mis saludos a las siervas de Dios en esa región y llévales las

alegres nuevas de que les son otorgadas su tierna misericordia y su gracia.

Elevada, en verdad, es la posición que hemos destinado para ti. Te incumbe

alabar y dar gracias a tu Señor, el Munífico, el Generosísimo. Glorificado sea

Dios, el Exaltado, el Grande.

Proveniente de la Lengua de Aquel que es el Poseedor de todos los seres y el

Señor del trono de lo alto y de la tierra que está abajo, exaltada sea la gloria

de su prolación, en un tiempo se escuchó esta sublime Palabra: La piedad y el

desprendimiento son las dos luminarias más grandes del cielo de la enseñanza.

Bienaventurado aquel que alcanza esta suprema posición, esta morada de santidad

y sublimidad trascendentes.

Esta es una Tabla enviada por el Todomisericordioso desde el Reino de la

prolación para todos los habitantes de la tierra. Feliz el hombre que escucha y

presta atención, y ¡ay! de aquel que yerra y duda. Éste es el Día que ha sido

iluminado por la refulgente luz del Semblante de Dios, el Día en que la Lengua

de Grandeza llama en voz alta: El Reino es de Dios, el Señor del Día de la

Resurrección.

Se ha mencionado tu nombre en nuestra Presencia, y Nos hemos dignado revelar

para ti lo que la lengua de nadie entre las gentes del mundo puede relatar.

Regocíjate con extrema alegría, por cuanto se te ha recordado en la Más Grande

Prisión y el Semblante del Antiguo de los Días se ha vuelto hacia ti desde esta

exaltada morada.

En verdad hemos revelado los signos, hemos presentado los testimonios

irrefutables y emplazado a todos los hombres al Sendero Recto. Entre la gente

hay quienes se han apartado y han rechazado la verdad, otros han dictado

sentencia contra nosotros sin prueba ni evidencia alguna. Los primeros en

apartarse de Nosotros han sido los dirigentes espirituales del mundo de esta

época, aquellos que Nos llaman de día y de noche y mencionan mi Nombre mientras

descansan en sus encumbrados tronos. No obstante, cuando Me revelé a los

hombres, se levantaron contra mí de tal modo que hasta las piedras gimieron y se

lamentaron amargamente.

Grande es tu bienaventuranza por cuanto has escuchado su Voz, has dirigido

tu rostro hacia Él y has escuchado la Llamada de tu Señor cuando vino investido

con invencible poder y soberanía.

¡Oh mi sierva, oh mi hoja! Da gracias al Bienamado del mundo por haber

logrado este ilimitado favor en un momento en que los eruditos y los hombres más

distinguidos del mundo han permanecido privados de él. Te hemos designado "hoja"

para que, como las hojas, puedas ser agitada por el suave viento de la Voluntad

de Dios -exaltada sea su gloria-, así como las hojas de los árboles son agitadas

por los vientos impetuosos. Da gracias a tu Señor por estas brillantes palabras.

Si percibieras la dulzura del título "Oh mi sierva", te encontrarías desprendida

de toda la humanidad, devotamente ocupada día y noche en comulgar con Aquel que

es el único Deseo del mundo.

En palabras de incomparable belleza, hemos hecho adecuada mención de

aquellas hojas y siervas que han bebido de las aguas vivas de la gracia

celestial y han mantenido sus ojos dirigidos hacia Dios. Ciertamente, son

dichosas y bienaventuradas. Dentro de poco tiempo Dios revelará su posición,

cuya sublimidad ninguna palabra puede expresar convenientemente y ninguna

descripción puede definir adecuadamente.

Te exhortamos a realizar lo que sirva para promover los intereses de la

Causa de Dios entre los hombres y las mujeres. Él oye la llamada de los amigos y

observa sus acciones. Verdaderamente Él es el que escucha y el que ve.

Sobre ti y sobre ellos sea la gloria de Dios, el Poderoso, el Omnisciente,

el Omnisapiente.

¡Oh Sierva de Dios! Escucha la Voz del Señor de los Nombres, que desde su

Prisión ha dirigido su mirada hacia ti y está haciendo mención de ti.

Él ha prestado ayuda a todos los caminantes, ha respondido bondadosamente a

todos los suplicantes y concedido admisión a todos los buscadores de la verdad.

En este Día se ha hecho manifiesto el Sendero Recto, la Balanza de la justicia

divina está preparada y la luz del Sol de su munificencia resplandece; no

obstante, la oscuridad opresiva de las gentes de la tiranía se ha interpuesto

como una nube y ha hecho surgir un cruel obstáculo entre el sol de la gracia

celestial y las gentes del mundo. Bienaventurado quien rasgue los velos que se

interponen y esté iluminado por la radiante luz de la Revelación divina. Piensa

cuán numerosos fueron quienes se contaron a sí mismos entre los sabios y

eruditos, y sin embargo en el Día de Dios fueron privados de las efusiones de la

munificencia celestial.

¡Oh mi hoja, oh mi sierva! Aprecia el valor de esta bendición y esta tierna

misericordia que te ha circundado y ha guiado tus pasos hacia la Aurora de

gloria.

Haz llegar saludos en nombre de este Agraviado a aquellas siervas que adoran

a Dios, y alegra sus corazones con la certeza de su amorosa providencia.

En todos los asuntos fija tu mirada en la sabiduría, pues es un antídoto

infalible. ¿Cuán a menudo ha convertido a un no creyente en creyente o a un

enemigo en amigo? Es esencial tenerla en cuenta, ya que este tema se ha

explicado en numerosas Tablas reveladas desde el empíreo de la Voluntad de Aquel

que es la Manifestación de la luz de la unidad divina. Bienaventurados los que

actúan en consecuencia.

Concentra sin cesar tu atención en lo que exalte la Palabra de Dios. En esta

Grandísima Revelación se considera a las buenas acciones y al carácter loable

como las huestes de Dios, lo mismo que su bendita y sagrada Palabra. Estas

huestes son la calamita de los corazones de los hombres y el medio efectivo para

abrir las puertas. De todas las armas del mundo, ésta es la más afilada.

Ruega a Dios que muníficamente ayude a todos los hombres a cumplir lo que su

Pluma todogloriosa ha registrado en los Libros y Tablas Sagradas.

Este Agraviado hace mención de aquel que ha vuelto su rostro hacia el

Incomparable, el Omnisciente, aquel que es testigo de su unidad, del mismo modo

que la Pluma Todogloriosa lo es mientras se mueve rápidamente en el campo de la

prolación. Bienaventurada el alma que reconoce a su Señor, y ¡ay! de aquel que

yerra y duda penosamente.

El hombre es como un árbol. Si está adornado con frutos, es digno de

alabanza y encomio y siempre lo será. Por el contrario, un árbol sin frutos sólo

sirve para el fuego. Los frutos del árbol humano son exquisitos, altamente

deseados y muy apreciados. Entre ellos se encuentran el carácter recto, las

acciones virtuosas y las palabras agradables. La primavera tiene lugar una vez

al año para los árboles terrenales, en tanto que para los árboles humanos

aparece en los Días de Dios, exaltada sea su gloria. Si los árboles de las vidas

de los hombres fuesen ataviados en esta divina Primavera con los frutos que se

han mencionado, con certeza la refulgencia de la luz de la Justicia iluminaría a

todos los habitantes de la tierra, y todos morarían en tranquilidad y

satisfacción bajo la sombra protectora de Aquel que es el Propósito de toda la

humanidad. El Agua para estos árboles es el agua viva de las Palabras sagradas

pronunciadas por el Bienamado del mundo. En un instante esos árboles son

plantados, y en el siguiente sus ramas habrán alcanzado los cielos mediante las

efusiones de las lluvias de la merced divina. Sin embargo, un árbol seco nunca

ha sido ni será digno de mención.

Dichoso el fiel que está ataviado con la vestidura del empeño elevado y se

ha levantado para servir a esta Causa. Tal alma ha alcanzado verdaderamente la

Meta ansiada y ha comprendido el Propósito para el cual ha sido creada. Pero,

¡ay!, ¡mil veces ay!, por los rebeldes que son como hojas secas caídas sobre el

polvo. Dentro de poco las ráfagas mortales los llevarán al lugar destinado para

ellos. Llegaron ignorantes, ignorantes permanecieron e ignorantes se retiraron a

sus moradas.

El mundo proclama constantemente estas palabras: Cuidado, yo soy efímero, y

también lo son mis apariencias y colores exteriores. Prestad atención a los

cambios y azares que se producen en mí y despertad de vuestro sueño. No

obstante, no hay ojo perspicaz que vea, ni oído capaz de oír que escuche.

En este Día el oído interno exclama y dice: En verdad, bienaventurado soy,

hoy es mi día, por cuanto la Voz de Dios está llamando en voz alta. Y la esencia

de la visión grita: Bendita soy, éste es mi día, porque la Antigua Belleza

brilla resplandeciente desde el más exaltado Horizonte.

Incumbe al pueblo de Bahá invocar y suplicar al Señor de los Nombres para

que acaso así no se prive a las gentes del mundo de las efusiones de la gracia

en Sus días.

En el pasado los sacerdotes quedaron desconcertados ante esta cuestión, una

cuestión acerca de la cual Aquel que es la Verdad Soberana les oyó preguntar en

repetidas ocasiones durante los tempranos años de su vida: "¿Cuál es la Palabra

que pronunciará el Qá'im, por la cual serán puestos en fuga los dirigentes de la

religión?" Di: Esa Palabra se ha hecho manifiesta ahora, y habéis huido antes de

que la oyerais pronunciar, aunque no lo percibís. Y esa bendita, oculta,

encubierta y atesorada Palabra es esta: "'ÉL' ha aparecido con la vestidura de

'YO'. El que estaba oculto a los ojos mortales exclama: ¡He aquí! Yo soy el

Todomanifiesto". Ésta es la Palabra que ha hecho estremecerse a los miembros de

los descreídos. ¡Glorificado sea Dios! Todas las Escrituras celestiales del

pasado atestiguan la grandeza de este Día, la grandeza de esta Manifestación, la

grandeza de Sus signos, la grandeza de Su Palabra, la grandeza de Su constancia,

la grandeza de Su preeminente posición. Aun a pesar de todo ello, las gentes han

seguido siendo negligentes y están ocultas como por un velo. En verdad, todos

los Profetas han anhelado alcanzar este Día. David dice: "¿Quién me conducirá a

la Ciudad fuerte?"107 Por "ciudad fuerte" se entiende 'Akká. Sus fortificaciones

son muy poderosas, y este Agraviado está prisionero dentro de sus muros. De

igual manera se ha revelado en el Corán: "Saca a tu pueblo de la oscuridad a la

luz y anúnciales los días de Dios".108

En la mayoría de los Libros y Escrituras celestiales se menciona

explícitamente y se explica con claridad la gloria con que está investido este

Día. No obstante, los sacerdotes de la época han privado a los hombres de esta

trascendente posición y les han impedido alcanzar este Pináculo de Gloria, esta

Meta Suprema.

Bienaventurado eres tú, por cuanto la oscuridad de las vanas imaginaciones

ha sido impotente para impedirte alcanzar la luz de la certidumbre, y el furioso

ataque de la gente no ha podido apartarte del Señor de la humanidad. Aprecia el

valor de esta elevada posición e implora a Dios -exaltada sea su gloria- que

benévolamente te permita salvaguardarla. El dominio imperecedero ha pertenecido

exclusivamente al Dios único y verdadero y a sus amados, y continuará

perteneciéndoles eternamente.

Que la gloria que ha brillado desde el horizonte de la eternidad sea sobre

ti y sobre quienes se han asido firmemente del Cordón de Dios, que ningún hombre

puede romper.

El que conduce a la verdadera victoria ha llegado. ¡Por la rectitud de Dios!

Él es plenamente capaz de revolucionar el mundo mediante el poder de una sola

Palabra. Él mismo, habiendo ordenado a todos los hombres observar sabiduría, se

ha adherido al cordón de la paciencia y la resignación.

Los pedazos de arcilla del mundo han partido para visitar la embellecida y

luminosa Ciudad carmesí de Dios, y ciertos emisarios de Persia están promoviendo

en secreto la discordia, aunque en su apariencia externa fingen ser benévolos y

humildes. ¡Dios Munífico! ¿Cuándo se transformará en sinceridad la artería que

aflige al mundo? Las exhortaciones de Dios, el Verdadero, han abarcado al mundo,

pero hasta ahora su influencia no se ha manifestado. Las acciones indignas de

los hombres les han impedido llegar a Él. Suplicamos a Dios -exaltado y

glorificado sea Él- que derrame sobre todos sus siervos, desde las nubes de la

gracia divina, la lluvia desbordante de su misericordia. Verdaderamente, Él es

potente sobre todas las cosas.

¡Oh 'Alí Haydar! ¡Oh tú que te has levantado para servir a mi Causa y te has

dedicado a enaltecer la alabanza de Dios, Señor del poderoso Trono! Es

indudablemente claro y evidente para los emblemas de la justicia y los

exponentes de la equidad que este Agraviado, fortalecido por el trascendente

poder del Reino, pretende borrar de entre los pueblos y razas de la tierra todo

rastro de desorden, discordia, disensión, diferencias o divisiones; y no ha sido

por ninguna otra razón sino por este grande, este trascendental propósito por lo

que Él ha sido encarcelado una y otra vez y muchos días y noches se ha visto

sometido a cadenas y grillos. Bienaventurados sean quienes juzgan con

imparcialidad y equidad esta Causa inexpugnable, este glorioso Anuncio.

Esta es una Tabla enviada por el Señor de la misericordia para que las

gentes del mundo puedan acercarse a este Océano, que se ha agitado mediante la

potencia de Su augusto Nombre. Entre los hombres se encuentran quienes se han

apartado de Él y han contradicho su testimonio, en tanto otros han bebido el

vino de la certeza en la gloria de su Nombre, el cual impregna todas las cosas

creadas. Quienes han prestado atención al graznido del cuervo y han rehusado

escuchar los dulces gorjeos del Ave del Cielo que canta sobre las ramas del

Árbol de la eternidad, han sufrido, en verdad, una dolorosa pérdida:

Verdaderamente no hay otro Dios fuera de Mí, el Omnisciente, el Omnisapiente.

Éste es el Día que ha sido iluminado por los resplandores de la luz de nuestro

semblante, Día alrededor del cual giran en adoración todos los días y las

noches. Bienaventurado el hombre sagaz que percibe y el muerto de sed que bebe

de esta Fuente luminosa. Bienaventurado el hombre que reconoce la verdad

esforzándose con ahínco para servir a la Causa de su Señor, el Fuerte, el

Todopoderoso.

¡Oh siervo que has fijado tu mirada en mi rostro! Escucha la Voz de tu

Señor, el Todoglorioso, que llama en voz alta desde la aurora de grandeza y

majestad. Verdaderamente su Llamamiento te acercará al reino de gloria y hará

que ensalces Su alabanza de tal manera que extasíe a todo lo creado, y

magnifiques su gloria de tal manera que influya sobre la creación entera.

Verdaderamente tu Señor es el Protector, el Benévolo, el Informado de todo.

Reúne a los amigos de Dios en ese país e infórmales de mi incomparable

recuerdo. Hemos revelado una Tabla para ellos desde la cual se ha difundido la

fragancia del Todomisericordioso sobre el reino de la existencia, para que

puedan regocijarse con exultante alegría y permanezcan firmes en esta

maravillosa Causa.

Estando en prisión hemos revelado un Libro que hemos titulado El Libro Más

Sagrado. En él hemos promulgado leyes y lo hemos adornado con los mandamientos

de tu Señor, que ejerce autoridad sobre todos los que están en los cielos y en

la tierra. Di: Tomadlo, oh gentes, y observad lo que en él ha sido enviado de

los maravillosos preceptos de vuestro Señor, el Perdonador, el Misericordioso.

Esto os hará prosperar tanto en este mundo como en el venidero y os purificará

de todo cuanto no sea digno de vosotros. Él, en verdad, es el Ordenador, el

Expositor, el Donador, el Generoso, el Benévolo, el Todoalabado.

Grande es tu bienaventuranza por haber sido fiel al Convenio de Dios y su

Testamento y por haber sido honrado con esta Tabla por medio de la cual tu

nombre está registrado en mi Tabla Preservada. Dedícate al servicio de la Causa

de tu Señor, abriga su recuerdo en tu corazón y celebra su alabanza de manera

tal que toda alma rebelde y negligente pueda despertarse del sueño.

Así, nos hemos dignado conferirte una muestra del favor de nuestra

presencia; y, ciertamente, Yo soy el Perdonador, el Todomisericordioso.

Deseamos hacer mención de aquel que ha dirigido su rostro hacia Nosotros y

permitirle, una vez más, beber largamente de las aguas vivas de nuestra

misericordiosa providencia, para que pueda acercarse a Mi Horizonte, adornarse

con Mis atributos, remontarse en Mi atmósfera, confirmarse en lo que haga que la

santidad de Mi Causa se manifieste entre mi pueblo y celebrar Mi alabanza de

manera tal que logre que toda alma indecisa se apresure, toda criatura inmóvil

levante su vuelo, todo cuerpo mortal sea consumido, todo corazón helado se agite

con vida y todo espíritu abatido vibre de alegría. Esto es lo que corresponde a

quien ha vuelto su rostro hacia el mío, ha entrado bajo la sombra de mi amorosa

bondad y ha recibido mis versos, los cuales han impregnado al mundo entero.

¡Oh 'Alí! Aquel que es la Aurora de la Revelación divina te llama a través

de estas maravillosísimas palabras. ¡Por la rectitud de Dios! Si estuvieses

presente ante mi Trono y escuchases a la Lengua de poder y grandeza,

sacrificarías tu cuerpo, tu alma, todo tu ser como muestra de tu amor por Dios,

el Soberano, el Protector, el Omnisapiente, el Todosabio, y te conmovería de tal

manera la fascinación de su Voz que todas las plumas serían incapaces de relatar

tu posición y todo orador elocuente se vería confundido en su intento por

describirla. Reflexiona un momento sobre esta Revelación y sobre su invencible

soberanía; ayúdale, pues, como corresponde a tu Señor, el Benévolo, el

Todomunífico. Dirige al pueblo hacia la Aurora de la gloria. En verdad, es Él

mismo Quien se ha establecido sobre Su poderoso Trono. Por medio de Él se ha

hecho brillar el horizonte de esta Prisión y por él han sido iluminados todos

los que están en los cielos y en la tierra.

Nos hemos dignado hacer mención de tu nombre tanto en el pasado como en esta

munífica Tabla, para que, una vez más, puedas inhalar la dulce fragancia del

Todomisericordioso. Esto no es sino una muestra de mi favor hacia ti. Da gracias

a tu Señor, el Todomunífico, el que Todo lo Ve.

No te aflijas porque los hombres no consigan comprender la Verdad. Dentro de

poco los encontrarás volviéndose hacia Dios, el Señor de toda la humanidad. En

verdad, mediante la potencia de la Más Sublime Palabra hemos abarcado el mundo

entero, y se aproxima el momento en que Dios habrá subyugado los corazones de

todos los que moran en la tierra. Él es, en verdad, el Omnipotente, el

Todopoderoso.

Desde este país también recordamos a tu hermano, para que se regocije por la

mención que he hecho de él y para que sea de los que reflexionan.

¡Oh amigo! El Bienamado te está llamando desde Su Más Grande Prisión y te

exhorta a observar lo que mi exaltada Pluma ha revelado en mi Libro Más Sagrado,

para que puedas asirte firmemente a él con tal resolución y poder como los que

nacen de Mí; y Yo verdaderamente soy el Ordenador, el Todosabio.

Grande, en verdad, es tu bienaventuranza, puesto que te ha sido conferida su

gracia infalible y se te ha ayudado a reconocer esta Causa, una Causa por medio

de cuya potencia los cielos se han plegado y toda montaña elevada y encumbrada

ha sido reducida a polvo.

Por medio de nuestra gracia ilimitada, además, hacemos mención de tu madre,

que ha tenido el privilegio de reconocer a Dios. Le enviamos nuestros saludos

desde esta gloriosa posición. Recordamos a cada uno de vosotros, hombres y

mujeres, y desde este Lugar, Escenario de gloria incomparable, os consideramos a

todos como una sola alma y os enviamos las gozosas nuevas de las bendiciones

divinas, que han precedido a todas las cosas creadas, y de mi recuerdo, que ha

impregnado a todos, sean jóvenes o ancianos. Que la gloria de Dios sea sobre

vosotros, oh pueblo de Bahá. Regocijaos con exultante alegría mediante mi

recuerdo, porque Él, en verdad, está con vosotros en todo momento.

Presta atención a lo que el Espíritu te comunica de los versos de Dios, el

que Ayuda en el Peligro, el que Subsiste por Sí Mismo, para que su Llamada te

atraiga a la Cima de trascendente gloria y te acerque a la Posición desde donde

contemplarás todo tu ser ardiendo con el fuego del amor a Dios, de modo tal que

ni el dominio de los gobernantes ni las murmuraciones de sus vasallos puedan

apagarlo, y te levantarás entre los pueblos del mundo para celebrar la alabanza

de tu Señor, el Poseedor de los Nombres. Esto es lo que es digno de ti en este

Día.

Te vamos a relatar lo que ha sucedido en el pasado, para que percibas la

dulzura de estas palabras y seas consciente de los acontecimientos que tuvieron

lugar en tiempos pasados. Verdaderamente tu Señor es el Amonestador, el

Benévolo, el Bienamado.

Recuerda los días en que Aquel que conversó con Dios cuidó en el desierto

las ovejas de Jetro, su suegro. Él oyó la Voz del Señor de la humanidad

proveniente de la Zarza Ardiente que se había elevado sobre la Tierra Santa,

exclamando: "¡Oh Moisés! Ciertamente Yo soy Dios, tu Señor y el Señor de tus

antepasados Abraham, Isaac y Jacob". Estaba tan extasiado por el fascinante

acento de la Voz, que se desprendió del mundo y partió en dirección al faraón y

su pueblo, investido con el poder de tu Señor, que tiene soberanía sobre todo lo

que ha sido y será. Las gentes del mundo están oyendo ahora lo que oyó Moisés,

pero no entienden.

Di: ¡Juro por la rectitud de Dios! Dentro de poco pasará la pompa de los

ministros de Estado y el dominio de los gobernantes, los palacios de los

potentados serán devastados y los impresionantes edificios de los emperadores

serán reducidos a polvo, mientras que lo que perdurará será aquello que hemos

ordenado para vosotros en el Reino. Os incumbe, oh pueblo, hacer el máximo

esfuerzo para que vuestros nombres sean mencionados ante el Trono y para

producir lo que inmortalice vuestro recuerdo por toda la eternidad de Dios, el

Señor de todo ser.

Recuerda en mi Nombre a los amados de ese país, llévales mis saludos y

alegra sus corazones con las nuevas de lo que ha sido revelado para ellos desde

esta gloriosa posición.

Di: Prestad atención, no sea que el poder abrumador de los opresores os

alarme. Se acerca el día en que todo emblema de vanagloria será reducido a la

nada; entonces contemplaréis la invencible soberanía de vuestro Señor gobernando

sobre todas las cosas visibles e invisibles.

Cuidado, no sea que los velos os aparten de las efusiones de su misericordia

en este Día. Abandonad lo que os mantiene alejados de Dios y perseverad en este

dilatado Sendero. No deseamos nada para vosotros excepto aquello que os

beneficie, según está registrado en su Tabla Preservada. A menudo recordamos a

nuestros amados; sin embargo, los hemos encontrado faltos de lo que es digno de

ellos ante la corte del favor de su Señor, el Benévolo, el Perdonador, salvo

aquellos a los que Dios deseó eximir. Verdaderamente potente es Él para hacer lo

que desea. Él da y quita. Él es, ciertamente, la Verdad Eterna, el Conocedor de

cosas invisibles.

Tomad, oh amados del Todomisericordioso, el cáliz de vida eterna ofrecido

por la mano de los generosos favores de vuestro Señor, el Poseedor de la

creación entera, y luego bebed largamente de él. Juro por Dios, esto os

extasiará de tal manera que os levantaréis para exaltar su Nombre y proclamar

sus palabras entre los pueblos de la tierra, y conquistaréis las ciudades de los

corazones de los hombres en nombre de vuestro Señor, el Todopoderoso, el

Todoalabado.

Además, anunciamos a todos las gozosas nuevas relativas a lo que hemos

revelado en nuestro Libro Más Sagrado, un Libro por encima de cuyo horizonte

brilla el sol de mis mandamientos sobre todo observador y sobre todo observado.

Asíos firmemente a él y cumplid cuanto en él está revelado. En verdad, ello es

mejor para vosotros que todo lo que ha sido creado en el mundo, si lo supierais.

Cuidado, no sea que las cosas transitorias de la vida humana os impidan volveros

hacia Dios, el Verdadero. Meditad en vuestros corazones sobre el mundo y sus

conflictos y cambios, para que podáis discernir su virtud y la posición de

aquellos que han puesto sus corazones en él y se han apartado de lo que se ha

enviado en nuestra Tabla Preservada.

De este modo hemos revelado estos versos sagrados y te los hemos enviado

para que te levantes a glorificar el Nombre de Dios, el que Ayuda en el Peligro,

el que Subsiste por Sí Mismo. Que la gloria de Dios sea sobre ti y sobre quienes

han participado de este Vino escogido y sellado.

Éste Agraviado ha leído atentamente tu carta en la Más Grande Prisión y está

enterado de tu pregunta relativa a los mandamientos de Dios sobre los temas de

la resurrección y los medios de subsistencia. Has hecho bien en formular estas

preguntas, pues el beneficio de las mismas te aprovechará a ti así como a otros

siervos de Dios, tanto externa como internamente. Verdaderamente tu Señor sabe

todas las cosas y contesta pronto a la llamada.

La causa suprema de la creación del mundo y todo lo que en él existe es que

el hombre conozca a Dios. En este día, quienquiera sea guiado por la fragancia

de la vestidura de su misericordia a lograr ser admitido en la prístina Morada,

la cual es la posición del reconocimiento de la Fuente de los mandamientos

divinos y la Aurora de su Revelación, habrá logrado todo bien para siempre.

Habiendo alcanzado esta elevada posición, sobre cada alma recae una doble

obligación. Una es permanecer firme en la Causa con tal constancia que si todos

los pueblos del mundo intentasen impedirle volverse hacia la Fuente de la

Revelación no podrían lograrlo. La otra es el cumplimiento de las ordenanzas

divinas que han fluido del manantial de su Pluma celestialmente impulsada. Pues

el conocimiento humano de Dios no puede desarrollarse total y adecuadamente si

no es a través del cumplimiento de todo lo que Él ha ordenado y está expuesto en

su Libro.

Hace un año fue enviado el Libro Más Sagrado desde el cielo de la

munificencia del Señor de los Nombres. Dios mediante, es posible que

benévolamente se te permita cumplir lo que en él ha sido revelado.

En lo relativo a los medios de subsistencia, debes dedicarte a alguna

ocupación, al tiempo que pones toda tu confianza en Dios. Sin duda, Él te

enviará desde el cielo de su favor lo que está destinado para ti. Él es, en

verdad, el Dios de fuerza y poder.

Da gracias a Dios que tu carta ha alcanzado la presencia de este Prisionero

y que la respuesta ha sido revelada y te está siendo enviada desde la Sede de la

autoridad divina. Ésta es una incalculable bendición otorgada por Dios. Aunque

no sea evidente en el presente, pronto lo será. Te incumbe decir:

Magnificado sea tu Nombre, ¡oh Señor mi Dios! Yo soy el que ha vuelto su

rostro hacia Ti y en Ti ha puesto toda su confianza. Te imploro por tu Nombre,

mediante el cual se ha encrespado el océano de tu prolación y se han agitado las

brisas de tu conocimiento, que me concedas que muníficamente se me ayude a

servir a tu Causa y se me inspire para recordarte y alabarte. Envía, pues, sobre

mí, desde el cielo de tu generosidad, aquello que me preserve de todo excepto de

Ti y me beneficie en todos tus mundos.

Ciertamente, Tú eres el Poderoso, el Inaccesible, el Supremo, el que conoce,

el Sabio.
Notas:

1 Shoghi Effendi, Dios Pasa, EBILA, 1977, pág. 203.

2 A veces citada como Tabla a los Cristianos.
3 Jesucristo.
4 Ídem.
5 Jesucristo.
6 Corán 81:6 y 10.

7 Mírzá Hádí Dawlat-Ábádí, uno de los teólogos de IÐfahán que se convirtió

en seguidor del Báb, más tarde apoyó a Mírzá Ya¥yá y fue nombrado representante

suyo en Irán y su sucesor. Durante las persecuciones de los bábís se retractó de

su Fe.
8 Signos distintivos de los mullás.
9 De Hádí.
10 Corán 6:91.
11 En Chipre.
12 A Mírzá Ya¥yá.

13 Ustád 'Alí Akbar, firme creyente de Yazd. Diseñó el Mashriqu'l-Adhkár de

'Ishqábád y su diseño fue aprobado por 'Abdu'l-Bahá. Ustád 'Alí Akbar ofrendó su

vida como mártir en Yazd en 1903.
14 El árabe.
15 Moisés.

16 Hájí Mírzá Haydar-'Alí, destacado maestro y autor bahá'í persa. Pasó

nueve años en prisión y estuvo exiliado en Khartúm. Viajó mucho por Irán y

falleció en 1920 en Tierra Santa. Los peregrinos occidentales le conocían como

"el Ángel del Monte Carmelo."
17 Corán 34:12.
18 Jesucristo.

19 Hájí Mullá Hádí Sabzivár, renombrado filósofo y poeta iraní,

contemporáneo de Bahá'u'lláh. Falleció en 1873.

20 Mírzá Abu'l-Qásim Faráhání, el Qá'im Maqám, distinguido poeta y erudito

durante el reinado de Fath 'Alí Sháh. Era amigo de Mírzá Buzurg, padre de

Bahá'u'lláh. Qá'im Maqám llegó a ser Primer Ministro de Persia en 1821, pero en

1835 fue condenado a muerte por orden de Mu¥ammad Sháh, por instigación de Hájí

Mírzá Áqásí.
21 Corán 4:129.
22 Corán 59:9.

23 Mu¥ammad Javád-i-Qazvíní, a quien Bahá'u'lláh otorgó el título de

Ismú'lláhí'l-Júd (El Nombre de Dios, Munificencia). Transcribió muchas Tablas de

Bahá'u'lláh durante su ministerio, pero más tarde rompió el Convenio. (Ver Dios

Pasa, págs. 233 y 302.)
24 Azal.
25 Pueblo cercano a IÐfahán.

26 Ver nota de pág. 45 (cambiar número de página).

27 Mírzá Ashraf, que fue martirizado en la ciudad de IÐfahán. (Ver Dios

Pasa, pág. 189.)

28 Las dos Manos de la Causa de Dios, Hájí Mullá Alí Akbar Shahmírzádí y

Hájí Abu'l-Hasan Ardakání, Amín-i-Iláhí (Fideicomisario del Æuqúqu'lláh), fueron

arrestados en Teherán, se les encarceló en Qazvín en el año 1891 y luego fueron

trasladados a la prisión de Teherán.

29 Príncipe Mahmúd Mírzá, el Jalálu'd-Dawlih, gobernador de Yazd, Persia.

30 Maldito.
31 Bahá.

32 Jamálúd-Dín-i-Afghaní (ver Dios Pasa, págs. 281-301).

33 El Asa Segura.
34 Letra "B", segunda letra del abecedario.

35 Capítulo con que se inicia el Corán, que comienza con la letra B:

Bismi'lláhi'r-Rahmání'r-Rahím (en el Nombre de Dios, el Compasivo, el

Misericordioso). Este capítulo del Corán fue revelado dos veces, una en La Meca

y otra en Medina.
36 Jesucristo.
37 Moisés.
38 Teherán.
39 Mázindarán.

40 Esta Tabla iba dirigida a Jalíl-i-Khu'í, uno de los primeros creyentes de

Ádhirbáyján, Persia. Después de la ascensión de Bahá'u'lláh rompió el Convenio.

41 Cf. Corán 14:33.
42 Cf. Corán 21:23.
43 La Meca.
44 Corán 3:91.
45 Mu¥ammad.
46 Mírzá Ya¥yá.
47 Mu¥ammad.
48 Corán 83:6.
49 Moisés.
50 Corán 14:5.
51 Jesucristo.
52 Adrianópolis.
53 Árabe.
54 Persa.
55 Mu¥ammad.
56 Los imanes.
57 El Báb.

58 Neologismo que ha sido necesario crear para intentar traducir el término

inglés "Successorship", que significa "cualidad, o posición, de aquel que es el

sucesor de alguien". (N. del T.)
59 Kitáb-i-Aqdas.

60 Uno de los primeros creyentes, muy conocido entre los amigos por la

fiabilidad de sus transcripciones de las Tablas de Bahá'u'lláh. (Ver Memorial of

the Faithful, págs. 150-153.)

61 Préstamos que no producen interés y se devuelven cuando lo desea el

deudor.
62 Véase Memorials of the Faithful, págs. 1-5.
63 Véase Memorials of the Faithful, págs. 49-54.

64 En una tabla Bahá'u'lláh afirma: "El Árbol Santo (Sadrat) es, en cierto

sentido, la Manifestación del Único Dios Verdadero, exaltado sea Él. El Árbol

Bendito de la Tierra de Za'farán se refiere a la tierra floreciente, bendita,

santa y muy perfumada, donde se ha plantado ese Árbol."

65Término con el que se intenta traducir el neologismo inglés "Firstness",

que pretende transmitir la idea de "que posee la cualidad de ser el, o lo,

primero".

66 En muchos de los pasajes que siguen, relativos a los filósofos griegos,

Bahá'u'lláh extrae citas literales de las obras de historiadores musulmanes como

Abu'l-Fath-i-Shahristání (1076-1153 d.C.) e 'Imádu'd-Dín Abu'l-Fidá (1273-1331

d.C.).

67 En una de sus Tablas, Bahá'u'lláh escribió: "La primera persona que se

consagró a la filosofía fue Idris. Así se llamaba. Algunos le llamaban también

Hermes. Él tiene un nombre especial en todas las lenguas. Él fue quien hizo

exposiciones completas y convincentes en todas las ramas de la filosofía.

Después de él, Balinús tomó sus conocimientos y su ciencia de las Tablas

Herméticas, y la mayor parte de los filósofos que le siguieron hicieron sus

descubrimientos filosóficos y científicos a partir de sus palabras y sus

explicaciones..." En el Corán, en la sura 19, versículos 57-58, está escrito:

"Recuerda a Idris en el Libro, pues él fue un hombre de la verdad, un Profeta; y

nosotros le elevamos a un lugar en lo alto."
68 Ver nota .
69 Corán 20:106.
70 Mu¥ammad.
71 La Meca.
72 El árabe.
73 Moisés.

74 Mu¥ammad Æusayn, uno de los primeros creyentes de Shíráz, llamado Vafá

(Fidelidad) por Bahá'u'lláh.
75 El Más Grande Nombre.
76 Mullá Æusayn.

77 El creador del Becerro de Oro. Ver Corán 20:87-98.

78 A Siyyid-i-Mihdíy-i-Dahají, a quien iba dirigida esta Tabla, Bahá'u'lláh

le confirió el título de Ismu'lláhi'l-Mihdí, "El Nombre de Dios, Mihdí".

Posteriormente fue rompedor del Convenio. (Ver Dios Pasa, pág. 303.)

79 Nabíl-i-Akbar. Véase nota en la pág. 157.

80Esta tabla fue revelada después del martirio del Rey de los Mártires y el

Bienamado de los Mártires (véase Dios pasa, págs. 188-189), e iba dirigida a

Shaykh Mu¥ammad Báqir, llamado por Bahá'u'lláh "el Lobo". En esta Tabla

Bahá'u'lláh menciona a Mir Mu¥ammad Æusayn, el Imám Jum'ih de IÐfahán, llamado

"la Serpiente Hembra", que fue cómplice de Shaykh Mu¥ammad Báqir en la

persecución de los bahá'ís (véase Dios pasa, págs. 186, 188-189 y 206.) La

Epístola al Hijo del Lobo iba dirigida a Shaykh Mu¥ammad Taqiy-i-Najafi, hijo de

Shaykh Mu¥ammad Báqir.
81 La Meca.
82 Fáimih, hija de Mu¥ammad.
83 Jesucristo.
84 Corán 4:96.
85 Jesucristo.

86 El Sagrado Árbol del Loto, el Árbol más allá del cual no hay paso (véase

Corán 53:8-18). Es un símbolo de la Manifestación de Dios. (Véase Dios Pasa,

pág. 90.)
87 Corán 2:88.
88 Moisés.
89 Jesucristo.
90 Napoleón III.
91 Corán 40:29.
92 Mu¥ammad.
93 Fáimih, hija de Mu¥ammad.
94 Adrianópolis.
95 El Imám-Jum'ih de IÐfahán (ver pág. ).
96 Fáimih.

97 El Rey de los Mártires y el Bienamado de los Mártires.

98 Jesucristo.
99 Ismael.
100 Corán 104:1-2.

101 Beirut. Esta Tabla es "una carta dictada por Bahá'u'lláh y dirigida por

Mírzá Áqá Ján, su amanuense, a 'Abdu'l-Bahá mientras este último se encontraba

de visita en Beirut." (The World Order of Bahá'u'lláh, pág. 136.)

102 Del Báb.
103 Corán 7:139.
104 Munificencia. Véase nota .
105 Moisés.
106 Ver nota .
107 Salmos 59:9; 108:10.
108 Corán 14:5.

Table of Contents: Albanian :Arabic :Belarusian :Bulgarian :Chinese_Simplified :Chinese_Traditional :Danish :Dutch :English :French :German :Hungarian :Italian :Japanese :Korean :Latvian :Norwegian :Persian :Polish :Portuguese :Romanian :Russian :Spanish :Swedish :Turkish :Ukrainian :